La ley y la gracia
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

La ley y la gracia

on

  • 3,318 views

 

Statistics

Views

Total Views
3,318
Slideshare-icon Views on SlideShare
3,318
Embed Views
0

Actions

Likes
1
Downloads
76
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    La ley y la gracia La ley y la gracia Document Transcript

    • La Ley Y La Gracia La diferencia entre el Antiguo y Nuevo Testamento Por Antonio de Jesús LiraEsta obrita expone en forma breve las diferentes eras bíblicas con un análisissencillo de las leyes del Antiguo Testamento y la Gracia de Cristo en esta Eradel Nuevo Testamento.
    • 1 La Ley Y La Gracia La diferencia entre el Antiguo y Nuevo Testamento En este tiempo de sincretismos religiosos, es preocupante que muchos no distingan los periodos bíblicos, y por tal motivo crean también sincretismo entre la Ley Moisés y la Gracia de Cristo. Si con esta obrita podemos ayudar a entender la diferencia entre un periodo y otro, y tomar más exactamente el Camino de Dios, glorificamos a Dios por ello. El autor.La historia bíblica se reconoce en tres grandes períodos llamados eras, épocas, edades,dispensaciones, a saber: 1. Patriarcal 2. Judaica, llamada también Mosaica 3. CristianaMe referiré a la primera época en forma breve, siendo de mayor análisis la segunda, ymuy especialmente la tercera, puesto que es la era en que a nosotros nos ha tocado vivir. LA ÉPOCA PATRIARCALLa época patriarcal se reconoce desde que Dios creó el universo, es decir, desde lacreación del hombre, hasta el tiempo de Moisés.Durante esta primera parte de la historia bíblica, Dios gobernó los grupos familiares pormedio de los jefes de estos grupos de familia, quienes fueron conocidos como “patriarcas”(Hechos 7:8; Hebreos 7:4), esta palabra significa “un padre que es gobernador”.La era patriarcal empezó cuando Dios hizo todas las cosas, y esta era continuó hasta eltiempo cuando Moisés sacó al pueblo hebreo del cautiverio egipcio. Así tenemos que losprimeros humanos de era patriarcal fueron Adán y Eva.Finalmente, en esta era fue el tiempo cuando Dios habló a la gente por medio de patriarcascomo Adán, Noé, Abraham, Isaac, Jacob, y otros.
    • 2 LA LEY Y LA GRACIA LA ERA MOSAICA O JUDAICAPara una fácil compresión, me referiré a este tiempo, sencillamente como la era mosaica.La era mosaica se establece desde Moisés, el gran líder del pueblo de Israel en el AntiguoTestamento, hasta la muerte de Jesús en la cruz.“La era mosaica” fue llamada así en honor a Moisés, a través de quien Dios dio la Ley delAntiguo Testamento a la nación de Israel, y luego de haberle encargado liberar al pueblohebreo de la esclavitud en Egipto.La ley de Moisés fue dada exclusiva y solamente para los israelitas, mismos que más tardefueron conocidos con el nombre de judíos. Este punto es muy importante entenderlo bien.Hay dos razones básicas por las que a nosotros, los que somos de la raza gentil, no nos tocaestar bajo o ser gobernados por los preceptos o mandamientos de la ley de Moisés:1) Nosotros no somos de la raza judía, del pueblo de Israel. A nosotros se nos conoce comopueblos gentiles, pueblos que no tenían Dios como lo tenía la nación de Israel. Los gentileseran generalmente paganos, y adoraban distintos dioses, por lo que eran politeístas, cuyatendencia se evidencia hoy día con la actitud de venerar distintas imágenes o iconosreligiosos. Así que la ley de Moisés no se escribió para nosotros los gentiles.2) La segunda razón por la que no estamos hoy bajo la ley de Moisés, en el caso de quefuéramos judíos, es porque ahora está en vigencia el Nuevo Testamento de Nuestro SeñorJesucristo, el Nuevo Pacto de Dios, la era de la gracia de Cristo, y el Antiguo Testamentoesta abrogado, esto significa que está anulado, que está abolido. Dice Hebreos 7:18:“Queda, pues, abrogado el mandamiento anterior a causa de su debilidad e ineficacia”.El propósito del Antiguo Testamento, la ley de Moisés en la nación de Israel ya fuecumplido, y fue la primera fase de un proyecto de Dios, por medio del cual trajo lasalvación eterna para la humanidad en la persona de Jesucristo; y la gracia de la salvaciónde Cristo fue ofrecida para los que obedecen al Señor, como lo dice la carta a los Hebreos5:9: “y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos losque le obedecen“.La era mosaica fue el tiempo cuando Dios gobernó a su pueblo Israel por medio de la Leyde Moisés.En la era mosaica está incluida la vida de Moisés y todos los acontecimientos que siguierona su muerte, es decir, mientras que esta ley del Antiguo Testamento estuvo vigente.En el estudio de la era mosaica se conoce del paso del pueblo de Israel por el desiertodurante cuarenta años, camino a la tierra prometida de Canaán, al mando de Moisés, luegode sacarlo de Egipto en el año 1513 a. C., después de cuatrocientos treinta años(Éxodo12:40, 41), donde fueron vituperados y esclavizados. Al final del período decuatrocientos años de aflicción, en el año 1513 a.C., Jehová sacó a su pueblo Israel delcautiverio egipcio y por medio del caudillo Moisés es dirigido el pueblo, durante 40 añospor el desierto.
