Nacionalismo

0 views
22,988 views

Published on

Published in: Travel, News & Politics
2 Comments
7 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total views
0
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
343
Comments
2
Likes
7
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Nacionalismo

  1. 1. REGIONALISMO Y NACIONALISMO
  2. 2. Como en el resto de Europa, durante el siglo XIX, se va a producir en España una vigorosa eclosión de los movimientos nacionalistas, que, muy vinculados a la cultura romántica, pueden definirse como unas “ ideologías basadas en los sentimientos de exaltación de los rasgos de identidad nacionales, lo que hace que en una serie de pueblos se manifieste la conciencia de pertenecer a una herencia histórica y cultural común, con una especial relación de unión con un espacio geográfico concreto y que tiene derecho a formar una nación con soberanía política propia”.
  3. 3. Esta irrupción de los regionalismos y de nacionalismos (se diferencian en la radicalidad de sus posiciones) es uno de los hechos más característicos del período de la Restauración y el nacionalismo periférico se va a convertir en una de las fuerzas más importante de oposición al régimen canovista NACIONALISMOS PERIFÉRICOS
  4. 4. Los movimientos nacionalistas catalán y vasco fueron los más importantes, precisamente se producen las zonas más desarrolladas y más independientes económicamente. En resumen, el punto de partida de los argumentos nacionalistas de Cataluña y el País Vasco es que son naciones y, por tanto, tienen derecho de autogobierno. Esta afirmación se basa en unos hechos diferenciales: lengua, derechos históricos (fueros), cultura y costumbres propias. Argumento nacionalista: son naciones y, por tanto, tienen derecho a formar un Estado
  5. 5. España se formó como País en el proceso de "reconquista" de los reinos cristianos en la Edad Media y estuvo muy condicionado por el fenómeno de la Repoblación. Los Reyes Católicos consiguieron la unidad territorial de España a través de las conquistas (Reino de Granada) y de la política matrimonial (Castilla y Aragón). Pero este país solo tenía en común una misma religión, hecho que fomentaron, y unos mismos reyes. Los distintos reinos conservaron su idioma, su moneda, su derecho, sus tradiciones, sus instituciones propias, etc.
  6. 6. Los distintos intentos de los Austrias de conseguir una mayor unificación fracasaron. Felipe IV, se titulaba como "Don Felipe, por la gracia de Dios, rey de Castilla, de León, de Aragón, de las Dos Sicilias, de Jerusalén, de Portugal, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorca, de Sevilla, de Cerdeña, de Córdoba, de Córcega, de Murcia, de Jaén, de Los Algarves, de Algeciras, de Gibraltar, de las islas de Canarias, de las Indias orientales y occidentales..."
  7. 7. Entre 1640 y 1641, bajo el gobierno del Conde Duque de Olivares se sublevaron Cataluña, Andalucía y Portugal. Solo esta última consiguió la independencia EL CORPUS DE SANGRE (1640) - El día   de Corpus estalló en Barcelona una  sublevación de segadores en que  eran asesinados sin piedad cuantos  no hablaban catalán. El virrey,  marqués de Sta. Coloma al intentar  la fuga, fue asesinado . 
  8. 8. A principios del siglo XVIII la dinastía de los Borbones impuso a través del decreto de Nueva Planta un estado centralista, siguiendo el modelo francés
  9. 9. Decretos de Nueva Planta, serie de decretos que en la España de principios del siglo XVIII suprimieron el gobierno propio de los reinos de Aragón, Valencia, Mallorca y del principado de Cataluña. Fueron promulgados por Felipe V en respuesta al apoyo que las instituciones de estos territorios habían prestado al archiduque Carlos de Austria más tarde el emperador Carlos VI en la guerra de Sucesión. Obedecen, también, a la tendencia centralizadora que el rey había conocido en su Francia natal. Esta tendencia consideraba que la mejor forma de gobernar sus reinos y territorios era con unas mismas leyes y con unas instituciones similares que fueran totalmente dependientes de la Corona .
  10. 10. Los regionalismos surgieron como una reacción al centralismo político y reivindicaron la identidad cultural de una región. Su objetivo es la descentralización política de esa región. Si exige altas cotas de autonomía se llama Nacionalismo. Los más importantes fueron los de Cataluña, País Vasco, Galicia y Andalucía. En Valencia y Andalucía fracasó este movimiento por la falta de una burguesía que lo respaldase .
