Presentación loromayo (6 de enero)

376 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
376
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide
  • Contribución al desarrollo   El Proyecto Inambari garantizará la seguridad energética del Perú para cubrir su demanda de energía futura, significará ingresos frescos para todos los gobiernos regionales y locales involucrados y elevará sensiblemente el nivel de vida de todas sus poblaciones aledañas. Pero sus efectos positivos llegarán mucho más lejos, pues incrementará las exportaciones regionales, contribuirá a profesionalizar la amazonía, creará industrias de base y conectará de modo ventajoso a las regiones del sur del país con los grandes mercados. Con el Proyecto Inambari, el Perú puede pasar de generar energía simplemente para acompañar su crecimiento a generar energía para transitar al verdadero desarrollo.   Creación de industrias de base El Proyecto Inambari impulsará la electrificación rural urbana, lo que propiciará el crecimiento económico, la generación de empleo y el dinamismo interregional. Pero, además, impulsará la creación de industrias de base, que son las que desarrollan el sector de servicios capaz de proveer el empleo en gran escala que el país requiere. La energía es anterior al desarrollo, y por ello una industria de base solo puede existir cuando se cuenta con energía abundante asegurada.   Más profesionales, más tecnología Las regiones del sur podrán aprovecharán la tecnología del Brasil, uno de los países del mundo con mayor experiencia hidroeléctrica. Asimismo, el Proyecto implicará la creación de instituciones de educación tecnológica y de cursos de ingeniería que proveerán los profesionales técnicos que el sur requiere para su despegue y para abordar con éxito futuros proyectos de infraestructura.   Conexión con Acre y Rondonia El proyecto Inambari le abre a las regiones de Cusco, Madre de Dios y Puno la posibilidad de conectarse más estrechamente con los estados brasileños fronterizos de Acre y Rondonia, que representan solo entre 3% y 4% del PBI del vecino país pero entre 30% y 40% de todo lo que el Perú produce.   Renta y canon hidroenergético El Perú percibirá ingresos por unos 200 millones de dólares por concepto de impuesto a la renta. Como en el caso de la minería, la mitad de este monto será destinada al canon hidroenergético para las regiones de Puno, Cuzco y Madre de Dios y para las provincias, distritos y centros poblados aledaños al Proyecto Inambari. Según Ley, 10% del canon hidroenergético irá a los gobiernos locales de las municipalidades donde se explota el recurso natural; 25% a los gobiernos locales de las municipalidades distritales y provinciales; 40% a los gobiernos locales de los departamentos; y 25% a los gobiernos regionales de los departamentos donde se explota el recurso natural.   El despegue del sur El Proyecto Inambari es la ocasión que el sur ha estado aguardando para integrarse a la corriente de desarrollo que está empujando a todo el país hacia adelante. El sur posee recursos gasíferos, energéticos y mineros que lo pueden llevar a elevar notablemente su nivel de desarrollo humano. El Proyecto Inambari puede ser el primer gran paso para explotar ventajas hoy desaprovechadas. Por ejemplo, la superficie de Madre de Dios es 7% del territorio del país, pero su participación en el PBI nacional apenas alcanza el 0,3%. Esa situación cambiará con el inicio del Proyecto Inambari, pues la actividad asociada a él elevará las exportaciones, la producción y los ingresos en toda la región.  
  • Contribución al desarrollo   El Proyecto Inambari garantizará la seguridad energética del Perú para cubrir su demanda de energía futura, significará ingresos frescos para todos los gobiernos regionales y locales involucrados y elevará sensiblemente el nivel de vida de todas sus poblaciones aledañas. Pero sus efectos positivos llegarán mucho más lejos, pues incrementará las exportaciones regionales, contribuirá a profesionalizar la amazonía, creará industrias de base y conectará de modo ventajoso a las regiones del sur del país con los grandes mercados. Con el Proyecto Inambari, el Perú puede pasar de generar energía simplemente para acompañar su crecimiento a generar energía para transitar al verdadero desarrollo.   Creación de industrias de base El Proyecto Inambari impulsará la electrificación rural urbana, lo que propiciará el crecimiento económico, la generación de empleo y el dinamismo interregional. Pero, además, impulsará la creación de industrias de base, que son las que desarrollan el sector de servicios capaz de proveer el empleo en gran escala que el país requiere. La energía es anterior al desarrollo, y por ello una industria de base solo puede existir cuando se cuenta con energía abundante asegurada.   Más profesionales, más tecnología Las regiones del sur podrán aprovecharán la tecnología del Brasil, uno de los países del mundo con mayor experiencia hidroeléctrica. Asimismo, el Proyecto implicará la creación de instituciones de educación tecnológica y de cursos de ingeniería que proveerán los profesionales técnicos que el sur requiere para su despegue y para abordar con éxito futuros proyectos de infraestructura.   Conexión con Acre y Rondonia El proyecto Inambari le abre a las regiones de Cusco, Madre de Dios y Puno la posibilidad de conectarse más estrechamente con los estados brasileños fronterizos de Acre y Rondonia, que representan solo entre 3% y 4% del PBI del vecino país pero entre 30% y 40% de todo lo que el Perú produce.   Renta y canon hidroenergético El Perú percibirá ingresos por unos 200 millones de dólares por concepto de impuesto a la renta. Como en el caso de la minería, la mitad de este monto será destinada al canon hidroenergético para las regiones de Puno, Cuzco y Madre de Dios y para las provincias, distritos y centros poblados aledaños al Proyecto Inambari. Según Ley, 10% del canon hidroenergético irá a los gobiernos locales de las municipalidades donde se explota el recurso natural; 25% a los gobiernos locales de las municipalidades distritales y provinciales; 40% a los gobiernos locales de los departamentos; y 25% a los gobiernos regionales de los departamentos donde se explota el recurso natural.   El despegue del sur El Proyecto Inambari es la ocasión que el sur ha estado aguardando para integrarse a la corriente de desarrollo que está empujando a todo el país hacia adelante. El sur posee recursos gasíferos, energéticos y mineros que lo pueden llevar a elevar notablemente su nivel de desarrollo humano. El Proyecto Inambari puede ser el primer gran paso para explotar ventajas hoy desaprovechadas. Por ejemplo, la superficie de Madre de Dios es 7% del territorio del país, pero su participación en el PBI nacional apenas alcanza el 0,3%. Esa situación cambiará con el inicio del Proyecto Inambari, pues la actividad asociada a él elevará las exportaciones, la producción y los ingresos en toda la región.  
  • El Proyecto Inambari comprende la construcción de una gran represa y la puesta en operación de una central hidroeléctrica de alta tecnología en el río Inambari. Justo donde se encuentran los departamentos de Cuzco, Madre de Dios y Puno. Esta central, que producirá más de 2.000 megavatios de energía eléctrica al año, será la quinta más grande de Sudamérica. Por su escala territorial, su envergadura económica y su sostenibilidad ambiental, el Proyecto Inambari es quizá la opción más armoniosa para despertar el enorme potencial dormido de las regiones de selva y para nivelar el desarrollo humano de los departamentos del sur con los del norte del país.
  • Contribución al desarrollo   El Proyecto Inambari garantizará la seguridad energética del Perú para cubrir su demanda de energía futura, significará ingresos frescos para todos los gobiernos regionales y locales involucrados y elevará sensiblemente el nivel de vida de todas sus poblaciones aledañas. Pero sus efectos positivos llegarán mucho más lejos, pues incrementará las exportaciones regionales, contribuirá a profesionalizar la amazonía, creará industrias de base y conectará de modo ventajoso a las regiones del sur del país con los grandes mercados. Con el Proyecto Inambari, el Perú puede pasar de generar energía simplemente para acompañar su crecimiento a generar energía para transitar al verdadero desarrollo.   Creación de industrias de base El Proyecto Inambari impulsará la electrificación rural urbana, lo que propiciará el crecimiento económico, la generación de empleo y el dinamismo interregional. Pero, además, impulsará la creación de industrias de base, que son las que desarrollan el sector de servicios capaz de proveer el empleo en gran escala que el país requiere. La energía es anterior al desarrollo, y por ello una industria de base solo puede existir cuando se cuenta con energía abundante asegurada.   Más profesionales, más tecnología Las regiones del sur podrán aprovecharán la tecnología del Brasil, uno de los países del mundo con mayor experiencia hidroeléctrica. Asimismo, el Proyecto implicará la creación de instituciones de educación tecnológica y de cursos de ingeniería que proveerán los profesionales técnicos que el sur requiere para su despegue y para abordar con éxito futuros proyectos de infraestructura.   Conexión con Acre y Rondonia El proyecto Inambari le abre a las regiones de Cusco, Madre de Dios y Puno la posibilidad de conectarse más estrechamente con los estados brasileños fronterizos de Acre y Rondonia, que representan solo entre 3% y 4% del PBI del vecino país pero entre 30% y 40% de todo lo que el Perú produce.   Renta y canon hidroenergético El Perú percibirá ingresos por unos 200 millones de dólares por concepto de impuesto a la renta. Como en el caso de la minería, la mitad de este monto será destinada al canon hidroenergético para las regiones de Puno, Cuzco y Madre de Dios y para las provincias, distritos y centros poblados aledaños al Proyecto Inambari. Según Ley, 10% del canon hidroenergético irá a los gobiernos locales de las municipalidades donde se explota el recurso natural; 25% a los gobiernos locales de las municipalidades distritales y provinciales; 40% a los gobiernos locales de los departamentos; y 25% a los gobiernos regionales de los departamentos donde se explota el recurso natural.   El despegue del sur El Proyecto Inambari es la ocasión que el sur ha estado aguardando para integrarse a la corriente de desarrollo que está empujando a todo el país hacia adelante. El sur posee recursos gasíferos, energéticos y mineros que lo pueden llevar a elevar notablemente su nivel de desarrollo humano. El Proyecto Inambari puede ser el primer gran paso para explotar ventajas hoy desaprovechadas. Por ejemplo, la superficie de Madre de Dios es 7% del territorio del país, pero su participación en el PBI nacional apenas alcanza el 0,3%. Esa situación cambiará con el inicio del Proyecto Inambari, pues la actividad asociada a él elevará las exportaciones, la producción y los ingresos en toda la región.  
  • Contribución al desarrollo   El Proyecto Inambari garantizará la seguridad energética del Perú para cubrir su demanda de energía futura, significará ingresos frescos para todos los gobiernos regionales y locales involucrados y elevará sensiblemente el nivel de vida de todas sus poblaciones aledañas. Pero sus efectos positivos llegarán mucho más lejos, pues incrementará las exportaciones regionales, contribuirá a profesionalizar la amazonía, creará industrias de base y conectará de modo ventajoso a las regiones del sur del país con los grandes mercados. Con el Proyecto Inambari, el Perú puede pasar de generar energía simplemente para acompañar su crecimiento a generar energía para transitar al verdadero desarrollo.   Creación de industrias de base El Proyecto Inambari impulsará la electrificación rural urbana, lo que propiciará el crecimiento económico, la generación de empleo y el dinamismo interregional. Pero, además, impulsará la creación de industrias de base, que son las que desarrollan el sector de servicios capaz de proveer el empleo en gran escala que el país requiere. La energía es anterior al desarrollo, y por ello una industria de base solo puede existir cuando se cuenta con energía abundante asegurada.   Más profesionales, más tecnología Las regiones del sur podrán aprovecharán la tecnología del Brasil, uno de los países del mundo con mayor experiencia hidroeléctrica. Asimismo, el Proyecto implicará la creación de instituciones de educación tecnológica y de cursos de ingeniería que proveerán los profesionales técnicos que el sur requiere para su despegue y para abordar con éxito futuros proyectos de infraestructura.   Conexión con Acre y Rondonia El proyecto Inambari le abre a las regiones de Cusco, Madre de Dios y Puno la posibilidad de conectarse más estrechamente con los estados brasileños fronterizos de Acre y Rondonia, que representan solo entre 3% y 4% del PBI del vecino país pero entre 30% y 40% de todo lo que el Perú produce.   Renta y canon hidroenergético El Perú percibirá ingresos por unos 200 millones de dólares por concepto de impuesto a la renta. Como en el caso de la minería, la mitad de este monto será destinada al canon hidroenergético para las regiones de Puno, Cuzco y Madre de Dios y para las provincias, distritos y centros poblados aledaños al Proyecto Inambari. Según Ley, 10% del canon hidroenergético irá a los gobiernos locales de las municipalidades donde se explota el recurso natural; 25% a los gobiernos locales de las municipalidades distritales y provinciales; 40% a los gobiernos locales de los departamentos; y 25% a los gobiernos regionales de los departamentos donde se explota el recurso natural.   El despegue del sur El Proyecto Inambari es la ocasión que el sur ha estado aguardando para integrarse a la corriente de desarrollo que está empujando a todo el país hacia adelante. El sur posee recursos gasíferos, energéticos y mineros que lo pueden llevar a elevar notablemente su nivel de desarrollo humano. El Proyecto Inambari puede ser el primer gran paso para explotar ventajas hoy desaprovechadas. Por ejemplo, la superficie de Madre de Dios es 7% del territorio del país, pero su participación en el PBI nacional apenas alcanza el 0,3%. Esa situación cambiará con el inicio del Proyecto Inambari, pues la actividad asociada a él elevará las exportaciones, la producción y los ingresos en toda la región.  
