El poder de elegir

1,531 views
1,304 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,531
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
47
Actions
Shares
0
Downloads
26
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El poder de elegir

  1. 1. nlllt ,E,l Pooer oe elegl El principiode responsabilidad * atracción - crea Paradigma para la eme¡gencla dc una nuev¿ concienci¿ T- I. . f .. _E OICIOneS LUClernaga
  2. 2. () clcl ¡cxr¡r: I:1iz¡l¡crh KliLrlcr Il¡rss l97ll Itcsclr.rJ,,s ¡rl,s li,s ilcrcch,x N,rsc ¡tntrite l.r rcptoclLrccirin p.rrci.rlo rr,¡¡l dc csr¡ ot,r¡, ¡i cl rcqi.rr,, c, un sis¡c¡,¡ inlornririco, ni l¡ |trnsnrisirln l.,rjo cu:rlqLrier lL,,nr¡ ,, ¡ tr.rvós Jc cLr.rlguio ncclio, r.t sea clcctri,nico, n,cc.inic,,, ¡or f,,Loc,,pir, p,,, grrt,;rcir;rr,, por t¡rri¡s mótor[,s, sin l.r ¡rrr¡,riz¡ci,irr ¡rcr i,r v pi,r csc¡iro tlc L,s ritr¡l¡rres <lcl,:o¡tci¡¿ht. Prinrc¡¡ erliciirn: fcbrcro dc 1996 Prirrrr¡ criicii¡n cn fornrlto: scftic¡ll¡re Lstr: dc 2CO6 Cu¡rt¡ crlicii,r: junio rlc 2009 O rlc le trltlucL:irrn:Javicr l,alau, l99t O dc cst¡ ctlicii,r¡: Grup Iclitorial 62, S.t_.U., en rcconocimiento dc todo lo que me ba Ltliciorrcs Luciór naga grdci.ts ,:t ld grande zd de su lcr¡ dc l¿ (lrcu,4,0U001 BarccLrna c()rrcu(¿¡ftf up62.c()rn | ¿t su clrP.t¿ddd dc d !v.1¡ fu 162 co . I ) r 7( r n ( i r( ,,rr . | ,,r, t,,nrl,, ^i. i,,r, 13ookprint . lrn¡rcsirín I)eprisito lcgrl: IJ.24.1110 2OO9 ISIJN:9711 84 89957 /8 7
  3. 3. Agradccimicntos PrólogoPrirncrrrncnte, qtricro clrrr lls glaci:ts l toclls l,rs ¡rcrsonas qtrc Cicrtos títr¡los dc libros rcticnctr inrrctlirrt¿¡ttcrrtc,lr,1,r lril....tir,-. lr,tn,lcqi,l, ¡.rr¡i¡i¡.1¡.¡ ¡11i.1¡¡¡s,,r r qrr,.. dcl Icctor,tcasion,rl por cl irrl.t,tcto qttc nos ppor sus intcncioncs, dc una forrrra clarl, intcligcntc,,rbicrt,r, c()nr() por su ttrigirralidatl. Sin nirrgun,r tlucla éstcllclrrs clc bucn hu¡rror v confi¡rrza cn ll vi<l;r, mc hln m¡ni rrí cf c,rso <lc [.] polcr dc clcgir cltre Annic Marqufcsl¡ri,r corrcret¡rrrcntc quc cl scr hurrr,rno, cu¡nclo quicrc, scr)til clc unit tnarrcrl mlgistr,rl.ticrtc cl l.rorlcr rlc cscogcr ! gcner¿1r tlc nucv,r la lidrr. Es¡s ; No es cl poclcl dc clcgir urr<t tle lt¡s tnís plccipcrs()nas h,ut sid,, [.¡rr¡ lrí un¡ ¡rrofuntl,r fucntc dc inspir.r tos quc estl Iucrz,r quc tl,ls illll-tt¡lsa rr toclos l-ro, i,,n y .,nr irrti.ul riLl¡ltl,1, t, rl.rvi,r. disprtsiciiin? ¿No cs inclu so la cx¡trcsiórr (ie su ¡rn Itrsisto t¡rnbiórt en <l,rr las gracias ¡ las lroson,rs quc sc dcntr,r nucstr,? (licrtarncrttc, utr ltocle-r cluc,rutlthlrr tlign,r<l,r r.clccr cl nr¡¡ruscr-ito, particular.nrcntc l{cijcrnrc rcsprtnsabilitlatl crt cstc nrutltlo ctr transiciótr l¡lcNeLrlt por cl trabr jo cr.r lrrofurrrliclacl tlc rcvisiírr v corrcccirrr quc rro scrí nrcior sirto ct¡,r¡rtl,t cl lnav()r núrrrcr,l.t t.xt,.(ir,rrr,rs.r,,rrrr.uldP,,ilc1,,rLr.¡rr¡,1¡.lcslleq.rtl.r sercs humill()s aprcrda cs¡c artc clc elcgir quc incn l.r portad,r, ilsí c()rl() a.JuJic Nantcl por habcrsc prc()cup¡ pcrtlr clc ur,r concict-lci;r ctrte rr,rd.t crr c,rcl,¡ uno clctio rlc l¡ corrccciírn final. Sc trat,r de un tr,,tbxj() s()bre n()sotros tnisrrrt I,rmbiin cluicr() cxptcsirr rni rcconocinriclrto ,lc t.,,1¡ I,crs,na clc btrcrr¡ volutrtl<i; urt rrair,rio L¡lc¡ro ¡ Mrrlic lV1ur.¿rcl y i Cllristie¡rc IlLrrrrlc ¡ror sus c()nrcr)tari()s sotlrc tros ¡rcnsltnicntr)s v cnr()clotlcs) t¡tl trlbxio tlcel tcxto, lrs slbi,rs suqcrcrrcias r el aqr¡cl,rl.:,lc y precioso.r¡ro- ciórr v de tlcsconrlicirrn¿nricnto tlc l,rs f,trnr¡s nc{yo rn¡nilcst,rtlo r Io largo de Ia cl,r[¡or,rciti¡r dc cstc libro. truclivas clc nucstr,r vitlr cntotiv¡ haci,r lornlas c (lr¡ci¡s ¡ ni lrij.r Vcr,rniqt¡c por su crlirl¡cl cncrircitic¡ v, por <¡ué no, hlci.t tttl cst¡clo clc ltlcnittrcl.¡ror cl cjcrrrplo cotirlir¡¡o tluc rnc h.r cl¡ri,r tlcl potler dc crc:rr. C¡nrbi¡r de cst.ttlo clc ínir.tro, s,rlir <lcl cslcrco (ir¡cils rr Aqucllos cluc rrrc lr,rn eui¡do clcsclc cl intcrior. ti¡r1il, cnccr l¡ "victi¡litis", neoloqisrtro rlluv ()p dcsign,rr cstc clichú ncq:rtivo quc nos alcatrz,r ir t forrrr,r u otr,r. ¿Irs posiblc t<,davíi1 scrtrjrsc víctitrli morncnto cn quc hctnos l¡rrcntlitlo a clcgir los p quc rlrs contluzcirr ¡ scrrtrr y rc,rlizar? ; Cítnto víctirnas, o crccrtros trlcs, si nos 1)lvcnr()s cotrsc siernpre hcrnos sir],t los crc¡tlo¡cs dc nttcstro li;r
  4. 4. y los qr-rc han apretrdiclo la sabicluría o cl rnagistcri<.r ¡,or cllos nrisrnos o, a vcccs, ccrn ia avucla <le un macstro. Ést" cl a"r,l dt Arrrric M.rrqui(.r, qlri( n. irrtpir,rJ.r v gui.rtlr ¡r,rr er¡",¡ i¡¡r¡7,¡ tn lcrrrr, ll¡ fu ll l¡r lt u ¡l i(.n I r, dc dcs,t rrollo .lc l.r pt.rron,t .. r cl quc anirra a los particip:rntcs a deshacerse dc los exccsos dc pcrso¡alismo, clc clisolvcr estc cgo quc nos impidc trasccn clcr y quc, no obstanrc, debcrá llcgar a ser lc, srificientcmcn tc ft¡crt,. y.¡nse¡(l c .t,ln( f.1¡J qucrcr rc(r,noi(.r quc. cn Preámbulo Lrn pl,It{.rbsr,lt¡to. rro,.r¡ ntis que un csp(.iis to scm,.j.rnt(. a un sueño... El objetivo dc cste libro cs dar a cada uno hcrr f)e.c¡mos quc cstc liLrlo ir:spire;rl rnryor núrncro u.,siblr, conciencia para recnconrrar su propio pocler y s Jc 1. r.or.r.. p.rr.r quc rru".tr,, p i",,cr ¡ sc lib.,rc rl.,csrc i.,f,,, ., Hace ya muchísimo tiempo, cuando nos pc nlento progresrvo quc le lmponcmos y encuentre un cstadcl proceso de involución, perdirnos también nu Ilrís natural dc prz y dc libcrtacl. también perdinos cl con¡acto con nucsrros pr ncs y olviclamos consccucrltc[lente que fuimo PI Iit{RFt rü/trlt.,, absolutos del lucgo que elegirnos jugar. Ahora Univcrsidad H.I. de la Prz mo lc¡s niños quc dcspués dc invcntar un iuego tsras ilia rcglas quc ellos mismos han fijado. Empiczan sufrir al scntirsc prisioneros dc csas rcglas quc h do y quc no conprcndcn a rnedida quc las olvida cada vez más víctinras de un jucgo que ya no lc quc no satren de dóndc proccdc y quc ya no tie gracra. El ser hurnano parccc encontrtrrse en csta situ concicncia c¡rdinaria. Ha olvidado quc hacc algun dc años cn¡rezri un jucgo cuyas rcglas fueron con prccisión y rnucho rigor. [l juego mismo co vidar nomcntáneanrentc la cscncia divina tlc su n ¡ror corsigr.ricnte, que también era creador. Sól r.rcxrlcnte, porquc cl viaje global clc involució lucicin de Ia concicncia debe llcvarnos dc forma * algún momcnto prcciso, dcl olviclo a un nucv l)¡)c¡or en Psicolosí¡ por t¡ Uni!crsidlJ de p.rrís l)irccror h,,¡i,r¡rio cje l¡ . ¡Av,ei¡ciil¡ Ii¡nccs:r liinsfcrs(,n¡1. trorcsor rlc l¡ Unii,esid¡d t,cdcr¡t Jc Bct(, rniento. Ahora bien, ncls enc()ntranlos cn un ¡rflorizonte. Br.rsil. PrcsiJc¡te Jc l¡ Cirú J¡.l¡ p,ri.- co-funcl¡.1,)r dt l¡ Univosid¡cl quc CllrPC/.1mos .t qucr( r , ( r.r clrcontr¡r..,nsciHolític¡ lntcrn¡cionrlilc Ilr¡siti:r. Igurlmcntec,,i.fLrnJrrlorc1c FI<,los-t¡re,¡.rci,, l cl sccrcto pcnlido dcsdc hace ranto ticnrpo, a sab¡¡1. ¡s()ci¡(.;(in holístic¡ inrcnracio¡tr1 prc hernos sido creadores tle nuestro viajc, pcro tl
  5. 5. El ¡rroccso crcaclr¡r cs en sí extre n.radamcnte complejo, y nucvas tcorías filosóficas (lo que puede scr, porirutores conlo Alicc Bailcy o Héléne Blavatsky nos haccn scr resantc cn otros n.romcntos) sino más bicn de preñar antc la complejidad clc cste inrnenso u¡liverso. En cam- los medios de dominar cl fu n c ionarr.ricnto mebio, cl prir.rcipio en sí mismo es rcccsible a la concicncia dcl quc producirán una difercncia dirccta y concrcrascr humano acü¿l, y cs precisamcnte de cste ¡rrincipio cle lo dc la vida cotidiana.quc vamos a frabl¿r. Vamc¡s a dar cicrtas explicaciones qnc Pcrsonalmcntc, el concepto dc rcspons a bfacilitarán su comprcr.rsitin y su accptación lntcl".tr.,"1. É.r. ción creación ha nacido cn rlí poco a poco a raízsupucsto quc se trata dc un ¡rrimcr cnfoque, pcro este enfcr prcguntas que me formulaba sobrc la vida cuandque pcrmite ya aplicacioncs prácticas cle gran alcancc para ña. Nací cn una familia fcliz, donde había mucl.rtransformar positivamente la calidad dc nuestra vida coridia gríir y calor humano, pcro cn aqucllos días estábana, la de nuestras relaciones y la del munclo en que vivimos. na gucrrx en Irrancia. Estuvc confrontada cnt Es cicrto que cn un futuro se rcaliz-arán r.rumerosas invcsti, aspcctos de la vida: la tcrnura, eJ afecto, el calor,gaciones sobrc cste asunto que sc c()nvertirá simplcmcntc cn vivir cn mi farniJia, y luego, al cxtcrior, cl horroobjeto dc estudio científico; a parrir del momento cn que la rnicntos, los carnpos de concentración, las tortucicncia ya no se ocupc dcl simplc mundo n.raterial hallará cl cs gro, cl miedo, la violcncia. ¿Por qué cra cl muntado dc dcscribir y dorninar los fenómcnos dc los munclos con qué tanto sufrimicnto, a la vcz que el