    • 3 LA LEY Y LA GRACIATres meses después de haber salido de Egipto, se convirtieron en una nación independientebajo el pacto de la ley entregada por Dios a Moisés en el monte Sinaí, conocida como eldecálogo o los Diez Mandamientos. Allí se inició el proceso de entrega de las leyes delAntiguo Pacto o Testamento a la nación de Israel que rigieron la era mosaica.En el principio de la era mosaica, andando el pueblo de Israel aun en el desierto,construyeron el Tabernáculo, una tienda portátil que fue la primera casa de adoración judíaordenada por el mismo Dios. Otros temas que podemos estudiar en el tiempo de la eramosaica son: la entrega de la tierra de Canaán prometida por Dios a la nación de Israel, losjueces y los reyes de Israel, la división del reino de Israel en dos partes, Norte y Sur, losprofetas. La última etapa de la era mosaica cuenta el nacimiento de Jesús, su ministerio, ymuerte en la cruz. Ahora iniciamos el camino en el estudio de la gracia de Cristo bajo elNuevo Pacto, el Nuevo Testamento. EL NUEVO TESTAMENTO. LA GRACIA DE CRISTOIniciamos el estudio de la gracia de Cristo con el análisis de un extraordinarioacontecimiento. En el evangelio según Marcos, capitulo 9, versículos 2 al 7, encontramosun hecho bien importante donde Dios nos señala hacia qué lado debemos andar una vez queya Jesucristo está presente. Esta Escritura dice que: “2Seis días después, Jesús tomó aPedro, a Jacobo y a Juan, y los llevó aparte solos a un monte alto; y se transfiguródelante de ellos.3 Y sus vestidos se volvieron resplandecientes, muy blancos, como la nieve, tanto queningún lavador en la tierra los puede hacer tan blancos.4 Y les apareció Elías con Moisés, que hablaban con Jesús.5 Entonces Pedro dijo a Jesús: Maestro, bueno es para nosotros que estemos aquí; yhagamos tres enramadas, una para ti, otra para Moisés, y otra para Elías.6 Porque no sabía lo que hablaba, pues estaban espantados.7 Entonces vino una nube que les hizo sombra, y desde la nube una voz que decía: Este esmi Hijo amado; a él oíd.”Es muy importante recordar aquí, que Elías había desaparecido de la tierra en el año 852A.C., aproximadamente (Y aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro defuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino. 2do.de Reyes 2:11).En cuanto a Moisés, cuando era ya de ciento veinte años murió, hecho que se registra en elaño 1405 A.C., aproximadamente, en la tierra de Moab, antes de que el pueblo de Israelentrara en la tierra prometida de Canaán, luego llamada Palestina, donde cumplieron su lutocon lloro por Moisés durante treinta días. “7Era Moisés de edad de ciento veinte añoscuando murió; sus ojos nunca se oscurecieron, ni perdió su vigor. 8Y lloraron los hijos de
    • 4 LA LEY Y LA GRACIAIsrael a Moisés en los campos de Moab treinta días; y así se cumplieron los días del lloroy del luto de Moisés” (Deuteronomio 34:7,8). Volviendo a la reunión de Elías con Moisés hablando con Jesús, en presencia de Pedro,Jacobo y Juan, preguntamos, ¿Qué significado tiene todo esto? 1. Era una visión. 2. Elías simboliza o representa al sistema de los profetas del Antiguo Testamento. 3. Moisés representa el antiguo sistema legal, la ley del Antiguo Pacto o Testamento que se inició en el Monte Sinaí. 4. Jesús representa el actual sistema de la gracia del Nuevo Testamento.Notemos que en el pasaje del evangelio de Marcos capitulo 9, versículos 2 al 7, aparecióuna nube que hace sombra sobre los apóstoles, capta la atención de ellos, es decir, de Pedro,Jacobo, y Juan, con un mensaje muy preciso, veamos: “Entonces vino una nube que leshizo sombra, y desde la nube una voz que decía: Este es mi Hijo amado; a él oíd.”