Your SlideShare is downloading. ×
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Caracter Público del acceso universal a la Universidad y Transformación del Estado

892

Published on

Este trabajo se propone exponer una argumentación general del aseguramiento universal del acceso a la educación superior, en tanto consecuencia lógica y necesaria de un modelo de educación basado en …

Este trabajo se propone exponer una argumentación general del aseguramiento universal del acceso a la educación superior, en tanto consecuencia lógica y necesaria de un modelo de educación basado en su aseguramiento concebido como un derecho social, cuya garantía material por parte del Estado se convierte en un imperativo jurídico ineludible para evaluar la existencia de un Estado Constitucional y Democrático de Derecho en su etapa de desarrollo actual.

Igualmente, la argumentación anterior nos reconducirá a la necesidad de incursionar en la redefinición del rol del Estado y su vinculación con el mercado en tanto depositario de “lo público”, presentando como tesis inicial la imposibilidad del modelo de desarrollo neoliberal para asegurar derechos, aún aquellos liberales y no sólo los económicos y sociales, y la necesidad de crear una esfera “común” de derechos como fundamento de legitimidad de la acción estatal y cómo criterio de desarrollo de las sociedades actuales.

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
892
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado”“EL CARÁCTER PÚBLICO DEL ACCESO UNIVERSAL A LA UNIVERSIDAD Y TRANSFORMACIÓN DEL ESTADO” LEANDRO PAREDES JARAMILLOPONENCIA AL 1º CONGRESO POR LA UNIVERSIDAD PÚBLICA DEL SIGLO XXI FEDERACIÓN DE ESTUDIANTES DE CHILE – FECH - 2012 - 1 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 2. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado”CONTENIDOSPlanteamiento General…………………………………………………………….p. 4I.- Las 2 formas opuestas de concebir la educación……………………………. p. 6 A.- Educación como bien de mercado…………………………………… p. 7 B.- Educación como derecho social……………………………………….p. 10 - Excurso: Diferencias con la tesis del Estado de Bienestar………p. 13II.- Acceso a la Educación Superior………………………………………………p. 16 A.- Carácter regresivo de la selección…………………………………….p. 17 B.- Acceso universal a la Educación Superior…………………………….p. 19III.- Estado Neoliberal y negación de derechos…………………………………..p. 25IV.- Los Derechos Sociales como garantía material del Estado Constitucional y Democrático de Derecho…………………………………..p. 29Conclusión…………………………………………………………………………..p. 33 2 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 3. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado” Carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado Por: Leandro Paredes J.1ABSTRACT Este trabajo se propone exponer una argumentación general del aseguramientouniversal del acceso a la educación superior, en tanto consecuencia lógica y necesaria deun modelo de educación basado en su aseguramiento concebido como un derecho social,cuya garantía material por parte del Estado se convierte en un imperativo jurídicoineludible para evaluar la existencia de un Estado Constitucional y Democrático deDerecho en su etapa de desarrollo actual. Igualmente, la argumentación anterior nos reconducirá a la necesidad de incursionaren la redefinición del rol del Estado y su vinculación con el mercado en tanto depositario de“lo público”, presentando como tesis inicial la imposibilidad del modelo de desarrolloneoliberal para asegurar derechos, aún aquellos liberales y no sólo los económicos ysociales, y la necesidad de crear una esfera “común” de derechos como fundamento delegitimidad de la acción estatal y cómo criterio de desarrollo de las sociedades actuales.1 Estudiante Egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad Austral de Chile, ex dirigente estudiantil yrepresentante CONFECh de la Federación de Estudiantes de la Universidad Austral de Chile, FEUACh, año2008. Actualmente participa del equipo de investigación del Centro de Estudios FEUACh, del cual el presentetexto forma parte. 3 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 4. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado”PLANTEAMIENTO GENERAL El presente trabajo se inscribe en la realización del Primer Congreso por laUniversidad Pública del Siglo XXI, organizado por la Federación de Estudiantes de laUniversidad de Chile, en el marco de la conmemoración de los 170 años de dicha casa deEstudios. En particular, este trabajo aborda el eje correspondiente al acceso a laUniversidad, o más ampliamente a la Educación Superior, desde una perspectiva jurídico-política, asumiendo de forma íntegra los planteamientos y propuestas planteados por elmovimiento estudiantil el año 2011 y que se extiende hasta el presente año. De esta manera,la argumentación general que aquí se expresa pretende contribuir al fortalecimiento de lacapacidad propositiva del movimiento estudiantil y los actores que lo componen. El argumento general de esta ponencia es que el aseguramiento universal delacceso a la educación superior requiere para su adecuada configuración laredefinición del tipo de Estado en lo que se refiere al fundamento de legitimidad de suacción, conclusión que emana como consecuencia necesaria de una prioridad políticaanterior, consistente en la desmercantilización de la educación. Por tanto, este textopretende ser nada más que la síntesis de los argumentos esgrimidos por el propiomovimiento estudiantil, organizado bajo un esquema lógico, que puede dar luz sobre laevaluación sobre el avance (o no avance) del movimiento. De esta manera, mostrar cómo eslógico que sistémicamente sea imposible para el Estado actual responder a las demandasdel movimiento estudiantil, en tanto demandas articuladas también sistémicamente,constituye un objetivo humilde en cuanto no dice nada nuevo, pero, de suma relevanciapara dimensionar el carácter de largo plazo del movimiento. Cómo se puede apreciar, la amplitud del esquema de razonamiento constituye másuna provocación al debate político, que un estudio de tipo académico, cómo probablementeserá el carácter de las demás ponencias. Son muchas las razones que justifican esteesfuerzo, dentro de las cuales me interesa destacar la particular ausencia de voluntad de los“críticos” del movimiento estudiantil, a debatir dentro de un esquema ajeno a lacaricaturización de las demandas. Cabe mencionar, conforme a lo anterior que este texto 4 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 5. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado”presupone, por tanto, otros aspectos vinculados al acceso universal, tales como la gratuidad,la eliminación del lucro en todas sus formas, y lo que nos convoca que es el carácterpúblico de “la Universidad”. O dicho de otra forma, la educación será planteada en estetexto como un bien público, que requiere necesariamente de un acceso universal para sertal, cómo contraposición al carácter “privatizado”2 de la educación actual. Igualmente,resulta pertinente aclarar que conforme a las características particulares de esta ponencia,los razonamientos expuestos no serán necesariamente acompañados de las referencias quepudiese buscar el lector con criterio académico, sin perjuicio de respetar la autoría de lasideas tomadas de otros autores, en particular, las notables contribuciones de Fernando Atriaque serán frecuentemente utilizadas por la lucidez de su análisis. Este trabajo estará dividido en 4 partes, de las cuales, la primera de ellas buscaexponer las 2 concepciones sobre la educación, y destacar el carácter opuesto y diferente decada una de ellas, vale decir, aquella dominante en la actualidad que la concibe como unbien de mercado, y aquella que la concibe como un derecho social, y por tanto, ajena a suprovisión mercantil. Respecto de esta ultima concepción, esbozaré una reflexión que sepropone demostrar la necesidad de elaborar criterios argumentales que sustenten el accesouniversal a la educación superior, diferentes a aquellos que en el pasado dieron origen a losEstados de Bienestar propios de la socialdemocracia. En la segunda parte, se expondrán lasdiferentes formas de concebir el acceso a la Educación Superior, destacando el carácterregresivo de un esquema selectivo en los momentos actuales, y la necesidad de unaseguramiento universal, cómo elemento de justicia. En la tercera parte, desarrollaré una delas tesis en las que se funda mi argumento, que es la negación de derechos operada por elmodelo de desarrollo neoliberal. En la cuarta parte, se hará referencia a los derechossociales – y su aseguramiento- como garantía material del Estado Constitucional yDemocrático de Derecho. Finalmente, se dará paso a las conclusiones de este trabajo3.2 Se usa el concepto “privatizado” en vez de “privado”, a consecuencia de las confusiones a las que puede darorigen hablar de “educación privada”, reduciendo el concepto al órgano que presta el servicio educacional.3 Debe precisarse, que las ideas expresadas en este trabajo son apenas el inicio de una línea argumentalinacabada a la fecha, y que requiere de muchos más elementos para su enriquecimiento o “comprobación”. 5 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 6. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado”I.