scr humanvibraciones más elevadrs. Esos t¡empos sc aveclnan: tanta capacidad dc fcliciclad ? Y con cstas prcguntas cn mi intcrior hc empcz Las Jucrzas puestas en marcba por los pensadores, los var al rnundo y a buscar cl porqué y el cómo tic esa sabios, los hombres raligic.tscts realmente ar.anzados, (...) Porquc si pucliéramos cncontrar cl porqué y el c los filósofos modernos y tambión los bombres que se ocu- ces qu izá nos cncontrarían.ros en conclicioncs dc pan de otros dominios clcl pensamiento buntano, empujan clicha y p;rz, y rncnos sufrimicntos sobrc cstc pla poco,t poco y progrcsitame ntc d los cuerpos sutilcs de la sido mi búsqucda a lo largo de r.ni vida, rnís o rncn humanidatl y los lleaan al punto donda empiezdn a com te según las ép,:rcas, constituyendo el hilo cond Prendcr tres coslls: indagaciones intcriorcs. Comprencler la vida, r. a) La rcalidad dc los mundcts inztisibles. con la cabcza sirro con cl corazón, con toclo mi sc hl Ilinm(nso p.,Jcr dcl pensamiento. dcr la vicla ¡rara poder saborearla, jugar y bailar c) La neccsidad dc un conocimiento cicntífico dc estas tocla la fucrza y toda la libertad; éstc cs el dcsco q dos cucstiones.l rcside cn el fondo dc n.rí. Es también el que reside hunano, como he podido constararlo cn rnitraba Pcro de la misma forrra que urilizamos la elcctricidad cn Mi intuición personal me pcrnitía prcscntir qnucstra vicla corrientc sir quc la cicncia haya podido cxplicar orclcn cn algunx parte dcl univcrso, pcro rni mcnvcrcladeramcnte su naturalcza p.r.lc,,iiliza, gor dc una Iorm;rción matemática, exigía ur.ra cel conocirnicnto práctico quc "xa.t",,ra-.r, " tcnemos de cicrios funciona más clara. He intcntaclo cn mi pJantcarniento seguir un : AIicc A. trrilcy. Tzrado s,,hc ta nnsia btan¿¿. ltd. Siri,,. Jogo, en cierto scntido, al carninc¡ científico, a s t2, rl
  6. 6. tantásticas, sino con hipótesis y¿ urilizadas durar.rte siglos cleestudios esotéricos y filosóficos, y evocados por la mayorpartc dc los rnacsrros de la sabiduría dc tod¿s Ias tradicior.rcsclel nundo, cualquiera que fucra su erlgen. Si cstc libro hacc vibrar en ti alguna verclad ya prescntcJcntonccs todo está bicn. Pero si no despicrta nilguna vcrdadcn ti, entonccs déjalo v todo csta bien rambién. Yo estaba cn.errada en und concbd. He escrito cste libro a fin de aportar rni humilde contri- Creía que erd incapaz dc cambiar mil¡ución al inmenso cs{ucrzo quc hacc la humanidad hov díanrr.r rlir tlc ll ignorlneir 1 Je h incon,.ien..i¿, dcl wfri- Luegctnriento y. dc la dcsdicha, para volver a cncontrar la paz, la di cncontrécha y Ia libertad. la profundidad del mar, l)cseo que estc libro pueda trrer más certeza en la cohc la belleza del cielo,rcncia, la perfección y la intcligencia del univcrso; más ¡raz, la líbertad de los pájaros,arnor y compasión pilra nosotros mismos y para cada uno.lc la fwerza dcl viento,nucstros compañeros cle ruta hacia la ma¡ifcstación últimacle nu cstro ser. la li.gcreza de las nube :, la luz, del sol, y hc sentido que todo eso erd )to. Yo era profunda como el mar, be lla como el cielo, libre como los pájaros, potente com el aiento, Iigera como las nubes, luminosacomoelsol, y cntonces be elegido aoloer a seÍ lo
  7. 7. Introducciírn[,n estos ticmpos cn quc la conciencia l.rusca nucven quc cada uno l.rusca com¡rrcndersc mcjor, yrncjor el rnundo quc lc rodca, una multitutl dccc¡.rtos, cle nr¡cvos "paradignras" clncrqcn. Algutan rucvos con]o pareccn aprion, otros sc ascrnantiguas formas pensamicnros quc cs difícil sacscntido real y la novedad. Para clrrificar lo que entcnclcmos por ¡raradn.ros la definicirin clc csrc término quc Marilynen su libro Z¿ Conspiración dc Acuario: "fJ¡r parrmarco dc ¡rcnsarniento (dcl grjcgo paradejgza:una cspecic clc cstr-uctura intclcctual que permprcnsión y la cxplicaciírn dc cicrtr¡s xspectos de[,n e] transcurso de csta ol¡ra utiliz¿rcnos igr¡altérlninos equivalcntcs (contcxto de pcnsamicntoprinci¡.rio, punto dc r-ista, fon.na clc pcrcibir las c En la histori¡ clc la humanidrcl, ningún camcligrla sc ha intcgr¿dc, dc ft¡rma instantánca en lcolcctiva, sint¡ toclo lo contrario. L,r cnrergcnciaparadignras sc hace lentar.¡lcntc caprincipio fuertes rcsisrcncias- y-lcvantanclo ticu respctarrdo cllución c integraciiin cle la concicncia hr¡m¡na. El nucvo paradigma dc rcsponsabilidad atración prcscntaclo aquí rlcberá scr cx¿ntin¡tlo con ¿v¡flas razoncS. Por una ¡rartc, la nrisila p,rlabrl .rcsponsebili"vicj¿" palabra cargat{a a przorl dc rrucho scntid t-
  8. 8. ,lc un,t c,rs.r confi,rc{¡r-... No cs cse scrltiLl() cl quc le tlarcrtr,rs I)rrcsto tluc e-l cr.r¡rcn ,lc csrc rttc.,, lt.rrltligttt,irqt¡í v (lcbcrcrrr()s con nluch() cuiriltlt¡ rcrlcfitrir ci nuc¡() P¡ cer l.r dcscripcicirr tlc cicrl,ts rllccrlrrisllt()s (lc lr tltcrrrrlignrl, cl nucvo c()rccpt() quc q!rcrcrn()s cxprcs.rr p()r cstc v 1r,r r.r iacilit.rr l.r frt csc¡tt¡t iri n, rcc(J r(l¡ r(!llos ctl cconjunto tlc ¡r.rlrbrrs, p()rqr¡c su signiiicaciírn cst.í nluv irj()s clc l,r ¡rrinrcr,r l.,l tc tut nt,t,.lclt, tlrrc clcscriba l.t csclc scr irrnrcdi¡t¡. Sin rlL¡<l;r ¡lgu¡ros irrvcnt,rrrírr unl rrucvn ¡rr- qr¡jc.l (lcl s(r hunrilno. Itstc rnotlclct, qLl( plcscll.rL¡r:rs o r,ri:rs P.rrx cPres¡r cstc nu(() c()rccpt() currnclo csró folrr,r qcncr,rl, sth¡l],r c,rtl [t-cctrc,,ci¡ b.tjo urt.t Ll() sufici( nte!Icr)lc i¡rlcqr¿(l() (n l¿ c()ncicncj¿ colcctiv¡. l)c cn nt¡nler()si1s clcscriltcirllrcs clc l:l cstrtlcttlr¡ lttltllr()mcnt(), clcbcrrros scr-inr()s rlc trn voc¡ltr¡l¡rio licjo t¡trc 1r.rs,rrr.l,r cl cnloquc cstt ictrllncrrtc rl¡f crii¡listrr. lco t-t-Lsl-ro n(lc ¡ unil c()rciclciir rntrrt,rl linrit,rtl,r pall tlcsctrbrir, cirrr clc estc nrotlclo facilit¡rrí lr com¡.trtrtsitin,lcil pcs:rr (lc torlo, algo tluc c,rrrricnz,r a soLr¡cpasar cstx c()l tlcscrito nris tarrlc.cicnci¡. Así sc h¡ elcctuaclo c,rn frceuerrci,r l,r cv,,lucirilr del Alttcs tle tlcs¡rr,rll,ll l,s clilcrstls ilsPectos clclc r gu ajc. rJ. ¡r,rrldiunr,r, rcc,,rtlarcrrr,rs jgtt,tlmctttc lo <¡ttc Por ()tra pirrtc. a clus¡ dc l,r lparcntc nr)ucdad, clc la ctrlrr- tcxt,., clc [rerrs,rnricnt(). l)cscri[)ircnr()s tu) c]ctcrnplcjid.rd I del¡ sutilitl¡,.1 ile csrc p,rncligmrr, su conr¡rrensirín ciOn.r rnicnt,r dc nt¡.strtrs sistetttirs nlclltillcs v su llrtcqrlcrírlr no scrín rrcccsari¡nrcntc ilnrc(li¡t¿s. l,lsto quó n{) son ncces¡ri,rmcntc ficilcs v accpt,rdrts tlcpitlc rcflcxión, obscrr¡cirin v cxpc¡ rcncr.r. I:rr cl tr¡rnscrrso clc cst¡ pr;mcr¡ p¡rtc, L No obstantc emcrf{c triulquilarr)cntc urr poco por to(li1s igu¡lnrcntc rtn 1-r,rr.rtlienr.r ntuv c()rriclllc crl tlLlcp:1rtcs, y bajo ll ¡rrcsiirn dc csr¡ crncrgcnci:r, a rlcrruclo sc lo cl ¡,erldiglrrrr de l.r ríctinr.r, dcl cLtal ¡.orlretu()shrr ¡rrcscrttacio v corrprcndido clc una forr¡¡ sinr¡rlist;r, in vcnt.r jrrs t l,rs illc,rrrr,crticltcs.corn¡rlctr, dcforrnacl¿, Ilasta r¡l punto qL¡c llcg¡rnos fin,rl l:rr l¿ scguncl¡ ¡r.rrtc clcl libro Itrcsent,rrcm()s crr)cntc x ¡lg() qUc nO Cs nluV c()ltercntc ¡larl toda pcrsorrit qtrc clc ttspcnstltilitlal-¡tr¡tctitjn (ttción , lr¡rós clcc¡rricra sclvirsc tlcl rigor dc su cspíritu con cl firr rle c,rprr,rr :rspcct()s, ¡sí com() talrbiirt stts c()tlsectlcrlci:rs srrrcj,rr cl rrruntlo. Así ¡rtrcs, clrrcmos lquí rro unr dcfillicitin lrort.r nr icn t, t ltu trt.trrt,.r;ipida 1 sirn¡,lc dc cstc conccpto, si¡x¡ rlis trierr rlifclcnrcs (,on l¡ Iin¡li<1.td clc,rligcrrl l.t prcscrrtrciítrtprrrtos dc vistl ¡ p¿rtir dc Ios cualcs se puctlc entr¡r cn c()n "rcsp()ns¡bilid¡cl " serí util izatl,r,r ure¡t¡cl,, sril.r (t:1cto c()n cstc nucvo prrrirdignlil, cl¡ntlo la oclsión rr c¡da r¡n() resp,rnsrbili.l.rtl) c.rttc, rcrsr,ilt rcsuntitl,r (lcl c(rlr fr.ll1.l( rt¡r r .,r lr,l].l..r¡() nlci(r. t*l, rt.rIiIi,I r,Lr tr.r( iitrI rtt r. i,irr I)iclro tlc ()tr() n-l()(l(), n() l)rcscntilrnos n,rcla crr c¡uc crccr;tocl¡ c¡ccncia irrrpidc cl rc¡l conocilnicnto, sino quc ofrcccnl()s lnís bicn un tcm¡ dc rc[]cxiírn yr por c()ns;!¡uicntc, una,,c¡sión <lc cns¡nchanricrrto rlc l,r concicncia. lin lirr, l;r intcgraciirn y l.r conr¡rrcnsiirn dc cstc nucv()1.rinci¡.rio clc rcs¡.xrns.rl,ilicl¡rl no scrárr {rícilcs, porquc estcrcxiqc tLrnr.rr ciist:urci¡ dc los c()nccpt()s dc ¡rcnsanricrrro hlbituirles. Plr:r cl tltrc l,: crrnsigr, cstit lc propor.cionari con totloU¡li qr il¡r .rPcrtur:r. !lI]i1 lluc¡ libCrt¡d I r¡n conttrcl,r nrás cll rll
  9. 9. Primera Parte LA CONSTITUCIÓN DEL SER HUMANOEL PARADIGMA DE LA VÍCT
