AÑO PAULINO 29/VI/2008 – 29/VI/2009 GUIÓN: Antonio Rodríguez Carmona  MONTAJE: Antonio García Polo MÚSICA: Arpa paraguaya
SERIE  II “Las Cartas de Pablo” Romanos (B)
I. RECORDANDO LO QUE  HEMOS VISTO
I)  Exordio   (1,1-17) II)  Cuerpo A .   Primera parte :  doctrinal  (1,18-11,36) 1.  La justificación por la fe para todo...
* Ya hemos visto el  exordio,  hemos comenzado el  Cuerpo  y la  parte doctrinal   leyendo la primera sección , en la que ...
<ul><li>Introducción:  Ahora estamos  justificados , tenemos paz con Dios, una vida con sentido y esperamos la plena salva...
Naturaleza de la justificación (5-8) II. LEYENDO  LA CARTA
* Mediante la fe en Jesucristo, comenzamos un proceso de salvación.  AHORA tenemos paz con Dios y una vida con sentido, ha...
*  DESPUÉS tendremos la salvación plena. La esperanza de la  salvación final no fallará porque está garantizada por el Pad...
Cristo ha hecho ineficaces los grandes obstáculos para llegar a la meta final, que son el Pecado, la Muerte y la Ley. b) D...
- y varios vagones La obra de Cristo ha consistido es subirse al tren de la humanidad expulsada del paraíso, tirada por la...
* Un primer obstáculo es la presencia del Pecado en el mundo, que debilita a la persona y le impide llegar a la meta final...
“ Por tanto, como por un solo hombre entró el Pecado en el mundo y por el Pecado la muerte y así la muerte alcanzó a todos...
*  La ley de Moisés no destruyó el poder del Pecado, pues lo suyo es decir lo que Dios quiere, pero no da fuerzas para hac...
* La muerte física, por la que pasa toda persona, es otro obstáculo para llegar a la salvación final, pues con ella todo a...
+ Comienza respondiendo a una posible objeción motivada por el final del desarrollo anterior:  donde abundó el pecado, sob...
+ La razón es que el cristiano  ha roto toda relación con el Pecado, pues en el bautismo se ha incorporado a la muerte de ...
Sabiendo que nuestro hombre viejo fue crucificado con él, a fin de que fuera destruido este cuerpo de Pecado y  cesáramos ...
+  La vida cristiana implica lucha. Igual que antes habéis puestos vuestros miembros al servicio del Pecado, ahora hay que...
+ Al final recogeremos lo que hemos sembrado. El que trabaja para el Pecado tendrá al final como  fruto maduro la muerte e...
* Este desarrollo sobre la Ley es polémico, es decir, Pablo combate la ley tal como la conciben en algunos círculos farise...
* La gracia de Cristo, único mediador, capacita a la persona para cumplir las leyes, pero, sin esta gracia,  una cosa que ...
* Pablo comienza afirmando que estamos libres de la Ley de Moisés gracias a la muerte de Cristo. La razón es que las leyes...
¿O es que ignoráis, hermanos, - hablo a quienes entienden de leyes - que la ley no domina sobre el hombre sino mientras vi...
* Entonces, ¿para qué sirve la ley en general y la de Moisés en particular? Es buena, pues indica la voluntad de Dios, per...
+ Esto se confirma con la experiencia: “yo” viví un tiempo sin Ley, pero cuando se me impuso la Ley, desobedecí y morí. No...
* Consecuencia de esta situación es la división trágica de la persona sin la gracia de Cristo, capaz de pensar y desear lo...
Pues bien sé yo que nada bueno habita en mí, es decir, en mi carne; en efecto, querer el bien lo tengo a mi alcance, mas n...
* Explicadas las implicaciones negativas de la esperanza cristiana, Pablo desarrolla ahora los grandes temas anunciados en...
<ul><li>Pablo procede en tres pasos: </li></ul><ul><li>A. El Espíritu  (8,1-13) </li></ul><ul><li>* Conclusión de la parte...
<ul><li>* Conclusión de la parte anterior: la gracia de Cristo ha hecho ineficaces los obstáculos que pueden frustrar nues...
