Unidad Didáctica Curso

  • 1,516 views
Uploaded on

Unidad Didáctica de apoyo a la comprensión y producción textual.

Unidad Didáctica de apoyo a la comprensión y producción textual.

More in: Education
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
1,516
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
25
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Curso Virtual del Ministerio de Educación y Cultura “Nuevos contextos en la enseñanza” Febrero de 2010 Trabajo final: Grupo de trabajo colaborativo integrado por: Profesor: Omar Fuksman Lic. Prof: Alfa Segovia de Stanley Psicóloga: Silvia Trías Maestra Contenidista y Dinamizadora de las Comunidades Virtuales del Portal Ceibal: Cristina Zárate Aspectos programáticos Nivel del grupo: Segundo ciclo Secundaria. Edad del alumnado: Entre 15 y 17 años. Clase: Módulo de 90 minutos diarios de lunes a viernes. Tres semanas.
  • 2. Unidad Didáctica de apoyo a la comprensión y producción textual INTRODUCCIÓN: En esta unidad de apoyo, los estudiantes realizarán una preparación intensiva que abarque las cuatro destrezas principales haciendo uso de los recursos que nos proporcionan las TIC. Sin embargo, aunque todas las destrezas deben ser ejercitadas y consolidadas se sabe que las que conllevan más dificultades cognitivas son la comprensión lectora y la expresión escrita. Coincidimos con Daniel Cassany, en que enseñar a escribir es todo un reto, pero, al mismo tiempo es imposible pensar que se pueda sobrevivir en este mundo globalizado si no se capacita a los jóvenes en forma adecuada: “Nos guste o no vivimos en una sociedad alfabetizada, donde no sólo resulta temerario pretender sobrevivir sin escritura, sino que nuestra propia mente piensa en signos gráficos, y nuestra comunidad se mueve por impulsos discursivos visuales. (…) Estamos abocados a escribir. Recordamos nuestra edad porque registramos la fecha de nacimiento, existimos legalmente porque tenemos un carnet escrito que lo certifica, poseemos propiedades y realizamos actividades sólo con el visto bueno de escrituras y contratos; nuestras posibilidades de vida y desarrollo sociocultural dependen en buena medida de la escolarización y ésta, indudablemente, en la capacidad de leer y escribir. En el trabajo, el dominio de las técnicas escritas es una cualidad muy apreciada; quien comunica tiene más posibilidad de promoción, satisfacción y éxito profesional”. (Cassany, Daniel, 1999:12-13) Desarrollar estas destrezas, por lo tanto, constituye un desafío importante para los docentes y estudiantes. No es fácil tampoco lograr una motivación intrínseca desde las primeras instancias, pero, si se llevan a clase textos auténticos que cuenten experiencias que sean realmente atractivas para los alumnos, la motivación extrínseca inicial, basada en la posibilidad de pasar un examen con buena nota, puede convertirse en una experiencia más profunda y enriquecedora. Para el desarrollo de esta unidad didáctica, cuyo tema principal es el texto epistolar familiar, se utilizarán como textos motivadores, algunos con estructura de carta, o con menciones sobre la escritura de cartas, de dos escritores rioplatenses: el uruguayo Felisberto Hernández y el argentino Julio Cortázar. Los textos fueron seleccionados por varias razones: • Se consideró muy motivador comenzar por el nivel coloquial, para después trabajar la formalidad en otras unidades posteriores. Por eso, los textos elegidos, son de nivel coloquial rioplatense, con el uso tan peculiar del voseo característico de esta zona del Plata, e inclusive, en el caso del emotivo texto de Cortázar: “Carta en mano propia”, se encuentran expresiones que se utilizan como puente de entendimiento entre dos seres que son de la misma zona geográfica. Omar Fuksman - Alfa Segovia - Silvia Trías - Cristina Zárate 2 Febrero/2010
  • 3. Unidad Didáctica de apoyo a la comprensión y producción textual • Son textos auténticos. Es decir, no fueron escritos para “enseñar lengua” sino que en su momento, tuvieron el propósito de comunicar sentimientos, gustos y disgustos de ambos escritores. • Son trasmisores de valores que sirven para situarse en el ambiente sociocultural del lugar. • Tienen, entre sí, una relación temática mágicamente increíble y los alumnos disfrutarán mucho con la comprensión lectora y las prácticas de expresión escrita que se proponen. • Son excelentes para explorar el aspecto lúdico del lenguaje. Creemos firmemente que lo lúdico, es un notable puntal para la motivación y la creación de un ambiente propicio para el trabajo placentero. OBJETIVOS: • Leer y comprender textos. • Practicar la escritura de cartas familiares. • Fomentar la comprensión lectora crítica. • Adquirir las competencias y habilidades de manejo de las distintas herramientas y recursos tecnológicos. • Mejorar la comprensión lectora demostrando que el lector es un estratega activo que participa en la construcción de significado. • Propiciar la producción escrita creativa de cartas familiares -nivel rioplatense- (en esta unidad). DESARROLLO Hay muchas definiciones y descripciones de unidad didáctica. Según el artículo que leímos de los materiales de FUNIBER, (Neus Sanz:2006:10-22), las unidades didácticas pueden organizarse en torno a: • Objetivo u objetivos formulados en términos de conducta observable. • Conjunto de objetivos estructurales • Conjunto de nociones y funciones • Ámbito discursivo • Ámbito temático o área de interés • Tarea o producto final La mayoría de los docentes hemos leído y adoptado o adaptado e incluso, también creado, de acuerdo a nuestra experiencia, la definición o descripción de unidad didáctica. De acuerdo a nuestra concepción de lo que significa enseñar o Omar Fuksman - Alfa Segovia - Silvia Trías - Cristina Zárate 3 Febrero/2010
