Ciudadanía participativa y democracia protagónica
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Ciudadanía participativa y democracia protagónica

on

  • 64,221 views

La participación ciudadana y la democracia protagónica son los elementos que responden a la construcción de la nueva ciudadanía de cara al Socialismo bolivariano del siglo XXI

La participación ciudadana y la democracia protagónica son los elementos que responden a la construcción de la nueva ciudadanía de cara al Socialismo bolivariano del siglo XXI

Statistics

Views

Total Views
64,221
Views on SlideShare
64,214
Embed Views
7

Actions

Likes
4
Downloads
311
Comments
3

3 Embeds 7

http://dalequenovienencarros.blogspot.com 5
http://www.dalequenovienencarros.blogspot.com 1
http://wildfire.gigya.com 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel

13 of 3 Post a comment

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
  • deseo el documento de Construcción participación democratica de Carolina prado
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
  • “Los Consejos Comunales son el corazón de la Revolución, porque ahora sí el poder popular está prendiendo, echando raíces, y esta es la garantía más grande de su éxito en el futuro.”
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
  • “Sigan organizando los Consejos Comunales en cada barrio, para hacer un diagnóstico de los problemas e ir buscando las soluciones; ¡el compromiso social es de todos!”
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Ciudadanía participativa y democracia protagónica Ciudadanía participativa y democracia protagónica Document Transcript

    •                               CONSTRUCCIÓN DE LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA EN LA DEMOCRACIA PROTAGÓNICA EN VENEZUELA: UN ENFOQUE AMPLIADO    Papel de Trabajo del Programa de Estudios Avanzados en Estudios Estratégicos para el Desarrollo de la  Universidad Bolivariana de Venezuela       Carolina Prado  Juan Carlos Cáceres  Anette Cassiani  Mónica Fuenmayor  Aleisses Rodríguez                                  Maracaibo, Julio, 2010
    • INTRODUCCIÓN   Vivir la ciudadanía es sentirla y para ello es necesario comprenderla   En Hispanoamérica se viene hablando de participación ciudadana desde ya hace más  de  una  década.  Son  varias  las  referencias  encontradas  sobre  este  tema  en  Ecuador,  Paraguay,  México,  Colombia,  entre  otros.  Así  mismo  la  Organización  para  la  Cooperación  y  el  Desarrollo  Económicos  (OCDE)  se  propone  entre  sus  objetivos  fomentar la participación ciudadana en diferentes países del mundo.  El  Estado  venezolano  está  a  travesando  por  una  serie  de  transformaciones  paradigmáticas que no solo abarcan lo político, sino lo ideológico, económico y social.  Podría considerarse que este cambio de orden global en el ser, hacer y quehacer de la  Nación,  ha  promovido  así  mismo  una  serie  de  mecanismos  de  índole  estructural  y  normativo  que  convergen  en  la  creación  de  un  modelo  democrático  protagónico  revolucionario, que se caracteriza por entregar al sujeto la posibilidad de participar y  llegar  a  un  nivel  de  autonomía  del  Estado,  que  pueda  contribuir  a  la  construcción  histórica de un modo de convivialidad que potencie sus capacidades.  La  discusión  de  la  participación  ciudadana  hoy  en  día  toma  fuerza  en  la  sociedad  venezolana,  dado  el  carácter  protagónico  que  le  imprime  la  constitución  a  todos  los  sujetos de derecho en la República Bolivariana de Venezuela.  En  tal  sentido,  es  importante  considerar  para  su  definición,  aquellos  factores  que  intervienen  en  su  construcción. De allí que las dimensiones que abarca, los sujetos de participación y la  construcción de un mundo de vida son necesarios para conocer todos los aspectos que  esta aborda.  Así  mismo,  no  son  menos  exhaustivas  las  consultas  que  se  realizan  en  los  diferentes  documentos normativos que coligen de la CRBV (1999) en la cual es amplia y extensiva  la  mención  “participación”  en  todo  el  cuerpo  normativo;  así  como  el  meritorio  Plan  Nacional  Simón  Bolívar,  instrumento  especialísimo  de  la  futura  gran  constituyente 
    • socialista, pliego consulto y definitorio que debe guiar al  país  en  la consolidación del  nuevo modelo humanista y socialista en las próximas décadas.  Este  intento,  que  es  un  ensayo  empírico  de  democracia,  busca  restaurar  el  compromiso  de  los  ciudadanos  con  la  Nación,  así  como  refundar  la  República  amparado  en  principios  y  valores  que  se  consideran  fundamentales  y  que  la  globalización ha robado, entendiendo que se requiere un cambio, pues el marco y las  identidades de participación evidentemente han cambiado.  No  se habla pues de una  ciudadanía  confinada  al  marco  de  la  participación  en  el  Estado‐Nación,  sino  que  se  trata de encontrar una reidentificación de las conexiones perdidas con la vida misma,  especialmente en lo atinente al colectivo.        Sin embargo, tal como lo ha hecho en múltiples oportunidades,  el Presidente Chávez  invita    a  no  quedarse  en  meras  palabras  y  discursos.  Construir  bajo  la  premisa  de  “inventamos  o  erramos”  del  preclaro  maestro  Simón  Rodríguez,  es  el  principio.  Se  requiere de seguido la acción a fin de que sea el pueblo, quien a través de sus propias  vivencias,  necesidades  e  intereses  consolide  el  proyecto  bolivariano  democrático  y  protagónico  que  represente  el  sentir  y  el  vivir  de  los  habitantes  de  la  Nación  venezolana.  En  tal  sentido,  a  través  del  presente  papel  de  trabajo,  el  equipo  colaborativo  busca  reflexionar  sobre  el  modelo  participativo  y  cómo  los  ciudadanos  han  asumido  este  reto, el cual por primera vez les conmina a tomar el control social, haciéndolos dueños  de  su  propio  destino,  con  lo  que  podrían  desarrollar  la  capacidad  de  cubrir  sus  necesidades  perentorias  a  través  de  modos  de  producción  endógenos,  tomar  decisiones y avanzar hacia el bien de la ciudad.         
