• Save
SesiòN 4 ElaboraciòN De ArtìCulos CientìFicos Con Enfoque Ex
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

SesiòN 4 ElaboraciòN De ArtìCulos CientìFicos Con Enfoque Ex

on

  • 4,129 views

La investigación en arquitectura

La investigación en arquitectura
Dr. Hèctor Javier Gonzàlez Licòn

Statistics

Views

Total Views
4,129
Views on SlideShare
4,129
Embed Views
0

Actions

Likes
3
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

SesiòN 4 ElaboraciòN De ArtìCulos CientìFicos Con Enfoque Ex SesiòN 4 ElaboraciòN De ArtìCulos CientìFicos Con Enfoque Ex Presentation Transcript

  • Curso de Actualización: Sesión 4 La investigación en arquitectura Dr. Hèctor Javier Gonzàlez Licòn DIVISIÓN DE ESTUDIOS DE POSGRADO Facultad de Arquitectura Cuerpo Académico: Arquitectura, ciudad y patrimonio (UMICH-CA-35). 28 de noviembre al 4 de diciembre de 2007
  • La investigación en arquitectura Introducción
    • La presentación consiste en una serie de recomendaciones dirigidas a aquellos investigadores novatos que se enfrentan a la publicación de su primer trabajo científico. No es pecar de falsa modestia el indicar que el Cuerpo Académico y la planta docente de la Facultad cuenta con investigadores más cualificados para abordar esta empresa, pero espero que gracias al apoyo bibliográfico, la serie de indicaciones que se presentan sea de utilidad para aquellos que se inician en el apasionante mundo de la investigación y que, tras obtener sus primeros resultados, juzgan interesante comunicarlos a los demás.
    • La UNESCO ha sentenciado que "la finalidad esencial de un artículo científico es comunicar los resultados de investigaciones, ideas y debates de una manera clara, concisa y fidedigna ; la publicación es uno de los métodos inherentes al trabajo científico. Es preciso establecer estrategias de publicación bien elaboradas y seguir con conocimiento de causa una serie de normas adecuadas para facilitar el intercambio entre científicos de todos los países, y reducir a proporciones razonables el incremento del volumen de publicaciones".
    • La mejor manera de aprender a escribir un artículo científico es, haciéndolo, aceptando la crítica de los revisores, porque lo que se escribe siempre es menos preciso de lo que se piensa . El autor, al repasar el manuscrito, lee lo que escribió y lo que pensó; el revisor, sólo lee lo que se escribió, esta lectura permite la detección de errores y la expresión de ideas incompletas desde una posición externa que ayudan al autor a corregir sus deficiencias en la expresión de su discurso, de allí que su actuación sea de notoria importancia en el proceso de elaboración del artículo.
  • Reglas para la elaboración de un buen artículo.
    • Tener algo que decir.
    • Decirlo.
    • Callarse en cuanto queda dicho.
    • Dar a la publicación título y orden adecuado.
    • Estas pueden asumirse como reglas de oro de la redacción científica, que deben ser consideradas por quienes están en "riesgo" de escribir y revisar artículos científicos con la intención de mejorar la calidad de su trabajo.
  • ¿Qué es un artículo científico?
    • S e define como un i nforme escrito y publicado que describe resultados originales de una investigación .
    • Suelen ocupar una media de 4-5 páginas de revista (manuscritos de 12 cuartillas a doble espacio). Se acompañan de gráficos, tablas y en casos particulares de fotografías y dibujos. El número de autores no suele ser superior a seis, considerándose al primero como autor principal. Quede claro que cuando hablamos de escribir un artículo original es necesario haber realizado una investigación previamente.
    • Cómo se organiza un artículo científico? Siguiendo el sistema IMRYD I ntroducción, M etodología , R esultados Y D iscusión Algunos autores desagregan el apartado Conclusiones, mientras que otros lo consideran dentro de la Discusión. Los apartados descritos es lo que constituiría el cuerpo del artículo.
  • Existen diferentes criterios sobre la organización del artículo científico y que el investigador puede tener en cuenta en el momento de redactarlo: Algunos autores desagregan el apartado Conclusiones, mientras que otros lo consideran dentro de la Discusión.
  • Preguntas claves a tener en cuenta antes de escribir un artículo científico:
    • ¿Para que escribo?
    • ¿Que es lo que tengo que decir?
    • ¿Como lo voy a decir?
    • ¿Qué información existe al respecto?
    • ¿Vale el documento el esfuerzo de escribirlo?
    • ¿Cual es el formato (o estructura) adecuado?
    • ¿Para quien escribo?
