Your SlideShare is downloading. ×
La esperanza universitaria argentina
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

La esperanza universitaria argentina

468
views

Published on

Published in: Education

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
468
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Universidad  Argentina:  Esperanza  o  Estrategia  Dr. Carlos Javier Regazzoni  E   l  sistema  universitario  argentino  se  enfrenta  a  dos  alternativas  históricas:  o   bien  asumir  un  rol  estratégico  en  el  proyecto  nacional,  o  bien  pasar  al  olvido.   No   ocurrirá,   ciertamente,   la   indiferencia   propia;   pues   no   abandonaremos   a  la  universidad  que  amamos.  Pero  ese  pedazo  de  nuestro  corazón  corre  serio  riesgo  de  caer  en  el  olvido  del  mundo  y  de  convertirse  en  un  actor  marginal  de  nuestro  proceso   de   crecimiento   vernáculo.   Un   hecho   de   semejante   magnitud,   equivaldría   –por   la   índole   misma   de   la   institución   universitaria-­‐   a   su   completa  desnaturalización.  La  situación  sugerida  obedece  a  tres  razones  fundamentales.  La  primera  refiere  a  la   imposibilidad   de   incluir   a   los   trabajadores   en   la   universidad.   La   segunda   tiene  que  ver  con  que  no  aportamos  cantidad  ni  calidad  suficiente  de  ciencia  al  sistema  científico-­‐tecnológico   planetario.   Por   último,   el   hecho   de   que   la   Universidad  Argentina   ya   no   es   pilar   de   nuestro   desarrollo   económico   y   social.   Estos   tres  factores   constituyen,   no   obstante,   los   ejes   del   desplazamiento   del   centro   de  gravedad  mundial  hacia  el  Este1,  hecho  que  será  un  rasgo  determinante  de  los  años  venideros,   y  que  pone  de  manifiesto  nuestra  incoordinación  con  el  curso  actual  de  la  historia.  Adicionalmente,  asistimos  al  despertar  político  global  de  la  gente  común,  proceso  histórico   emanado   del   acceso   masivo   a   la   información   y   a   las   comunicaciones,   el  malestar   socio-­‐económico   creciente,   y   la   existencia   de   amplios   sectores   de  juventud  postergada  en  todo  el  planeta2.  La  Argentina  debe  considerar  este  signo  de   los   tiempos   con   mayor   sentido   estratégico   que   el   demostrado   hasta   aquí,   y  actualizar   su   sistema   universitario   en   consonancia   con   el   cambio   de   época   que  indudablemente  repercute  en  el  interior  de  nuestra  sociedad.  Universidad  y  clase  trabajadora  Como   expresara   durante   los   70’   quien   fuera   entonces   rector   de   la   Universidad  Tecnológica  Nacional,  “…Una  Universidad  al  servicio  del  pueblo  no  se  concibe  sin  una   real   inserción   en   la   clase   trabajadora…” 3.   Estos   conceptos   coinciden   con  Heidegger,  cuando  dijo  que  el  primer  deber  del  estudiante  es  su  vinculación  “…  con  la   comunidad   nacional…”,   que   lo   “…   obliga   a   participar,   compartiéndolos   y  coejerciéndolos,  en  los  esfuerzos,  anhelos  y  capacidades  de  todos  los  miembros  y  estamentos   de   la   nación”4.   La   postura   admite   matices,   obviamente,   pero   lo   cierto  es   que   la   Argentina   no   incluye   a   sus   trabajadores   en   la   universidad,   ni   a   la  universidad  en  el  trabajo.  La   primera   razón   de   este   desentendimiento   parcial   entre   el   mundo   del   trabajo   y   el  sistema  universitario  es  la  falta  de  masividad  de  los  estudios  superiores.  Contamos  con  1.600.552  alumnos,  de  los  cuales  el  80%  estudia  en  instituciones  públicas5.  Y  si  Dr. Carlos Javier Regazzoni. Universidad Argentina: Esperanza o Estrategia 1  
