Deo uno y trino
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Deo uno y trino

on

  • 1,849 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,849
Views on SlideShare
1,849
Embed Views
0

Actions

Likes
1
Downloads
22
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Deo uno y trino Deo uno y trino Document Transcript

  • 01/09/2010UT 1 de 92 REVELACIÓN DE DIOS, 1 En todos los pueblos y en todas las épocas se encuentran abun- dantes expresiones religiosas (prehistoria, historia). Estas tradiciones antiguas de los pueblos expresan el deseo de Dios que está inscrito en el corazón del hombre. Sin la referencia a Dios no se puede entender al hombre. San Agustín, Confesiones, 1, 1 “Nos creaste, Se- 1: ñor, para Ti, y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en Ti”.UT 2 de 92 REVELACIÓN DE DIOS, 2 CCE 36 “La santa Iglesia, nuestra 36: madre, mantiene y enseña que Dios, principio y fin de todas las cosas, puede ser conocido con certeza mediante la luz natural de la razón humana a partir de las cosas creadas. Sin esta capacidad, el hombre no podría acoger la revelación de Dios. El hombre tiene esta capacidad porque ha sido creado a imagen de Dios”. La revelación natural de Dios prepara la revelación sobrenatural. UT 3 de 92 REVELACIÓN DE DIOS, 3 Revelación sobrenatural, 1 La revelación sobrenatural es la manifestación que Dios ha hecho libremente en la historia para expre- sar el misterio de su intimidad y de su voluntad de salvar a todos los hombres. Dios revela al hombre acerca de lo que supera su entendimiento, pero también verdades religiosas y morales de suyo accesibles a la razón, “a fin de que puedan ser, en el estado actual del género humano, conocidas por todos sin dificultad, con una certeza fir- me y sin mezcla de error” (CCE 38 cfr. Dei Filius 2 CCE 38, 2). 1
  • 01/09/2010UT 4 de 92 REVELACIÓN DE DIOS, 4 Revelación sobrenatural, 2 Dei Verbum, 2 “Dios dispuso en su bondad 2: y sabiduría revelarse a sí mismo y dar a co- nocer el misterio de su voluntad, mediante el cual los hombres, por medio de Cristo, Verbo encarnado, tienen acceso al Padre en el Espíritu Santo y se hacen consortes de la naturaleza divina”. Al revelarse Dios por medio de su Hijo, la Palabra única, eleva al hombre, por la gracia, a un fin sobrenatural y le hace hijo suyo por el bautismo, de manera que el hombre participe en su vida íntima, vida trinitaria. La respuesta del hombre a la revelación sobrenatural es la fe.UT 5 de 92 REVELACIÓN DE DIOS, 5 En el AT, Dios toma libre y gratuita- mente la iniciativa para relacionarse con los hombres y salvarlos: protoe- vangelio, alianza con Noé, Abraham, Isaac, Jacob, Moisés, los profetas, etc.. La Revelación es progresiva hasta Jesucristo. El Dios de Israel es un Dios que salva a su Pueblo. En ese obrar salvífico, Israel descubre la fidelidad de Dios, su inmu- tabilidad, omnipotencia, unicidad y todos los demás atributos divi- nos. El pueblo de Israel tiene que rechazar a los falsos dioses de los pueblos vecinos. Con frecuencia es infiel a Yahvéh. UT 6 de 92 REVELACIÓN DE DIOS, 6 Creer en Dios da sentido a todas las cosas: dolor, muerte, enfermedad y salud, éxito y fracaso, padecimiento de injusticias. El cristiano sabe que todo tiene valor por su esperanza en Dios y toda su vida es de amor. Negar a Dios supone renunciar a descubrir el sentido de la vida, redu- cir la existencia sólo a la historia terrena, rechazar sin fundamento el más allá, ignorar el valor espiritual de las cosas, limitándose a su aspecto sensible o material. 2
  • 01/09/2010UT 7 de 92 REVELACIÓN DE DIOS, 7 Suelen distinguirse dos niveles en el conocimiento natural de Dios: el espontáneo y el racional. El primero corresponde a la mayoría de las personas y expresa la admiración que suscita en el hombre la maravilla de la vida humana y la grandeza del universo. El conocimiento racional es una continuación del espontáneo. A partir de las criaturas, el hombre se eleva hacia Dios. Rom 1, 19-20: “Desde la creación 19-20 AT: Sab 13, 1-9: “Vanos AT 1- del mundo las perfecciones invisi- son por naturaleza todos bles de Dios -su eterno poder y su los hombres que han vivi- divinidad- se han hecho visibles a do en la ignorancia de la inteligencia a través de las cosas Dios...”. creadas. De modo que son inexcu- sables”.UT 8 de 92 REVELACIÓN DE DIOS, 8 Santo Tomás de Aquino ha sido quien mejor ha expresado las vías para el conocimiento racional de Dios. Cinco vías: 1) movimiento - primer Motor; 2) causas eficientes - Causa primera; 3) contingencia - Ser Necesario por sí mismo; 4) grados de perfección - Ser Perfecto por esencia; 5) finalidad - Ser por el cual todas las cosas se ordenan a un fin. Otra vía natural para el conocimiento de Dios es el propio hombre: “Con su apertura a la verdad y a la belleza, con su sentido del bien moral, con su libertad y la voz de la conciencia, con su aspiración al infinito y a la dicha, el hombre se interroga sobre la existencia de Dios” (CCE 33 Las actitudes humanas que llevan al conocimiento CCE 33). de Dios implican sinceridad y rectitud en el corazón del hombre.UT 9 de 92 UNICIDAD Y TRASCENDENCIA, 1 Vaticano I “Hay un solo Dios verdadero y I: vivo, Creador y Señor del cielo y de la tierra, omnipotente, eterno, inmenso, incomprensi- ble, infinito en su entendimiento y voluntad y en toda perfección; el cual, siendo una sola substancia espiritual, singular, absolutamente simple e incomunicable, debe ser predicado como distinto del mundo, real y esencial- mente, felicísimo en sí y de sí, e inefablemen- te excelso por encima de todo lo que fuera de Él mismo existe o puede ser concebido”. Deut 6, 4-5: “Escucha, Israel: el Señor es nuestro Dios, el Señor es 4- Uno. Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas”. 3
  • 01/09/2010 UT 10 de 92 UNICIDAD Y TRASCENDENCIA, 2 Creer en Dios Unico y amarlo con todo el corazón y con todas nuestras fuerzas tiene importantes consecuencias en la vida: 1 El verdadero creyente reconoce la grandeza y la majestad de Dios. En el creyente brota con facilidad la acción de gracias: 2 “¿qué tienes que no hayas recibido?” (1 Cor 4, 7 1 7). El creyente reconoce la verdadera dignidad de todos los 3 hombres (creados a imagen y semejanza de Dios) y les trata con respeto y amor. 4 El creyente usa bien de las cosas creadas. 5 El creyente confía en Dios en todas las circunstancias. UT 11 de 92 UNICIDAD Y TRASCENDENCIA, 3 Nombres divinos Entre ellos destaca el de “Yahvéh” (YHWH), revelado a Moisés en la teofanía de la zarza ardiendo que no se consumía. Significa “Yo soy el que es”. Expresa la existencia sobera- na de Dios: existe por sí mismo, es el Ser, a diferencia de los seres creados, que tenemos la existencia recibida de Dios. Dios revela otros nombres que señalan algunos atributos divinos: “El” (divinidad en lenguas semitas), “El Elyon” (Dios Altísimo), “El Sadday” (Dios Omnipotente), “El Olam” (Dios Eterno), “El Betel” (Dios de Betel), “Emmanuel” (Dios con nosotros, Is 7, 14 14), “Adonai” (Señor, Judit 16, 16 “Elohim” (plural para designar la 16), grandeza de Dios).UT 12 de 92 UNICIDAD Y TRASCENDENCIA, 4 Los teólogos hablan de las perfecciones o atri- butos que expresan algo de lo que Dios es: to- dopoderoso, eterno, infinito, sabio, inmenso, inmutable, omnisciente, presente en todos los tiempos y en todas las cosas. También de las perfecciones morales (atributos que revelan su bondad): santo, justo, veraz, fiel, y misericor- dioso. Ama a los hombres sin límite alguno. Los atributos de Dios se identifican con su esencia o naturaleza. Dios es fiel a sí mismo, a sus designios, a su propio ser (amor, bondad, justicia...), a la palabra que ha revelado. El pueblo de Israel expresa un profundo respeto a la santidad de Dios: prohibe hacer imágenes de Yahvéh y sustituye el nombre de Dios por “Señor” (“Adonai”). 4
