Your SlideShare is downloading. ×
Repartido n°6 las civilizaciones fluviales
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Repartido n°6 las civilizaciones fluviales

221
views

Published on

MESOPOTAMIA

MESOPOTAMIA

Published in: Education

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
221
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Ficha de Historia, 1° año del Ciclo Básico Prof. Fernando de los Ángeles UNIDAD III “Las Civilizaciones fluviales Antiguas” Mesopotamia1: una Región entre dos ríos En la Mesopotamia asiática y en Egipto se desarrollaron las primeras sociedades civilizadas. Actualmente, la mayormente de esta región es el territorio de la republica de Irak. La tierra del Tigris y el Éufrates Los valles de los ríos Tigris y Éufrates fueron el núcleo de las sociedades hidráulicas de la antigua Mesopotamia. Ambos ríos nacen en zonas montañosas de la actual Turquía y desembocan en el golfo Pérsico. En Mesopotamia era posible distinguir tres regiones: Al Norte, la alta Mesopotamia denominada antiguamente Asiria, se extendía a ambos márgenes del curso superior del Tigris. La Mesopotamia media, llamada Akkad o Babilonia, era una planicie fértil. La baja Mesopotamia, llamada Sumer, era una zona de pantanos alrededor del área del Delta formado por la desembocadura de los ríos. “Media Luna fértil”: Tierras bañadas por los ríos Tigris y Éufrates, costas del mediterráneo oriental y valle del río Nilo. A Diferencia de las inundaciones del Río Nilo, las inundaciones del Tigris y del Éufrates eran violentas e irregulares y, por ello, poco predecibles. El clima intensamente cálido y seco. A pesar de estas dificultades, las sociedades de esta región aprendieron a controlar los ríos y a aprovecharlos como fuente de fertilidad y agua para riego. La necesidad de organizar amplios proyectos de contención de las inundaciones, de irrigación y desecado de los pantanos propició el surgimiento de estados, con sus gobiernos y leyes. Una región inestable A diferencia de Egipto, Mesopotamia carecía de fronteras naturales, lo que facilito constantes migraciones de pueblos de diverso origen y lengua, que modificaron una y otra vez la población y la cultura de la región. A lo largo de la historia, pueblos semitas, indoeuropeos y asiáticos llegaron a la antigua Mesopotamia. En general, las poblaciones sedentarias, capaces de producir y almacenar excedentes agrícolas, atraían a grupos nómades, muchos de los cuales eran pastores y estaban organizados militarmente. El encuentro entre los diversos grupos culturales fue violento, cuando un grupo intentaba dominar a otro. El enfrentamiento no impidió un lento proceso de influencias mutuas, durante el cual el pueblo dominado militarmente aportaba su cultura al conquistador. Las condiciones geográficas y demográficas dificultaron el desarrollo de un poder estatal único en Mesopotamia durante el tercer milenio: la unidad política dominante fue la “ciudad-estado”. Esta estaba integrada por una ciudad importante y compleja y el pequeño territorio que lo rodeaba. Durante el segundo milenio, Mesopotamia fue unificada por una dinastía que dio origen al Primer Reino Babilónico. 1 Mesopotamia: Etimológicamente el término Mesopotamia proviene del griego y significa “entre ríos”. Página 1 de 5
  • 2. MESOPOTAMIA Y SU HISTORIA Los súmeros fundaron las primeras ciudades-estado independientes en Mesopotamia. Un pueblo semita, los acadios, realizó el primer intento de unificación política. LasCiudades-Estadosúmeras(3000-2350 a.C.) Las primeras ciudades-estado de Mesopotamia fueron establecidas por los súmeros, puebloque hablaba una lengua no relacionada con ninguna otra conocida. Las ciudades súmeras más importantes eran Eridu, Lagash, Nippur, Kish y Ur. Cada ciudad-estado era una unidad política independiente, que poseía su propio gobierno, su ejército y sus dioses. Por lo general, las ciudades se encontraban en las riberas de un río o cerca de algún curso de agua y estaban rodeadas por murallas. Cada ciudad-estado súmera estaba consagrada a un dios y sus instituciones más importantes eran el Templo y el Palacio. El Templo era la morada del dios principal de la ciudad, considerado dueño de los hombres, los animales y los cultivos. Estos templos, en forma de pirámidesescalonadas, eran llamados “zigurat” (montaña sagrada). Además de cumplir funciones religiosas, el Templo era un centro de actividades políticas, judiciales, económicas