Your SlideShare is downloading. ×
0
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Santo rosario (misterios de gloria)
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Santo rosario (misterios de gloria)

1,662

Published on

Una presentación para rezar el Rosario.

Una presentación para rezar el Rosario.

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,662
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
13
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Vamos a rezar el Santo Rosario… <ul><li>Seguiremos a San Ignacio de Loyola antes de comenzar cada una de las meditaciones del Santo Rosario: </li></ul><ul><li>1º Ponerse en la presencia de Dios. Actualizarla en el Sagrario, en el Crucifijo, en alguna estampa...El Rosario mismo puede servir al propósito </li></ul><ul><li>2º Oración preparatoria fundamentada en estas ideas de San Ignacio: &amp;quot;Que todas mis intenciones, acciones y operaciones sean puramente ordenadas en servicio y alabanza de su Divina Majestad&amp;quot; </li></ul><ul><li>3º Composición de lugar: representar vivamente con la imaginación el misterio que se va a meditar o contemplar; o algo sensible a modo de imagen o símbolo si la idea es más abstracta </li></ul><ul><li>4º Petición: formular una petición relacionada con el objetivo que nos proponemos con la meditación o contemplación de cada misterio </li></ul>“ Padre, líbranos de todo mal – con tu Santa Sabiduría, Señor, sálvanos de todo pecado. En nombre de todos cuantos te queremos, Señor, llévanos por el camino del bien. Amén” .
  • 2. El Santo Rosario. La cruz mística de Tierra Santa Primer misterio de dolor La oración en el huerto Quinto misterio de dolor La crucifixión del Señor Quinto misterio de luz La institución de la eucaristía Primer misterio de luz El bautismo del Señor Quinto misterio de gozo El niño Jesús perdido y encontrado en el templo Primer misterio de gozo La Encarnación del Señor Primer misterio de gloria La resurrección del Señor Quinto misterio de gloria La entronización de la Virgen María
  • 3. Rezamos el Rosario con Gloria <ul><li>When she arrives at Children&apos;s Hospital &amp; Regional Medical Center in Seattle, they watch an old family video of a Catholic pilgrimage to Lourdes, France. Kristen sings a song called &amp;quot;The Magnificat,&amp;quot; a Christian favorite, near the end of that trip. The parents smile and reminisce as Gloria sleeps. </li></ul><ul><li>A few minutes past 6 a.m., they fall asleep. When they awaken, their child is gone. </li></ul>
  • 4. <ul><li>Humildad de corazón, oración continua, mortificación universal, abandono en la Divina Providencia y conformidad con la voluntad de Dios. </li></ul>“ Que MI ESCAPULARIO me acompañe siempre. Que en él vea siempre a mi Madre Celestial. Que al besarlo lo haga con amor de hijo y como promesa de amarle más y servirle mejor. Que su recuerdo y su presencia en mi pecho me anime a serle más fiel a su Hijo y a Ella. Que en él vea grabadas todas las virtudes de mi celeste Madre y trate de vivirlas. Que su constante presencia sobre mi corazón me ayude a evitar el pecado y a practicar la virtud. Que su recuerdo nunca permita que me olvide de Ella y así puedo estar seguro que Ella no me abandonará”. Oh, Virgen mía, Oh, Madre mía, yo me ofrezco enteramente a tu Inmaculado Corazón y te consagro mi cuerpo y mi alma, mis pensamientos y mis acciones. Quiero ser como tú quieres que sea, hacer lo que tú quieres que haga. No temo, pues siempre estás conmigo. Ayúdame a amar a tu hijo Jesús, con todo mi corazón y sobre todas las cosas. Pon mi mano en la tuya para que esté siempre contigo. Amén.
  • 5. SANTO ROSARIO <ul><li>Misterios de gloría. Miércoles y domingos. </li></ul>“ Siguiéndola, no te descaminas; rogándola no te desesperas; pensando en Ella no te equivocas; teniéndote Ella no caes; protegiéndote Ella no temes; guiándote Ella no te fatigas; siéndote Ella propicia llegas (al puerto deseado)”. ¡Oh hermosa estrella mía! Yo quiero siempre seguirte, que tú me alegras y aseguras con tus suavísimos resplandores. No te me ocultes nunca, Señora, porque entonces me perderé. Más todavía: llévame de la mano como una madre a su pequeñuelo; porque madre mía eres, aunque soy indigno de ser tu esclavo. No te desdeñarás de tomar esta mano tan sucia; porque aunque tan limpia, eres madre de pecadores.