  • 01/09/2010UT 13 de 92 UNICIDAD Y TRASCENDENCIA, 5 Trascendencia de Dios “Trascendencia” significa lo que está más allá de nuestro mundo, lo que sobrepasa todo lo existente; lo que no puede ser expresado con palabras humanas. Panteísmo: para unos Dios es la única realidad y el mundo es fenómeno divino; para otros, el mundo es desarrollo de Dios; otros piensan que Dios es el aspecto interior del mundo, y la ma- teria sería su aspecto externo. En contra del panteísmo y sus manifestaciones (superstición, idolatría, adivinación, magia), la fe cristiana confiesa que existe un único Dios distinto del mundo y superior a él.UT 14 de 92 UNICIDAD Y TRASCENDENCIA, 6 Eternidad de Dios Significa ausencia de principio y de fin, y ausencia de toda suce- sión y mutación. La eternidad excluye el tiempo y lo trasciende. Es “posesión total y simultánea de la vida” (Boecio En Dios no Boecio). hay pasado ni futuro, sino un presente inmutable. Sería un error pensar que por su eternidad Dios está al margen de la vida de los hombres, como afir- man los deístas. Su eternidad le hace estar presente en las vicisi- tudes de la historia.UT 15 de 92 UNICIDAD Y TRASCENDENCIA, 7 Inmutabilidad de Dios La eternidad, entendida como plenitud de vida, está ligada al concepto de inmutabilidad, que significa una vida que no dismi- nuye ni crece. Puesto que Dios no tiene principio ni fin, tampoco es susceptible de cambio en su ser. Plenitud de vida y de felicidad son incompatibles con la posibilidad de cambio. La absoluta vitali- Inmutabilidad de Dios no es insen- dad de Dios se ma- sibilidad ante los nifiesta en la reden- ción que libera del sufrimientos y pecado y nos intro- necesidades hu- duce en la intimi- manas. dad divina. 5
  • 01/09/2010UT 16 de 92 UNICIDAD Y TRASCENDENCIA, 8 Dios es el Ser subsistente: su esencia es ser. Los otros seres, como el mundo y los hombres, no existimos por noso- tros mismos: hemos recibido el ser. El Ser que es por sí mismo es el úni- co que puede dar la existencia a los demás seres, el único que puede crear, es decir sacar el ser del no-ser, es de- cir, de la nada. Ninguna imagen creada puede desvelar al conocimiento humano la Esencia de Dios como tal: sobrepasa todo lo que la mente puede pensar. Dios es el Ser excelso inefable. Limitación de la analogía, aunque sea un conocimiento cierto.UT 17 de 92 UNICIDAD Y TRASCENDENCIA, 9 El Ser divino es por propia esencia absolutamente espiritual. Dios es Inteligencia, Voluntad y Libertad en grado sumo e infinito. Es la plenitud de la Verdad, omnisciente y ve todas las cosas. Es la plenitud de todo bien. Es soberanamente Libre, sin estar condi- cionado por la limitación o la maldad. Es Amor. (Cfr. CCE 214-221 214-221) Presencia de inmensidad de Dios: por esencia (da el ser a todas las cosas y las conserva en el ser ), por presencia (todo está presente a sus ojos), por po- tencia (su poder se extiende a todas partes). UT 18 de 92 DIOS VIVO, 1 El hombre “tiene” vida, sabiduría o bondad. En cambio, Dios “es” la Vida, la Sabiduría o la Bondad infinita. Las perfecciones de Dios son realmente idénticas a la naturaleza o esencia divina. El primer rasgo de la “personalidad” de Dios es su cercanía a los hombres: ya en el jardín del Edén. Is 49, 15 “¿es que 15: puede una mujer olvidarse de su niño de pecho, no compadecerse del hijo de sus entrañas? ¡Pues, aunque ellas se olvida- ran, Yo no te olvidaré!”. La profecía de Is 7, 14 (“la virgen está encinta y dará a luz un hijo a quien pondrán por nombre Emmanuel”, que significa “Dios con no- sotros”) se cumple con la Encarnación. 6
  • 01/09/2010UT 19 de 92 DIOS VIVO, 2 Se llama omnipotencia divina al atributo que expresa el poder de Dios sobre todas las cosas. Es el único Señor de todo lo que existe y vive. No hay ningún poder que sea capaz de oponerse a Él. Sólo Dios gobierna de verdad el universo y la historia de los hombres. El que Dios no pueda hacer el mal no es un límite a la omnipoten- cia divina, sino expresión de su bondad y perfección infinitas. Desde las primeras palabras del Génesis se destaca que Dios es Todopoderoso: la Creación. También dirige el mundo y con- serva todas las cosas en el ser. Omnipoten- cia que se manifiesta también en los mila- gros del AT y del NT. De una manera espe- cial en la Resurrección de Cristo.UT 20 de 92 DIOS VIVO, 3 Dios es creador de todas las cosas. Crear es producir y dar el ser a lo que no lo tenía en modo alguno, es decir, a partir de la nada. Se aplica con propiedad a Dios: las “creaciones” del hombre son siempre a partir de seres existentes. Dios es creador “de todo lo vi- sible y lo invisible” (Credo es decir, de lo material y lo espiritual. Credo), La creación es el comienzo “Precisamente porque somos hijos de de la historia de la salvación Dios, esa realidad nos lleva a con- que culmina en Cristo. Y templar con amor y a la inversa, la redención con admiración realizada por Cristo es la todas las cosas que luz decisiva sobre el miste- han salido de las rio de la creación y de la manos de Dios vida humana: la fe nos dice Padre Creador” que somos hijos de Dios. (San Josemaría San Josemaría).UT 21 de 92 DIOS VIVO, 4 Dios es justo: su obrar está en conformidad con lo que “debe ser”, con el modo de obrar más perfecto. La justicia de Dios para con sus cria- turas no es un poder arbitrario al que temer, sino la inmensa fuerza de su amor que busca la felicidad y la salvación eterna de los hombres. En el AT, el futuro rey mesiánico se distinguirá por ejercer santamente la justicia: “Saldrá un vástago de la cepa de Jesé... Sobre él reposará el Espíritu del Señor... No juzgará según las apariencias, ni decidirá según los rumores; sino que juzgará con justicia a los desvalidos, y decidirá con rectitud a favor de los pobres de la tierra” (Is 11, 1-5). Is 1- 7
  • 01/09/2010UT 22 de 92 DIOS VIVO, 5 Dios muestra su paternidad también “por su misericordia infinita, pues muestra su poder en el más alto grado perdonando libremen- te los pecados” (CCE 270 La misericordia supera a la justicia: la CCE 270). de Dios es una justicia al servicio del amor, una sabiduría al ser- vicio de la misericordia y de la justicia. Dios es justo y no deja impune el mal objetivo; pero salva la situación miserable del hombre con su infinita misericordia. La culminación de la misericordia de Dios está en Jesucristo, el Hijo de Dios encarnado, que da su vida para librarnos del pecado y hacernos hijos de Dios.UT 23 de 92 DIOS VIVO, 6 Mal físico = imperfecciones, carencias o destrucciones que se dan en la naturaleza. Mal moral = el pecado, originado por de- cisiones libres de los hombres. “Con el bien físico existe también ‘el mal físico’, mientras la creación no haya alcanzado su perfección” (CCE 310 CCE 310). “Los ángeles y los hombres, criaturas inteligentes y libres, deben caminar hacia su destino último por elección libre y amor de preferencia. Por ello pueden desviarse. De hecho pecaron. Y fue así como el mal moral entró en el mundo, incomparablemente más grave que el mal físico. Dios no es de ninguna manera, ni directa ni indirectamente, la causa del mal moral. Sin embargo, lo permite, respetando la libertad de su criatura, y, misteriosamente, sabe sacar de él el bien” (CCE 311 CCE 311).UT 24 de 92 DIOS VIVO, 7 En su providencia todopoderosa, Dios puede sacar un bien de las consecuencias de un mal, incluso moral, causado por sus criaturas (ej.: José vendido por sus hermanos (Gen 45, 8; 50, 20 Gen 20)). “Del mayor mal moral que ha sido cometido jamás, el rechazo y la muerte del Hijo de Dios, causado por los pecados de todos los hombres, Dios, por la superabundancia de su gracia, sacó el mayor de los bienes: la glorificación de Cristo y nuestra Redención. Sin embargo, no por esto el mal se convierte en un bien” (CCE 312 CCE 312). Sólo en la Muerte y Resurrección de Cristo el hombre puede clari- ficar el problema del mal y supe- rarlo. 8
