• Save
Hegel, estética. de lo bello y sus formas. resumen
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Hegel, estética. de lo bello y sus formas. resumen

on

  • 25,155 views

 

Statistics

Views

Total Views
25,155
Views on SlideShare
25,141
Embed Views
14

Actions

Likes
10
Downloads
0
Comments
0

5 Embeds 14

http://www.claretnic.es.tl 7
http://emprendimientomataquito.blogspot.com 3
http://pinterest.com 2
http://www.slideshare.net 1
http://claretnic.blogspot.com 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Hegel, estética. de lo bello y sus formas. resumen Hegel, estética. de lo bello y sus formas. resumen Document Transcript

  • Hegel Georg Wilhelm Friedrich De lo bello y sus formas Estética (Resumen) Tutor: Dr. Norbert Bertrand-Barbe Elaborado por: • David Flores Espinoza En la portada: El amor victorioso 2
  • Amor Vincit Omnia, Caravaggio, 1602 Pintura al óleo - Barroco 156 cm × 113 cm. Gemäldegalerie de Berlín, Berlín, Alemania 3
  • INDICE Nota preliminar al lector....................................................................................................................6 INTRODUCCIÓN..................................................................................................................................7 1. Método a seguir en la indagación filosófica de lo bello y el arte....................................................9 2. LA IDEA DE LO BELLO EN EL ARTE.................................................................................................10 2.1 Opiniones comunes sobre el arte. Principio del cual nace. Su naturaleza y fin. ....................10 3.2 Principio y origen del arte ......................................................................................................11 3. Fin del arte...................................................................................................................................13 4. DESARROLLO HISTÓRICO DE LA VERDADERA IDEA DEL ARTE.......................................................15 5. DIVISIÓN.......................................................................................................................................16 6. DE LA IDEA DE LO BELLO EN EL ARTE, O DEL IDEAL......................................................................16 7. DE LA IDEA DE LO BELLO EN GENERAL.........................................................................................18 8. DE LO BELLO EN LA NATURALEZA.................................................................................................19 9. DE LA BELLEZA EXTERIOR DE LA FORMA ABSTRACTA Y DE LA BELLEZA COMO UNIDAD ABSTRACTA. DE LA MATERIA SENSIBLE............................................................................................20 9.1 De la belleza exterior de la forma abstracta..........................................................................20 9.2 De la belleza como unidad abstracta de la materia...............................................................21 10. IMPERFECCIÓN DE LO BELLO EN LA NATURALEZA.....................................................................21 11. DE LO BELLO EN EL ARTE, O DEL IDEAL.......................................................................................21 12. DEL ARTISTA...............................................................................................................................22 13. IMAGINACIÓN, GENIO, INSPIRACIÓN........................................................................................22 14. DE LA FORMA ROMANTICA DEL ARTE.......................................................................................23 15. De lo romántico en general........................................................................................................25 16. Carácter del Arte Egipcio............................................................................................................26 16.1 La metáfora, de la imagen y la comparación............................................................................26 Bibliografía ......................................................................................................................................28 4 View slide
  • 5 View slide
  • Nota preliminar al lector En el presente resumen de Estética de Hegel, es necesario sugerir al lector que no es un resumen del libro en su totalidad, he retomado ciertos aspectos que consideré importantes en la obra de Hegel, el autor más insigne de Europa. Decir, se de estética sin haber leído a Hegel, podríamos considerarlo como pecado mortal contra la filosofía del arte, es por ello que ponemos en las manos de las almas inquietas por el saber un pequeño, pero sustancioso resumen de esta gran obra referida al arte de la belleza y sus formas, la estética. David Flores 6
  • INTRODUCCIÓN La Estética tiene por objeto el vasto imperio de lo bello. Su dominio es, principalmente, el de lo bello en el arte. Pera emplear la expresión que mejor conviene a esta ciencia, la llamaremos filosofía del arte y de las bellas artes. Pero, ¿no es arbitraria esta definición que excluye de la ciencia estética lo bello en la naturaleza? Dejará de parecerlo si se observa que la belleza como obra de arte es más elevada que a belleza de la naturaleza, pues ha nacido del espíritu. Si es verdad que el espíritu es el ser verdadero que lo comprende todo en sí mismo, es preciso decir que lo bello no es verdaderamente bello sino en cuanto participa del espíritu y está creado por este. La belleza en la naturaleza aparece solo como reflejo de la belleza del espíritu, como una belleza imperfecta; la cual, por su esencia, está encerrada en la del espíritu. Apenas salidos de este primer paso, nos encontramos con nuevas dificultades. El arte, ¿es digno de ser tratado científicamente? Embellece sin duda nuestra existencia y encanta nuestros ocios, pero parece extraño al fin serio de la vida. ¿Es algo más que un recreo del espíritu? Comparado a las necesidades esenciales de nuestra naturaleza, ¿no puede ser considerado como un lujo, que tiene por efecto enervar los corazones mediante el culto asiduo de la belleza, perjudicando así los verdaderos intereses de la vida activa?... considerado desde el punto de vista práctico y moral, este lujo del espíritu ofrecía más ventajas que inconvenientes. Se le ha dado también un fin serio y moral. Se le ha hecho una especie de mediador entre la razón y la sensibilidad, entre las tendencias y el deber, teniendo por misión conciliar los elementos que se combaten en el alma humana… el arte no es digno de ser objeto de la ciencia, pues está siempre avasallado, por dos lados; pasatiempo frívolo o instrumento afecto a fin más notable, no es menos esclavo. En lugar de tener su fin en sí mismo, no es más que un simple medio. Lo bello, en efecto, no tiene vida más que en la apariencia sensible; pero un fin que es verdadero no debe ser afectado por la ficción. El medio debe ser digno del fin. No es en la apariencia ni en la ilusión, sino en la verdad, donde debe manifestarse la verdad. Bajo todos estos aspectos puede creerse que las bellas artes no merecen la ocupación científica. 7
