La hormiga y la cigarra
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

La hormiga y la cigarra

on

  • 640 views

 

Statistics

Views

Total Views
640
Views on SlideShare
631
Embed Views
9

Actions

Likes
0
Downloads
9
Comments
0

2 Embeds 9

http://ceciliaescuela.blogspot.com 6
http://www.ceciliaescuela.blogspot.com.es 3

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

La hormiga y la cigarra La hormiga y la cigarra Presentation Transcript

  • LA CIGARRA Y LA HORMIGA
  • Las hormigas trabajaban sin parar bajo el ardiente sol del verano, recogiendo granos y semillas.
    • ¡Cuánto sudaban las pobres! Mientras, la cigarra se abanicaba felizmente tumbada a la sombra.
  • -¡Eh!, hormiguita, ¿qué haces? ¿No te das cuenta de que es verano? Mira a tu alrededor: ¡todo es alegría y color!
  • ¡Disfruta y deja ya de trabajar! –comentó la cigarra a una hormiga que se paró a mirarla.
  • -Es que… Es que…¡no puedo! Todas las hormigas recogemos granos y semillas en el verano. Oye, las cigarras ¿no? –preguntó tímidamente la hormiga.
  • -¡Qué va! Nosotras somos alegres y disfrutamos cantando y bailando sin cesar –le contestó la cigarra.
  • -¡Cuánto has tardado! ¡No hay tiempo que perder! Cincuenta y seis, cincuenta y siete… ¡Está bien!
  • -Lleva esta semilla a tus compañeros para que la guarden en el almacén –ordenó la reina del hormiguero con gran energía.
  • El otoño llegó y con él el viento. Las temperaturas comenzaron a bajar. La cigarra exclamaba: -¡Qué horror! ¡Qué viento tan espantoso! ¡Casi se me vuela el sombrero!
  • -¡Qué bien! ¿Tenemos el almacén lleno de provisiones? -¡Sí, démonos prisa en acabar y metámonos en casa! –comentaban dos hormigas.
  • Y tras el otoño, vino el crudo invierno con sus fríos y sus nieves.
  • Una tarde que salieron unas hormigas jóvenes a jugar al bosque, se encontraron con algo inesperado.
  • -¡Eh, venid rápido! ¡Mirad quién está aquí! –gritó una hormiga asustada.
  • -¡Oh, pero si es la cigarra y está muy enferma! ¡Pobrecilla! –se compadeció otra.
  • Como pudieron, la llevaron entre todas hormiguero. ¡Qué bien se estaba allí! ¡Qué calorcito!
  • ¡Todos andaban cómodamente en zapatillas! Los más ancianos charlaban frente al fuego.
  • Y mientras unos cortaban el pan para la cena, otros hacían deliciosos pasteles.
  • -Toma esta taza de caldo. Te sentará bien –le ofreció una hormiga
  • -En verano te reías de nosotras mientras trabajábamos almacenando comida y leña para el invierno.
  • Y si no te hubiéramos encontrado, habrías muerto de frío y de hambre –comentó la reina de las hormigas a la cigarra.
  • La cigarra estaba arrepentida. -Me equivoqué. Perdonadme. He aprendido que hay tiempo para todo. Para trabajar y para divertirse.
  • Ahora, si os parece, queridos amigos, bailemos todos para celebrar mi mejoría.
  • … Y fueron felices y comieron perdices. . . , y a mi no me dieron porque no quisieron.