Relaciones obrero patronales en las estancias de Santa Cruz: de las huelgas del 21 al Estatuto del Peón

  • 1,366 views
Uploaded on

Este análisis de las relaciones obrero patronales en las estancias del territorio (hoy provincia) de Santa Cruz, en la República Argentina, caracteriza, por una parte, la estancia de esa región en …

Este análisis de las relaciones obrero patronales en las estancias del territorio (hoy provincia) de Santa Cruz, en la República Argentina, caracteriza, por una parte, la estancia de esa región en tanto unidad de producción; por otro, el proceso de cambios que tuvo lugar en el Estado a lo largo de un período de cerca de 25 años, siempre en su condición de alianza de clases o fracciones de clase para la dominación y la defensa de los intereses capitalistas, desde aquel Estado "ausente" de la época de oro de la ganadería sur patagónica (paradójica ausencia la de un Estado que ante la amenaza de un enfrentamiento ideológico reprime en masa a trabajadores que reclaman un lugar más confortable en el mundo) hasta el Estado hiper presente de la etapa del primer peronismo en Argentina.

More in: Education
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
1,366
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
6

Actions

Shares
Downloads
9
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. “RELACIONES OBRERO PATRONALES EN LAS ESTANCIAS DE SANTA CRUZ: DE LASHUELGAS DEL 21 AL ESTATUTO DEL PEÓN” - Cesar Ferro-El concepto de relaciones obrero patronales hace referencia al antagonismo central del capitalismo, entrelos que son propietarios de los medios de producción y aquellos que no disponen de otro medio desubsistencia que no sea la propia fuerza de trabajo; de la puesta en venta de ésta en el mercado, y laapropiación de parte de la misma por los propietarios en la forma de trabajo no remunerado1, surgenestas relaciones, con el elemento de conflicto inherente a las mismas. Las relaciones obrero patronalesimplican siempre conflicto, a veces manifestado de manera violenta, y otras, solo visible en lascondiciones de vida material de los miembros de una u otra clase; todo esto, independientemente de quelos protagonistas individuales acepten las formas de estas relaciones y las vivan como “naturales”, o lasconsideren “armónicas”.Entre 1921 y 1922, un movimiento huelguístico iniciado por la Sociedad Obrera de Oficios Varios deRío Gallegos, involucró a una gran cantidad de trabajadores rurales y paralizó las actividades de parte delas unidades de producción del Territorio de Santa Cruz, las estancias. Finalizó cuando militaresenviados por el gobierno nacional, llevaron adelante una operación de represión que incluyó numerososfusilamientos. La violencia alcanzó un grado excepcional; marcando un punto culminante en eldisciplinamiento de la mano de obra utilizada en la principal actividad económica de la región, laganadería ovina. Los trabajadores rurales perdieron su capacidad de movilización y reclamo durantevarios años, y aún cuando, luego de 1930, reaparecieron las organizaciones sindicales en el Territorio,(desarticuladas antes a consecuencia de la represión pasada) las mismas solo tangencialmenteincorporaron a los trabajadores del campo, cuyas condiciones de vida material estuvieron durante todoese tiempo supeditadas a la voluntad de los propietarios de las anteriormente mencionadas estancias.Una situación que comenzó a cambiar recién cuando, en 1944, y siendo Juan Domingo Perón Secretariode Trabajo y Previsión, fue sancionado el Decreto-Ley 28.169/44, mejor conocido como el Estatuto delPeón. El mismo fue reglamentado durante la presidencia de Perón, en 1949, mediante el Decreto34.147/49. El Estatuto y su Decreto Reglamentario regularon las relaciones obrero patronales (para elcaso de los empleados en forma permanente) en el ámbito rural de toda la República Argentina, hasta1980, cuando se sancionó el Régimen Nacional del Trabajo Agrario por Ley Nº 22.248.Estas relaciones son objeto de este trabajo, a partir de la hipótesis de que desde la represión de 1921 a lareglamentación del Estatuto del Peón, se ven una continuidad, y un cambio: la primera refiere a que elgrupo social de los trabajadores rurales fue mantenido siempre en condición de explotado; el cambio, alas diversas formas que fueron utilizadas para mantenerlo en esa condición, a partir de instrumentospropios del capitalismo, entre los que el principal fue el Estado, concebido como herramienta dedominación de clase.LA ECONOMÍA DEL TERRITORIO: A partir de la década de 1880, cuando se inició su proceso depoblamiento con habitantes no autóctonos, Santa Cruz se configuró como un espacio productor de lanapara el mercado externo, en el marco de un país orientado a la exportación agropecuaria. Se llevóadelante un proceso de distribución de la tierra entre 1880 y 1920, que ha sido estudiado en profundidadpor Elsa Barbería. El análisis de la mencionada historiadora concluyó en que las mejores tierras fueronocupadas más tempranamente, con los precios más bajos, y por las empresas más poderosas. La onda deocupación, iniciada en Punta Arenas e islas Malvinas, se expandió de sur a norte, ocupándose loscampos de menor capacidad más tardíamente, y por emprendedores individuales con escaso capital oapoyados crediticiamente por capitalistas de mayor envergadura. Las variables de valorización de las1 Se entiende aquí que el trabajador no percibe remuneración en relación con la cantidad de trabajo entregada, sino que el salario esdeterminado por sus necesidades de subsistencia (aquello que necesita para la producción y reproducción de su vida material). Como eltiempo de trabajo es superior a la cantidad de horas requeridas para cubrir esas necesidades, existe un superávit de trabajo que es entregadode manera regular y continua a beneficio del empleador. 1
  • 2. tierras fueron: su capacidad de carga ovina - cuántos animales por hectárea, o por legua, podía sostener -y su distancia a los puertos, puntos de salida de la producción.2 Cuarenta años después, tal como afirmóHoracio Lafuente “la economía de Santa Cruz constituía un caso clásico de monoproducción. El sectorprimario, fundamentalmente la ganadería ovina, y un sector secundario asociado, los frigoríficos, eranlos encargados de producir los bienes que movilizaban a la economía. Aquella generaba la lana y loscueros que se exportaban y estos últimos industrializaban la carne para el mercado externo” 3 La economía territorial vendía sus productos al mundo. Si bien algunas circunstancias cambiaron luegode la Primera Guerra Mundial, la organización económica de los primeros cuarenta años de poblamientocontinuó vigente hasta que, después de 1940, se inició una política de desarrollo energético, y en SantaCruz las actividades extractivas de carbón y petróleo, promovieron la reorientación de su evolución. LA UNIDAD DE PRODUCCIÓN: es la denominada “estancia”4. En la Patagonia Austral, unaestancia es una empresa agraria que clásicamente ha criado ovinos, principalmente para producir lana, ysecundariamente carne; durante el período estudiado, dicha producción tenía como objetivo suexportación, destinándose determinadas cantidades de carne al consumo de los habitantes de lospueblos. Posee una estructura edilicia y de personal para realizar la explotación: las ovejas requieren cuidados,debiendo además efectuarse algunas tareas estacionales, como los baños antisárnicos, los cuales sellevan a cabo en piletas especiales en las que se sumerge a los animales en agua con un productoquímico específico para eliminar la sarna. Es necesario disponer de corrales, y galpones, para atender aesas tareas, de las cuales la más importante es la esquila, momento en que se corta a la oveja la totalidadde la lana que ha crecido en su cuerpo durante el año.Se llaman “majadas” a los grupos de lanares que cría una estancia; dichos lanares, según edad o sexo, seclasifican en ovejas, carneros, capones, “borregos de la última parición, y corderos, si esta es reciente”5. El principal porcentaje de las majadas está compuesto por ovejas, es decir, hembras, porque son losvientres que permitirán la reproducción de los animales de cría.6 Capones son machos que han sidocastrados a los 4 ó 5 meses de nacer, con el objetivo de producir animales con un vellón de lana máspesado que el de las hembras, y que además resultan más dóciles, engordan más fácilmente y tienen unacarne de mejor calidad; los carneros representan el porcentaje menor del total, destinados a servir a unadeterminada cantidad de hembras, antes de lo cual permanecen apartados de ellas para que no quedenpreñadas fuera de temporada.7 Los corderos son los animales en sus primeras semanas de nacidos, yborregos, los que se originaron en la tanda nacida en la parición anterior.Se ha tratado siempre de un tipo de explotación extensiva donde las ovejas se alimentan de pastos yaguadas naturales; este aspecto es una constante en la evolución de la unidad productiva; siempre huboque contar con la mayor cantidad de tierra posible para llevar al máximo la rentabilidad del negocio, delo que se deriva una jerarquización de los productores que vincula el poder económico de los mismoscon la extensión de sus propiedades. La historiadora Elsa Barbería organizó esta jerarquización del2 Barbería, Elsa: “Los dueños de la tierra en la Patagonia Austral (1880-1920)”. Río Gallegos, UFPA, 1996.3 Lafuente, Horacio: “Una sociedad en crisis, el escenario y los protagonistas” en “V Jornadas de Historia Regional Elsa Mabel Barbería”.Río Gallegos, UNPA, 2002.4 La denominación aparece en las entregas de tierras de la Conquista y el período colonial, para referir a predios destinados a la cría deganado mayor, cuya superficie aproximada era de una legua cuadrada. Gibson, Charles: “Los aztecas bajo dominio español 1519-1810”, 3ºED. México, Siglo XXI, 1977, citado en Apuntes de Cátedra de la Asignatura Historia Americana I, Unidad IV, “La economía colonial”,Cursada del año 2005. En general usada en Argentina para grandes superficies destinadas a cría de ganado.5 Helman, Mauricio: “Explotación del ganado lanar en la Patagonia”. Bs. As., Sudamericana, 1940, pág. 100.6 “…ovejas, capones, borregos, etc., 38.000; carneros para reproducción, 2.000.” Estas cifras de la estancia Glencross, del sur delTerritorio de Santa Cruz, durante la década de 1920, ilustran acerca de las proporciones entre sexos en las majadas de una estancia.Tomado de: Correa Falcón, Edelmiro, y Klapenbach, Luis: “La Patagonia Argentina-Libro I: estudio gráfico y documental del TerritorioNacional de Santa Cruz”, Bs. As., Guillermo Kraft, 1924, versión digital en http: patlibros.org – Materiales históricos de la PatagoniaAustral, Pág. 232/233.7 Los carneros se sueltan en abril, mayo o junio, según la zona, con el objeto de que la parición sea en octubre o noviembre, es decir, yaentrada la primavera, lo cual garantiza que los intensos fríos no los afectarán. 2