+ Ha habido un cambio de “máquina”: Cristo ha desenganchado la máquina Pecado y ha puesto el Espíritu:
+  Cómo ha aparecido el dinamismo del Espíritu: el Padre ha enviado a su Hijo, que se hizo “carne”, subió al vagón “carne”...
+ El que sigue el dinamismo de la carne no puede agradar a Dios 8,7-8 Ya que las tendencias de la carne llevan al odio a D...
*  Un aspecto de la vida en Espíritu: la adopción filial:  En efecto, todos los que son guiados por el Espíritu de Dios so...
+ Explicación:   La creación, en efecto, fue sometida a la vanidad, no espontáneamente, sino por aquel que la sometió, en ...
2) Nuestros propios gemidos.  También nosotros, en cuanto que somos cuerpo, compartimos estos gemidos, deseando  la glorif...
3)   La voz del Espíritu en nuestro interior.  El Espíritu nos capacita para orar y nos hace pedir realidades que nos sobr...
*   El plan del Padre en Cristo en quien hemos sido hechos hijos. En Dios no hay improvisación. Todo responde a un plan, t...
*  El amor del Padre, manifestado en Cristo, garantía de salvación (8,31-39) + Dios está por nosotros. Nada puede hacer in...
¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿La tribulación?, ¿la angustia?, ¿la persecución?, ¿el hambre?, ¿la desnudez?, ¿lo...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

10 romanos (b)

286

Published on

Published in: Spiritual, Travel
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
286
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
15
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

10 romanos (b)

  1. 1. AÑO PAULINO 29/VI/2008 – 29/VI/2009 GUIÓN: Antonio Rodríguez Carmona MONTAJE: Antonio García Polo MÚSICA: Arpa paraguaya
  2. 2. SERIE II “Las Cartas de Pablo” Romanos (B)
  3. 3. I. RECORDANDO LO QUE HEMOS VISTO
  4. 4. I) Exordio (1,1-17) II) Cuerpo A . Primera parte : doctrinal (1,18-11,36) 1. La justificación por la fe para todos (1,18-4,24) 2. Naturaleza de la justificación-salvación (5-8). Explica en qué consiste aquí y ahora el don que se ha recibido por la fe: salvados en esperanza. Ahora tenemos paz con Dios, en el futuro seremos plenamente salvados 3. La justificación y la incredulidad judía :(9-11). La incredulidad actual del pueblo judío ¿no contradice la fidelidad de Dios a sus promesas? ¿Vale la pena esperar, fiándose de Dios? Pablo ofrece varias pistas sobre esta incredulidad. B . Segunda parte : parenética (12,1-15,13) 1. Sacrificio espiritual : 2. Un caso particular entre cristianos : fuertes y débiles en la fe (14,1-15,13 ) III) Conclusión (15,14-16,27) * Estructura general de la carta:
  5. 5. * Ya hemos visto el exordio, hemos comenzado el Cuerpo y la parte doctrinal leyendo la primera sección , en la que Pablo afirma que nadie se ha salvado sin la fe y que ahora la fe en Jesucristo se ofrece a todos como único medio de salvación, todo ello de acuerdo con el Antiguo Testamento, como muestra el caso de Abraham * Ahora continuamos con la segunda sección. En ella Pablo explica la naturaleza de la gracia recibida por la fe: salvados en esperanza
  6. 6. <ul><li>Introducción: Ahora estamos justificados , tenemos paz con Dios, una vida con sentido y esperamos la plena salvación, que está garantizada por el Padre, el Hijo y el Espíritu (5,1-11) </li></ul><ul><li>Desarrollo negativo : Cristo ha vuelto ineficaces los grandes obstáculos: </li></ul><ul><ul><li>el Pecado (5,12-21) </li></ul></ul><ul><ul><li>la Muerte (6) </li></ul></ul><ul><ul><li>la Ley (7) </li></ul></ul><ul><li>c) Desarrollo positivo : la obra del Espíritu, del Hijo y del Padre (8) </li></ul>* Contenido
  7. 7. Naturaleza de la justificación (5-8) II. LEYENDO LA CARTA
