El camino de la infinitud joel s. goldsmith

4,215 views
4,096 views

Published on

0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
4,215
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
99
Actions
Shares
0
Downloads
120
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El camino de la infinitud joel s. goldsmith

  1. 1. Joel S. Goldsmith
  2. 2. CONTENIDOPROLOGO DEL TRADUCTOR ................................................................................................................ 1INTRODUCCIÓN ................................................................................................................................... 2NOTA DEL AUTOR ................................................................................................................................ 51. LA REALIZACION DE LA INMORTALIDAD ......................................................................................... 62. ILUMINACION ESPIRITUAL ............................................................................................................ 103. CRISTO ........................................................................................................................................... 144. NUESTRA EXISTENCIA REAL ........................................................................................................... 205. ALMA ............................................................................................................................................. 266. MEDITACIÓN ................................................................................................................................. 317. ORACIÓN ....................................................................................................................................... 338 SANACION METAFÍSICA .................................................................................................................. 379 PROVISION...................................................................................................................................... 4410 REFLEXIONES DE LA SABIDURIA DE EL CAMINO INFINITO ........................................................... 5011. EL NUEVO HORIZONTE ................................................................................................................ 6012. LA NUEVA JERUSALÉN ................................................................................................................. 62
  3. 3. EL CAMINO DE LA INFINITUD JOEL S. GOLDSMITHNo hay necesidad de mirar afuera para ver mejor,ni a través de una ventana. Mirad al centro de vuestro propio serporque entre más te alejes de él, menos aprenderás... Lao TzuLa verdad está en nosotros.Hay en cada uno un centro interior,donde reside la verdad en todo su esplendor,y la sabiduría consiste en abrir un caminopor el que pueda escapar ese esplendor aprisionado,antes que en facilitar la entrada de una luzde la que supuestamente carecemos... Robert BrowningDios ha creado su morada en nuestro corazón:Cuando nos eleva, el resplandor de la inspiración nos calienta.Este éxtasis sagrado brota de las semillasque la mente divina ha sembrado en el hombre... OvidioLa mayoría de los hombres no resuelven sus problemasen los recintos de su propia mente; buscan un directoriopara encontrar a alguien con quien consultar.ValdivarEl reino de Dios está dentro de ti... Jesús
  4. 4. PROLOGO DEL TRADUCTORPor Luis Molina F.En este corto prólogo solo me quiero referir a la delicada tarea de traducir este maravilloso libropreservando el espíritu de las enseñanzas del Maestro Goldsmith. Cerca de diez años me fueronprecisos para lograr esta meta. Largas horas de meditación diaria y muchas más al frente delcomputador, maravillosa creación que facilita el trabajo de escribir y editar fueron necesarias paratraer al mundo de habla hispana uno de los textos más importantes con que la humanidad ha sidobendecida. Ya lo entenderá a medida que lo lea, lo estudie y en especial, que lo comprenda ypractique. Práctica es sabiduría. Tal como está escrito en el Nuevo Testamento “En todos tusestudios lo importante es que comprendas.”En verdad, cada párrafo es un resumen de textos milenarios de sabiduría espiritual. Así deinmensa fue la obra que nos dejó Joel Sol Goldsmith y que comprende miles de horas grabadascon sus palabras que revelaron al mundo el verdadero espíritu de las enseñanzas Bíblicas, delCristianismo que habían permanecido ocultas por el velo de la ignorancia. Le dio tres veces lavuelta al mundo llevando el mensaje revelador a todos los confines de la tierra.Más de mil setecientos años pasaron para que Maestros como Joel S. Goldsmith y muchos otroslegaran a la humanidad las revelaciones que recibieron en su búsqueda de la Verdad. Lasenseñanzas de Joel S. Goldsmith, en mi humilde opinión, una de las mas maravillosas, han sidopublicadas en numerosos libros pero el texto básico es este, El Camino de la Infinitud – The InfiniteWay, publicado originalmente en Inglés en 1946. Y quiero explicar por qué he traducido Infinitedel Inglés como Infinitud. La palabra Infinito no explica el verdadero sentido. Infinito, en verdadsignifica en lo finito y estas enseñanzas abarcan la Infinitud, lo Indefinible, lo Eterno. Y solo en lamedida en que transcendemos las apariencias que nos presentan los sentidos, lo finito, es comopodremos comprender las verdaderas enseñanzas. Jesús enseñó:”No juzguéis por apariencias;juzgad pensamientos correctos.” Para ello es necesario ascender a la cuarta dimensión. De allí sudeclaración:”Mi reino no es de este mundo.”Como lo dijo el Maestro éste libro está dedicado a usted y solo usted puede obtener los frutos dela búsqueda, la realización de la Verdad. I. J. Paderewski dijo:”El conocimiento es realmente loúnico que enriquece, pero no puede ser tomado de los demás.” En verdad la única y verdaderariqueza es la espiritual. Lo dijo Jesús:”Buscad primero el Reino de los Cielos y su pensamientocorrecto y lo demás vendrá por añadidura.” ”Pasarán el cielo y la tierra, mis palabras no pasarán.””Cuando conozcáis la Verdad, al principio ella os turbará pero luego os hará libres.” Y si esa Verdadno nos hace libres, libres de miedos, ansiedades, angustias, negatividad, entonces no es la Verdad.Ese es el único parámetro que nos dice si lo que oímos, sabemos o practicamos es la Verdad.Y recuerde siempre que el trabajo espiritual está simbolizado en tres eses:Sagrado, Secreto, Silencio.Con mi Paz Eterna,Luis Molina F.Bogotá, Colombia Marzo del 2007 1
  5. 5. INTRODUCCIÓNPor John Van DutrenSentado frente a una hoja de papel en blanco me preguntaba que iba a escribir a manera deintroducción a este libro que conozco tan bien. Me puse a hojearlo buscando algo que me dierauna pista para comenzar y mis pensamientos se alejaron del libro para centrarse en el misterioesencial de mi profesión de escritor, el misterio acerca del origen de esas palabras que pienso enescribir y son estas que estoy escribiendo.Debo confesar que no es la primera vez que me hago esta pregunta; es algo que me sucede cadavez que no sé lo que voy a escribir a continuación, lo cual hace que me cuestione de dónde hansurgido todas esas miles de palabras, de pensamientos que he escrito y que se han convertido enlibros y en guiones de obras teatrales. Es la clase de pregunta que uno tiende a plantearse en talesmomentos de frustración, pues en general damos por garantizado estas cosas, que son en realidadlos milagros diarios de la vida. Igual sucede cuando tomamos por garantizado el milagro de lagerminación y el crecimiento de las semillas que plantamos en el jardín y que nunca nossorprendemos por la confianza que tenemos de que de estos diminutos granos negros broten lasflores de la próxima estación conocida como verano.Esa actitud era la que hacía que G. K. Chesterton le reprochara al mundo el aceptar los misterios ymilagros de la vida como algo garantizado. Es el tema de su obra muy poco conocida El Hombrevivo, cuyo protagonista vive siempre asombrado del milagro de la vida y su anhelo de mantenerese asombro era tal que viajó por todo el mundo para que al regresar a su hogar pudiera volver arevivir la alegría de cortejar, fugarse y volver a casarse con su esposa, bajo seis diferentes nombresy así nunca olvidar el increíble milagro del Amor.Es una tragedia que vivamos en tal estado de postración, al tiempo que la vida misma parece seruna exigencia continua para mantener nuestros negocios y trabajo. Uso la palabra "parece"deliberadamente porque en verdad estoy convencido de que sucede todo lo contrario y sobre estabase resulta imposible vivir lo que se conoce como una "vida rica y plena". Hasta una vida vulgar yordinaria es difícil. En el diario transcurrir de la vida surgen situaciones imprevistas que rompen sunormal devenir y estos obstáculos inesperados y equivocaciones se convierten en muros contra loscuales golpeamos en vano la cabeza. Es en estos momentos en los cuales el ser humano se hacepreguntas acerca del mundo en que vive y comienza a buscar ayuda, apoyo o explicaciones.La Religión, especialmente las formas convencionales que enseñan sobre un Dios personal queescucha las oraciones, es posible que no dé frutos y conduzcan a la resignación, a la tristezapiadosa y a la filosofía del materialismo puro, a la aceptación de que "Así son las cosas" induciendoa la gente a la blasfemia.Se necesita algo más, siempre se ha necesitado y siempre ha estado ahí permanentemente, a laespera de ser descubierto, aunque el hombre lo pasa por alto. Es algo que se le ha escapado detodas las enseñanzas de los Maestros que han buscado la comprensión del misterio eterno, desdelos orientales como Lao-Tzu y Shankara, hasta Jesús, los Místicos de la Europa Medioeval y lospensadores del Nuevo Mundo. En esencia todos ellos han enseñado lo mismo, razón por la cualAldous Huxley tituló La Filosofía Perenne a su antología del pensamiento religioso. Esasreveladoras respuestas han permanecido como "algo externo" al hombre, alejadas de su diario 2