  10. 10. 1. Un modelo de la esrructura del ser hurnano Dtspuis tlt larsc tuentu t l hombrt cs lil,rc ¡, pt,rl.tro. Añt dc l¿ Prestno,t cl l¡ambrc t l perfcrto; xlla .lt,^N Il()rr(Para facilitar la conrprcnsión dcl concepto clc rdad, scrá útil dar ura dcscripción, un nroclclo dela ¡tartir clcl cual poclamos traba¡ar. Recorclc¡¡os quc un rnodclo es una especicrcfcrcnciirs, una clcscripciírn dc l¿ realidail y nomi1n.1. | t,lm(,jr,r(,lUntbr.r(l¡, I {r|ltri,ll.rrJ. ,cl ..rrn¡o, i. nnli.,. l)u( lo qLrrr..s cl p r¡r cs,, rn iliz.r l:r . icnci:r ¡,rr.r ir dc,l..errLrrrnric¡rro cn tl.s..u El nodelo clc Newton ha sido utilizadt¡ duaños para cxplicar la lcv dc la gravcclrd univeaportado cicrta corlprensirir v cicrto donrinic.ullivcrso. Su cm¡rle.o l.ra perrniticlo haccr ¿vanzanricnto y la expericnci,r, hasta cl nt()llcltto en quhan rcsult¡do cvidcntcs; cntonccs hcmos pasadoEi¡stein. lste rnodclo más rrnplio ha pcrmiticloconprensicin y rnacsrría. Pcro éstc cstí lejos c1c secirin últirnr. É,n cfccto, los cnfoqucs cicntíficos mhar.r pcrmiticio h;rcer otros hallazgos, y la teoría clcsido rmpliacla. Sin cmtrrrgo csos moclclos son ú ¿i
  11. 11. su[icicntcrncnte un:r porciírn rlc la realiclad para constituirsc ordinaria, quc est€ ser interior es perfecto en sen u n apoy<, cficaz v h,rccr avarrzrr cl conocimicnto v la cxpc- to<lo amor, todo intcligcnci:r, todo conciencia,ric¡rcia cn un r¡ronrcnto clado dc la cvolución dc l,r humanitlad. etc. lls lo quc sc exprcsx cttn frecucrtci¡ cuantlo l)cbcrá hrrccrsc cl nrismo nrétodo Lritra cl conocimicntcr cstc scr es clc natur,rlcza "divir.r¿". Ctt¡rsidcratrlopri<,,tógie,, v (spiritu.)l Jcl .c, hu,,r.i,ro. Utiliz.rrcr¡r,,s un oLtc so[los cl] csenclil.mo<lclo cr.r l¡ metlida quc nos pcrmita rcflexion;rr, avanzar c Sin ernbargo, a ¡rcsar de la ¡rcrfcccitin cle quc cinvcstigar, en la mcclicla quc nos permita comprcncler rncjc,r no pareccnlos manifcstxrla cn la ,id¿ tlc todos lonucsrro unlvcrso cn un monrcnto clado, sabicntl.r euc n() cs quú? , (s l1(rrqLrc tlucslr¡ cscnei¿ n(, cs Pcr[(clnris quc ciclt.r rnrncr¡ tle dccribir I.r rc.rlidrd, ., rc,r. . iclt,r plcrrrcntc porque el vchículo tlc r.nanifcstación nom¡¡rcr-a dc vcr las cosas, y quc llcgará un nrorncnt.o en quc to toclavía. Una imagcn ilustrará fácilnrcnte cstcpoclrcmos con certcza arnpliar y enriquccer csta visión. Po- Comparcmos nucstro Ello l ur.r pianista ntardría scr quc incluso prsárarnos ¡r un modclo bast¡nte difcrcu- mucho talcnto, c incluso gcnial. Sin cnrbarqo, tate, accrcándonos cacla vez más ¿ una re,rlidad última quc, dc rno pudicsc serlo, si no disponc más que cle una pmonrcnto, l1o conoccr-Ítos. fjno de nucstros macstros tlccía: fina,la, cuvo moÍrtxic no está todavía complcto"No sc pasa nunca del crlor ¡ l¡ vcrdatl, sino sicrnpre de una fal¡an cuerrlas y teclas, cu,vo tcclado estí llcno dcverdrcl ¡nás pcqueira a una vcrrlad más grrndc." dc vcz- cn cuando se pone a tocar su mútsica pro I-{abiendo rcconlado est(), vamos a utilizar u¡r moclclcr antcmano c indepc r.rd icnte Irte n te dc lo quc qubast,rnte flcxiblc y arnplio conro para quc resultc fácilrnc¡rte pianista; cn cstas condicioncs éste no ¡rodrá haccacc¡ttrble y scrá al nlismo ticorpo, una buena hcrramicnta sica. Para quc pucda tocar Lric¡r no l.ray rtada quc c¡rara frcilitar la comprcnsión clcl concc¡rto de rcsponsabili cscncia de lo quc cs; sólo tierrc que afinrr y arrcgda<l-atracci<in-crcaci<ir.r, porquc ésc es, cn clefinitiva, nucstr<r Es cl tipo dc trabaj.r quc clclrctnos h¡cer a nivcverdl(lcl o tctTla. pcrsor.raliclad. Tcrminar de construirla, afinarla Co¡rsicle rirrnos quc el ser humano está constituido por mrrla, armonizarla, libcrarsc.lc clla, a fin dc qucun ser interior (al cual sc lc ha dado clifcrentes ¡lombrcs cn puccla exprcsar su canto dc ltcllcza, clc paz, dc ¡otras tantas culturas y tradicir¡nes: Aln.ra, Ccntro, Angcl so bcrt¿d cn cl r¡undo físico.lar, Cristo intcrior, Fucnte, Yo supcrior, Concicncia su¡tc- Somos pcr{cctos en esencia, y siur¡rlcmcntcrior, Guía interior, [.go (con IJ rnavúscula) y quc este s€r in- rrcras e insuficicncias cn nucstro vehículo qucterior dispone de un vehículo de nranifestación (llam.rclcr dc n.romento I¡anifcstar cst¡r pcrfeccitirr.frccucntcmcntc "personalidad" o ego) forrnaclo dc un cucrpo En rcsumen, nucstra hiptítcsis dc ¡tarticla csmcntal, clc un cuerp() cmocional y dc un cuerpo físico quc lc posccmos r¡n cuerpo físico, pcrtl no so¡llos estc cpernrite manilcstarsc clr cl mun<lo dc la rrr¡tcria. tcncntos cn-l()clones, Pcro no somos csas cnloclon A estc scr intcrior lo llamarenos aquí cl L,llo pcro. cvi- pclrst.rnicnlr)s lcr n{r sotnr}i.c*.s Pclls¡tnicnt,s B".¡"Jcnt( nrcttt( t cl uombrt rn sr rtrr tiene i,rrport"nai". a,rn escncla un scri unx conclencla que poscc todoclcgir uno p.trl podcl eornl,re¡1.1.,r. Este ser interior. l, rnrr¡- dcbc obtcncr cl donrinio de todo ello.do dc rnatcria (o concicncia) vil¡rando a una frccucncia muy Tomar cl contr()l dc estc vehículo Pucdc selcvad¡, tiene necesidad de un vehículo de manifestaciírn c()rno un c¡rmbio dc idcntificación de l¡r concicn 71
  12. 12. i,lcrrtific¡n r,,d,rví.¡ r,rn sus errr((i(,ncs, y lod.lvi:r nlis c¡tt sur rruajc (el cuerpo físico) a mcnudo basta¡rtc dctcriopens¡nrientos. El control se alcanzá cuando hay desplaza- oue pilsa cuando nucstra vitla está cotrtroladx pn)iento de la conciencin ) en el instante en que come¡lzanlos ai"""t, y sr¡lamcrrtc p()r las cmociones. Sin cmbaa desidentificarnos del vehículo de manifestación para iden- tam.¡s de csc caballo. !,¡rtonccs la naturalcz,a nostificarnos con la esencia de lo que somos: con el Ello. Ln esc cochcro para, cn priucipio, dirigirlo intcligcntcrncm..rmcnl{). crr lLrg.tr dc scr Lrriliz.rJl cl sll mJv()r f.lrt( p()r cl uriliz-ar con sensxiez to¿la cstr fuerz-a. El papcl depropio vehículo, nucstra cncrgía pasa a cstar disponiblc para crrociones) consiste ctl sutninistrar la encrgía qunucstro Ell(). Éstc utiliza cntonccs cl vchículo (cucrpo físico, vcr las cosas en cl mundo rn:rterixl. l,l papclcmociones, y pcnsanicntos) para manifcstar concrctamcntc (cuerpo mcn¡rl) cs el cle sabcr utilizar csta cncrgtodirs sus ct¡alicladcs en cl munclo físico. clura. Para quc csto sca así debe sabcr cscuchar Ilste rnodelo se cncLrentra cn una analosía clcl scr hum¡no cioncs Lrrovcnicutcs dcl Ello (el Arno scntado cnsirn¡lc v Inuy onoc;dil, ins¡l¡¿dx cn l¡s tm.licioncs ori.rrt¡- - accD;r somctcrsc a cllas. vles. Como todr rnalogía, ticnc sus límitcs, pcro la utilizarc Ya que, para quc la partc tnetttal dcl ser humr¡os tlc vcz en cuando porquc pcrmitc explicar el funciona pl"rr"trtc,.tt" su ftrnción, ncccsita por unl Partc clrnicnto dcl scr humrno, bajo cicrtos aspectos, dc mancra capacidad dc cstar cn rclaciírn dirccta y c()nscicnteclar,r y plcrra dc imágcncs. (por lo quc se llalr.ra la ir.rtuicií>n cn el scntido m Scgún csta analogía, el scr humano sc puedc conlpirrar término), a fin dc recibir las instruccioncs; por otcon un con junt,t formado ¡.ror un carruajc, un caball() quc tira cesita dcsarrc,llar cl cort<¡cimiento tlc la naturalczdcl carruajc, un cochcro quc dirigc al c¡trallo y el Arno scnta- a fin cle mantcncr el corrtrol cuanclo ést¡r se dcsbtlo cn cl carruajc, dctrás.lel cochcro. El conjunto avanza por Jiriqir l¿ ctrcrgíl quc lePrcscntx c()rlsaictlteme nlcl canlt no. ,"t"2. Cu"ttdo sc realiz-a cstc fu rlcionxmie nto [,] carrulje rcprescnta cl cucrpt, físico, cl caballo rc¡rrc- rncntal, podcmos tencr una Perso¡ralid¿d (consenta el cucrpo cmocional, cl cochero rcpresenta cl cucrpo cmocional v mcntal) quc está totalmcntc al servicrncntrl y cl amo reprcsert,r cl Ello. El camin<¡ reprcscnta cl l-n nuestro, cl Ello pucdc manifestarsqlln viaje clcl Flllo a tmvés <lcl mundo cle la materia parr cx- "st".".., mentc con todas sus cualidatlcs cn cl mundo físicpcrinrentarlo y clominrrlo. nlos absolt-rtamcntc dc lluestra melltc, Pcro dcbc Prr¡ av:rrrz¡r n()r nucstro . anrino n.ccsit¡mos un cJrru,l lr para quc sca rcllmentc caPaT- dc haccr cl trabrijc cn buen cst"d,,, tlccir un cucrpo físico sano, cspecial y no ()tr.l (()sJ. ",lncntc un siste¡nl nervioso y un ccrcbro en la plcnitud de sus Ahora bien, no es exxctattrente así colno las cfacult:rdes. err el nivcl .{¡ ¡v,l¡¡i1irr cn cltlc n()s Lnc(rlllr.llltlr5 Nccesitamos taml¡ién un bucn caballo, v cuánto rnás tc. Ntrcstr¡r mentc no cstá sictnPrc cn contacto cofucrtc y robusto sca cl caballo, mejor y más deprisa y con forma de fi¡ncic¡nar estí lcios dc scr unr res¡rucrnayor placcr avAnzarcnlos ¡tor el camino. [,sto quicre tlccir nca, inteligente 1 flexiltle r las instrucciones deposccr ur.r sistcnl¡ cr¡ocion;rl fuertc y potcntc. Pero entonccs fucntc de vcrdatlcro corrocirniento y dc vcrdacleempiczan los cngorros. Porquc si ¡lucstro caballo es cfectiva- En el estadio actuill dc la evt¡lució¡r humana, la mÍncr.rtc rnuv robusto pcro rnal dirigido, corre cl ricsgo a veccs ,ra fu¡rciona cc,n frecucttcia como ll vieja pianola z6 27