  • 2. bien   el   número   de   egresados   universitarios   aumentó   de   50.000   a   95.000   entre  1998  y  el  20086,  con  3.000.000  de  habitantes7  nuevos  en  el  período,  su  reducción  relativa   en   la   población   general   es   clara.   Por   otra   parte,   la   mayoría   de   los  universitarios   son   mujeres 8  (64%   de   los   estudiantes   de   medicina 9 ),   hecho  relevante  considerando  la  simetría  de  sexos  en  la  PEA.  El  65%  de  quienes  terminan  el   secundario   en   la   Argentina   intenta   ingresar   a   la   universidad,   pero   fracasa   la  mitad.   Y   el   80%   de   quienes   sí   ingresan,   nunca   se   reciben10.   En   las   universidades  nacionales   sólo   el   11%   de   los   ingresantes   a   Abogacía,   Contador   Público,  Agronomía,  Ciencias  de  la  Comunicación  y  Farmacia-­‐Bioquímica,  durante  1990,  se  había  recibido  diez  años  después11.  Las  carreras  insumen  un  70%  más  de  tiempo  que  el  previsto12.  Antes  del  segundo  año  de  carrera,  la  mitad  de  los  estudiantes  ya  abandonó  la  facultad13.  El  Reino  Unido,  Canadá,  o  Australia,  requieren  4  alumnos  para   producir   un   graduado14,   Brasil   necesita   8,   mientras   que   la   Argentina   requiere  25.   Aún   cuando15  un   18%   de   nuestra   población   de   entre   20   y   69   años   de   edad  completó  algún  estudio  terciario  o  universitario,  contra  el  13%  en  Chile16,  y  el  8%  en  Brasil,  la  tendencia  en  éstos  (a  diferencia  de  nosotros)  es  alcista.  Además,  en  los  países   de   la   OECD   el   27%   posee   un   terciario   y   en   Estados   Unidos   el   54%   de   la  población  mayor  de  25  años  de  edad  tuvo  alguna  experiencia  de  estudio  superior.  Nuestro  sistema  ostenta,  por  cierto,  otras  deficiencias17.  Primero,  es  caro;  en  el  año  1996  el  costo  por  egresado  (U$S  corregido  por  paridad  de  compra)  era  de  $-­‐PPP  49.052   en   la   Argentina   y   de   $-­‐PPP   33.014   en   el   promedio   del   G7.   Y   egresaba   un  18%   de   los   aspirantes   en   la   Argentina   contra   66%   en   el   G7.   Segundo,   es  inequitativo.   Un   quinto   de   los   hogares   se   reparten   los   tres   niveles   más   altos   de  riqueza   (en   una   escala   de   0   a   10)   y   concentran   el   49%   de   la   matrícula  universitaria.   De   nuestros   estudiantes   universitarios   el   5,3%   corresponden   al  quintil   de   ingresos   más   pobres,   contra   el   32,8%   del   quintil   más   rico.   Además,   la  población  calificada  se  concentra  en  la  Ciudad  de  Buenos  Aires,  que  con  8%  de  la  población  del  país  aglutina  al  24%  de  los  “profesionales”.  Poca  ciencia  En   segundo   lugar,   el   país   contribuye   poco   al   sistema   científico-­‐tecnológico  planetario   en   lo   que   a   cantidad   y   calidad   de   descubrimientos   científicos   e  innovación   tecnológica   se   refiere.   Lo   demuestran   el   bajo   desempeño   de   las  universidades   argentinas   en   los   rankings   internacionales   y   el   exiguo   número   de  investigadores  y  publicaciones  científicas  originales  producidos  en  el  país.  Diversos   ranking   internacionales,   aunque   no   libres   de   controversias18,   comparan  las   altas   casas   de   estudios.   En   la   totalidad   de   ellos,   la   Universidad   de   Buenos   Aires  aparece   sistemáticamente   entre   los   puestos   150   y   20019,   cuando   no   más   abajo20.  Incluso   las   páginas   web   de   las   universidades   argentinas   son   pobremente  calificadas21.  Además,  faltan  investigadores.  