Libro Un Empresario Global - Prólogo de Carlos Fuentes

  • 1,316 views
Uploaded on

Prólogo y Semblanza empresarial de Gustavo Cisneros, escritos por Carlos Fuentes.

Prólogo y Semblanza empresarial de Gustavo Cisneros, escritos por Carlos Fuentes.

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
No Downloads

Views

Total Views
1,316
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
0
Likes
1

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Libro “Un Empresario Global” Semblanza empresarial de Gustavo Cisneros Prólogo Carlos FuentesEMPRENDER: El diccionario define este verbo como la acción de “acometer y comenzaruna obra….” Y añade este caveat: “… especialmente si encierra dificultad o peligro”.Se diría que la Academia tenía en mente a Gustavo Cisneros cuando redactó eseapartado, que el Larousse francés confirma. Emprender es “tomar la resolución de hacere iniciar”. La biografía de Gustavo Cisneros que ahora sale a la luz es, por principio decuentas, una historia dinástica que se inicia con el padre, se complementa con loshermanos y se prolonga con los hijos. Es la historia de una juventud enérgica que sabeaprovechar las ventajas que su heredad le otorga para continuar creciendo con agilidad ydestreza, sin dormirse jamás en los laureles de lo adquirido.Es una historia de riesgos premiados. También, de errores admitidos. Es una historia deoportunos cambios de velocidad. Del negocio del consumo perecedero Cisneros pasa alnegocio de las comunicaciones. De la generación de flujo de caja, a la generación devalor. Y siempre, antes del siguiente paso, la consolidación interna. La saga empresarialde Cisneros – digna de ser descrita por un Balzac o un Dreiser, si no por los Fuggarrenacentistas – posee, como toda vida y vida, sobre todo, de acción, luces y sombras,derrotas y victorias, detalladamente descritas en este libro.Por debajo –o por encima- de la saga Cisneros, hay ciertas constantes que explican mejorque cualquier anécdota los valores personales, empresariales y colectivos, la vida deGustavo Cisneros. Su estrategia vertical: que cada empresa potencie la otra, y que ladistribución se integre, verticalmente también, con el contenido. La temperaturaidentificación de oportunidades. La oportuna corrección de errores. Tolerar los errores debuena fe. Abrirse a la opinión disidente dentro de la empresa. Recompensar la iniciativapersonal. Insistir en la labor de equipo.Son éstas las bases éticas y operativas que explican el éxito de Gustavo Cisneros. Asumeriesgos, pero antes consolida logros. A veces, se lanza de noche a la piscina sin saber sitiene agua. Busca sin cesar el equilibrio financiero y operativo. Es decir: propone unmodelo de organización empresarial democrática que se extiende del centro a la periferia,por darle un altísimo grado de autonomía.Se me dirá que cuanto llevo dicho se da por descontado en una empresa moderna. Si hoylo vemos como “taken for granted” o norma de normas, pensemos un poco en la negativatradición latinoamericana del terrateniente ausentista, el estanciero y el régimen de manosmuertas, la Iberoamérica de riquezas estancadas, de rentistas pasivos, de burócratasadormecidos, cuando no venales. Y de tiranos y tiranuelos “dueños de vidas y haciendas”.
  • 2. Es cierto. No hemos superado todos nuestros males. Diríase que algunos de ellos soninherentes, maldiciones. La biografía de Cisneros niega rotundamente estas fatalidades.Demuestra la capacidad organizativa de los latinoamericanos, la decisión de no aceptarun solo problema sin ofrecer inmediatamente una solución posible. Crea una culturacorporativa a fin de que los latinoamericanos nos enteremos de que, al otro lado de lacultura artística y literaria que es nuestra tradición más profunda y prolongada, hay ya unacultura empresarial comparablemente honda y resistente. La pregunta ardiente siguesiendo ésta: ¿por qué los latinoamericanos no sabemos trasladar a la política las virtudesde la cultura estética y de la cultura empresarial?Hay una recurrencia dramática de nuestros vicios políticos. Cuando creemos haberconsolidado sistemas democráticos imperfectos pero saludables, el microbio delautoritarismo hace su reaparición con gesto melodramático, balcón de opereta, disfraz decondotiero y palabrería demagógica. ¿Cómo consolidar la democracia contra el virusautoritario?Creo que la vida y obra de Gustavo Cisneros, por caminos variados, nos ofrece algunasrespuestas. La primera es procurar que nuestras sociedades tengas una poderosa baseeducativa. Hay que penetrar la selva y las “montañas sagradas” a las que hace referenciaGuillermo de la Dehesa. La pobreza no crea mercado, nos dice incansablemente CarlosSlim y Gustavo Cisneros concurre: hay una relación fatal entre los niveles de educación yla pobreza. Los latinoamericanos debemos empuñar los lápices como dagas. Laeducación asegura el despegue de las energías creadoras de nuestros conciudadanos.La educación libera los talentos y capacidades personales de ciudadanos que de ningunamanera están condenados a la ignorancia y a la miseria.En sus tareas culturales, Gustavo Cisneros ha encontrado una aliada magnifica en