  11. 11. CAUSAS
  12. 12. Las causas inmediatas de la aparición de estos nacionalismos periféricos son bastantes complejas. No obstante, existen una serie de factores comunes, al mismo tiempo que, en cada nacionalismo, de acuerdo a sus peculiaridades, tienen más incidencia un tipo de factores que otros Así en las regiones que tenían lengua propia los factores culturales fueron siempre muy importantes.
  13. 13. El modelo de Estado adoptado por el liberalismo español desde los años treinta del siglo XIX, a imitación del francés, fue centralista y unitario, continuando el modelo castellanizante impuestos por los Borbones en el siglo XVIII, a raíz de los decretos de Nueva Planta. CAUSAS POLÍTICAS El liberalismo adoptó un modelo de administración territorial centralista y unitario
  14. 14. Así se dividió España en provincias (Javier de Burgos) se nombraron gobernadores civiles y militares, etc., pretendiendo desconocer y disolver las peculiaridades regionales y comarcales en un proceso de integración común En noviembre de 1833, el secretario de estado de Fomento, Javier de Burgos , creó un estado centralizado dividido en 49 provincias . Las provincias recibieron el nombre de sus capitales (excepto cuatro de ellas, que conservaron sus antiguas denominaciones: Navarra, con capital en Pamplona, Álava con Vitoria, Guipúzcoa con San Sebastián y Vizcaya con Bilbao).
  15. 15. Mapa político de España en que se presenta la división territorial con la clasificación política de todas las Provincias de la Monarquía según el régimen especial común en ellos (Jorge Torres Villegas, 1852) En 1715 los Decretos de Nueva Planta habían castellanizado España salvo el País Vasco y Navarra que habían conservado parte de sus fueros.
  16. 16. Ambas perderán sus fueros (excepto los derechos civiles y los conciertos económicos) a raíz de la tercera guerra carlista y el decreto de Cánovas del Castillo. Ante este intento de uniformización van a aparecer una serie de nacionalismos periféricos que se oponen a ello y defienden sus peculiaridades como pueblos. Planteaban una nueva forma de ver España, defendían una España diversa y multinacional, a la que consideraban más acorde con la realidad social e histórica.
  17. 17. El uso patrimonial del Estado por parte de las élites políticas liberales las desautorizó como impulsoras de cualquier plan de “cohesión nacional ”
  18. 18. El problema de la identidad de España se vio agudizado tras la crisis del 98. Con "el desastre de Cuba" también se hunde ese concepto uniformista de España y aparecen una serie de regeneracionismos que critican a la España del momento y proponen un modelo alternativo. Uno de esos regeneracionismos fue el nacionalista periférico , que proponía una nueva estructura de España, una España federal, culpando de los males actuales al centralismo existente. En Cataluña y en el País Vasco ambos nacionalismos empiezan a partir de esta fecha a obtener importantes resultados electorales, terminando con la supremacía electoral de los partidos dinásticos en estas zonas. CRISIS DE 1898
  19. 19. CAUSAS CULTURALES La reacción ante el modelo centralista y uniformizador del liberalismo español del siglo XIX fue encabezado siempre por una contestación de carácter cultural . Así los nacionalismo periféricos comienzan en las nacionalidades o/y regiones que tenían lengua propia, reivindicando la utilización de ésta y la existencia de una historia y unas tradiciones propias y diferenciadas del resto de España. Este Renacimiento cultural va a ser seguido de un nacionalismo de carácter más político REIVINDICACIÓN CULTURAL
  20. 21. CAUSAS ECONÓMICAS La importancia de los factores económicos viene dada por la aparición de la industrialización . La industrialización de España fue muy dispersa (Cataluña y País Vasco se industrializaron y el resto de España continuó agraria), muy sectorializada (básicamente textil y siderúrgica) y muy dependiente de la política económica de los gobiernos (necesidad del proteccionismo). Así la burguesía catalana y vasca demanda políticas proteccionistas y estas reivindicaciones se unen y se funden a las de carácter político. El nacionalismo gallego y andaluz, de carácter más agrario, se basan en los agravios económicos con respecto a regiones o nacionalidades más avanzadas. DESIGUAL INDUSTRIALIZACIÓN
  21. 22. Sintetizando, las causas del desarrollo de los nacionalismos en España serían: POLÍTICAS: -La contestación ante el modelo centralista adoptado por el liberalismo español desde los orígenes que culmina con la abolición de los fueros vascos y catalanes tras la III Guerra Carlista (1878) -El uso patrimonialista de las élites políticas -La crisis “nacional” que siguió al desastre colonial CULTURALES: Reivindicación por parte de algunas regiones de su propia historia, sus tradiciones, su cultura y, sobre todo su lengua ECONÓMICAS: Industrialización de algunas regiones exclusivamente Exigencia de medidas proteccionistas en el País Vasco y Cataluña.