Asia  nuclea  el  33,5%  de  la  masa  total  de   investigadores   y   América   del   Norte   el   27,8%.   América   Latina   en   cambio,   pasó  del   2,6%   de   la   masa   total   de   investigadores   en   1992   al   3%   en   el   2001.  Particularmente  nuestro  país  expulsa  científicos22,  con  7.000  de  ellos  actualmente  trabajando   en   el   exterior   (el   70%   de   todos   nuestros   hombres   de   ciencia).   La  Argentina   lidera   la   emigración   científica   de   América   Latina   hacia   los   Estados  Unidos23;   de   cada   10   emigrados,   2   son   científicos24,   y   según   el   Banco   Mundial,   el  2,5%  de  nuestros  egresados  universitarios  reside  en  el  exterior.  Dr. Carlos Javier Regazzoni. Universidad Argentina: Esperanza o Estrategia 2  
  • 3. A   su   vez,   publicamos   poca   ciencia,   paradójicamente   imprescindible   para   el  desarrollo   social   25  y   el   progreso   del   propio   conocimiento 26 .   En   medicina   se  publican   más   de   2.000.000   de   artículos   científicos   al   año   en   20.000   revistas  internacionales  de  literatura  biomédica,  que  apilados  conforman  un  cerro  de  500  metros  de  altura27;  el  37%  se  origina  en  los  EE.UU.  y  el  96%  se  escribe  en  inglés.  Brasil   publica   actualmente   más   de   35   mil   estudios   originales   al   año,   con   pendiente  creciente,   y   la   Argentina   está   estancada   en   menos   de   8   mil   desde   hace   una   década.  En   física28,   “…hasta   fines   de   la   década   del   80’   la   producción   científica   en   ambos  países   (Brasil   y   Argentina)   se   encontraba   relativamente   estancada   y   mostraba  fluctuaciones  similares.  Hacia  fines  de  los  80’  el  comportamiento  de  la  producción  brasilera   comienza   a   diferir   sistemáticamente   de   la   argentina.   Entre   los   años   1980  y   2000   el   número   de   publicaciones   del   país   se   triplicó   (pasando   de   casi   1500  trabajos   a   algo   menos   de   5000);   mientras   tanto   la   producción   brasileña   se  sextuplicó,  pasando  de  cerca  de  2000  trabajos  a  poco  mas  de  12.000”.  Actualmente  generamos  el  0,5%  de  la  producción  científica  global,  y  Brasil  el  2,5%29.  Universidad  y  desarrollo  económico  y  social  Las   tendencias   anteriores   en   materia   de   inclusión   de   la   clase   trabajadora   en   el  sistema   universitario   y   de   pauperización   de   nuestra   producción   científica  determinan   la   postergación   estratégica   del   sistema   universitario   en   nuestro  proceso   de   desarrollo   económico   y   social.   Esta   estrategia   de   desarrollo   en   gran  medida  divorciada  del  progreso  científico  es,  no  obstante,  un  serio  error  histórico.  Es  un  error  en  primer  lugar  porque  la  educación  de  la  población  promueve  por  sí  misma   el   desarrollo.   Un   aumento   del   20%   en   la   escolaridad   promedio   de   la  población  haría  que  el  país  crezca  un  3,6%  más  rápido  por  año30.  En  segundo  lugar,  el   dinero   destinado   a   promover   la   educación   superior   redunda   en   beneficios  económicos  tanto  individuales  como  sociales.  La  educación  universitaria  posee  una  tasa   anual   de   retorno   a   la   inversión   de   casi   el   20%   para   la   persona   y   del   11%   para  la   sociedad 31 .   La   inversión   anual   en   educación   universitaria,   considerando   el  tiempo   requerido,   las   costas,   los   impuestos   posteriores,   el   riesgo   de   desempleo  asociado,  y  las  ganancias,  arroja  un  retorno  que  va  del  7%  al  17%  anual32.    