Mexico Las Crisis De 1982 Y 1987
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Mexico Las Crisis De 1982 Y 1987

on

  • 30,278 views

Mexico Las Crisis De 1982 Y 1987 Resumen ...

Mexico Las Crisis De 1982 Y 1987 Resumen

Jorge Luis Castro Lara, Escuela Libre de Ciencias Políticas y administracion publica de oriente.
Becas del 90% a traves del PRI Veracruz

Carreras:
Lic. Ciencias Políticas y Administracion Publica.
Lic. en seguridad publica.
Lic. Políticas publicas.
Lic. Derecho Gubernamental
Contactame casvetech[arroba]hotmail.com

Xalapa, Veracruz.

Statistics

Views

Total Views
30,278
Views on SlideShare
30,278
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
182
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Mexico Las Crisis De 1982 Y 1987 Mexico Las Crisis De 1982 Y 1987 Document Transcript

    • EL PULSO DE LOS SEXENIOS  ‐ MIGUEL BAZAÑEZ  20 AÑOS DE CRISIS DEN MEXICO  3. LA CRISIS DE 1982  La tercera crisis bajo análisis, la nacionalización de la banca, ha sido tal vez el hecho más controvertido  de  los  últimos  20  años,  que  movilizó  en  favor  y  en  contra  a  la  opinión  pública  nacional.  Motivó  y  desmotivó  al  mismo  tiempo  a  distintos  segmentos  de  la  población  y  marcó  de  manera  importante  el  curso posterior de las acciones, tanto políticas como económicas. En los primeros tres meses se generó  una extensa movilización social para apoyar la medida, que poco tiempo después se tornó en otra para  culpabilizar.  No se debe subestimar la influencia que ejercieron en la formación y evolución de esta crisis, diversas  acciones  generadas  en  la  relación  México  Estados  Unidos.  Después  de  la  ominosa  negativa  norteamericana en diciembre de 1977 a la compra de gas mexicano ya casi concluida la construcción del  gasoducto Cactus Reynosa en diciembre de 1977, los tratos entre los presidentes López Portillo y Cárter  no podría decirse que eran inmejorables, como lo acredita la visita que Cárter hizo a la ciudad de México  en febrero de 1979. La decisión de no entrar al GATT en marzo de 1980 y la visita a Cuba en septiembre  de ese año, adicionadas de la descripción de la política internacional y la reflexión sobre la validez de la  propiedad privada que López Portillo hizo con motivo de la IV Reunión de la República en Hermosillo en  febrero  de  1981  y  el  comunicado  que  suscribió  con  Francia  sobre  El  Salvador  en  agosto  de  ese  año,  deben  haber  ido  incrementando  las  actitudes  de  recelo  y  reserva  hacia  México  en  las  agencias  estratégicas  norteamericanas.  La  reunión  Norte  Sur  de  Cancún  en  diciembre  de  1981  y  el  apoyo  a  Nicaragua  estaban  marcando  un  activismo  mexicano  en  el  panorama  internacional  que  resultaba  con  seguridad crecientemente incómodo para Estados Unidos.  En 1982 México vivió una situación económica difícil. Por  una parte, las contradicciones generadas en el  proceso  de  desarrollo  del  país  y  la  inflexibilidad  de  la  política  económica  para  reaccionar  con  oportunidad  a  las  circunstancias  adversas  y,  por  otra,  los  cambios  bruscos  en  las  condiciones  económicas  internacionales  —caída  en  los  precios  del  petróleo,  alza  en  las  tasas  de  interés,  estrechez  del financiamiento, fueron los factores que precipitaron la crisis. Los signos del grave desequilibrio de la  actividad económica fueron el desmedido déficit público, el alarmante deterioro del sector externo — incluyendo  una  gran  fuga  de  divisas—  la  inflación,  la  caída  del  producto  nacional  y  una  alta  desintermediación financiera, entre otros.  Para entender la crisis de 1982 es indispensable tener presente, además del marco político bilateral, el  hundimiento  petrolero  que  arrastró  a  gobierno  y  empresas,  así  como  el  proceso  de  la  sucesión  presidencial que cada vez más se ha venido revelando como altamente perturbador. En la misma forma  que al analizar las dos crisis anteriores, la comprensión completa de ésta necesita incluir las reacciones  más  fuertes  que  generó:  sin  duda  la  preocupación  internacional,  así  como  el  arribo,  paulatino  pero  creciente, a niveles de riesgo, de las presiones internas.     
