Catequesis Confirmacion Elpilar 1y2bach
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Catequesis Confirmacion Elpilar 1y2bach

on

  • 7,644 views

 

Statistics

Views

Total Views
7,644
Views on SlideShare
7,598
Embed Views
46

Actions

Likes
3
Downloads
346
Comments
0

1 Embed 46

http://www.slideshare.net 46

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Catequesis Confirmacion Elpilar 1y2bach Catequesis Confirmacion Elpilar 1y2bach Presentation Transcript

  • 1.- Las alas del segundo vuelo CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN 2º CICLO COLEGIO :: Ntra Sra del PILAR Material para el catequista descargado de www.marianistas.org
  • 1.- Las alas del segundo vuelo Es el camino lo que cambia nuestras vidas, no la meta. descargado de www.marianistas.org
  • 1.- Las alas del segundo vuelo ¿Por qué estoy aquí? Objetivos • Retomar el contacto de unos con otros compartiendo las experiencias del verano. • Programar y organizar la segunda etapa de la confirmación: nuestro segundo vuelo. • Tomar conciencia de mis motivaciones de cara al catecumenado. • Conocer la situación personal y de fe de los demás miembros del grupo. Metodología • Motivación - El verano: mucho tiempo, muchas cosas, muchas experiencias, muchos encuentros... Pero, ¿ha dejado huella en mi vida o simplemente ha pasado de largo? Únicamente tú sabes lo que has vivido. - Después del primer año de la catequesis y las experiencias del verano te pedimos que hagas un alto en el camino. Pregúntate, ¿Por qué estás en la catequesis de confirmación? ¿Qué es lo que has conseguido hasta ahora? ¿Qué es lo que quieres conseguir este año? - Ya sabes que el caminar que has elegido no tiene límites. Los límites los pones tú. • Desarrollo - El catequista da la bienvenida al grupo presentando el plan de esta nueva etapa. - Se hace una pequeña revisión del verano comentando las actividades que les han gustado más y las experiencias humanas y cristianas que han tenido. - Se motiva el comienzo de esta segunda etapa de confirmación a través de la hoja que se les entrega. - Aclaración de funcionamiento del grupo: - Día de reunión - Direcciones y teléfonos de todos - Responsable del grupo - Se hace un intercambio de motivaciones personales por las cuales quieren continuar en esta segunda etapa de la confirmación. La confirmación es una decisión importante que puede traer consecuencias para sus vidas, por eso es necesario clarificar las motivaciones para comenzar este segundo vuelo. - Se les entrega la hoja de presentación al párroco que la traerán la próxima reunión. - Y para concluir se realiza una pequeña oración de acción de gracias de todo lo que hemos vivido o han vivido este verano, o bien la propuesta en la hoja del catecúmeno. descargado de www.marianistas.org
  • 1.- Las alas del segundo vuelo ¿Por qué estoy aquí? Segunda Etapa: me comprometo a... 1. Seguir creciendo y mejorando en los compromisos de la Etapa anterior. 2. Dedicar cierto tiempo la reflexión y trabajo personal de los temas trabajados. 3. Participar los domingos de la EUCARISTÍA, aunque me cueste, intentando profundizar en su sentido y vivirla cada vez más. 4. Tener todos los días un rato en compañía de Jesús, por la mañana o por la noche, donde le ofrezco mi día, le doy gracias, le pido perdón o fuerzas... 5. Prestar mucha atención a lo que los compañeros y catequistas me dijeron (o me han dicho) tras la primera Etapa. 6. Y ante todo, conocer a Jesús a través del grupo, las catequesis, la lectura del Evangelio, las convivencias... Firma, Oración Nos has mostrado con tu ejemplo, Señor, Señor del servicio, que es posible vivir para los demás. muéstranos el camino Tu vida es un espejo fiel que lleva a darlo todo donde mirarnos por los demás. para descubrir cuánto nos falta cambiar y cuánto todavía Ayúdanos a tener podemos dar a los demás. tus mismos sentimientos, preocupaciones Tú saliste a recorrer los caminos y opciones. para ir al encuentro del necesitado y el excluido. Haz que atendamos las necesidades, Tú acogiste a los despreciados sufrimientos y a los que todos marginaban y esperanzas de nuestro pueblo. y dejaban a un costado. Haznos cercanos Tú atendiste las necesidades del pueblo, y hermanos de todos. sanaste sus enfermedades, les enseñaste a compartir el pan, Enséñanos a vivir y vivir unidos. pensando primero en el otro, Tú ofreciste tu vida enséñanos a vivir hasta el final, como verdaderos servidores, hasta entregarla por amor dispuestos, generosos, y pura donación, alegres y fraternos para que todos vivamos más y mejor, con todos, Señor, con todos. y podamos alcanzar la vida verdadera. descargado de www.marianistas.org Marcelo A. Murúa
  • 1.- Las alas del segundo vuelo Muy querido párroco: El portador de esta carta es alumno de nuestro Colegio y viene a saludarle de nuestra parte. El equipo de pastoral del Colegio del Pilar colabora de corazón con la Iglesia Diocesana de Valencia, en su deseo de servir a los jóvenes valencianos en el camino de la Iniciación Cristiana. Son muchos los que desean confirmarse en el Colegio, y para ellos organizamos, en la medida de nuestras posibilidades, el correspondiente catecumenado. Colegio Nuestra Señora del pilar Queremos, sin embargo, evitar la desconexión con sus comunidades parroquiales. Aunque más adelante propondremos a los catecúmenos un contacto más profundo, queremos que al principio del proceso, vayan a saludar personalmente a su Párroco. Con esta carta, él te pide tu conformidad por escrito para hacer el catecumenado en el Colegio. Si te parece oportuno puedes emplear el recuadro de abajo para expresar dicha conformidad. A la vez aprovechamos para ponernos a su disposición, agradeciendo por adelantado tus sugerencias e iniciativas. Por el Colegio, el Coordinador de Pastoral, --------------------------------------------------------------- Parroquia: ___________________________________________________ Ante mí se presenta mi feligrés: _____________________________________________________________, indicándome su propósito de iniciar el Catecumenado de Confirmación en el Colegio del Pilar. Para expresar mi conformidad, firmo y sello la presente. Valencia, a _________ de __________________ de ______________ Observaciones: descargado de www.marianistas.org
  • 2.- Somos creyentes Objetivos • Analizar como el hombre se plantea multitud de preguntas y sobre todo el sentido de la vida. • Clarificar y explicar lo que es fe personal. • Descubrir que la fe es un camino de búsqueda. La fe como tarea para toda la vida. • Descubrir que la fe es un don regalo de Dios al hombre. Metodología • Motivación - En la vida nos encontramos con realidades que no sabemos explicar. La fe nos ayuda a comprender. - La vida esta llena de misterios, hay hechos y situaciones que nos hacen preguntar: ¿Por qué pasa esto? ¿Qué sentido tiene? El hombre se pregunta el sentido de las cosas, se pregunta por el sentido de la vida. • Desarrollo - Tras motivar la reunión leemos el torbellino de preguntas propuestas en la hoja del catecúmeno y les permitimos añadir más. Terminamos seleccionando las más profundas y significativas. - Después entablamos un diálogo a partir del segundo bloque de preguntas propuestas. descargado de www.marianistas.org
  • 2.- Somos creyentes Nos cuestionamos... ¿Es posible la felicidad? ¿Dónde está la verdadera alegría? ¿De dónde viene el mundo? ¿Por qué existe el mal? ¿Por qué sufren tantos inocentes? ¿Es posible la felicidad? ¿Qué sucederá después de la muerte? ¿Quién ha creado todo esto? ¿Por qué tenemos que morir? ¿Triunfará algún día la justicia y la verdad? ¿Por qué nacemos? ¿Será posible un mundo sin guerras? ¿Hay justicia en este mundo? ¿Por qué hay desgracias naturales en las que muere gente inocente? descargado de www.marianistas.org
  • 2.- Somos creyentes Diálogo ¿Crees que la juventud se hace estas preguntas? ¿En qué momentos y situaciones? ¿Qué respuestas suele dar? ¿Nos hacemos nosotros alguna vez la pregunta sobre Dios? Oración Quiero seguirte, Señor: A pesar de las incomprensiones de los demás. A pesar de mis momentos débiles. A pesar de las horas de cansancio. A pesar de... Quiero ser dichoso con los que te siguen con corazón sencillo: Con los pobres que sienten necesidad de Ti. Con los que sufren en su caminar por la vida. Con los que trabajan por implantar la justicia. Con los de corazón puro. Con los que llevan consigo la paz, y la transmiten. Con los que... Señor, hago opción por ser de los tuyos: Opto por desterrar de mí la hipocresía, la ostentación, el lujo. Opto por tener un corazón abierto para dar y recibir el perdón. Opto por atesorar en el Cielo, gastando mi vida por los demás en la tierra. AYÚDAME, Señor, a ser fiel a mi opción por Ti. descargado de www.marianistas.org
  • 3.- Mi FE hoy Objetivos ¿? • Clarificar mis experiencias de fe. • Descubrir la fe como algo personal y no social. • Realizar la radiografía de mi fe actual. Metodología • Motivación - Hay personas en nuestra vida que nos merecen toda nuestra confianza, sabemos que podemos fiarnos por completo de ellos porque nos quieren y aprecian y buscan nuestro bien. - Creyente no es sólo aquel que cree unas cosas o realiza más prácticas. Tener fe es sobre todo seguir a Jesús y confiar en Dios, depositar nuestra vida en sus manos, es plantearse toda la existencia desde Él. Dios llega así a convertirse en el sentido de nuestra vida. - Los hombres viven, trabajan, se afanan por tantas cosas de la vida de cada día. Pero hay realidades que se les escapan, que no comprenden y buscan una respuesta; necesitan encontrarle un sentido. Algunos lo han encontrado en la fe y viven felices. • Desarrollo - Partiendo del cuestionario propuesto en la hoja del catecúmeno intentaremos ir clarificando algunos puntos de la fe de nuestro grupo. - Después comentamos algunos de los pasos que son necesarios para ir creciendo en una Fe madura y adulta. - Terminamos con la oración propuesta e invitando a que cada uno realice por escrito su propia oración de petición que luego pondremos en común. descargado de www.marianistas.org
  • 3.- Mi FE hoy Radiografía de mi fe actual Rellena el siguiente cuestionario con espontaneidad y sinceridad, Mi relación con Dios es... ¿En qué situaciones me acuerdo de Dios? Yo veo a Dios como... Dios tapa-agujeros Dios amigo Dios aspirina Dios abuelo Dios lejano Dios ternura Dios justiciero Dios legalista Dios misericordia Otros... ¿Cómo vivo los sacramentos? El sacramento que más vivo es, con el que más sintonizo es.... ¿Me siento miembro de la Iglesia? ¿Participo asiduamente en la eucaristía del domingo? Para mi la oración es... ¿Sueles rezar a lo largo del día o la semana? Mi oración es... descargado de www.marianistas.org
  • 3.- Mi FE hoy Mi Fe me ha llevado a comprometerme en, con.... ¿Dios te ayuda a crecer como persona? ¿Cómo? Para mí María es... ¿Qué ayudas o medios crees que tienes que poner para que tu fe madure? Una Fe madura que va creciendo La fe adulta es la que sigue creciendo siempre, sin detenerse, como seguimos creciendo en el aspecto físico y humano. El cristiano de fe adulta, sigue creyendo por convencimiento personal. No depende de otros, porque la fe es un asunto suyo. Camina por su propio pie. Igual que la amistad crece y madura al estar con la persona a la que quieres, la fe crece y madura en el contacto personal e íntimo con Jesús. Si quieres que tu fe crezca y madure tienes que cultivar la amistad con Jesús. Oración “Tarde te amé, Dios mío, brillaste y resplandeciste y curaste mi ceguera; hermosura siempre antigua y siempre nueva, exhalaste tu perfume y lo aspiré y ahora te tarde te amé. anhelo; Tú estabas dentro de mí y yo afuera gusté de Ti y ahora siento hambre y sed de Ti. y así por fuera te buscaba y, ¡Ay de mí, Señor! ¡Ten misericordia de mí! deforme como era, Yo no te oculto mis llagas. me lanzaba sobre estas cosas hermosas Tú eres médico y yo estoy enfermo; que Tú creaste. Tú eres misericordioso y yo soy miserable. Tú estabas conmigo pero yo no estaba contigo. Toda mi esperanza estriba en tu muy grande Me llamaste y clamaste y quebrantaste mi misericordia. sordera; Dame lo que me pides y pídeme lo que quieras”. San Agustín descargado de www.marianistas.org
  • 4.- Buscando a Jesús Objetivos • Analizar la imagen que tiene cada uno de ellos de Jesús. • Profundizar en un encuentro con Él y que se sientan interpelados por su persona. Metodología • Motivación - Todos nosotros hemos oído muchas veces hablar de Jesús de Nazaret, en casa, en la catequesis, en el colegio... - Muchas personas nos han dejado retazos de la vida de Jesús. Tiene muchos seguidores, pero también es criticado y rechazado. Algunos le siguen y lo dan todo por Él, para otros sigue siendo el gran desconocido y quizás muchos, aun sin saberlo le buscan apasionadamente. - Vamos a descubrirlo nosotros mismos, sin la mediación de otras personas. • Desarrollo - Dejemos de ser espectadores. Jesús se dirige hoy a nosotros y nos pregunta: ¿Y tú quién dices que soy Yo? También tu has de definirte. Y para ti ¿Quién es Jesús? - ¿Te has encontrado con Jesús? - ¿Qué supone Jesús para ti? - A través de la motivación, los interrogantes planteados y el dibujo propuestos en la hoja del catecúmeno intentamos profundizar en el conocimiento de Jesús que el cada uno tiene. - Terminamos la reunión con una oración dirigida a Jesús, podemos utilizar la propuesta o invitar a cada uno a expresar con una oración personal su relación con Él. descargado de www.marianistas.org
  • 4.- Buscando a Jesús Y para ti, ¿Quién es Jesús? Todos nosotros hemos oído muchas veces hablar de Jesús de Nazaret, en casa, en la catequesis, en el colegio... Muchas personas nos han dejado retados de la vida de Jesús, tiene muchos seguidores, pero también es criticado y rechazado. Algunos le siguen y lo dan todo por Él, para otros sigue siendo el gran desconocido y quizás muchos, aun sin saberlo le buscan apasionadamente. Vamos a descubrirlo nosotros mismos sin la mediación de otras personas... ¿Y tú quien dices que soy YO? Un amigo y confidente Un ideal a seguir Un revolucionario Un loco Alguien muy lejano para mi Una persona que me intriga y quiero conocer Mi último recurso Él que nunca me ha fallado ... descargado de www.marianistas.org
  • 4.- Buscando a Jesús Y TÚ, ¿te has encontrado con Jesús? En muchas ocasiones habrás oído hablar de Él; quizá alguna vez le has contado tus cosas y problemas; es posible que hayas acudido a Él en algún momento de tu vida. CONSUELO AYUDA DESASOSIEGO PAZ LUZ PROTECCIÓN ALEGRÍA COMPAÑÍA APOYO AMOR ESTÍMULO ¿Qué EXIGENCIA supuso LLAMADA para ti? SALVACIÓN ESPERANZA ♦_________________________ ♦_________________________ ♦_________________________ ♦_________________________ descargado de www.marianistas.org
  • 4.- Buscando a Jesús Oración Jesús quiero estar contigo y ser como Tú. Quiero salir de la indiferencia, dar un paso adelante y seguirte. Ir contigo donde quiera que vayas. Por montañas y cumbres, por valles y llanuras, no tener miedo a incomodidades y sacrificios, seguirte muy de cerca siempre. Quiero mantenerme firme: • frente a la soberbia que nos engríe • frente a la envidia que nos empequeñece • frente a todo lo que mancha mi corazón y enturbia mi mirada • frente a la vagancia que acaba con mi vitalidad • frente al egoísmo que construye murallas • frente a la tentación de pensar sólo en mí Jesús contigo y como Tú. Guía mi caminar, ahora y siempre. descargado de www.marianistas.org