- Las 2 Formas opuestas de concebir la educación Muchas reacciones tuvo la declaración del Presidente de la Republica, SebastiánPiñera, en las que en medio del conflicto estudiantil en Julio del año 2011 caracterizaba a laeducación como un “bien de consumo”. Para iniciar este trabajo, nos referiremos a las 2concepciones absolutamente contrapuestas acerca de la educación: una, que la concibecomo un bien de mercado, y otra que la concibe como un derecho social. No es la intenciónde este trabajo atribuir la primera de dichas concepciones al Gobierno – y las ideas políticasque representan-, sino que se describe la concepción de mercado de la educación en tantoconstitutiva del carácter actual dominante, por un asunto de verificación fáctica, y noatendiendo a ciertos intereses o inclinaciones políticas, sin perjuicio de describir el carácterideológico que está visión tiene. El análisis que aquí se realiza, por tanto, se hace en el sentido en que lo relataFernando Atria en Mercado y Ciudadanía en la Educación4, vale decir, el dilema que seplantea es un problema de distribución, por tanto, lo que nos interesa es ¿cómo debedistribuirse un bien como la educación? Así, “en cuanto a su estructura, el problema no esdiverso de cualquier otro problema de distribución: no es posible satisfacer todas lasdemandas y la pregunta será cómo han de preferirse las que se satisfarán y en qué medida”.4 ATRIA, Fernando: Mercado y Ciudadanía en Educación, Editorial Flandes Indiano, Santiago, 2007, pag.80. 6 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 7. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado” A) Educación como bien de mercado El tema aquí no es realizar una disquisición ontológica acerca si la educación es pornaturaleza o no un bien de mercado, una “mercancía” cómo denuncian los lienzos yconsignas del movimiento estudiantil, sino describir al mercado como uno de los criteriosde distribución de la educación5. Como señala Atria, “lo que define a un régimen de mercado no es la propiedad privadade los medios de producción ni la competencia. Lo crucial es que la brecha entre lanecesidad y su satisfacción sea mediada por la capacidad del necesitado de pagar por lo querequiere para satisfacerla, de modo que si no puede pagar no recibe satisfacción”6. Locrucial para un criterio de mercado si necesito cruzar la bahía de Niebla a Corral enValdivia, por tanto, no es que la barcaza sea propiedad de una empresa privada comoSOMARCO, tampoco que no hayan otras barcazas que presten el servicio (falta decompetencia), lo que puede ser problemático sin duda, pero, no crucial para explicar elfuncionamiento del mercado. Lo crucial es si en el momento en que llega la barcaza tengolos $650 que cobra para prestar el servicio. De esta manera, si los tengo (o más) podrecruzar, y satisfacer mi necesidad, y si no los tengo (o no me alcanza), no podré hacerlo 7. Elmercado, por tanto, es un espacio de interacción mediada por la capacidad de pago de losagentes (consumidores), y en tal sentido, el mercado opera como mediador entre quienes5 Más menos por la misma razón, no se entrega un concepto o definición de “la educación”, sin perjuicio dereconocer la relevancia que ese tipo de debates, tanto en lo filosófico, cómo en lo político, puede dar origen adiversas conclusiones. Así por ejemplo, la discusión que antecedió a la Ley General de Educación (LGE) sehacía cargo de esta carencia del modelo educacional chileno, ya que la antigua LOCE no definía que seentiende por educación, y es por ello que la LGE entregó una definición de “educación”, que no es ajena acriticas.6 ATRIA, Fernando: Mercado y Ciudadanía, op. Cit., pag. 80.7 Esto sin duda excluye otras circunstancias que pueden hacer que la necesidad sea satisfecha, cómo que eloperario de la barcaza sea mi amigo o se “apiade” de mi condición y me deje cruzar sin pagar, pero,evidentemente en tales circunstancias no existe una relación de mercado. 7 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 8. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado”ofrecen un producto (que satisface una necesidad8), y quienes demandan ese producto obien para satisfacer su necesidad. En el Capitulo llamado “¿Qué está mal en nuestras escuelas?” de la serie dedocumentales “Libre para elegir”9, Milton Friedmann exponía una serie de ejemplos parasustentar su ideología de que el mercado era la mejor forma de proveer y asegurar laeducación, tanto como en cualquier otro mercado. Por tanto, para Friedmann, el esquemaanteriormente relatado funciona a la perfección en materia educacional. Esta visiónoptimista ante el criterio de mercado para distribuir la educación, se origina en la particularpreocupación que la ideología neoliberal coloca a la “libertad de elegir”, que se hace – entreotras consideraciones- a partir de estas 3 características que nos muestra Atria10 sobre elmercado: “En primer lugar, es un espacio de interacción de sujetos iguales. No iguales en todosentido, desde luego. No deja de haber mercado porque uno tiene más recursos que el otro.Aquí “iguales” quiere decir que ninguno está al servicio del otro. La relación entre amboses simétrica. Uno no puede esperar que el otro esté dispuesto a servirlo porque ese es su8 A estos productos, bienes o servicios, que satisfacen la necesidad de un consumidor o usuario, Manfred MaxNeef, Premio Nobel Alternativo de Economía, los denomina “satisfactores”, con la finalidad de diferenciarlosde la necesidad – que en el ejemplo es transporte marítimo- para poder derribar el “lugar común” de laeconomía clásica que señala que “los medios son escasos, y las necesidades múltiples”. Lo que Max Neefseñala es que las necesidades son unas, determinadas y concretas, permanentes en la historia de la humanidad,que él enumera en su libro, mientras que lo que si son múltiples, son los “satisfactores”, vale decir, todas ycada una de las formas como se puede satisfacer una necesidad concreta – en el ejemplo, barcaza, lancha,bote, etc.-. Esta idea es desarrollada en MAX NEEF, Manfred: Desarrollo a Escala Humana, Icaria Editorial,Barcelona, 1994.9 Free to choose (Libre para Elegir) es una serie de documentales, protagonizados por Milton Friedman, quefueron transmitidos por PBS en la década de 1980, cuyo objetivo era exponer los valores de la libertad, -en elámbito personal, político y económico-, con temas tan interesantes como la crisis económica de los añostreinta, los programas de bienestar social y la inflación. La serie de documentales se encuentra disponible en:http://newmedia.ufm.edu/gsm/index.php/Libre_para_elegir10 ATRIA, Fernando: La Mala educación, Editorial Catalonia, Santiago, 2012, pag. 90. Las cursivas sonreproducidas del texto original. No está demás señalar, ante posibles críticas del lector, que Friedmannconstruye su ideología a partir de muchos más elementos que se encuentran presente en su obra que le valióun Premio Nobel de Economía. Lo anterior, no resta relevancia a las 3 características señaladas en el texto, sinembargo. 8 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 9. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado”deber y lo mismo puede decirse de vuelta. Por consiguiente, en segundo lugar: elintercambio se producirá solamente en la medida en que él sea voluntariamente acordadopor las partes. Esto quiere decir que el intercambio es contingente, no hay ninguna razónpor la cual pueda darse por sentado que las partes se encontrarán en un puntosuficientemente atractivo para ambas. En caso de no encontrarse, no ocurre nada demasiadograve: solamente no hay contrato, no hay intercambio. En tercer lugar, cada parte actúamovida por su interés. El que contrata no lo hace porque quiera beneficiar a la contraparte,sino porque quiere obtener un beneficio para sí, y por eso toda oferta en el mercado essiempre condicional: te daré lo que tengo solo si haces lo que yo quiero a cambio”. En nuestro país, desde la reforma a la educación superior implementada en 1981, enplena dictadura cívico-militar, hasta el día de hoy, el mercado (en su sentido estricto) de laeducación superior funciona bajo esa lógica: es simétrico, contingente y condicional en elsentido expuesto. Existen más de 173 instituciones que ofrecen títulos profesionales,técnicos, o técnicos profesionales, a cambio del pago de matriculas o derechos deinscripción y aranceles, de diversos valores según se trate de las diversas carreras y/oespecialidades. En este esquema, la existencia de créditos y becas financiadas por el Estadoes irrelevante, pues no modifica el carácter de mercado de la relación entre la institución deeducación superior y el cliente - estudiante. Tales mecanismos sólo operan comoinstrumentos de subsidio a la demanda creados como parte del gasto social focalizado delEstado, destinado a aumentar el acceso de los sectores que no pueden pagar los aranceles.Así, las becas funcionan como expresión de una política “meritocrática” compensatoria,mientras que los créditos como mecanismos para diferir el pago, que modifican la forma depago, pero, en ningún caso modifican el carácter de mercado de la relación. De estamanera, por tanto, la educación es distribuida a través del mercado, es decir, está mediadapor la capacidad de pago del estudiante – o su familia-. 9 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 10. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado” B) Educación como derecho social Es indiscutido en nuestro medio constitucional que la educación sea un derecho social,en lo que se refiere a aquella categoría de derechos fundamentales – o humanos- desegunda generación11. Robert Alexy la entiende como parte de los derechos sociales quedan lugar a acciones positivas del Estado, vale decir, que dan lugar a prestaciones ensentido amplio12. La misma idea se encuentra en la obra de Gregorio Peces Barba que laconcibe como posibilidad fáctica, y como idea normativa, en tanto derecho social13. Para el caso de nuestra regulación constitucional, Humberto Nogueira14, señala que“La educación en todas sus formas y en todos los niveles debe tener las siguientes cuatrocaracterísticas interrelacionadas: Disponibilidad (Debe haber instituciones y programas deenseñanza en cantidad suficiente en el ‡ámbito del Estado); Accesibilidad (Lasinstituciones y los programas de enseñanza han de ser accesibles a todos, localizacióngeográfica de acceso razonable, sin discriminación, la enseñanza primaria ha de ser gratuitapara todos, se pide a los Estados que implanten gradualmente la enseñanza secundaria ysuperior gratuita); Aceptabilidad (La forma y el fondo de la educación, comprendidos losprogramas de estudio y los métodos pedagógicos, han de ser aceptables) para losestudiantes y, cuando proceda, los padres; Adaptabilidad. La educación ha de tener laflexibilidad necesaria para adaptarse a las necesidades de sociedades y comunidades en11 La clasificación de los Derechos Humanos en generaciones, fue hecha por el jurista checo Karel Vasak,quien diferencia entre 3 generaciones. El desarrollo completo de su argumento se puede encontrar enVASAK, Karel: "Human Rights: A Thirty-Year Struggle: the Sustained Efforts to give Force of law to theUniversal Declaration of Human Rights", UNESCO Courier 30:11, Paris, 1977.12 ALEXY, Robert: Teoría de los Derechos Fundamentales, Centro de Estudios Constitucionales, Madrid,1993.13 Vid. PECES BARBA, Gregorio: "Reflexiones sobre los derechos económicos, sociales y culturales" enEscritos sobre Derechos Fundamentales, Eudema, Madrid, 1998, pags. 195 a 213.14 NOGUEIRA ALCALÁ, Humberto: “El derecho a la educación y sus regulaciones básicas en el DerechoConstitucional Chileno e Internacional de los Derechos Humanos”, en Revista Ius et Praxis, año 14, nº 2,2008, pag. 209 a 269. Las cursivas son mías. 10 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 11. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado”transformación y responder a las necesidades de los alumnos en contextos culturales ysociales variados”. Basta solamente, por tanto, echar un simple vistazo al catalogo de derechos señaladosen el Capítulo III de nuestra Constitución para llegar a la conclusión evidente de que enChile existe el derecho a la educación, y se encuentra reconocido constitucionalmente comoderecho social. Sin embargo, aquello nada nos dice acerca de la distribución de laeducación, sino que para ello, debemos recurrir a una noción estrechamente vinculada a laidea de derechos, que es la noción de ciudadanía15. Vale decir, como precisa Atria, es laciudadanía el único otro criterio alternativo al mercado de distribución de bienes como laeducación. “Distribuir un bien conforme a un criterio de ciudadanía implica que lapertenencia a un grupo (en este caso, la comunidad política) es condición necesaria ysuficiente para recibir satisfacción de la necesidad del caso. Como el criterio necesario ysuficiente es igualitariamente compartido por todos los que reclaman satisfacción no hayrazón que justifique satisfacer las necesidades de uno en mayor grado que las de otro”16. En este caso, no se trata de la capacidad de pago del agente para la distribución delbien, sino que sólo basta con mirar a su adscripción o pertenencia a una comunidad política.Esto significaría, que todos los chilenos, por el sólo hecho de ser chilenos, serían titularesdel derecho a la educación, sin importar su mayor o menor capacidad de pago. Lo quemedia las relaciones no es el mercado, sino que la ciudadanía. Ahora bien, esto nos podría sugerir reemplazar el uso del concepto derecho social porel de ciudadanía, ya que el criterio de distribución no es el derecho, sino la ciudadanía, ypor tanto, o la educación es un bien de mercado, o es un bien que se asegura a la poblaciónen tanto ciudadanos de una comunidad política que se lo garantiza, pero no porque sea underecho. Y, el mismo profesor Atria parece dar buenas razones en “¿Existen derechos15 Atria utiliza el criterio de ciudadanía a partir de la obra de Marshall. Vease, en general, MARSHALL, T.H.,Citizenship and social class, Pluto, London, 1992.16 ATRIA, Fernando: Mercado y Ciudadanía en la Educación, op. Cit., pag. 81. 11 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 12. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado”sociales?”17 para renunciar al uso de la categoría derecho social para concebir la educación,pues su incompatibilidad con la categoría de derecho subjetivo hace impropia la existenciade “derechos” “sociales”, sin embargo, me parece adecuado insistir en su uso, precisamenteporque atendiendo las condiciones fácticas en las cuales emerge el uso y la extensión delconcepto (el movimiento estudiantil) lo que está en juego no es un reclamo por la adecuadagarantía jurídica, en tanto derecho público subjetivo, del derecho a la educación, sino laconformación de una “forma alternativa de entender el concepto político de derechos”18.Esta idea será brevemente desarrollada en el siguiente Excurso. Basta decir, para cerrar este párrafo, por tanto, que por razones de “justicia política”cuando se habla de la educación como derecho social, se habla de aquel criterio deciudadanía señalado más arriba. El concepto “derecho social”, a pesar de su imprecisión,nos resulta más relevante políticamente. Por tanto, el argumento político sería el siguiente:por el solo hecho de formar parte de una comunidad política, de ser sujeto que goza de uncatalogo de derechos asegurados por la misma comunidad política que lo convierte enciudadano, debe ser asegurada la educación. O dicho de otra forma, si tener derechos es loque me convierte en ciudadano, debo tener derecho a la educación en la misma forma y enlas mismas condiciones que cualquier ciudadano.17 ATRIA, Fernando: “¿Existen derechos sociales?” en 4 Discusiones (2004), disponible enwww.cervantesvirtual.com/portal/DOXA/discusiones.shtml18 Ibid, pag. 16. 12 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 13. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado” - Excurso: Diferencias con la tesis del Estado de Bienestar En este párrafo se esbozará una reflexión que centra el análisis en la necesidad, teóricay política, podríamos decir, de desarrollar la tesis acerca de la educación como derechosocial, y por tanto, cómo criterio de distribución, de una forma diferente y diferenciada a loque en el pasado dio pie al aseguramiento universal del derecho a la educación en el marcode los llamados Estados de Bienestar, y particularmente en su versión socialdemócrata. Nose trata, por tanto, de señalar un catalogo de elementos que diferencian esta nociónemergida desde el movimiento estudiantil con la tesis del Estado de Bienestar (supuesto enel que no nos encontramos, sino en la situación contraria), sino destacar la urgencia de queambas nociones sean diferentes, no sólo en lo que se refiere a los diversos momentoshistóricos en los que emerge, sino fundamentalmente construir a partir de la noción de laeducación como derecho social una forma alternativa de entender políticamente el conceptode “derechos”. Resolver esta necesidad no busca meramente, por tanto, hacer frente a aquellos débilesargumentos en contra de una noción universal de derechos que la califican de “retrograda”,“del pasado”, o “anacrónica”19, y hacer una interpretación ajustada a los tiempos actuales(cosa igualmente necesaria, pero no crucial), sino que centralmente buscamos articular unafundamentación que no caiga en la trampa en la que incurrió la socialdemocracia del sigloXX, y al contrario se proponga dar respuesta a la necesidad de pan que reclama Atria,parafraseando a Bentham, en “la mala educación”20. Sin embargo, hay que reconocer que loque aquí señalo no es más que la expresión de aquella “hambre que no es pan”, pero,19 Así la calificó, por ejemplo, el Centro de Alumnos del Colegio Mackay de Viña del Mar en una cartaenviada a La Tercera, donde aseguraban estar indignados por quienes “sin asumir sus deberes, aspiran a lagratuidad como concepto de vida, lo que sólo es posible en anacrónicos modelos donde el Estado malamenteprotege a cambio de la dignidad y la libertad de la personas”. La carta completa está disponible enhttp://diario.latercera.com/2012/05/19/01/contenido/opinion/11-108875-9-alumnos-indignados.shtml20 ATRIA, Fernando: “Hambre no es pan o sobre el movimiento estudiantil y la crisis de representaciónpolítica”, en La Mala Educación, op. Cit., pags. 23 y siguientes. 13 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 14. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado”resultará relevante para clarificar, al menos, que lo que necesitamos es pan y no otra cosa, oen el mejor de los casos, no limitarnos al “pan para hoy y hambre para mañana”. Paraaquello, resulta relevante comprender la trampa en la que cayó la socialdemocracia conrelación a los derechos sociales. Peces Barba21 señala que “en el origen histórico de los derechos sociales se trataba deapoyar a quienes no podían por sí mismos alcanzar algunos aspectos de su desarrollohumano, necesidades que no estaban a su alcance. Eran, pues, derechos específicos dequienes los necesitaban y encontraron gran resistencia de quienes afirmaron, desde unliberalismo económico y desde un "laissez faire" radical, que cada uno debía desarrollarsepor sí mismo y que no se debía ayudar a nadie”.(…) “En Europa en general y también enEspaña se procede a un proceso de generalización de estos derechos, que pasarán de serderechos sociales para quienes los necesitaban, específicos y fundamentados en la igualdadcomo diferenciación, a ser derechos de todos, de nuevo del hombre genérico,generalizándose la titularidad a favor de todos. A partir de esa generalización seránderechos clásicos desde el punto de partida, con todos los ciudadanos y personas residentescomo destinatarios. El peligro de esa generalización es que la escasez de recursos dificultaesa titularidad de todos y que aparezca el fantasma de la crisis fiscal del Estado”. El punto aquí, no es el último elemento, sobre los recursos disponibles, siemprepolémico y que suele argumentarse para negar la universalidad del acceso a la educaciónsuperior y su gratuidad22, sino a la lógica que estuvo detrás del reconocimiento de estosderechos que, como bien sabemos, surgieron como luchas sociales, que se transformaronen demandas políticas que combinadas con situaciones de crisis – económicas y delegitimidad del Estado- pudieron ser recepcionadas por el Estado Liberal, dando origen al21 PECES BARBA, Gregorio: "Reflexiones sobre los derechos económicos, sociales y culturales", op. Cit.,pags. 195-213. Las cursivas son mías.22 Eso es lo que el Ministro de Hacienda plantea para el caso chileno cuando expresa que “no tenemos losrecursos, no podemos tener educación gratuita parta todos”.http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2011/09/30/ministro-de-hacienda-descarta-educacion-gratuita-para-todos/ Noticia del 30 de septiembre de 2011. 