    • ¿Cual es la audiencia esperada?
    • ¿Cuál es la editorial apropiada para su publicación?
    • El desenlace inevitable de una investigación es la publicación de sus resultados con el fin de que puedan ser compartidos y contrastados por el resto de la comunidad científica y, cuando sean convenientemente validados, se incorporen a la gigantesca enciclopedia del saber humano.
    • Para muchos investigadores, el momento de ponerse a expresar en un papel los resultados de sus investigaciones representa un momento de verdadero temor, principalmente cuando se trata de su primer artículo científico.
    • Debido a esto, deberemos intentar conseguir tres objetivos fundamentales: ser rigurosos, claros y concisos . Las largas exposiciones sin estructurar y sin dividir en apartados, el empleo de lenguajes literarios y floridos, así como las reflexiones filosóficas del autor pueden tener cabida en artículos de opinión o en revistas de divulgación, pero no deben ser empleados en una publicación científica, únicamente conducen a inexactitudes y al aumento innecesario de la extensión del artículo.
    ¿Por qué y para quién escribimos?
  • Rigor , claridad, concisión
    • Como punto de comienzo, ya se han definido los tres pilares sobre los que tiene que basarse nuestro escrito.
    • En primer lugar rigor, en el sentido de tratar todos los aspectos del problema, incluir todos los estudios conocidos hasta el momento , reflejar escrupulosamente el protocolo de la experimentación y señalar con precisión las limitaciones o ambigüedades de los datos obtenidos.
    • Con respecto a citar todas las investigaciones previas y tratar todos los aspectos del problema, no hay nada más triste que la respuesta de un evaluador acompañada de un artículo donde se estudia exactamente lo mismo, pero dos años antes y para colmo, más rigurosamente.
    • El segundo de los pilares de nuestro artículo debe ser la claridad.
    • Una vez que ha quedado definido a quien nos dirigimos, deberemos emplear un lenguaje inequívoco, sin ningún tipo de figura retórica. No buscamos , como un escritor de novela o poesía, despertar las emociones de nuestros lectores, sino justamente todo lo contrario. La razón de ser de las terminologías profesionales no es, como piensan algunos, el disponer de un dialecto que sólo entiendan los iniciados, sino la definición de vocablos muy concretos, aplicables normalmente a una única disciplina y que no inducen a error.
    • Lo bueno, si breve...
    •     Si hemos conseguido expresar con rigor y claridad nuestro trabajo, el tercer y último objetivo será conseguir la mayor concisión de que seamos capaces sin que afecte a los datos que presentamos.
    • Frases innecesariamente extensas : Para expresar un concepto no es necesario utilizar largas frases -redundantes en muchas ocasiones- ni largas peroratas que no suelen estar en absoluto justificadas.
    Rigor, claridad , concisión
  • Rigor, claridad, concisión.
    • Inclusión de datos de otras publicaciones : En un artículo de revista no deben repetirse los datos aportados por otros colegas o por nosotros mismos en anteriores publicaciones . Normalmente, con citar la fuente es suficiente, por ejemplo:
    • ·
    • “ para el muestreo pasivo se utilizaron las técnicas descritas por SNÄLL (1991) ”
    • · “ los pocos datos disponibles sobre el ciclo biológico se reducen a la descripción de la puesta (QUENTIN, 1951) ”
    • · “ estos resultados coinciden con los obtenidos por PRESA (1983) ”
    •  
    •   No obstante, pueden aportarse los resultados de otros autores cuando vamos a contrastarlos con los nuestros de forma crítica o, siempre con mesura, cuando son necesarios para la comprensión de alguna parte del trabajo.
    • Introducciones enciclopédicas : La intención de la introducción debe ser situar al lector, justificar el trabajo y proporcionarle las referencias necesarias sobre el tema que nos ocupa. No es adecuado realizar un «resumen» de todo lo que sabemos sobre el campo objeto del artículo. Esto tiene sentido en un libro, pero no en un artículo de revista, debiendo remitirnos a la recomendación anterior.
    • Otros datos de interés : Un defecto muy común consiste en “redondear” el trabajo con otros resultados o informaciones que no son originales, no se encuentran directamente relacionadas con la investigación o , desgraciadamente, ambas cosas. 
  • Imprecisiones
    • En un punto de la redacción deberemos expresar nuestra opinión o aportar explicaciones a determinados resultados.