  • 6. Rezamos un Padrenuestro, un Avemaría y un Credo <ul><li>“ Padre Eterno, yo te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad de tu amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, como propiciación por nuestros pecados y los del mundo entero”. </li></ul>
  • 7. Peregrino que finalizas tu viaje ¿Qué has venido a ver? Un sepulcro vacío, una tumba sin reliquias. La meditación previa a los misterios de gloria nos lleva a la acción de gracias. Los cristianos no celebramos un recuerdo, pues aquél que murió y fue sepultado, esta muy vivo. Basílica del Santo Sepulcro Jesús mío, ¡Te amo sobre todas las cosas! Por amor a Ti, me arrepiento de todos mis pecados. Me duelen también los pecados de todo el mundo. ¡Oh Amor misericordioso!, en unión con nuestra Madre Santísima y con su Corazón Inmaculado, Te suplico a Ti perdón de mis pecados y de todos los pecados de los hombres, mis hermanos, hasta el fin del mundo! ¡Mi amable Jesús!, en unión a los méritos de tus Sagradas Llagas, ofrezco mi vida al Eterno Padre, según las intenciones de la Virgen Santísima Dolorosa. ¡Virgen María, Reina del Universo, Intercesora de la Humanidad y esperanza nuestra, ruega por nosotros! 
  • 8. Primer misterio: La resurrección del Señor Entrada al Santo Sepulcro <ul><li>Salmo 91 </li></ul><ul><ul><li>1 El que habita al abrigo del Altísimo </li></ul></ul><ul><ul><li>Morará bajo la sombra del Omnipotente. </li></ul></ul><ul><ul><li>2 Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; </li></ul></ul><ul><ul><li>Mi Dios, en quien confiaré. </li></ul></ul><ul><ul><li>3 El te librará del lazo del cazador, </li></ul></ul><ul><ul><li>De la peste destructora. </li></ul></ul><ul><ul><li>4 Con sus plumas te cubrirá, </li></ul></ul><ul><ul><li>Y debajo de sus alas estarás seguro; </li></ul></ul><ul><ul><li>Escudo y adarga es su verdad. </li></ul></ul><ul><ul><li>5 No temerás el terror nocturno, </li></ul></ul><ul><ul><li>Ni saeta que vuele de día, </li></ul></ul><ul><ul><li>6 Ni pestilencia que ande en oscuridad, </li></ul></ul><ul><ul><li>Ni mortandad que en medio del día destruya. </li></ul></ul><ul><ul><li>  7 Caerán a tu lado mil, </li></ul></ul><ul><ul><li>Y diez mil a tu diestra; </li></ul></ul><ul><ul><li>Mas a ti no llegará. </li></ul></ul><ul><ul><li>8 Ciertamente con tus ojos mirarás </li></ul></ul><ul><ul><li>Y verás la recompensa de los impíos. </li></ul></ul><ul><ul><li>  9 Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza, </li></ul></ul><ul><ul><li>Al Altísimo por tu habitación, </li></ul></ul><ul><ul><li>10 No te sobrevendrá mal, </li></ul></ul><ul><ul><li>Ni plaga tocará tu morada. </li></ul></ul><ul><ul><li>11 Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, </li></ul></ul><ul><ul><li>Que te guarden en todos tus caminos. </li></ul></ul><ul><ul><li>12 En las manos te llevarán, </li></ul></ul><ul><ul><li>Para que tu pie no tropiece en piedra. </li></ul></ul><ul><ul><li>13 Sobre el león y el áspid pisarás; </li></ul></ul><ul><ul><li>Hollarás al cachorro del león y al dragón. </li></ul></ul><ul><ul><li>14 Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré; </li></ul></ul><ul><ul><li>Le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre. </li></ul></ul><ul><ul><li>15 Me invocará, y yo le responderé; </li></ul></ul><ul><ul><li>Con él estaré yo en la angustia; </li></ul></ul><ul><ul><li>Lo libraré y le glorificaré. </li></ul></ul><ul><ul><li>16 Lo saciaré de larga vida, </li></ul></ul><ul><ul><li>Y le mostraré mi salvación. </li></ul></ul><ul><li>  </li></ul>