  • Puede imaginarse también que el arte suministra a lo sumo materia para reflexiones filosóficas, pero que es incapaz, por su naturaleza, de someterse a los procedimientos rigurosos de la ciencia. Lo que nos agrada en el arte es precisamente ese carácter de libertad que se manifiesta en sus creaciones. Nos gusta sacudir un instante el yugo de las leyes y de las reglas, dejar el reino tenebroso de las ideas abstractas para habitar una región más serena, donde todo es libre, animado, lleno de vida. Parece pues que la ciencia debe desligarse del intento de analizar y condensar en formulas esta multitud infinita de representaciones tan diversas. Además, la abstracción es la forma necesaria de la ciencia. Así como el arte anima y vivifica las ideas, la ciencia las desvitaliza y sume en las tinieblas de la abstracción. Antes de continuar, importa responder a estas objeciones: 1.º El arte ¿es digno de la ocupación científica? Ciertamente, el arte tiene de común con la ciencia el poder ser empleado para otro fin que aquel que le es propio; también la ciencia está llamada a servir a otros intereses distintos de los suyos; pero sólo es ella misma cuando, libre de toda preocupación extraña, se eleva hacia la verdad, la cual es su único objeto real y lo único que puede satisfacerla plenamente. Igual ocurre con el arte. Sólo cuando es libre e independiente es verdadero arte, y es solamente entonces cuando resuelve el problema de su alto destino: saber si debe ser colocado al lado de la religión y de la filosofía, como un modo particular de revelar a Dios en la conciencia. Es en las obras de arte donde los pueblos han expresado sus más íntimos pensamientos y sus más ricas intuiciones. El arte limpia la verdad de formas ilusorias y engañosas de este mundo imperfecto y grosero, para revestirlo de otras formas más elevadas y más puras, creadas por el espíritu mismo. El mundo del arte es más verdadero que el de la naturaleza y el de la historia. 2. º El arte puede prestarse a reflexiones filosóficas, aunque no puede ser objeto de una ciencia conforme a reglas y de una teoría sistemática. Aquí encontramos el prejuicio que rehúsa carácter científico a las investigaciones filosóficas. Nos contentaremos con hacer observar que filosofía y ciencia son dos términos inseparables; pues lo propio del pensamiento científico es el no considerar las cosas por su lado exterior y superficial, sino en sus caracteres esenciales y necesarios. 8
  • 3. º Más seria parece esta otra objeción: las bellas artes escapan a la ciencia porque son creaciones libres de la imaginación y sólo se dirigen al sentimiento. El arte y sus obras como creación del espíritu, son de naturaleza espiritual. Bajo este aspecto, el arte está más cerca del espíritu que la naturaleza. Al estudiar las obras de arte, el espíritu se ocupa de sí mismo, de lo que procede de sí, de lo que en él está. Así, las preocupaciones artísticas, en las cuales se manifiesta el pensamiento, son del dominio del espíritu. 4. º Menos aún debe pretenderse que el arte rehúse a ser considerado de manera filosófica, porque sólo depende del capricho y no se somete a ley alguna. Si es verdad que su fin es revelar a la conciencia humana los intereses más elevados del espíritu, es claro que en el fondo o contenido de sus representaciones no está entregado a fantasías de una imaginación rara y sin sujeción a reglas. Está rigurosamente determinado por las ideas que interesan a nuestra inteligencia. Pero estas ideas no son arbitrarias, pues toda forma no es idónea para expresara cualquier idea. La forma está determinada por el fondo del cual conviene. 1. Método a seguir en la indagación filosófica de lo bello y el arte En cuanto al método a seguir, se presentan dos procedimientos exclusivos y contrapuestos. El uno empírico e histórico, intenta obtener del estudio de las obras maestras del arte las reglas críticas y los principios del gusto. El otro racional y a priori, se remonta inmediatamente a la idea de lo bello y deduce de ellas reglas generales. Aristóteles y Platón representan ambos métodos. El primero sólo condice a una teoría estrecha, incapaz de comprender el arte en su generalidad; el otro, aislándose en las alturas de la metafísica, no sabe descender de ellas para aplicarse a las artes particulares y apreciar sus obras. (55) El verdadero método consiste en la unión de estos dos procedimientos (aplicación y empleo simultáneo). Al conocimiento de las obras de arte debe unirse la reflexión filosófica y la capacidad de aprender lo bello en sí, de comprender sus caracteres y reglas inmutables. 9
  • 2. LA IDEA DE LO BELLO EN EL ARTE 2.1 Opiniones comunes sobre el arte. Principio del cual nace. Su naturaleza y fin. En el umbral de toda ciencia se presenta esta doble cuestión ¿Existe el objeto de esta ciencia? ¿Cuál es? En las ciencias ordinarias no presenta dificultad alguna la primera de estas dos cuestiones. Incluso no se plantea (se considera ridículo preguntase si en la geometría hay una extensión, si le sol existe), sin embrago, en el circulo de las ciencias no filosóficas puede existir la duda sobre la existencia de su objeto. Cuando estos objetos no son dados por los sentidos, sino que los hallamos en nosotros como hechos de conciencia, podemos preguntarnos si no son más que simples creaciones de nuestro espíritu. Lo bello ha sido representado como no teniendo realidad fuera de nosotros mismos, sino como un sentimiento, como una fruición, como algo puramente subjetivo. (36, P1.) Esta duda y esta necesidad despierta en nosotros la necesidad más elevada de nuestra inteligencia, la verdadera necesidad científica, en virtud de la cual un objeto no puede sernos propuesto sino a condición de sernos demostrado como necesario. Lo pertinente en esta introducción consiste en examinar los principales aspectos bajo los cuales el sentido común representa ordinariamente la idea de lo bello en el arte. Colocándonos en el punto de vista del sentido común, vamos a someter a examen las siguientes proposiciones: 1. El arte no es producto de la naturaleza, sino de la actividad humana. 2. Está esencialmente hecho para el hombre y, como se dirige a los sentidos, recurre más o menos a lo sensible. 3. Tiene su fin en si mismo. 1. el arte como producto de la actividad humana. A esta manera de considerar el arte se ligan varios prejuicios. 1° La vulgar opinión de que el arte se aprende conforme a reglas. El espíritu, como una fuerza inteligente, saca de su propio fondo el rico tesoro de ideas y formas que desparrama por sus obras. 10