  8. 8. * Mediante la fe en Jesucristo, comenzamos un proceso de salvación. AHORA tenemos paz con Dios y una vida con sentido, hasta el punto de que nos gloriamos incluso en las dificultades porque hacen crecer la esperanza de la plenitud final 5,1-4 a) Introducción 5,1-11 Habiendo, pues, recibido por la fe nuestra justificación, estamos en paz con Dios, por nuestro Señor Jesucristo, por quien hemos obtenido también, mediante la fe, el acceso a esta gracia en la cual nos hallamos, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. Más aún; nos gloriamos hasta en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación engendra la paciencia; la paciencia, virtud probada; la virtud probada, esperanza, (1-4)
  9. 9. * DESPUÉS tendremos la salvación plena. La esperanza de la salvación final no fallará porque está garantizada por el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo La esperanza no falla, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado. En efecto, cuando todavía estábamos sin fuerzas, en el tiempo señalado, Cristo murió por los impíos... mas la prueba de que Dios nos ama es que Cristo, siendo nosotros todavía pecadores, murió por nosotros. ¡Con cuánta más razón, pues, justificados ahora por su sangre, seremos por él salvos de la ira! ... (5-6.8-9)
  10. 10. Cristo ha hecho ineficaces los grandes obstáculos para llegar a la meta final, que son el Pecado, la Muerte y la Ley. b) Desarrollo negativo : NOTA . Antes de entrar en el texto una pequeña comparación para comprenderlo mejor: Para entender mejor el pensamiento de Pablo: + el ser humano es débil, “carne” en lenguaje bíblico + tiene capacidad de desear lo bueno y lo malo, “concupiscencia” en lenguaje bíblico + en este contexto, si Dios le ordena algo, una “ley”, reacciona la concupiscencia, deseándolo si le agrada o rechazándolo si no le agrada. + ¿Qué hará? La carne es débil y no puede controlar la concupiscencia. + Depende de una fuerza externa que le determina: - si ésta es Pecado, arrastrará a la “carne” y “concupiscencia mala” a la desobediencia. El resultado será la desobediencia a Dios y la Muerte; - si ésta es el Espíritu, fortificará a la “carne” y potenciará los deseos buenos para que obedezca. El resultado será la Vida.
  11. 11. - y varios vagones La obra de Cristo ha consistido es subirse al tren de la humanidad expulsada del paraíso, tirada por la máquina del Pecado original (Rom 8,3), quitar esa máquina y poner en su lugar la máquina del Espíritu. Ha creado el dinamismo del Espíritu para anular el dinamismo de la “carne” o Pecado. Es como un tren: - tiene una máquina Carne Concupiscencia Ley
  12. 12. * Un primer obstáculo es la presencia del Pecado en el mundo, que debilita a la persona y le impide llegar a la meta final. * Pablo presenta el Pecado personalizado. Es un poder negativo que ha entrado en el mundo a causa de la desobediencia de Adán y debilita radicalmente a todos sus hijos, especialmente a los que imitan su desobediencia. La teología cristiana lo llama Pecado original. * La obra de Cristo, el nuevo Adán, es paralela a la del primer Adán, pero superior. Por su obediencia ha traído al mundo una gracia que afecta radicalmente a toda la humanidad, especialmente a los que imitan su obediencia. Pablo presenta esta enseñanza en 7 paralelismos, resaltando la superioridad de Cristo: 5,12-19: Leemos el texto 1. El Pecado 5,12-21.
  13. 13. “ Por tanto, como por un solo hombre entró el Pecado en el mundo y por el Pecado la muerte y así la muerte alcanzó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron...con todo, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés aun sobre aquellos que no pecaron con una transgresión semejante a la de Adán, el cual es figura del que había de venir.. Pero con el don no sucede como con el delito. Si por el delito de uno solo murieron todos ¡cuánto más la gracia de Dios y el don otorgado por la gracia de un solo hombre Jesucristo, se han desbordado sobre todos! ... Así pues, como el delito de uno solo atrajo sobre todos los hombres la condenación, así también la obra de justicia de uno solo procura toda la justificación que da la vida. En efecto, así como por la desobediencia de un solo hombre, todos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno solo todos serán constituidos justos.” (5,12.14-15.18-19) .
