Santiago carrillo

291 views

Published on

Published in: News & Politics
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
291
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Santiago carrillo

  1. 1. CARMEN LAVIÑA | NO COMMENT YETQuerido y odiado Santiago Carrillo: político de primera divisiónSantiago Carrillo era uno de los hombres que conjugaba la POLÍTICA con mayúsculas. Queridoy odiado, casi a partes iguales, fue sin duda alguna quien demostró a la España"predemocrática" que los comunistas no eran esos seres con cuernos y rabo que nos habíadibujado y tatuado la dictadura en nuestras mentes, ajenas --por real decreto-- a todo lo que nofuera "generalísimo"...No conocí, obviamente, al Santiago Carrillo de la guerra civil, pero si le conocí personalmente enla época de la Transición democrática española y le he seguido en su etapa de serena rebeldíatertuliana.En la época en la que yo era jefa de prensa de Adolfo Suárez, el ex-presidente me hizo muchasconfidencias, me habló de muchos personajes de la vida política con los que le tocó lidiar ocompartir. Santiago Carrillo fue uno de ellos. Con él se entrevistó en Francia hasta asegurarseque si legalizaba el Partido Comunista, éste iría por la senda del eurocomunismo y a favor de lademocracia en nuestro país.Compartían muchas cosas, además de fumar ambos como chimeneas a lo cual le ganabaCarrillo, tenían un gran sentido de Estado y, por qué no decirlo, un gran sentido del humor. Susposiciones antagónicas en política, no les impidieron trabajar juntos por el bien común deEspaña, por su modernización y por conseguir que los españoles y españolas pudieran tener voza través de las urnas. Ambos compartieron la Transición política y la elaboración de laConstitución.
  2. 2. Creo que lo cuento en mi libro "Adolfo Suárez: Recuerdos Prestados" en el que Antonio Suárezpone toda la profesionalidad y la magia de sus fotografías... Es una anécdota narrada por elpropio ex-presidente en la que el protagonista era Carrillo. Os la cuento: Días antes de laSemana Santa en la que Adolfo legalizó los partidos políticos en España, Santiago Carrillo ya seencontraba en nuestro país con la orden, o llamémosle recomendación, de que no se dejara veren público hasta que la legalización fuera oficial. "Tendría que arrestarte" le comentó Adolfo... YCarrillo, con su tradicional socarronería se rió, y le respondió algo así como: "Es que yo tengoque dejarme ver y tú que arrestarme".Hoy nos ha dejado. Para unos un demonio, para otros un gran político, incluso para algunos, deuno y otro bando, un traidor... Personalmente creo que le tocaron tiempos muy difíciles quevivir y que, en cada momento lo hizo lo mejor que pudo o supo. Lo que está bien claro, es quetras la muerte del dictador contribuyó a la restauración de la democracia en España, de unaforma pacífica y no cruenta. No creía ni en el cielo ni en el infierno, por eso creo que pasarádirectamente al limbo de los grandes personajes de la Historia. Esa historia que, según quien lanarré, le ensalzará o le denostará.Como político he dicho algo de él. En lo personal tengo que destacar su cercanía, su cultura y sugran sentido del humor, algo que le servirá si nos está viendo y escuchando tantas y tantas cosasque se dicen y se dirán de él.Indiscutiblemente hemos perdido un político de la primera división. Aquella en la que jugabanlos hombres que no consideraban la política como una forma de lucrarse personalmente. En laque se pensaba más en la ciudadanía que en los partidos o en ellos mismos. España, sin duda, nohubiera sido la misma sin su figura. ¡Ojo, no digo peor ni mejor, simplemente la misma!

×