  • 9. Después de su pasión, Jesús se les presento con muchas y evidentes pruebas de que estaba vivo, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles del reino de Dios (Hechos 1, 3) Lectura de esta pasaje durante la celebración de la Santa Eucaristía en la Basílica del Santo Sepulcro
  • 10. Noli me tangere… Inmediaciones del Santo Sepulcro La aparición a María Magdalena se produjo en las proximidades de este lugar
  • 11. <ul><li>Ocho días después, se hallaban de nuevo reunidos en casa todos los discípulos de Jesús. Estaba también Tomás. Aunque las puertas estaban cerradas, Jesús se presentó en medio de ellos y les dijo: </li></ul><ul><li>La paz esté con vosotros. </li></ul><ul><li>Después dijo a Tomás: </li></ul><ul><li>Acerca tu dedo y comprueba mis manos; acerca tu mano y métela en mi costado . Y no seas incrédulo sino creyente. </li></ul><ul><li>Tomás contesto: </li></ul><ul><li>-¡Señor mío y Dios mío! </li></ul><ul><li>Jesús le dijo: </li></ul><ul><li>¿Crees porque me has visto? Dichosos los que crean sin haber visto (Jn 20, 26-29) </li></ul><ul><li>Cenáculo de Monte Sión. Reformado por los franciscanos en el S XIV, es el lugar a que se refieren las escrituras para este y otros fundamentales episodios de la Biblia </li></ul>
  • 12. <ul><li>Soy yo, no temáis, id a decir a mis hermanos que vayan a Galilea , allí me verán (Mt 28,10) </li></ul><ul><li>Ahora id a decir a sus discípulos y a Pedro: Él va delante de vosotros a Galilea; allí lo veréis, tal como os dijo. </li></ul><ul><li>Mc 16,7 </li></ul><ul><li>Poco después, Jesús se apareció otra vez a sus discípulos junto al lago de Tiberíades. </li></ul><ul><li>Jn 21,1 </li></ul><ul><li>Después de comer, Jesús pregunto a Pedro: </li></ul><ul><li>Simón, hijo de Juan, ¿Me amas más que estos? </li></ul><ul><li>Pedro, le contesto: </li></ul><ul><li>Sí, Señor, tú sabes que te quiero. </li></ul><ul><li>Entonces Jesús le dijo: </li></ul><ul><li>Apacienta mis corderos. </li></ul><ul><li>Jn 21,15 </li></ul><ul><li>Primado de Pedro en la ribera del lago de Tiberíades </li></ul>
  • 13. A la vista de este singularísimo lugar de Galilea, tan querido por Jesús y escogido por Él mismo para compartir la gloría de la resurrección con sus discípulos, rezamos un padrenuestro, diez avemarías y el gloria
  • 14. “ Por su dolorosa Pasión, ten Misericordia de nosotros y del mundo entero” (diez veces). <ul><li>“ Padre Eterno, yo te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad de tu amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, como propiciación por nuestros pecados y los del mundo entero”. </li></ul>
  • 15. Segundo misterio. La ascensión del Señor. Galileos, ¿Por qué seguís mirando al cielo? Este Jesús que acaba de subir de vuestro lado al cielo, vendrá como lo habéis visto marcharse. (Hechos 1, 11) Durante los cuarenta días posteriores a la resurrección, es de suponer , que Jesús hubo de ascender y descender del cielo varias veces, pues no era de naturaleza mortal ya que había resucitado. Sabemos que, con posterioridad a la ascensión, se apareció a San Pablo, cuando éste iba camino de Damasco. Así mismo, Jacinta nos cuenta que gozó la aparición del Sagrado Corazón de Jesús en el camino de los pinos de Garabandal. Según nuestro credo, la primera ascensión se produjo ya el mismo día de la resurrección, en este lugar, la Basílica del Santo Sepulcro.