  • 4. Unidad Didáctica de apoyo a la comprensión y producción textual de lo que nos parece adecuado para un determinado grupo de alumnos, diseñamos de uno u otro modo nuestras unidades didácticas. En forma sencilla, consideramos que una unidad didáctica es un módulo de programación que nos permite articular nuestra tarea de enseñanza con una planificación adecuada. Desde este punto de vista, muchas propuestas organizadas pueden ser pensadas como unidades didácticas: proyectos de trabajo, talleres de lectura recreativa, talleres de escritura, paseos educacionales, siempre y cuando se sustenten en una organización que incluya por lo menos, los siguientes pasos: • Materiales y procedimientos • Actividades o tareas significativas • Evaluación La Unidad Didáctica que elaboramos está creada en torno a un ámbito discursivo, en el cual las muestras de lengua son como las usan los hablantes rioplatenses, con sus variaciones correspondientes a la región. No utilizamos los términos “correcto” o “incorrecto”, sino “adecuado” o “inadecuado”. Por lo tanto, nuestra concepción de la lengua no se refiere a un todo homogéneo, sino que la pensamos como un amplio mosaico multicolor de variedades lingüísticas, tan válidas unas como otras, según los entornos o contextos situacionales. El alumno, ayudado por sus pares y el docente, tiene que encontrar el registro adecuado a cada ocasión comunicativa. PRESENTACIÓN DE LA UNIDAD DIDÁCTICA Desarrollo de la misma en Power Point. Publicación en Internet (Slideshare). http://www.slideshare.net/chispi05/unidad-didactica-de-apoyo-a-la- comprensin-y-produccin-textual Esta presentación: Tiene múltiples ventajas: captar la atención del alumnado, facilitar la visualización del guión expuesto, grabar en su mente detalles importantes y organizar de forma adecuada la explicación de una Unidad Didáctica. Trabajar con la plataforma Dokeos: •Explorar la plataforma, y comenzar a usarla dejando abierto un espacio para que, luego de conocido el tema de la unidad, realicen una anticipación a lo que se vendrá. •Publicar los textos A y trabajar cada una de las actividades a medida que avanza la unidad (consignas de las Propuestas) Omar Fuksman - Alfa Segovia - Silvia Trías - Cristina Zárate 4 Febrero/2010
  • 5. Unidad Didáctica de apoyo a la comprensión y producción textual •Solicitar el envío de Reflexiones en archivos adjuntos •Solicitar que en la plataforma agreguen los enlaces a los sitios web consultados. Omar Fuksman - Alfa Segovia - Silvia Trías - Cristina Zárate 5 Febrero/2010
  • 6. Unidad Didáctica de apoyo a la comprensión y producción textual EL TEXTO EPISTOLAR FAMILIAR En esta unidad, los estudiantes leerán y comprenderán textos motivadores y practicarán la escritura de cartas familiares. Para presentar el tema, elegimos textos cuya tipología aporta elementos de acercamiento y discusión. Como primer texto motivador se utilizará el que Julio Cortázar tituló: Grave problema argentino: querido amigo, estimado o el nombre a secas. Continuamos con una carta de Felisberto Hernández a su amigo Lorenzo Desctoc y finalizamos con otro texto de Cortázar, muy conmovedor, escrito juguetonamente en forma de carta familiar, como si hubiera podido establecer un afectuoso puente comunicativo con Felisberto Hernández que ya había fallecido. Cortázar lo tituló: Carta en mano propia, y es, en realidad, un hermosísimo prólogo para una reedición de las principales obras de Hernández. ACTIVIDAD DE PRELECTURA CUESTIONARIO Se sugiere que esta actividad se realice en grupos de cuatro. Cada grupo elegirá su portavoz y se hará una puesta en común al final del tiempo asignado para discutir: 1) ¿Cuál es la estructura típica de una carta familiar? 2) ¿A quiénes escribimos cartas familiares? 3) ¿Qué registro de lenguaje usaremos? 4) Después de leído el título del texto: ¿Por qué será “un grave problema argentino, estimado, querido o el nombre a secas”? 5) ¿Cómo encabezaríamos una carta para un conocido que no es un amigo cercano, pero ejerce la misma profesión que nosotros? A continuación de la discusión y puesta en común se propondrá un trabajo de: COMPRENSIÓN LECTORA CRÍTICA. Uno de los aspectos en los que se insiste más en la actualidad, es en la necesidad de fomentar la comprensión lectora crítica: ¿Qué hay tras las líneas? ¿Qué captamos de lo que leemos? ¿Qué se nos dice realmente? ¿Con qué propósito? Nadie escribe nada porque sí. Siempre hay un propósito, un motivo. Descubrirlo adecuadamente, nos da posibilidades de entender otras cosmovisiones para ampliar nuestro panorama sociocultural. Únicamente, si preparamos a los estudiantes para ser lectores críticos podremos decir que les hemos dado herramientas para encontrar las relaciones que se establecen entre textos y contextos. Omar Fuksman - Alfa Segovia - Silvia Trías - Cristina Zárate 6 Febrero/2010
  • 7. Unidad Didáctica de apoyo a la comprensión y producción textual En esta unidad, empleamos uno de los tipos de técnicas que aconseja Cassany, para fomentar esta comprensión crítica: “explorar el mundo del autor”. Detrás del texto hay siempre un autor que vive y escribe en un lugar del planeta y en un momento de la historia. El texto surge de su imaginario, de su mundo, de su comunidad, de su mirada sobre la realidad, sesgada, parcial, personal, por definición. (Cassany, Daniel 2006:115) Se seguirán los siguientes pasos propuestos por Cassany: 1. Identifica el propósito 2. Descubre las conexiones 3. Retrata al autor 4. Describe su idiolecto 5. Rastrea la subjetividad 6. Detecta posicionamientos 7. Descubre lo oculto 8. Dibuja el “mapa sociocultural”. 1) Siempre que se escribe es por algún motivo. ¿Qué quiere decirnos el autor? ¿Qué reacción busca provocar en el lector? 2) Descubrir las conexiones: ¿cuándo se escribió ese texto? Si no hay referencias temporales, ¿qué elementos nos pueden aportar algo sobre la época? ¿Desde que punto de vista se escribió? 