39624035750500<br />48158402794000centerbottom10500090000482600-251460007174865-25146000-194310000EL IMPACTO DE LA GLOBALI...
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Mexico en la globalizacion final
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Mexico en la globalizacion final

32,966

Published on

Published in: Education
1 Comment
2 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total Views
32,966
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
304
Comments
1
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Mexico en la globalizacion final

  1. 1. 39624035750500<br />48158402794000centerbottom10500090000482600-251460007174865-25146000-194310000EL IMPACTO DE LA GLOBALIZACIÓN EN MÉXICO<br />Geopolítica y comunicación<br />Integrantes del equipo: <br />HERNÁNDEZ ALEGRÍA MIRIAM<br />INFANTE MIRANDA MARIANA LIZET<br />SALAZAR MORALES LIZETH <br />SILVA ZÚÑIGA CHERLYN BRIGIT<br />SILVA ZÚÑIGA EVELYN CHANTAL<br />VALLARTA ARENAS DULCE ROSARIO<br /> 27 de mayo del 2011<br />Introducción<br />La globalización pretende descubrir la realidad inmediata como una sociedad planetaria más allá de las fronteras, barreras arancelarias, diferencias étnicas, credos religiosos, ideologías políticas y condiciones socioeconómicas o culturales. Surge como una consecuencia de la internacionalización cada vez más acentuada de los procesos económicos, los conflictos sociales y los fenómenos político-culturales. Además, el fenómeno global se entiende como la reducción del número de mercados distintos y separados que surge a consecuencia de la disminución de barreras comerciales.<br />Para el sociólogo Anthony Giddens, la globalización es la intensificación de las relaciones sociales en escala mundial que ligan localidades distantes, de tal manera que los acontecimientos de cada lugar son modelados por eventos que ocurren a muchos kilómetros de distancia.<br />De este modo, el siglo XXI está atravesando por un proceso mediante el cual, los países desarrollados imponen a los países en vías de desarrollo estrategias económicas, políticas y sociales para la explotación de sus recursos económicos, naturales, humanos, científicos y tecnológicos, sin considerar fronteras culturales, históricas, geográficas ni sociales.<br />Por tal motivo, en el presente trabajo se analizará cuál ha sido el desarrollo de la inserción de México en la globalización, teniendo como punto de partida el papel que funge el país respecto a las modificaciones ocasionadas en leyes nacionales o cambios en el Estado. <br />Sin duda, los beneficios que se consideran como parte de una integración hacia el mundo global, tienen ciertas restricciones que clasifica el dominio y las oportunidades de los países miembros; sin embargo, desde esta perspectiva resulta interesante cuestionar el desempeño del Estado mexicano frente a una ola de competencia internacional, pues las estrategias geopolíticas pone en duda la fortaleza de México para adquirir una inclusión satisfactoria en sus habitantes. <br />1. LA INSERCIÓN GEOPOLÍTICA DE MÉXICO EN LA GLOBALIZACIÓN<br />Motivos de México en su ingreso al fenómeno global<br />La globalización es un fenómeno que permite a los países más industrializados dominar aquellas naciones que se encuentran en vías de desarrollo para apoderarse de sus bienes y recursos naturales que satisfagan determinados intereses. No obstante, este modelo propone también el avance tecnológico e industrial del mundo, hecho que permitiría que naciones como México entraran en la economía mundial moderna, a pesar de su inestabilidad económica y política.<br />No cabe duda que cuando el Estado mexicano llevó a cabo su inserción al fenómeno de la globalización, pasaba por una de las peores crisis de su historia, pues el país padecía de abandono y pobreza en cifras alarmantes. Los habitantes se encontraban en un periodo de frustración y desánimo, situación que no favorecía la intención del gobierno en turno por mantener una esperanza de transformación y desarrollo.<br />Ante dicha situación, México se vio interesado por la acelerada “modernización” que otros países comenzaban a experimentar y en consecuencia, se pretendió ingresar a una nueva fase de crecimiento nacional. Sin embargo, la historia ha demostrado que el gobierno de nuestro país visualizó el proceso de globalización como un cambio inmediato en la economía y no visualizó la futura inestabilidad en la organización social y política debido al reajuste económico. <br />Por su parte, las instituciones y valores que caracterizan a las culturas nacionales y las identidades étnicas también sufren cambios radicales, ya que al pretender una homologación entre países vecinos genera desconocimiento y confusión sobre los habitantes de cada Estado, sobre todo en naciones subdesarrollados. <br />En consecuencia, pensar en el ingreso de México hacia el fenómeno global implicaba un proceso de cambio y transformación una vez realizado intercambios y firmas de tratados internacionales, situación que estimuló al Estado mexicano porque:<br /> La globalización es un fenómeno de carácter mundial, su acción consiste principalmente en lograr una penetración mundial de capitales (financieros, comerciales e industriales), ha permitido que la economía mundial (mecanismos que la integran: el comercio, la producción, y las finanzas) moderna abra espacios de integración activa que intensifiquen la vida económica mundial y surge como consecuencia de la internacionalización cada vez más acentuada de los procesos económicos, los conflictos sociales y los fenómenos político-culturales.<br />Desafortunadamente, la crisis económica a nivel mundial dejaba daños importantes en la economía de la mayoría de las naciones al presionar los sistemas de capital para generar las mayores ganancias posibles dentro de la competencia internacional, situación que debilitaba en gran medida a los países subdesarrollados, cuyo mercado aún no se expandía de forma mundial como el caso de México.<br />Hacia mediados de los ochenta, el conjunto de países residentes en América Latina, entre ellos el Estado mexicano, comenzó a dar un giro de 180° en su política comercial al iniciar una apertura en el mercado interno. Por ende, fue necesario abandonar las políticas de sustitución de importaciones que orientaron su desarrollo industrial por más de tres décadas para dar lugar a un cambio más profundo, caracterizado por la privatización, la desregulación y la reestructuración de la industria. <br />El proceso de apertura comercial en México, fue uno de los principales objetivos de la burocracia de orientación modernizadora, pues al tomar las riendas del gobierno en 1982, permitió el ingreso y la globalización en los indicadores de desarrollo económico. Y aunque para cada economía nacional ambos términos representan diversos niveles de avance, potencialidades de liderazgo y dependencia, es un hecho que las dos tendencias dominan en un entorno internacional cada vez más integrador y menos evadible.<br />En el fenómeno de la globalización, las naciones más involucradas contaban con mayores beneficios debido al incremento de sus inversiones, los negocios de exportación e importación, pero principalmente a las relaciones internacionales que permitían alianzas entre sus dirigentes. México, por su parte, contaba con muy pocos aliados, quienes tenían como único interés la dominación del territorio mexicano en sus diferentes rubros, hecho que evidentemente no le convenía al país. <br />Esto quiero decir que, para cualquier nación en desarrollo, el riesgo que representaría su falta de incorporación a dichas tendencias tendría consecuencias negativas incalculables de atraso y aislamiento, además de un costo de oportunidad difícilmente recuperable a mediano plazo. Por ello, México se vio obligado a intervenir en la economía mundial con la iniciativa del ex presidente Carlos Salinas de Gortari para encaminar a la nación hacia un estado de avance y modernidad. <br />No obstante, las deficientes condiciones internas del territorio mexicano durante el sexenio de Salinas de Gortari, suministraron una deficiente cantidad de capital nacional para el supuesto expansionismo comercial tendiente a la globalización, provocando que dicho proceso llevara a México hacia una intensa fase donde los cambios y transformaciones serían irreparables y, en numerosas ocasiones, fatales para su soberanía, ya que la entrada de nuestro país al mundo global significó el saqueo de bienes y riquezas naturales de la nación, tal como anteriormente había ocurrido con la conquista española, pero ahora con una versión más moderna, cuyo líder dominante era y sigue siendo, Estados Unidos. <br />Características principales de la inserción global<br />La globalización, en general, tiene como objetivo primordial imponer un grupo minoritario de naciones que mantengan el poder del mundo entero para dejar a un lado los países que intentan integrarse a la economía mundial con miras de desarrollo. Por ende, en el caso concreto de México, la inestabilidad económica y política fue un determinate esencial para entender cuáles fueron los aspectos más relevantes que afectaron al país al encontrarse en una situación de debilidad con respecto a la alta competitividad de potencias mundiales. <br />Por otro lado, rasgos identitarios de los mexicanos como: la cultura, las tradiciones y costumbres, también fueron modificados para seguir estereotipos americanos que llamaban la atención por su sentido de la novedad. En consecuencia, la vida social del país comenzaba a implicar una serie de fenómenos cambiantes que generaban conflictos con la identidad nacional.<br />Ejemplos sobre lo anterior se puede ubicar con facilidad en: la moda, una tendencia hacia la comida rápida como parte de la alimentación del mexicano, la religión, la ideología y los estilos de vida que se identificaran más con patrones estadounidenses. Así que, con la llegada de la globalización, fue inevitable la manifestación de una transculturación, es decir, todos los países, pero especialmente los dominados, adoptaron la cultura y las tradiciones de países industrializados como si fueran ideales a seguir. <br />Con ello, la fabricación de productos que no correspondían a la canasta básica comenzaron a elevar su producción por el alto índice de demanda en el pueblo de México; también, la tendencia a copiar la conducta de los habitantes de Estados Unidos y Europa fue creciendo con mayor rapidez, originando conflictos y confusiones ante la pérdida de identidad nacional que actualmente predomina en el país. <br />Asimismo, la comercialización de productos extranjeros afectó la mano de obra mexicana y en consecuencia, la pobreza se presentaba con suma frecuencia como si fuera un modelo “normal” en la vida social mientras que, la concentración de capital y trabajo humano se encontraba únicamente en manos de empresarios y políticos, situación que por desgracia, es aún vigente. <br />Cabe mencionar que, en un inicio y de forma teórica, el proceso globalizador proponía los siguientes puntos:<br />Concentrar la atención en la maximización de beneficios desde los grandes centros, aunque ello implique un detrimento de las periferias.Unificación de países en bloques hegemónicos, pero sin que esto genere la unicidad de las naciones en la globalidad, es decir, conformar agrupaciones que se encuadren en intereses comunes sin una mayor cohesión entre países ricos y pobres. Interés considerable por la instauración de las vías democráticas.Consolidación de un sistema sustentado en una base de poli poderío con la participación dirigente de Estados Unidos, Japón y la Unión Europea. <br />De este modo, el gobierno mexicano, aun sabiendo cuales eran las condiciones que tendría en la inserción de la globalización, aceptó ser partícipe de ello y buscar el avance tecnológico tan añorado. <br />A su vez, la política mexicana que dirigió Carlos Salinas de Gortari propuso cambios estructurales durante su periodo de gobierno con respecto al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), entre los cuales se encuentran:<br />Reorganización del aparato gubernamental<br />Privatizaciones de empresas del Estado<br />La aplicación de una renovada política-económica.