    • Contenido  1.‐PARTICIPACIÓN CIUDADANA  2.‐CAMBIOS PARADIGMÁTICOS DEL ESTADO  3.‐  PRINCIPIOS  DE  LA  CIUDADANÍA  Y  LA  CORRESPONSABILIDAD  EN  LA  DEMOCRACIA  PARTICIPATIVA Y PROTAGÓNICA  4.‐PODER POPULAR EN EL ACELERAMIENTO DE LA TRANSICIÓN HACIA EL SOCIALISMO  DEL SIGLO XXI                         
    • 1.‐PARTICIPACIÓN CIUDADANA  Algunas consideraciones conceptuales y legales  Hablar  de  participación  significa  en  lo  más  simple  la  posibilidad  de  intervenir,  colaborar,  cooperar,  aportar.  Sin  embargo,  participación  ciudadana  implica  algunos  otros elementos que en este breve informe se tratarán de aclarar.  Algunos autores como Cunill Grau (1991) mencionado en Núñez (2007) consideran que  es  una  institución  de  carácter  multidimensional  que  implica  la  intervención  de  las  personas en actividades públicas que reflejan y dan respuesta a los intereses sociales.  Por su parte Estrada Saavedra (1995, p. 102) dice, que es un medio para socializar las  decisiones  y  acciones  colectivas  a  través  de  la  intervención  de  los  ciudadanos  en  los  diferentes  espacios  de  dominio  público,  generando  en  tal  sentido  mecanismos  de  distribución, administración y control de los recursos sociales. Tal y como lo menciona  el  autor,  son  espacios  de  interacción  social  en  los  que  cada  integrantes  de  la  comunidad debe entender a sus  “alter ego”, como seres con los que se establece no  solo  la  simple  actitud  dialógica‐pragmática,  sino  la  co‐rrespondencia  y  el  reconocimiento del otro como parte de un mismo órgano social.  También Pasquino (1988) mencionado en Núñez (2007) expresa que es un conjunto de  actos y actitudes mediante las cuales hay pretensión de influir de forma “mas o menos  directa y más o menos legal” sobre las decisiones de aquellos que detentan el poder  con  el  objetivo  de  “conservar  o  modificar  las  estructura  del  sistema  de  intereses  dominantes.   Mayor (1999) mencionado en Núñez (2007) en tanto tiene una posición más radical al  respecto,  estableciendo  una  similitud  con  la  frase  más  célebre  de  Descartes  cuando  expresa “participo, luego existo”, como fórmula de la democracia‐poder. Sin embargo,  se  reconoce  que  la  dependencia  estructural  y  sistemática  con  los  mecanismos  y  condiciones  para  la  participación,  lo  cual  de  ninguna  manera  niega  la  naturaleza  ciudadana por la precariedad de éstos. 
    • Sin  ambiciones  de  determinar  el  alcance  de  los  vocablos  participación  política  y  ciudadana, se considera que, ésta última se  refiere a una actividad  mediante la cual,  los ciudadanos tienen la oportunidad de expresar sus ideas, opiniones o alternativas,  así  como  de  gestionar  o  ejecutar  acciones  relacionadas  o  concernientes  a  la  comunidad, a la sociedad, a las regiones y al país.    De allí que la participación ciudadana encuentra en el Proyecto Nacional Simón Bolívar  su  carta  de  presentación  específicamente  en  la  directriz  Democracia  participativa  y  protagónica, en la cual consideran la capacidad de los individuos de organizarse para  transformar su realidad, su debilidad individual en fuerza colectiva, teniendo en cuenta  el  establecimiento  de  mecanismos  de  participación  que  permitan  construir    una  comunidad y no individuo aislados y egoístas. E tal sentido, se busca  consolidar  la  organización  social  y  transformar  la  realidad,  en  el  sentido,    de  fortalecer  la  independencia,  la  libertad  y  el  poder  originario  del  individuo,  fundamentado  en  los  principios Bolivarianos.    Dimensiones de la participación ciudadana  La  participación  ciudadana  es  multidimensional  pues  abarca  aspectos  tales  como:  lo  ideológico,  político,  jurídico,  económico  y  social:  En  cuanto  al  aspecto  ideológico,  se  puede distinguir una concepción individualista y otra colectivista: La primera considera  a  los  votantes  como  clientes,  a  los  partidos  políticos  como  oferentes  de  las  políticas  públicas  y  la  democracia  como  el  mercado  donde  se  ejecutan  esas  políticas.  La  colectivista por su parte, considera al colectivo como eje de los procesos en la toma de  decisiones.  En  relación  a  lo  político  algunas  corrientes  lo  asumen  desde  la  perspectiva  crítica  o  positivista. La crítica parte de de la posición interventora de los individuos en busca de  sus  autodeterminación;  mientras  que  la  positivista  solo  considera  la  participación  política como un procedimiento para la toma de decisiones. Con el Proyecto Nacional  Simón  Bolívar,  se  establece  un  compromiso  entre  el  Estado  y    la  Sociedad  para  el  desarrollo  y  ejercicio  co‐responsable  de  la  participación  ciudadana  en  la  gestión 