  13. 13. da como para pcrnritir una cxprcsiírn clara y armoniosa de nucstro order-rador y, cn esc morncr-rto, empezar los irnpu lsos "divinos" dcl Ello. dirección dc nucstra vida, si no a nucstro Ello d Mcncione¡nos aquí de nroclo sintético, a fin clc comprcn al n-rcnos a csta parte clc nuestra ¡ncntc quc cstí dcr rncjor cl funci<¡narniento dc lo que se llarna la mcnte, quc con ó1. Porquc solamcntc cl Arno quc viaje en el se la pucde considerar como consriruida dc dos partes. Una lroce cl camino qu.: nos trae paz y libertacl. La mprimera partc, llamada mcnte infcrior (o mcnte concretar o no ticnc ningún cc,nocirnicrrto acerca dc Ia paz, l mcnte automática), que no cstá directaÍlente en contacto con dicha y la satisfacción completa dc nuestro scr. Ccl Ello. Esta parte funciona tal como un ordenador, a partir sotrreviva, tanto a nivcl físico cor¡o a nivcl dc losdc programaciones cc¡nstruidas en el pasado. Una de sui fun pcnsamielto, está satisfecha.ciolrcs primordiales cs la dc asegurar la supervivcncia dc la Lo peor es que, no sólo la mcntc in{crior nopersor.ralidad a todo precio. cimiento dcl camino, sino quc tampoco ticnc La seguncla partc, llamada mente supcrior (o mente abso r¡icnto ncccsario para dirigir cl caballo. Lo únicIuta), cstá en contacro con el Ellc¡. Está constituida por una haccr es probar a xgotar cl caballo para al mcnosubstancia mental que vibra a una frccuencia cicrrada, y es, en nos problcmas con é1. Es lo quc llamamos refefecto, cl puentc cntre cl Ello y la personalidad. Su función cs nucstras crnoclones y nuestro potencial emocila de transmitir la voluntad dcl Ello a la pcrsonalidad. chero, mucrto clc micclo delantc de las espantad El ser humano medio ¿ctúa la mayor partc de las vcces dcl caballo, tcrmina por intentar manearlc las pabajo lo.s impulsos de su personalidad, clla misrna dirigida antcojeras o hacerle pasar hambrc para quc sc ccscncialmcnte por cl contcnido de la mente inferior, xutorná- ccs lleqa incluso a matarlo, pcro cntonces tiene qtica. Ahora bien sin las instrucciones tlcl Amo, pescantc y tirar él mismo cl carruaje. Es lo que l ¿en qué se ba-srrá el cochero para clegir cl camino? Escncialmcnte en sus vir cercbralmentc, separado de sus emocioncs. ¡Acx¡reriencias pasadas y no cn cl conocimicntr¡ de la rcalidad esto no nos procura gran feliciclad ni éxtasis cn ndcl momcnto prcscnte. Dc la nrrsrna nanera quc un gran or- por suPucsto.denldor, la mclrtc inferior memoriz" t,r.l" En cstc scntido, si queremos mcjorar las cosa "..rarpul.,r",rr",rt"cx¡reriencia pasada que haya podido asegurar la supervivcr.r- quc dcbemos hacer es doblc. Primeramcnte, darcia de la pcrsonaliclad. Basándosc cn cste principio, toda cx nuevamente al caballo, tanto como clcscc, cspericncia pasada es vílicla, y cualquiera quc {ucra la situación nuestro potcncial cmocit¡nal. Esto sc hacía mucactual tcnemos tendcncia a rcaccionar como cn cl pasado, y rapixs dc los años 60 cuantlo todo cl rnundo apreasí a todos los niveles: al clel cuerpo físico, de las emociones tar sus cnlocioncs y a cxprcsarlas de todas las fv dc los pensamicntos. blcs, prccisamentc sin nuchc, discernim ic¡rto. . E-sto podría ser cx¡riicado después, pcro según_cl propós;to dc (ste lil¡r" dircrn.,s sirn¡lcrncnte quc cu¡lld,,,tucitr¡ época cra un paso adelante y represcntaba cicr Pcro cvidcntementc cso no era suficicntc. Porvid¿ csri dirigid.l por ¡.,ri" d" ,,uc.rr" rncrrrc. lr.r1 rruy quc se ha encontrado y reconociclo la fucrza crnpocas probabilidades ".,,"tcncr una vida satisfacroria. Esta de quc satrer qué hacer con clla. Tencr un fucrtc popartc de Ia mcntc nos manticne fucrtemcntc cncerrados cn cional cs indispensable, pero cs prcciso para nucnucstro pasado sin que generalmente seamos conscientcs. Es tar y el de Jos que nos rodcan aprenderlo a dirig z6
  14. 14. Por st¡l-rLlcsltt quc ¡r() (ief)cr¡t()s ¡e¡rcg.tr clc nuestri llteutcirrfcrior, ¡rorqttc tr¿clr cstÍ tlc r¡r.ís cr lil cstruclrrr¿ hunran¿. .l) H,rv t¡rr ¿]rrl¡ crt totl.t iirrtllrr llttrn,tll,tSi rrr¡rlcrrtctttc, ilprcndcrcnlos ¡ pr()gr¡nrilrla <lc nuevo cons- sc sirvc de l,rs,rspcct,rs i t l c r ir I lc s .l c I l¡orlllt rcicntcnrcrttcslrr¡ctida a l¡ roir¡nt:¡tl dc nuestrr¡ l.-llo, r-íl nrcn .clríeulc,s () i()rrl¡s .1c ex1rcsi.itt lll obictivotc su¡-rcr-ior. Erlonccs rros scrÍ rrruy útil. lr¡ci,irt cs rlllnrcr)tilr, irrtcnsilic¡rcl c¡rtltrol tlc A.i l.t¡.., rl(l,ui..l( h.rl.r lilcr,r.l,,.l . r r , . l , r r r,r , [ , . 1 1 , , r r , . e5tc itlst ru lllc n t()...nr()s ¡ entrenar al cochero. I-n pirrte, is¡c cs cl pro¡.rLisiro rlc -2) Ll:inr.tIt.tos pcrsonilli(l.rd ¡ l,r sulll¿ rlc ¡r¡cstr() lil)ro, prlcsto qtrc vatn()s a ;rprcrr<lcr,r clrnbiar cl crtn inlcr-ior-cs cttrrnclo cstán tl(sarrt)ll,ltl,ls v c tcnido rlc nlrcstr.l nlc-lrlc ¡r,rra cntrcn,rrl,r a pcnsirr c()n ¡rís Est¡ r.rrticl¡rl cstá c()rrrpt¡cstrt ltor ltts cstlcl,rs.rrr¡rlitud v cstrr ¡sí más cn conr:rcro cor la cncrgírr dtl l:llo- cnr()t;ros d"l scr, 1,tr le crrcrqía vil¡l v f() Cu¡ntlo la ¡lentc lr,r,r c¡lc<rntrarlo strs vcrclltlcr;rs fr¡n- {í.ic,,,lc rcsl)trcstil! cltrc "tlis{r.azan u octtltrcioncs, lrr r)xturirlczx crnocionrl tlas corr<licioncs potlrárr lr. f--stos rrs¡rccttrs sc tlcs¡rrttll,rtt stlccsivrl : Pr()gr I) l( rl i7,l r( LoI] lll,t,,r l.r. ili.l,¡tl. v sirlo cualrlo cl ht,rlt[¡rc h.r arlquiritlo urr gt Hcnros prcscrrtacl() l)rcvcrllcntc estc rrr()del(), sienclo rrruv tlc clcvatlo tlcs,rrrt,llo, cs ct¡rtttdo lc cs ¡ros( ( ) l ( ( l l t ( r l ( t¡ t l.t ( lIU rr.t ,1,.1 s,.l lrUlIl.r¡r,,(s(tr-(.ll].t- r l rr narl()s - ullcri()r-nrctlrc ulti¡l()s ¡1 rrlnl¡ i¡tltl¡d¡tlcrltc cotl¡rJcj.t v dc quc cstc.lsu¡t() por sí ltrisnt¡r puc|c concictlci;1. l4 rís t¡rJc sc ¡lcirr)z-a cl c()ntrol lt()cup¡r l:ls indrg,rcioncs clc tocla r¡n¡ virl,r. ll cx¡rrcsiírrr crcc;crtc (lc su Ilrtturrtlcz¡. Por cjcnrplo, p¡re.cc scr quc c()nsj(lcriurr(,s ,rl Eilo ciruo "-l) Ctr¡rr.lo l¡ tida tle-l illrni1. c()nfornlc,rlqo ¡rcls,rn,rl; cs una {()rr)lrl rlc prcsentlr las cr.,sas qtrc scrá Rcnrrcimicnto, ha c,trtclucid,r rr h pclsonrtlitlsuficic¡ltc (lc nr()nlcnt(). Pcro sc sabc qrrc cuantl,, se alc,urza cn quc clla sc c()nvicrtc cn urlrl ulli(l¡(i inteql,tcrc¡lrrrcnlc lrr concicnci¡ tlel Lll<¡. no hav rrinqúl scr.tticlo pcr- nl.1,r, cntonccs sc cl,r ctrtrc l,rs clos ttn¡ accitson¡l c¡r l¡ dcfinicirln h¡[tirual dc csrc l¿rlrin(). lrstc scrrtid<r nris intcnsir... (listo corrt|-rcc) ¡ la utri()rl cntrc11c "pcrsonalitliltl. cs útil cn cicno r¡rorrcnto (corrro urr lbri instr rrrrrento. "qo en irrvicrno. incluso si nos inconr,r.l,r), pcro cs losiblctrrrttscctttlcr]o v llcgar ¡ un scr.rti(l() rcal rjcl Itllo tlilícilrrrcrrte l)csclil¡icnrlo cl pt occso tlc clolucitin rtatur¡c,,ncebiblc cn rcl¡ciril co¡r la concicncirl ()r(lin¡ri.r. N() rcnc vo clc l.r intcgr,rcií,n clc l.t ¡rcrsonalitlad por cl Lllnr()s nrís tluc cxl-rcli¡¡rc-rrtrrrlo tlc t¡n nrot]o clirccro. Pero jus- l|()s un l)()c() nrís lcjos:lrlnlcntcr cst¡ cxPcric¡tcirl dircctl n0 poclr.í clarsc si, cn ptinci-[rio, no ¡blinrrs ciclt¡s [rr¡crt¡s. Y par,r clkr cs sLrficicntr. un "[-¡ c¡t¡cz¡ rcl ct¡razi,tt sc tlrtcn cn crrroclcLr l¡¡sr¡ntc .rnrpli,, ¡tuo sirrr¡.lc. intclcctc, rl¡ t-;rzórr lrur¡ sc fusittlt,rtl cotl A cstc rnodclo dc lrasc sc kr lrrc5s¡]¡1ct,n fri:cucnci.r b,rjcr clcvocirin cn utr cotrr¡rleto rcitjustc (lc la pcrtlifcrcntcs lornrls, cor-r nr.lv()r () nrcnor conrl-rlcjid.rtl. tarrto cn r¡l rrucvt, <l,rntittit, tlc1 ¡rro¡rii, c,tttctcitrticltt,.r.los intcntos esotir.icos tic calid¡d c()rn() cl los clrlcrcntcs nrrr conricrtz.t ,t c,rtrsiclcr,ttsc c,trtto cl lt¡llitatttc tvirrient()s ,rctualcs tlc ¡rsicologí¡ t rlnsl.rc rso nal. clc l,r lt:rtur,rlcz¡t: ci ltrt¡ntL cs¡riritrrrrl, quc cs L.ncontr¿nros. ¡-r1lt cjcntpl¡, esas ¡)¡c¡11i5¡15 cl¿r¡¡tcr)tc vit¡1, tln rrrrlcn¡<lt, r t¿ll tlr¡rrrvillosr) colll()l)rcscrti(li1s (igu,rl rncnrc corro hipírtcsrs, Pcro vcri f ;c¡(l¡s por los tltrc ctrrt,,ctrtt()s .lctuil lll(ntc. Asrtllrc f i lo ]I
