• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Contraste entre planteamientos de Maldonado (1993) y Salas (2008)
 

Contraste entre planteamientos de Maldonado (1993) y Salas (2008)

on

  • 592 views

 

Statistics

Views

Total Views
592
Views on SlideShare
592
Embed Views
0

Actions

Likes
1
Downloads
10
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Contraste entre planteamientos de Maldonado (1993) y Salas (2008) Contraste entre planteamientos de Maldonado (1993) y Salas (2008) Document Transcript

    • Universidad Nacional Abierta Dirección de Investigaciones y Postgrado Maestría en Educación Abierta y a Distancia Filosofía de las Ciencias (801) Unidad II – Prof. Jesús Peña CONTRASTE ENTRE PLANTEAMIENTOS DE MALDONADO (1993) Y SALAS (2008) Rincón, Lola. cefalola@gmail.com Abril, 2013
    • Ficha de Textos utilizados Maldonado, F. (1993). El ejercicio de la epistemología. III Seminario Nacional sobre Metodología de la Investigación en Educción Superior. Facultad experimental de Ciencias. Universidad del Zulia. Disponible en: http://dip.una.edu.ve/mead/filosofia2007/Lecturas/Unidad2/Elejerciciodelaepis temologia[4].pdf Salas, R. (2008). Los orígenes de la epistemología de las ciencias sociales en el siglo XIX. Charla Magistral. Decanato de la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas. Universidad Católica de Temuco. Disponible en: http://www.trabajosocial.uct.cl/wp-content/uploads/discurso-decano- inauguracion-ano.pdf Planteamiento 1- Epistemología, positivismo lógico y ciencias sociales Maldonado (1993) explica que con el surgimiento del Círculo de Viena -década 1920/1930-, la epistemología se profesionalizó, en torno al físico y filósofo empirista alemán Moritz Schlick (1882-1936), cuya filosofía ha sido calificada como positivismo lógico (empirismo lógico, empirismo científico, neopositivismo y movimiento de la ciencia unificada). Si bien -aclara- dicho positivismo lógico es epistemología, la epistemología no es sólo positivismo lógico, pues las proposiciones de éste constituyeron sólo una de las tantas proposiciones epistemológicas. Al respecto, aclara que, dado que muchos problemas y proposiciones epistemológicas se han generado en las ciencias naturales, dichas proposiciones no representan todo el panorama de los problemas que se originan en las ciencias sociales. En el mismo orden de ideas, Salas (2008) comenta que el punto de partida del problema de las reducciones científicas del mundo y de la vida, se encuentra en el esquema teórico del positivismo de Comte y de Mill, que resultó relevante en su momento para explicar la racionalidad científica de las acciones de las sociedades modernas, dado que el positivismo pretendía dar una explicación de la experiencia social como base del paradigma epistémico que permitía el tránsito de sociedades tradicionales a sociedades positivas. También aclara que la pretensión de sustentar racionalmente en las ciencias –naturales- la convivencia de un orden
    • social es el interés mayor de este positivismo. Por ello, es en el positivismo en el que se fundará la racionalidad de las ciencias sociales en su sentido plenamente epistémico-político, y, con ello, aparece la justificación científica del “cambio” social, lo que está en los pilares mismos de la fundación de la sociología positiva y que se mantiene en buena parte de algunos esfuerzos sociológicos actuales. Del contraste entre ambos planteamientos, se puede notar que existe complementariedad, al ofrecer el primer autor una explicación histórica acerca de los orígenes del positivismo lógico como una de las corrientes paradigmáticas de la epistemología; y el segundo explicar cómo aquel fue asumido por los científicos sociales -los fundadores de la sociología-, en un intento por darle racionalidad científica a los problemas de naturaleza social. Se comprende así el porqué del enfoque positivista heredado por las ciencias sociales, aun cuando éste no permita abordar del todo el estudio del conocimiento de la realidad social. Planteamiento 2 – La epistemología desde lo teórico y desde lo práctico Partiendo ahora de otro paradigma epistemológico, -la dialéctica-, Salas (2008) comenta que “El fundamento filosófico de la ciencia social dialéctica implica que la ciencia no es un conocimiento teórico, sino un saber “práctico”, esencialmente ordenado a la acción. Se basa no en categorías abstractas, sino en la actividad humana transformadora de la realidad social”. (p. 12) En tal sentido, el asunto de la verdad objetiva no pertenece al campo de la teoría, sino que es una problemática eminentemente práctica. “La unión de la teoría y de la práctica hace que el conocimiento sea, como reflejo de la praxis humana, un saber dialéctico que cambia y se transforma según el movimiento de las realidades prácticas que son las relaciones sociales”. (p. 12) Por su parte, Maldonado (1993) expresa que independientemente del enfoque epistemológico que se adopte, a la epistemología se le puede llegar o bien desde la ciencia práctica, -puesto que quienes la ejercen son científicos que en un momento determinado de sus investigaciones se han preocupado por indagar
    • acerca del status de sus procedimientos; o bien desde la filosofía y, específicamente, desde la teoría del conocimiento. A tal efecto menciona que los problemas que estudia un investigador se constituyen en problemas epistemológicos y que tales científicos devienen epistemólogos. Cosa muy distinta al del epistemólogo que tiene que esperar que a los científicos se le presenten problemas, los discutan y los publiquen para que pueda comenzar a examinarlos; Más adelante expresa que “Es cierto que para comprender algunos problemas epistemológicos es preciso contar con información científica. Es cierto que la epistemología debe ser jurisdicción de los científicos practicantes y que aquí se garantiza que la discusión sea más fructífera y pertinente”, rematando con la frase “la epistemología no se estudia sino (que) se ejerce”. De todo ello, se puede concluir que tanto el científico-investigador como el filósofo-epistemólogo tienen un mismo objetivo: el conocimiento. Aunque los modos sean diferentes, sin duda se complementan, al trabajar ambos en la búsqueda de los saberes de una manera productiva, unos desde el hacer y otros desde el saber. No debe verse por tanto a la epistemología como una ciencia lejana, puesto que todo investigador es y será en el fondo un epistemólogo centrado en la búsqueda del conocimiento desde su praxis.