La generación ni ni

739 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
739
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
9
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La generación ni ni

  1. 1. 1 Soy un padre Niní Ni encuentro trabajo, Ni estudio para poder mejorar mi futuro. ¿Qué debo hacer por mi familia? No siga leyendo, si solamente piensa en quejarse de la crisis y de la mala situación en la que está, porque no encuentra trabajo, pero no quiere tomar medidas drásticas para disminuir las posibilidades, de que le vuelva a ocurrir. Confórmese con su situación y siga quejándose.
  2. 2. 2 Hay mil y una formas exitosas para buscar y encontrar trabajo, para ello hay que dirigirse a los expertos en esta especialidad, que suelen ser las oficinas públicas, organizaciones, empresas, asesores, Iglesias, comunidades, bibliotecas, Internet, etc. que con mucho conocimiento y experiencia, aconsejan según las capacidades y circunstancias de cada persona. Los que hoy no encuentran trabajo, deben tener en cuenta, que no son ellos la excepción y que no será la única vez que no lo encontrarán, en su futura vida laboral. Cada poco tiempo les espera una crisis económica, corta o larga, dependiendo de cada país, ciudad, profesión, edad, preparación y grupo social. Pero ese gravísimo problema tiene soluciones, algunas veces muy amargas y difíciles de querer o poder aceptar. Los padres tienen que evitar caer en ese paralizante estado anímico y emocional que les impide resolver el problema, porque se sienten responsables y culpables por no haber hecho lo que tenían que haber hecho. Casi siempre la solución para encontrar trabajo, pasa por la formación profesional continua, que permita estar adecuado y bien preparado, para la demanda presente y para la que haya en la siguiente crisis económica.
  3. 3. 3 10 Preguntas básicas e imprescindibles que deben hacerse, los que no encuentren trabajo y quieran alcanzar sus metas y objetivos: ¿Qué he hecho mal o medio mal, y que no he hecho bien o medio bien, para que esta crisis de falta de trabajo, me haya castigado tan fuertemente? ¿Qué tengo que hacer o no hacer, para que las próximas crisis de desempleo, no me perjudiquen tanto? ¿Qué quiero hacer, qué debo hacer y qué puedo hacer, en mi formación profesional, académica y social, para poder salir de esta crisis y que no me alcance la siguiente? ¿Qué tengo que hacer para manejar mi situación económica, presente y futura? ¿Qué tengo que hacer para realizar un cambio mental personal y de la familia, ante las actuales y futuras crisis económicas? ¿Cuáles son los primeros pasos reales que tengo que dar, para enfrentarme a esta situación? ¿Estoy siguiendo los pasos que me han recomendado para encontrar trabajo? ¿Empiezo a hacer las cosas más fáciles, haciéndome falsas ilusiones y dejando las difíciles, para un después que nunca llega? ¿Estoy haciendo muchas cosas a la vez, sin controlar ninguna? ¿Estoy invirtiendo o he invertido un 3% de los ingresos anuales en mi formación? Analizar bien estas respuestas y preparar un Plan 125 (1, 2 y 5 años) para encontrar el camino a seguir, que le permita vislumbrar dónde podrá estar, dentro de cinco años, en función de los objetivos propuesto, las acciones que realice y los medios de control que emplee. Le ayudará mucho si ese mismo plan 125 lo hace en sentido inverso, es decir, donde estaba y que es lo que hacía o no hacía, hace 1, 2 y 5 años. Así podrá darse cuenta, de cómo ha ido evolucionando o retrocediendo e intentar no caer en los mismos errores u omisiones, reforzar lo que tiene y no tiene que hacer en el futuro, tomando precauciones y haciendo caso cuando le insistan en “Que viene el lobo”, pues el lobo en forma de crisis, siempre llega con periodicidad. El plan consistirá entre otras cosas, en dividir las 24 horas diarias en varias actividades o grupos de actuación, dándole importancia a las mejores horas del día, las horas estrella,