  22. 23. En resumen, España era en el siglo XIX un país legalmente centralista pero muy localista en la realidad, constituida por una serie de comarcas mal comunicadas y peor integradas entre sí. No había tampoco una burguesía “nacional” con un ánimo común, sino burguesías regionales con proyectos distintos y contrapuestos.
  23. 24. EL NACIONALISMO CATALÁN
  24. 25. <ul><li>El catalanismo presenta raíces </li></ul><ul><ul><li>económicas (defensa del proteccionismo) </li></ul></ul><ul><ul><li>políticas (federalismo) </li></ul></ul><ul><ul><li>históricas (que enraízan el deseo de autonomía con la historia medieval). </li></ul></ul>Cataluña era en estos momentos la región más desarrollada e industrial de España.
  25. 26. Como en los otros nacionalismos, el inicio tuvo un carácter cultural y desde el primer tercio de siglo surge un movimiento intelectual y teóricamente apolítico, denominado Renaixença , que abarcaba, intentando revalorizarlos, los más diversos campos de la actividad intelectual -Historia, Literatura, Artes- que tuvieran relación con Cataluña y siempre utilizando su propia lengua y sus costumbres.
  26. 27. Como decimos, en los años 1830 nació la Renaixenca , que podemos englobar dentro del Romanticismo y tenía como objetivo la recuperación de las señas de identidad de Cataluña. Se trataba de hacer revivir las culturas regionales y de redescubrir el pasado, las tradiciones y el folclore de las provincias. El catalán -que nunca había dejado de hablarse y escribirse- corría el peligro de transformarse en un dialecto.
  27. 28. En 1833 Barcelona recuperó su universidad que estaba cerrada desde el reinado de Felipe V. En el mismo año, Aribau compuso Oda a la patria catalana , a la que seguirían los versos -también en catalán- de Verdaguer , Maragall y otros poetas. Por la misma época diversos historiadores y eruditos dieron  a conocer la grandeza de la Cataluña medieval a través de la difusión de diversos fondos del Archivo de la Corona de Aragón. Jacinto Verdaguer retratado por Ramón Casas
  28. 29. En 1859 el ayuntamiento de Barcelona impulsó los Juegos Florales , cuya finalidad era premiar las mejores poesías escritas en lengua catalana.
  29. 30. Cartel anunciador del Orfeón Catalán Los sentimientos de exaltación patriótica fomentaron los grandes coros que, además de cantar sones del país, tenían, por su numeralidad, algo de encantamiento visible del espíritu de un pueblo actuando al unísono y conjuntando esfuerzos
  30. 31. La proliferación de publicaciones regionales en las que se afirma progresivamente la idea de una nacionalidad catalana comienza ya en la década de 1870. Ejemplos significativos son los ensayos de Juan Mañé i Flaquer , director del Diario de Barcelona y José Torras y Bages , obispo de Vic, propulsor de un regionalismo tradicional y confesional que tuvo un amplio eco en la Cataluña rural.
  31. 32. En este proceso se inscriben también la creación, en 1877, del primer diario en lengua catalana, el Diari Catalá y la celebración del Primer Congreso Catalanista en 1880 convocado por Valentín Almirall.