  • 01/09/2010 UT 25 de 92 DIOS VIVO, 8 Abundancia de textos en el AT sobre la Sabiduría como atributo de Dios. Ej.: Sab 7, 26-27: “Es reflejo de la luz eterna, espejo sin 26-27 mancha de la acción de Dios e imagen de su bondad. Aun siendo una, todo lo puede; y, sin cambiar en nada, todo lo renueva; se comunica a las almas santas de cada generación y las convierte en amigos de Dios”. En el AT la palabra de Dios está en el origen del mundo, en la elección del pueblo de Israel y en cuanto acontece en la historia. Manifiesta la trascendencia de Dios y, al mismo tiempo, su amo- rosa cercanía a los hombres, a quienes llama, enseña y perdona.UT 26 de 92 DIOS VIVO, 9 Continuidad entre el Dios del AT y el Dios revelado por Cristo Cristo habla del “Dios de Abraham, Isaac y Jacob”. Cita el texto fundamental de la fe del pueblo de Israel: “Escucha, Israel: el Señor es nuestro Dios, el Señor es Uno... Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu co- razón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas” (Deut 6, 4-5; Mc 12, 29-30). Deut 4- 29-30 Jesús habla de Dios como ser único, bueno, santo, justo, todopodero- so, sabio, providente, misericordioso y eterno: todos atributos del Dios del AT. El Dios que predica es también Creador trascendente y cercano a los hombres. Mt 5, 17-18: “no penséis que he venido a 17-18 abolir la Ley o los Profetas; no he venido a abolirlos sino a darles su plenitud”. De la Ley “no pasará ni la más pequeña letra” (ídem ídem). UT 27 de 92 DIOS VIVO, 10 Novedad del Dios revelado por Jesucristo CCE 65 “Cristo, el Hijo de Dios hecho 65: hombre, es la Palabra única, perfecta e insuperable del Padre. En Él lo dice to- do, no habrá otra palabra más que ésta”. Los principales misterios revelados son: el misterio de la Santísima Trinidad, el de la Encarnación del Verbo y la misión del Espíritu Santo. Así Jesús revela por ejemplo que tiene la misma naturaleza que el Padre (Jn 10, 30: “Yo y el Padre somos uno”), que es su Hijo, que Jn 30 enviará el Espíritu Santo que es Dios, que la Santísima Trinidad habita en las almas que están en gracia, ... 9
  • 01/09/2010 UT 28 de 92 TRINIDAD EN EL NT, 1 CCE 234 “El misterio de la Santísima Trinidad 234: es el misterio central de la fe y de la vida cristia- na. Es el misterio de Dios mismo. Es, pues, la fuente de todos los otros misterios de la fe; es la luz que los ilumina. Es la enseñanza más funda- mental y esencial en la jerarquía de las verdades de fe. Toda la historia de la salvación no es otra cosa que la historia del camino y los medios por los cuales el Dios verdadero y único, Padre, Hijo y Espíritu Santo, se revela, reconcilia con- sigo a los hombres, apartados por el pecado, y se une con ellos”.UT 29 de 92 TRINIDAD EN EL NT, 2 Vestigios o leves huellas de la Trinidad en el AT (se interpretan a la luz del NT) Génesis: Dios habla en plural (1, 26 “Hagamos 1, 26: al hombre a imagen y semejanza nuestra”; 3, 22 22: “He aquí que Adán es como uno de nosotros”; 11, 7 “Venid, descendamos y confundamos sus 7: lenguas”); tres hombres aparecen a Abraham (18, 1-15). 18, 1-15 Profecías mesiánicas: Sal 2, 7 (Heb 1, 5 lo aplica Heb a Jesús) y Sal 109 (Jesús lo recoge en Mt 22, 44 44). Sabiduría engendrada: por ejemplo Prov 8, 22-31: “El Señor me 22-31 poseyó en el inicio de sus caminos... Desde la eternidad fui modela- da desde el principio, antes que la tierra... Antes que los montes fui engendrada...”. Ver también Sab 9, 1. 2. 1717.UT 30 de 92 TRINIDAD EN EL NT, 3 Jesús llama a Dios Padre: “Para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos” (Mt 5, 45 “Sed vosotros perfectos como vuestro Mt 45); Padre celestial es perfecto” (Mt 5, 48 “Ora a tu Padre, que está en lo Mt 48); oculto; y tu Padre, que ve en lo oculto, te recompensará” (Mt 6, 6 Mt 6); etc.. Jesús revela que Dios es su Padre: “Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo sino el Padre, ni nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo quiera revelarlo” (Mt 11, 27 Mt 27). Jesús se identifica con el Padre: “Pues como el Padre tiene vida en sí mismo, así ha dado al Hijo tener vida en sí mismo” (Jn 5, 26 “Yo y el Pa- Jn 26); dre somos uno” (Jn 10, 30 etc.. Jn 30); 10
  • 01/09/2010UT 31 de 92 TRINIDAD EN EL NT, 4 Jesús llama a Dios “Abba”, “Padre mío”: Getsemaní (Mc 14, 36 “Padre, ha llegado Mc 36); la hora. Glorifica a tu Hijo para que tu Hijo te glorifique” (Jn 17, 1 “Venid, benditos Jn 1); de mi Padre” (Mt 25, 34 “Padre, en tus Mt 34); manos encomiendo mi espíritu” (Lc 23, 46 Lc 46); “Yo os envío al que mi Padre ha prometido” (Lc 24, 49 etc.. Jesús distingue: “Subo a Lc 49); mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios” (Jn 20, 17 Jn 17). Los textos vistos ya en este capítulo, al revelar la paternidad de Dios también están revelando la filiación divina de Jesús. Veamos otras expresiones de Jesús y palabras de sus discípulos que confie- san la divinidad de Jesús.UT 32 de 92 TRINIDAD EN EL NT, 5 En el Templo, a los 12 años, Jesús manifiesta su divinidad: “¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que es necesario que yo esté en las cosas de mi Padre?” (Lc 2, 49 Lc 49). Jesús se llama “Hijo del Hombre”, título del Mesías en Dan 7, 13-13- 14 que tiene atributos divinos (“A él se le dio dominio, honor y reino. Y todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieron. Su dominio es un dominio eterno que no pasará; y su reino no será destruido”). Por ejemplo con Nicodemo (Jn 3, 1-21), Zaqueo Jn 1-21 (Lc 19, 1-10 cuando anuncia su pasión, muerte y resurrección Lc 1-10), (Mc 8, 31-33 cuando cura un paralítico en Cafarnaún (Mc 2, Mc 31-33), Mc 1-12 ante el tribunal de Caifás (Mc 14, 53-64). 12), Mc 53-64UT 33 de 92 TRINIDAD EN EL NT, 6 Jesús manifiesta su divina preexistencia o eternidad utilizando el nombre “Yo soy” revelado a Moisés en el monte Horeb. Por ejemplo: “Yo soy la luz del mundo” (Jn 8, 12 “Si no creéis que Jn 12); Yo soy, moriréis en vuestros pecados” (Jn 8, 24 “Cuando hayáis Jn 24); levantado al Hijo del Hombre, entonces conoceréis que Yo soy” (Jn 8, 28); “Antes de que Abraham naciese, Yo soy” (Jn 8, 58 Jn 28 Jn 58); “Os lo digo desde ahora, antes de que suceda, para que cuando ocurra creáis que Yo soy” (Jn 15, 19 Jn 19). Sus oyentes entendieron que afirmaba de sí mismo que era Dios (ej.: Jn 5, 18 18). El Padre confirma la divinidad de Jesús en su Bautismo y en su Transfiguración. 11