3) Retratar al autor ¿Quién es? ¿De dónde es? ¿Cómo lo sabes? Es necesario buscar todo lo que se pueda sobre él para situar el contexto histórico y ubicarlo en el ámbito discursivo. Dice Cassany al respecto: "Cuando conocemos al autor, el texto se hace más familiar, disponer de un buen retrato suyo ayuda a comprender la ideología". 4) Describir el idiolecto. Sin lugar a dudas este aspecto aporta elementos muy valiosos para realizar una comprensión lectora crítica. El idiolecto, nos dice de dónde es ese autor, nos indica cómo su escrito está “teñido” con el color que le aporta la zona geográfica, qué aspectos le delatan de uno u otro lugar, las palabras dialectales, los regionalismos, las ironías y las figuras del lenguaje son rasgos individuales que lo caracterizan. 5) Rastrear la subjetividad: Los aspectos subjetivos pueden rastrearse en el idiolecto, pero también debemos preguntarnos que nos aporta de su particular cosmovisión el autor; qué palabras le parecieron apropiadas para la expresión, y de acuerdo a esa elección cómo puede ser esa persona que optó por unas palabras y no por otras y cuál es su visión sociocultural. 6) Detectar posicionamientos: Todo texto toma una posición sobre la realidad a la cual alude. No es neutro. De acuerdo a esta teoría del discurso (Van Dijk, Teun A. 1998:321-22), no hay ninguno que no posea un punto de vista ideológico, una mirada sobre el mundo al cual alude. Hay que lograr ver si Omar Fuksman - Alfa Segovia - Silvia Trías - Cristina Zárate 7 Febrero/2010
  • 8. Unidad Didáctica de apoyo a la comprensión y producción textual presenta estereotipos, si manifiesta una pertenencia a un grupo, si defiende una actitud frente a otra. 7) Descubrir lo oculto. El lenguaje puede presentar en forma velada, soterrada por diferentes recursos del lenguaje, un mundo que no se ve a simple vista. Es necesario leer con atención, con cuidado y observar los detalles que aportan las pistas lingüísticas. 8) “Dibujar el mapa cultural”. Hay cosas que el texto dice y otras que calla. Podemos hacer una lista con las cosas que entendemos que dice y otra con las que calla y que podemos intuir. Nunca se puede decir todo, a veces se insinúa o se sugiere, pero no se dice totalmente, y la misión de un lector experto es ir con sus conocimientos previos, más allá del texto. Esta técnica se aplicará en la comprensión crítica de los tres textos seleccionados. A continuación transcribimos el que fue utilizado en primer término, los otros dos se adjuntan al final de este trabajo. GRAVE PROBLEMA ARGENTINO: QUERIDO AMIGO, ESTIMADO O EL NOMBRE A SECAS Usted se reirá, pero es uno de los problemas argentinos más difíciles de resolver. Dado nuestro carácter (problema central que dejamos por esta vez a los sociólogos) el encabezamiento de las cartas plantea dificultades hasta ahora insuperables. Concretamente, cuando un escritor tiene que escribirle a un colega de quien no es amigo personal, y ha de combinar las cortesías con la verdad, ahí empieza el crujir de plumas. Usted es novelista y tiene que escribirle a otro novelista; usted es poeta e idem; usted es cuentista. Toma una hermosa hoja de papel, y pone: “Señor Oscar Frumento, Garabato 1787, Buenos Aires.” Deja un buen espacio (las cartas ventiladas son las más elegantes) y se dispone a empezar. No tiene ninguna confianza con Frumento; no es amigo de Frumento; él es novelista y usted también; en realidad usted es mejor novelista que él, pero no cabe duda de que él piensa lo contrario. A un señor que es un colega pero no un amigo no se le puede decir: “Querido Frumento”. No se le puede decir por la sencilla razón de que usted no lo quiere a Frumento. Ponerle querido es casi lascivo, en todo caso una mentira que Frumento recibirá con una sonrisa tetánica. La gran solución argentina parece ser, en esos casos, escribir: “Estimado Frumento”. Es más distante, más objetivo, prueba un sentimiento cordial y un reconocimiento de valores. Pero si usted le escribe a Frumento para anunciarle que por paquete postal le envía su último libro, y en el libro le ha puesto una dedicatoria en la que se habla de admiración ( es de lo que más se habla en las dedicatorias), ¿cómo lo va a tratar de estimado en la carta? Estimado es un término que rezuma indiferencia, oficina, balance anual, desalojo, ruptura de relaciones, cuenta del gas, cuota del sastre. Usted piensa desesperadamente en una alternativa y no la encuentra; en la Argentina, somos queridos o estimados y sanseacabó. Hubo una época (yo era joven y usaba rancho de paja) en que muchas cartas empezaban directamente después del lugar y fecha; el otro día encontré una, muy amarillita la Omar Fuksman - Alfa Segovia - Silvia Trías - Cristina Zárate 8 Febrero/2010
  • 9. Unidad Didáctica de apoyo a la comprensión y producción textual pobre, y me pareció un monstruo, una abominación. ¿Cómo le vamos a escribir a Frumento sin primero identificarlo (Frumento) y luego calificarlo (querido/estimado)? Se comprende que el sistema de mensaje directo haya caído en desuso o quede reservado únicamente para esas cartas que empiezan: “Un canalla como usted, etc.” o “Le doy 3 días para abonar el alquiler” cosas así. Más se piensa, menos se ve la posibilidad de una tercera posición entre querido y estimado; de algo hay que tratarlo a Frumento, y lo primero es mucho y lo segundo frigidaire. Variantes como “apreciado” y “distinguido” quedan descartadas por tilingas y cursis. Si uno le llama “maestro” a Frumento es capaz de creer que le está tomando el pelo. Por más vueltas que le demos, se vuelve a caer en querido o estimado. Che, ¿no se podría inventar otra cosa? Los argentinos necesitamos que nos desalmidonen un poco, que nos enseñen a escribir con naturalidad:”Pibe Frumento, gracias por tu último libro” o con afecto: “Ñato que novela te mandaste” o con distancia