    • EL HUNDIMIENTO DEL PETRÓLEO  La multiplicación de los ingresos petroleros a partir de la segunda ofensiva victoriosa de la OPEP en 1979  y  el  aumento  del  volumen  de  la  extracción  de  crudo  por  parte  de  Pemex,  vinieron  a  trastocar  este  tranquilo  y  por  lo  demás  típico  orden  de  cosas,  y  erigieron  al  Estado  como  el  gran  sector  de  la  vida  política y económica nacional, alejando de paso las posibilidades objetivas del sector privado de asumir  la  hegemonía  del  país.  El  gobierno  de  López  Portillo  no  parece  haber  encontrado  una  fórmula  suficientemente  adecuada  para  digerir  los  nuevos  y  cuantiosos  ingresos  petroleros  y  buena  parte  se  desperdició en financiar una tasa de consumo artificialmente alta, tanto de parte del gobierno como de  la sociedad en su conjunto.  Para financiar el desarrollo del sector energético y las importaciones masivas de bienes de capital —que  perseguían el mantenimiento de una tasa de crecimiento también anormalmente alta— el país incurrió  en un acelerado proceso de endeudamiento externo que a la postre resultaría insostenible y llevaría por  igual  a  la  suspensión  del  crédito  externo,  al  deterioro  de  la  confianza  empresarial,  a  la  crisis  de  las  finanzas públicas y, finalmente, a la nacionalización de la banca.  Los  desequilibrios  estructurales  de  la  economía  mexicana  pudieron  ser  sobrellevados  y  pospuestos  gracias  a  la  bonanza  petrolera.  Sin  embargo,  el  grave  y  creciente  deterioro  hizo  aflorar  dichas  contradicciones e hizo evidente la gran fragilidad del esquema de financiamiento del desarrollo basado  en el uso de deuda, especialmente externa y de los recursos petroleros.  Un amplio debate sobre el rumbo global de la economía se produjo en 1980 en torno a la decisión de  que  México  ingresara  al  GATT  y  ampliara  su  plataforma  de  explotación  petrolera,    Es  cierto  que  la  discusión se dio en ese año, pero en realidad era sólo una fase manifiesta de un proceso más profundo  de  búsqueda  de  rumbo  que  se  había  iniciado  diez  años  antes.  Un  avance  importante  hacia  la  redefinición  económica  del  período  de  reajuste  (1968‐1980)  se  hizo  en  ocasión  del  aniversario  de  la  expropiación  petrolera  el  18  de  marzo  de  1980.  Primero,  México  no  se  sometió  a  la  presión  norteamericana de incrementar la producción petrolera más allá de la plataforma de 2.5 a 2.7 millones  de  barriles  diarios,  sólo  un  10%  de  variación  se  aceptaba.  Segundo,  la  entrada  al  GATT  se  rechazaba.  Tercero, se propuso el Sistema Alimentario Mexicano (SAM) que implicaba una participación más directa  del Estado en la producción de alimentos.  Aunque  éstas  fueron  redefiniciones  parciales,  bastaron  para  producir  varios  cambios  en  el  arreglo  interno de las fuerzas de 1980. Primero, en abril se presentó el plan global de desarrollo que muestra  algunas de las tesis fundamentales propuestas por los financieros privados, específicamente Banamex.  Segundo,  en  la  gira  presidencial  por  Europa  en  mayo.  Televisa  dejó  ver  su  disgusto  al  retirar  toda  su  cobertura de la gira. Tercero, de acuerdo con el Banco Federal de Reservas Norteamericano, un monto  de más de 4 000 millones de dólares estaba en los bancos privados para finales de mayo (Informática  53:18).  Un  rasgo  algo  separado,  pero  relevante  en  este  panorama,  fue  el  ofrecimiento  en  febrero  de  1980, de un banquero de Chicago a la Cámara de Comercio de "ayuda militar norteamericana a México a  cambio del petróleo" (Informática 50:19).  Los  trastornos  en  el  precio  internacional  del  petróleo  a  partir  de  junio  de  1981,  parecen  haber  provocado  en  pocas  semanas  un  impacto  financiero  que  afectó  a  Alfa.  En  julio  el  consorcio  no  pudo 