  • Impacto Social   Según el Censo Nacional 2008, la población en el área de influencia del Proyecto Inambari es de 7,862 habitantes (3,261 residen en su zona de influencia directa). El 72% de esta población no cuenta con energía eléctrica y el 85% carece de redes de agua y desagüe. El desarrollo de la infraestructura de vivienda, salud y educación es en general deficiente. El servicio educativo se limita a la educación primaria y el empleo formal es virtualmente inexistente. Esta es una realidad que el Proyecto Inambari puede transformar radicalmente en menos de 5 años.   Generación eléctrica gratuita Hoy muchos lugares de los departamentos involucrados en el Proyecto carecen de servicio de alumbrado público eléctrico y doméstico. El Proyecto Inambari asegurará potencia energética de sobra para que los miles de habitantes de su zona de influencia cuenten con electricidad en sus hogares, y por supuesto también los pobladores de asentamientos amazónicos apartados que hoy no tienen ningún servicio público básico.   Generación de empleo En sus cuatro años de construcción, el Proyecto creará más de 4.000 empleos directos y 15.000 indirectos. La mayoría de esta mano de obra será local. Posteriormente, como se necesitará empleados calificados para operar y mantener la central hidroeléctrica, el Proyecto capacitará a los pobladores locales, quienes elevarán así su nivel de formación. Además, podrán organizarse en empresas o cooperativas para brindar servicios regulares y permanentes de limpieza y conservación de la franja de protección de la represa, que requerirá muchos empleos permanentes a lo largo de décadas de concesión.   Reducción de la pobreza El Proyecto Inambari proveerá una serie de obras de infraestructura que tendrán impacto directo e inmediato en la salubridad, la educación, la producción y los ingresos locales. Una central hidroeléctrica es un proyecto de muy largo plazo y su continuidad requiere de buenas relaciones con el medioambiente y con la población. Por eso, para los inversionistas del proyecto es fundamental elevar de verdad los niveles de vida dentro de su área de influencia. Una central hidroeléctrica, que abarca un área tan grande y debe operar por tanto tiempo, no puede convivir con la pobreza extrema. Esa es la gran diferencia con otros proyectos en los que la inversión se va al concluir las obras.   Censo de población La población de la zona del Inambari es una población eminente trabajadora, pues la mitad de ella tiene entre 20 y 44 años de edad. En la zona, la más lluviosa del Perú, la mayoría de pobladores son migrantes relativamente nuevos. Una entidad independiente está conduciendo un censo de población con el fin de determinar su número exacto a la fecha, sus condiciones de vivienda y las actividades económicas que desarrollan. Dicho censo es el primer paso para garantizar que los beneficios del Proyecto lleguen a todos los pobladores y localidades de la zona.
  • Contribución al desarrollo   El Proyecto Inambari garantizará la seguridad energética del Perú para cubrir su demanda de energía futura, significará ingresos frescos para todos los gobiernos regionales y locales involucrados y elevará sensiblemente el nivel de vida de todas sus poblaciones aledañas. Pero sus efectos positivos llegarán mucho más lejos, pues incrementará las exportaciones regionales, contribuirá a profesionalizar la amazonía, creará industrias de base y conectará de modo ventajoso a las regiones del sur del país con los grandes mercados. Con el Proyecto Inambari, el Perú puede pasar de generar energía simplemente para acompañar su crecimiento a generar energía para transitar al verdadero desarrollo.   Creación de industrias de base El Proyecto Inambari impulsará la electrificación rural urbana, lo que propiciará el crecimiento económico, la generación de empleo y el dinamismo interregional. Pero, además, impulsará la creación de industrias de base, que son las que desarrollan el sector de servicios capaz de proveer el empleo en gran escala que el país requiere. La energía es anterior al desarrollo, y por ello una industria de base solo puede existir cuando se cuenta con energía abundante asegurada.   Más profesionales, más tecnología Las regiones del sur podrán aprovecharán la tecnología del Brasil, uno de los países del mundo con mayor experiencia hidroeléctrica. Asimismo, el Proyecto implicará la creación de instituciones de educación tecnológica y de cursos de ingeniería que proveerán los profesionales técnicos que el sur requiere para su despegue y para abordar con éxito futuros proyectos de infraestructura.   Conexión con Acre y Rondonia El proyecto Inambari le abre a las regiones de Cusco, Madre de Dios y Puno la posibilidad de conectarse más estrechamente con los estados brasileños fronterizos de Acre y Rondonia, que representan solo entre 3% y 4% del PBI del vecino país pero entre 30% y 40% de todo lo que el Perú produce.   Renta y canon hidroenergético El Perú percibirá ingresos por unos 200 millones de dólares por concepto de impuesto a la renta. Como en el caso de la minería, la mitad de este monto será destinada al canon hidroenergético para las regiones de Puno, Cuzco y Madre de Dios y para las provincias, distritos y centros poblados aledaños al Proyecto Inambari. Según Ley, 10% del canon hidroenergético irá a los gobiernos locales de las municipalidades donde se explota el recurso natural; 25% a los gobiernos locales de las municipalidades distritales y provinciales; 40% a los gobiernos locales de los departamentos; y 25% a los gobiernos regionales de los departamentos donde se explota el recurso natural.   El despegue del sur El Proyecto Inambari es la ocasión que el sur ha estado aguardando para integrarse a la corriente de desarrollo que está empujando a todo el país hacia adelante. El sur posee recursos gasíferos, energéticos y mineros que lo pueden llevar a elevar notablemente su nivel de desarrollo humano. El Proyecto Inambari puede ser el primer gran paso para explotar ventajas hoy desaprovechadas. Por ejemplo, la superficie de Madre de Dios es 7% del territorio del país, pero su participación en el PBI nacional apenas alcanza el 0,3%. Esa situación cambiará con el inicio del Proyecto Inambari, pues la actividad asociada a él elevará las exportaciones, la producción y los ingresos en toda la región.  
  • Situación actual   El Proyecto Inambari se encuentra actualmente en la etapa de estudios de factibilidad técnico-económica, orientados a evaluar tanto la viabilidad de su ingeniería como su impacto ambiental y social. Estos estudios, requisito previo e indispensable antes de la etapa de ejecución, se desarrollan en el marco de la concesión temporal otorgada por el gobierno peruano, en junio de 2008, a la empresa Egasur. El plazo de la concesión temporal es de 24 meses. Los estudios se desarrollan en los distritos de Huepetue (provincia de Manu, Madre de Dios); Camanti (provincia de Quispicanchis, Cusco); y San Gabán y Ayapata (provincia de Carabaya, Puno).   Construcción De acuerdo con las leyes del Perú, las obras de ingeniería del Proyecto Inambari comenzarán únicamente si las autoridades peruanas aprueban los diversos estudios técnicos y de factibilidad, así como las propuestas ambientales y sociales, presentados por Egasur. De ser así, se dará inicio inmediato a múltiples trabajos de ingeniería, que abarcan no solo la construcción de la represa y la central hidroeléctrica, sino también la construcción de viviendas, servicios públicos, puentes y carreteras, así como a la reubicación de una parte de la población local y a la puesta en marcha de diversas iniciativas en el campo de la protección ambiental. Propiedad La Central Hidroeléctrica de Inambari se ejecutará bajo la modalidad de concesión por un período que será definido por el Estado peruano según su conveniencia. Este plazo se contará desde el fin de la construcción de la presa y de la central hidroeléctrica, las que podrían quedar listas hacia el año 2015. Tras la conclusión de este periodo, las obras de ingeniería de la represa retornarán al control del Estado peruano, así como el conjunto de las instalaciones de la central hidroeléctrica, según su interés. Entonces, el Estado optará por la administración directa, la renovación de la concesión, una nueva entrega en concesión u otra modalidad de gestión que considere conveniente para sus intereses.
  • Situación actual   El Proyecto Inambari se encuentra actualmente en la etapa de estudios de factibilidad técnico-económica, orientados a evaluar tanto la viabilidad de su ingeniería como su impacto ambiental y social. Estos estudios, requisito previo e indispensable antes de la etapa de ejecución, se desarrollan en el marco de la concesión temporal otorgada por el gobierno peruano, en junio de 2008, a la empresa Egasur. El plazo de la concesión temporal es de 24 meses. Los estudios se desarrollan en los distritos de Huepetue (provincia de Manu, Madre de Dios); Camanti (provincia de Quispicanchis, Cusco); y San Gabán y Ayapata (provincia de Carabaya, Puno).   Construcción De acuerdo con las leyes del Perú, las obras de ingeniería del Proyecto Inambari comenzarán únicamente si las autoridades peruanas aprueban los diversos estudios técnicos y de factibilidad, así como las propuestas ambientales y sociales, presentados por Egasur. De ser así, se dará inicio inmediato a múltiples trabajos de ingeniería, que abarcan no solo la construcción de la represa y la central hidroeléctrica, sino también la construcción de viviendas, servicios públicos, puentes y carreteras, así como a la reubicación de una parte de la población local y a la puesta en marcha de diversas iniciativas en el campo de la protección ambiental. Propiedad La Central Hidroeléctrica de Inambari se ejecutará bajo la modalidad de concesión por un período que será definido por el Estado peruano según su conveniencia. Este plazo se contará desde el fin de la construcción de la presa y de la central hidroeléctrica, las que podrían quedar listas hacia el año 2015. Tras la conclusión de este periodo, las obras de ingeniería de la represa retornarán al control del Estado peruano, así como el conjunto de las instalaciones de la central hidroeléctrica, según su interés. Entonces, el Estado optará por la administración directa, la renovación de la concesión, una nueva entrega en concesión u otra modalidad de gestión que considere conveniente para sus intereses.
  • Construcción y Reubicación   El Proyecto Inambari constituye un enorme esfuerzo de planificación que pondrá orden territorial en el caótico paisaje que característica al desarrollo humano y productivo en muchas regiones del país y en particular en la selva amazónica. Como parte de ese esfuerzo, los habitantes que ocupan los centros poblados y localidades donde estará el embalse serán reubicados. Esta reubicación de la población del área de influencia directa del proyecto es lo que precisamente cambiará la vida de su gente para bien. Todos los detalles del plan de reubicación serán coordinados con la población.   Proceso de represamiento El proceso de inundación para la formación de la represa no se llevará a cabo de la noche a la mañana, sino a lo largo de cuatro años. Durante ese tiempo, se construirá centros urbanos, dos nuevos tramos carreteros, escuelas, centros médicos y tendidos de agua y electricidad. Esta nueva infraestructura, que será construida a costo de Egasur, será puesta en manos de los pobladores antes de que ninguna escuela, posta médica o carretera actualmente existente sea cubierta de agua.   Carretera Interoceánica El Proyecto Inambari construirá, enteramente a su costo, dos nuevas carreteras de Nivel 1, nunca antes vistas en la selva peruana, que reemplazarán dos tramos de 44 y 28 Km. ubicados en Cusco y Puno, respectivamente. Además, los nuevos tramos carreteros serán construidos antes de que las aguas sean embalsadas sobre los antiguos trazos, por lo que el tránsito no será en ningún momento interrumpido.   Proceso de reubicación El proceso de reubicación será el resultado de un estudio y una propuesta urbanística y productiva en zonas seleccionadas por ser las mejores para el desarrollo de actividades productivas ambientalmente sostenibles. Luego de realizado el estudio, cada población contará con opciones de reubicación que brindarán las condiciones necesarias para integrar sus actividades económicas a las cadenas productivas y al comercio regional e interregional. En sus nuevos lugares, los pobladores podrán dedicarse a las actividades económicas que hoy desarrollan e incluso tener los mismos vecinos. El Proyecto Inambari facilitará que todos sean reubicados a lo largo del nuevo trazo carretero.   Beneficios para poblaciones reubicadas En las zonas de reubicación, los pobladores contarán con viviendas de calidad superior a las que hoy tienen, con servicios de agua y desagüe, electricidad e Internet, las cuales serán construidas a costo de los inversionistas. Los pobladores pueden elegir entre ser justamente retribuidos por los terrenos, producción e infraestructura que dejarán o recibir nuevas viviendas y tierras debidamente tituladas y con financiamiento para desarrollar un cultivo de su elección por 5 años. Esto es importante, ya que 59% de las propiedades carecen de título definitivo. Los pobladores reubicados recibirán asesoría en producción, comercialización y desarrollo de negocios, así como apoyo en el traslado de sus bienes y familias.   Beneficios para poblaciones no reubicadas La población no reubicada (zona de influencia indirecta), tendrá varios de los mismos beneficios que las poblaciones reubicadas, como acceso a una nueva carretera de primer nivel y a los hospitales y escuelas que se construirán. Asimismo, los inversionistas evalúan la posibilidad de proveer generación y tendido eléctrico a todos los poblados, algo nunca visto en esa magnitud en la historia del Perú. Además, las poblaciones no reubicadas también se beneficiarán con los recursos frescos del canon hidroeléctrico. Todas las localidades ganarán con su incorporación a un sistema mejor planificado de ciudades y zonas productivas, así como con su participación en los empleos y en el mercado de proveedores y servicios que la gran central hidroeléctrica creará.