  4. 4. 4 para buscar trabajo, pero también dedicarle, las más posibles, a prepararse para las próximas crisis, que con plena seguridad van a ocurrir en la previsible vida profesional. Tienen que sacar horas para buscar trabajo y prepararse para la siguiente crisis, siguiendo el método que los profesionales le hayan indicado. Horas para estudiar y formarse nuevamente, bien sea por Internet o yendo a los centros de enseñanza. Horas para hacer relaciones públicas, con sus amigos y familiares, tendentes a buscar un nuevo trabajo. No deben seguir dando vueltas a la noria, sin sacar agua. Deben parase a pensar, cuál es la mejor forma de sacar más agua, dando las menos vueltas posibles. Si están ofuscados en una idea o bloqueados sin ninguna, obtendrán eso, ninguna solución. Después de los años de vacas gordas, siempre llegan las vacas flacas. Es un ciclo económico natural. Para sobrevivir en estos años, no es suficiente tener unos ahorros disponibles, pues estos se gastan y hay que volver a empezar. Hay que estar bien preparados mental y profesionalmente para su llegada, tratando de practicar las virtudes y valores humanos, que ayuden a sobrellevar mejor las dificultades que ocurran. Si no se ha previsto el ahorro y la formación profesional suficiente, para encontrar otro trabajo en las malas épocas, de muy poco servirá gastarse cíclicamente los ahorros hechos para la vejez, las emergencias, los estudios de los hijos, etc. Hay muchas empresas, organizaciones públicas y privadas, etc. que tienen disponibles informes relacionados, con el posible futuro de las carreras a estudiar y la demanda que tienen y tendrán, en el mercado laboral, incluso indicando los ingresos que pagan los empleadores. También figuran en los estudios, las profesiones que ya no tienen demanda o que ésta ha disminuido considerablemente. Pasar de una profesión decadente, pero conocida, a otra profesión desconocida, pero con posible éxito, conlleva dificultades, miedos y riesgos, pero quedarse atascado o estudiar en dirección equivocada, tiene muchos más problemas. Son situaciones que tienen que afrontar los que no tienen trabajo y ven muy pocas posibilidades de obtenerlo.
  5. 5. 5 Los desempleados no deben pensar a corto plazo, en los resultados de los estudios, sino en la rentabilidad a medio y a largo plazo. Lo que vaya a estudiar en esta situación de crisis, sirve no tanto para adquirir unos conocimientos determinados, como unas herramientas con las que desenvolverse a lo largo de su nueva vida laboral y estar preparados para cambiar, adaptarse y progresar, aunque sea en forma transversal a la actual. Cuanto más formación adquieran y esté más adecuada a las necesidades del mercado presente y futuro, las crisis les afectará menos, pues podrán demostrar, que son capaces de adaptarse más a los cambios de trabajos, industria o función. Algunos desempleados se ofuscan y bloquean, no viendo las alternativas o avenidas que esas organizaciones profesionales les ofrecen. No saben ni dónde, ni cómo ni cuándo buscar empleo. Tampoco quieren hacer trabajos, que paguen menos que lo que creen que necesitan, para llevar la familia al mismo nivel que lo hacía cuando tenían un trabajo. No quieren descender de la categoría profesional, que algunas veces tantos sudores les costó, hasta que ya es muy tarde para poder hacerlo. Suelen estar tan paralizados mentalmente, debido a su gran problema de subsistencia presente y futura, que ni pueden ni quieren escuchar los consejos que reciben, si es que se prestan a escucharlos. Es una práctica desesperada huir hacia delante, tomando decisiones poco pensadas y llenas de riesgos no medidos, sin hacer caso a su situación o ignorándola. Esto sucede con algunos que emigran solos, a encontrar trabajo en otras ciudades o países. La solución que realizan, es muchísimo peor que el problema que deja atrás con su decisión