<br />Aspectos que, desde nuestro punto de vista, tuvieron una total desvinculación con el propósito inicial de este proyecto, pues queda claro que las consecuencias a largo plazo, y que en posteriores bloques explicaremos, originaron una decaída considerable para el sostén nacional y el grado de dependencia hacia otras naciones debido a la falta de capital e inversión adecuada para el país. <br />¿En qué momento México se incorpora a la inequidad global? <br />La desesperación del gobierno mexicano, al dar cuenta de que sólo algunas industrias funcionaban y la economía nacional cada vez más iba a la baja, hicieron que el mismo sistema gubernamental actuara a favor de la globalización. Por ello, entre 1988 y 1989 se esperaba una transformación que no llegaba aún, a pesar de la acumulación en exportaciones manufactureras. <br />Lo anterior, se debía a motivos como: la subvaluación del peso, el abaratamiento de la mano de obra y el uso de capacidad ociosa. Sin embargo, aunque se pensaba que la situación mejoraría con las inversiones extranjeras en nuestro país, éstas no llegaban aún para comandar la reconversión de la economía. <br />De esta manera, la situación del Estado mexicano se tornaba crítica, la inversión externa fue cada vez menor y no había luces de mejora alguna. El mundo empezaba a dividirse en fortalezas desarrolladas, excluyentes de los países atrasados, relegados del comercio, de las inversiones y del desarrollo. <br />Sucedido dicho acontecimiento, fue entonces cuando el TLCAN apareció como tabla de salvación para México. De aquí la urgencia hacia 1989 de aceptar la vieja proposición de Estados Unidos para negociar un Tratado internacional con miras hacia el apoyo mutuo y con por ello, el TLCAN fue el medio ideal para acceder a la globalización naciente. <br /> El TLCAN es el primer y único Tratado de Libre Comercio que liberalizó el comercio de productos agrícolas y pecuarios. Desde 1994, año de creación de la Organización Mundial de Comercio (OMC), que no logró acuerdos sustanciales en materia agrícola (guerra de subsidios entre los Estados Unidos y Japón), México ha suscrito más de diez tratados comerciales sin comprometer el sector agrícola como en el TLCAN. <br />Aspectos tales como la política, el medio ambiente, la emigración y la democracia, son parte de los principales tópicos que aborda el TLCAN donde, además se establecía con claridad que, Canadá y México tenían constantes tendencias de llevar a cabo más del 70% de su comercio con Estados Unidos. <br />Evidentemente, este tratado estaba encaminado a buscar una opción alternativa para lograr el crecimiento de los tres países – EU, Canadá y México – aunque este último lo necesitara con mayor urgencia a comparación de los otros dos. Pero el debate que giró en torno al TLCAN se conformó por una oposición al libre comercio y una tendencia proteccionista de los Estados Unidos, demostrando una incongruencia con la intención fundamental de su creación. <br />Sin embargo, quizá los motivos que llevaron a dichas acciones de EU se encaminaban hacia el temor a la pérdida de empleos en los sectores más vulnerables del país norteamericano, así como una predisposición a que México pudiera haber sido utilizado como trampolín de exportación para los países asiáticos, ya que el salario mínimo en México era mucho menor que los de aquellos países. <br />Finalmente, en 1994 entró en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, un tratado innovador encaminado a la apertura y ampliación del mercado para este sector geográfico. Desde entonces, el TLCAN ha eliminado sistemáticamente la mayoría de las barreras arancelarias y no arancelarias del comercio y la inversión entre sus tres miembros, dando origen al establecimiento de un marco de estabilidad y confianza para las inversiones de largo plazo. <br />Con base en lo anterior, el cuadro siguiente muestra una cronología del proceso de elaboración y vigencia del TLCAN:<br />10/JUNIO/1990Canadá, Estados Unidos y México acuerdan establecer un tratado de libre comercio. 5/FEBRERO/1991 Inician las negociaciones del TLCAN. 17/DICIEMBRE/1992Los líderes de Canadá, Estados Unidos y México firman el tratado. AGOSTO/1993Se negocian acuerdos paralelos en materia laboral y del medio ambiente. 1/ENERO/1994El TLCAN entra en vigor.<br /> <br />Siguiendo la secuencia previa, es preciso afirmar que el TLCAN eliminó las barreras que impedían que los países interesados invirtieran y negociaran con México. Este último, aparentemente también sería beneficiado con dicho tratado; sin embargo, no fue así. México ha sido utilizado como medio para las importaciones e inversiones extranjeras; explotación de recursos naturales y abaratamiento de los mismos en el resto del mundo; puente de paso y patio trasero para el país vecino. <br />Por su parte, Canadá se cree también salvador de México, pues recibe año con año a miles de migrantes que buscan trabajo y mayores oportunidades en dicho país. “Para los trabajadores mexicanos, el TLCAN promete desempleo por cierre de empresas, ajustes a ocupaciones y tareas, y fuertes presiones contra derechos adquiridos (de huelga, sindicación, jornada, contratos colectivos, salario por día y desempleo, prestaciones”.<br />Asimismo, los cambios dentro del marco de la globalización en México afectaron también sectores como: <br />Venta de empresas públicas: A través del Plan Nacional de Desarrollo (1989-1994) implantado por Salinas de Gortari, se estableció de manera rotunda la venta de “las empresas que no son prioritarias ni estratégicas y que, por sus condiciones de viabilidad económica, son susceptibles de ser adquiridas por los sectores social y privado”. <br />Existencia de grupos privados de capital financiero: Su relevancia en el proceso de acumulación de capital adquirió relevancia a partir de la centralización patrimonial y asociación estratégica de los grupos financieros. Por su cuenta, la venta de bancos nacionales se llevó a cabo a partir del 27 de junio de 1990, cuando se reformó el artículo 28 constitucional y se eliminó el párrafo quinto donde se reservaba al Estado la prestación del servicio público de banca y crédito. <br />Privatización de Teléfonos de México: Este acontecimiento se dio principalmente por la fuerte competencia y avaricia de Carlos Slim y Roberto Hernández donde al final, Slim triunfó y a Hernández le concedieron Banamex. <br />Inversión de empresas trasnacionales en el sector automotriz: Las nuevas negociaciones se vieron beneficiadas, en cierta medida, por el interés de Estados Unidos en tener a la industria mexicana ocupada en otros rubros de carácter agrícola para no tener que lidiar con un competidor tan cercano. Las consecuencias de este interés se ven reflejadas en el estancamiento tecnológico de la industria automotriz de México actual, pues nuestro país tiene una participación casi nula en la creación de nuevos modelos, sin mencionar que las plantas actualmente asentadas en el territorio mexicano subsisten sólo por las inversiones de empresas extranjeras. <br />Inequidad de competencia: Los productos elaborados en territorio mexicano no pueden competir con los extranjeros, probablemente porque no cuentan con los índices de calidad e innovación que el mundo capitalista y consumista demanda. Además, dicha situación beneficia directamente a Estados Unidos, puesto que permite la expansión de sus empresas trasnacionales, así como la explotación de mano de obra mexicana. <br />Problema de la cosecha de granos y cultivos tradicionales: “Los efectos de la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte con Estados Unidos y Canadá y la consecuente liberación del comercio en materia agrícola están aún en entredicho, aunque hay elementos que apuntan a efectos negativos para México, y los cultivos hortofrutícolas no deberían ser la excepción. <br />El proceso de la globalización, sin duda alguna, deja rezagos importantes en la estructura interna de una nación, ya que es evidente que cada una de las partes que integran dicha estructura es afectada de manera económica, política, social, cultural y ambiental.<br />Si bien el concepto de globalización es concebido como un modelo integrador, es necesario reflexionar acerca de cómo la realidad de tal acontecimiento es otra ventana abierta hacia la trampa de una aldea global, pues en la sociedad mexicana trajo como consecuencias:<br />Explotación inmoderada de los recursos naturales.Migración e inmigración.Desigualdad económica y social entre sus ciudadanos.Apoderamiento de las empresas públicas por parte de funcionarios políticos.Cambios tecnológicos e influencia de los medios de comunicación, cultura de masas y transculturación.Formación de negocios ilícitos. <br />Probablemente sea todo un conflicto mundial definir el corte de la globalización; no obstante, en ella reside el poder de sólo algunos países que mantienen su hegemonía y territorialidad expansiva. <br />A raíz de los efectos causados por la globalización surgieron grupos de oposición en la República Mexicana, los cuales manifestaban su descontento por dicho proceso debido a la falta de igualdad en los beneficios que reciben los países vinculados a la “nueva integración internacional”. Un caso específico de nuestro país es el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), movimiento que está en radical oposición a los efectos del mundo global por los estragos cometidos hacia grupos vulnerables de las zonas rurales. (Véase: Anexo 1.1)<br />Por tanto, la aparición de movimientos como el EZLN da cuenta del despertar de unos cuantos habitantes de México que aún no han sido conmovidos por la trampa de la globalización, así como los ideales utópicos de conseguir una integración mundial. <br />Modificación de leyes y repercusiones ocasionadas en el Estado<br />En la toma de posesión del presidente Carlos Salinas de Gortari, México se encontraba como un país débil e inestable debido a: el endeudamiento que enfrentaba, la devaluación de la moneda, los altos niveles de inflación y parálisis en las inversiones productivas requeridas en el país. No obstante, era existente una crisis de confianza y quebranto de autoestima en la capacidad de superación del gobierno mexicano.<br />Por este motivo, el comienzo de la administración de Salinas de Gortari se basó con la política económica de su antecesor, Miguel de la Madrid, donde disminuía la participación del Estado en la economía, la instrumentación de topes salariales, la desregularización y venta de empresas paraestatales; en el exterior, la política fue abrir las puertas a las inversiones extranjeras de libre comercio y de renegociación a la deuda externa. Con estas políticas internas y externas, aplicadas por Gortari y reforzadas por Ernesto Zedillo, México entró a la economía mundial donde se pretendía el impulso a la modernización del país. <br />Además, el objetivo principal de esta modernización era abrir puertas a una inserción productiva, es decir, la necesidad de insertar la economía mexicana en la nueva dinámica mundial para la competitividad con los principales centros de poder económico internacional. Por lo cual, se reconoció las nuevas reglas de competencia global, se aceleró internamente las transformaciones económicas y se incrementó la participación en los mercados mundiales.<br />Asimismo, en la década de 1990, el proceso de reforma comenzado por el presidente Miguel de la Madrid se abrió a las áreas de apertura comercial y la reducción del tamaño del sector público. Cambios que dieron paso a la llamada “reforma salinista”. Dichas reformas se basaron en hacer más competitiva la economía del país mediante: mecanismos de mercado, disminuir la participación del Estado en la producción y la construcción de infraestructura para dejar tales áreas en manos privadas. <br />Las reformas tenían como objetivo: abrir la economía mexicana a los mercados internacionales, liberalizar las diversas actividades productivas y eliminar regularizaciones innecesarias que encarecían costos y restaban competitividad a la economía. En consecuencia, la reforma estructural constituyó la base de la estrategia de crecimiento económico del país.