  • 2° El lugar que ocupan las obras de arte comparadas con las de la naturaleza. La opinión vulgar juzga las primera formas como inferiores a las segundas, basadas en el principio de que cuanto sale de la mano del hombre es inanimado, mientras que los productos de la naturaleza son orgánicos, vivientes en su interior. En las obras de arte la vida no es más que apariencia superficial; el fondo siempre es de madera, de tela, de piedra o palabras. Pero no es esta realidad exterior y material la que constituye la obra de arte; su carácter esencial es el de ser una creación del espíritu, el pertenecer al dominio del espíritu, el haber recibido el bautismo del espíritu; en una palabra representan lo que ha sido concebido y ejecutado bajo la inspiración y la voz del espíritu. Ninguna existencia real expresa lo ideal como lo expresa el arte. 3.2 Principio y origen del arte El arte está reconocido como una creación del espíritu. El arte tiene su origen en el principio en virtud del cual el hombre es un ser pensante, que tiene conciencia de sí, es decir, que no solamente existe, sino que existe para sí. Ser en sí y para sí es reflexionarse para sí mismo… ahora bien esta conciencia de sí mismo la obtiene el hombre de dos maneras: TEÓRICA = por la ciencia = cuando se conoce a sí mismo en el despliegue de su propia naturaleza, o en lo exterior, en lo que constituye a esencia o razón de las cosas. PRACTICA = por la acción = cuando una tendencia le empuja a manifestarse en lo exterior, en lo que le rodea, y a reconocerse en sus obras. Esta necesidad reviste diferentes formas, hasta llegara a aquel modo de manifestación de sí mismo en las cosas exteriores, que llamamos arte, tal es el principio de toda acción y de todo saber. El arte encuentra en el su origen necesario. Cual sea su carácter esencial y distintivo, por oposición a la manera de manifestarse de la actividad política, religiosa y científica, es lo que veremos más adelante. Aquí tenemos más de una falsa opinión que refutar, en lo que concierne al arte como dirigiéndose a la sensibilidad del hombre y proviniendo más o menos del principio sensible: 11
  • 1° Aquella que representa al arte como teniendo por fin la excitación de la sensación o del placer. En este sistema, las investigaciones sobre lo bello en las artes se limitan a un análisis de lo sensible o de las impresiones que nos producen. La sensación, siendo puramente subjetiva e individual, sólo suministra materia a distinciones y clasificaciones artificiales. 2° A esta manera de estudiar el arte se entroncan las tentativas hechas para perfeccionar el gusto considerado como sentido de lo bello; tentativas que tampoco han producido nada más que vagas, indeterminadas y superficiales consideraciones. El gusto así concebido no puede penetrar en la naturaleza intima y profunda de los objetos, pues ésta no se revela a los sentidos, ni incluso al razonamiento, sino a la razón, a esta facultad del espíritu única que conoce lo verdadero, lo real, lo sustancial en todas las cosas. ¿Cuál es, pues, la parte de lo sensible en el arte y su verdadero papel? Hay dos maneras de considerar los objetos sensibles en su relación con nuestro espíritu. La primer es la siempre percepción de los objetos por los sentidos. El espíritu sólo aprende la esencia, la ley, la substancia de las cosas se le escapan. La otra relación de los seres sensibles es la del pensamiento especulativo o ciencia. Aquí la inteligencia no se contenta con percibir el objeto en su forma concreta y en su individualidad, sino que separa el lado individual para abstraer la ley, lo general dela esencia. La razón se eleva así por encima de la forma individual, percibida por los sentidos. Para concebir la idea pura en su universalidad. El arte difiere a la vez de ambos modos, ocupa un término medio entre la percepción sensible y la abstracción racional… Difiere de la ciencia, en que se interesa por el objeto particular y su forma sensible. Lo que le gusta ver en el, no es su realidad material, ni la idea pura en su generalidad, sino una apariencia una imagen de la verdad, algo de ideal que en le aparece; aprende el lazo de ambos términos, su acuerdo e intima armonía. Así que la necesidad sentida es totalmente contemplativa. En presencia de este espectáculo, el alma se siente libre de todo deseo interesado. En una palabra, el arte crea en su designio imágenes, apariencias, destinadas a representar ideas, a mostrarnos la verdad bajo formas sensibles... ambos principios se encuentran igualmente combinados en el artista, el lado sensible está encerrado en la facultad que crea, en la imaginación…la imagen y la idea coexisten en su pensamiento y no pueden separarse. Así, la imaginación es un 12
  • don de la naturaleza. El genio científico es más bien una capacidad general que un talento innato y especial. Para sobre salir en las artes se precisa un talento determinado, el cual se revela en la adolescencia bajo la forma de una inclinación viva, acompañada de una cierta felicidad para manejar los materiales del arte. 3. Fin del arte Tal es la naturaleza del arte. Si se pregunta cuál es su fin, se ofrecen las opciones más diversas. 1º La más corriente es la que le da por objeto la intuición. Es el fondo de casi todas las teorías sobre el arte, pero, ¿a qué viene reproducir lo que ya la naturaleza ofrece a nuestras miradas? Este trabajo pueril, indigno del espíritu a la cual se dirige, indigno del hombre que lo produce, no conducirá más que a revelar su importancia… la copia siempre quedará por debajo del original…cuando más exacta es la imitación, menos vivo es el placer. Lo que nos place no es imitar sino crear. La más pequeña invención sobrepasa todas las obras maestras de la imitación. Se dirá en vano que el arte debe imitar la naturaleza bella. Escoger no es imitar, la perfección en la imitación es la exactitud, pero la elección supone una regla. -¿Dónde tomar el criterium?