  6. 6. 6 de abandono de la familia, que al final queda desmembrada y todos salen perdiendo. Máxime si las circunstancias en el nuevo lugar y las condiciones de trabajo, suponen que no puede llevar consigo a toda la familia. Esta es una señal clara de que el padre, no podrá desarrollarse en esa nueva situación y que esa familia, corre el inminente riesgo de romperse, según se demuestra en la mayoría de los casos. No es lo mismo estar alejado de la familia durante un tiempo provisional, para hacer un trabajo esporádico, que marcharse a trabajar y dejar a la familia abandonada por esa huida. A sabiendas casi con plena seguridad, de que ya no volverá a haber una reunificación familiar, pues cada parte, tendrá que subsistir con las alternativas que tengan, en las diferentes situaciones y posiblemente formar nuevas familias, siempre en perjuicio de los mas débiles, que son la esposa y los hijos. Es imprescindible ponerse a la tarea de volver a estudiar algo nuevo, terminar lo empezado y no acabado o mejorar lo que se había empezado. Si es necesario cambiar a estudiar otra profesión, que tenga mayores oportunidades de contratación y de ingresos. Para ello es necesario dedicar cuatro o cinco horas diarias, aunque tengan que quitar parte del sueño, para estudiar una carrera corta o larga, con el fin de que la próxima vez que haya otra recesión, se encuentren con mejor preparación ante la adversidad. Hay carreras profesionales, que aunque su trabajo no sea muy apetecible, tienen asegurada una gran demanda y puede ayudarle a progresar. Es menos apetecible no tener trabajo. Incluso si esa carrera conlleva el tener que trasladarse a otra ciudad, lo tendrán que hacer, pues es un sacrificio familiar que algunas veces hay que tomar, aunque solamente sea para sobrevivir. Si no tiene un oficio, intentar aprenderlo y si lo tiene, mejórelo con diplomas, certificaciones técnicas, cursos especializados, etc. Si ha estudiado hasta un grado escolar determinado, tratar de subirlo al siguiente. Si no han terminado el ciclo escolar, conseguir terminarlo. Si lo han terminado, pero no han hecho una carrera corta de formación profesional, tratar de hacerla. Si han terminado una carrera universitaria, procurar hacer un master, etc. Aprender idiomas u otras alternativas que los expertos les pueden aconsejar, para subir unos o dos peldaños de su actual situación. Si no se tiene dinero para poder estudiar en los centros de enseñanza públicos o por Internet, tienen que intentar conseguir créditos del gobierno, bancos, tarjetas de crédito, familiares o amigos, pues la mejor inversión que puede hacer en época de crisis es hacerla en uno mismo. Ya lo devolverá cuando pase la crisis. Así se evitará tener que estar gastando dinero, durante esas cuatro horas diarias dedicadas al estudio, perdiendo el tiempo frente a la televisión o con los amigos, o dándole vueltas y vueltas al mismo problema. También hay subsidios que entregan a las personas que están desempleadas, para que puedan realizar estudios que les sirvan para superarse profesionalmente, hacia actividades que tienen gran demanda presente y futura en el mercado.
  7. 7. 7 En esa época de crisis cada uno tiene que intentar reinventarse, incluso periódicamente a lo largo de su vida laboral, tenga o no trabajo. Para ello debe analizar cuáles son las avenidas por las que puedan circular, en función de las que ya haya circulado sin éxito. Buscar y encontrar cual es la tendencia en empleos disponibles, para las profesiones o actividades que están apareciendo nuevas y cuáles de ellas están desapareciendo. Proyectar el pasado y el presente hacia el futuro, como se hace en las previsiones de las empresas, las cuales para no quedarse atrás o perecer, continuamente se están reinventando, sacando nuevos productos o servicios al mercado y cambiando los procedimientos, para satisfacer a los clientes. Así tienen que hacer las personas, cuando ven que han perdido su trabajo, no encuentran clientes o prevén que los van a perder. La familia es el soporte indispensable para subsistir, cuando no se tiene trabajo. Es muy posible que todos los miembros de la familia, tengan que realizar sacrificios heroicos, para poder resistir mientras el padre encuentra un trabajo. La familia tiene que ser su firme soporte, que le ayude a solucionar su situación anímica y a realizar las gestiones necesarias para encontrar trabajo. También tendrán que ayudarle a buscar, las alternativas necesarias para sobrellevar las vicisitudes, que esa falta de trabajo conlleva. No se puede tener la angustia de no encontrar trabajo, mientras el resto de la familia circula en otra dirección o dirección opuesta, sin haber cambiado el estilo de vida,