<br /> México buscó activamente participar en todos los bloques económicos, establecer los acuerdos que le permitan asegurar mercados y atraer inversiones. (…) México adopta nuevas estrategias para adecuarse y para aprovechar las ventajas de los cambios del contexto internacional, una de esas estrategias es la apertura comercial, que requiere ir acompañada de nuevos esquemas de crecimiento económico y adecuación a las nuevas condiciones de las estructuras de producción que surgen en el mundo. (…) Los imperativos de la globalización de nuestra economía nos obligan a diversificar nuestros lazos, a desarrollar nuevas pautas de colaboración con socios y regiones del mundo.<br />A su vez, México al tratar de aumentar sus relaciones comerciales con las regiones del mundo, creó tratados bilaterales y multilaterales, pues mantenía la intención de lograr una integración con organismos internacionales siguiendo la cronología que a continuación se muestra:<br />FechaPaísesAcuerdo u organismo1988MéxicoConsejo Económico de la Cuenca del Pacífico1989MéxicoCooperación Económica del Pacífico1991México – ChileSe firma el Acuerdo de Complementación económicaSeptiembre 1991México – Comunidad EuropeaAcuerdo de Marco de Cooperación1992México – Países centroamericanosAcuerdo Marco Multilateral para el Programa de Liberalización Comercial1993MéxicoCooperación Económica del Pacífico AsiáticoEnero 1994México – Canadá – EUTratado de Libre Comercio (TLC)Junio 1994México – Colombia – VenezuelaFirma del Grupo de los Tres (entra en vigor en 1995)1994MéxicoOCDE<br />De este modo, la globalización económica puede ofrecer las oportunidades de crecimiento que necesita el país, pero a su vez genera la posibilidad de ocasionar desbordes en la economía donde el Estado tiene pocas posibilidades de respuesta, ya que algunos de los cambios estructurales han repercutido negativamente para el país; por ejemplo: el ingreso de México a la OCDE, fue uno de los grandes logros del periodo salinista, pero en su inserción el país dejó de percibir la ayuda financiera destinada al crecimiento de los países en vías de desarrollo.<br />Los cambios efectuados en la política económica a lo largo de los últimos 16 años y que se han sustentado en el neoliberalismo económico, el cual toma en cuenta el proceso de globalización al facilitar la apertura y el intercambio comercial, aparecen como un conjunto de medidas necesarias que son acertadas en los objetivos que se plantean, pero no han sido suficientes para configurar un modelo de desarrollo en los países que todavía se encuentran en vías de desarrollo.<br />* Leyes modificadas a partir de la inserción en la globalización *<br />Leyes, políticas y reformasAñoObjetivoTasa general del Impuesto al Valor Agregado1995Compensar parcialmente el desplome de los ingresos tributarios y el incremento de pagos de intereses sobre la deuda pública.Sistema de Pensiones para los trabajadores afiliados al IMSS, entrando en vigor en 19971995Pasar de un esquema de reparto con beneficios definidos que, actuarialmente, era insolvente a un sistema de contribuciones definidas y capitalizables que fueran administradas por el sector privado Plan de saneamiento financiero1997Hacer frente a la crisis bancaria involucrando acciones como: intervenciones bancarias, medidas para la capitalización de los bancos, sustitución de cartera bancaria por deuda pública, apoyo a deudores, entre otros.Reforma de Seguridad Social2007Propuesta para que el Gobierno Federal asuma nuevas obligaciones.Ley para prevenir y sancionar la trata de personas 2007Prevenir y sancionar “la trata de personas”, así como la protección, atención y asistencia a las víctimas de estas conductas con la finalidad de garantizar el respeto al libre desarrollo de la personalidad de las víctimas y posibles víctimas, residentes o trasladadas al territorio nacional desde el exterior. Esta Ley se aplicará en todo el territorio nacional en materia del Fuero Federal”.Ley de ingresos de la federación2008Innovar el presupuesto empresarial.<br />Nuevas creaciones y "oportunidades" empresariales<br />El avance real de los flujos de capital entre sectores empresariales de nuestro país, tiene su antecedente más inmediato en la década de los 90´s cuando se ingresa al movimiento global de la modernidad, pues el índice de inversiones capitalistas, al revertir el signo de la transferencia masiva de recursos al exterior que México estuvo efectuando durante la década anterior, contribuyó a superar las dificultades financieras que siguieron al estallido de la crisis de la deuda en 1982. <br />“Aunque los flujos recientes de capital han puesto fin al período de agudo racionamiento del crédito externo de los años ochenta y parecen ser, en parte al menos, el fruto de la recuperación de la confianza que se buscó con las reformas de la década anterior, también han sido un motivo de preocupación reciente”. <br />Existen, de hecho, tres fuentes de preocupación para la política económica. En primer lugar, en la medida en que traen consigo una apreciación cambiaria real y/o una mayor variabilidad del tipo de cambio real, los flujos de capital tienen un efecto adverso sobre los sectores de exportación y sustitutivos de importación, generando así nuevos problemas de ajuste macroeconómico a mediano plazo que adquieren particular relevancia en las condiciones actuales de apertura comercial.<br />Además, el proceso de reajuste del tipo de cambio real tiene que enfrentarse en condiciones de creciente fragilidad financiera y, por lo tanto, puede verse acompañado de crisis cambiarias e inestabilidad macroeconómica. Los problemas de manejo macroeconómico a corto plazo presentan nuevos rasgos en las condiciones actuales de apertura financiera.<br />Finalmente, y de manera más general, los flujos de capital – particularmente cuando son masivos y con una distribución en el tiempo muy desigual – no pueden ser adecuadamente intermediados y generan, en esta medida, una mala asignación de recursos (entre consumo e inversión, activos financieros y físicos y distintos sectores económicos). <br />Este tema no es otro que el de la contribución efectiva y potencial de los flujos de capital al proceso de inversión y crecimiento y adquiere también una relevancia particular después de una década de lento crecimiento del nivel de actividad económica.<br />Varios de los cambios ocurridos en este período, tales como las reformas a la reglamentación de las inversiones extranjeras, la privatización de empresas públicas o la apertura de los mercados financieros, son comunes a México y otros países de América Latina.<br /> La presentación tradicional de la cuenta de capital en la balanza de pagos, distingue las transacciones financieras con el exterior por la naturaleza de los activos financieros involucrados (corto y largo plazo), y por el sector de la economía local (público, privado) que las realiza. Así, la cuenta del sector público registra las transacciones del sector público con el exterior (tales como el endeudamiento del gobierno federal con bancos del exterior o la compra de activos externos por empresas públicas). De la misma manera, la cuenta de capital del sector privado registra las transacciones del sector privado local (o residentes nacionales, incluyendo empresas, particulares, y banca comercial), con los no residentes. La inclusión de la inversión extranjera en la cuenta del sector privado ha estado siempre sujeta a una cierta ambigüedad, pues a diferencia de otros rubros de la cuenta de capital privado, la inversión extranjera directa, al igual que el endeudamiento de empresas extranjeras, no generan cambios en la posición neta de activos externos del sector privado local (aunque si genere cambios en la posición de activos externos del país)<br />Recordemos que, a finales de 1968 la situación económica en México presentaba una situación de estancamiento prolongado, altas tasas de inflación y un severo deterioro en la vida de la población, lo cual provocó desvanecer los avances que se habían logrado. Una de las causas principales de ésta problemática era la transferencia neta de recursos al exterior derivada de una deuda externa excesiva. Sin embargo, actualmente la economía mexicana se deteriora aún más, debido a: el superávit comercial que se reduce, la deuda externa en aumento y las reservas económicas se agotan.<br />Ante ello, se observa que el mundo está cambiando constantemente, ya que sufren transformaciones las relaciones internacionales de México, configurando una tendencia económica que ha adquirido relevancia en todas las actividades de los Estados y marcando el inicio de una nueva fase del capitalismo. Es en este contexto internacional, donde el proceso globalizador ha tomado un papel hegemónico sobre todos los países.<br />Por tal motivo, la globalización es resultado de los cambios económicos, principalmente, en el mundo debido a la presencia de la integración en países que generan ganancias para la economía del mercado, así como la participación de innovaciones científicas y tecnológicas de los medios de comunicación y transporte.<br />Con lo anterior, se puede denotar que la globalización se presenta como un modelo implantado por los países desarrollados y por los organismos financieros internacionales en el resto del mundo donde las consecuencias recaen con mayor peso en países subdesarrollados como México, esto con el objetivo de salvaguardar sus intereses implantando nuevas medidas económicas.<br />Para ello, se ha promovido en países en vías de desarrollo la adaptación del modelo neoliberal en sus sistemas económicos, el cual exige la adopción de medidas económicas tales como: el replanteamiento de la acción del gobierno en sus actividades para apoyar la función del Estado como rector y promotor de la economía a través de la desregulación de sectores y la privatización del sector público para permitir la entrada de nuevos productores al país, así mismo para facilitar una mayor apertura comercial e impulsar la inversión extranjera directa al interior y exterior de nuestro país.<br />Todo ello, con la finalidad de aprovechar el potencial de los mercados que ofrecen países como México y otros subdesarrollos al abrir sus fronteras a la competencia mundial, pues de este modo los países industrializados pueden penetrar fácilmente en aquéllas naciones sin restricciones para sus empresas. <br />Lo anterior, como es sabido, tiene el objetivo de aprovechar los bajos niveles educativos, la crisis salarial y la escasez de normas legales, facilitando el establecimiento de empresas extrajeras y en el caso de México, generar en su territorio mejoras para la creación de “empleos”.<br />Ante esta situación, ningún país, industrializado o no, escapa al vertiginoso desarrollo globalizador. Sin embargo, las ventajas no se prestan en la misma magnitud y esto se puede observar comparando a nuestro país con EU, ya que la diferencia radica en el nivel de desarrollo de las naciones, de su nivel tecnológico, educativo y en general, de las medidas económicas y políticas que ambos adoptan para enfrentar de manera eficaz el nuevo orden mundial. De ésta manera, la globalización obliga a una apertura económica para integrarse a la nueva dinámica mundial y de la cuál México hoy forma parte, aunque no sea con grandes beneficios como en EU.<br />México, por todos estos motivos de crecimiento, se ha unido totalmente hacia la globalización, pero su consecuencia inmediata fue reconocer las nuevas reglas de la competencia global, modificando profundamente las leyes internas y la política económica del país, adoptando nuevas medidas económicas, ya que las reestructuraciones económicas que se han presentado a lo largo de dos décadas, han configurado un nuevo relieve internacional abierto al dinamismo económico.<br />Ante esto, consideramos prudente retomar el libro La trampa de la globalización en el cual, se expone el origen de la centralización y concentración del capital, teniendo como una de sus principales expresiones a las sociedades de empresas y accionistas que se encargan de aumentar el desarrollo del mercado para generar capitales que inducen a flujos financieros ideales para la inversión.<br />Además, los argumentos expuestos en esta obra nos muestra, que en la actualidad, las empresas trasnacionales tienen un gran poder en el sector productivo e inciden de manera fundamental en el mercado de capital, dando lugar a la dominación de las ganancias que modifican las estructuras de los países desarrollados y subdesarrollados.