  14. 14. * La ley de Moisés no destruyó el poder del Pecado, pues lo suyo es decir lo que Dios quiere, pero no da fuerzas para hacerlo. Por eso, su presencia fue contraproducente: a más leyes, más desobediencias 5,20-21 La ley (de Moisés) , en verdad, intervino para que abundara el delito; pero donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia; así, lo mismo que el pecado reinó en la muerte, así también reinará la gracia en virtud de la justicia para vida eterna por Jesucristo nuestro Señor (5,20-21)
  15. 15. * La muerte física, por la que pasa toda persona, es otro obstáculo para llegar a la salvación final, pues con ella todo acaba. Pablo replica que con la gracia de Cristo el hombre puede compartir su resurrección y superar así la muerte. De esta forma la muerte física pierde su carácter de signo de la muerte total y adquiere un nuevo sentido. * El desarrollo consta de dos partes, la primera presenta el bautismo como medio por el que nos unimos a la muerte y resurrección de Jesús (6,1-11), la segunda ofrece una exhortación a vivir las implicaciones de la muerte de Cristo para resucitar con él (6,12-23) 2. La Muerte 6,1-23.
  16. 16. + Comienza respondiendo a una posible objeción motivada por el final del desarrollo anterior: donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia 6,1 * Primera parte: el bautismo 6,1-11 ¿Qué diremos, pues? ¿Que debemos permanecer en el pecado para que la gracia se multiplique? ¡De ningún modo! (1)
  17. 17. + La razón es que el cristiano ha roto toda relación con el Pecado, pues en el bautismo se ha incorporado a la muerte de Cristo, muriendo al Pecado y comenzando una vida nueva que comienza ahora compartiendo la muerte de Cristo y culminará compartiendo su resurrección. Ha sido injertado en Cristo, ahora comparte su muerte, después su resurrección 6,2-5 Los que hemos muerto al Pecado ¿cómo seguir viviendo en él? ¿O es que ignoráis que cuantos fuimos bautizados en Cristo Jesús, fuimos bautizados en su muerte? Fuimos, pues, con él sepultados por el bautismo en la muerte, a fin de que, al igual que Cristo fue resucitado de entre los muertos por medio del poder glorioso del Padre, así también nosotros vivamos una vida nueva. Porque si hemos sido injertados en él por una muerte semejante a la suya, también lo seremos por una resurrección semejante; (6,2-5)
  18. 18. Sabiendo que nuestro hombre viejo fue crucificado con él, a fin de que fuera destruido este cuerpo de Pecado y cesáramos de ser esclavos del Pecado. Pues el que está muerto, queda liberado del Pecado (6,6-7) . Y si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con él, sabiendo que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere más... Así también vosotros, consideraos como muertos al Pecado y vivos para Dios en Cristo Jesús (6,8-9.11) . + Explicita igualmente lo que implica resucitar con Cristo 6,8-11 + Explicita lo que implica morir 6,6-7
  19. 19. + La vida cristiana implica lucha. Igual que antes habéis puestos vuestros miembros al servicio del Pecado, ahora hay que ponerlos al servicio de Cristo 6,12-18 * Segunda parte: exhortación a vivir la muerte de Cristo para resucitar con él (6,12-23) No reine, pues, el Pecado en vuestro cuerpo mortal de modo que obedezcáis a sus apetencias...Pues el Pecado no dominará ya sobre vosotros, ya que no estáis bajo la ley sino bajo la gracia...¿No sabéis que al ofreceros a alguno como esclavos para obedecerle, os hacéis esclavos de aquel a quien obedecéis: bien del Pecado, para la muerte, bien de obediencia, para la justicia? Pero gracias a Dios, vosotros, que erais esclavos del Pecado, habéis obedecido de corazón a aquel modelo de doctrina al que fuisteis entregados, y liberados del pecado, os habéis hecho esclavos de la justicia (6,12.1416-18)
  20. 20. + Al final recogeremos lo que hemos sembrado. El que trabaja para el Pecado tendrá al final como fruto maduro la muerte eterna, pero el que trabaja para Cristo tendrá como fruto maduro final la vida eterna 6,19-23. Pues cuando erais esclavos del Pecado, erais libres respecto de la justicia. ¿Qué frutos cosechasteis entonces de aquellas cosas que al presente os avergüenzan? Pues su fin natural es la muerte. Pero al presente, libres del Pecado y esclavos de Dios, fructificáis para la santidad; y la maduración la vida eterna. Pues el salario del Pecado es la muerte; pero el don gratuito de Dios, la vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro (6,20-23) .