  • 01/09/2010UT 34 de 92 TRINIDAD EN EL NT, 7 Los discípulos proclaman la divinidad de Je- sús. Por ejemplo cuando camina sobre las a- guas dicen: “Realmente eres Hijo de Dios” (Mt 14, 33 o la confesión de San Pedro: “Tú Mt 33); eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo” (Mt 16, Mt 16); o la de Santo Tomás: “¡Señor mío y Dios 16 mío!” (Jn 20, 28 Jn 28). La filiación divina de Jesús está al comienzo y en el centro de la predicación apostólica postpascual: proclaman a Jesús como Hijo de Dios. Ejemplos: “El Verbo era Dios” (Jn 1, 1 San Juan precisa Jn 1); que escribió su Evangelio “para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios” (Jn 20, 31 Cristo es “Dios bendito por los siglos” Jn 31); (Rom 3, 5 “En Él habita toda la plenitud de la divinidad corporal- Rom 5); mente” (Col 2, 9 Col 9).UT 35 de 92 TRINIDAD EN EL NT, 8 Ya en Gn 1, 2 aparece la palabra “espíritu” (“el Espíritu de Dios se cernía sobre la superficie de las aguas”). En el NT aparecen varios nombres concre- tos. Ejemplos: “el Espíritu del Padre” (Mt 10, 20 Mt 20; 1 Cor 2, 11 Jn 15, 26 “el Espíritu del Hijo” (Gal 11; 26); Gal 4, 6 “el Espíritu de Jesús” (Hch 16, 7 Indican 6); Hch 7). que el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo. Numerosos textos indicando que el Espíritu Santo es Persona divina. Especialmente durante la Ultima Cena. Ejemplos: “Yo rogaré al Pa- dre y os dará otro Paráclito... El Espíritu de la Verdad” (Jn 14, 16 Jn 16); “El Paráclito, el Espíritu Santo que el Padre enviará en mi nombre, El os lo enseñará todo” (Jn 14, 26 “Cuando venga el Paráclito que Jn 26); yo os enviaré de parte del Padre, el Espíritu de la Verdad que procede del Padre, El dará testimonio de mí” (Jn 15, 26 Jn 26).UT 36 de 92 TRINIDAD EN EL NT, 9 Numerosos textos se refieren a la acción del Espíritu Santo con respecto a Jesucristo. Ejemplos: Lc 1, 35 (Anunciación); Mt 1, 18 (María “había concebido en su seno por obra del Espíritu Santo”); Lc 3, 21-22 (Bautismo de Jesús); Lc 4, 14 (Jesús se 21- mueve “por impulso del Espíritu Santo”); Lc 4, 1 (estaba “lleno del Espíritu Santo”); Lc 4, 18-30 (en Nazaret se aplica el texto 18- de Is 61, 1-2: “El Espíritu del Señor está sobre mí”); etc.. 1- El Espíritu Santo santifica a los hombres: se comprueba en los Hechos de los Apóstoles: Pentecostés (Hch 2, 4 Hch 4), San Pedro en Hch 2, 38 (“recibiréis el don del Espíritu Santo”), etc.. También en San Pablo: 1 Cor 3, 16 (“¿No sabéis que el Espíritu de Dios habita en vosotros?”); 2 Tes 2, 13 (“os eligió Dios como primicias para la salva- ción mediante la acción santificadora del Espíritu Santo”). 12
  • 01/09/2010 UT 37 de 92 TRINIDAD EN EL NT, 10 Fórmulas trinitarias del NT Lc 1, 30-35: Anunciación. 30-35 Mt 3, 13 Mc 1, 10 Lc 3, 22 Bautismo 13; 10; 22: del Señor. Mt 17, 1-13; Mc 9, 1-12; Lc 9, 28-39 1-13 1-12 28-39: Transfiguración. Jn 14, 16.26 Promesa del Paráclito (“Yo 16.26: pediré al Padre y os enviará otro Paráclito (...). El Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, os lo ense- ñará todo”). Mt 28, 19 Fórmula bautismal (“Id y en- 19: señad a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espí- ritu Santo”).UT 38 de 92 TRINIDAD EN EL NT, 11 Revelación de la Santísima Trinidad en los escritos apostólicos 2 Cor 13, 13 “La gracia del Señor Jesucristo y el amor de Dios y la 13: comunicación del Espíritu Santo estén con todos vosotros”. Ef 1, 3-13 “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, 3-13: que nos ha bendecido en Cristo con toda bendición espiritual en los cielos (...). Por Él también vosotros (...) fuisteis sellados con el Espí- ritu Santo prometido”. Gal 4, 6 “Y puesto que sois hijos, Dios envió a nuestros corazones 6: el Espíritu de su Hijo, que clama: ‘¡Abba, Padre!’”. 2 P 1, 1-2: “Elegidos según la presciencia de Dios Padre, mediante 1- la santificación del Espíritu, para obedecer a Jesucristo”.UT 39 de 92 FORMULACIÓN DOGMÁTICA, 1 La participación de la vida de la Santísima Creados, eleva- Trinidad es el fin y la dos y redimidos substancia de nuestra para gozar de la vida en Cristo. Trinidad. Grandes esfuerzos de los cristianos para entender racionalmente y expresar en lenguaje humano el misterio de la Trinidad. Ante los errores enunciados por algunos, el Magisterio, asistido por el Espíritu Santo, formuló progresivamente la doctrina de fe. Se trata de explicar racionalmente la verdad revelada de que hay tres Personas distintas en una sola naturaleza divina. 13
  • 01/09/2010UT 40 de 92 FORMULACIÓN DOGMÁTICA, 2 Fe trinitaria de los primeros cristianos, 1 Didajé (antes del año 70): “Después de haber en- señado todo lo que precede, bautizad en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo...”. San Clemente romano, Carta a los Corintios (antes del año 96): “Vive Dios y vive el Señor Jesucristo y el Espíritu Santo, fe y esperanza de los elegidos”. Idem “Los Apóstoles nos predicaron el Evangelio de parte del Señor Idem: Jesucristo; Jesucristo fue enviado de parte de Dios (Padre) (...). Por tanto, los Apóstoles (...), llenos de la certidumbre que les infundió el Espíritu Santo, partieron para dar la alegre noticia de que el Reino de Dios estaba para llegar”.UT 41 de 92 FORMULACIÓN DOGMÁTICA, 3 Fe trinitaria de los primeros cristianos, 2 San Ignacio de Antioquía (+ 107), Carta a los Efesios “Sois piedras del templo del Padre, Efesios: elevadas a lo alto por la máquina de Jesucristo, que es la cruz, y ayudados del Espíritu Santo que es la cuerda”. Martirio de San Policarpo (156) “Señor Dios omnipotente: Padre (156): de tu amado y bendecido Jesucristo (...). Yo te bendigo y te glori- fico por medio del Sumo sacerdote eterno y celestial Jesucristo, tu Hijo muy amado, por el cual sea dada la gloria a Ti junto a Él y al Espíritu Santo”.UT 42 de 92 FORMULACIÓN DOGMÁTICA, 4 Los cristianos se encontraron en Oriente con numerosos mitos y creencias fantásticas con orientación sincretista. La más poderosa era el gnosticismo (de “gnosis”, conocimiento). En los siglos II y III surgieron diversas teorías gnósticas, amalgamas de ideas persas, babilónicas, egipcias y bíblicas con elementos de la filosofía platónica. Características: 1) antropocentrismo (hombres “chispas” de la divi- nidad arrojadas al mundo material, y por la gnosis podrán volver a su estado inicial); 2) dualismo espíritu-materia, bien-mal, luz-tinieblas (la materia procede de un demiurgo); 3) los astros influyen sobre el mundo y condicionan la vida de los hombres; 4) revelación (descen- so de un ser superior a la materia para que el hombre cobre autocon- ciencia de sí mismo); 5) salvación (autoliberación de la prisión cor- poral por la gnosis; sin sentido moral); 6) visión pesimista del mun- do; 7) alma caída del cielo y aprisionada por un cuerpo material. 14
  • 01/09/2010UT 43 de 92 FORMULACIÓN DOGMÁTICA, 5 Padres apologistas: defienden la fe de la Iglesia, mostrando su fundamento en la Revelación, su racionabilidad y su credibilidad. Arístides (+140 Cristo “es confesado como Hijo +140): del Dios Altísimo, descendido del cielo por medio del Espíritu Santo”. San Justino (+165 El Logos procede del Padre y +165): el Espíritu Santo ilumina a los profetas. Atenágoras (+177 defiende la fe en Dios Uno y Trino contra los +177): que acusan a los cristianos de ateos. San Ireneo de Lyon (130-200 distingue claramente entre el Padre, 130-200): el Hijo y el Espíritu Santo.UT 44 de 92 FORMULACIÓN DOGMÁTICA, 6 Escuela de Alejandría: destacan Clemente y Orígenes. Clemente de Alejandría (+211/215 defiende la unicidad de Dios +211/215) frente al politeísmo pagano. Orígenes (185-255 considera la Trinidad en el marco de la econo- 185-255) mía de la salvación: el Padre es el creador, el Logos es el mediador, el Espíritu Santo está presente dondequiera que hay santidad. Orígenes subraya la divinidad del Espíritu Santo. Así afirma: el Espíritu Santo “está eter- namente con el Padre y el Hijo, y como el Pa- dre y el Hijo existe siempre, existió y existirá”. UT 45 de 92 FORMULACIÓN DOGMÁTICA, 7 Tertuliano, bajo el vocablo “monarquianismo”, agrupa a los que, al defender la unidad de Dios caen en el error de admitir en Dios una sola persona, un solo monarca. El monarquianismo presenta dos caminos: el adopcionista y el modalista. Monarquianismo adopcionista = Cristo sería un hombre que recibió la dignidad divina al descen- der sobre él el Espíritu de Dios. Es hijo de Dios por adopción. Teodoto de Bizancio (final del s. II Cristo es un hombre que II): recibió una “dynamis” o fuerza divina en su Bautismo. Pablo de Samosata (obispo de Antioquía entre los años 260 y 280 El Hijo y el Espíritu Santo sólo serían fuerzas divinas 280): identificadas con la Persona del Padre. 15