- es preciso concluir que si el arte emplea en sus composiciones las formas de la naturaleza y las estudia, su fin no es copiarlas, ni reproducirlas. Su misión es más alta, su procedimiento más libre. Rival de la naturaleza, como ella y aún mejor que ella, representa ideas; se sirve de sus formas como símbolos para expresarlas; las conforma, las rehace sobre un tipo más perfecto y más puro. No en vano se llama a sus obras creaciones del genio del hombre. 2º Un segundo sistema constituye la imitación por la expresión. El arte tiene por fin, ya no representar la forma exterior de las cosas, sino su principio interno y vivo, en particular las ideas, los sentimientos, las pasiones y estados del alma. Distingamos aquí dos cosas: la idea y su expresión, el fondo y la forma… es claro que si este sistema al lado de la imitación ha cambiado, el procedimiento es el mismo. El arte no es más que un eco, una lengua armoniosa; un espejo viviente donde vienen a reflejarse todos los sentimientos y todas las pasiones. La parte baja y la parte noble del alma, en el se disputan el puesto. Lo verdadero, aquí, es lo real. 13
  • Tal es el sistema que toma por divisa la máxima del arte por el arte, es decir, la expresión por sí misma. Se conocen sus consecuencias y la tendencia fatal que desde siempre ha impreso en las artes. 3º Un tercer sistema es el del perfeccionamiento moral. No se puede negar que uno de los efectos del arte sea el dulcificar y depurar las costumbres. (emollit mores) Pero esta teoría, aún superior a las precedentes, no es más exacta. Sue error es la confusión del efecto moral del arte con su verdadero fin. Téngase cuidado, de que al asignar al arte un fin extraño no se le arrebate la libertad, que es su esencia, y sin la cual no hay inspiración; no se le impida producir los efectos que de el se esperan. El arte tiene sus leyes, sus procedimientos, su jurisdicción particular; no debe herir el sentimiento moral, pero es el sentido de lo bello al que se dirige. Cuando sus obras son puras, su efecto sobre las almas es saludable; más no tiene por fin directo e inmediato el reproducirlas. Otra consecuencia de la opinión que hace del perfeccionamiento moral el objeto del arte que hace del perfeccionamiento moral el objeto del arte es que este fin se impone de tal modo al arte y le domina hasta tal punto, que este no tiene ya la elección de sus temas. El moralista severo querrá que no represente más que asuntos morales. Para comprender bien la distinción de la moral y del arte, es preciso haber resuelto el problema moral. La moral es el cumplimento del deber por la libre voluntad; es la lucha entre la pasión y la razón, el impulso y la ley, la carne y el espíritu. Así bajo este aspecto, la moral y el arte tienen el mismo principio y el mismo fin: la armonía del bien y la felicidad, de los actos y de la ley. Pero difieren en que, en la moral el fin nunca se alcanza completamente aparece separado por el medio; la consecuencia está igualmente separada del principio. La armonía del ben y de la felicidad debe ser resultado de los esfuerzos de la virtud. El arte…nos ofrece una imagen visible la armonía realizada de los dos términos de la existencia, de la ley de los seres y de su manifestación, de la esencia y de la forma, del bien y de la felicidad. Lo bello es la esencia realizada, la actividad conforme a su fin e identificada con él; es la fuerza desplegándose armoniosamente bajo nuestros ojos, en el seno de las existencias, y borrando las contradicciones de su naturaleza: feliz, libre, llena de serenidad, en medio del sufrimiento y del dolor. El problema del arte es, por tanto, distinto del problema moral. El bien es el acuerdo buscado; lo bello, la armonía realizada. El verdadero fin del arte es, por consiguiente, representar lo bello, revelar esta armonía. La contemplación de lo bello tiene por efecto producir en nosotros una fruición serena y pura, incompatible con los placeres groseros de los sentidos, eleva el alma por encima de la esfera habitual de sus pensamientos, 14
  • la predispone a nobles resoluciones y acciones generosas por la estrecha afinidad existente entre los tres sentimientos y las tres ideas del bien, lo bello y lo divino. 4. DESARROLLO HISTÓRICO DE LA VERDADERA IDEA DEL ARTE Desde el punto de vista elevado a que estas consideraciones nos conducen, debemos intentar la aprehensión de la idea misma del arte en su esencia y su necesidad interna, persiguiéndola en su desarrollo histórico. La idea de lo bello y el arte, reside en la unión de los términos que aparecen en el pensamiento como separado y opuesto: lo ideal y lo real, la idea y la forma, etc. Esta oposición se manifiesta, no solamente en el pensamiento general, en todos los espíritus capaces de reflexión, sino en el seno de la filosofía propiamente dicha. Solamente a partir del día en que la filosofía ha sabido resolver el problema y evitar la contradicción, e cuando ha tenido verdadera conciencia de sí mismo y ha comprendido, al mismo tiempo, la idea de la naturaleza y del arte. Este momento puede ser considerado como marcando una época de renovación de la filosofía e general y de renacimiento con la ciencia del arte. Este principio en su determinación más general, consiste en que lo bello en el arte está reconocido como uno de los medios por los cuales esta oposición y contradicción, entre el espíritu considerado en su existencia abstracta y absoluta, de un lado, y la naturaleza como constituyendo el mundo de los sentidos y de la conciencia, del otro, desaparece y se alcanza su unidad. 1º Filosofía de Kant: Kant es el primero que ha sentido la necesidad de esta reunión… la expuesto, pero de manera exterior, sin poder desarrollar científicamente su naturaleza ni establecer sus condiciones. El carácter absoluto de la razón se encuentra en su filosofía, pero como recae en la oposición de los subjetivo y lo objetivo, y, por otra parte, coloca la razón práctica por encima de la razón teórica, fue el, principalmente, quien planteó la oposición que se manifiesta de modo violento en la fea moral como principio supremo de la moralidad. Kant comprende… el juicio estético como el que no proviene, ni de la razón como facultad de ideas generales, ni de la percepción sensible, sino del libre juego de la imaginación. En este análisis de la facultad de conocer, el objeto sólo existe relativamente al sujeto y al sentimiento del placer, o al goce sentido. 15
