• Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
443
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
4
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. LOS DERECHOS DE LA PERSONALIDAD1. CONCEPTO, NATURALEZA Y CLASESConceptoCon la expresión “derechos fundamentales” o “derechos de lapersonalidad” se hace referencia a un conjunto de derechosinherentes a la persona que todo ordenamiento jurídico deberespetar, por constituir manifestaciones de la dignidad de la personay de su esfera individual.NaturalezaEl elenco de estos derechos y su delimitación ha ido fortaleciéndoseen las normas políticas básicas de los Estados europeos desde laCarta Magna inglesa (1225), pasando por la “declaración de derechosdel hombre y del ciudadano” tras la Revolución francesa (1789),hasta las actuales Constituciones.La actual Constitución española de 1978 (CE en adelante), en suartículo 10 subraya la inherencia de estos derechos al concepto depersona.ClasesLos derechos de la personalidad se encuadran en los grupos: vida eintegridad física; libertades; integridad moral y esfera reservada de lapersona; y derecho al nombre.2. EL DERECHO A LA VIDA E INTEGRIDAD FÍSICALa protección jurídica de la persona parte del reconocimiento delderecho a la vida y a la integridad física, contemplado en el art. 15CE: “Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral,sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a tortura ni a penas otratos inhumanos o degradantes. Queda abolida la pena de muerte,salvo lo que puedan disponer las leyes penales militares para tiemposde guerra”.El desarrollo legislativo de tal mandato constitucional exige atender alCódigo Penal. Según el art. 15 CE, el Código Penal Militar (L.O.13/1985, de 9 de diciembre, preveía la pena de muerte para tiemposde guerra). Pero la Ley Orgánica 11/1995, de 27 de noviembre, hadeclarado abolida finalmente la pena de muerte, incluso en tiempo deguerra.
  • 2. Esta materia tiene también repercusiones civiles, ya que cualquieragresión o lesión de la vida o integridad física de la persona, aunqueno constituya delito, da origen a la responsabilidad extracontractual.Así pues, la vida y la integridad física son objeto de una específicaprotección civil cuando tales derechos son conculcados por terceraspersonas. Pueden diferenciarse:- La vida, que constituye el presupuesto de la atribución de losderechos a una persona cualquiera; y- La integridad física, referida a la plenitud de atributos físicos de unapersona en vida, “debe entenderse como una derivación del derechoa la vida, en íntima conexión con él y ordenado a la planificación desu sentido y a la plenitud de su desarrollo". Así, cualquier actorelativo a la integridad física no puede considerarse directamenteatentatorio contra este derecho, salvo que realmente ponga enpeligro injustificadamente la vida de la persona en cuestión.Integridad física y trasplantes de órganosSobre los trasplantes de órganos, debe matizarse que no es lo mismoautomutilarse que consentir la extracción de un órgano físico ofisiológico para, gratuita y altruistamente, procurar que su trasplantesubsiguiente permita la mejoría o la salvación de otra persona. Eneste marco de ideas se inscribe la legislación española sobretrasplantes de órganos: Ley 30/1979, de 27 de octubre, sobreextracción y trasplante de órganos (LTO), su Reglamento de 22 defebrero de 1980 (RTO) y el Real Decreto de 9 de octubre de 1985.Estas disposiciones toman como idea motriz que el altruismo y lasolidaridad de las relaciones sociales conlleva la permisividad y licitudde la cesión de órganos si se respetan los principios legales en lamateria:1/ Finalidad terapéutica o científica de la cesión de órganos vitales.2/ Carácter gratuito de la cesión, para evitar su comercialización.3/ Intervención judicial en el caso de donante vivo, en garantía deque el consentimiento a la extracción se realiza libre yconscientemente, aparte de constar expresamente por escrito.4/ Respecto de las personas fallecidas, el art. 5 LTO (y art. 11.3 RTO)establece que “la extracción de órganos u otras piezas anatómicas defallecidos podrá realizarse con fines terapéuticos o científicos, en elcaso de que éstos no hubieran dejado constancia expresa de suoposición”. Por tanto, el requisito legal radica en que la persona nohaya manifestado expresamente en vida su voluntad contraria a lacesión o extracción.