    • obtener en Nueva York un préstamo de 200 millones de dólares y un mes después, Bernardo Garza Sada  declara que las versiones de despidos y quiebra en Alfa son infundadas, pero para octubre se observa ya  un  descenso  en  el  valor  de  las  acciones  del  grupo  y  una  suspensión  en  sus  planes  de  diversificación.  Finalmente, el 1 de noviembre se anuncia que Banobras otorgó un crédito a Alfa por 17 mil millones de  pesos;  al  día  siguiente  el  Partido  Social  Demócrata  (PSD)  denuncia  la  quiebra  técnica  del  consorcio  y  demanda  la  nacionalización  de  Alfa.  Garza  Sada  declara  que  no  hay  crisis  ni  quiebra,  pero  corre  la  petición  en  los  medios  bursátiles  de  congelar  las  acciones  del  Grupo.  Con  ella  se  congela  también  la  viabilidad de un proyecto empresarial como opción del desarrollo del país, al menos por un tiempo. La  desmoralización empresarial se hizo presente.  Al  igual  que  en  el  caso  de  Díaz  Serrano,  las  causas  obvias  del  rápido  y  estridente  deterioro  de  Alfa,  expansionismo, altos gastos y endeudamiento, está rodeado de incógnitas que matizaron el suceso. La  primera incógnita puede referirse a la fuerte rivalidad interna entre Alfa y Visa; la segunda a una posible  liga profunda de Visa al Partido Social Demócrata (PSD). En cualquier caso, resta mucho por esclarecer al  respecto y sobre todo por establecer la vinculación entre la quiebra de Alfa y la precipitación de la crisis  de 1982.    LA SUCESIÓN PRESIDENCIAL  Si  la  economía  estaba  agitada,  la  política  no  lo  estaba  menos.  Es  cierto  que  el  período  de  mayor  turbulencia política en el sistema mexicano es el de la transición presidencial, aunque la preocupación  por  el  sucesor  está  presente  prácticamente  en  todo  el  tiempo  del  sexenio.  La  preocupación  tradicionalmente  se  intensifica  después  del  IV  Informe  de  Gobierno  y  va  en  aumento  conforme  se  aproxima el V. Se provocan así reacomodos y presiones que afectan el comportamiento de la política.  Sin embargo, dos eventos llamaron la atención en la sucesión de López Portillo: el discurso de Roberto  Casillas,  secretario  particular  del  presidente,  pronunciado  en  agosto  de  1980  y  la  serie  de  entrevistas  concedidas por Luis Echeverría en abril de 1981 a El Universal. El efecto del discurso de Casillas fue una  entrevista televisada del presidente negándose el papel de gran elector y calificándose como fiel de la  balanza.  El  de  las  entrevistas  de  Echeverría,  fue  el  enroque  efectuado  entre  el  presidente  del  PRI  y  el  secretario de la Reforma Agraria, ocho días después de la ruptura supersónica del silencio. En estos dos  casos,  el  presidente  mostró  la  necesidad  de  reforzar  el  control  de  la  situación  política  del  país,  en  un  ambiente progresivamente inquieto.  A  diferencia  de  los  acontecimientos  anteriores  al  mes  de  junio  de  1981,  los  posteriores dificultaron  el  control sobre el proceso de la sucesión. Por una parte, el problema de precios del petróleo que arriba se  analizó y que provocó un impacto de importancia a los planes presidenciales. Por otra, la destitución de  Díaz  Serrano,  que  pareció  obedecer  no  sólo  al  desacuerdo  en  la  reducción  del  precio  por  barril  exportado.  En  tercer  término,  las  presiones  cruzadas  del  bloque  industrial  encabezado  por  Alfa  y  del  bloque  financiero,  anunciaban  la  aparición  de  acciones  empresariales  desarticuladas  y  trastornadas,  como en efecto resultaron ser los recursos del rumor, la desconfianza y la fuga de capitales. Finalmente  las  tres  entrevistas  con  el  presidente  Reagan,  todas  en  territorio  norteamericano  y  sin  mediar  reciprocidad.  Son  sugestivos,  por  último,  los  tiempos  y  movimientos  de  la  nominación  presidencial 
    • durante  la  segunda  quincena  de  septiembre.  El  día  14  Díaz  Serrano  declaró  que  estaba  dispuesto  a  volver a la política. El día 17, López Portillo acudió por tercera vez consecutiva a reunirse con Reagan,  esta vez en Grand Rapids, Michigan. Al día siguiente de su regreso, el presidente anuncia en un mitin en  Monterrey, que en pocos días el PRI dará a conocer su candidato; en el curso de la semana trasciende  que JDS se iría de embajador a la URSS y el día 25 el PRI da a conocer a su candidato, anticipándose casi  un  mes  a  la  junta  de  Cancún,  que  era  la  fecha  esperada  del  destape.  Sin  recurrir  a  explicaciones  conspiratorias,  será  importante  para  un  futuro  indagar  la  posible  relación  entre  los  elementos  aportados: Bush, Alfa, Díaz Serrano, Grand Rapids y la anticipación del destape.  