• Save
El asesinato del profesor de matemáticas adaptación
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

El asesinato del profesor de matemáticas adaptación

on

  • 5,075 views

 

Statistics

Views

Total Views
5,075
Views on SlideShare
4,412
Embed Views
663

Actions

Likes
2
Downloads
0
Comments
0

6 Embeds 663

http://nanimatematicasleonor.blogspot.com 644
http://dpm-a.blogspot.com 9
http://www.dpm-b.blogspot.com 4
http://dpm-b.blogspot.com 3
http://dpm-t.blogspot.com 2
http://nanimatematicasleonor.blogspot.com.es 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

El asesinato del profesor de matemáticas adaptación El asesinato del profesor de matemáticas adaptación Document Transcript

  • DESARROLLO DEL PENSAMIENTO MATEMÁTICO     SIERRA i FABRA, Jordi. El asesinato del  profesor de matemáticas. Salamanca. Ed. Anaya, 2000, p. 176.            LUCÍA LOMBA PACHECO  2º EDUCACIÓN INFANTIL  TUTORIZADO FECHA: 11 DE NOVIEMBRE DE 2010       CURSO 2010‐2011 
  •      
  •   ÍNDICE     1. INTRODUCCIÓN   3 2. UNIDAD DIDÁCTICA   4  Objetivos   4    General               4    Específicos               4  Contenidos   4  Actividades   4    Preparatoria             4    Complementarias            8
  •     1. INTRODUCCIÓN  Este  trabajo  consiste  en  una  Unidad  Didáctica  en  la  que  se  tiene  como  objetivo enseñar  a  los  niños  la  importancia  del  aprendizaje  en  general,  y  más  concretamente  de  “las temidas  matemáticas”.  Está  fundamentada  en  la  idea  original  del  libro  de  “El  Asesinato  del profesor  de  Matemáticas”  del  autor  Jordi  Sierra  i  Fabra,  publicado  en  el  año  2000  por  la editorial Anaya, enfocado a alumnos de los cursos superiores de primaria y E.S.O.  La  Unidad  Didáctica  consta  de  dos  partes  diferenciadas:  una  primera  parte  en  se realizaría la introducción al tema utilizando como recurso el relato de un cuento y una segunda parte,  complementaria  a  la  anterior,  de  actividades  relacionadas  con  el  cuento,  para  realizar posteriormente y afianzar contenidos, conceptos, actitudes, etc.  Esta  propuesta  didáctica  está  pensada  para  niños  de  5  años  que  ya  poseen  y  han desarrollado y adquirido algunos conocimientos lógico‐matemáticos previos, y que por tanto, ya han tenido contacto con los contenidos matemáticos de forma explícita.    
  • 2. UNIDAD DIDÁCTICA Los Objetivos que persigue esta Unidad Didáctica son los siguientes: OBJETIVO GENERAL:  ‐ Descubrir la importancia que tiene el aprendizaje y desarrollar una actitud positiva  ante él. OBJETIVOS ESPECÍFICOS:  ‐ Experimentar la importancia de la adquisición de conocimientos.  ‐ Resolver problemas de la vida diaria de forma adecuada.  ‐ Conocer y utilizar las diferentes simbologías matemáticas.  ‐ Saber interpretar y comprender informaciones y datos proporcionados.   ‐ Adquirir de forma evolutiva los conceptos de números, figuras y elementos  geométricos, aspectos de cantidad y cuentas. En relación a los objetivos propuestos, se trabajarán los siguientes contenidos: CONTENIDOS:  ‐ Los números: concepto y cantidad (1‐20).  ‐ Las formas geométricas: círculo, cuadrado, triángulo, rectángulo, rombo.  ‐ Cuentas: sumas y restas simples.  ‐ Informaciones y datos: instrucciones, explicaciones.  ‐ Aspectos de cantidad: mayor/menor que, menos/más que. Para  la  consecución  de  estos  objetivos  se  necesita  el  transcurso  de  la  totalidad  del  año académico para que el alumno desarrolle sus conocimientos de forma evolutiva. ACTIVIDADES PROPUESTAS:  1) ACTIVIDAD PREPARATORIA EL CUENTO: LOS NIÑOS QUE NO QUERÍA APRENDER Había una vez, en un país muy muy lejano, unos niños que no querían aprender. ¡¿Cómo  que  no  querían  aprender…?!  Pues  no,  no  querían  aprender,  porque  cada  vez  que  la profesora sacaba el libro para que realizasen una serie de números, les repartía una ficha en la que  tenían  que  ordenar  las  secuencias,  les  proponía  jugar  a  los  bloques  lógicos,  o  realizar cualquier  otra  cosa  que  no  fuese  jugar,  los  niños  enseguida  protestaban  y  contestaban  a  la maestra:  “…no  profe,  esa  no  que  es  muy  difícil…”,  o  “…  eso  no  nos  gusta…”  o  “¡qué aburrimiento, profe…!”. Y así sucedía cada día…, un día tras otro…, la maestra proponía algo, y los niños nunca acogían con gusto sus proposiciones. Por esta razón, la profe se encontraba muy triste y no sabía qué hacer para que los niños de ese país tuviesen más interés por lo que ella les quería enseñar… 
  • Entonces, pensando, pensando, se le ocurrió una idea… pero, por supuesto, no dijo nada a los niños, hasta que fuese el momento oportuno. Para llevar a cabo su fantástica idea la profesora tuvo que trabajar mucho, muchísimo, y por eso preparó todo lo necesario a conciencia y cuando por fin estuvo todo hecho, sorprendió a los niños de la siguiente manera. Los  niños  venían  al  cole  como  cada  día,  como  otro  día  cualquiera,  con  sus  cazadoras  bien abrochadas porque era invierno y hacía un frío terrible, con sus carpetas bajo el brazo con el libro de lectura bien repasado, para saberse la lección de maravilla y que la profe se pusiese muy  contenta  y  no  les  hiciese  trabajar  doble  en  esas  tareas  aburridas  que  siempre  les mandaba hacer en clase… Se pusieron en la fila, esperaron su turno para subir a clase justo después de la clase de la Srta Pili  y  cuando  entraron  por  la  puerta  se  quedaron  sorprendidos…  “¡¡¡Oh…!!!  ¡Pero  qué  pasa aquí!...”, “…¡qué han hecho con nuestra clase…!”, “…¿Qué es todo esto?...”. La  maestra  entró  en  la  clase  como  si  nada  hubiese  pasado  y  se  encontró  a  los  niños estupefactos… Les animó a que se fuesen quitando sus cazadoras y se pusiesen los mandilones pero  los  niños  estaban  extasiados  y  se  vestían  a  un  ritmo  en  el  que  una  tortuga  les  hubiese adelantado de sobra…  ‐ “¡Venga niños! Que tenemos que empezar…!‐ dijo la profesora. Entonces, Miguel se decide por fin a decir:  ‐ “Profe, ¿qué ha pasado aquí? ¿dónde están nuestras mesas y nuestras sillas? ¿Por qué  la clase está llena de números y tenemos cantidad de fichas, juegos, fotos, láminas por  toda la clase?”. Los niños tan deseosos como Miguel de saber, al oír que éste se había decido a preguntar lo que  todos  querían  conocer,  atendieron  rápidamente  a  la  posible  respuesta  que  les  daría  la profesora, pero esta se limitó a contestar:  ‐ “Abrochaos bien los mandilones que vamos a empezar…” Los  niños,  aún  asombrados  por  semejante  despliegue,  buscaron  sitio  donde  pudieron  para sentarse, ya que la clase estaba abarrotada de interesantes “atracciones” y esperaron nuevas órdenes de la maestra. La profesora se sentó con ellos en el suelo y les dijo bajo la atenta mirada de los niños:  ‐ “Hoy no vamos a trabajar fichas, ni vamos a utilizar ningún libro…” Aún no había terminado de decir la frase cuando todos los niños gritaron al unísono:  ‐ “¡Bien!, ¡yupi!, ¡guay!”   ‐ “¡Oé‐oé‐oé‐oé‐oeeeeé‐oé!” La profesora puso cara de pocos amigos y los niños hicieron silencio como por arte de magia… 