  • 3. siguiente modo: pequeños establecimientos, hasta 15.000 hectáreas de superficie; medianos, entre15.000 y 30.000 hectáreas; grandes, entre 30.000 y 75.000 hectáreas, y latifundios, extensiones de másde 75.000 hectáreas en manos de un solo propietario.8Edelmiro Correa Falcón y Jorge Klapenbach publicaron en 1924 “La Patagonia Argentina“, adonde sedescriben algunas estancias de Santa Cruz, cuya lectura ilustra acerca de la diversidad de tamaños de loscampos ocupados, dando una idea de su organización y capacidad productiva. “Cerro Buenos Aires" ocupa una extensión de quince leguas9, ( ) dividida en quince potreros”10( )“Las cinco leguas de campo de ( ) "Alta Vista" ( ) mantienen alrededor de 8.000 ovejas RomneyMarsh, que dan ( ) tres kilos de lana término medio. Hay además 50 bueyes mansos, 20 chúcaros y 50caballos.”11Guakenken Aike “… ocupa una extensión de veintiuna leguas, de las cuales diez y ocho son depropiedad y tres arrendadas al gobierno nacional.”12La estancia "Glencross" ( ) Ubicada al sud de la zona sud del río Santa Cruz ocupa ( ) 45.000hectáreas… (con)… 40.000 ovejunos.13Los terrenos se encuentran alambrados ( ), teniendo además los( ) divisorios necesarios para el buen mantenimiento de las majadas y separación de los campos ( )dentro de su superficie se encuentran vegas frescas, pampas secas, vegas pantanosas y colinas devegetación arborescente. Los alambrados ( ) ascienden a 750 kilómetros lineales, formando 40potreros de ( ) 500 a 4.000 hectáreas…”Kilik-Aike-Norte" ocupa ( ) trece leguas, divididas en diez potreros ( ) provistos todos ellos de molinosa viento…El galpón, el bañadero y secadero, las casas para el personal y demás dependencias anexas puedenparangonarse a las existentes en cualquier estancia importante de la provincia de Buenos Aires."…tiene diez y seis mil lanares de cruza Romney Marsh que dan un promedio de tres a tres y mediokilos de lana…”14“Pastan en los campos de "Kilik-Aike-Sud" 18.000 animales de esquila, tipo Corriedale…”15“La esperanza”: “… consta de una legua en propiedad y seis en arrendamiento ( ) mantiene 7.000ovejas de excelente tipo que producen ( ) tres kilos de lana. Hay además ( ) 40 caballos, 45 vacunos y50 yeguarizos.”16Pero estas descripciones no alcanzan para describir el paisaje rural de Santa Cruz en el período. Estosdatos corresponden a unidades productivas ubicadas en la zona agronómica17 más rica del territorio, engeneral la ubicada en el espacio al sur del río Santa Cruz. Sin embargo - y esta es una cuestiónimportante - en otros lugares del territorio la realidad era diferente; en la zona norte (entre el valle delrío Deseado, el lago Buenos Aires al Oeste, el océano Atlántico al Este, y el límite con el Chubut al8 Barbería, Elsa: Op. Cit.9 “Legua, unidad itineraria de longitud utilizada en España y en algunos países de Latinoamérica. Su valor varía entre los 4.000 y los 5.600metros, dependiendo del país. En Venezuela equivale a unos 5.575 m, en España a unos 5.572, en Argentina a 5.200, en Colombia a 5.000,en Chile a 4.510 y en México una legua tiene 4.190 metros.” Microsoft® Encarta® 2006 [CD]. Microsoft Corporation, 2005. La medida desuperficie aquí expresada se refiere a una legua cuadrada, es decir, a un cuadrado de una legua de lado. Una hectárea tiene un lado de 100metros; una legua posee un lado de 5.000 metros, equivalente a 50 hectáreas; expresada en esta unidad, entonces, la superficie de la leguaes 50 x 50, o sea, 2.500 hectáreas.10 Correa Falcón: Págs. 243/244.11 Correa Falcón: pag. 246.12 Correa Falcón: pag. 214/216.13 Correa Falcón: pag. 232/233.14 Correa Falcón: pag. 184/186.15 Correa Falcón: pags. 212/213.16 Correa Falcón, Edelmiro: “La Patagonia Argentina”. Bs. As. , 1924, pag. 242.17 El concepto de “zona agronómica” ha sido utilizado por Elsa Barbería para establecer una jerarquización de calidades de las tierrasdestinadas a la cría de ovinos, complejizando el análisis por la incorporación de la variable “distancia a los puertos“; la mejor zona es laubicada al sur del río Santa Cruz, con una extensión costera hasta la localidad de Puerto San Julián. En términos de calidad, le sigue lafranja cordillerana, la que se ve afectada tanto por sus crudos inviernos como por su lejanía de los puntos de embarque. Los espacioscorrespondientes a la meseta central y zona norte del territorio, áridos y escasos de agua, son los de menor valor. 3
  • 4. Norte), Severino Amelung18 -quien llegó allí en los primeros años del siglo XX comisionado paraanalizar una posible inversión en tierras por parte de un grupo capitalista- hacía un cálculo de costospara una estancia de ocho leguas sobre la base de que, en esa zona y con esa superficie, se podíanalimentar cinco mil animales: compárese con los mil animales por legua de “La esperanza”, mencionadaen el párrafo anterior, o los veinte mil animales en ocho leguas ( 40.000 en 45.000 hectáreas, es decir, en18 leguas de campo) consignadas para “Glencross”. Las áreas correspondientes a los actualesdepartamentos Deseado y Lago Buenos Aires no tuvieron grandes establecimientos ni latifundios. Lascifras de 1947 contabilizaron 504 explotaciones de tierras en el primero, siendo el 74,8 por ciento de lasmismas desarrolladas en superficies entre 2.001 y 20.000 hectáreas. Simultáneamente, existiendo enLago Buenos Aires 348 unidades productivas “solo… (Una)… había acumulado más de 30.000hectáreas.”19Puede también encontrarse un nivel de subsistencia en la explotación de tierras para la cría de ganado,como se ve en un informe de la Comisaría del Departamento Lago Buenos Aires, fechado en 1927; elComisario firmante comenta “Los pobladores de esta parte del Territorio son en su gran mayoríapobres; los campos en parte sin alambrar es causa de que algunas majadas estén compuestas poranimales de cuatro, cinco y hasta más vecinos de manera que en el consumo diario de carne hayquienes se aprovechan de la señal ajena…”20 “El campo del establecimiento “La Bahía” ( ) en suparte Norte hállase sin alambrar teniendo un peón en aquella parte que cuida a repunte sistema de porsí ineficaz…”21Finalmente, el uso de tierra para criar algunas ovejas a modo de complemento de la economía personal,aparece en casos como los de los habitantes de la reserva Tehuelches; en una instrucción judicial llevadaa cabo el 22 de mayo de 1953, se menciona a Ramón Muñoz, quien ocupaba 2 leguas de campo con 700animales; Juan Aurelio López, con una legua y 500 ovejas; Andrés Carminatti, también con una legua y700 ovejas, y José Manchado, argentino de 56 años, analfabeto, jornalero, enrolado en el distrito Militar26, quien nació en la reserva, vivió siempre allí, y declara subsistir criando 70 yeguarizos, y 15 ovejas“guachas”, y, según afirma,“caza avestruces y guanaquea, y consume yeguarizos”.22¿Cuál es el sentido de resaltar diferencias en las superficies de las unidades productivas? Si bien escierto que el tamaño de las mismas no modificaba la relación de producción básica - el estanciero seguíasiendo propietario de sus medios de subsistencia teniendo 10.000 ó 100.000 hectáreas, y el peóncontinuaba vendiendo su única mercancía, su fuerza de trabajo, es importante tener en cuenta lassingularidades; cambiando la escala de observación para acercarse a la unidad productiva individual,aparecen aspectos vinculados a las relaciones interpersonales que, si bien no modifican la problemáticaobrero patronal, sí la afectan: una estancia de 100.000 hectáreas, con una alta capacidad de carga ovina,funcionó como una gran empresa, con más de un nivel jerárquico, y mayor diferenciación en los roles detrabajo; a la vez, fue una mayor demandante de mano de obra. Una pequeña unidad productiva, de10.000 ó 20.000 hectáreas, operaba en la práctica en manos de un pequeño equipo humano donde elpatrón, un mensual y un puestero o dos llevaban a cabo las tareas que fuesen necesarias, en una relacióncotidiana cuya principal variable era la capacidad personal de trabajo y la rudeza al enfrentar el medio.El posible esperar, en este nivel, mecanismos de discusión de índole diferente a la acción sindicalcolectiva. Concretamente, la construcción de relaciones personales directas puede haber sido unelemento más que dificultase la formación de una conciencia de clase en los trabajadores.La actividad ganadera era la principal demandante de mano de obra, seguida de los frigoríficosinstalados en Puerto Deseado, Puerto San Julián, Puerto Santa Cruz y Río Gallegos.18 Amelung, Severino, su archivo privado, citado por Ciselli, G. , Duplatt, A. , y Torres, S. en “Historia de un ferrocarril patagónico - dePuerto Deseado a Las Heras (1909-1944)”Bs. As. , Editorial Dunken, 2004, pág. 47)19 Ciselli, Duplatt y Torres, op. Cit., pág. 52.20 Expte. 3.096/27, Fondo Gobernación, Archivo Histórico Provincial de Santa Cruz.21 Expte. 3.096/27, ya citado. El repunte es la actividad de reunir el ganado disperso, y debía ser efectuado regularmente en aquelloscampos en donde no había alambrado.22 Expte. 2.220, 9 de mayo de 1953, Fondo Gobernación, Archivo Histórico Provincial de Santa Cruz. 4
  • 5. ¿Cuántas de estas unidades de producción hubo en el Territorio en el período que se trata en estetrabajo?La revista “Argentina Austral” reprodujo información de la Gobernación de Santa Cruz afirmando queen 1929 existían 1.014 establecimientos ganaderos, con una distribución por departamentos del modoque sigue: Güer Aike, 101; Lago Argentino, 87; Corpen Aike, 90; Río Chico, 181; San Julián, 78;Deseado, 357; de ésta última cifra - se asegura en la revista – pertenecían a Las Heras, 101, y a LagoBuenos Aires, 128.23 La cifra restante correspondería, entonces, al espacio comprendido entre la Zona deColonia Las Heras – en el centro del área – y la costa del Atlántico.El periódico “El Sonido”, de Puerto San Julián, en su número del 11 de junio de 1938, publicó, bajo eltítulo “Cifras del Censo Ganadero de 1937”24, información que indicaba que en el territorio de SantaCruz operaban, en ese momento, 1.500 explotaciones agropecuarias, de las cuáles 1.433 se dedicaban ala cría de 7.501.574 lanares. La nota indicaba: número de explotaciones, con división por suespecialización o no en ganado lanar; cantidad de propietarios, arrendatarios y otros tipos de ocupantes;cantidad de ganaderos divididos por nacionalidad, por estado civil y por su grado de alfabetización;cantidad total de cada una de las especies de animales que se criaban en las explotaciones (inclusoconejos y colonias de abejas); y superficies sembradas en todo el territorio. No incluía datos detrabajadores.La autora Elsa Barbería, basándose en información censal, construyó un gráfico de evolución de lacantidad de establecimientos ganaderos, el cual se reproduce parcialmente aquí: el original contieneinformación hasta el año 1988. Finaliza aquí en 1947 porque es el último dato dentro del período quecorresponde a este trabajo. Incluimos, sí, la etapa previa, debido a que muestra detalladamente elproceso de ocupación de las tierras y, fundamentalmente, sirve para resaltar como “entre 1920 y 1937 seregistra la plena ocupación – superando las 1400 unidades de producción25 A partir de dicha fecha elnúmero de establecimientos se mantuvo en el orden de los 1.200, en lo que la autora consideró sunúmero permanente.16001400120010008006004002000 Año 1895 1908 1912 1914 1920 1937 1947Fuente: Barbería, Elsa: “Los dueños de la tierra en la Patagonia Austral, 1880-1920”. Río Gallegos, UFPA, 1996, pág. 274.LA VIDA MATERIAL (“SER” PEÓN): Cuando se hace referencia a la mano de obra de las estancias23 “Datos estadísticos del Territorio de Santa Cruz - Memoria de 1929 presentada por la Gobernación” en “Argentina Austral”- Año II, Nº18, Buenos Aires, 11 de diciembre de 1930, pág. 60.24 “El Sonido”, Puerto San Julián, Imprenta El Sonido, 11 de junio de 1938.25 Barbería, Elsa, Op. Cit. Pág. 274. 5