Cinco semanas después de la renuncia de Díaz Serrano, el presidente ofreció una conferencia de prensa  a bordo del avión Quetzalcóatl a su regreso de Guadalajara el 10 de julio. En esa ocasión denunció que  se estaba creando un clima de desconfianza: "una carga emocional espesa, indeterminada, fundada en  rumores, en chismes. . ."; se pronunció contra la devaluación y el terrorismo informativo. Pidió "llegar a  la junta de Cancún con toda la fuerza del presidente de la República" (El Día, 1171981:2). Una semana  después, el 17 de julio, López Portillo volvió a referirse al terrorismo informativo contra el peso. Utilizó  como foro una conferencia de prensa con los corresponsales extranjeros (Unomásuno, 1871981:1).  Al parecer, las dos conferencias de prensa ayudaron a calmar relativa y temporalmente los ánimos, que  volvieron  a  caldearse  conforme  se  aproximaba  la  celebración  de  la  V  Reunión  de  la  República  el  5  de  febrero de 1982. Ese día, el presidente volvió a pedir tranquilidad, confianza, solidaridad: "Defendamos  nuestro peso, dijo, para no hacerle el juego a la parte más despreciable de la sociedad, aquellos que se  enriquecen  con  la  especulación  y  con  el  fracaso  de  otros"  (Excélsior,  621982:1).  El  efecto  resultó  contrario  a  sus  propósitos  y  el  17  de  febrero  se  anunció  el  retiro  del  Banco  de  México  del  mercado  cambiario. El peso frente al dólar cambia de 27.06 el día 17 a 47.25 el día 26 (Unomásuno, 2821982:9).  La capacidad del sector financiero de desatar un eficaz mecanismo de presión se había comprobado una  vez más, pero también puso en evidencia su incapacidad para retomar el control.  Las condiciones financieras agudizaron el debate económico. Volvieron a primera fila las proposiciones  irreconciliables  de  los  monetaristas  y  estructuralistas;  libertad  cambiaría  y  vinculación  estrecha  al  sistema  monetario  internacional  frente  al  control  de  cambios  y  autodeterminación  financiera.  En  este  marco se provocó el cambio de los titulares de la Secretaría de Hacienda y el Banco de México el 16 y 17  de marzo de 1982, respectivamente, que fue interpretado como un paso más en la transición hacia el  nuevo gobierno por la cercanía de los designados con el candidato. Hasta ahí, la corriente monetarista  parecía predominar. Al menos así se pensó cuando el director del Banco de México, publicó "un análisis  pragmático  —no  dogmático—  sobre  la  conveniencia"  del  control  de  cambios,  donde  llegó  a  la  plena  convicción de que en México no podía adoptarse.  El rumor y el desprestigio continuaban deteriorando la imagen del presidente, en un tiempo político —la  transición—  ya  de  suyo  difícil.  El  11  de  mayo  de  1982  López  Portillo  formula  una  extensa  explicación  televisada en la reunión Veinte Mujeres y un Hombre, donde argumenta que el país tiene problemas de  liquidez  financiera,  pero  niega  la  existencia  de  una  crisis  económica.  Hace  un  llamado  a  la  confianza,  pero  admite  "que  goza  de  menos  credibilidad  que  un  empleado  de  ventanilla  bancaria"  (El  Nacional,  12582:1). La salida de capitales continuaba realizándose en proporciones cada vez mayores. Durante el  mes de junio y principios de julio, la atención fue acaparada por los cierres de campaña de los partidos 
    • políticos y por los comentarios a la alta participación en las elecciones. Pero pasada la euforia electoral,  regresaron los rumores.  La severidad de la situación financiera se expresó el 1 Je agosto en los aumentos al precio de la gasolina,  pan  y  tortilla,  dado  el  monto  considerable  de  subsidio  gubernamental  que  absorbían;  nuevamente  las  dificultades  se  manifestaron  el  día  5  al  establecerse  la  doble  paridad  cambiaria.  Esta  decisión  fue  el  primer  paso  hacia  el  control  generalizado  de  cambios  decretado  el  1  de  septiembre.  Evidenció  que  el  equilibrio de las fuerzas políticas en la disputa por las opciones del país, estaba rápidamente cambiando.    