    • Frases del tipo “ los datos parecen indicar ”, “ nos inclinamos a pensar en la posibilidad ... aunque otras explicaciones serían igualmente factibles ” o “ quizás esta especie ha derivado de esta otra, pero puede que tras un estudio más detallado, se descubra que se trata de la misma ” solo denotan inseguridad en nuestras conclusiones, induciendo al lector a que piense que podríamos haber sido más rigurosos en la realización del trabajo como para no dar cabida a estas imprecisiones (por desgracia, en muchos casos éste no es un problema de estilo, sino realmente de una investigación deficiente.).
    • Obviamente, los comodines utilizados para omitir información (puntos suspensivos, “etc.”) no tienen en absoluto justificación en un trabajo científico, simplemente son datos que se ocultan al lector intencionadamente -o por ignorancia propia, lo cual es más grave-.
  • Personalismos, familiaridades y excelsos maestros
    • Ya ha sido mencionado con anterioridad un primer aspecto de este problema, el empleo de la primera persona del singular . Es evidente que en muchas ocasiones el autor deber expresar opiniones personales o acciones que han sido realizadas directamente por él. En estos casos, es recomendable en lugar de “ Llegué a la conclusión ...”) utilizar un estilo impersonal (“Se ha llegado a la conclusión...” o, si es imprescindible el empleo de la primera persona, utilizar el plural (“Creemos que..” en lugar de “ Creo que...”).
    • No se debe caer en personalismos totalmente innecesarios al hablar de otras personas. Calificativos del tipo “ mi gran amigo el Dr. Torres ”, “ mi inseparable compañero de expediciones ” o “ El ilustre Dr. Luis ”, no tienen cabida en un artículo de investigación. El Dr. Luis será suficientemente reconocido si sus aportaciones valen la pena, y no por lo mucho que nosotros nos empeñemos en encumbrarle verbalmente.
    •  
    • En ciencia, tampoco se utiliza el nombre completo de un autor, ni el título académico de éste, de tal manera que es recomendable citar a otro colega solamente por su primer apellido y con referencia a la publicación o comunicación personal a la que nos referimos (“ según Chanfón ” en lugar de “ según el Dr. Chanfón ” o “ según Carlos Chanfón ”). La única excepción a esta recomendación es el apartado de “Agradecimientos”, donde muchos autores consideran aceptable un mayor personalismo, pero siempre comedido.
  • El uso de la cursiva
    • El empleo de la cursiva es un aspecto, por lo habitual, que no suele presentar ningún problema, por lo que nos limitaremos a ofrecer unos pequeños recordatorios. Se deben escribir en cursiva:
    • - Los términos o frases en latín.
    • - Palabras en idiomas distintos a los del artículo.
    • - Frases que se toman como ejemplo o como cita literal de otras fuentes.
    • - Expresiones mal escritas deliberadamente.
    • - En caso de no poder presentar el manuscrito con cursivas reales (mecanografiado), se indicarán subrayando las palabras correspondiente.
  • Ponerse a escribir
    • Lo primero que se debe considerar es que escribimos un artículo científico para dar cuenta de una investigación , y no al contrario. Es decir, una vez que nos sentamos a escribir, debemos haber finalizado la investigación, obtenido y analizado los resultados y alcanzado las conclusiones pertinentes.
    • Debemos vencer la tentación de comenzar rápidamente dando forma, incluso estética, al artículo final. Las premuras a la hora de escribir únicamente conducen a una excesiva extensión, desorganización y lo que es peor, a la omisión de aspectos importantes. Por ello, es conveniente desarrollar en primer lugar un borrador sobre el que trabajar . Aunque cada autor termina desarrollando sus propios hábitos, es aconsejable seguir un protocolo organizado , que podría ser, el establecimiento de las siguientes etapas de la redacción:
  • Etapas de la redacción:
    • 1.- Realizar un guión previo de los puntos que deseamos tratar en el texto.
    • 2.- Ordenar todo el material (notas, fichas, figuras, fotografías) en el mismo orden que el guión realizado.
    • 3.- Escribir un primer borrador sin ningún tipo de preocupación por el estilo, utilizando papel por una sola cara, doble espacio y amplios márgenes que nos permitan insertar notas y observaciones en las siguientes revisiones.
    • 4.- Expresar mediante tablas, gráficos o figuras todo lo que sea posible, con objeto de evitar prolongadas descripciones.
    • 5.- Comprobar con el guión si se ha contado todo lo previsto y si se han relacionado todas las citas bibliográficas. Comprobar el rigor en la exposición de resultados y la exactitud en la expresión de las conclusiones.