  • 5.- Jesús de Nazaret persona fascinante Objetivos • Presentar la figura de Jesús en la época que vivió y, las actitudes que tomó frente a la situación que vivía. • Analizar la imagen que cada uno de los catecúmenos tiene de Jesús y, ver si ha cambiado después de esta presentación. • Ver si la imagen de Jesús que tienen se refleja en sus vidas. Metodología • Motivación - Jesús nació en una época concreta y en un país determinado: Palestina. Su vida se desarrolló en medio de las situaciones históricas, políticas, sociales, culturales y religiosas de su pueblo. Todo esto marcó su forma de ser. Nada le fue indiferente, al contrario, asumió toda esta realidad y se sintió comprometido con ella. • Desarrollo – El estilo de VIDA de JESÚS - ¿Qué esperaban los judíos de Jesús? Explicar que Jesús fue un profeta, que denunciaba las injusticias y anunciaba la Buena Nueva del Amor. - Actitudes de Jesús Leemos el texto y en 10 frases cortas sintetizamos las 10 actitudes que nos parecen fundamentales en Jesús. Las recogemos y ponemos en común. - Yo también tomo postura: Diálogo Nosotros como Jesús, no podemos permanecer indiferentes ante la realidad que nos envuelve. Es necesario tomar postura. ¿Siguen teniendo vigencia en la actualidad las actitudes de Jesús? ¿Son valores en nuestra sociedad? ¿Con qué actitud me identifico más? ¿Con cual menos? ¿Qué actitudes de Jesús son más necesarias en el mundo actual? - Terminamos con la oración. descargado de www.marianistas.org
  • 5.- Jesús de Nazaret persona fascinante ¿Qué esperaban los judíos de Jesús? El pueblo judío esperaba la venida del Mesías y la salvación de Israel. Se imaginaban al Mesías así: • Como un gran Rey con poderosos ejércitos, que liberaría al pueblo de la opresión romana. • Como un Sumo Sacerdote de gran prestigio, que predicaría el cumplimiento exacto de la Ley. • Como una persona sencilla al modo de los antiguos profetas, que devolvería la esperanza al pueblo. Actitudes de Jesús En medio de su ambiente tomaba posturas claras, No juzga por apariencias, ni valora a las personas por lo externo. Él mira el No vive en palacios ni en No va tras los bienes y riquezas corazón del hombre, la lujosas mansiones, sino de este mundo. Condena a los intención con que actúa entre los trabajadores más que sólo confían en el dinero. Es en todas sus acciones. modestos ganado el duro con los que hacen un dios sustento con el trabajo de del negocio y la ganancia. sus Manos. No busca recompensa cuando sirve, es desinteresado y generoso. Hace el No busca subir, ni ascender, ser bien y no quiere nada a cambio. admirado o llamar la atención. Él Rehuye alabanzas y aclamaciones. sólo quiere servir y amar, ofrecer su vida a los más marginados, a los que nadie aprecia ni valora. No sucumbe ante las dificultades, ni se No calla ante las dificultades e deja vencer por los problemas. No le injusticias. Denuncia sin asusta la oposición de los poderosos ni miramientos toda forma de las amenazas de los grandes. Sigue abuso. No acepta medias tintas. firme y decidido hasta el final. Muere por la verdad y la justicia. No devuelve mal por mal, ni usa la fuerza contra quienes le atacan. Responde con paz a quienes le No son sus amigos los fuertes y injurian. Es tolerante y paciente con quienes le poderosos, los ricos o los grandes de ofenden. Perdona sin medida a sus enemigos. este mundo. Sus preferidos son los pobres y sencillos, los humildes y descargado de www.marianistas.org
  • 5.- Jesús de Nazaret persona fascinante Oración - Proclamamos Te esperaban como un guerrero, y te presentaste como príncipe de la paz, humilde y sencillo, pacífico y no violento. Te esperaban como rey poderoso, y naciste en un pesebre, serviste a todos y moriste en una cruz. Te esperaban como un libertador político y trajiste la revolución del amor, predicaste la reconciliación y perdonaste a tus enemigos. Te esperaban como un sacerdote, defensor de la Ley y el culto, y proclamaste que Dios prefiere la misericordia al sacrificio, la conversión del corazón a los ritos vacíos. descargado de www.marianistas.org
  • 6.- Jesús nos descubre el misterio de su persona Objetivos • Analizar el grado de conocimiento que tenemos de nosotros mismos. • Analizar qué conocemos de Jesús y cuál es nuestra postura ante su forma de ser y actuar. • Descubrir qué vieron en Jesús los que vivieron con El. • Si queremos seguir a Jesús hemos de conocerle. • Jesús nos muestra el auténtico camino hacia la felicidad. Metodología • Motivación - Es importante conocernos a nosotros mismos. Conocer nuestras habilidades, cualidades, defectos, limitaciones, etc, y ser capaces de enumerarlas, e incluso, de ordenarlas, es un ejercicio de autoanálisis y autocrítica que requiere un grado de madurez personal. - De la misma forma, ser capaces de apreciar las cualidades de los demás, conocer de ellos aquello que nos resulta más cercano, o por el contrario, lo que nos separa, es también complejo. Pero quizás lo sea menos que el propio conocimiento de si mismo. - También puede resultar interesante saber qué conocen los demás de mi. A menudo los jóvenes se guían más por lo que los demás opinan de ellos, que por su propio autoconocimiento. Sin llegar a este extremo, es importante que conozcamos la visión que tienen de nosotros aquellos que consideramos nuestros amigos, y utilizarla para mejorar o pulir algunos aspectos de nuestra forma de ser. - Cada persona es un misterio. Todos tenemos algún secreto. ¿A quién le contarías tu/s secretos?. - Jesús parecía un hombre como los demás. Sin embargo era un hombre único, distinto. Muchos de los que le conocieron, e incluso de los que le siguieron, no percibieron esta identidad de Jesús. Solo unos pocos le reconocieron como Mesías. Y a nosotros, ¿nos atrae esa forma de ser tan especial, ese darse a los demás sin medida, ese manifestarse siempre como hombre insobornablemente libre?. - Jesús, con su palabra, el ejemplo de su vida y sus hechos, qué reacciones provocaba entre la gente de su tiempo. ¿Y nosotros, qué pensamos de Él?. ¿Quién es Jesús para nosotros?. ¿Qué postura adoptamos ante Jesús?. ¿Qué diríamos a los demás de Él?. • Desarrollo descargado de www.marianistas.org
  • 6.- Jesús nos descubre el misterio de su persona ⎝ Cada persona es un misterio Es difícil conocernos a nosotros mismos y a los demás. Algunas veces nos resistimos a mostrarnos tal y como somos en realidad. Escondemos o guardamos un secreto. ¿ Cuál es nuestro grado de conocimiento? • Respecto a los demás miembros del grupo de confirmación. Preparamos medias cuartillas y escribimos en cada una de ellas el nombre de un miembro del grupo. Se mezclan todas y cada uno extrae una papeleta al azar. Cada uno de los componentes del grupo tiene que contestar en voz alta a las cuestiones siguientes: - ¿ qué tipo de películas le gustan ? - ¿ cuál es su cantante favorito ? - ¿ qué deporte practica ? - ¿ cuál es afición favorita ? - ¿ qué personaje histórico admira más ? Durante la exposición se puede permitir que el interesado contraste lo que están ‘diciendo de él ‘ con sus verdaderas aficiones. Habría que hacerlo de forma dinámica, sin entrar en profundidad. Lo único que se pretende con esta actividad es darnos cuenta de que hay ciertas cosas que conocemos de los demás y hay cosas que desconocemos. i En general Hacer la actividad de evaluación también en voz alta. Evalúa de 1 a 10 cada una de las preguntas: 1.- ¿ A qué nivel me conozco a mi mismo ? 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 2.- ¿ A qué nivel me conocen los demás ? 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 3.- ¿ A qué nivel conozco a mis amigos ? 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 • ¿ Qué opinas tu de las siguientes afirmaciones ? Estas frases se van leyendo y los miembros del grupo van expresando sus opiniones sobre ellas. Pueden ilustrar alguna de ellas explicando alguna situación personal o con amigos que se identifique con ellas. ⎝ Jesús signo de contradicción Jesús desconcertaba a las gentes de su tiempo. Lo que hacía y decía creaba división entre la gente de su tiempo. Muchos se preguntaban: ¿ Quién es ese ?. ¿ Qué resultaba desconcertante en aquel tiempo ? Pero, al mismo tiempo, Jesús hacía obras admirables. ⎝ Posturas ante Jesús Ante la palabra y actitudes de Jesús nadie permaneció neutral, todos tomaron postura: unos de admiración hacia Él, otros de duda y expectación, otros de abierto y franco rechazo, y solo unos pocos vieron en él al Mesías. Vamos a leer algunas citas bíblicas donde quedan reflejadas estas actitudes. Ellos/as indican, a su entender, cual es la actitud ( Admiración, Duda, Rechazo, Aceptación ) que refleja la frase. Y Jesús, ¿ porqué es el Mesías ?. descargado de www.marianistas.org
  • 6.- Jesús nos descubre el misterio de su persona ⎝ Y tú ... ¿ qué dices de Jesús ? Planteamos esta serie de cuestiones para que las contesten individualmente y en voz alta. Luego intentamos hacer un resumen en base a todas las aportaciones individuales. Sería interesante que todos los miembros del grupo estuvieran de acuerdo con el resumen hecho. Este resumen podría presentarse como una oración de grupo en la que se proclamase, aunque fuera de una forma muy sencilla o incluso burda, nuestro testimonio de Jesús. descargado de www.marianistas.org
  • 6.- Jesús nos descubre el misterio de su persona ¿Qué opinas tu de las siguientes afirmaciones? ♦ Hay personas que parecen una cosa y son otra. ♦ Doy a conocer a los demás todos mis secretos. ♦ Nadie conoce completamente a una persona. ♦ Algunos en un principio me caen mal pero luego me resultan simpáticos. ♦ Con solo mirar a una persona, ya se lo que piensa y cómo es. ♦ Mis amigos me conocen totalmente. ♦ Cuanto más se trata a la gente más se la conoce. ♦ Sólo a mis amigos les descubro mis secretos. ¿Con qué afirmación estás más de acuerdo? ¿Que crees tu que se requiere para conocer de verdad a una persona?. Jesús signo de contradicción Jesús desconcertaba a las gentes de su tiempo. Lo que hacía y decía creaba división entre la gente de su tiempo. Muchos se preguntaban: ¿Quién es ese?. ¿Qué resultaba desconcertante en aquel tiempo? i Acoger a los pecadores y comer con ellos. i Atreverse a reformar la Ley judía. i No guardar el sábado. i Considerarse más importante que el templo ( signo de la presencia de Dios ). i Creerse superior a Abraham y Moisés. i Acercase a las gentes que ignoraban la ley y no cumplían los ritos. i Perdonar pecados atribuyéndose un poder exclusivo de Dios. i Atreverse a llamar a Dios Padre y hacerse igual a Él. Pero, al mismo tiempo, Jesús hacía obras admirables i Sanaba o resucitaba enfermos. i Calmaba el viento y la tempestad. i Transformaba el agua en vino. i Multiplicaba los panes y los peces. Por eso se preguntaban: ¿Será éste acaso el enviado de Dios?. ¿Será éste el que esperábamos?. descargado de www.marianistas.org
  • 6.- Jesús nos descubre el misterio de su persona Posturas ante Jesús Ante la palabra y actitudes de Jesús nadie permaneció neutral, todos tomaron postura: unos de admiración hacia Él, otros de duda y expectación, otros de abierto y franco rechazo, y solo unos pocos vieron en él al Mesías. Vamos a leer algunas citas bíblicas donde quedan reflejadas estas actitudes. Vosotros indicad, a vuestro entender, cual es la actitud ( Admiración, Duda, Rechazo, Aceptación ) que refleja la frase: 8” Había división entre los judíos. Muchos decían: Está endemoniado y loco. ¿Porqué lo escucháis?.” ( Jn 10,19 ). 8” La multitud se preguntaba asombrada: ¿De dónde saca todo esto? ¿Qué sabiduría es ésa que le han enseñado? ¿Y esos milagros de sus manos? ¿No es éste el carpintero, el hijo de María ...?Y esto le resultaba escandaloso” ( Mc 6,2-3 ). 8” El ciego decía: si éste no fuera un enviado de Dios no podría hacer nada de lo que hace” ( Jn 9,33 ). 8”Los fariseos, al verlo, criticaban: ¿Cómo es que vuestro maestro come con publicanos y pecadores?” ( Mt 9,11 ). 8” No es un enviado de Dios, pues no guarda el sábado” ( Jn 9,16 ). 8” ¿Quién es ése que hasta el viento y las aguas le obedecen?” (Mc 4,41 ). 8” Algunos de entre la gente decían: Éste es de verdad el Profeta... Otros decían: Éste es el Mesías” ( Jn 7,27 ). 8”Pedro dijo: Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo” ( Mt 16,16 ). ¿Tu crees que hoy también se dan estas posturas ante Jesús?. ¿En qué ves tu reflejadas estas posturas?. ¿A qué crees tu que son debidas?. ¿Y nosotros, cuál es nuestra postura ante Él?. Si recordáis antes hemos dicho que en cada persona se encierra un misterio. ¿Cuál creéis que es el misterio de la persona de Jesús?. Que Él es el Mesías, el enviado de Dios. Y así es como lo vieron algunos de su época, pero muy pocos. 8”La mujer le dice: Sé que va a venir el Mesías, el Cristo; cuando venga él nos lo dirá todo. Jesús le dice: Soy Yo, el que habla contigo” ( Jn 4,25-26). 8”El Sumo Sacerdote le dijo: Te conjuro por el Dios vivo a que nos digas si Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios. Jesús le respondió: Tú lo has dicho” ( Mt 26,63-64 ). 8”Los judíos le preguntaron ....: Si tú eres el Mesías, dínoslo francamente. Jesús les respondió: Os lo he dicho y no creéis” (Jn 10,24-25 ). descargado de www.marianistas.org
  • 6.- Jesús nos descubre el misterio de su persona Y Jesús, ¿porqué es el Mesías? En Él se cumplían las promesas hechas por Dios al pueblo de Israel. i En Él Dios se acercaba a los hombres de una manera insospechada. i En Él y con Él se iniciaba el Reino de Dios entre los hombres. i En Él se anunciaba el Evangelio a los pobres, la libertad a los cautivos, la vista a los ciegos,... i En Él, humilde y sencillo, hombre entre los hombres, llegaba la paz, la justicia, la verdad, el amor y la salvación de Dios. Y tú ... ¿qué dices de Jesús? ¿Y tú quién dices que soy yo?. Si hoy te hiciera a ti esta pregunta, tú • ¿qué dirías de Él? • ¿qué dirías de Él a los demás?. • ¿qué dirías a los que lo rechazan?. • ¿a los que dudan?. • ¿a los que ‘pasan’, los indiferentes?. • ¿a los que creen Él y le siguen? Jesús parecía un hombre como los demás. Sin embargo, en sus palabras, en sus obras y actitudes se manifiesta una personalidad tan rica y tan profunda, que en verdad le hace ser un hombre único y original. Muchos no se dieron cuenta, sólo unos pocos percibieron este misterio y se dejaron cautivar por Él. Por medio de su comportamiento, Jesús nos descubre lo más profundo de sí mismo. Desconcierta a sus contemporáneos porque no se dejaba llevar por las actitudes prepotentes de las autoridades judías, ni se acomodaba a las exigencias egoístas de algunos de sus paisanos, ni se plegaba a las injusticias de los poderosos,.... En cambio, no cumplía mecánicamente la ley, consideraba hermanos a todos los hombres, descargado de www.marianistas.org llamaba Padre a Dios,....