<br />Por tanto, la globalización retoma esos cambios a través de conceptos, ideas, análisis y acciones, donde la liberación del sistema financiero mundial y la apertura económica fueron detonantes importantes para la incursión del proceso globalizador, ya que de este modo se elevaría el nivel de compromiso entre Estados nacionales. Y es la ubicación física y geográfica, las que se conciben como puntos de valoración para que una nación tenga mejores posibilidades de proyectar e introyectar su economía, su cultura, y posición política ampliamente en el mundo. <br />Es así como el mundo empresarial de México se encuentra inmiscuido en una vertiginosa carrera hacia la globalización de mercados, cuyo dinamismo obligado para las compañías que se enfrentan a una lucha encarnizada por la obtención de un segmento de pastel que representan los bolsillos de los consumidores, repercute en la explotación constante de trabajadores y recursos de nuestro país.<br />Los líderes mundiales empujan a la civilización hacia otra forma de reorganización para salvaguardar sus propios intereses. Por ello, propusieron el modelo “20:80”, el cual dictamina que sólo el 20% de la población mundial pondrá en marcha la economía internacional, mientras que el 80% restante sólo será entretenido con ideas fantásticas de los beneficios globales que la teoría señala, claro, sin mencionar hechos reales que bajen las expectativas de cambio. <br />2. FORTALEZAS Y DEBILIDADES DE LA GLOBALIZACIÓN EN MÉXICO<br />El término "globalización" ha adquirido una fuerte de crítica al considerarla como un proceso de desarrollo económico para el panorama mundial, porque los hechos en la realidad demuestran una desigualdad alarmante entre los distintos países, donde la amenaza del empleo y las condiciones de vida obstaculizan el progreso social. Por tanto, resulta una interrogante determinar cuáles han sido los beneficios que ha traído el fenómeno global para México, pues el número de amenazas generadas a partir de su inserción no vislumbran demasiadas expectativas favorables para el desarrollo nacional y la integración real del Estado mexicano en los procesos de modernización. <br />a) Política y economía<br />La globalización es un factor de índole económico y político que afecta a los países miembros de este fenómeno, ya sea de forma positiva o negativa. No obstante, la mayoría de las veces afecta a Estados en vías de desarrollo, mientras que los países desarrollados son los mayores beneficiados en este proceso.<br />“Desde una perspectiva de la dinámica del funcionamiento, el sistema internacional se caracteriza por un nuevo contenido de las agendas. La "alta política" está comprendida por los temas económicos y la "baja política" por los problemas políticos, militares y relativos a la seguridad. Esta mutación en los contenidos es el resultado de que las temáticas económicas constituyen la preocupación básica del sistema y son, al mismo tiempo, el ámbito en que se producen las mayores interacciones y divergencias de intereses”.<br />Por lo tanto, se observa cómo problemas de la baja política corresponden a países de la periferia como México debido a las inestabilidades que presenta en los aspectos característicos de dicha índole.<br />Con la llegada de la globalización, la política se ha caracterizado por la disminución del papel de Estado dentro de una nación para definirse como la competencia de las regiones globales que fortalezcan el orden mundial. <br />Sin embargo, la globalización ha repercutido en el factor cultural, que a su vez va a influir en la economía y la política del mundo. Este facto introduce por medio del fenómeno globalizador la expansión de la cultura a diferentes países, en donde los Estados en vías de desarrollo como México, son bombardeados por la cultura de países extranjeros con un gran potencial. Aunque, algunos aspectos como el cine, música, entre otros aspectos han sido difundidos, por medio de este fenómeno.<br /> “Frente a los riesgos de uniformización de los modos de pensar, los artistas, al interrogar el futuro, al discutir el presente, yendo a contracorriente, por su espíritu crítico, ayudan a que vivan culturas diferentes en un mundo común”. Por lo cual, la importancia es la preservación de las diferentes culturas existentes, no como un símbolo de competencia, sino enfatizar la importancia que tiene.<br />Aunque, la geopolítica se hace presente en el tema de cultura porque los países compiten por imponer y dominar otros espacios mediante esta estrategia, entonces la cultura juega un papel de suma importancia en el mundo, ya sea como arte o como forma de imposición en el mundo.<br />A su vez, con la llegada de la globalización, la información también se globalizó y con ella, la comunicación está sumergida en un lago de tecnología, el comercio internacional ilimitado y la explotación de los recursos naturales a un costoso precio formaran al mundo entero en un único mercado, el cual desatará la competencia global.<br />La globalización abarca los cambios mencionados a través de conceptos, ideas, análisis y acciones, donde la liberación del sistema financiero mundial y la apertura económica fueron detonantes importantes para la incursión de este proceso.<br />“Como un arado de que circunda la Tierra, la multimillonaria demanda de la marea de mercancías de mercancías anunciadas a escala global se ha abierto camino por las calles comerciales de todas las ciudades del mundo”. Si se hace una reflexión de la publicidad en diferentes áreas, nos damos cuenta de que estamos acaparados de ella, ya que es mostrada en un espacio y tiempo determinado en el que la sociedad se ve relacionado en los centros de mayor afluencia. <br />Estas son las estrategias que se buscan para formar en la sociedad nuevos comportamientos y actitudes, sin olvidar a la globalización como un fenómeno económico con consecuencias culturales puesto que, a través de la televisión, se ponen en contacto culturas distintas. <br />Teniendo en cuenta que el sostén de la televisión es la publicidad, y que aquélla se ha globalizado en un contexto internacional competitivo, este medio de difusión masiva circula por todo el mundo difundiendo no sólo los productos de compañías promocionales, sino los valores del capitalismo y el consumismo, porque los medios de comunicación son la línea para el marketing empresarial.<br />John Naisbitt propone diez macrotendencias para la época actual, sin embargo, una de ellas destaca en cuanto al fenómeno de la globalización:<br />“Debemos apercibirnos de que formamos parte de una economía global”. En la actualidad se pueden hacer transacciones por internet, se hacen intercambios de moneda por los bancos o podemos consumir productos extranjeros por esta red a través de la cuenta de una tarjeta de crédito. Esto quiere decir que no sólo la información se ha globalizado, sino también la economía contribuye un aspecto de creciente importancia para el nivel de inversión nacional o internacional a nivel empresarial. <br />Con base en lo anterior, es factible decir que en el proceso de la globalización, México ha tenido beneficios que favorece el ejercicio de negocios y finanzas a través de internet y medios electrónicos que movilizan tales transacciones. No obstante, las debilidades de este proceso repercuten en el valor que se le asigna al peso mexicano, pues nuestra economía, además de sufrir fluctuaciones, no muestra verdaderos impulsos de estabilidad que hagan congruente el diálogo entre empresarios mexicanos y extranjeros. <br />“Los riesgos de la globalización financiera los corren las naciones pobres, con economías incipientes y débiles, cuyas reservas internacionales no representan ser un fondo para la estabilidad cambiaria, la solvencia económica y menos aún ante la contingencia”. En el caso de México, está sujeta a las actividades financieras de las potencias en la economía global, porque al bajar las finanzas en el país del norte, tiene repercusiones en nuestro país que no retribuyen ganancias suficientes para el sostén de los negocios nacionales.<br />Además, México se ha visto perjudicado en su entrada a la globalización con diversos tratados, tales como el Tratado de Libre Comercio (TLC) donde nuestro país queda en desventaja frente a Estados y Canadá, porque éstos interfieren con el libre flujo de productos para los países del norte, en cambio, al entrar productos extranjeros a nuestro país tienen mayor posibilidad de aceptación debido a que las reglas no son tan estrictas como las americanas.<br />Por lo tanto, el TLC ha sido una desventaja en el proceso globalizador para el país mexicano, pues nuestra economía no tiene tantos ingresos como sus competidores. Además, otro aspecto detonante para el retraso económico en México ha sido la exportación de materias primas, porque la falta de industria pesada para los productos elaborados dificulta su rápido traslado sin necesidad de intermediarios que disminuyan las ganancias netas. <br />Un caso específico de esta problemática se localiza en el petróleo mexicano, porque éste se exporta hacia Estados Unidos a un precio bajo para el trabajo de extracción que se requiere. A su vez, México compra al país del norte el hidrocarburo ya procesado en productos como: cubetas, cremas o llantas en costos más altos que la venta del llamado “oro negro”. Por lo tanto, la economía del país se ve afectada en la compra-venta de petróleo (puro y procesado) a falta de industria pesada que logre su transformación sin recurrir a otros países que saquen ventaja de las carencias tecnológicas en otros Estados.<br />Otro aspecto en el cual ha repercutido el fenómeno de la globalización en México es la entrada de productos chinos al país, pues el mercado asiático ha ido creciendo en los últimos años por medio de la exportación de sus productos a costos muy rentables. Así mismo, el consumo de productos mexicanos es deficiente, se consumen más productos extranjeros que nacionales y en este caso, los productos chinos han ido acaparando el mercado mexicano donde la mercancía se encuentra al alcance de la población.<br />En consecuencia, se considera la necesidad de plantear estrategias de mercado donde las políticas favorezcan a México y no a países extranjeros, pues la entrada de productos extranjeros en nuestro país ha caracterizado la economía del mercado en un estancamiento nacional.<br />Por tales motivos, estamos firmemente convencidas de que la herramienta FODA debería permitir hacer un plan estratégico en la economía de México, pero esto depende de las personas que utilicen la herramienta, porque si no es usada de la forma correspondiente, seguirán existiendo debilidades en el país que acentuarán los desequilibrios internos de éste.<br />En suma, a globalización ha acarreado mayores debilidades que fortalezas en nuestra economía, debido a que este fenómeno ha sido en pro de economías fuerte, éstas aprovechan la deficiente estructura política del país para verse beneficiadas en la obtención del capital.<br />* Política *Fortalezas Oportunidades- Se han creado políticas a favor de la apertura e intercambio comercial.- Se han creado oportunidades a partir de la disminución en la participación del Estado.- México cuenta una de las mejores universidades a nivel mundial que representa un fuerte motor de juventud para el desarrollo del país.DebilidadesAmenazas-México presenta debilidades en aspectos de baja política, como en el aspecto militar y en la seguridad. -Las leyes nacionales son focos principales de transformación al responder intereses de carácter empresarial. -Países de primer mundo compiten contra México en materia empresarial y de servicios, ocasionando una presión y debilidad del territorio mexicano al no tomar medidas legales que fortalezcan el respeto hacia la nación y su soberanía. <br />* Economía *FortalezasOportunidades-México, se ha beneficiado en la realización de negocios y finanzas por medio de la globalización de la internet.-El país ha podido obtener tecnología a través de compras en el extranjero, además de realizar negocios que impliquen grandes inversiones para la bolsa mexicanaDebilidadesAmenazas-El valor del peso mexicano sufre fluctuaciones que evitando grandes impulsos en la economía familiar y el fomento al ahorro.