pero sinceramente: “Hermano, con las oportunidades que había en la fruticultura”, entradas en materia que concilien la veracidad con la llaneza. Pero será difícil, porque todos nosotros somos o estimados o queridos, y así nos va. Julio Cortázar “La vuelta al día en ochenta mundos” Tomo 1 páginas 50-51 ACTIVIDADES DE POST-LECTURA Teniendo en cuenta las respuestas para las preguntas que corresponden a la exploración del mundo del autor, los grupos de alumnos realizarán las siguientes actividades de post-lectura. Comentarán en pocas palabras “el grave problema argentino”. Discutirán: ¿Es un problema únicamente argentino? Justificarán sus respuestas. ¿Qué conocen del “carácter argentino”? ¿Por qué da trabajo combinar “las cortesías con la verdad”? ¿Por qué no es aceptado-según la lectura- el término “estimado” en lugar de “querido”? ¿Qué analogías se establecen entre “estimado” y aspectos de lo cotidiano? Anoten alguna analogía más para “estimado”. ¿Cómo se dirigían las cartas en el pasado? ¿Qué elementos descriptivos nos pueden situar en esa época? Aventuren alguna década. ¿Por qué se descarta o rechaza esa modalidad del pasado, en la actualidad del texto? • ¿Cuál es la opinión sobre “distinguido” y “apreciado”? ¿Cuál es la opinión de Uds.? Omar Fuksman - Alfa Segovia - Silvia Trías - Cristina Zárate 9 Febrero/2010
  • 10. Unidad Didáctica de apoyo a la comprensión y producción textual • Parafrasearán estos fragmentos: (…)”Más se piensa, menos se ve la posibilidad de una tercera posición entre querido y estimado, de algo hay que tratar a Frumento, y lo primero es mucho y lo segundo frigidaire” (…) Los argentinos necesitamos que nos desalmidonen un poco, que nos enseñen a escribir con naturalidad” (…) “que concilien la verdad con la llaneza” (…) “pero será difícil porque todos nosotros somos estimados o queridos, y así nos va.” •Buscarán temas musicales en la web que acompañen la peculiaridad del lenguaje y las costumbres abordadas en los textos. (por ejemplo, GOEAR) •Dibujar el mapa cultural (Cassany). Diseño de un mapa mental haciendo uso del Software CmapTools. Hay cosas que el texto dice y otras que calla. Podemos hacer una lista con las cosas que entendemos que dice y otra con las que calla y que podemos intuir. CmapTools es una aplicación informática muy especial, entre otras cosas porque es de las pocas que tiene como objetivo explícito conseguir implementar un aprendizaje significativo y la promoción del trabajo colaborativo. http://www.eduteka.org/Cmap1.php ACTIVIDADES DE EXPRESIÓN ESCRITA Y TRABAJO INTERDISCIPLINARIO CON ARTE Para todas las prácticas de expresión escrita, tuvimos en cuenta las propuestas que hace Daniel Cassany en sus libros, así como los consejos y artículos colgados en su página web. Constituyen un material muy recomendable por su claridad y practicidad. Es muy útil su Decálogo didáctico de la enseñanza de la composición, que podrá ser comentado en clase. Sus diez enunciados, serán escritos y diseñados en grandes carteles ilustrados, hechos por los propios estudiantes, en trabajo interdisciplinario con la clase de Arte. Los mismos serán ilustrados con imágenes (fotos) de los lugares (Buenos Aires, Chivilcoy, Montevideo, el Prado, El Cerro), donde vivieron los escritores en cuestión. Para ello se les propone explorar e incursionar en Panoramio (sitio web que exhibe las fotografías de lugares y paisajes permitiendo aprender más sobre una zona específica que suben los propios usuarios). A continuación, transcribimos el decálogo de Daniel Cassany (2001:1-3), con otros enunciados complementarios de las ideas principales: 1) El aprendiz escribe en clase. La práctica de la escritura no debe ser un hecho aislado de los demás. Es necesario discutir, intercambiar ideas, compartir, socializar, hacer borradores, usar diccionarios, gramáticas y todo lo que sirva para el proceso. 2) El aprendiz escribe cooperativamente: colabora con los otros. Omar Fuksman - Alfa Segovia - Silvia Trías - Cristina Zárate 10 Febrero/2010
  • 11. Unidad Didáctica de apoyo a la comprensión y producción textual Los estudiantes y el docente van en la misma barca y tienen que enfrentar juntos tanto los tiempos de bonanza como los de borrasca. 3) El aprendiz habla de lo que escribe con compañeros y docentes. Hablamos para entendernos. Hablamos para transmitir ideas y las compartimos con los otros para expresarlas de mejor manera. 4) El aprendiz lee lo que escribe, con objetivos y procedimientos diversos. Lectura y escritura son dos caras de la misma moneda. La una facilita la otra y viceversa. Leemos los borradores para mejorarlos. 5) El aprendiz toma responsabilidades discursivas sobre su escrito: se autorregula. Es el propio alumno el que toma la batuta para dirigir su escrito. ¿qué escribe? ¿con qué propósito? ¿a quién? ¿cómo? son preguntas que debe resolver en forma autónoma. La labor del docente es ayudar y apoyar, no censurar o reprimir. El profesor no es un inspector ni un dictador, es un facilitador. 6) El aprendiz usa materiales y recursos contemporáneos Según las propias palabras de Cassany, que los alumnos podrían escribir e ilustrar en un cartel: “Escribir es una técnica diferida en el tiempo, que se caracteriza por la planificación y la elaboración”. Otra idea complementaria que puede ser útil: Los aprendices de redactores tienen que tener a su alcance todos los recursos posibles. 7) El docente escribe en el aula: en público, ante la clase, con el aprendiz. También en este caso, se sugiere realizar un cartel ilustrado con las acertadas palabras de Cassany: “Resulta más fácil aprender a cocinar siendo pinche de un gran chef que leyendo libros de recetas o ensayando sólo por la cuenta de uno”. Además se puede considerar que: El docente es el experto de la clase, y trabaja con los alumnos cooperativamente. 8) El docente actúa como lector, colaborador, asesor, no como árbitro, juez o jefe. El docente no dice lo que está bien o está mal, sino que expresa si entendió o no entendió lo que leyó. Debe animar al estudiante a expresar sus propias ideas, no las ideas del docente. 9) Queda prohibido tirar o destruir productos intermedios Los borradores son nuestros pinitos. Nuestra familia muestra orgullosamente, alguna foto o vídeo de cuando empezamos a caminar. Importa mucho el proceso de escribir, revela nuestro esfuerzo para poder presentar después un escrito pulido. ¡Cuánto trabajo nos costó expresar lo que queríamos decir! ¡Mostrémoslo! Omar Fuksman - Alfa Segovia - Silvia Trías - Cristina Zárate 11 Febrero/2010