  21. 21. * Este desarrollo sobre la Ley es polémico, es decir, Pablo combate la ley tal como la conciben en algunos círculos fariseos judíos y otros cristianos judaizantes, que absolutizan su valor. De por sí, lo propio de una ley es decir lo que hay que hacer u omitir, lo que es lícito o ilícito, pero no da fuerzas para realizarlo. Los que absolutizan su valor afirman que basta conocer la ley para llevarla a cabo con las propias fuerzas y conseguir así la salvación. 3. La Ley 7,1-25. * Para Pablo la ley es buena, pero secundaria. Dios Padre, por medio de Cristo y el Espíritu, nos hace hijos suyos y nos capacita para vivir como tales. El Espíritu crea en nosotros un dinamismo interno que nos mueve y capacita para vivir así. Por eso el Espíritu es la verdadera ley interna. La ley externa tiene como finalidad explicitar y recordar las exigencias del Espíritu. Por eso en este contexto la ley externa es “espiritual” (7,14), es decir, forma parte de la obra del Espíritu, pero, sacándola de este contexto, pierde su razón de ser.
  22. 22. * La gracia de Cristo, único mediador, capacita a la persona para cumplir las leyes, pero, sin esta gracia, una cosa que en sí es buena (recordar lo que es bueno o malo) se convierte en ocasión de pecado (recordar el ejemplo inicial del tren) . <ul><li>* Procede en tres pasos </li></ul><ul><ul><li>Liberación de la Ley: 7,1-6 </li></ul></ul><ul><ul><li>Papel de la Ley; en sí es buena, pero de ella ha abusado el Pecado:7, 7-14 </li></ul></ul><ul><ul><li>impotencia de la Ley respecto a la salvación: 7,15-25 </li></ul></ul>* Pablo piensa en la ley de Moisés, pero el razonamiento de fondo vale para todo tipo de ley positiva.
  23. 23. * Pablo comienza afirmando que estamos libres de la Ley de Moisés gracias a la muerte de Cristo. La razón es que las leyes sólo obligan a una persona mientras vive. Pues bien, Jesús que durante su vida terrena estuvo sujeto a la ley de Moisés (Gal 4,4), ha muerto y por ello ya está libre de dicha ley. Esta liberación vale para todos aquellos que por bautismo comparten la muerte de Cristo y sus efectos, como es el caso de los bautizados 1) Liberación de la Ley (7,1-6)
  24. 24. ¿O es que ignoráis, hermanos, - hablo a quienes entienden de leyes - que la ley no domina sobre el hombre sino mientras vive? Así, la mujer casada está ligada por la ley a su marido mientras éste vive; mas, una vez muerto el marido, se ve libre de la ley del marido... (7,1-2) + Las leyes son para los vivos 7,1-3 Así pues, hermanos míos, también vosotros quedasteis muertos respecto de la ley por el cuerpo de Cristo, para pertenecer a otro: a aquel que fue resucitado de entre los muertos, a fin de que fructificáramos para Dios... (7,4) + Cristo murió a la ley de Moisés y los bautizados participan de esta muerte. La razón estriba en que el bautizado se une no al Cristo terreno sino al Cristo glorioso y libre 7,4-6
  25. 25. * Entonces, ¿para qué sirve la ley en general y la de Moisés en particular? Es buena, pues indica la voluntad de Dios, pero en el contexto del hombre, débil, sometido al Pecado y sin la gracia de Cristo, no se puede cumplir y se convierte en ocasión de pecado personal (¡el tren!): 2) Papel de la Ley; en sí es buena, pero de ella ha abusado el Pecado:7, 7-13 ¿Qué decir, entonces? ¿Que la Ley es pecado? ¡De ningún modo! Sin embargo yo no conocí el Pecado sino por la Ley. De suerte que yo hubiera ignorado la concupiscencia si la Ley no dijera: ¡No te des a la concupiscencia! Mas el pecado, tomando ocasión por medio del precepto, suscitó en mi toda suerte de concupiscencias; pues sin Ley el pecado estaba muerto (7,8-9) . + La ley no es una realidad negativa, sino que por medio de ella el hombre descubre que existe en su interior una fuerza negativa que le empuja a desobedecer, el Pecado 7,7-8
  26. 26. + Esto se confirma con la experiencia: “yo” viví un tiempo sin Ley, pero cuando se me impuso la Ley, desobedecí y morí. No está claro a quién se refiere Pablo con este “yo”: ¿Adán en el paraíso? ¿Su experiencia personal, menor de edad no sujeto a la ley y mayoría de edad obligada a la ley?... 7,10-11 Así que, la ley es santa, y santo el precepto, y justo y bueno. Luego ¿se habrá convertido lo bueno en muerte para mí? ¡De ningún modo! ... Sabemos, en efecto, que la Ley es espiritual, mas yo soy de carne, vendido al poder del Pecado (7,12.14) . + Conclusión: la ley es buena, lo malo es el Pecado 7,12-14 ¡Yo vivía un tiempo sin Ley!, pero en cuanto sobrevino el precepto, revivió el Pecado, y yo morí; y resultó que el precepto, dado para vida, me fue para muerte. Porque el Pecado, tomando ocasión por medio del precepto, me sedujo, y por él me mató (7,10-11) .
