01 santuario celestial

861 views
515 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
861
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
32
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

01 santuario celestial

  1. 1. Lección 1
  2. 2. TEXTO CLAVE “Tú oirás en los cielos, en el lugar de tu morada, su oración y su súplica, y les harás justicia” 1 Reyes 8:49
  3. 3. INTRODUCCION
  4. 4. “¿DÓNDE VIVE DIOS?” La pregunta inocente de un niño de seis años puede dejarnos perplejos. Esta pregunta fácilmente puede conducirnos a otras más difíciles, tales como: “Si Dios vive en un lugar, ¿cómo es posible que esté en todas partes?” O, “¿Necesita Dios un lugar donde vivir?” O, “Si él no lo necesita, ¿por qué lo tiene?” O, “Si necesita uno, ¿por qué lo tiene?” Buenas preguntas y, dado lo poco que sabemos (y lo mucho que no sabemos), no son fáciles de responder.
  5. 5. No obstante, podemos contestarlas con lo que sabemos. Como cristianos, sabemos por la Biblia que Dios mora en el cielo, que está obrando activamente en nuestro favor “allá arriba” y que el centro de su acción está en el Santuario celestial. La Escritura es clara: el Santuario celestial es un lugar real, y por ello podemos conocer verdades acerca del carácter y la obra de nuestro Dios. De este modo, el centro de esta lección es el Santuario celestial y lo que Dios está haciendo allí por nosotros, porque lo que hace en el Santuario, en realidad, es para nosotros.
  6. 6. “Detrás y delante me rodeaste, Y sobre mí pusiste tu mano… ¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia? Si subiere a los cielos, allí estás tú; Y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás. Si tomare las alas del alba Y habitare en el extremo del mar, Aun allí me guiará tu mano, Y me asirá tu diestra” Salmos 139:5-10 A la capacidad de Dios de estar en todas partes a la vez se la conoce como Omnipresencia. Pero, aunque Él puede estar en cualquier lugar, ha decidido tener un lugar concreto donde encontrarse con los ángeles, los mundos no caídos… y nosotros, cuando estemos al fin con Él.
  7. 7. “Oye, pues, la oración de tu siervo, y de tu pueblo Israel; cuando oren en este lugar, también tú lo oirás en el lugar de tu morada, en los cielos; escucha y perdona” (1ª de Reyes 8:30) “Porque miró desde lo alto de su santuario; Jehová miró desde los cielos a la tierra” (Salmos 102:19)Dios habita en el Cielo, concretamente en el Santuario, “aquel verdadero tabernáculo que levantó el Señor” (Heb. 8:2), del cual el santuario terrenal era “figura y sombra” (Heb. 8:5) ¿Qué hace Dios en el Santuario celestial? 1. Allí tiene su trono, desde donde gobierna. 2. Allí es donde recibe la adoración. 3. Allí es donde administra justicia. 4. Allí es donde ministra para nuestra salvación.
  8. 8. REFLEXION Hay muchas cosas que son difíciles de comprender para nosotros, tales como la morada de Dios, aunque la Biblia dice que esa morada es real. ¿Cómo podemos aprender a confiar en todo lo que la Biblia nos enseña, sin importar cuán difícil sea de comprender a veces? ¿Por qué es importante para nosotros aprender a confiar aun cuando no entendamos todo?
  9. 9. “Justicia y juicio son el cimiento de tu trono; misericordia y verdad van delante de tu rostro” (Salmos 89:14) “Jehová estableció en los cielos su trono, y su reino domina sobre todos” (Salmos 103:19) Sentado en su trono, Dios reina sobre toda su Creación porque no existe nadie superior a Él. ¿Cuáles son las bases del gobierno divino? El carácter de Dios se refleja en su forma de gobernar. Él desea que su pueblo manifieste este mismo carácter. “Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios” (Miqueas 6:8)
  10. 10. En la Biblia aparecen varias visiones del Trono celestial. La mayoría describe una especie de asamblea celestial, y Dios como Rey. Es interesante que la mayoría de ellas se ocupe de asuntos humanos, y generalmente presentan a Dios actuando en favor de los justos o hablando a su favor. LA SALA DEL TRONO
  11. 11. En Apocalipsis 4 y 5, Juan ve una escena del Trono de Dios —donde están el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo— rodeado por cuatro seres vivientes, 24 ancianos y millones de millones de ángeles. “Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos. Los cuatro seres vivientes decían: Amén; y los veinticuatro ancianos se postraron sobre sus rostros y adoraron al que vive por los siglos de los siglos” (Apocalipsis 5:13-14) Delante del trono se ve un mar de vidrio, el lugar de audiencia donde Dios se encuentra con sus criaturas (Ap. 15:2) En este lugar, Dios recibe la adoración de todo ser creado.