Sin  embargo,  a  pesar  de  esta  capacidad  de  la  calificación  laboral  para  la  economía,  nuestro  proceso  de  inclusión  universitario  es  pobre:  entre  1960  y  1990  tan  sólo  6  o  7%  de  los  argentinos  que  entraron  a  la  escuela  obtuvieron  un  título  universitario.  Y  al  ritmo  de  los  últimos  80  años  (1%  adicional  por  década)  aún  faltan  dos  siglos  para  que  30%  de  los  niños  remate  su  educación  con  un  título  universitario,  como  es  el  caso  actual  de  cualquier  país  desarrollado.  En  Australia,  Dinamarca,  Finlandia,  Islandia,  Nueva  Zelanda,  o  Polonia,  el  40%  de  la  población  económicamente  activa  posee   instrucción   superior.   Entre   1940   y   1950,   luego   de   la   Gran   Depresión   y  durante   el   enfrentamiento   bélico   más   impresionante   de   la   historia,   las  posibilidades  de  un  niño  norteamericano  de  graduarse  eran  de  1  en  5,  contra  7  en  100  en  la  Argentina  de  hoy.  Además,   esta   estrategia   de   desarrollo   al   margen   del   sistema   universitario   es  errónea  porque  la  innovación  científica  es  un  poderoso  promotor  del  crecimiento.  El   retorno   económico   calculado   a   la   investigación   académica   ronda   el   28%   anual  para  el  conjunto  de  la  sociedad  (superior  a  cualquier  otra  inversión  pensable  hoy  en  día)33.  Estados  Unidos34  por  ejemplo,  ahorra  2  mil  millones  de  dólares  anuales  gracias   a   la   vacuna   para   la   poliomielitis   y   436   millones   adicionales   gracias   a   la  Dr. Carlos Javier Regazzoni. Universidad Argentina: Esperanza o Estrategia 3  
  • 4. detección  del  hipotiroidismo  entre  los  recién  nacidos.  Los  tratamientos  disponibles  para   la   esquizofrenia   ahorran   25   mil   millones   de   dólares   anuales,   y   las  investigaciones   y   adelantos   para   prevenir   y   tratar   el   ataque   cardíaco,   unos   9   mil  millones   más.   Estos   son   solo   unos   pocos   ejemplos   de   los   miles   que   se   podrían  sumar  al  respecto.  Como  muestra,  digamos  que  de  concentrar  las  4.000  compañías  fundadas   por   ex-­‐alumnos   del   MIT   en   sus   150   años   de   vida,   obtendríamos   la  economía  número  24  del  mundo,  equivalente  al  PBI  Argentino.  Universidad  y  República  Constitución   y   elecciones   no   alcanzan   para   la   democracia,   aunque   constituyan   su  sustento   indispensable.   La   sociedad   requiere   un   espíritu   democrático   en   su  interior,  del  cual  emana  la  vida  institucional  participativa.  La  democracia  requiere  una  “infraestructura”  social  basada  en  gran  parte  en  el  desarrollo  económico  y  la  igualdad   de   oportunidades35,   según   la   cual,   participación   política   y   justicia   social  constituyen  dos  caras  de  una  misma  moneda.  Y  en  este  sentido,  existe  abundante  evidencia   a   favor   del   rol   cumplido   por   la   educación36.   En   el   caso   particular   de   la  educación   superior,   desde   sus   comienzos   en   nuestro   continente   se   sostiene   que  ella   debe   colaborar   a   desarrollar   buenas   personas,   con   una   profunda   influencia  sobre   la   sociedad37.   En   múltiples   investigaciones   el   nivel   educativo   resultó   ser   el  predictor   más   fuerte   de   participación   política.   Ciertos   hábitos,   propios   de   la   vida  académica,   también:   la   verdad   como   resultado   del   esfuerzo   colectivo,   la   apertura   a  ideas  nuevas,  el  respeto  por  el  dato  crudo  de  la  realidad  y  demás,  son  todos  valores  que  ayudarían  mucho  a  nuestra  democracia  enferma  de  mentira  y  falta  de  seriedad  intelectual.  