  6. 6. vivir y de sus retos, de lo cual ha surgido un esnobismo desafortunado sobre el tema, como sifuera algo ridículo esperar resultados tangibles y prácticos. El hombre ha sido forzado a undualismo fatal tratando de vivir en dos planos al mismo tiempo, el material y el espiritual, ambosaparentemente iguales y reales, sin una relación comprensible entre si, como una empresaformada por dos socios que no se hablan. Es aquí donde pienso que este libro trasciende estadualidad y demuestra que los dos socios son Uno, que el mundo es Uno y que las verdades eternasson parte esencial del tejido de la vida diaria que afirman su armonía y borran las discordias.¿Qué es este libro? Hoy día los lectores desean que los libros tengan etiquetas para saber qué eslo que están comprando, pero estas también los pueden desanimar y es por eso quepersonalmente se me dificulta anticiparme a responder la pregunta sobre esta obra. Aunque lamitad de la humanidad se encuentra en una apremiante necesidad consciente de encontrar lasrespuestas a sus problemas no abriría un libro del que se diga que trata el tema religioso. Titúlelo"Cómo mejorar su salud, ser más rico y más feliz" y lo comprará un gran número de personas, peroaquellos lectores exigentes y con buen discernimiento se alejarán como lo harían al percibir unmal olor. Si se usa el término "Metafísica" este tiene una connotación de frialdad intelectual.Preséntelo como un libro de Ensayos y entenderemos porque a Emerson* se le lee exclusivamentehoy día como obra literaria, y no como a un Maestro que responde las mismas preguntas.*Ralph W. Emerson (1803-1882-Estados Unidos) es considerado uno de los grandes Maestros Espirituales dela Humanidad.¿Puede uno acaso llegar a todos los hombres por un mismo camino? La palabra Dios es unapalabra que aleja a muchos y está por todas partes en este libro. Mi tendencia a pedir disculpaspor esto es una muestra del problema que tengo para escribir este prólogo.Si me resulta difícil describir este libro, lo es aún más a su autor. ¿Quién y qué es Joel Goldsmith?¿Un Maestro? ¿Un Sanador? Son palabras de dudosa connotación para la gran mayoría,exceptuando unos pocos y además son palabras que no usaría porque siento que el autor lasrepudiaría con vigor ya que la totalidad de su Filosofía niega cualquier elemento personal tanto enla enseñanza como en la sanación. Viene a mi mente un pasaje de este libro:“Siempre han aparecido hombres que han traído el mensaje divino de la presencia de Dios y de lairrealidad del mal... (Quienes) trajeron a los hombres la Luz de la Verdad han sido confundidos conel mensaje mismo creyéndose erróneamente que esos mensajeros “externos” eran la Luz de laVerdad cuando en realidad esta se encuentra dentro de su propia Consciencia.”Permítame dejar momentáneamente de lado tanto al libro como al autor y volver a mi punto departida. En aquellos momentos de problemas y frustraciones el hombre se hace preguntas talescomo ¿“Por qué esto me tiene que pasar a mí? O también, ¿Cómo puedo hacer para impedir queesto suceda? Busca de igual manera una explicación acerca del mundo. Yo creo que la encontraráaquí. Tiene la esperanza de que esa explicación le sirva para sanar sus problemas. Yo creo igualque él, siempre y cuando la comprenda correctamente. Pero quiero dar un aviso de alerta. En lasprimeras páginas del libro encontrará una paradoja que lo pudiera asustar.Comienza su búsqueda con la esperanza de hallar la solución a su problema y se encuentra con laadvertencia de que si quiere utilizar la Verdad Espiritual para mejorar las condiciones humanas desu existencia, no lo logrará. Se le demuestra lógicamente por qué no puede lograrlo; pero 3
  7. 7. igualmente se le dice que si busca la Verdad por la Verdad misma, su propio bien, mejorará lascondiciones de vida humana. Esto parece como sacado de un cuento de hadas, algo así como laintervención de un Mago muy sutil actuando sobre un deseo mágico. Lo cierto es que el temacentral de los cuentos de hadas es una verdad universal. Hay una leyenda sobre un alquimista queprometió convertir cualquier sustancia en oro siempre y cuando nadie del público presentepensara en un mico azul. El asunto pudiera mejorarse cambiando la condición de que nadiepensara en oro. Algo quizás imposible, pero que puede lograrse y que se tiene que lograr. “Buscadprimero el Reino de los Cielos, el pensamiento correcto, y todo lo demás vendrá por añadidura.”Pero no podrás pensar en nada más.El punto esencial de este libro es que enseña a remover la atención de los problemas y al hacerlo seencontrará la solución a los mismos. Así como me ha sucedido a mí, que al alejar mi atención delproblema que me presentaba escribir el prólogo de este libro, lo he logrado finalmente sin juzgarsi es bueno o malo. La tarea que esto implica no es fácil pero es sin duda alguna esencial. Creo quesi no se obtiene una comprensión correcta del mensaje de este libro, no vale la pena vivir la Vida.John Van Druten 4
  8. 8. NOTA DEL AUTORHay un camino por medio del cual podemos liberarnos del pecado, la enfermedad, la pobreza y delos resultados generados por la guerra y los vaivenes económicos. Este camino consiste en uncambio de Consciencia que consiste en comprender que la vida es espiritual y no material.A través de los siglos, el hombre ha creído que la vida y el universo son algo material, lo que le haoriginado un temor por la vida personal y de la nación. Esto continuará así y aumentará aún más,en la medida en que se descubran más elementos de fuerza destructivos. El último de estoselementos que se ha anunciado es un producto químico, del que se dice que unos pocos gramosson suficientes para destruir toda la población de los Estados Unidos y Canadá, y no parece ser elúltimo de los elementos de carácter destructivo. No hay una fuerza material que puedacontrarrestar esto y mucho menos la bomba atómica. El camino de la seguridad, la armonía, y lasalud solo se obtiene mediante el establecimiento de la Consciencia espiritual.El gran secreto reside en que a pesar de todas las creencias en contra, el verdadero poder, parabien o para mal, no está en la materia ni en el sentido material del hombre ni del universo.Aquellos que han logrado establecer un cierto grado de Consciencia espiritual han probado en esamedida, la realidad del Espíritu.El secreto de todos los Visionarios, Profetas y Santos de todas las épocas, ha consistido enrenunciar al sentido material de la existencia, para alcanzar la Consciencia espiritual de la Vida y suaccionar. La validez de esta Consciencia espiritual, se demuestra de manera práctica hoy día porlas sanaciones y regeneraciones alcanzadas por los estudiantes de las escuelas de CristianismoCientífico, Práctico. El mundo comenzará a mirar hacia lo alto con esperanza, cuando se entereque el éxito alcanzado en la solución de los problemas de salud, riqueza y seguridad de estospracticantes modernos de las antiguas enseñanzas, se ha logrado exclusivamente con la renunciadel sentido materialista de la vida, que permite la realización de la Consciencia espiritual.Surge entonces la pregunta: ¿Cómo puede uno prepararse para alcanzar la Consciencia espiritual ytrascender el sentido materialista? La respuesta es: “Lea y estudie las verdades reveladas a travésde los tiempos sobre la Consciencia Universal, el Alma o Espíritu y sobre la creación espiritual y susleyes. Comprenda muy bien el sentido espiritual de estas revelaciones.”En este pequeño libro he plasmado la Verdad espiritual, tal como la he percibido a través de másde treinta años de estudiar las grandes religiones y filosofías de todos los tiempos, de los cuales losúltimos quince años, los he pasado dedicado a la aplicación práctica de la Verdad en los asuntos dela vida diaria, problemas de salud, negocios, vida familiar y seguridad.Puede estar seguro de que la Paz interior llegará, en la medida en que permanezca en laConsciencia espiritual de la Vida y logrará la Paz en todos los asuntos diarios del devenir humano.El mundo externo es la manifestación de la Consciencia interior de la Verdad. Usted será la únicaautoridad que valide esta revelación, a medida que experimenta el cambio interna y externamente. 5
  9. 9. 1. LA REALIZACION DE LA INMORTALIDAD“En el principio fue la Palabra y la Palabra estaba en Dios y la Palabra era Dios... Y la Palabra sehizo carne.”“Y la Palabra se hizo carne...” pero sigue siendo la Palabra. Al hacerse carne no cambia sunaturaleza, su carácter o sustancia. La causa se hace visible como efecto, pero la esencia osustancia es la Palabra, el Espíritu, la Consciencia.De esta manera entendemos que no existe un mundo espiritual y un mundo material sino que loque percibimos como mundo, no es otra cosa que la Palabra hecha carne, el Espíritu hecho visible,la Consciencia manifestada como hecho.El error a través de la historia ha consistido en creer que existen dos mundos, uno el reino celestialo vida espiritual y el otro el de la vida material o existencia mortal, el uno separado del otro. Apesar de este sentido aparente que nos hace creer que hay dos mundos, los hombres siempre hanbuscado la armonía cuando surgen las dificultades intentando, a través de la oración, contactarese otro mundo, el reino del Espíritu y lograr que el Espíritu o Dios actúe en la llamada vidamaterial.Es importante empezar con la comprensión de que nuestro mundo no es un error; por elcontrario, el universo en que vivimos es el reino de la realidad sobre la cual el hombre tiene unconcepto erróneo. La tarea de restablecer la salud y la armonía en nuestra vivencia, no consiste endespojarnos o en cambiar el mundo material, sino en corregir el concepto finito de nuestraexistencia.El buscador de la Verdad inicia su búsqueda debido a uno o quizás a muchos problemas. Losprimeros años de su búsqueda los dedica a superar las dificultades y a curar las enfermedades, pormedio de la oración dirigida a un poder Superior, o por medio de la aplicación de leyes espiritualesa esas condiciones mortales. Llegará un día, en el cual quizás descubra que la aplicación de leyesespirituales a los problemas humanos no funciona, o no actúa como lo hacía en el pasado, o biense da cuenta que ahora no tiene tanta satisfacción o inspiración en su estudio. Finalmente esconducido a la gran revelación, de que los mortales se hacen Inmortales cuando desaparece lamortalidad, es decir, la Inmortalidad espiritual y su armonía no hace parte de la condiciónhumana. Dios no crea la condición humana ni maneja los asuntos materiales. “Pero el hombrenatural - humano – no ha recibido las cosas del Espíritu Divino, pues son necedades para él;tampoco puede conocerlas porque exigen el discernimiento espiritual.”¿Estamos buscando “las cosas del Espíritu de Dios” con propósitos humanos o verdaderamentebuscamos “deshacernos” de lo mortal para permitir el establecimiento de la armonía del reinoespiritual?En el proceso de enfrentarnos a los poderes de este mundo mediante el esfuerzo, la lucha y lacompetencia y mientras combatimos la enfermedad, el pecado, y la escasez, el sentido espiritualnos revela que “Mi Reino no es de este mundo.” Solo en la medida en que trascendemos el deseode mejorar lo humano, entenderemos esta sabia afirmación. Solo cuando trascendemos el deseo 6
  10. 10. de mejorar lo humano, percibimos los primeros destellos del significado de la afirmación “Yo hesuperado el mundo.”No hemos superado el mundo si buscamos sentir menos los dolores del mundo y deseamosdisfrutar más de sus placeres y beneficios. Al no situarnos por encima de esta lucha frente a losasuntos mundanos, no entraremos al reino de los asuntos celestiales.“Porque todo aquello nacido de Dios transciende lo del mundo.” Solo la Consciencia Espiritualtransciende el mundo, sus dolores y placeres. Esta evangelización de nuestra humanidad, no sealcanza mediante la fuerza mental o el poder físico; solo se logra mediante el desarrollo delsentido espiritual de la existencia, cultivando la dedicación total del pensamiento hacia los asuntosdel Espíritu. “Porque todo lo que es del mundo, el placer de la carne y el placer de los ojos y elorgullo no son del Padre sino del mundo.” Es esta la afirmación que nos sirve de guía. Vigila tuspensamientos, aspiraciones y ambiciones, aunque sea por un corto tiempo y observa si tu menteestá enfocada en tu salud, en la satisfacción de los sentidos o en las ganancias mundanas.Aprende, en la medida en que aparecen estos pensamientos mundanos a rechazarlos, porqueahora no estamos en el camino de mejorar los asuntos del mundo sino en el proceso de realizar elReino Espiritual.