Your SlideShare is downloading. ×

Discurso Dr Lorenzetti 6 3 2012

455

Published on

Published in: News & Politics
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
455
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. DISCURSO DEL DR RICARDO LUIS LORENZETTI. ACTO DE APERTURA DEL AÑO JUDICIAL. 6 DE MARZO DE 2012Buenos días a todos los presentes, en mi nombre y en el de mis colegas de la CorteSuprema de Justicia de la Nación, queremos agradecer la presencia de todos ustedes ymuy particularmente de jueces y juezas de todo el país, de todos los fueros, lo cual esuna representación extraordinaria para este acto. También queremos agradecer muyespecialmente la presencia de legisladores, la presencia de embajadores, y muyespecialmente también la de líderes sociales, de las organizaciones no gubernamentales,que de una manera u otra tienen relación con la Justicia. En este acto que venimoshaciendo hace pocos años en el cual reflexionamos sobre lo que tenemos que hacer ysobre lo que hemos hecho, este acto de inauguración del año judicial, en estaoportunidad queremos hacer un enfoque un poco distinto. Quiero hablarles de unmodelo de justicia más cercana a los intereses de los ciudadanos, de los argentinos. Deun modelo de justicia que no se demore por causas injustificadas. De un modelo dejusticia que juzgue a quien tiene enfrente con imparcialidad, cualquiera sea el podereconómico, político, o de otra naturaleza que ostente. La justicia igual para todos. De unmodelo de justicia que evite que las tragedias que vivimos los argentinos a lo largo denuestra historia luego se transformen en tragedias judiciales. Y este modelo incluyetambién la necesidad de hablar, las cosas importantes que exceden la actividad judicial.Es necesario también un diálogo profundo con los demás poderes del Estado, para quehablemos de aquellos problemas que desde hace años nos preocupa. Porque no es sóloresolver los casos lo que tenemos que hacer sino que tenemos que evitar que lastragedias ocurran y tratar de que los conflictos no siempre sean juicios. Y para ello hayque hacer un diálogo institucional serio, profundo, honesto para evitar que losproblemas dejen de repetirse. Tenemos una extraordinaria tendencia a que losproblemas no se solucionen, se trasladen. A evitar que los discursos sobre los problemas
  • 2. sustituyan a las soluciones. A que existan demasiadas declaraciones coyunturales peropoca dedicación a la solución y transformación de las estructuras que causan losproblemas que luego enfrentamos. De esto vamos a hablar en esta reunión,refiriéndonos sobre todo al modelo que hemos intentado desarrollar en la CorteSuprema. Permítanme comenzar con una breve referencia personal: cuando llegué a laCorte, como les pasó a varios de mis colegas, no podíamos entrar en este edificio nipodíamos salir porque estaba rodeado por gente indignada por la emergencia económicay el corralito. Y para mí, que era alguien que venía del mundo académico y que habíaescrito libros y dado conferencias aquí y en el extranjero, me pareció algo tan chocantever una institución divorciada de la sociedad de esa manera, me afectó de modo muyprofundo y también para alguien que venía de una ciudad pequeña del interior del país,cuan alejados estábamos de la realidad, me hizo pensar que debíamos hacer unatransformación muy profunda, un cambio de modelo, y creo que la misma sensacióntuvieron mis colegas y por eso hemos iniciado una transformación del modo en queveníamos trabajando. Esta transformación está basada en una serie de principios quequiero mencionar, que están reflejados en la jurisprudencia y decisiones de la CorteSuprema, pero que no son otra cosa que acercar la justicia a la gente, hacer hablar a laConstitución con la voz del pueblo de la Nación. Interpretarlo de modo que exprese lasnecesidades de nuestra gente. Son principios que no están en la mente de un solodirigente por bueno que sea, sino que deben estar en el corazón del pueblo, y comonosotros decimos: formar parte del contrato social, de modo que no exista retrocesosobre esto. ¿Cuáles son estos principios? El primero al cual me voy a referir lo solemosdenominar “acceso a justicia”, pero creo que aquí hoy es necesario decir que en nuestrahistoria como en la de muchos países existen tensiones sociales y por lo tanto protestassociales. Y una de las alternativas frente a la protesta social es reprimirlas, es tratar deque no se expresen, pero este no es el camino más acertado. Hemos pensado siempreque lo mejor es escuchar, es dar canales de participación para que nuestro pueblo se