  • 2º Shiller, Winckelmann, Schelling. Esto es lo que percibe el espíritu profundamente filosófico de Schiller. Reclama ya la unión y conciliación de los dos principios, e intenta dar una explicación científica antes de que el problema haya sido resuelto por la filosofía. En sus Cartas sobre la educación estética del hombre, Schiller admite que el hombre lleva en sí el germen de un hombre ideal que está realizado y representado por el estado *** 5. DIVISIÓN Esta filosofía del arte comprende tres partes: la primera tiene por objeto la idea de lo bello en el arte, o el ideal, considerado en su generalidad. La segunda traza el despliegue del ideal en sus formas particulares, tal como se realizan en la historia en sus épocas sucesivas. La tercera contiene el sistema de las artes particulares: arquitectura, Escultura, pintura, música, l´oesía. PRIMERA PARTE 6. DE LA IDEA DE LO BELLO EN EL ARTE, O DEL IDEAL Lugar del Arte en su relación con la vida real, con la Religión y la Filosofía Antes de tratar la cuestión del ideal debemos fijar el lugar que ocupa el arte frente a las otras formas generales del pensamiento y de la actividad humana. Si lanzamos una ojeada sobre cuanto abarca la existencia humana, tenemos el espectáculo de los diversos intereses que comparte nuestra naturaleza. Notamos primero el conjunto de las necesidades físicas (corresponde la vida material: propiedad, industria, comercio, etc.) En grado más elevado se coloca el mundo del derecho: la familia, el estado y todo lo que este encierra en su seno. Viene en seguida el sentimiento religioso, se desarrolla en el seno de la sociedad religiosa. En fin, se ofrece a nuestra vista la ciencia con toda la multiplicidad de sus direcciones. En el mismo círculo se mueve el arte, destinado a satisfacer el interés que en el espíritu despierta la belleza, de la cual presenta la imagen bajo diversas formas. 16
  • La facultad más elevada que el hombre puede encerrar en sí mismo, la designamos con una sola palabra: libertad. La libertad es el más alto destino del espíritu. Consiste en que el sujeto no encuentra nada extraño, nada que limite en cuanto está frete a él, sin que se reconoce e ello. Es claro que entonces la necesidad y la infelicidad desaparece […] esta libertad es inseparable de la razón general, de la moralidad en la acción, de la verdad en el pensamiento. En la vida real el hombre, […] busca el dominio del espíritu, para procurarse la dicha y la libertad por medio de la ciencia y la acción […] no obstante aunque la libertad se reconozca y respete en el mundo del derecho, por todas partes se manifiesta su aspecto relativo, exclusivo y limitado; por todas partes encuentra limites. Entonces encerrado en lo finito y aspirando a salir de esa limitación, el hombre vuelve sus miradas hacia una esfera superior, más pura y verdadera […] tal es la región de la verdad absoluta, […] donde todos los contrarios se suman y concilian. Elevarse por el pensamiento puro a la inteligencia de esta unión que es la verdad misma, tal es el fin de la filosofía. El arte, que se ocupa igualmente de lo verdadero como objeto absoluto de la conciencia, pertenece también a la esfera absoluta del espíritu […] semejantes por el fondo e identidad de su objeto, las tres esferas del espíritu absoluto se distinguen por la forma bajo la cual se revelan a la conciencia. La diferencia de estas tres formas reposa en la idea misma del espíritu absoluto. El espíritu en su verdad no es un ser abstracto separado de la realidad exterior, sino que está encerrado en lo finito que contiene su esencia, se aprehende a sí mismo, y por ello deviene él mismo absoluto. El primer modo de manifestación por el cual lo absoluto se aprehende a sí mismo es la percepción sensible; el segundo la representación; en fin, el tercero, el pensamiento libre. DIVISIÓN La primera parte (que trata de la idea de lo bello en el arte) se divide a su ver en tres partes, correspondientes a los tres grados que recorre la idea hasta llegar a su total desarrollo. La primera tiene por objeto la noción o idea abstracta de lo bello en general. La segunda, lo bello en la naturaleza. La tercera, el ideal, es decir, lo bello realizado por la obra de arte. CAPITULO I 17
  • 7. DE LA IDEA DE LO BELLO EN GENERAL 1. ° La idea.- 2. ° La realización de la idea. 3. ° La idea de lo bello I. Llamamos a lo bello idea de lo bello. Lo bello debe ser concebido como idea, y, al mismo tiempo, como idea bajo forma particular, es decir, como ideal. Lo bello […], es la idea, no la idea abstracta, anterior a la manifestación, irrealizada, sino la idea concreta o realizada, inseparable de la forma, como ésta lo es del principio que en ella aparece. La idea es el fondo, la esencia misma de toda existencia, el tipo, la unidad real y viviente de la cual objetos sensibles no son sino su realización exterior. La idea en una palabra, es el todo, la armoniosa unidad de este conjunto universal que se despliega eternamente en la naturaleza y en el mundo moral o del espíritu. (p. 64) Es solamente así como la idea es verdad y totalmente verdad. Todo lo que existe no tiene, por tanto, verdad sino en cuanto es la idea en estado de existencia; pues la idea es la verdadera y absoluta realidad. Todo lo que aparece como real a los sentidos y a la conciencia no es verdadero porque sea real, sino porque corresponde a la idea, realiza la idea. De otro modo lo real es una pura apariencia. II. ahora, si decimos que la belleza es la idea, es que belleza y verdad, en cierto aspecto, son idénticas. Sin embargo hay una diferencia entre lo bello y lo verdadero. Lo verdadero es la idea considerada en sí misma, en su principio general… y pensada como tal… existe para la razón en su carácter general y universal. Cuando lo verdadero aparece inmediatamente al espíritu en la realidad exterior, y la idea queda confundida e identificada con su apariencia exterior, entonces la idea no es solamente verdadera, sino bella. Lo bello se define, pues: la manifestación sensible de la idea. III. El carácter infinito y libre se encuentra a la vez en el sujeto y en el objeto, y esto bajo el doble punto de vista teórico y práctico. 1. º El objeto, bajo el aspecto teórico (especulativo), es libre, puesto que no está considerado, como una simple existencia particular e individual que, como tal, tiene su idea subjetiva (su esencia intima y su razón de ser) fuera de sí misma, se desenvuelve sin regla y sin ley, se dispersa y se pierde en la multiplicidad de relaciones exteriores. Pero el objeto bello deja de ver su propia idea realizada en su propia existencia y en la unidad interior que constituye su vida. Por ella, el 18