“No ames el mundo ni las cosas que son del mundo. Si el hombre ama el mundo, el Amor del Padreno está en él.” ¿Suena esto como que debiéramos volvernos ascetas? ¿Deseamos ahora una vidadistinta de una vida normal, llena de alegrías y prosperidad? No te engañes. Solo quienes hanaprendido a mantener su atención enfocada en los asuntos del Espíritu, disfrutan a plenitud losplaceres del hogar, de la amistad y del éxito en los negocios. Solo aquellos que en alguna medidapermanecen centrados en la Divinidad han encontrado protección, seguridad y Paz en medio deun mundo desgarrado por la guerra. El sentido Espiritual no nos remueve de nuestro entorno, ninos priva del Amor y la compañía que son tan importantes para una vida plena. La vida se sitúaentonces, en un nivel más elevado, donde no está a merced de los cambios, de la suerte o de laspérdidas, pues se hace evidente el valor espiritual en lo que llamamos la escena humana.“No trabajes para la carne que perece, sino para la carne que es Vida Eterna... Porque el Reino deDios no es ni carne ni bebida; es pensar correctamente, es Paz y alegría en el Espíritu Santo.”Cuando te encuentres enfrentado a un problema humano déjalo a un lado, cualesquiera que estesea, y en vez de tratar de mejorar la situación, hazte consciente del Espíritu Divino en ti quedisuelve lo que parece humano y revela la armonía espiritual, aunque se dé la impresión de que seha mejorado la salud o la condición financiera humana. Cuando Jesús alimentó a la muchedumbre,fue su Consciencia espiritual de la abundancia lo que apareció en forma de panes y peces. Al curara los enfermos, fue su Consciencia de la Divina Presencia lo que apareció como salud, fortaleza yarmonía.Lo anterior puede resumirse en las palabras utilizadas por Pablo: “Pon tus anhelos en las cosas delo Alto y no en las cosas de la tierra.”Vivimos en realidad en el Universo Espiritual, pero el sentido de lo finito nos presenta una imagendistorsionada. Si mantenemos fijo nuestro pensamiento en la imagen que tenemos frente anosotros – “este mundo”- nos vemos en la necesidad constante de mejorarlo o de cambiarlo. Tanpronto elevamos nuestra visión, es decir, nos olvidamos de lo que hemos de comer, beber o vestir 7
  11. 11. comenzamos a contemplar la realidad espiritual que no parece ser más que creencias mejoradas,pero en verdad, es la mismísima realidad. Esta realidad trae consigo alegrías indescriptibles, aquí yahora, placeres que transcienden la más osada de las imaginaciones, el Amor de todos aquelloscon quienes tenemos contacto, incluyendo el de quienes no saben del origen de la vida que hemosdescubierto.“Mi Paz os dejo, mi Paz os doy; no como la Paz que da el mundo, os doy Yo.”“Hemos recibido ahora no el espíritu del mundo sino el Espíritu de Dios... Cosas que tambiénhablamos, no con las palabras que enseña la sabiduría del hombre, sino con las que enseña elEspíritu Santo... Pero el hombre natural no recibe las cosas del Espíritu de Dios pues, son necedadespara él: y no puede conocerlas porque requieren del discernimiento espiritual.”Es en este punto en el que nos perdemos con más frecuencia! Cuántas veces intentamoscomprender la sabiduría espiritual con el intelecto humano! Esto nos produce una indigestiónmental, porque tratamos de digerir el alimento espiritual con la mentalidad humana equivocada.Así no funciona. La Verdad no es un proceso de razonamiento humano; ella exige eldiscernimiento espiritual. Por regla general, la Verdad no apela a la razón, y cuando parece queapela a la razón tenemos que buscar aún más profundamente para saber si se trata realmente dela Verdad. Hay que dudar de toda verdad que parezca razonable.¿Le parecen razonables las cosas que hizo Jesús, como caminar sobre el agua, alimentarmultitudes con unos pocos panes y peces, curar a los enfermos y resucitar a los muertos? Si larazón pudiera comprender el Principio que respalda estas actividades, todas las iglesias estaríanensenándolas como algo fácil de alcanzar y recomendarían hacerlo. Pero este Principio solo puedeser comprendido por el Sentido Espiritual, la Conciencia Espiritual, que debidamente preparadapuede hacer las mismas cosas que Cristo siempre ha hecho. Lo que fue posible para la ConscienciaCrística en los tiempos de Jesús, también lo es ahora para ese mismo nivel de Consciencia Crística.Ahora estamos comprometidos en el establecimiento del sentido Espiritual, y triunfaremos en lamisma proporción en la que relajemos la lucha mental y seamos receptivos a las cosas que nosenseña el Espíritu Divino. Es mejor mantener nuestra visión centrada en lo Alto y no tratar de queel Espíritu maneje nuestros cuerpos y nuestros asuntos materiales. Al “descender de nuevo a lascosas del mundo”, veremos cómo desaparecen las desavenencias y las limitaciones sensorialespara que surja la realidad.El Reino de Dios no es concebido como algo material de mejor calidad, ni tampoco como unvocabulario especial de la Verdad. Sin embargo, los frutos que surgen de la comprensión espiritualson: Una mayor armonía, Paz, prosperidad, alegría, compañía y relaciones ideales.“A causa de esto, damos Gracias a Dios sin cesar, porque cuando habéis recibido la palabra de Diosque oísteis de nosotros, no la habéis recibido como palabra de los hombres pero tal como es enverdad, palabra de Dios que surte efecto en quienes creen...” – comprenden.Para recibir la palabra de Dios, el sentido espiritual, es necesario sentir antes que razonar. En laBiblia esto se describe como recibir la palabra “en el corazón.” Es muy importante tener presente,que el desarrollo de la Consciencia espiritual genera una Gracia mayor para sentir la armonía delSer. Ninguno de los sentidos ver, oír, gustar, tocar u oler nos revelan la verdad, la armonía 8
  12. 12. espiritual, lo que indica que esta debe proceder de una facultad superior, la Intuición, que actúa através del sentir. Por eso hasta ahora cuando nos sentábamos a Orar o a Meditar, inmediatamentefluía un torrente incesante de palabras y pensamientos. Quizás solo afirmábamos la verdad onegábamos el error. Ahora es fácil comprender, que todo esto es producido en el ámbito de lamente carnal, humana.Cuando cultivamos el sentido espiritual, nos hacemos receptivos a los pensamientos que surgende nuestro interior. Aprendemos a escuchar la Verdad antes que a hablarla. Nos sintonizamos detal modo con el Espíritu, que sentimos la armonía divina del Ser, la presencia Divina. Altranscender los cinco sentidos físicos, nuestra facultad Intuitiva asume su papel receptivo yresponsivo a las cosas del Espíritu y comenzamos una nueva existencia, como resultado de nuestrorenacimiento espiritual.Por eso, hasta ahora solo nos habíamos ocupado con la palabra de Verdad, pero a partir de ahora,solo con el Espíritu de Verdad. Ya no nos preocupa tanto lo que es la Verdad, sino el sentir laVerdad. Esto se logra en la medida en que pensamos menos en la letra y damos más importanciaal sentir, a la receptividad. Haciendo un paréntesis, esta palabra “sentir” también se refiere a laConsciencia, al conocimiento, a un sentido de la Verdad. No hablamos ahora de la Verdad, sinoque recibimos la Verdad y aquello que recibimos en el Silencio, es expresado desde lo Alto conautoridad.La sanación espiritual es el efecto natural de una conciencia iluminada por la Divinidad. Estamosiluminados solamente cuando somos receptivos y respondemos a la iluminación espiritual.Estamos equivocados con respecto a la Inmortalidad, cuando pensamos que es la Inmortalidad dela personalidad humana o sentido personal. La muerte no es causa de la Inmortalidad, ni elimina elsentido personal; tampoco si la vida se extendiera indefinidamente garantizaría la Inmortalidad.La Inmortalidad se hace realidad, en la medida en que se transciende el sentido personal bien seaaquí o después de aquí. Al despojarnos del ego personal obtenemos la Consciencia de nuestro Serreal, nuestro Yo verdadero, la Consciencia Divina, alcanzando así la Inmortalidad. Esto puedelograrse aquí y ahora.La muerte es el resultado de nuestro deseo de perpetuar lo falso, el sentido de lo material, delcuerpo y de la riqueza.El primer paso para la realización de la Inmortalidad, es vivir desde el centro de nuestro ser,proyectándonos generosamente desde allí, antes que en acumular lo externo: Es el sentido de dar,antes que el de recibir; el de Ser, antes que el de obtener. En este nivel de Consciencia no haycondena, juicio, odio o temor; solo existe un sentimiento continuo de Amor y tolerancia.No resulta nada fácil poder expresar la alegría y la Paz de la Inmortalidad, porque para quienespretenden mantener sus ideas de sí mismos, la Inmortalidad les parecería la extinción de todo.Pero no es así; por el contrario, preserva eternamente lo que es real, fino, noble, armonioso, eldonaire, el desprendimiento y la Paz. Es la realidad que surge a la Luz en lugar de la ilusiónsensorial. Es el conocimiento consciente de la Infinitud Individual del Ser, que reemplaza al sentidofinito de la existencia. 9
  13. 13. El egoísmo y la vanagloria desaparecen al tomar Consciencia de la Divinidad de nuestro ser. Conesta comprensión, se dan la paciencia y la tolerancia con aquellos que todavía se encuentranluchando en su Consciencia mortal, material. Es estar en mundo sin ser del mundo.2. ILUMINACION ESPIRITUALLa iluminación espiritual nos permite discernir la realidad Espiritual, donde parece que reina elconcepto humano. El sentido espiritual discierne la realidad de lo que aparece como concepto.La evolución de la Consciencia espiritual comienza cuando nos damos cuenta por primera vez, quelo que contemplamos a través de los sentidos de la visión, la audición, el gusto, el olfato y el tacto,no es la realidad de las cosas. El primer rayo de iluminación nos brinda destellos de la naturalezadivina, eterna e inmortal, dejando completamente a un lado las apariencias, lo que a su vez lograque las apariencias sean incluso menos reales y la iluminación aún mayor.Nuestro avance Espiritual se da en proporción directa a la iluminación, que nos habilita para vivircada vez más la Realidad. Sabemos que el escenario humano es percibido equivocadamente,debido a la percepción incorrecta, por eso debemos abandonar cualquier idea de ayudar, curar,corregir o cambiar la imagen sensorial que percibimos, y así podremos empezar a ver la Realidaddivina siempre presente.La iluminación espiritual, empieza a manifestarse en nosotros en la medida en que damos elprimer paso serio en la búsqueda de la Verdad. Creemos entonces que somos nosotros los queestamos buscando el bien o la verdad, pero en realidad es la Luz que brilla en nuestra Consciencia,la que nos obliga a dar los pasos que estamos dando. El avance de nuestra comprensión espirituales dado por la Luz, que se hace cada vez más intensa en nuestra Consciencia despejando laoscuridad sensorial. Este flujo de Luz seguirá hasta que se restablezca plenamente nuestraverdadera identidad, que es la de “Yo Soy la Luz del Mundo.” Cuando no estamos iluminados,forcejeamos con las fuerzas del mundo; tenemos que trabajar; tenemos que luchar para preservarnuestro lugar y posición en el mundo; tenemos que competir por riquezas y honores. Nosdisgustamos ocasionalmente con nuestros amigos; más aún, nos mantenemos en una luchapermanente con nosotros mismos. Las riquezas personales no dan ninguna seguridad, a pesar deque la intensa batalla que se ha dado para obtenerlas haya sido ganada.La Iluminación trae consigo Paz, al igual que confianza y certeza, pero en especial, trae el reposoque nos libera de las luchas contra el mundo, y por esto fluye hacia nosotros todo lo bueno, através de la Gracia. Comprendemos ahora claramente que no vivimos porque adquirimos,ganamos o alcanzamos las cosas. Vivimos por la Gracia, todo lo poseemos como don Divino y notenemos que conseguir el bien porque ya lo tenemos.“Hijo permanece siempre en Mi porque todo lo que tengo es tuyo.”Los placeres y los éxitos del mundo son nada, comparados con las alegrías y los tesoros, que ahorase manifiestan ante nosotros a través del sentido espiritual. A la Luz de la Verdad, los triunfos másgrandes y las más grandes alegrías terrenales son nada, mientras que los tesoros del Alma tienenuna gloria desconocida, imposible de imaginar por los cinco sentidos. 10