LA TERCERA CRISIS: LA NACIONALIZACIÓN DE LA BANCA  El anuncio de la nacionalización de la banca y el control generalizado de cambios durante la lectura del  VI Informe de Gobierno tomó por sorpresa al país. Salvo los integrantes del gabinete ampliado que se  enteraron esa mañana en el desayuno de Los Pinos, el presidente electo informado la tarde anterior y el  reducido  grupo  de  quienes  había  trabajado  en  los  proyectos  correspondientes,  nadie  más  conocía  la  medida.  Desde  marzo  se  habían  iniciado  consideraciones  generales  sobre  dichos  aspectos  por  colaboradores  cercanos  al  presidente,  pero  no  es  sino  hasta  la  adopción  de  la  doble  paridad  el  5  de  agosto,  que  el  proceso parece entrar a un camino sin regreso. En la última semana de julio se revisan los signos vitales  de  la  economía  mexicana,  para  concluir  que  a  grandes  males,  grandes  remedios.  Se  hace  manifiesto  también  que  en  el  mágico  sistema  político  mexicano,  sólo  parecen  haber  18  semanas  cada  seis  años  para tomar las más difíciles decisiones: del 15 de julio al 30 de noviembre del último año de gobierno, 15  días después de la elección del nuevo presidente y un día antes del cambio de gobierno.  Por el tabú en que se había constituido la libertad cambiaría, verdadero himen financiero, el 5 de agosto  pareció  indicar  que  el  presidente  se  había  decidido  a  romper  definitivamente  con  el  pasado.  El  matrimonio  celebrado  entre  la  banca  privada  y  el  gobierno  en  1925  se  escindió,  para  disolverse  al  parecer  definitivamente  el  1  de  septiembre.  Los  asuntos  de  la  peculiar  pareja  se  habían  desarrollado  aceptablemente por casi 40 años. Una flexible y moderada política fiscal, a cambio de un financiamiento  interno para un pequeño déficit público, fue una fórmula feliz por muchos años.  Un  peligro  importante  que  amenazó  a  la  nacionalización  bancaria,  fue  la  desconfianza  popular  que  podría  desatarse  al  reabrirse  las  operaciones  bancarias  el  lunes  6  de  septiembre.  Ese  peligro  pareció  conjurarse con la primera reglamentación anunciada por Carlos Tello por televisión el sábado 4: dando  paridad  fija  a  50  y  70  pesos  por  dólar;  disminución  de  tasas  de  interés;  eliminación  de  cobro  por  comisiones  sobre  cuentas  de  cheques,  aumento  de  intereses  en  cuenta  de  ahorros  del  4.5  al  20%;  reducción  del  23%  en  créditos  para  vivienda  de  interés  social  para  establecerlo  al  11%,  entre  muchas  otras disposiciones.  La cronología fundamental de las disposiciones partió del 13 de septiembre en que se expiden las reglas  generales del control de cambios; el día 21 el presidente envía a la Cámara de Diputados los proyectos  de reformas a la Constitución para reservar el servicio bancario y crediticio al Estado, regir las relaciones  laborales  por  el  apartado  B  del  artículo  123  y  convertir  al  Banco  de  México  en  organismo  público 
    • descentralizado; el día 22, solicitan amparo 21 instituciones bancarias y, por último, el día 27 se anuncia  la  constitución  de  un  fideicomiso  para  la  repatriación  inmobiliaria,  al  tiempo  que  Carlos  Tello  declara  que se firmará un convenio con el FMI.  La observación principal que puede hacerse a las reacciones que produjo la nacionalización de la banca y  el control de cambios, tanto en el país como en el extranjero, es que fueron verdaderamente moderadas  frente a la agresividad y oposición que otros eventos habían recibido en la historia reciente de México,  particularmente  en  el  sexenio  de  Echeverría  (Basáñez,  1982:57).  Hubo  una  ausencia  notoria  de  la  oposición que se esperaba de una fracción de la Iglesia. Se destacó también la desarticulación del sector  empresarial y la heterogeneidad de sus reacciones. Entre los abogados se dio un debate en torno a la  constitucionalidad de las medidas, pero quedó lejos de lograr un consenso. El movimiento obrero y ios  partidos  políticos,  con  excepción  del  PAN  y  PDM,  se  pronunciaron  a  favor.  Televisa  se  contuvo  y  las  páginas editoriales se dividieron. Los financieros privados y una buena parte de los financieros públicos  estuvieron en contra.  El estado real de la opinión pública mexicana no estaba siendo reflejado en los medios, como lo señala la  encuesta  levantada  por  el  autor  en  noviembre  de  1982.'  