  • 7.- Jesús nos descubre el misterio de Dios Objetivos • Analizar qué imágenes tenemos de Dios. • Descubrir que es Jesús quien nos da a conocer el verdadero rostro de Dios • Situarnos ante el Dios que nos descubre Jesús. Metodología • Motivación - Desde siempre el hombre se pregunta sobre Dios: ¿cómo es?, ¿cómo podemos encontrarle?, ¿qué quiere de nosotros?, ¿cómo podemos agradarle?. A lo largo de los siglos, los hombres y las distintas religiones dieron respuestas muy variadas. - Es Jesús, su hijo, quien nos da a conocer el verdadero rostro de Dios. • Actividades - VIVIMOS “Nuestra postura ante Dios” Se les presenta una cartuluina en cuyo centro se lea “Dios es para mí”. Por otro lado y en diferentes folios partidos por la mitad en posición horizontal, se encontrarán escritas diferentes palabras que intentan describir a Dios: - Rey - Misterio - Energía - Infinito - Observador - Compañero - Juez - Fuerza - Vida - Jefe - Guía - Freno - Confidente - Extraño - Protector - Vengador - Abismo - Padre - Inmensidad - Policía - Insaciable Cada uno va pensando cuáles de las palabras reflejan mejor la idea que ellos tienen de Dios, se levantan, la cogen y, mientras la pegan alrededor del texto central de la cartulina, explican por qué la han elegido. descargado de www.marianistas.org
  • 7.- Jesús nos descubre el misterio de Dios Una posible disposición en la cartulina sería: Policía Rey Protector Dios Extraño Guía es para mí Padre Abismo - PROFUNDIZAMOS “El Dios de Jesús” Descubrimos el Dios de Jesús a través de lo que él dijo y lo que escribieron sus discípulos. Nos fijamos en la actitud que Jesús tiene ante Dios, para ello unimos “Actitudes” con “Citas del evangelio” y las vamos comentando. - ACTUAMOS “Nuestra actitud ante Dios” Tomando a Jesús como modelo, cada catecúmeno piensa cual es el aspecto de la actitud que Jesús toma ante Dios que más le cuesta vivir y se propone mejorarlo. - CELEBRAMOS Oración: Gracias Padre. descargado de www.marianistas.org
  • 7.- Jesús nos descubre el misterio de Dios Desde siempre el hombre se pregunta sobre Dios: ¿cómo es?, ¿cómo podemos encontrarle?, ¿qué quiere de nosotros?, ¿cómo podemos agradarle?. A lo largo de los siglos, los hombres y las distintas religiones dieron respuestas muy variadas. Es Jesús, su hijo, quien nos da a conocer el verdadero rostro de Dios. El Dios de Jesús Es Jesús quien nos da a conocer la auténtica imagen de. Dios Dios es Amor “Dios es Amor. En esto se manifestó el amor que Dios nos tiene: en que mandó al mundo a su Hijo único para que vivamos por medio de Él.” (1 Jn.4,8-9) Dios es Padre “Habéis recibido no un espíritu de esclavitud sino un espíritu de hijos adoptivos, que nos hace gritar: ABBA (Padre).” (Rom 8,15) “Vosotros orad así: Padre nuestro del cielo...” (Mt 6,9) • La actitud de Jesús ante Dios descargado de www.marianistas.org
  • 7.- Jesús nos descubre el misterio de Dios Une con una flecha aquellas actitudes de Jesús que identifiques con palabras o acciones suyas que aparecen en las citas evangélicas. “Padre, te doy gracias, porque me Jesús ama entrañablemente a su escuchaste: yo sé que siempre me Padre Dios. escuchas.” (Jn.11,41-42) “El que me envió está conmigo, no Jesús trata al Padre con la me ha dejado solo, pues yo hago confianza de un hijo. Es su Hijo. siempre lo que a Él le gusta.” (Jn.8,29) Vive una relación muy estrecha “Padre mío, si es posible que pase de con Dios, un diálogo permanente mí este cáliz, pero no se haga lo que con él. yo quiero sino lo que quieres tú.” (Mt 26,39) Se fía del Padre por completo, sabiendo que nunca le deja solo. “Yo amo al Padre y hago lo que Él me manda.” (Jn. 14,31) Se abandona confiadamente en “A tus manos, Señor, encomiendo mi sus manos bondadosas. espíritu.” (Lc.23,46) “Yo no hablo por mi cuenta sino que hablo lo que el Padre me enseño.” Cumple su voluntad, obedece sin (Jn. 8,29) condiciones todos sus planes y proyectos. “Las obras que mi Padre me encargó que hiciera, ésas dan testimonio de Conoce profundamente al Padre mí, de que el Padre me envió.” (Jn. como nadie puede conocerle. 5,36) “El Padre y Yo somos una misma Todo cuanto dice es verdad, cosa... El Padre está en Mí y yo estoy porque es el Padre quien se lo da en el Padre.” (Jn. 10,30-38) a conocer. “Todo me lo ha entregado mi Padre Todo cuanto hace está hecho en y nadie conoce al Hijo sino el Padre nombre y por mandato de su ni al Padre sino el Hijo y aquel a Padre Dios. quien el Hijo se lo quiera revelar.” (Lc.10,22) “Si me conocieras a mí, conocerías Vive en el Padre y el Padre en Él. también al Padre... Es un reflejo fiel y exacto del Quien me ha visto a mí, ha visto al Padre. Es Dios como su Padre. Padre.” (Jn.8,19;14,9) descargado de www.marianistas.org
  • 7.- Jesús nos descubre el misterio de Dios Oración Gracias Padre Te doy gracias, Oh Dios Padre mío, por las cosas que has hecho en el mundo, por la vida que tú nos has dado y el amor que tú pones en mí. Cuando el cielo es gris en mi vida, yo te llamo y tú vienes a mí, no me dejes vagar en el ruido y en las sombras que la vida nos da. Amén. descargado de www.marianistas.org
  • 8.- Seguimiento de Jesús Objetivos • En esta reunión queremos plantearnos en profundidad para qué estamos en confirmación. Hay que hacerles ver que no sólo hay que quererlo, además hay que estar ilusionados. • Tras las reuniones anteriores sobre Jesús intentaremos descubrir que quiere Jesús de nosotros. Metodología • Actividades - Se trata de que después del trabajo realizado en las dos anteriores reuniones: - Jesús nos descubre el misterio de su persona. - Jesús nos descubre el misterio de Dios. podamos mantener un diálogo e intentar despertar la pregunta de ¿cómo puedo yo seguir a Jesús? Este material sólo es información o guía para poder estimular ese diálogo; elige si te sirve libremente como apoyo. • Contenidos - JESÚS QUIERE QUE EL HOMBRE SEA FELIZ Con su predicación nos enseña como vivir y actuar para alcanzar la auténtica felicidad. ¿Dónde está la felicidad? Es algo relativo; depende de las personas y situaciones. Para el enfermo… curarse Para el parado… encontrar trabajo Para el anciano… la compañía y el amor Para la familia… poder estar juntos Para el adolescente… tener una moto Etc… Descubriremos que no bastan las cosas para ser felices. Tenemos la experiencia de conseguir algo que habíamos deseado vivamente; sin embargo, una vez conseguido, pierde valor y proyectamos nuestras aspiraciones en cosas nuevas. La felicidad se nos escapa de las manos y se queda en un deseo permanente que nunca alcanzamos del todo. COMENTAMOS ¿Qué cosas hemos creído que nos daban la felicidad? descargado de www.marianistas.org
  • 8.- Seguimiento de Jesús Unas zapatillas. Una salida por la noche. La última marca de moda. Unas gafas. Etc… ANALIZAMOS ¿De verdad nos han dado la felicidad? ¿Ha habido algo que hemos descubierto que no es lo que esperábamos o no nos ha cambiado nada? Buscando otros valores. Sin embargo hay experiencias en nuestra vida que producen un gozo y una paz más estable y duradera. LANZAR IDEAS La amistad sincera. El amor; sentirse amado y acogido. Amar profundamente al otro. El poder comunicarte. La satisfacción de un trabajo bien hecho. Ayudar a alguien que lo necesite. Etc… - JESÚS NOS DESCUBRE EL ROSTRO DE DIOS Desde siempre el hombre se pregunta sobre Dios: ¿Cómo es? ¿Cómo podemos encontrarle? ¿Qué quiere de nosotros? ¿Cómo podemos agradarle? A lo largo de los siglos los hombres y las religiones dieron respuestas muy variadas. Es Jesús, su hijo, quien nos da a conocer el verdadero rostro de Dios a través de la palabra. ¿Qué pienso yo? Señalar con una flecha (actividad para el catecúmeno). El Dios de Jesús. En la Biblia se nos habla de Dios; ya en el Antiguo testamento a través de imágenes se nos explica como es ÉL. Jesús las recoge y perfecciona para darnos a conocer la auténtica imagen de Dios. Dios es bueno y cariñoso. Dios nos guía y acompaña. Dios nos escucha y atiende. descargado de www.marianistas.org
  • 8.- Seguimiento de Jesús Dios nos ampara y libera a los débiles. Dios nos acoge y nos perdona. Dios es amor incondicional. Dios es Padre. En los evangelios podemos encontrar las respuestas… el encuentro personal con Jesús Resucitado desvela el rostro de Dios (“quien me conoce a mí conoce al Padre”). Es en este encuentro donde la Palabra del Evangelio toma vida en nuestro corazón. descargado de www.marianistas.org
  • 8.- El Seguimiento de Jesús Jesús nos descubre el rostro de Dios Desde siempre el hombre se pregunta sobre Dios: ¿Cómo es? ¿Cómo podemos encontrarle? ¿Qué quiere de nosotros? ¿Cómo podemos agradarle? A lo largo de los siglos los hombres y las religiones dieron respuestas muy variadas. Es Jesús, su hijo, quien nos da a conocer el verdadero rostro de Dios a través de la palabra. ¿Qué pienso yo? Señalar con una flecha (actividad para el catecúmeno). REY JUEZ JEFE CONFIDENTE VENGADOR INMENSIDAD DIOS MISTERIO OBSERVADOR MISERICORDIA ES FUERZA PADRE PROTECTOR PARA FRENO AMOR VIDA MÍ REFUGIO COMPAÑERO ENERGÍA POLICÍA ABISMO EXTRAÑO GUÍA … Oración Para la oración final podemos utilizar el texto de las bienaventuranzas Mt 5,1-12 descargado de www.marianistas.org
  • 8.- El Seguimiento de Jesús El seguimiento de Jesús ¿Qué cosas veo? descargado de www.marianistas.org
  • 9.- María: La Primera Cristiana Objetivos • Recuperar a María, viéndola como testigo excepcional para aprender a ser cristianos. • Profundizar en todo el recorrido catecumenal, que hemos hecho este año, de la mano de María. • Identificarnos con las actitudes de María. Metodología • Motivación – Con el tema de María queremos reflejar todas nuestras búsquedas e inquietudes en una persona de carne y hueso, como nosotros. Fe, compromiso, oscuridad en el caminar, apertura a Dios, alegría de vivir, sencillez, justicia, pobres... son realidades que estuvieron presentes en su corazón y resuenan a lo largo de toda su vida. María es una luz para vivir como cristianos; es la mejor síntesis, de lo que significa ser cristiano. María es la que mejor expresa en su vida el seguimiento de Jesús. • Actividades - DINÁMICA DE GRUPOS: LOS RÓTULOS Objetivos: 1. Experimentar las presiones que ejercen las expectativas de los diversos roles o funciones. 2. Mostrar los efectos de dichas expectativas en el comportamiento individual dentro de un grupo. Material a utilizar Etiquetas adhesivas, cada una de las cuales llevará uno de los siguientes rótulos: -APRECIAME -IGNORAME -ACONSEJAME -BÚRLATE DE MÍ -ENSÉÑAME -AYÚDAME -HAZME CASO -COMPADÉCEME –RESPÉTAME –RÍETE DE MÍ -... -... Proceso 1. Si el grupo es numeroso se hacen varios subgrupos 7/10 personas. 2. Se coloca una etiqueta en la frente de cada uno de los participantes, procurando que nadie pueda ver su propio rótulo. 3. A continuación el animador hacer ver a todos que deben reaccionar para con los demás del subgrupo conforme a lo que aparece escrito en los respectivos rótulos, pero sin formular nunca lo que figura en ellos. Pueden hablar, gesticular, etc... 4. Al cabo de 10/12 minutos cada uno de los miembros del subgrupo deberá ir diciendo por turnos si ha logrado adivinar lo descargado de www.marianistas.org
  • 9.- María: La Primera Cristiana que dice el rótulo que lleva en la frente y cuál es su significado. 5. Todos los subgrupos juntos. Cada uno expresa lo que ha sentido ante las reacciones de los demás compañeros del subgrupo. Conclusiones o enseñanzas de ese ejercicio. descargado de www.marianistas.org
  • 9.- María: La Primera Cristiana Iluminación: María mujer creyente 1. Una mujer corriente y moliente Dios ha mirado la bajeza de su sierva (Lc. 1,48) Y ofrecieron a Dios un par de tórtolas que era la ofrenda de los pobres (Lc. 2,24) 2. Lo principal de María: su FE Dichosa tú que has tenido FE (Lc.1,45) Dichosos más bien los que oyen la Palabra de Dios y la ponen en práctica (Lc. 11,28) 3. Su fe oscura, no vio siempre claro Pero ellos (María y José) no comprendieron la respuesta que les dio (Lc. 2,50) ¿Quiénes son mi madre y mis hermanos? Los que hacen la voluntad de Dios, esos son mi madre y mis hermanos. (Mc 3,35) 4. Pasó por la prueba del dolor Sus parientes fueron en busca de Jesús para llevárselo, pues se decía que se había vuelto loco (Mc. 3,21) Los representantes de Dios lo condenan como blasfemo. Y lo llevan a la cruz, que era la muerte de los esclavos y malditos. 5. Pero ella se mantuvo firme Junto a la cruz de Jesús estaba en pie su madre (Jn. 19,25) 6. Su fe comunitaria Después de Pascua participó, como una más, en la comunidad cristiana. Los discípulos de Jesús hacían oración en común, y estaba entre ellos María, la Madre de Jesús (Hechos 1,14) 7. Y humilde Se hizo una más dentro de la comunidad. No tuvo privilegios ni cargos. 8. En ella, FE y JUSTICIA estuvieron unidas Experimentó que Dios está con los pobres. Dios desbarata los planes de los arrogantes y exalta a los humildes (Lc 1,46-55) descargado de www.marianistas.org
  • 9.- María: La Primera Cristiana Oración a María Madre de la Iglesia María, tus hijos llenos de gozo, Tú al unirte a la oración de los Te proclamamos por siempre bienaventurada discípulos, esperando el Espíritu Santo, Tú aceptaste gozosa la invitación del te convertiste en modelo Padre de la Iglesia orante y misionera. para ser la Madre de su Hijo. Con ello nos invitas a descubrir Desde tu asunción a los Cielos, la alegría del amor y la obediencia a proteges los pasos de quienes Dios. peregrinan. guíanos en la búsqueda Tú que acompañaste hasta la cruz a tu de la justicia, la paz y la fraternidad. Hijo, danos fortaleza ante el dolor María gracias por tenerte como Madre. y grandeza de corazón Amén. para amar a quienes nos ofenden. descargado de www.marianistas.org
  • 10.- La Iglesia al servicio de los hombres Objetivos • Mostrar cuál es la misión de la Iglesia. • Descubrir la Iglesia como constructora del Reino de Dios. Metodología • Motivación - Hoy vamos a descubrir cual es la misión de la Iglesia, es decir aquello que Jesús nos encargó y a lo que nos sigue llamando. - La Iglesia, como ya hemos visto en reuniones anteriores, la formamos todos los cristianos, pero a menudo nos fijamos sólo en el Vaticano y en la jerarquía y sus declaraciones. Ellos por supuesto que también construyen el Reino de Dios, pero somos muchos más, el resto de cristianos, los que trabajamos día a día al lado de la gente construyendo un mundo mejor. • Desarrollo - Después de la motivación leemos los dos textos evangélicos que nos descubren cuál es la misión de la Iglesia. Los pueden leer una o dos personas. - Ahora, en el apartado “En servicio a los hombres” les mostraremos dónde y cómo se concreta la misión de la Iglesia. Sería bueno que no nos limitáramos a leer la hoja, se puede ir descubriendo entre todos, claro está, con la ayuda de los catequistas. descargado de www.marianistas.org
  • 10.- La Iglesia al servicio de los hombres Llevamos varios días conociendo más a fondo la Iglesia. Hasta ahora, hemos hablado de las primeras comunidades, de la Iglesia como comunidad de hermanos con distintas funciones y de cómo caminamos hacia el Padre animados por el Espíritu. Hoy, veremos con mayor profundidad, la bonita misión que Jesús encargó a sus primeros discípulos y en la que nos invita hoy también a nosotros a participar. La misión de la Iglesia Mucha gente, y no pocos cristianos, ven sobre todo lo externo de la Iglesia: los aspectos organizativos, la jerarquía y sus intervenciones públicas, el Vaticano, las prácticas, el culto, las ceremonias, las obligaciones. Pero la Iglesia es mucho más que eso. Como en los icebergs, lo que se ve es lo más pequeño. Debajo está el misterio profundo de la unión de Jesús y los cristianos y la misión que Jesús encomendó a sus seguidores. La misión de la Iglesia es ESTAR AL SERVICIO DE LOS HOMBRES construyendo el Reino de Dios. Y les dijo: “Id por todo el mundo y proclamad la Llegó a Nazaret, donde se había criado. Según su buena noticia a toda la creación”. costumbre, entró en la sinagoga un sábado y se Mc 16, 15 levantó para hacer la lectura. Le entregaron el libro del profeta Isaías y, al desenrollarlo, encontró el pasaje donde está escrito: El espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar la buena noticia a los pobres; me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos y dar la vista a los ciegos, a liberar a los oprimidos y a proclamar un año de gracia del Señor. Después enrolló el libro, se lo dio al ayudante y se sentó. Todos los que estaban en la sinagoga tenían sus ojos clavados en él. Lc 4, 16-20 Jesús nos invita a proclamar la buena noticia a toda la creación, y la buena noticia es la construcción del Reino de Dios: • Acabar con la pobreza. • Liberar a los cautivos • Dar la vista a los ciegos • Liberar a los oprimidos. descargado de www.marianistas.org