    • 6.- Realizar una primera revisión de la redacción , consultando todo tipo de dudas ortográficas y gramaticales.
    • 7.- Segunda revisión para eliminar incisos, reducir oraciones, evitar redundancias y evitar reiteraciones de conceptos.
    • 8. Leer en voz alta el documento , pues así se detectan mejor las frases demasiado largas, redundancias y otros defectos. Esta lectura nos ayudará también a situar mejor los signos de puntuación.
    • 9. Una vez redactado , someter el manuscrito a un lector especializado o, incluso, un lector ajeno a la disciplina que puede ayudarnos en la detección de fallos en la redacción.
    •  
  • Estructura del artículo científico
    • Existen varios tipos de comunicaciones científicas escritas, tales como artículos originales, artículos de revisión, notas, reseñas y libros. Cada una de éstas presenta unas características específicas y se redactan bajo estructuras diferentes, marcadas por su extensión y cometido.
    • A pesar de que cada revista tiene sus propias normas de publicación , la estructura del artículo suele ser común a todas ellas, variando únicamente la forma de presentación, extensión de las partes o algunas pequeñas características relacionadas con el formato. Por ello, deberá esperarse a conocer las normas de publicación de la revista a la que enviemos el trabajo para dar a éste su aspecto definitivo (tipo de letra, interlineado, idiomas del título y del resumen, situación de las palabras clave, formato de las citas bibliográficas), pero podremos redactar el artículo de forma genérica independientemente de la revista en la que sea publicada.
    • El texto de los artículos originales habitualmente se divide en subsecciones denominadas: introducción, material y métodos, resultados y discusión.
    • 1.- Título
    • 2.- Autores
    • 3.- Resumen y palabras clave
    • 4.- Introducción
    • 5.- Material y métodos
    • 6.- Resultados
    • 7.- Discusión
    • 8.- Bibliografía
    Estructura del artículo científico original
  • Título
    • El título de un artículo científico debe describir su contenido de forma clara y precisa, que le permita al lector identificar el tema fácilmente.
    • Debe ser corto (no exceder de 15 palabras) sin sacrificar la claridad, para ello debe evitarse el uso excesivo de preposiciones y artículos, el utilizar exposiciones repetitivas como por ejemplo: estudio sobre...; investigación acerca de....; análisis de los resultados de....; etcétera, y el uso innecesario de subtítulos.
    • Como recomendación el título es lo último que se escribe, el tener la idea del artículo en general y la identificación clara y precisa del problema y de los objetivos, facilita su formulación.
  • Autor(es)
    • Deben aparecer como autores aquéllos que han hecho una contribución intelectual sustancial y asuman la responsabilidad del contenido del artículo.
    • Es inadecuado incluir como autores a personas cuya contribución al artículo es mínima o nula ( autoría injustificada ), o negarle crédito de autor a una persona que es responsable de una parte decisiva del contenido intelectual del artículo ( autoría incompleta ).
    • Un segundo aspecto importante de este apartado lo representa la autoría compartida de un artículo científico . Por convenio, el primer autor es siempre considerado como autor principal , y en algunos índices el trabajo es citado únicamente por este autor. El asunto se agrava si son más de tres los firmantes, ya que entonces es muy común utilizar el nombre del primero seguido de la expresión “ et al .”, abreviatura de la expresión latina “ et a látere ” con la que se designa a otras personas que trabajan con el interesado. Por ello, en un artículo en colaboración resulta indispensable dejar muy claro desde el principio quien será el primer firmante , con objeto de evitar malentendidos de última hora.
  • Resúmen
    • Actualmente la mayoría de las revistas exigen un resumen en varios idiomas sobre el contenido del artículo.
    • Éste es uno de los aspectos que suelen estar limitados por las normas editoriales. Normalmente no debe superar las 150 palabras e incluir una traducción a otro idioma, generalmente inglés o francés, si no es ninguno de éstos el utilizado en el artículo.
    • Deberemos pues, cuidar en extremo la redacción del resumen , así como su traducción, teniendo en cuenta que va a ser sin duda alguna la parte más leída de nuestro artículo y, en muchas ocasiones, la única . Debe hacerse referencia a los objetivos, metodología, resultados y conclusiones , lo que unido a las limitaciones de extensión hace que debamos dedicarle una atención especial.