  • Construcción y Reubicación   El Proyecto Inambari constituye un enorme esfuerzo de planificación que pondrá orden territorial en el caótico paisaje que característica al desarrollo humano y productivo en muchas regiones del país y en particular en la selva amazónica. Como parte de ese esfuerzo, los habitantes que ocupan los centros poblados y localidades donde estará el embalse serán reubicados. Esta reubicación de la población del área de influencia directa del proyecto es lo que precisamente cambiará la vida de su gente para bien. Todos los detalles del plan de reubicación serán coordinados con la población.   Proceso de represamiento El proceso de inundación para la formación de la represa no se llevará a cabo de la noche a la mañana, sino a lo largo de cuatro años. Durante ese tiempo, se construirá centros urbanos, dos nuevos tramos carreteros, escuelas, centros médicos y tendidos de agua y electricidad. Esta nueva infraestructura, que será construida a costo de Egasur, será puesta en manos de los pobladores antes de que ninguna escuela, posta médica o carretera actualmente existente sea cubierta de agua.   Carretera Interoceánica El Proyecto Inambari construirá, enteramente a su costo, dos nuevas carreteras de Nivel 1, nunca antes vistas en la selva peruana, que reemplazarán dos tramos de 44 y 28 Km. ubicados en Cusco y Puno, respectivamente. Además, los nuevos tramos carreteros serán construidos antes de que las aguas sean embalsadas sobre los antiguos trazos, por lo que el tránsito no será en ningún momento interrumpido.   Proceso de reubicación El proceso de reubicación será el resultado de un estudio y una propuesta urbanística y productiva en zonas seleccionadas por ser las mejores para el desarrollo de actividades productivas ambientalmente sostenibles. Luego de realizado el estudio, cada población contará con opciones de reubicación que brindarán las condiciones necesarias para integrar sus actividades económicas a las cadenas productivas y al comercio regional e interregional. En sus nuevos lugares, los pobladores podrán dedicarse a las actividades económicas que hoy desarrollan e incluso tener los mismos vecinos. El Proyecto Inambari facilitará que todos sean reubicados a lo largo del nuevo trazo carretero.   Beneficios para poblaciones reubicadas En las zonas de reubicación, los pobladores contarán con viviendas de calidad superior a las que hoy tienen, con servicios de agua y desagüe, electricidad e Internet, las cuales serán construidas a costo de los inversionistas. Los pobladores pueden elegir entre ser justamente retribuidos por los terrenos, producción e infraestructura que dejarán o recibir nuevas viviendas y tierras debidamente tituladas y con financiamiento para desarrollar un cultivo de su elección por 5 años. Esto es importante, ya que 59% de las propiedades carecen de título definitivo. Los pobladores reubicados recibirán asesoría en producción, comercialización y desarrollo de negocios, así como apoyo en el traslado de sus bienes y familias.   Beneficios para poblaciones no reubicadas La población no reubicada (zona de influencia indirecta), tendrá varios de los mismos beneficios que las poblaciones reubicadas, como acceso a una nueva carretera de primer nivel y a los hospitales y escuelas que se construirán. Asimismo, los inversionistas evalúan la posibilidad de proveer generación y tendido eléctrico a todos los poblados, algo nunca visto en esa magnitud en la historia del Perú. Además, las poblaciones no reubicadas también se beneficiarán con los recursos frescos del canon hidroeléctrico. Todas las localidades ganarán con su incorporación a un sistema mejor planificado de ciudades y zonas productivas, así como con su participación en los empleos y en el mercado de proveedores y servicios que la gran central hidroeléctrica creará.
  • Contribución al desarrollo   El Proyecto Inambari garantizará la seguridad energética del Perú para cubrir su demanda de energía futura, significará ingresos frescos para todos los gobiernos regionales y locales involucrados y elevará sensiblemente el nivel de vida de todas sus poblaciones aledañas. Pero sus efectos positivos llegarán mucho más lejos, pues incrementará las exportaciones regionales, contribuirá a profesionalizar la amazonía, creará industrias de base y conectará de modo ventajoso a las regiones del sur del país con los grandes mercados. Con el Proyecto Inambari, el Perú puede pasar de generar energía simplemente para acompañar su crecimiento a generar energía para transitar al verdadero desarrollo.   Creación de industrias de base El Proyecto Inambari impulsará la electrificación rural urbana, lo que propiciará el crecimiento económico, la generación de empleo y el dinamismo interregional. Pero, además, impulsará la creación de industrias de base, que son las que desarrollan el sector de servicios capaz de proveer el empleo en gran escala que el país requiere. La energía es anterior al desarrollo, y por ello una industria de base solo puede existir cuando se cuenta con energía abundante asegurada.   Más profesionales, más tecnología Las regiones del sur podrán aprovecharán la tecnología del Brasil, uno de los países del mundo con mayor experiencia hidroeléctrica. Asimismo, el Proyecto implicará la creación de instituciones de educación tecnológica y de cursos de ingeniería que proveerán los profesionales técnicos que el sur requiere para su despegue y para abordar con éxito futuros proyectos de infraestructura.   Conexión con Acre y Rondonia El proyecto Inambari le abre a las regiones de Cusco, Madre de Dios y Puno la posibilidad de conectarse más estrechamente con los estados brasileños fronterizos de Acre y Rondonia, que representan solo entre 3% y 4% del PBI del vecino país pero entre 30% y 40% de todo lo que el Perú produce.   Renta y canon hidroenergético El Perú percibirá ingresos por unos 200 millones de dólares por concepto de impuesto a la renta. Como en el caso de la minería, la mitad de este monto será destinada al canon hidroenergético para las regiones de Puno, Cuzco y Madre de Dios y para las provincias, distritos y centros poblados aledaños al Proyecto Inambari. Según Ley, 10% del canon hidroenergético irá a los gobiernos locales de las municipalidades donde se explota el recurso natural; 25% a los gobiernos locales de las municipalidades distritales y provinciales; 40% a los gobiernos locales de los departamentos; y 25% a los gobiernos regionales de los departamentos donde se explota el recurso natural.   El despegue del sur El Proyecto Inambari es la ocasión que el sur ha estado aguardando para integrarse a la corriente de desarrollo que está empujando a todo el país hacia adelante. El sur posee recursos gasíferos, energéticos y mineros que lo pueden llevar a elevar notablemente su nivel de desarrollo humano. El Proyecto Inambari puede ser el primer gran paso para explotar ventajas hoy desaprovechadas. Por ejemplo, la superficie de Madre de Dios es 7% del territorio del país, pero su participación en el PBI nacional apenas alcanza el 0,3%. Esa situación cambiará con el inicio del Proyecto Inambari, pues la actividad asociada a él elevará las exportaciones, la producción y los ingresos en toda la región.  
  • Construcción y Reubicación   El Proyecto Inambari constituye un enorme esfuerzo de planificación que pondrá orden territorial en el caótico paisaje que característica al desarrollo humano y productivo en muchas regiones del país y en particular en la selva amazónica. Como parte de ese esfuerzo, los habitantes que ocupan los centros poblados y localidades donde estará el embalse serán reubicados. Esta reubicación de la población del área de influencia directa del proyecto es lo que precisamente cambiará la vida de su gente para bien. Todos los detalles del plan de reubicación serán coordinados con la población.   Proceso de represamiento El proceso de inundación para la formación de la represa no se llevará a cabo de la noche a la mañana, sino a lo largo de cuatro años. Durante ese tiempo, se construirá centros urbanos, dos nuevos tramos carreteros, escuelas, centros médicos y tendidos de agua y electricidad. Esta nueva infraestructura, que será construida a costo de Egasur, será puesta en manos de los pobladores antes de que ninguna escuela, posta médica o carretera actualmente existente sea cubierta de agua.   Carretera Interoceánica El Proyecto Inambari construirá, enteramente a su costo, dos nuevas carreteras de Nivel 1, nunca antes vistas en la selva peruana, que reemplazarán dos tramos de 44 y 28 Km. ubicados en Cusco y Puno, respectivamente. Además, los nuevos tramos carreteros serán construidos antes de que las aguas sean embalsadas sobre los antiguos trazos, por lo que el tránsito no será en ningún momento interrumpido.   Proceso de reubicación El proceso de reubicación será el resultado de un estudio y una propuesta urbanística y productiva en zonas seleccionadas por ser las mejores para el desarrollo de actividades productivas ambientalmente sostenibles. Luego de realizado el estudio, cada población contará con opciones de reubicación que brindarán las condiciones necesarias para integrar sus actividades económicas a las cadenas productivas y al comercio regional e interregional. En sus nuevos lugares, los pobladores podrán dedicarse a las actividades económicas que hoy desarrollan e incluso tener los mismos vecinos. El Proyecto Inambari facilitará que todos sean reubicados a lo largo del nuevo trazo carretero.   Beneficios para poblaciones reubicadas En las zonas de reubicación, los pobladores contarán con viviendas de calidad superior a las que hoy tienen, con servicios de agua y desagüe, electricidad e Internet, las cuales serán construidas a costo de los inversionistas. Los pobladores pueden elegir entre ser justamente retribuidos por los terrenos, producción e infraestructura que dejarán o recibir nuevas viviendas y tierras debidamente tituladas y con financiamiento para desarrollar un cultivo de su elección por 5 años. Esto es importante, ya que 59% de las propiedades carecen de título definitivo. Los pobladores reubicados recibirán asesoría en producción, comercialización y desarrollo de negocios, así como apoyo en el traslado de sus bienes y familias.   Beneficios para poblaciones no reubicadas La población no reubicada (zona de influencia indirecta), tendrá varios de los mismos beneficios que las poblaciones reubicadas, como acceso a una nueva carretera de primer nivel y a los hospitales y escuelas que se construirán. Asimismo, los inversionistas evalúan la posibilidad de proveer generación y tendido eléctrico a todos los poblados, algo nunca visto en esa magnitud en la historia del Perú. Además, las poblaciones no reubicadas también se beneficiarán con los recursos frescos del canon hidroeléctrico. Todas las localidades ganarán con su incorporación a un sistema mejor planificado de ciudades y zonas productivas, así como con su participación en los empleos y en el mercado de proveedores y servicios que la gran central hidroeléctrica creará.