  32. 33. Fueron surgiendo diversas tendencias catalanistas, entre las que cabe destacar la creación en 1882 del Centre Catalá , impulsado por Valentín Almirall , republicano izquierdista que, por primera vez reclamó la autonomía de Cataluña a la vez que denunciaba el caciquismo
  33. 34. Proliferaron las asociaciones catalanistas
  34. 35. En 1882 Valentí Almirall y el Centro Catalán redactaron el memorial de Greuges , con el que se reivindicaba la Identidad de Cataluña. Esta propuesta se le presentó a Alfonso XII en 1885
  35. 36. ... No tenemos, Señor, la pretensión de debilitar, ni mucho menos atacar, la gloriosa unidad de la patria española; antes por el contrario, deseamos fortificarla y consolidarla; pero entendemos que para lograrlo no es buen camino ahogar y destruir la vida regional para sustituirla por la del centro... Señor: se nos arrebató nuestro sistema administrativo, que hoy encuentran bueno e imitan naciones cultas de Europa... No podemos usar nuestra lengua más que en nuestros hogares, desterrada de las escuelas... A fuerza de trabajo y privaciones sin cuento, nuestros industriales han creado una industria española que en cuarenta años ha progresado y alcanzado altísimo nivel. Esta industria viene siendo atacada de raíz de algunos años a esta parte... La tendencia llamada librecambista... es una espada de Damocles suspendida sobre la producción... Memoria en defensa de los intereses de Cataluña, 10 de marzo de 1885.&quot;
  36. 37. En 1887, bajo la iniciativa de Enric Prat de la Riba y Lluis Doménech i Montaner , se fundó la LLiga de Catalunya de raíces católicas y conservadoras que unos años más tarde se uniría al Centre Escolar Catalanista para organizar una serie de mítines en los que se defendía la reivindicación de la nación catalana y se reclamaba el derecho de Cortes Generales independientes y autogobierno. Lluis Doménech i Montaner Lliga de Catalunya
  37. 38. El aglutinador de todas fue Prat de la Riva , que, en 1891, fundó la Unión Catalanista , partido de tendencia conservadora y católica, y redactó el programa llamado Bases de Manresa en que se reclamaba un amplio régimen de autogobierno para Cataluña, dentro del Estado Español y bajo su monarquía, y proponía un reparto de funciones entre el poder central y el regional. 1892: Bases per la Constitució Regional Catalana , en las que se reivindicaba la restauración de las instituciones del Principado y el traspaso de competencias políticas, militares, económicas y jurídicas. BASES DE MANRESA
  38. 39. Prat de la Riba en su libro, La nacionalitat catalana , expuso el sentimiento de frustración del pueblo catalán y describía las etapas del nacionalismo: la fase de provincialismo, de regionalismo y de nacionalismo. También anunciaba una etapa futura de imperialismo en la que Cataluña aspiraría a expandirse hacia Baleares y Valencia.
  39. 41. Obra suya fue también la formación de la Lliga Regionalista que tuvo como figura política a Frances Cambó y que tenía el doble objetivo de conseguir autonomía política y proteccionismo económico. <ul><li>Es un partido conservador, católico y burgués que, aunque defendía los intereses económicos del empresariado catalán, estaba alejado de cualquier posición independentista </li></ul><ul><li>Tenía dos objetivos principales: </li></ul><ul><li>Autonomía política para Cataluña dentro de España.. </li></ul><ul><li>Defensa de los intereses económicos de los industriales catalanes. Defensa de una política comercial proteccionista. </li></ul>Lliga regionalista de Catalunya
  40. 42. En 1901 los cuatro presidentes provinciales de la Liga salieron elegidos diputados y, poco a poco, se fue convirtiendo en el partido mayoritario en Cataluña. Sin embargo, las aspiraciones autonomistas catalanas chocaron con la política centralista de los gobiernos y de las Cortes, que recibieron a los nacionalistas con recelo
  41. 43. Sólo a partir de 1914 y 1925 funcionó la Mancomunidad de Cataluña , gobierno regional meramente administrativo . Enric Prat de la Riba, primer presidente de la Mancomunidad (1914-1917) Josep Puig i Cadafalch, presidente de la Mancomunidad (1917-1924)
  42. 44. Postal de Solidaridad Catalana en la que aparece el arquitecto y diputado Puig y Cadafach
  43. 45. EL NACIONALISMO VASCO
  44. 46. El nacionalismo vasco nació en fechas más tardías, tuvo sus apoyos sociales fundamentales en la pequeña y mediana burguesía y en el mundo rural y fue más radical y racista que el catalán .