-Constante alza de precios en la canasta básica que desequilibran su valor comercial -México depende de las actividades financieras provenientes de países en potencia, provocando que tratados como el TLC repercutan en la economía mexicana con una excesiva entrada de productos extranjeros en el país que disminuye la venta de los nacionales.<br />b) E m p l e o <br />Las políticas neoliberales y el fenómeno de la globalización traen consigo grandes consecuencias para México en el ámbito laboral. La apertura de empresas trasnacionales y corporaciones que vienen del extranjero para unir vínculos empresariales con el sector económico de nuestro país, sin duda ha generado una variable en ascenso proporcional a los ingresos que son invertidos en ellas, sin embargo, la entrada de nuevas expectativas laborales no sigue una línea de desarrollo para el nivel de empleo y ocupación del Estado mexicano. <br />Hablar de desempleo en nuestro país es referirse a enormes debilidades internas al tener que enfrentar un crecimiento acelerado de la población con demandas de empleo que rebasan las oportunidades para cubrir las necesidades de sobrevivencia. Desafortunadamente, los indicadores nacionales señalan cifras alarmantes con respecto a la contratación de trabajadores informales, cuya situación se ve desprovista de las condiciones mínimas legales como el caso de los beneficiarios que se encuentran en el limitado sector del empleo formal. <br />En la actualidad, uno de los problemas de mayor relevancia para la mayoría de los trabajadores del país es la incertidumbre por obtener y conservar un empleo, debido al deterioro del mercado laboral; además de bajos salarios y pérdida de prestaciones sociales, las cuales se han visto cuestionadas por la apertura económica y la mayor integración de México al mercado mundial. <br />Por tales motivos, es posible decir que las repercusiones más sobresalientes en materia laboral desde que México se encaminó en la inserción de la globalización, derivan de las contradicciones internas que el Estado nacional ha sufrido en su legislación al generar un contraste inminente entre lo que es planteado de forma teórica y la situación real que viven millones de mexicanos en la búsqueda o conservación de un trabajo digno y estable. <br />El impacto de la globalización en el ámbito laboral: los inicios<br />La problemática del empleo en México es un asunto que se ha incrementado a partir de la adopción de políticas económicas neoliberales cuando en 1994 se firma el TLC y se unen lazos de “hermandad” con Estados Unidos. A raíz de este acontecimiento, la economía interna del país adoptó un modelo de protección a la industria nacional y la sustitución de importaciones.<br />Luego de un intenso proceso de masificación en la producción de mercancías para exportación y con ello, un alza en el nivel de explotación en la mano de obra, el proyecto que inicio el ex presidente Carlos Salinas de Gortari para comenzar una apertura en el panorama internacional se convirtió en el inicio de un problema en crecimiento miles de mexicanos, cuyo deseo de conseguir un empleo con buena retribución para cubrir los gastos de primera mano, encausó un proceso de precarización en el trabajo. <br />De acuerdo al artículo “El problema del empleo en México” escrito por Daniel Juárez Martínez, han transcurrido tres sexenios (Ernesto Zedillo, Vicente Fox y Felipe Calderón) desde el inicio del problema en los 90´s y en vez de que el gobierno amplíe la gama laboral con mejores condiciones laborales, se ha dedicado con empeño a la implantación de reformas solicitadas por los organismos internacionales, de los cuales México es deudor en potencia.<br />Al respecto, Juárez Martínez, académico de la Universidad de Monterrey menciona: “El inicio del caos laboral radica en los tratados multilaterales donde México se ha incorporado con ignorancia e imprudencia para su pueblo, ya que dichos acuerdos de diplomacia sólo tienen el objetivo de una reivindicación en el sistema capitalista mundial con su respectiva imposición de condiciones económicas y financieras para este país tan endeudado.”<br />De este modo, al romperse el paradigma tradicional con el que se había manejado la economía mexicana, la presión por la competencia extranjera para la obtención del capital se le salió de las manos al país y los damnificados, es decir, la Población Económicamente Activa (PEA) tuvo que trabajar bajo las condiciones de explotación de aquellos empresarios protegidos bajo el esquema de proteccionismo.<br />Bajo este panorama, “los trabajadores, que habían creído en que bastaba cierto grado mínimo de capacitación y mantener fidelidad en el empleo, se llevaron la sorpresa de recortes de personal, bajas en el salario mínimo y aumentos de la canasta básica que obstaculizaron su desempeño social.”<br />Con base en tales acontecimientos, es evidente que la actitud del Estado mexicano tuvo una total desconsideración para sus habitantes, pues la ambición del gobierno por incrustar a México en la modernidad que otras naciones ya disfrutaban, lo dejó carente de toda visión a futuro que prospectara las altas tasas de desempleo y absorción laboral sólo para cubrir el gasto de deudas en que se vio inmerso como precio para ingresar al mercado mundial. <br />Condiciones actuales de la ocupación laboral<br />Mucho se ha mencionado sobre las ventajas e inconvenientes de la globalización y de ante mano, asegurar que los beneficios siempre serán canalizados en mayor frecuencia hacia los Estados industrializados en lugar de los tercermundistas, toma vital importancia para explicar por qué México no se ha visto favorecido, laboralmente, con la entrada de nuevos ingresos y empresas residentes en el territorio. <br />El argumento inicial de este apartado sobre la contradicción que existe entre las leyes vigentes del país y la práctica real de éstas, nos impulsa a realizar una confrontación directa entre lo establecido en la legislación nacional y las condiciones de trabajo a las que se debe enfrentar la PEA. De acuerdo al artículo segundo de la Ley Federal del Trabajo: “Las normas de trabajo tienden a conseguir el equilibrio y la justicia social en las relaciones entre trabajadores y patrones.”<br />Sin embargo, todo parece indicar que lo antes mencionado no toma a consideración qué es lo que sucede cuando las grandes empresas, interesadas en la “dinámica competitiva”, recurren a la falta de vigilancia gubernamental que proteja al trabajador con las condiciones adecuadas para su realización personal y social. <br />El término “trabajo digno” se ha roto con facilidad, desde que México le da mayor importancia al establecimiento de marcas de renombre en lugar de sueldos suficientes que cubran las necesidades básicas del individuo. Asimismo, el equilibrio del trabajador rebasa el grado de pauperización que se encuentra en constante choque con las siguientes condiciones: <br />Abaratamiento de la mano de obra mexicanaControl de sueldos y salariosDespidos y búsqueda de reformas estructurales en materia laboral Contrataciones inflexibles que genera un excedente de trabajadores desempleados<br />Actualmente, en el contexto del neoliberalismo se atraviesa uno de los momentos más difíciles para los asalariados, el cual viene acompañado por una crisis económica que repercute en la expansión del número de desempleados y facilita la imposición de condiciones laborales contrarias al interés de los trabajadores.<br />Cabe mencionar que, el descenso de la educación profesional y los estándares de educación que ha generado una falta de capacitación laboral del mexicano, ha sido el arma más recurrente de aquellas empresas que buscan la mano de obra más barata a cambio de un incremento en el ahorro de producción.<br />Además, tomando en cuenta el artículo “La globalización y el mercado de trabajo en México” escrito por Gerardo González Chávez, la situación laboral del país depende de grandes bloques económicos los cuales, provocan fuertes impactos en la sociedad debido a políticas liberalizadoras establecidas en las relaciones de trabajo que son orientadas a programas de flexibilización para fragmentar las jornadas que beneficiaban al obrero en modelos anteriores del programa gubernamental. <br />El estudio que realiza González Chávez, investigador del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, cobra relevancia para el objetivo de este apartado por lo siguiente: <br /> La transformación del modelo de acumulación obliga a los teóricos neoclásicos a fundamentar la flexibilización laboral. Éstos aseguran que el desempleo es producto de la rigidez de la contratación colectiva prevaleciente y que, para enfrentar la competencia, se deben eliminar obstáculos que impiden modificar libremente variables como salario, prestaciones y demás obligaciones —establecidas en la legislación laboral vigente— para incentivar la inversión y propiciar la generación de los empleos que se necesitan. <br />De manera puntual, el investigador de la UNAM resume con acierto el panorama general de una situación en crisis para la PEA. Las condiciones laborales de la actualidad no logran cumplir con lo señalado en el segundo artículo de la Ley Federal del Trabajo, antes mencionado, pues la justicia social entre el trabajador y el patrón no muestra rasgos de equilibrio para el sustento necesario de los primeros.<br />El empleo formal en México<br />La situación nacional de la fuerza de trabajo está igualmente vinculada al crecimiento acentuado de la Población Económicamente Activa derivada de la dinámica demográfica, aumento de la participación de las mujeres en el mercado laboral, desarrollo tecnológico y niveles de crecimiento económico.<br />68181114369500El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) presenta los datos obtenidos en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) correspondiente al periodo enero-marzo del 2011. A lo largo de este primer trimestre es posible observar lo siguiente: <br /> <br />Fuente: “Población según su condición de actividad”. INEGI. 2010-2011<br />Durante este periodo, la población disponible para la actividad laboral no presentó avances relevantes a comparación de las propuestas del senado para la creación de nuevos empleos. Su estadística se mantiene en un índice regular donde, a partir del 57.5 % de la PEA, 76 de cada 100 hombres se encuentran en condiciones de trabajo, mientras que en el caso de las mujeres los datos señalan a 41 de cada 100. <br />Desafortunadamente, la mala distribución de la población siempre concentra a las mayores cantidades en zonas urbanas con la intención de encontrar mejores condiciones de vida a través de un empleo mejor a comparación de las actividades en el campo. <br />758190113093500Dicha situación ha incrementado el margen demográfico de las ciudades y la demanda de trabajo en ellas crece de manera desproporcionada a comparación de las ofertas disponibles en empresas, corporaciones, fábricas, industrias e incluso, pequeños negocios que se unen al conjunto de contratación.<br /> <br />Fuente: “Distribución de la población ocupada por tamaño de área urbana durante el primer trimestre de 2011”. INEGI. 2011<br />Asimismo, la composición actual de México presenta cambios estructurales significativos en cuanto a la creciente y continua terciarización de la economía mexicana. De tal manera, la participación porcentual de la agricultura, minería y manufactura disminuyeron en gran medida, mientras que aumenta para el sector servicios. Según los datos más recientes de INEGI, el 13.2% del total trabajan en el sector primario, 24% en el secundario o industrial y 62.2% están en el terciario o de los servicios. El restante 0.6% no especificó su actividad económica. <br />578485-26225500 <br />Fuente: “Población ocupada según su sector de actividad”. INEGI. 