    • pública,  con  ello  legitimar  las  políticas  adoptadas,  posibilitando  una  gestión  más  ajustada a las demandas sociales, favoreciendo la solidaridad, la confianza y el civismo,  para  incrementar  de  esta  manera  la  gobernabilidad.    Con  ello  se  procura  un  marco  institucional para la participación ciudadana.  Desde la dimensión jurídica, conforma los diferentes mecanismos legales que permiten  y fortalecen la participación ciudadana, entre las cuales se encuentra en primer lugar la  Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1999), el Plan Nacional Simón  Bolívar, la Ley de Consejos Comunales, entre otros.   En cuanto a lo económico, se preconfigura el derecho de los trabajadores para regular  las relaciones mercado‐Estado‐comunidad. En tal sentido se prevé, que la ciudadanía  asuma  el  control  de  las  diferentes  operaciones  de  organización  y  distribución  de  los  diferentes recursos o bienes de subsistencia.   La dimensión social va a permitir equidad y justicia de todos los ciudadanos dentro de  la sociedad. Al respecto, el Plan Nacional Simón Bolívar se presenta como una vía de  oferta  estatal  participativa,  con  propuestas  para  la  participación  y  la  organización  popular,  constituyéndose  en  una  práctica  cada  vez  más  extendida,    en  diferentes  ámbitos  de  la  sociedad  (salud,  educación,  economía,  política,  cultura,  deporte,  entre  otras), en la que la población puede participar activamente en la planificación y gestión  de programas sociales.  De esta manera, se contribuye con el rescate de la organización popular efectiva, como  un asunto público, lo cual permite la apertura de nuevos espacios para la participación,  siendo  los  Consejos  Comunales  una  de  las  principales  instancias.  Además  están  los  Comités de Tierras, de Salud, Mesas Técnicas, Comité de Hábitat y Vivienda, Misiones,  entre  otras,  a  través  de  las  cuales,  se  facilita  la  difusión  para  la  elaboración  de  los  diferentes  proyectos  dirigidos  a  atender  las  necesidades  prioritarias  de  las  comunidades, impulsando así  un nuevo liderazgo a nivel comunitario y social.   
    • Construcción del mundo de vida  Para  Núñez  (2007)  la  participación  ciudadana  involucra  el  hecho  de  participar  como  medio para la construcción del protagonismo como valor de la garantía del desarrollo,  como  deber  del  Estado  y  la  sociedad,  quienes  deberán  generar  condiciones  para  su  práctica y en consecuencia forma parte de los fines del Estado.  De allí que de acuerdo a Habermas (1998) mencionado en Núñez (2007), el mundo de  vida  se  sustenta  en  pretensiones  de  validez  que  constituyen  conjuntamente  con  la  intersubjetividad  una  experiencia  colectiva  al  igual  que  el  lenguaje,  las  prácticas  sociales  y  recuerdos  comunes  (cultura)  consigue  su  forma  de  objetivizarse.  Además  para  establecer  el  contacto  con  la  esfera  pública,  requiere  de  la  organización  de  la  comunidad en el mundo de vida, que se orienta principalmente a la “coordinación de  acciones  colectivas  para  producción,  obtención  y  distribución  de  bienes  colectivos”  (Estrada, 1995, p. 129).  De acuerdo a lo antes dicho, la participación ciudadana se convierte en una instancia  de vida y el sistema político se ve influenciado por la decisión  colectiva de participar  generando nuevas posibilidades de acción y actuación.  Sujetos de participación     El  Artículo  4°  de  la  Constitución  de  la  República  Bolivariana  de  Venezuela  (CRBV)  expresa: que son sujetos de participación, todos los ciudadanos y ciudadanas de forma  directa o a través de sus representantes elegidos o elegidas.  Al  respecto,  el  Pan  Nacional  Simón  Bolívar  surge  como  papel  de  trabajo  preconstituyente,  en  el  que  se  plantea  que  los  ciudadanos  deben  involucrase  directamente en y para la gestión de su propio porvenir, su estado de bienestar social  y  en  su  relación  con  el  aparato  estatal,    personificando  y  ejerciendo  mecanismos  de  poder político y  proponiendo alternativas determinantes que garanticen el bienestar  colectivo.    