suesposa, Patricia Phelps. El Mozarteum que lleva e impulsa la cultura musical entre losjóvenes venezolanos. El rescate de objetos etnográficos. La colección de ciento de milesde fotografías del sur de Venezuela, Patricia Phelps entiende la cultura como gestacióncontinua y asume la responsabilidad de reunir las obras de cultura –popular y singular –que al cabo le pertenecen a la comunidad.Hay, pues, esta base para el desarrollo local. La educación básica. Pero en un mundo dedesarrollo técnico y educativo tan veloz y globalizado como el que vivimos, la base de laeducación local tiene dos desafíos. Primero, saber que hoy en día la educación espermanente. No culmina, dramáticamente, en el sexto año de primaria que a veces es ellímite para millones de jóvenes latinoamericanos. Ni siquiera culmina al obtener el gradouniversitario. La educación solo termina cuando se acaba la vida.Esto en primer lugar. En segundo, saber que la educación local tiene que ponerse al díafrente a los desafíos del desarrollo veloz de las tecnologías. Bill Clinton recordaba, ante laAsamblea General de la ONU que, al asumir la presidencia de Estados Unidos, solo habíacincuenta sitios en la red de información mundial. Cuando dejó la Casa Blanca, ocho años
  • 3. más tarde, había trescientos cincuenta millones. Calculemos el salto que nos espera enlos próximos diez o veinte años.La revolución tecnológica abarca por igual las áreas de la aldea local y las de la aldeaglobal. En países de población agraria extendida, como la América latina, la revolucióntecnoinformativa puede cambiar radicalmente las condiciones de vida. El acceso a la redtransforma la relación entre la oferta y la demanda agrícola. Proporciona a lostrabajadores del campo información puesta al día. El campesino puede recibir, medianteconexión con las fuentes de información, noticias en escuela, centros comunales ycentros de salud. El simputer de bolsillo incluso supera la barrera del analfabetismo,convirtiendo el texto en palabras.Al nivel global, se trata pues de acceder a una mundialización no impuesta, sino generadadesde adentro. Gustavo Cisneros ha globalizado sus empresas doblemente: de laperiferia al centro y del centro a la periferia. Se ha empeñado en la evolución cualitativade sus empresas, dotándose de tecnologías, cada vez más avanzadas. La nuevasociedad de información digital ha sido aprovechada por Cisneros para multiplicarservicios a través de una plataforma tecnológica única. Caen las barreras de lainformación y a la información. La América Latina no puede, una vez más “llegar tarde albanquete de la civilización”, como dijese Alfonso Reyes.La democracia le es consustantiva a la civilización moderna. Gustavo Cisneros, nolensvolens, representa un valor y un papel político en su Venezuela nativa. El proceso delboom and bust, los virajes de la petrolización (“los veneros del diablo”), la decadencia yfrivolidad de los partidos y las personalidades políticas, crearon el vacío apropiado paraque la eterna tentación autoritaria latinoamericana regresara por sus fueros en la figura deHugo Chávez. Electo como Hitler, histriónico como Mussolini, populista como Perón,Chávez ha desatado (porque no la ha gobernado) una marea de divisiones, regresioneseconómicas y espejismos sociales que podrían ser contagiosos en una Iberoamérica quese felicita de ser democrática pero se pregunta, ¿a qué hora el pan, el techo, la escuela,la salud?Ganarle la batalla a la tentación autoritaria es deber de la ciudadanía democrática de laAmérica Latina. Gustavo Cisneros se ubica en el centro democrático y sufre por ello losataques, las calumnias y demás balística del sótano chavista. Ante las políticas divisitasde Chávez, Cisneros se sitúa, no en un centro anodino, sino en un centro decompromisos. Peligroso centro, peligroso para el autoritarismo demagógico. PuesCisneros representa la capacidad de organización de la cual carece el gobiernoautoritario. Representa el balance social contra el desequilibrio divisivo. Representa lacreación de las fuentes de trabajo y de riqueza frente al bullicio estéril y la dilapidación derecursos.Gustavo Cisneros es un empresario trasatlántico. Su relación con España significa laabolición del océano: las carabelas tienen boleto de ida y vuelta. Es un empresario
  • 4. interamericano. Su presencia en los continentes del Nuevo Mundo – Iberoamérica yAngloamérica- lo convierte en Adelantado de relaciones de provecho mutuo, como lo hademostrado en múltiples negociaciones con empresas norteamericanas que nuncaconstituyen debilidad o cesión nuestra, sino equiparación racional y digna.Creador de una cultura de negocios, adelantado de una cultura política de equilibrios,promotor de una cultura educativa que no deje atrás a nadie, escudero de la lenguaespañola en el corazón de Angloamérica, Gustavo Cisneros descendió un día a lacaverna de Sarisariñama como un personaje de Conan Doyle descendió al centro de latierra y, al tocarla, escuchó un grito de dolor. En su descenso a la caverna, GustavoCisneros escuchó, acaso, un grito de alegría: “una fiera medida de hombría”, comoexclama Rómulo Gallegos en las páginas de Canaima.