y sociales. Allí se tomaban los juramentos en los procesos judiciales, se almacenaba, administraba y distribuía el grano, se elaboraban productos artesanales, se enseñaba a leer y escribir, y se brindaba asistencia a los necesitados. Los templos poseían tierras trabajadas por campesinos que dependían de ellos. Esta variedad de funciones otorgó a los templos un lugar de preeminencia sobre los gobernantes. El Palacio, ubicado cerca del zigurat, era sede del gobierno. Inicialmente, este era ejercido por un rey-sacerdote elegido por el pueblo. Más tarde, el cargo se volvió hereditario, y su gobernante recibió el título de ensi. El ensi era el encargado de defender la ciudad, de proveer y mantener los sistemas de riego, y organizar el culto a los dioses. Era considerado el representante del dios de la ciudad y, en su nombre, repartía las tierras y asignaba trabajo a los habitantes. Los excedentes de la producción agrícola permitían mantener al ensi y a la burocracia estatal, a los sacerdotes y a los artesanos. Las ciudades-estado rivalizaban entre sí por la posesión de la tierra o el control de circuitos comerciales. Algunas ciudades lograron imponerse sobre otras, a las que gravaron con un tributo, y se convirtieron en territorios hegemónicos2. La expansión fortaleció el poder de los gobernantes, que de ser reyes-sacerdotes pasaron fundamentalmente a tener funciones militares, adoptando el título de lugar. 2 Hegemónicos: Dominante, que ejerce la supremacía sobre otros Estados. Página 2 de 5
  • 3. Sociedad y economía súmera La sociedad súmera era jerárquica. El sector dominante estaba integrada por los sacerdotes, la burocracia3 real (incluyendo a los escribas), y los terratenientes, que controlaban también el comercio fluvial y de caravanas. Los propietarios de los campos eran el Templo, el Palacio y algunos particulares; aunque los campos se encontraban “extramuros”, los propietarios residían en la ciudad. En esta también residían los artesanos y los trabajadores dependientes del Templo y del Palacio. Fuera de las murallas habitaban los campesinos, que podían ser libres o siervos4. La agricultura era la actividad económica fundamental entre los súmeros. Cultivaban trigo, cebada, sésamo y dátiles. La cría de ganado caprino, ovino, porcino y, en menor medida, vacuno, completaba las actividades rurales. El asno era el principal medio de cargo. La falta o escasez de algunas materias primas impulsó el comercio. Los comerciantes súmeros exportaban lana, objetos de bronce, dátiles y granos al occidente de Asia, al valle del río Indo y a Egipto. De sus viajes volvían con maderas, metales, piedras preciosas y semipreciosas, entre otros productos. Los acadios (2350-1900 a.C.) La rivalidad entre las ciudades súmeras facilitó su dominación por parte de los acadios. Los acadios, un pueblo nómade y semita que hablada una lengua emparentada con el hebreo y con el árabe, provenía de la península arábiga. Se establecieron en el centro de Mesopotamia y, durante el reinado de Sargón, conquistador las ciudades súmeras, favorecidos por su superioridad militar. Los acadios construyeron un Estado unificado, que ocupó gran parte de Mesopotamia, y establecieron su capital en la ciudad de Akkad. Las ciudades súmeras lograron mantener gobiernos autónomos, aunque subordinados al rey acadio. Los acadios adoptaron la cultura súmera y asimilaron sus creencias religiosas, al tiempo que difundieron la lengua acadia. También introdujeron el uso de piezas de metal como medio de intercambio comercial. Súmeros y acadios terminaron fundiéndose en una única identidad cultural. Este primer intento de unificación de Mesopotamia fue breve. Hacia el año 2125 a.C. los ataques de los guti, un pueblo de las montañas, debilitaron el reino acadio, situación que aprovecharon las ciudades súmeras para rebelarse e independizarse. Este renacimiento de las ciudades súmero-acadias no significó un regreso a la situación de ciudades-estado independientes, ya que algunas, en particular Lagash y Ur, ejercieron dominación sobre el resto. MESOPOTAMIA DURANTE EL II MILENIO: EL REINO BABILÓNICO Nuevos invasores semitas, los amorreos, se establecieron en Mesopotamia y dieron origen al Primer Reino Babilónico. Su rey, Hammurabi, compiló un código de leyes basado en la “Ley del Talión”. Los amorreos y el Primer Reino Babilónico (1900-1600 a.C.) Hacia el 2000 a.C. las ciudades súmero-acadias se sumergieron en el caos