Your SlideShare is downloading. ×
La reputacion
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

La reputacion

117
views

Published on

Published in: Education

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
117
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. MI REPUTACIÓN Hubo un tiempo en el que todo el colegio donde estuve mis años de juventud losque estaban allí pensaban que yo era el típico “come mocos”. En el colegio loscompañeros de clase me huían. Nadie quería ser mi amigo y comer solo y andar en losrecreo solo, era lo habitual. Todo empezó en séptimo año, con la llegada de las nuevasmesas al aula; más grandes y fáciles de mover, los profesores pensaron que lo mejorsería cambiarnos de sitio cada dos semanas, así podríamos relacionarnos con otroscompañeros. Hasta ese momento era una alumno aplicado, simpático y querido por miscompañeros, pero en un cambio de mesa, encontraron un “moco” pegado en la que fuemi antigua mesa de clase, dando por un hecho que era mío. Puedo prometer y prometoque no tenía nada que ver con ello, pero tampoco tuve el valor para comentarlo, preferíaesconder la cabeza cual avestruz atemorizada. El rumor corrió rápidamente, y eso que no teníamos Internet, ni redes socialescomo facebook, twitter, tumbler, google plus+, porque la reputación de una persona esalgo de toda la vida, solo que el canal de difusión puede variar. Digamos que: − Las mesas rayadas fueron los tweets de ahora. − Los grupos de clase, lo trasladaron a los compañeros de los otras cursos durante el recreo. Está claro que el amigo de mi amigo que conocía al de octavo, noveno, décimo y undécimo, funcionaba ya como Facebook o Tumbler. − Las puertas de los servicios se llenaron de comentarios. Un comentario daba lugar a otros 20 asegurando y dando pruebas de mi fama de “come mocos”. Eran comentarios más selectos, pues dependían de si estabas en el baño de mujeres o de hombres, cual foro privado para el que necesitas invitación. − Pero esto transcendió fuera de las paredes del colegio, lo tuve claro cuando los profes, administrativos y hasta los guardas del colegio me miraban con pena. Como hoy en día con el mundo 2.0 en el que las fronteras han desaparecido y el Internet es la llave del “saber”, si saber que hace usted, yo, él, ella, ellos, todos!!! Así de rápido corrió un rumor que duró hasta mi llegada a la universidad, dondecoincidí con un compañero del colegio. El primer día de clases, nos miramos consorpresa y nos vimos obligados a saludarnos. Estuvimos un rato hablando y nos caímosbien de inmediato, terminando con una amistad que aún perdura. Al poco de conocernosfue inevitable hablar de la época “come mocos” y todavía recuerdo su cara de asombroal enterarse de que no era de ese tipo de “personas”, pero sobre todo, de que no fuera
  • 2. capaz de decir claramente – yo no fui, no eran míos. Este hecho cambió mi vida desde séptimo hasta casi la universidad y puede quemuchos seguirán con esa imagen mía en la cabeza. La reputación de una persona juegacon su honor y su vida. Poder contar la verdad y ser honestos ayuda a mejorar la percepción que setiene de uno, por descontado, nunca hubiera entrado a borrar comentarios de puertas debaños, ni comentarios en los pupitres. En cambio, sí tendría que haber abordado a muchos compañeros y amigos paradecirles que no era de ese tipo de personas y que por esa mesa ya habían pasado trescompañeros más. Pero sobre todo, tendría que haber conversado, con quién vio elsupuesto “moco” pegado en la mesa de clase, porque la charlatanería de una compañeraganó credibilidad frente a mi silencio, dejando patente que quien no cuenta su verdad,nada tiene que hacer ante una mentira. Sandí ¿De quién dependen las reputaciones? Casi siempre de los que no tienen ninguna. Príncipe Carlos José de Ligne (1735-1814) Escritor, mariscal y diplomático belga.