  • Contribución al desarrollo   El Proyecto Inambari garantizará la seguridad energética del Perú para cubrir su demanda de energía futura, significará ingresos frescos para todos los gobiernos regionales y locales involucrados y elevará sensiblemente el nivel de vida de todas sus poblaciones aledañas. Pero sus efectos positivos llegarán mucho más lejos, pues incrementará las exportaciones regionales, contribuirá a profesionalizar la amazonía, creará industrias de base y conectará de modo ventajoso a las regiones del sur del país con los grandes mercados. Con el Proyecto Inambari, el Perú puede pasar de generar energía simplemente para acompañar su crecimiento a generar energía para transitar al verdadero desarrollo.   Creación de industrias de base El Proyecto Inambari impulsará la electrificación rural urbana, lo que propiciará el crecimiento económico, la generación de empleo y el dinamismo interregional. Pero, además, impulsará la creación de industrias de base, que son las que desarrollan el sector de servicios capaz de proveer el empleo en gran escala que el país requiere. La energía es anterior al desarrollo, y por ello una industria de base solo puede existir cuando se cuenta con energía abundante asegurada.   Más profesionales, más tecnología Las regiones del sur podrán aprovecharán la tecnología del Brasil, uno de los países del mundo con mayor experiencia hidroeléctrica. Asimismo, el Proyecto implicará la creación de instituciones de educación tecnológica y de cursos de ingeniería que proveerán los profesionales técnicos que el sur requiere para su despegue y para abordar con éxito futuros proyectos de infraestructura.   Conexión con Acre y Rondonia El proyecto Inambari le abre a las regiones de Cusco, Madre de Dios y Puno la posibilidad de conectarse más estrechamente con los estados brasileños fronterizos de Acre y Rondonia, que representan solo entre 3% y 4% del PBI del vecino país pero entre 30% y 40% de todo lo que el Perú produce.   Renta y canon hidroenergético El Perú percibirá ingresos por unos 200 millones de dólares por concepto de impuesto a la renta. Como en el caso de la minería, la mitad de este monto será destinada al canon hidroenergético para las regiones de Puno, Cuzco y Madre de Dios y para las provincias, distritos y centros poblados aledaños al Proyecto Inambari. Según Ley, 10% del canon hidroenergético irá a los gobiernos locales de las municipalidades donde se explota el recurso natural; 25% a los gobiernos locales de las municipalidades distritales y provinciales; 40% a los gobiernos locales de los departamentos; y 25% a los gobiernos regionales de los departamentos donde se explota el recurso natural.   El despegue del sur El Proyecto Inambari es la ocasión que el sur ha estado aguardando para integrarse a la corriente de desarrollo que está empujando a todo el país hacia adelante. El sur posee recursos gasíferos, energéticos y mineros que lo pueden llevar a elevar notablemente su nivel de desarrollo humano. El Proyecto Inambari puede ser el primer gran paso para explotar ventajas hoy desaprovechadas. Por ejemplo, la superficie de Madre de Dios es 7% del territorio del país, pero su participación en el PBI nacional apenas alcanza el 0,3%. Esa situación cambiará con el inicio del Proyecto Inambari, pues la actividad asociada a él elevará las exportaciones, la producción y los ingresos en toda la región.  
  • Construcción y Reubicación   El Proyecto Inambari constituye un enorme esfuerzo de planificación que pondrá orden territorial en el caótico paisaje que característica al desarrollo humano y productivo en muchas regiones del país y en particular en la selva amazónica. Como parte de ese esfuerzo, los habitantes que ocupan los centros poblados y localidades donde estará el embalse serán reubicados. Esta reubicación de la población del área de influencia directa del proyecto es lo que precisamente cambiará la vida de su gente para bien. Todos los detalles del plan de reubicación serán coordinados con la población.   Proceso de represamiento El proceso de inundación para la formación de la represa no se llevará a cabo de la noche a la mañana, sino a lo largo de cuatro años. Durante ese tiempo, se construirá centros urbanos, dos nuevos tramos carreteros, escuelas, centros médicos y tendidos de agua y electricidad. Esta nueva infraestructura, que será construida a costo de Egasur, será puesta en manos de los pobladores antes de que ninguna escuela, posta médica o carretera actualmente existente sea cubierta de agua.   Carretera Interoceánica El Proyecto Inambari construirá, enteramente a su costo, dos nuevas carreteras de Nivel 1, nunca antes vistas en la selva peruana, que reemplazarán dos tramos de 44 y 28 Km. ubicados en Cusco y Puno, respectivamente. Además, los nuevos tramos carreteros serán construidos antes de que las aguas sean embalsadas sobre los antiguos trazos, por lo que el tránsito no será en ningún momento interrumpido.   Proceso de reubicación El proceso de reubicación será el resultado de un estudio y una propuesta urbanística y productiva en zonas seleccionadas por ser las mejores para el desarrollo de actividades productivas ambientalmente sostenibles. Luego de realizado el estudio, cada población contará con opciones de reubicación que brindarán las condiciones necesarias para integrar sus actividades económicas a las cadenas productivas y al comercio regional e interregional. En sus nuevos lugares, los pobladores podrán dedicarse a las actividades económicas que hoy desarrollan e incluso tener los mismos vecinos. El Proyecto Inambari facilitará que todos sean reubicados a lo largo del nuevo trazo carretero.   Beneficios para poblaciones reubicadas En las zonas de reubicación, los pobladores contarán con viviendas de calidad superior a las que hoy tienen, con servicios de agua y desagüe, electricidad e Internet, las cuales serán construidas a costo de los inversionistas. Los pobladores pueden elegir entre ser justamente retribuidos por los terrenos, producción e infraestructura que dejarán o recibir nuevas viviendas y tierras debidamente tituladas y con financiamiento para desarrollar un cultivo de su elección por 5 años. Esto es importante, ya que 59% de las propiedades carecen de título definitivo. Los pobladores reubicados recibirán asesoría en producción, comercialización y desarrollo de negocios, así como apoyo en el traslado de sus bienes y familias.   Beneficios para poblaciones no reubicadas La población no reubicada (zona de influencia indirecta), tendrá varios de los mismos beneficios que las poblaciones reubicadas, como acceso a una nueva carretera de primer nivel y a los hospitales y escuelas que se construirán. Asimismo, los inversionistas evalúan la posibilidad de proveer generación y tendido eléctrico a todos los poblados, algo nunca visto en esa magnitud en la historia del Perú. Además, las poblaciones no reubicadas también se beneficiarán con los recursos frescos del canon hidroeléctrico. Todas las localidades ganarán con su incorporación a un sistema mejor planificado de ciudades y zonas productivas, así como con su participación en los empleos y en el mercado de proveedores y servicios que la gran central hidroeléctrica creará.
  • Contribución al desarrollo   El Proyecto Inambari garantizará la seguridad energética del Perú para cubrir su demanda de energía futura, significará ingresos frescos para todos los gobiernos regionales y locales involucrados y elevará sensiblemente el nivel de vida de todas sus poblaciones aledañas. Pero sus efectos positivos llegarán mucho más lejos, pues incrementará las exportaciones regionales, contribuirá a profesionalizar la amazonía, creará industrias de base y conectará de modo ventajoso a las regiones del sur del país con los grandes mercados. Con el Proyecto Inambari, el Perú puede pasar de generar energía simplemente para acompañar su crecimiento a generar energía para transitar al verdadero desarrollo.   Creación de industrias de base El Proyecto Inambari impulsará la electrificación rural urbana, lo que propiciará el crecimiento económico, la generación de empleo y el dinamismo interregional. Pero, además, impulsará la creación de industrias de base, que son las que desarrollan el sector de servicios capaz de proveer el empleo en gran escala que el país requiere. La energía es anterior al desarrollo, y por ello una industria de base solo puede existir cuando se cuenta con energía abundante asegurada.   Más profesionales, más tecnología Las regiones del sur podrán aprovecharán la tecnología del Brasil, uno de los países del mundo con mayor experiencia hidroeléctrica. Asimismo, el Proyecto implicará la creación de instituciones de educación tecnológica y de cursos de ingeniería que proveerán los profesionales técnicos que el sur requiere para su despegue y para abordar con éxito futuros proyectos de infraestructura.   Conexión con Acre y Rondonia El proyecto Inambari le abre a las regiones de Cusco, Madre de Dios y Puno la posibilidad de conectarse más estrechamente con los estados brasileños fronterizos de Acre y Rondonia, que representan solo entre 3% y 4% del PBI del vecino país pero entre 30% y 40% de todo lo que el Perú produce.   Renta y canon hidroenergético El Perú percibirá ingresos por unos 200 millones de dólares por concepto de impuesto a la renta. Como en el caso de la minería, la mitad de este monto será destinada al canon hidroenergético para las regiones de Puno, Cuzco y Madre de Dios y para las provincias, distritos y centros poblados aledaños al Proyecto Inambari. Según Ley, 10% del canon hidroenergético irá a los gobiernos locales de las municipalidades donde se explota el recurso natural; 25% a los gobiernos locales de las municipalidades distritales y provinciales; 40% a los gobiernos locales de los departamentos; y 25% a los gobiernos regionales de los departamentos donde se explota el recurso natural.   El despegue del sur El Proyecto Inambari es la ocasión que el sur ha estado aguardando para integrarse a la corriente de desarrollo que está empujando a todo el país hacia adelante. El sur posee recursos gasíferos, energéticos y mineros que lo pueden llevar a elevar notablemente su nivel de desarrollo humano. El Proyecto Inambari puede ser el primer gran paso para explotar ventajas hoy desaprovechadas. Por ejemplo, la superficie de Madre de Dios es 7% del territorio del país, pero su participación en el PBI nacional apenas alcanza el 0,3%. Esa situación cambiará con el inicio del Proyecto Inambari, pues la actividad asociada a él elevará las exportaciones, la producción y los ingresos en toda la región.  
  • Seguridad Energética   Inambari no es un simple proyecto de exportación de energía, sino de integración energética con Brasil, un mercado que produce 22 veces más energía que el mercado peruano. Eso quiere decir que el Perú, que solo produce unos 5,000 megavatios, podrá comprar energía libremente en un gigantesco mercado de alrededor de 110,000 megavatios. Así como los acuerdos de comercio posicionan a las exportaciones peruanas en los grandes mercados mundiales, la alianza energética binacional Perú-Brasil afirmará al Perú como jugador clave en el mercado energético sudamericano y, a la vez, abrirá las puertas al desarrollo de diversas centrales hidroeléctricas. Todos esos factores garantizarán la seguridad energética del país por décadas.
  • Conexión Pacífico-Atlántico La interconexión será posible gracias a una línea de transmisión de 1.150 Km que conectará a Cusco, Madre de Dios y Puno con el mercado eléctrico brasilero y que unirá a ambos países desde el Océano Pacífico hasta el Océano Atlántico. De esta forma se garantizará la generación eléctrica que el Perú requiere para agrandar su industria nacional, impulsar el crecimiento de su economía y atraer inversión en el largo plazo. Además, las mismas tres regiones se conectarán a la red eléctrica peruana mediante refuerzos en el sistema de transmisión.   Energía barata La energía hidroeléctrica es bastante más barata que la energía generada a gas natural o diésel, ya que el agua es un recurso renovable y abundante en el Perú. Hoy el Perú gasta elevadas sumas en diésel para generar electricidad, lo cual eleva el costo de generación y, en definitiva, el costo final para los consumidores. Con la ejecución del Proyecto Inambari la dependencia y el gasto en combustibles importados se reducirán notablemente. Además, para garantizar que dispone con energía suficiente en épocas de poca lluvia, Brasil cuenta con una capacidad de generación que duplica su demanda interna. Ese es un hecho del que el Perú podrá sacar ventaja, adquiriendo energía barata en épocas de lluvias en Brasil, cuando el costo de generación baja significativamente.   Energía limpia y abundante Por su naturaleza, las fuentes de energía renovables son preferibles a las no renovables, pues su impacto ambiental es mucho menor y su uso no supone una actividad extractiva de recursos naturales. El potencial hidroenergético peruano se calcula en 60.000 megavatios, y cuatro quintas partes de esa energía posible están en la Amazonía peruana. Sin embargo, solo el 5% de este potencial es hoy utilizado. El Proyecto Inambari representa para el Perú una oportunidad sin igual de aprovechar su enorme potencial hidroeléctrico para obtener energía limpia y renovable en abundancia.   Alianza binacional equitativa La forma en la que se distribuirá la electricidad será parte del acuerdo de integración energética que vienen negociando funcionarios del Perú y Brasil. El Perú podrá acceder a toda la energía que desee demandar. Actualmente, debido al tamaño de su mercado, el país aún no tiene la capacidad para utilizar totalmente la energía que el Proyecto Inambari generará. La idea es incorporar la exportación de la energía de Inambari como parte de un acuerdo mayor que abrirá la puerta al desarrollo de varias centrales hidroeléctricas con una capacidad combinada de 20.000 megavatios, que garantizarán la seguridad energética del Perú por décadas.