  • 10.- La Iglesia al servicio de los hombres En servicio a los hombres Desde sus comienzos, con los primeros cristianos, la Iglesia ha tenido clara su vocación de entrega a los hombres. Como grupo de personas (imperfectas) por supuesto que ha cometido multitud de equivocaciones, pero también es verdad que siempre ha intentado estar al lado de aquellos que han necesitado algún tipo de ayuda. Los primeros cristianos ponían a disposición de la comunidad todos sus bienes para repartirlos entre todos según las necesidades de cada uno, así a nadie le faltaba de nada. También acompañaban a las personas enfermas e intentaban apoyar y mostrar su comprensión a todos aquellos que la sociedad rechazaba: prostitutas, publicanos, leprosos, “endemoniados”... A esto les enseñó Jesús. A lo largo de la historia han sido muchos los que han dejado todo, su casa, sus amigos, sus seguridades ... para seguir a Jesús y estar al lado de los más pobres, de los más enfermos, de los más olvidados; los podríamos contar por cientos de miles, tradicionalmente los conocemos como misioneros. Pero también son muchos los que, sin abandonar su casa, han hecho opciones de entrega a los más necesitados. La “institución” tradicional de la Iglesia en el barrio es la parroquia, en todas ellas encontramos voluntarios: • En Cáritas: ayudando a los parados, promocionando a los que cayeron en la mendicidad, apoyando a los inmigrantes que dejaron su casa en busca de una vida más digna ... • En grupos de enfermos: acompañando y visitando a los enfermos del barrio dándoles apoyo a ellos y a sus familias. • En equipos de pastoral: impartiendo catequesis a niños, jóvenes como vosotros o adultos. Y muchos otros servicios que podríamos enumerar .... También está la cuestión del voluntariado y las ONGs tan de moda en la actualidad. Sin pretensión de echarnos flores, podemos afirmar que en el origen de muchas ONGs estuvo la Iglesia, incluso en la actualidad, muchas de ellas, o pertenecen o siguen muy vinculadas a ella; entre las más conocidas podemos citar Manos Unidas, Cáritas, Intermón, Medicus Mundi ... Como puedes ver, la Iglesia es mucho más que el Vaticano y la jerarquía. Aunque ellos también ocupan puestos al servicio de los hombres, son muchos más, si no mal andaríamos, los que viven entregados a los más necesitados en sus parroquias, en ONGs y en muchos otros lugares. descargado de www.marianistas.org
  • 10.- La Iglesia al servicio de los hombres Comisión de Diócesis Fraternidades Marianistas LA IGLESIA DIOCESANA Te voy a presentar la Iglesia Diocesana, parte de la Iglesia Universal. Te mostraremos cómo se organiza y cómo participan en ella los laicos, como por ejemplo nosotros, miembros de Fraternidades. Dentro de la Iglesia Universal encontramos tres figuras que se encargan de su coordinación: -El Papa, en todo el mundo. -El Obispo, en su Diócesis. -El párroco, en su parroquia. En cada una de estas parcelas territoriales el laico, no sólo puede, sino que debe participar. Hablemos entonces de la Iglesia Diocesana. -¿Qué es la Diócesis? -Mira, la Diócesis es un territorio dentro del cual los cristianos estamos coordinados por un Prelado. -¿Por un qué? -Por un Prelado, que es otra forma de llamar al Obispo. -Y una Diócesis tan grande, ¿se coordina sólo con un Obispo? -No fraternito no, ¿qué te piensas, qué es superman?. El Prelado se ayuda de muchos organismos y personas para dar un buen servicio a todos los cristianos de su Diócesis. El conjunto de estos organismos y personas componen la CURIA DIOCESANA y los ÓRGANOS ASESORES DEL PRELADO. -¡Qué interesante! Cuéntame algo sobre eso de la Curia Diocesana. -Si ya sabía yo que te iba a interesar. Mira, como ya te he dicho, se encarga de ayudar al Obispo, sobre todo en la dirección de la actividad pastoral, en la organización administrativa, en la acción evangelizadora, en la gestión económica del patrimonio diocesano y en la administración de Justicia. descargado de www.marianistas.org
  • 10.- La Iglesia al servicio de los hombres -Uf, cuántas cosas, esto es más complicado que...!!! -Cuidao que eres corto!, ¿te tengo que hacer un esquema? -Pues no sería mala idea ¿sabes?... -Venga, vamos allá: -Muchas gracias por el esquemita, creo que me ha aclarado bastantes cosas, pero en todo este follón de comisiones y consejos, ¿qué pintamos las Frater? -Mira, las Fraternidades Marianistas estamos representadas en el Foro de Laicos, que se integra dentro de la Comisión Diocesana de Apostolado Seglar. -¿Foro de Laicos?, algo había oido yo de eso. -Claro que sí, en el Foro de Laicos estamos representados todos los movimientos y asociaciones de cristianos laicos de la Diócesis. -¿Y la Comisión de Apostolado Seglar? -Pues se encarga de coordinarlo y también de otras muchas cosillas, como su nombre indica, de todo lo relacionado con el apostolado seglar (evangelización por parte de los laicos). Jesús Pérez, de la fraternidad Mater Amoris, es uno de los vocales de la Comisión. -Una última pregunta, soy monitor de Juniors y mi hermana es scout, ¿tienen algo que ver con la Diócesis estos movimientos? -¡¡Cómo que si tienen algo que ver!! Estos movimientos también forman parte de la Diócesis, y no te quepa la menor duda de que participando en ellos, como en muchos otros, también pones tu granito de arena en la construcción del Reino de Dios. -Y antes de que te vayas, ¿cómo se comunican con el Obispo la cantidad de comunidades cristianas que hay en la Diócesis? -Como ya te puedes imaginar, es muy difícil que puda hablar con todas para todo, pero no te preocupes, él ya se encarga de tener delegados por todas partes. Por un lado, la Diócesis se divide territorialmente en vicarias, que a su vez se subdividen en arciprestazgos y estos últimos finalmente en parroquias. Además, los movimientos, las congregaciones religiosas... tienen encargados (consiliarios, vicarios,...) descargado de www.marianistas.org
  • 10.- La Iglesia al servicio de los hombres descargado de www.marianistas.org
  • 11.- Conocer la realidad de la Iglesia Objetivos • Conocer las actividades parroquiales y las labores apostólicas de la Iglesia Diocesana. • Ampliar la experiencia eclesial que tienen los chavales, contribuyendo a que tengan una visión más amplia de la Iglesia. • Tener una experiencia puntual de servicio con marginados y excluidos. Metodología • Motivación - En una primera reunión se pretende que los catecúmenos conozcan la vida de una parroquia en su totalidad y no solo el aspecto sacramental. Estas reuniones, no son de tipo doctrinal sino vivencial; experimentando la vida interna de una parroquia y sus acciones pastorales con el mundo de la marginación. El objetivo de estas visitas son para hacerles ver que el corazón de la Iglesia son los pobres y la eucaristía. - Una vez se ha visitado y conocido la vida interna y la organización de una comunidad parroquial, así como, se ha visto de cerca de los distintos servicios de solidaridad con los marginados; se trata de hacer una reflexión más a fondo sobre lo que supone “vivir en comunidad” nuestra fe cristiana. • Desarrollo - Puesta en común de lo que han sentido y experimentado en las dos visitas: parroquial y de servicio. - Realizar un mural sintetizando la vida interna y organización de la comunidad parroquial visitada: Grupos cristianos que existen, servicios de caridad que realizan, cómo celebran la liturgia, cómo transmiten el mensaje cristiano en las distintas catequesis. - Otro mural haciendo un diseño de la institución o actividad de servicio que hayan visitado: nombre de la institución, lugar dónde se ubica, campo al que dedica su acción, objetivos que pretende, acciones concretas que organiza, espiritualidad o carisma propio, rasgos fundamentales,... - Los subgrupos de trabajo exponen su mural, escribiendo una frase que sintetice lo que han descubierto en ambas experiencias: parroquial y de servicio. - Se acaba la reunión haciendo una oración personal de petición o de acción de gracias sobre la Iglesia. • Material - Cartulina o papel continuo para hacer el mural. - Rotuladores y bolígrafos descargado de www.marianistas.org
  • 12.- Sacramentos Formación para el catequista La reflexión teórica sobre los sacramentos se ha ido perfilando por las comunidades de cristianos con el paso de los siglos, aunque fueron instituidos por Jesús a lo largo de sus años de vida pública y practicados, de forma más o menos consciente, por las primeras comunidades cristianas. Se establecen como los siete que ahora celebramos hace sólo aproximadamente cuatro siglos, a mediados del siglo XVI (Concilio de Trento). No se puede decir que fueran instituidos conceptual o reglamentariamente por Jesús. El testimonio recogido en los evangelios indica que más que definirlos, indujo a sus seguidores a la práctica de los mismos. Durante los años de su vida pública no parece que pensara en organizar ninguna comunidad, aunque sí constituyó un grupo de discípulos que le siguieron en sus viajes. Se dedica fundamentalmente a extender la noticia de un Dios cercano a los hombres (Dios padre, frente al Dios justiciero del Antiguo Testamento, que pide misericordia más que sacrificios), y del comienzo de su Reino en este mundo. Mediante su forma de actuar, recogida en los evangelios, nos enseña lo que ahora llamaríamos un “estilo de vida saludable” en el que tiene mucha importancia las relaciones humanas solidarias, el afecto, el ser capaz de disfrutar de las pequeñas cosas cotidianas. La reflexión teórica vino después, de la mano de las primeras comunidades cristianas, y seguirá desarrollándose mientras dichas comunidades estén vivas. Es decir, Jesús creó una realidad existencial que comunica al hombre con lo trascendente. Los conceptos y normas que definen esta realidad han sido y serán elaborados por la razón humana, en su intento de asimilación del testimonio de Jesús. Después de la Resurrección sus discípulos, dispersos durante el proceso que le llevó a la muerte, se reúnen de nuevo por la acción unificadora de su Espíritu. Empieza a organizarse el germen de lo que será la Iglesia. Comienzan a reflexionar sobre el modo de vida de Jesús y a intercambiar recuerdos. Durante 20 o 30 años, los primeros cristianos debieron relatar sus experiencias sin pensar en escribirlas. La cultura judía era, por entonces, fundamentalmente oral. Cuando la buena noticia (evangelion, en griego) salió del ambiente judío para penetrar en los círculos helenizados de Jerusalén y, más tarde, de Antioquía, en donde se hablaban por igual griego y arameo, el campo fue diferente. En los círculos griegos apenas existían las costumbres mnemotécnicas propias del estilo oral. Para poder relatar a los oyentes lo esencial, nació pues la práctica de recoger los recuerdos en pequeños libros. Lucas alude a estos esbozos que precedieron a su evangelio (Lc 1, 2-4). Sobre los años 50-55 Mateo redactó su libro en arameo, según Papías (año 130). Entre los años 55 y 62 se escribió el evangelio de Marcos, judío helenista que vivió en Jerusalén, que conocía a Pedro aunque, por razón de juventud, no había sido discípulo directo de Jesús. Hacia el año 100 ya se habían escrito los sinópticos, los Hechos de los apóstoles, el Apocalipsis y, finalmente, el evangelio de San Juan. En estos primeros escritos la preocupación principal fue recoger aspectos de la vida y de las enseñanzas de Jesús, organizadas éstas últimas en cuatro grandes bloques: el sermón de la montaña, las parábolas, los consejos a sus discípulos y discursos escatológicos. La coexistencia de escritos y palabra duró mucho tiempo. Después de generaciones los seguidores elaboran, 46 descargado de www.marianistas.org
  • 12.- Sacramentos inspirados por el Espíritu del Resucitado, algunos momentos en la vida del Maestro de especial relación con su Padre, constituyéndolos como celebración: 1. Aquel en el que Jesús, antes de iniciar su vida de compromiso social, recibe el bautismo de Juan. (Mt 3, 11; Mc 1, 8; Lc 3, 16; Jn 1, 33; Hch 1, 5; 11, 16; 19, 3-5) Piensan sus compañeros que, mediante la celebración bautismal, Dios se manifiesta de forma especial como fuente de energía vital y creadora. En los relatos evangélicos postpascuales se recoge la recomendación de Jesús con respecto a la práctica del bautismo (Mt 28, 26-20; Mc 16, 15-17) y cómo los apóstoles ofrecen éste a quien crea en Jesús, judío o pagano (Hch 2, 41; 8, 12-13; 10, 48; 16, 15, 31-33). Distintas cartas de S. Pablo recogen reflexiones en torno a este sacramento (Rm 6, 3-4; Col 2, 12; 2 Co 5, 17; Ga 6, 15; Tt 3, 5). En la Didaché (escrito entre el año 70 y el 150) se describe una celebración del bautismo. 2. En repetidas ocasiones Jesús prometió la efusión del Espíritu (Lc 12, 12; Jn 3, 5-8; 7, 37-39; 16, 7-15; Hch 1, 8). Cumplió la promesa tras su Resurrección (Jn 20, 22; Hch 2, 11; 2, 17-18). Los que creyeron y se hicieron bautizar, recibieron a su vez el don del Espíritu Santo (Hch 2, 38). La invocación-recepción del Espíritu Santo que se comenzó a realizar mediante la imposición de manos es el origen de la confirmación. Hasta el siglo XI bautismo y confirmación se celebraban conjuntamente, después en Occidente se retrasó la confirmación hasta la edad del uso de razón. En Oriente se sigue administrando en la misma ceremonia que el bautismo. 3. El reino de Dios, “que ya está entre nosotros”, se manifiesta de diversas formas durante la vida pública de Jesús mediante curaciones de enfermedades o expulsión de demonios, e incluso en el gesto de perdonar los pecados, como se relata en la curación del paralítico y del leproso en Cafarnaúm, o en la curación del poseso al otro lado del mar de Galilea, o en el episodio de la mujer adúltera, o cuando, en casa de Simón, le dice a la pecadora arrepentida “tus pecados te son perdonados”. (Mt 9, 2 ss; Mc 1, 40- 42; Mc 2, 5-12; Mc 2, 17; Mc 5, 1 ss; Lc 7, 36 ss; Jn 8, 3 ss). Jesús nos presenta una imagen de Dios como Padre siempre dispuesto a perdonar (Lc 15, 11 ss), e introduce a sus doce compañeros en la práctica que él había iniciado enviándolos a curar enfermedades y expulsar demonios (Lc 9, 1-3). Después de resucitado, encomienda a sus apóstoles el anuncio del Reino y el perdón de los pecados (Mt 21, 28-31; Lc 24, 45 ss; Jn 20, 21-23). De alguna manera los discípulos, reflexionando sobre las experiencias de curación, instituyen el sacramento del perdón en torno a la misma estructura. Es decir, en éste se da un momento personal de reconocimiento de la necesidad de curación, una invocación al Cristo para recibir su ayuda y una respuesta sanadora de Jesús a través de la absolución impartida por su representante, el sacerdote. El Pastor, de Hermas (siglo II) ya formula explícitamente la práctica de la penitencia. Durante el siglo VII, los misioneros irlandeses, inspirados en la tradición monástica de oriente, trajeron a Europa la práctica privada de la penitencia. 47 descargado de www.marianistas.org
  • 12.- Sacramentos 4. Algunas veces en los años de vida pública, especialmente en su última cena, Jesús manifiesta la voluntad de permanecer siempre cerca de quienes lo invoquen. (Mc 14, 22-25; Jn 6, 1-13, 32-40; Jn 13, 33-35). Se manifestó a sus compañeros como “el pan de vida” (Jn 6, 48-59). Por ello, una de las formas de reconocimiento del Jesús postpascual fue, para sus amigos, el momento de partir el pan. Así, desde el principio, cuando los discípulos dispersos se reúnen tras la experiencia del encuentro con el Resucitado empiezan a celebrar la Eucaristía, el más antiguo de los constituidos como sacramentos, que implica además desde su institución compromiso de solidaridad con los más necesitados (Lc 24, 13 ss; Hch 2, 44-47). S. Justino, en su Apología (siglo II), describe la celebración eucarística según unas líneas generales que han permanecido invariables hasta nuestros días. La Iglesia nos enseña que Cristo está especialmente presente entre nosotros en las especies eucarísticas (SC 7; Jn 6, 48 ss). 5. Fue Jesús especialmente sensible al sufrimiento humano que genera la enfermedad, identificándose con los enfermos, “estuve enfermo y me visitaste” (Mt 25, 36) hasta el punto de, en ocasiones, devolver la salud próxima ya la muerte o, en otros casos, como el del ladrón crucificado, proporcionar palabras de consuelo y perdón para acompañar en ésta. (Mc 5, 22 ss; Lc 23, 39-43; Jn 11, 17-45). La misión de curar, para El tan querida, la encomendó a sus apóstoles los cuales “ungiendo con óleo a muchos enfermos, los curaban” (Mc 6, 13). Era necesario que la comunidad constituida por sus seguidores recuperase esta faceta de su estar en el mundo. La tradición de la Iglesia ha visto el texto clave de la unción de enfermos en la epístola de Santiago (5, 14-16). “¿Alguno entre vosotros enferma?. Haga llamar a los presbíteros de la Iglesia y oren sobre él, ungiéndole con óleo en el nombre del Señor, y la oración de la fe salvará al enfermo, y el Señor le hará levantarse y los pecados que hubiere cometido le serán perdonados”. 6. El ministerio sacerdotal se basa en el relato de la institución de la Eucaristía. (Mt 26, 26 ss). No hubo por parte de Jesús ningún rito especial de ordenación de los apóstoles en la Santa Cena, pero ellos ya ordenaron sacerdotes imponiendo manos (según consta en Hch 20, 28; 1Pe 5, 1-2). Los sucesores de los apóstoles reciben el Espíritu de Jesús para actuar en su nombre (Jn 20, 21-23; Lc 24, 47; Mt 28, 18-20). 7. El matrimonio tiene carácter religioso en las civilizaciones primitivas, basándose fundamentalmente en el misterio de la fecundidad. Jesús, con su presencia y actuación en las bodas de Caná (Jn 2, 11 ss), reconoce la importancia de este tipo de relación humana y pone su acento, más que en la fecundidad, en el carácter de compromiso indisoluble (Mc 10, 2 ss). Tertuliano (siglo II) reflexiona sobre la característica específica del matrimonio como sacramento, consistente en la voluntad y el deseo de los esposos de amarse con el Amor de Dios. ¿Cómo es ese Amor?, desde muy pronto los cristianos, en boca de S. Pablo, lo definen (1Cor 13, 1-9). 48 descargado de www.marianistas.org
