• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
08 jesus, proveedor sustentador
 

08 jesus, proveedor sustentador

on

  • 591 views

 

Statistics

Views

Total Views
591
Views on SlideShare
591
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
6
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    08 jesus, proveedor sustentador 08 jesus, proveedor sustentador Presentation Transcript

    • Lección 8
    • “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús”. Filipenses 4.19 Texto clave 2
    • INTRODUCCIÓN Problemática: ¿Qué enseña la Biblia sobre “Jesús, el proveedor y sustentador”?
    • INTRODUCCIÓN
    • “[Jesús] el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien SUSTENTA TODAS LAS COSAS CON LA PALABRA DE SU PODER, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas” (Hebreos 1:3) ¿De qué manera refuta este versículo las siguientes filosofías humanas? 1. Deísmo. Dios creó y dio leyes al universo y después se desentendió de él. 2. Panteísmo. Dios y el universo son una misma cosa. 3. Panenteísmo. Dios habita el universo como si fuera su propio cuerpo. A pesar de que Dios ha dotado al universo de leyes que lo rigen, éste no puede seguir existiendo sin el poder sustentador de Jesús. Dios y el universo son cosas completamente separadas (Dios es el Creador, el universo su creación). Dios se preocupa y sustenta con amor todo el universo.
    • Es reconfortante pensar que Jesús sustenta el vasto universo, pero… ¿qué hay de mí? ¿Nos sustenta Dios individualmente a cada uno de nosotros? “En ti he sido sustentado desde el vientre; de las entrañas de mi madre tú fuiste el que me sacó; de ti será siempre mi alabanza” (Salmo 71:6) “Yo me acosté y dormí, y desperté, porque Jehová me sustentaba” (Salmo 3:5) “No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia” (Isaías 41:10)
    • “Dios proporciona la materia y las propiedades con las cuales lleva a cabo sus planes. Emplea sus instrumentos para que pueda florecer la vegetación. Envía el rocío, la lluvia y la luz del sol para que brote el verdor y extienda su tapiz sobre la tierra; para que los arbustos y los árboles frutales puedan retoñar y florecer y dar frutos. No se ha de suponer que es puesta en movimiento una ley para que la semilla obre por sí misma, para que aparezca la hoja porque así debe hacerlo por sí misma. Dios tiene leyes que ha instituido, pero éstas son sólo siervos mediante los cuales él logra los resultados. Mediante los agentes inmediatos de Dios, cada semillita se abre paso a través de la tierra y brota a la vida. Crece cada hoja, florece cada flor, por el poder de Dios. El organismo físico del hombre está bajo la supervisión de Dios, pero no es como un reloj que se pone en marcha y debe andar por sí mismo. Late el corazón, una pulsación sigue a la otra, una inspiración sigue a la otra, pero el ser entero está bajo la supervisión de Dios. “Vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios”. 1 Corintios 3:9. En Dios vivimos, y nos movemos y somos. Cada latido del corazón, cada aliento es la inspiración de Aquel que sopló en las narices de Adán el hálito de vida: la inspiración del Dios siempre presente, el gran YO SOY” Mensajes selectos, tomo 1, p. 346
    • “Y Jehová Dios plantó un huerto en Edén, al oriente; y puso allí al hombre que había formado. Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal” (Génesis 2:8-9) Cuando Jesús creó todas las cosas, proveyó también lo necesario para el alimento de sus criaturas: semillas y frutas para el hombre, y plantas verdes para los animales (Génesis 1:29-30) También proveyó un lugar para vivir, trabajar y descansar para el hombre (Génesis 2:8-15) Jesús sigue proveyendo hoy para las necesidades de cada uno de sus hijos: “Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, PROVEERÁ y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia” (2 Corintios 9:10)
    • “¿Quién subió al cielo, y descendió? ¿Quién encerró los vientos en sus puños? ¿Quién ató las aguas en un paño? ¿Quién afirmó todos los términos de la tierra? ¿Cuál es su nombre, y el nombre de su hijo, si sabes?” (Proverbios 30:4) Si Jesús domina el viento y las aguas, ¿qué hay de los huracanes que destrozan propiedades y matan personas y animales? ¿Están fuera de Su control? Como vimos en lecciones anteriores, la respuesta está en el mal. El mal entró en el mundo y no afectó solamente al hombre, sino que “toda la creación gime a una” (Romanos 8:22) Debemos aceptar por fe la respuesta del sabio: “Toda palabra de Dios es limpia” (Proverbios 30:5). Dios, en su sabiduría, permite los efectos del mal hasta que Él haga “nuevas todas las cosas” (Apocalipsis 21:5) Al igual que Job, no podemos explicar ni entender el mal, tan solo debemos aceptar como válida la forma en que Dios actúa y confiar en su cuidado.