  • Contribución al desarrollo   El Proyecto Inambari garantizará la seguridad energética del Perú para cubrir su demanda de energía futura, significará ingresos frescos para todos los gobiernos regionales y locales involucrados y elevará sensiblemente el nivel de vida de todas sus poblaciones aledañas. Pero sus efectos positivos llegarán mucho más lejos, pues incrementará las exportaciones regionales, contribuirá a profesionalizar la amazonía, creará industrias de base y conectará de modo ventajoso a las regiones del sur del país con los grandes mercados. Con el Proyecto Inambari, el Perú puede pasar de generar energía simplemente para acompañar su crecimiento a generar energía para transitar al verdadero desarrollo.   Creación de industrias de base El Proyecto Inambari impulsará la electrificación rural urbana, lo que propiciará el crecimiento económico, la generación de empleo y el dinamismo interregional. Pero, además, impulsará la creación de industrias de base, que son las que desarrollan el sector de servicios capaz de proveer el empleo en gran escala que el país requiere. La energía es anterior al desarrollo, y por ello una industria de base solo puede existir cuando se cuenta con energía abundante asegurada.   Más profesionales, más tecnología Las regiones del sur podrán aprovecharán la tecnología del Brasil, uno de los países del mundo con mayor experiencia hidroeléctrica. Asimismo, el Proyecto implicará la creación de instituciones de educación tecnológica y de cursos de ingeniería que proveerán los profesionales técnicos que el sur requiere para su despegue y para abordar con éxito futuros proyectos de infraestructura.   Conexión con Acre y Rondonia El proyecto Inambari le abre a las regiones de Cusco, Madre de Dios y Puno la posibilidad de conectarse más estrechamente con los estados brasileños fronterizos de Acre y Rondonia, que representan solo entre 3% y 4% del PBI del vecino país pero entre 30% y 40% de todo lo que el Perú produce.   Renta y canon hidroenergético El Perú percibirá ingresos por unos 200 millones de dólares por concepto de impuesto a la renta. Como en el caso de la minería, la mitad de este monto será destinada al canon hidroenergético para las regiones de Puno, Cuzco y Madre de Dios y para las provincias, distritos y centros poblados aledaños al Proyecto Inambari. Según Ley, 10% del canon hidroenergético irá a los gobiernos locales de las municipalidades donde se explota el recurso natural; 25% a los gobiernos locales de las municipalidades distritales y provinciales; 40% a los gobiernos locales de los departamentos; y 25% a los gobiernos regionales de los departamentos donde se explota el recurso natural.   El despegue del sur El Proyecto Inambari es la ocasión que el sur ha estado aguardando para integrarse a la corriente de desarrollo que está empujando a todo el país hacia adelante. El sur posee recursos gasíferos, energéticos y mineros que lo pueden llevar a elevar notablemente su nivel de desarrollo humano. El Proyecto Inambari puede ser el primer gran paso para explotar ventajas hoy desaprovechadas. Por ejemplo, la superficie de Madre de Dios es 7% del territorio del país, pero su participación en el PBI nacional apenas alcanza el 0,3%. Esa situación cambiará con el inicio del Proyecto Inambari, pues la actividad asociada a él elevará las exportaciones, la producción y los ingresos en toda la región.  
  • Contribución al desarrollo   El Proyecto Inambari garantizará la seguridad energética del Perú para cubrir su demanda de energía futura, significará ingresos frescos para todos los gobiernos regionales y locales involucrados y elevará sensiblemente el nivel de vida de todas sus poblaciones aledañas. Pero sus efectos positivos llegarán mucho más lejos, pues incrementará las exportaciones regionales, contribuirá a profesionalizar la amazonía, creará industrias de base y conectará de modo ventajoso a las regiones del sur del país con los grandes mercados. Con el Proyecto Inambari, el Perú puede pasar de generar energía simplemente para acompañar su crecimiento a generar energía para transitar al verdadero desarrollo.   Creación de industrias de base El Proyecto Inambari impulsará la electrificación rural urbana, lo que propiciará el crecimiento económico, la generación de empleo y el dinamismo interregional. Pero, además, impulsará la creación de industrias de base, que son las que desarrollan el sector de servicios capaz de proveer el empleo en gran escala que el país requiere. La energía es anterior al desarrollo, y por ello una industria de base solo puede existir cuando se cuenta con energía abundante asegurada.   Más profesionales, más tecnología Las regiones del sur podrán aprovecharán la tecnología del Brasil, uno de los países del mundo con mayor experiencia hidroeléctrica. Asimismo, el Proyecto implicará la creación de instituciones de educación tecnológica y de cursos de ingeniería que proveerán los profesionales técnicos que el sur requiere para su despegue y para abordar con éxito futuros proyectos de infraestructura.   Conexión con Acre y Rondonia El proyecto Inambari le abre a las regiones de Cusco, Madre de Dios y Puno la posibilidad de conectarse más estrechamente con los estados brasileños fronterizos de Acre y Rondonia, que representan solo entre 3% y 4% del PBI del vecino país pero entre 30% y 40% de todo lo que el Perú produce.   Renta y canon hidroenergético El Perú percibirá ingresos por unos 200 millones de dólares por concepto de impuesto a la renta. Como en el caso de la minería, la mitad de este monto será destinada al canon hidroenergético para las regiones de Puno, Cuzco y Madre de Dios y para las provincias, distritos y centros poblados aledaños al Proyecto Inambari. Según Ley, 10% del canon hidroenergético irá a los gobiernos locales de las municipalidades donde se explota el recurso natural; 25% a los gobiernos locales de las municipalidades distritales y provinciales; 40% a los gobiernos locales de los departamentos; y 25% a los gobiernos regionales de los departamentos donde se explota el recurso natural.   El despegue del sur El Proyecto Inambari es la ocasión que el sur ha estado aguardando para integrarse a la corriente de desarrollo que está empujando a todo el país hacia adelante. El sur posee recursos gasíferos, energéticos y mineros que lo pueden llevar a elevar notablemente su nivel de desarrollo humano. El Proyecto Inambari puede ser el primer gran paso para explotar ventajas hoy desaprovechadas. Por ejemplo, la superficie de Madre de Dios es 7% del territorio del país, pero su participación en el PBI nacional apenas alcanza el 0,3%. Esa situación cambiará con el inicio del Proyecto Inambari, pues la actividad asociada a él elevará las exportaciones, la producción y los ingresos en toda la región.  
  • Contribución al desarrollo   El Proyecto Inambari garantizará la seguridad energética del Perú para cubrir su demanda de energía futura, significará ingresos frescos para todos los gobiernos regionales y locales involucrados y elevará sensiblemente el nivel de vida de todas sus poblaciones aledañas. Pero sus efectos positivos llegarán mucho más lejos, pues incrementará las exportaciones regionales, contribuirá a profesionalizar la amazonía, creará industrias de base y conectará de modo ventajoso a las regiones del sur del país con los grandes mercados. Con el Proyecto Inambari, el Perú puede pasar de generar energía simplemente para acompañar su crecimiento a generar energía para transitar al verdadero desarrollo.   Creación de industrias de base El Proyecto Inambari impulsará la electrificación rural urbana, lo que propiciará el crecimiento económico, la generación de empleo y el dinamismo interregional. Pero, además, impulsará la creación de industrias de base, que son las que desarrollan el sector de servicios capaz de proveer el empleo en gran escala que el país requiere. La energía es anterior al desarrollo, y por ello una industria de base solo puede existir cuando se cuenta con energía abundante asegurada.   Más profesionales, más tecnología Las regiones del sur podrán aprovecharán la tecnología del Brasil, uno de los países del mundo con mayor experiencia hidroeléctrica. Asimismo, el Proyecto implicará la creación de instituciones de educación tecnológica y de cursos de ingeniería que proveerán los profesionales técnicos que el sur requiere para su despegue y para abordar con éxito futuros proyectos de infraestructura.   Conexión con Acre y Rondonia El proyecto Inambari le abre a las regiones de Cusco, Madre de Dios y Puno la posibilidad de conectarse más estrechamente con los estados brasileños fronterizos de Acre y Rondonia, que representan solo entre 3% y 4% del PBI del vecino país pero entre 30% y 40% de todo lo que el Perú produce.   Renta y canon hidroenergético El Perú percibirá ingresos por unos 200 millones de dólares por concepto de impuesto a la renta. Como en el caso de la minería, la mitad de este monto será destinada al canon hidroenergético para las regiones de Puno, Cuzco y Madre de Dios y para las provincias, distritos y centros poblados aledaños al Proyecto Inambari. Según Ley, 10% del canon hidroenergético irá a los gobiernos locales de las municipalidades donde se explota el recurso natural; 25% a los gobiernos locales de las municipalidades distritales y provinciales; 40% a los gobiernos locales de los departamentos; y 25% a los gobiernos regionales de los departamentos donde se explota el recurso natural.   El despegue del sur El Proyecto Inambari es la ocasión que el sur ha estado aguardando para integrarse a la corriente de desarrollo que está empujando a todo el país hacia adelante. El sur posee recursos gasíferos, energéticos y mineros que lo pueden llevar a elevar notablemente su nivel de desarrollo humano. El Proyecto Inambari puede ser el primer gran paso para explotar ventajas hoy desaprovechadas. Por ejemplo, la superficie de Madre de Dios es 7% del territorio del país, pero su participación en el PBI nacional apenas alcanza el 0,3%. Esa situación cambiará con el inicio del Proyecto Inambari, pues la actividad asociada a él elevará las exportaciones, la producción y los ingresos en toda la región.  
  • Contribución al desarrollo   El Proyecto Inambari garantizará la seguridad energética del Perú para cubrir su demanda de energía futura, significará ingresos frescos para todos los gobiernos regionales y locales involucrados y elevará sensiblemente el nivel de vida de todas sus poblaciones aledañas. Pero sus efectos positivos llegarán mucho más lejos, pues incrementará las exportaciones regionales, contribuirá a profesionalizar la amazonía, creará industrias de base y conectará de modo ventajoso a las regiones del sur del país con los grandes mercados. Con el Proyecto Inambari, el Perú puede pasar de generar energía simplemente para acompañar su crecimiento a generar energía para transitar al verdadero desarrollo.   Creación de industrias de base El Proyecto Inambari impulsará la electrificación rural urbana, lo que propiciará el crecimiento económico, la generación de empleo y el dinamismo interregional. Pero, además, impulsará la creación de industrias de base, que son las que desarrollan el sector de servicios capaz de proveer el empleo en gran escala que el país requiere. La energía es anterior al desarrollo, y por ello una industria de base solo puede existir cuando se cuenta con energía abundante asegurada.   Más profesionales, más tecnología Las regiones del sur podrán aprovecharán la tecnología del Brasil, uno de los países del mundo con mayor experiencia hidroeléctrica. Asimismo, el Proyecto implicará la creación de instituciones de educación tecnológica y de cursos de ingeniería que proveerán los profesionales técnicos que el sur requiere para su despegue y para abordar con éxito futuros proyectos de infraestructura.   Conexión con Acre y Rondonia El proyecto Inambari le abre a las regiones de Cusco, Madre de Dios y Puno la posibilidad de conectarse más estrechamente con los estados brasileños fronterizos de Acre y Rondonia, que representan solo entre 3% y 4% del PBI del vecino país pero entre 30% y 40% de todo lo que el Perú produce.   Renta y canon hidroenergético El Perú percibirá ingresos por unos 200 millones de dólares por concepto de impuesto a la renta. Como en el caso de la minería, la mitad de este monto será destinada al canon hidroenergético para las regiones de Puno, Cuzco y Madre de Dios y para las provincias, distritos y centros poblados aledaños al Proyecto Inambari. Según Ley, 10% del canon hidroenergético irá a los gobiernos locales de las municipalidades donde se explota el recurso natural; 25% a los gobiernos locales de las municipalidades distritales y provinciales; 40% a los gobiernos locales de los departamentos; y 25% a los gobiernos regionales de los departamentos donde se explota el recurso natural.   El despegue del sur El Proyecto Inambari es la ocasión que el sur ha estado aguardando para integrarse a la corriente de desarrollo que está empujando a todo el país hacia adelante. El sur posee recursos gasíferos, energéticos y mineros que lo pueden llevar a elevar notablemente su nivel de desarrollo humano. El Proyecto Inambari puede ser el primer gran paso para explotar ventajas hoy desaprovechadas. Por ejemplo, la superficie de Madre de Dios es 7% del territorio del país, pero su participación en el PBI nacional apenas alcanza el 0,3%. Esa situación cambiará con el inicio del Proyecto Inambari, pues la actividad asociada a él elevará las exportaciones, la producción y los ingresos en toda la región.  