  8. 8. 8 reducido el presupuesto de actividades y gastos, por considerar al cabeza de familia como un simple y obligatorio proveedor de medios, para mantener a la familia y que a esta no le falte de nada. La austeridad es imprescindible que presida todas las acciones económicas de la familia. Eliminar todos los gastos indispensables, ya que esto, da la sensación de vivir intensamente la campaña de búsqueda de trabajo. Hasta la posibilidad de eliminar las horas familiares dedicadas a ver la televisión, para poderlas centrar en el análisis exhaustivo de la situación, de las acciones realizadas y de las que haya que realizar. Cuando por un orgullo mal entendido, no quieren decirle a la familia, que prevén que se van a quedar sin trabajo en un plazo determinado o que ya se han quedado sin el trabajo, porque no quieren que su familia lo sepa o porque, quieren aparentar el seguir figurando como el único o principal proveedor económico, para no perder el estatus familiar y social. Mientras tanto, la familia sigue manteniendo el mismo nivel de gastos y actitudes, sin darse cuenta o sin querer darse cuenta, del hundimiento de la situación. Esto lo hacen en contraposición a todos los consejos que reciben, de que la familia es el mejor soporte, para sobrellevar esa desgracia y así poder secundar todas las acciones y sacrificios necesarios, que favorezcan la ayuda a solucionar el problema. Cuando tampoco toman conciencia del grave problema que tienen y no deciden cambiar de vida, ni tomar decisiones frente al futuro. Por eso se limitan a seguir viviendo como estaban, utilizado los parcos ingresos que le entregan por el seguro de desempleo, cupones de comida u otros subsidios, o van gastando poco a poco, los ahorros que tenían destinados para emergencias, seguro de vejez, rescatando pólizas de seguros, etc. Pero terminando casi siempre, con el embargo de la casa, el automóvil y teniendo que vender sus pertenencias más preciadas. Incluso algunos, tienen que tomar la decisión de sacar a los hijos de los colegios privados, irse a vivir toda la familia con los padres políticos, compartir una misma casa con otro familiar o amigo, cambiar de domicilio a otro más económico, renunciando a la libertad familiar, espacio y autoridad que eso conlleva, ya que tendrá que negociar o aceptar las nuevas condiciones de ese tipo de convivencia. Es muy importante intentar que el no encontrar trabajo, ni ponerse a estudiar para el futuro, no sea la entrada en el submundo de los que tienen que malvivir, con las dádivas que les dan los gobiernos o las organizaciones sociales y religiosas. Hay grupos sociales de desempleados, de larga duración y empobrecimiento sostenible, que incluso si consiguen recuperar un empleo, es generalmente mucho peor pagado que el anterior. Así van introduciéndose en una espiral negativa cada vez más profunda, con muy pocas posibilidades de salir. Algunas empresas ofrecen puestos de trabajo en subasta de salario a la baja, que desgraciadamente a muchos desempleados, no les queda más remedio que competir a la baja, con los que están dentro o los que quieren obtener el trabajo. Estas quieren conocer, antes de contratar trabajadores, quienes se conforman con ganar menos para contratarlos, y a los que no les importa que les rebajen el salario, con tal de quedarse con él y que no les despidan. No existe el fracaso, solo los resultados, que algunos les gustarán y otros no. Cuando un resultado no le guste, cambie la forma de actuar. El único fracaso verdadero, es el abandono. Piense que sus hijos harán lo que hayan visto hacer a sus padres, pues la historia se repite.
  9. 9. 9 La educación integral es un proceso continuo de los padres, mediante el cual se transmite a los hijos los conocimientos, usos y costumbres, virtudes y valores humanos y las formas de actuar, no sólo a través de palabras, sino con todas sus acciones, sentimientos y actitudes. También deben desarrollar o perfecciona en los hijos, por medio de preceptos, ejercicios y ejemplos los sentidos y las facultades intelectuales, morales y de conducta. La educación integral es la mejor herencia que se puede dejar a los hijos. Les quedará para siempre.