  15. 15. trolado por strs enrociones, ernpujado por la energía y dirigido por su intclecto. sino quc se conoce como siendo el F.llo, aquel que piensa por el intelecto, el que siente por las emociones y el que realiza sus obras cons- cienternente... [-a unirin cntrc el I:llo y su vchículo cstá cstrblccicl¡.. 2. I-os sistemas dc pensamtentoI.ncoltra¡nos cl nrismo ti¡to de c()r)ccpto cn el scno rlc numcrosas corrientcs ectualcs dc psicolotía trlns¡.rcrsonll (cntrc]os cLrtles cl dc lvl,rslr¡w pucclc consirlcrarsc corrro t¡no clc los [.¿ lisi,t cu,iutit¿ n¡¡s l¡¡ lltr¿ s,ti,, la on<ryri,itt sLgtin h,ul¡.rior.rcr.os). L.r Psicosíntcsis, lunrl.rda 1.rt:rr I{obcrto Assrr¡ioli, ts t¡n csLnt i¿l ¿ l¿ ctt,¡ttó¡ lt[¡,siqtriirtra italirrno (otro notrblc l.rionclo), sc ¡p()yrl sobrc ulr ítt lo t¡ ¿ Lt ,tt*iin dnroclclo dcl scr lrulnirn() bas¡do cn csos ¡rrirrciprios. Su crrfcrqttc cientí{ico co¡rsidcr¡ Ios trcs rtspcctos tlc lr ¡tersonalitlarl l{¡¡rrovistos (lc un ccrrtro intc-grador, cl "y,," o cllo pcrsonrl,r¡nido al I-llo tr¡nspcrsolal. A partir tlc csto, Assagioliha cics¡rrollrdr¡ un rico y nruv útil cnfoquc glob,rl dc crccinricnto I-xistcn dos cos¿s nruv tlistintas: la realidad... y npcrson¡l v trrnspcrsonrl. cepción de la realidad. Utiliz¡rcmos pucs cste rnodclo, quc no ticnc nacl,r clerrristcrioso cn cstc final rlc siqlt) XX, prra facilitrr cl tlrbajo dc Curnclr¡ cl ser huuran,r cs ittcottscictrte, cstá co..rlltlti, Jc (()nlcxt¡l ,lc Itt¡r..rlrir.nt,, !lu(..lrn(,s.1 lli5(.ntJr. quc su ¡rcrcc¡.rcirin dc l¡ rcalid¿tl v l¡ rc¡lid¡<l slrste trabrjo clc concicncia no cstá aishdo, ni cs indcpcntlien .osa. Sin cmlr,rrqo, clcstle los prittreros n]()lllc¡ltotc dc ()tros cnfoqucs. Al conrrario, cs un trrlbajo dc orclcrr gc- conscicntc sobrc t¡rto ttrisnro, tlcscubrint()s querucral tluc ¡ruedc constituir unl b,rsc sírlid;r par:r cl tlcsarrollo realidad v nucstr¡ percepción de la realidad ltudc cu,rlquicr otro enfoquc. CLralquie r,r que scr cl móroclo dc cosils rruv dilcrentcs. Prcscrrtarctnos lquí cuatrodcsarr,rlk¡ ¡rcrs,rnal utiliz¡do, cl trebrjo dc ensanchc cle con- esta cucstión ,r fin .lc c,t¡,tar lncjor, ¡rostcri,rrtrlctttcxto, cLr:trrclo cstá ccrclrro l clstc, srilo 1-ructlc aurncnt¡r su cfi trrncia clc lo quc sc llar¡ta contcxto tlc pcttsantiec,rcir, su f¡cilirl¡d dc aplicircií,n y su r,rpitlcz cn los rcsulta 1¡orttr-lcirt en rltlcst r¿ vitla c()tidlirna.dos. Sc inscril¡e cn cl corrjunto cle un proccri() a nivel prcrsonalc¡ tralrspcrsonal quc cadl rrrro pucclc rlcseal cml.,rcntlcr cn urrnl()rncnto rl¡d,r rlc su cxistcrrcia, cualquicr,r quc scr cl cnfo l. El fihro mcntdL )t los contcxtosquc u 1¡liza(lo- de p ansamicnto Corno scrcs huurrrlos funcionltrilo;tor intcrm pcrs,rnalirlad, no potlcntos tcncr ilcccso.lirccto itara pcrciltir cl nrunclo qrtc nt,s rorlca, tteccsit ll
  16. 16. ¡lrtcs.in[criorc. pr,r¡orr.icirr ¡etir,l dt. son archivadas txtnbién, a un nivcl bastante pro r.rd,¡ unJ dc..srs p.rrrcs dcp,..rrdc Jc nucs¡ro gr,rd,,1lc ¡r.¡rl constituyc lo quc sc Ilama contcxtos de pensam . ió r. Dirc rn, q uc r s Icr. ib ir no. l¡ rc¡ lid ¡d .l rrJ v(i d c uct rc) cligmas. La mayor parte dc csas estructuras fu¡rc I tlt ro ¡rrcnt.rl. Ll cunrcniJ,, y cl grrr1,, rlc.¡p¡rrura dc c.ic {ilrro inconscielte; son los sistcmas de pcns,rmie nto llJ(cn quc lucsrrir pcrccp( ici¡t r(ir m.is o mclo limir¡d¿ v gcneran farrilias cntcras de pcnsamientos quc oc loil)lcnrentc (iclor¡ n,rJ.l por isrt.: veles ¡renos profundos del filtro mcntxl. En p esas cstructuras Ia {ucntc de lo que se cla en llam vista, cstados de ánimo, opinioncs, "for¡nas cle l.a realidad El filtro filosofías personales, etc. Nuestra mentál percepción Se reconocc el hccho clc que pcrcibimos la vid dc la rc¡lidad un conjunto dc estructuras que linitan y deform c¿mpo dc perccpción, cuando se habla dc ciertas l,o quc es vcr ia vid¿ o las cosaso. También sal¡cr¡os de qué difcrcnte dos individuos pucdcn percibir la mis Succsos misma rcalidad. Sus maneras divcrgentes dc pcr Pcrsonirs na rcalidad provienen de la cliferencia clcl conte filtros mcntales. Situ¿cioncs La historia de cuatro discípulos ciegos qu continuación, ilustra la rclatividad de nucsrro vista y hasta qué punto sonlos con frecucncia conscicntcmente y rnucho más r menudo in mentc de una forma limitadr de ver la virla. Estc cortcnido ha sido esrrucrurado en función de la for ma en quc hemos ¡rrogramado nucstra mente inferior auto La hktoria sucedía en la India. [Jn maestro cspir mitrc.t.¡ |¿r¡ird<. la. cxp"r;",,... prsadrs {in[rncia. vid¡ in_ ba desde hacía años a,uarios d;scípulos, de los ct¡ .l u tcr¡nJ, v rri.rs p.r srd rs ), consl iru ycnJ. d cl rn ir mo modo I¿ eran ciegos. Estos cuatro discípulos cran muy metiIrul( ror de nucstr() nivel Jc cvolueicjn. Ll., ¡r,,grlrnlcioncs guían escrupulosdmente las enseñdnzas de su maconstruidas a partir cle experiencias pasaalas ," lrv.ttl¿s clr su rn.ryuríl _ it su vcz, fucrtcmcnte ¿rrJiHil_ "r.rau"n,.",., "._ ))a muchos años quc la situacitin persistía y kts cu los empezaban d prcgunt.Lrse si un día llegaríand.l- cr cl l(()nscrcllre. No ,,c Ils p,,ne cn cucIión, sirnfrle_ iluminación prometida.mcntc f)orque no son acccsiblcs a la cc¡r.rcicncia ordinaria.-Sin Sc reunieron pues para intcrcambiar sus preoccrnbrrA,,. sor cll.r. l.r. que Jirigcn nucstr¡ r id¿ lrs quc, m js 1 decidieron quc debían entrcaristdrse con cl maestrnos ltmit¿n. lorlrcrlos ll¿rn¡r t.rrnbitilt -sisrcrn¿s J" a.""n con franqueza. Fucron p ucs a ponerse a los pies dclas> a_ esas progr¿lmacloncs <lc basc, inconscicntes la mayor allí. osaron formular Ia pregunta-¡; rt c dc 1.rs vc( (s. A cs.r p rogrr rn.rcioncs .,.,,,. r t.u id ra .r p"rr i, seguimos ficlmcnte tus cnseñdnzadc cxpcrrcrrci,rs vivid.rs y gr.rb;,l.rs ,lc un.r f,.,rnrr p"rr,,nrl p.,. -Maestro, alcanzaremos años. ¿Cuándo la iluminación? Debcl lrll rrr mcnt.ll, e,rñ¡Jen torl.rs l¡s cslructur¡:rdquirid.rs crr tdr )).t prcParados, ;no lo crces dsí? )4 t5
  17. 17. ll u1ll¡rn las di¡o-,L,Lt, q c 1uastro tlcsco dc <ttttar eida J1.,ii.,c er It tiarra.tn unitjn (on I¿ nlddrL, l)ivina ts muy grdndc. Así, voy a da ¡Por supucsto quc no! gritó cl tcrcLro .ros. a Ttartir dc 1n1,, und posibilil¿d dc dcmostr,tr a)uestr¿ er ros. Micstto c¡rtt:Ls tttt clltntc.pacidad dt rccibir sublin¡as enc¡ gr.ts. l cnpazó ¿ dcscribir la tronrpa. Atttcs dc q Al oír cst,ts pdlabras Ios cliscípulos tt,br¡sart,n de alccría, It,rminado la dcscripcirin, cl cudrto, quc rto poditpcro Pot stlPucsto c,spcrtl.t,ttt unt dura ptu(ba. intpaticnci,r, lc intcrrunpió p,zrt tltr su Ttropia rlrs fist,íis Iistos? cl m¿L,stro. clLfantc, o sca lt rncja. Pcro no putlct f trmin¿r -lcs ln"cguntrj -¿.í, (icrt¿mcntc l csponLlicron a utro los discípulos,. - olros tr(s prot(st.tron, dtfcndicndo cddd uno suDinos qut: ha1, quc haccr, y lo Jt¡rcmr¡s. ((])ción, 1t así cntpczcí untt gttln disputa. [.] Mtc En cl bosr¡rtc tccino bal, un tlarr, 1, cn est(,(ldro L¿)) un ¡tlcarsc un nutntcnto 1 lutgs, conto la dispttttr noclt:fantt. Vais a ir ¿l cLtro. .Sé quc n unta babéis z,isto un clc, ntgó silcncict para tlccirlc qut la ilumin¿ci,in, cn dlantc pu<sto qrc sois citgos de nacinicnto. Pcto "¿ttis,t cntr¿¡. ct,t pt1tur boy.(n co/tt.t.to con (l elafdnt( con la a1,a¡la dt: los scntidos qna osnn disponiblcs y dcntro tlt un,t l¡ora r¡¡lparóis ), t¿da uno me [,os cuatrrt disc(.tulos rr,, ft¡ert,n c,rpaccs tlc pasrrIt¡tá un¿ tlcsLripción dcl clcfantc. En nt¿rcba- 1,csar <lc lo sinr¡t1c que cll. Los discípulos qucdtton mu)t sorprcntlidos; la prucl)ir era [,] M¡estro t]cscrt¡¡ .,crificar hirst¡ quó puntosimplc 1, ridícul¡. Pcns¡rr¡n quc dcspuós ¿lc mutbos,tños dc los limit¡1,¡¡r tit<lrría las gtosibilitlrdcs tlc n¡anifctstudir¡s <t¡n cl macstro, cstdb¿n )d prcp,rados. Esto n¡¡ tra ¡c¡licl¡cl a su pt-rcclci<i¡.lc ést,r; h,rstr qtté puntn,is quc una formtlidaLl. tcnitlo r¡rr¡ ex¡.rcricnci,r lirlitad¡ v subjctiva, rlc Se m,trcharon pucs . cgrcmt,ntc al claro 1, ¡llí, cad¡ uno concicnci¿s iclcnrificarsc corr estr pcrccl.rción l- h(lttró ( (1)ntdcto con cltlt,fantc,. El printcro cogió Ia col¿. [.n ul sistcnr¡ tlc crccrrci¿s:rl quc c,rdl un,t atlhcríatonccs pt,rtxí: o Un clcJantttitc cn cl aú c. Es radondo 1, lngo y Jrasta ¡rclclrsc cn su nonrbrc; h,rstir quó ptrnto! cnst, tcrrnin¿ con un mccht¡ncito dc pclos. M uy bicn, ya só lo tTtrc csta ex¡.rcricncil, result¡[¡,ut ccrrirtlos a totla po(s un .l(l¿ntc." I:l scgundo, cogió la pdt,r Ia palpó utn sus tna c,rnocinr icnto uItcrior rrris am¡rIto.nt¡s. Pensti: " []n clcfanta cs grdndc y rugoso conto ttn árbol, Est¡ rnccáuicl cstá sicmprc disltuest,r a cntrlicnc unt piel cspus¿t )t llud de lrlicgues, .-it:c cn la ticrra. M u1t cn cl intcrior tlc n()sotf()s tnisnr<rs, clc fortna másbicn, ¡,a í; lo q u( cs un clclantc. " [:ll t crct,ro co¡1ici la tro/n lti, ), ril o cubiclta- ()bstinarsc y qucrcr tencr r¡zól stu?o su (rPcTicn(ia dcl cltftntc, igual t¡uc cl cuarto quttoc.ó rrros dc l¡ rncntc irtfcrior quc bloqtrcan l,r cvolucih ore j,r. M u1t felit cs, st,gu ros ,l<, <llos ntismos ), cl¡,ulanrl¡¡ tlc- c lc ltcl:l.gt cm crt t,i:ol-"it ron ¿l iI¡cstro ¡ I¿ hort prc.^ist,t. Hcrnrrs c¡rlrstruiclo cl contetriclo dc trt¡cstro I nt,D,, t l M¡t:t¡t l(, f)cgr!t ó: ,rl filo dc nuestrlls cxpcricncias <lc vid,r, positivas ¿()uión pucdc da<itntc qur;ts un clclantc? v l,rs hcn,rs clcj,rtlo ecuntular-sin ninguIr¡ clis EI printcro, no pudicntlo contcner su tlicha, lt tlijo sirt cs (io ntcrr ¡r llmos csta vitl¡ .I trxós (lc l¡s l,runls cx¡rericnci,rs prs,rrlls, lls Provccci()ncs tlc tlLtcstr un alclintc tiztc cn cl airt. [.s rcd,tntlo 1,latgct, lr¡ulll¡li cllloci()lt,rlcs. Ntl llos Ilctrlos lltlcsto ell c -M,rcstro, tcrntina tt¡t|tlu)t sutú( )1 s( un ntctboncitt¡ dc Ttalos. l¡ rcalicl¡,1 t¡l conro (s, sino con una ¡,crccpciirt l6