14 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 15. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado”Estado de Bienestar, el cual través de su reconocimiento constitucional las fue dotando deexigibilidad judicial. Los derechos sociales pasaron a ser un derecho subjetivo más,accionable judicialmente23. Al respecto, Atria24 señala que “a la unilateralidad y formalismo de la doctrina liberalde los derechos los socialistas (al menos algunos de ellos) respondieron formulando suspropias demandas en el mismo lenguaje”, en el lenguaje de derechos subjetivos contra25 elEstado. Sin embargo, la consecuencia de ello, y que los socialdemócratas, para ser justo, notuvieron en mente, fue que “la idea comunitaria a la que el socialismo apela (para fundar lalegitimidad de los derechos sociales) no es traducible a la lengua de los derechos”. Estoporque “una vez que esas ideas comunitarias son expresadas como „derechos‟ la ideacomunitaria en la que descansan es negada y la demanda es entendida como una deindividuos en contra de la comunidad”. La adecuada forma de comprender esto no se vincula, evidentemente, con dejar de ladola noción de “derechos” como categoría emancipatoria, sino precisamente dirigir el análisishacia aquella “idea comunitaria” en la que se fundan los derechos sociales, por ello larelevancia más adelante sobre el tipo de Estado. Sino simplemente plantear que no volver areeditar la tesis socialdemócrata, y al contrario “superarla”26 conceptualmente, se convierteen un imperativo para el movimiento estudiantil.23 No todos los elementos del derecho a la educación pueden ser demandados, sin duda, sino solamentealgunos elementos tales como exigir del Estado la provisión de establecimientos donde educarse para laenseñanza escolar obligatoria.24 ATRIA, Fernando: “¿Existen derechos sociales?” en 4 Discusiones (2004), disponible enwww.cervantesvirtual.com/portal/DOXA/discusiones.shtml25 Contra aquí significa que los derechos son exigidos al Estados quién se encuentra obligado a responder.26 El uso del concepto “superar” para describir la tarea descrita en el texto es tomada del uso que le asignaIván Salinas en su columna “Superarlos”, sobre la base del uso de categorías como la hegemonía del bloquedominante y la necesaria construcción de una nueva cómo proyecto de superación de la actual. Vid.SALINAS, Iván: “Superarlos”, en Revista Daño Estructural, publicado el 10 de Enero de 2012 enwww.dañoestructural.cl 15 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 16. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado”II.- El acceso a la Educación Superior Desde siempre en nuestro país el acceso a la Educación Superior ha estado mediado porsistemas de selección o mecanismos de admisión, ingreso o acceso 27, cómo es el conceptoque hoy se ha extendido, en una aparente mayor apertura a que mayores sectores socialesingresen a la educación terciaria. El objetivo de este apartado consiste en sostener elargumento de que cualquier sistema de selección o acceso, necesariamente discrimina, yconservándose el sistema educacional actual, o aún más con las características de laestructura social creada por las políticas neoliberales – altamente segmentada- terminarásiendo regresivo, y ello por tanto, nos lleva a defender la idea de que el acceso a laEducación Superior debe ser universal, primando el derecho de elección del estudiante –y/o los padres (las familias) si es que en la educación superior aún se les reconoce un rol,como es en la etapa escolar-. Defender una idea de acceso universal emana de laconsecuencia de concebir a la educación como un derecho social y fundamentalmente de sunaturaleza de bien público.27 Para una descripción de los mecanismos hasta 1998, Vease DONOSO, Sebastián: “La ReformaEducacional y el sistema de selección de alumnos a las Universidades: Impactos y cambios demandados”, enRevista de Estudios Pedagógicos, nº 24, Valdivia, 1998. 16 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 17. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado” A) Carácter regresivo de la selección Actualmente parece haber un notable consenso en torno al carácter regresivo de laPrueba de Selección Universitaria (PSU). Y esto porque es un balance compartido lo queseñala el ex decano de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Santiago (Usach) y exrector de la Universidad Cardenal Silva Henríquez, Francisco Javier Gil. “Los argumentosde Gil apuntan a que a los jóvenes cuyas familias tienen más recursos no les va mejor en laPSU porque sean más listos que los de quintiles más bajos. La inteligencia, las aptitudespara el estudio o el esfuerzo están uniformemente repartidos en la sociedad. Pero elconocimiento no está igualmente distribuido. Aprender implica haber tenido acceso aaprender; haber contado con libros y profesores de calidad; haberse formado en ambientesdonde la cultura tiene sentido. Todo eso cuesta dinero. Para Gil, preguntar porconocimientos es, entonces hoy, casi como preguntar por la cantidad de recursos de quedispuso la familia para educar a su hijo”28. Cómo se puede apreciar, los dichos del ProfesorGil desarrollan el carácter regresivo de utilizar un criterio de mercado en la distribución deun bien como la educación, en este caso, universitaria. Esta diagnostico compartido, ha dado lugar a una serie de debates y cuestionamientosque van directamente hacia la modificación de la Prueba de Selección Universitaria 29, o28 Entrevista disponible en www.ciperchile.cl titulada “PSU: académicos acusan que consolida ladesigualdad”, por Lissette Fossa, publicada el 12 de diciembre de 2011.29 Vease al respecto las opiniones de actores relevantes en Educación Superior como José Joaquín Brunner,Ignacio Sanchez (Rector PUC) o Rodrigo Troncoso, investigador de Libertad y Desarrollo enhttp://www.lasegunda.com/Noticias/Nacional/2011/12/704032/expertos-urgen-cambios-a-la-psu-advierten-que-entro-en-una-fase-critica de 12 de diciembre de 2011. 17 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 18. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado”bien a la incorporación de nuevos elementos complementarios a la prueba para“ponderar”30 el ingreso a las Universidades. Sin embargo, el debate se ha centrado en qué forma de selección se utilizará para elingreso de los estudiantes a las Universidades, vale decir, a pesar del consenso en elcarácter regresivo de instrumentos como la PSU, que antes se señaló para la PAA31, sigueprimando el paradigma selectivo a la hora de determinar el acceso a la Universidad. En estesentido, son ilustrativas las palabras de Francisco Javier y Magdalena Gil a propósito deuna de dichas medidas que se pretende incorporar, como el llamado “ranking”: “Con estamedida, estamos convencidos, se mejorará tanto la calidad como la equidad de nuestrosistema universitario en gran medida. Aunque sabemos que la utilización del ranking nosoluciona el problema de fondo de inequidad de nuestra educación, es un paso que sepuede y se debe dar. Sin esperar”32. Es respecto de esta especie de “resignación” (“nosoluciona el problema de fondo de inequidad de nuestra educación”) presente en varios dequienes hoy “piensan la educación” que me referiré asumiendo una postura favorable a laeliminación de cualquier tipo de selección.30 Vid ATRIA, Fernando: “Los peligros de crear un sistema de “ranking” para seleccionar a quienes ingresana la universidad”, en www.ciperchile.cl publicado el 31 de Julio de 2012. Resulta interesante contrastarlo conla opinión de Andrés Barrios, investigador del MINEDUC, disponible enhttp://ciperchile.cl/2012/08/13/inclusion-del-ranking-%C2%BFfavorece-realmente-la-equidad/ de 13 deAgosto de 2012.31 Vease DONOSO, Sebastián: “La Reforma Educacional y el sistema de selección de alumnos a lasUniversidades: Impactos y cambios demandados”, op.cit., 1998.32 GIL, Francisco Javier, y GIL, Magdalena: “Acceso a la Universidad: ¿Por qué el ranking?” enwww.eldinamo.cl publicado el 18 de junio de 2012. Las cursivas son mías. 18 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 19. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado” B) Acceso Universal a la Educación Superior ¿Pueden todas las personas llegar a la Universidad? Es una de las preguntas para cuyarespuesta uno se puede situar en alguno de los 2 extremos: de un lado, los talentos estánuniversalmente distribuidos entre la población, por tanto, si pueden llegar todos a laUniversidad, o bien, del otro lado, concluir que la habilidades, aptitudes, conocimientos ointeligencia sólo está presente en ciertas personas, y por tanto, no todas pueden llegar a laUniversidad, sino los “más capaces”33. Es una pregunta, por tanto, de tipo filosófico o biende los estudios educacionales y sus disciplinas asociadas, psicología del desarrollo, etc. Enello, afortunadamente hoy, a pesar de tener un sistema basado en lo segundo 34, pareceextenderse culturalmente la primera idea con más fuerza que nunca en la historia de nuestropaís. Pero, las cosas cambian cuando se colocan en términos deontológicos, es decir, ¿debenllegar todos a la Universidad? Aquí la discusión filosófica suele incorporar otros criterios,más pragmáticos por decirlo de algún modo, tales como, la realidad social, el entornocultural, las necesidades del modo de producción, las capacidades económicas, etc. Ya hemencionado previamente mi inclinación por el acceso universal a la Educación Superior.Ahora pasaré a describir los argumentos sobre los cuales se sustenta esta posición.33 DONOSO, Sebastián: “La Reforma Educacional y el sistema de selección de alumnos a las Universidades:Impactos y cambios demandados”, op.cit., 1998.34 Ibid. 19 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 20. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado” En primer lugar, los problemas asociados a los sistemas de selección tienen su origenen el hecho de que funcionan como mecanismos que reproducen una desigualdad que searrastra desde la cuna. Esto es consecuencia de 2 aspectos: 1) el criterio de distribución dela educación, y 2) el principio de “focalización”. El mercado como criterio de distribuciónde la educación escolar ha resultado en que se permitiera la creación de colegiosparticulares subvencionados con financiamiento compartido, con la consecuencia de que seaccede a la educación, según lo que se pueda pagar. Por su parte, el principio de lafocalización - que como bien dice Atria35 no es más que la expresión del principio de la“diferencia”36- ha asegurado que exista educación para pobres – los que no pueden pagar –y educación de diversos tipos según lo que se pueda pagar, así quién pueda pagar $15.000podrá acceder a un colegio donde hayan compañeros que pueden pagar $15.000,asegurando de ese modo que en tal colegio no compartirá con quienes pueden pagar más de$15.000, así como con quienes pueden – o tienen que- pagar menos. De esta forma, elsistema educacional chileno no hace más que reproducir la segmentación presente en lasociedad, desde el momento en que lo que regula las relaciones sociales en un modeloneoliberal es el mercado37. Así, el hecho de que el sistema educacional este“conscientemente estructurado en clases sociales”38 es un problema que no se resolverá conun sistema de acceso a la Universidad que además seleccione, al contrario esto profundizarála segregación y la desigualdad. Ello nos lleva a inclinarnos por la eliminación de laselección, de cualquier tipo.35 ATRIA, Fernando: Mercado y Ciudadanía en la Educación, op. Cit., pag. 69-80.36 En alusión a John Rawls. Vid. Ibid.37 Sobre esta idea, Vid. FOUCAULT, Michel: Nacimiento de la Biopolitica, Fondo de Cultura Económica,Buenos Aires, Argentina, 2007, pags. 69 y siguientes.38 Informe OCDE para Chile del año 2004. 20 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 21. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado” En segundo lugar, no solo se trata de que la selección resulte improductiva si no seaborda la focalización, sino que precisamente, la forma alternativa de proveer la educación,que implica ver a los derechos sociales “en clave socialista”, implica que la educación no esun derecho a un “estándar mínimo” (focalización). Cómo dice Atria39 “no se trata de quelos individuos tengan derechos en condiciones pre-políticas cuya protección sea la finalidadde la asociación política, sino que sólo viviendo en condiciones políticas (i.e. constituidas)los individuos pueden desarrollar vidas propiamente humanas”, y en tal sentido, asegurarmaterialmente el goce de ciertos derechos cómo la educación, en base a un criterio deciudadanía, tiene como consecuencia necesaria que el acceso a la educación superior debeser universal. No puede ser de otra forma en un esquema de derechos sociales, que es loque proponemos en este texto, no hacerlo así, implica hacer diferencias entre las personasque en sí mismo estarían negando la ciudadanía y la forma de asociación política, es decir,la razón de ser del Estado. Este argumento - más sustantivo- se funda en una consideración de fondo, que entiendea la educación como un “bien público”. Los bienes públicos para la Ciencia Económica40son aquellos que la sociedad necesita obligatoriamente para desarrollarse, y por tanto, en elcaso de estos bienes, no es conveniente que sólo decisiones de mercado definan el volumende producción y distribución de los mismos, porque la oferta estaría condicionada a pagar.Entre los bienes que tradicionalmente se entienden como públicos se encuentraindiscutidamente la Defensa Nacional, la Seguridad Pública, los parques, los semáforos y lasalud. Es más, la misma Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha definido 4 “bienespúblicos globales”: 1) seguridad mundial; 2) cuidad ambiental; 3) erradicación deenfermedades que puedan afectar a toda la Humanidad; y 4) combate contra el hambre. Enel caso de los “bienes públicos”, sus características son, por un lado, que se requiere de unaacción preferente de los Estados para proveerlos, y por otro lado, generan externalidadespositivas, que es una característica y además un fundamento para su definición de39 ATRIA, Fernando: Mercado y Ciudadanía en la Educación, op. Cit., pag. 71 y 72.40 KRUGMAN, Paul; WELLS, Robin; y OLNEY, Martha: Fundamentos de Economía, Versión españolatraducida por Gotzone Pérez Apilanez, Editorial Reverte, Barcelona, 2008, pags. 259 y siguientes. 21 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 22. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado”“públicos”, ya que generan beneficios que se extienden a los otros miembros de lasociedad. De esta manera, los bienes públicos, entre los que nosotros contamos a laeducación, benefician no solo al que la recibe, sino que aumenta el bienestar social de todala comunidad, por tanto, en la medida en que haya más personas con mayor y mejoreducación, es el país, la comunidad o el mundo entero el que gana. Aquí tiene sentido volver al punto de partida, a la forma como el Presidente Piñeracomprende la educación, o sea aquella concepción dominante (Piñera no dijo nada nuevo,así funciona y se entiende la educación para un régimen neoliberal) de que la educación esun “bien de consumo”. En efecto, las criticas que provocó se fundamentan – tácitamente-en esta visión opuesta de la educación como “bien público”, ya que estos bienes se oponen,según la Ciencia Económica41 también, a los bienes de consumo privado, que son aquellosque sólo benefician al que lo consume y se agotan con el consumo individual excluyendode su beneficio a cualquier otro consumidor. La lógica dominante en Chile es que “yoestudio para sacar mi título y beneficiar con ello mis proyectos individuales de desarrollopersonal, o a lo más, en conjunto y armonía con los de mi familia”. La concepción de laeducación como “bien público” se aparta de esta visión y coloca en el centro el beneficiocolectivo que implica que esa persona se eduque. Esta concepción no es propia y única, sino que la propia UNESCO42 ha señalado que“la educación es un bien público y un derecho humano del que nadie puede ser privado, yaque contribuye al desarrollo de los pueblos y las sociedades”, y en su momento el exMinistro de Educación de Brasil en el Gobierno de Lula, Fernando Haddad43, señalaba enla II Conferencia Mundial de Educación Superior que “América Latina y el Caribe se41 Ibid.42 UNESCO: Educación de calidad, equidad y desarrollo sostenible: una concepción holística inspirada enlas cuatro conferencias mundiales sobre la educación que organiza la UNESCO en 2008-2009, pag. 6.Disponible en www.unesdoc.unesco.org43 Entrevista disponible en: http://portal.unesco.org/geography/es/ev.php-URL_ID=11564&URL_DO=DO_TOPIC&URL_SECTION=201.html de 9 de Agosto de 2009. El paréntesises mío. 22 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 23. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado”mantuvieron muy unidos en la defensa de principios importantísimos para el futuro de laeducación superior en nuestro continente. Uno de esos aspectos es (…) el de considerar laeducación superior un bien público y un derecho humano fundamental. Eso, evidentemente,puede parecer una frase simple pero abarca toda una filosofía de lo que significa laeducación, sobre todo la educación superior, para forjar la identidad nacional, para forjar laidentidad regional, para proteger los bienes culturales de nuestro continente, para impedir lacomercialización de educación y el deterioro de la educación superior por la accióninescrupulosa de agentes oportunistas”. En virtud de esta forma de entender la Educación,por tanto, es una consecuencia inevitable que el acceso deba ser universal, y no de otraforma, selectiva por ejemplo, por muy meritocrática que esta discriminación sea. En tercer lugar, es engañoso mirar a los “meritos” o “capacidades” para seleccionar alos estudiantes en el paso del Colegio a la Educación Superior. Ya Mladen Koljatic yMónica Silva del Centro de Estudios Públicos44 han demostrado la escasa capacidadpredictiva de la Prueba de Selección Universitaria en relación al probable rendimiento delestudiante en la Universidad, así buenos estudiantes en el Colegio no tienen buenosresultados en la PSU y luego en la vida universitaria, por las consideraciones señaladas enel primer argumento, por ejemplo. Los datos de Silva y Koljatic las llevan a proponer otrassoluciones para un sistema de admisión basado en la calidad y equidad. Sin embargo, eneste caso, resulta interesante ver lo que apunta Atria45: “la educación tiene doscaracterísticas que la distinguen de otros bienes sobre cuya distribución se plantea lapregunta por la justicia de modo especialmente agudo: (1) el que la recibe no está todavíaen posición de haber hecho mérito alguno para merecerla, por lo que la cuestión del criteriode la distribución es anterior a la operación de cualquier principio de los denominados44 KOLJATIC, Mladen y SILVA, Mónica: “Algunas reflexiones a siete años de la implementación de laPSU”, en www.cepchile.cl , Sección Estudios Públicos, 2010, pags. 125 y siguientes.45 ATRIA, Fernando: Mercado y Ciudadanía en la Educación, op. Cit., pag. 80. 23 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 24. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado”“meritocráticos”, y (2) la operación posterior en el mercado de un principio meritocráticorazonable estará condicionada a la provisión anterior de una educación razonablementeigualitaria. La educación entonces, no puede ser distribuida meritocráticamente perocondiciona toda o casi toda distribución meritocrática posterior”. Esto es cierto, por cuantoquién necesita ingresar a la Universidad aún no ha hecho nada cómo para medir el “mérito”de su rendimiento, y en consecuencia, toda evaluación previa a ingresar derechamente acursar estudios superiores se encontrará con este problema. Para ilustrarlo, usemos unejemplo de otro ámbito, un buen futbolista no puede sino probar sus “meritos” en la cancha,en un partido real, y nunca en un entrenamiento, o al menos así lo señalaría cualquierDirector Técnico encargado de la selección de jugadores, por tanto, establecer si Pinilla semerecía jugar en “la roja” es un asunto que sólo podremos establecer una vez que él juegue.Lo mismo ocurre en el caso de los estudiantes. Y, de la misma forma establecer criteriosmeritocráticos posteriores, cómo mantener las becas si es que conservo un ciertorendimiento académico, únicamente puede ser posible si existe (como condición sine quanon) una provisión igualitaria de la educación, pero ello actuaría únicamente cómo criteriode calificación o ponderación del mérito del estudiante que es precisamente uno de losobjetivos de la educación (definir si “tengo dedos para el piano”, pero, para eso ya estoytocando el piano!, mal o bien, es una cuestión posterior que no afecta al acceso universalque proponemos). 24 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 25. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado”III.- Estado Neoliberal y negación de derechos Me interesa subrayar en este apartado el carácter ideológico del modelo dedesarrollo neoliberal, y más precisamente su fuerte arraigo a la idea de privilegio que haacompañado históricamente a las clases dominantes en el modo de producción actual, y portanto, leer y comprender en dicha clave el fenómeno asociado a la negación de derechosque ha producido el Neoliberalismo. “Es a partir de las transformaciones socioeconómicas ocurridas durante las décadasde los años 1980 y 1990 cuando se ponen las bases para el asentamiento y desarrollo de unanueva estructura social de acumulación o régimen de acumulación caracterizado por el pasodel capitalismo eminentemente nacional y regulado por el Estado al capitalismo neoliberalglobalizado. Así, en el contexto de la Guerra Fría, Ronald Reagan en los Estados Unidos yla Primera Ministra Margaret Thatcher en el Reino Unido, aunque ambos tuvieron comoprecursor al dictador militar Augusto Pinochet en Chile, despliegan con mano de hierro suproyecto ideológico ofensivo, el neoliberalismo, con el objetivo de socavar el Estado deBienestar, desestabilizar al bloque socialista y convertir al neoliberalismo en la nuevadoctrina económica y orientación política mundial. Esta maniobra culmina en los años 1990con fenómenos tan importantes como la caída del Muro de Berlín en 1989, la firma, esemismo año, de los compromisos económico-políticos que constituyen el llamado Consensode Washington, la disolución de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) en1991, el nuevo proyecto europeo del Tratado de Maastricht en 1992 y, sobre todo, con lavictoria electoral de George W. Bush en las elecciones presidenciales estadounidenses delaño 2000. Con la administración republicana y neoconservadora de Bush culmina, entre losaños 2000 y 2008, el nuevo orden mundial establecido por Reagan y Thatcher. Este searticula, en primer plano, en torno a la hegemonía económica, política, militar y cultural de 25 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 26. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado”los Estados Unidos en el escenario mundial, y en segundo plano, en torno a las potenciaseuropeas occidentales y Japón cómo principales aliados estratégicos”46. La característica principal del modelo de desarrollo neoliberal es la “jibarización”del Estado. De lo que se trata es hacer retroceder el gran campo de actuación del Estado deBienestar. Para ello se recurrió a una maniobra intelectual que puede sintetizarse en lossiguientes aspectos que son señalados por Luis de Sebastián47: 1) “la teoría de lasexpectativas racionales”; 2) Privatización de aquellas áreas que pueden ser “rentables paralas empresas privadas”; 3) “Ataque a los sindicatos de clase”; y, 4) “Supply-side economics(economía del lado de la oferta), entre ellos reducción de impuestos a empresas”. Como señala el mismo Luis de Sebastián: “Todas estas estrategias parciales de loque, falsamente, se llama neo-liberalismo confluyen hacia lo que es la verdadera ideologíadel capitalismo de los oligopolios: el darwinismo social; el favorecer, cultivar y mimar, darfacilidades y recursos a los que más tienen, a los grandes empresarios, a los afamadosbanqueros, a los ricos, a los poderosos; sólo ellos pueden hacer funcionar el sistema”48. Y en efecto así se hizo, y a escala mundial, bajo la denominación de“globalización”. El resultado de aquello ha sido, por un lado, siguiendo a Boaventura deSousa Santos49 un “fascismo social” 50, que no es el régimen social existente entre 1930 y46 AGUILÓ BONET, Antoni Jesús: “Globalización Neoliberal, Ciudadanía y Democracia. Reflexionescríticas desde la teoría política de Boaventura de Sousa Santos”, en Nomadas. Revista Crítica de CienciasSociales y Jurídicas, nº 20, Abril de 2008, pag. 6.47 DE SEBASTIAN, Luis: El Neo-liberalismo una negación del liberalismo”, versión disponible en:http://www.uca.edu.sv/revistarealidad/archivo/4e8c6914e6b9aelneoliberalismo.pdf Luis de Sebastián esCatedrático de Economía en el ESADE de la Universidad Ramón Llull de Barcelona y anteriormentevicerrector de la Universidad Centroamericana de El Salvador. Además, fue funcionario del BancoInteramericano de Desarrollo.48 Ibid.49 Boaventura de Sousa Santos (Coímbra,Portugal, 15 de noviembre de 1940) es doctor en Sociología delDerecho por la Universidad de Yale y profesor catedrático de Sociología en la Universidad de Coímbra. Esdirector del Centro de Estudios Sociales y del Centro de Documentación 25 de Abril de esa mismauniversidad; además, profesor distinguido del Institute for Legal Studies de la Universidad de Wisconsin-Madison. Se lo considera uno de los principales intelectuales en el área de ciencias sociales, con 26 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 27. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado”1940, sino “relaciones de poder entre grupos sociales que tienen la capacidad de decidir eimponer las circunstancias bajo las cuales debe sobrevivir la mayoría”51, que no hace sinoexpresar “la crisis del contrato social de la modernidad y el fracaso rotundo de las promesasde igualdad, libertad y solidaridad fraterna”52; y por otro lado, una transformación de laestructura social caracterizada por altos niveles de desigualdad, en los cuales existe unsector social que se despega del resto de la sociedad 53, concentrando la riqueza y losprivilegios. A lo anterior se suma el hecho de que no sólo bienes como la educación sedistribuyen bajo las reglas del mercado, sino que este se convierte en “el principal y casiúnico generador de interacciones sociales y humanas”54, y por tanto, casi la totalidad de losbienes, materiales e inmateriales, corporales e incorporales, incluyendo evidentemente a lafuerza de trabajo, hoy convertida en “capital humano”55, y en lo que nos importa elejercicio de los derechos, se distribuyen de acuerdo a la capacidad de pago de cada uno,que es lo crucial en el mercado como criterio de distribución. De esta forma, la mercantilización de los derechos y su ejercicio ha implicado lanegación de los derechos. Poder ejercer los derechos se convierte en un asunto privado,mediado por la (mayor o menor) riqueza de cada uno, y por ello, ya no existen derechosreconocimiento internacional, con especial popularidad en Brasil, principalmente, después de su participaciónen varias ediciones del Foro Social Mundial en Porto Alegre. Es uno de los académicos e investigadores másimportantes en el área de la sociología jurídica a nivel mundial. Fuente: www.wikipedia.org50 SANTOS, Boaventura de Sousa: Globalización y Democracia, Archipiélago, nº 73-74, 2007, pags. 111-12551 Ibid.52 Ibid.53 Vid BOCCARDO, Giorgio y RUIZ ENCINA, Carlos: “Problemas sociales de la concentración económica”en Revista Análisis, Departamento de Sociología Universidad de Chile, 2009, pags. 41 y 42.54 AGUILÓ BONET, Antoni Jesús: “Globalización Neoliberal, Ciudadanía y Democracia. Reflexionescríticas desde la teoría política de Boaventura de Sousa Santos”, op.cit., Abril de 2008, pags. 7 y 8.55 Vid. FOUCAULT, Michel: Nacimiento de la Biopolitica, op. Cit., pags. 249 y siguientes. 27 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 28. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado”sino que derechamente privilegios56. “El sistema educacional chileno desprecia la libertad,porque lo que me hace libre en Chile no es la ley sino el dinero, y por eso no hay libertadpara todos sino sólo para algunos. El que lo defiende, no defiende la libertad, sino elprivilegio”57. Finalmente, la mercantilización del ejercicio de los derechos supone,igualmente, la negación de la ciudadanía. “En términos sociológicos puede afirmarse quese ha configurado, en palabras de Santos, un `estatuto de lumpen-ciudadanía` oinfraciudadanía marcado por la erosión, destitución o negación de los derechos y facultadesque otorga la ciudadanía. Esta situación condena a quien la padece a una especie de estadode naturaleza hobbesiano o zona de guerra en la que la vida humana es `solitaria, pobre,desagradable, brutal y corta´”58.56 Etimológicamente privilegio proviene de “ley privada”, o sea, no general sino relativa a un individuoespecífico, negación de lo universal por tanto.57 ATRIA, Fernando: “¿Quién defiende la libertad?” en www.ciperchile.cl publicado el 30 de Septiembre de2011.58 AGUILÓ BONET, Antoni Jesús: “Globalización Neoliberal, Ciudadanía y Democracia. Reflexionescríticas desde la teoría política de Boaventura de Sousa Santos”, op.cit., Abril de 2008, pag. 6. 