  • 12. Unidad Didáctica de apoyo a la comprensión y producción textual 10) Escribimos sobre todos los temas para hacer y conseguir cosas que nos interesen. Escribimos porque tenemos propósitos en mente. Queremos expresar nuestras ideas, conseguir compañía, manifestar una queja, expresar conocimientos. La escritura es en el mundo actual, una técnica ineludible que debemos practicar siguiendo estos consejos. EVALUACIÓN Evaluar el uso de las TIC. Uso de netiquetas Uso de recursos y fuentes válidos Asiduidad y tiempo de participación Participación adecuada en las tareas colaborativas Instrumentos de evaluación: •CUESTIONARIO •PORTFOLIO (Creación de un blog, por ejemplo, Blogger) •Evaluación del nivel de adquisición de competencias. Actuar con autonomía corresponsabilizándose del aprendizaje. Evaluar la capacidad de autorreflexión. Se inscribe en un proceso de evaluación contínua que consiste en acumular informaciones de diferentes orígenes que acrediten el aprendizaje del alumno. Elemento de reflexión: Autoevaluación y reflexión sobre los hitos que va consiguiendo en relación con sus objetivos. Considerar: Presentación personal Tareas realizadas (uso de etiquetas o palabras clave). Trabajos consultados Impresiones y reflexiones personales: Podemos añadir nuestras reflexiones, las dudas que tenemos, las experiencias que hemos tenido en el aula, cómo hemos solucionado los problemas, o qué retos nos planteamos para el futuro. Esta parte es totalmente abierta, y puede o no aparecer; aunque siempre es bueno tener un apartado destinado a ello. Enlaces interesantes (compartir los mismos, además, en un marcador social, por ejemplo, Delicious). Omar Fuksman - Alfa Segovia - Silvia Trías - Cristina Zárate 12 Febrero/2010
  • 13. Unidad Didáctica de apoyo a la comprensión y producción textual Individual Grupal Aprende a superar la dificultades Coopera eficazmente con sus exitosamente. compañeros. Exhibe coherente calidad expresiva oral Colabora con sus pares para lograr y/o escrita. resultados en la expresión de ideas. Interviene en forma pertinente. Participa en las tareas colaborativas. CONCLUSIÓN Esta unidad didáctica para fomentar la comprensión lectora crítica y la escritura de cartas de nivel familiar puede ser útil para los docentes que tengan interés en plantear la variante rioplatense, que es tan válida como las de las otras regiones. En este año 2010, tenemos a nuestra disposición, la Nueva Gramática de la Lengua Española, que incluye las variantes de Hispanoamérica, puesto que trabajaron en su elaboración, todas las Academias de la Lengua Española. Una de esas variantes, la rioplatense, puede servir para afirmar el conocimiento de la diversidad, con la convicción absoluta de que no es ni más ni menos que otra de las variantes y que no hay ninguna que sea mejor que otra; sino que se puede considerar estándar dentro de una zona geográfica y es un vínculo no únicamente lingüístico sino sociocultural de entendimiento, entre los seres que la comparten. Por otra parte, dentro de las expectativas personales de experimentación, también consideramos que el conocimiento de la diversidad, puede ser una manera de fomentar la unidad del español y ayudarnos a expandir la conciencia de un estándar pluricéntrico. Para finalizar elegimos estas palabras del lingüista español Juan Ramón Lodares, porque reflejan muy adecuadamente nuestro sentir: “El estándar pluricéntrico permite hoy a los usuarios del idioma sentirse cómodos en casa y, si hay que comunicarse con un vecino, tampoco tendrán necesidad de disimular su procedencia. Antiguamente, sin embargo, algunos americanos sí se veían en la necesidad imperiosa de presentar excusas, cuando se dirigían a los hablantes españoles, por si cometían el desliz de introducir usos locales, típicos de América, en su conversación o escritura. La excusa no era porque el localismo pudiera interrumpir la comunicación, sino porque el americanismo se consideraba, para muchos peninsulares, cosa de paletos. Antiguamente, claro está, la mayoría de los hispanohablantes vivía en España y es posible que el americano tuviera cierto complejo de inferioridad. El insigne Andrés Bello, venezolano de nacimiento, escribía “patata” pero no pronunciaba otra cosa que “papa”. Hoy ocurre justo al revés: en España vive una minoría de hablantes de español y los americanos se curaron del complejo de inferioridad hace mucho tiempo, o mejor dicho, los peninsulares abandonaron el complejo de superioridad que en ocasiones habían mostrado”. Omar Fuksman - Alfa Segovia - Silvia Trías - Cristina Zárate 13 Febrero/2010
  • 14. Unidad Didáctica de apoyo a la comprensión y producción textual En suma, la ventaja del estándar pluricéntrico es que nos hace tolerantes y evita -no siempre por supuesto- los casos de discriminación lingüística por razones geográficas: amplía el margen de aquello que estamos dispuestos a escuchar considerándolo también “nuestro”. Es como si entendiéramos varias lenguas con absoluta naturalidad dentro de nuestra propia lengua. (Lodares, Juan Ramón 2005-98-99) Omar Fuksman - Alfa Segovia - Silvia Trías - Cristina Zárate 14 Febrero/2010