  18. 18. zas. L-lna personr orgull,rsa rcgistrará lo que percibc a travós Li natural y correcto percibir ¡.,crfect,rnrcntcdcl filtro clel orgullo, ctc. Mientrus que hay,r idcntificaciírn vés dc nucstro filtro ncntal. Esto forna parte dccon cl filtro mental, no habrá pcrcepciórr clara, objctiva y n1¡ dc scr. Las dificultacles aparcccn, y cntor.lccslii¡re de la rcrliclad. Dc hccl.ro, lo quc pcrcibin.ros dc la rcali- ¿ pcrdcr nucstri libcrtacl y pcxler, cuando somosdacl, espcciirlmentc la dc los otros, nos ofrccc una informa cucstionarnos sobrc el contcniclo cÍl cucstión.ci<in prcciosr sobre cl conrcnido clc nuestro propio filtro Cuando reconocemos quc nucstra perccpciómental. sas cs limitada, n.rerccc la pena anotar otro hcc Recordcnos quc hace dos rnil años un ser de luz, de paz y quc nuestras rcacciones (emocionales, físicasdc amc¡r vino a nuestro planeta. Algunos lo reconocieron, con{rontadas a lo quc sc prcscnta cn nuestra vidporque cn sus corazones había ya un poco <le esa luz, de csa clc esta percepcií¡n. Entonces nos damos cucnpaz o de esc amor. Pero otrlrs vicron en él sólo un impostor y calid¿d clc rtucstra cxpcriencia cle la vicla depenun nanipulador dc gentes; lo juzgaron y lo con<1enaron... tr:t irancra tle pcrcibirla. En tal caso Ílos pcrcMás tardc otros hicieron de él un símbolo a imagcn dc sus podcmos cambiar nucstra manera de experirlep ropras pcq u eircccs... t h¡ccr dc ella algo much<¡ más xgndrblc y cu,lrrlo cambiamos cl contenido dcl filtro rncn No zemos las cosAs como son, los contcxtos cn los cualcs cstán cnccrraclos n sino más bicn como nosotros somos : l)c hccho, cl conccpr< elc rc.rli<1rJ dcbc rrrplirrsc. Porcp Así, cada uno dc nosotros crea su propia quc r nicl rncntrl, no hav pcrccpcnin,,l,jctivr r,,siblc Jc l¡ rcil(l¡ "rcirlidad", la istrrrnprincipiocxisten¡e¡u¡ni"elclelrecuc,rcirsupcrnralclcl¡m¿expcricncia dc su vida, a parrir dc sistemas de crcenci¿s in- sienJo cl Lrni"crs¡, L¡¡ <lcprisiro Jc ilin,cnsiones infinit:rs de rodrsconscicnte¡rer.rtc clegidos c i¡rcontrolados. IixJ.r rcrlid.rJ pcrcib a ¡ nivcl ncn¡¡l (.s Jccir scgún 1;r pcrccpr:i Obscrvarernos rcle más q uc cuando rchusamos abrirros a sü,nr)s) cs ,,bjcti!.r, cs clecir cs urra intcr prctaci(in limit¡d¡ p{,r ¡u ,nor¡¡l ¡c l¡ iifini¡rd (lcl Lrnivcrs,¡.una infc¡rmación más amplia, no sólo los discípulos Mis ¡lli ¡le I¡ n¡cn¡c. h <lu,rliihd subjctivo objerivr y.r no cx -comt¡ciegos-, son.ros incapaccs clc percibir nada más que lo quc rivll cl co¡,,ccJol csult¡ cl con¡,ciJ¡¡. Ircro cstc csr.rilo clc, oncic¡cnucstros propros sistcmas ntcntales nos pcrmitcn conoccr, r ivimrx nucstr,r viJ¡ cotiJi¡¡¿. Conr¡ct¡r c¡¡r cst¡ "rc¡liJ¡cl ril¡im por un.r r:xpcricnci,r direct.r clel ser intcrior con¡letr, y csrr cxpsino tarnbiérr que lo quc ¡tcrcibirnos cad¿ día no hace más qtrc nrcnsi,,nrl no pucJc cstrr conrenidr en ningún sisrcme clc pensemiconfirmar el contenido cle nuestro filtro. Por el contra;io, Lo qrc potlcmos ilcscubrir ilespués Jc cstrbleccr cr¡rt.rcto conucstra cxpericncia cle Ia vida no puede probdrnos quc nues supcrior de nucstl, so. cs cl hc.ho (lc qL,c ir ¡ivcl rnt ntrl, rcncmostra pcrcepción cs crrónca c¡ demas;ado cstrecha. ¡oclbirl.rrerliJ L,ej,f,,n¡¡s ¡¡ur.livcrsrs. t.r liL¡crr.rl rcsirlc c chr, <lc que no ci,nccJrlnos nuüc¡ ¿ n¡ pcrccpcirin unr v.rlor rbso Cuanto más "experimentamos, la vida manteniendo nos quc r mcdidr que ruestra co¡cicnci¡ y cnronccs, nucstro pocon firmeza (consciente o inconscientemente) la creencia ¡r cnos rlcgir nucsLrl motli, clc perccpciiin Jc¡.crrJicncl,, Jc L,s r sctnrr,sproilrrcir.l,lpri¡ccsocvolurirotlclscrhunr.rn<pucJcscrpen nuestro sistema, más lo reforzamos, puesto que el he- ,ingLrlo: rclquirir cstr caprcidril. cst.r libcrtrcl 11c n¡r,clilic¡r ¡cho de creer en él nos hace percibir el mundo como nues- ,,lun lcl lilt¡ n¡cnt¡l ¡ iin ¡c pcrf;bir l,) quf sc dcbc pcrcibir rl inreritro sistema Iodefine. Sc puedc exprcsar esto igualmentc di posibiliJ es clc lis fLr n¡s tlc n¡nlfr.s¡¡ci¡in I ¡ clecci¡;n se h.rce lc una q,lrnt¡rl inclivi<lL,rl c¡rl¡ vcz m¡s llbriqrrc rcsuh.r csrar crdcienclo que la formr en quc se pcrcibe la vicla es la forma en na rlcl¡ .oh nt¡J Jcl Iillo. Jcl l)ios c¡ n,sorros, y cul.rs intcncionque se lra dccidiclo, cn alqún rincón de nuesrra rncnrc, que la brcprs,r,r ks linitcs Jc rucstn c<,rrprcnsi,in fi.ion,rl o in¡ri¡. l8 )9
  19. 19. El prirrer pxso p¿ra saiir clc la trampa dc nucstras crccn su conte¡rido. Por tanto estc filtro está muy cargcias, ¡rrogramacioncs! contextos de pcnsamiento y paradig- n.rás sorr.ros prisioncros dc é1. Trabrrjar para libnras lncooscrcotcs cs rccor-loccr que los tcncmos. Para csto, conciencia clc la idcntificaciírn con csc conteniclodcbcnros obscrvrrlos tom¿nclo la posición dc obscrvador y vo dc toclo trabajo sobre sí mismo, a nivcl pcrsoernpez¡r así a dcsidcntificar nucstra co¡rcrencla con una cs- pcrsonal.tructura rncntal ¡:trogrrrnada cn función dcl pasado. . El scqundo ¡raso scrá aprcndcr a elcgir y cambiar co¡rs-clcntenrcllte nucstros slstcmas mentalcs ¿ fin dc ¡rodcr utili- 2. La apertura del espíritu y la calidadz.rr librcrncntc cl sirt(rrr.r quc nos I( rm it.r rcJcL i¡,uar cr(.nr ycficazrnentc a lc¡s azares dc l¡ vida. Así screnros librcs clc gc, de la experie ncia de r.¡idancra¡ la cxpcricncia dc la realidad qLre nos cor.lvcnga. Flelnos visto quc si qucrcnos pcrcibir la realid Esta es la razírn por la que, antcs dc presentar cl nuevo sus dir¡cnsioncs posiblcs con más clariclacl, tcnprincipio dc responsabilidacl atracción creación, describirc vigilar la caliclad dcl cotrtcnidc, y Ia apcrtura rlc nmos cierto contexto dc pcnsarnicltos muy limitador y usual, nrcnt,rl. Ahora bicn, pcrcibir la rcalidacl rnás claradel cual quizá qucranos dcscmbarazarnos antes dc clceir un impacto directo sobrc la calidad dc nucstr¡ votra forma dc ¡rcrcibir las cosas, v quc poclría haccrnos rnásfclices. plitud de nu€stra percepción de la realidad d calidad de nuestra experiencia de la realidad. amplia sea nucstra pcrccpción, rncjor scrá rrucst No busques la oerdad; crltor.lccs más grata scrí nucstr¿ vicla. Al rcvés, tcJ snlamt ntc Jc ararn iar opini,,n ¡5... cstrccha sca lrucstra pcrccpción, n.rcnor scrá nuc Scngstrtn, terccr patriarc¡ Zcn mís difícil y dolorosa scrí nuestra vida. Vamos a cxrrninar más dc ccrca ahora cstc Par¿ h¿cer cl trabajo dc liberación c1c nuestros sistcmas quc tanrbién ¡:,ucclc cxprcsarsc dc la lnancrr siguiinconscic¡rtcs dc crccncias quc no son gencradores de bic¡rcs¡.1¡. q lrLrq¡1p oIscrv.lr que lo que se piense conscientenrente Cuanto más amplia sea nuestra percepción deno es siempre lo que se "cree" al nivel inconsciente. [,s po- más cercana ésta estará de la realidad úlsible, por cjcrnplo, quc pcnsemos cn quc tanto los hornlircs más armoniosa, eficaz y libre será nuestracc¡rno las nrujcrcs son diqllos clc respcto y amor. Ahora bien,c¡r una situ;rción dc cstrés, rcactivando por ejernplo pasadas Tambión cs intcrcsxntc rÍlotar la rccíproca¡rroqramacioncs dc la infancia o de antes, cs muy posiblc que cn u nc iad o:rcaccionentos dc manera cliferentc frente a los dos scxos. [.sposiblc quc nos cncontrcnlos a priori con un estado dc ánimo nIrV negativo cn relación a uno de los dos sexos y quc ac Cuanto más paz, felicidad, armonía y bie nos áporte un contexto, a nosotros y a nuestrotucmc¡s dc una forma irracional sin incluso darnos cucnta. n.rás nos ofrece éste un modelo c€rcano a laLas vcrcladeras programaciorres inconscientes cmcrgcn cla,r.ltnclrc ril" cn situ.rci,,nes.lr. ex¡crrcrrci.r., crrtrcrcl J. 4o "1I