  • 12.- Sacramentos El Reino de Dios en toda la predicación de Jesús tiene una estrecha relación por un lado con la búsqueda de la voluntad del Padre, por otro con la justicia, o la ausencia de mal en el mundo (Mt 25, 31-46). En consecuencia, la participación en los sacramentos instituidos por El nos transmite, de manera eficaz, comunicación con la fuente de vida que es el Padre en tanto nos encontramos de alguna manera comprometidos con el hermano, es decir, en tanto en cuanto participamos de algún modo en tareas orientadas a facilitar el desarrollo del Reino de Dios en este mundo. Resultarán sin embargo un rito incomprensible, una práctica carente de sentido o un formalismo vacío, en tanto en cuanto acudimos a ellos para asegurarnos nuestra parcela de “felicidad”, de “buena conciencia” o de certeza de salvación (1Cor 11, 17-27). 49 descargado de www.marianistas.org
  • 12.- Sacramentos Objetivos • Descubrir el misterio como parte complementaria de la razón en el hombre y en el mundo. • Descubrir y aceptar la vida de grupo como lugar de crecimiento en la relación con Jesús Resucitado. • Reconocer y aceptar a Jesús como modelo de persona creyente. • Suscitar una actitud consciente y libre frente a la práctica sacramental. Metodología • Actividades 1. El catequista escribe en un mural una de las afirmaciones del anexo 1 e invita al grupo a una lluvia de ideas sobre el tema: Cada miembro escribe una palabra, frase, dudas o preguntas relacionadas 2. Escribir individualmente cuestiones que se quieran aclarar sobre los sacramentos. El catequista elige algunas para contestarlas o generar debate 3. Comunicación dos a dos sobre estas preguntas, y posterior puesta en común:¿Qué experiencias o personas han influido en mi práctica sacramental?¿Qué dificultades encuentro?. ¿Con quién hablo de este tema? • Pofundizamos (reflexión para el catequista) Los seguidores de Jesús, que inicialmente se dispersaron tras su muerte, encontraron después el impulso suficiente como para organizarse de nuevo. Esto sucedió tras un acontecimiento históricamente no demostrable y que los creyentes llamamos Resurrección de Jesús. Que no sea históricamente demostrable no quiere decir que la historia lo pueda negar. La historia no puede negar que, tras la diáspora inicial, algo surgió con una energía tan redoblada que, con el paso de los siglos, ha llegado a constituir una de las fuentes más importantes de religión (la cristiana) y de cultura (la occidental). Es decir, aunque la Resurrección no es científicamente reproducible, ni dejó más huella material que los relatos de los amigos de Jesús y el sepulcro vacío (reconocido hasta por los detractores), la energía de Cristo ha tenido como efecto la creación de uno de los grandes focos mundiales de cultura y espiritualidad. Y eso también es evidente incluso a quienes se resisten a creer. Los cristianos lo atribuimos a la acción creadora de vida del Espíritu del Resucitado. Pues sus seguidores, una vez reunidos de nuevo, comienzan a recuperar lo que consideran esencial del estilo de Jesús, su forma entender la vida en los detalles cotidianos, su escala de valores, su manera especial de relacionarse con Dios. Y recuperan, por ejemplo la 50 descargado de www.marianistas.org
  • 12.- Sacramentos noticia de que Dios, más que justiciero o vengativo, es educador y padre. Al iniciar la difusión de la noticia de que Jesús vive, más allá del círculo de cultura judía tradicional, comienzan a relatarla por escrito. En reflexiones posteriores, a lo largo de los siglos, van estructurando, en lo que llegarán a ser siete sacramentos, aquellos momentos de mayor intensidad existencial en los cuales Jesús se comunicaba de manera especial con el Padre, y los recuperan para apoyarse espiritualmente en ellos de la forma en que indicó el Maestro. El comienzo de esta reflexión se puede encontrar ya en los primeros documentos escritos, los Evangelios. En ningún momento los evangelios recogen la afirmación de que lo más importante es cumplir con las prácticas piadosas. Todo lo contrario Jesús, según se relata en ellos, reprochaba a los fariseos su obsesión por cumplir a toda costa las obligaciones religiosas llamándoles sepulcros blanqueados. Pero esto no quiere decir que las prácticas piadosas sean inútiles. Lo inútil es centrarse en ellas en vez de hacerlo en intentar construir un mundo más solidario y habitable. Por otra parte, vivir sin apoyarse en la oración, que es el diálogo con Dios, y en los sacramentos, que son la mano que Jesús resucitado nos tiende, hace más difícil la tarea de humanizar el mundo, ya que en ese caso uno trabaja exclusivamente con las propias fuerzas. Si un hombre solo hace menos que organizado en sociedad, es decir, no puede crear civilización y por tanto pierde una parte importante de su desarrollo personal, de igual forma, si no cuenta con la voluntad de Dios, que es quien da el sentido más profundo a la realidad, de alguna manera se mutila como persona. Bien es verdad que si hubiera que elegir entre ambos aspectos, Jesús valora más el comportamiento solidario que el piadoso, como lo manifiesta en el relato del juicio final (“...porque tuve hambre y me disteis de comer, ... Mt 25, 31 ss), en las críticas que hace de las clases cultas de su época (“guardaos de los escribas, que gustan... ocupar los primeros puestos en los banquetes, mientras devoran las casas de las viudas y simulan largas oraciones. Estos tendrán un juicio muy severo” Mc 12, 38-42; “...haced lo que os digan escribas y fariseos, pero no los imitéis en las obras, porque dicen y no hacen...” Mt 23, 2 ss), y en el recuerdo que quedó a sus amigos del amor de Jesús (“... el que no ama a su hermano a quien ve, no es posible que ame a Dios, a quien no ve. Nosotros tenemos de El este precepto...” 1 Jn 4, 20 ss). Con los sacramentos celebramos la presencia continua, vigilante y amorosa de Dios en el mundo, “he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia” (Jn 10, 10). Dios presente, pero velado, como un padre que deja dar los primeros pasos balbucientes al niño que aprende a andar, pero sigue de cerca su trayectoria, para echarle una mano o cogerlo en brazos nada más éste lo pida. Es pues fiesta, si sabemos prepararla como tal, en la que se celebra la acción salvadora de Dios. Como cualquier fiesta, tendrá mayor significado para las personas que no asistan a ella como espectadoras externas, sino que se impliquen. La disfrutará más quien participe en los actos, quienes vayan preparados (sobre todo interiormente) de forma adecuada, quienes además de querer recibir intenten aportar algo. Pero, aunque la preparación es importante, no es lo definitivo. En la celebración sacramental los cristianos sabemos que hay algo que sobrepasa a la energía positiva que pueda emanar de las personas presentes: el Espíritu creador de vida. Esta vida del Espíritu no hay que entenderla en términos espiritualistas. Es el mismo Espíritu que sopló sobre las aguas en la creación del mundo, por tanto esta vida asume la totalidad del ser y lo redime también en su materia. 51 descargado de www.marianistas.org
  • 12.- Sacramentos Mediante el Bautismo, como Jesús, decimos sí a la presencia de Dios dentro de nosotros (“... y descendió el Espíritu...Tú eres mi Hijo amado”). Entramos a formar parte del cuerpo espiritual de la Iglesia. La práctica de bautizar niños pequeños está atestiguada explícitamente desde el siglo II, aunque es muy posible que se haya dado desde el comienzo de la predicación, cuando se bautizaban familias enteras (Hch 16, 15; 18, 8; 1Co 1, 16). La unción con el crisma, para confirmar la iniciación cristiana comenzada mediante el bautismo, se reservó en Occidente al obispo. Ello fue la causa de la separación temporal entre ambos sacramentos. Con dicha separación se llega a la Confirmación a una edad en la cual se puede optar, libre y consciente, por recibirla o no. Tanto uno como otro no son el final de una etapa, sino el comienzo del compromiso como miembro de la comunidad cristiana. Los sacramentos restantes no fueron recibidos por Jesús, sino iniciados por éste a lo largo de su trayectoria vital para seguir permaneciendo entre nosotros después de su muerte. Mediante ellos intercedió durante su existencia en la tierra ante Dios Padre, de una vez para siempre, por todos los hombres. Por ellos nos puede acompañar de forma especial a lo largo de nuestra vida. Con ellos sana nuestras heridas interiores. En ellos permanece oculto hasta su segunda venida, cuando todos resucitaremos. El sacerdote solo es el ministro consagrado que los administra. En la Eucaristía es Jesús el que se acerca a nosotros y nos participa de su vida. Mediante el Perdón, El mismo nos ayuda a aceptarnos como somos y nos da fuerzas para seguir intentando mejorar. Con la Unción de enfermos Jesús se aproxima a quienes sufren enfermedad o vejez, les recuerda que la muerte, aunque inevitable, será derrotada. A través de la Ordenación sacerdotal confiere a quienes la reciben la gracia suficiente para atender al ministerio de la palabra, la liturgia y la caridad con disponibilidad absoluta. El amor en el que quieren crecer los esposos que acuden al Matrimonio eclesiástico no es meramente humano sino el Amor de Dios, ese descrito por S. Pablo (1Cor 13, 1 ss) mediante el cual la ternura de Jesús en las bodas de Caná hizo que se transformara en vino el agua, para evitar un mal a los esposos, a pesar de que a El mismo el problema le parecía poco importante. Esto no quiere decir que quienes practican los sacramentos automáticamente se santifican. Su acción salvadora se realiza no de forma súbita, como sucede en la magia, sino al ritmo lento en que sucede cualquier proceso natural (como el cambio de aspecto de una persona a lo largo de su vida). Dios, que ha creado el mundo, y sus ritmos, y las leyes físicas de la materia, respeta sus principios cuando interviene en él. Solo de forma excepcional se manifiesta, en los milagros, transgrediendo las leyes físicas. Por otro lado, sólo quien se presta a ser instrumento de Dios en el mundo y testigo de su Amor universal, comprometiéndose dentro de sus posibilidades en acciones solidarias, da pleno sentido a su participación en los sacramentos. Los que olvidan esta segunda parte de la práctica sacramental, de algún modo se puede decir que están tomando el nombre de Dios en vano. Toda reflexión en torno a los sacramentos, como en torno a cualquier realidad existencial más compleja que la capacidad humana de análisis, tiene que ser siempre incompleta. La reflexión que surge del análisis científico también es incompleta y la historia del conocimiento científico está llena de rectificaciones a teorías antiguas. La ciencia evoluciona mediante el cambio de paradigmas. Así, por ejemplo, los conocimientos astronómicos de este momento nos muestran un universo en expansión, contradiciendo la suposición anterior de que era estático así como lo que nos puede decir el sentido común 52 descargado de www.marianistas.org
  • 12.- Sacramentos apoyado en nuestra percepción. La teoría de la relatividad de Einstein modifica los conceptos de la física clásica y nos muestra una realidad de cuatro dimensiones (las tres del espacio y la línea de expansión del tiempo o cono espacio-tiempo). El concepto actual de átomo contradice la definición inicial de éste como partícula indivisible, los conocimientos actuales de física nuclear nos muestran una materia en la que predomina el espacio vacío entre electrones frente a la consistencia del núcleo, es decir, en la que predomina la nada frente a la consistencia que aparentemente percibimos al tocar un objeto. Gracias al desarrollo de esta misma disciplina, podemos afirmar, contrariamente a los que nos dice la percepción cotidiana del mundo en que nos movemos, que la materia atómica y molecular tampoco es estática sino que las partículas nucleares y describen movimientos de rotación sobre sí mismas y alrededor de una órbita, de manera similar a los descubiertos hace ya siglos en los grandes cuerpos espaciales. Por tanto, el que no seamos totalmente capaces de comprender el mundo sobrenatural que se nos ofrece a través de los Sacramentos, no necesariamente indica falsedad de éste. Perfectamente puede ser consecuencia de la incapacidad de nuestra mente para percibir y aprehender ese misterio en toda su magnitud. Si el mundo natural tiene tal complejidad, ¿cuánto más no será inabarcable el mundo de lo divino?. También en esto Jesús nos plantea una realidad paradójica “Yo te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a los sabios y entendidos y las has revelado a gente sencilla. Si, Padre, así lo has querido tú... “ (Mt 11, 25-30; Lc 10, 21-23). • Actuamos Utilizando la frase “Se puede ser buena persona y no practicar los sacramentos. Entonces, ¿qué sentido tienen?. ¿Los cristianos son mejores personas que los demás?” u otra que sea polémica, los catecúmenos, en dos grupos, entrevistan a un familiar y a un amigo . Se leen en voz alta ambos escritos y se comentan ¿qué destacamos de la forma de vivir los sacramentos cada una de estas personas?. ¿Qué podemos aprender de ellas? ¿Cuáles son las principales dificultades que yo encuentro para la práctica de los sacramentos?. ¿Qué puedo hacer?. 53 descargado de www.marianistas.org
  • 12.-Sacramentos Preguntas y afirmaciones para el debate en grupo • ¿Los sacramentos son un invento de la Iglesia?. ¿Unos sí y otros no?. ¿Por qué y para qué los sacramentos?. • ¿Se puede ser cristiano y no practicar los sacramentos?. • Los sacramentos son una forma como otra de fiesta. No aportan nada. Las personas necesitamos celebrar fiestas. • ¿Hace falta tener fe para recibir los sacramentos?. ¿En qué?. • La práctica de los sacramentos puede ser una excusa para evitar el compromiso social. • Se puede ser buena persona y no practicar los sacramentos. Entonces, ¿qué sentido tienen?. ¿Los cristianos son mejores personas que los demás?. • No importa con qué preparación se vaya a recibir un sacramento, basta con querer recibirlo. • Jesús sólo recibió el bautismo. ¿ Por qué nosotros tenemos que inventar tantos sacramentos?. • Cuando no se siente nada, mas vale no practicar. • Para participar de los sacramentos hace falta tener fe. Eso es lo mismo que tener ganas de hacerlo. • Los sacramentos son una práctica mágica y primitiva. Por tanto, son incompatibles con una personalidad científica y madura. • La celebración de los sacramentos está muy alejada de lo importante en la vida diaria. • Para celebrar los momentos importantes de la vida no necesitamos de los sacramentos. ¿Qué aporta la celebración cristiana?. • El Bautismo no tiene sentido, ya que el que lo recibe no es consciente de lo que está sucediendo. • ¿La Confirmación te asegura que ya no vas a tener crisis en tu vida como cristiano?. ¿Qué momento personal es el más adecuado para acudir a recibir este sacramento?. • La penitencia tal como se celebra no tiene futuro. Es absurdo contar a una persona como tú cuestiones íntimas. Tiene más sentido hacerlo a un amigo, que te conoce y te comprende. • El sacramento del perdón no tiene sentido. Yo me apaño bien directamente con Dios, que es quien conoce el fondo de los corazones, y pidiendo perdón a quien haya ofendido. El cura sobra. • El pecado no existe. Es un montaje masoquista. Todo es relativo al punto de vista con que se mire. Por tanto, el perdón como sacramento no tiene sentido. • La comunión es un acto absurdo con reminiscencias de canibalismo. • ¿Comulgar con frecuencia te asegura llegar a ser mejor persona que quien no lo hace?. ¿Para qué comulgar?. • Comulgar no sirve de nada. Yo no me siento distinta cuando lo hago. Todo es sugestión. 54 descargado de www.marianistas.org