  • 6. de santa Cruz, se habla de trabajadores rurales, o peones. Estas resultan ser categorías generalizantes enlas que se subsumen una diversidad de actividades específicas; para profundizar en su conocimiento, sepueden efectuar algunas clasificaciones. Por la duración del trabajo: temporarios, y permanentes. Enrelación con la vinculación laboral: empleados de la unidad productiva, o de contratistas de la misma. Apartir de la forma de remuneración: por día, por un trabajo determinado, o mensuales. Haciendoreferencia a alguna especialización: Domadores, esquiladores, peones para tareas generales. Por suubicación jerárquica dentro de la unidad productiva: capataz, puestero, peón.Estas eran algunas actividades propias de los trabajadores permanentes: Controlar el estado de losalambrados; impedir que los carneros pasasen a los cuadros donde están las hembras, para que estas noquedaran preñadas fuera de época; mantener en condiciones los molinos, tanques y bebederos; ocuparsede los caballos, herramienta indispensable del trabajo rural; vigilar para que no haya robo de animales;carnear para el consumo de la gente de la estancia; muchas veces, preparar y atender la quinta; hacertodo esto viviendo en cercanías de la casa principal de la estancia, o en los puestos construidos paracontrolar cuadros alejados del campo. La estructura de personal básica consistía en un idóneo a cargo delas tareas – el patrón, o un capataz - a quien secundaban ovejeros y puesteros. Ilustra acerca de lascondiciones materiales de existencia de estos últimos esta frase de Mauricio Helman: “hombresmeritorios que, cuando carecen de familia, hacen vida de ermitaños, con la única compañía de losperros.”26En cuanto a los trabajos estacionales: bañar la hacienda, para evitar la sarna27; en la primavera, al nacerlos corderos, trabajar en la selección de los que se sacrificarían para su venta, y los que quedarían paramantener o incrementar la majada. Cortar la cola de estos últimos28, castrar, y señalarlos en la oreja paracertificar su pertenencia. En primavera también, esquilar, prensar y enfardar la lana para su posteriorventa. Tareas que implicaban juntar los animales en un lugar adecuado de la estancia, adonde sedispusiese de corrales, pileta de baño y galpones, y la participación de una cantidad de personal enforma temporaria. En el apartado referido a la unidad de producción, se han consignado a modo deejemplo datos de algunas estancias de la zona sur de Santa Cruz en 1924; la cantidad de animales que semencionan pueden dar una idea de la envergadura de los trabajos de los que se trata.Los trabajos permanentes, y los estacionales o temporarios, eran encomendados a distinto personal: LaAsociación Rural de Puerto San Julián, en ocasión de analizar los artículos del Estatuto del Peón, dejabaescrita, en su Acta Nº 166, esta referencia a las estancias de su área de influencia: “Son en su mayoríaestablecimientos de 20.000 hectáreas divididos en dos o tres potreros con sus aguadas y molinos ydonde se tiene por lo general un peón mensual fijo todo el año, ocupándose personal por día para lostrabajos de baños y esquilas ( ) Los trabajos de alambrados, corte de leña, etc., se pagan a contrata…() El peón mensual de cada estancia, se lo tiene para recorrer los campos, reparar los alambrados,vigilar los molinos, etc”.29En estas voces de trabajadores rurales, rescatadas por Hugo Gerbacio Astete se mencionan los distintostrabajos de las estancias: “Siempre trabajé como peón de campo, recorría el campo a caballo, tratando que no se pierdan lasovejas, la estancia ( ) contaba con siete mil animales”30“… de ( ) cerca de Lago Argentino, ( ), hasta el frigorífico SWIFT, trajimos tres mil animales,26 Helman, Mauricio, Op. Cit. Pág. 104.27 El baño es un tratamiento contra la sarna, que se realiza sumergiendo a los animales en una solución de agua con sarnífugo. Laactividad requiere juntar la hacienda en corrales y bañarla de a pocos animales en una pileta especial. Como todos los trabajos rurales, espesado y fuertemente desgastante para quienes lo llevan a cabo, sobre todo por el contacto con el producto químico utilizado. En los añoscuarenta se efectuaba en dos momentos, una quincena después de la esquila y un nuevo baño 10 ó 12 días mas tarde.28 El descole consiste en cortar la cola de los corderos, pues esto, según explicaba Mauricio Helman, favorece la “estética, higiene ycomodidad de los animales”, debido a la gran cantidad de suciedad que se acumularía en las largas colas que los corderos tienen al nacer.El trabajo de descole tiene una utilidad adicional, ya que luego se cuentan todas las colas cortadas para saber cuantos corderos nacieron.29 Acta Nº 166, archivo de la Asociación Rural de Puerto San Julián.30 Cárdenas, José, en “Apuntes para una historia”, ya citado. 6
  • 7. tardamos diecinueve días en llegar a Río Gallegos…”31“Trabajé como puestero durante once años en la sección Paloma…”32“Trabajé como domador en la estancia “Bella Vista” y también en la “Sofía” ésta queda en la zona delTurbio…” “… domé en la estancia Sofía veinte caballos, eran una tropilla de colorados oscuros,también unos moros de la estancia “El Tero…” 33“Mi primer trabajo fue en la chacra “Mata Amarilla” en la zona de Tres Lagos, ( ) ahí trabajé comochacarero, También ( ) oficié como carnicero para consumo de la chacra ( ) trabajábamos muchaspersonas, recorrí varios lugares de la misma haciendo de quintero y peón.”34“Se hacían infinidad de trabajos ( ) algunas estancias tenían vacas lecheras ( ) cuando terminaban losprincipales trabajos de las mismas se hacían las esquilas de ojos.”35“ … Santiago Soto( ) se trasladó ( ) a la zona de Lago San Martín, primero como boyero, guardandolas ovejas en los corrales, con el correr del tiempo pasa hacer diferentes trabajos, peón, domador,esquilador, arriero …”36“Con sus 78 años José Cárdenas, ¿recuerda algún arreo importante?-Uno de la estancia que quedacerca de Lago Argentino, no recuerdo el nombre de la misma, hasta el frigorífico SWIFT, trajimos tresmil animales, tardamos diecinueve días en llegar a Río Gallegos, el trabajo era muy duro, las personasque componían el arreo eran tres.”37La tarea del arriero, evocada en esta última cita por José Cárdenas, fue tendiendo a desaparecer delconjunto de actividades desarrolladas por un trabajador rural, ante el avance del camión como medio detransporte más adecuado para mantener la calidad de los animales que se entregaban al comprador, fueseeste un frigorífico u otra estancia; los vehículos automotores tardaron varios años en imponerse, pero susventajas le dieron el triunfo: “Argentina Austral” informaba en su Nº 4 del 1º de octubre de 1929 que sehabían trasladado 65 corderos desde una estancia ubicada a 75 leguas del puerto más próximo, en uncamión con jaula de dos pisos. Según la misma publicación, en 1930, el frigorífico Armour pagabaprecios más altos por hacienda que hubiese llegado a la faena en camión. Por corderos de la cordilleratraídos de ese modo, abonaba 50 centavos por kilo, contra 23 centavos por kilo por corderos flacos. Unejemplo de este momento de transición de los años 30 lo ofrece el membrete del papel de la oficina deHugo Kubaseck y Cia. de Puerto San Julián: entre las numerosas y diversas actividades comerciales dedicha oficina se menciona la Sección Transportes Terrestres, que contaba con “Tropa de mulas –Tractor F.W.D – Camiones Chevrolet”38. El traslado a pie de las haciendas las perjudicaba en su estadogeneral; de allí que una alternativa como la del transporte automotor resultara interesante. Esta fue unade las pocas innovaciones aplicadas a la actividad ganadera que produjo una modificación importante enel trabajo rural en Santa Cruz, el cual por lo general se caracterizó por su escasa incorporacióntecnológica, a tono con el mantenimiento de una estructura monoproductora, de tipo extensivo y conbaja inversión.Si bien todas las actividades eran importantes, la esquila39 era el momento culminante ya que entonces31 Cárdenas, José, en “Apuntes para una historia”, ya citado.32 Huentén, José Albino, en “Apuntes para una historia”, ya citado.33 Guainquifil, Avelino, en “Apuntes para una historia”, ya citado.34 Ovando, José Luis, en “Apuntes para una historia”, ya citado.35 Ovando, José Luis, en “Apuntes para una historia”, ya citado.36 Astete, Hugo Gerbacio, ya citado.37 Cárdenas, José, en “Apuntes para una historia”, ya citado.38 Archivo Histórico Provincial, Fondo Gobernación, Expte. Nº 4.783-Letra “V”-1931. Las mulas habían sido usadas para tirar de loscarros que transportaban los fardos de lana de las estancias a los puertos. Aunque aún existían en este momento, el desarrollo del transporteautomotor determinó su desaparición. Lo cual a su vez puso fin a otra de las actividades económicas que era posible desarrollar de maneraindependiente: la de carrero, una forma de invertir pequeños capitales acumulados, en animales de tiro y carros, llamados “chatas laneras”,dedicándose a los fletes.39 “Comienza la esquila ( ) en diciembre y primera quincena de enero en Santa Cruz. ( ) El corte del vellón puede efectuarse ( ) contijeras mecánicas ( ) Los establecimientos de alguna importancia cuentan con un galpón de esquila, especialmente equipado con lamaquinaria necesaria para accionar 8, 12, 20 ó 25 tijeras ( ) o, caso contrario ( ) una máquina portátil, montada sobre un camión, de10 ó 15 tijeras, con su comparsa correspondiente.” . Helman, Mauricio, Op. Cit., pág. 131. 7
  • 8. se colectaba el principal fruto del esfuerzo de producción, la lana. También resultaba la circunstancia enque debía contratarse mayor cantidad de personal temporario. Éste dependía de un intermediario queorganizaba lo que se conocía como una “comparsa ”, la cual incluía a esquiladores - especialistas encortar la lana al animal con una tijera mecánica - y un conjunto de ayudantes, cuyos roles han sido,tradicionalmente: agarrador, quien tiraba al piso y maneaba (ataba las extremidades delanteras de) laoveja, para dejarla lista para el esquilador; playeros, para juntar los vellones y la lana de barriga, yllevarla a las mesas de envellonar; estos mismos playeros solían oficiar de lateros, rol que consistía enentregar a los esquiladores fichas de metal (chapas o latas) una por cada animal esquilado, para sucontrol ( ya que eso determinaba su paga); finalmente, meseros, para ordenar los vellones y llevarlos a laprensa, y prenseros, para comprimir y empaquetar la lana en fardos, utilizando para ello una prensaespecial. Todos estos empleados eran pagados por el contratista, en tanto que por cuenta de la estanciaera la gente para juntar los animales, y trabajar en los corrales y bretes. La comparsa, al estar organizadaalrededor de una máquina de esquila portátil (ver cita al pie Nº 37) tenia una cantidad de personalrelacionada con el número de tijeras de la máquina; un mismo contratista podía ser propietario de variasmáquinas y, consecuentemente, tener trabajando distintos equipos al mismo tiempo. Como JoaquínOcejo, de Puerto San Julián, quien en 1931 tenía cuando menos tres máquinas de esquila: una marcaCooper, de 4 tijeras, cuyo equipo de personal estaba integrado por un mecánico-chofer, un capataz-esquilador, cuatro esquiladores más, un vellonero, un