  20. 20. ncra cle percibir l,rs cos,rs v la calidacl dc nucstra cxpcricncia su rgicl os de otra partc clc I.l u cstr<¡ scr, cstando esta vital. Cuando cor¡fundimos la rcaliclacl y nucstra pcrcepciór.r librc dc la prisión tlc la rncrtc infcrior. Iln cstc csta de clla y cuando no nos scntilnos satisfechos clc lo que crcc .lc forzar las cosas a p¿rtir dc un sistcma prcclc mos que la vitla nos apor:ta, cn ger.rcral l.ruscamos car¡biar las c()nscguinl()s aclaptarnrts intcligcntcncntc al mo cosas dc nr¡cstro cntorno, pcnsanclo asi quc vamos a sentirnos scnre,.lando prucba dc creativid¡d c intuicirin. rncjor. Por cjcr.n¡rlo, gastarnos mc¡ntones dc e ne rgía ¡rara cau mcro hace posiblc quc nucstras acciones sean in biar a lr¡s otrc¡s esperando qu c van a tcrminar por conformarsc rulís arrlor.tiosas y cficaces, y podarnos rcalmcntc scqún nucstros propios cleseos o pretcnsioncs, y sir.r obtener contribución válida rl rrutrclo, c ittclu so... camlria gran éxito. O bicn, clcspués dc l.rabcr iclci¡lizado rotalmentc a Par¿ ilustrar cste principio vamos ¡ utilizlr u una pcrsonir proyectancli¡ sobrc ella nucstros idealcs v cxl.rcc- cn cl ¡rlano físico, a sabcn quc la claridacl y la, t:rtivas (expresioncs clc nucstra limitad¿ conciencia), nos cn nucstro {iltro mcntal, nucstro instrumento dc pe contranos muy deccpcionados porquc no corrcsponda ,r la rcalidad, deterrnina la calidad clc nucstra vicla. nucstras propias inrágcncs y pasamos dc la aclniración ilusoria lrnagincrros qLrc mc pasco un sábatlo por la al des¡rrccio instantáneo y todos los.bcllos" sentimicntos se callc más importantc dc una gran ciudacl, con ladcsvanccen cn lru mo. Esta forrra clc fu ncionar no nos producc haccr unas compr¡s cn ttnos almaccncs muv famo nru. hr tr.r quili,l,rJ r¡i eo rcnro, u nucsrr¡ virl,r. Si querernos ncrnos también quc csc clía, mc hc ¡.rucsto las gacambiár nuestra experiencia vital debemos ensanchar quc su{ro dc tortícr¡lis. No pucdo ver rnás allí dnuestra percepción de ésta, y no intentar cambiar el uni- tros delantc <lc mí y no ¡rucclo torccr l,r cabcza.verso por completo para encaiarlo con nuestras limitadas visiírn cs rnuy Jirllitada. ¿Qué cs lo quc pucdc paideas, desarrolladas a partir de una percepción ilusoria. reincnte, vxn a crrrpujarme y probxblcmcntc yo t Nos h¿n dicho con frccucncia quc si qucrcmos transfor cmpujoncs a otras pcrsonas, lo quc cs n.ruv dcsag tn.lr rrucl r,r , i,l.r. l¡ l.r ir rc r.r (orJ quc Jclrcnr,,s ..rmbi.rr cs .r r otrx partc, cruzaré l,,r callc catla vcz con más nieclnos()tros rnismos. Ya quc cambiarse es aceptar cambiar la con cl ricsgo dc que un coche me atropcllc- Lupercepción que tenemos del mundo, de nosotros mismos y pasirr delrntc dc los almaccncs quc buscaba sin dde los otros. dc lorrn.r quc cl J f crcrp! ¡on t.src t.rrl.r rcz mis volvicndo a casa cc,ntrariada, ctc. Tcrminaré la joccrca clc l,r rcalidtrd últinra, cuvr dimcnsiírn cs infinita c inclu ¡rlctamcntc agotacla, llcna tlc frustraciírn, dcsrrrnyc a todos los aspectos finitos. Éisre es cl objctivo dc toclo tra- tlon.: a mí misma quc la v;da no vrlc la pcna vivibajo cspiritr:al: llcgrr a tlescnrbarazarnos clcl velo incxtricatrle Irnagincmos ahora lls tnismxs circunstanciasquc rccubrc nucstra ¡rcrce¡rci<ír.r del mundo, ll:rrnado frccucn var mis gafas dc sc,l v sin sufrir tortícolis. Pucdol crtt ( n lc cl,, dc lr ilLr sión. frJ u crt o nos mi alrcdcclor; rni carnpo c1c visión sc a[¡re de rnan lrcnn irc cn.,, n r r,rr u rrer,|l l¡( t¡, nr.is d irr.t lcr , ,,n Lr Ie¡lid,r,l ú lr iir r.r dcl u nir rrso i im r,rblc, mi pcrccpción dclr realidad es rrucho más¡,iLrlc,1...lc*crrbrr b.rjo Lr [urrn¡ dc e,rntcl.los), y Jr Ecncr..l complcta. ¿ Qrró pasa cntonces ? Primerarrcnteuna vicia nís libre, rnás lrrlroniosa, más screna y más cfic¿2. cmpujones. Es posible que encucntrc a un ¡rnlgo S.il¡r (nl.n.cs ¡,,Jcnrrs ,l.tu.lr f.u-¡ ...,r,nLtiar Lr. i(,s.ls (l( veo clcsdc hacc tiernpo y quc ¿proveclrcmos Ia onucstro cntorno, no a partir dc pcrccpcioncs o dc dcscos prcr parr reanudar nucstras rcl¡cioncs y {ijar una citagr.1nr,1(l( s clt l¡ ! q lrc n Uc.r r¡ eoltcit.lr. ;.1 sc cnr.lt(.nI r.l .tp risl ¡, clc poco. Cruzaró la callc sirr pcligro. Mc daré per
  21. 21. r¡c intercscn rnás v quc aprovcchc la ocasión para c()mprar- ,i"l clcfantc, hubieran ptodirlo tcncr un scnticlo mlos, ctc. Tcrnrinaré l,r jornacla satisfecha v fcliz ¡rcnsanclo que rle lo quc ¡.ructlc scr cstc animal v así, quizás, apla vicla cs hcrnrosa v,rgradatrlc. [lcersc un amigo y pascrrsc con é1... Sus podercs Sc ¡rata de las rnismas condiciones, dc experiencias cli{cren- bilid¿dcs de experiencia hubicran aunrcntaclo.tcs clc la nrisma rcalicJ,rd, simplcmcnte a causa clc que ni campcrdc pcrccpción era más o rncnos c]aro y trás o rnenos arnplio- ltn f.¡ re¡lidad I:l filtro La percepción Nuescl primcr caso, tcngo rnuy poco podcr y obtengo ¡.toca satisfac rnent¡l dc l¡ realid¡d dción tlc rrri cxpericncia. En cl scgundo caso, telgo ¡rorler sobrcrnr cr.rtorno por quc soy capaz dc pcrcibir la rcalidacl r1e forr.namucho más clilre y nrás ampliir, y nri vida cs rnás agradrblc. Rcsulta lo misnro en lo quc a¡añe a nucsrra vida intcrior y¡rsicológica. En cada instantc Percibimos nuestra vida a travésdc nucstro filtro rncntal, y cn cada ir.rstante tcnemos ura ex-pericncia dc la realidad cn funci<in de nuesrra pcrccpción. Ladimcnsión de nucstro punro cle vista dctcrmina la calicl¿d denuestra vicla. Obscrvanos cómo un cnsanche dcl contcxto dc pensa-mic¡lto tan rclativo como sea, aporta siemprc más poder ymás dor¡inio dc nuestro cntorno. La analogía prcceclcntcpcrmitc comprendcrlo con faciliclad. Y así se expcrirncntatanto cn lo cstrictamentc físico como cn lo psicológico. Loseje rnplos at¡u ndan. Por cjcrnplo, cuanclo considerábarnos a l¿ Tierra cc¡moplana, el campo de expcricr.rcia del scr hunano cra muy limi-tantc, así corno sus posibiliclacles tlc clcscubrimicrrtos y sudt¡rrir.rio dcl nunclo m¿tcrial. Si hubiésemos insistido cncrccr que la Tierra cra plana corno nos lo dccía tuestra rcs ljil t rr ¡ cs¡rtchotrinsicla pcrccpción física, hubiéramos trloqucado todo pro y srci,,greso v toda apcrtura hacix otras rcaliclades. De la misma forma la tcoría clc Ncwton, aunquc haya Otras anpliacioncs clc contcxtos dc pensamiepermiticlo en su tielnpo hacer cxpcriencias rnuy valiosas, no pnrduciendr:, actualmcrrtc cn cl scrro clc la conciehabía tolcrado la cxpcricncia dc todo lo quc ha podido dcs na, clc una forrna quizí más rápida quc en otroscubrirse con la ayuda de la tcoría dc Einsiein. Ért", ru .."r, manera cle consitlerar las enfcrnrcclaclcs clcl cuerpoha sido arnpliada y ha clado ¡rie a orros descubrimicntos y " ucdios "alternativos" tlc tratamicntos quc scotras cxpertcncras quc ¡rernitcn un dorninio todxvía un poco cacl¿ vez más, cs un cjcmplo. Ace¡rtanclo percibr¡ravor dc nucstro univcrso físico. hlln¿no n() s()larncnte coll)o ur-r agrcqaclo clc nta ,+t
  22. 22. l.ros oncrosos quc cuando sc parte dcl contcxto dc base lirni- dc un inclivicluo clc una forma más ampl;a )., "vicl¡"tarlo a ll cstricta nratcri¡ física. De csta lnancra aumcntamos accrcxrá a una pcrcepci(in más verdaderx clc la rcali nuestro ¡.tocler dc curación. Estc crfoquc no niega en absolu- niega Ja vaga pcrcepciírn rcligiosa dcl alrla, sino qucto la pcrcepciór.r matcrialista. No hace rnás quc cnsancharla v .,,r.rfirn," precisárrclola,v haciéodo "tt.iqucciéndola, ¿Dc qr-ré forna cstc cambio rnciora la calidadcrrlocarla prccisarncntc cr-r u¡t contexto cn quc rcsulta todavíanrás útil. Pcro sabcnos lo difícil dc accptar para algunos quc vitl¡ v nos da más ¡.rodcr ? L)igarnos brcvcncntc qucs cstc cambio dc contcxto... lulancril de Pcrcibir la muertc (forma rnaterialista Potlcmos iguaimente citar brcvemcntc otro ejernplo tle mcntc religiosa) nos ctcasiona n.liedo (a nucstra prca¡¡bir¡ de paracligmas qlrc cmcrgc en nuestr¿ socicclad ac- y a la clc los dcmás), nucstros su{rimientos crnoctur¡1. Sc trata de la forn.r,r clc ¡rcrcibir h muertc. l)esdc hacc si clescsperación prc,funda sc {un.len con un scntimglos se considcraba a la nucrtc conro un final. Cicrtas crccn- porcrrcia y de injrrsticia cuanclo uno dc nucstroscias religiosas nos l.racía¡r clcsaparcccr bajo la forura dc ur.r ar,rigos dc ja su cuerpo. Por su partc, 1a scgur.rda formalma dc la cual no sc sabía vcrdaderanrcnte nucho; cicrtas [.¡ir 1a muerte nos da la ce rtcza.lc n ucstra propia inmcreencias matcrialistas rros clccían qucel final clel cuerpo físi dc la.1e l,:,s quc r.ros rodean. Como consecuettcia,co era cl final dcl scr. L,a rnucrte rcprcscntaba así algo nriste- grand.,mentc lr pcna curntlo alquicn sc m¿rcha arioso, dramítico, horroroso, incluso tcrril¡lc. sotros (sabcnos quc nos volvcrctrlos a ver). Esta fo Ahora bicn, actualmcntc, gracias a un dcspcnar cle la con cibir nos permite tarrbiér.r rcspctar y accptar mácicncia colcctiva y a nunerosas ot.rservacioncs, cmpczanos a cu,rntlo a uno lc toca, v dc rcompañxr sanamcndarnos cuenta que la ntucrtc no ¡rucde ser estc final absurdo y cu¡nclo sc va. Así eliminamos dc nuestras viclasclcsconsolador; que, al contrario, ésta pucde scr la ocasión dc clramas dolorosos c inútilcs que minan nucstras cnun:r cxpcricncia rruy rica dc conciencia, un nacimicnto a tanto como las psicolírgicas.rr.runclos nrás sut;les en quc nos volvcmos más conscicntcs clc Corno a menLrclo han dicho lcts grandcs macnosotros misrr-ros que culndo nos cncontrábamos cnccrratlos frimiento viene de la ignorancia. Ahora bien, cucn un cucrpo físico. La vicla y la mucrtc física resultan ilspccros cnsanchcr-l l-rucstros colttcxtos dc pensanlicnto,difcrcntcs de nucstro gran viajc interior. Empczamos a perca- ft¡ntlizará nucstra comprensión clcl ur.rivcrso y clctamos dc qLre somos inmortalcs y quc no hay nunca una lsí como, por cl ensanche clc t.rucstros contcxmucrtc final, a lo sumo un carlbio de forma. Numerosos y c¿mbic¡ dc paradignras, podcmc,s librarnc¡s progcxcclentcs tratados sc han cscrito sobrc cstc tcma, favorecicn ilcl sufrimiento, tanto en lo indi"idual corno cndo urra apcrtura dcl conocimicnto accrca del mismo. v aclcmás podemos cncontrar dicha, podcr y libe f)cntro clc algunos años cste nucvo ¡raradignra, quc hahccho rcír a muchos clurantc cierto ticmpo; esta forma más clc 3. La elección de un contexto y la evol l. (li¡rrcmi,s sol¡nrc¡te rlgrrnos Je cllos: Lliu ¡Lrcth Kiitrler ltoss, /.¡ ¡nr¿¡¡¿. de la conciencia lil LLrciém.rg.r: AIicr: A. ts¿ik.v, L¿ nuartc,la gr¡n ¡tnnt¡. L<|. Stri(i: A,,nc ) l)¿nicT Mern,is Giv¡ui]¡n. n¿ ¿/r ¿,nodtld.t¿. Luciérn:rgü A,rtlrony Nolgir, ll¡ "¿ic u P¡r¿lis.l:rl du Roscru: l)r. Il¡vmo,xl M¡¡¡Jv. /.,¡ ¡n, Flcmos visto Irasta ahora quc nucstro filtro ncntaal ,, l¿ t. , | ... t(,,1 .|| | .,t,,, r nucstra ¡.rcrccpción clc las cosas, quc nucstra pe 46 47