  27. 27. * Consecuencia de esta situación es la división trágica de la persona sin la gracia de Cristo, capaz de pensar y desear lo bueno que indica la Ley, pero incapaz de realizarlo Realmente, mi proceder no lo comprendo; pues no hago lo que quiero, sino que hago lo que aborrezco. Y, si hago lo que no quiero, estoy de acuerdo con la Ley en que es buena; en realidad, ya no soy yo quien obra, sino el Pecado que habita en mí (7,15-17) . + La persona, incapaz de realizar el bien que desea, experimenta, por una parte, que la Ley es buena, pero, por otra, que dentro de ella habita un poder destructor, el Pecado: 7,15-17 3) impotencia de la Ley respecto a la salvación: 7,15-25
  28. 28. Pues bien sé yo que nada bueno habita en mí, es decir, en mi carne; en efecto, querer el bien lo tengo a mi alcance, mas no el realizarlo, puesto que no hago el bien que quiero, sino que obro el mal que no quiero. Y, si hago lo que no quiero, no soy yo quien lo obra, sino el Pecado que habita en mí ... (7,18-20) + Describe los efectos trágicos del Pecado: 7,18-2 ¡Pobre de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo que me lleva a la muerte? ¡Gracias sean dadas a Dios por Jesucristo nuestro Señor! (7,24-25a) + La gracia de Cristo nos libera de esta situación 7,24-25
  29. 29. * Explicadas las implicaciones negativas de la esperanza cristiana, Pablo desarrolla ahora los grandes temas anunciados en 5,1-11: vivimos una vida nueva, la vida del Espíritu, que llegará a su dinamismo final, porque está garantizado por el Espíritu, el Hijo y el Padre. c) Desarrollo positivo : La obra del Espíritu Santo, de Cristo y del Padre: cap 8. * Esquema del desarrollo.
  30. 30. <ul><li>Pablo procede en tres pasos: </li></ul><ul><li>A. El Espíritu (8,1-13) </li></ul><ul><li>* Conclusión de la parte anterior: ya no hay condenación para los que son de Cristo (8,1) </li></ul><ul><li>* Razón: Cristo, muriendo y resucitando, ha creado el dinamismo del Espíritu (8,2-4) </li></ul><ul><ul><li>* El dinamismo del Espíritu en lucha con el de la carne (8,5-12) </li></ul></ul><ul><ul><li>+ El que sigue el dinamismo de la carne no puede agradar a Dios (8,7-8) </li></ul></ul><ul><ul><li>+ El que sigue el dinamismo del Espíritu resucitará (8,9-13) </li></ul></ul>C. El Padre : su plan salvador y su amor (8.28-30.31-39) * El plan del Padre en Cristo en quien hemos sido hechos hijos (8,28-30). * El amor del Padre, manifestado en Cristo, garantía de salvación (8,31-39) <ul><li>B. El Hijo : la adopción filial (8,14-18.19-27) </li></ul><ul><li>* Un aspecto de la vida en Espíritu: la adopción filial (8,14) </li></ul><ul><li>* implica espíritu filial y ser coheredero (8,15-17) </li></ul><ul><li>* Es una realidad que da sentido a nuestra vida (8,18) </li></ul><ul><li>* Tres argumentos en favor de la certeza de la herencia:8.19-27 </li></ul><ul><ul><li>+ aspiración de la creación (8,19-22) </li></ul></ul><ul><ul><li>+ nuestros propios gemidos (8,23-25) </li></ul></ul><ul><ul><li>+ la voz del Espíritu (8,26-27) </li></ul></ul>