vellonero-prensador y un cocinero; otra, marcaStewart, ocupaba a una docena de personas; y la tercera, una Cooper de 8 tijeras, que proporcionabatrabajo a siete esquiladores, dos prensadores, dos velloneros y un cocinero.40La oficina de Hugo Kubaseck, antes mencionada, declaraba tener, en 1931/1932, un grupo de quincepersonas en su máquina esquiladora: un encargado, un cocinero, ocho esquiladores, dos prensadores, dosvelloneros y un playero. Otro contratista, Pedro Muñoz, informaba de un total de once empleados, sinindicación de funciones. En cuanto a la cantidad de personas que se necesitaban para que una estanciafuncionase, la superficie de la explotación, y su capacidad de carga ovina, eran las variables quecondicionaban dicho requerimiento. “los establecimientos requerían escasa mano de obra permanente,los pequeños contaban con un peón y los grandes hasta 9 ó 10…”41 Esta descripción de la estancia“Rincón de los Morros” hecha en 1924 por Edelmiro Correa Falcón, ayuda a comprender el sentido de laexpresión “un gran establecimiento”: “A poca distancia de la frontera chilena y en uno de los sitios másferaces y pintorescos del territorio, se encuentra ubicada la estancia de los señores Ladoux Hnos. Elpaisaje patagónico quiebra allí su monotonía. Altos cerros, montes tupidos, ríos que bajan de lacercana cordillera, substituyen en esta zona a la inmensa superficie de pampa rala que constituye lacaracterística topográfica del territorio en las dos terceras partes de su extensión. Los campos de estaregión son inmejorables y se prestan para el pastoreo de ganado de todas las razas. Los pastos sontiernos y las aguadas permanentes y abundantes. "Rincón de los Morros" ocupa una extensión de nueveleguas de campo y se encuentra dividido en diez y ocho potreros.( )Tiene un personal permanente deveinte peones”.42. Puede establecerse una comparación con la descripción de aquel oficial de policía quefue citado líneas mas arriba, referida a una estancia de Lago Buenos Aires: “El campo delestablecimiento “La Bahía” ( ) en su parte Norte hállase sin alambrar teniendo un peón en aquellaparte que cuida a repunte sistema de por sí ineficaz…”43 lo que sirve para ver con mayor claridad lasgrandes diferencias entre las distintas zonas, y su efecto en la demanda de fuerza de trabajo.40 Archivo Histórico Provincial, Fondo Gobernación, Expte. Nº 4.783-Letra “V”-1931.41 Bona, Aixa: “Actividades económicas relevantes” en “El gran libro de Santa Cruz”. - tomo I. España, Alfa Centro Literario y MilenioEdiciones, 2000.42 Correa Falcón, Edelmiro: “La Patagonia Argentina”. Bs. As. , 1924.pag. 237.43 Expte. 3.096/27, ya citado. El repunte es la actividad de reunir el ganado disperso, y debía ser efectuado regularmente en campos sinalambrado. 8
  • 9. El anteriormente mencionado Amelung tenía en cuenta en sus números, para la explotación de unaestancia de ocho leguas que criase 5.000 animales, en la zona norte de Santa Cruz, el sueldo de trespeones.44Se ha visto más arriba como la Asociación Rural de Puerto San Julián daba una cantidad específica depersonal permanente en las estancias de su área de influencia: donde se tiene por lo general un peónmensual fijo todo el año.45 Estas cifras tempranas, consignadas por Elsa Barbería, muestran que cercano estaba el límite de laexpansión de la demanda de mano de obra, dada la forma general del desarrollo capitalista regional: Deacuerdo con el Censo de 1908, sobre ( ) 263 establecimientos, se desempeñaban en tareas rurales5.034 personas. Sólo 1.736 eran trabajadores permanentes; ( ) 3.134( ) durante la esquila... ( ) En elCenso de 1914, mientras se duplica el número de empresas, la mano de obra permanente crece sólo enun 30 por ciento.”46. Trabajo para pocas personas, a lo que había que sumar su condición de actividadestacional. La autora hacía referencia a un momento temprano de la ocupación, el que correspondió alcomienzo de la explotación de los mejores campos, con mayor capacidad de carga ovina, y que fueronentregados en extensiones más grandes, requiriendo de más personas para su atención. El procesocontinuó sobre tierras cada vez más pobres, que fueron además entregadas integrando unidades deproducción de menor tamaño, necesitando menos gente para trabajar; así se explica porque, aún cuandoel período 1920-1937 fue de una acelerada ocupación del total de los campos disponibles en elTerritorio, la misma no tuvo su correlato en un incremento relativo de la demanda de mano de obra quemodificase una relación de exceso de oferta, que se mantuvo constante a lo largo del tiempo. Bajademanda de fuerza de trabajo, exceso relativo de oferta de la misma, estacionalidad, y control estatal.Estos elementos, conjugados, ofrecen explicación para la casi inexistencia de voces y reclamos detrabajadores rurales después de 1922.LOS TRABAJADORES: DISCIPLINAMIENTO Y CONTROL: La historiadora Elsa Barbería resumiólas características de la ganadería santacruceña: escasa inversión, mínima tecnología, intensivo uso de latierra y baja demanda de mano de obra. Estos rasgos específicos se mantuvieron sin modificacionesimportantes durante el período en estudio. Debido a que la cría ovina fue la única producción en granescala del territorio desde fines del siglo XIX hasta mediados de la década de 1940 en el siglo XX, y quecasi toda su superficie se destinó a la misma, dichos rasgos condicionaron su evolución histórica. Lapersistencia de los mismos mantuvo una situación en la que la oferta de fuerza de trabajo eracrónicamente superior a la demanda de la misma, así como la particularidad de que, debido a la sencilleztecnológica, la mayor parte de esa demanda se orientó siempre a trabajadores no calificados. Unademanda caracterizada además por su estacionalidad. Si a estos elementos sumamos la permanenteacción de vigilancia de las organizaciones del Estado, tendremos a la vista una construcción quepermitió el alto grado de disciplinamiento visible en la masa de trabajadores rurales de Santa Cruz, elque impidió la toma de conciencia de su situación de explotación, o, eventualmente, el desarrollo dealternativas que condujeran a ella.Para hacernos una idea de los efectos concretos sobre la vida de los trabajadores, de las situacionesdefinidas recién, vamos a analizarlas a partir de las fuentes. En primer lugar, la estacionalidad de lademanda de fuerza de trabajo; en el número 14 de la revista Argentina Austral, una publicación de laSociedad Anónima Importadora y Exportadora de la Patagonia (el grupo capitalista más poderoso de laregión)47se comentaba el problema: “Terminada la labor de la esquila, que dura un par de meses, yconcluida la labor de los frigoríficos ( ) por igual tiempo, el obrero queda sin ocupación porque no haymás nada que hacer hasta la próxima zafra. Se está formando ( ) en los pueblos un proletariado de44 Ciselli, Duplatt y Torres, op. Cit, pág. 47.45 Acta Nº 166, Asociación Rural de Puerto San Julián, ya citada.46 Barbería, Elsa: “Los dueños de la tierra en la Patagonia Austral (1880-1920)”. Op. Cit.47 Para información acerca de esta empresa, ver Elsa Barbería. págs. 67 a 71. 9
  • 10. brazos cruzados, que en años de crisis como el presente, pasa inevitables miserias. Por esta razón laPatagonia tiene su inmigración golondrina, formada por los esquiladores y carniceros que van desdeBuenos Aires a trabajar durante el corto verano ( ) porque no existen medios de vida en lo que restadel año.”48El efecto disciplinador de esta realidad (“no existen medios de vida en lo que resta del año”) debetenerse en cuenta al analizar las relaciones obrero patronales en Santa Cruz.Son trabajadores disciplinados a quienes aluden estas comunicaciones del Jefe de Comisaría de CanchaCarrera (cerca de la localidad de Río Turbio, en la frontera con Chile): el 1º de diciembre de 1926informaba acerca de los efectos que un movimiento de tipo huelguístico en territorio chileno (la regiónde Última Esperanza, Puerto Natales) produjo en su jurisdicción. “…la situación es absolutamentetranquila y como ya las estancias tienen el personal de esquiladores entiendo la esquila se efectuaránormalmente; prima sobre la Estancia Fuentes del Coyle un ambiente de desagrado dentro del elementoobrero por haber la Administración actual rebajado los sueldos de $ 80 y 90 a $ 70 mensuales.”49La estimación del oficial policial acerca de que los trabajos se realizarían, estaba bien orientada; desdesu jurisdicción se enviaba, el 10 de diciembre, un telegrama informando: En esta ( ) esquila estanciasFuentes del Coyle y Tapi Aiki normalmente.”50 El movimiento huelguista, impulsado desde laFederación Obrera de Puerto Natales, en Chile, no había tenido eco en el espacio lindero del territorioargentino.Se ha planteado que existía sobre oferta de fuerza de trabajo con relación a la demanda: dada laestacionalidad de la actividad – que, como vimos en la nota publicada por Argentina Austral, dificultabael asentamiento definitivo de población – ese exceso de oferta correspondía a migración temporaria,sobre todo proveniente de Chile. “Todos los años invariablemente viene gente de Chile para lostrabajos rurales de señaladas, esquila, baños, etc., que a la terminación de las faenas regresan ( ) alpaís de procedencia…”51 La frase corresponde a un informe del comisario de Lago Buenos Aires aJefatura. En 1930, desde la misma zona, al noroeste del Territorio de Santa Cruz, el Sub-Comisario dePiedra Clavada afirmaba en una nota a la Jefatura que “existe mucha gente sin trabajar pero noencuentro la culpa de esta anormalidad en los dueños de establecimientos, sino en la abundancia degente que emigra de Chile clandestinamente. La que abunda en esta zona procede en su mayor parte dela Provincia de Chiloé, que penetran ( ) por Laysen (así) o Balmaceda, cuando no por “Chile Chico” ( )tratando siempre de eludir la vigilancia policial dado que vienen sin cumplimentar las leyes deinmigración”52 . Aquí aparece un elemento frecuente en las fuentes: la queja por la falta de control de la migración, queno solamente expresaban funcionarios estatales sino también sindicalistas: el Sindicato de OficiosVarios de Río Gallegos, en una nota dirigida a Carlos Portela, Secretario a cargo de la Gobernación, el27 de septiembre de 1932, solicitaba: “LEY DE INMIGRACIÓN: Estricto cumplimiento por parte de lasautoridades ( ) pues es evidente la introducción clandestina al Territorio de personas que carecen desus pasaportes…”53 El texto forma parte de una extensa carta que dicho Sindicato enviaba alfuncionario de gobierno, en la que, junto a esta y otras consideraciones relacionadas a la visión que laagrupación sindical tenía de los problemas del trabajo en la región, expresaba su acuerdo con unacircular hecha pública por el gobernante y que había sido dirigida a quienes estuviesen en capacidad deemplear trabajadores, en el territorio.54 En la misma nota, que lleva la firma de Felipe Bacci como48 Lezcano, Manuel: “La Patagonia utópica” en “Argentina Austral”, Bs. As., año II, Nº 14, 1º de agosto de 1930.49 Archivo Histórico Provincial, División Investigaciones Jefatura Policía de Santa Cruz, Expte (VER). 1926.50 Expte Div. Investigaciones ya citado.51 Archivo Histórico Provincial, Fondo Gobernación, Expte. Nº 3.096, 1927.52 Archivo Histórico Provincial, Fondo Gobernación, Expte. Nº 149 Letra “G”. 1930.53 Archivo Histórico Provincial, Fondo Gobernación, Expte. Nº 2.185 Letra “S”. 1932.54 Esta circular desarrollaba algunos argumentos a favor de la conveniencia de que se diese trabajo a personas con residencia fija en elterritorio, con preferencia a quienes viniesen de otros lugares. “El personal ( ) que viene del exterior, puede ser algo más barato que el quese consigue en el territorio ( ) suele dársele preferencia”. Forma parte del Expte. 2.185, Letra “S”, 1932. 10