    • “Al par que se hace pasar ante los hijos de los hombres como un gran médico que puede curar todas sus enfermedades, Satanás producirá enfermedades y desastres al punto que ciudades populosas sean reducidas a ruinas y desolación. Ahora mismo está obrando. Ejerce su poder en todos los lugares y bajo mil formas: en las desgracias y calamidades de mar y tierra, en las grandes conflagraciones, en los tremendos huracanes y en las terribles tempestades de granizo, en las inundaciones, en los ciclones, en las mareas extraordinarias y en los terremotos. Destruye las mieses casi maduras y a ello siguen la hambruna y la angustia; propaga por el aire emanaciones mefíticas y miles de seres perecen en la pestilencia. Estas plagas irán menudeando más y más y se harán más y más desastrosas. La destrucción caerá sobre hombres y animales. “La tierra se pone de luto y se marchita,” “desfallece la gente encumbrada de la tierra. La tierra también es profanada bajo sus habitantes; porque traspasaron la ley, cambiaron el estatuto, y quebrantaron el pacto eterno.” Isaías 24:4, 5” El conflicto de los siglos, cp. 37, p. 647
    • Que el mal afecte a la naturaleza no significa que Dios no siga sustentándola y manejándola como su Dueño y Creador. Observa cómo usó el viento el que “encerró los vientos en sus puños” (Pv. 30:4): Trajo un viento que secó las aguas del diluvio (Génesis 8:1) Trajo un viento que llevó una plaga de langostas a Egipto (Éxodo 10:13) Trajo un viento que llevó codornices para alimentar a Israel en el desierto (Números 11:31) En medio de un viento apacible se presentó ante Elías (1 Reyes 19:20) En la Biblia tenemos también otros ejemplos de cómo Dios puede aún manejar la naturaleza a su voluntad: Detuvo el sol para que un día durase casi 48 horas (Josué 10:13) Detuvo las aguas del mar rojo y del Jordán (Éxodo 14:21;Josué 3:16; 2 Reyes 2:8) Llenó de agua el desierto para dar de beber a Israel (2 Reyes 3:17) Hizo retroceder el sol 10 grados (2 Reyes 20:11)
    • Si Dios sustenta a la naturaleza a pesar del mal que le afecta, ¿puede sustentarnos a nosotros a pesar del pecado que nos afecta? “Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará; no dejará para siempre caído al justo” (Salmo 55:22) “Sustenta mis pasos en tus caminos, Para que mis pies no resbalen” (Salmo 17:5) “Cuando yo decía: Mi pie resbala, tu misericordia, oh Jehová, me sustentaba” (Salmo 94:18)
    • A pesar del pecado, Dios proveyó con sus propias manos para las necesidades de Adán y Eva: “Y Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer túnicas de pieles, y los vistió” (Génesis 3:21) Por ello, nos invita a confiar en que Él proveerá para las necesidades de cada uno de nosotros. “Vosotros, pues, no os preocupéis por lo que habéis de comer, ni por lo que habéis de beber, ni estéis en ansiosa inquietud. Porque todas estas cosas buscan las gentes del mundo; pero vuestro Padre sabe que tenéis necesidad de estas cosas. Mas buscad el reino de Dios, y todas estas cosas os serán añadidas” (Lucas 12:29-31)
    • P R E G U N T A S P A R A D I A L O G A R 1. La ciencia moderna es mucho mejor hoy de lo que solía ser, para explicar, por medios naturales, por qué ciertas cosas ocurren y otras no. El problema no está con los “medios naturales” o las “leyes naturales”, sino con la idea de que estos medios y leyes son todo lo que existe, que no hay nada más, y ciertamente no hay fuerzas sobrenaturales detrás de ellos. ¿Qué está mal en esta suposición? ¿Por qué, lógicamente, no tiene sentido (pregúntate: ¿De dónde se originaron estas leyes?), y por qué esa idea es tan contraria a las enseñanzas más básicas de la Biblia? 2. ¿Cómo la metáfora de la creación como un instrumento musical proporciona un cuadro más exacto de la relación de Dios con la creación, de lo que sería la metáfora de la creación como una máquina? 3. ¿Qué otros ejemplos puedes encontrar en las Escrituras en que Dios dio origen a eventos especiales que consideraríamos ser meramente “fuerzas de la naturaleza”? Ver, por ejemplo, 1 Reyes 19:11, 12.
    • Resumen El concepto bíblico de que Dios sustenta continuamente su creación destaca que Dios tiene un propósito y designio que él procura mantener. Esto parece incompatible con un modelo evolucionista donde no hay designio y operan solo procesos fortuitos no dirigidos. La doctrina de que Dios sostiene todo, requiere un concepto específico de Dios que parece incompatible con el panenteísmo y el panteísmo, conceptos que tienden a hacer que Dios no sea confiable, o sea una covíctima de las fuerzas de la naturaleza más fuertes que él mismo. El poder sustentador de Dios es el mismo que su poder creador, y encontramos este poder creativo sustentador en operación, tanto en la justificación como en la santificación.
    • Este servicio es gratuito y puedes usarlo Te invito a bajar y estudiar cada una de las 13 lecciones que tratan sobre el tema: Los orígenes- la creación Slideshare.net/chucho1943