28 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 29. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado”IV.- Los Derechos Sociales como garantía material del Estado Constitucional y Democrático de Derecho. La negación de derechos y con ello de la ciudadanía que ha tenido porconsecuencia el modelo de desarrollo neoliberal, nos anima a plantear una tesis inicialconsistente en que el modelo de desarrollo neoliberal no es capaz de asegurar la garantíade los derechos, incluso los llamados liberales de libertad. Esto ha animado a que mismos autores liberales planteen cosas como las siguientes:“el fenómeno social e ideológico conocido en nuestro tiempo como neo-liberalismo no separece en nada al liberalismo económico clásico de los autores de la Economía PolíticaBritánica de los siglos XVIII y XIX. Antes bien es un movimiento opuesto a los ideales,motivaciones y objetivos económicos y sociales que tuvo aquel. El término neo, añadido alde liberalismo, resulta de hecho equivalente a no-liberalismo. Para mí el neo-liberalismo es no-liberalismo; es la negación del liberalismo. (…) laideología `neoliberal` de nuestra época es darwinismo social, la doctrina que exalta lanecesidad y conveniencia para el conjunto de la sociedad (y de la especie humana) de quealgunos miembros de ella, los mejor dotados y capacitados para la competencia económica,tengan todas las oportunidades de triunfar y sobrevivir en el enfrentamiento de los hombrescon la naturaleza y de los hombres entre sí por mantener el control sobre los recursoscreadores de riqueza”59.59 DE SEBASTIAN, Luis: El Neo-liberalismo una negación del liberalismo”, op. Cit. 29 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 30. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado” El modelo de desarrollo neoliberal se viene perfilando como una de las mayoresamenazas a la civilización creada por la modernidad y el humanismo, haciendomaterialmente imposible lo que conocemos como Estado Constitucional y Democrático deDerecho. En palabras de Salvador Allende “es toda la estructura política del mundo la queestá siendo socavada”60. El Estado Constitucional y Democrático de Derecho es una construcción teórica queha cobrado fuerza después de la Segunda Guerra Mundial. Los excesos a los que llevó elpositivismo jurídico en su aplicación durante la Alemania de Hitler, y la previa crisis delEstado liberal preocupado únicamente de la igualdad formal de los ciudadanos ante la ley,llevó a la comunidad jurídica a reorientar la visión y el estatus de los derechos y con ello laacción del Estado. De lo que se trataba era de re-legitimar al Estado como organización dela comunidad política. Ello llevó a la introducción de elementos materiales a los meramenteformales del Estado liberal decimonónico. “La fórmula propuesta por los teóricos del Estado de Derecho material se dirige enparticular contra la concepción tradicional de los derechos fundamentales. Los derechoscomo protección de la libertad individual frente al Estado, orientando la organización y elfuncionamiento de este, de manera de cautelar la no intervención, son reemplazados porunos derechos que aparecen como bienes o valores cuya función no es ya solo limitar laacción del Estado sino dirigir dicha actuación a la realización de determinados objetivos,esto es, hacia la realización de los valores o bienes establecidos como derechos, que sonconcebidos como parámetros de justicia material”61. Así se comenzó a extender una nueva60 Fragmento del discurso pronunciado en la ONU en 1972, cuyos efectos ha sido señalado como uno de losdetonantes de la intervención norteamericana a favor del Golpe de Estado en Chile en 1973. Disponible en:www.salvador-allende.cl/Discursos/1972/NU.pdf61 MARSHALL BARBERÁN, Pablo: “El Estado de Derecho como principio y su consagración en laConstitución Política” en Revista de Derecho Universidad Católica del Norte, Año 17, nº 2, 2010, pags. 185-204. 30 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 31. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado”visión de ciudadanía, de inspiración Marshaliana, que ha sido conocida como ciudadaníasocial62. Los valores o bienes hacia los cuales debe dirigirse la acción del Estado son losderechos fundamentales o derechos humanos, sobre la base de 1) su carácter integral63, osea la idea de que los derechos individuales, sociales y políticos son inalienables eindivisibles basados en la dignidad humana, y 2) su universalidad64, o sea la existencia dederechos generales y abstractos que garanticen el respeto a la dignidad e integridad de todosy cada uno de los seres humanos, independientemente de su pertenencia cultural, nacional,de clase o de participación en el mercado. El neoliberalismo, sin embargo, convierte a estosbienes en mercancías que se distribuyen en el mercado, haciendo retroceder el fundamentode legitimidad del Estado a un estado de naturaleza – pre político- en términos hobbesianos. Lo que los neoliberales nunca ponderaron es que mediante la mercantilización debienes como la educación, terminan haciendo imposible la idea de libertad, y al contrariosólo se termina recurriendo a ella, en cuanto valor político supremo, para conservar losprivilegios de quienes abrazaron sus postulados con la finalidad de justificar su posición enla estructura social. Así la garantía material de la educación, en tanto derecho socialasegurado universalmente es condición sine qua non para restablecer la legitimidad de laacción del Estado. Sólo una vez que los Estados puedan asegurar los derechos sociales62 PEREZ PEREZ, Gabriel: “Ciudadanía Social, neoliberalismo y crisis del Estado de Bienestar” en RevistaVeredas, 2005, pags. 95-113.63 LOPEZ LOPERA, Liliana María: “Derechos Económicos y Sociales, derechos diferenciados y ciudadanía”en Ciudadanía y Derechos Humanos Sociales, editado por ALONSO, Manuel Alberto y RAMÍREZ, JorgeGiraldo; Ediciones Escuela Nacional Sindical, Medellín, 2001, págs. 101-134.64 Ibid. 31 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 32. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado”podremos hablar de un Estado Constitucional y Democrático de Derecho pleno. Antes deeso, sólo tendremos Constituciones semánticas en términos de Karl Loewenstein65. Lo anterior obliga a transformar el carácter del Estado, y eso no será - o no debieraser- un asunto que se resuelva en foros judiciales, cómo se ha extendido en nuestro país enrelación a otros temas como las violaciones a Derechos Humanos en el pasado66, sino que apartir de luchas sociales y políticas. La pertinencia de señalar esto en esta ponencia esreconocer en el movimiento estudiantil los gérmenes de esta idea, y el sentido de señalar elalcance de lo que esas demandas implican es que requerirá de ejercicios de fuerza propiosde la lucha política. “La discusión hoy, entonces, no es entre quienes creen en la libertad, que defiendenel sistema actual, y quienes desprecian la libertad y creen en la igualdad, que abogan por sureforma. Es entre quienes creen en la libertad para algunos y quienes creen en la libertadpara todos. No hay, no puede haber oposición entre igualdad y libertad, porque el valorpolítico dominante es el de la libertad. Pero la libertad no es sino un privilegio más o menosextendido, si no es para todos y cada uno. Lo que suela llamarse `igualdad` no es sino elrégimen de la libertad”67.65 LOEWENSTEIN, Karl: Teoría de la Constitución, 3ª edición, Ariel, Barcelona, 1983. Constitucionessemánticas son aquellas que son plenamente aplicadas, pero no es más que una formulación del poder políticoexistente, en beneficio exclusivo de los detentadores del poder. Si la Constitución plena es la normativa, quese análoga a un “traje a la medida”, la semántica “el traje no es en absoluto un traje, sino un disfraz”.66 Vid. ATRIA, Fernando: “¿Existen derechos sociales?” op.cit.67 ATRIA, Fernando: La Mala educación, op. Cit., pág. 103 y 104. 32 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 33. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado”CONCLUSIÓN Como hemos podido ver en el transcurso de esta presentación, el contenido de lamisma es fundamentalmente una provocación al debate político. Probablemente varias delas ideas estan someramente planteadas, y pueden quedar espacios para la aparición decríticas, pero, precisamente se busca promover un debate que hasta ahora ha estadomarcado por la ausencia de defensa de lo que hoy tenemos como modelo educacional.Pareciera que nadie ha sido responsable de llegar a la situación de profundización de ladesigualdad en el país, mediante la segregación escolar producida por el principio defocalización y la mercantilización de la educación. Sin embargo, ingenuidad excluida,sabemos que no son pocos los que tras una apariencia critica encubren un apoyo tácito a lacontinuidad de lo que ya esta, o al menos, la censura a la irrupción de iniciativastransformadoras. Valga para concluir, por tanto, señalar los argumentos principales que se handefendido en los 4 apartados en los que está dividido este trabajo. En la primera parte se han podido establecer los dos criterios absolutamenteopuestos de concebir la educación, que emanan de 2 criterios de distribución de laeducación en tanto bien demandado por la sociedad. Se ha dejado establecido que laeducación, en todos sus niveles, es distribuida por el criterio de mercado, estando mediadapor las mayores o menores capacidades de pago de quienes la pagan. Que la educación seadistribuida a través del mercado, implica la ausencia de su criterio contrario, que es laciudadanía. Atendiendo a las consecuencias que ha tenido la mercantilización de laeducación, se ha propuesto una idea que emerge desde el mismo movimiento, que es laconcepción de la educación como derecho social. Sin embargo, se plantea y propone larelevancia de la necesidad de redefinir políticamente los derechos sociales “en clavesocialista” para superar la forma en que fueron concebidos en el pasado por la tesissocialdemócrata que dio origen al Estado de Bienestar. 