  10. 10. 10 La educación integral es la que contempla la totalidad de la persona humana y no uno de sus componentes. Es la que da su debida importancia a la conjunto de las funciones humanas: Las del conocimiento, las de la conducta y las de la voluntad. Los padres, a través de su educación integral, enseñan a sus hijos a que aprendan y asimilen los conocimientos, normas de conducta, modos de ser y formas de ver el mundo de las generaciones anteriores, lo que hará más llevadera la convivencia presente y futura. La coherencia de la vida de los padres tiene que ir unida a práctica real de esa educación. No deben actuar ante los hijos con doblez y falsa apariencia de buena educación. Tienen que ser congruentes de lo que hacen con lo que dicen. . 10 Áreas principales de la educación integral: 1. La forma de comportarse consigo mismo y obtener la paz interior y exterior. 2. La práctica y enseñanza religiosa. 3. La práctica y enseñanza de las virtudes y valores humanos. 4. Fomentar las buenas relaciones familiares y amistades. 5. El comportamiento social, cívico y político. 6. El aprovechamiento escolar y profesional 7. Prevenir y mantener la salud. 8. Fomentar el amor y respeto a la naturaleza. 9. Fomentar la formación en las artes, letras, ciencias e intelecto. 10. Los buenos modales dentro de la familia y en la sociedad. (También llamados buenas maneras) Para educarse en cada una de estas áreas, los padres deben conocerlas muy bien e informarse adecuadamente, utilizando los servicios que les ofrecen, la mayoría de las veces gratuitamente, las ESCUELAS PARA PADRES, las organizaciones religiosas y sociales, universidades, bibliotecas públicas y privadas, Internet, vídeos, cursos, conferencias, personas con experiencia y bien criterio, etc. Pero nunca deben decir: Ni me educo porque no sé como hacerlo o porque no quiero, Ni educo a mi familia porque no estoy educado.
  11. 11. 11 El amor de padres es infinito, pero ellos no nacen aprendidos, por lo que requieren sacrificios, preparación y ayudas para formarse como personas integras de manera que puedan obtener y transmitir a sus hijos esa educación integral. Nunca es tarde para los padres. Todo es cuestión de quererla lograr, para intentar conseguir una familia fuerte y bien educada. No vale decir, como a mi no me educaron mis padres, me eduqué yo mismo, que mis hijos se eduquen ellos solos en lo que quieran, como quieran y cuando quieran. No voy a coartarles la libertad de que ellos elijan su propio modelo de educación, cuando les parezca y si es que les parece. Los padres no deben olvidarse lo que no eduquen, muy posiblemente lo harán las gangas y a su manera. Para las gangas convencer a los jóvenes no educados o mal educados, es mucho mas fácil que hacerlo a los que tienen una buena y sólida educación integral. Si ya tienen edad para formar una familia y tener hijos, también tienen que tener la edad de educarse en lo que les falta por aprender, y así poder transmitir esa educación a los hijos. Lo padres no deben confundir la educación escolar o académica con la educación integral que se requiere para formar una familia fuerte. Hay muchas personas que no tienen una gran formación escolar o académica y sin embargo están perfectamente educados en la práctica de las virtudes y valores humanos. Los títulos universitarios no son garantía para los padres de que van a dar a los hijos una buena educación.
  12. 12. 12 Es muy conveniente separar lo que es la formación y la información. La formación es la educación integral y la información es el conocimiento de las cosas, comúnmente denominado instrucción o información, que comprende el acopio de conocimientos que una persona debe adquirir para valerse por sí misma en la vida, ser útil a la sociedad y darse una explicación personal sobre el mundo en que habita y el tiempo en que le ha tocado vivir. Está demostrado fehacientemente que la gran mayoría de los jóvenes que tienen problemas graves de comportamiento familiar, social o con la justicia, provienen de padres que no les han educado, porque no sabían, no querían o no podían. Si los padres no tienen una buena educación integral, difícilmente podrán educar a sus hijos y por lo tanto estos tienen muchas posibilidades de andar por caminos equivocados y terminar siendo unos perdedores. ¿A quién le interesa más que un hijo esté bien educado integralmente? Al propio hijo, a sus padres, a sus hermanos y familiares y también a la sociedad en la que vive. Si está educado integral, académica y socialmente tendrá muchas posibilidades de triunfar en la vida. Si no está educado integralmente, las probabilidades de fracaso son muy grandes. ¿A quiénes les interesa más que las personas no estén bien educadas integralmente? A algunos políticos, porque a si les pueden manejar mejor y llevarles por donde quieren para estrujarles y aprovecharse de ellos. A algunos empresarios que necesitan mano de obra barata para poder llevar determinados negocios, pues saben que con personas sin educar van a poder pagar bajos sueldos y les van a poder engañar mejor