  • ‐ “Nadie  ha  dicho  que  no  vayamos  a  trabajar…  sólo  he  dicho  que  no  vamos  a  hacer  fichas ni a utilizar libros….”  ‐ Jooooo…….!.‐ Rechistaron los niños.   ‐ “¿Os apetece o no saber para qué es todo esto que tenemos en la clase?”.  ‐ ¡Síiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!  ‐ “Pues atendedme y lo descubriréis…” “Se trata de un juego de pistas”  ‐ “¿Un juego de pistas, profe?”.‐ Dijo Andrea.  ‐ “Sí,  un  juego  en  el  que  tendréis  que  adivinar  algunas  cosas  para  poder  continuar  jugando y si acertáis todas las pistas llegaremos a un tesoro”.  ‐ “¡Un tesoro!”. Dijeron los niños.  ‐ “Pero, ¿qué tesoro profe?”.‐ Exclamó Miguel, que siempre es el más curioso y el que  siempre pregunta lo que todos quieren saber.  ‐ “Eso lo descubriremos cuando lleguemos a la última pista…”.‐ Contestó la profesora.  ‐ “¿Y qué tenemos que hacer para empezar el juego?”.‐ Preguntó hábilmente Sara.  ‐ “Pues,  ¡tener  ganas  de  jugar…!.  ¿Vosotros  tenéis  ganas  de  jugar?”.  Preguntó  la  profesora.  ‐ “Síiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!!”  ‐ “Pues vamos a empezar…”.  La maestra cogió unas cartulinas chulísimas decoradas con muchos colores y empezó a leer la que tenía esto en la portada “1”, y la cartulina decía así: “Iremos  a  un  lugar  donde  guardamos  los  libros,  y  en  el  3er  piso,  en  el  4º  libro,  tendréis  la siguiente pista”. Rápidamente los niños se pusieron a pensar dónde guardaban los libros y no se le ocurría… ¡Jo, profe,  qué  difícil!  Pero  de  repente,  Clara  dijo:  “el  lugar  donde  se  guardan  los  libros,  es  la estantería…”.   ‐ “Sí Clara, porque la estantería tiene pisos, como dice en la pista”.‐ Respondió Paula. Todos los niños fueron corriendo a la estantería y la profe les sonrió por haberlo acertado. Les repitió en voz alta la pista para que prestasen atención a la información.   ‐ “Primero, segundo, tercero…”.‐ Contaron los niños con impaciencia.  ‐ “Y  ahora  primer  libro,  segundo  libro,  tercer  libro  y  cuarto  libro…”.‐Dijo  Marcelo  cogiendo el libro en su mano. “Aquí está la siguiente pista…”. Marcelo abrió el sobre que ponía “2” y encontró un puñado de hojas con unos dibujos y unas rayas discontinuas alrededor y un dibujito, que parecía un pictograma de una tijera.  Los niños enseguida se dieron cuenta que la segunda pista les estaba indicando que tenían que coger  unas  tijeras  y  ponerse  a  recortar,  y  eso  hicieron.  Santi  cogió  el  bote  de  las  tijeras  y repartió una a cada niño. Todos se pusieron  a la tarea. Se daban consejos los unos a los otros: “¡cuidado,  no  os  salgáis  de  las  líneas  que  se  puede  estropear  el  siguiente  mensaje…!”o  “los trozos recortados, los ponemos aquí…” 