  23. 23. dcl¡cmos moc]ificar cl contcniclo cle nuestro filtro rncntal. lrpso clc la cvolución hum,rn¿ r fin dc asurnir l,r cFlcr¡ros vistc¡ igualnentc quc cuanto más arrplio y librc cs .lc lr p;rrte infcrior dcl cuerpo rncntal. Eran ticrrnucstro filtro, más contrc¡l tcncnos cr.l nucstrl vida y, cn iíciles, porquc cl princi¡rio de la mcr.rtc infcrior{in, quc cr:anto rnás nos pcrmita un contexto estar cn arlno- ¡rio sc¡rarador, y los divcrsos sistc¡nas dc pensamnía con nosotros misrros y con los otros, r¡ás ccrcana clc la quc los hombrcs sc han idcntificado hrn hecho qrcalidad cstará csta fornra clc pcrcibir las cosas. rin c()n lrccllcncia unos contra otros. Ha sido n La cucstirin quc pucde ulo forrnularsc cntor.lccs cs: so se vjvicr¿ csta cxpcricncia a fin dc ¡roc{cr construibrc qué critcrios poclernos basarnos para elcgir ul colltcxto fcrior clcl cucrpo rncntal antcs que ésta pudicraclc l.rcnsamicnto. [.n rclacirin a clla dircrnos que el valor o el y concicntiz,rda p;rra servir al prop<isito clcl Ello.interés que pueda tener un contexto de pensamiento se Para muchos, cs ahor¡ el n.ronrento dc vivirnride por el resultado que este contexto produce en nues- cirin funtl¿r¡cntal del Ser gracias a una dcsiclcntitra vida en términos de satisfacción y de bienestar perso- (i(rl, lrr()ecsos nrcnt¡lc. [, quc ¡crnrirc, |i,nal y colectivo. F,s pucs /a calidad de la experiencia l)il)idd rclirtivizar nucstra percepcir-in nrental y tcncr as(incluyendo la calidad dc nr¡cstra contribución a los clemás), c{ad dc transformarla; v por otra parte, tanrl¡iénv lo quc estc cortexto genera lo quc tlctcrmina su intcrés, y hccho dc quc ca<la uno dc rrosotros pucda clceirno una filosofía tcórica. Un nucvo con¡exto deberá pucs tos y sistcmas cle pensarlicnto, y que ten¡:Ínosscr tamizadc¡ por la expcriencia cotidiana para dcrnostrar su elegir nuestra expcricncia vital.valor. En la práctica, lo quc cntonces va a scrnos rná C)bscrvemos quc estc valor cs subjetivo y quc nadie puc- tar conscientes de lo que producen algunosclc dcciclir ¡ror nosotros qué cstado dc ir.rirno nos convicne en contextos de pensamiento actuales, concrecad¡ momcnto. FIay una infiniclacl dc sistcmas cn el seno dc r.tucstra vida psicológica y física. Por csr¿ roma dclos cualcs podemos aprendcr a clcgir librc v conscicr.rtcmcntc podrcnos evaluar si cstas fornas tlc pcnsar alimcn {u ncirin dc le expericncia vital quc qucrcmos llcvar a clbo. tra satisfxcción y nucsrro bicnestar o no. Y podNo cxistc sistcma qr:c sca ob jctivarncnte mcjor quc otro. Los biarlos si los juzeanros insuficicntcs, rro apropiadc(n l c lo quc clcgr rtto., c,,rsci(,Dlc (, in..rn.cicl¡lcnrcntc. son cl¿ñirros. ]rs cor.r cstir pcrspectiva con la que exlos rnás apropiaclos para nucstro graclo de concicncia en el t¡ás ac{cla¡te cl paradigml dc la víctir.na v cl prircInrnr( rli, J¡J,. L¡ clcccion Jc rruc.tro sirtcnl.r llL,s (s e(rn ponsrbiliclacl atracción -c rcacitl n.plctamcntc pcrsonal. Esta elccción pucclc scr conscicntc o in Itn cfccto, cn la l¡asc dcl proceso clc evolucconscicr.rtc pcro al fin de cucntas sc hrcc sicrr-rprc en función opcioncs succsivils quc cl scr hu meno tienc la pode nuestro estado de evolución. Un contcxto apro¡riaclo hacer, cltla vez rnás co rtsc ientcmc n tc, grrcirs a upara flvorccer la cvolucirin cle una persona cn un morrento cirln intcligcnte dc sí misuro y dcl munclo.datlo scrá quizá totalmcntc inapropirdo para orra. Avanza-mos clc contexto cr.l contcxto; ésta cs la histt¡ria dc la cvoltr La evolución de la conciencia se haccirin clc h concicncia. por rnedio del tránsito de un contexto de pen l)urantc rnucho ticlnpo los scres humanos han funciona estrecho a un contexto más amplio y más indo inconscicntcmcnte a partir dc contcxtos clc pcnsamicnto y 4ó 49
  24. 24. cicncia dc la rclativjclad rlc toda percepcirin y unr xpcrtur¿ Lnt contcxto cle pcnsamicnto a otro nrís anrplio spcrmancntc dcl cspíritrr a u na infinid¡d clc posibilidades. clirinrir quiérr ticnc razírn o quién no la tiene (gim En última instancia, si nucstro filtro rnental cstuvicra to- rid¡ dc la mentc infcrior automática del ser humtrlmente ljberaclo dc toda traba ligada al pasado o a la lir¡ita ejcmplos abundan en nucstra socicclacl actual, cciílr dc nucstro crxdo dc evolución, percibiríarnos el munclcr gran parte sobrc la uecánica dc la mente infcriorcomo altsolutamcntc pcrfecto. Viviríarnos cn un cstrdo de nc¡ros ra7-ón y no la tcncrnos en cierto moclo, seéxtasis pernancnte, y csto irsí sin cstar desconectados dc cual sabcr cl punto dc vista cle cacl¡ uno.quicr mancra dc la rcalidad dcl mur.rclo. Por el contrario,cuantlc, no cstamos cn condicioncs cle entrar en contacto conla rcalidacl última del rnundo es cuando cxperimentamos el 4. Los puntos de oista, su necesidadnruntlc, cono lirnitrclo, cloloroso e irnpcrfccto. Nuestra pcrccpción actual de la realidad, lirnitada por Tcncr un punto dc vista es lcgítimo e ind is¡.rc n satnttestro grado dc cvolución cle la conciencia, es cxtrcrlada ¡ Lrllo <sc [a pcgucn" por su punto dc vista no csnrcntc cstrccha, y somos incapaccs de percibir la última rcali- santc.dacl quc cs la pcr{ccciirn. Estarnos todavía muy lejos clc esto. E,J hccho de quc cn cacla instantc ¡,ercibanros laNucstra rnc¡rte simplemcntc sc rcbcla incluso a la idea de quc clc cicrto punto dc visra (cs clecir cn cicrto contexpodamos cxpcrirncntar este mundo perfccto. Lsto es irnposi- rnicnto), forrna parte de la consti¡ución natural cleblc a nivel cle Ia concicncia ordinaria. Sin cmbargo podcmos c<¡r¡ro cncaruación físic¿. No podcrr.ros ¡rercibir laensancl-rar progrcsivamente ltucstros contextos dc pcnsa- nrllcra rnás quc a travós cie los puntos dc vista, y cnicnto a fin t1e cntrar clt contacto, por una comprensiírn cada ckr nuestro sistema mcntal cs un instrunrcr.lto invez mís arnplia, por una ¡rcrccpción cada vcz más sutil y pro Sin cmbargo, te ncmos cl podcr dc cJcgir círmo vanfuncla (que a partir dc cierto r¡or¡cnto sobrcpasa la simpic cstc instrumcnto, cs dccir, tcnenros Ja posibilidadconprensión dc la mcnte lincal racional) con la real belleza y trar esos pur.rtos dc vista y clc cirnrbiarlos si cs precipcrfccción del univcrso. Esta unión apcla a una comprensiírn Estar cncerraclo clentro dc un punto de vista isupcrior que inplica al corazcin como a las más aitas capacicla cl pcor calabozo quc cl hombrc puctlc iurponerscdcs tlel intclccto y clcl cs¡ríritu. Pcro dcbe tratarsc cl.: una cxpe- cualquiera que sea la amplitud de su punto de visricncia y no simplcmcntc cle una filosofía tcórica, es dccir una mcnos el punto clc vista quc cl cstar sicmprc dispucrccncia. Hay una gran clifcrcncia entre crccr cn la pcrfccciírn clonarlo por otro que, dcspués de habcr sid<¡ exaclel univcrso y cxpcrirrentar concrcta|Tlcr)tc csta perfccción. parccc rnás válido. Un real cnsanchc clcl contexto no cstá nunca clirectarncll-tc cn contratliccirir.r con cl contexto prcccdente más estrecho, "Pam mí, el inficrno (si es quc lo hay, quc loy no cs rrcccsariamcntc su ncgación. Dc hcclro, cstá inclui<lo mcmcnte) sería un cstedo de total setisfacción clcen é1, clándolc siqnificaciírn cn su liniración. Es vcrdacl, lo sa puntos dc vjsta dc cada uno; una conclición tan -Iierrabcntos ahora, quc la es rcclonda y no plana. Pcro puecle tocla evolución del pcnsamicnto y toclo ¡rrogrcsofácilmente considcrársela cn una distancia pcqucña. La pcr finitiv¡¡rrcnte bloqucrdos." Alicc A. Btrley, Aucepción dc la Tierr¿ conlo redondir, en su conjunto, incluyc a inacabada. tr

×