  • 3. exprese y por eso aquí en la Corte Suprema estuvieron presentes los pobres, por primeravez, es algo que a todos nos llamó la atención cuando la gente de Villa Inflamable, quedio origen a la causa más importante que tiene hoy el país, que es la causa delRiachuelo, decía que por primera vez llegaron a un tribunal y pudieron hablar. Estomuestra cuan lejos estábamos. Y aquí en esta Corte también estuvieron los pueblosoriginarios y pueblos del interior del país, de Salta, del Chaco, estarán ahora los deFormosa. Aquellos que nunca pensaron que podían llegar a un gran tribunal, estuvieronaquí, y hay que escucharlos. Y por eso hicimos las audiencias públicas, porque hemosentendido que la mejor manera de resolver estos conflictos es empezar a escuchar a lasdistintas voces. Por esta razón también hemos tratado de expandir la legitimación y enla causa Halabbi, en la que estuvieron involucrados los abogados como grupo, hemosreconocido una amplia legitimación para que todos aquellos que tengan interesescomunes y homogéneos puedan llegar a los tribunales y mejorar la participación de lasociedad en los tribunales. Es mucho mejor escuchar a la sociedad antes de tomar unadecisión que tomarla pensando que uno tiene la razón de antemano, y es por eso queeste debate público, institucional en las audiencias ha sido tan valioso para nosotros.También en la política institucional hemos tratado de llevar adelante estas ideas, yhemos creado el Centro de Información Judicial, para que todo el mundo conozca lo quese hace y pueda intercambiar ideas, información. ¿Cuál es la noción que está atrás detodo esto?: es la idea de Gobierno Abierto que acabamos de desarrollar el año pasado,dentro de la Corte Suprema. Gobierno abierto significa que la concentración de lasdecisiones no puede ser un modo de actuar en nuestras instituciones. Tenemos queescuchar a todos, es mejor la inteligencia colectiva que la inteligencia individual, esmejor la historia escrita por todos los sectores sociales que la escrita individualmente,por eso es que esta idea de Gobierno Abierto es inspiradora de un marco de decisionesque queremos que todos los jueces y juezas del país tomen en cuenta. Abrir, escuchar,
  • 4. dar participación, es la mejor manera de que nos equivoquemos un poco menos y de quenuestro Poder Judicial esté más cerca de las expectativas sociales.El segundo principio que me parece importante resaltar, es el que tiene que ver con laigualdad. Sabemos que hay tensiones en nuestra sociedad y en todas las sociedades delmundo pero muchas de estas tensiones tienen que ver con la exclusión social; es muyfácil reconocer derechos para un grupo que ya los tiene, el problema son los que no lostienen, los que están fuera del sistema. Este es un gran desafío, por eso hemos prestadoespecial atención y esto forma parte esencial del modelo constitucional que desarrollónuestra Corte Suprema. Siempre tenemos la tendencia a pensar que en un expedientesólo hay papeles, pero nunca hay que olvidarse que detrás de eso hay un drama humano,nunca hay que olvidarse del dolor que siente una madre, un padre cuando se da cuentaque su hijo o su hija no tienen un futuro y por eso es esencial que nosotrosreconozcamos, como lo dice la interpretación constitucional, que hay un paquete dederechos básicos para que todos los ciudadanos puedan ser considerados tales. La Cortedesarrolló ampliamente esta idea. Hemos cambiado las decisiones