  • objeto ha vuelto a traer sobre sí mismo su dirección al exterior; se ha libertado de toda dependencia de lo que no sea el mismo. Ha perdido su carácter finito y limitado para transformarse en infinito y libre. CAPITULO II 8. DE LO BELLO EN LA NATURALEZA I. DE LO BELLO DE LA NATURALEZA EN GENERAL 1. º La idea como constituyente de lo bello en la naturaleza – 2. º La vida en la naturaleza, como bella. – 3. º Diversas maneras de considerarla. Aunque la ciencia no puede detenerse a describir las bellezas de la naturaleza, debe, por lo menos, estudiar de manera general los caracteres de lo bello tal como se nos aparece en el mundo físico y en los seres que este encierra. 1. º Lo bello en la naturaleza es la primera manifestación de la idea. Los grados sucesivos de la belleza responden al desenvolvimiento de la vida y de la organización de los seres. La unidad es en ella el carácter esencial. Así: 1. º, en el mineral, la belleza consiste en el orden de sus partes. 2. º, el sistema astronómico nos ofrece una más perfecta unidad y una belleza superior. La belleza de este orden se admira por la regularidad de movimientos de los cuerpos celestes. 3. º, una unidad más real y más verdadera es la manifestación en los seres orgánicos y vivientes. La unidad cosiste en una relación de reciprocidad y encadenamiento mutuo entre los órgano […] 2. º La vida es bella en la naturaleza, pues es la esencia, la idea realizada bajo su primera forma. Sin embargo, la belleza en la naturaleza aún es completamente exterior y no tiene conciencia de sí misma; sólo es bella para una inteligencia que la ve y la contempla […] El punto de vista de lo bello es, pues, el de la pura contemplación, no el de la razón abstracta o de la reflexión, la cual concibe, analiza, compara, aprehende la relación de las partes y su destino […] Está unidad interior y visible, este acuerdo y armonía, no es diferente de la materia, sino que es su forma misma. Es éste un principio que sirve para determinar la belleza en las regiones inferiores. Pareja actividad se desarrolla de modo más perfecto en el organismo viviente: en sus contornos, en la disposición de sus miembros, en los movimientos y en la expresión de la sensibilidad. 19
  • 3. º Tal es la belleza en los seres individuales. Sucede de otro modo consideramos la naturaleza en su conjunto. Ya no se trata entonces de una disposición orgánica de las partes y de la vida que anima a éstas, sino que se nos presenta a la vista una rica multiplicidad de objetos formando un conjunto […] … La naturaleza, en general, en cuanto representación sensible de la idea, debe ser llamada bella, porque en la consideración de los seres individuales que ella encierra se subraya esta correspondencia íntima entre la idea y la forma exterior sobre aquella modelada, y que, en este espectáculo ofrecido a los sentidos, muestra el acuerdo necesario de las diferentes partes de la organización. 9. DE LA BELLEZA EXTERIOR DE LA FORMA ABSTRACTA Y DE LA BELLEZA COMO UNIDAD ABSTRACTA. DE LA MATERIA SENSIBLE 9.1 De la belleza exterior de la forma abstracta La belleza de la forma en la naturaleza se presenta sucesivamente: 1. º, como regularidad; 2. º, como simetría; y conformidad a la ley (Gesetzmässigkeit); 3. º, como armonía. 1. ° La regularidad consiste, ene general, en la igualdad; o más bien, en la repetición de una forma única y siempre la misma. La belleza de esta forma pertenece a la razón abstracta o lógica. 2. ° La conformidad a la ley señala un grado más elevado y sirve a la libertad de ser vivo. Aún no es la unidad subjetiva y la libertad misma. Sin embargo, en el conjunto de los elementos distintos que la constituyen, no aparecen solamente diferencias y oposiciones, sino un acuerdo más real y profundo. 3. ° En un grado más alto tenemos la armonía. La armonía es un relación entre elementos diversos formando una totalidad, y cuyas diferencias, que son de cualidad, tienen su principio en la esencia de la cosa misma. Entre los sonidos, la tónica, la mediante y la dominante constituyen las diferencias que se reúnen en acorde. El mismo principio se aplica a la armonía de las formas, a los movimientos, etc. 20
  • 9.2 De la belleza como unidad abstracta de la materia. La belleza de la materia, considerada en sí misma, abstracción hecha de la materia, consiste en su unidad e identidad consigo misma como excluyendo toda diferencia, lo cual constituye la pureza. 10. IMPERFECCIÓN DE LO BELLO EN LA NATURALEZA El objeto de la ciencia que tratamos es lo bello en el arte. Lo bello en la naturaleza sólo ocupa un lugar en cuanto forma primera de lo bello. Pues para comprender la necesidad y la esencia del ideal, es preciso examinar por qué la naturaleza es necesariamente imperfecta y cuales son las causas de esa imperfección. El punto más elevado al que hemos llegado es el de la vida animal. Partiendo de ese punto se pueden señalar los caracteres y causas de esa imperfección en los seres de la naturaleza. 1. ° El animal debe su individualidad al movimiento incesante por el cual examina la materia y convierte así lo exterior en interior… el centro particular de las operaciones de la vida orgánica nos queda oculto. Sólo vemos los contornos de la forma exterior y aún está recubierta de escamas. Lo que nos es visible en el organismo de estos, no es el alma, la vida interior y su manifestación interna, sino las formaciones de su reino interior. Todas estas imperfecciones se resumen en una palabra: limitado. La vida animal y la vida humana no pueden realizar la idea en su forma perfecta, en aquella que es igual a la idea misma. Tal es el principio por el cual, no pudiendo encontrar en la esfera de la realidad el espectáculo inmediato y el goce de su libertad, el espíritu está forzado ha satisfacerse en una región más elevada. Esta región es la del arte; su realidad el ideal. (85) CAPÍTULO III 11. DE LO BELLO EN EL ARTE, O DEL IDEAL Lo más general que se puede decir sobre el ideal en el arte, apoyándose en las consideraciones precedentes es que lo verdadero no tiene existencia no verdad sino en tanto se desarrolla en la realidad exterior. Pero le es dado imprimir a su propia manifestación una unidad tal que cada una de las partes componentes deje traslucir en sí misma el alma que penetra y anima del todo. 21