  12. 12. El cordero inmolado de Apocalipsis 5 señala, por supuesto, la muerte expiatoria de Cristo. Cristo, el Cordero, es el único Mediador de la salvación divina, y es tenido por digno por causa de su triunfo (Apoc. 5:5), de su sacrificio (Apoc. 5:9, 12) y de su divinidad (Apoc. 5:13). “Cristo tomó sobre sí mismo la humanidad, y entregó su vida en sacrificio, para que el hombre, al llegar a ser participante de la naturaleza divina, tuviera vida eterna” (MS 3:159). Lo que vemos en estos dos capítulos, centrados alrededor del Trono de Dios, es una descripción de la obra de Dios para la salvación de la humanidad. Además, podemos ver que esta obra se ha desarrollado delante de los otros seres inteligentes en el cielo, un tema clave en el motivo de la gran controversia. CORDERO INMOLADO CORDERO DIGNO
  13. 13. “La iglesia de Dios en la tierra es una con la iglesia de Dios en el cielo. Los creyentes de la tierra y los seres del cielo, que nunca han caído constituyen una sola iglesia. Todo ser celestial está interesado en las asambleas de los santos que en la tierra se congregan para adorar a Dios. En el atrio interior del cielo, escuchan el testimonio que dan los testigos de Cristo en el atrio exterior de la tierra. Las alabanzas de los adoradores de este mundo hallan su complemento en la antífona celestial, y el loor y el regocijo repercuten por todos los atrios celestiales porque Cristo no murió en vano por los caídos hijos de Adán. Mientras que los ángeles se sacian en el manantial principal, los santos de la tierra beben los raudales puros que fluyen del trono y alegran la ciudad de nuestro Dios. ¡Ojalá que todos pudiesen comprender cuán cerca está el cielo de la tierra!... Recordemos todos que en cada asamblea de los santos realizada en la tierra, hay ángeles de Dios escuchando los testimonios, himnos y oraciones. Recordemos que nuestras alabanzas quedan suplidas por los coros de las huestes angélicas en lo alto” E.G.W. (Testimonios para la iglesia, tomo 6, pg. 366)
  14. 14. REFLEXION Piensa acerca de lo que significa que Cristo, como Dios mismo, haya tomado nuestra humanidad y haya muerto como nuestro Sustituto; es decir, que sobre él hayan recaído todos los males que hemos hecho y por los cuales debíamos ser castigados. ¿Por qué esta verdad debería motivar todo lo que hacemos?
  15. 15. “Pero Jehová permanecerá para siempre; ha dispuesto su trono para juicio” (Salmos 9:7) A causa del pecado, el Santuario celestial toma las funciones de tribunal de juicio, donde santos y pecadores son juzgados. Dado que el gobierno divino se basa en la justicia y la misericordia, podemos estar seguros del recto juicio de Dios. Su sentencia es inapelable. “Mas Jehová está en su santo templo; calle delante de él toda la tierra” (Habacuc 2:20)
  16. 16. 4. EL ATRIO ¿Qué otra cosa hace Dios en su Templo celestial, y por qué es importante que sepamos esto? Muchos Salmos revelan que Dios no es indiferente a las necesidades de los justos, o a las injusticias que a menudo afrontan. Él reaccionará ante los problemas que claman por solución, y los resolverá “absolviendo al inocente, y condenando al culpable”, como lo haría cualquier buen juez Deut. 25:1 ATRIO Parte exterior del templo fuente altar de los sacrificios
  17. 17. Cuando Dios juzga, la sala del Trono llega a ser un tribunal; y el Trono celestial, el asiento del Juez. El que está en el Trono es el que juzga (ver Sal. 9:4-8), un concepto conocido en el antiguo Cercano Oriente, donde los reyes a menudo actuaban también como jueces. El juicio divino involucra tanto a los malvados como a los justos. Mientras que los culpables reciben un castigo similar al que recibieron Sodoma y Gomorra, los rectos “mirarán su rostro” (Sal. 11:6, 7). La combinación clásica de la sala del Trono y del Juicio aparece en Daniel 7:9 al 14 (un pasaje importante, que estudiaremos más tarde). Allí también, el Juicio consta de dos momentos: un veredicto de vindicación para los santos, y una sentencia de condenación para los enemigos de Dios.