  • 11. Secretario General, se le requería al gobernador intervención para resolver otro problema: que volvierana regir los salarios de 1929 y 1930, que – aseguraban - habían descendido en razón inversa a la suba delos precios de los productos que los ganaderos vendían. A los argumentos se agregó una tabla: 1930 1931 1932Ovejeros $ 100 90 80 mensualesPeones $ 90 70 60 mensualesJornales $ 5 4 3 Por díaCarlos Portela, que era secretario a cargo de la gobernación, dispuso que se envíe el petitorio “a laconsideración de las Sociedades Rurales y Frigoríficos del Territorio…”55 El expediente contiene larespuesta de la Sociedad Rural de San Julián: la misma reconoce validez a las cifras del Sindicato, entanto asegura que “Esta Junta Directiva ha estudiado el petitorio formulado por el Sindicato de OficiosVarios de la Capital ( ) y que si en los actuales momentos los salarios que se abonan en losestablecimientos ganaderos han bajado( ) es por lógica consecuencia de la depreciación de losproductos pecuarios…”56 En la perspectiva de este trabajo, se discute la afirmación ruralista,entendiendo que esta reducción fue una consecuencia de la existencia de oferta de fuerza de trabajoexcedente. Es claro que la presencia de una situación de crisis fue el motivo para bajar los salarios: peroes el excedente de mano de obra el que materializó la posibilidad de hacerlo. El costo de la crisis eratransferido de ese modo a quienes no disponían de herramientas para defenderse: la sobre abundantemasa de trabajadores no calificados. Y, por cierto, a otro grupo, afín por intereses a los ganaderos, perodependiente de éstos: los contratistas de esquila.Esto puede verse en la diferente respuesta – y actitud – de la agrupación de ganaderos cuando elSindicato pidió que fuera eliminada la intermediación de los contratistas de esquila: “… pues surapacidad es proverbial, y encuentra amplio campo de acción, a raíz de la desocupación reinante, y siesto es poco no ofrecen garantías para el pago de los sueldos, como así también por accidentes detrabajo.”57 La respuesta ruralista decía que “Los precios pagados a los contratistas han experimentadotambién una sensible baja de 4 centavos, pero allí se respeta el jornal obrero, así que es el mismocontratista el perjudicado.”58Vinculado con el problema que analizamos, es importante preguntarse ¿Porqué los contratistas“respetaban el jornal obrero”, y los ganaderos reconocían no hacerlo?Si consideramos que en el sistema capitalista la fuerza de trabajo es una mercancía, ofrecida en elmercado por quienes, necesitando subsistir, no tienen otra cosa para vender, veremos que, como todamercancía, está sujeta a la oferta y la demanda. Cuanto menos oferta hay de un bien demandado, mayores su precio. El salario es el precio de la fuerza de trabajo. Los ganaderos compraban fuerza de trabajono especializada; podían, por ello, elegir entre una oferta abundante el precio más conveniente. Loscontratistas, en cambio, debían cumplir ciertos requisitos: su trabajo era organizar y coordinar la esquilade ovejas, lo que implicaba un determinado procedimiento para cuidar tanto los animales como la lana.Consiguientemente, contrataban especialistas: el esquilador era un oficio, con un conocimientoincorporado mejor pagado, porque es menor la cantidad de gente que lo disponía. Algunasconsideraciones acerca de la actividad de esquila aparecen en estas fuentes: nota del comisario de PuertoSan Julián al gobernador, 12 de noviembre de 1931: “El trabajo de esquila señor Gobernador requierepráctica, resistencia muscular y disciplina. Por estas causas los contratistas seleccionan al trabajadordel Territorio, buscando luego en otros centros el personal que les falta, aún a costa de sacrificiospecuniarios, pues la esquila debe llevarse a cabo dentro del mínimo del tiempo posible, porque de lo55 Expte. 2.185, ya citado.56 Expte. 2.185, ya citado.57 Expte. 2.185, ya citado.58 Expte. 2.185, ya citado. 11
  • 12. contrario acarrea perjuicios a los criadores, quienes exigen al contratista el extricto cumplimiento desus compromisos, los que no omiten gastos, llegando a traer( ) personal de Buenos Aires, para asíasegurarse con la corrección de sus procederes, la misma clientela para la esquila del año venidero.”59(En una lista firmada, fechada en San Julián el 29 de octubre de 1931, el contratista de esquila AntonioGiacobo declaraba tener noventa y tres empleados; de éstos, cuarenta y seis eran de Puerto San Julián otomados en ésa; el resto – cuarenta y siete – eran personal “…traído de Buenos Aires…”60 . Juan Arcal,otro contratista, ocupaba a sesenta y tres personas de San Julián, y traía ocho esquiladores de BuenosAires y cuatro desde Chile, “Personal de Magallanes con seis años de esquila”61) En lo que hace a lacondición de oficio de la tarea del esquilador, también puede encontrarse referencia en esta nota delcomisario de Piedra Clavada a la Gobernación, fechada el 8 de febrero de 1930: “En la estancia Viedma1ra, que cito por ser la más importante de esta zona, se esquiló con una cuadrilla reunida entre la genteque “busca trabajo”, es decir la gente que merodea siempre los mismos lugares, y puedo asegurar queel resultado fue un verdadero desastre en virtud de que todos eran simples aprendices…”62Conseguir esquiladores era más difícil, había menos oferta: esto permitiría una explicación – no ofrecidapor la Sociedad Rural en su nota de respuesta – al trato diferencial dado a los esquiladores, en relacióncon el resto de la fuerza de trabajo.Y que estas disminuciones en los salarios hayan aparecido en otros momentos y no solamente en lascrisis, (como es el caso de la rebaja salarial comentada más arriba, en 1926 para el caso puntual de unaestancia) se explica por el permanente excedente de mano de obra existente en la región.En las fuentes aparecen algunas cifras, y como pertenecen a fechas posteriores – 1946 y 1947 – sirvenpara mostrar el grado de persistencia de ese excedente. En el Expte. 5.982, de 1946, se incorpora unlistado de personas “sin ocupación” provenientes de Chile; fue confeccionado por la comisaría de PuertoSan Julián, a partir de un reclamo de la Sociedad Rural de la localidad, que pedía que “Se realice eldebido control del elemento golondrina que actualmente está invadiendo literalmente el pueblo…”63 .La lista contiene los nombres de 145 personas de las cuales 4 son mujeres; los demás son todos varones,de ellos uno declara tener el oficio de mecánico, y los 140 restantes figuran como jornaleros. Es decir,mano de obra sin calificación. 64 Si comparamos la cantidad de habitantes de Puerto San Julián según elCenso de 1947- 3.050 – podemos tener idea de la dimensión de esa migración temporaria: casi un cincopor ciento de incremento de la población.Refiriéndose al tema, Rafael Lascalea, gobernador del Territorio, escribía al Ministro del Interior de laNación: “… anualmente ingresan al territorio, en la temporada de las faenas rurales, más de cinco milchilenos”65.El gráfico de evolución de la cantidad de establecimientos, elaborado por Elsa Barbería, y que se incluyóen el apartado “La Unidad de Producción”, aporta indirectamente a la contrastación positiva de estahipótesis de existencia permanente de una oferta excedente de fuerza de trabajo. Allí vemos como, entre1920 y 1937, el número de establecimientos aumenta de algo más de seiscientos a alrededor de milquinientos; cifras que son consistentes con los aportes de las otras fuentes citadas, (la información de laGobernación del Territorio en 1929, y el periódico “El Sonido” reproduciendo datos del Censo NacionalAgropecuario de 1937). Un crecimiento tan importante en la cantidad de unidades de producción debiótener como efecto directo un incremento similar en la demanda de fuerza de trabajo. Si la oferta de lamisma hubiese sido escasa, los salarios debieran haber subido; o, en equilibrio entre oferta y demanda,haberse mantenido. Pero bajaron. Y esto fue posible, en un contexto de gran aumento de la cantidad de59 Expte. 2.897, letra “V”, 1931. Archivo Histórico Provincial.60 Archivo Histórico Provincial, Fondo Gobernación, Expte. Nº 4.783-Letra “V”-1931.61 Archivo Histórico Provincial, Fondo Gobernación, Expte. Nº 4.783-Letra “V”-1931.62 Expte. 149, letra “G”, 1930. Archivo Histórico Provincial.63 Expte. 5.982, Letra “A”, 1946. Archivo Histórico Provincial.64 Con excepción de dos que dicen provenir de Río Gallegos y uno de Chubut, los demás declaran como lugar de origen localidades del surde Chile: Aisen, Achao, Coyhaique, y Castro, en su gran mayoría. Puerto Montt, Puerto Varas y Ancud también son mencionados.65 Expte 7076-7144-Letra “Com”. 1947. Archivo Histórico Provincial. 12
  • 13. unidades de producción, porque la oferta de fuerza de trabajo fue siempre mayor que la demanda. Labaja de los salarios no puede atribuirse en exclusiva a la crisis de los años 30, porque, en medio de ella,los contratistas de esquila “respetaron el jornal obrero.” Si los ganaderos hubiesen tenido dificultadespara conseguir gente, habrían absorbido ellos el efecto de la crisis; no lo hicieron, porque la relaciónentre oferta y demanda en el campo de las relaciones obrero patronales, los favorecía.En palabras de Murmis y Portantiero, estamos ante la puesta en acción de una de “las políticas que elcapitalismo posee para disciplinar la fuerza de trabajo: el mantenimiento de una alta tasa dedesocupación…”66 . Es importante establecer que desde el punto de vista de la producción, en esta etapacarecían de importancia las líneas de frontera: en Chile y Argentina la actividad económica era lamisma; los propietarios tenían intereses comunes, y en el caso de los más poderosos, a veces eran losmismos. Desde el punto de vista capitalista, la región era una sola. Regían aún parcialmente lasrelaciones propias de la etapa en la que Elsa Barbería identificó “una región autárquica en el sur”.Aunque los aspectos más notorios de dicha “región autárquica” se habían modificado con la apertura delCanal de Panamá y el reestablecimiento de los controles aduaneros, se trataba de un momento detransición en cuyo transcurso subsistían los demás elementos del sistema.Esta aclaración debe hacerse al enfocar otro aspecto de las políticas disciplinadoras: “…la vigencia demedidas represivas.”67 Función excluyente del Estado, acerca del que es importante efectuar algunasprecisiones. Una, del campo teórico, cuyas dificultades intentaré eludir para llegar a una adecuadadefinición del concepto, desde el punto de vista adoptado para este trabajo: ¿Cómo podemos definir alEstado? Y la otra ¿Cómo se puede mirar la complejización creciente de la organización y funciones delEstado en el Territorio de Santa Cruz68 a lo largo del período en que centramos nuestro interés aquí?