  • 16. Los once discípulos fueron a Galilea, al monte donde Jesús los había citado (Mt 28, 16) El Monte de las Bienaventuranzas es un lugar especial en la historia de Jesús. Mateo, Marcos y Juan testimonian la ascensión a los cielos en este emplazamiento . Por eso yo, por mi parte, desde que me enteré de la fe que tienen en el Señor Jesús y del amor que demuestran por todos los santos, no he dejado de dar gracias por ustedes al recordarlos en mis oraciones. Pido que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre glorioso, les dé el Espíritu de sabiduría y de revelación, para que lo conozcan mejor. Pido también que les sean iluminados los ojos del corazón para que sepan a qué esperanza él los ha llamado, cuál es la riqueza de su gloriosa herencia entre los santos, y cuán incomparable es la grandeza de su poder a favor de los que creemos. Ese poder es la fuerza grandiosa y eficaz que Dios ejerció en Cristo cuando lo resucitó de entre los muertos y lo sentó a su derecha en las regiones celestiales, muy por encima de todo gobierno y autoridad, poder y dominio, y de cualquier otro nombre que se invoque, no sólo en este mundo sino también en el venidero. Dios sometió todas las cosas al dominio de Cristo, y lo dio como cabeza de todo a la iglesia.  Ésta, que es su cuerpo, es la plenitud de aquel que lo llena todo por completo (Efesios 2)
  • 17. Monte de las Bienaventuranzas Mar de Galilea desde la Iglesia de las Bienaventuranzas (Izqda. Sup.), lugar del milagro de los panes y los peces (Izqda. Inf.), ribera del Lago de Tiberiades en la actualidad (Dcha. Sup.) y Embarcadero en el exterior del Primado de Pedro, orilla del lago en tiempos de Jesús (Dcha. Inf.) Día de la Ascensión 2011
  • 18. Después los llevo fuera de la ciudad hasta un lugar cercano a Betania y, alzando las manos, los bendijo. Y mientras los bendecía se separó de ellos y fue llevado al cielo. Lc 24, 50-51 Betania desde el Monte de los Olivos (Edícula de la Ascensión). A la vista del muro que separa la tierra de Nuestro Señor, y rogando por la paz en Tierra Santa, rezamos un padrenuestro, diez avemarías y el gloría
  • 19. “ Por su dolorosa Pasión, ten Misericordia de nosotros y del mundo entero” (diez veces). <ul><li>“ Padre Eterno, yo te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad de tu amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, como propiciación por nuestros pecados y los del mundo entero”. </li></ul>
  • 20. Tercer misterio: La venida del Espíritu Santo Entrada a la Capilla del Cenáculo
  • 21. Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos juntos en el mismo lugar. De repente vino del cielo un ruido, semejante a un viento impetuoso, y llenó toda la casa donde se encontraban. Entonces aparecieron lenguas como de fuego, que se repartían y se posaban sobre cada uno de ellos. Todos quedaron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en lenguas extrañas, según el Espíritu Santo los movía a expresarse (Hechos 2, 1-4) Peregrinos conmemorando Pentecostés en el Cenáculo Pentecostés 2011
  • 22. Capilla del Cenáculo, al fondo representación de la última cena. Esta capilla es contigua al Cenáculo histórico Rezamos un padrenuestro, diez avemarías y el gloria
  • 23. Desde el Cenáculo caminamos hasta la Basílica de la Dormición de la Virgen lo que también nos lleva al…
  • 24. “ Por su dolorosa Pasión, ten Misericordia de nosotros y del mundo entero” (diez veces). <ul><li>“ Padre Eterno, yo te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad de tu amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, como propiciación por nuestros pecados y los del mundo entero”. </li></ul>
  • 25. Cuarto misterio: La asunción de Nuestra Señora Iglesía ortodoxa de la Asunción Monte de los Olivos En el siglo V comienza a haber testimonios escritos que hablan del sepulcro de María. Uno de éstos,  Breviarius de Hierusalem,  de un autor anónimo, al describir los Santos Lugares del valle del Cedrón, escribe lo siguiente:  “Allí se ve la Basílica de Santa María y en ella está su sepulcro. Allí entregó Judas a Nuestro Señor Jesucristo.”