Transitar  la  contemporaneidad  sin  dar  al  sistema  universitario  el  papel  que  otras  naciones   le   otorgan   es   una   manera   efectiva   de   convertirnos   en   extemporáneos.   En  simultáneo,  no  queda  claro  aún  cómo  habremos  de  beneficiarnos  de  los  frutos  del  desarrollo  científico  y  tecnológico,  causa  importante  de  aquello  que  denominamos  “bienestar  social”,  sin  ponderar  adecuadamente  la  calificación  superior  de  nuestra  población   activa.   Y   por   añadidura,   resta   por   ver   si   podemos   gestar   una   sociedad  democrática,  cuando  en  los  años  de  formación  nuestras  generaciones  futuras  no  se  expongan  a  la  metodología,  el  rigor,  la  frescura,  y  la  riqueza  del  trabajo  académico  aprendido   en   universidades   de   nivel   internacional.   La   Argentina   intenta  revalorizar   su   sociedad   escapando   del   principal   valor   para   la   misma:   la   autonomía  surgida  del  saber.  En  lugar  de  cifrar  sus  esperanzas  en  el  conocimiento,  lo  hace  en  la   propia   esperanza.   Esto   equivale   a   un   esperar   separado   del   deber   de   la   hora  presente;   el   experimento   podría   resultar   en   un   fracaso   irremediable.   Por   el  contrario,   parece   bastante   más   sensato   plantear   una   estrategia   de   desarrollo  basada   en   el   sistema   universitario   y   de   innovación   científica   y   tecnológica   como  herramientas   válidas   para   construir   la   esperanza.   Por   lo   menos   eso   es   lo   que  parecen   indicar   los   signos   de   los   tiempos.   Más   que   esperar,   -­‐como   diría  Mangabeira   Unger-­‐   debemos   profetizar;   y   para   ello   resulta   imprescindible  prefigurar   y   trabajar   por   el   futuro   deseado,   dos   resultantes   fundamentales   de   la  experiencia  universitaria  colectiva.                                                                                                                  1  Edward  Luce.  America’s  dream  unravels.  Financial  Times,  March  30,  2012  2 “The  impact  of  global  political  awakening”.  En:  Zbigniew  Brzezinski.  Strategic  vision.  New  York  2012,  Basic  Books,  part  I,  3,  p.  26  Dr. Carlos Javier Regazzoni. Universidad Argentina: Esperanza o Estrategia 4  
  • 5.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    3 Iván  Chambouleyron.  Las  definiciones  de  una  universidad.  En:  Tecnología  y  Liberación.  Año  1,  nº  1,  Buenos  Aires  1973,  p.  8  4  Martin  Heidegger.  La  autoafirmación  de  la  universidad  alemana.  Madrid  1996,  Tecnos.  5 Secretaría  de  Política  Universitaria  (SPU).  Ministerio  de  Salud  de  la  Nación.  Anuario  Estadístico  2008  6 Secretaría  de  Política  Universitaria,  Ministerio  de  Educación  de  la  Nación.  Anuario  Estadístico  2008  7 INDEC  8 Riquelme,  Graciela  C.  y    Herger,  Natalia.  La  transición  de  la  educación  al  trabajo  de  los  estudiantes  avanzados  de  tres  universidades  argentinas.  III  Congreso  Nacional  y  I  Encuentro  Latinoamericano  de  Estudios  Comparados  en  Educación,  2005  9 Supremacía  de  las  mujeres  en  Medicina.  La  Nación,  Domingo  11  de  julio  de  2004  10 Marcelo  Becerra,  Oscar  Cetrángolo,  Javier  Curcio,  Juan  Pablo  Jiménez.  Public  Expenditure  in  Universities  in  Argentina.  World  Bank,  WorkingPaper  N.8/03,  July  2003  11 Se  recibe  sólo  el  11%  de  los  estudiantes  universitarios.  Tardan,  en  promedio,  7  años  y  7  meses  en  terminar  la  carrera.  La  Nación,  Viernes  9  de  agosto  de  2002  12 Cinda  -­‐  Centro  Interuniversitario  de  Desarrollo.  Educación  Superior  en  Iberoamérica  Informe  2007.  