  • 15. Unidad Didáctica de apoyo a la comprensión y producción textual BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA • Cassany, Daniel (1996) “La cocina de la escritura”, Anagrama. Barcelona • Cassany, Daniel (1999) “Construir la escritura”, Paidós • Cassany, Daniel (2006) “Tras las líneas” Anagrama. Barcelona. • Cortázar, Julio (1970) “La vuelta al día en ochenta mundos”. Siglo XXI • Giraldi de Dei Cas (1975) “Felisberto Hernández: del creador al hombre” EBO • Hernández, Felisberto (1985) “Novelas y cuentos”, Biblioteca Ayacucho. • Lodares, Juan Ramón (2005) “El porvenir del español”, Taurus. Madrid. • Lozano, G. Campillo J. (1996) “Criterios para el diseño y la evaluación de materiales comunicativos”. En Didáctica del español como lengua extranjera. Cuadernos del tiempo libre. Colección Expolingua. E/LE 3. Fundación Actilibre • Martín, I., Pueyo, S. (2006). “Creación, Adaptación y Evaluación de Materiales y Recursos”, Funiber • Van Dijk, Teun A. (1998) “Texto y contexto”, Cátedra • Guarnieri, Juan Carlos. “Del Lenguaje Rioplatense” (1979) Ebo • Moliner, M. “Del Uso del Español” (1990) Gredos. RECURSOS EN LA WEB • Cassany, Daniel http://www.upf.edu/pdi/dtf/daniel_cassany • Diccionario de la Real Academia Española: http://buscon.rae.es/draeI/ • Cortázar, Julio: vídeos: http://www.youtube.com • “Carta en mano propia”: http://www.felisberto.org.uy/cortaz_carta_en_mano.html • “Grave problema argentino: querido amigo, estimado o el nombre a secas”: http://www.juliocortazar.com.ar/obras.htm • Plataforma Virtual Dokeos: http://campus.dokeos.com • Sobre CmapTools: http://www.eduteka.org/Cmap1.php Omar Fuksman - Alfa Segovia - Silvia Trías - Cristina Zárate 15 Febrero/2010
  • 16. Unidad Didáctica de apoyo a la comprensión y producción textual APÉNDICE Carta de Felisberto Hernández a su amigo Lorenzo Desctoc * Chivilcoy, Diciembre 26 de 19(39) Cuerudo Vasco: Aquí habían anunciado, en los dos días seguidos por increíble error, dos espectáculos diarios: vermouth y noche. 1º suspendido, tres personas; disculpas al público: calor, próxima tormenta, etc. 2º suspendido: lluvia. 3º suspendido por buen tiempo: 5 personas. 4º idem. Día 23, esgrimir las recomendaciones y no abatatarse. Promesas, ilusiones, alegría, esperanzas… Día 24, complicaciones, gente que no estaba aquí y otras que… (cualquier cosa). Concentración de recomendaciones y sus efectos en el club principal. El 24 de noche sería la reunión decisiva. A la tarde tres zonzos tristes paseaban a pie por la plaza pensando en la noche buena de las familias. A la noche reacción y la batalla más grande que he librado en mi vida. Fue junto al billar no me hicieron sentar para no perder tiempo y despachar pronto. Exposición de argumentos, soluciones, llamado a la cultura: todo negado. Insistencia, brazos cruzados. Silencios terribles. Yo, sudores fríos, pensamiento en mi propósito de lucha, familia, amigos y compañeros de pieza…Nueva embestida, nuevo fracaso; tratar de que no se vayan del billar. Les decía que no podía creer que ellos no me harían creer que no habría 3 personas cultas, responsables, que no dejaran tan mal al arte, a la cultura y a Chelía. Al final un Dr. milagroso, culto y responsable los mueve, hace una comisión que se reunió el 25. Total: concierto el jueves, el club pone el salón, luz y pequeña contribución; la comisión reunirá las contribuciones de los que no pongan mala cara. O la disimulen. Hoy salgo adelante a otras ciudades a ganar tiempo- no oro- y el jueves estaré de vuelta. Le ruego que me envíe a Chivilcoy cartas. Chau Felis… *De: Felisberto Hernández del creador al hombre (pág. 111-112) Nora Giraldi de Dei Cas Ediciones de la Banda Oriental 1975 Omar Fuksman - Alfa Segovia - Silvia Trías - Cristina Zárate 16 Febrero/2010
  • 17. Unidad Didáctica de apoyo a la comprensión y producción textual CARTA EN MANO PROPIA * Felisberto, tú sabés (no escribiré “tú sabías” a los dos nos gustó siempre transgredir los tiempos verbales, justa manera de poner en crisis este otro tiempo que nos hostiga con calendarios y relojes) tú sabés que los prólogos a las ediciones de obras completas o antológicas visten casi siempre el traje negro y la corbata de las disertaciones magistrales, y nos gusta poquitísimo a los que preferimos leer cuentos y contar historias o caminar por la ciudad entre dos tragos de vino. Descuento que esta edición de tus obras contará con los aportes críticos necesarios; por mi parte prefiero decirles a quienes entren por estas páginas lo que Antón Webern le decía a un discípulo: “Cuando tenga que dar una conferencia no diga nada teórico sino más bien que ama la música”. Aquí para empezar no habrá sospecha de conferencia, pero a vos te divertirá el buen consejo de Webern por la doble razón de la palabra y la música, y sobre todo te gustará que sea un músico el que nos abra la puerta para ir a jugar un rato a nuestra manera rioplatense. Esto de abrir la puerta no es un mero recuerdo infantil. En estos días en que andaba dándole la vuelta a la máquina de escribir como un perrito necesitado de árbol, encontré cosas tuyas y sobre vos que no conocía en los remotos tiempos en que por primera vez leí tus libros y escribí páginas que tanto te buscaban en el terreno de la admiración y el afecto. Y te imaginarás mi sorpresa (mezclada con algo que se parece al miedo y a la nostalgia frente a lo que nos separa) cuando llegué a un epistolario recogido por Norah Giraldi, en el que aparecen las cartas que le escribiste a tu amigo Lorenzo Destoc mientras hacías una gira musical por la provincia de Buenos Aires. Como si nada, sin el menor respeto hacia un amigo como yo, fechás una carta en la ciudad de Chivilcoy, el 26 de diciembre de 1939. Así, tranquilamente, como hubieras podido fecharla en cualquier otro lado, sin demostrar la menor preocupación por el hecho de que en ese