con promesas siempre incumplidas, baratijas y pequeñas dádivas. Se pueden aprovechan mucho más y más fácilmente del pelotón de fracasados. ¿Qué futuro le queda a un hijo que esté mal educado? Muy mal futuro. Entrar en el mundo de los perdedores, y después cuando forme una familia, arrastrar a ese mundo perdedor a su esposa e hijos. La educación de sus hijos dependerá de la que sus padres hayan recibido, si es que no se han enmendado. Es una cadena familiar que históricamente ha demostrado que no tienen muchas posibilidades de romperse, pues cada generación tiene y tendrá que hacer un esfuerzo mayor para salir adelante. Los padres tienen que aprender una educación integral que les permita ser equilibrados y coherentes, para que en el futuro sus hijos también estén educados integralmente y puedan ser jóvenes social y mentalmente sanos y felices, aprendiendo a asumir los roles que deban ejercer en sus propias vidas, ya que estas normalmente serán el reflejo o referencia de lo que han visto y oído hacer a sus padres. Los hijos tienen que ver en sus padres conductas éticas y respeto por las virtudes y valores humanos, para poderlos incorporar en sus vidas. Las personas somos esencialmente sociales, por lo que los conocimientos deben ser buscados, acumulados y transmitidos de generación en generación, principalmente en el núcleo familiar, recibiendo, dando y compartiendo. Los padres tienen que educarse integralmente hoy para no lamentar mañana. No hay fórmulas mágicas, pero sí bastantes herramientas que ayudan a los padres a desarrollar su labor. Una de ellas es tener como premisa básica que un hijo se educa desde que el mismo instante que nace, de forma que cuando llegue a la adolescencia, se pueda poner a prueba todo lo educado. Los hijos son como un bloque de piedra en bruto que durante años va adquiriendo forma gracias a la tarea, exigente y amorosa de los padres. Este
  13. 13. 13 encargo requiere tiempo, dedicación y constancia, puesto que durante años se educará posiblemente sin ver los frutos, hasta que un día los hijos deberán brillar con luz propia para defenderse con sus propios medios, valiéndose de la educaron integral adquirida anteriormente. Si la mayoría de edad o la salida del hogar familiar les llegan sin la educación integral adecuada, pueden tener consecuencias irreversibles e irreparables. Una buena educación integral por parte de los padres, no elimina todas las posibilidades de errores y equivocaciones, pero las disminuye. Siempre pueden aparecer pequeños tropiezos que pudieran ser importantes para el aprendizaje real de la vida de los hijos, pero que sabiendo aprovecharlos les servirán para alcanzar su maduración y conocer y aceptar sus propios límites. Cuando tengan el derecho de utilizar su libre albedrío, el que les confiere a los hijos la facultad de tomar sus propias decisiones, acertadas o equivocadas, pese a que los padres hayan realizado un perfecto trabajo, será ya su propia responsabilidad soportada en el aprendizaje recibido. La educación integral como proyecto de futuro. Las primeras edades son el tiempo óptimo para cimentar las bases que se pondrán en juego durante el resto de la vida, de ahí su trascendencia y necesidad de asumir este serio compromiso educativo. Si desde pequeños los hijos acatan normas, cuando sean adolescentes o ya jóvenes, lo más seguro es que se adapten a ellas con mayor disposición. Por eso, cuando se quieren lograr cambios o mejoras en los hijos, es mucho más difícil lograr resultados satisfactorios si no se ha empezado a educarlos desde muy pequeños. Entonces se les dio la oportunidad de hacer lo que le dio la gana, dejando de lado la formación de la voluntad, el acatamiento de normas, la enseñanza de virtudes y valores humanos, en fin, todos los conceptos que abarca la formación integral como persona. Todo plan de educación integral debe irse adaptando de acuerdo a las edades físicas y mentales de los hijos, pues se les educa, previendo errores y haciendo ajustes, para formar la persona adulta que llegarán a ser. Plan de acción para la educación integral. Nunca es tarde para comenzar a educarse, aunque es mejor empezar cuanto antes. Los padres tienen que elaborar un proyecto educativo integral para sus hijos y ponerlo en marcha desde los primeros días. Para los bebés también existen formas de enseñarles los límites, por ejemplo los horarios de alimentación, sueño, recreación, baño, etc. No ceder ante los caprichos de los niños, permaneciendo firmes en las decisiones y actitudes, con el fin de enseñar los conceptos de autoridad y formación de la voluntad. Enseñándoles también las virtudes y valores