anteriores, de diez oveinte años atrás, reconociendo los derechos de los trabajadores y de la libertad sindical.Hemos cambiado la jurisprudencia de muchos años atrás y reconocido los derechos delos jubilados. Hemos trabajado mucho sobre derechos fundamentales como son elacceso a las prestaciones de salud, el acceso a las prestaciones médicas en general, quees algo esencial. Hemos convocado a audiencias públicas sobre el derecho a la vivienda.Es decir, los derechos económicos sociales forman parte esencial del modeloconstitucional que hemos querido desarrollar en estos años y también hay algo quequiero mencionar porque ha sido parte de mi tarea académica durante muchos años, quees el derecho de los consumidores. En abril del año 2008, dictamos una sentencia en laque se discutía la indemnización de una mujer, empleada doméstica, que sufrió un dañoen un subterráneo, y la Corte dijo en aquel momento, que la seguridad a la que se refiere
  • 5. el artículo 42 de la Constitución Nacional, obliga a los prestadores de servicios públicosa desempeñar conductas encaminadas al cuidado de lo más valioso que tenemos que esla vida y la salud de sus habitantes, ricos o pobres, poderosos o débiles, ancianos oadolescentes, expertos o profanos, todos tienen derecho a la seguridad. Y la Corte dijoallí también que el ciudadano común tiene allí una confianza fundada en que elorganizador se ha ocupado razonablemente de su seguridad. Y que la ConstituciónNacional obliga a los prestadores de servicios de los consumidores a brindarles un tratodigno. Esto fue dicho en abril del 2008. Y esta idea de igualdad, la hemos desarrolladoen todos los campos, también en las políticas institucionales. Nosotros llevamosadelante, una política de igualdad de género en la cual ha trabajado mucho la doctoraArgibay y también la doctora Highton que es esencial para que dentro del PoderJudicial tengamos una noción clara de que todos somos iguales. No sólo la igualdad degénero sino también de aquellos que tienen capacidades diferentes, la igualdad comobase de una ética de los vulnerables. Este es otro principio constitucional que nosotroshemos tratado de poner en claro en estos años.Otro de los principios que me parece fundamental resaltar, tiene que ver con un valorque es la libertad. Hemos dicho que hay una libertad personal y el ejercicio de esalibertad es un valor que debemos defender a toda costa los argentinos. Pero si se afectala libertad cuando se esclaviza una persona y este es un primer tema al cual le hemosdado una trascendencia importante en la agenda de la Corte: la trata de personas. ¿Cómoes posible que a esta altura nosotros todavía sigamos hablando de trata de personas, queno hayamos podido disminuirla. Por el contrario, el problema crece! Hemos insistidomucho, y también menciono nuevamente a las doctoras Argibay y Highton, en los temasde la trata de personas y de la violencia doméstica que son dos áreas importantísimasque afectan la libertad de las personas, la violencia y la trata son dos temas centrales dela agenda de la Corte, que nosotros nos planteamos para que la sociedad, y sobre todo
  • 6. los jueces y juezas lo tengan como re lectura de los textos constitucionales. Son normasconstitucionales que queremos que se tengan presentes en esta agenda.También la libertad ha sido defendida en materia penal. Defendiendo las normas deldebido proceso, las garantías del derecho penal. Tenemos muchísimos fallos en estosúltimos tiempos, en los cuales la Corte ha dicho con claridad cuáles son las garantías deldebido proceso en materia penal. Esto no es incompatible con la lucha contra el crimen,sino por el contrario, es compatible con el estado de derecho, con una persecuciónadecuada y razonable del crimen.También la libertad ha sido materia de decisión de la Corte en lo que se refiere a lalibertad de expresión. Hemos dicho en la causa Patitó que la crítica es buena. La críticaen el sentido de observar deficiencias, y en este caso las deficiencias del propio