  • 13.- El Bautismo: Nacidos para vivir Objetivos • Profundizar en el bautismo, viendo como Dios nos regala una nueva vida: ser cristianos. • Tomar conciencia de que el bautismo se debe alimentar y cultivar. • Explicar los ritos del bautismo y su significado. Metodología • Motivación - Nuestro primer paso en la visa como cristianos lo dimos al ser bautizados; en ese momento entramos a formar parte de la familia cristiana. En estas dos reuniones dedicadas al bautismo se prentende ver que significó para ellos ese paso y cómo lo viven en la actualidad. • Desarrollo 4. DIÁLOGO DE VIVENCIAS Proponerles que traigan fotos de su bautismo y que investiguen quiénes fueron sus padrinos y en qué iglesia se bautizaron. Después se abre un diálogo sobre sus vivencias del bautismo. • Poner en común la información que han conseguido sobre su bautismo: fotos, padrinos, iglesia. • Analizar los pros y los contras de haber sido bautizados de pequeños. • ¿Qué ha supuesto para mi vida el bautismo? ¿Ha crecido la semilla que plantaron y regaron mis padres? 5. EXPLICACIÓN DEL RITO: CATEQUESIS DE LAS PIEDRAS Los ejemplos usados por Jesús eran sencillo, fáciles de entender por sus discípulos. 1ER PASO Constatar que la piedra en contacto con el agua se moja y sacándola al aire se seca, por mucho tiempo que haya estado en contacto con el agua. Preguntas ¿Cómo está la piedra? ¿Por qué? ¿Qué pasa si la dejo fuera? ¿Saldría más mojada si la dejo, más tiempo? Y si se seca y la vuelvo a meter 10s ¿Cómo sale? ¿Qué es lo que está mojado? Si la parto, ¿Cómo estará el centro? 55 descargado de www.marianistas.org
  • 13.- El Bautismo: Nacidos para vivir Reflexión Hay elementos reacios a la penetración de un entorno. Interpretación AGUA: lo cotidiano, la vida, que nos inunda constantemente. PIEDRA: Nosotros ¿ A qué cosas de la vida somos tan permeables que nos llega hasta el fondo? Somos permeables, depende para qué Si echamos aceite ¿Qué pasaría al sacar la piedra? - Hay cosas que siempre quedan. - El ambiente no siempre es único y estable. ¿Qué cosas le quedarían a la piedra (persona) aún sacándola del ambiente? ¿Qué tipo de piedra haría falta para que el ambiente llegara pronto al corazón de las personas? Reflexión final primer paso Hay personas que se encierran, endureciendo su mundo exterior y lo único que consiguen es... que el agua tan sólo les moje por fuera, el superficie Pero... nuestro mundo no sólo es la sociedad, es algo . mucho más profundo para nosotros: La Presencia de Dios (porque creemos esto estamos ahora aquí) 2º PASO RECIPIENTE Y AGUA Mundo y Dios PIEDRA YO Preguntas ¿Es consciente la piedra que está en el agua? ¿Cuándo es la primera vez que nosotros entramos dentro de este ambiente-agua de Dios? ¿Qué tendría que hacer la piedra para conseguir ser traspasada por el agua? - Intenta partirse - Cuanto más se rompa, más se mojarán todas sus partes - Si se rompe al máximo, dejará de ser piedra para convertirse en arena y... dejará de ser piedra para ser otra cosa distinta de lo que era: BARRO “Dejo de ser yo, para ser tu” 56 descargado de www.marianistas.org
  • 13.- El Bautismo: Nacidos para vivir Reflexión Nuestra misión no es ser roca, sino grano de arena para disolvernos en Dios. Tenemos que ir partiéndonos a cachitos. Nuestro mundo actual parece que no pide esto. Pide rocas fuertes, triunfantes, superegos... Transposición Dios, que podría ser la gran Roca, sin embargo se mete en este mundo, se hace grano de arena y se disuelve en el mundo. La Palabra de Dios Como busca la cierva corrientes de agua, así mi alma te busca a ti, mi Dios; Tiene sed de Dios, del Dios vivo: ¿Cuándo entraré a ver el rostro de Dios? (Sal 41,2) Oíd sedientos todos acudid por agua, también los que no tenéis dinero (Is 55,1) Vigilia Pascual Derramaré sobre vosotros una agua pura que os purificará, de todas vuestras inmundicias e idolatrías os he de purificar. Os daré un corazón nuevo y os infundiré un espíritu nuevo; arrancaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne... (Ez 36,25-26) Vigilia pascual. María conservaba todas estas cosas meditándolas en su corazón (Lc 2,18) Como una esponja que se empapa de agua. Si conocieras el don de Dios y quién es el que te pide de beber, le pedirías tú y Él te daría agua viva (Jn 4,10) La samaritana. • Oración Terminamos esta reunión dejando un tiempo para que cada uno elabore una breve oración de acción de gracias por su bautismo, que compartirá con el grupo en un momento de oración común al final de la reunión. 57 descargado de www.marianistas.org
  • 14.- Siempre somos perdonados: Reconciliación Objetivos • Analizar las experiencias que tenemos de errores, fallos y defectos en nuestra vida y las actitudes que tomamos ante ellos. • Conocer e intentar profundizar en la idea de pecado que tenemos. • Profundizar en el sacramento de la Penitencia como expresión del amor, acogida y perdón que Dios da al pecados. • Descubrir la alegría que produce recibir el perdón de Dios. Metodología • DESARROLLO - Todos tenemos fallos Aunque lo intento, no siempre hago el bien. Una y otra vez no soy lo que quiero ser. En tu caso ¿cuáles son los más frecuentes? • Me dejo llevar por el mal genio • Doy malas contestaciones • Soy cómodo y perezoso • Soy arrogante y desprecio a mis compañeros • Miento y engaño • Critico injustamente a algunos • Digo palabras y expresiones malsonantes • No respeto las cosas y la Naturaleza • No respeto mi cuerpo y el de los demás • No trato con respeto y afecto a los mayores Ante nuestros fallos y defectos podemos adoptar diferentes posturas. De las siguientes actitudes, ¿Cuáles te parecen las más correctas?: • No tengo nada de que arrepentirme • Todo lo hago bien • No soy capaz de pedir perdón a nadie • Pedir perdón es rebajarse • Siempre es posible empezar de nuevo • Nunca me doy por vencido • Me siento hundido y desanimado • Busco ayuda para superarme - ACTIVIDADES 1. Establecer un diálogo en el cual los chavales expresen cuales son los fallos y/o defectos más frecuentes en ellos (en general, sin personalizar), a cuales dan más importancia y menos. Pueden añadir a la lista los que ellos consideren oportunos. descargado de www.marianistas.org
  • 14.- Siempre somos perdonados: Reconciliación De la lista de actitudes antes esos fallos los cuales creen que son más correctas. Pueden añadir si creen que falta alguna. 2. ¿Qué es el pecado? En una cuartilla, en una de sus caras que escriban la palabra ‘PECADO’ y a continuación un sinónimo de dicha palabra que para ellos pueda ser equivalente o tener el mismo valor. Poner las cuartillas boca abajo y continuar con la explicación. 3. Después de haber hecho una introducción (Anexo I) acerca del pecado, escriben una breve y muy personal definición de pecado. Comparar con la idea intuitiva de pecado que habían escrito inicialmente. 4. Realizamos la actividad que acompaña en la hoja del catecúmeno. 5. Para teminar, y en grupo, pedimos perdón a Dios orando con el texto el que tienen en la hoja. Ellos puedes, si así lo manifiestan, añadir o eliminar peticiones de perdón, personales o generales. descargado de www.marianistas.org
  • 14.- Siempre somos perdonados: Reconciliación Anexo I Moral de actitudes Los actos aislados significan muy poco. Los actos son como las palabras, sólo tienen sentido dentro de una frase, y una frase sólo puede ser bien comprendida dentro de todo el discurso. Jesús relativizaba la importancia de los actos concretos. Para los escribas y fariseos una acción era buena si seguía la Ley. Jesús, sin embrago, decía que una acción era buena si procedía de un interior bueno. Pero esto no significa que los actos carezcan de importancia. Sirven para manifestar como es la actitud interior. El valor ético no está en los actos, sino en la actitud interior que los inspira. “Aunque repartiera todos mis bienes a los pobres (...) si no tengo amor de nada me sirve” (I Cor 13,3) No hay mucha diferencia moral entre un empresario explotador y un joven egoísta cuya falta de amor todavía no puede manifestarse en decisiones graves. La actitud no queda siempre retratada por un acto aislado, pero sí por el conjunto de actos. ¿Qué es lo que quiere Jesús de nosotros? Jesús lo que quiere es que cada uno decida sin ambigüedad cuál va a ser el norte de su existencia. Los cristianos, en el bautismo optamos por el reino de Dios y sus valores, que se convierten en nuestra “opción fundamental”. ¿Por qué es fundamental? Porque se refiere al conjunto de nuestra existencia. Por lo tanto, el bautizado (más tarde, confirmado en la fe) no podrá tomar ninguna decisión sin preguntarse si es o no coherente con su opción fundamental. El pecado, que llamamos ‘mortal’ no es otra cosa que el abandono de la opción fundamental. No ser consecuente con la opción fundamental de seguir a Cristo. Y, en ese sentido, es más una traición que una transgresión. La palabra pecado y pecar en hebreo significan ‘no dar en el blanco’, ‘desviarse’ (de la opción fundamental). Y es lógico pensar que cuando una persona construye su vida sobre una opción fundamental, no puede estar abandonándola cada dos por tres. El pecado mortal es algo muy serio y fácil de identificar. San Alfonso de Ligorio dijo que: “Si se te mete un elefante en tu habitación, tienes que verlo por fuerza”. Por tanto, no se comete un pecado mortal por equivocación. ¿ Y qué es el pecado venial? En realidad consiste en una debilidad o enfriamiento de la opción fundamental. Son actos aislados que no expresan la verdadera actitud interior del hombre. ¿Y el hombre como distingue lo bueno de lo malo? A través de su conciencia, formada a la luz de la teología moral, que es la que le ayuda a discernir lo bueno de lo malo. Siempre, detrás de la conducta de un hombre existe un sistema ético. Y quienes dicen no tenerlo o necesitar tenerlo acaban haciendo suya la ‘moral del ambiente’ sin darse cuenta. Hacen lo que hace la mayoría, lo que está de moda. Es importante saber que: La normalidad estadística no equivale a normalidad ética. Y la teología mora no es ningún atentado contra la libertad humana, sino que libera al hombre de la inconsciente tiranía del ‘se hace’. descargado de www.marianistas.org
  • 14.- Siempre somos perdonados: Reconciliación Y, para ti, ¿Qué es el pecado? ¿Qué opinas del pecado? Es importante intentar responder a esta pregunta desde la reflexión sincera y profunda. Si no somos capaces de plantearnos este tema, porque nos parece obsoleto, pasado de moda o simplemente no va con nosotros, en realidad lo que estamos haciendo en ‘aparca’ una cuestión molesta, pero que sabemos que hay cosas que están bien y cosas que están mal. Lo que hay que hacer es entrar por ese camino e intentar, a la luz de nuestra libre opción fundamental (valores cristianos), aclarar nuestra situación personal analizando nuestras actitudes. Tenemos las herramientas, utilicémosals. Además tenemos la seguridad de que si lo pedimos, obtendremos el perdón. “¿Quién de vosotros tiene cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto, y va a buscar la que se perdió hasta la encuentra? Y cuando la encuentra, la pone contento sobre sus hombros; y llegando a casa, convoca a los amigos y vecinos y les dice: Alegraos conmigo, porque he hallado la oveja que se me había perdido” (Lc 15,4-7). descargado de www.marianistas.org
  • 14.- Siempre somos perdonados: Reconciliación Anexo III Hay perdón para el pecado Dios Padre ama desde siempre al pecador y le sigue ofreciendo su acogida y perdón. Jesús es para nosotros la mayor prueba de ese amor y perdón. “Todos los publicanos y los pecadores se acercaban a Él para oírle, y los escribas y fariseos murmuraban diciendo: Éste acoge a los pecadores y como con ellos” (Lc 15,1) Dios Padre perdona y olvida. No tendrá ya más en cuenta este pecado. Sigue amando y confiando en la persona. Es como el padre bueno, que hace fiesta, cuando vuelve a casa su hijo que se había alejado. Muchos piensan que pueden “arreglar las cosas” a solas con Dios, sin necesidad de recurrir a al sacramento del perdón. Pero por diferentes motivos este planteamiento está equivocado: 1) Es un hecho que en la vida del hombre los acontecimientos decisivos se celebran, se convierten en una fiesta. El perdón no es una excepción. 2) Todo pecado e también un pecado contra nuestros hermanos (“Yo confieso ante dios Todopoderoso y ante vosotros hermanos, que he pecado mucho...”) 3) El pecado lo es también contra la comunidad, representada por la Iglesia, que es el Cuerpo de Cristo. Por lo tanto la reconciliación con la Iglesia a través del Perdón supone la reconciliación con Cristo, con nuestros hermanos y con nosotros mismos. En resumen, podemos decir que el pecado tiene tres dimensiones: religiosa, social-eclesial, y personal. Por lo tanto el sacramento del perdón o reconciliación debe también contemplar esa triple dimensión: nos reconciliamos con Dios, con la Iglesia y con la comunidad y con nosotros mismos. descargado de www.marianistas.org
  • 14.- Siempre somos perdonados: Reconciliación Debate sobre las siguientes opiniones 1) Yo me confieso directamente con Dios. No tengo necesidad de confesare con un sacerdote. 2) Yo no tengo pecados, por eso no me confieso. 3) Yo no robo, ni mato, no tengo pecados graves. Por eso, no sé qué otros pecados puedo tener que confesar. 4) No vale la pena confesarse para volver a caer en los mismos pecados. 5) Yo no me confieso porque los sacerdotes tienen también muchos fallos. 6) Quedé muy descontentó de la última confesión que hice. El sacerdote me regañó. No creo que vuelva a confesarme. 7) Basta estar arrepentido de verdad son necesidad de decir los pecados al confesor. ¿Cómo celebramos el Perdón? El Sacramento del Perdón se celebra mediante un encuentro reconciliador entre el penitente y el sacerdote. Este encuentro debe ser humano, es decir, de diálogo y convivencia entre ambos. Para ello el penitente debe presentarse ‘sincero ante Dios’, lo cual no es tarea fácil par él, y necesita encontrar como el sacerdote alguien capaz de situarles ante su propia realidad y ante Dios, y pueda decir seriamente: ‘He pecado’. La Iglesia para celebrar el perdón nos pide: Reconocerse pecador y necesitado de perdón: tener conciencia de haber obrado mal Convertirse de corazón: estar arrepentido de haber hecho el mal y estar dispuesto a luchar contra esos fallos y defectos. Confesar los pecados: expresamente ante el sacerdote que nos reconocemos pecadores ante Cristo y la Iglesia. Recibir la absolución:a través de las palabras del sacerdote quedamos reconciliados con Dios, con la Iglesia (comunidad) y con nosotros mismos. Cumplir la Penitencia: agradecemos el perdón de Dios, oramos y realizamos alguna acción buena como señal de que queremos cambiar de vida. Formas de celebrar el sacramento 1) Reconciliación con una sola persona Cada penitente reconociéndose pecador se confiesa y recibe la absolución individualmente. Es la forma más frecuente y tradicional. 2) Reconciliación de varias personas con confesión y absolución individuales Hay una preparación conjunta de la comunidad. Luego se hace una confesión y absolución individuales. Acción de gracias conjuntas. 3) Reconciliación de varias personas con confesión y absolución generales. descargado de www.marianistas.org
  • 14.- Siempre somos perdonados: Reconciliación Se celebra de forma comunitaria. Sólo es para situaciones extraordinarias y de grave necesidad. Después se recomienda a los fieles acudir al sacramento de forma personal. Oración Por toda forma de rencor e intransigencia. Perdón Señor Por nuestros caprichos y agresividades. Perdón Señor. Por la dureza con que se juzga y se condena a las personas. Perdón Señor. Por la prepotencia y la venganza, las represalias de los poderosos. Perdón Señor. Por la falta de comprensión y solidaridad. Perdón Señor. Por el odio y la guerra, por el fanatismo y la intolerancia. Perdón señor. descargado de www.marianistas.org
  • 15.- Eucaristía: Invitados a la mesa del Señor Objetivos • Comprender el significado de la eucaristía para los jóvenes y para la comunidad cristiana • Reflexionar sobre el sentido de participar en la eucaristía dominical Metodología • Motivación - Desde siempre, comer y beber juntos es signo de amistad y convivencia íntima. Los hombres suelen celebrar los acontecimientos más importantes de su vida familiar y social con una comida festiva, un banquete. También los cristianos celebramos la gran fiesta, la Pascua de Jesús con un banquete. • Desarrollo a) Nuestra experiencia personal: Comer juntos. ¿Qué crees que es lo más importante en un banquete? ¿Qué sugerencias harías para que nuestra comidas fueran más fraternas? b) La cena de Jesús Lectura y comentario de I Corintios 11,23-26 a la luz de la Pascua Judía Ex 12, 1-14 , viendo los elementos comunes. c) La Iglesia celebra la Eucaristía Actividad: Hacer cinco parejas para que expliquen al resto del grupo las cinco partes de la eucaristía siguiendo el esquema de la hoja adjunta. d) Nuestras eucaristías La eucaristía es la celebración más importante para un cristiano. Pero, ¿Cómo la celebramos? ¿Cómo participamos?; para ello abrir un debate sobre las afirmaciones siguientes: - No voy a misa porque me aburro mucho en ella - Los que van a misa son peores que los que no van, por eso no voy - No voy a misa porque ni mis compañeros ni mis padres van - Puedo rezar en casa sin necesidad de ir a misa - Para mí ir a misa es una pérdida de tiempo. Sería mejor aprovecharlo para ayudar a alguien e) Preparar una eucaristía por grupos descargado de www.marianistas.org