  • 26. Basílica de la dormición de la Virgen Monte Sión La Basílica de Sión había sido levantada en el siglo IV y estaba ubicada en el flanco sur del Santo Cenáculo, encerrando con su construcción las antiguas dependencias que habitaran la Virgen y San Juan, y, sobre todo, los lugares sagrados de esa edificación.
  • 27. La tradición de la Asunción en Éfeso <ul><li>” Su casa estaba situada a tres leguas y media de ahí, en la montaña que se veía a la izquierda viniendo de Jerusalén, y que descendía en pendiente suave hacia la ciudad. Cuando se viene del Sur, Éfeso parece reunida al pié de la montaña; pero a medida que se avanza, se la ve desplegarse todo alrededor. En medio se ven hileras de árboles magníficos, después estrechos senderos conducen sobre la montaña, cubierta de un verdor agreste” </li></ul><ul><li>Debemos el descubrimiento de la Casa de la Virgen en Efeso a un conjunto de circunstancias bastante asombrosas y completamente providenciales. Las visiones de Ana Catharina Emmerick, la gran estigmatizada de Dülmen, tan precisas sobre la vida de la Virgen María, inspiraron en 1880 a un sacerdote francés, el padre Gouyet, la idea de dirigirse a Efeso para constatar sobre el lugar la veracidad de esas palabras y para quizás descubrir el lugar de la casita de Efeso. Tras algunas investigaciones, llegó el padre Gouyet a un lugar donde se encontraba una ruina y cuando pregunto por el nombre de ese lugar, alguien le respondió:  Panaya Kapoulou,  la «puerta de la Virgen». A través de la memora humana los habitantes de la región celebraban allí cada 15 de agosto la Asunción de la Virgen porque, decían ellos,  era en esta casa donde ella murió. </li></ul><ul><li>Las primeras muestras extraídas confirmaron la antigüedad de sus cimientos y el descubrimiento fue autentificado por Monseñor Timoni, arzobispo de Esmirna, 1892. Es así como la Casa de la Virgen, donde la Madre de Jesús vivió exilada cerca de San Juan, es un santuario marial desde hace más de un siglo y sobre todo, por el hecho de la veneración del Islam hacia la Madre de Jesús, la casa es lugar de peregrinaje común tanto para los cristianos como para los musulmanes contando con más de 300 000 peregrinos cada año. </li></ul>
  • 28. Sepulcro de la Virgen (lugar de la dormición) Iglesia ortodoxa de la Asunción Rezamos un padrenuestro, diez avemarías y el gloria Monte de los Olivos “ Los Apóstoles, inflamados enteramente en Amor de Dios, y en cierto modo arrebatados en éxtasis, lo cargaron cuidadosamete ( el cuerpo muerto de María Santísima)  en sus brazos, según la orden de las alturas del Salvador de todos. Lo depositaron  en el lugar destinado para la sepultura en el lugar llamado Getsemaní  ...” Dionisio el Místico 363 d. de C.
  • 29. “ Por su dolorosa Pasión, ten Misericordia de nosotros y del mundo entero” (diez veces). <ul><li>“ Padre Eterno, yo te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad de tu amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, como propiciación por nuestros pecados y los del mundo entero”. </li></ul>
  • 30. Quinto misterio: La Coronación de Nuestra Señora
  • 31. “ Cuando Elías se retiró al Monte Carmelo, sobre el siglo IX antes de la Encarnación del Hijo de Dios, hacía tres años que una implacable sequía se cernía sobre Palestina, castigando la infidelidad de los hebreos con Dios. Mientras rezaba con fervor pidiendo que el castigo fuese aliviado por los méritos del Redentor que vendría. Elías envió a su siervo a la cumbre del monte ordenándole: Vete y mira hacía el mar… Pero el siervo no vio nada. Y bajando, dijo: No hay nada . Esperanzado, el Profeta le hizo volver siete veces a la infructuosa escalada. Por fin, el siervo volvió, diciendo: Veo una nubecilla del tamaño de la pisada de un hombre. De hecho, la nube era tan pequeña que parecía destinada a desaparecer al primer soplo de los abrasadores vientos del desierto. Pero no; poco a poco creció, se alargó en el cielo hasta cubrir el horizonte y se precipitó sobre la tierra en forma de abundante lluvia ( 1 Re 18, 43-44) La pequeña nube era una figura de la humildad de María cuyos meritos y virtudes excedían a los de todo el género humano, atrayendo para los pecadores el perdón y la Redención. El Profeta Elías había comprendido en su contemplación el papel mediador de la Madre del Mesías esperado. Fue, por así decir, su primer devoto” (Juan S. Clá Díaz, El Escapulario de Nuestra Señora del Carmen) Bahía de Jaifa desde el Monte Carmelo Prodigioso y admirable  Imán de nuestro desvelo;  Nubecilla del Carmelo,  Sednos protectora y Madre. Rezamos un padrenuestro, diez avemarías y el gloria
  • 32. Monte Carmelo: Sobre la gruta de San Elías, imagen de la Virgen del Carmen, Reina de los Cielos. Mar Mediterráneo y San Juan de Acre. Monasterio del Carmelo.