PoderJudicial. Lo hemos dicho respecto de nuestro propio Poder que es bueno que se critiquey que no debemos censurar la crítica y esto forma parte de la libertad de expresión. Y lomismo hemos dicho sobre aquellos mecanismos indirectos, como la publicidad oficial,que también pueden afectar la libertad de expresión. Es decir, en esta materia vinculadaa la libertad, el concepto constitucional es que todos tenemos derecho a hacer la vidaque queremos, como nos parece. Hay distintos proyectos de vida, ya nuestrassociedades son plurales. No hay un solo modo de ver la vida. Y tenemos que saberreconocer nuestras propias limitaciones cuando tomamos decisiones y no de imponernuestros valores a los demás. El único valor que podemos imponer es desde la libertadpara que cada uno opte y decida conforme quiere vivir su propio proyecto de vida. Estoes la libertad en términos constitucionales. Y esta es la interpretación que ha hecho laCorte estos últimos años.También forma parte de la gente y de este modelo, la idea de estado de derecho, quetiene varios aspectos. El primero, y que ha sido fundamental para nosotros es el estado
  • 7. de derecho y su relación con el terrorismo de estado. Le hemos dado una importanciafundamental, en al menos cuatro fallos que son y han sido ejemplares de la CorteSuprema de Justicia y también hubo fallos de muchos jueces que están aquí presentes,que señalaron cuáles son los criterios para la definición de los delitos de lesahumanidad. También, hemos creado la Comisión Interpoderes para que estos juicios selleven adelante, porque es esencial que los argentinos tengamos memoria y es esencialque tengamos futuro. Que también podamos enseñarle a las generaciones que nossuceden, que no se puede perseguir desde el propio estado al que piensa diferente. Yesto lo hemos repetido hasta el cansancio, forma parte del contrato social de losargentinos, y es una decisión irreversible. Tan irreversible es que la hemos profundizadoa través de decisiones de la propia Corte. Quiero mencionar especialmente la decisiónque ha tomado la Cámara de Casación Penal en una reunión en la cual yo he participadoy tuve el orgullo de participar dando directivas para encaminar adecuadamente losprocesos vinculados a los delitos de lesa humanidad. Y también tiene que ver con estaidea de la lucha contra el terrorismo de estado, de la afirmación del estado de derechoque no debe haber discriminaciones. La Corte tiene varios fallos en contra de ladiscriminación. Pero la discriminación es un tema esencial en materia constitucional.La Constitución lo dice, la Ley lo dice, pero tenemos que luchar permanentementecontra las prácticas sociales discriminatorias, y para eso están los jueces y las juezas.Hemos dicho muchas veces que una sociedad es tolerante frente a los pequeños actos dediscriminación. Es una sociedad que luego tolerará los actos más grandes, por lo tantodebemos ser intolerantes con los que luego nos parecerá intolerante. Si reaccionamosrápidamente tendremos anticuerpos para frenar las tragedias que luego hemos vivido losargentinos a lo largo de nuestra historia.Otro principio vinculado al estado de derecho, y que esta Corte ha defendido ha sido laidea del límite al poder, a todos los poderes: los poderes del estado, los poderes fácticos.
  • 8. Esta es una idea fundamental dentro del sistema constitucional argentino porque debehaber un equilibrio de poderes, y los jueces y las juezas tienen esa función, limitar yproteger los derechos de los individuos, de las personas, pero limitando, porque losfuertes no necesitan ninguna protección, el derecho está para los débiles. Y esta es lafunción esencial que tenemos. Y este es otro principio que la Corte ha defendido, através de numerosas decisiones tanto en relación de decretos de necesidad y urgencia entemas constitucionales arduos, como también en lo que se refiere a poderes fácticos. Larealidad es que hoy la democracia es intensiva, ya no existe esa democraciaintermitente, los ciudadanos frente a cada decisión