• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
La Salvación por Medio de Cristo
 

La Salvación por Medio de Cristo

on

  • 13,916 views

Segunda Parte de la Lección Jesús el Hijo de Dios

Segunda Parte de la Lección Jesús el Hijo de Dios

Statistics

Views

Total Views
13,916
Views on SlideShare
13,915
Embed Views
1

Actions

Likes
3
Downloads
181
Comments
0

1 Embed 1

http://www.slideshare.net 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    La Salvación por Medio de Cristo La Salvación por Medio de Cristo Presentation Transcript

    • LA SALVACIÓN POR MEDIO DE CRISTO Eduardo Carrasco Carter
      • La Muerte de Cristo por Nuestros Pecados
      • 1. El hecho de la expiación .
      • Nuestra salvación es la obra de Cristo.
      • (2) Su muerte es su acto redentor.
      • (3) Su muerte y su vida son inseparables.
      • a. El que no tuvo pecado murió por los pecadores.
      • b. Su vida fue una vida de sacrificio personal.
      • (4) Su muerte fue “conforme a las Escrituras”.
      • 2. El motivo de la expiación.
      • 3. La expiación y la santidad de Dios.
      • II. La Resurrección de Jesús
      • 1. Por medio del Cristo viviente nosotros somos conquistadores de nuestros pecados.
      • 2. El Cristo viviente es la seguridad de que la muerte no es la terminación de la vida.
      • 3. El Cristo viviente es la seguridad del triunfo del reino de Dios.
      • III. Su Intercesión a Favor de Su Pueblo
      • 1. Se necesita por causa de nuestros pecados.
      • 2. Sirve de base para nuestra confianza en la oración.
      • 3. Garantiza nuestro acceso permanente ante Dios
    • INTRODUCCION
      • Hemos visto cómo el pecado se ha extendido en el género humano así como la ruina que ha traído. Hemos igualmente considerado el propósito de Dios en su gracia, tanto en lo que se refiere a la raza como al individuo. Este propósito de Dios de salvar encuentra su revelación y los medios de su realización en Jesucristo.
      • Cristo es Salvador.
      • “Y llamarás su nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados” (Mateo 1:21).
      • “Palabra fiel y digna de ser recibida de todos; que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores” (1 Timoteo 1:15).
    • I. LA MUERTE DE CRISTO POR NUESTROS PECADOS
      • (1) Nuestra salvación es la obra de Cristo.
      • En primer lugar, es una cosa muy clara que Cristo hizo algo de lo cual la salvación del hombre depende. Nuestra salvación fue su conquista.
      • Cualquier otra cosa que esto significare, ello demuestra que Jesús hizo algo que fue necesario para nuestra liberación del pecado.
      • “ Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición” (Gálatas 3:13).
      • “ entró una sola vez en el santuario, habiendo obtenido eterna redención (Hebreos 9:12).
      • “ En la cual voluntad somos santificados por la ofrenda del cuerpo de Cristo hecha una sola vez” (Hebreos 10:10).
      • El Nuevo Testamento enseña que nuestra salvación dependió de algo que Cristo hizo a favor nuestro. Cristo salva, y salva en virtud de algo que El logró alcanzar. Nuestra redención fue su adquisición. El hizo algo que hace posible el que nosotros tengamos una nueva relación con Dios.
    • (2) LA MUERTE DE CRISTO ES SU ACTO DE REDENCIÓN.
      • En los Evangelios hay dos dichos de Jesús en los cuales él habla no solamente de su muerte sino que expresa también la importancia redentora de su muerte. Uno de esos dichos es aquel en el cual él nos habla de dar su vida en rescate por muchos (Marcos 10:45). El otro lo pronunció en la institución de la Cena cuando nos dice que su sangre sería derramada para la remisión de los pecados de muchos (Mateo 26:28).