  • 33. María, madre e hija de Dios, esposa del espíritu santo, templo de la nueva alianza, ruega por mí. Monte Carmelo. SALVE, REINA DE LOS CIELOS S alve, Reina de los Cielos y Señora de los ángeles; salve raíz, salve puerta, que dio paso a nuestra luz. Alégrate, Virgen gloriosa, entre todas la más bella; salve, agraciada doncella, ruega a Cristo por nosotros. D- Que con el auxilio de tan dulce intercesora, T- seamos siempre fieles en el terreno caminar. Amén. LA SALVE Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A Ti clamamos los desterrados hijos de Eva; a Ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María! D- Ruega por nosotros Santa Madre de Dios. T- Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén.
  • 34. Oración de Ofrecimiento de Vida   Mi amable Jesús, delante de las Personas de la Santísima Trinidad, delante de Nuestra Madre del Cielo y toda la Corte celestial, ofrezco, según las intenciones de tu Corazón Eucarístico y las del Inmaculado Corazón de María Santísima, toda mi vida, todas mis santas Misas, Comuniones, buenas obras, sacrificios y sufrimientos, uniéndolos a los méritos de tu Santísima Sangre y tu muerte de cruz: para adorar a la Gloriosa Santísima Trinidad, para ofrecerle reparación por nuestras ofensas, por la unión de nuestra santa Madre Iglesia, por nuestros sacerdotes, por las buenas vocaciones sacerdotales y por todas las almas hasta el fin del mundo. Recibe, Jesús mío, mi ofrecimiento de vida y concédeme gracia para perseverar en él fielmente hasta el fin de mi vida. Amén.  Lugar donde se encuentra el cráneo de Adán según los místicos (Basílica del Santo Sepulcro)  
  • 35. “ Por su dolorosa Pasión, ten Misericordia de nosotros y del mundo entero” (diez veces). <ul><li>“ Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten Misericordia de nosotros y del mundo entero” </li></ul><ul><li>Rezamos una Salve </li></ul>
  • 36. El Santo Rosario y el Escapulario <ul><li>A este propósito, la Hermana Lucía, en una entrevista concedida el 15 de Agosto de 1950 al R. P. Howard Rafferty, O.C.D., confirmó esa visión y que la Virgen quería que el Escapulario fuera tomado como parte del mensaje, añadiendo:  &amp;quot;ahora el Santo Padre lo ha afirmado así al mundo entero, diciendo que el Escapulario es signo de consagración al Inmaculado Corazón. (...). El Rosario y el Escapulario son inseparables&amp;quot; </li></ul><ul><li>Al sernos impuesto el Escapulario nos consagramos a la Virgen y elegimos, así,  &amp;quot;el camino fácil, corto, perfecto y seguro para llegar a la unión con Nuestro Señor, que es en lo que consiste la perfección del cristiano&amp;quot; . </li></ul><ul><li>Así lo practicaron y enseñaron los santos, particularmente San Luis María Grignion de Montfort, y lo expresó Ella misma en Fátima. Y a través de la voz de sus pastores, la Iglesia lo reafirma, como lo hizo recientemente Juan Pablo II recordando a Pío XII:  &amp;quot;la forma más auténtica de devoción a la Virgen Santísima, expresada mediante el humilde signo del Escapulario, es la consagración a su Corazón Inmaculado&amp;quot; . </li></ul>

×