  14. 14. Cuando el hombre posee la Luz divina en sí mismo, gana su libertad en el mundo y goza de laseguridad frente a todos los peligros humanos y terrenales. Esta época que vivimos encierragrandes terrores y temores para muchos. Los iluminados saben que el bien no aparece nidesaparece, porque la actividad espiritual es siempre plenitud, tal como se los ha revelado suiluminación, que enseña la realidad divina de las cosas y les hace ver que están anclados en elAlma, en la Consciencia Divina, la Paz espiritual, la serenidad y la protección.Los iluminados no tememos a nada en el mundo, porque este no es otra cosa que la proyección deTodo lo que poseemos en nuestro interior. Disfrutamos de una seguridad real, dada por laconvicción de que somos seres individuales que lo poseemos Todo, gracias a la Conscienciaespiritual, la Infinitud y por ello, no reconocemos como verdaderas las evidencias que nospresentan los sentidos.La iluminación espiritual revela la armonía del Ser y diluye la evidencia de los sentidos. Lailuminación no altera nada en el Universo pues, este es un universo poblado por los Hijos de Dios;lo que si cambia es nuestro concepto del Universo.Este es apenas el comienzo del análisis del amplio tema, y mientras lo discutimos mantengámonoslo más lejos posible del mundo sensorial, y permanezcamos anclados con plena Consciencia, en larealidad espiritual.Siempre han aparecido hombres que han traído el mensaje divino de la presencia de Dios y de lairrealidad del mal: Buda en la India, Lao-Tzu en la China y Jesús de Nazaret. Quienes trajeron a loshombres la Luz de la Verdad han sido confundidos con el mensaje mismo, creyendoerróneamente, que esos mensajeros “externos” eran la Luz de la Verdad, cuando en realidad estase encuentra dentro de la propia Consciencia individual.Al adorar a Jesús, los hombres olvidaron el Cristo; la devoción a Jesús, hizo que se perdiera lacomprensión de Cristo. Al buscar la realización del Bien a través de Jesús, el hombre perdió laoportunidad de encontrar al Cristo Omnipresente en su propia Consciencia.En ambos casos, el mensajero corresponde al advenimiento de Cristo en la Consciencia individual yuna vez que esto es comprendido, se obtiene la liberación de toda limitación causada por elsentido personal.Jesús dijo: ”Si Yo no me marcho, el Espíritu de Verdad no entrará en Vosotros.” ¿No es esto losuficientemente claro para que todos entendieran? Si no nos alejamos del sentido personal desalvación, de la necesidad de un mediador o de un guía, no podremos encontrar la gran Luz ennuestras propias Consciencias.La Iluminación espiritual no viene a través de una persona; ella viene del Cristo Impersonal, laVerdad Universal, la Consciencia iluminada del Yo en cada uno de nosotros.La Consciencia iluminada diluye el sentido personal del Yo con sus problemas, enfermedades,envejecimiento y fracasos. Revela el Verdadero Yo, YO SOY EL QUE SOY, el Ser ilimitado, sinapegos, sin preocupaciones, armonioso y libre. Este Yo Verdadero Individual, se nos revela cuandonos retiramos cada día a nuestro interior, y aprendemos a “escuchar” y a estar en estado de 11
  15. 15. vigilia.* Permitimos igualmente que el Alma o el Espíritu Divino nos guie suavizando y preparandoel camino, antes que preocuparnos por el trabajo cotidiano, o por el mañana, e igualmente lepermitimos cubrir nuestra retaguardia, para salvaguardar cada paso que damos movidos por lailusión de los sentidos.*Nota del traductor: El estado de Vigilia se refiere a una vigilancia constante para que los pensamientosnegativos o ilusorios que generan los sentidos no entren en nuestra Consciencia.La conciencia iluminada sabe que es manifestación de la Infinitud, la Presencia todopoderosa, quenos hace prosperar por nuestras acciones y nos bendice con cada pensamiento que tenemos. Sabeigualmente, que nuestros pensamientos son bendiciones para todos aquellos que nos encuentranen el camino de la vida.Cuando el fuego de la Verdad y del Amor ilumina nuestra Consciencia, destruye el miedo, la duda,el odio, la envidia, la enfermedad y la discordia. Esta pureza de Consciencia irradia nuestroentorno y es percibida por quienes nos rodean, sintiendo que sus pesados fardos se hacenlivianos.Es imposible “Ser la Luz del Mundo” y no disipar la oscuridad de aquellos que llegan a nosotros.Tenemos que ser conscientes de que todo el bien que recibimos, es la manifestación de nuestrapropia Consciencia, aún cuando a veces pareciera que viene a través de otro individuo. Hay queentender con claridad, que toda apariencia del mal es una percepción errónea de la armonía, y portanto, no hay necesidad de temer ni de odiar; solo así lograremos transcender la ilusión, parapermitir la manifestación de lo real y verdadero. Solo la Consciencia iluminada puede mirar laapariencia del mal y percibir la realidad divina. Solamente la Consciencia Crística puede despojar alerror de su apariencia real, y al hacerlo, lo priva de su ponzoña.La iluminación espiritual nos revela que no somos seres mortales, ni siquiera seres humanos, quesomos en verdad seres espirituales puros, Consciencia Divina, Vida autosuficiente, MenteAbsoluta. Esta Luz destruye la ilusión creada por los sentidos.La iluminación disuelve los lazos materiales, y enlaza a los hombres con los lazos dorados de lacomprensión espiritual, reconociendo únicamente el liderazgo de Cristo. No conoce ritual distintoal del Amor universal, Divino, Impersonal y la única adoración es la de la Llama Interior quesiempre ilumina el templo del Espíritu. Esta unidad es el estado libre de la hermandad espiritual.La única restricción es la disciplina del Alma, por lo cual, nuestra libertad no es adquirida nidepende de nada externo; somos la unidad cósmica, sin limitaciones de ningún tipo y rendimosculto a la Divinidad, sin necesidad de ceremonias ni credos.El Iluminado camina sin temor... por la Gracia Divina.Estar orientado espiritualmente es saber que somos la realización divina, que somos ese punto enel cual brilla la Divinidad. Saber con certeza que cada individuo es la presencia de la Divinidad, quetodo lo que existe es la presencia Divina en distintas manifestaciones, es señal de haber alcanzadola Consciencia espiritual. Comprender que lo que vemos , oímos, gustamos, olemos y tocamos,todo aquello que nos reportan los cinco sentidos es el concepto finito, ilusorio de la realidad y de 12
  16. 16. ninguna manera es el mundo espiritual, que conocemos solamente por medio del sentidoespiritual.Nuestra Consciencia Crística contempla a la Divinidad manifestándose por doquier, a través de laneblina ilusoria creada por el sentido personal. Sabe igualmente que no existen pecadores quenecesitan reformarse, ni enfermos que curar, ni pobres que enriquecer. La iluminación espiritualnos revela, que toda la creación es una manifestación de la Divinidad diluyendo así, los conceptoserróneos o imágenes que nos presenta el sentido mortal finito.La Luz de la Consciencia individual hace conocer al mundo como obra de la Divinidad, el universoreal habitado por sus Hijos. Con este conocimiento, desaparece la escena mortal, humana,sensorial de “este mundo” haciendo su aparición “Mi Reino”, la creación percibida en su realidaddivina, tal y como es en verdad.Del mismo modo percibe la existencia de la compañía interior que siempre está en nosotros;sentimos un fervor interior, una presencia real y una confianza divina. A veces, sentimos como siuna mano fuerte tomara las nuestras, o tenemos la visión de un rostro sonriente a nuestro lado.Nunca estamos solos y lo sabemos. Esta maravillosa Presencia nos da reposo y nos relaja, parahacerle frente a las exigencias del mundo, dándonos la alegría de la Paz; es, en verdad, el mandatode “Aquiétate y permanece en Paz”, ante los problemas o exigencias de la existencia humana, es lainfluencia curativa que perciben quienes nos rodean.Esa Presencia interior de la que somos conscientes es la Verdad misma, que se nos manifiestacomo Presencia, Poder, Compañía, Luz, Paz e influencia curativa, Cristo mismo. La vivencia de esteSer interior es el resultado de nuestra gran iluminación espiritual, de una cultivada Conscienciaespiritual. Es este el Dios verdadero, que cura nuestros males y camina delante de nosotros paraarmonizar nuestro paso por la vida. Es nuestra verdadera riqueza, y se manifiesta en esplendorosaabundancia. Ninguna circunstancia, o situación humana puede afectar nuestros ingresos, onuestra riqueza, cuando permanecemos en esta conciencia de la Presencia del Amor.Al hacerse consciente de su Ser real interior comprende, que usted no nace ni muere, ni es jovenni viejo, que no hay salud ni enfermedad, solo la armonía eterna del Ser. Esta verdad hacedesaparecer cualquier ilusión sensorial, y revela la Infinitud, la armonía de nuestro Ser; elimina lamuerte y revela la Inmortalidad. Cualquier pensamiento distinto a la Presencia Divina que pudieratener, debe desaparecer para poder beber el agua pura de Vida y comer la carne espiritual de laVerdad.Cuando liberamos nuestro corazón de los errores del yo ilusorio, el egoísmo, los falsos deseos, laambición y la codicia, reflejamos nuestra verdadera Luz, tal como lo hace un diamante al reflejarsu propia Luz interior.Hacia el año 500 A. de C. se escribió lo siguiente: “Puede suceder, con cierta facilidad, que unhombre cuando se esté bañando se pare sobre una cuerda e imagine, que puede ser unaserpiente. El pánico se apodera de él, y comienza a temblar anticipando en su pensamiento, laagonía que le puede causar la mordedura venenosa de la serpiente. ¡Qué alivio experimentaráeste hombre, cuando vea que la cuerda no es una serpiente! La causa del pánico debe buscarse enel error de su discernimiento, en su ignorancia, la ilusión sensorial. Si en un principio hubierareconocido la verdadera naturaleza de la cuerda, no habría perdido su tranquilidad mental; se 13