“Desde mediados de los años 30 se verifica un incipiente crecimiento de la injerencia del EstadoNacional en el Territorio, que se va a profundizar en los años 40. Este crecimiento está ligado a lainstalación de algunas agencias estatales nacionales, la promulgación de un marco jurídico tendiente afacilitar la instalación de Fuerzas Armadas en forma definitiva, de nuevas instituciones y atribuciones alos gobiernos territoriales. …”69 .Un Estado más visible, implica una mayor intervención en el funcionamiento de la sociedad. Unincremento de la misma, dado que la influencia del Estado en el proceso de desarrollo capitalista de laregión, fue constante: promovió el proceso de acumulación primitiva de los capitales regionalesmediante la entrega de la tierra necesaria para la organización y puesta en funcionamiento de lasunidades de producción; habilitó las condiciones para una gestión autárquica del desarrollo capitalistamediante la supresión de las aduanas; protegió – mas allá de todo costo político – los intereses de losterratenientes cuando la finalización de la 1º Guerra Mundial provocó la primera gran crisis en laganadería regional con su secuela de disminución de salarios, y huelgas, siendo funcionarios del Estadolos responsables de los fusilamientos de 1921 y 1922; se ocupó de controlar y mantener el orden en lamasa trabajadora que ocupaban la ganadería y su industria subsidiaria, el frigorífico, y, en el marco delreformismo peronista70, incorporó a los trabajadores a un esquema de protección social y mejoramientode los ingresos que en el caso de Santa Cruz incluyó el inicio de una nueva etapa, al encararse laexplotación de recursos mineros que significaron una nueva fuente de trabajo, con condiciones de vidamaterial para los obreros, muy distintas de las que conocieron en la ganadería.A través de estos actos podemos aproximarnos a una definición de Estado; en la síntesis hecha recién,66 Murmis, Miguel, y Portantiero, Juan Carlos: “Estudios sobre los orígenes del peronismo”. Siglo XXI Editores Argentina, 2004. Pág. 140.67 Murmis, Miguel, y Portantiero, Juan Carlos: “Estudios sobre los orígenes del peronismo”. Siglo XXI Editores Argentina, 2004. Pág. 140.68 Es necesario hacer aquí una salvedad: el Estado territoriano no es una singularidad, sino la expresión regional del Estado nacional.69 Hudson, Mirna Susana: “El primer peronismo: mecanismos de control, centralización y politización del aparato institucional del estadosantacruceño” en “Las formas de la política en la Patagonia” (Bona, Aixa, Vilaboa, Juan, coordinadores) Buenos Aires, Biblos, 2007.70 El peronismo contribuyó al desarrollo del capitalismo industrial incorporando a los trabajadores a un esquema controlado, con mayorparticipación en la distribución de la riqueza social, no destinado a cuestionar sino a fortalecer la expansión capitalista, subsumiendo lacontradicción de clases en una alianza entre la burguesía industrial y los trabajadores, legitimada ideológicamente por un nacionalismopromotor de la armonía entre el capital y el trabajo. 13
  • 14. este no actuaba en función de intereses que le fueran propios, ni tampoco haciéndolo por motivosdefinidos por las necesidades de “toda” la sociedad. Lo que se ve, en cambio, son intervenciones quebenefician a determinados grupos sociales, lo cual a su vez implicó que otros grupos quedasen, no soloexcluídos de dichos beneficios, sino además sometidos a aquellos. Este accionar permite descartar laconsideración del Estado como un elemento autónomo, en tanto respondió a intereses específicos, alestablecer las condiciones para un proceso de acumulación de capital, protegiendo luego la evolucióndel mismo; así, se evidenció como un Estado de clase. “…como regla general es el Estado una fuerza dela clase más poderosa, de la que impera económicamente, y que por medio del Estado se hace tambiénclase preponderante desde el punto de vista político, y crea de este modo nuevos medios de postergar yexplotar a la clase oprimida…”71. Es importante aclarar que esto no obsta para que este Estado sea vistopor la sociedad como representante de los intereses de todos: “A diferencia de los tipos de Estadoesclavista y feudal, el Estado político no se presenta como la simple ratificación por la fuerza de losintereses económico sociales, en el sentido estricto del término, de las clases o fracciones de clasedominantes. ( )…el propio Estado se presenta no ya como el lugar de constitución de la dominación“pública” de un privado privilegiado, sino como la expresión de lo universal y, a través de laconstitución política de las clases dominantes, como la expresión del interés general.”72Es este Estado,así definido, el que sufre una serie de cambios dentro del período que se estudia aquí, y que seevidenciaron en el incremento de su autonomía aparente, y en el rol de regulación de las relaciones alinterior de la sociedad.Cambios que estaban relacionados con transformaciones en el capitalismo mundial. Básicamente, losque se evidenciaron con la crisis de 1929. Benjamín Coriat caracterizó la misma como la consecuenciadel impacto de la producción de mercancías en masa desarrollada a partir de la organización fabriltaylorista y fondista en los Estados Unidos. Este nuevo orden en la producción industrial, significó ladestrucción de todas aquellas industrias que siguieron operando con los viejos métodos, lo cual a su vezprodujo una cadena de quiebras con su secuela de pobreza y desocupación. A su vez, la acumulacióngenerada por el nuevo sistema había permitido que los capitales estadounidenses se exportaran en formade préstamos a Europa; al llegar el pico de la crisis, el retorno de estos capitales para salvar lasconsecuencias de la misma funcionó como transmisor del problema al nivel mundial. La situación pusoen evidencia las limitaciones de la división internacional del trabajo; países como la Argentina, cuyaeconomía se sustentaba en la exportación de unos pocos productos primarios, se encontraron condificultades para vender a naciones sin dinero, y para comprar las mercancías industriales que no eranproducidas en sus territorios. Surgieron entonces dos problemas: el aumento de la masa de desocupadosa niveles críticos para la subsistencia del sistema, (y la correlativa baja de los salarios a la fracción queaún permanecía ocupada) y la necesidad de producir algunos bienes de consumo que no era posibleimportar. Se vio como solución a ambos problemas el desarrollo de un cierto nivel de producciónindustrial. Su puesta en marcha significó una transformación en la forma y funciones del Estado. “ElEstado pasará a ser expresión de la creciente complejidad de las relaciones económicas ( ) a partir delcrecimiento de la industria. ( )…refuerza las tendencias del Estado hacia la autonomía, en tanto su rolprincipal no es traducir al nivel de las decisiones políticas los intereses de una clase dominante deorigen agrario (o los intereses de una fracción de esa clase dominante) sino la relación de esosintereses con los de las otras capas propietarias estructuradas alrededor de la acumulación de capitalindustrial.73 Estas “capas propietarias”, fracción de clase identificable como burguesía industrial,definieron un nuevo cambio en el rol estatal al orientarlo a materializar los beneficios de su alianza conlos trabajadores: “… las burguesías industriales ( ) pondrán en pie, mediante el apoyo de las clasespopulares, un nuevo esquema de poder a través del cual les será posible ( ) promover el desarrollocapitalista autónomo del país. La expansión de una industria liviana destinada a satisfacer la demanda71 Engels, Federico: “El origen de la familia, la propiedad y el Estado”. Bs. As., Editorial Claridad, junio de 1971.72 Poulantzas, Nicos: “Hegemonía y dominación en el Estado moderno” en “Cuadernos de Pasado y Presente Nº 48”, Córdoba, 1973.73 Murmis y Portantiero, ya citados. 14
  • 15. interna, convirtió a la política de redistribución de ingresos, ( ) las medidas destinadas a aumentar elpoder adquisitivo de los sectores asalariados, en uno de los ejes fundamentales a partir de los cualespudo articularse esta alianza entre la burguesía industrial y la clase urbana trabajadora.74 El Estadoadquirió un grado creciente de autonomía, al incorporar la regulación de las relaciones con lostrabajadores. Debido a que la industrialización formaba parte del proceso de expansión capitalista, ycomo la industria requería de un mercado de consumo, y dado que la que se desarrolló en Argentina noestaba en condiciones de vender al exterior, su mercado propio era el interno; este demandaba una masade consumidores con estabilidad, es decir, regularidad en sus ingresos, y con un grado de inclusión talque en lo posible todos los tuviesen asegurados; esa tarea la cumplió el Estado peronista.Los cambios en las formas de control ejercidas por el Estado reflejan las mudanzas en las tareasasignadas a éste: de un mecanismo de represión directa, pasa después de 1921 a una creciente actividadde vigilancia preventiva, de tipo policial, que se corresponde con el momento en que traduce al nivelpolítico la relación entre los intereses de las fracciones de clase que disputan una posición hegemónica:las burguesías terrateniente (vinculadas a la exportación de productos primarios y la divisióninternacional del trabajo) e industrial (asociada al crecimiento del mercado interno); instancia en la quelos trabajadores – como clase en formación – aún no han definido su siguiente estrategia de alianzas,encontrándose en una posición de debilidad. En el nivel territoriano santacruceño, esto se expresó comoun control de la circulación de trabajadores, a la que el discurso relacionaba con una problemáticaasumida como nacionalista pero que en la práctica intentaba por todos los medios controlar solamente aeste grupo social. En las citas de fuentes consignadas más arriba, hay ejemplos de esto; pero pueden verse algunos más.En 1935, una inquietud del Ministerio de Guerra, transmitida al de Interior y de éste a la gobernación deSanta Cruz, motivó un informe de la policía de Santa Cruz. Se trataba del arribo a San Julián de“elementos polacos y rusos ( ) presumiéndose traten de organizar una sociedad comunista o definalidades ideológicas en tal sentido, tratando de conseguir ambiente entre los elementos de lacampaña.”75 En el informe que se le solicitara al respecto, la comisaría de San Julián hizo saber suconocimiento del arribo y que estaban vigilados; asimismo, afirmó que, con referencia a las asociacionesde filiación comunista o afín, “acá solo existe, aparte del Centro Socialista, el “Sindicato de OficiosVarios, que, organizado hace ya tiempo, no ha tenido participación en las actividades de este pueblopero el que, no obstante ello, merece la preferente atención de esta dependencia.”76 Posteriormente, elexpediente se amplía debido a que el Sindicato mencionado hizo circular volantes promoviendo laafiliación; su redacción bien puede interpretarse como evidencia del disciplinamiento de lostrabajadores.77El jefe de Comisaría de la localidad elevó un nuevo informe asegurando: “no existe unacampaña subversiva y sí sindicalista, con los exabruptos naturales en gente de poca cultura y menorinstrucción.”78Aclaraba el comisario que el Sindicato en cuestión estaba afiliado a la CGT con fecha 5de octubre de 1934, “dándose por enterados de ello, la Sub Prefectura Marítima y el Juzgado de Paz,ambos con fecha mayo 16 de 1936.”79 Controlar la mano de obra, así como las asociaciones quepretendían organizarla. Haciendo uso del discurso nacionalista, las organizaciones del Estado no74 Braun, María: “El populismo” en “Transformaciones”. Bs. As., Centro Editor de América Latina, 1973.75 Archivo Histórico Provincial, Fondo Gobernación, Expte. 3.447-Letra “I”-1935.76 Expte. 3.447-Letra “I”-1935, ya citado.77 Los redactores de los volantes, si bien ingresaban al tema con un discurso de barricada, con expresiones como “esos patronesdespiadados que sin escrúpulos de ninguna especie os asignan un jornal miserable” se cuidaron de marcar distancias con otrasconvocatorias más claramente revolucionarias, afirmando que “todos los trabajadores debemos unirnos, no con el propósito de engendrarodios ni de sembrar discordia, sino con el sano y noble fin de defender nuestro derecho al trabajo”; proponiendo que se tomase ejemplo deinstituciones como la Asociación Rural (órgano gremial de los estancieros) ; asegurando que la unión debe ser “en disciplinada, culta,pacífica y noble rebeldía”; y, finalmente, aclarando que “no mantiene relaciones con ninguna asociación similar desconocida por lasautoridades del gobierno de la Nación, no haciéndonos en consecuencia responsables de ningún panfleto subversivo que pueda ponerse encirculación.”78 Expte. 3.447-Letra “I”-1935, ya citado.79 Expte. 3.447-Letra “I”-1935, ya citado. 15