  45. 47. <ul><li>En su formación inciden tres factores : </li></ul><ul><li>un movimiento cultural para la recuperación de su cultura; </li></ul><ul><li>los efectos de la revolución industrial y la inmigración </li></ul><ul><li>y, sobre todo, la derrota del carlismo y la anulación por Cánovas de sus fueros. </li></ul>Obreros vascos y &quot;maketo&quot; según un diario nacionalista
  46. 48. <ul><li>Aparecen dos tendencias bien diferenciadas: </li></ul><ul><li>Un nacionalismo radicalizado que defendía la recuperación íntegra de los fueros . Eran los que se aferraban al mundo tradicional y agrario, que no se adaptaban a los cambios que la revolución industrial conllevaba, para ellos la defensa de su fueros equivalía a defender su esencia de lo vasco, su raza, su historia, su tradición, su lengua... La abolición de los fueros se convirtió en el agravio más importante del gobierno central y la petición de independencia su reivindicación fundamental. </li></ul><ul><li>Por otra parte, apareció un nacionalismo de carácter más burgués y urbano . Estos aceptaron la abolición de los fueros y supieron rentabilizar la situación para transformar la pérdida en conciertos económicos con Madrid en provecho propio y presionar en pro de una legislación proteccionista. </li></ul>
  47. 50. Políticamente, el nacionalismo vasco comienza en la 2ª mitad del Siglo XIX reivindicando la Identidad Vasca. Como Reacción a las medidas contra los Carlistas surgió una reacción contra el gobierno que reivindicaba la lengua y la cultura Vasca y estaban en contra del proceso de “españolización” al que estaban sometidos. Sabino Arana configuró el Primer Programa Nacionalista Vasco que defiende la raza, el catolicismo, la independencia de las Vascongadas, el Euskera, el antiespañolismo y las constumbres Vascas. Sabino de Arana nombró a la Patria de todos los Vascos como Euskadi.
  48. 51. A la vez, fundó el periódico Bizkaitarra desde el que publicó la necesidad de una “ euskaldunización ” de la sociedad, idealizando el mundo rural y reivindicó el uso del euskerra como lengua nacional.
  49. 52. Arana no predicó la independencia mediante la violencia, aunque dejó explícita la apelación a la sangre cuando la historia lo aconseje. Pero los seguidores de Arana promovieron enseguida incidentes como la “sanrocada”, un altercado con los carlistas en Guernica, el día de San Roque de 1893,en el curso del cual gritaron mueras a España y quemaron una bandera española. La “sanrocada”, primera manifestación nacionalista vasca en 1893
  50. 53. En 1895 Sabino Arana fundaba el Partido Nacionalista Vasco (PNV) con unos planteamientos muy radicales, basados en:
  51. 54. Defensa de la creación de un estado vasco independiente ( Euzcadi ), formado por Álava, Vizcaya, Guipúzcoa, Navarra, y las provincias vascas de Laburdi y Zuberoa. Sabino Arana fue también el creador de la ikurriña . Por ello, a diferencia del carlismo, no defendía los fueros, considerados como una concesión de la corona española.
  52. 56. Apuntes para la “Ikurriña”
  53. 57. Radicalismo antiespañol, considerando a los españoles ( maketos, moros, chinos ) unos invasores y pervertidores de la esencia vasca. “ El bizkaino es inteligente y hábil para toda clase de trabajos; el español es corto de inteligencia y carece de maña para los trabajos más sencillos. Preguntádselo a cualquier contratista de obras y sabréis que un bizkaino hace en igual tiempo tanto como tres maketos juntos”. «Tanto están obligados los bizkainos a hablar su lengua nacional, como a no enseñársela a los maketos o españoles. No el hablar éste o el otro idioma, sino la diferencia del lenguaje es el gran medio de preservarnos del contacto con los españoles y evitar así el cruzamiento de las dos razas.»
  54. 58. “ Etnográficamente hay diferencia sustancial entre ser español y ser euskeriano, porque la raza euskeriana es sustancialmente distinta de la raza española... Si fuese moralmente posible una Bizcaya foral y euzkeldun (o con Euskera), pero con raza maketa, su realización sería la cosa más odiosa del mundo, la más rastrera aberración de un pueblo, la evolución política más inicua y la falsedad más estupenda de la historia... y vosotros, degenerados y corrompidos por la influencia española, o los habéis adulterado por completo, o los habéis reemplazado por los usos y costumbres de un pueblo a la vez afeminado y embrutecido... Tanto nosotros podemos esperar más de cerca nuestro triunfo, cuanto España se encuentre postrada y arruinada... el favorecer la irrupción de los maketos es fomentar la inmoralidad en nuestro país; porque si es cierto que las costumbres de nuestro Pueblo han degenerado notablemente en esta época, débese sin duda alguna a la espantosa invasión de los maketos, que traen consigo la blasfemia y la inmoralidad... Es preciso apartarse de los maketos en todos los órdenes de la vida... Gran daño hacen a la Patria cien maketos que no saben euskera: Mayor es el que le hace un solo maketo que lo sepa...» Exaltación xenófova y racista de la étnia vasca.
  55. 59. Integrismo católico, acorde con sus raíces carlistas, postulaba un estado vasco casi teocrático. “ Euskadi se establecerá sobre una completa e incondicional subordinación de lo político a lo religioso, del Estado a la Iglesia”. El lema del PNV será “Dios y Leyes Viejas” Este aspecto es un claro elemento de continuidad con el carlismo.