    • En  este  sentido,  se  pueden  mencionar  los  Consejos  comunales  como  instancias  de  participación,  que  le  permiten  a  los  individuos  organizarse  para  atender  la  problemática  que  enfrenta  cada  comunidad,  convirtiéndose  en  los  protagonistas  y  a  través de las asambleas de ciudadanos y ciudadanas tomar decisiones para actuar en  pro del bienestar colectivo.  Y  es  que  tal  y  como  lo  establece  el  Plan  Nacional  Simón  Bolívar,  en  la  verdadera  democracia protagónica revolucionaria, baluarte de dicha participación, el Estado debe  propender a garantizar a todos los ciudadanos   los  contenidos  materiales  que  exige  la  realización  del  bien  común,  la  justicia  está  por  encima  del  derecho;  y  las  condiciones  materiales  para  garantizar el bien  de  todos,  tales como educación, salud y  trabajo están  por  encima  de  la  simple  formalidad  de  la  igualdad  ante  la  Ley  y  el  despotismo mercantil.Esto indica, que el ciudadano por primera vez como  protagonista  y  verdadero  sujeto  de  derecho  tiene  la  capacidad  de  construir sus propias leyes en los que el derecho a la vida y la solidaridad  en  comunidad  le  devuelven  el  sentido  ético  a  las  leyes  y  al  Estado  que  garantiza su promoción y cumplimiento.  2.‐CAMBIOS PARADIGMÁTICOS DEL ESTADO  La nueva participación ciudadana en el cambio paradigmático del Estado  En  Venezuela  la  participación  ciudadana  ha  sido  expresada  ampliamente  en  la  Constitución  de  la  República  Bolivariana  de  Venezuela.  La  madurez  de  las  ideas  y  las  condiciones que se  ha generado en el pueblo,  ha contribuido a  la formulación de un  cuerpo  normativo  de  una  gran  riqueza  epistémica,  como    fundamento  para  el  fortalecimiento del modelo de democracia protagónica y revolucionaria.  Indudablemente  se  han  experimentado  diversos  avances  significativos,  desde  una  concepción mínima de democracia donde se limitaba el poder al ejercicio del derecho  al sufragio –a manera de democracia procedimental y positivista‐, a una concepción de  democracia ampliada y de sentido crítico, que traspasa la mera acción de la escogencia  de  sus  representantes,  hacia  el  involucramiento  activo  de  la  población  en  nuevos  escenarios  de  participación  tales  como  los  Consejos  Comunales  y  las  Asambleas  de 
    • Ciudadanos  y  Ciudadanas,  lo  cual  amerita  un  proceso  de  aprendizaje,  integración  y  cooperación; y cuyo fin último es la autodeterminación.     Sin embargo, la praxis ha demostrado en las diversas experiencias políticas, sociales y  económicas  promovidas  por  este  gobierno,  que  aún  la  democracia  participativa  y  protagónica  como  eje  del  Socialismo  Bolivariano  del  Siglo  XXI  está  en  proceso  de  maduración y consolidación. La promoción de las participación política en Venezuela a  través de los diferentes mecanismos creados para tal fin, ha reproducido hasta ahora,  las mismas prácticas capitalistas, sirviendo en la mayoría de los casos como alimento  del metabolismo de este.  Básicamente  como  estructura,  el  Socialismo  Bolivariano  del  Siglo  XXI  tiene  su  fundamento,  tal  y  como  lo  diría  Hugo  Chávez,  quien  ha  sido  su  mentor  en:  la  solidaridad,  en  la  fraternidad,  en  el  amor,  en  la  libertad  y  en  la  igualdad.  Esto  que  algunos autores como Moulian (2001) han llamado la Quinta vía y que presenta a los  sujetos  como  capaces  de  producir  su  propia  historia  a  través  de  la  acción  política  revolucionaria,  que  es  “determinada  en  su  movimiento  general  pero  indeterminada   en su movimiento particular”, pero que indudablemente está basada en el paradigma  de  la  democracia  participativa,  la  economía  de  necesidades  y  la  construcción  de  una  cultura comunitaria.    Otros autores como Azcargota (2007) crean controversia sobre el tema manifestando,  que  si  el  Socialismo  del  Siglo  XXI  pretende  convertirse  en  un  nuevo  paradigma  de  la  sociedad  debe  proveer  una  interpretación  actual  sobre  el  estado  de  la  economía  capitalista y a partir de allí proponer un nuevo modo  de  organización  social. Esto sin  duda  corresponde  a  visón  miope  sobre  el  actual  estado  de  las  cosas  en  el  mundo  y  como  el  capitalismo  y  la  globalización  unidos  amenazan  con  destruir  la  convivialidad  del planeta.  Pero  indudablemente,  el  socialismo  bolivariano  del  siglo  XXI,  no  es  una  pluma  en  el  aire  sujeta  al  vaivén  del  viento:  este  proyecto,  plasmado  en  el  Plan  Nacional  Simón  Bolívar  tiene su estructura ideológica, económica, social y política: Ideológicamente se 
    • fundamenta  en  el  humanismo  y  el  bolivarianismo;  la  economía  es  productiva  y  endógena;  en  lo  social  es  colectivista  y  en  lo  político  establece  su  base  en  la  democracia protagónica revolucionaria.   La  transición  hacia  la  real  participación  ciudadana  ha  estado  caracterizada  por  sus  muchos obstáculos, que se originan por una parte, por la falta de toma de conciencia  de  los  ciudadanos  acerca  de  la  noción  de  “ciudadanía”,  la  cual  debe  estar  imbricada  con  la  correspondiente  apropiación  de  la  corresponsabilidad,  en  la  cual  no  solo  se  deben adquirir los valores esenciales de compañerismo (com‐panis, compartir el pan)  sino de la concordia (com‐ cordis, compartir el corazón), lo cual implica la búsqueda del  interés común o como bien lo decía Juan Pablo II en el Concilio Vaticano II, aplicar el  principio de que ”la solidaridad es el bien común en acción”.      Es  por  ello, que  tal  y  como  lo  plantearon  Platón  en  La  República    y Aristóteles  en La  Política, se debe tender a la búsqueda del bien común, lo cual indica la trascendencia  de los bienes particulares y el propósito manifiesto de la concienciación de que el fin  de la ciudad es el vivir bien.   Tal planteamiento puede evidenciarse en el Plan Nacional Simón Bolívar (2007) el cual  expresa que:  En  la  democracia  participativa  revolucionaria,  el  Estado  garantiza  los  contenidos materiales que exige la realización del bien común; la justicia  está por encima del derecho y las condiciones materiales para garantizar  el bienestar de todos, tales como la educación, salud y trabajo están por  encima de la simple formalidad de la igualdad ante la ley y el despotismo  mercantil.  Finalmente, todo esto contribuye a la construcción del Socialismo Bolivariano del Siglo  XXI  a  través  de  la  reflexión  sistemática  de  los  errores  cometidos,  permitiendo  y  de  forma  obligante  realizar  la  respectiva  reflexión,  rectificación  y  reimpulso,  como  el  verdadero ejercicio de la participación ciudadana.   