  17. 17. habría relajado y su alegría y felicidad no se habrían alterado. Es este el verdadero estado mentalde quien ha transcendido el yo ilusorio, personal, al eliminar la causa de todos los problemas,inquietudes y vanidades, reconociéndolos como espejismos, sombras, como un sueño.”La iluminación revela que no existe el error, que lo que parece ser una serpiente – pecado,enfermedad, discordia, muerte – es la realidad misma, que es mal interpretada por el sentidofinito, carnal. Por eso, lo irreal no debe ser odiado, ni temido ni resentido, sino reinterpretadohasta alcanzar la convicción, por medio del sentido espiritual de la verdadera naturaleza de lacuerda, la realidad misma. La serpiente – enfermedad, discordia- no es más que un estado mental,que no tiene validez en la realidad externa. Es muy importante comprender con absoluta claridad,que la ilusión sensorial nunca se manifiesta externamente.La iluminación espiritual se hace realidad viviendo en la Consciencia de la Perfección, que exigeuna constante reinterpretación en términos reales, de lo que nos aparece como realidad frente anosotros. Día y noche, nos vemos enfrentados a apariencias discordantes, y estas tienen que serinmediatamente reinterpretadas, a través de nuestra comprensión de “la nueva lengua”, la delEspíritu.Cada incidente en nuestra vida diaria, nos presenta la oportunidad inmediata para usar nuestracomprensión espiritual y corregir la apariencia; cada vez, que usamos nuestras facultadesespirituales en esta tarea, aumentamos nuestra comprensión espiritual, la que a su vez nos revelaaún más la Luz de la Verdad. “Orad constantemente... Y conocerás la verdad y la verdad os harálibres.” Al traducir las imágenes, e incidencias de la experiencia diaria de la vida usando la nuevalengua, el lenguaje Espiritual y la Consciencia se expanden a tal punto, que la traducción sucedesin necesidad de pensar. Se convierte en un estado habitual de la Consciencia, en percepciónconstante de lo real, lo verdadero.Solo de esta manera y de ninguna otra, logramos que nuestras vidas evolucionen armoniosamentedesde el centro de nuestro Ser, sin la necesidad de pensar. En lugar de que nuestra existencia seconvierta en una feria de “milagros”, esta se vive como una manifestación continua del bienmismo. En vez de hacer ingentes esfuerzos, para lograr que lo bueno nos llegue, nuestro bienverdadero surge a nuestra vida desde lo más recóndito de nuestro Ser, sin necesidad de ningúnesfuerzo consciente, ya sea mental ó físico.No dependemos de nada ni de nadie, ni siquiera de nuestro propio esfuerzo. La iluminaciónEspiritual nos hace confiar en la Divinidad, que se manifiesta y revela a sí misma, de maneraindividual, haciéndonos dejar a un lado los esfuerzos personales.3. CRISTOLas Antiguas Escrituras Sagradas revelan que, “es difícil entender que al regalar comida obtenemosmás fuerza; que al donar ropa a los demás manifestamos más belleza, y que si reposamos enmoradas de verdad y pureza, adquirimos grandes tesoros.” 14
  18. 18. Abraham, padre de los Hebreos, cimentó la prosperidad de su pueblo con la idea del diezmo,consistente en donar una décima parte de los ingresos propios para actividades espirituales, paraobras caritativas, sin pensar en recompensa alguna o en recuperar la inversión.“La Inmortalidad solo puede establecerse mediante continuos actos de benevolencia y laperfección se obtiene con la compasión y la caridad.” Mientras más elevado es el Amordesinteresado que expresamos, más cerca estaremos del reconocimiento consciente del Yoverdadero, el Ser real.El “Yo” personal solo se preocupa de los deseos, de obtener, desear, conquistar, acumular,mientras que el Yo individual real, da, sirve, comparte y bendice. El sentido del Yo personal, seforma por la percepción sensorial de las experiencias humanas y está plagado de limitaciones yerrores. El Yo verdadero es la Infinitud individualizada de las ideas y actividades expresadaseternamente, sin limitaciones ni restricciones.El Yo personal se ocupa principalmente, de los problemas y asuntos personales, expandiendo susfronteras, para incluir a los miembros de la familia inmediata o a un círculo de amigos. Muchasveces, este sentido personal del Yo participa en obras caritativas y de beneficio social, pero alanalizar las motivaciones, vemos que no es más que el Yo ilusorio, en busca de reconocimiento. ElYo verdadero, el Ser real, se proyecta desde nuestro interior y bendice todo aquello con que entraen contacto; se reconoce fácilmente por el desprendimiento, porque no exige nada a cambio, nirecompensa ni reconocimiento, ni ningún tipo de engrandecimiento personal. No es una entidaddébil, o un objeto que los mortales puedan manipular, porque difícilmente lo conocen o perciben.Acuden a la mente dos maravillosas ilustraciones, para demostrar la diferencia que existe entre elsentido personal, ilusorio del Yo y el Yo Inmortal.Siddhartha, que había abandonado su hogar y su familia para dedicarse de lleno a la búsqueda dela verdad, recibió finalmente la iluminación convirtiéndose en Buda, el Iluminado o tal como loconocemos, el Cristo de su tiempo. Su padre, un gran rey que estaba a punto de morir, lo manda abuscar rogando por su pronto regreso. Cuando lo tuvo en frente se dio cuenta de que lo habíaperdido, en el sentido del yo personal, la relación padre e hijo, a pesar de lo cual le reclamó,diciéndole:” Te ofrecería mi reino, pero sé que lo considerarías algo así como cenizas.” Buda lereplicó: “Sé que el corazón del rey está lleno de Amor... pero permitamos que los lazos del Amor,que te han mantenido unido con el hijo que perdiste, abracen con igual devoción a todos tussemejantes, y recibirás en tu corazón a alguien más grande que Siddhartha, al Ser de Luz, elMaestro de la Verdad, el Virtuoso Predicador y la Paz Divina.”La otra historia maravillosa se refiere al gran Maestro Jesús. “Mientras hablaba a la gente, llegansu madre y sus hermanos y quedándose afuera lo mandan llamar. Había mucha gente sentada a sualrededor. Le dicen:” Tu madre y tus hermanos y hermanas te esperan afuera” y señalando a susdiscípulos respondió: “¿Quienes son mi madre y mis hermanos y hermanas?” Y mirando en torno alos que estaban a su alrededor, dijo:”Contemplad quienes son mi madre y mis hermanos yhermanas. Porque quienes hacen la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ese es mihermano, mi hermana y mi madre.”En la medida en que nos iluminamos espiritualmente, vienen a nuestro encuentro aquellos quebuscan su liberación de la oscuridad material, la enfermedad, el pecado, la limitación, el temor, la 15
  19. 19. inquietud y la ignorancia. Podemos ayudar en esa tarea liberadora, solo en la medida en quecomprendemos que tanto la calidad como la actividad del Alma son impersonales, y que en supropia manifestación universal se individualiza.Por medio de la meditación, o de la comunión interior, nos hacemos receptivos a la Verdad, que serevela en nosotros y es a esto lo que llamamos oración. Nuestra oración no debe estar conectadacon algo externo, así sea un mal llamado paciente. En verdad, la oración no es un proceso ni unacombinación de palabras, o pensamientos, como tampoco es una declaración, ni afirmaciones, ninegaciones. La oración, es un estado de Consciencia en la que vivimos la armonía, la perfección, launidad de la existencia, la alegría, la Paz, el dominio. Con frecuencia, durante la meditación uoración, el individuo recibe revelaciones específicas como frutos de su Consciencia del Ser real.Innumerables han sido las veces que se nos ha revelado que el talento, la habilidad, la educación yla experiencia individual son en verdad la manifestación de la Consciencia de cada uno, bien seaartista, músico, vendedor, empresario, actor o lo que sea. Podemos concluir que la Consciencia, seexpresa a sí misma en forma individual y por lo tanto, siempre manifiesta oportunidades,reconocimiento y receptividad. Por eso, como la Consciencia está siempre manifestándose a símisma, a través de nosotros en forma individual, no puede existir un don que no se haga realidad,talentos y habilidades que no se expresen; tampoco pueden existir esfuerzos que no seanrecompensados. En otras palabras, todos los esfuerzos y actividades son expresión de lascapacidades y aptitudes de la Infinitud, la Conciencia, que se hacen realidad de manera individual.Ser conscientes de esta Verdad hace que desaparezca la ilusión del desempleo, de la falta deingresos, o de la carencia de cariño y aprecio. Es muy importante tener presente en todomomento, que las palabras que carecen de la convicción perceptiva de la Consciencia de Verdadson como “nubes sin lluvia”, “vanas repeticiones”, en una palabra, nada.De igual forma se nos ha revelado que solo hay Una Vida, y que esta nunca se halla en peligro deenfermedad, accidente o muerte. Esta es la Vida que vivimos individualmente. Nunca es necesariotratar de sanar a una persona o a un animal. Lo que sí es absolutamente necesario es estarsiempre atentos, para no aceptar como real la apariencia de lo ilusorio, en nuestro pensamiento,ni de ningún poder o actividad distinta a la Ley Única de Vida, el Alma! Cuando vivimospermanentemente en esta Consciencia de la Verdad, del bien, de la armonía desaparece la ilusióncreada por los sentidos, bien sea en la forma de una persona enferma o pecadora. Afirmar conpalabras, que la ilusión sensorial es una ilusión, no ayuda para nada. La percepción se hace real,solo cuando somos conscientes de esta verdad, surgiendo entonces, un mundo en el cual lasanación y la regeneración, y aún la resurrección, son totalmente normales en el diario vivir.Hace poco le escribí a un amigo con ocasión de su cumpleaños lo siguiente, y sé que no semolestará si lo comparto con ustedes:“Como regalo de cumpleaños desearía que nunca los cumplieras para que de esta forma, teacostumbres a la idea de que la Vida es una continuidad consciente, que no se interrumpe jamás,que nunca se detiene; es un conocimiento consciente de evolución progresiva.En verdad, no hay interrupción en la evolución de la Consciencia en ningún nivel, ni se pierde elconocimiento consciente del cuerpo, como tampoco se pierde la Consciencia de un talentoartístico, musical o de cualquier otro tipo una vez aprendido. 16
  20. 20. La Consciencia se proyecta desde el interior haciéndose real en el mundo externo y su origen esilimitado, es la Infinitud del Ser que se hace individuo, tú, con todas las variedades, formas yexpresiones posibles de esa Infinitud.La muerte no es más que una creencia, que surge de la ignorancia creada por el pensamiento, quenos convence de que la Consciencia pierde el sentido corporal, individual. La Inmortalidad es elconocimiento de la Verdad, de que la Consciencia es eternamente consciente de su propiaidentidad, cuerpo, forma o expresión. La Consciencia consciente de su Infinitud es Inmortalidadrealizada, aquí y ahora. El conocimiento de la Consciencia, que se manifiesta eternamente enformas individuales creadas o manifestadas en sí mismas, es la Inmortalidad, aquí y ahora. EsaConsciencia eres tú.”La Consciencia espiritual es conocimiento de que la armonía simplemente es, lo cual nos libera delesfuerzo personal. Una vez liberados de la creencia en la necesidad del esfuerzo personal, serevela Cristo en nosotros que es realidad viviente. Cristo es la verdad activa en la Conscienciaindividual. Es la habilidad de captar, de recibir la palabra de Verdad, que se declara a sí misma ennosotros, antes que en expresarla en forma hablada. Al aquietarnos interiormente, nos hacemosmás receptivos a la Verdad que se declara a sí misma en nosotros, individualmente. La actividad deesta Verdad en nuestra Consciencia es Cristo, la presencia misma de Dios. La Verdad que recibimosy que mantenemos permanentemente en la Consciencia, es la ley de la armonía en todos nuestrosasuntos pues, es la que gobierna, dirige, conduce, guía y apoya todas y cada una de nuestrasactividades del diario vivir. Cuando surge la apariencia sensorial, ilusoria de enfermedad o carenciade cualquier tipo, esta Verdad siempre presente, nos sana y nos hace prosperar, se convierte ennuestra salud y prosperidad.Para muchos la palabra Cristo continúa siendo un término bastante misterioso, una entidaddesconocida, algo extraño que quizás nunca lo puedan hacer realidad. Tenemos que cambiar estaactitud, si anhelamos beneficiarnos de la revelación de la Divina Presencia en nosotros, que nosdio a conocer Cristo Jesús y muchos más. Tenemos que vivir a Cristo como una realidadpermanente y continua, como la Ley Divina que es. Hay que vivir conscientemente, en la Verdadactiva interior manteniendo siempre una actitud receptiva, un oído atento y muy prontolograremos el conocimiento interno, que es la actividad de la Verdad en la Consciencia Individual;es Cristo hecho realidad.Esta comprensión correcta de lo que es Cristo, nos hace entender la oración. Todas lasdefiniciones de oración, que encontramos en los diccionarios, corresponden a un concepto basadoen la creencia errónea de que hay un Dios en alguna parte, listo a escuchar nuestras oraciones.Entonces, si lográramos encontrar a este Dios y que esté en una actitud mental correcta, seríaposible que recibiéramos una respuesta favorable a nuestras peticiones, a menos claro está, quenuestros padres o abuelos hasta tres o cuatro generaciones atrás, como se nos ha dicho, hayanpecado, en cuyo caso seríamos considerados responsables de los mismos y nuestra oraciónterminaría seguramente en el basurero del cielo.Nosotros en el Camino de la Infinitud tenemos una comprensión muy diferente de lo que es laoración. Sabemos que todo el bien que recibimos, sea cual fuere, es el resultado directo denuestra Conciencia individual de la Verdad. Nuestro conocimiento de la Vida Espiritual semanifiesta en proporción directa con nuestra receptividad a la Verdad, que permite que Dios serevele por sí mismo y no como producto de oraciones. Este es el concepto más elevado de la 17