Santiago  de  Chile,  Junio  de  2007  13 Por  qué  fracasan  8  de  cada  10  universitarios.  Perfil,  16  de  mayo  del  2010    14 Cinda  -­‐  ibidem  15 Encuesta  Permanente  de  Hogares  -­‐  EPH,  Segundo  trimestre  2011  Instituto  Nacional  de  Estadística  y  Censos  (INDEC)  .  Población  de  20  a  69  años,  31  aglomerados  urbanos  16 Education  at  a  Glance  2008,  OECD  Briefing  Note  For  Chile.  17 Miguel  Angel  Vizzio.  Eficiencia  y  equidad  en  el  financiamiento  universitario  argentino.  Revista  de  Economía  y  Estadística  Vol.  XLII  -­‐  Año  2004  Instituto  de  Economía  y  Finanzas  -­‐  Facultad  de  Ciencias  Económicas,  Universidad  Nacional  de  Córdoba  -­‐  Argentina  18 TRIBUNA:  Ana  Ripoll  (Rectora  de  la  Universidad  de  Barcelona).  Los  ranking  universitarios,  ¿debemos  preocuparnos?.  El  País,  28  de  Mayo  del  2010    19 http://www.arwu.org/Americas2009.jsp  20 http://www.timeshighereducation.co.uk/  21 http://www.webometrics.info/index.html  22 Tulio  Del  Bono.  La  fuga  de  cerebros  pone  en  riesgo  el  futuro.  La  Nación,  12  de  noviembre  de  2003,  p.:  15,  opinión-­‐  23 CEPAL.  Migración  internacional  de  latinoamericanos  y  caribeños  en  Iberoamérica:  características,  retos  y  oportunidades.  Encuentro  Iberoamericano  sobre  Migración  y  Desarrollo.  Madrid,  Julio  2006  24 Argentina  lidera  la  fuga  de  cerebros  a  Estados  Unidos.  Clarín,  28  de  abril  del  2005-­‐  25  Steven  J.  Rosenstone.  The  Idea  of  a  UNIVERSITY.  Paper  presented  to  the  University  of  Minnesota  Sesquicentennial  Symposium  on  the  University’s  Contribution  to  Minnesota’s  Economic,  Social,  and  Cultural  Vitality,  August  23,  2001  26  Derek  Bok.  Universities  in  the  Marketplace.  Princeton  University  Press.  Princeton  2003  27 Mulrow  CD.  Rationale  for  systematic  reviews.  In:  Chalmers  I,  Altman  DG  (Eds).  Systematic  reviews.  London  1995,  BMJ  Publishing  Group.  Ch.  1.  28 Algunos  datos  sobre  la  producción  científica  en  Argentina  y  Brasil  en  las  últimas  dos  décadas.  Juan  Pablo  Paz  (Profesor  UBA,  Investigador  del  Conicet,  Departamento  de  Física,  FCEyN  UBA)  29 Datos  de  la  Secretaría  de    Ciencia  y  Técnica,  Gobierno  Nacional,  Argentina,  última  consulta  junio  2010  30  Knowledge  and  Development  A  Cross-­‐Section  Approach.  Derek  H.  C.  Chen  and  Carl  J.  Dahlman.  The  World  Bank  Washington  DC  20433.  31 Psacharopoulos  G,  Patrinos  HA.  Returns  to  investment  in  education:  a  further  update.  World  Bank  Policy  Research  Paper  2881,  September  2002  32  OECD/UNESCO  WEI,  Financing  education  –investments  and  returns.  Paris  2002  33 Rosenberg  Leon  E.  Exceptional  economic  returns  on  investments  in  medical  research.  MJA  2002;  177:  368-­‐371.  34  Silverstein  SC,  Garrison  HH,  Heinig  SJ.  A  few  basic  economic  facts  about  research  in  the  medical  and  related  life  sciences.  FASEB  J  1995;  9:  833-­‐840  35 Lipset,  S.M.  Some  social  requisites  of  democracy:  Economic  development  and  political  legitimacy.  American  Political  Science  Review  1959;  53:  69-­‐105.  Dr. Carlos Javier Regazzoni. Universidad Argentina: Esperanza o Estrategia 5  
  • 6.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    36  Wolfgang  Lutz,  Samir  KC.  Global  Human  Capital:  Integrating  Education  and  Population.  Science,  29  July  2011;  333:  587-­‐592  37  William  James.  The  Social  Value  of  the  College-­‐Bred.  Discurso  brindado  en  el  “Meeting  of  the  Association  of  American  Alumnae  at  Radcliff  College”,  November  7,  1907  Dr. Carlos Javier Regazzoni. Universidad Argentina: Esperanza o Estrategia 6  

×