año yo vivía en Chivilcoy, sin inquietarte por la sacudida que me darías treinta y ocho años más tarde en un departamento en la calle Saint-Honoré donde estoy escribiéndote al filo de la medianoche. No es broma, Felisberto. Yo vivía entonces en Chivilcoy, era un joven profesor en la escuela normal, vegeté allí desde el 39 hasta el 44 y podríamos habernos encontrado y conocido. De haber estado a fines de ese diciembre no hubiera faltado al concierto del Terceto Felisberto Hernández, como no faltaba nunca a ningún concierto en esa aplastada ciudad pampeana por la simple razón de que casi nunca había concierto, casi nunca pasaba nada, casi nunca se podía sentir que la vida era algo más que enseñar instrucción cívica a los adolescentes o escribir interminablemente en un cuarto de la pensión Varzilio. Pero habían empezado las vacaciones de verano y yo aprovechaba para volver a Buenos Aires donde me esperaban mis amigos, los cafés del centro, amores desdichados y el último número de Sur. Vos tocaste con tu Terceto en eso que llamás a secas “el club” y que conocí muy bien, el Club Social de Chivilcoy, detrás de cuyo amable nombre se escondían las salas donde el cacique político, sus amigos, los estancieros y los nuevos ricos se trenzaban en el póker y el billar. Cuando en tu Omar Fuksman - Alfa Segovia - Silvia Trías - Cristina Zárate 17 Febrero/2010
  • 18. Unidad Didáctica de apoyo a la comprensión y producción textual carta le decís a Destoc que la discusión para que te aceptaran y te pagaran el concierto se libró junto a una mesa de billar, no me enseñás nada nuevo porque en ese club todas las cosas se libraban así. Muy de cuando en cuando, a regañadientes pero obligados a cuidar la fachada de las “actividades culturales” los dirigentes accedían a un concierto o a una velada presuntamente artística, que pagaban mal y sin ganas y que escuchaban apoyándose entredormidos en el hombro de sus nobles esposas. Si te hablara de algunas cosas que vi y escuché en esos tiempos no te sorprenderían demasiado y en todo caso te divertirían, vos que les contabas tantos cuentos a tus amigos como un preludio para aflojar los dedos antes de refugiarte en tu cuarto de hotel y escribir tus cuentos, justamente ésos que hubiera sido imposible contar sin destruir su razón más profunda. En esos mismos salones donde tocaste con tu terceto yo escuché, entre otras abominaciones, a un señor que primero contempló al público con aire cadavérico (probablemente tenía hambre) y luego exigió silencio absoluto y concentración estética pues se disponía a interpretar la… sinfonía inconclusa de Schubert. Yo me estaba frotando todavía los oídos cuando arrancó con un vulgar pot-pourrí en el que se mezclaban el Ave María, la Serenata, y creo que un tema de Rosamunda; entonces me acordé de que en los cines, andaban pasando una película sobre la vida del pobre Franz que se llamaba precisamente La Sinfonía inconclusa, y que este desgraciado no hacía más que reproducir la música que había escuchado en ella. Inútil decirte que en el selecto público no hubo nadie a quien se le ocurriera pensar que una sinfonía no ha sido escrita para el piano. En fin, Felisberto, ¿vos te das cuenta, te das realmente cuenta de que estuvimos tan cerca, a tan pocos días de diferencia yo hubiera estado ahí y te hubiera escuchado? Por lo menos escuchado a vos y al “mandolión” y al tercer músico, aunque no supiera nada de vos como escritor porque eso habría de suceder mucho después, en el cuarenta y siete cuando Nadie encendía las lámparas. Y sin embargo, creo que nos hubiéramos reconocido en ese club donde todo nos habría proyectado el uno hacia el otro, yo te habría invitado a mi piecita para darte caña y mostrarte libros y quizá, vaya a saber, alguno de esos cuentos que escribía por entonces y que nunca publiqué. En todo caso, hubiéramos hablado de música y escuchado los discos que yo pasaba en una victrola más que rasposa pero de donde salían, cosa inaudita en Chivilcoy, cuartetos de Mozart, partitas de Bach, y también, claro, Gardel y Jelli Roll Morton y Bing Crosby. Sé que nos hubiéramos hecho amigos, y andá a imaginar lo que habría salido de ese encuentro, cómo habría incidido en nuestro futuro después de conocernos en Chivilcoy; pero, claro, justamente entonces yo tenía que irme a Buenos Aires y a vos se te ocurría elegir ese hueco para dar tu concierto. Fijate que las órbitas no solamente se rozaron ahí sino que siguieron muy cerca durante una punta de meses. Por tus cartas sé ahora que en junio del 40 estabas eh Pehuajó en julio llegaste a Bolívar de donde yo había emigrado el año anterior después de enseñar geografía en el colegio nacional, horresco referens. Andabas dando tumbos musicales por mi zona, Bragado, General Villegas, Las Flores, Tres Arroyos, pero no volviste a Chivilcoy, la batalla junto a la mesa de Omar Fuksman - Alfa Segovia - Silvia Trías - Cristina Zárate 18 Febrero/2010
  • 19. Unidad Didáctica de apoyo a la comprensión y producción textual billar había sido demasiado para vos. Todo eso asoma ahora en tus cartas como de un extraño portulano perdido, y también que en Bolívar paraste en el hotel La Vizcaína donde yo había vivido dos años antes de mi pase a Chivilcoy, y no puedo dejar de pensar que a lo mejor te dieron la misma pieza flaca y fría en el piso alto, allí donde yo había leído a Rimbaud y a Keats para no morirme demasiado de tristeza provinciana. Y el nuevo propietario que se llamaba Musella te acompañó sin duda hasta tu pieza, frotándose las manos con gesto entre monacal y servil que bien le conocí, y en el comedor te atendió el mozo Cesteros, un gallego maravilloso siempre dispuesto a escuchar los pedidos más complicados y traer después cualquier cosa con una naturalidad desarmante. Ah, Felisberto, qué cerca anduvimos en esos años, qué poco faltó para que un