  • 16. prohibían la circulación, la supervisaban. Aún cuando se argumentaba la protección de los obreroslocales, se respondía en realidad a la necesidad de mantener un control estricto sobre la fuerza detrabajo; lo demuestra el hecho de que no se prohibía que gente de otros lugares viniese a trabajar,pretendiéndose en cambio que estuviese documentada y controlada.Las acciones de funcionarios estatales, realizadas en ese marco, se superpusieron con los primerosmomentos del período en que el Estado pasó a ser expresión de la alianza entre la burguesía industrial ysu proletariado, para un desarrollo industrial autónomo y su correlativo mercado interno. En 1947, lagobernación del Territorio propició un proyecto de creación de una Libreta de Trabajo, comoinstrumento de control de la circulación de personas a través de la frontera.80. Dicho proyecto fueelevado por el gobernador del Territorio al Ministerio del Interior. Adjuntaba comunicaciones internasde comisarías del interior de Santa Cruz, que daban cuenta de la circulación de ciudadanos chilenos quehabían ingresado al país sin cumplir los requisitos legales, o ingresando en calidad de turistas. Lascomunicaciones fueron enviadas a modo de ejemplo de la problemática que se planteaba; en ellas semencionan alrededor de setenta personas, ingresadas desde la localidad chilena de Puerto Aysén, conintervención del grupo de Gendarmería Nacional “Lago Blanco”; éste se limitaba al control documentaly no ponía- a estar por las comunicaciones-reparos al ingreso al territorio nacional. La nota delgobernador precisó los alcances del problema: “Como se aproxima la época de la zafra lanera, estagente viene en busca de trabajo, regresando al país de origen una vez finalizadas las mismas, peromuchos quedan diseminados en el territorio… ( ) Debo destacar que anualmente ingresan al Territorio,en la temporada de las faenas rurales, más de cinco mil chilenos, sobre quienes es necesario ejercer unsevero control…”81 . Control y vigilancia: esas son las consignas que los funcionarios del Estadoreiteraban.El proyecto de Libreta de Trabajo fue puesto a consideración de la Dirección Nacional de Migraciones yla Secretaría de Trabajo y Previsión. El Director General de Migraciones dio su apoyo al mismo, “porcuanto servirá de base para establecer quienes han ingresado al país, quienes regresan a Chile,después de cumplidas las faenas rurales, y quienes quedan al margen de las reglamentaciones, paraintimarles a que regularicen su situación.”82Sin embargo, fue archivado luego del dictamen de la Asesoría letrada de la Secretaría de Trabajo yPrevisión. Este decía: “…la reglamentación proyectada, por la índole de las obligaciones que crea, solopodría adoptarse mediante una ley que instituyera un registro semejante al de la ley 12.713.Por otraparte, en atención a la naturaleza de los problemas que motivan el proyecto, es de hacer notar que susolución se podrá lograr con la aplicación de un sistema eficaz de contralor de la internación de losobreros transitorios, y que al efecto podría instituirse con intervención del organismo competente que loes la Dirección de Migraciones …( ) La misma observación podría formularse en cuanto a lasfacultades para la creación del registro de contratistas de esquila. Sin embargo, serían aplicables arelaciones de trabajo que vincula a los mismos con sus subordinados las disposiciones de la ley 12.789que estatuye el régimen a que habrán de ajustarse los empleadores que contratan obreros para trabajarfuera del lugar de su residencia.”83En este momento, se está totalmente dentro de la etapa en que el Estado pasó a regular las relacionesentre la burguesía y los trabajadores en el marco de un desarrollo industrial y de mercado interno. Elasesor letrado expresaba la universalidad a la que debían ajustarse las relaciones sociales en esascircunstancias; la clase propietaria debía adecuarse a esta condición de universalidad, abandonando todointento de resolver problemas específicos mediante soluciones particulares, permitiendo al Estado, queen ningún momento había dejado de ser su Estado de clase, regular las relaciones al interior de lasociedad de manera tal de asegurar la expansión del capitalismo industrial. En ese contexto, la propuesta80 Archivo Histórico Provincial, Fondo Gobernación, Expte. 5.878-Com-1946.81 Expte. 5.878-Com-1946, ya citado.82 Expte. 5.878-Com-1946, ya citado.83 Expte. 5.878-Com-1946, ya citado. 16
  • 17. de Libreta de Trabajo resultaba anacrónica.La solución no debía ser particular, sino general, atributo de la Ley como expresión del Estado; es elmomento del Estatuto del Peón.ORGANIZACIÓN PROPIA, DESARTICULACIÓN, REORGANIZACIÓN CON LIMITACIONES YSINDICALIZACIÓN PROMOVIDA DESDE EL ESTADO: La periodización expresada en el título delpresente apartado refleja los momentos que, desde la perspectiva de este trabajo, caracterizarían laevolución de la sindicalización de los trabajadores en Santa Cruz a lo largo del período que se estudia.No es objetivo de este trabajo profundizar en dicho proceso, sino solamente en términos de relacionarlocon los trabajadores rurales. La región sur patagónica tuvo su desarrollo a partir de la ciudad de Punta Arenas; en ese sentido, lavinculación entre el sur de Chile y el de Argentina tuvo gran importancia, tanto para los trabajadores,cuya organización sindical reconoce fuertes lazos entre ambos espacios, como para el Estado, cuyasintenciones de control se mezclaban con hipótesis de conflicto con su vecino inmediato, y lospropietarios, que en muchos casos tenían intereses a ambos lados de la frontera y en general – para ellado argentino – debían contar con la mano de obra proveniente de Chile, adonde la mayor cantidad depoblación, en un contexto de baja oferta relativa de trabajo, era un punto de inicio de un ciclo demigración estacional al cual se hizo referencia más arriba.Entre el inicio de la ocupación territorial (en la década de 1880) y las grandes huelgas de 1921, sedesarrollo un complejo proceso de construcción de conciencia de clase en los trabajadores de SantaCruz. La historiadora Elida Luque registró el antecedente más antiguo de huelga en 1910, en RíoGallegos, “en la imprenta “El Antártico”84. La misma autora consignó que en 1914 y 1915 estallaronhuelgas en Puerto San Julián. En 1916, en Puerto Santa Cruz, se organizó la Sociedad de Obreros dePuerto Santa Cruz …“85 En diciembre de 1916 llegó al territorio una huelga iniciada el mes anterior enla región de Magallanes, en Chile, que tuvo tal extensión que el gobierno argentino “envía al crucero“Buenos Aires” a Punta Loyola con el comandante Camino y el capitán Valenzuela al frente de cienhombres ( ) su función era sofocar la posible propagación de la huelga rural al ámbito urbano”86 Hubonuevas huelgas en Puerto Deseado en 1917, en Río Gallegos - frigorífico Swift - en 1918. Esta primeraetapa, hasta el inicio de la década de 1920, fue activa tanto en organización sindical como en luchas porreivindicaciones obreras.El enfrentamiento más fuerte se produjo entre 1921 y 1922, a partir de huelgas promovidas por laSociedad Obrera de Oficios Varios de Río Gallegos y que involucraron a trabajadores rurales en todo elTerritorio de Santa Cruz. Tuvieron como término una violenta represión con gran cantidad de muertosentre los obreros, y la desarticulación de las entidades sindicales: “Luego de la gran represión de ladécada del veinte, no hemos registrado agrupaciones gremiales ni movimientos huelguísticos, hasta ladécada del treinta.”87Lo cual no debiera considerarse una consecuencia exclusiva de las acciones represivas de 1921 y 1922.Parece pertinente, en cambio, analizar en conjunto la violenta represión y la ausencia sindical posterior,como resultado del disciplinamiento y control sobre los trabajadores, al que se hizo referencia en elapartado anterior, junto a un proceso regional: la finalización de la etapa durante la cual Elsa Barberíaidentificó la existencia de “una región autárquica en el sur”88: hasta la apertura del Canal de Panamá,en 1914, esta región mantuvo una vinculación directa con el mercado mundial, lo que lo que dio mayordinámica, en él área, al proceso de circulación de personas e ideas que trajo a la región al socialismo, al84 Luque, Elida: “Relaciones obrero patronales en Santa Cruz antes de 1920” en Revista “Waxen”, UFPA.85 Luque, Elida: “Relaciones obrero patronales en Santa Cruz antes de 1920” op. cit.86 Luque, Elida: “Relaciones obrero patronales en Santa Cruz antes de 1920” op. cit.87 Hudson, Mirna: “La política en Santa Cruz (1884-1955) Lineamientos y problemáticas” en “El gran libro de Santa Cruz”. Págs.533:574 - tomo I. España, Alfa Centro Literario y Milenio Ediciones, 2000.88 Barbería Elsa: “Los dueños de la tierra en la Patagonia Austral”, op. cit. 17