¿Quién es este que habla desde la nube a los apóstoles de su Hijo amado? Obviamente, nopuede ser otro que el Padre Celestial.Allí estaban tres personas: Elías, Moisés y Jesús, ¿a cuál de los tres se refirió el Padre comoa su Hijo amado? Desde luego que a Jesús.Ahora viene lo más importante, que es entender bien la enseñanza que se desprende de estaextraordinaria y sobre natural escena. El Padre habla a los discípulos que están en ese lugar,en ese momento, impactados con la manifestación de una visión que muestra al profetaElías, y a Moisés hablando con Jesús. El mensaje para los discípulos es: 1. Que ya no son más los profetas del Antiguo Testamento representados por Elías lo que ellos van a oír. 2. Que ya no es más la ley judaica del Antiguo Testamento representada por Moisés lo que ellos van a seguir de ahora en adelante. 3. De aquí en adelante, la atención de ellos ha de estar concentrada en la obra y enseñanza de Jesús, quien introdujo en el mundo un Nuevo Pacto para toda la humanidad, sustentado en el amor y la gracia de Dios, con nuevas leyes para los cristianos, diferentes a las que ellos conocían en el Antiguo Testamento como ciudadanos judíos. 4. Los apóstoles eran hombres judíos que hasta esos días habían vivido regidos por la ley de Moisés, por lo tanto, ellos tenían que saber muy bien y claramente ese tema, porque ellos iban a ser enviados a predicar la Buena Nueva de la gracia de Cristo, a todas las personas, en todo el mundo, y el nuevo mensaje no provenía del Antiguo Pacto sino del Nuevo Pacto.
    • 5 LA LEY Y LA GRACIAEl apóstol Juan, quien estuvo allí, y fue testigo de esa extraordinaria e ilustrativa visión,cuando escribió su evangelio, dijo lo siguiente: “Pues la ley por medio de Moisés fue dada,pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo” (Juan 1:17).Nadie debe tener duda de que el apóstol Juan estaba por su experiencia personal bien claroen este asunto, Juan sabía que la vigencia de la ley de Moisés o Antiguo Pacto culminaba,pero la gran puerta de la Gracia se abría con la presencia de Cristo, además, y bienimportante es, que todos los detalles respecto al conocimiento de la gracia de Dios le fuerevelado por el Espíritu Santo a Juan como a los demás apóstoles.Analicemos el tema a la luz de la carta a la los Hebreos, donde se precisa la diferencia entrela ley y la Gracia. En el capítulo 1, versículos 1 al 2, tenemos la siguiente información:“Dios, habiendo hablado… en otro tiempo… por los profetas, en estos últimos días nosha hablado por el Hijo…”. Si leemos bien, si entendemos bien la Escritura, estará claro ysin duda para nosotros, que no son las enseñanzas de los profetas o de Moisés las quedebemos seguir en nuestro tiempo; que es la voluntad de Dios para nosotros hoy, queoigamos y sigamos las enseñanzas de Cristo. ¿Por qué razón solo debemos seguir las enseñanzas y leyes de Cristo y de el Espíritu Santoreveladas en el Nuevo Testamento? Para responder a esta pregunta, sigamos estudiando enla carta a los Hebreos. Veamos el capitulo 8, versículo 6. “Pero ahora tanto mejorministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejorespromesas”. Este apunte bíblico es un asunto que nadie debe ignorar, es decir, aquí hay queprestar buena atención a este nada pequeño detalle para entender bien y no caer en error encuanto a la enseñanza del Nuevo Testamento y la ley de Moisés.Hagamos ahora un análisis del texto leído: 1. “Mejor ministerio”, es el de Cristo, comparado con el ministerio de Moisés que solo era “figura y sombra de las cosas celestiales” (Hebreos 8:6,5). 2. “Mejor pacto”, el de Cristo, comparado con el primer pacto que por ser sobre cosas terrenales era defectuoso. “Porque si aquel primero hubiera sido sin defecto, ciertamente no se hubiera procurado lugar para el segundo” (Hebreos 8:6,7). 3. “Mejores promesas”. Las promesas del ministerio de Cristo son mejores, porque el ministerio de Cristo tiene magnificas y excelentes características esenciales que no las tuvo el ministerio del Antiguo Testamento, que fue un ministerio temporal, hecho sobre cosas terrenales. Veamos en la Escritura un texto que nos explica esto. En II Corintios 3:4-11. “4Y tal confianza tenemos mediante Cristo para con Dios; 5 no que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios, 6el cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto, no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, mas el espíritu vivifica.7Y si el ministerio de muerte grabado con letras en piedras fue con gloria, tanto que los hijos de Israel
