Presentación la semiótica de los sentidos y la geografía

746 views
549 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
746
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
97
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Presentación la semiótica de los sentidos y la geografía

  1. 1. Entre la voz y la manoEl espacio para una metaforología
  2. 2. La ciudad como metáfora
  3. 3. La metáfora como circulación en la ciudad
  4. 4. La ciudad como metáfora de los estratos de la memoria y de la sensibilidad Aldo Rossi. La città analoga, 1976
  5. 5. Las tramasecológicas de la metrópolis mutante Jaime Xibillé – Figuras de la metrópolis mutante
  6. 6. Naturaleza y culturaLa serie de oposiciones
  7. 7. PROCESOS DE NATURALIZACIÓN Y DESNATURALIZACIÓNEl buen salvaje de Rousseau Stelarc. Parasite: event for invaded & involuntary body
  8. 8. Desequilibrio y técnica naturaleza Mitos, lenguaje y saberesDédalo enseña a volar a Icaro Peter Greenaway. Icarus.
  9. 9. La técnica (la mano) en el dispositivo simbólico (la voz)“El militar que vuela en cohete es exaltado como héroe, mientrasque el ingeniero que lo ha concebido no es más que un granservidor de la ciencia humana: una mano” (Andre Leroi-Gourhan)
  10. 10. El lavado de lo sensible El color es así el espejo de la transmutación de la materia por el agente espiritual. el “compost” es al principio negro, después se hace blanco, vira en seguida al amarillo y finalmente alcanza el rojo cuando ha llegado al estado más perfecto.
  11. 11. Paso de lo físico a lo metafísico El andamiaje metafísico se sostiene gracias a un “olvido” o borradura ejercido en el conjunto de las metáforas fundacionales que lo constituyen y que marcan el paso de lo sensible a lo inteligible rigiendo el nuevo orden conceptual o representacional.
  12. 12. La estirpe estigmatizada de los artesanos-artistas y cadena de polaridades Las almas abandonan el mundo de los elementos para elevarse sobre las esferas de los planetas, los cuatro estadios del alma y los nueve coros de ángeles hasta el cielo de las ideas platónicas, dominado por Cristo Pantocrator. Manuscrito anónimo, s. XII
  13. 13. Alegoría de la caverna
  14. 14. ASCENSO A VERDAD-BIEN-BELLEZA CARA-VOZ MODELO NATURALEZA LA LUZESTRUCTURA JERARQUIZADA DE POLARIDADES INTERIOR N INTELIGIBLE IÓ C AC O EI PI ALMA IM K A ORIGINAL BL ÁS A SU TI IM ESPÍRITU Z, C AG A- ESENCIA LU S IC EN O TRASCENDENCIA LA O Y ER E POLIS PO N FORMA D O SE ÉT ,A M O N E R IC AM JA JE A A N NZ VI ES A IS MEDICINA FARMAKON VENENO , S S TE CAVERNA RA RO AR MB AC SO L S I IMU A LIB GUE DE T IC CE NE , S REFLEJOS Y SOMBRAS ER RA S S ÁS OM IAS RA AC -IG NT MB YP P IÓ N O CULTURA , H CO N SO FA EXTERIOR CA RAN OS DE SENSIBLE DE C OL S CUERPO ÍD PIA NA IA COPIA CO S INTELECTO APARIENCIA INMANENCIA SUSTANCIA CAÍDA DEL SIMULACRO ALMA FALSO-MAL-FEO MANO-ÚTIL
  15. 15. El residente de la sombraEn la imaginación histórica, el contenido semántico del “viaje” engeneral procede de una diferencia entre dos mundos. Uno es real einmediato; es el mundo de los “hechos”. El otro es fantástico ytrascendente, y funciona como un modelo regulador para elprimero. Frente al fantástico, cuya efectividad espiritual esinfinitamente luminosa y mas perfecta, la realidad material detodos los días corresponde a un mundo ensombrecido. Y hay quecaer en la cuenta de que la propia historia del pensamiento estéticodesde su comienzo es la narración sinuosa de este “viaje” oníricodel ser entre dos mundos. Es el ascenso de la materia opaca yquejosa en pos de la transparencia espiritual. Un movimiento cuyadirección es contraria al descenso del espíritu hacia la materia. Hayevaporación y hay derrame. El primero movimiento pinta el viajemetafórico del cuerpo hacia el conocimiento y la belleza de la Luzmas allá de lo visible. El segundo puede ser interpretado en clavepesimista: será la venida de la Luz a la literalidad prosaica y banalde la oscuridad en la materia. (Salabert, Pere. Figuras del Viaje.Página 45)