2010-2011<br />Sin embargo, se considera que es preciso destacar el encausamiento de otro problema con tintes económicas para el país, pues no hay que olvidar el papel de México en la obtención de materia prima y recursos indispensables para su actividad de exportación, ya que tal parece que la brecha del sector primario se reduce y si no se elaboran medidas al respecto, las reservas agrícolas, pesqueras, mineras, etc. no serán suficientes para garantizar el ajuste de necesidades de la población nativa. <br />Por otro lado, la ENOE también realizó el conteo del tipo de ocupación ejercida en las relaciones laborales y en la información obtenida nos ha parecido vital mencionar lo siguiente: “La población ocupada desempeña una gran variedad de tareas que realiza con distinta intensidad: mientras que por un lado el 6.1% de las personas trabajan menos de 15 horas semanales, en el otro extremo se ubica un 28.8% que labora más de 48 horas semanales. En promedio, la población ocupada trabajó en el primer trimestre de 2011 jornadas de 43 horas.”<br />716767-187414 <br />Fuente: “Población ocupada según su posición de la ocupación en el primer trimestre de 2011”. INEGI. 2011<br /> Además, el informe señala otro enfoque desde el cual puede caracterizarse a la población ocupada de acuerdo al tamaño de unidad económica en la que labora. En función de ello: “si sólo se toma en cuenta al ámbito no agropecuario que significó 84.6% del total de ocupados en el primer trimestre de este año, 49.1% estaban ocupadas en micronegocios; 18% lo hacían en establecimientos pequeños; 11.3% en medianos; 9.6% en establecimientos grandes, y 12% se ocuparon en otro tipo de unidades económicas”. <br />Lo anterior le da cierta orientación al problema del desempleo y a un proceso ascendente del empleo informal, pues los índices de movilidad laboral en la población muestran de qué manera se buscan vías emergentes ante la falta de oportunidades para conseguir un buen empleo. Sin mencionar que, el bajo nivel de preparación técnica y profesional de los mexicanos está encaminado un cierre tajante de experiencia por parte de las empresas que limitan el número de contrataciones por no tener los conocimientos requeridos en diversas actividades. <br />El trabajo informal y la contradicción con la precariedad <br />Al poner de contexto el fenómeno de la flexibilización en las relaciones de trabajo en México, sería conveniente mencionar el artículo 3 de la Ley Federal del Trabajo, el cual menciona lo siguiente: “El trabajo es un derecho y un deber sociales. No es artículo de comercio, exige respeto para las libertades y dignidad de quien lo presta y debe efectuarse en condiciones que aseguren la vida, la salud y un nivel económico decoroso para el trabajador y su familia.”<br />Garantías Días de descansoHigiene para el trabajadorDerechosDisciplina de la empresaImplementos de mejoramiento del lugar de trabajoCompromisosPrestaciones socialesIntensidad y productividadNuevas formas de negociación en la jornada de trabajoSeguridad en las instalaciones Promoción y calificación<br />Por desgracia, la crisis económica de México no ha permitido que la PEA disfrute de condiciones adecuadas que aseguren el mantenimiento individual y familiar con respecto a los servicios y artículos de primera necesidad. Actualmente, las condiciones laborales y los efectos producidos en los niveles de ingreso se han rezagado a comparación de otros países en vías de desarrollo donde el gobierno mantiene una mayor insistencia en la consolidación de mejoras para el trabajador, como: <br />El secretario de Hacienda de México, Ernesto Cordero, dijo en abril pasado lo siguiente: <br />El país enfrenta aún un reto con su tasa de desempleo, aunque consideró que es baja comparada con la de otros países. En mayo de 2008, el desempleo alcanzó su mínimo del año al representar 3.24% de la Población Económicamente Activa (PEA), mientras que a febrero de 2011 se ubicó en 5.28%, ligeramente por arriba de la cifra que reportó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en enero pasado.<br />Sin embargo, nuestro país requiere la generación de un millón 100 mil plazas nuevas anualmente y con mayor urgencia cada año debido a que, el lento crecimiento de la economía dificulta la creación de empleos para los mexicanos y en es, precisamente este aspecto, el problema más grave que invade a México. <br />Por otro lado, Manuel Molano, director general adjunto del Instituto Mexicano de Competitividad (IMCO), destacó que pasarán un par de años antes de regresar a la tasa natural de desempleo que es de entre 2% y 2.5%. Por ende, a tales declaraciones lo más lógico sería cuestionar qué propuestas ofrece el gobierno para mejorar esta situación, ya que a pesar de la estadística donde se menciona que es necesario dejar pasar un lapso de tiempo, los mexicanos no pueden quedarse con las manos cruzadas en las espera eterna de encontrar un buen sustento para su familia o la sobrevivencia individual. <br />La siguiente gráfica muestra las cifras que argumentan lo antes expuestos, pues en ella se puede observar que en el primer trimestre de 2011 la tasa de desocupación correspondiente a nivel nacional (TD) fue de 5.2%; este porcentaje de la PEA es inferior al de 5.3% alcanzado en igual trimestre de 2010. No obstante, al estar condicionada a la búsqueda de empleo, la tasa de desocupación es más alta en localidades grandes donde existe “una mayor organización” en el mercado de trabajo al tener una mayor afluencia de migración proveniente de estados cercanos a las grandes ciudades. <br />Es así que en las zonas más urbanizadas con 100 mil y más habitantes la tasa llegó a 6.0%, mientras que en las que tienen de 15 mil a menos de 100 mil habitantes fue de 5.2%, en las de 2 500 a menos de 15 mil se ubicó en 4.3% y en las rurales de menos de 2 500 habitantes se estableció en 3.5 por ciento. <br />833725173281<br />Fuente: “Tasa de desocupación al primer trimestre de 2011”. INEGI. 2011<br />Ante la imposibilidad de que trabajadores permanezcan desempleados, se tienen que incorporar a actividades formales precarias o informales que representan un porcentaje creciente de la fuerza laboral ocupada. Tal fenómeno ha simplificado en gran medida la subcontratación, el empleo a tiempo parcial y la contratación laboral eventual, puesto que gran parte del trabajo puede reducirse a tareas específicas.<br />El hecho de que el trabajo constituya la fuente primordial de ingresos de la mayoría de las familias mexicanas, incluso sin seguro de desempleo, hace que los problemas ocupacionales de México se manifiesten con mayor gravedad en: la tasa de desempleo abierto, en la precarización del empleo asalariado y no asalariado y en un número creciente de proveedores de ingreso por familia. <br />La proliferación de actividades de muy pequeña escala, el incremento de trabajo familiar sin pago y del trabajo asalariado a destajo, así como el aumento de la población trabajadora sin acceso a prestaciones, son muestras claras de la merma sufrida en la calidad de los empleos. <br />A su vez, otra expresión de precariedad radica en la duración de la jornada de trabajo, la disminución de los salarios y la flexibilización del mercado laboral. Estas condiciones ha provocado que el empleo informal o precario no sea un fenómeno nuevo, más bien ha adquirido gran relevancia debido a que su crecimiento está asociado al crecimiento de la población, al raquítico crecimiento de la economía y a los cambios estructurales impulsados por la innovación tecnológica. <br />De esa forma, Gerardo González Chávez señala lo siguiente: “La terrible situación del país hace que se intensifique la escasez de fuentes de trabajo y se obliga al conjunto de trabajadores a la realización de actividades con características de precariedad, o bien, se les orilla a la búsqueda de empleo fuera de las fronteras nacionales.”<br />Tomando como referencia esta observación, hemos considerado que la conformación del mercado de trabajo sigue respondiendo a las leyes de la acumulación, es decir, por un lado están los ocupados formales con sus prestaciones y logros laborales; por otro, los despedidos por la crisis o innovaciones tecnológicas que conforman los desempleados y, por último, la incorporación de nueva fuerza laboral que en conjunto con los anteriores constituyen la fuerza de trabajo disponible.<br />Qué desgracia es que una parte de este último sector de la población no encuentra ocupación en la formalidad y tenga que aceptar empleos precarios, informales o emigrar. Sin duda, demasiadas son las críticas que se tendrían que hacer hacia el “Presidente del trabajo”, ya que Felipe Calderón menciona que en México si hay empleo y claro, los hay, pero no es explícito al detallar que son empleos inestables o explotadores que trabajan por contratos en lapsos de tiempo muy cortos a comparación de lo que realmente necesitan los mexicanos. <br />Desvalorización del trabajo y crisis del salario mínimo<br />De acuerdo con el informe titulado “La desvalorización del trabajo y crisis del sindicalismo”, elaborado por la especialista Laura Juárez Sánchez, coordinadora del área de investigación de la Universidad Obrera de México (UOM), se plantea que además de que los obreros mexicanos están siendo excluidos de los servicios de salud, seguridad social y educación, también han visto deteriorarse gravemente su salario, además de verse orillados a emplearse en formas indignas de trabajo.<br />Asimismo, el deterioro del poder adquisitivo del salario es un indicador importante de la precariedad laboral que se intensificó a mediados de los setenta y, con algunos altibajos, se prolongó hasta nuestros días para el conjunto de los asalariados. Por tal motivo, la coordinadora de la UOM menciona:<br />El Estado, hizo a un lado la forma tradicional de generación de empleos, con ello, dio un viraje drástico al patrón de acumulación como respuesta a las recurrentes crisis económicas que estrechó los márgenes de relación laboral entre gobierno y sindicatos, los convirtió en un instrumento de control de la inconformidad frente a los retrocesos en las condiciones de vida y de trabajo. Además los despojó de su papel en la gestión de reivindicaciones obreras, pese a que en los años noventa, al igual que en la década anterior, el empleo continuó creciendo a mayor ritmo que la producción y que la población en edad laboral. En este decenio, tanto quienes trabajan de manera autónoma, como quienes perciben salario, vieron mermados sus ingresos reales, a la par que la dispersión de los ingresos laborales se incrementó, lo mismo que la fuerza de trabajo remunerada.<br />Cabe mencionar que, a esta desvalorización del trabajo por la contención salarial se añaden otras formas como es el desempleo, la precarización laboral, caracterizada por la existencia de plazas laborales en condiciones injustas e ilegales con el fin de abaratar el costo de mano de obra y otras como el aumento de las jornadas de trabajo, la falta de prestaciones de ley y los contratos temporales o verbales.<br />A pesar de estas condiciones, hemos observado otra situación con mayor gravedad que hace referencia al hecho de que, ante el deterioro de los salarios, los trabajadores aumentan sus jornadas para completar el ingreso. <br />De este modo, mientras en 1993, los empleados que trabajaban de 40 a 56 horas a la semana representaban 60 por ciento de la población ocupada, este porcentaje se elevó a 65.3 por ciento en 2010, ya que al menos 27 millones 33 mil personas tienen que completar su salario de esta forma.<br />En los últimos años, la tendencia señala un freno a la pérdida del poder adquisitivo de los asalariados con ingresos mínimos y, según la información oficial, el salario mínimo promedio de la República Mexicana pasó de $13.97 diarios en 1994 a $6.42 en 1995, $35.12 en 2000 y $41.53 en 2003.<br /> Actualmente, tomando como referencia las cifras que declara la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el salario mínimo vigente a partir del 1 de enero de 2011 y establecido por la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos mediante resolución publicada en el Diario Oficial de la Federación del 23 de diciembre de 2010, se establece en $59. 