    • 6 LA LEY Y LA GRACIA no pudieron fijar la vista en el rostro de Moisés a causa de la gloria de su rostro, la cual había de perecer, 8¿cómo no será más bien con gloria el ministerio del espíritu? 9Porque si el ministerio de condenación fue con gloria, mucho más abundará en gloria el ministerio de justificación. 10Porque aun lo que fue glorioso, no es glorioso en este respecto, en comparación con la gloria más eminente. 11Porque si lo que perece tuvo gloria, mucho más glorioso será lo que permanece” (énfasis A. J. L).Notemos en este texto el reiterado uso del adjetivo comparativo “mejor” cuando habla delministerio de Cristo. Pero, ¿mejor respecto a qué? Pues mejor ministerio respecto a la leyde Moisés, respecto a la ley del Antiguo Testamento.Continuamos en la carta a los Hebreos, capitulo 8, versículo 13, donde al hablar de los dosPactos o Testamentos dice: “Al decir: Nuevo pacto, ha dado por viejo al primero; y loque se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer”. Esta Escritura revela conclaridad meridiana la presencia y vigencia de un Nuevo Pacto, y el envejecimiento ydesaparición de la vigencia del Antiguo Pacto, por lo que hoy no es válido traer las leyesdel Antiguo Pacto y ponerlas por encima de las leyes del Nuevo Pacto.En el contexto de estas ideas, es necesario y muy importante entender lo que dice la carta alos Hebreos, en el capítulo 9, versículos 16 y 17. Veamos: “Porque donde hay testamento,es necesario que intervenga muerte del testador. Porque el testamento con la muerte seconfirma; pues no es válido entre tanto que el testador vive”. Esta Escritura nos enseñaque el Nuevo Testamento entró en vigencia con la muerte de su testador, es decir, deJesucristo.Entrando en vigencia el Nuevo Testamento por la muerte de su testador Jesucristo, quedósin vigencia, quedó abrogado el Antiguo Testamento (Hebreos 7:18).A la luz del entendimiento que ya tenemos de este punto, hagamos un paréntesis paraanalizar un hecho que ha sido confundido por muchos, que no distinguen, que no conocenla diferencia entre la ley y la Gracia. Se trata de la salvación que Cristo le dio a unmalhechor de los que estaban crucificados al lado de él. La narración seleccionada seencuentra en el evangelio según Lucas, capitulo 23, versículos 32-33, 39-43: “32Llevabantambién con él a otros dos, que eran malhechores, para ser muertos. 33Y cuando llegaronal lugar llamado de la Calavera, le crucificaron allí, y a los malhechores, uno a laderecha y otro a la izquierda...39Y uno de los malhechores que estaban colgados leinjuriaba, diciendo: Si tú eres el Cristo, sálvate a ti mismo y a nosotros. 40Respondiendoel otro, le reprendió, diciendo: ¿Ni aun temes tú a Dios, estando en la mismacondenación? 41Nosotros, a la verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo quemerecieron nuestros hechos; mas éste ningún mal hizo. 42Y dijo a Jesús: Acuérdate de mícuando vengas en tu reino. 43Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarásconmigo en el paraíso”.Notemos los detalles y circunstancias en las que se produce la salvación del malhechor:
    • 7 LA LEY Y LA GRACIA 1. Cristo aun no había muerto, estaba vivo hablando con el malhechor. 2. El Antiguo Testamento seguía vigente hasta tanto Cristo muriera. 3. Por lo tanto, en ese momento el Nuevo Testamento no había entrado en vigencia. 4. El plan de salvación que Cristo ordenó predicar a sus apóstoles a toda criatura en todo el mundo, lo mandó después de haber muerto y resucitado, cuando ya estaba en vigencia el Nuevo Testamento (Mateo 28:18-20; Marcos 16:15-16). 