  31. 31. <ul><li>* Conclusión de la parte anterior: la gracia de Cristo ha hecho ineficaces los obstáculos que pueden frustrar nuestra esperanza; consiguientemente, ya no hay condenación para los que están en Cristo: 8,1 </li></ul><ul><li>Por consiguiente, ninguna condenación pesa ya sobre los que están en Cristo Jesús (8,1). </li></ul><ul><li>* Razón: Cristo, muriendo y resucitando, ha creado el dinamismo del Espíritu, que anula el del Pecado que ejerce su poder sobre la carne débil: 8,2-5: </li></ul><ul><li>+ El Espíritu nos libera 8,2: </li></ul><ul><ul><ul><li>Porque la ley del Espíritu que da la vida en Cristo Jesús te liberó de la ley del Pecado y de la muerte (8,2) </li></ul></ul></ul>A. El Espíritu: 8,1-13
  32. 32. + Ha habido un cambio de “máquina”: Cristo ha desenganchado la máquina Pecado y ha puesto el Espíritu:
  33. 33. + Cómo ha aparecido el dinamismo del Espíritu: el Padre ha enviado a su Hijo, que se hizo “carne”, subió al vagón “carne”, lo desenganchó del Pecado y lo enganchó a su Espíritu, creando así el dinamismo del Espíritu. Ya podemos hacer la voluntad de Dios contenida en la Ley: 8,3-4 Pues lo que era imposible a la Ley, reducida a la impotencia por la carne, Dios, habiendo enviado a su propio Hijo en una carne semejante a la del Pecado, y en orden al Pecado, condenó el Pecado en la carne, a fin de que la justicia de la Ley se cumpliera en nosotros que seguimos una conducta, no según la carne, sino según el Espíritu (8,3-4) .
  34. 34. + El que sigue el dinamismo de la carne no puede agradar a Dios 8,7-8 Ya que las tendencias de la carne llevan al odio a Dios: no se someten a la ley de Dios, ni siquiera pueden; así, los que están en la carne, no pueden agradar a Dios. + El que sigue el dinamismo del Espíritu resucitará 8,9-13 Mas vosotros no estáis en la carne, sino en el espíritu, ya que el Espíritu de Dios habita en vosotros.... Y si el Espíritu de Aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros, Aquel que resucitó a Cristo de entre los muertos dará también la vida a vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que habita en vosotros (8,9 . 11) * El dinamismo del Espíritu en lucha con el dinamismo de la carne: 8,5-13 + Explicación: las tendencias de la carne y del Espíritu 8,5 Efectivamente, los que viven según la carne, desean lo carnal; mas los que viven según el Espíritu, lo espiritual. + Meta de ambos dinamismos 8,6 Pues las tendencias de la carne son muerte; mas las del Espíritu, vida y paz,
  35. 35. * Un aspecto de la vida en Espíritu: la adopción filial: En efecto, todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios (8,14). * La adopción filial implica espíritu filial: ser hijos en el Hijo y ser coherederos con él: 8,15-17 B. El Hijo: la adopción filial (8,14-18.19-27) * Es una realidad que da sentido a nuestra vida, incluso al sufrimiento: Porque estimo que los sufrimientos del tiempo presente no son comparables con la gloria que se ha de manifestar en nosotros (8,18) . Pues no recibisteis un espíritu de esclavos para recaer en el temor; antes bien, recibisteis un espíritu de hijos adoptivos que nos hace exclamar: ¡Abbá, Padre! El Espíritu mismo se une a nuestro espíritu para dar testimonio de que somos hijos de Dios. Y, si hijos, también herederos: herederos de Dios y coherederos de Cristo, ya que sufrimos con él, para ser también con él glorificados (8,15-17) .
