Your SlideShare is downloading. ×
  • Like
Encuentra a tu maestro
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Now you can save presentations on your phone or tablet

Available for both IPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Encuentra a tu maestro

  • 380 views
Published

Filosofía de la enseñanza y el aprendizaje... Filosofía de las Artes Marciales

Filosofía de la enseñanza y el aprendizaje... Filosofía de las Artes Marciales

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
380
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
8

Actions

Shares
Downloads
7
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Encuentra a tu maestro y practica humildemente Yang Jwing Ming Traducción de Nadia Vallejo Kung Wu Tou, México, 2013. Hay una historia china acerca de seis hombres ciegos que tocaron un elefante para saber cuál era su aspecto. El primero toca la oreja del elefante y dice: “Un elefante es como un gran abanico”. El segundo toca el costado de su cuerpo y dice: “No, es como una pared”. El tercero describe la pierna y dice: “No, el elefante es un pilar”. El cuarto toca la nariz y grita: “El elefante es como una gran rama colgante de un árbol”. El quinto toca el marfil y dice: “Es un cuerno largo sobresaliendo de una gran boca”. El sexto toca la cola y dice fuertemente: “No, el elefante es una gran escoba giratoria que sale de la pared”. Si ellos hubiesen acopiado toda la información, hubiesen tenido una descripción razonable del elefante. La historia muestra que no deberíamos insistir obstinadamente en que hay un solo punto de vista, ya que a veces sólo vemos una parte de la historia. Siempre hay más por aprender. Laozi y su discípulo No pierdas tu tiempo sólo en investigación teórica. Práctica y teoría deberían ir juntas. De la práctica, ganas experiencia, y de la teoría tienes una guía clara para la práctica. Algunas personas dudan debido al peligro que implican las artes marciales, el Qigong o la meditación, sin conseguir nada y simplemente perdiendo el tiempo. Sé cauto pero determinado, aprende de la experiencia de otros y encontrarás el camino correcto. Estudia los clásicos legados por el linaje de tu arte. Encuentra un maestro y practica, y practica, y practica. Buda viajó al campo un día y llegó a un río. Un anciano maestro de Qigong vivía ahí y le preguntó: “¿Eres el Buda? Si es así ¿puedes hacer lo mismo que yo? ¡Cruzo el río caminando sobre el agua!”. Buda dijo: “Es muy impresionante, pero ¿cuánto tiempo lo has practicado?”. El anciano replicó orgulloso: “Me llevó cerca de cuarenta años conseguirlo”. El Buda lo miró y dijo: “¡Te llevó cuarenta años! Sólo me cuesta unas pocas monedas cruzar el río en la lancha”. A menudo gastamos mucho tiempo en cosas sin importancia. Trata tu tiempo valiosamente y
  • 2. úsalo de forma eficiente. Deshazte de tu dignidad. Si tomas tu dignidad muy en serio, no encontrarás un maestro sincero deseando enseñarte de corazón. Un joven espadachín Samurái entró a la casa de un famoso maestro Zen. Lo miró, se inclinó y dijo: “Maestro, he alcanzado un profundo nivel de Zen, tanto en teoría como en práctica. He escuchado de tu grandeza, así que he venido a inclinarme ante ti y espero que puedas enseñarme algo”. El maestro Zen miró al orgulloso joven. Sin decir palabra, fue al cuarto trasero y trajo una tetera y una taza. La puso delante del joven y empezó a verter el té en ella. El té llenó la taza rápidamente y pronto empezó a derramarse. El joven miró al anciano con un semblante de confusión. Dijo: “Deténgase, maestro, la taza se está derramando”. El anciano maestro Zen bajó la tetera y le sonrió: “Éste eres tú. Ya estás demasiado lleno. No puedo enseñarte. Si deseas aprender, primero debes vaciar tu copa”. ¿Puedes ser humilde? Cuando encuentres un maestro o una fuente de aprendizaje debidamente calificados, trátalo preciosamente, para que no pierdas la oportunidad de aprender. Esta oportunidad podría no presentarse otra vez. Tradicionalmente era muy difícil encontrar a un maestro calificado. Incluso si hallabas uno, no necesariamente eras aceptado. Hoy es más fácil colectar información ya que hay muchos libros y DVDs disponibles. Pero la guía de un maestro experimentado es crucial para alcanzar el objetivo final. Un consejo sutil puede ahorrarte una gran cantidad de tiempo y esfuerzo. Cuando estás perdido en una gran ciudad, aunque tengas el mapa, la guía de un transeúnte puede ahorrarte bastante esfuerzo. Pintura en el Templo de Changchun, que muestra a Chongyangzi y sus siete discípulos Un joven ya había gastado más de siete años buscando un buen maestro. Fue a lo profundo de las remotas montañas, donde vivía un gran maestro con algunos estudiantes. Fue recibido amablemente y expresó su intención de aprender del maestro. Éste lo miró por un rato y entonces sacó una tetera y una taza. Vertió el té en la copa, deteniéndose cuando el té alcanzó el borde. Bajó la tetera con una sonrisa, indicándole al joven que el lugar ya estaba lleno. No podía aceptar otro estudiante. El joven miró la taza y se dio cuenta de lo que significaba. Agachó su cabeza con tristeza. Advirtiendo una pajita de arroz en el suelo, la recogió cuidadosamente y la puso dentro del té. El té no se derramó. Él
  • 3. miró el rostro del maestro con esperanza mostrándole “mira, todavía hay espacio para mí, el té no se derramó”. A pesar de esta comunicación silenciosa, el anciano se dio cuenta de que el joven era uno de esos inteligentes que podrían comprender el profundo sentimiento del arte. Lo aceptó con placer. Es muy difícil encontrar a un estudiante humilde e inteligente, capaz de comprender el arte profundamente y desarrollarlo. Cuando un maestro encuentra este tipo de estudiante, será como una preciosa perla entre sus manos. SOBRE EL AUTOR: Yang, Jwing Ming es un renombrado maestro de artes marciales chinas y Qigong. Nacido en Taiwán, ha entrenado y enseñado Taijiquan, Qigong y artes marciales chinas durante más de cuarenta y cinco años. Es autor de más de treinta libros y fue elegido por la revista Inside Kung Fu, como una de las diez personas que han “hecho el más grande impacto en las artes marciales en los últimos cien años”. Dr. Yang Jwing Ming, autor del cuento SOBRE LA TRADUCTORA: Nadia Vallejo es egresada de la Licenciatura en Lengua y Literaturas Hispánicas, por la Universidad Nacional Autónoma de México; ha sido profesora de Español como lengua extranjera. Practica Wushu y es encargada de las áreas de Difusión Cultural y Ventas de Kung Wu Tou. TEXTO ORIGINAL EN: http://ymaa.com/articles/find-teacher