reaccionan, debaten y discuten y esolo hacen en la ausencia de otras vías, en el Poder Judicial. Por eso hay que tener laprudencia necesaria para no interferir o sustituir la gobernabilidad por un lado, porquelos jueces no gobiernan, pero por el otro saber encontrar la medida justa de los límitesde los abusos de toda clase de poder y proteger a nuestros ciudadanos.Otro principio que también me parece importante mencionar dentro de este modeloconstitucional que hemos desarrollado en los últimos años, tiene que ver con laprotección del ambiente. He trabajado muchos años, más de veinte años, en la temáticaambiental, quiero decirles que me siento sanamente orgulloso porque la conferencia másimportante que se hace en el mundo, que es la Ambiental de Río + 20, que se dará esteaño, va a tener una reunión preparatoria aquí en Buenos Aires. Se hicieron sólo dos, unaen Kuola Lumpur que ya se hizo, y la otra será en abril aquí en Buenos Aires, comoreconocimiento de Naciones Unidas a la justicia ambiental que ha llevado adelante laCorte Suprema y también muchos tribunales. Quiero mencionar aquí el caso delRiachuelo que para nosotros ha sido un extraordinario desafío , como todos los desafíoshay que enfrentarlos y hemos tratado de ser creativos para traer bienestar a una enormecantidad de hombres, mujeres y niños que habitan ese lugar, pero con la prudencianecesaria porque sabíamos que es de una complejidad extraordinaria. Y hemos tratado
  • 9. de encontrar un punto de equilibrio, de ir llevando a todos los poderes del estado a lasolución de uno de los problemas más difíciles que tenemos los argentinos porqueinvolucra a cinco millones de personas, tres estados y más de mil doscientas empresas,una megacausa. Y con eso insistimos que hoy la temática ambiental que sigue siendo yva a ser en todo el mundo tal vez el principal ámbito de litigiosidad merece nuestroanálisis. Nosotros no vamos a renegar de nuestros principios. Yo creo que hay queproteger el ambiente y creo que hay que debatir sobre este tema, tampoco hay que irse alos extremos, tampoco hay que prohibir innecesariamente, siempre hay manera deencontrar puntos de equilibrio y nuestra Corte continuará con la temática ambientalporque está en la Constitución, porque está en la Ley y porque además está en juego nosolo nuestro bienestar, sino el de nuestros hijos y nietos. No somos dueños paradisponer de los recursos que no son renovables y nuestros hijos y nietos no tendrán silos dilapidamos ahora, en este momento para satisfacer nuestras necesidades. Elequilibrio que es necesario en todo magistrado en estos temas se debe mostrar con lamayor expresión. Es tal vez, uno de los equilibrios más complejos que debemosenfrentar en el futuro.No quiero dejar de mencionar las tareas internas al Poder. Porque hemos trabajadomucho en transformar este Poder Judicial, principalmente en lo que nosotros tenemoscompetencia, que es el ámbito de la Corte Suprema. Y queremos decirles algunas cosas,porque quisiéramos que esto se generalice. En primer lugar, hemos promovido lasconferencias nacionales de jueces para hacer políticas de estado. Esto es fundamentalporque nosotros necesitamos que lo que hacemos hoy continúe mañana y pasadomañana porque es la única manera para que las políticas sean perdurables en el tiempo,no cambien según el humor colectivo, o del gobernante de turno y lleguen a laprofundidad de los problemas. Y por eso, hemos dicho que tenemos políticas de estadoy estas fueron definidas en las conferencias nacionales de jueces, y aquí quiero hacer un