  21. 21. oración. Lo hacemos realidad individualmente, si practicamos varias veces durante el día o lanoche la meditación, la comunión, nuestra capacidad de oír en el silencio. Cuando nosaquietamos, entramos en actitud receptiva, lo que nos hace conscientes de la presencia de Dios.Esta habilidad de sentir, o de ser conscientes de la Presencia, es la actividad de Dios, de la Verdaden nuestra Consciencia. Ser conscientes, sentir la Presencia Divina es Cristo mismo, nuestrarealidad individual.Vivimos en el mundo sensorial y solo nos preocupamos por todo aquello que nos reportan lossentidos, conociendo las experiencias del bien y el mal, del dolor y del placer. Por medio delestudio y de la meditación, nos aproximamos a una comprensión mental de la Vida generandopensamientos más elevados, los que a su vez son causa de mejores condiciones de vida. En lamedida en que pulimos nuestras cualidades mentales y evolucionamos siendo más pacientes,amables, caritativos y olvidamos fácilmente las ofensas y agravios, nuestra vida adquiere estasmismas cualidades, pero no nos quedemos en esto.En un plano más elevado que el del cuerpo y el de la mente, se encuentra el Alma, el reino de Dios.Es la realidad de nuestro ser, nuestra naturaleza Divina; esto no quiere decir que el cuerpo y lamente estén separados del Alma sino que ésta los contiene y reside en la inmensidad de nuestroSer.En el reino de Alma encontramos completa calma, Paz, armonía y dominio absolutos. No existe niel bien ni el mal, ni el dolor ni el placer, solo la felicidad de Ser. Estamos en el mundo, pero nosomos del mundo, porque no reconocemos el mundo sensorial ni sus apariencias, porquehabiendo despertado nuestro sentido espiritual “lo vemos a Él como lo que Es”, lo real a través dela apariencia.Hasta ahora hemos buscado la felicidad en el llamado mundo objetivo, en personas, lugares ycosas. Ahora gracias al sentido espiritual, a este sentido del Alma, el mundo entero nos brinda susdones a través de las personas y no por las personas en sí. El sentido material de las personas ycosas son objetivos nuestros, lo que deseamos. A través del sentido espiritual, el Alma misma, elbien se manifiesta desde el centro interior de nuestro ser y lo percibimos como personas que nosayudan, o como las situaciones difíciles que se solucionan. El sentido espiritual, el Alma, no nospriva ni de la familia, ni de las amistades, ni de las comodidades de la existencia humana; lo que siorigina es un estado permanente de Consciencia elevado, en el cual percibimos a las personas, alas cosas y a los sucesos en el mismo nivel de Consciencia que es ahora una realidad.Por muchos siglos, la atención la centramos en Jesucristo como Salvador del Hombre, y en estossiglos, el sentido material de la vida ha oscilado entre los extremos, Luz y oscuridad. Un Maestrodel siglo XVI escribió:”Cristo (Jesús) se declara así mismo como la Luz del Mundo y le dice a susdiscípulos, que ellos son también la Luz del Mundo. Todos los cristianos que viven en el EspírituSanto -los verdaderos cristianos- son uno solo en Cristo, en Dios y son como Cristo (Jesús). Estoimplica que lo que hizo Cristo (Jesús) también ellos lo harán.”La realización espiritual, que es la verdadera tarea, consiste en hacernos conscientes, en darnoscuenta, de que Cristo es nuestra propia Consciencia. Reconocemos con alegría y un Amorprofundo, la realización de Cristo, no solo en Jesús sino también, en otros maestros y profetas detodos los tiempos. Nuestros corazones rebosan de gratitud, porque Cristo ha sido realizado pormuchos hombres y mujeres en la actualidad. Ahora esperamos con certeza nuestra realización 18
  22. 22. individual, Cristo, nuestra propia Consciencia. “El reino de los cielos está dentro de vosotros y quienlo busque fuera de sí mismo, nunca lo encontrará, pues Dios solo puede ser buscado por Diosmismo, por eso quien busca a Dios ya lo ha encontrado.”Es indispensable comprender lo que es la “Consciencia”, pues solo podemos demostrar omanifestar aquello de lo que somos conscientes. ¿Qué tenemos en la Consciencia? ¿Creenciasmortales? ¿Hemos renunciado a lo material, mortal y reconocemos que somos Cristo,manifestación Divina? Algún día tendremos que dejar a un lado la búsqueda y saber de una vez ypor todas, que ya somos manifestación Divina. Tenemos que alimentar a cinco mil sin tener quepensar cómo lo haremos y de donde saldrá el alimento. Las multitudes serán alimentadas porCristo, nuestra Consciencia Divina. La escasez solo existe en la Consciencia mortal! Tenemos sinfalta que abandonar lo humano y afirmar nuestra verdadera identidad, Cristo.Cuando estemos frente a cualquier situación o persona y la apariencia de la mente carnal nosquiere convencer de lo difícil que es la existencia, inmediatamente tenemos que corregir estaapariencia, declarando: “Yo soy Cristo, el Hijo de Dios vivo” y entonces, todo lo que parece sermortal es ilusorio, nada. Jamás sentiremos miedo de nada que sea mortal o de ninguna situaciónmaterial, porque somos conscientes de su irrealidad.La verdad es simple. No existe una metafísica profunda ni misteriosa. O es la verdad o no la es,porque no puede haber una verdad superficial y una verdad profunda, no pueden existir distintosniveles de la Verdad. Si es Verdad es Verdad absoluta! Aquí se trata de la Verdad, la Infinitud quese individualiza como poder. El poder no existe afuera o como algo separado de nosotros. Cadauno de nosotros individualiza el Poder de la Infinitud, en proporción directa a su conocimiento dela Verdad.La Vidas es Dios y Dios es nuestra Vida. No hay sino la Vida Eterna y esa vida es lo que somos cadauno, individualmente siendo conscientes de que ninguna de las manifestaciones individuales esmenos Divina o más Divina que los demás; esta Vida Única Eterna, nunca muere ni se enferma.Nuestro conocimiento consciente, nuestra Consciencia de la Verdad es fuerza de sanación ennosotros, y por ende en toda la creación.No existe sino una Consciencia, Dios. Esta Consciencia Omnipotente, Omnipresente y Omnisciente,se individualiza y por eso con nuestra Consciencia Única, siempre presente, solucionamoscualquier situación. Por ello no rezamos, ni buscamos el contacto con un Ser lejano y no lohacemos porque cada uno de nosotros es consciente de la Presencia Divina, la ConscienciaOmnipresente, razón por la cual dejamos a un lado lo que parece ser un problema. Esta es laConsciencia de Vida, de Verdad, de Dios, que es lo que realmente somos. La comprensión de quenuestra Consciencia es la Consciencia del Todo, de que individualmente somos la totalidad de laVida, es la Verdad Eterna.El siguiente paso en nuestra evolución es la comprensión, de que siendo Consciencia Totalindividualizada, nuestro cuerpo, nuestros negocios y nuestro hogar son manifestación de esaConsciencia individual. Podemos probar nuestro dominio sobre las condiciones meteorológicas, elclima, las ganancias, la salud y sobre el cuerpo, solo si entendemos claramente, que no son másque ideas que tenemos en la Consciencia y que hacemos realidad. El hogar, nuestra actividadlaboral y el cuerpo son ideas en nosotros, que hacemos realidad de acuerdo a la comprensiónconsciente de la Verdad, y es esto lo que nos da dominio sobre nuestra Vida. No es una exaltación 19
  23. 23. de nuestra humanidad ni de hacerla divina: Es la eliminación absoluta de lo humano y laRevelación de nuestra Divinidad.Podemos saber en cierta medida, nuestro progreso espiritual observando, si lo que estamoshaciendo es para mejorar nuestro bienestar material. Es indispensable tener presente en todomomento, que la vida estructural del hombre, de los animales o de las plantas no es el Principio deVida Único, Dios sino el concepto limitado, humano de la Vida real; por lo tanto, cualquier intentode sanar, cambiar o corregir el Universo físico, material, es evidencia de que no hemos progresadoespiritualmente.La Conciencia Crística reconoce que la Vida es la totalidad, Dios y sabe que lo que aparece anuestra vista y lo que oímos no es la Vida sino la ilusión y el falso sentido de la existencia. LaConsciencia Espiritual discierne lo que es en Verdad la Vida.Como no podemos solucionar un problema desde el mismo nivel del problema, tenemos queelevarnos por encima de las apariencias, con el fin de establecer la armonía del Ser. Todo aquelloque parece real a los cinco sentidos, no es la realidad de las cosas, por eso no podemos pensardesde ese nivel. Haciendo a un lado las apariencias y alejándonos de la imagen que los sentidosnos brindan, comenzamos a hacernos conscientes de la Realidad, lo que Eternamente Es!4. NUESTRA EXISTENCIA REALEl Espíritu es nuestra existencia real y solo en la medida en que comprendamos que somosEspíritu, podremos dejar a un lado el falso sentido material de la vida. Vemos entonces, que la vidaorganizada del hombre, de los animales y de las plantas no es más que el sentido falso de laexistencia; que nuestra preocupación por las necesidades de la vida diaria no tienen razón de ser;que a pesar de que todas las bellezas que poseemos indican un origen divino, no son la creaciónreal de la Verdad Espiritual y que las apariencias de la enfermedad, vejez y muerte no son enmodo alguno parte de la Vida Espiritual, real. Cuando esta Consciencia se hace realidadempezamos a vislumbrar la existencia Espiritual Eterna, que nunca es alterada por las condicionesmateriales, o por los pensamientos mortales. Al transcender el mundo de lo que vemos, oímos,gustamos, tocamos y olemos, el mundo de los sentidos, empezamos a captar visiones que nosrevelan la verdadera tierra creada por Dios.La vida espiritual, comprendida correctamente, genera la capacidad de sanación y se logra cuandono se tiene Consciencia de un mundo estructural, por lo tanto, no lo vemos. Tenemos querecordar siempre que nuestra tarea no es sanar, cambiar, alterar, corregir o salvar al mundo. Latarea espiritual consiste en comprender, que el mundo sensorial es una ilusión, que es efecto,resultado de una comprensión errónea de la vida. Desde esta posición superior de la Consciencia,podemos contemplar a través del sentido espiritual, la “Casa que no ha sido construida con lasmanos y que es eterna en los cielos.”Tenemos la tendencia a pensar que ciertas personas son excelentes proveedores, otras excelentespara ganar dinero, de otros como muy buenos vendedores o extraordinarios sanadores.Entendamos de una vez por todas correctamente: No es nunca una persona, es la Consciencia laque sana, regenera, pinta, escribe y compone. Es el estado de Consciencia el que se manifiesta 20