  • 01/09/2010UT 46 de 92 FORMULACIÓN DOGMÁTICA, 8 Monarquianismo modalista Defendido por Noeto (180 Práxeas (190 y Sabelio (+260 180), 190) +260). Padre, Hijo y Espíritu Santo serían unos modos de manifestarse en la historia de la salvación el Dios unipersonal. Para Sabelio Dios se manifiesta como Padre en la creación, como Hijo en la redención y como Espíritu Santo en la santificación de los fieles. Se les llama “patripasianos” porque algunos afirman que Cristo era el mismo Padre que ha nacido, padecido y sufrido en la Cruz. El Papa Ceferino (198-217 rechazó el patripasia- 198-217) nismo, y el Papa San Dionisio (259-268 conde- 259-268) nó a Sabelio. Importancia de San Hipólito (+235 +235).UT 47 de 92 FORMULACIÓN DOGMÁTICA, 9 Subordinacionismo: subordina el Hijo al Padre hasta el punto de negar la divinidad del Hijo. Distinguir la subordinación real de la subordinación en los modos de expresarse (como por ejemplo en Orígenes). La primera es la herejía de Arrio (256-336 256-336). Arrio niega la generación eterna en Dios, porque aplica el concepto de generación material: si Dios engendrase, habría dos dioses. Su- bordinacionismo radical: el Hijo es una criatura hecha en el tiempo. Para él, el Verbo es un ser intermedio entre Dios y los hombres, creado por Dios para que a su vez crease el mundo. UT 48 de 92 FORMULACIÓN DOGMÁTICA, 10 En el año 325 se reunió el Concilio de Nicea en presencia del emperador Constantino con más de 300 obispos. Los Padres de Nicea incorporan a la expli- cación de la fe un término que no es bíblico, aunque sí la realidad que designa: “homou- sios” (el Hijo es “consubstancial” al Padre). Nicea, en un apéndice al símbolo, condena expresiones concretas arrianas: “Los que dicen: ‘Hubo un tiempo en que no fue’ y ‘Antes de ser engendrado, no era’ y que fue hecho de la nada, dicen que el Hijo de Dios es de otra (...) sustancia o creado, o cambiable o mudable, los anatematiza la Iglesia católica”. 16
  • 01/09/2010UT 49 de 92 FORMULACIÓN DOGMÁTICA, 11 No todos los obispos fueron fieles a Nicea y buscaron fórmulas de compromiso entre Nicea y Arrio: los “semiarrianos” que afir- maban que el Verbo era “semejante”, de “sustancia semejante” y no “homousios” al Padre. Dios es espíritu y la generación divina es de naturaleza espiritual. No se puede aplicar a Dios la generación material como lo hace Arrio. Contra el arrianismo: San Atanasio de Alejandría (+373 y los Padres capadocios: San Basilio (+379 +373) +379), San Gregorio de Nacianzo (+390 y San Gregorio +390) de Nisa (+396 quienes perfilan los conceptos de +396), sustancia y persona (“ousía” e “hipóstasis”).UT 50 de 92 FORMULACIÓN DOGMÁTICA, 12 Un grupo enemigo de Arrio, dirigido por Macedonio (+362 +362), obispo de Constantinopla, niega la divinidad del Espíritu Santo por no ser engendrado como el Hijo. Llamados “pneumatómacos”. San Basilio es el primero que escribe un tratado “Sobre el Espíritu Santo” en el año 375 Argu- 375. menta por ejemplo que si el Espíritu Santo no fuese Dios, no podría hacernos partícipes de la vida divina. Constantinopla I (381 define la divinidad del Espíritu Santo y 381) completa el símbolo de Nicea: “Y (creemos) en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas”.UT 51 de 92 PROCESIONES DIVINAS, 1 CCE 237 “La Trinidad es un misterio de fe en sentido estricto, uno 237: de los misterios escondidos en Dios, que no pueden ser conocidos si no son revelados desde lo alto”. Letrán IV (1215) “Firmemente creemos y simple- (1215): mente confesamos, que uno solo es el verdadero Dios, eterno, inmenso e inconmutable, incomprensi- ble, omnipotente e inefable, Padre, Hijo y Espíritu Santo: tres personas ciertamente, pero una sola esen- cia, sustancia o naturaleza absolutamente simple. El Padre no viene de nadie, el Hijo del Padre sólo, y el Espíritu Santo a la vez de uno y otro, sin comienzo, siempre y sin fin. El Padre que engendra, el Hijo que nace y el Espíritu Santo que procede: consustan- ciales, coiguales, coomnipotentes y coeternos”. 17
  • 01/09/2010UT 52 de 92 PROCESIONES DIVINAS, 2 Analogía = relación de semejanza entre dos o más cosas; propiedad del significado de los términos, que se opone tanto a la “univocidad” (significado igual) como a la “equivocidad” (significados distintos). Se emplea en teología para profundizar en el conocimiento de Dios. Va de lo más conocido a lo menos conocido (ej.: conocer a Dios a través del conocimiento del hombre). De Dios sabemos más lo que no es que lo que es. Camino de la afirmación, de la negación y de la eminencia. De modo analógico, conocimiento y amor que se descubre en el hombre pueden ser realidades válidas para alcanzar cierta comprensión del ser íntimo de Dios. La procesión del Hijo como procesión por vía de entendimiento. La del Espíritu Santo pro vía de voluntad.UT 53 de 92 PROCESIONES DIVINAS, 3 Procesión = hecho por el que un ser tiene su origen en otro ser. En Dios no puede haber procesión como movimiento local, pero sí como origen según la cual un hijo procede de su padre o el río de la fuente. Procesiones inmanentes: el término que procede permanece en aquél del que pro- cede (ej.: verbo interior que procede de nuestra inteligencia). Procesiones tran- seúntes: lo que procede sale fuera de aquél de quien procede (ej.: palabras que mani- fiestan nuestros pensamientos). En Dios, espiritual y simple, las operaciones son inmanentes, ad intra: sin las limitaciones de los seres creados y sin originar otro Dios.UT 54 de 92 PROCESIONES DIVINAS, 4 Es verdad de fe la existencia de procesiones reales en Dios. Fundamentado en el Evange- lio: en el Bautismo de Jesús, el Padre dice: “Este es mi Hijo” (Mt 3, 17 Jesús dice que Mt 17); el Espíritu Santo “procede del Padre” (Jn Jn 15, 26 y que “recibe de lo mío” (Jn 16, 16 26) Jn 16). Conocemos la existencia de las procesiones divinas por Revelación. Características de las procesiones divinas, 1 a Son inmanentes y no se distinguen de Dios: son Dios mismo. Se mantiene la identidad numérica de la esencia divina. 18
  • 01/09/2010UT 55 de 92 PROCESIONES DIVINAS, 5 Características de las procesiones divinas, 2 Son reales: no son simples modos de expresar la Trinidad. b El origen de ellas (una Persona divina) es real y en la sim- plicidad espiritual de Dios no cabe algo ficticio o accidente. Son operaciones de Dios: toda procesión divina inmanente c presupone una acción u operación vital que permanece dentro de Dios. Son eternas y se identifican con la esencia divina. En analogía con las acciones del d hombre, son operaciones de cono- cimiento y de amor en Dios mismo.UT 56 de 92 PROCESIONES DIVINAS, 6 Características de las procesiones divinas, 3 Tienen su origen y su término en las personas, no en la esencia divina, que en cuanto tal no es sujeto de acción. Letrán IV (1215) la esencia divina “ni engendra, ni es en- (1215): e gendrada, ni procede; sino que el Padre es el que engendra; el Hijo el que es engendrado; y el Espíritu Santo, el que procede; de modo que las distinciones están en las personas y la unidad en la naturaleza”. En Dios hay sólo dos procesiones inmanentes: el Verbo f procede del Padre por vía de entendimiento y el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo por vía de amor. g El Hijo procede del Padre por generación eterna, el Espíritu Santo del Padre y del Hijo por espiración.UT 57 de 92 RELACIONES DIVINAS, 1 Se entiende por relación la referencia de una persona o de una cosa a otra persona u otra cosa. Toda relación está constituida por tres elementos: el sujeto, el término y el fundamento. El sujeto es la persona o la cosa que se relaciona con otro (término “a quo”). El término es la per- sona o la cosa hacia la cual tiende el sujeto de la relación (término “ad quem”). El fundamento es el hecho en que se basa la relación de una persona o cosa con otro. Ejemplos de fundamentos en re- laciones interpersonales: amor conyugal, amistad, generación, etc.. Una relación es real si los tres elementos son reales. Ejemplos de relaciones no reales: entre conceptos, comparación del ente con la nada, del presente con el futuro, etc.. 19