  • 3. 3. DERECHO A LA LIBERTADLa verdadera existencia de un Estado de Derecho se evidencia en elreconocimiento de la libertad de los ciudadanos. El libre albedrío esun atributo inherente a la persona que todo sistema jurídico debeaceptar como presupuesto. De ahí que el art. 9 CE no se limite asometer a los poderes públicos al Ordenamiento jurídico, sino queademás les exige reconocer, incentivar y hacer efectiva la libertad delos ciudadanos.La propia CE contempla diversas manifestaciones de la libertad:1/ Libertad religiosa y de culto (art. 16 CE y L.O. 7/1980, de 5 dejulio, de libertad religiosa)2/ Libertad personal (art. 17 CE, por el que nadie puede ser sometidoa detención preventiva por plazo superior a 72 horas sin ser puesto adisposición judicial, lo que se garantiza por el procedimiento deorigen anglosajón habeas corpus, regulado por la L.O. 6/1984, de 24de mayo).3/ Libertad de fijación de residencia y de circulación por territorionacional, incluyendo la entrada y salida del país, en los términos quela ley establezca (art. 19 CE).4/ Libertad ideológica y de expresión (art. 16 y 20.1.a CE).5/ La libertad de producción y creación literaria, artística, científica ytécnica (art. 20.1.b CE); base de la “propiedad” intelectual eindustrial.6/ Libertad de cátedra (art. 10.1.c CE), desarrollada por el art. 3 L.O.8/1985, de 3 de julio, reguladora del derecho a la educación; por elart. 2 L.O. 11/1983, de 25 de agosto, de reforma universitaria y, porlos art. 2.3 y 33.2 L.O. 6/2001, de 21 de diciembre, deUniversidades.7/ Libertad informativa (art. 20.1.d CE), con el contrapeso en la L.O.2/1984, de 26 de marzo, reguladora del derecho de rectificación, porel que “toda persona, natural o jurídica, tiene el derecho de rectificarla información difundida, por cualquier medio de comunicación social,de hechos que la aludan, que considere inexactos y cuya divulgaciónpueda causarle perjuicios” (art.1).7/ Las tradicionales “libertades públicas”, concretadas en el derechode reunión y manifestación (art. 21 CE) y de asociación (art. 22 CE).8/ Libertad de sindicación y de huelga (art. 28 CE).Todas estas manifestaciones de la libertad constituyen derechosfundamentales derivados del principio general. En nuestraConstitución la libertad constituye un principio inspirador delordenamiento jurídico.
  • 4. 4. HONOR, INTIMIDAD E IMAGENEl art. 15 CE, junto a la integridad física, considera el derecho detodos a la integridad moral, esto es, al reconocimiento de la propiadignidad y al respeto y consideración por los demás de la propiadignidad. Tal derecho genérico se concreta en el art. 18.1 CE: “Segarantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a lapropia imagen”; precepto que ha sido objeto de desarrollo por la L.O.1/1982, de 5 de mayo, de protección civil del derecho al honor, a laintimidad y a la propia imagen.Dicha Ley se encarga de subrayar que las ideas sobre el honor, laintimidad y la imagen son contingentes y variables, dependiendo delmomento y de las circunstancias sociales de cada época. El art. 2establece que “la protección civil del honor, de la intimidad y de lapropia imagen quedará delimitada por las leyes y por los usossociales, atendiendo al ámbito que, por sus propios actos, mantengacada persona reservado para sí misma o su familiar”.Aunque es difícil definir el honor en términos positivos, cabe afirmarque se trata de la estimación y el respeto que la persona se profesa así misma y que le reconozca la comunidad en que se desenvuelve.Desde el punto de vista negativo es más fácil identificar los actos porlos que una persona queda deshonrada, como ocurre en la mayorparte de supuestos sometidos a conocimiento de los Tribunales (lajurisprudencia, sin dar un concepto teórico del honor, lo identifica conla fama, consideración, dignidad, reputación, crédito, sentimiento deestimación o prestigio).La intimidad personal (y familiar, en su caso) debe identificarse conel ámbito de actuación de cualquier persona (y familia) y que debeser respetado, con carácter general, por todos. Así, la intromisión enel círculo privado de cualquiera o la revelación pública de datosíntimos de carácter personal o familiar (aunque sean ciertos) debenconsiderarse conductas atentatorias contra la intimidad personal (y,en su caso, familiar).El derecho a la propia imagen significa que para hacer pública larepresentación gráfica de cualquier persona, mediante cualquierprocedimiento técnico de reproducción, es necesario suconsentimiento.Los derechos al honor, intimidad e imagen deben considerarsederechos de la personalidad y, simultáneamente, derechosfundamentales.
