Your SlideShare is downloading. ×
0
Si señor, Yo trabajo por dinero
Si señor, Yo trabajo por dinero
Si señor, Yo trabajo por dinero
Si señor, Yo trabajo por dinero
Si señor, Yo trabajo por dinero
Si señor, Yo trabajo por dinero
Si señor, Yo trabajo por dinero
Si señor, Yo trabajo por dinero
Si señor, Yo trabajo por dinero
Si señor, Yo trabajo por dinero
Si señor, Yo trabajo por dinero
Si señor, Yo trabajo por dinero
Si señor, Yo trabajo por dinero
Si señor, Yo trabajo por dinero
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Si señor, Yo trabajo por dinero

1,279

Published on

Published in: Education, Economy & Finance
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,279
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. ¡Sí señor, yo trabajo por dinero! Víctor Rodríguez Pereyra Consultor en Marketing Educativo
  • 2. Curiosa frase salió de boca de un buen amigo: ¿Tú trabajas por dinero? me preguntó. Se refería, naturalmente, al trabajo principal que yo realizo, esto de hacer marketing y la docencia. De esto vivo.
  • 3. La pregunta resulta, bien mirada, curiosa. ¿Es acaso insólito que un trabajador trabaje por dinero? ¿Quién, que no haya hecho voto de pobreza, no cobra por trabajar? Pero ¿tú trabajas por dinero? me preguntaron.
  • 4. quot;Los músicos siempre cobranquot; sentencia mi amigo Ricardo y es muy cierto. Son apenas las dos de la madrugada, la fiesta está en lo mejor y la orquesta ya termina su último set. ¡Qué hacer! Si no logramos reunir la chanchita para pagarles dos horas más, los músicos se irán a dormir. Y si se junta la chanchita y se les paga a los músicos nadie se asombra ni se resiente porque a estos artistas haya habido que pagarles por tocar.
  • 5. Dice la leyenda que hubo un músico (un héroe desconocido de la música) quien un buen día se plantó y dijo quot;ya sé que gozo como un chanchito tocando, igual que ustedes gozan bailando al son que toco, y por eso es que yo toco la guitarra pero... esto que hago es mi trabajo y yo trabajo por dinero y si ustedes no me pagan, yo no tocoquot;.
  • 6. ¿Cuántos de nosotros consideramos natural que un pintor obsequie sus cuadros, sus dibujos, sus litografías? pero no le pedimos al de brocha gorda que nos pinte gratis la pared donde irá colgado el cuadro. ¿Cuántos no buscamos una entrada gratis a un concierto a pesar de tener el dinero para pagarla?
  • 7. quot;Te ganarás el pan con el sudor de tu frentequot; fue el destino que Dios le impuso a Adán. Desde entonces el trabajo ha sido visto como un castigo que preferiríamos no cumplir.
  • 8. ¿Cuántos no nos resentimos, aunque sea un poquitito, porque el maestro no quiere enseñar su arte gratis a tantos jóvenes de gran talento y vocación?, pero un contador que jamás cobrara tendría que ser, qué duda cabe, un malandrín. En fin: valorizamos el cobro y desconfiamos de lo gratuito. Salvo, claro está, tratándose de los artistas, en cuyo caso desconfiamos del que cobra. Nos pasa esto, conjeturo yo, porque se da entre nosotros ese curioso fenómeno, tan peruano, que se llama el chantaje del deber cumplido.
  • 9. Partiendo de allí llegamos a muy curiosas conclusiones: que aquello que es trabajo no puede producir deleite al que lo realiza. Que si le produce deleite no es trabajo sino diversión. Y como sabemos que la diversión no puede ni debe ser remunerada, pues... ¿esos fulanos gozan tocando o pintando o enseñando? ¿Y encima quieren cobrar? ¡Vaya desparpajo!
  • 10. El chantaje del deber cumplido es nuestra otra justificación para pagarle a regañadientes al artista, al profesor de colegio y al maestro universitario. El artista hace patria con su arte, ¿acaso no le basta? El profesor y el maestro están formando a los peruanos del futuro y además tienen su día en el calendario, ¿no es suficiente? Si les damos la oportunidad de sentir la satisfacción del deber cumplido, ¿por qué se rebajan a sí mismos pensando en el vil metal? Pero maestro, ¿usted enseña por dinero? No me diga. ¿no le da vergüenza?
  • 11. Pues no, no me da vergüenza, por el contrario, me enorgullece. Este trabajo de enseñar me proporciona inmensos deleites, sí. Formar a las futuras generaciones de peruanos es para mí una gran satisfacción, sí. Pero les pido un favor: para pagarme con ganas, fíjense en los resultados. Constaten si instruyo, entusiasmo y motivo a mis alumnos.
  • 12. No me paguen con mi propio gozo en lo que hago, menos con mi propia satisfacción del deber cumplido: páguenme con su dinero, ni más ni menos de lo que vale mi trabajo. Páguenme sin cuestionar el hecho de que trabaje por dinero. Porque sencillamente... unos no vivimos de los otros.
  • 13. Vozeira Consulting e-mail: cramervip@hotmail.com cel: 992318407  Marketing Educativo.  Personal Branding.  Neuromarketing.  Storytelling.  Spots Publicitarios.  Diseño Grafico digital.  Publicidad de Alto Impacto. Víctor Rodríguez Pereyra Consultor en Marketing Educativo

×