  • 01/09/2010UT 58 de 92 RELACIONES DIVINAS, 2 La analogía exige despojar a las relaciones divinas del carácter accidental de las relaciones que se dan entre los hombres. En Dios no hay “accidentes” en sentido metafísico; por ejemplo no hay un antes ni un después de ser Padre. Así, al aplicar la analogía nos quedamos con lo que es una relación en sí misma (una referencia) y negamos en Dios el aspecto acci- dental de las relaciones humanas. Lo propio de la relación que con- sideramos en Dios es pura alteridad, “esse ad”. Pero las relaciones en Dios son subsistentes, no accidentes: existen en sí mismas y se identifican con la substancia divina. Los hombres tienen relacio- nes, en Dios la relación es Dios.UT 59 de 92 RELACIONES DIVINAS, 3 Quien engendra es el Padre, no la sustancia, y quien espira es el Padre y el Hijo, no la sustancia. Letrán IV enseña que las tres Personas se identifican con la sustancia divina y se distinguen exclusivamente por sus relaciones de origen. “Relación” y “sustancia” son dos conceptos distintos, que en Dios se identifican. Pero las relaciones en Dios se distinguen realmente entre sí. Puesto que hay dos procesiones reales en Dios (engendrar y espirar), hay cuatro relaciones reales: Paternidad, Filiación, Espiración ac- tiva (sujeto: Padre e Hijo, y término: Espíritu Santo), y Espiración pasiva (sujeto: Espíritu Santo, y término: Padre e Hijo).UT 60 de 92 RELACIONES DIVINAS, 4 Según la filosofía, dos relaciones se oponen cuando intercambian sujeto y término, siendo el fundamento el mismo. Así por ejemplo, paternidad y filiación se oponen porque el padre es sujeto de la paternidad y término de la filiación, y el hijo es sujeto de la filiación y término de la paternidad, siendo el fundamento igual (generación). Concilio de Florencia (1442) En (1442): Dios “todo es uno, donde no obsta la oposición de relación”. Vamos pues a ver cuales de las relaciones divi- nas se oponen entre sí. 20
  • 01/09/2010UT 61 de 92 RELACIONES DIVINAS, 5 Vimos que en Dios se dan cuatro relaciones reales, pero no todas se oponen. Paternidad y Filiación se oponen según vimos: distinguen a Padre e Hijo. Espiración activa y pasiva se oponen según vimos: distinguen a Padre-Hijo juntos y Espíritu Santo. La Espiración activa consiste en espirar: Padre e Hijo pueden espirar al Espíritu Santo sin contradicción con el hecho de ser Padre e Hijo: la Espiración activa no se opone ni a la Paternidad ni a la Filiación. Según el Concilio de Florencia si no hay oposi- Florencia, ción, Paternidad y Espiración activa no se distinguen en Dios, como tampoco Filiación y Espiración activa: el Padre engendra al Hijo y le ama espirando al Espíritu Santo, y el Hijo es engendra- do por el Padre y le ama espirando junto con Él al Espíritu Santo.UT 62 de 92 RELACIONES DIVINAS, 6 La Espiración pasiva consiste en ser espirado. El Padre no puede serlo puesto que es sin principio. El Hijo tampoco puede ser espi- rado porque ya es engendrado. Solo el Espíritu Santo puede ser espirado. Así Paternidad se opone a Espiración pasiva y Filiación también se opone a Espiración pasiva, dos oposiciones que distin- guen pues Padre y Espíritu Santo una e Hijo y Espíritu Santo otra. Por lo tanto, de las cuatro relaciones reales en Dios, sólo tres se oponen entre sí: la Paternidad, la Filiación y la Espiración pasiva coincidiendo con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. UT 63 de 92 RELACIONES DIVINAS, 7 Las relaciones divinas son el modelo de la vida y de las relaciones humanas. A la luz de las relaciones divinas, la Trini- dad se nos revela como la más perfecta rea- lización de la ‘comunión entre distintos’ y, como tal, es luz que ilumina las relacio- nes humanas interpersonales. Por eso, la familia es imagen de la comunión trinitaria. En la Ultima Cena, Jesús nos revela la unidad de las tres Personas divinas como origen y modelo para la unión entre los hombres: “Que todos sean uno, como Tú, Padre, estás en mí y yo en ti, para que también ellos sean uno en nosotros” (Jn 17, 21 Jn 21). 21
  • 01/09/2010UT 64 de 92 PERSONAS DIVINAS, 1 En el NT no se encuentra el término “persona” para hablar de la Trinidad; pero a falta de otro más adecuado, los teólogos y el Magisterio de la Iglesia lo utilizan para designar al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo en su distinción real entre sí (cfr. CCE 252 252). Para Boecio, la persona es una “sustancia individual de naturaleza racional”. Se debe aplicar en Dios el nombre de persona depurán- dolo de las imperfecciones que adquiere en las criaturas. En Dios la palabra persona designa no a la esencia divina, sino a las tres relaciones reales intratrinitarias subsistentes y opuestas entre sí que vimos en el capítulo anterior. La esencia divina es numéricamente una.UT 65 de 92 PERSONAS DIVINAS, 2 El Padre es fuente y origen de toda la Trinidad: no proce- de de otra persona divina ni de la esencia divina, sino que 1 es principio sin principio. Comunica su propia esencia di- vina al Hijo y al Espíritu Santo de modo que constituyen con El desde toda la eternidad un único y mismo Dios. En sentido genérico, es Padre de todos los hombres; en un sentido más elevado, es Padre de los bautizados; en 2 sentido propio y exclusivo, es Padre del Hijo unigénito. Lo constitutivo de la Persona del Padre es la paternidad. El Padre nunca estuvo sin el Hijo, ni el Hijo sin el Padre, 3 porque se trata de una generación eterna. Es la única persona de la Trinidad que no procede de otra: 4 es “agénnetos”. Es su característica principal.UT 66 de 92 PERSONAS DIVINAS, 3 En sentido propio la generación significa el origen de un ser vivo que proviene de otro ser vivo al que está unido según una razón de semejanza de natu- raleza. Se aplica en Dios analógicamente. En Dios la generación del Hijo es eterna (sin antes ni después), acto inmanente de conocimiento del Padre que engendra un concepto o Verbo, que no sólo es de la misma naturaleza que el Padre espe- cíficamente, sino numéricamente. El Hijo es imagen perfecta del Padre (origen en El y no sólo “se- mejanza” sino identidad de naturaleza). Es Unigénito. 22