  • 10. reconocimiento a la extraordinaria participación que han tenido en esto lasorganizaciones que agrupan a los jueces y juezas: JUFEJUS, Junta Federal de Cortes, laFAM que agrupa a los jueces y juezas provinciales, y la Asociación de Magistrados dela Justicia Nacional, sin cuyo aporte hubiese sido imposible llevar adelante estasconferencias nacionales. Y en ellas, se definieron políticas de estado, algunas de lascuales he mencionado: el acceso a justicia, las políticas de igualdad de género, lacomunicación, el Centro de Información Judicial. Todo tiene su origen en esasconferencias. Pero además, la informatización y la gestión que son claves. Ayer hicimosuna reunión con el presidente del Consejo, Dr. Urriza, y con la Comisión deInformática. Nos alegramos al ver que se han terminado todas las licitaciones deinformática. Piensen ustedes que es la mayor licitación de informática en la historia delPoder Judicial, no hubo una sola impugnación, y hoy está absolutamente terminada.¿Qué significa esto?: que hoy en la Corte en particular, tenemos notificacioneselectrónicas, la posibilidad de digitalizar expedientes, oficios electrónicos, empezamosahora el proceso de pagos electrónicos, todo esto en beneficio de una justicia másrápida, más cercana a lo que la gente quiere. Para el resto del Poder Judicial, el Consejoha planificado que este año el 30 % del Poder Judicial tenga en aplicación todo elsistema de software, más todo lo que he mencionado, y el año que viene llegará al 90%.Es decir, es la transformación más grande que ha tenido el Poder Judicial en su historia,en lo que se refiere a la informatización y gestión. Queremos que ustedes se suban aesta iniciativa y la lleven adelante como propia en la Justicia Nacional. Muchas justiciasprovinciales han hecho lo mismo y llevan la delantera incluso, esto hay que decirlo, notodo se hace en Buenos Aires, las justicias provinciales también han trabajado mucho engestión y en organización informática. Creo que esta es una transformación que ledebemos a nuestros ciudadanos. No puede ser que alguien vaya a un tribunal y veapilas de papeles, de expedientes cosidos con hilo, abrochados, y que van en carritoscirculando de un lugar a otro, cuando tenemos la posibilidad de hacerlo todo mucho más
  • 11. rápido y más sencillo. Nuestra gente no pide grandes cosas: que la justicia sea másrápida, que seamos imparciales, que las sentencias se obtengan en un tiempo razonable.Hagamos este esfuerzo porque vale la pena. Creo que hemos hecho un enorme esfuerzoen materia de informatización y es necesario ahora que ustedes lo lleven adelante, loejecuten y lo implementen.También, quiero mencionar la importante labor de los empleados judiciales y de losfuncionarios que nos han acompañado en todas estas transformaciones, porque hanestado siempre involucrados en ellas. Hemos desarrollado también un Plan Nacional deCapacitación de empleados que ha sido realmente muy exitoso y constituye hoy unapolítica de estado. Esta conjunción detrás de objetivos comunes de los trabajadores ysus organizaciones, más los magistrados y quienes tenemos responsabilidades, es muyvaliosa. Tenemos cosas que discutir, por supuesto que hay diferencias. Primero estáservir al pueblo, al cual nos debemos. Entonces, hagamos primero las cosas quecorresponden y después discutamos nuestros problemas. No es bueno que nuestrasociedad vea que los dirigentes, o quienes tienen responsabilidades, discutan entre ellosmientras sus problemas no se solucionan y que la sociedad esté ausente. La sociedaddebe estar presente en cada una de nuestras decisiones: este es el principal interés quedebemos tener todos nosotros. Hemos insistido mucho en esta idea, para que todos,desde los jueces más importantes y de mayor jerarquía hasta los ordenanzas y todosaquellos que están dentro del Poder Judicial en sentido amplio -los abogados, losescribanos, etc- cambiemos de paradigma. No puede ser que la Justicia se mire a símisma, primero hay que mirar a la sociedad y brindar un servicio. Hay que resolver losproblemas que tenemos. Que no son problemas insolubles. Nuestra gente pide unasentencia en un tiempo razonable. La mayoría de los problemas que tenemos hoy sedeben a esto, tanto en materia criminal, con la temática de las prisiones preventivas-;como en materia civil y en otras áreas con las medidas cautelares. Siempre intentamosresolver de manera provisoria lo definitivo porque lo definitivo demora demasiado.