  • Contribución al desarrollo   El Proyecto Inambari garantizará la seguridad energética del Perú para cubrir su demanda de energía futura, significará ingresos frescos para todos los gobiernos regionales y locales involucrados y elevará sensiblemente el nivel de vida de todas sus poblaciones aledañas. Pero sus efectos positivos llegarán mucho más lejos, pues incrementará las exportaciones regionales, contribuirá a profesionalizar la amazonía, creará industrias de base y conectará de modo ventajoso a las regiones del sur del país con los grandes mercados. Con el Proyecto Inambari, el Perú puede pasar de generar energía simplemente para acompañar su crecimiento a generar energía para transitar al verdadero desarrollo.   Creación de industrias de base El Proyecto Inambari impulsará la electrificación rural urbana, lo que propiciará el crecimiento económico, la generación de empleo y el dinamismo interregional. Pero, además, impulsará la creación de industrias de base, que son las que desarrollan el sector de servicios capaz de proveer el empleo en gran escala que el país requiere. La energía es anterior al desarrollo, y por ello una industria de base solo puede existir cuando se cuenta con energía abundante asegurada.   Más profesionales, más tecnología Las regiones del sur podrán aprovecharán la tecnología del Brasil, uno de los países del mundo con mayor experiencia hidroeléctrica. Asimismo, el Proyecto implicará la creación de instituciones de educación tecnológica y de cursos de ingeniería que proveerán los profesionales técnicos que el sur requiere para su despegue y para abordar con éxito futuros proyectos de infraestructura.   Conexión con Acre y Rondonia El proyecto Inambari le abre a las regiones de Cusco, Madre de Dios y Puno la posibilidad de conectarse más estrechamente con los estados brasileños fronterizos de Acre y Rondonia, que representan solo entre 3% y 4% del PBI del vecino país pero entre 30% y 40% de todo lo que el Perú produce.   Renta y canon hidroenergético El Perú percibirá ingresos por unos 200 millones de dólares por concepto de impuesto a la renta. Como en el caso de la minería, la mitad de este monto será destinada al canon hidroenergético para las regiones de Puno, Cuzco y Madre de Dios y para las provincias, distritos y centros poblados aledaños al Proyecto Inambari. Según Ley, 10% del canon hidroenergético irá a los gobiernos locales de las municipalidades donde se explota el recurso natural; 25% a los gobiernos locales de las municipalidades distritales y provinciales; 40% a los gobiernos locales de los departamentos; y 25% a los gobiernos regionales de los departamentos donde se explota el recurso natural.   El despegue del sur El Proyecto Inambari es la ocasión que el sur ha estado aguardando para integrarse a la corriente de desarrollo que está empujando a todo el país hacia adelante. El sur posee recursos gasíferos, energéticos y mineros que lo pueden llevar a elevar notablemente su nivel de desarrollo humano. El Proyecto Inambari puede ser el primer gran paso para explotar ventajas hoy desaprovechadas. Por ejemplo, la superficie de Madre de Dios es 7% del territorio del país, pero su participación en el PBI nacional apenas alcanza el 0,3%. Esa situación cambiará con el inicio del Proyecto Inambari, pues la actividad asociada a él elevará las exportaciones, la producción y los ingresos en toda la región.  
  • Beneficios Ambientales   Toda actividad humana y toda transformación del paisaje geográfico tienen impactos ambientales positivos y negativos. Qué tan positivo o tan negativo es un proyecto es algo que no puede establecerse a la ligera, sino comparando la situación actual sin proyecto con la situación futura con Proyecto Inambari. Para eso son justamente los estudios de impacto ambiental que se están realizando. Pero, en el balance general, contar con el Proyecto Inambari será largamente más beneficioso para el medio ambiente que no contar con él.   Reforestación Hoy predominan en la zona de influencia del Proyecto y en el mismo Parque Bahuaja-Sonene, la minería informal, la tala ilegal y los sembríos de coca, actividades de un impacto devastador sobre ríos y bosques. Además, en la zona donde estará la represa las especies maderables con valor comercial fueron descremadas del bosque desde hace unas dos décadas. A la fecha, miles de hectáreas han sido deforestadas con fines forestales, mineros, agrícolas, ganaderos y madereros. El Proyecto Inambari desarrollará un plan forestal sostenible, como parte del cual recuperará áreas con plantaciones agroforestales y enriquecerá la zona de amortiguamiento del Bahuaja-Sonene.   Censo minero En la zona existen numerosos campamentos mineros, la enorme mayoría de los cuales corresponden a explotaciones sin autorización oficial. Muchas de ellas se localizan incluso dentro del Parque Bahuaja-Sonene. Como resultado de esta intensa actividad, el río Inambari y sus afluentes registran elevados niveles de mercurio, plomo y otros metales. Por ello, la mayoría de especies de peces han desaparecido de sus aguas. Actualmente está en ejecución un censo minero que permitirá determinar con exactitud el número de explotaciones mineras y el número de personas ligadas a esta actividad.   Captura de carbono La represa contará con una franja de protección de 25,300 hectáreas en las márgenes del embalse, en la que se sembrarán especies nativas de árboles que incrementarán la captura de carbono. Esta franja de protección capturará aproximadamente 770 mil toneladas métricas de CO2. Pero más importante aún es que al poner en operación una gran central hidroeléctrica se reemplazará energía generada con diesel y gas natural, con lo que el Perú dejará de emitir 5 millones 313 mil toneladas métricas de CO2 por año. Estos efectos compensarán largamente las emisiones de metano de las aguas represadas.   Protección del Bahuaja-Sonene El Proyecto Inambari alejará el tramo de la Carretera Interoceánica que va a Puno de la zona de amortiguamiento de este Parque Nacional, a la que hoy confluye directamente. En realidad, dicha zona de amortiguamiento es ya hoy atravesada por una carretera, una línea de transmisión, poblaciones y actividades mineras, agrícolas y madereras que la han vulnerado seriamente. Contrariamente, la zona del embalse proveerá 5 barreras naturales adicionales que protegerán al Parque: el río (ya que la carretera será movida a su margen izquierda); la franja de protección Oeste; el embalse; la franja de protección Este; y la propia zona de amortiguamiento, que será totalmente recuperada.   Biodiversidad y orden territorial No debe olvidarse que el embalse cubrirá de agua un escenario hoy plagado de actividades ambientalmente insostenibles, y solo 4% de una zona de amortiguamiento que ha sido vulnerada incluso por el narcotráfico. Además, el Proyecto contribuirá a la formalización de la actividad productiva, ordenará el territorio, ampliará la zona de amortiguamiento real del Parque Bahuaja-Sonene, preservará la cuenca del Inambari y contendrá el avance poblacional dentro de todo el corredor biológico Vilcabamba-Amboró. De esta forma, los impactos positivos del Proyecto Hidroenergético de Inambari sobre la biodiversidad serán enormes.   Disponibilidad y calidad del agua La represa solamente retiene un volumen de agua, pero la corriente del río sigue fluyendo sin que el caudal de las aguas río abajo disminuya. La construcción de la represa garantizará que las aguas sean gradualmente limpiadas de la contaminación que hoy se registra a causa de residuos de minerales. Eso solo puede significar más peces en los ríos, un ecosistema más sano y mejores condiciones de salud para la población.
  • Contribución al desarrollo   El Proyecto Inambari garantizará la seguridad energética del Perú para cubrir su demanda de energía futura, significará ingresos frescos para todos los gobiernos regionales y locales involucrados y elevará sensiblemente el nivel de vida de todas sus poblaciones aledañas. Pero sus efectos positivos llegarán mucho más lejos, pues incrementará las exportaciones regionales, contribuirá a profesionalizar la amazonía, creará industrias de base y conectará de modo ventajoso a las regiones del sur del país con los grandes mercados. Con el Proyecto Inambari, el Perú puede pasar de generar energía simplemente para acompañar su crecimiento a generar energía para transitar al verdadero desarrollo.   Creación de industrias de base El Proyecto Inambari impulsará la electrificación rural urbana, lo que propiciará el crecimiento económico, la generación de empleo y el dinamismo interregional. Pero, además, impulsará la creación de industrias de base, que son las que desarrollan el sector de servicios capaz de proveer el empleo en gran escala que el país requiere. La energía es anterior al desarrollo, y por ello una industria de base solo puede existir cuando se cuenta con energía abundante asegurada.   Más profesionales, más tecnología Las regiones del sur podrán aprovecharán la tecnología del Brasil, uno de los países del mundo con mayor experiencia hidroeléctrica. Asimismo, el Proyecto implicará la creación de instituciones de educación tecnológica y de cursos de ingeniería que proveerán los profesionales técnicos que el sur requiere para su despegue y para abordar con éxito futuros proyectos de infraestructura.   Conexión con Acre y Rondonia El proyecto Inambari le abre a las regiones de Cusco, Madre de Dios y Puno la posibilidad de conectarse más estrechamente con los estados brasileños fronterizos de Acre y Rondonia, que representan solo entre 3% y 4% del PBI del vecino país pero entre 30% y 40% de todo lo que el Perú produce.   Renta y canon hidroenergético El Perú percibirá ingresos por unos 200 millones de dólares por concepto de impuesto a la renta. Como en el caso de la minería, la mitad de este monto será destinada al canon hidroenergético para las regiones de Puno, Cuzco y Madre de Dios y para las provincias, distritos y centros poblados aledaños al Proyecto Inambari. Según Ley, 10% del canon hidroenergético irá a los gobiernos locales de las municipalidades donde se explota el recurso natural; 25% a los gobiernos locales de las municipalidades distritales y provinciales; 40% a los gobiernos locales de los departamentos; y 25% a los gobiernos regionales de los departamentos donde se explota el recurso natural.   El despegue del sur El Proyecto Inambari es la ocasión que el sur ha estado aguardando para integrarse a la corriente de desarrollo que está empujando a todo el país hacia adelante. El sur posee recursos gasíferos, energéticos y mineros que lo pueden llevar a elevar notablemente su nivel de desarrollo humano. El Proyecto Inambari puede ser el primer gran paso para explotar ventajas hoy desaprovechadas. Por ejemplo, la superficie de Madre de Dios es 7% del territorio del país, pero su participación en el PBI nacional apenas alcanza el 0,3%. Esa situación cambiará con el inicio del Proyecto Inambari, pues la actividad asociada a él elevará las exportaciones, la producción y los ingresos en toda la región.  
  • Contribución al desarrollo   El Proyecto Inambari garantizará la seguridad energética del Perú para cubrir su demanda de energía futura, significará ingresos frescos para todos los gobiernos regionales y locales involucrados y elevará sensiblemente el nivel de vida de todas sus poblaciones aledañas. Pero sus efectos positivos llegarán mucho más lejos, pues incrementará las exportaciones regionales, contribuirá a profesionalizar la amazonía, creará industrias de base y conectará de modo ventajoso a las regiones del sur del país con los grandes mercados. Con el Proyecto Inambari, el Perú puede pasar de generar energía simplemente para acompañar su crecimiento a generar energía para transitar al verdadero desarrollo.   Creación de industrias de base El Proyecto Inambari impulsará la electrificación rural urbana, lo que propiciará el crecimiento económico, la generación de empleo y el dinamismo interregional. Pero, además, impulsará la creación de industrias de base, que son las que desarrollan el sector de servicios capaz de proveer el empleo en gran escala que el país requiere. La energía es anterior al desarrollo, y por ello una industria de base solo puede existir cuando se cuenta con energía abundante asegurada.   Más profesionales, más tecnología Las regiones del sur podrán aprovecharán la tecnología del Brasil, uno de los países del mundo con mayor experiencia hidroeléctrica. Asimismo, el Proyecto implicará la creación de instituciones de educación tecnológica y de cursos de ingeniería que proveerán los profesionales técnicos que el sur requiere para su despegue y para abordar con éxito futuros proyectos de infraestructura.   Conexión con Acre y Rondonia El proyecto Inambari le abre a las regiones de Cusco, Madre de Dios y Puno la posibilidad de conectarse más estrechamente con los estados brasileños fronterizos de Acre y Rondonia, que representan solo entre 3% y 4% del PBI del vecino país pero entre 30% y 40% de todo lo que el Perú produce.   Renta y canon hidroenergético El Perú percibirá ingresos por unos 200 millones de dólares por concepto de impuesto a la renta. Como en el caso de la minería, la mitad de este monto será destinada al canon hidroenergético para las regiones de Puno, Cuzco y Madre de Dios y para las provincias, distritos y centros poblados aledaños al Proyecto Inambari. Según Ley, 10% del canon hidroenergético irá a los gobiernos locales de las municipalidades donde se explota el recurso natural; 25% a los gobiernos locales de las municipalidades distritales y provinciales; 40% a los gobiernos locales de los departamentos; y 25% a los gobiernos regionales de los departamentos donde se explota el recurso natural.   El despegue del sur El Proyecto Inambari es la ocasión que el sur ha estado aguardando para integrarse a la corriente de desarrollo que está empujando a todo el país hacia adelante. El sur posee recursos gasíferos, energéticos y mineros que lo pueden llevar a elevar notablemente su nivel de desarrollo humano. El Proyecto Inambari puede ser el primer gran paso para explotar ventajas hoy desaprovechadas. Por ejemplo, la superficie de Madre de Dios es 7% del territorio del país, pero su participación en el PBI nacional apenas alcanza el 0,3%. Esa situación cambiará con el inicio del Proyecto Inambari, pues la actividad asociada a él elevará las exportaciones, la producción y los ingresos en toda la región.  
