MIGUEL HERNÁNDEZ
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Like this? Share it with your network

Share
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
548
On Slideshare
548
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Miguel  Hernández  Orihuela ,1910. Alicante, 1942  
  • 2. APUNTES BIOGRÁFICOS (Orihuela 1910-Alicante 1942) Poeta español. Su vocación literaria le llevó a leer a los autores clásicos españoles y a ingresar en el círculo El Radical, con Ramón Sijé, con quien tendría una gran amistad. Tras publicar algunos poemas en el periódico de Orihuela y la revista El Gallo Crisis, en 1933 apareció su primer libro, Perito en lunas cuyo estilo característico caló hondo en ciertos sectores de la crítica y literatura de la época. En 1934 se trasladó a Madrid, no sin pasar dificultades al principio, y publicó, esta vez en la revista Cruz y Raya, su auto sacramental Quién te ha visto y quién te ve y sombra de lo que eras. En 1935 apareció El rayo que no cesa, integrado principalmente por sonetos escritos según las formas clásicas de siglo de oro. Al iniciarse la guerra civil española, Hernández se afilió al Partido comunista y se alistó en el ejército republicano.  Durante la guerra, su producción poética tuvo un carácter marcadamente político, incluso propagandístico:Viento del pueblo (1937) y El hombre acecha (1939) y El labrador de más aire que, aunque publicado en 1937, su redacción es muy anterior. Ese mismo año, se casó con Josefina Manresa, y, a lo largo de la guerra, participó en actividades de izquierda comunista y antifascismo internacionales (II congreso de intelectuales antifascistas y un viaje como invitado a la Unión Soviética, al II congreso de teatro soviético). Con la victoria del bando nacional, el poeta fue condenado a muerte, pena que fue conmutada por la de treinta años. A su paso por varios penales, fue componiendo su Cancionero y romancero de ausencias (publicado póstumamente en 1958), muriendo de tuberculosis en el penal de Alicante, en 1942.
  • 3. NANAS DE LA CEBOLLA Al octavo mes ríes La carne aleteante, La cebolla es escarcha Alondra de mi casa, con cinco azahares. súbito el párpado, cerrada y pobre: ríete mucho. Con cinco diminutas el vivir como nunca escarcha de tus días Es tu risa en los ojos ferocidades. coloreado. y de mis noches. la luz del mundo. Con cinco dientes ¡Cuánto jilguero Hambre y cebolla: Ríete tanto como cinco jazmines se remonta, aletea, hielo negro y escarcha que en el alma al oírte, adolescentes. desde tu cuerpo! grande y redonda. bata el espacio. Frontera de los besos Desperté de ser niño. En la cuna del hambre Tu risa me hace libre, serán mañana, Nunca despiertes. mi niño estaba. me pone alas. cuando en la dentadura Triste llevo la boca. Con sangre de cebolla Soledades me quita, sientas un arma. Ríete siempre. se amamantaba. cárcel me arranca. Sientas un fuego Siempre en la cuna, Pero tu sangre, Boca que vuela, correr dientes abajo defendiendo la risa escarchada de azúcar, corazón que en tus labios buscando el centro. pluma por pluma. cebolla y hambre. relampaguea. Vuela niño en la doble Ser de vuelo tan alto, Una mujer morena, Es tu risa la espada luna del pecho. tan extendido, resuelta en luna, más victoriosa. Él, triste de cebolla. que tu carne parece se derrama hilo a hilo Vencedor de las flores Tú, satisfecho. cielo cernido. sobre la cuna. y las alondras. No te derrumbes. ¡Si yo pudiera Ríete, niño, Rival del sol. No sepas lo que pasa remontarme al origen que te tragas la luna Porvenir de mis huesos ni lo que ocurre. de tu carrera! cuando es preciso. y de mi amor
  • 4. LETRILLA DE UNA CANCIÓN DE GUERRA Déjame que me vaya, madre, a la guerra. Déjame, blanca hermana, novia morena. Déjame. Y después de dejarme junto a las balas, mándame a la trinchera besos y cartas. Mándame.
  • 5.   EL SOL, LA ROSA Y EL NIÑO   El sol, la rosa y el niño flores de un día nacieron. Los de cada día son soles, flores, niños nuevos.   Mañana no seré yo: otro será el verdadero. Y no seré más allá de quien quiera su recuerdo. Flor de un día es lo más grande al pie de lo más pequeño. Flor de la luz el relámpago, y flor del instante el tiempo.   Entre las flores te fuiste. Entre las flores me quedo.