  • 18. anarquismo, al comunismo, todas las cuales sirvieron de base a los movimientos sindicales: lainterrupción de esta vinculación, producto de la construcción del Canal, coincidió con la intensificacióndel control estatal (posiblemente facilitándolo) una de cuyas expresiones fue la vigilancia fronteriza. Laapertura del Canal de Panamá tornó periférica - en relación a la circulación económica mundial- a unaregión - la del Estrecho de Magallanes - que hasta entonces tenía una vinculación directa con Europa. Locual ayudó a disminuir la presencia de europeos de “ideas avanzadas” entre los trabajadores de la región.En la década de 1930 se reinició la actividad sindical; ya no tenía el carácter combativo del períodoanterior a las huelgas de 1921, y en general pareciera haber tenido un grado muy bajo de politización.Hemos visto líneas más atrás como en 1932 funcionaba en Río Gallegos un Sindicato de Oficios Varios,y que en 1934 la asociación del mismo nombre, de Puerto San Julián, había registrado su afiliación a laConfederación General del Trabajo, aunque hay que tener en cuenta que “Los núcleos de sindicalistasson ( ) reducidos y desarrollan sus actividades principalmente en los puertos de la costa.” 89Mirna Hudson resumió la presencia sindical en 1936, asegurando que en Río Gallegos funcionaba elSindicato de Obreros de Oficios Varios, el que contaba con 250 afiliados; En Puerto San Julián y PuertoDeseado asociaciones similares contaban con 165 y 150 afiliados respectivamente.90 Las cifras por sísolas permiten entrever las limitaciones de la organización sindical:“Estos años tienen ( ) una actividad sindical con poca capacidad de movilización, si se la compara conlos años veinte. ( ) básicamente por ser gremios que no logran contener a los trabajadores del campo () la temporalidad de las faenas, el haber sufrido directamente la represión y un estado que tiene la miraen la seguridad, contribuían a evitar que se consolide una dirigencia.”91 Esta forma de organización de los trabajadores en Santa Cruz puede caracterizarse como de transiciónentre el viejo sindicalismo combativo de raigambre anarquista, al promovido por el peronismo: “… apartir de 1946 ( ) se modificaron las organizaciones existentes, y surgieron nuevos agrupamientossindicales en Río Gallegos y distintas ciudades del interior. Río Gallegos: Obreros Gastronómicos,representante: Ramiro Álvarez. Obreros de Mar y Playa, representante, Juan Bautista Rocha. Sindicatode Obreros de Oficios Varios, representante, señor Pedro Sanagua. Puerto Santa Cruz: Sindicato deObreros Portuarios de Mar y Playa, delegado: José Gutiérrez. Sindicato de Obreros de Oficios Varios,delegado: Raimundo Améstica. Puerto San Julián: Sindicato Obreros Portuarios, Mar y Playa,Secretario General Eduardo Ibarra Salas. Sindicato de oficios varios y afines, Prosecretario: CarlosRuiz Vera. Sindicato Gastronómico, representante, Zacarías Rosich. Comandante Luis Piedrabuena:Sindicato de Oficios Varios, delegado: Raúl Wilches.”92“La actividad de más difícil agremiación fue la de los trabajadores de campo, ya que a las debilidadesdel sector se suma la actitud del sector patronal que se muestra bastante reticente a pactar. ( ) Elestatuto del peón también encontró resistencia en la zona, a juzgar por lo que denunciaba la prensasocialista.”93El Estatuto del Peón, promulgado como Decreto-Ley 28.169/44 siendo Secretario de Trabajo yPrevisión Juan Domingo Perón, y reglamentado cinco años después, durante la presidencia del mismo, yque pasó a regular las relaciones obrero patronales en el ámbito rural en la Argentina, representó, desdela perspectiva de este trabajo, un momento de inflexión en dichas relaciones. Ello, independientementede las dificultades y la oposición que haya habido para su aplicación, (esperable en patrones habituadosa definir los problemas con sus trabajadores según su criterio, y no según el del legislador). Representóla condición de universalidad requerida para permitir al Estado modificado asumir el rol de árbitro89 Bona, Aixa, y Vilaboa, Juan: “Trabajadores y peronismo en Santa Cruz 1943-1955.” en “Primeras Jornadas de Historia Social: Lostrabajadores en la Patagonia” .Universidad Nacional del Comahue. 14 y 15 de abril de 2005.90 Hudson, Mirna: “La política en Santa Cruz”, op. Cit.91 Bona, Aixa, y Vilaboa, Juan: “Trabajadores y peronismo en Santa Cruz 1943-1955.” en “Primeras Jornadas de Historia Social: Lostrabajadores en la Patagonia.“ Ya citado.92 Hudson, Mirna: “La política en Santa Cruz”, op. Cit.93 Bona, Aixa, y Vilaboa, Juan: “Trabajadores y peronismo en Santa Cruz 1943-1955.” en “Primeras Jornadas de Historia Social: Lostrabajadores en la Patagonia.“ Ya citado. 18
  • 19. aparente, necesario para imponer las relaciones de producción propias del capitalismo industrial demasas.En el caso específico de Santa Cruz y de los trabajadores rurales, el Estado debió además desarrollaracción directa de defensa de aquellos con reclamos concretos, ocupando parcialmente espacios que enapariencia serían más propios del sindicalismo, tarea llevada a cabo por la Delegación del Ministerio deTrabajo en Río Gallegos:“Se trata de la actividad de conciliación que desplegaba con relación aaquellos trabajadores del campo a quienes la organización gremial no alcanzaba plenamente, como esel caso de los trabajadores rurales ( )De esta manera, se puede afirmar que la instalación de laDelegación ( ) favoreció la institucionalización de las leyes laborales para un sector bastantedesprotegido( )La función de la Delegación implicaba, al mismo tiempo, extender las lealtades delperonismo en el marco de las pautas planeadas por él, es decir, en un contexto de armonía entre elcapital y el trabajo …”94CONCLUSIONES: En este trabajo se ha intentado mostrar, a partir de la observación de las relacionesobrero patronales en el ámbito rural del Territorio Nacional de Santa Cruz entre las huelgas de 1921 y lareglamentación del Estatuto del Peón en 1949, las distintas maneras en que el Estado modificó suaccionar y organización – los cambios – para mantener, en su condición de Estado de clase, su controlsobre el grupo social de los trabajadores rurales – la continuidad.Se ha definido al Estado, entendido como uno solo, aquel que estaba en capacidad de ejercer esaregulación; desde esta visión, no pueden establecerse diferencias entre niveles, nacional o territorial.Dicho control se ejerció en un primer momento de manera violenta: la represión de las huelgas. Luego,mediante la combinación de la vigilancia preventiva y represión de las ideas por parte de losfuncionarios del Estado, junto a la presencia constante de un exceso de oferta de fuerza de trabajo conrelación a la demanda por parte de una actividad productiva que se caracterizó por su escasa reinversióny la explotación extensiva de la tierra. Y, finalmente, cuando el Estado, orientado a completar, enArgentina, el proceso de expansión del capitalismo industrial de masas, debió autonomizarserelativamente – aparentemente – universalizando las reglas por las que debía regirse desde entonces larelación entre clases, o sea, legislando acerca de las mismas.La persistencia en el tiempo de excesiva oferta en un mercado que demandaba fuerza de trabajo nocalificada, resulta central para comprender porqué, en un Territorio adonde había tan pocos funcionariosestatales, los trabajadores empleados en la principal actividad productiva regional se mantuvierondurante tanto tiempo en situación de debilidad con respecto a los patrones.Seguramente, el efecto de la represión de comienzos de la década de 1920 influyó en esta debilidad,como así también puede verse una correlación entre la desarticulación de la acción sindical y lo queocurría en escala nacional. Sin embargo, resulta pertinente indagar en las particularidades regionales, yrecién entonces vincularlas con los procesos en el nivel de la formación económico social completa.Desde la perspectiva de este trabajo no resulta viable metodológicamente, identificar una situación decarácter general en el país, y atribuir a ella de manera lineal los hechos sucedidos en el nivel regional.Asimismo, es difícil sostener que una derrota en sí misma pueda ser causa del fin de la lucha decualquier grupo social que lo hace por sus intereses. Finalmente, la idea de que la desarticulación delmovimiento de los trabajadores rurales en Santa Cruz luego de 1921 sea atribuible a la dispersión propiade las tareas rurales, se desdibuja al ver como pudo organizarse a esos mismos trabajadores antes deaquellas huelgas; una organización que, si hubiese estado tan influida por la distancia, no hubiesepermitido el grado de movilización que posibilitó.BIBLIOGRAFÍA: Amelung, Severino, su archivo privado, citado por Ciselli, G. , Duplatt, A. , y Torres,94 Hudson, Mirna: “La política en Santa Cruz”, op. Cit. 19
  • 20. S. en “Historia de un ferrocarril patagónico - de Puerto Deseado a Las Heras (1909-1944)”Bs. As. ,Editorial Dunken, 2004.Apuntes de Cátedra de la Asignatura Historia Americana I, Unidad IV, “La economía colonial”, Cursadadel año 2005.Barbería, Elsa: “Los dueños de la tierra en la Patagonia Austral (1880-1920)”. Río Gallegos, UFPA,1996.Barbería, Elsa: “La estancia patagónica, caracterización de los establecimientos ganaderos del Territoriode Santa Cruz en 1920” en “III Jornadas de Historia Regional, Río Gallegos, UFPA, 1994, Tomo I. Berenguer, Paula: “Las transformaciones del trabajo en la esquila - Nuevos perfiles y relaciones de losactores” en Aparicio, Susana y Benencia, Norberto: “Antiguos y nuevos asalariados en el agroargentino”. Bs. As. , Editorial La Colmena, 2001.Bona, Aixa, y Vilaboa, Juan: “Trabajadores y peronismo en Santa Cruz 1943-1955.” en “PrimerasJornadas de Historia Social: Los trabajadores en la Patagonia” Neuquén, Universidad Nacional delComahue, 14 y 15 de abril de 2005. En CD.Bona, Aixa: “Actividades económicas relevantes” en “El gran libro de Santa Cruz.” tomo I. España,Alfa Centro Literario y Milenio Ediciones, 2000.Braun, María: “El populismo” en “Transformaciones”. Bs. As., Centro Editor de América Latina, 1973.Correa Falcón, Edelmiro, y Klapenbach, Luis: “La Patagonia Argentina-Libro I: estudio gráfico ydocumental del Territorio Nacional de Santa Cruz”, Bs. As., Guillermo Kraft, 1924, versión digital enhttp: patlibros.org – Materiales históricos de la Patagonia Austral. Agosto 2007.Engels, Federico: “El origen de la familia, la propiedad y el Estado”. Bs. As., Editorial Claridad, juniode 1971.Helman, Mauricio: “Explotación del ganado lanar en la Patagonia”. Bs. As., Sudamericana, 1941. Hudson, Mirna: “La política en Santa Cruz (1884-1955) Lineamientos y problemáticas” en “El granlibro de Santa Cruz”. Págs. 533:574 - tomo I. España, Alfa Centro Literario y Milenio Ediciones, 2000.Hudson, Mirna Susana: “El primer peronismo: mecanismos de control, centralización y politización delaparato institucional del estado santacruceño” en “Las formas de la política en la Patagonia” (Bona,Aixa, Vilaboa, Juan, coordinadores) Buenos Aires, Biblos, 2007. Lafuente, Horacio: “Una sociedad en crisis, el escenario y los protagonistas” en “V Jornadas de HistoriaRegional Elsa Mabel Barbería”. Río Gallegos, UNPA, 2002.Luque, Elida: “Relaciones obrero patronales en Santa Cruz antes de 1920” en “Revista Waxen”. UFPA.Murmis, Miguel, y Portantiero, Juan Carlos: “Estudios sobre los orígenes del peronismo”. Siglo XXIEditores Argentina, 2004. Pág. 140.Microsoft® Encarta® 2006 [CD]. Microsoft Corporation, 2005. “El Sonido”, Puerto San Julián, Imprenta El Sonido. 11 de junio de 1938.Poulantzas, Nicos: “Hegemonía y dominación en el Estado moderno” en “Cuadernos de Pasado yPresente Nº 48”, Córdoba, 1973.Pérez Brignoli, Héctor y Santana Cardoso, Ciro Flamarión: “Historia económica de América Latina -Tomo II - Economías de exportación y desarrollo capitalista”. Barcelona, Editorial Crítica, 1979.FUENTES: Actas de la Sociedad Rural de Río Gallegos. Archivo del Grupo de Investigación enHistoria Política y Social./Actas de la Asociación Rural de Puerto San Julián. Archivo de la AsociaciónRural de Pto. San Julián./“ARGENTINA AUSTRAL”. Revista de la Sociedad Anónima Importadora yExportadora de la Patagonia S.A. - Año II, Nº 14, 1º de agosto de 1930 - Año II, Nº 18, Buenos Aires,11 de diciembre de 1930./Archivo Histórico Provincial, Fondo Gobernación, expedientes: 3.096/27-2.220/53- Nº 4.783, Letra “V”,1931/ Nº 149, Letra “G”, 1930. Nº 2.185, Letra “S”, 1932.- 2.897, Letra“V”, 1931.- 5.982, Letra “A”, 1946.-7076-7144, Letra “Com”, 1947.-3.447, Letra “I”, 1935.- 5.878,Letra “Com”, 1946. 20