  • Contribución al desarrollo   El Proyecto Inambari garantizará la seguridad energética del Perú para cubrir su demanda de energía futura, significará ingresos frescos para todos los gobiernos regionales y locales involucrados y elevará sensiblemente el nivel de vida de todas sus poblaciones aledañas. Pero sus efectos positivos llegarán mucho más lejos, pues incrementará las exportaciones regionales, contribuirá a profesionalizar la amazonía, creará industrias de base y conectará de modo ventajoso a las regiones del sur del país con los grandes mercados. Con el Proyecto Inambari, el Perú puede pasar de generar energía simplemente para acompañar su crecimiento a generar energía para transitar al verdadero desarrollo.   Creación de industrias de base El Proyecto Inambari impulsará la electrificación rural urbana, lo que propiciará el crecimiento económico, la generación de empleo y el dinamismo interregional. Pero, además, impulsará la creación de industrias de base, que son las que desarrollan el sector de servicios capaz de proveer el empleo en gran escala que el país requiere. La energía es anterior al desarrollo, y por ello una industria de base solo puede existir cuando se cuenta con energía abundante asegurada.   Más profesionales, más tecnología Las regiones del sur podrán aprovecharán la tecnología del Brasil, uno de los países del mundo con mayor experiencia hidroeléctrica. Asimismo, el Proyecto implicará la creación de instituciones de educación tecnológica y de cursos de ingeniería que proveerán los profesionales técnicos que el sur requiere para su despegue y para abordar con éxito futuros proyectos de infraestructura.   Conexión con Acre y Rondonia El proyecto Inambari le abre a las regiones de Cusco, Madre de Dios y Puno la posibilidad de conectarse más estrechamente con los estados brasileños fronterizos de Acre y Rondonia, que representan solo entre 3% y 4% del PBI del vecino país pero entre 30% y 40% de todo lo que el Perú produce.   Renta y canon hidroenergético El Perú percibirá ingresos por unos 200 millones de dólares por concepto de impuesto a la renta. Como en el caso de la minería, la mitad de este monto será destinada al canon hidroenergético para las regiones de Puno, Cuzco y Madre de Dios y para las provincias, distritos y centros poblados aledaños al Proyecto Inambari. Según Ley, 10% del canon hidroenergético irá a los gobiernos locales de las municipalidades donde se explota el recurso natural; 25% a los gobiernos locales de las municipalidades distritales y provinciales; 40% a los gobiernos locales de los departamentos; y 25% a los gobiernos regionales de los departamentos donde se explota el recurso natural.   El despegue del sur El Proyecto Inambari es la ocasión que el sur ha estado aguardando para integrarse a la corriente de desarrollo que está empujando a todo el país hacia adelante. El sur posee recursos gasíferos, energéticos y mineros que lo pueden llevar a elevar notablemente su nivel de desarrollo humano. El Proyecto Inambari puede ser el primer gran paso para explotar ventajas hoy desaprovechadas. Por ejemplo, la superficie de Madre de Dios es 7% del territorio del país, pero su participación en el PBI nacional apenas alcanza el 0,3%. Esa situación cambiará con el inicio del Proyecto Inambari, pues la actividad asociada a él elevará las exportaciones, la producción y los ingresos en toda la región.  
  • Contribución al desarrollo   El Proyecto Inambari garantizará la seguridad energética del Perú para cubrir su demanda de energía futura, significará ingresos frescos para todos los gobiernos regionales y locales involucrados y elevará sensiblemente el nivel de vida de todas sus poblaciones aledañas. Pero sus efectos positivos llegarán mucho más lejos, pues incrementará las exportaciones regionales, contribuirá a profesionalizar la amazonía, creará industrias de base y conectará de modo ventajoso a las regiones del sur del país con los grandes mercados. Con el Proyecto Inambari, el Perú puede pasar de generar energía simplemente para acompañar su crecimiento a generar energía para transitar al verdadero desarrollo.   Creación de industrias de base El Proyecto Inambari impulsará la electrificación rural urbana, lo que propiciará el crecimiento económico, la generación de empleo y el dinamismo interregional. Pero, además, impulsará la creación de industrias de base, que son las que desarrollan el sector de servicios capaz de proveer el empleo en gran escala que el país requiere. La energía es anterior al desarrollo, y por ello una industria de base solo puede existir cuando se cuenta con energía abundante asegurada.   Más profesionales, más tecnología Las regiones del sur podrán aprovecharán la tecnología del Brasil, uno de los países del mundo con mayor experiencia hidroeléctrica. Asimismo, el Proyecto implicará la creación de instituciones de educación tecnológica y de cursos de ingeniería que proveerán los profesionales técnicos que el sur requiere para su despegue y para abordar con éxito futuros proyectos de infraestructura.   Conexión con Acre y Rondonia El proyecto Inambari le abre a las regiones de Cusco, Madre de Dios y Puno la posibilidad de conectarse más estrechamente con los estados brasileños fronterizos de Acre y Rondonia, que representan solo entre 3% y 4% del PBI del vecino país pero entre 30% y 40% de todo lo que el Perú produce.   Renta y canon hidroenergético El Perú percibirá ingresos por unos 200 millones de dólares por concepto de impuesto a la renta. Como en el caso de la minería, la mitad de este monto será destinada al canon hidroenergético para las regiones de Puno, Cuzco y Madre de Dios y para las provincias, distritos y centros poblados aledaños al Proyecto Inambari. Según Ley, 10% del canon hidroenergético irá a los gobiernos locales de las municipalidades donde se explota el recurso natural; 25% a los gobiernos locales de las municipalidades distritales y provinciales; 40% a los gobiernos locales de los departamentos; y 25% a los gobiernos regionales de los departamentos donde se explota el recurso natural.   El despegue del sur El Proyecto Inambari es la ocasión que el sur ha estado aguardando para integrarse a la corriente de desarrollo que está empujando a todo el país hacia adelante. El sur posee recursos gasíferos, energéticos y mineros que lo pueden llevar a elevar notablemente su nivel de desarrollo humano. El Proyecto Inambari puede ser el primer gran paso para explotar ventajas hoy desaprovechadas. Por ejemplo, la superficie de Madre de Dios es 7% del territorio del país, pero su participación en el PBI nacional apenas alcanza el 0,3%. Esa situación cambiará con el inicio del Proyecto Inambari, pues la actividad asociada a él elevará las exportaciones, la producción y los ingresos en toda la región.  
  • Presentación loromayo (6 de enero)

    1. 1. “Central Hidroeléctrica Inambari”Retos y oportunidades para las localidades yregiones del área de influencia del Proyecto InambariLoromayo, 6 de febrero de 2010
    2. 2. El Proyecto Inambari puede ser la ocasión queel sur aguardaba para sumarse a la corrienteque está empujando al Perú hacia delante.El proyecto Inambari puede ser el primer granpaso para explotar ventajas energéticashoy desaprovechadas.
    3. 3. Nuestra visión del progresoLa riqueza y la pobreza,las actividades formales e informales,el potencial de los recursos y las trabas al desarrollo…y la misma identidad de los pueblosTodo ello forma parte de las condicionesde vida de la población y constituye un valorque el Proyecto Inambari reconoce.
    4. 4. ¿ Qué es el Proyecto Inambari ?Construcción de una gran represa y la puesta enoperación de una central hidroeléctrica de altatecnología en el río Inambari. 5ªhidroeléctrica más grande de Sudamérica. 2.200 megavatios de capacidad de generación. 4.000 millones de dólares de inversión.La mayor inversión de la historia del Perú:una posibilidad para mejorar tu vida yque aumenta tu poder de negociación.
    5. 5. ¿ Cómo puede mejorar tu vidael Proyecto Inambari ? El Proyecto Inambari puede transformarpara bien la realidad social y productivade su zona de influencia en menos de 5 años.Una hidroeléctrica sobre un área tan grandey que debe operar tanto tiempo, está obligadaa combatir la pobreza y a elevar de verdad losniveles de vida dentro de su área de influenciapara trabajar en forma segura.Esa es la gran diferencia entre el ProyectoInambari y otros en los que la inversiónse va al concluir las obras.
    6. 6. Generación eléctrica Potencia energética para que los miles dehabitantes de su zona de influencia cuenten congeneración eléctrica garantizada para sus hogares.Generación de empleo y negocios locales Creación de más de 4.000 empleos directos y 15.000indirectos (mayoría de esta mano de obra será local). Capacitación a pobladores locales, quienes elevaránasí su nivel de formación, para operar y mantener lacentral hidroeléctrica. Los pobladores podrán organizarse para brindarservicios de conservación de la franja de protección(empleos durante décadas).Reducción de la pobreza Obras de infraestructura con impacto directoe inmediato en la salubridad, la educación, laproducción y los ingresos locales.
    7. 7. ¿ Qué tienes que hacer para garantizarque obtengas todos los beneficios ?No es nada difícil: negociar bien tus condiciones.Tu casa, tus productos, tus actividades económicas y elpotencial de tu tierra valen mucho para ti…… Y con el Proyecto Inambari valen todavía más,porque tú localidad y tus autoridades gananmucho poder de negociación.Pero para negociar es necesario que lapoblación organizada y la empresa sesienten juntos en la misma mesa.
    8. 8. ¿ Y cómo hacemos parasentarnos en la mesa?Primero debes tener una contraparte con la cualnegociar y hoy el Proyecto Inambari es solamente unaconcesión temporal que termina en Junio de 2010.Por eso es importante que apoyes la realizaciónde estudios de factibilidad para evaluar la viabilidadde ingeniería y el impacto ambiental y social.Esos estudios son indispensables para determinar lapoblación exacta de tu localidad, tus condiciones devivienda y tus actividades económicas.Sin ellos no es posible saber técnicamentecuáles son tus necesidades e intereses nigarantizar que los beneficios lleguen a todos.1
    9. 9. ¿ Y si cumplimos bien con los plazos ?Si cumplimos los plazos, la población y laempresa tendremos que realizar importantestareas de manera concertada.El Proyecto Inambari constituye un granesfuerzo de planificación y también unsacrificio para la población.Como parte de ese esfuerzo, los habitantesde los centros poblados y localidades dondeestará el embalse serán reubicados.Esta reubicación de la población es justamente loque puede cambiar la vida de su gente para bien.Todos los detalles del Plan de Reubicaciónserán concertados con la población.2
    10. 10. ¿ Y eso es todo ?Sí. Eso es todo.Lo único que faltaría es que tu comunidadse organice para plantearle a la empresa todastus demandas de forma organizada.Según las características específicas de suhistoria y de sus poblaciones.3
    11. 11. ¿ Y que podemos plantearle a la empresa ?Involucramiento en definiciónde zonas de reubicaciónParticipación en el diseñode las nuevas infraestructurasPlanificación de actividadesalternativas y negociosAcuerdos población-empresasobre trabajo y proveedoresInformación buena y suficientesobre estudios de factibilidadJusta valoración de bienes yrecursos familiares y comunalesMecanismos y estándaresmundiales de compensaciónDesarrollo concertadodel Plan de Reubicación12345678
    12. 12. Represa de Enrocado con Revestimiento de CementoRepresa de Enrocado con Revestimiento de Cemento(similar al Proyecto Inambari)(similar al Proyecto Inambari)
    13. 13. ¿ Cómo será el proceso derepresamiento y construcción ?• La inundación de la represa no se hará de lanoche a la mañana, sino a lo largo de 4 años.• En ese tiempo se construirá centros urbanos,dos nuevos tramos carreteros, escuelas, centrosmédicos y tendidos de agua y electricidad, nuevasviviendas e infraestructuras productivas.• Estas obras, construidas a costo de Egasur, seránpuestas en manos de los pobladores antes de queninguna carretera, escuela o posta médica hoyexistente sea cubierta de agua.