político durante un siglo. Entonces, los amorreos, un pueblo semita proveniente de Siria, conquistador Mesopotamia gradualmente funcionaron dinastías en muchas ciudades. Cuando uno de los reyes amorreos, Hammurabi (1792-1750 a.C.), llegó al trono de Babilonia (que originalmente se llamaba Akkad), unificó las ciudades súmeras y el norte de Mesopotamia y fundó un reino que recibió el nombre de Primer Reino Babilónico. La monarquía babilónica gozó de enorme prestigio y poder. El monarca tenía carácter divino, lo que legitimaba su autoridad; y gobernaba desde el Palacio, que se convirtió en la institución más importante del período. Una de las principales características de la monarquía babilónica fue la centralización del Estado. El rey designaba a todos los funcionarios y gobernantes de las ciudades, que en su nombre y bajo su dirección construyeron templos, murallas y sistemas de riego. Además, para unificar las costumbres de las diversas ciudades, Hammurabi impulsó a 3 4 Burocracia: Influencia excesiva de los empleados públicos en los asuntos o negocios del Estado. Siervos: Persona vinculada a la tierra, que debe prestar servicios en beneficio de otra persona. Página 3 de 5
  • 4. Marduk, dios babilónico, como dios principal, generalizó el uso de la lengua acadia, y unificó la legislación existente en Mesopotamia, creando un sistema único legal. ¿Quiénes inventaron las leyes?El Código de Hammurabi Hasta que al rey Hammurabi de Babilonia (1728 - 1686 a. C.) no se le ocurrió poner la ley por escrito, la gente estaba sometida al capricho de los jueces. Cada uno aplicaba la ley que le parecía y nadie sabía qué era legal y qué estaba fuera de la ley. Hammurabi elaboró un código, el primero de la historia, y ordenó que lo escribieran para que la gente lo conociera. El código era muy severo e imponía la pena de muerte para varios delitos y aplicaba la ley del talión: ojo por ojo, diente por diente. Hammurabi decía que el código debía servir para "disciplinar a los malos y evitar que el fuerte oprima al débil". ¿Qué fueron las Tablas de la ley? Hacia el 1700 a. C. muchos hebreos emigraron hacia Egipto en la época que ese país estaba ocupado por un pueblo invasor: los hicsos. Cuando los egipcios lograron expulsar a los invasores hicsos, se produjo un brote de fanatismo nacionalista y los extranjeros, entre ellos los hebreos, fueron perseguidos y esclavizados. Fue entonces cuando surgió entre los hebreos de Egipto la figura de Moisés, que organizó a sus compatriotas para huir de Egipto y marchar hacia la Tierra Prometida. A este episodio se lo llamó "éxodo". Según la Biblia, al llegar al Monte Sinaí, Moisés recibió de Dios las tablas de la Ley, que contenían diez mandamientos que deberían ser respetados por los hebreos si querían seguir recibiendo el favor de Dios. ¿Cuándo surgieron las leyes escritas en Grecia? Hacia el 621 antes de Cristo, frente a los reclamos populares por la arbitrariedad de los jueces, el legislador Dracón recopila las leyes orales y las pone por escrito. El código era muy duro y algunos decían que "parecía escrito con sangre", porque casi todos los delitos eran castigados con la muerte. Pero las leyes no tenían como objetivo el castigo sino la garantía de los derechos. Hacia 594/592 antes de Cristo, otro legislador, Solón, moderó las leyes de Dracón haciéndolas más humanas y justas, y constituyen la base de nuestro sistema jurídico actual. El sujeto del derecho romano era el ciudadano al que se le aplicaban normas para regular la vida social: sus relaciones laborales, familiares, comerciales y privadas. ¿Cómo hacían los jueces para recordar todas las leyes? Era muy difícil para los jueces y para los enjuiciados recordar todas las leyes que fueron siendo dictadas en el transcurso de los siglos. Entonces al emperador Adriano, en el año 121 d.C., se le ocurrió la idea de recopilar todas las leyes vigentes hasta entonces en un solo código llamado "Edicto Perpetuo". Con este documento se eliminaban las diferencias de interpretación de los jueces. ¿Más leyes? Pero los romanos siguieron dictando leyes y más leyes. Fue así que Justiniano, emperador del Imperio Romano de Oriente (527-565 d.C.), nombró a un comité de diez juristas para redactar un nuevo código. Al código llamado Corpus Iuris Civilis se lo conoce como Código de Justiniano. ¿Cuál fue la reacción de la gente frente a las leyes? Los derechos que establecían estas primeras leyes no eran para todos. Por ejemplo, los esclavos no gozaban de ningún derecho ni protección legal alguna. Para ellos todas eran obligaciones. Las leyes escritas fueron un gran avance de todas maneras, porque los ciudadanos libres tuvieron un elemento de defensa frente a la libre interpretación de los jueces. La gente al principio lo tomó con cierta desconfianza, pero pronto comprendió que era muy positivo para el respeto de sus derechos. Página 4 de 5