5. Este nuevo plan de Cristo para dar salvación a la humanidad no aplicaba al malhechor , porque: a. Ese plan todavía no había sido ordenado por Cristo para ese momento. b. La ley del Antiguo Testamento aun estaba en vigencia. c. Es obvio que Jesús todavía no había muerto, y por supuesto, tampoco había resucitado.Siguiendo este estudio, encontramos en la carta a los Hebreos, Capitulo 10, versículo 1, lasiguiente declaración: “Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no laimagen misma de las cosas…”. Se hace muy claro que la esencia misma de las cosas vinocon Jesucristo y su gracia salvadora que beneficia a todos los en este tiempo le obedezcan,sean de cualquier raza, pueblo o lengua, incluyendo a los judíos.Respecto a este tema, el apóstol Pablo nos da más enseñanza cuando escribió a loscristianos de Galacia. Veamos lo que dice en la carta a los Gálatas, capitulo 3, versículos 7al 9: “7Sabed, por tanto, que los que son de fe, éstos son hijos de Abraham. 8Y laEscritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemanola buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones (Génesis12:3). 9De modo que los de la fe son bendecidos con el creyente Abraham”. Notemos queDios previó con anticipación “justificar por la fe a los gentiles”; asunto que no existió en elAntiguo Testamento, por lo que fue una nueva y buena noticia , que de antemano, Dios dioa Abraham, con la cual iba a bendecir a todas las naciones, tal come Jesús lo mandódespués de resucitar. Los de la fe son bajo la gracia de Cristo, y no bajo la ley de Moisés.Sin embargo, como pasa en este tiempo, también pasó en el primer siglo del cristianismo,cuando los llamados “judaidazantes”, que eran judíos cristianos, que no entendieron ladiferencia entre la ley y la Gracia, quisieron imponer sobre los cristianos gentilesmandamientos del Antiguo Testamento, mandatos de la ley de Moisés sobre la Gracia deCristo. Según los Hechos de los Apóstoles, la discusión relativa a las enseñanzasjudaizantes surgió primero en Antioquía de Siria. Lucas menciona sus comienzos en lostérminos siguientes: «Entonces algunos que venían de Judea enseñaban a los hermanos:"Si no os circuncidáis conforme al rito de Moisés no podéis ser salvos"» (Hechos 15:1).Fue en Antioquía, centro importante de comercio y de cultura de aquel entonces, que sehabía establecido una congregación que incluía una representación considerable de gentilescreyentes en Jesucristo (Hechos 11:20-23), y fue en ese lugar donde se presentó un serio
    • 8 LA LEY Y LA GRACIAproblema para la iglesia de Cristo en el primer siglo, de tal manera que el apóstol Pablotuvo que combatir con fuerza esto, por el peligro que espiritualmente entrañaba este desvíopara la salvación del alma. Veamos como el apóstol Pablo tuvo que hablar con tal claridady con tal fuerza a los hermanos de aquel tiempo a fin de que no perdieran la gracia de Dios.Vayamos a la carta a los Gálatas, capitulo 3, versículos 10 al 12: “10Porque todos los quedependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todoaquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas.11 Y que por la ley ninguno se justifica para con Dios, es evidente, porque: El justo por lafe vivirá; 12y la ley no es de fe, sino que dice: El que hiciere estas cosas vivirá por ellas”.¿Cuál es la aplicación de esta enseñanza del apóstol Pablo en este tiempo de la gracia?Veamos: si un cristiano o una cristiana, que obviamente hoy está bajo la gracia de Cristo,practica el diezmo para sostener la obra de Dios, atendiendo estrictamente al mandato dediezmar del Antiguo Testamento, pero no se circuncida la punta de su prepucio, en el casode ser hombre, no guarda el día sábado conforme a la ley de Moisés, no observa las fiestassolemnes estipuladas en el Antiguo Testamento, no ofrece holocaustos de animales comoofrenda de gratitud o cuando sana de una enfermedad. O quizás diezma y guarda el díasábado, pero no cumple con el resto de la ley de Moisés, entonces esa persona está bajo lagrave sentencia de “maldición”. El versículo 12 dice que la ley no es de fe, la leydemandaba taxativamente que la gente hiciera material y físicamente las cosas que estabanestablecidas hacer para poder vivir bajo la ley de Moisés. Así que esa rutina legal