  • 6. ME SOBRA EL CORAZÓN. INHoy estoy sin saber yo no sé cómo,   hoy estoy para penas solamente, hoy no tengo amistad, hoy sólo tengo ansias INÉS B. 5ºA de arrancarme de cuajo el corazón y ponerlo debajo de un zapato. Hoy reverdece aquella espina seca, hoy es día de llantos en mi reino, Yo nací en mala luna. hoy descarga en mi pecho el desaliento Tengo la pena de una sola pena plomo desalentado. que vale más que toda la alegría. No puedo con mi estrella. Un amor me ha dejado con los brazos caídos Y me busco la muerte por las manos y no puedo tenderlos hacia más. mirando con cariño las navajas, ¿No veis mi boca qué desengañada, y recuerdo aquel hacha compañera, qué inconformes mis ojos? y pienso en los más altos campanarios Ayer, mañana, hoy para un salto mortal serenamente. padeciendo por todo Si no fuera ¿porqué?...no sé por qué, mi corazón, pecera melancólica, mi corazón escribiría una postrera carta, penal de ruiseñores moribundos. una carta que llevo allí metida, Me sobra corazón. haría un tintero de mi corazón, Hoy descorazonarme, una fuente de sílabas, de adioses y yo el más corazonado de los hombres, regalos, y por el más, también el más amargo. y ahí te quedas, al mundo le diría. No sé por qué, no sé por qué ni cómo me perdono la vida cada día.
  • 7. SONETO FINAL Por desplumar arcángeles glaciales, la nevada filial de esbeltos dientes es condenada al llanto de las fuentes y al desconsuelo de los manantiales. Por difundir su alma en los metales, por dar el fuego al hierro sus orientes, al dolor de los yunques inclementes lo arrastran los herreros torrenciales. Al doloroso trato de la espina, al fatal desaliento de la rosa y a la acción corrosiva de la muerte Arrojado me veo, y tanta ruina no es por otra desgracia ni por otra cosa que por quererte y sólo por quererte. Alberto D. 5a.a
  • 8. LA LUCIÉRNAGA La luciérnaga en celo relumbra más.   La mujer sin el hombre apagada va.   Apagado va el hombre sin luz de mujer.   La luciérnaga en celo se deja ver.
  • 9.   CANCIÓN ÚLTIMA      IÑAKI 5A Pintada, no vacía: pintada está mi casa del color de las grandes pasiones y desgracias. Regresará del llanto adonde fue llevada con su desierta mesa con su ruidosa cama. Florecerán los besos sobre las almohadas. Y en torno de los cuerpos elevará la sábana su intensa enredadera nocturna, perfumada. El odio se amortigua detrás de la ventana. Será la garra suave. Dejadme la esperanza.
  • 10. Adrián 5a (Azahar) Frontera de lo puro, flor y fría. Tu blancor de seis filos, complemento, en el principal mundo, de tu aliento, en un mundo resume un mediodía. Astrólogo el ramaje en demasía, de verde resultó jamás exento. Ártica flor al sur: es necesario tu desliz al buen curso del canario.
  • 11. CANCIÓN PRIMERA Se ha retirado el campo al ver abalanzarse crispadamente al hombre. ¡Qué abismo entre el olivo y el hombre se descubre! El animal que canta: el animal que puede Crepitan en mis manos. llorar y echar raíces, Aparta de ellas, hijo. rememoró sus garras. Estoy dispuesto a hundirlas, Garras que revestía dispuesto a proyectarlas de suavidad y flores, sobre tu carne leve. pero que, al fin, desnuda He regresado al tigre. en toda su crueldad. Aparta, o te destrozo.   Hoy el amor es muerte, y el hombre acecha al hombre.  
  • 12. EL SUDOR En el mar halla el agua su paraíso ansiado y el sudor su horizonte, su fragor, su plumaje.                                                   MARTA L. 5ºA El sudor es un árbol desbordante y salado, un voraz oleaje. Llega desde la edad del mundo más remota a ofrecer a la tierra su copa sacudida, a sustentar la sed y la sal gota a gota, a iluminar la vida. Hijo del movimiento, primo del sol, hermano de la lágrima, deja rodando por las eras, del abril al octubre, del invierno al verano, áureas enredaderas.
  • 13. AL DERRAMAR TU VOZ SU MANSEDUMBRE Al derramar tu voz su mansedumbre de miel bocal, y al puro bamboleo, Julio M.5A en mis terrestres manos el deseo sus rosas pone al fuego de costumbre. Exasperado llego hasta la cumbre de tu pecho de isla, y lo rodeo de un ambicioso mar y un pataleo de exasperados pétalos de lumbre. Pero tú te defiendes con murallas de mis alteraciones codiciosas de sumergirte en tierras y océanos. Por piedra pura, indiferente, callas: callar de piedra, que otras y otras rosas me pones y me pones en las manos.
  • 14. Ha enmudecido el campo, La lluvia presintiendo la lluvia. Reaparece en la tierra su primer abandono. La alegría del cielo se desconsuela a veces, sobre un pastor sediento. Cuando la lluvia llama se remueven los muertos. La tierra se hace un hoyo removido, oloroso. Los árboles exhalan su último olor profundo dispuestos a morirse.