33 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 34. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado” En la segunda parte se demostró el carácter regresivo de los sistemas de selección,en particular el vigente, sin embargo, se ha sostenido una posición favorable al accesouniversal, como consecuencia lógica de comprender la educación como un derecho socialde beneficio universal, tal como lo propone el movimiento estudiantil. Para defenderaquello se entregaron diversos argumentos, de los cuales, el sustantivo de fondo másrelevante, es aquel que entiende la educación como un bien público de beneficio colectivo,coincidiendo con la concepción defendida por la UNESCO a nivel internacional. En la tercera parte, se ha podido demostrar el efecto de las políticas neoliberales enla estructura social y su impacto en el aspecto jurídico, operando una suerte de negación dederechos, o más bien la conformación de un modelo de desarrollo hecho a la medida de unaminoría que puede satisfacer la necesidad de acceder al ejercicio de sus derechosfundamentales, adquiriéndolos en el mercado. Es por ello que se ha planteado que ladistribución de los derechos no es universal y al contrario está basada en un proyectoideológico que emerge del “darwinismo social”. La consecuencia de ello, es que losderechos dejan de ser tales y se convierten en privilegios. En la cuarta parte, se destaca que la mercantilización de los derechos implica lanegación de la ciudadanía, y con ello de la razón de ser de la asociación política de lasociedad expresada en los Estados Constitucionales y Democráticos de Derecho. De estamanera, la critica neoliberal a los derechos sociales implico la negación de los mismos, o enel mejor de los casos su aseguramiento de forma meramente focalizada, en los verdaderospobres, que en el caso de nuestro país está mediado por la pertenencia a ciertos criteriosestadísticos que tienden a su reducción, por razones de política contingente, dejando a unamayoría importante de la sociedad para los cuales no existen derechos sociales. Lo grave deello, y que no tuvieron en vista los neoliberales, es que la negación de aquellos derechossociales que buscaban crear cierta justicia entre la sociedad, arroja por resultado lainviabilidad de un régimen de libertad, entendido como derecho. Allí el fracaso de laspromesas de la modernidad liberal, lo que nos obliga a replantearnos la relegitimación de laacción del Estado a través de los derechos sociales que no son más que el régimen de lalibertad, y por los cuales está se puede asegurar para todos. 34 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 35. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado” Crear una esfera “común” de derechos que sean asegurados universalmente es deesta forma, superar la privatización de los mismos a los que los ha llevado el modeloneoliberal, y que, por tanto, constituye el fracaso mismo de la sociedad política sobre lacual se fundan los Estados modernos, ya que si asegurar el ejercicio de un derecho es cosaque depende de uno mismo, se hace inútil la asociación política, y se echan por tierra tantola fundamentación liberal basada en el individuo y los derechos subjetivos, así comotambién la versión socialista basada en la comunidad y los derechos sociales. De estamanera, lo que planteamos en este texto es derechamente desechar aquellas versionesextendidas en la posmodernidad sobre la creación de los privados de bienes públicos. Ellono ha hecho más que llevar las cosas al límite de la disolución de “lo público” y laprivatización de las condiciones de vida, y en particular del ejercicio de los derechos. Lacritica posmoderna al “estatismo” en que convergieron neoliberales y socialistas renovadosha terminado por eliminar “lo público”, y debe ser reemplazada por una nueva forma degestionar los asuntos públicos, que no reedite el estatismo antiguo, sino que se defina enfunción de aquellos elementos comunes que comparte la sociedad política, y que no sonotros que los derechos elementales que emanan de la condición humana. Hoy por tanto, la crisis de lo que podemos llamar el Estado Neoliberal, que arrasacon la concepción misma de Estado Constitucional y Democrático de Derecho,convirtiéndola en un estado de naturaleza hobbesiano, donde la vida es `solitaria, pobre,desagradable, brutal y corta´, es una realidad que nos proponemos transformar. El desafíopesa sobre el conjunto de la izquierda, y también sobre los comunitaristas y aquellossectores liberales que aún creen en la libertad, igualdad y fraternidad. El desafío es grande,y es un desafío no meramente teórico, sino eminentemente práctico que se resolverá en lapolítica, en la lucha política ampliamente entendida, a pesar de la estrechez de la mismaque el mismo modelo neoliberal ha generado. En definitiva, el desafío para el movimientoestudiantil no es sólo transformar la educación, sino que como señaló el Presidente de laFECh, Gabriel Boric, al asumir su cargo, es “transformar el país”. 35 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 36. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado”BIBLIOGRAFÍA - AGUILÓ BONET, Antoni Jesús: “Globalización Neoliberal, Ciudadanía y Democracia. Reflexiones críticas desde la teoría política de Boaventura de Sousa Santos”, en Nomadas. Revista Crítica de Ciencias Sociales y Jurídicas, nº 20, Abril de 2008. - ALEXY, Robert: Teoría de los Derechos Fundamentales, Centro de Estudios Constitucionales, Madrid, 1993. - ATRIA, Fernando: “¿Existen derechos sociales?” en 4 Discusiones (2004), disponible en www.cervantesvirtual.com/portal/DOXA/discusiones.shtml - ATRIA, Fernando: Mercado y Ciudadanía en Educación, Editorial Flandes Indiano, Santiago, 2007. - ATRIA, Fernando: “¿Quién defiende la libertad?” en www.ciperchile.cl publicado el 30 de Septiembre de 2011. - ATRIA, Fernando: La Mala educación, Editorial Catalonia, Santiago, 2012, - ATRIA, Fernando: “Los peligros de crear un sistema de “ranking” para seleccionar a quienes ingresan a la universidad”, en www.ciperchile.cl publicado el 31 de Julio de 2012. - BOCCARDO, Giorgio y RUIZ ENCINA, Carlos: “Problemas sociales de la concentración económica” en Revista Análisis, Departamento de Sociología Universidad de Chile, 2009. 36 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 37. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado”- DE SEBASTIAN, Luis: El Neo-liberalismo una negación del liberalismo”, versión disponible en: http://www.uca.edu.sv/revistarealidad/archivo/4e8c6914e6b9aelneoliberalismo.pdf- DONOSO, Sebastián: “La Reforma Educacional y el sistema de selección de alumnos a las Universidades: Impactos y cambios demandados”, en Revista de Estudios Pedagógicos, nº 24, Valdivia, 1998.- FOUCAULT, Michel: Nacimiento de la Biopolitica, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires, Argentina, 2007.- GIL, Francisco Javier, y GIL, Magdalena: “Acceso a la Universidad: ¿Por qué el ranking?” en www.eldinamo.cl publicado el 18 de junio de 2012.- KOLJATIC, Mladen y SILVA, Mónica: “Algunas reflexiones a siete años de la implementación de la PSU”, en www.cepchile.cl , Sección Estudios Públicos, 2010.- KRUGMAN, Paul; WELLS, Robin; y OLNEY, Martha: Fundamentos de Economía, Versión española traducida por Gotzone Pérez Apilanez, Editorial Reverte, Barcelona, 2008- LOEWENSTEIN, Karl: Teoría de la Constitución, 3ª edición, Ariel, Barcelona, 1983.- LOPEZ LOPERA, Liliana María: “Derechos Económicos y Sociales, derechos diferenciados y ciudadanía” en Ciudadanía y Derechos Humanos Sociales, editado 37 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 38. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado” por ALONSO, Manuel Alberto y RAMÍREZ, Jorge Giraldo; Ediciones Escuela Nacional Sindical, Medellín, 2001.- MARSHALL BARBERÁN, Pablo: “El Estado de Derecho como principio y su consagración en la Constitución Política” en Revista de Derecho Universidad Católica del Norte, Año 17, nº 2, 2010.- MARSHALL, T.H., Citizenship and social class, Pluto, London, 1992.- MAX NEEF, Manfred: Desarrollo a Escala Humana, Icaria Editorial, Barcelona, 1994.- NOGUEIRA ALCALÁ, Humberto: “El derecho a la educación y sus regulaciones básicas en el Derecho Constitucional Chileno e Internacional de los Derechos Humanos”, en Revista Ius et Praxis, año 14, nº 2, 2008.- PECES BARBA, Gregorio: "Reflexiones sobre los derechos económicos, sociales y culturales" en Escritos sobre Derechos Fundamentales, Eudema, Madrid, 1998.- PEREZ PEREZ, Gabriel: “Ciudadanía Social, neoliberalismo y crisis del Estado de Bienestar” en Revista Veredas, 2005.- SALINAS, Iván: “Superarlos”, en Revista Daño Estructural, publicado el 10 de Enero de 2012 en www.dañoestructural.cl 38 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh
  • 39. “El carácter público del acceso universal a la Universidad y transformación del Estado”- SANTOS, Boaventura de Sousa: Globalización y Democracia, Archipiélago, nº 73- 74, 2007.- UNESCO: Educación de calidad, equidad y desarrollo sostenible: una concepción holística inspirada en las cuatro conferencias mundiales sobre la educación que organiza la UNESCO en 2008-2009. Disponible en www.unesdoc.unesco.org- VASAK, Karel: "Human Rights: A Thirty-Year Struggle: the Sustained Efforts to give Force of law to the Universal Declaration of Human Rights", UNESCO Courier 30:11, Paris, 1977. 39 Leandro Paredes Jaramillo – Centro de Estudios FEUACh

×