  • 15.- Eucaristía, Invitados a la mesa del SEÑOR Cuando celebramos la Eucaristía... A) NOS REUNIMOS COMO COMUNIDAD DE HERMANOS. ESTAMOS LLAMADOS A • Encontrarnos y acogernos los amigos, vecinos, adultos, ancianos, niños, ricos y pobres. • Sentirnos hermanos, solidarios con todos, compartir nuestras alegrías y problemas. • Comprometernos a practicar el perdón, vivir el amor, construir la unidad. B) PROCLAMAMOS LA PALABRA DE DIOS • Escuchamos la lectura de la Biblia • Respondemos con salmos y cánticos • Guardamos silencio y la meditamos en el corazón C) HACEMOS PRESENTE LA MUERTE Y RESURRECCIÓN DE JESÚS • Jesús da su vida por la salvación de los hombres • Ofrecemos a Dios Padre lo que más le agrada: la entrega de Jesús hasta la muerte. • Nos comprometemos a amar y sacrificarnos por los hermanos D) RECIBIMOS UN ALIMENTO DE VIDA • El pan y el vino se convierten en el Cuerpo y la sangre de Cristo • Cristo e comida y bebida que nos alimenta y fortalece para vivir como hijos de Dios • Es un banquete en que nos unimos estrechamente a Cristo y entramos en comunión con sus mismos sentimientos y proyectos. E) ANTICIPAMOS LA GRAN FIESTA DEL REINO • Se anuncia y anticipa el banquete del final de los tiempos donde será realidad la convivencia feliz y definitiva entre Dios y los hombres. • Recibimos una semilla de inmortalidad y la garantía de que también nosotros resucitaremos. • Pedimos y esperamos confiados la vuelta de Jesús. descargado de www.marianistas.org
  • 16.- La vocación cristiana Objetivos • Plantearse la vida como vocación, como respuesta a una llamada de Dios • Crear el clima adecuado para plantear, reflexionar y hablar en el grupo sobre la vocación religiosa o sacerdotal Metodología • Motivación - El día de la confirmación expresamos la decisión de vivir más intensamente nuestra condición de cristianos, y recibimos la fuerza del Espíritu para poder hacerlo. Todo esto podemos hacerlo a través de los diversos estados de vida: matrimonio, vida religiosa, sacerdocio. Lo haremos en dos reuniones, una práctica con el testimonio de personas que siguen en sus vidas la vocación cristiana y otra teórica planteando la cuestión de la llamada ‘Vocación cristiana’ • Desarrollo - Primera Reunión – Panel sobre las distintas vocaciones cristianas Se invita a tres o cuatro personas (seminarista, religios@, laic@ comprometido, pareja de novios...) a que nos hablen de la vocación: ¿Cómo surgió? ¿Cómo se ha ido perfilando y madurando? ¿Momentos alegres y dificultades? ¿Momentos importantes?. Suele ser positiva la mezcla de jóvenes y de adultos, no escoger testimonios demasiado llamativos sino personas corrientes, con alguna experiencia fuerte. Se puede empezar la reunión con una breve presentación de los ponentes. Después se preparan preguntas por grupos, al final se tiene un coloquio. - Segunda Reunión a) Hacer el eco de lo más significativo del panel sobre la vocación b) Explicar el ‘árbol de la vocación’ con sus distintas ramas: matrimonio, sacerdocio, vida religiosa. La vocación cristiana está entroncada en la consagración bautismal es su concreción y explicitación. c) Terminamos con la oración final pidiendo al Señor que lleguemos a vivir la vida como vocación. descargado de www.marianistas.org
  • 16.-La Vocación Cristiana El árbol del Vocación Cristiana ¿Qué te parecen estas vocaciones? Piensa junto a Jesús cuál es la tuya. En el sacramento de la confirmación recibirás el Espíritu Santo para que Vida Consagrada puedas comprender lo que Dios L@s religios@s viven en comunidad, y se consagran a quiere de ti y te dará las fuerzas para Dios para dedicarse a dar testimonio de la grandeza de los llevarlo adelante. Sacerdocio bienes del Reino y para decirnos a todos con sus vidas que La Iglesia necesita de la es posible vivir hoy radicalmente el Evangelio. Dentro de la presencia del sacerdote, a vida religiosa también puede darse el sacerdocio. través del cual Cristo continua su misión de Matrimonio salvar a los hombres; el Esta es la vocación de la generalidad de los cristianos. No sacerdote le ofrece a Cristo “Dichoso el se trata tan sólo de que te guste el matrimonio por el atractivo humano su propia persona para que hombre aquel que que tiene el amor, sino que desde el plan de dios, quieras realizarte siga predicando hoy, para que siga santificando hoy, no sigue el cristianamente en el matrimonio porque vas viendo que el Señor te llama por ahí. Cuando uno, en intimidad con Cristo va descubriendo y para que siga consejo de los que la grandeza de esta vocación siente que va orientado construyendo a su Iglesia niegan a Dios, ni maravillosamente el sentido de su vida. en la unidad y en la en la senda de los Esta vocación la desarrollan los esposos en el servicio al caridad hoy. pecadores se otro cónyuge y a los hijos: y van configurando su familia como iglesia Oración doméstica y como espacio de amor y entrega. Quien va al matrimonio detiene, ni en el Es el momento, Señor, de orientar mi vida; con la intención de vivir una vida fácil y cómoda se arriesga a fracasar banco de los que La hora de dar rumbo a mi existencia; completamente. Los esposos tienen una tarea nada simple: por eso desean el mal se cuentan con la ayuda del Señor a través del sacramento del sienta, más Estoy a punto para descubrir un nuevo camino. matrimonio. Unido a Cristo, el creyente puede vivir muy feliz. Señor, ¿qué quieres de mí? ¿qué me pides? entrega su vida a Señor, ¿cuál es el plan del Padre para mi vida? la Voluntad de Señor, ¿cuál es el proyecto de que quieres que realice? Yaveh, su Señor, ¿a qué me llamas? ¿por dónde quieres que camine? Voluntad le Señor, ¿cómo estar seguro de tus caminos en mi vida? susurra día y Señor, ¿cómo sé yo que es eso lo que deseas de mí y no otra cosa? noche. Señor, ¿seré capaz de ser fiel a la llamada que me haces? Es como un árbol Preguntas, Señor, siempre preguntas, ¿cómo saldré de la duda? plantado junto a Yo quiero tener claro cada paso del camino. corrientes de Quiero, Señor Jesús, salir de esta confusión en que vivo. agua, que da a su Quiero, Señor Jesús, escucharte y dar respuesta a tu llamada. tiempo el fruto, y Quiero, Señor Jesús, dejar todo, quedarme libre para seguirte. jamás mueren sus Quiero, Señor Jesús, arriesgar mi camino con el tuyo. hojas; todo lo que Quiero, Señor Jesús, dejar mis miedos, dar paso a mi fe joven. hace le sale bien” Quiero, Señor Jesús, fiarme de tu plan porque me amas. (Salmo 1) descargado de www.marianistas.org
  • 17.- Jesús nos enseña arar Objetivos • Reflexionar sobre la oración • Descubrir el calor de la oración • Despertar y animar a la oración Metodología • Motivación - Se trata de facilitar la reflexión sobre la importancia o no de la oración y descubrir con ello el calor de la oración. Habrá que evitar el debate infructuoso, y hacer de esta catequesis una invitación a la vida de oración. Al igual que nuestro cuerpo requiere de unos cuidados para estar sano o en forma, la vida en el Espíritu requiere de una vida de oración, que nos mantiene unidos a la ‘Fuente’ y mantiene el sentido y la fuerza de nuestro seguimiento de Jesús. Sin la oración no podremos mantenernos fieles al llamamiento que Jesús nos hace en nuestra vida. • Desarrollo 1. Formas de orar. Primero haremos una mesa redonda, libremente se les deja explicar los diferentes tipos de oración que hay (petición e intercesión, acción de gracias, perdón...) y formas de realizarlas (silencio, oración vocal, comunitaria, con el cuerpo...) 2. Se les entrega la hoja en las que se explican algunas formas de orar. Se dialoga y contrasta con lo que hemos hablado en el momento anterior. 3. ¿Y tú como oras? En la misma hoja del catecúmeno responden a las preguntas ‘Me acuerdo de Dios cuando...’, ‘No hago oración porque...’ 4. Para terminar vemos como Jesús nos dio el mandato de orar, y cada uno compone una oración (lo importante no es que sea larga o corta, sino sincera, muy sincera, que la hagan con el corazón). Después en un clima de oración (se puede llevar un icono, unas velas, tocar una canto de oración con la guitarra, o escucharlo de una grabación...) quienes quieran pueden compartir la oración que han escrito. descargado de www.marianistas.org
  • 17.- Jesús nos enseña arar ¡Es inútil intentar Ten en cuenta que en la actual coyuntura socio- convencerle con ¿Sabemos orar? Formas de orar religiosa te conviene razonamientos! escúchame, porque.. bla ¿Coaccionar a Y como no Dios? me des lo que te pido, ¿Negociar con me hago ateo de Dios? esos. ¡Palabra! Tú haces que me toque el gordo de la lotería y yo te levanto una catedral (bueno una capilla). Sin distracciones Aceptando nuestras limitaciones ... y que a mi vecino le salga una úlcera de estómago y cuatro Quiero ser ¡Con Amor! sabañones en la nariz. ¡Amén! ¡Amén! perfecto, el mejor, el más guapo, el más simpático, el más inteligente... Y tú, ¿Cómo oras? Me acuerdo de Dios cuando... No hago oración porque... • Tengo problemas • Nunca • Me asaltan las dudas • No tengo tiempo • Me quedo sol@ • No sé como hacerlo • Me cuentan una desgracia • Me parece perder el tiempo • Veo alguna tragedia • No encuentro el momento adecuado • Todo me va bien • No sé si Dios me escucha • Lo veo todo negro • Prefiero hacer cosas útiles a los • Estoy en algún aprieto demás • Me siento querido • No sé dónde hacerlo • Estoy content@ • No consigo nada • Por la noche al acostarme • Me da vergüenza ante otr@s descargado de www.marianistas.org
  • 17.- Jesús nos enseña arar Jesús manda orar Muchas personas se acercaron a Jesús pidiendo su ayuda y Él siempre les escuchaba con atención y atendía sus ruegos. Él como Hijo de Dios, nos enseña con esta actitud que Dios nos escucha siempre. LA ORACIÓN NOS COMPROMETE EN LA MISIÓN DE JESÚS, ESTAR ATENTOS En paz con los “Cuando tú vayas a rezar, entra en tu cuarto, cierra la puerta y reza a tu Padre, hermanos que está en lo escondido, y tu Padre que ve en los escondido, te lo pagará. Cuando recéis, no uséis muchas palabras como los gentiles, que se imaginan que por hablar mucho les harán más caso. No seáis como ellos, pues vuestro Padre sabe lo que os hace falta antes de que lo pidáis.” (Mt 6, 5-8) En nombre de “Pedid u se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá: porque quien Jesús pide recibe, quien busca encuentra y al que llama se le abre.” (Mt 7,7) Con insistencia “Y cuando os pongáis a orar, perdonad lo que tengáis contra otros, para que sin desanimarse también vuestro Padre del cielo os perdone vuestras culpas.” (Mt 11.25-26) De forma “Yo, en cambio, os digo: Amad a vuestros enemigos y rezad por los que os discreta, sin persiguen.” (Mt 5,44) palabrerías Con humildad, “Yo os aseguro que, si pedís algo al Padre en mi nombre, os lo dará. Hasta reconociéndonos ahora no habéis pedido nada en mi nombre: pedid y recibiréis, para que débiles vuestra alegría sea completa.” (Jn 16,23-24) “Había en una ciudad una viuda que solía ir a decirle al juez: ‘- Hazme justicia frente a mi adversario’. Por algún tiempo se negó, pero después se dijo: ‘- Por todos, no Aunque no temo a Dios ni me importan los hombres, como esta viuda me está sólo por los fastidiando, le haré justicia’.Pues Dios, ¿no hará justicia a sus elegidos, que le amigos gritan día y noche? ¿O les dará largas? Os digo que les hará justicia sin tardar.” (Lc 18,1-8) “Dos hombres subieron al templo a orar. El fariseo, erguido, oraba así en su Con la confianza interior: ‘-¡Oh Dios!, te doy gracias, porque no soy como los demás’. El de ser publicano, en cambio sólo se golpeaba el pecho, diciendo: ‘-¡Oh Dios!, ten escuchados compasión de este pecador’. Os digo que éste bajó a su casa justificado y aquél no, porque todo el que se enaltece será humillado y el que se humilla, será enaltecido.” (Lc 18,9-14) descargado de www.marianistas.org
  • 18.- Confirmarse: Contracorriente con Jesús Objetivos • Reflexionar sobre lo que supone “en la vida práctica” apostar por el estilo de vida cristiano en una sociedad pluralista y secularizada • Concretar lo que cada uno puede hacer para preparar, celebrar y vivir su confirmación con alegría y responsabilidad. • Discernir que comportamientos y talantes personales son ajenos al Espíritu de Jesús. Metodología • Motivación - El encuentro con el Espíritu de Jesús, es una invitación al esfuerzo y a la lucha. ¡Tú puedes cambiar de vida! Este encuentro es arriesgado porque supone caminar contracorriente de los valores dominantes en nuestra cultura. Ser cristiano no es simplemente “ser buena persona”, sino que supone comprometerse en cambiar nuestro corazón, para transformar el mundo desde el espíritu de las bienaventuranzas. • Desarrollo 5. Punto de partida: Mirar y ver el dibujo “Los peces”. A la luz de lo que nos sugiere esta viñeta responder a las preguntas: -¿Qué es ir contracorriente?¿En qué situaciones de tu vida has ido contracorriente? 6. Entregar la hoja del catecúmeno “Contracorriente con Jesús”. Contestar a las preguntas de la ficha, analizando los valores, las verdades y las bondades del joven. Incidir en su vivencia concreta y práctica de declararse y vivir en cristiano. Acabar haciendo el perfil distintivo de una buena persona, del perfil cristiano. 7. Oración: “Personas nuevas” descargado de www.marianistas.org
  • 18.- Confirmarse: Contracorriente con Jesús descargado de www.marianistas.org
  • 18.- Contracorriente con Jesús Pon título a estas imágenes y comenta el por qué. ¿Qué actitudes denuncia? ¿A cuáles invita? descargado de www.marianistas.org
  • 18.- Contracorriente con Jesús Tu Trabajo 1.- De todo lo que se dice en esta página, ¿Cuáles son las tres cosas que más destacan en tu persona? ¿Y cuáles son las tres en las que más deberías mejorar? 2.- Si tuvieras que decirle a un amigo o amiga lo que es “ser persona según Jesús”, ¿Qué le dirías? Escríbelo. 3.- ¿Qué es lo que tendríamos que hacer en este grupo para parecernos más a la “la persona nueva” que Jesús quiere que seamos? 4.- ¿Te está trayendo dificultades el ser persona al estilo de Jesús? Recuerda algunas que hayas encontrado. Tu VALER de joven se manifiesta en: - En tus criterios uniformes y armónicos que los mantienes aún cuando te traen dificultades. - En tu temperamento uniforme, controlado, y no a merced de los impulsos y sensaciones. - En una actuación orientada, decidida y consecuente con tus ideas... Sabes el fin y pones los medios. - En tu proceder constante que te define en la vida. Haz lo que debas hacer y no tengas miedo a las consecuencias. Nunca un bien produce un mal. Jamás la verdad podrá perjudicarte. Tu VERDAD de joven se traiciona: - Cuando disculpas tus fallos personales, los mismos o parecidos que atacas en otros. - Cuando te revuelves y te defiendes con argucias si alguno te dice tus deficiencias. - Cuando disimulas o adulas, sólo por ganarte un lucro de vida. - Cuando no defiendes la verdad, que conoces, por cobardía. - Cuando exageras tus conocimientos y te la das de enterao. - Cuando hablas en un tono altisonante, aéreo, vacío, nada humano, ni acomodado a las capacidades del que te escucha. Tu BONDAD de joven se gana: - Si llevas una vida recta y noble. - Si no traicionas nunca la amistad y el amor. - Si eres tan fuerte por dentro que nadie puede ofenderte. - Si jamás te amarga la ingratitud. - Si el recelo no vela a tu puerta, siempre abierta a los hombres. - Si te importa más ser que parecer. descargado de www.marianistas.org
  • 18.- Contracorriente con Jesús Oración – Personas Nuevas Hoy Señor, Venimos a pedirte por nosotros mismos. Por nosotros, que decimos y no hacemos. Que vemos la paja en el ojo del vecino, y no vemos la viga del nuestro. Por nosotros, que somos sal insípida Y luz que se esconde. Que amamos al amigo y aborrecemos al enemigo. Por nosotros, que no perdonamos las ofensas. Que pretendemos compaginar el servirte a Ti y al egoísmo. Por nosotros, que no nos atrevemos a ir por la senda estrecha. Que nos contentamos con decir: “Señor, Señor”, sin hacer caso de tu voluntad. Por nosotros, que no amamos con obras y de verdad. Que queremos seguirte sin renunciar a nuestras comodidades y haciendo nuestros gustos. Míranos con cariño para que lleguemos a ser personas nuevas, como Tú quieres. descargado de www.marianistas.org