  • 5. La lesión de la esfera reservada de la persona: lasintromisiones ilegítimasEl legislador ha procurado prestar particular atención a laenumeración de actos que pueden considerarse atentatorios contratales derechos. Estos actos se denominan en la L.O. 1/1982intromisiones ilegítimas y se relacionan en el art. 7. En la prácticacabe que estos derechos se lesionen por otras circunstancias que,pese a no encontrarse legalmente determinadas, deben considerarseintromisiones ilegítimas. El elenco legal de éstas es el siguiente:- El emplazamiento de aparatos de escucha, filmación, dispositivosópticos u otro medio apto para grabar o reproducir la vida íntima delas personas.- La utilización de esos aparatos para el conocimiento de la vidaíntima de las personas o de manifestaciones o cartas privadas nodestinadas a quien haga uso de tales medios, así como su grabación,registro o reproducción.- La divulgación de hechos relativos a la vida privada personal ofamiliar que afecten a su reputación y buen nombre, así como larevelación o publicación de cartas, memorias o escritos personales decarácter íntimo.- La revelación de datos privados de una persona o familia conocidosa través de la actividad profesional u oficial de quien los revela.- La captación, reproducción o publicación por fotografía, filme, u otroprocedimiento, de la imagen de una persona en lugares o momentosde su vida privada o fuera de ellos, salvo los casos previstos en el art.8.2.- La utilización del nombre, de la voz o de la imagen de una personapara fines publicitarios, comerciales o de naturaleza análoga.- La imputación de hechos o la manifestación de juicios de valormediante acciones o expresiones que de cualquier modo lesionen ladignidad de otra persona, menoscabando su fama o atentando contrasu propia estimación (apartado redactado por el vigente CódigoPenal, LO 10/1995).Conviene tener en cuenta que las intromisiones ilícitas pueden tenerexclusivamente alcance civil, pero también penal stricto sensu.5. LA IDENTIFICACIÓN DE LA PERSONA. EL NOMBRETradicionalmente, se considera que un derecho de la personalidadestriba en la utilización exclusiva del nombre de la persona, comomanifestación externa de su propia individualidad. La “identificaciónnominal” de los sujetos es una exigencia inexcusable de la vida social(en personas físicas y jurídicas). Por ello, el Derecho positivo protegela utilización del nombre desde diversas perspectivas: penal, civil,mercantil y administrativa.
  • 6. En nuestro sistema jurídico el derecho al nombre es un atributo de lapersonalidad, pero carece del rango de derecho fundamental.En España la identificación de la persona se realiza mediante elnombre propio o de pila, y los apellidos correspondientes a ambosprogenitores (en general los sistemas respetan únicamente el apellidodel padre).La regulación de tales aspectos se encuentra en la Ley del RegistroCivil (LRC), aunque esta cuestión ha sido objeto de una profundareforma por la Ley 40/1999, y modificaciones de detalle por la LO1/2004 (violencia de género) y por la Ley 3/2007 (sobre mención delsexo de las personas)El seudónimoSeudo significa falso. Por tanto, seudónimo es un nombre falso, noverdadero, utilizado normalmente por autores literarios en tiemposde censura o de falta de libertades. Hace tiempo la utilización delseudónimo es una práctica que se ha ido extendiendo a otros gruposde personas más amplios que, por tener relevancia pública, desean oreservar su identidad personal para su vida privada o acudir a unaidentificación personal más llamativa que la verdadera. La relativageneralización social del seudónimo no tiene correspondencia ennuestro Derecho positivo, en el que la contemplación del tema esmuy limitada.Por tanto, la utilización de seudónimos es lícita y admisible ennuestro ordenamiento jurídico, cuando el seudónimo no pretendasuplantar o excluir al nombre propiamente dicho en actos oficiales oadministrativos. Si la individualidad de la persona acabaidentificándose con el seudónimo, éste merece ser protegidojurídicamente en alguna medida, para evitar homonimias innecesariasy situaciones abusivas. Dicha protección consiste, según la mayoría,en equiparar el seudónimo al nombre.Por lo demás, no cabe duda que el seudónimo no es, en modoalguno, un derecho de la personalidad; mucho menos un derechofundamental. Es sencillamente una situación fáctica que merece serprotegida frente a situaciones abusivas de terceros que pretendansacar provecho o beneficio del seudónimo consolidado por cualquierpersona.