82 (considerando Distrito Federal y zona Metropolitana). <br />Desafortunadamente, así como el salario mínimo va en aumento, también lo hacen los productos de la canasta básica y uno de los factores que explica el deterioro salarial es el incremento del desempleo en nuestro país ante la situación de bajo nivel de crecimiento económico e incluso tasas negativas en algunos periodos. <br />Como consecuencia de ello, hay una reducida creación de empleo formal y los incrementos de la PEA se ven desplazados de forma creciente hacia la informalidad y los mercados externos sobre todo por la creciente incorporación al mercado laboral de jóvenes que, junto con el desempleo creciente, deterioraron la calidad del trabajo. <br />Tomando en cuenta todos los elementos y datos anteriores, podemos decir que la globalización ha mostrado mayores debilidades en lugar de fortalezas para México, pues el empleo precario se impone y se transforma en un elemento clave de la estructura actual del mercado de trabajo, además de ser un factor que deteriora los niveles de vida de los asalariados en el país.<br />Es necesario olvidar la lucha de clases e impulsar una nueva cultura laboral que imponga la productividad y la competitividad por encima de la justicia social a través de una reforma a la Ley Federal del Trabajo para adecuarla a las actuales condiciones de competencia las cuales, no aseguren al inversionista el abaratamiento de la mano de obra. <br />México está en crisis y si el gobierno no es coherente con las leyes vigentes y la práctica de las empresas, entonces los habitantes del país serán los mayores perdedores de esta guerra por la competencia, el capital y el sustento económico, ya que la pobreza y el bajo nivel de preparación de los mexicanos sólo conduce a un estado explotación y masificación de la fuerza laboral sin obtener los recursos y condiciones necesarias para el desarrollo integral y social del país en su conjunto. <br />* Empleo *FortalezasOportunidades-Creación constante de vacantes laborales en diversos sectores económicos. -Exposiciones y promocionales que estimulan la creación de trabajos de acuerdo al perfil del individuo.-La entrada de empresas extranjeras genera nuevas fuentes de trabajo para los mexicanos.-Reformas estructurales que apoyen la seguridad del trabajador. DebilidadesAmenazas-El acelerado crecimiento demográfico provoca una disminución de plazas en zonas urbanas que incrementa la competencia laboral. -Bajos salarios que son insuficientes ante el alza de la canasta básica.-Contrataciones inflexibles que provoca un excedente de desempleados.-La ola de pobreza impulsa el aumento del ejército de reserva en la población que se encuentra en espera por obtener una oportunidad de trabajo para cubrir los gastos mínimos de su desarrollo.-Ante el limitado número de empleos formales, los mexicanos recurren al trabajo informal como recurso para sostener los gastos mínimos familiares. -Las empresas comienzan a eliminar prestaciones sociales y garantías mínimas de la ley que dejan en estado de explotación a los trabajadores con el aumento a las jornadas de trabajo.-Abaratamiento de la mano de obra mexicana. -Miles de jóvenes, egresados de carreras profesionales, no encuentran trabajo ante el requisito de una experiencia que no pueden adquirir sin previa oportunidad. <br />c) Infraestructura<br />El cambio estructural de México en los últimos años brinda un ambiente propicio para el desarrollo económico y para la inversión requerida en infraestructura básica. En la década de los cincuenta, México inició un periodo de gran estabilidad económica que se prolongó durante 20 años. El país se industrializó en un contexto económico protegido por barreras comerciales y sustentadas, a lo largo de la década de los 70´s, en las exportaciones petroleras. Al final de esta década, la estrategia se orientó a incrementar el gasto público y la participación del Estado en la vida económica del país.<br />Las condiciones actuales de la infraestructura básica, hacen un imperativo esfuerzo de recursos provenientes de inversión pública y privada, donde se canalizaron los recursos del gasto gubernamental hacia este sector, aunque es seguro que dichos recursos no son suficientes, por lo que resulta imprescindible promover un gasto privado mucho mayor.<br />Dado que nuestro país no puede concebirse con modernos servicios de transporte que asemejen la vanguardia de EU, algunos países de Europa y Japón, porque todos los días millones de mexicanos utilizan caminos, puentes y distintos modos de transporte menos eficientes para movilizarse por todo el territorio nacional, no se puede hablar entonces de un desarrollo productivo en la infraestructura de móviles que beneficien el traslado de la población.<br />Los procesos de privatización de infraestructura de transporte deberán de procurar la democratización de estas fuentes de riqueza y empleos, ya que:<br />La infraestructura es un factor clave para incrementar la competitividad de la economía nacional y el bienestar de la población, por su incidencia en la determinación de los costos de acceso a los mercados y en la calidad de vida de sus habitantes. Por ello, se estableció como máxima prioridad para incrementar la cobertura, calidad y competitividad de la infraestructura de telecomunicaciones y transportes, energía, sector hidráulico, y construcción y vivienda<br />La urbanización es un factor propicio de ver los cambios de infraestructura de una sociedad, esto debido a que en el último siglo, México cambió de ser un país rural a uno donde la mayor parte de la población vive en localidades urbanas (mayores a 2 mil 500 habitantes). De este modo, las entidades federales predominantemente urbanas son el Distrito Federal, Nuevo León, Baja California y Coahuila; en contraste con Oaxaca, Chiapas e Hidalgo donde, menos de la mitad de su población, habita en localidades urbanas. <br />La migración del campo a las ciudades, y más recientemente, el intenso movimiento de personas entre ciudades, son dos de las fuerzas que definen el patrón de distribución actual de la población en México. <br />La Zona Metropolitana del Valle de México se mantiene como el mayor asentamiento urbano con 19.2 millones de residentes (18.6% de la población nacional), aunque su tasa de crecimiento es ahora muy lenta en comparación con otras urbes del país. Hasta el año 2000, en el país existían nueve ciudades que rebasaban el millón de habitantes. <br />Las ciudades intermedias (100 mil a 999 mil 999 habitantes) son las que muestran la mayor tasa de crecimiento. A pesar de que el número de localidades rurales (menores a los 2 mil 500 habitantes), ésta creció de manera importante durante el periodo de 1970-2000, pasando de cerca de 100 mil a 196 mil habitantes, ya que su número bajo ligeramente a cerca de 185 mil en el 2005.<br />Con base en las cifras señalas, es importante mejorar y ampliar la infraestructura de México para el bienestar existente y de este modo, tener un avance en la estabilidad y crecimiento económico en el país.<br />-187000107447900Por tanto, deben ampliarse proyectos en rubros como: la vivienda, escuelas, hospitales, mercados, instalaciones deportivas, edificios de gobierno y asistencia para la sociedad, centros de recreación y culto, entre otros que son necesarios para nuestro crecimiento.<br /> Fuente:<br /> Salvador Moreno Pérez.<br /> La infraestructura y<br /> la competitividad en<br /> México. 2010<br />* Grado de urbanización por estado y población en las ciudades más grandes, 2010 *<br />-69736310842200 <br />Fuente: Salvador Moreno Pérez. La infraestructura y la competitividad en México. 210<br />Si se consideraran mayores avances en infraestructura, no sólo resultaría fructífero para la industria de la construcción, sino para la economía del país y el desarrollo intelectual de los que los habitantes. Además, es necesario reestructura los cimientos que ya están planteados para poder tener una mejor conectividad, es decir, nuevas carreteras dentro de la República Mexicana, por lo cual es imprescindible el fomento a la competitividad global del sistema y el fortalecimiento de los puertos turísticos. <br />En lo anterior, el Banco Mundial afirma que en México, la realización de los proyectos de infraestructura resulta más cara. Si esto es verdad, pensamos que se debe a los cambios que se llevan a cabo durante su ejecución, al igual que las imprevisiones que hay que resolver sobre la marcha, y que hasta el momento no se les ha dado solución.<br />Asimismo, hay que ampliar y modernizar la infraestructura y los servicios para promover el desarrollo de nuestro país, pues desde la creación de la Universidad Nacional Autónoma de México, no se ha visto un cambio sustancial en cuanto a infraestructura, al contrario, ha habido un déficit en cuestiones de construcción de medios que instruyan en el fortalecimiento de una sociedad y de una economía que hoy está muy por debajo del mundo.<br />Se necesitan más escuelas para que México progrese, pues este es el medio para que las ideologías del país cambien, pero es claro que no invierten en cuestiones como esta porque no les conviene tener a personas pensantes y con convicciones reales a la situación social. <br />Recordemos que la infraestructura en México no ha tenido un avance desde hace 14 años, dado que el gobierno decidió detener su construcción inicialmente a causa de la crisis económica, en la década de los 90´s, que afectó al país de una forma alarmante. Además, a esa crisis, se sumaron cuestiones de carácter político que estaban en contra del seguimiento de la infraestructura, ello porque se marginaba en ese tiempo a los ingenieros.<br />Ahora, si esto sucedió hace ya algunos años, la globalización de la economía ha creado nuevos escenarios mundiales donde los países compiten entre sí para mejorar su participación en los mercados mundiales, pero ante esta competencia global digamos que México no podría competir de una manera exitosa, púes no ha puesto en marcha el crecimiento y desarrollo en un rubro tan importante como la infraestructura. <br />Ante esta situación, México se está enfrentando a un reto tanto para su economía como para la estabilidad y desarrollo de cada uno de los habitantes del país y que es necesario que se pongan cartas en el asunto en la infraestructura, pues es algo que se ha dejado de lado y que es importante fortalecer.<br />* Propuesta de asignación adicional *<br />Infraestructura de CFE $ 4,000Infraestructura agrícola y de riego $3,000Sistema Nacional de Empleos $250Vivienda $1,000Mantenimiento de CFE $ 4,000Infraestructura carretera $10,700Infraestructura turística $500Infraestructura deportiva $1,000Infraestructura en seguridad pública y nacional$ 6.000Infraestructura para incrementar la productividad del campo $5,750Infraestructura hospitalaria $4,500Infraestructura ferroviaria $1,650Infraestructura educativa $6,000Infraestructura urbana (fondos metropolitanos) $750FONABES $4,500Fondo PYME $2,000<br /> (en millones de pesos)<br />-806754065669Fuente: Poder Ejecutivo Federal, “Iniciativa de Decreto por el que se adicionan y reforman diversas disposiciones de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, 2008”, Gaceta Parlamentaria, Cámara de Diputados, octubre de 2008, México00Fuente: Poder Ejecutivo Federal, “Iniciativa de Decreto por el que se adicionan y reforman diversas disposiciones de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, 2008”, Gaceta Parlamentaria, Cámara de Diputados, octubre de 2008, MéxicoTotal: 53,100<br />* Infraestructura *FortalezasOportunidades- Cambio sustancial de una sociedad rural a una urbanizada con mayores servicios.- Fomento a la infraestructura moderna que impulse la creación de nuevas tecnologías y la masificación de los medios de comunicación.- Se abren grandes puertas hacia el mercado exterior, además de proporcionar trabajo para una parte considerable de la población. - Mayor interconexión con otros países, con lo cual habrá crecimiento económico e intelectual.