    • Al final (o al principio, dependiendo de la revista) deben incluirse una serie de términos denominados “Palabras clave” ( Key words ) por las que nuestro artículo será incluido en los Thesaurus y bases de datos.
  • Resúmen
    • Esta parte del artículo tiene como objetivo orientar al lector a identificar el contenido básico del artículo de forma rápida y exacta y a determinar la relevancia del contenido del artículo.
    • El contenido del resumen debe expresar de forma clara y breve: los objetivos y el alcance del estudio, los procedimientos básicos, los métodos analíticos y observacionales, los principales hallazgos y las conclusiones.
    • En este punto debe situarse la investigación en tiempo y lugar; presentar resultados numéricos precisos e indicar los límites de validez de las conclusiones.
    • Debe redactarse en tercera persona, tiempo pasado , excepto la frase concluyente; excluir abreviaturas y referencias bibliográficas.
    • El resumen puede clasificarse en: descriptivo, informativo y estructurado:
    • Descriptivo: da una idea global del estudio, su extensión es de 50 a 100 palabras. Por lo general no es recomendable para revistas científicas.
    • Informativo: es similar a un miniartículo, su extensión es entre 150 y 200 palabras.
    • Estructurado: se estructura en apartados: objetivos, diseño, lugar/circunstancias, pacientes, intervención, mediciones, principales resultados y conclusiones.
    • El tipo de resumen que se debe utilizar responderá a las normas editoriales de la revista donde se pretende publicar el manuscrito.
    • Los errores más frecuentes en los artículos publicados son: no presentación del resumen, no ser inteligibles, contener información irrelevante, inclusión de conclusiones no relacionadas con el texto y falta de precisión, concisión y ordenamiento.
    Resúmen
  • Introducción
    • En esta parte se debe identificar claramente el problema y encuadrarlo en el momento actual, exponer brevemente los trabajos más relevantes , y destacar las contribuciones de otros autores al tema objeto de estudio, justificar las razones por las que se realiza la investigación y formular las hipótesis y los objetivos pertinentes.
    • Así como una breve reseña del estado actual de los conocimientos en este campo, incluyendo las referencias bibliográficas más importantes.
    • Por otro lado, y al contrario que en el resumen, habrá que cuidar el no adelantar los resultados ni, mucho menos, las conclusiones del trabajo.
  • Introducción
    • La introducción debe responder a la pregunta de "porqué se ha hecho este trabajo". Describe el interés que tiene en el contexto científico del momento, los trabajos previos que se han hecho sobre el tema y qué aspectos no dejan claros. Con la abundancia de trabajos de revisión existentes actualmente, la Introducción no necesariamente debe ser muy extensa y puede beneficiarse de lo expuesto en la revisión más reciente sobre el tema.
    • La Introducción es pues la presentación de una pregunta, la cual es a su vez como el nexo de unión que engarza la investigación con el cuerpo de doctrina existente. Y para no encontrarse al final del esfuerzo con la sorpresa de que la pregunta ya ha sido respondida por otro investigador más madrugador, es necesario (imperativo, por mucho que cueste), hacer una revisión bibliográfica previa . Probablemente es la parte más costosa del trabajo, entre otras cosas porque siempre existe la posibilidad de que de dicha revisión pueda concluirse que nuestras preguntas ya tienen respuesta y, por lo tanto, no vale la pena llevar a cabo la investigación.
    • Es conveniente que el último párrafo de la Introducción se utilice para resumir el objetivo del estudio.
  • Material y método
    • La redacción cuidadosa de esta sección es de importancia crítica, porque la piedra angular del método científico exige que los resultados obtenidos , para tener valor científico , sean reproducibles; y, a fin de que los resultados se consideren como tales, es necesario suministrar la base para que otros puedan repetir los experimentos.
    • Una secuencia recomendable para escribir este apartado será: definir la población y el grupo de estudio, el diseño seleccionado, la selección y asignación de sujetos a grupos de estudio, la intervención o tratamiento, los métodos de análisis y los de tratamiento de la información (análisis estadístico).