    • 3.‐ PRINCIPIOS DE LA CIUDADANÍA Y LA CORRESPONSABILIDAD EN LA DEMOCRACIA  PARTICIPATIVA Y PROTAGÓNICA  Ciudadanía y democracia  Tanto  en  el  concepto  de  democracia  como  el  de  ciudadanía  han  evolucionado,  pero  particularmente  el  primero  de  ellos  no  tiene  carácter  unimodal,  por  ello  se  habla  de  democracia  participativa,  liberal,  representativa,  procedimental,  entre  otras,  algunas  de  ellas  con  características  excluyentes.  Esto  ha  sido  producto  de  la  incapacidad  humana de acceder a una racionalidad absoluta. La ciudadanía entonces, denota una  cualidad  para  ser  y  pertenecer  a  una  polis  o  ciudad  y  el  adjetivo  participativa  indica  que es “parte de”, en tal caso de la ciudad.  Pero  tal  y  como  lo  apuntan  Celis  y  Paz  (2001),  la  democracia  no  es  el  gobierno  de  masas en la calle. La verdadera democracia es el verdadero pueblo organizado y no el  pueblo  amorfo  y  que  se  operacionaliza  cuando  el  sistema  permite  una  amplia  participación y toma de decisiones de carácter consensual.   Partiendo  del  planteamiento  que  los  derechos  ciudadanos  son  formas  de  ejercer  el  poder y que se enmarcan en el contexto de la ciudadanía participativa, responde a los  cambios en los términos de evolución del concepto de democracia, como por ejemplo,  el caso venezolano que transita del sistema  democrático representativa y protagónico,  donde  los  ciudadanos  asumen  su  voz  fundamental  atendiendo  al  principio  de  corresponsabilidad.  Tal  y  como  lo  expresa  Núñez  (2007):  la  participación  ciudadana  posee un “valor de tal trascendencia que no se limita al ejercicio e intervención en las  funciones  públicas,  sino  que  comprende  la  participación  en  la  “formación  de  la  voluntad política” y en los asuntos sociales de interés colectivo”  ¿Qué se hace aquí y allá?  Siguiendo el mismos orden de idea, se tiene como ejemplo a Suiza, país en el cual se  privilegia la condición de ciudadana de la comuna, por sobre el cantón y estos sobre el  país,  es  decir  en  cada  caso  se  privilegia  la  vecindad  o  proximidad.  En  tal  sentido,  se 
    • debe  fortalecer  la  intimidad  en  las  relaciones  sociales,  partiendo  de  la  relación  del  sujeto con la familia, de esta con los vecinos y las instituciones que hacen vida en  el  ámbito  sectorial,  para  de  esta  forma  propenda  a  que  se  fortalezca  la  capacidad  de  participar  y  la  apropiación  de  los  espacios  en  todos  los  ordenes  (social,  políticos,  geográficos, económicos) como una manera de asumir la política como una forma de  organizar lo político y el poder.  En  Hispanoamérica  se  tienen  diversas  experiencias  dadas  a  través  de  Foros,  Comunicados, Talleres y Encuestas, en las cuales se conoce (¿sentido común?) que se  necesita  un  verdadero  “fortalecer”  de  la  participación  ciudadana,  en  la  que  la  corresponsabilidad  se  erige  como  elemento  integrante  e  indispensable.  Diversos  ámbitos  lo  recogen:  Contraloría  social,  policía,  elección  de  Alcaldes  y  Alcaldesas.  Sin  embargo,  el  concepto  de  riqueza‐pobreza  en  función  del  dinero  es  para  algunos  un  elemento prioritario, que incluso sobrepasa otros valores y objetivos que están ligados  a  la  participación,  tal  como  se  puede  observar  en  una  encuesta  realizada  en  México  por la Secretaría de Desarrollo Social (2004), en la cual los autores resaltan en un par  de  oportunidades  que  “es  peor  ser  pobre,  que  el  estar  expuesto  a  la  injusticia  y  al  abuso de autoridad”, privilegiando en todas las preguntas hechas a los encuestados la  participación como receptoría de beneficios erarios.      En Venezuela, la vía de la participación ciudadana ha tomado una vía  diferente, tal y  como se demuestra por la intensa formulación de la normativa jurídica que proyecta  extender el poder participar, no solo en el ámbito electoral, sino decisorio de muchas  de  las  actividades  que  se  realizan  en  el  Estado.  Así  lo  concluyen  Celis  y  Paz  (2001)  cuando exponen la importancia de las formas en que el ciudadano puede participar en  las diferentes acciones que involucra la gestión pública, resaltando expresamente que  “Ya  no  se  de  la  intermediación  de  los  partidos  políticos,  sin  que  pueda  hacerse  en  forma directa”.  En esas mismas conclusiones se lee textualmente:  Nuestro  sistema  permite  una  amplia  participación  reafirmante  de  una  verdadera sociedad democrática, participativa y protagónica, basada en 