  • Pero, ¿Qué es esta alma que debe irradiar por todas partes y a través de la forma donde aparece? No es lo que se puede llamar alma en la naturaleza inorgánica, ni en las de los seres animados y vivientes. Aquí todo es finito, limitado, desprovisto de conciencia de sí mismo y de la libertad. Es en el desenvolvimiento y en la vida del espíritu solitario donde es preciso buscar la infinitud libre. … La verdad en el arte no es la simple felicidad, a la cual se limita lo que se llama imitación de la naturaleza. Lo exterior debe concordar con un fondo en armonía consigo mismo, el cual puede manifestarse por ello en lo exterior como siendo realmente él mismo. Lo esencial en esta oposición del ideal en el arte y de la naturaleza, puede reducirse a lo siguiente: Las formas bajo las cuales aparece el espíritu en el mundo real debe ser consideradas como símbolos. *** SECCIÓN TERCERA 12. DEL ARTISTA Siendo una creación del espíritu, la obra del arte necesita un sujeto que le infunda vida y destine este producto, de sí mismo emanado, a otra persona, a un público que lo contemple y sienta. Esta actividad personal, que da a luz la obra de arte, es la imaginación del artista. Para contemplar lo que llevamos dicho sobre la obra de arte, debemos hablar sobre este tercer aspecto del ideal. Pero el tema solo suministra materia para un pequeño número de observaciones y reglas generales. Los análisis, las reglas referentes a los detalles, las rectas, etc., no pertenecen a la filosofía. 13. IMAGINACIÓN, GENIO, INSPIRACIÓN El problema del genio debe ser tratado aquí de manera especial; pues el término genio es una expresión general, que no se emplea solamente para designar ala artista, sino a los grandes capitanes, príncipes o héroes de la ciencia. Podemos distinguir aquí el genio artístico bajo tres aspectos principales. 1. ° De la imaginación 22
  • No debe confundirse la imaginación (Phantasie) con la capacidad puramente pasiva de percibir y recordar imágenes (Einbildungskraft). La imaginación creadora. A) este poder creador supone, en principio, un don natural, un sentido particular para aprehender la realidad y sus diversas formas, una atención continuamente vigilante que grave en su espíritu las imágenes variadas de las cosas, una memoria que conserve todo este mundo de representaciones. El artista debe buscar la materia de sus creaciones en los inagotables tesoros de la naturaleza viviente. El arte no es filosofía; no es el pensamiento puro, sino la forma exterior de lo real. Todo lo que interesa al hombre queda grabado en el alma del poeta. Un espíritu profundo extiende sus curiosidades en un número infinito de objetos. B) Pero la imaginación no se limita a recoger las imágenes de la naturaleza física y del mundo interior de la conciencia; para que una obra de arte sea verdaderamente ideal, no basta que el espíritu, tal como lo aprehendemos inmediatamente, se revele en una realidad visible, lo que debe aparecer en la representación es la verdad absoluta, el principio racional de las cosas. … La función imaginativa se limita a revelar en nuestro espíritu la razón y la esencia de las cosas, no en principio o en concepción general, sino en forma concreta y como realidad individual. Este trabajo intelectual, consiste en manejara y fundir conjuntamente el elemento racional y la forma sensible, el artista debe pedir ayuda a la razón activa plenamente vigilante y a una sensibilidad viva y profunda… Sin la reflexión que sabe distinguir, escoger, el artista es incapaz de dominara el tema que quiere realizar, y es ridículo imaginar que el verdadero artista no sabe lo que hace. Además, sus sentimientos deben sufrir fuerte concentración. SECCIÒN TERCERA 14. DE LA FORMA ROMANTICA DEL ARTE De lo romántico en general 23
  • El carácter romántico del arte debe de ser determinado por la idea, que constituye el fondo, y está llamado a representar. En los orígenes del arte la imaginación consistía en el esfuerzo para elevarse por encima de la naturaleza y así alcanzar la espiritualidad, pero la imaginación no podía dar, o alcanzar a dar esa iluminación verdadera. Esta iluminación, la del arte, sólo será alcanzada cuando haya un acuerdo entre la forma y la idea, “cuando el espíritu idealiza la naturaleza y hace de ella una imagen fiel de s mismo”. Y esta idea, del desarrollo del espíritu elevado sobre si mismo, hasta el grado de encontrar en si lo que antes no encontraba fuera (mundo sensible), constituye el principio fundamental del arte romántico. Debe, por tanto, desprenderse de toda realización material y así alcanzar su propia realización; pero en sí mismo. Toda la belleza natural material será desvirtuada, dándole paso a la belleza espiritual “que reside n el fondo del alma en las profundidades de su naturaleza infinita”, pero para lograrlo debe abandonar toda subjetividad y elevarse a lo absoluto. Y esta conciencia que el espíritu tiene de su naturaleza infinita y absoluta, y a la vez de su independencia y libertad, va constituir el fondo verdadero del pensamiento romántico. Ahora bien: el problema será como el espíritu se representara, a si mismo cómo lo más bello. La respuesta es que “la mas alta expresión reside en el hombre”, nada de la naturaleza: el sol, las estrella, el mar, las montañas, los volcanes, nada de esto pueden suministrar el fondo del arte. Sin embargo el hombre como individuo en su vida interior, conserva un valor infinito. Es decir que la expresión más fuerte del arte romántico es el individuo. Contrario al mundo antiguo que para ellos las mayores representaciones artísticas estaban es sus grandes esculturas (de los dioses). El dios del arte romántico es un dios que ve, que se sabe, que se aprende en su realidad in terror y se abre a las profundidades de su naturaleza. Por otra parte el arte romántico ofrece en su desarrollo tres elementos importantes: 1. El elemento religioso, la vida de Cristo, su muerte y resurrección forman su centro. 2. El mundo profano de la actividad humana, juega un papel importante la individualidad del individuo. 3. Independencia formal o exterior de los caracteres y de las particularidades individuales. 24