  • Cuando  terminaron  juntaron  todos  los  recortes  encima  de  la  alfombra  de  la  asamblea  y examinaron atentamente su contenido. ¡Cómo no iban a reconocerlo… lo habían hecho miles de veces con la profe… eso era un puzle y ahora debían montarlo…! Sara, que era especialista en este tipo de tareas, se abrió paso entre los compañeros, que no opusieron resistencia y se puso “manos a la obra”. No había pasado ni un minuto cuando ya el puzle  estaba  casi  terminado  pero…  ¿qué  pasaba…?  Había  un  hueco  en  el  puzle,  faltaba  una pieza…  cómo  era  posible…  Los  niños  comenzaron  a  buscar  por  toda  la  clase  y  la  pieza  no aparecía…   ‐ “Ahora que iba todo tan bien… va y perdemos una pieza del puzle”. De  repente  se  acerca  Javier  al  resto  de  sus  compañeros,  avergonzado,  con  la  cara  como  un tomate:  ‐ “La tenía en el bolsillo del mandilón…, con las prisas no me acordaba…”.  ‐ “¡¡¡Ufff, menos mal…!!! Creí que ya no la encontrábamos…”.‐ Exclamó Ángel. Pusieron  la  pieza  en  su  sitio,  y…  el  resultado  era  un  dibujo.  Un  dibujo  del  encerado,  y  por cierto, era igualito al de su clase…  ‐ “¡Ah!, dijo Bea, es este encerado porque aquí hay un 4 gigante y debe ser la 4ª pista.”  ‐ “Sí, porque hay algo dibujado en el encerado y parece una pista.” En el encerado había dibujados dos conjuntos: Uno que  tenía cuatro objetos rojos, y otro que tenía cuatro formas redondas. Además había una  persona,  parecía  el  dibujo  de  una…  de  una  profe  que  estiraba  la  mano  para  coger  los conjuntos… Esta  sí  que  era  difícil,  conjuntos  y  una  profe…  ¿Qué  significaba  eso…?  Los  niños  pensaron, pensaron durante un buen rato mientras la profe esperaba ansiosa que por fin descifrasen la pista. Marcos, que estaba superconcentrado desde el principio, observaba los conjuntos y observaba el dibujo de la profe, volvía a observar los conjuntos y otra vez a la profe, así hasta que dijo:  ‐ “Eso es…”  ‐ “¿¿Qué??”.‐ Respondieron los niños.  ‐ “Tenemos que hacer conjuntos y dárselos a la profe…”  Los  niños  corrieron  a  buscar  objetos  rojos,  a  buscar  cosas  redondas  y  a  reunirlas  en  los  diferentes grupos. Cuando las tuvieron preparadas, se las llevaron a la profe y ésta dijo:  ‐ “¡Muy  bien  chicos,  muy  bien…!  Habéis  resuelto  todas  las  pistas.  Ésta  era  la  última.  Ahora tendréis vuestro merecido tesoro”.  Los niños comenzaron gritar y saltar de alegría, celebrando que habían resuelto todas las  pistas y habían conseguido el tesoro. 
  • ‐ “Sentaos un momento que os voy a contar una cosa antes de daros vuestro premio”.  Los niños obedecieron y escucharon atentamente a la profe.  ‐ “Antes de nada, deciros que habéis participado todos muy bien en la tarea, y que os  habéis  tratado  como  verdaderos  compañeros  y  amigos,  ayudándoos  los  unos  a  los  otros  y  trabajando  en  equipo  para  conseguir  las  pistas.  Además  habéis  resuelto  problemas de los que hacemos en clase muchas veces y no os gustan hacer y hoy los  habéis hecho con  mucha ilusión y ganas. Por eso tendréis vuestro tesoro. Pero antes  debo  preguntaros  si  todavía  pensáis  que  aprender  y  hacer  las  tareas  del  cole,  es  aburrido.”  ‐ “No, profe. Lo hemos pasado muy bien”.‐ Dijo Carla, muy sonriente.  ‐ “¿Verdad que es divertido hacer las tareas?”.  ‐ “Sí,  profe.  Ya  no  nos  vamos  a  quejar  nunca  más  cuando  tengamos  que  hacer  las  tareas”.  ‐ ”Pues  me  alegro  de  oír  esto.  Pero  ahora  a  lo  importante…  ¿queréis  saber  que  es  el  tesoro?”  ‐ “¡Síiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!”  ‐ “Pues, ¡es una fiesta en el gimnasio con una piñata llenita de chuches…!”.  ‐ “¡Bieeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeennnnnnnnnn!”.