  • 5. Los pueblos de las montañas (1600-1200 a.C.) La dinastía babilónica comenzó a declinar luego de la muerte de Hammurabi. Oleadas de pueblos, en su mayoría de lengua indoeuropea, provenientes de las montañas de la meseta de Anatolia (en la actual Turquía), de Armenia y de Irán, avanzaron sobre Mesopotamia. La invasión de estos pueblos puso fin a la dinastía babilónica. Los primeros invasores fueron los heteos o hititas, que destruyeron el reino babilónico hacia el 1600 a.C. y luego se asentaron en la actual Turquía. Desde allí construyeron un Imperio que se extendió hacia Siria y Palestina, y se enfrentó a Egipto. Su acción fue aprovechada por los hurreos o hurritas, que establecieron el reino de Mitanni en el norte de la Mesopotamia, y por los coseos o cassitas, denominaron Babilonia. A su vez, estos fueron barridos, en el 1200 a.C., por una segunda invasión indoeuropea, los llamados “pueblos del mar”. Hasta los comienzos del primer milenio la región permaneció en un caso político. Así como había ocurrido anteriormente con la llegada a Mesopotamia de otros pueblos invasores, los nuevos invasores adoptaron gran parte de las costumbres de los pueblos conquistados. Si bien con modificaciones, existió una continuidad cultural desde los súmeros y acadios hasta los Imperios del primer milenio antes de Cristo. La religión La religión fue una fuerza unificadora y ordenó la estructura social y política de los pueblos de Mesopotamia. Todos los pueblos de Mesopotamia eran politeístas. Cada ciudad adoraba a un dios protector particular y a medida que las ciudades-estado se familiarizaban con los dioses de sus vecinos los incorporaban a su panteón. Progresivamente, se creó una jerarquía entre los dioses: Enlil, dios del aire y el viento, protector de la ciudad de Nippur, fue puesto a la cabeza de la familia divina. Muy respetado era también el dios de Uruk: Anu, dios de los cielos. Cuando Babilonia conquistó Gilgamesh domando dos toros. Mesopotamia, impulso a su dios Marduk como dios principal del reino unificado, Detalle de un cofre decorado, de la primera mitad del tercer identificándolo con Enlil. milenio a.C. Los dioses eran poderosos y antropomórficos. Muchos de ellos estaban asociados con fenómenos naturales o con cuerpos astronómicos: Sin, la Luna, era la divinidad principal de Ur; Shamash, el Sol, era el protector de Lagash. Otros dioses importantes era Ea, diosa de la tierra y las aguas, Ishatar, diosa del amor y la fertilidad y Tamuz, dios del renacimiento de la naturaleza. Los dioses eran considerados los creadores del universo y de la humanidad. Aunque inmortales, padecían las mismas debilidades emocionales que los humanos: eran capaces de odiar, amar, vengarse… y, sobre todo, se arrepentían de haber creado la vida humana, y hasta intentaron destruirla mediante una gran inundación: el diluvio. Para conocer la voluntad de dioses, los babilónicos empleaban prácticas adivinatorias basadas en la inspección de los órganos internos de animales sacrificados. Esta costumbre fue incorporada más tarde por los romanos y otros pueblos antiguos. El culto estaba a cargo de los sacerdotes y se llevaban a cabo en los templos. El arte y la arquitectura Los pueblos que habitaron Mesopotamia fueron grandes constructores de ciudades. La construcción más característica de su arquitectura fue el zigurat, que, como ya vimos, era una pirámide escalonada con un pequeño santuario en la parte superior. Estaba construida con ladrillos de barro secados al sol, pues en Mesopotamia escaseaba la piedra. A menudo, los zigurats se revestían con ladrillos esmaltados con vivos colores, técnica que alcanzó gran desarrollo. El empleo del ladrillo en lugar de la piedra o el mármol, como se hizo en Egipto, determinó que pocos templos mesopotámicos hayan perdurado hasta el presente. Bibliografía:  Caticha, Rosario, otros; Historia I de la Prehistoria a la Edad Media, Ed. Santillana, 2006  http://www.elhistoriador.com.ar/aula/antigua/las_leyes.php Página 5 de 5

×