  • DE LA FORMA ROMANTICA DEL ARTE 15. De lo romántico en general El carácter romántico del arte debe de ser determinado por la idea, que constituye el fondo, y está llamado a representar. En los orígenes del arte la imaginación consistía en el esfuerzo para elevarse por encima de la naturaleza y así alcanzar la espiritualidad, pero la imaginación no podía dar, o alcanzar a dar esa iluminación verdadera. Esta iluminación, la del arte, sólo será alcanzada cuando haya un acuerdo entre la forma y la idea, “cuando el espíritu idealiza la naturaleza y hace de ella una imagen fiel de s mismo”. Y esta idea, del desarrollo del espíritu elevado sobre si mismo, hasta el grado de encontrar en si lo que antes no encontraba fuera (mundo sensible), constituye el principio fundamental del arte romántico. Debe, por tanto, desprenderse de toda realización material y así alcanzar su propia realización; pero en sí mismo. Toda la belleza natural material será desvirtuada, dándole paso a la belleza espiritual “que reside n el fondo del alma en las profundidades de su naturaleza infinita”, pero para lograrlo debe abandonar toda subjetividad y elevarse a lo absoluto. Y esta conciencia que el espíritu tiene de su naturaleza infinita y absoluta, y a la vez de su independencia y libertad, va constituir el fondo verdadero del pensamiento romántico. Ahora bien: el problema será como el espíritu se representara, a si mismo cómo lo más bello. La respuesta es que “la mas alta expresión reside en el hombre”, nada de la naturaleza: el sol, las estrella, el mar, las montañas, los volcanes, nada de esto pueden suministrar el fondo del arte. Sin embargo el hombre como individuo en su vida interior, conserva un valor infinito. Es decir que la expresión más fuerte del arte romántico es el individuo. Contrario al mundo antiguo que para ellos las mayores representaciones artísticas estaban es sus grandes esculturas (de los dioses). El dios del arte romántico es un dios que ve, que se sabe, que se aprende en su realidad in terror y se abre a las profundidades de su naturaleza. Por otra parte el arte romántico ofrece en su desarrollo tres elementos importantes: 25
  • 1. el elemento religioso, la vida de Cristo, su muerte y resurrección forman su centro. 2. el mundo profano de la actividad humana, juega un papel importante la individualidad del individuo. 3. independencia formal o exterior de los caracteres y de las particularidades individuales. 16. Carácter del Arte Egipcio La idea principal es la muerte, y la visión que se tiene de ella no es negativa, por el contrario, se le ve como parte o un momento de la vida del espíritu. “lo indecible conserva su existencia y personalidad; conserva incluso su forma física”. Aparecerá e entre los egipcios la distinción entre el alma y el cuerpo, y el dogma de la inmortalidad. Aunque la idea que se tiene no esté aun terminada. Esta concepción es transmitida bajo una gran cantidad de formas símbolos, y es aquí donde se debe buscar el sentido a las obras egipcias- de manera especial su arquitectura-. Para quienes hay dos mundos: el de los vivos y el de los muertos; asimismo hay dos tipos de construcción: las que estarán sobre el suelo y las subterráneas. Toda esta idea la podremos identificar en los laberintos, las tumbas, y mayormente en las Pirámides. Las pirámides que son como un paquete que ocultan un objeto misterioso. La escritura jeroglífica, es otra forma de mayor importancia en el arte egipcio: esta, da a conocer las ideas que son tomadas de la naturaleza. Sin embargo hay un defecto en la representación humana. Lo importante encantado en el arte egipcio es la revelación moral y espiritual que hace denotar. La forma humana no es una simple personificación abstracta, tanto la religión y el arte hacen un gran esfuerzo por espiritualizarse, y aunque no alcancen el fin a él aspiran. 16.1 La metáfora, de la imagen y la comparación La metáfora: expresará una idea por medio de un objeto semejante. La metáfora solamente presenta a la imagen; y conservan gran dependencia: no se les puede separar. La metáfora no debe pretender el valor de una interpretación independiente, sino solamente accesoria; es decir sol puede aparecer como ornamento en la obra de arte. Y que solamente encontrará su aplicación en el 26
  • lenguaje hablado. Se supone que el fin de la metáfora es dar vivacidad al estilo poético. Podemos distinguir varios tipos en la metáfora: • La presentación de un ser inanimado bajo la forma de un ser viviente ya es ennoblecer la experiencia-“el reino orgánico es mas elevado que el inorgánico”. • Cuando el objeto este representado bajo la forma de algo espiritual: la metáfora pasara a un grado superior. • Los objetos de orden espiritual pueden ser expresados mediante imágenes tumbas de la naturaleza. Ahora bien el verdadero significa de la actividad metafórica es debe ser buscado en la necesidad que tiene la imaginación y la sensibilidad: una en desplegar su potencia, la otra en revelar su intensidad, por ello no se interesa por las expresiones simples, vulgar o común. La expresión metafórica puede venir también del simple placer que la imaginación siente en no representar la idea en su forma propia, en su simplicidad, sino por medio de objetos similares. La metáfora es siempre una interrupción de la marcha regular del pensamiento, lo divide y dispersa, porque evoca y acerca imágenes que no son esenciales al objeto, encadenando el espirito en equivalencias e ideas extrañas. La imagen: está entre la metáfora y la comparación, y es solamente una metáfora desarrollada. La imagen puede representar toda una serie de estados, acciones, modos de existencia. La comparación: lo que la imagen representa como forma figurada, la comparación lo presenta como pensamiento abstracto. Tanto idea como la imagen marchan paralelamente. Aquí es necesario hacer una diferenciación entre la poesía oriental y la poesía occidental En oriente, por ejemplo, el hombre esta absorto en la naturaleza exterior, sueña poco en si mismo y no conoce el decaimiento de la melancolía. Mira en torno suyo con corazón libre, buscando en lo que le rodea, en los que conoce y ama, una imagen de aquello que cautiva sus sentidos y llena su espíritu. 27
  • En occidente, pasa lo contrario, el hombre esta más ocupado de si mismo, más dispuesto a derramarse en lágrimas, en lamentaciones sobre sus propios sufrimientos, dejándose llevar por la languidez y los vagos deseos. Bibliografía El resumen en su totalidad es elaborado de: Georg Wilhelm Friedrich, Hegel (1958), De lo bello y sus formas (Estética), tercera edición , Ed. Espasa Calpe. S.A, Trad. Manuel granell, Madrid. 28