-Incremento en los flujos de capital.DebilidadesAmenazas- No todas las regiones de México tienen desarrollo en infraestructura, generando divergencias en oportunidades donde las zonas rurales del interior de la república no permiten el fácil acceso a la información y los medios de comunicación. - De no invertir de manera correcta en infraestructura, se crearía una gran deuda para el país que estará sujeto a la dependencia continua hacia el extranjero, principalmente Estados Unidos. <br />d) Salud<br />El tema de la salud es un factor importante para el desarrollo de la sociedad y la creación de una mejor calidad de vida. Para ello, se requiere complementar una serie de circunstancias previas a la estructura sanitaria que permita una mayor concreción coherente con los objetivos planteados, tales como: una buena nutrición, familias de adultos con hijos deseados, información y educación sanitaria, seguridad pública, etc. <br />Debido a que nuestra sociedad es sumamente heterogénea, cambiante, creciente, multifacética, complicada, no sólo por sus poblaciones y costumbres ni por su religión o por su etnia, sino también por sus muy diversas condiciones geográficas o climáticas, trae consigo una grama multifacética donde convergen eclécticos grupos poblacionales en una misma sociedad. <br />Ante esto, es posible darse cuenta que en materia de geopolítica, resulta sumamente complicado establecer una política de salud uniforme que trate de homogenizar lo desigual; las líneas generales de las que parte ésta, no tienen mayor atención a comparación de los obstáculos generados por la globalización en México.<br />El Estado y otras organizaciones como la OMS y muchas Organizaciones no Gubernamentales (ONG), han tratado de establecer de manera sustancial lugares e instituciones para que se tenga una mejor salud, pero nos hemos dado cuenta que somos millones y millones de habitantes que necesitan ayuda y más aún cuando no se han establecido políticas que cambien la situación de nuestro país.<br />La Organización Mundial de la Salud (OMS), se muestra optimista ante los estudios y experimentos realizados por muchos de los centros de investigación en todo el mundo, con respecto a la pronta invención de vacunas contra diversas enfermedades que han mermado muchas comunidades en el orbe, pero esto sigue siendo una ilusión, pues tal vez se hayan incrementado centros de investigación en el mundo pero no se han llevado a los lugares más recónditos de nuestro país y esto es materia de muchas localidades, no sólo de unos cuantos lugares. <br />Sin embargo y por desgracia, los programas sin continuidad por planes sexenales u otros sin planificación previa, la enorme burocratización de la Secretaría de Salud, los raquíticos presupuestos federales, la negligencia y descuidos de los responsables de programas, etc., han hecho que campañas como la vacunación no logren una cobertura total de la población, ni mucho menos que haya un cambio para personas que habitan en lugares lejanos de nuestra Ciudad.<br />La política referente a evitar y disminuir los riesgos y accidentes de trabajo, hace tiempo que parecen haber pasado a segundo término, por lo menos en el discurso. Con el perfeccionamiento de la producción y la tecnificación no sólo de los empleos, sino de la economía en su conjunto, estas campañas han descendido su acción preventiva. No deben dejarse de lado que siempre será mejor prevenir que intervenir. <br />Recordemos que en cuestión de salud hacia los más desprotegidos, se toma de lado, pues ha habido millones de personas que han muerto por enfermedad en sus propios trabajos y que no se les ha hecho justicia, ¿qué pasa con la salud en nuestro país, no se supondría que es un derecho?<br />Asimismo, la salud de los mexicanos comienza a verse afectada por dos grandes catástrofes: primero, los padecimientos propios de países pobres, caracterizados por las enfermedades respiratorias, infecto-contagiosas y gastrointestinales, las cuales son causa de higiene y nutrición en las que viven millones de habitantes de nuestro México. Todo esto, mientras las autoridades en lugar de alertar o informar acerca de ello, ocultan los casos aislados tratándolos de la manera más discreta posible. <br />Los servicios quizás no sean los más adecuados y de vanguardia, pero hasta cierto punto, es explicable que la calidad de los mismos disminuyan si consideramos la cantidad de pacientes que se atienden; como ejemplo, es toda una proeza médica que un especialista dé más treinta consultas en un día laboral en instituciones como el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) o el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).<br />Por otro lado, existen otros factores que también afectan a la población y de las que jamás se está a salvo. Nos referimos a todas las catástrofes naturales que ocurren en muy diversas regiones del territorio; los acontecimientos naturales propios de las regiones costeras, que en diversas ocasiones han literalmente desaparecido comunidades, constituyen otro de los problemas a distinguirse (maremotos, huracanes, tornados, inundaciones, etc.)<br />Ante situaciones correspondientes a la salud, cabe hacernos varias preguntas: ¿se tienen aptitudes culturales para realizarlos?, ¿se tiene la infraestructura física y humana para llevarlos a efecto?, ¿es conveniente la inversión? <br />Para todo lo anterior, el Estado trata de allegarse a fondos de donde se pueda. Con la creación de las afores y la desvinculación que se hace de los “viejos”, la seguridad social de los mexicanos se encuentra, ahora más que nunca, en serio riesgo. Comenzaron con los derechohabientes del IMSS, no tardarán en continuar con los inscritos al ISSSTE.<br />* Población asalariada con prestaciones de salud y laborales *<br />(Millones de personas)<br />México, 2000-2004<br />-14447132858<br />Fuente: Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática. Encuesta Nacional de Empleo. 2000-2004<br />-240163135430700A pesar de que en el mapa siguiente se observan varios puntos de redes hospitalarias, podemos deducir que la Secretaria de Salud sólo muestra puntos estratégicos, pues si se pusieran todos los lugares a los que no llegan dichas redes podríamos notar que son bastantes los lugares desprotegidos en materia de salud, esto sin contar que muchas veces a donde llegan son de forma deficiente.<br />Fuente: Secretaria de Salud del D.F. 2010<br />Desafortunadamente, México es un país con serios problemas en cuanto a enfermedades crónicas degenerativas que ha alcanzado cifras alarmantes en la población infantil donde, el sobre peso y la obesidad, ocupan lugares trascendentes para darnos una idea de qué tan desconcientizada se encuentran los habitantes mexicanos en materia de salud y una buena cultura de vida. <br />* Salud *FortalezasOportunidades- Creación de tratamientos para resolver enfermedades que en otros tiempos no se creía que fueran a descubrirse.- Importación de medicamentos e infraestructura que impulsa el avance en enfermedades crónico degenerativas - Mayores esperanza de vida para los mexicanos en cuanto a los descubrimientos para la detección de cáncer, sida y otras enfermedades terminales.- Fomento al cuidado personal y la buena salud a través de campañas y exposiciones públicas y privadas.Debilidades Amenazas- Algunos organismos de salud como el IMSS o el ISSSTE, no proporcionan la ayuda para todos los sectores del país, ni mucho menos para la sociedad desprotegida.- El desempeño de las instituciones anteriores no es suficiente para el número de derechohabientes, tan sólo del Distrito Federal y zona metropolitana. - De no aplicar de manera benéficas las políticas que aporten un cambio en salud, la población de México se verá afectada en su salud con la no prevención de enfermedades crónicas.- La obesidad se ha convertido en el enemigo número uno en cuestión salud para el mexicano y lo peor, es que representa la segunda causa de muerte infantil. <br />e) Ciencia y tecnología<br />A lo largo de su evolución, el ser humano ha desarrollado herramientas y conocimientos que le permiten avanzar hacia una posición de dominación sobre todo aquello que lo rodea. Desde sus inicios a finales del siglo XX, la globalización comparte esta premisa al determinar la demanda de los países para adquirir un nivel elevado de modernidad, pues uno de los ejes más importantes para evaluar el grado de desarrollo nacional, es con respecto al avance tecnológico y científico.<br />La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) reconoce el papel fundamental que tienen los avances en materia de modernidad e integración global para el mundo, ya que: “la tecnología es un proceso científico y creativo que permite utilizar herramientas, recursos y sistemas para resolver problemas y promover el control de entorno natural y artificial en un intento por mejorar la condición humana”.<br />Desafortunadamente, la tecnología y la ciencia no son neutrales, es decir, la mayoría de las veces responden a intereses de países hegemónicos que las ponen a su servicio con fines bélicos o de expansión. Esto quiere decir que ambas obedecen a juegos de poder y leyes de mercado que involucran su elaboración. Por tal motivo, a pesar de conformar un conjunto esencial para los países en pleno siglo XXI, donde la alta competitividad y los estilos de vida requieren de impulso hacia la novedad y la industrialización, a su vez la globalización puede hacer de ellos verdaderas amenazas para aquellas naciones en retraso económico. <br />En consecuencia, el desarrollo de nuevas tecnologías y avances en la ciencia constituyen uno de los factores claves para comprender y explicar las transformaciones económicas, políticas, sociales y culturales de las dos últimas décadas. No obstante, el rol que desempeñan tales innovaciones y la dirección que toman dependiendo de los intereses de las principales potencias, actualmente es materia de grandes controversias. <br />En el caso concreto de México, es el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) el organismo responsable de promover el desarrollo científico y tecnológico. Su creación se remonta al 29 de diciembre de 1970 al constituirse como un organismo público descentralizado de la Administración Pública Federal, integrante del Sector Educativo, con personalidad jurídica y patrimonio propio. <br />Debido a las características que adquiere el fenómeno global y la sociedad de la información, la meta del país es consolidar un sistema nacional de ciencia y tecnología que responda a las demandas prioritarias del panorama internacional, que dé solución a problemas y necesidades específicos, y que contribuya a elevar el nivel de vida y el bienestar de la población. Por tal motivo, el CONACYT pretende: <br />Contar con una política de Estado en la materia. <br />Incrementar la capacidad científica y tecnológica del país. <br />Elevar la calidad, la competitividad y la innovación de las empresas. <br />A su vez, este organismo indica que, por los tipos de actividad productiva y desarrollo en nuestro país, es conveniente hacer énfasis en el avance de determinadas áreas de modernidad, pues no somos un Estado en potencia que explote al máximo sus recursos naturales y bienes artificiales. <br />A partir de este argumento, el CONACYT propone desarrollar las siguientes actividades: <br />Tecnologías de información y las comunicacionesBiotecnologíaMateriales avanzadosDiseño y procesos de manufacturaInfraestructura y Desarrollo urbano y rural.<br />Sin embargo, en virtud de que la investigación científica, el desarrollo tecnológico y la innovación son precursores esenciales de la competitividad y el crecimiento económico, es necesario que el gobierno impulse una mayor vinculación entre científicos, tecnólogos y académicos con la planta productiva nacional. <br />Con base en ello, el CONACYT también es responsable de elaborar las políticas del ramo correspondiente en México y una de las normas más representativas se ubica en la Ley de Ciencia y Tecnología que fue promulgada el 5 de junio de 2002. Al respecto, el segundo párrafo del artículo primero menciona lo siguiente: “Regular los apoyos que el Gobierno Federal está obligado a otorgar para impulsar, fortalecer, desarrollar y consolidar la investigación científica, el desarrollo tecnológico y la innovación en general en el país.”<br />Desafortunadamente, en nuestro país no se ha sabido aprovechar el talento de quienes dedican su vida a mejorar los procesos y tecnologías, ya que las oportunidades para adquirir el conocimiento y los recursos considerables sólo se ubican en los estados con mayor urbanidad y nivel económico. Por ello, a continuación se muestra la gráfica de los diez principales estados con desarrollo en la materia. <br />-17145-210185<br />* Datos obtenidos del CONACYT (Valor promedio en %)<br />Ante tales resultados, el Ejecutivo Federal y el Poder Legislativo a través del Congreso de la Unión supuestamente adquirieron el comprom

×