  14. 14. 14 humanos adecuados a su edad y conocimiento como orden, disciplina, generosidad, honestidad, amistad, constancia, laboriosidad, respeto, etc. Los niños los irán interiorizando de acuerdo a su nivel de comprensión, pero para ello necesitan que los padres los familiaricen con ellos. 20 Conceptos para educar en los buenos modales dentro de la familia y en la sociedad. (También llamados buenas maneras). 1. Saber ceder aunque se tengan razones para no hacerlo. 2. Saber comportarse al comer en la mesa. 3. Saber cumplir las leyes, las cuales están hechas para facilitar la convivencia entre las personas. 4. Saber expresar el nivel de conciencia que tenemos hacia la dignidad de los otros. 5. Saber hablar sin gritar y sin palabras inadecuadas. 6. Saber mantener la higiene personal para no molestar a terceros. 7. Saber mantener una postura corporal adecuada a cada situación. 8. Saber mirar a los ojos de los interlocutores y prestarles atención. 9. Saber no molestar con ruidos innecesarios en los sitios públicos con teléfonos, cuchicheos, comidas, etc. 10. Saber practicar las virtudes y valores humanos. 11. Saber presentar y presentarse a otras personas. 12. Saber que los buenos modales o buenas maneras no son formalismos, pues son la mejor expresión de la buena educación recibida. 13. Saber respetar a las plantas, a los animales y a la naturaleza. 14. Saber respetar al prójimo como quisiéramos que nos respetaran. 15. Saber tener consideraciones con las personas mayores, niños, señoras en gestantes, enfermos, discapacitados, etc. 16. Saber saludar y despedirse. 17. Saber ser cortés con amigos y conocidos. 18. Saber ser puntual. 19. Saber sonreír ofreciendo gestos amables y de buen gusto. 20. Saber vestir con criterio, discreción, honestidad y respeto hacia los demás. 42 Sentencias sobre la educación integral. 1. Bienaventurados los padres que se educan antes de educar a los hijos. 2. Educación es lo que la mayoría recibe, muchos transmiten y pocos tienen. 3. Educad a un hombre y educaréis a un individuo. Educad a una madre y educaréis a una familia. 4. Educar a los niños para que no sea necesario castigar a los hombres. 5. Educar en la igualdad y el respecto es educar contra la violencia. 6. Educar es amar. 7. Educar no es dar carrera para vivir, sino templar el alma para las dificultades de la vida. 8. El arte supremo del educador es despertar el buen comportamiento, el placer de la expresión creativa y el conocimiento. 9. El educador mediocre habla. El buen educador explica. El educador superior demuestra. El gran educador inspira. 10. El fin de la educación integral es enseñar al hombre a educarse a sí mismo, cuando los demás hayan acabado de educarlo.
  15. 15. 15 11. El hecho de haber estudiado no significa que ya no hay que seguir formándose. 12. El hombre que hace que las cosas difíciles parezcan fáciles es el educador. 13. El padre educador enseña a aprender a aprender, y a aprender a desaprender. 14. El padre educador hace que el mal estudiante se convierta en bueno y el bueno en superior. 15. El padre que intenta enseñar sin inspirar en los hijos el deseo de aprender, está tratando de forjar un hierro frío. 16. El principio de la educación de los padres es predicar con el ejemplo. 17. El verdadero huérfano es el que no ha recibido educación de sus padres. 18. En cualquier comunidad, el hombre educado es fundamentalmente superior, socialmente y políticamente, al hombre no educado. 19. Enseñando educación los padres aprenden dos veces. 20. La educación consiste en dirigir los sentimientos de placer y dolor hacia el orden ético. 21. La educación de los hijos es la mejor biografía de los padres. 22. La educación es al hombre lo que el molde al barro. Le da la forma. 23. La educación es el descubrimiento de nuestra propia ignorancia. 24. La educación es enseñar a los hombres, no lo que deben pensar sino a pensar. 25. La educación es la mejor obra de arte que realizan los padres. 26. La educación es la vacuna contra la violencia, la vagancia y el desenfreno. 27. La educación es un factor indispensable para que la humanidad pueda conseguir los ideales de paz, libertad y justicia social. 28. La educación es un medio para hacer retroceder la pobreza, la marginación, la ignorancia, la opresión y la guerra. 29. La educación es un proceso siempre inacabado. 30. La educación integral no es dar estudios para vivir, sino templar el alma para las dificultades de la vida. 31. La mayor parte de la gente confunde la educación con la formación. 32. La mejor educación que dan los padres es con el ejemplo. 33. La sociedad tiene que sentirse responsable de la educación de los padres, no solamente de la de los hijos. 34. Lo que cuenta hoy día es la educación. O se va a la Universidad, o se pone un negocio para contratar a los que han ido. 35. No hay educador que no pueda ser también educado. 36. No hay horas malas para educarse y educar. 37. No hay peor sordo que el que no quiere oír, por lo que es muy difícil enseñar a quien no se esfuerza en comprender. 38. No se puede educar en serie a los hijos, pues cada uno es único e irrepetible. 39. Nunca consideren la educación recibida como una obligación, sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravillosos mundo del saber. 40. Para educar bien los padres siempre tienen que estar a tiempo y en el lugar apropiado. 41. Quien no admite ser educado, permanecerá en el error. 42. Se equivoca el que no quiere aprender por parecerle que ya es tarde.