zaguán de hotel, una esquina con palomas o un billar de un club social nos vieran darnos la mano y emprender esa primera conversación de la que hubiera salido, te imaginás, una amistad para la vida. Porque fijate en esto que mucha gente no comprende o no quiere comprender ahora que se habla tanto de la escritura como única fuente válida de la crítica literaria y de la literatura misma. Es cierto que a mi no me hizo falta encontrarte en Chivilcoy para que años más tarde me deslumbraras en Buenos Aires con El Acomodador y Menos Julia y tantos otros cuentos; es cierto que si hubieras sido un millonario guatemalteco o un coronel birmano tus relatos me hubieran parecido igualmente admirables. Pero me pregunto si muchos de los que en aquel entonces (y en éste todavía) te ignoraron o te perdonaron la vida, no eran gentes incapaces de comprender por qué escribías lo que escribías y sobre todo por qué lo escribías así, con el sordo y persistente pedal de la primera persona, de la rememoración obstinada de tantas lúgubres andanzas por pueblos y caminos, de tantos hoteles fríos y descascarados, de salas con públicos ausentes, de billares y clubes sociales y deudas permanentes. Ya sé que para admirarte basta leer tus textos, pero si además se los ha vivido paralelamente, si además se ha conocido la vida de provincia, la miseria del fin de mes, el olor de las pensiones, el nivel de los diálogos, la tristeza de las vueltas a la plaza al atardecer, entonces se te conoce y se te admira de otra manera, se te vive y convive y de golpe es tan natural que hayas estado en mi hotel, que el gallego Cesteros te haya traído las papas fritas, que los socios del club te hayan discutido unas pocas monedas entre dos golpes de billar. Ya casi no me asombra lo que tanto me asombró al leer tus cartas de ese tiempo, ya me parece elemental que anduviéramos tan cerca. No solamente en ese momento y esos lugares; cerca por dentro y por paralelismos de vida, de los cuales el momentáneo acercamiento físico no fue más que una sigilosa avanzada, una manera de que a tantos años de una mesa de billar, a tantos años de tu muerte, yo recibiera fuera del tiempo el signo final de la hermandad en esta helada medianoche de París. Porque además también viviste aquí, en el barrio latino, y como a mí te maravilló el metro y que las parejas jóvenes se besaran en la calle y que el pan fuera tan rico. Tus cartas me devuelven a mis primeros años de París, tan poco tiempo después que vos, también yo escribí cartas afligidas por la falta de dinero, también esperé la llegada de esos cajoncitos en los que la familia nos mandaba yerba y café y latas de carne y de leche condensada, también yo despaché mis Omar Fuksman - Alfa Segovia - Silvia Trías - Cristina Zárate 19 Febrero/2010
  • 20. Unidad Didáctica de apoyo a la comprensión y producción textual cartas por barco porque el correo aéreo costaba demasiado. Otra vez las órbitas tangenciales, el roce sigiloso sin que nos diéramos cuenta, pero que querés, a mi me tocaría encontrarte en tus libros y vos no encontrarme en nada; en este territorio en que habitamos eso no tuvo ni tiene importancia, como no la tiene el que ahora yo no lleve esta carta al correo. De cosas así vos sabías mucho, bien que lo mostrás en Las manos equivocadas y en tantos otros momentos de tus relatos que al fin y al cabo son cartas a un pasado o a un futuro en lo que poco a poco van apareciendo los destinatarios que tanto te faltaron en la vida. Y hablando de faltas, si por un lado me duele que no nos hayamos conocido, más me duele que no encontraras nunca a Macedonio y a José Lezama Lima, porque los dos hubieran respondido a ese signo paralelo que nos une por encima de cualquier cosa, Macedonio, capaz de aprehender tu búsqueda de un yo que nunca aceptaste asimilara tu pensamiento o a tu cuerpo, que buscaste desesperadamente y que el Diario de un sinvergüenza acorrala y hostiga, y Lezama Lima entrando en la materia de la realidad con esas jabalinas de poesía que descosifican las cosas para hacerlas acceder a un terreno donde lo mental y lo sensual cesan de ser siniestros mediadores. Siempre sentí y siempre dije que en Lezama y en vos (y por qué no en Macedonio, y qué hermoso es saberlos a todos latinoamericanos) estaban los eleatas de nuestro tiempo, los presocráticos que nada aceptan de las categorías lógicas porque la realidad no tiene nada de lógica, Felisberto, nadie lo supo mejor que vos a la hora de Menos Julia y La casa inundada. Bueno, se me acaba el papel y ya sabemos que el franqueo es caro, por lo menos el que paga el lector con su atención. Acaso hubiera sido preferible callar cosas que siempre supiste mejor que los demás, pero confesá que la historia de la sinfonía inconclusa te hizo reír, y que seguro te gustó saber que habíamos estado tan cerca allá en las pampas criollas. Esta carta te la debía aunque no sea ni de lejos las que te escriben otros más capaces. A mí me pasó lo que vos mismo dijiste tan bien: “Yo he deseado no mover más los recuerdos y he preferido que ellos durmieran, pero ellos han soñado”. Ahora llega el otro sueño, el de las dos de la mañana. Dejame que me despida con unas palabras que no son mías, pero que me hubiera gustado tanto escribirte. Te las escribió Paulina también de madrugada, como un resumen de lo que había encontrado en vos: Las más sutiles relaciones de las cosas, la danza sin ojos de los más antiguos elementos, el fuego y el humo inaprehensible, la alta cúpula de la nube y el mensaje del azar en una simple hierba; todo lo maravilloso y oscuro del mundo estaba en ti. Te querrá siempre Julio Cortázar •Esta “carta en mano propia” es el prólogo a la edición de novelas y cuentos de Felisberto Hernández publicada por Biblioteca Ayacucho 1985- Caracas. Omar Fuksman - Alfa Segovia - Silvia Trías - Cristina Zárate 20 Febrero/2010