  • 12. Tenemos que transformar esto para que lo definitivo se resuelva rápidamente. Tenemosque tratar que todos entiendan que la Justicia más rápida es una necesidad; que laJusticia imparcial, que resuelve con la misma vara cualquiera sea el poderío del que estásometido a juicio –económico, político, cualquiera fuere- es algo de lo cual no se duda.Son dos principios sencillos que hemos aprendido en los primeros pasos de laUniversidad, pero que debemos recordar todos los días. Quiero agradecer a lasorganizaciones de abogados, tanto de la Capital como de todos los países, porquesiempre nos han apoyado en estos lineamientos y siempre han trabajado conjuntamentecon nosotros para tratar de superar las enormes dificultades que significa un cambio deparadigma. Cuando uno dice una Justicia más rápida, siempre hay alguien que quiereuna Justicia más lenta y que defiende al imputado. Es ahí los abogados han participadomucho en este debate, y también las ONGs vinculadas a la Justicia. Creo que estaagenda no estaría completa si no mencionáramos dos aspectos que tienen que ver concuestiones un poco más amplias, que exceden lo que nosotros podemos hacer desde elPoder Judicial. Estos aspectos tienen que ver con Políticas de Estado. La primera esdisminuir la litigiosidad. Hemos dicho desde el primer día que no es posible identificarconflicto con juicio. Los conflictos existen y existirán siempre. No podemos suprimirlosporque esta es una idea totalitaria. El día que no tengamos conflictos será porque nohaya nadie en la sociedad, que no se puedan expresar o los hayamos perseguido a todos.Esta no es la idea ya que los conflictos son el motor de la sociedad democrática. Haydiferentes opiniones y distintos intereses, pero no siempre esto tiene que terminar en unjuicio. Debemos fortalecer otros medios. Lo primero que tenemos que hacer es queaquellos los conflictos que no son individuales, que son importantes, macros, sesolucionen de una buena vez. En la última Conferencia Nacional de Jueces dije: cuántohace que los argentinos hablamos de los mismos problemas. Recordemos cuáles son lostemas que involucran a grandes grupos de personas y la verdad es que hace muchosaños que hablamos siempre de los mismo. Las definiciones siempre son coyunturales,
  • 13. porque los discursos superan a las realidades, porque no nos dedicamos lo suficiente opor la razón que ustedes quieran. Lo importante es que entendamos que todos debemosinvolucrarnos en hablar seria y honestamente sobre los grandes temas que hacen al país,que, por falta de definición, se transforman en grandes grupos de litigiosidad.Necesitamos maduración política e institucional para hablar de políticas de Estado queprofundicen en la solución de los grandes temas que hoy están en todo el país. No losvoy a nombrar porque ustedes los conocen muy bien. Es necesario que nos ocupemos delos problemas que aquejan a la gente común, que todos los días va a trabajar y necesitaocuparse de ello y no de otras cosas que son responsabilidades de los que están en lasinstituciones. Por eso insistimos en el diálogo institucional y en la definición dePolíticas de Estado para resolver de fondo estas cuestiones que generan permanenteslitigios que llegan al Poder Judicial. El segundo tema, que también tiene que ver concuestiones que nos exceden en su solución, es vinculado a las tragedias colectivas, queluego corren el riesgo de transformarse en tragedias judiciales. No es lo mismo “que elproceso entre dos partes que se ha enseñado y todos hemos aprendido en la Facultad deDerecho. Recuerdo siempre a esos profesores que nos hablaban de Cayo y Tizio, esosejemplos tan antiguos de dos personas que entran en un litigio y así permanecen y eljuez imparcial resuelve qué razón le da a cada uno. Esto sigue ocurriendo en el PoderJudicial pero tenemos hoy una gran cantidad de procesos complejos, megacausas.Piensen ustedes en las causas de delitos de lesa humanidad, son megacausas. Y comoésas tenemos muchas en otras áreas, en materia criminal, civil, administrativo. Hoy, haymegacausas y causas complejas. Y si nosotros aplicamos los principios delprocedimiento bilateral escritos, con esos trasladas que nos enseñaron en la Facultad deDerecho, esto corre el riesgo de transformarse en un juicio de más de diez años. Lastragedias se convierten nuevamente en otra tragedia judicial. No puede ser que estoocurra. Quien ha sufrido una tragedia necesita una respuesta rápida, mucho másoportuna en el tiempo. Si hubiéramos aplicado estos principios en la causa del