  • 01/09/2010UT 67 de 92 PERSONAS DIVINAS, 4 El Espíritu Santo procede del amor mutuo del Padre y del Hijo. Pablo VI, Credo del Pueblo de Dios Dios: “Creemos en el Espíritu Santo, per- sona increada, que procede del Padre y del Hijo como Amor sempiterno de ellos”. Juan Pablo II (discurso de 20-11-1985 distingue dos tipos de discurso 20-11-1985) amor: uno, “amor esencial”, es un atributo de la esencia divina que corresponde por igual al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo; el otro, “amor personal”, es propio del Espíritu Santo y lo distingue realmente de las otras dos personas divinas.UT 68 de 92 PERSONAS DIVINAS, 5 El Espíritu Santo como Don En la vida íntima de Dios, el Espíritu Santo es amor y donación mutua, es nexo entre el Padre y el Hijo. En la relación de Dios con los hombres, es también la mayor donación, el mayor bien que podemos recibir los hombres, porque es recibir el amor y la vida de Dios. La divinización del hombre, su elevación sobrenatural como hijo de Dios en el sa- cramento del bautismo, es obra del Espíritu Santo: El nos introduce en el misterio de Cristo y nos llama a la santidad del Padre.UT 69 de 92 PERSONAS DIVINAS, 6 CCE 247 “La afirmación del Filioque no figuraba en el símbolo 247: confesado el año 381 en Constantinopla. Pero sobre la base de una antigua tradición latina y alejandrina, el Papa san León la había confesado dogmáticamente el año 447 antes incluso que Roma conociese y recibiese el año 451 en el Concilio de Calce- 451, donia, el símbolo del año 381. El uso de esta fórmula en el Credo fue poco a poco admitido en la liturgia latina (entre los siglos VIII y XI)”. => motivo de disensión con las Iglesias ortodoxas. 867 Focio se opone al Filioque afirmando que el 867: Espíritu Santo procede únicamente del Padre. 1054 Miguel Cerulario rompe con la Iglesia e 1054: inicia el Cisma de Oriente. Búsqueda de unión: IV Letrán (1215 II Lyon (1274 Florencia (1439 1215), 1274), 1439). 23
  • 01/09/2010UT 70 de 92 PERSONAS DIVINAS, 7 El Magisterio de la Iglesia no puede cambiar el símbolo pero puede completarlo añadiendo algunas frases o, incluso, alguna verdad de fe. La adición del Filioque es legítima: Jn 15, 26 (“el Paráclito que os enviaré”); Jn 16, 14 (el Espíritu Santo “recibirá de lo mío”); Rom 8, 9 (“Espíritu de Cristo”). En cuanto a la Tradición, los griegos prefieren la fórmula “per Filium”. Ambas fórmulas expresan sustancial- mente lo mismo.UT 71 de 92 PERSONAS DIVINAS, 8 Florencia (1442) “Estas tres Personas son un solo Dios y no tres (1442): dioses; porque las tres tienen una sola sustancia, una sola esencia, una sola naturaleza, una sola divinidad, una sola inmensidad, una sola eternidad, y todo es uno, donde no obsta la oposición de relación”. Idem “Por razón de esta unidad, el Padre Idem: está todo en el Hijo, todo en el Espíritu Santo; el Hijo está todo en el Padre, todo en el Espíritu Santo; el Espíritu Santo está todo en el Padre, todo en el Hijo”. = perichóresis (griegos), circumincessio (latinos)UT 72 de 92 PERSONAS DIVINAS, 9 Perichóresis: mutua inhabitación de las Personas divinas: Por razón de la esencia divina, que es la misma para las tres Personas divinas. Por razón de las relaciones: uno cualquiera de los términos que se oponen relativamente entra en el concepto del otro (no hay Padre sin Hijo, ni Padre e Hijo sin su mutuo amor o Espíritu Santo). Por razón de los orígenes o procesiones divinas que son inmanentes. 24
  • 01/09/2010UT 73 de 92 MISIONES DIVINAS, 1 CCE 258 “Toda la economía divina es la obra común de las tres 258: Personas divinas. Porque la Trinidad, del mismo modo que tiene una sola y misma naturaleza, así también tiene una sola y misma operación. ‘El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo no son tres prin- cipios de las criaturas, sino un solo principio’ (Florencia, 1442 Florencia, 1442). Sin embargo, cada Persona divina realiza la obra común según su propiedad personal. (...) Son, sobre todo, las misiones divinas de la Encarnación del Hijo y del don del Espíritu Santo las que manifiestan las propiedades de las Personas divinas”. Se llaman propieda- Las propiedades per- des a las caracterís- sonales se identifican ticas o notas que con las Personas y nos distinguen a una dan a conocer algo de Persona de otra. su peculiaridad.UT 74 de 92 MISIONES DIVINAS, 2 San Gregorio de Nacianzo “Padre, Hijo y Nacianzo: Espíritu Santo tienen en común la naturaleza divina y el no haber sido hechos; Hijo y Espí- ritu Santo tienen en común recibir su origen del Padre. Es propio del Padre ser inengendra- do, del Hijo el ser engendrado y del Espíritu Santo el ser enviado”. Hay una diferencia entre lo que es propio y exclusivo de una Perso- na divina, y lo que es común a las tres pero se atribuye a una de ellas. Esto último se llama “apropiación”. El fundamento de una apropiación es la analogía.UT 75 de 92 MISIONES DIVINAS, 3 Apropiaciones más frecuentes: 1) al Padre, en cuanto origen y fuente de toda la Trinidad, se le atribuyen la eternidad, la unidad y la omnipotencia; 2) al Hijo, en cuanto Verbo y Palabra de Dios, se le atribuyen la verdad, la sabiduría, la belleza y la igualdad; 3) al Espíritu Santo, en cuanto vínculo amoroso del Padre y del Hijo, se le atribuyen la bondad, la santidad y la felicidad terrena y eterna. Fuentes de las apropiaciones más frecuentes: - Sagrada Escritura, - Símbolos de fe, - Padres de la Iglesia, - Liturgia. Las apropiaciones nos ayudan a entender mejor la acción de las Personas divinas en nuestra alma. 25
  • 01/09/2010UT 76 de 92 MISIONES DIVINAS, 4 Una misión divina es el envío de una Per- sona divina por Otra para hacerse presente de modo nuevo entre los hombres. Las misiones divinas pueden ser visibles o invisibles. Revelan la irrupción de la Trinidad en la historia, para hacernos partícipes de la salvación realizada por Cristo y elevarnos a la vida divina. La Persona enviada procede de la Persona que envía. Así el Padre no es enviado porque no procede de ninguna Persona: es principio sin principio. Se da a nuestra alma pero no es enviado. Él envía al Hijo y con el Hijo envía al Espíritu Santo.UT 77 de 92 MISIONES DIVINAS, 5 Jesús ha revelado que las misiones del Hijo y del Espíritu Santo a los hombres tienen como fin producir en nosotros una nueva comu- nión entre Dios y nosotros y, en consecuencia, una nueva comu- nión de los hombres entre sí. Las misiones divinas originan una nueva relación personal entre Dios y los hombres, que transforma al hombre, le capacita sobre- naturalmente por la filiación divina, para entrar en comunión amo- rosa con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Vaticano II (Ad gentes, 2 “La Iglesia pe- Ad 2): regrina es, por su propia naturaleza, misio- nera, puesto que tiene su origen en la mi- sión del Hijo y la misión del Espíritu San- to según el plan de Dios Padre”.UT 78 de 92 MISIONES DIVINAS, 6 Misión visible del Verbo Jn 3, 17 “Dios no envió a su Hijo al 17: mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por Él”; Gal 4, 4 “Al llegar la plenitud de los 4: tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer”. La misión visible del Hijo se realiza en la Encarnación. Como toda operación “ad extra”, la Encarnación es obra de la Trinidad; pero considerada como misión en sentido propio, la Encarnación proce- de exclusivamente del Padre: sólo Él envía al Hijo. La misión com- porta la manifestación de la Persona enviada: nos da un conoci- miento de Ella misma y de la Persona de la cual procede. 26
  • 01/09/2010UT 79 de 92 MISIONES DIVINAS, 7 Misiones visibles del Espíritu Santo: paloma en el Bautismo de Jesús (Mt 3, 16 Mt 16); nube en la Transfiguración (Mt 17, 5 Mt 5); soplo cuando Jesús resucitado dio a los Apóstoles el poder de perdonar los pecados (Jn 20, 22 lenguas de fuego el día de Jn 22); Pentecostés (Hch 2, 3-4). Hch 3- CCE 689 “Cuando el Padre envía su Verbo, envía también a su 689: Aliento: misión conjunta en la que el Hijo y el Espíritu Santo son distintos pero inseparables”. Misión invisible del Hijo: inhabita en el alma en gracia. También del Espíritu Santo: “¿no sabéis (...) que el Espíritu de Dios habita en vo- sotros?” (1 Cor 3, 16 Por las misiones santifican a los hombres. 1 16).UT 80 de 92 ECONOMÍA DIVINA - TRINIDAD INMANENTE, 1 Economía divina = obra común de las tres Personas divinas que se nos han revelado y comunicado en la venida del Padre y en las misiones del Hijo y del Espíritu Santo. Trinidad inmanente = el misterio de la vida íntima de las tres Personas divinas consideradas en sí mismas. CCE 236 “Las obras de Dios revelan quién 236: es en sí mismo; e inversamente, el misterio de su Ser íntimo ilumina la inteligencia de todas sus obras. Así sucede, analógicamente, entre las personas humanas. La persona se muestra en su obrar y a medida que conoce- mos mejor a una persona, mejor compren- demos su obrar”.UT 81 de 92 ECONOMÍA DIVINA - TRINIDAD INMANENTE, 2 CCE 237 “La Trinidad es un misterio de 237: fe en sentido estricto, uno de los ‘misterios escondidos en Dios, que no pueden ser co- nocidos si no son revelados desde lo alto’ (Dei Filius, 4 (...) La intimidad de su ser Dei 4). como Trinidad Santa constituye un mis- terio inaccesible a la sola razón e incluso a la fe de Israel antes de la Encarnación del Hijo de Dios y el envío del Espíritu Santo”. Aunque se distinguen la economía divina y la Trinidad inmanente, no pueden separarse entre ellas: las misiones divinas manifiestan en el tiempo las procesiones eternas, porque la revelación de la Trinidad a los hombres responde al ser íntimo de Dios. 27