  24. 24. como una persona, debido al concepto limitado, finito que abrigamos de Dios y del hombre.Frecuentemente sufrimos decepciones con personas que no viven de acuerdo a la idea que noshemos hecho de ellas. Esto nos sucede porque, hemos adscrito las buenas cualidades de laConsciencia a la persona, y sufrimos porque, ella no vive a la altura de las cualidades que creímoserróneamente eran esa persona.En la Biblia encontramos seres como Moisés, Isaías, Jesús y Pablo entre otros. Deberíamosentender que todos ellos son símbolos de estados de Consciencia: Moisés simboliza el liderazgogubernamental de la Consciencia; Isaías el de Profeta; Jesús es la Consciencia de Mesías Salvador,de Gracia sanadora y Pablo la Consciencia expresada como mensajero, predicador, y Maestro. Essiempre nuestro particular estado de Consciencia el que se manifiesta a sí mismo, apareciendocomo seres humanos en esta instancia, o lo que sea, en cualquier momento.George Washington simboliza la Consciencia de integridad nacional; Abraham Lincoln, laConsciencia de la calidad e integridad individual.En cuanto a nosotros, tengamos siempre presente en nuestra Consciencia, que no somoshumanos, ni poseemos cualidades humanas; que somos manifestación de nuestro estado deConsciencia y entendamos claramente, que ese estado de Consciencia es el que se expresa a símismo como lo que somos, preservándonos y haciéndonos prósperos.Los fracasos son con frecuencia, el resultado de nuestra creencia de que expresamos a Dios, laVida o la Inteligencia o de que expresamos las cualidades de Dios. Esto nunca es cierto. Dios, laConsciencia, siempre se está manifestando a sí Mismo en su totalidad. La Consciencia, que es Vida,Espíritu, nunca deja de ser. Nuestra tarea es la de relajarnos permitiendo así que el Alma seexprese. El Egoísmo es la pretensión de ser o hacer a través del esfuerzo personal, físico o mental.La idea de “no tener pensamiento alguno” es la de abstenernos de pensar conscientementepermitiendo así que las ideas Divinas ocupen nuestra Consciencia. Ya que cada uno de nosotros esConsciencia Espiritual Individual, podemos confiar siempre que la Consciencia se ocupa a si misma,de todo lo concerniente a cada uno, cumpliendo en todo con su misión. En verdad, somosespectadores o testigos de la actividad Divina de la Vida ocupándose y expresándose a sí misma,en todo momento como lo que somos.Nuestra tarea es hacernos espectadores, o testigos de la Vida momento a momento, y cada vezmás y más. Sin lugar a dudas, tenemos que convertirnos en Observadores de la Vida y de suarmonía absoluta. Cada mañana debemos despertar con el intenso anhelo de ser atentosobservadores del devenir del día, momento a momento, hora a hora con sus satisfacciones ytriunfos. Varias veces durante el día, debemos detenernos y realizar conscientemente que somosespectadores de la Vida Eterna, de la Consciencia, que se proyecta ante nosotros expresando laInfinitud del momento, la actividad del Espíritu en su maravilloso ordenamiento. Tenemos queaprender a distanciarnos de nosotros mismos, para poder ser conscientes de que cualquiersituación que vivimos en el día es Dios actuando; de que somos testigos de la actividad del Amoren nuestros asuntos, y vemos que es Dios, con quien nos encontramos en todo momento, en todolo que hacemos.En la noche, debemos ser conscientes de que durante nuestro descanso, Dios está activo y el Amores la sustancia y la fuerza protectora. La Consciencia imparte sus ideas aún cuando dormimos,siendo Principio de Vida, ley que nos guía durante la noche. Nada externo puede llegarnos que 21
  25. 25. corrompa nuestra Consciencia, y esta verdad es el guardián que protege nuestros portalesmentales, dejando entrar únicamente lo que es real y armonioso.Conviértase en un observador, en un testigo de la Vida. Observe la manera como Cristo semanifiesta en su Consciencia, en su vida individual.Hay una guerra permanente entre la carne y el Espíritu, y esta continuará mientras validemos en laConsciencia cualquier idea que nos presenta la ilusión sensorial. La guerra es el resultado dequerer imponer las leyes Espirituales en la ilusión, creyendo que esta es real. La Paz solo reinarácuando el sentido estructural, material del Universo y el sentido corpóreo del hombre hayan sidosuperados.Observe cuidadosamente la frecuencia con que trata de aplicar una verdad metafísica a unproblema humano, y descubrirá la razón de su propio conflicto interior. Nuestro propósito es elestablecimiento de la armonía espiritual, antes que en continuar viviendo una vida ilusoria, con lacreencia que se puede mejorar mediante comodidades y riqueza.En los días iníciales de nuestra búsqueda de la Verdad, quizás no vayamos más allá de querer sanara alguien de alguna enfermedad, en lograr que una persona pobre sea más opulenta, o entransformar a un pecador en una persona moralmente sana. No hay ninguna duda, de que si nosconvertimos en estudiantes, o en Maestros de la Consciencia Espiritual parecería que alcanzamoslas metas anteriores y por algún tiempo podríamos continuar “usando” la Verdad, a Dios, paradirigir nuestro concepto material del hombre y del mundo.En la medida en que continuamos nuestros estudios espirituales y practicamos la meditaciónpodremos, en realidad, hacernos conscientes del conflicto interno. Sin duda alguna viviremosexperiencias extraordinarias, para luego caer en el valle de la incertidumbre; saldremos victoriososen muchas ocasiones, para luego sufrir dolorosas derrotas; oscilaremos entre el bien y el malaparente, éxitos y fracasos, espiritualidad versus mortalidad, salud y enfermedad. Este conflictointerior es el que se manifiesta como una guerra entre el Espíritu y la carne. Solo mediante laeliminación del sentido material o mortal, se da el conocimiento de la Verdad, la ConscienciaEspiritual de la existencia que pone fin a esta guerra.“Mi Reino no es de este mundo” es el principio sobre el cual edificamos una Consciencia nueva,más elevada. Es vital nuestro compromiso y habilidad para estar atentos, y no aceptar la imagensensorial, errónea de una persona, situación u objeto, porque solo así seremos conscientes de quetodo lo que existe es creación Divina.La abundancia espiritual no es ganar más dinero; ni tener una gran cantidad de dinero ahorrado daseguridad; ni la salud física es necesariamente la base de la vida eterna. Todo esto no deja de sermás que creencias humanas mejoradas.El estudiante que avanza en su tarea espiritual, renuncia gradualmente a sus intentos de mejorarlo humano y sus creencias al respecto, con el fin de facilitar la manifestación de la VerdadEspiritual de la Vida en su Consciencia.El reino espiritual es la fuente de la salud, porque la salud es en realidad la armonía eterna del ser;es la Consciencia, el conocimiento de que ya poseemos todo sin límites y es así, sin la necesidad de 22
  26. 26. tener ningún pensamiento al respecto. Hay que tener presente sin embargo, que no estamosconectándonos de nuevo a Dios, al Espíritu, con el sentido finito de la salud y de la abundancia. Laverdad es que estamos siendo conscientes de que la salud es espiritual al igual que la Provisión detodo lo que necesitemos para nuestro gozo de la existencia. Hasta ahora, nuestros esfuerzosestaban dirigidos a manifestar una mayor armonía y dominio en nuestros asuntos terrenales.Nuestra Consciencia de que somos seres celestiales es una realidad que hace que nuestraexistencia se manifieste en una mayor armonía y bienestar; es verdad que “lo demás vendrá porañadidura” como resultado de buscar primero el reino de los cielos, la conciencia espiritual, elpensamiento correcto. Descubriremos entonces, que el sentido espiritual, celestial, elpensamiento correcto es muy distinto del concepto humano de lo bueno y es precisamente esteelevado sentido del bien lo que debemos aspirar.“Mis pensamientos no son tus pensamientos ni tus caminos son los míos.” Por esto es que nobuscamos pensar o tener mejores pensamientos ilusorios para suavizar nuestros caminoshumanos. Buscamos verdaderamente la realización de los pensamientos y caminos de Dios.En esta etapa de nuestro progreso entendemos la importancia de olvidarnos de nosotros y denuestro bienestar. Estamos haciéndonos conscientes de que toda preocupación por nuestrobienestar personal equivale a construir sobre la arena, mientras que una vida dedicada a labúsqueda y realización de la Verdad es la construcción sobre la roca del templo de la Vida eterna.La felicidad y la prosperidad que perduran están en la realización del Principio o causa de la Vida sinos dedicamos a ello con toda la devoción de nuestro ser. Ahora percibimos que hay menosexpresión del yo ilusorio en nuestra vida, creando así más espacio para la revelación y evoluciónde nuestro Yo verdadero, Divino. Y comprendemos que este Yo Divino es nuestra totalidad, laInfinitud del Ser, lo que nos hace vivir. Descubrimos así el verdadero propósito por el cual estamosaquí.Dios es la evolución misma del mundo y todo lo que en él existe. Lo que percibimos por los cincosentidos no es ese mundo, sino el concepto mental falso y finito del mundo de Dios. Al elevar laConsciencia percibimos el universo espiritual y su propósito.Quien ha realizado su Yo superior sabe que es la Unidad de la existencia, Uno con todos los seres,hombres, animales y cosas. Ahora sabe que todo lo que le sucede a uno, afecta a todos. Launiversalidad de esta verdad se encuentra en las Sagradas Escrituras de todos los pueblos, como lopuede en las siguientes citas textuales:“Permite que se conquiste al hombre pobre con dádivas. La caridad es abundante en retribuciones;la caridad es la riqueza más grande pues, a pesar de que se esparce, no causa arrepentimiento.”ESCRITURA HINDÚ.“Su abundancia fue la plenitud del cielo y de la tierra; en cuanto más daban a los demás, mástenían.” ESCRITURA CHINA“Y da a aquel que es tu pariente próximo lo que le corresponde, y también al pobre y al viajero. Ytodo aquel bien que has hecho en tu Alma, lo has hecho con Dios.” ESCRITURA TURCA 23