    • el  principio  de  la  corresponsabilidad  entre  el  Estado  y  la  sociedad  civil  organizada,  que  genere  un  "compromiso  ético  consensual";  donde  ambos  tomen  las  decisiones  que  conduzcan  a  un  sentimiento  de  pertenencia  a  la  institución  democrática  con  el  fin  de  alcanzar  el  bien  común.   Con esto se indica, que la ciudadanía participativa, apunta a ir mas allá de generar un  cambio político, implica la voluntad de participar de forma protagónica y activa a fin de  asumir  la  corresponsabilidad  conjuntamente  con  el  Estado  en  la  resolución  de  los  problemas.  Para  ello  resulta  preciso  desmontar  las  practicas  socioculturales  individuales  generando  así  practicas  solidarias  que  buscan  igualdad,  la  equidad  y  la  justicia social, a través de un consenso de ideas, diálogo y acción, a fin de establecer un  principio  de  coparticipación  y  corresponsabilidad,  clave  en  el  ejercicio  de  una  verdadera democracia.  4.‐PODER  POPULAR  EN  EL  ACELERAMIENTO  DE  LA  TRANSICIÓN  HACIA  EL  SOCIALISMO DEL SIGLO XXI  Participación y poder popular Participación indica “hacer o hacerse parte de”, lo cual se relaciona con la potestad de involucrarse con los problemas o situaciones. Por otra parte, el carácter protagónico surge de la concepción de cada ciudadano de asumir como suya un acto de apropiación de identidad, el accionar ante un hecho o situación con la particularidad ciudadana. Cuando se sustantivizan estos términos se está en presencia de un fenómeno personal pero que se construye en lo colectivo en el que el protagonismo no surge como el efecto de individualización, sino como la capacidad de actuar como sujetos por encima de las institucionalidades. La participación de las personas en la construcción de lo cotidiano y lo social conlleva a una práctica que permite la legitimación de la igualdad. La participación en cualquiera de sus formas es una precondición al desarrollo moral, espiritual y material. Al mismo tiempo ue proporciona seguridad a los y
    • las participantes sociales contribuyendo a la creación de condiciones para que los agentes de participación mejoren sus capacidades, adquieran nuevas habilidades y destrezas, aumenten su autoconfianza y autoestima e incrementen la interacción social y protagónica tomando en cuenta formas de organización y gestión estratégica o novedosas fundamentado en el republicanismo y el bolivarianismo. Para López (2004) el poder en su acepción más simple se entiende como la capacidad de imponer obediencia. Pero como concepto normativo define la situación de aquel que tiene derecho a exigir que los demás se acojan a sus rectorías en una relación social, “porque el sistema de normas y valores de la colectividad en que se desarrolla esta relación establece este derecho y lo atribuye a aquel que lo hace valer en su beneficio” (p.2). Pero el poder popular se caracteriza en Venezuela por constituir un proceso en el cual la ciudadanía se apropia de la posibilidad de construir realmente la Nación, abordando todos los espacios posibles. En el naciente socialismo del siglo XXI implementado en el país, la adopción por parte de la ciudadanía de estas diferentes esferas y dimensiones del poder, requiere el establecimiento de las condiciones para que pueda operacionalizarse de forma adecuada. Es por ello que apunta Bustos (2009), que en las experiencias del “socialismo real” los líderes se olvidaron de lo que fue y sigue siendo la consigna de lucha mas difundida de los partidos de izquierda: “el pueblo al poder”. En tal sentido, recalca el autor citado, que la burocracia reconoce que el pueblo “…tiene la capacidad de auto-gobernarse, a todos los niveles…, pero sabe también que el desarrollo del poder popular solo puede lograrse en detrimento del suyo propio, impidiéndole perpetuarse en los órganos de gobierno y seguir usufructuando de todas las ventajas y satisfacciones que estos cargos procuran” Ya el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela en 2007 hacia una amplia reflexión sobre la “explosión del poder popular” en la que
    • resaltaba la práctica del “expertismo” y en la que se destaca entre otras cosas que “la participación popular, transformada en fuerza viva, asumió la legislación, sistematización, equidad y justicia, todo dentro de un proceso de reflexión y crítica de todas las experiencias sociales”. En tal sentido, surge una relación dialéctica en la que las clases intervinientes entran en pugna y en las que la ciudadanía debe reconocerse como protagonista de la democracia y del proceso revolucionario impulsado a través de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, el Plan Nacional Simón Bolívar y los demás documentos normativos que la acompañan. Estado y poder popular Concebir la relación Estado-ciudadanía en una nueva Nación que propone la soberanía Popular como un mecanismo supraconstitucional es una empresa titánica, ya que no solo significa destruir las antiguas redes de relacionamiento intra e intergubernamental, sino que supone el desplazamiento de la relaciones de poder hacia el Pueblo. Pero ese poder necesita una legitimación y esta solo puede ser obtenida por consenso ¿cómo obtener un consenso en el que surgen diversas y diferentes voces en torno a la vida común? El Poder Popular está inmerso en el pueblo que es quien demanda en lo colectivo, la Soberanía popular la cual se hace tangible en el ejercicio de la voluntad general, la cual no puede enajenarse nunca, el Poder Popular es el que decide. Para ello, el Estado se convierte en el regente de las políticas, propicia la coherencia organizativa, funcional, procedimental y sistemática de los órganos públicos. El Estado está llamado a ser el espacio ético por excelencia, si no lo es, el ciudadano no tendrá motivos para serlo.