  • 14. Riachuelo, que es una megacausa, recién estaríamos dando el primer paso, que es eltraslado. Porque hay tantas partes que sería imposible aplicar los principios tradicionalesdel proceso. Hemos innovado, hemos tratado de solucionar estos problemas y hacer algomucho más rápido, para que hoy exista un Plan aprobado y en ejecución. Por eso insistoen que una de las grandes tareas que tenemos es la de trabajar en estos procesoscomplejos. Hablar con los congresos de la Nación y las provincias para regular mejor yque nos ayuden a solucionar estos temas para lograr una Justicia más rápida en estosprocesos que son hoy una buena parte de la agenda que tienen los tribunales. No puedeser que se revictimice en un proceso judicial extenso e interminable a quien ha sufridouna tragedia. Esto no es culpa de nadie en particular. Tenemos un sistema que hay quecambiar. Por eso digo, la cuestión no es buscar culpables, es cambiar el modelo,cambiar el paradigma en el cual trabajamos. Estos sistemas que yo he enumeradoconstituyen una agenda de cambio que hemos tratado de impulsar en la Corte Supremade Justicia de la Nación. Una agenda de cambio releyendo la Constitución, porque endefinitiva lo que nosotros hicimos y dijimos en nuestras sentencias y decisiones, no esnada más que leer la Constitución con la voz del pueblo. Esto no es populismo, es loque han interpretado los grandes constitucionalistas. La Constitución se debe interpretarconforme a los criterios de cada generación. Cada generación hace una relectura de laConstitución conforme a sus necesidades del momento, de sus problemas, a sustiempos, a sus circunstancias. Por eso, insistimos mucho en que aquí hay un modeloconstitucional adaptado a los tiempos y a las circunstancias. Y ese modeloconstitucional contiene una agenda de principios que debemos seguir y además, unaagenda de tareas concretas para que nuestra Justicia en general deje de ser lo que fuehace muchos años. Sé que todos se han esforzado, hemos hecho muchastransformaciones pero hay que avanzar más. Estar más cerca de la gente e interpretarconforme a esta Constitución actual significa avanzar, hacer cambios, no quedarse en elpasado. Tal vez esta sea una tarea difícil. Seguro que lo es. He escuchado muchas veces
  • 15. esta argumentación, en el sentido de que nosotros no podemos hacer esto, porque el quelo tiene que hacer es otro, o que no podemos hacer esto porque no tenemos los recursosnecesarios. Puede ser, como ha dicho un hombre muy citado de la doctrinaconstitucional de Estados Unidos, que éste es el más débil de los poderes. Puede ser.Pero la debilidad es sustituida por la fortaleza de quienes lo integran. Creo siempre quecuando uno se para y dice estos son mis principios, lo primero que sucede es queencuentra un sentido de lo que hace. Lo segundo, es que los demás saben qué es lo quedeben respetar. Un Poder Judicial que afirme estos principios, que le diga a la Nacióncuál es la Constitución actual, que le diga al pueblo cuáles son las grandes reglas deconducta, que le diga a todos cuáles son los principios que forman parte de nuestrocontrato social, aquellos en los cuales tenemos que estar todos de acuerdo para que lasociedad sea viable, es una enorme tarea. Los poderes judiciales, así como los pueblos,no son grandes por los recursos que tienen, o los edificios fastuosos, o lascomputadoras. Son grandes por la convicción de los hombres y mujeres que lo integran.Si tenemos esas convicciones nada es imposible. Quiero terminar diciendo algo de MaxWeber, que me gusta siempre decir: que lo posible en este mundo sólo se puede hacer siuno va siempre buscando lo imposible. Es así: uno debe buscar lo imposible, lo quequiso hacer en la vida, lo que soñó en la facultad de Derecho, lo que sonó cuando estabaen una organización no gubernamental y la formó. Esas luchas son valiosas, nodebemos censurarlas, son importantes, aportan a la escritura de toda la historia social.Es eso lo que hace que nosotros tengamos un futuro. Buscar entonces lo imposible,fracasar y volver a intentarlo, es algo que nos da sentido. Tenemos muchísimosejemplos en la historia, algunos más lejanos otros más recientes, de personas que hanluchado contra todo sin tener nada a favor, solos y solas. Sin embargo esa debilidad delcontexto, de los recursos, fue sustituida por la grandeza de corazón, por lasconvicciones. Es lo que queremos de todos ustedes que nos ayuden a construir algomejor para el Poder Judicial y para nuestro país.

×