le tocó alos judíos, y muchos fueron castigados o ejecutados por no satisfacer las exigencias de laley mosaica.Siguiendo el análisis en el capítulo 3 de Gálatas, versículos 13 y 14, el apóstol Pablo, conpertinencia, por cuanto él era un judío, era un hebreo, dijo lo siguiente: “13Cristo nosredimió de la maldición de la ley…14para que en Cristo Jesús la bendición de Abrahamalcanzase a los gentiles…”Ya hemos visto lo peligroso que es para la salvación del alma, estando hoy bajo la gracia deCristo, someterse a los preceptos de la ley mosaica. Bueno es hacer un mayor énfasis enesto, a fin de entender bien y quitar toda ignorancia que pueda representar peligro para elalma. Para esto, estudiemos bien otra Escritura, en la carta a los Gálatas, capitulo 5,versículos 1 al 4, leamos: “1Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizolibres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. 2He aquí, yo Pablo os digo que sios circuncidáis, de nada os aprovechará Cristo. 3Y otra vez testifico a todo hombre que secircuncida, que está obligado a guardar toda la ley. 4De Cristo os desligasteis, los quepor la ley os justificáis; de la gracia habéis caído”.Para los que defienden las prácticas basadas en la ley mosaica, el apóstol Pablo los colocaen esta Escritura en una situación bien difícil, por no decir imposible. Veamos el versículo3 nuevamente: “Y otra vez testifico a todo hombre que se circuncida, que está obligado aguardar toda la ley”. Observemos el principio que se deriva de este versículo: Si unapersona solo se “circuncida”, esa persona está obligada “a guardar toda la ley”. Siguiendo
    • 9 LA LEY Y LA GRACIAel mismo principio, si alguien practica solo el diezmo, de igual manera está obligado “aguardar toda la ley”. Si guarda el día sábado, tiene la misma obligación. Ahora, ¿quépasaría en este tiempo de la gracia de Cristo, si una persona pudiera ser capaz de guardartoda la ley del Antiguo Testamento, y justificarse por ella, y en verdad lo hiciera? Larespuesta a esta pregunta la ofrece el apóstol Pablo en la carta a los Gálatas, capitulo 5,versículo 4. “De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificáis; de la gracia habéiscaído”. Si entendemos bien lo que el apóstol Pablo dice en esta Escritura, entoncesentendemos que la persona que se justifica con la práctica de la ley de Moisés pone enpeligro la salvación de su alma. Esto implica, desde el punto de vista espiritual, que lareligión que sigue esa persona es muy peligrosa, puesto que tal religión no hace, o no sabehacer la diferencia entre un tiempo bíblico y otro, y no es capaz de reconocer lamanifiesta voluntad de Dios en cada era; entonces, esta ignorancia produce como resultadoun sincretismo o mezcla entre la ley del Antiguo Testamento y la Gracia de Cristo reveladaen el Nuevo Testamento.Dios estableció en la ley Moisés, de manera obligatoria, para la nación de Israel, algunasprácticas que se realizaban en era patriarcal, entiéndase, cuando todavía no existía la ley deMoisés. Estas prácticas fueron los holocaustos y los diezmos. Luego estas prácticas fueronordenanzas en la ley de Moisés, y su cumplimiento obligatorio fue reglamentado para elpueblo judío.Ahora vayamos con cuidado para entender bien lo que sigue. Cuando Jesucristo realizó suobra salvífica, a favor de toda la humanidad, todas las ordenanzas de la ley fueronabrogadas, pues así fue dicho por el Señor en la carta a los Hebreos, capitulo 7, versículos18 y 19, veamos: “18Queda, pues, abrogado el mandamiento anterior a causa de sudebilidad e ineficacia 19(pues nada perfeccionó la ley), y de la introducción de una mejoresperanza, por la cual nos acercamos a Dios”. Esta información la presenta de una maneramuy hermosa el apóstol Pablo a los Efesios, capitulo 2, versículos 14 al 17: “14Porque él esnuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia deseparación, 15aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientosexpresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevohombre, haciendo la paz, 16y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solocuerpo, matando en ella las enemistades. 