  16. 16. La Khora o Matriz De esta matriz celeste deriva la bola roja ígnea del alma que vivifica el embrión en el vientre materno. La mujer lleva en su seno el fruto inefable que procede de la simiente del Padre
  17. 17. La temida estirpe de los artesanos
  18. 18. La temida estirpe de los artesanos
  19. 19. La temida estirpe de los artesanos
  20. 20. La temida estirpe de los artesanos
  21. 21. El artista como mediador entre el cielo y la tierra
  22. 22. El artista como mediador entre el cielo y la tierra
  23. 23. El artista iluminado
  24. 24. Herrero forjadorLa figura siniestra
  25. 25. El exergo o la borradura de la cara sensible
  26. 26. La poética y el heliocentrismo catacrético Gracias a las traducciones que Marsilio Ficino (1433—99) hizo del “Corpus Hermeticum”, el culto al sol basado en los misterios del antiguo Egipto conoció un nuevo esplendor. Para Ficino, el sol encarna, en orden descendente, Dios, la luz divina, la iluminación espiritual y el calor del cuerpo. Robert Fludd, Philosophia sacra, Francfort, 1626
  27. 27. El claroscuro de la metáfora y la cavernología fotocéntrica
  28. 28. El hades, el infiero o la caverna de Platón
  29. 29. Lecciones de Física de Jean-Antoine Nollet La linterna mágica y los simulacros maravillosos
  30. 30. La linterna mágica y lossimulacros maravillosos
  31. 31. La linterna mágica y lossimulacros maravillosos
  32. 32. La cámara oscura o lageometrización del mundo
  33. 33. El cinematógrafo o la caverna móvil
  34. 34. La televisión y el imperio de la era catódica
  35. 35. La pantalla digital o la caverna cinemática
  36. 36. LOS 5 SENTIDOS Y ELPRIVILEGIO DE LA VISTA Y EL OÍDO COMO SENTIDOS OBJETIVOS
  37. 37. El sol-gallo y la luna-gallina se unen como forma y materia
  38. 38. El rebis que se ve aquí en los tres colores principales del Opus es el “cuerpo dual del arte, es decir, el sol y la luna (...), varón y hembra que engendran cuatro hijos”. Son los cuatro elementos que el andrógeno sostiene en su mano derecha. En el centro se encuentra un espejo que representa el Opus o la prima materia, de la que se dice que en ella puede verse todo el mundo. El huevo que tiene en la otra mano indica que de los cuatros elementos, la cáscara, la clara, la membrana y la yema, nace la quintaesencia: el pollito, que representa el lapis. S. Trismosin, Splendor solis, Londres, s. XVIEl andrógino como cuerpo dual del arte (sol-luna),
  39. 39. Aguarda a la estrella (de David), invoca a Maria. G. Stengelius, Ova Paschalia Sacro Emblemata. lrigol_sta dc, 1672 “El huevo preserva la vida y la esencia”, dice Paracelso. (...) “Debes saber que el aire no es otra cosa que un caos, y el caos es la clara de un huevo, y el huevo es el cielo y la tierra.” (Paragranum II, 1530)El huevo como Padre Creador Luz, ojo, fuego