      • Estos dos pasajes condicionan nuestra salvación por medio de su muerte.
    • (3) SU MUERTE Y SU VIDA SON INSEPARABLES.
      • No debemos entender nosotros, sin embargo, que la muerte de Cristo en su importancia salvadora debe separarse de su vida.
    • Hay que recordar dos cosas acerca de su muerte en relación con su vida:
      • a. Una es que fue el inmaculado el que murió por nuestros pecados. Al que no conoció pecado Dios le hizo pecado por nosotros (2 Corintios 5:21).
      • b. Otra cosa que conviene recordar es que toda su vida aquí en la tierra fue una vida de sacrificio personal. El se hizo pobre por nosotros a fin de que por su pobreza nosotros fuésemos enriquecidos (2 Corintios 8:9).
    • ( 4) PABLO NOS DICE QUE LA MUERTE DE CRISTO POR NUESTROS PECADOS FUE “CONFORME A LAS ESCRITURAS” (1 Corintios 15:3).
      • Todos los escritores del Nuevo Testamento consideran a Jesús como el cumplimiento de las ofrendas de sacrificio del Antiguo Testamento. La intención de los sacrificios en el Antiguo Testamento era la de borrar la conciencia de pecado, pero eso no lo podían lograr efectivamente. De aquí que tales sacrificios tuvieran que repetirse. Pero Jesús ofreció un sacrificio de una vez y para siempre.((Hebreos 9:11-15; 10:1).
    • 2. El motivo de la expiación.
      • El motivo de la expiación es el amor de Dios.
      • (Juan 3:16); (Romanos 5:8).
      • La muerte de Cristo fue el amor de Dios en acción, buscando cómo redimir al hombre de su pecado; fue el amor llegando hasta el límite del sufrimiento y la agonía, a fin de redimir al perdido de la ruina ocasionada por su propio pecado. La cruz de Cristo es la garantía del amor.
    • 3. La expiación y la santidad de Dios.
      • Podremos entender mejor este asunto si recordamos con claridad el hecho de que había un obstáculo moral en la relación de Dios con el pecado del hombre, siendo el propósito de la expiación apartarlo. (Romanos 1:18).
      • Esta ira de Dios contra el pecado se expresa a sí misma en la condenación del pecado.
      • Esta condenación es aquello que necesita ser justificado, y el terreno de la justificación es la obra propiciatoria de Cristo (Romanos 3:19-26).
      • La muerte de Cristo, entonces, fue propiciatoria. Su muerte fue propiciatoria en el sentido de que en su muerte, Cristo sufrió el justo juicio de Dios por el pecado del hombre.
      • La muerte de Cristo fue una muerte vicaria y sustitutoria. El hizo algo por nosotros, lo cual nosotros no podíamos hacer.
      • El asunto puede exponerse sencillamente como sigue:
        • A causa de nuestro pecado la sentencia de muerte cayó sobre nosotros. Jesús no tuvo pecado. Y, no obstante, la muerte vino sobre él. El murió a causa de nuestros pecados y en nuestro favor. El puso sobre sí mismo la sentencia de muerte que nosotros merecíamos. Y al sufrir esa sentencia él nos hizo libres.
    • II. LA RESURRECCIÓN DE JESÚS
      • Ya hemos considerado el asunto de la resurrección de Jesús. Lo único que necesitamos hacer aquí es dar una afirmación precisa acerca de la importancia del hecho en su relación con nosotros y en nuestra salvación.
      • Por medio de Cristo nosotros somos vencedores sobre nuestros pecados.
      • La resurrección nos da la seguridad de que la muerte no es el fin de la vida.
      • También la resurrección nos asegura el triunfo del reino de Dios.
    • III. SU INTERCESIÓN A FAVOR DE SU PUEBLO
      • La obra de Cristo a favor de su pueblo no concluyó cuando él ascendió al cielo. En el Nuevo Testamento se nos dice lo suficiente para asegurarnos que él permanece todavía activo a nuestro favor.
      • El intercedió a favor de aquellos que habían creído en él y de aquellos que habrían de creer en él