  • 15. Tu corazón,una naranja       helada Tu corazón, una naranja helada    con un dentro sin luz de dulce miera    y una porosa vista de oro: un fuera    venturas prometiendo a la mirada.    Mi corazón, una febril granada    de agrupado rubor y abierta cera,    que sus tiernos collares te ofreciera    con una obstinación enamorada.      Ay, qué acometimiento de quebranto     ir  a tu corazón y hallar un hielo    de irreductible y pavorosa nieve!     Por los alrededores de mi llanto     un pañuelo sediento va de vuelo    con la esperanza de que en él lo abreve.
  • 16. Besarse, mujer, al sol, es besarnos Besarse mujer en toda la vida. Asciende los labios, eléctricamente vibrantes de rayos, con todo el furor Besarse a la luna, mujer, es besarnos en toda la muerte: descienden los labios, con toda la luna pidiendo su ocaso, del labio de arriba, del labio de abajo, gastada y helada y en cuatro pedazos. Rubén Martín Ruiz
  • 17. COMO EL TORO HE NACIDO PARA EL LUTO Como el toro he nacido para el luto y el dolor, como el toro estoy marcado por un hierro infernal en el costado y por varón en la ingle con un fruto. Como el toro lo encuentra diminuto todo mi corazón desmesurado, y del rostro del beso enamorado, como el toro a tu amor se lo disputo. Como el toro me crezco en el castigo, la lengua en corazón tengo bañada y llevo al cuello un vendaval sonoro. Como el toro te sigo y te persigo, y dejas mi deseo en una espada, como el toro burlado, como el toro.
  • 18.        LAGARTO, MOSCA, GRILLO LAGARTO, mosca, grillo, reptil, sapo, asquerosos seres, para mi alma sois hermosos.   Porque Iris, señala con su regio pincel, vuestra sonora ala y vuestra agreste piel.   Porque, por vuestra boca venenosa y satánica, fluyen notas habidas en la siringa pánica. Y porque todo es armonía y belleza en la naturaleza.         CRISTIAN MORA MARTÌN  AMBROSIO 5A.
  • 19. El Amor ascendía entre nosotros El amor ascendía entre nosotros como la luna entre las dos palmeras que nunca se abrazaron.   El íntimo rumor de los dos cuerpos hacia el arrullo un oleaje trajo, pero la ronca voz fue atenazada. Fueron pétreos los labios. El ansia de ceñir movió la carne, esclareció los huesos inflamados, pero los brazos al querer tenderse murieron en los brazos.   Pasó el amor, la luna, entre nosotros y devoró los cuerpos solitarios. Y somos dos fantasmas que se buscan y se encuentran lejanos.
  • 20. A LA LUNA VENIDERA A la luna venidera te acostarás a parir y tu vientre irradiará la claridad sobre mí. Alborada de tu vientre, cada vez más claro en sí, esclareciendo los pozos, anocheciendo el marfil.   A la luna venidera el mundo se vuelve a abrir.
  • 21.     BOCAS DE IRA Bocas de ira.                    Ojos de acecho. Perros aullando. Perros y perros. Todo baldío. Todo reseco. Cuerpos y campos, cuerpos y cuerpos. ¡Qué mal camino, qué ceniciento corazón tuyo, fértil y tierno!
  • 22.           ASCENSIÓN  DE  LA  ESCOBA   Coronada la escoba de laurel, mirto, rosa, es el héroe entre aquellos que afrontan la basura. Para librar del polvo sin vuelo cada cosa bajó, porque era palma y azul, desde la altura.   Su ardor de espada joven y alegre no reposa. Delgada de ansiedad, pureza, sol, bravura, azucena que barre sobre la misma fosa, es cada vez más alta, más cálida, más pura.   ¡Nunca! La escoba nunca será crucificada porque la juventud propaga su esqueleto que es una sola flauta, muda, pero sonora.   Es una sola lengua, sublime y acordada. Y ante su aliento raudo se ausenta el polvo quieto, y asciende una palmera, columna hacia la aurora.
  • 23. AL SOLDADO INTERNACIONAL CAÍDO EN ESPAÑA Si hay hombres que contienen un alma sin fronteras, una esparcida frente de mundiales cabellos, cubierta de horizontes, barcos y cordilleras, con arena y con nieve, tú eres uno de aquellos. Las patrias te llamaron con todas sus banderas, que tu aliento llenara de movimientos bellos. Quisiste apaciguar la sed de las panteras, y flameaste henchido contra sus atropellos. Con un sabor a todos los soles y los mares, España te recoge por que en ella realices tu majestad de árbol que abarca un continente. A través de tus huesos irán los olivares desplegando en la tierra sus más férreas raíces, abrazando a los hombres universal, fielmente. Laura Valentín - Fdez. Rodríguez