  27. 27. “Bendito es quien da y no el que recibe... Dad y os será dado, en buena medida, en su totalidad, encompleta unidad y en abundancia continua. Pues, con el mismo rasero que midáis seréis medidos.”LA BIBLIAEn la medida en que nos hacemos conscientes de nuestra Unicidad, la unidad con toda la creaciónsomos más amorosos, apacibles, amables, más pacientes y comprensivos. Solo entonces damoscumplimiento a la gran enseñanza, “Ama a tu prójimo como a ti mismo.” Comenzamos avislumbrar el reino de Dios, “el templo que no se ha hecho con las manos”, el hombre y el mundo,creaciones de Dios. Este es el hombre espiritual, creación divina a quien se le dio dominio sobretoda la tierra.No hay ningún misterio en la vida interior, excepto el misterio de la santidad. Todo pensador sepreocupa por su bienestar, el de su familia y de la comunidad, por su país y el mundo. Muy prontollega al convencimiento de que no hay esperanzas para la humanidad, ni en la gente ni en lospoderes de este mundo. Los hombres son demasiado egoístas. En su conjunto están muypreocupados, y ocupados con sus propios intereses, como para prestar atención desinteresada a lasolución de los problemas del mundo.Los más ambiciosos están dotados, casi siempre con mayores aptitudes físicas y mentales, y muypronto alcanzan las posiciones de poder, y el mundo es conducido por quienes carecen deintegridad y Amor. Es muy raro que los políticos transciendan sus intereses egoístas y el verdaderoestadista se pierde en este desolador panorama.En todo el mundo se encuentran hombres y mujeres inspirados, que anhelan el amanecer de unnuevo día en el cual reine la hermandad. Les duele el corazón por la burla que sufren los hombresde buena voluntad y por el éxito de quienes idolatran el poder y las riquezas a expensas de sushermanos y que aparecen a lo largo de la historia. Estos seres de noble visión, se ven aprisionadosentre su esperanza en el progreso de la humanidad y la deprimente realidad de lo inútil queresulta la lucha por superar las fuerzas del mal que operan en el pensamiento humano. Finalmentellegan a hacerse la misma pregunta: ¿No hay acaso un poder que pueda detener este reino delmal, las guerras, el hambre y la pestilencia? ¿Es impotente el hombre ante los Cuatro Jinetes?Se ha iniciado la búsqueda que nos libera de las aflicciones y tribulaciones de la experienciahumana. Es realmente la búsqueda de Dios, y comienza en cualquier estado de Consciencia en quese encuentre. Si posee un profundo sentido religioso, apoyado por una iglesia buscara el Poder enla adoración religiosa, en algún credo o dogma o en cualquier culto. El intelectual buscará el Poder,sin duda alguna, en el campo de la Filosofía o en cualquiera de las enseñanzas filosóficas,religiosas. En tiempos recientes esta búsqueda se ha centrado en las iglesias que enseñanMetafísica o prácticas orientales como el Yoga. No hay la menor duda de que irán de un lado aotro en la búsqueda de Dios o Poder, que pueda detener este reino de lo mortal.El día menos pensado algo sucede en nuestro interior. La Consciencia se expande y ve lo que antesno podía. Se percibe un cálido entorno muy cercano, una Presencia real y tangible que no se habíapercibido. Esta experiencia es por lo general efímera. Ni siquiera se puede tener la certeza de quesucedió. Permanece en la memoria más como un espejismo que como una vivencia, hasta quevuelve a suceder y esta vez con mayor claridad, de forma más definida y quizás con una duraciónmayor. Gradualmente, despierta en la Consciencia el conocimiento de una Presencia que siempre 24
  28. 28. nos acompaña. Es algo que está al acecho en la Consciencia. En algunos momentos es unaPresencia que domina la escena o experiencia del momento.Ahora, sin embargo, el mal se hace menos real; la enfermedad no es tan aguda; el estrésfinanciero o la escasez de dinero comienza a ceder dando paso a la suficiencia; la preocupaciónpor el bienestar individual desaparece, porque gradualmente cada necesidad se resuelve sinpensar en cómo hacerle frente, sin planear, sin ansiedad y sin miedo. Todos aquellos miedos ytemores que se han tenido con respecto a personas y poderes desaparecen de nuestraexperiencia, al comprender que ningún poder terrenal es real. Los deseos disminuyen enintensidad. Los miedos desaparecen. Surgen la seguridad, la confianza, una actitud vigilante, unaagudeza mental, no solo evidente ante nosotros mismos, sino a todos aquellos con quienestenemos que relacionarnos.La Presencia interior es ahora igualmente un Poder interior. Somos conscientes, en todo momentode lo que es real y verdadero. Disminuyen las penas y sufrimientos en las experiencias que vivimosy somos conscientes del Poder real que gobierna nuestra vida, haciéndola armoniosa y fructífera.Desaparecen los miedos del mundo, al igual que los intensos placeres que se vivían en las cosasmundanas. Se tiene entonces la opción de disfrutar los placeres del mundo o de ni siquieraextrañarlos si no se tienen. La alegría interior es real y permanente; no necesita de estímuloexterior.En este estado de Consciencia, Dios es la Luz interior o por lo menos, se siente que la Luz esemanación divina. Dios es percibido como Presencia interna, como un Poder de persuasión. Losienten todos aquellos que entran en contacto con quien ha realizado su Yo verdadero;igualmente lo refleja en su salud y en el éxito de su vida. Emana de su ser una radiación similar a ladel Sol con sus rayos de Luz.Al hacerse consciente de la Vida, de su origen que se encuentra en su interior, el hombreencuentra la Paz, la felicidad, la armonía y la seguridad. Aún en un mundo caótico, ejerce sudominio con total tranquilidad y maestría; es la Presencia viva del Ser Inmortal.Cuando hemos transcendido los cinco sentidos, y somos conscientes en cierta medida del Espíritu,de Cristo, comprendemos que no hay límites, ni aquí ni allá, ni ahora ni después. Nos movemos sinlimitaciones de tiempo ni espacio; la realización es tal, que no hay forma de definirla ni dedescribirla objetivamente.En esta Consciencia iluminada desaparece el sentido finito, sensorial y la visión es ilimitada. Secapta la Vida en su belleza y libertad absoluta. La sabiduría de todos los tiempos es comprendidaen un instante. Se tiene la experiencia real de que la muerte no existe, y nos encontramos conaquellos que supuestamente estaban al otro lado de la barrera, que habían desaparecido. Estacomunión no es en nada parecida a la que enseña el espiritualismo; es en verdad una percepciónconsciente de la Vida Eterna que jamás conoce la muerte. Es la vivencia y comprensión absoluta dela Inmortalidad. Es la Vida sin comienzo ni final. Es la Luz hecha realidad o la realidad hecha Luz.No existen límites ni tiempo ni espacio. La Visión abarca la totalidad del Universo y hace puenteentre el tiempo y la eternidad. Es la totalidad del Ser.En esta dimensión vemos sin necesidad de los ojos, oímos sin utilizar los oídos, comprendemostodo aquello que antes no habíamos podido. Donde estamos está Dios, porque ya no hay división, 25
  29. 29. no hay separación. Aquí no hay premios ni castigos, solo armonía. La Vida no depende de ningúnproceso porque “no solo de pan vive el hombre.” Atisbamos el cielo y podemos ver lo que los ojosmortales no están preparados para ver.El sentido espiritual no tiene nada que ver con el bien humano, sensorial y sin embargo, laConsciencia, Cristo se hace realidad en la armonía de lo que percibimos como vida humana y enlas cosas y en las circunstancias del momento. Aunque “Mi reino no es de este mundo” “VuestroPadre sabe que tenéis necesidad de estas cosas” y nos provee de ellas aún antes de pedirlas.Y Jesús dijo a sus discípulos: ”Por eso os digo que no penséis acerca de lo que habéis de comer ni delo que habéis de vestir. La vida es más que comer y el cuerpo es más que el vestir.Reflexionad: las aves, no siembran ni cosechan, no almacenan ni tienen graneros, y Dios lasalimenta; cuánto más a Vosotros que sois mucho más que ellas?¿Y quién de vosotros puede agregar con un pensamiento un cúbito más a la medida de su vida?¿Si ninguno de vosotros puede hacer aquello que es mínimo, para que pensar en lo demás?Mirad cómo crecen los lirios del campo; no laboran, ni tejen y Yo os digo que ni Salomón en toda sugloria jamás lució como uno de ellos!Y si Dios viste así a la hierba que hoy está en el campo y mañana se echa al horno, cuánto más aVosotros, hombres de poca Fe!Así pues, os digo que no andéis buscando lo que habéis de comer, ni lo que habéis de beber y noseáis de una mente que duda.Que de todas esas cosas se afanan quienes son del mundo. Vuestro Padre sabe que tenéisnecesidad de estas cosas.Pero antes que nada, buscad primero el Reino de las Cielos que lo demás vendrá por añadidura.No temáis pues, mi pequeño rebaño porque a Vuestro Padre le es placentero otorgaros el Reino.”Lucas 12: 22-325. ALMAEl Alma es un elemento integral del hombre poco conocida y de la que muy pocos logran serconscientes.Con frecuencia, quienes han tocado fondo como consecuencia de un inmenso sufrimiento, logranromper la ilusión del sentido material de la Vida y entran en los recónditos lugares de su Serinterior, donde descubren su Alma, su realidad de Ser. Se hacen así conscientes del Alma y 26
  30. 30. descubren nuevos valores, recursos, una fuerza nueva, diferente, y la existencia de una naturalezatotalmente distinta.El Alma posee la facultad de romper la ilusión que crean los sentidos. El sufrimiento humano es elefecto producido por la ilusión que causan los cinco sentidos; es decir, de alguna manera es visto,oído, tocado, saboreado y olido. En consecuencia, el sufrimiento solo existe en esta Conscienciasensorial, mortal y al igual que la enfermedad es producto de una percepción errónea causada porla ilusión o el falso sentido, que nos engaña por la ignorancia que tenemos de la Vida misma.Hay muchas maneras de solucionar temporalmente las condiciones erróneas que llamamosenfermedad, carencia de dinero y otras que vivimos a diario. La superación definitiva, total, esdecir, la destrucción del error solo se produce mediante el conocimiento del Alma y sus facultades.El Alma, la razón de ser del hombre, yace en lo más recóndito de su Ser, lo que hace que suconocimiento requiera de una permanente y muy exigente disciplina espiritual. Estamosacostumbrados a usar nuestro conocimiento, nuestras facultades matemáticas y musicales porqueestas yacen en la superficie de nuestro ser, y aún más superficiales están las facultades para losnegocios, el sentido direccional y el artístico, aunque los verdaderos artistas, escritores y músicosse sumergen en las profundidades de su Ser para extraer las exquisitas armonías de la música, dela literatura, la pintura, la escultura y la arquitectura.Mucho más profundo aún, pero al alcance de nuestro Conocimiento se encuentra el Alma y susfacultades. Cuando nos hacemos conscientes del Poder del Alma, esta conduce desde nuestrointerior todos los asuntos de nuestra existencia por medio de la inspiración, la estética, la Paz, lafelicidad y la armonía en cada instante, y cada evento que vivimos lo reviste con Amor,comprensión y éxito.Quienes están muy dedicados a vivir los dolores y placeres de los sentidos, no tendrán tiempopara conocer el Alma y en consecuencia, no es una realidad para ellos. A través de la historia, lahumanidad ha sido invitada a calmar la sed en esta fuente de Vida Eterna y en cada generaciónhan surgido hombres y mujeres que han encontrado la Paz y la juventud eternas en sí mismas. Detiempo en tiempo se erige Uno que otro, que ha bebido de lo más profundo de la fuente del Almay estos Profetas han hablado del Reino interior, y cuando lo establecemos conscientemente ennosotros, la vida se vive por Su Gracia. A pesar de haber oído estas enseñanzas, muchos aleganque sus múltiples ocupaciones no les permiten realizar el trabajo que implica la búsquedaconsciente del Reino; otros pasan su tiempo dedicados a los placeres sensoriales, los pasatiemposy la entretención; muchos más están ocupados solamente con obtener y acumular.Cada vez más aumenta el número de seres que empieza a darse cuenta que la liberación delmiedo, de la inseguridad, de los deseos y de la enfermedad no se da en el mundo material. Unaguerra no se termina con otra guerra; la riqueza no garantiza que los deseos satisfechos produzcanla armonía. Las medicinas causan la impresión de alivio, pero no pueden establecer la salud real.Se nos ha hablado acerca del Poder que existe en nosotros mismos, de un poder que origina elpensamiento correcto del cual si bebemos de él obtenemos la Paz, la felicidad y la armonía, queson nuestros derechos adquiridos al nacer. Este poder está al alcance de todos, porque es parteintegral de nosotros, en verdad es lo que somos. Así como un gigantesco tempano de hielomuestra solo la punta, los poderes “humanos” del cuerpo y de la mente son cerca de una terceraparte del Poder real que poseemos. 27

×