  • 7. 6. LOS DERECHOS MORALES DE AUTORLos derechos morales de autorCon independencia de los derechos patrimoniales o de explotacióneconómica que en un autor ostenta sobre su obra - derechos de losque podría disponer libremente a favor de terceras personas -,también se le reconocen a éste una serie de derechos de carácterpersonal - irrenunciables - sobre la misma. Estos derechos personalesa los que hacemos referencia son en esencia cuatro:1. El derecho de paternidad sobre la obra: que conste en todomomento el nombre o el pseudónimo de su autor.2. El derecho al inédito: el autor tiene derecho a decidir sobre lapublicación o no de su obra.3. El derecho a la integridad de la obra, que significa que el autordebe participar en toda modificación o alteración sobrevenida de suobra.4. El derecho de arrepentimiento (o retractación), que permite alautor retirar la obra del mercado, indemnizando a los terceros quepudieren verse perjudicados por su decisión.Estos derechos se encuentran reconocidos en el Real DecretoLegislativo 1/1996, de 12 de abril, por el que se aprueba el TextoRefundido de la Ley de Propiedad Intelectual, regularizando,aclarando y armonizando las disposiciones legales vigentes sobre lamateria (modificado por las Leyes 19/2006 y 23/2006).La lesión de los derechos de la personalidad y la reparacióndel daño causadoLa peculiar naturaleza de los derechos de la personalidad ha traídoconsigo que su lesión o violación por terceras personas nocomportase consecuencia patrimonial alguna. Si los derechos de lapersonalidad tienen naturaleza extrapatrimonial, las consecuencias desu violación no deberían ser de índole patrimonial, sino en todo casode orden moral, carentes, por tanto, de valoración económica.Pero desde principios del s. XX, su lesión se identifica con la idea dedaño moral, y en tiempos contemporáneos se acepta por lalegislación y la jurisprudencia que, aunque la lesión de tales derechosquede reducida a un daño moral, éste debe ser resarcido por sucausante. Dicho resarcimiento o reparación se lleva a cabo medianteuna indemnización pecuniaria que, en cuanto pretium doloris, dejeindemne al perjudicado en cualquiera de sus derechos de lapersonalidad o, por lo menos, mitigue su dolor. A efectos decuantificación de dicha indemnización, aparte las circunstancias del
  • 8. caso en cuestión, habrán de entrar en juego las reglas generales deresponsabilidad civil extracontractual.Sin embargo, respecto de los derechos al honor, intimidad e imagen,el art. 9.3 de la Ley Orgánica 1/1982 establece una regla másbeneficiosa para su titular, afirmando que la “existencia de perjuiciose presumirá siempre que se acredite la intromisión ilegítima” en laesfera reservada de la persona.Otra precisión: no obstante la importancia práctica de laindemnización pecuniaria, ésta no tiene por qué existir siempre ynecesariamente. De otra parte, la reclamación de la indemnizaciónpecuniaria no excluye otras medidas reparadoras del daño causado:como la entrega o destrucción de los negativos de unas fotografías; ola publicación en diversos medios de la sentencia condenatoria acargo del infractor.CUESTIONES:1. El Sr. José Pérez, viudo, de 43 años, está afectado por unaenfermedad crónica que disminuye seriamente su calidad de vida. Suhermano Álex, soltero, de 31 años, estaría dispuesto a donarle unriñón. ¿Es posible? Y en caso afirmativo, ¿Qué requisitos debencumplirse legalmente?2. La Sra. Belén Esteban se refiere continuamente a su hija menor deedad al relatar en los medios de comunicación sus conflictos con suexmarido, lo que para el Defensor del Menor de la Comunidad deMadrid podría suponer una vulneración de los derechos de lapersonalidad de la niña.¿Considera que es así? ¿Qué derecho o derechos podrían vulnerarse ypor qué? ¿Qué protección jurídica puede exigirse o qué argumentospueden utilizarse para que cese esa pretendida vulneración?