‐  Gritaron  los  niños,  mientras  corrían  para el gimnasio. Los  niños  comieron  y  bailaron  toda  la  tarde  y  sobre  todo  comprendieron  que  aprender  es divertido y tiene su recompensa… ¿Sabéis cuál?  ¡SER UN POQUITO MÁS LISTO!   2) ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS:    2.1) “HABLAMOS DEL CUENTO”.  Se pide a los niños que se sitúen en el lugar donde se realice normalmente la asamblea  (alfombra  o  lugar  destinado  para  la  misma)  y  que  se  sienten  de  forma  que  formen  un  círculo y  de  manera  que  todos puedan verse las caras. El maestro o  maestra también se  sentará con ellos.  Se  comenzará  haciendo  preguntas  a  los  niños  sobre  la  comprensión  del  cuento.  Primeramente,  se  intentará  que  entre  todos  sean  capaces  de  resumir  la  historia,  intentando que cada niño haga su aportación.   Posteriormente,  se  harán  preguntas  sobre  los  personajes  y  sobre  lo  ocurrido  en  la  historia  (enumeración  de  personajes  y  hecho,  qué  es  lo  que  más  le  ha  gustado  y  lo  que  menos,  etc.).  Este  sería  el  momento  también  para  resolver  dudas  de  comprensión  de  aspectos que no hayan entendido los niños, tales como vocabulario nuevo empleado en el  texto (ej: “…los niños gritaron al unísono…” o “…semejante despliegue”). 
  • Finalmente, se propondrá a los niños:  “Como  os  ha  gustado  mucho  este  cuento,  ¿qué  os  parece  si  hacemos  algunos  juegos  relacionados con la historia que acabamos de contar?”.   Será el momento del planteamiento de las actividades complementarias relacionadas  con  la  historia  relatada  donde  se  utilizará  una  metodología  globalizadora  en  la  que  se  trabajar  distintos  aspectos  necesarios  en  la  Educación  Infantil  de  las  distintas  competencias.    2.2) “DIBUJAMOS LA HISTORIA”:  Se les pide a los niños que dibujen libremente lo que les haya evocado la historia, sus  personajes,  sus  ambientes,  etc.  en  definitiva,  lo  que  ellos  prefieran.  Esta  actividad  debe  realizarse  no  muy  demorada  de  la  anterior  para  que  los  niños  tengan  los  comentarios  recientes y presentes. No se deben dar más instrucciones a los niños que la de dibujar lo  que  prefieran  relacionado  con  el  libro  y  se  deben  respetar  sus  interpretaciones  de  los  personajes, los colores utilizados al dibujar y colorear, así como cualquier otro elemento  del dibujo.   2.3)  “EL RINCÓN DE LAS MATEMÁTICAS”  Con  esta  actividad  se  pretende  que  se  cree  un  espacio  dedicado  a  las  matemáticas  dentro del aula y que éste forme parte del ambiente del alumno. Para ello, se les pedirá a  los  niños  que  vayan  aportando  materiales  relacionados  con  esta  temática  que  irán  formando  el  rincón,  además  de  los  materiales  propios  de  la  clase  (regletas,  bloques  lógicos,  construcciones  etc.).  Es  una  manera  de  implicar  a  los  niños  y  sus  familias  en  el  aprendizaje  ya  que  colaborarán  en  la  aportación  de  ideas  y  materiales  para  elaborar  el  rincón.  2.4)  “CANCIONES”  El profesor hará una minuciosa selección de canciones en las que se utilicen y aclaren  conceptos relacionados con la temática que se está trabajando.  Algunos de estos ejemplos podrían ser:   http://www.youtube.com/watch?v=tFryvNmLU‐Y  http://www.youtube.com/watch?v=‐69eHd3SHSQ&feature=related  http://www.youtube.com/watch?v=VB453lW2UtE&feature=related