  40. 40. Convendría revisar la anterior relación establecida por Leonardo entre el huevo de avestruz y el ojo que lo incuba, o entre el amor naciente y las funciones oculares. Porque la mirada dinamiza las cosas con su intensidad. Mirar da vida: produce. Si la mirada es comparable al calor materno, entonces se asimila claramente al sol. Y ser mirado significa retomar a la matriz materna... del ojo. La «virtù» del ojo equivale al calor solar en la medida en que el sol es origen de las almas que dan calor al cuerpo. Es la «fuerza» visual, la virtud visiva que transmite calor y vida..., o que consume. Emparentado a su vez con el huevo, el ojo se iguala a la luz, al fuego. Encadenamiento metafórico de la ocularidad, inacabable circulación de significantes. La visualidad es un tronco de abundantes ramificaciones que hunde profundamente sus raíces en el inconsciente reprimido del sexo creador. (Salabert, Pere. Inimagenes. P. 256)El huevo y el encadenamiento metafórico de la ocularidad creadora
  41. 41. La perversión del ocularcentrismo
  42. 42. En la primera escena de Un perro andaluz un joven español llamadoLuis Buñuel fuma serenamente un cigarrillo y saca filo a una navaja contra una correa. Observa el cielo nocturno. Una nube pasajera bisecta la luna. Buñuel separa con los dedos los párpados de una mujer que nos está mirando y mirando cómo la miramos. Buñuelacerca la navaja al ojo abierto y lo rasga de un solo tajo. La visión se derrama. Las visiones se contagian. (Carlos Fuentes) El desgarramiento de la visión solar
  43. 43. (Simona) Pronto empezó a divertirse obligándome a tirar huevos en el depósito del excusado, huevos duros que se hundían y cascarones casi vacíos, para observar diferentes grados de inmersión. Permanecía durante largo tiempo sentada mirando los huevos; luego hacía que la sentara en el asiento para poderlos ver bajo su culo, entre las piernas abiertas, y por fin me hacia correr el agua.El ojo pineal de Bataille El ano solar
  44. 44. Entretanto haría caer desde lo alto,para hacerlo chorrear, un bote decrema fresca, de blancuraresplandeciente, sobre el ano grisde Marcela: y también ella seorinaría sobre su bata, y si seentreabría la bata sobre la espaldao la cabeza de Marcela, yo tambiénpodría orinarla del otro lado(habiendo ya, seguramente,orinado sus senos): Marcela podríaademás, si ella quería, inundarmeenteramente, puesto que,sostenida por mí, tendría mi cuelloabrazado entre sus muslos. Podríatambién meter mi pinga en suboca, etc. El ojo pineal de Bataille El ano solar
  45. 45. Es justo agregar que el cuarto de una enferma que no abandona el lecho durante todo el día, es un lugar adecuado para retroceder paulatinamente hasta la obscenidad pueril: chupaba dulcemente el seno de Simona esperando los huevos tibios y ella me acariciaba los cabellos. Fue la madre la que nos trajo los huevos, pero yo ni siquiera volteé, creyendo que era una criada y continué mamando el seno con felicidadEl ojo pineal de Bataille El ano solar
  46. 46. Simona estaba sentada sobre la taza y ambos comíamos un huevocaliente con sal: sobraban tres, con ellos acaricié dulcemente el cuerpode mi amada, haciéndolos resbalar entre sus nalgas y entre sus muslos;luego los dejé caer lentamente en el agua, uno tras otro; después,Simona, que había observado largo rato cómo se sumergían, blancos ycalientes, pelados, es decir desnudos, ahogados así bajo su bello culo,continuó la inmersión haciendo un ruido semejante al de los huevostibios cuando caían. El ojo pineal de Bataille El ano solar
  47. 47. De laestética del gusto a laestética del disgusto
  48. 48. La estética en las redes de la nueva metaforología de los sentidos reprimidos
  49. 49. La estética en las redes de la nueva metaforología de los sentidos reprimidos

×