Your SlideShare is downloading. ×
  • Like
Alzheimer
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Now you can save presentations on your phone or tablet

Available for both IPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Alzheimer

  • 125 views
Published

 

Published in Health & Medicine
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
125
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. CARMEN LAVIÑAUn autobús llamado AlzheimerMe miré al espejo y éste se convirtió en una ventana, tras la cual, unaseñora me miraba con ojos de curiosidad. Nos presentamos. Se llamabaigual que yo y eso nos hizo simpatizar rápidamente.Como yo se le olvidaba a qué había ido a una habitación, una vez queestaba en ella. Como yo, se le olvidaba cocer previamente las patatas parahacer la ensaladilla. Como yo, en fin, se sentía sola y aislada en un mundoque no nos comprendía cuando hablábamos del "cajón grande de maderadonde se guarda la ropa", y solo por el hecho de no decir armario...Me habló de una excursión muy divertida donde todos los viajeros erancomo nosotras. Un autobús cuya línea transcurre de la calle del recuerdo ala plaza del olvido. En él no se tiene hambre, ni frío, ni se sientenenfermedades, y de vez en cuando tiene alguna parada en el callejón de larealidad, donde si quieres te bajas y sorprendes a la familia llamándolespor sus nombres, contándoles historias antiguas que son reales y los hacestan felices que te colman a besos y preguntas.Decidí embarcarme con ella pegada a mis pies como una sombra. Laverdad es que la marcha del autocar era tan suave que parecía que no temovías del sitio. En él llevo muchos años, dando la vuelta a mi mundo, ami universo, que nunca hubiera creído que fuera tan extenso. Sé que mifamilia me echa de menos porque pasaron del cuchicheo por los rinconesde la casa al llanto... No entiendo muy bien el porqué si sigo queriéndolescomo siempre que me bajo en el callejón de la realidad, y les sorprendollamándoles por su nombre.
  • 2. Yo creo que lo que en realidad no les gusta es el nombre del autobús,porque de vez en cuando les oigo susurrar: ¡Maldito Alzheimer!