    • Comunas y Consejos Comunales Tal  y  como  lo  explica  Cedeño  (2008),  las  comunas  son  colectividades  territoriales subsectorizadas o sectorizadas, en las cuales se divide el barrio, la aldea, la  urbanización  o  los  pueblos  indígenas  etc.;  creadas  y  determinadas  por  la  Asamblea  comunal  de  ciudadanos  y  ciudadanas  de  cada  colectividad  territorial,  por  tanto  constituyen la “unidad social y política primaria de la organización comunitaria”. En tal  sentido,  para  lograr  su  organización,  surgen  los  Consejos  Comunales,  como  espacios  para el ejercicio de la participación protagónica popular.   Es  así  como  una  diferencia  fundamental  entre  los  consejos  comunales  y  las  comunas,  es  que  los  primeros  son  instancias  de  organización  de  la  asamblea  de  ciudadanos  que  asumen  roles  de  participación,  mientras  que  la  segunda  están  referidas  a  la  organización  popular  en  zonas  geográficamente  determinadas.  Se  fundamentan  éstos  en  el  mandato  de  participación  protagónica  popular  en  la  planificación, ejecución y control de la gestión pública, contenido en la Constitución de  la República Bolivariana de Venezuela en sus Artículos 62° y 168°.   Al  respecto,  aclara  la  mencionada  autora,  que  los  protagonismos  son  los  medios  que  permiten  “al  pueblo  organizado  asumir  directamente  la  gestión  de  las  políticas públicas y proyectos orientados a responder a las necesidades y aspiraciones  de las comunidades en la construcción de una sociedad de igualdad y justicia social”.  Por  ello,  la  organización  comunitaria  es  la  piedra  angular  de  este  poder  popular.  La  conciencia  que  la  colectividad  adquiera  de  ello  es  fundamental  para  el  éxito  de  su  implementación.       
    • CONCLUSIONES  En este papel de trabajo se ha realizado una reflexión sobre la democracia participativa  y los mecanismos que se han desarrollado para promoverlo. Así mismo se conocieron  que  no  solo  son  la  libertad  de  asociación  y  organización  política,  la  libertad  de  expresión y el derecho al voto los mecanismos para garantizar la democracia, sino que  se  deben  promover,  tal  y  como  ha  sucedido  en  Venezuela,  instancias  de  real  participación  como  los  Consejos  Comunales  y  la  Asamblea  de  Ciudadanos  y  Ciudadanas.  A  través  de  la  participación  ciudadana  se  le  da  gran  impulso  a  la  nueva  visión  democrática de participación, que no es más que la participación protagónica, es decir  se  le  da  poder  al  pueblo  la  potestad  de  decidir  en  torno  a  las  soluciones  más  adecuadas a la realidad que viven, lo cual conduce a la construcción del socialismo del  siglo XXI en consonancia a lo establecido en Primer Plan Socialista de la Nación.  En  este  sentido,    la  puesta  en  práctica  de  la  participación  Ciudadana,  implica  la  profundización  de  las  condiciones  democráticas  del  Estado,  mediante  una  mayor  redistribución y descentralización del poder y de la toma de decisiones,  en un marco  de libertad, pluralidad, inclusión, corresponsabilidad y respeto mutuo que conduce a la  justicia social.  Impulsando de esta manera, la sociedad que se aspira alcanzar, donde  la soberanía reside en el pueblo,  apoyando los procesos de organización autónoma de  las comunidades y la construcción de un nuevo mundo y modo de vida.  Para  llevarlo  a  cabo,  se  propone  que  los  sujetos  de  participación  ejerzan  los  mecanismos  de  poder  político,  conservando  siempre  su  soberanía  teniendo  como  norte el bienestar colectivo. Aquí se pone de manifiesto, los elementos comunes que  permiten  construir  una  nueva  sociedad  basada  en  la  consecución  del  bienestar  colectivo en igualdad de condiciones para el logro de la justicia social. En este sentido,  el  proyecto  plantea  la  soberanía  del  poder  popular,  mediante  su  participación  activa  poniendo en ejercicio la voluntad del colectivo.  
    • Sin embargo, en su implementación también se aprecian diversos obstáculos para su  viabilización, que surgen de la encarnizada lucha de clases por el control del poder. De  tal  manera,  que  aún  abandonando  ciertas  prácticas  que  conciben  a  la  democracia  como un juego de mercado o la simple concepción procedimental que la asume como  un  procedimiento  que  garantiza  la  propia  democracia,  se  debe  incentivar  el  establecimiento  de  un  paradigma  crítico  que  tienda  a  movilizar  todas  las  voluntades  ciudadanas hacia la autodeterminación.    Por  ello,  las  Comunas  y  los  Consejos  Comunales  son  el  escenario  y  la  tribuna  por  excelencia en la que todos los ciudadanos y ciudadanas están llamados a construir el  espacio de convivialidad de la nueva Nación venezolana. Es en ella que se dirimirán las  diferencias  a  fin  de  consolidar  el  Poder  Popular  que  permita  la  construcción  de  los  diferentes espacios y propósitos que las comunidades requieren  y que a través de la  organización de los ciudadanos será posible.                    