  • 19.-La Confirmación: una opción por ser cristiano Objetivos • Analizar las actitudes y compromisos de distintos tipos de cristianos y distinguir entre una Fe adulta y una Fe infantil. • Profundizar en la Confirmación como el sacramento que expresa la libertad y responsabilidad de ser y vivir como cristiano y nos incorpora a la Iglesia como adultas. • Descubrir las exigencias que plantea la Confirmación para nuestra vida cristiana. Metodología • Motivación - Presentar este sacramento como el sacramento del Espíritu Santo, que sigue promoviendo y potenciando en nosotros, en la Iglesia, en la Humanidad los valores que hemos ido descubriendo a lo largo de esta catequesis. - Introducirles en el deseo de vivir desde el Espíritu de Jesús, ya que esta es la opción que se hace en la confirmación. • Desarrollo 8. El confirmando es un adulto en la Iglesia. Para reflexionar y educar en esto a los catecúmenos les entregamos la hoja en la que se describen diferentes posturas de un cristiano, la adulta e infantil, la inmadura y la madura. Comentar e ir identificándonos en los rasgos. 9. Reflexionar sobre lo que supone el compromiso de la confirmación. Después de toda la catequesis podemos hacer un panel abierto esperando que sean ellos, en gran parte, los que aporten las sugerencias para vivir una vida cristiana comprometida. 10. Terminamos con una oración que puede ser compartida. La dirige el catequista e invita a los catecúmenos a participar. Convendría prepara bien este momento (ya que hay tiempo suficiente) con algún canto, una lectura, momento de silencio, oración de grupo, y alusión a María. descargado de www.marianistas.org
  • 19.-La Confirmación: una opción por ser cristiano Posturas adultas e infantiles como miembros de la Iglesia ADULTEZ INFANTILISMO 1. La ama y la siente como a su 1. “Pasa” de ella y no se gran familia. preocupa de sus cosas. 2. Siente satisfacción por 2. Se aprovecha o la utiliza pertenecer a ella. cuando le conviene. 3. Se preocupa de que funcione 3. Se desentiende de ella y de su cada vez mejor. funcionamiento. 4. Lucha para que se superen los 4. Se limita a criticarla. fallos. 5. Sólo exige servicios. 5. Colabora y ayuda cuando es 6. nunca da la cara por necesario. defenderla. 6. La defiende con cariño y 7. Acepta todo como bueno e sensatez cuando la atacan. inmutable. 7. Es consciente de sus 8. Se queda en teorías sin limitaciones e intenta que responder a las realidades cambie para seguir avanzando. concretas. 8. Se preocupa de que al cumplir 9. La entiende como una su misión se adapte a cada institución que impone una lugar y situación concreta. serie de normas. 9. La entiende como portadora de 10. Cree que es cosa sólo de curas un mensaje gozoso y liberador y monjas. aunque exigente. 10. Cree que es Pueblo de Dios en el que todos los miembros tienen su vocación y misión. Joé, pues el papa ese tiene más oro debajo de su cama que pa qué. Tanto pobre y tanta Si tanto critico, ¿por qué no hago nada por cambiarlo? Yo soy parte de esta familia, he de descargado de www.marianistas.org
  • 20.- Evaluación. Confirmarse, ¿trámite o compromiso? Objetivos • Hacer un balance personal y grupal de lo que ha supuesto el camino catecumenal que hemos recorrido juntos estos dos años. • Intentar sintetizar en una carta al Obispo todas nuestras vivencias, reflexiones, dudas y esperanzas de cara a recibir el sacramento de la confirmación. Metodología • Motivación - Toda actividad tiene que acabar en la evaluación. Es necesario revisar el proceso del catecumenado. Tiene que ser una auto evaluación, intentando descubrir en qué aspectos han madurando, qué aspectos de la fe cristiana les cuesta interiorizar más, cuáles son sus dificultades personales, cuáles son sus retos y esperanzas. • Desarrollo 11. Auto Evaluación personal: Hacer un listado personal de lo conseguido en este camino como maduración personal, las dudas y temores que todavía tienen y los retos y esperanzas para el futuro. 12. Evaluación del grupo: asistencia, participación, integración, catequistas, materiales, dinámicas, celebraciones, actividades, rastreo del temario y su secuenciación. 13. Escribir un borrador de la carta al Obispo, que recoja nuestros sentimientos y deseos actuales, de cara al sacramento de la confirmación; intentando hacer una síntesis del camino recorrido. En la siguiente reunión se recogerá. 14. Oración: Despedida. descargado de www.marianistas.org
  • 20.- Evaluación. Confirmarse, ¿trámite o compromiso? Para motivar la oración... despedida - Un antiguo maestro ¡Cuidado con los ladrones! cristiano despidió una vez a que están al acecho en toda un discípulo suyo con estas vacación, cuando te olvidas palabras: “Incedis onustus de compartir, cuando bajas auro; cave latrones” (Te vas la guardia, cuando aparcas cargado de oro; cuidado con nueve meses de vida como los ladrones). deber cumplido. Quieren robarte, apoderarse de tus Al final de este curso nos riquezas. Quieren despojarte encontramos cargados de para que seas débil y te oro. ¿Quién ha hecho este sometas a sus leyes. milagro? Los compañeros, Quieren tu adoración para la comunicación, el sacarte la entraña. esfuerzo, el ambiente, las personas... Las personas La sociedad manipulada y siempre enriquecen a los manipuladora no quiere que se acercan a ellas. Te personas fuertes; no quiere han llenado de regalos. Te cristianos que confirmen su vas cargado de oro. fe. Jesús estaba detrás de todo. ¿Cómo te defenderás de sus en la comunicación, en el ataques? ¿Cómo te harás trabajo, en las decisiones y más fuerte, para fortificar a en la eucaristía. Jesús, sobre otros? Hay casas todo, en el amor. Jesús ha construidas sobre arena y repetido el milagro de la casas construidas sobre multiplicación de los panes roca. Los temporales se y los peces. Comenzamos llevarán las primeras, pro no con nuestra pobreza, sólo un pueden con las segundas. poco de ilusión. Y de Las casas construidas sobre nuestra poquedad, el ha roca son las de aquellos que sacado inmensos regalos. escuchas y acogen la ¡Nos vamos cargados de Palabra de dios. La Palabra oro! de Dios es roca. La Palabra de Dios se come en Quizás ni eres consciente de comunidad. La Palabra de la riqueza que hay dentro de Dios se escucha en el ti. Acostumbrado a silencio interior y en el grito despilfarrar, por nada te impertinente del que sufre, sorprendes y todo te parece es pobre o débil. La normal. ¡Te vas cargado de sociedad consumista oro! Y esto no son palabras blasfema contra las rocas, grandilocuentes ni dichas sólo quiere arena. para halagar tu vanidad. Te vas cargado de oro. ¡Cuidado con los ladrones! descargado de www.marianistas.org
  • 21.- El día después Objetivos • Reflexionar sobre las implicaciones personales que supone es estar confirmado. • Plantearse como grupo como podemos continuar el espíritu de la confirmación: en la familia, en los estudios, en la parroquia, en el colegio, en el barrio... • Presentarles e informarles sobre una lista de posibilidades y grupos, con los que pueden seguir caminando comunitariamente después de la confirmación. • Comprender e interiorizar que la confirmación no es un punto de llegada, sino un punto de partida. Metodología • Motivación - Antes de llegar al final les podemos plantear, el día después de la confirmación. Cuestionarles si ha merecido la pena, si va a cambiar en algo su vida o simplemente, va a servir para potenciar la cultura de la imagen de cara a sus padres y amigos. Realmente va a servir para algo o todo seguirá como antes. ¿Ser cristiano nos va a suponer arriesgar y apostar por Jesús? • Desarrollo 15. Diálogo inicial sobre nuestras vivencias sobre el término: APOSTAR. Intentar responder a las preguntas: ¿Qué significa apostar en la vida? ¿Por qué personas y situaciones hemos apostado en la vida? 16. Trabajar la ficha: Qué significa decir si a Jesús. Intentar personalizar la ficha, auto-analizándose, viendo lo que más nos cuesta decir sí y lo que menos nos cuesta decir si. 17. Elaborar una lista de posibilidades reales, de actividades concretas, para continuar el espíritu de la confirmación. Hacer un sondeo sobre los que estarían interesados en continuar profundizando en las vivencias cristianas. 18. Oración: “Veo mis dudas” Nota: Reservaremos un hueco al final de esta reunión para explicar y comentar la hoja que les entregaremos llamada: Ritos y símbolos de la confirmación. También les entregamos la oración al Espíritu “Te espero con impaciencia” animándoles a que la recen en casa como preparación a recibir el sacramento. descargado de www.marianistas.org
  • 21.- El día después Confirmarse es decir Sí a Jesús ¿Y qué significa decir SÍ a Jesús? 1. Significa decir NO a muchas cosas: - NO a vivir centrado en ti mismo, al egocentrismo. - NO a la suficiencia, a la envidia, a la dureza de corazón. - NO al apego a las riquezas. - NO al infantilismo y a la superficialidad. - NO a la vida fácil, a vivir centrado en el placer. - NO al abuso del prójimo. - NO a todo lo que te hace ser menos hombre o menos mujer. - NO al mal. - NO a la desesperación. - NO a la soberbia, avaricia, lujuria, ira, gula, envidia y pereza. 2. Significa decir SÍ a muchas cosas: - SÍ al sacrificio constructor de la vida. - SÍ a la seriedad y profundidad. - SÍ a la fiesta y la alegría. - SÍ a la construcción del prójimo. - SÍ al compartir tiempo y riquezas. - SÍ al complicarse la vida por la paz. - SÍ al amor y a la vida. - SÍ a la lucha por el cambio social. - SÍ a la oración, al evangelio y a la comunidad. - SÍ a celebración de la eucaristía y la formación... Resumiendo: SÍ a Dios, a los Hombres y al Mundo • SÍ a Dios, porque es el que da sentido a tu vida. SÍ a través de la oración, la celebración y el encuentro con Él. • SÍ a los hombres, porque todos son tus hermanos. El centro no eres tú, sino los demás. Si quieres seguir a Jesús, tienes que ser como ÉL, “el hombre para los demás” • SÍ al mundo, porque es tu casa y la casa de todos. Dios nos hizo colaboradores suyos: tenemos que ir transformando el mundo. Los problemas de los demás son, también tus problemas. Oración. Veo mis dudas Veo mis dudas y trabajos. Siempre que comamos de esta mesa Las veo en este cáliz y este pan. nuestra vida tiene que cambiar. La vida hasta ahora era fácil. Hemos de seguir tu camino, Desde este momento empezamos a luchar. a pesar de que haya días de oscuridad. Toda mi alegría y esperanza Hemos de encontrarte entre los pobres las veo en este cáliz y este pan. en los que se entregan por amor Y al hermano que está a mi lado en los que reparten justicia le he dado la mano y empezamos a luchar. pues cerca de ellos se puede oír Tu voz. descargado de www.marianistas.org
  • 21.- El día después Ritos y Símbolos de la confirmación Es práctica habitual de la Iglesia celebrar el sacramento de la Confirmación dentro de la Eucaristía. Con ello quiere manifestarse la relación que hay entre ambos sacramentos: se nos da la fuerza del Espíritu (confirmación), para que seamos capaces de dar gracias por la entrega de Jesús y, haciendo lo que Él hizo, ofrezcamos y compartamos nuestra vida (eucaristía). Los ritos y símbolos de la confirmación son signos y gestos humanos y sencillos, que sirven para expresar de un modo visible que Dios nos da su Espíritu y que nosotros tomamos el compromiso de vivir conforme a nuestra fe, dando testimonio. Con la confirmación queremos confirmar nuestra fe, nuestro bautismo, ante los demás cristianos; y Dios, a través de la comunidad y de su representante, el obispo, nos acoge y da su Espíritu. Cuando uno no tiene esa intención, esta actitud, los ritos son gestos vacíos. 1. RENOVACIÓN DE LAS PROMESAS DEL BAUTISMO Después de la homilía, los catequistas o el responsable de la confirmación, os presenta al obispo o a quien os confirma en su nombre. El obispo, en nombre de toda la comunidad y de la Iglesia, os invita a renovar las promesas del bautismo. En un diálogo con él, renunciáis a todo lo que va contra el Evangelio: egoísmo, envidia, mentira, venganza , violencia, injusticia; os comprometéis a perdonar, a amar a todos como hermanos y a vivir con una actitud de servicio y ayuda: y proclamáis vuestra fe, a la vez que manifestáis querer vivir dentro de la Iglesia. 2. IMPOSICIÓN DE LAS MANOS A continuación, el obispo invita a todos a orar por vosotros. Es un momento de silencio que impresiona: la comunidad cristiana, tus padres, tus amigos, ¡todos!, orando por ti. En esta oración se piden tres cosas: que el Espíritu os fortalezca con sus dones, que os consagre penetrando en lo más íntimo de vuestras personas, y que haga de vosotros una imagen perfecta de Jesús. Dentro de este clima de oración, el obispo os impone las manos a cada uno personalmente, o como grupo, y pide al Padre que os envíe el Espíritu para que os llene de sus dones. La imposición de manos es un gesto muy antiguo en la Biblia. En el libro del los Hechos, se nos dice que los apóstoles imponían las manos para transmitir el Espíritu. La Iglesia lo utiliza en la confirmación para expresar lo mismo. El gesto de imponer las manos significa varias cosas: Dios te posee, Dios te protege, Dios te transmite su Espíritu. Ala vez es un gesto de ánimo y de amistad. 3. LA UNCIÓN CON EL CRISMA Es el signo más importante de la confirmación. Cada uno es presentado al obispo por su padrino o madrina; y el obispo os unge en la frente con el crisma, haciendo la señal de la cruz con estas palabras: “N... recibe por esta señal el don del Espíritu Santo”. Cada uno responde “Amén”. El crisma es un aceite perfumado que lo consagra el obispo el día de Jueves Santo. En el A.T., la unción con aceite era un signo para expresar el don del descargado de www.marianistas.org
  • 21.- El día después Espíritu de Dios. Todos los que tenían una misión especial –reyes, sacerdotes, y profetas- eran ungidos; con ello se indicaba que Dios los había elegido y que les daba fuerza para cumplir su misión. A Jesús le llamamos el Mesías, el Cristo; y ambas palabras significan UNGIDO. El aceite, usado por los atletas en los masajes, lo empapa y suaviza todo, es símbolo del Espíritu que debe entrar hasta lo más íntimo de vuestra persona. El aceite es, también, signo de fortaleza y fidelidad que deberán mantener los que deciden confirmar su fe y ser testigos de ella. 4. SALUDO Y FELICITACIÓN Una vez terminado el rito de la confirmación, el obispo alienta y felicita a cada uno con el mismo saludo que Jesús después de la resurrección, se dirigía siempre a sus discípulos: La paz esté contigo. Y cada uno responde: Y con tu espíritu. Y de esta forma tan sencilla acabas de entrar en la Iglesia como persona adulta, para siempre. Ya no eres en la comunidad como los niños pequeños a quienes se les da todo hecho. Has de batallar, has de esforzarte, has de luchar, has de ser protagonista de tu propia vida y de la vida de la Iglesia, has de dar testimonio de que merece la pena vivir siguiendo a Jesús. Oración: Te espero con impaciencia Hola, Espíritu, ¿Qué tal estás? Te estoy esperando hace tiempo. Pero estos últimos días mis deseos van en aumento, y sueño con el día de tu venida. ¿Te acuerdas cuando empecé esto de la confirmación? No sé por qué viene. Hacía cosas conforme a mi edad, es natural. A veces me han aburrido las fichas, pero he encontrado cosas estupendas. He conocido a Jesús, Él que estaba lleno de Ti, te llevaba a todas partes. He leído su Evangelio y me gusta aunque hay cosas que me tienen que explicar. Y ahora resulta que voy a encontrarme contigo. ¿Te digo una cosa? Estoy deseando que vengas, pero que vengas Tú, tú mismo. Mira: hay tíos y tías que quieren la ceremonia, hacer la celebración y amén. Yo te quiero a Ti, quiero tenerte, te necesito. Estoy impaciente. ¿Sabes para qué te quiero? Te lo diré medio en secreto: me gustaría ser como Jesús, para eso te quiero. descargado de www.marianistas.org
  • 21.- El día después Lo que pasa es que no me atrevo a decírselo a otros. Además sé que me costará mucho sacrificio. Si vienes Tú a mi casa, yo podría ser como Él, y haría cosas grandes por los demás. Sí te lo prometo. Pero ven: ven con muchos regalos, con mucha potencia. Te voy a recibir muy bien, ¿me oyes? Muy bien. Te voy a recibir con una gran sonrisa. Y Tú me vas a transformar. Te estoy esperando, cada vez tengo más ganas. Algunos amigos se ríen de mí, pero no me importa. Cada vez me importa menos que se rían. ¡Si ellos supieran lo que Tú eres, y lo que es Jesús! Les vendría muy bien: su vida cambiaría de color. Quisiera tener fuerza para convencerles. Bueno, te dejo. Ayúdame en todo momento. Y ven pronto, pronto. Después no te marches nunca. descargado de www.marianistas.org