    • De los métodos ya establecidos se dará solamente la referencia, se describirán brevemente aquéllos que no son bien conocidos; y con todo detalle los métodos nuevos o que estén sustancialmente modificados; se explicarán las razones por las cuales se usan y sus limitaciones si las tuviesen.
    • Los errores más frecuentes encontrados en este apartado han sido: diseño inapropiado para los objetivos del estudio, en desacuerdo con el nivel actual de conocimientos del problema o con inconvenientes éticos, muestra no representativa del universo, imprecisión en la descripción de materiales, de los métodos de análisis clínicos y estadísticos, la inclusión de resultados y la falta de ordenamiento.
  • Resultados
    • En este apartado deberemos reseñar las observaciones, experimentos y datos obtenidos a lo largo de la investigación.
    • La secuencia de redacción no tiene por que ser necesariamente cronológica, sino la que permita una exposición más coherente y clara de los resultados obtenidos.
    •   
    • Siempre que sea posible, compondremos los datos presentados en forma de tablas o figuras, que aportan una mayor claridad sobre todo en los casos de datos numéricos y descripciones de formas. En el texto no deberán repetirse los datos incluidos en las ilustraciones o tablas, sino únicamente el comentario de éstas, haciendo referencia al número de figura correspondiente.
    • Se debe utilizar el tiempo pasado y cuidar de no repetir lo descrito en material y método o en la discusión.
  • Discusión
    • La discusión puede encontrarse de forma independiente o integrada en un apartado general de “Resultados y discusión” con el punto anterior.
    • En cualquier caso, deberán incluirse los aspectos más importantes y novedosos del estudio, así como las conclusiones que se desprenden de los mismos. Se contrastarán con los resultados obtenidos en otras publicaciones sobre el tema y finalmente pueden avanzarse futuras líneas de investigación. 
    • La discusión es un apartado fundamental en la redacción del artículo científico. Es el momento en que se examinan e interpretan los resultados obtenidos en la investigación con el marco conceptual de referencia, donde se discuten la coherencia y las contradicciones fundamentales de los datos obtenidos, donde se evalúan y califican las implicaciones de los resultados con respecto a las hipótesis originales.
    • En este punto debe quedar explícita la respuesta o respuestas a la pregunta o preguntas de investigación planteadas en la introducción que condujeron al diseño y a la realización de la investigación.
    • Deben evitarse las conclusiones sin apoyo en los datos obtenidos y las discusiones superficiales, que en lugar de contribuir a enriquecer el estudio lo oscurecen y limitan.
    • Entre los errores frecuentemente encontrados en la discusión de artículos científicos revisados pueden citarse: la repetición de los resultados, la ausencia de confrontación de los resultados, la reformulación de los puntos ya tratados, la polémica en forma trivial sin un sustento teórico consistente, especular sin identificarlo como tal y sin relacionarlo en forma estrecha y lógica con la información empírica y teórica. Las conclusiones no se justifican, por cuanto no se apoyan en la evidencia de los hallazgos.
    Discusión
  • Referencias bibliográficas
    • Las referencias permiten identificar las fuentes originales de ideas, conceptos, métodos, técnicas y resultados provenientes de estudios publicados anteriormente, orientan al lector con mayor extensión y profundidad en el sustento teórico en que se fundamenta el estudio.
    • Las referencias deben numerarse de forma consecutiva, con números arábigos situados entre paréntesis, en el orden que aparecen por primera vez en el texto.
    • Deben evitarse la utilización de resúmenes en calidad de referencias, las observaciones no publicadas, la cita de citas. Las comunicaciones personales, aunque las escritas, nunca las orales, pueden ser insertadas entre paréntesis en el texto. Se deben excluir las citas de tesis de maestría o doctorado no publicadas, en caso de ser imprescindibles se notarán a pie de página. Se pueden incluir los trabajos aceptados pero que aún no han sido publicados y se añade la denominación "en prensa", entre paréntesis. Las referencias deben ser revisadas por los autores consultando los documentos originales.
    • Únicamente recordaremos que, a diferencia de otras publicaciones, en un artículo científico únicamente se admite relacionar bajo este epígrafe aquellas referencias bibliográficas que han sido directamente citadas en el texto. 
  •  
  •