    • Referencias Bibliográficas  Azcargorta,  Jesús  (2007).  ¿Qué  es  el  socialismo  del  siglo  XXI?.    Temas  de  coyuntura.  Instituto de Investigaciones Sociales de la UCAB: Caracas.  Bustos, José (2009). Algunas reflexiones sobre el Estado y el poder en los procesos de  cambio  latinoamericanos.  Rebelión:  La  izquierda  al  debate.  Disponible  en  http://www.rebelion.org/noticia.php?id=96089. Consultado el 01 de Agosto del 2010  Cedeño,  Osiris  (2008).  La  Comuna.  Disponible  en  http://www.aporrea.org/ideologia/a54406.html. Consultado el 01 de Agosto del 2010  Celis  W.  y  Paz  de  H.,  N.  (2001).  La  incidencia  de  la  participación  ciudadana  en  la  efectividad del Estado. Instituto de Derecho Comparado. Universidad de Carabobo.  Cunill  Grau,  Nuria.  (1991).  Participación  ciudadana:  Dilemas  y  perspectivas  para  la  democratización  de  los  Estados  Latinoamericanos.  Caracas,  Venezuela:  Centro  Latinoamericano de Administración para el Desarrollo CLAD en Núñez, Rosa (2007). La  participación  ciudadana.  Cambio  paradigmático  de  la  constitución  venezolana.  Cuestiones Políticas. Instituto e Estudios Políticos y Derecho público de la Facultad de  Ciencias  Jurídicas  y  Políticas  de  la  Universidad  del  Zulia,  Venezuela.  N°  39.  Julio‐ diciembre.  Estrada  Saavedra,  Marcos.  (1995).  Participación  Política  y  actores  colectivos.  México:  Editorial Plaza y Valdés y la Universidad Iberoamericana.   Habermas,  Jürgen.  (1998).  Facticidad  y  validez.  Madrid,  España:  Editorial  Trotta  en  Núñez,  Rosa  (2007).  La  participación  ciudadana.  Cambio  paradigmático  de  la  constitución venezolana. Cuestiones Políticas. Instituto e Estudios Políticos y Derecho  público  de  la  Facultad  de  Ciencias  Jurídicas  y  Políticas  de  la  Universidad  del  Zulia,  Venezuela. N° 39. Julio‐diciembre.  López Pino, Israel  (2004). Reflexiones sobre el poder. III Conferencia Internacional La  Obra de Carlos Marx y los desafíos del Siglo XXI.  Mayor  Zaragoza,  Federico.  (1999)..  Barcelona,  España:  Editorial  Galaxia  Gutember  –  Círculo  de  Lectores  en  Núñez,  Rosa  (2007).  La  participación  ciudadana.  Cambio  paradigmático de la constitución venezolana. Cuestiones Políticas. Instituto e Estudios  Políticos  y  Derecho  público  de  la  Facultad  de  Ciencias  Jurídicas  y  Políticas  de  la  Universidad del Zulia, Venezuela. N° 39. Julio‐diciembre.  Ministerio del Poder Popular para la Comunicación e Información. Poder Popular alma  de  la  democracia  revolucionaria.  Juramento  del  consejo  Presidencial  para  la  reforma  Constitucional    y  del  Consejo  Presidencial  del  Poder  Comunal.  Documento  digital. 
    • Disponible  en  http://www.minci.gob.ve/doc/discursopoderpopular.pdf.  Consultado  el  28 de Julio del 2010  Moulian, Tomas (2001). Socialismo  del  siglo XXI:  La Quinta vía. Colección Escafandra:  Chile.  Núñez  Nava,  Rosa  Virginia  (2007).  La  participación  ciudadana:  Cambio  paradigmático  de la Constitución venezolana. Cuestiones Políticas;  23 (39): 75‐96.  Pasquino,  Gianfranco  (1988).  Manual  de  Ciencia  Política.  Madrid,  España:  Alianza  Editorial en Nuñez, Rosa (2007). La participación ciudadana. Cambio paradigmático de  la  constitución  venezolana.  Cuestiones  Políticas.  Instituto  e  Estudios  Políticos  y  Derecho  público  de  la  Facultad  de  Ciencias  Jurídicas  y  Políticas  de  la  Universidad  del  Zulia, Venezuela. N° 39. Julio‐diciembre.  Ley  de  los  Consejos  Estadales  de  Planificación  y  Coordinación  de  Políticas  Públicas.  Gobierno  Bolivariano  de  Venezuela,  Ministerio  del  Poder  Popular  para  la  Economía  Comunal. (2002). G.O. de la RBV N° 37.509 de fecha 20 de Agosto del 2002.  Eduven,  Caracas.  Ley  Orgánica  de  los  Consejos  Comunales.  Gobierno  Bolivariano  de  Venezuela,  Ministerio  del  Poder  Popular  para  la  Economía  Comunal.  (2002).  G.O.  de  la  RBV  N°  37.509 de fecha 20 de Agosto del 2002.  Eduven, Caracas.  Núñez,  Rosa  (2007).  La  participación  ciudadana.  Cambio  paradigmático  de  la  constitución venezolana. Cuestiones Políticas. Instituto e Estudios Políticos y Derecho  público  de  la  Facultad  de  Ciencias  Jurídicas  y  Políticas  de  la  Universidad  del  Zulia,  Venezuela. N° 39. Julio‐diciembre.  Proyecto Nacional Simón Bolívar. Primer Plan Socialista. Desarrollo Económico y Social  de la Nación (2007‐2013).   Secretaria  de  Desarrollo  Social  (2004).  Encuesta  sobre  corresponsabilidad  y  participación  ciudadana.  En  línea  http://sedesol2006.sedesol.gob.mx/subsecretarias/prospectiva/main_corresponsable 02_resultados.htm.