Your SlideShare is downloading. ×
Mindfulness en educacion_-_utilidad_del_mindfulness_en_niños_y_adolescentes_-_borrador_a_16-9-12
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Mindfulness en educacion_-_utilidad_del_mindfulness_en_niños_y_adolescentes_-_borrador_a_16-9-12

316
views

Published on

Published in: Health & Medicine

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
316
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. MINDFULNESS EN EDUCACION UTILIDAD DEL MINDFULNESS EN EL MUNDO EMOCIONAL DE LOS NIÑOS Y ADOLESCENTES Las técnicas y herramientas Mindfulness contribuyen a que los niños y adolescentes aprendan a identificar y a gestionar de formas más creativas sus diferentes estados emocionales. Les proporcionan herramientas sencillas que les permiten ir aprendiendo a conectar con sus emociones, y por tanto ya no necesitan taparlas o avergonzarse de ellas ni tampoco se dejarán desbordar y dominar tan a menudo por aquellas menos aceptadas socialmente o en su entorno familiar o cultural (ira, tristeza, miedo….). Aprenden también a observarlas sin sentirse culpables y reconociendo que en diferentes momentos del día las emociones van cambiando y por tanto son pasajeras, aparecen, se mantienen un tiempo, y luego desaparecen para dar paso a otras…. y si no las rechazamos simplemente vemos cómo forman parte del constante fluir de la vida. Aprenden a etiquetarlas, a ponerles nombre (y por tanto a des identificarse de ellas) y logran percibir que una parte de nuestra mente es capaz de observar la emoción y otra parte a la vez sigue sintiéndola. Etiquetar y nombrar la emoción en el dia a dia es una forma útil de ir entrenándonos para en situaciones difíciles permanecer un poco más desapegados de lo que nos sucede y tener más claridad de visión y respuestas más acertadas y menos reactivas. A menudo incluso muchos niños y adolescentes dan el paso de identificar el pensamiento que produjo esa emoción, y desarrollan la habilidad de escuchar el mensaje profundo de la emoción. Por otro lado, si es necesario, y sin rechazar la emoción que brota, son cada vez más capaces de evocar otras emociones generando otros pensamientos que las inducen y de percibir el amplio espacio que acoge no solo esa emoción sino todo lo demás que aparece en nuestra mente y nuestro cuerpo a la vez que esa emoción está teniendo lugar. Esto de por sí es ya liberador en si mismo, pero hay otro factor añadido: mindfulness aplicado a las relaciones humanas nos permite hacernos conscientes de lo que nos está sucediendo cuando interactuamos con los demás, respirarlo, acogerlo y dirigirnos a nosotros mismos aprecio, cariño y aceptación ante aquello que nos produce sufrimiento. La práctica sostenida de mindfulness nos capacita para ir familiarizándonos con el silencio. Introducir la escucha en presencia y en silencio en las relaciones humanas favorece la empatía y la conexión que está por encima de todo aquello que como seres humanos nos crea conflicto y nos separa de los demás. Y si aprendemos a escuchar nuestras necesidades en momentos de silencio e introspección y a expresarlas desde niños, no tendremos que suplir estas carencias de adultos, ni seguramente presentaremos tantas dependencias a todos los niveles que nos limitan y esclavizan. Al mismo tiempo practicar mindfulness nos permite vivir con naturalidad en nosotros mismos y en los otros todos aquellos sentimientos y procesos que conlleva nuestra humanidad compartida (miedo, envidia, situaciones familiares no resueltas… etc…).
  • 2. Científicos como Bruce Lipton han demostrado que las células solo pueden vivir en uno de estos dos “modos”: supervivencia/protección, o crecimiento/actualización de potenciales. Mindfulness nos ayuda a vivir en atención relajada, y eso contribuye a mantener la mente clara y lúcida en cada pequeña y gran decisión que vamos tomando a lo largo de nuestra vida. Una mente más sosegada y más observada puede poner en marcha mecanismos creativos frente a cada nuevo reto, en vez de repetir en piloto automático viejas pautas de supervivencia que probablemente sirvieron en determinada ocasión pero no se pueden aplicar a nuevas situaciones y por tanto nos van a generar más conflicto y sufrimiento. Gran parte de los problemas emocionales de los adultos se deben a situaciones y vivencias que provocaron la aparición de emociones que no se pudieron vivir, identificar, sentir y expresar plenamente en la infancia y adolescencia. Un niño que aprende que sentir emociones es algo natural, y puede expresarlas siendo escuchado por un adulto consciente y también por sus compañeros y que desarrolla asimismo la capacidad de escuchar con atención y presencia cómo otros las expresan, seguramente irá mucho más ligero de estos pesados equipajes por la Vida y, como adulto, en su entorno laboral y familiar, podrá generar formas creativas y compasivas de abordar los retos que las relaciones vayan presentando a lo largo del camino. Mindfulness además nos enseña a observar sin juicio, con plena aceptación, El niño y adolescente aprende que no es lo mismo lo que sucede que su percepción y juicio sobre lo que sucede y va desarrollando aceptación y compasión hacia sí mismo, lo cual fortalecerá su autoestima y abrirá su mente a otras formas de visión e interpretación de la realidad. En un mundo cada vez más intercultural, aceptar que el otro puede tener otro punto de vista diferente al nuestro, que podemos ponernos en su lugar y aún así seguir manteniendo nuestra propia individualidad, ayuda a los niños y adolescentes a sentir unidad en vez de división, compañerismo y solidaridad en vez de aislamiento e intolerancia, y a la vez potencia que puedan seguir desarrollando sus potencialidades como seres únicos que son, sin sacrificar sus dotes y talentos personales en la búsqueda de la aceptación de sus iguales ni de sus mayores. La práctica sostenida de mindfulness fortalece la perseverancia y la paciencia. Aprendemos que de la misma forma que una y otra vez enfocamos nuestra atención en la respiración o en la técnica elegida, nos distraemos a los pocos segundos, y luego volvemos a enfocar la atención de nuevo, así podemos ir fortaleciendo nuestra concentración en áreas de la vida tan importantes como el estudio, la auto-observación, la escucha de las propias necesidades, la percepción de las diferentes sensaciones y por tanto el cuidado de nuestro cuerpo, etc. A nivel emocional nos ayuda a comprender que la salud y equilibrio nuestro universo emocional depende en gran medida de cómo nos conectamos una y otra vez con espacios de silencio, en los cuales podemos percibir cuándo es apropiado para nosotros pasar tiempo con los demás, cuando necesitamos tiempos de soledad e introspección, qué sentimientos nos desencadenan determinados comportamientos de los demás y cómo podemos desarrollar formas nuevas de responder frente a ellos en vez de reaccionar según viejas pautas, etc.
  • 3. Y la perseverancia nos ayuda a comprender que una y otra vez aparecerán retos y junto con ellos formas de superarlos y seguir creciendo y madurando, diferentes retos en diferentes etapas de la vida… La ventaja de las técnicas mindfulness es que son muy sencillas, se adaptan a cualquier edad, y se pueden practicar e incorporar a la vida diaria, al aula, a la vida familiar, etc.

×