  36. 36. + Explicación: La creación, en efecto, fue sometida a la vanidad, no espontáneamente, sino por aquel que la sometió, en la esperanza de ser liberada de la servidumbre de la corrupción para participar en la gloriosa libertad de los hijos de Dios. Pues sabemos que la creación entera gime hasta el presente y sufre dolores de parto (8,20-22). * Tres argumentos en favor de la certeza de la herencia: 8,19-27 1) Aspiración de la creación . El primer argumento es el gemido de la creación que aspira a una plenitud asociada a la del hombre. Dios ha asociado la creación al hombre; éste hace mal uso de ella y la pone al servicio del pecado, pero la creación protesta y gime. Con esta metáfora Pablo alude a nuestra protesta ante el desorden injusto: ¡esto clama al cielo! 8,19-22 + La creación desea la plena glorificación de los hijos de Dios para verse libre del pecado a que la someten los hombres pecadores: Pues la ansiosa espera de la creación desea vivamente la revelación de los hijos de Dios (8,19) .
  37. 37. 2) Nuestros propios gemidos. También nosotros, en cuanto que somos cuerpo, compartimos estos gemidos, deseando la glorificación de nuestro cuerpo: 8,23-25 + Nosotros deseamos la glorificación de nuestro cuerpo: Y no sólo ella; también nosotros, que poseemos las primicias del Espíritu, nosotros mismos gemimos en nuestro interior anhelando el rescate de nuestro cuerpo (8,23) . + Explicación: solo estamos salvados en esperanza: Porque nuestra salvación es en esperanza; y una esperanza que se ve, no es esperanza, pues ¿cómo es posible esperar una cosa que se ve? Pero esperar lo que no vemos, es aguardar con paciencia (8,24-25) .
  38. 38. 3) La voz del Espíritu en nuestro interior. El Espíritu nos capacita para orar y nos hace pedir realidades que nos sobrepasan, ininteligibles, pero que Dios comprende: 8,26-27 Y de igual manera, el Espíritu viene en ayuda de nuestra flaqueza. Pues nosotros no sabemos cómo pedir para orar como conviene; mas el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos inefables, y el que escruta los corazones conoce cuál es la aspiración del Espíritu, y que su intercesión a favor de los santos es según Dios (8,26-27)
  39. 39. * El plan del Padre en Cristo en quien hemos sido hechos hijos. En Dios no hay improvisación. Todo responde a un plan, trazado antes de la creación del mundo y pensado para nuestro bien: 8,28-30. + Según este plan todo es para nuestro bien: Por lo demás, sabemos que en todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman; de aquellos que han sido llamados según su designio (8,28). C. El Padre : su plan salvador y su amor (8,28-30.31-39) + El plan del Padre: Pues a los que de antemano conoció, también los predestinó a reproducir la imagen de su Hijo, para que fuera él el primogénito entre muchos hermanos; y a los que predestinó, a ésos también los justificó; a los que justificó, a ésos también los glorificó (8,29-30).
  40. 40. * El amor del Padre, manifestado en Cristo, garantía de salvación (8,31-39) + Dios está por nosotros. Nada puede hacer ineficaz su plan: 8,31-34 Ante esto ¿qué diremos? Si Dios está por nosotros ¿quién contra nosotros? El que no perdonó ni a su propio Hijo, antes bien lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará con él graciosamente todas las cosas? ¿Quién acusará a los elegidos de Dios? Dios es quien justifica. ¿Quién condenará? ¿Acaso Cristo Jesús, el que murió; más aún el que resucitó, el que está a la diestra de Dios, y que intercede por nosotros? (8,31-34)
  41. 41. ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿La tribulación?, ¿la angustia?, ¿la persecución?, ¿el hambre?, ¿la desnudez?, ¿los peligros?, ¿la espada?... Pero en todo esto salimos vencedores gracias a aquel que nos amó. Pues estoy seguro de que ni la muerte ni la vida ni los ángeles ni los principados ni lo presente ni lo futuro ni las potestades ni la altura ni la profundidad ni otra criatura alguna podrá separarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús Señor nuestro (8,35.37-39) . CONTINUARÁ + Nada nos puede separar del amor de Dios y de Cristo: 8,35-39
  1. A particular slide catching your eye?

    Clipping is a handy way to collect important slides you want to go back to later.

×