17Y vino y anunció las buenas nuevas de paz avosotros que estabais lejos, y a los que estaban cerca”. Respecto a la anulación de la leydel antiguo pacto, la Biblia dice más en Colosenses, capitulo 2, versículo 14:“anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria,quitándola de en medio y clavándola en la cruz”. Estas Escrituras nos enseñan que la únicay absoluta salvación en esta era la Gracia, solo la garantiza completamente Jesucristo. Estohay que reiterarlo: Jesucristo es la garantía completa de todo lo que la humanidad necesitapara su perfecta relación con Dios, y para la salvación de su alma eterna.
    • 10 LA LEY Y LA GRACIALa iglesia de Cristo, habiendo empezado entre los judíos, hace un poco más de dos milaños, no fue enseñada por los apóstoles de Cristo a guardar o practicar la ley de Moisés, alcontrario, los apóstoles protegieron a la novel iglesia de quienes quisieron imponerpracticas de la ley mosaica a los cristianos gentiles del primer siglo del cristianismo. Poresta razón, los apóstoles, la iglesia en Jerusalén, y los ancianos de la iglesia en Jerusalén,todos guiados por el Espíritu Santo, se reunieron y acordaron que los cristianos gentiles nofueran inquietados imponiéndoles la ley de Moisés, leamos la carta que salió de Jerusalénpara varias comunidades cristianas de entre los gentiles: “22Entonces pareció bien a losapóstoles y a los ancianos, con toda la iglesia, elegir de entre ellos varones y enviarlos aAntioquía con Pablo y Bernabé: a Judas que tenía por sobrenombre Barsabás, y a Silas,varones principales entre los hermanos; 23y escribir por conducto de ellos: Los apóstolesy los ancianos y los hermanos, a los hermanos de entre los gentiles que están enAntioquía, en Siria y en Cilicia, salud. 24Por cuanto hemos oído que algunos que hansalido de nosotros, a los cuales no dimos orden, os han inquietado con palabras,perturbando vuestras almas, mandando circuncidaros y guardar la ley, 25nos ha parecidobien, habiendo llegado a un acuerdo, elegir varones y enviarlos a vosotros con nuestrosamados Bernabé y Pablo, 26hombres que han expuesto su vida por el nombre de nuestroSeñor Jesucristo. 27Así que enviamos a Judas y a Silas, los cuales también de palabra osharán saber lo mismo. 28Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, noimponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias: 29que os abstengáis de losacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas si osguardareis, bien haréis. Pasadlo bien” (Hechos 15:22-29).En la carta del apóstol Pablo a los Gálatas hay enseñanzas para proteger a los cristianos deGalacia de aquellos que querían imponerles prácticas de la ley de Moisés, veamos:“10Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, puesescrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en ellibro de la ley, para hacerlas. 11Y que por la ley ninguno se justifica para con Dios, esevidente, porque: El justo por la fe vivirá; 12y la ley no es de fe, sino que dice: El quehiciere estas cosas vivirá por ellas. 13Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hechopor nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en unmadero), 14para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, afin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu” (Gálatas 3:10-14).Veamos otro texto: 1Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y noestéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. 2He aquí, yo Pablo os digo que si oscircuncidáis, de nada os aprovechará Cristo. 3Y otra vez testifico a todo hombre que secircuncida, que está obligado a guardar toda la ley. 4De Cristo os desligasteis, los que porla ley os justificáis; de la gracia habéis caído. 5Pues nosotros por el Espíritu aguardamospor fe la esperanza de la justicia; 6porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, nila incircuncisión, sino la fe que obra por el amor. 7Vosotros corríais bien; ¿quién osestorbó para no obedecer a la verdad? 8Esta persuasión no procede de aquel que osllama” (Gálatas 5:1-8). Este conocimiento de la palabra de Dios nos prepara para no