  16. 16. 16 La Generación “ni ní”. Guía para dejar de serlo.
  17. 17. 17 En España, en México y supongo que en gran parte del mundo occidental u occidentalizado existe una nueva generación de jóvenes veinteañeros que ni estudian ni trabajan y a la que se le ha dado en llamar generación ni ni. Estos jóvenes permanecen inactivos, normalmente en sus habitaciones, bajándose y viendo temporadas enteras de series famosas en sus ordenadores. O jugando a un juego de rol on line del que acaban haciéndose expertos durante horas y horas. Los padres pueden estar desesperados o no, algunos ya los perciben como si fueran sus mascotas, y asumen que la falta de motivación no tiene remedio, y que quizás algún día se den cuenta de su situación. Otros, en cambio, se enfadan, gritan y tratan de hacer lo imposible para que sus hijos tomen la iniciativa y salgan de ese encierro vital que no tiene futuro. La cuestión no es tanto por qué se produce este fenómeno, del cual la desestructuración social y familiar es causa directa, sino cómo se sale de ahí. ¿Cómo dejar de ser un NINI? 1. En primer lugar coge un papel y un bolígrafo y haz una lista de todas las cosas que te gustan en esta vida, no te censures ni te límites, si lo que quieres ser es actor de cine o astronauta ponlo.
  18. 18. 18 2. Una vez tengas la lista, selecciona cuales de esas cosas podrían convertirse en un trabajo, una profesión o en una empresa. Insisto, sé totalmente libre. Si te guías por el “qué pensarán” los demás es mejor que lo dejes. 3. Una vez hayas decidido qué es lo que quieres traza una estrategia. Es fundamental que no tengas miedo. En el siglo en el que vivimos el mundo es el lugar de trabajo, por tanto si te tienes que ir a Honolulu o a Pekín a formarte en lo que te gusta mientras trabajas de camarero/a lo haces. 4. Ofrécete gratuitamente a colaborar con alguna institución, persona o empresa que creas que puede ser la puerta de tus oportunidades. 5. Empieza a hacer deporte o ejercicio físico. Es fundamental que te veas bien, que tengas una buena percepción de ti mismo/a.
  19. 19. 19 6. Olvídate de los mensajes actuales que predominan en la sociedad dirigidos a generar estupidez en las mentes de los jóvenes. Y ten en cuenta que la sociedad es un tablero de juego en el que, tarde o temprano, tendrás que entrar a jugar, a no ser que pretendas ser una marginal toda tu vida. Y entrar a jugar implica activar todas tus potencialidades para competir enérgica y adecuadamente. 7. La competencia bio-social ya no se establece de una forma tan individual como hace un siglo, al contrario, ahora son los equipos de personas, las sociedades configuradas libremente y los grupos humanos que trabajan en un proyecto u objetivo concreto los que se constituyen en unidades de acción-competencia social.
  20. 20. 20 8. Hazte fuerte, desarrolla tu ego y tu autoestima, y consigue objetivos que te marques a corto, medio y largo plazo. Y repito solo conseguirás aquello que desees de verdad, ninguna otra cosa. 9. Lee libros de autoayuda prácticos y realistas, que te enseñen a manejarte en el mundo actual y a autores clásicos, novelistas y filósofos, que te muestren las esencias de la vida humana. 10. Una vez que lo consigas sé generoso y solidario. Levántate del sillón, de la cama o de la silla, borra de tu mente las tonterías y los miedos sociales con que te han paralizado en los últimos años y empieza a jugar.

×