    14. 14. ¿ Y qué pasará con laCarretera Interoceánica ?• El Proyecto Inambari construirá, enteramente a sucosto, 7 puentes de alta tecnología de 2,2 kilómetrosde longitud total y dos nuevas carreteras de Nivel 1.• Estos tramos, nunca antes vistas en nuestra selva,sustituirán dos de 50 y 48 Km. en Cusco y Puno.• Los nuevos tramos se construirán antesde que las aguas sean embalsadassobre los antiguos trazos.Por eso el tránsitono será nunca interrumpido.
    15. 15. Prefactibilidad FactibilidadAltura máxima 220 m 203 mNivel de coronación 546 msnm 531 msnmNivel de agua máximo de operación 540 msnm 525 msnmNivel de agua mínimo de operación 510 msnm 503 msnmÁrea del embalse 410 Km² 378 Km²Volumen total del embalse 26,500 MMC 20,493 MMCDesarrollo de la coronación 860 m 945 mAncho de la coronación 10 m 10 mPotencia instalada 2,000 MW 2,200 MWCaracterísticas de la Central Hidroeléctrica Inambari
    16. 16. Altura del embalse: 525 m.s.n.mPotencia: 2,200 MWUnidades.: 4Área de bosque embalsado 21,000 HaÁrea amortiguamiento afectada: 2%Altura del embalse: 540 m.s.n.mPotencia: 2,000 MWUnidades: 6Área de bosque embalsado: 35,000 HaÁrea amortiguamiento afectada: 4%546,00540,00PPRESA525,00531,00
    17. 17. ¿ Y cómo será el proceso de reubicación ?• Será resultado de una propuesta urbanísticay productiva en zonas elegidas por ser las mejorespara desarrollar actividades productivas sostenibles.• Cada población tendrá opciones de reubicacióncon las condiciones necesarias para integrarsus actividades a las cadenas productivasy al comercio regional e interregional.• En sus nuevos lugares, los pobladores podrándedicarse a las actividades económicas que hoydesarrollan e incluso tener los mismos vecinos.El Proyecto Inambari facilitará que todos seanreubicados a lo largo del nuevo trazo carretero.
    18. 18. Plan de Compensación y Reasentamiento Poblacional(6 programas)Plan de Compensación y Reasentamiento Poblacional(6 programas)Categorización socioeconómicay empadronamiento poblacionalRegulación de tenencia de predios(expedientes técnicos por comunidad yposesionario, registro de infraestructura pública)Valoración de predios(con criterios validados por la población einspección ocular de peritos independientespara establecer compensación por predios)Negociación directa y firma de actas de transferencia(con montos de compensación por predio)Compensación económica(contratos de compra-venta parael pago económico e inscripción)Reasentamiento poblacional123456
    19. 19. Programa de Reasentamiento PoblacionalIdentificación de áreas para habilitación urbanay desarrollo de actividades económicas validadaspor la población a reasentar.Construcción de viviendas e implementaciónde saneamiento básico legal y social(luz, agua y desagüe, centros educativos y de salud,locales comunales, cementerios, iglesias y otros).Preparación de áreas de cultivopara dejarlas listas para trabajar antes de sertransferidas a los nuevos propietarios.Inicio del traslado de la población hacia lasnuevas zonas de reasentamiento poblacional.Inscripción de la nueva propiedaden Registros Públicos a nombre del jefe de hogar.ABCDE
    20. 20. ¿ Cuáles serán los beneficios paralas poblaciones reubicadas ? Viviendas de calidad superior, con servicios de agua,desagüe y electricidad, las cuales serán construidasa costo de los inversionistas. Dos opciones claras: ser retribuidos por lastierras, infraestructura y producción que dejeno recibir nuevas viviendas y tierras tituladas. Financiamiento para iniciar un cultivo por 5 años yasesoría en producción, comercialización y negocios. Apoyo total para el traslado de bienes y familias.
    21. 21. ¿ Y cuáles serán los beneficios para laspoblaciones no reubicadas ? Mejor infraestructura: una nueva carretera deprimer nivel, hospitales, escuelas y otros serviciosofrecidos en convenio con las regiones.Acceso a los 19,000 empleos que se generarán en el tiempo. Posibilidad de proveer generación y tendido eléctricoa todos los poblados, hecho inédito en el Perú. Recursos frescos del canon hidroeléctrico. Incorporación a un sistema bien planificadode ciudades y zonas productivas. Participación en los empleos y en el mercadode proveedores y servicios que la grancentral hidroeléctrica creará.
    22. 22. Seguridad energética Más que un simple proyecto de exportaciónde energía: integración con un mercado queproduce 22 veces más energía que el Perú. La alianza energética binacional Perú-Brasilafirmará al Perú como jugador clave en elmercado energético sudamericano. Y abrirá las puertas al desarrollo de diversascentrales hidroeléctricas que asegurarán suseguridad energética por décadas.
    23. 23. Conexión Pacífico-AtlánticoLínea de transmisión (1.150 Km) conectará a Madre deDios, Cusco y Puno con el mercado eléctrico brasilero.Energía barataLa energía hidroeléctrica es mucho más barata, pues elagua es un recurso renovable y abundante en el Perú(compra energía en épocas de lluvias en Brasil).Energía limpia y abundanteUna asociación para desarrollar el enorme potencialhidroenergético peruano (hoy solo es utilizado el 5%).Alianza binacional equitativaExportación de energía de Inambari es parte de unacuerdo mayor que permitirá el desarrollo de variascentrales con una capacidad de 20.000 megavatios.
    24. 24. Contribución al desarrollo peruano Ingresos frescos del canon para todos losgobiernos regionales y locales involucrados. Elevación sensible de los ingresos y del nivelde vida de las poblaciones aledañas. Aumento de exportaciones regionales. Desarrollo local de servicios como hotelería,alimentación, transporte y comercio en general.Crecimiento económico, generación deempleo y dinamismo interregional. Más profesionales y mástecnología en la amazonía. Conexión con los grandes mercados. Creación de industrias de base, que solo existencuando hay energía barata y abundante.Impulso a la electrificación rural y urbana.Mejora sustancial de la educación y la salud a nivel local.
    25. 25. Impulso a la ingeniería del Perú y sus regionesTransferencia de tecnología brasileña en… Construcción de grandes presas Operación y mantenimiento de grandes centrales Mitigación de impactos socio ambientalesDesarrollo de instituciones de educación tecnológica Acuerdos de cooperación entre universidades de ambos países Fomento a estudios y al desarrollo de nuevas tecnologías Creación de diversos cursos de ingenieríaPerú podrá enriquecer su experiencia tecnológicatrabajando mano a mano con empresas brasileñas.
    26. 26. ¡ El despegue de tu familiay de tu localidad depende de ti !El Proyecto Inambari puede ser la oportunidad queaguardabas para sumarte con fuerza a la corrientede desarrollo que está empujando al país adelante.Tus recursos y tus bienes tienen un valory el Proyecto Inambari puede ser el granpaso para que valgan aún más.
    27. 27. Fin de laconcesión(año 30)OperaciónFinde obras(año 4)Día “0”(junio2010)4,000 empleos directos ProveedoresCompensacionesNegociación¿ Qué puedes obtener ?InfraestructuraInicio deoperación(año 5)Electrificación IndustriaDesarrollo1,000empleos(franja)15,000 empleos indirectosServicios públicosEstudios, Talleres y Plan de ReubicaciónReubicaciónOrdenybuenasrelaciones
    28. 28. Compromiso con el medioambienteToda actividad humana tiene impactos ambientalespositivos y negativos que solo pueden establecersecomparando la situación actual con la futura.
    29. 29. Causas Impacto MitigaciónDesplazamiento de fauna terrestre ycambios en la diversidad acuáticaDegradación y cambiode ecosistema naturalPlan de Manejode la BiodiversidadPérdida de bosques yhábitats aguas arriba Plan de Manejo del EmbalseCambio del régimenhídrico aguas abajoPlan de Manejo de CuencaPérdida de calidad de agua Descomposición debiomasa vegetalsumergidaPlan de Manejo del EmbalseEmisión de gasesefecto invernaderoPérdida de cultivos, viviendae infraestructura pública pordesplazamientoAlteración decondiciónde vida actualPrograma de Compensacióny ReasentamientoPrograma de Autogeneraciónde Ingresos y Desarrollo deCapacidadesPérdida de fuentesde trabajo y alimentaciónDiscriminación de la mujer de losbeneficios del proyectoAfectaciones por elcrecimientodemográficono planificadoPrograma de RelacionesComunitariasAumento de enfermedades endémicase infecciones sexualmente transmitidasDemandas de servicios y empleos Programa deOrdenamiento TerritorialConflictos por tierrasMitigación de impactos negativos
    30. 30. Causa Impacto AmbientalEliminación de erosión y desertificación (reforestación yreasentamiento para ocupación del área por embalse yobras)Anulación delproceso de avancede la desertificaciónReforestación y manejo de bosques para la protección delembalse y como parte del Plan de Manejo Ambiental4,000 empleos directos y 15,000 empleos indirectosGeneración de empleosPrograma de Desarrollo Económico (actividades de desarrolloproductivo sostenible para la población beneficiada)Plan de Reubicación (mejores condiciones de vida para lapoblación y provisión de servicios públicos esenciales ) Desarrollo en lascondiciones económicasy socioculturalesMayor presupuesto para proyectos de desarrollo de losgobiernos regionales, provinciales y locales (canon eléctrico)Menor contaminación por reubicación de poblacionesasentadas (eliminación del arrojo de desechos al rio)Mejora de la calidadambiental de los ríosAraza e InambariManejo de la cuenca y conservación de bosques paraprotección del embalse (Programa de Reforestación)Mayor efectividad de control de la biodiversidadImpactos positivos
    31. 31. Beneficios para la biodiversidad Plan forestal sostenible: recuperación deáreas con plantaciones agroforestales. Franja de protección de 25,300 hectáreas: especiesnativas de árboles capturarán 770 mil TM de CO2. Reemplazo de energía a diésel y gas: el Perú dejaráde emitir 5 millones 313 mil TM de CO2 por Alejamiento de la Carretera Interoceánica de la zonade amortiguamiento de este Parque Nacional. Varias barreras naturales protegeránal Parque Bahuaja-Sonene. Formalización productiva, orden del territorio,amortiguamiento real, preservación de la cuenca yprotección del corredor biológico Vilcabamba-Amboró. Descontaminación gradual de residuos de minerales(más peces en los ríos, un ecosistema más sano ymejores condiciones de salud para la población).
    32. 32. Programas ambientales y sociales
    33. 33. Monitoreo de CalidadAmbiental, Biodiversidad yVigilancia SocialManejo de Residuos LíquidosDomésticas e IndustrialesSeguridad y Salud en Obra(salud y seguridadocupacionales)Programa de Educacióny Capacitación AmbientalPrograma de Manejo deCombustibles y ExplosivosPlan de Manejo de Cuencas(programas de ordenamientoterritorial, manejo de recursosnaturales y participación social)Programa de Manejo deRecursos Arqueológicosy CulturalesManejo de la Biodiversidad(investigación científica, rescatey relocalización de fauna,manejo de fauna, flora yecosistema acuático)Plan de Contingencias(incendios , derrames,accidentes, eventosgeodinámicos)Programa de RelacionesComunitariasPlan de Abandono de Obra(remoción de infraestructura,campamentos y materialexcedente)1234567910118
    34. 34. Plan de Manejo y Compensación MineroEl Proyecto Inambari impulsará unPlan de Manejo de la Actividad Minera Artesanalpara que sea más sostenible.Este plan además comprende indemnizaciones,tecnificación y formalización como consecuenciadel desplazamiento de la actividad.
    35. 35. Empadronamiento, cálculo de ingresosanuales y exploración del potencialde las concesiones mineras.Formalización de concesiones y explotacionesmineras (pago de derecho de vigenciay adecuación a Ley de Minería Artesanal).Compensación al sector minero(según potencial aurífero se establece monto basede mutuo acuerdo con titulares de la concesión).Reinserción laboral de trabajadores de concesionesa través del Programa de Autogeneración deIngresos y Desarrollo de Capacidades1234
    36. 36. Programa de Autogeneración de Ingresosy Desarrollo de Capacidades(3 subprogramas)Reconversión y Capacitación de Mano de Obra LocalIdentificación de Oportunidades y Desarrollo EmpresarialFortalecimiento de Capacidades Empresariales123Beneficiarios : organizaciones sociales, agricultores,mineros, comerciantes, población en general.

    ×