  18. 18. “por lo cual [Jesús] puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos” (Hebreos 7:25) ¿Dónde intercede Jesús por nosotros? ¿Dónde obtiene para nosotros salvación eterna? “Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos, ministro del santuario, y de aquel verdadero tabernáculo que levantó el Señor, y no el hombre” (Hebreos 8:1-2) “Cristo está en el Santuario celestial para hacer expiación por su pueblo; para presentar su costado herido y sus manos traspasadas al Padre; para rogar por su iglesia que está en la tierra; para purificar el Santuario de los pecados de su pueblo” E.G.W. (Review & Herald, 28 de enero de 1890)
  19. 19. LUGAR DE SALVACIÓN ¿Qué hace Cristo en el Trono de Dios? Hebreos enseña que Cristo ministra en el Santuario celestial como nuestro Sumo Sacerdote. Su obra allí se concentra en nuestra salvación, porque él se presenta “ahora por nosotros ante Dios” (Heb. 9:24). Simpatiza con nosotros, nos da la seguridad de que no nos rechaza, sino que nos dará misericordia y gracia (Heb. 4:15, 16). Como en el Santuario terrenal, en el celestial se realiza la “expiación” (o “reconciliación”) por los pecados de los creyentes (Heb. 2:17). El Jesús que murió por nosotros es el que ahora ministra en el cielo “por nosotros”.
  20. 20. En el Apocalipsis aparecen imágenes del Santuario, y la mayoría de las secciones principales del libro comienzan con una escena del Santuario, o la incluyen. La primera escena muestra a Cristo, vestido como sumo sacerdote, caminando entre los siete candeleros (Ap. 1:12-20) La segunda escena muestra la sala del Trono celestial, con un trono, lámparas, mar, Cordero inmolado, sangre, recipientes de oro con incienso (Ap.4, 5) La tercera escena se refiere al servicio continuo de intercesión en el contexto del primer departamento del Santuario celestial (Ap. 8:2-6) La cuarta escena, la central, da una vislumbre del Arca del Pacto en el segundo departamento (Ap. 11:19) La quinta escena muestra el Tabernáculo celestial entero (Ap. 15:5-8) La sexta escena no contiene ninguna referencia explícita al Santuario, para ilustrar que la obra de Cristo allí había terminado (Ap. 19:1-10) La escena final tiene que ver con la Santa Ciudad, descrita como el Tabernáculo bajando del cielo” (Ap. 21:1-8, NVI) Aquí podemos ver una progresión en la salvación: desde Cristo sobre la tierra, su ministerio celestial y, finalmente, el nuevo Tabernáculo sobre la tierra.
  21. 21. PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: “Pablo tuvo una visión del cielo, y al ocuparse de las glorias de allí, lo mejor que podía hacer era no tratar de describirlas. Nos dice que ojo no ha visto ni oído ha oído, ni han subido en cora- zón de hombre las cosas que Dios ha preparado para los que lo aman. De modo que podéis llegar al límite de vuestra imaginación, podéis usar vuestras facultades hasta lo máximo para que abarquen y consideren el eterno peso de gloria, y sin embargo vuestros sentidos limitados, desfallecientes y cansados con el esfuerzo no pueden captarlo, porque hay un infinito más allá. Se necesitará toda la eternidad para desplegar las glorias y revelar los preciosos tesoros de la Palabra de Dios” (CBA 6:1.107).
  22. 22. “La morada del Rey de reyes, donde miles y miles ministran delante de él, y millones de millones están en su presencia (Dan. 7:10); ese templo, lleno de la gloria del Trono eterno, donde los serafines, sus flamantes guardianes, cubren sus rostros en adoración, no podía encontrar, en la más grandiosa construcción que jamás edificaran manos humanas, más que un pálido reflejo de su inmensidad y de su gloria. Con todo, el Santuario terrenal y sus servicios revelaban importantes verdades relativas al Santuario celestial y a la gran obra que se llevaba allí a cabo para la redención del hombre” (CS 466).
  23. 23. ESTE SERVICIO ES GRATUITO Y PUEDES USARLO Te invito a bajar y estudiar cada una de las 13 lecciones que tratan sobre el tema: Slideshare.net/chucho1943 Lugar Santísimo Lugar Santo TEMPLO ATRIO Altar de los sacrificios Fuente de agua

×