Your SlideShare is downloading. ×
Kubler ross semblanza
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Introducing the official SlideShare app

Stunning, full-screen experience for iPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Kubler ross semblanza

679
views

Published on


0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
679
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. PSICOONCOLOGÍA. Vol. 1, Núms. 2-3, 2004, pp. 287-288ELISABETH KUBLER-ROSSAlba PayásFundación Kubler-Ross en USA. Servicio de Apoyo al Duelo, Girona Elisabeth Kubler-Ross, pionera del su trabajomovimiento de Cuidados Paliativos en el sigue consi-mundo entero, ha muerto el pasado mes de derándoseagosto en Estados Unidos a los 78 años. una llama-Autora de más de 20 libros sobre la muerte da a la humanización al trato con los enfer-y la atención en Cuidados Paliativos, tradu- mos al final de la vida, una invitación al dia-cidos a más de 60 lenguas, ha sido conside- logo honesto y franco acerca de sus preo-rada por la revista Times como una de los cupaciones, y un signo de esperanza de que100 pensadores más importantes de nues- esta ultima etapa de la vida puede vivirsetro siglo. con significado y plenitud si se afronta sin En la decada de los 60, la Dra. Kubler- dolor físico, con conciencia y acompañadoRoss trabajó en varios hospitales de Chica- de los seres queridos.go, Colorado y Nueva York y se sintió horro- En 1970 la Dra Kubler-Ross empezó arizada por los tratamientos que se daban a explorar la posibilidad de la existencia delos entonces llamados enfermos moribun- vida después de la muerte. Su trabajo sobredos: “Se les aislaba, se abusaba de ellos; el más allá supuso un alejamiento denadie era honesto con ellos”. En contra de muchos estamentos médicos que habíansus colegas médicos decidió sentarse cerca valorado su trabajo como pionera del movi-de sus enfermos, perder tiempo con ellos y miento de paliativos. La universidad de Chi-escucharles para conocerles mejor: “mi cago cuestionó su trabajo y la despidió.objetivo era romper la capa de negación A partir de entonces decidió dedicarsesocial y profesional que les prohibia expre- a la práctica privada dando conferencias,sar sus preocupaciones más intimas acerca escribiendo y promocionando servicios dede la propia muerte”. Los médicos y perso- atención a personas en duelo y de atenciónnal del hospital de Chicago negaron las paliativa. Dedicó toda su vida y su voz has-existencia de enfermos terminales, otros la ta el final a defender los derechos de losacusaron de explotarlos, pero poco des- enfermos en la última etapa de la vida:pués sus seminarios, dónde les entrevistaba ”Debemos aprender de nuestros propiosfrente a una audiencia de personal sanita- pacientes, ellos son nuestros maestros yrio, fueron tan populares que llegaron a para poder acompañarlos es esta etapaconvertirse en cursos acreditados. Hoy la debemos estar dispuestos afrontar nuestroformación sobre la muerte y el morir forma propio miedo a la muerte”parte del curriculum de Medicina en los Más de treinta años han pasado desdeEstados Unidos. En 1969 publicó un libro la publicación de su primer libro y su men-donde explicaba sus experiencias con más saje ahora en su muerte, sigue totalmentede 500 enfermos al final de la vida: “Sobre vigente y aún pendiente. A pesar de que losla muerte y los moribundos”, fue un best programas de Cuidados Paliativos han sidoseller en su momento. Su modelo concep- introducidos en prácticamente todo el mun-tual en 5 fases en la aproximación a la do occidental, hay mucha evidencia de quemuerte- negación, ira, pacto, depresión y morir sigue siendo una experiencia muyaceptación- se ha utilizado en todo el mun- negativa. En paliativos las estancias se hando para explicar la experiencia subjetiva de acortado en los últimos años, hay muchoafrontamiento a la muerte. A pesar de que miedo aún entre los profesionales a hablareste modelo hoy ya no es utilizado por care- de la muerte con los pacientes y familiares,cer de confirmación y evidencia científica, y consecuentemente se sigue medicalizan-
  • 2. 288 Alba Payásdo el sufrimiento psicológico. En Estados son signos de que nuestra sociedad –médi-Unidos algunas administraciones sugieren ca y laica– sigue negando la muerte y queque para hacer más atractivas las unidades preferimos seguir ofreciendo tratamientosde paliativos deberían empezar a ofrecerse inefectivos que no van a funcionar para asítratamientos más agresivos orientados a la evitar afrontar el hecho y la experiencia deenfermedad como parte del tratamiento acompañar en la muerte.paliativo. Fuera del entorno de paliativos , La muerte de Elisabeth Kubler-Ross esmuchos profesionales sanitarios carecen de un recordatorio para todos nosotros de lala adecuada formación para ayudar a morir visión de esta pionera que contribuyó al ori-a sus pacientes, y desde sus propios miedos gen de los Cuidados Paliativos, y que cony el paradigma “ hay que hacer todo lo posi- su ejemplo y coraje nos ayudó no solo a serble” el encarnizamiento terapéutico sigue mejores cuidadores sino también a vivirsiendo una practica frecuente en la mayo- nuestra vidas y nuestra muerte de unaría de los hospitales de éste país. Todo ello manera más consciente.