  • 01/09/2010UT 82 de 92 ECONOMÍA DIVINA - TRINIDAD INMANENTE, 3 Dios se ha revelado para comunicarnos la vida feliz de las Personas de la Trinidad y ofrecernos la salvación. La comunicación de la vida divina tiene su comienzo en la recepción del bautismo: nos perdona el pecado original y los pecados personales cometidos, y nos infunde la gra- cia santificante y las virtudes teologales. Nos hace hijos de Dios. En esta acción divina recibimos “el tesoro incalculable de la inha- bitación de la Trinidad Santísima en el alma” (San Josemaría, Es Cristo que pasa, 78 78).UT 83 de 92 ECONOMÍA DIVINA - TRINIDAD INMANENTE, 4 La inhabitación del Espíritu Santo, o de la Santísima Trinidad, en el alma del justo es la presencia sobrenatural de Dios en el hombre, por la que éste es transformado interiormente, deificado, endiosado o divinizado, según expresan los Padres de la Iglesia. Es la existencia real y sustancial de las Per- sonas divinas en el alma. Incluye la misión del Hijo y del Espíritu Santo, y la donación que hace el Padre de sí mismo. = presencia transformadora por la que el hombre, liberado del pecado, es convertido en hijo de Dios, capaz de participar en la intimidad de la vida divina. Se atribuye al Espíritu Santo (acción santificadora).UT 84 de 92 ECONOMÍA DIVINA - TRINIDAD INMANENTE, 5 Inhabitación: hecho testimoniado con frecuencia en el NT: Ejemplo en los Evangelios: Jn 14, 23 23: “Si alguno me ama, guardará mi pala- bra, y mi Padre le amará, y vendremos a él y haremos morada en él”. Ejemplo en San Pablo: 1 Cor 6, 19 19: “¿No sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros y que habéis recibido de Dios, y que no os pertenecéis?”. 28
  • 01/09/2010UT 85 de 92 ECONOMÍA DIVINA - TRINIDAD INMANENTE, 6 Inhabitación: enseñanza de los Padres (ejemplos): San Basilio: obra “El Espíritu Santo”. Son numero- sos los pasajes en los que dice que el bautismo dei- fica por la acción del Espíritu Santo. San Agustín, De Trinitate, 15, 18, 32 por el Espí- 32: ritu Santo “se difunde en nuestros corazones la ca- ridad de Dios, por la cual nos inhabita toda la Tri- nidad”. San Cirilo de Jerusalén, Catequesis, 22, 3 “Cuando participamos 3: de la Eucaristía, experimentamos la espiritualización deificante del Espíritu Santo, que no sólo nos configura con Cristo, como sucede en el bautismo, sino que nos cristifica por entero, asociándonos a la plenitud de Cristo Jesús”.UT 86 de 92 ECONOMÍA DIVINA - TRINIDAD INMANENTE, 7 Inhabitación: en el Magisterio: León XIII, Enc. Divinum illud munus (1897) Pío XII, Enc. (1897); Mystici corporis (1943) (1943). Juan Pablo II, Enc. Dominum et vivificantem (1986), 58 “Dios 58: uno y trino se abre al hombre, al espíritu humano. El soplo escon- dido del espíritu divino hace que el espíritu humano se abra, a su vez, ante la apertura salvífica y santificante de Dios”. Idem “Por el don de la gracia, que proviene del Idem: Espíritu, el hombre entra en una vida nueva, es introducido en la realidad sobrenatural de la misma vida divina y se hace morada del Espíritu Santo, templo viviente de Dios (...). El hombre vive en Dios y de Dios”.UT 87 de 92 ECONOMÍA DIVINA - TRINIDAD INMANENTE, 8 Con la inhabitación de la Santísima Trinidad en el alma, estamos en la senda que nos conduce a la Trinidad inmanente. El Hijo, revelado en la carne y en la debilidad, nos conduce al Pa- dre a través de la acción santificante del Espíritu Santo. Los medios más significativos para llegar al Padre son la oración y la santidad. El Padre nos ha hecho “hijos en el Hijo”. Se trata de una divinización o deificación consistente en participar de la naturaleza divina. 29
  • 01/09/2010UT 88 de 92 ECONOMÍA DIVINA - TRINIDAD INMANENTE, 9 CCE 2565 “En la Nueva Alianza, la oración es la relación viva 2565: de los hijos de Dios con su Padre infinitamente bueno, con su Hijo Jesucristo y con el Espíritu Santo (...). Así, la vida de ora- ción es estar habitualmente en presencia de Dios, tres veces Santo, y en comunión con Él”. La vida de oración es un trato amoroso y confiado con cada una de las Personas divinas. San Josemaría, Amigos de Dios 238 “La 238: oración es el fundamento de toda la labor sobrenatural; con la oración somos omni- potentes y, si prescindiéramos de este re- curso, no lograríamos nada”.UT 89 de 92 ECONOMÍA DIVINA - TRINIDAD INMANENTE, 10 Para llegar al Padre, santidad personal: “Sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto” (Mt 5, 48 Mt 48). Mensaje de San Josemaría: todo cristiano está llamado a santificarse en la vida ordinaria. Recogido en Lumen gentium 40 “todos los 40: cristianos, de cualquier clase o condición, están llamados a la plenitud de la vida cristia- na y a la perfección del amor”. CCE 2634 Jesucristo “es el único intercesor ante el Padre a favor 2634: de todos los hombres, de los pecadores en particular”.UT 90 de 92 ECONOMÍA DIVINA - TRINIDAD INMANENTE, 11 Jesucristo está en la Iglesia. Dominus Iesus 16 (Cong. Para la Doctrina de la Fe, 2000): “constituyó a la Iglesia como misterio salvífico: Él mismo está en la Iglesia y la Iglesia está en Él; por eso, la plenitud del misterio salvífico de Cristo pertenece también a la Iglesia, inseparablemente unida a su Señor”. Jesucristo está en la Eucaristía: con su cuerpo, sangre, alma y divinidad, como fruto del sacri- ficio eucarístico. La Misa es “acción divina, tri- nitaria, no humana. (...) Se entiende que la Misa sea el centro y la raíz de la vida espiritual del cristiano” (San Josemaría, Es Cristo que pasa 86. 87 87). 30
  • 01/09/2010UT 91 de 92 ECONOMÍA DIVINA - TRINIDAD INMANENTE, 12 Juan Pablo II, Novo Millennio Ineunte 38 “Cierta- 38: mente, Dios nos pide una colaboración real a su gra- cia y, por tanto, nos invita a utilizar todos los recur- sos de nuestra inteligencia y capacidad operativa en nuestro servicio a la causa del Reino. Pero no se ha de olvidar que, sin Cristo, ‘no podemos hacer nada’ (cfr. Jn 15, 5 5)”. El Espíritu Santo, Dador de vida, impulsa a comunicar a los demás la vida divina, para que sean más libres y felices, para hacer de la tierra un espacio de comunión fraterna, un cielo. El apostolado con- siste en ser testigos del Amor.UT 92 de 92 ECONOMÍA DIVINA - TRINIDAD INMANENTE, 13 San Josemaría, Conversaciones 58 58: “La llamada de Dios, el carácter bautis- mal y la gracia, hacen que cada cristia- no pueda y deba encarnar plenamente la fe. Cada cristiano debe ser alter Christus, ipse Christus, presente entre los hombres”. San Josemaría, Amigos de Dios 220 220: “El Cielo es la meta de nuestra senda terrena. Jesucristo nos ha precedido y allí, en compañía de la Virgen y de San José -a quien tanto venero-, de los An- geles y de los Santos, aguarda nuestra llegada”. Gozar de la vida trinitaria. 31