    • 11 LA LEY Y LA GRACIAaceptar las maniobras de los que manipulan la ley de Moisés y la superponen por encima dela Gracia de Jesucristo.Es útil para todos una breve explicación acerca de la forma en que se produce lamanipulación de la ley de Moisés para sobreponerla a la Gracia de Cristo, y maniobrar conlos creyentes, y con los que no conocen la palabra de Dios.Los expertos en fabricar sincretismos, usando de habilidad, preparan doctrinas humanas,con textos de la Biblia, por supuesto, con interpretaciones erradas de las Escrituras. Deesta manera mezclan enseñanzas de la ley de Moisés con enseñanzas del NuevoTestamento, y crean doctrinas con mandatos de la ley mosaica y las sobreponen a la graciade Cristo, sin tomar en cuenta que estas formas de doctrinas en lugar de acercar a la gente aCristo, lo que hacen es una acción contraria, de la cual ya hemos visto que el Espíritu Santoreveló a través de apóstol Pablo en la carta a los Gálatas, capitulo 5, versículo 4: “De Cristoos desligasteis, los que por la ley os justificáis; de la gracia habéis caído”.Hay por lo menos dos razones por las que personas religiosas hacen estas cosas, es decir,tuercen las Escrituras:1.- Porque son indoctos e inconstantes en cuanto a las Escrituras, como aquellos a quienesse refiere el apóstol Pedro en II Pedro, capitulo 3, versículos 15 al 16: “15Y tenedentendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación; como también nuestroamado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito, 16casi entodas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunasdifíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también lasotras Escrituras, para su propia perdición”.2.- La otra razón es la ignorancia supina respecto al daño que hacen estas enseñanzastorcidas a la esperanza que tienen los que quieren salvar su alma e ir al cielo (la ignoranciasupina, es “la que procede de negligencia en aprender o inquirir lo que puede y debesaberse”. Estos son autores inocentes y culpables. ¿Cómo se entiende eso? La ignorancia dela verdad bíblica los hace inocentes porque no tienen el conocimiento que la Biblia ofreceen los temas en los que ellos yerran. Son culpables porque no pueden escapar de lasconsecuencias del error al torcer las Escrituras, como ya lo dijo el apóstol Pedro: “losindoctos e inconstantes tuercen,… las… Escrituras, para su propia perdición”.Es pues de esta manera aparentemente inocua, inofensiva, y sutil, que se les impone amuchos creyentes las prácticas del diezmo, el guardar el sábado, la música instrumental enel culto de adoración, etc., sin que ellos ofrezcan ningún tipo de resistencia, sino queobedientemente creen y aceptan estas cosas como voluntad de Dios, y como si fueranjudíos, con la ley de Moisés vigente.
    • 12 LA LEY Y LA GRACIAPara entender mejor estas contradicciones pongamos un ejemplo con el diezmo. Los judíostenían ordenado en la ley de Moisés dar el diez por ciento de todas sus ganancias, comodice el libro de Levítico, capitulo 27, versículo 30:”Y el diezmo de la tierra, así de lasimiente de la tierra como del fruto de los árboles, de Jehová es; es cosa dedicada aJehová”. Este recurso, producto del diezmo, tenía un designio dado por Dios. El diezmoestaba asignado como sostenimiento para los hijos de Leví dedicados totalmente al serviciodel tabernáculo, entre ellos, los hijos de Aarón quienes servían en el sacerdocio a tiempocompleto. Al respecto leemos en el libro de Números, capitulo 18, versículo 21: “Y he aquíyo he dado a los hijos de Leví todos los diezmos en Israel por heredad, por su ministerio,por cuanto ellos sirven en el ministerio del tabernáculo de reunión”.Hoy, bajo la gracia de Cristo, la obra de Dios se sostiene con la ofrenda voluntaria de losmiembros de la iglesia. Este es un tema para ser desarrollado ampliamente.