  56. 60. Promoción de la lengua y la cultura vascas
  57. 61. Apología del mundo rural vasco tradicional
  58. 62. La virulencia de su lenguaje, las reyertas, los insultos a la bandera (“el trapo abominable”), los llamamientos a apedrear a los maestros de los pueblos, su desafío solapado, pero constante, a las leyes y, en fin, su separatismo combativo en tiempos en que España afrontaba inquietudes de rebelión en Cuba y Filipinas, motivaron denuncias contra Arana. La justicia desestimó las tres primeras, pero la cuarta, por injurias a un particular, valió a Arana la sentencia a un mes y once días de arresto. Sabino Arana en la cárcel de Larrinaga
  59. 63. En la cárcel recibía visitas y celebraba comidas familiares sin apenas trabas. “Me han destinado un cuartito decente en lo que cabe; de paredes blanqueadas y fregado suelo. Y me permiten circular por todo el interior de la cárcel (…) No he pedido ni pediré ningún favor (…) Si ellos espontáneamente me otorgan alguno, lo recibiré sin darles las gracias (…) no opongo ni opondré resistencia a cuantas vejaciones se me hacen y puedan hacérseme, porque por hoy nos toca a todos los nacionalistas bajar la cabeza y sufrir”.
  60. 64. En una segunda etapa de su pensamiento Sabino Arana moderó sus planteamientos y viró hacia un nacionalismo del modelo catalán, en el que se pedía autonomía pero no independencia. Planteamiento que correspondía a la tendencia más moderada, urbana y burguesa del nacionalismo vasco. Sabino Arana con su esposa Nicolasa, que tenía 126 apellidos vascos
  61. 65. El PNV asumió e integró estas dos tendencias, predominando una u otra en distintas etapas. Aunque siempre dominó su carácter conservador y católico.
  62. 66. Desde entonces convivieron y conviven las dos tendencias, no sin enfrentamientos, disputas y escisiones. Una tendencia más pragmática que pedía la reforma del Estado y la autonomía; y otra, más fiel a los planteamientos independentistas de Arana. A finales de siglo el PNV obtuvo sus primeros escaños, aglutinando el voto de las clases medias urbanas y rurales, preocupadas por el creciente peso de los trabajadores inmigrantes, generalmente identificados con el socialismo.
  63. 67. En 1911 se creó un sindicato nacionalista controlado por el PNV; Solidaridad de los Trabajadores Vascos (ELA-STV) que todavía perdura y es el sindicato nacionalista más importante
  64. 68. Otros nacionalismos
  65. 69. Más débiles y tardíos fueron otros movimientos regionalistas como el gallego, el valenciano o el andaluz.
  66. 70. En Galicia , mucho más atrasado económicamente, surgió un movimiento regionalista que reivindicaba su cultura y tradición, liderado por Alfredo Brañas . Recogiendo esa tradición, un grupo de intelectuales y literatos (Rosalía de Castro) trataron de impulsar un movimiento de resurgimiento cultural ( rexurdimento ) En el siglo XX aparece un nacionalismo gallego con una visión más progresista, combativa, cuya figura más importante fue Castelao . Alfredo Brañas , en su trabajo “El Regionalismo” define en clave conservadora las principales aspiraciones gallegas, desde una postura más liberal los escritos de Manuel Murguía y las obras de Aureliano Pereira de carácter federalista.
  67. 71. DIBUJO DE CASTELAO
  68. 72. El regionalismo valenciano fue un fenómeno minoritario y tardío. El punto de partida lo tuvo en el renacimiento cultural de los años setenta, que impulsó la formación en 1878 de la sociedad Lo Rat Penat, núcleo valencia cultural hasta bien entrado el siglo XX. El discurso de afirmación nacionalista comenzó a finales del s. XIX a través de los discursos de Faustino Barberá y de las obras y actividad política de Vicente Blasco Ibáñez . En estos trabajos se resaltaban las propias peculiaridades y se reivindicaban las antiguas instituciones del reino de Valencia, reclamándose una mayor representación en la vida política nacional.
  69. 73. Los inicios del nacionalismo andaluz En 1883 se reunieron en Antequera una serie de diputados andaluces que redactaron una Constitución Federalista de Andalucía considerada como el punto de arranque del nacionalismo andaluz. Pero este movimiento no llegaría a convertirse en una fuerza política importante.

×