El  apoyo  al  gobierno  era  del  71%  de  los  entrevistados,  en  un  rango  que  va  rió  del  más  bajo,  64%  de  los  empresarios,  al  más  alto,  87%  de  los  políticos, como se puede observar con mayor detalle eixel cuadro precedente al sumar regular, bien y  muy  bien.  /  Una  expresión  del  proceso  de  maduración  de  la  sociedad  civil  se  puede  observar  en  la  heterogénea influencia de los partidos políticos en el proceso de formación de opinión pública, Ljue se  hizo presente con motivo de la nacionalización. Puede notarse que mientras los simpatizantes del PAN,  PDM  y  PARM,  así  como  los  abstencionistas  y  los  sin  opinión,  registraron  el  menor  porcentaje  de  respuestas muy bien en niveles del 8 al 13%, los partidarios del PSUM y PMT, por el contrario, registran  los porcentajes más altos en niveles del 31%. Los simpatizantes del PRI, PRT y PST se mantienen entre el  21  y  26%.  En  sentido  opuesto,  las  más  altas  malas  opiniones  las  expresan  los  simpatizantes  del  PAN,  PDM, abstención, no contestó y PARM.  A pesar de la impresión, generalmente aceptada, de que los funcionarios supeditaban sus opiniones a  los linchamientos del partido oficial, en la encuesta bancaria se comprobó que en privado expresaban  inclinación  por  los  partidos  de  centroizquierda.  Existe  una  minoría  en  el  sector  público  que  puede  reclamar  un  papel  más  radical  para  el  Estado,  una  posición  más  nacionalista  y  un  énfasis  mayor  en  políticas de beneficio social para las masas. Esto podría reflejarse en apoyo a los partidos de oposición  que sostengan esas demandas, pero también podría ser signo de la capacidad latente del gobierno para  desplazarse  un  poco  más  a  la  izquierda,  con  el  propósito  de  cooptar  a  disidentes.  Por  otro  lado,  cualquier medida gubernamental de apoyo neto a la izquierda, probablemente fortalecería a la derecha  sostenida por los grupos que menos apoyan al gobierno. fi La crisis de 1982 contiene una particularidad.  No fue la 'disidencia, ni el sector privado ni las clases medias, sino precisamente el sector público el que  la hizo estallar No obstante, la nacionalización dé la banca fue un factor determinante para reconstituir  la legitimidad y el consenso del Estado entre las grandes masas de la población. Las manifestaciones que  se  sucedieron  en  septiembre  —y  que  de  hecho  inhibieron  la  reacción  empresarial—  así  parecían  comprobarlo,  sin  embargo  el  Tiempo  político  de  López  Portillo  estaba  casi  agotado  y  el  intento  de  cambiar toda la enorme estructura de las relaciones financieras en el país, pronto se dio por concluido. 
    •   LA PREOCUPACIÓN INTERNACIONAL  El  eje  central  de  la  respuesta  gubernamental  a  la  crisis  de  V  1982  fue  definido  desde  el  principio.  Se  intentaría cumplir escrupulosamente con los compromisos externos del país —específicamente cubrir el  servicio de la deuda externa en el orden de los 10 mil millones de dólares (mMd) anuales— y los efectos  internos adversos de tal decisión, serían contrarrestados con un amplio respeto a la libre manifestación  de las ideas y un fortalecimiento de la reforma política.  En estas circunstancias, México vio indispensable revalorar la importancia del contexto internacional en  la orientación de la economía y adoptar la premisa de cumplir afuera como condición para el desarrollo  domésticoEsto mediante un fuerte ajuste interno v una amplia promoción en la captación nacional de  divisas.  En  una  perspectiva  de  ahorro  en  el    uso  público  de  divisas,  reducción  de  importaciones    y  aumento de exportaciones específicamente las no petroleras vía la reconversión industrial y la liberación  comercial.  Podemos  identificar  dos  periodos  en  la  actitud  del  gobierno  mexicano  en  relación  con  el  cumplimiento de los compromisos con el exterior: (el primero que va de diciembre de 1982 febrero de  1986, en el que impera el principio de "cumplimiento a toda costa; y el segundo, que parte de febrero  de 1986 y que se caracteriza por una actitud de cumplimiento modificada. La máxima de cumplir a toda  costa, emprendida por el gobierno mexicano es explicable tanto por la composición sociopolítica de la  fracción  hegemónica  que  arribó  al  poder  en  1982,  como  por  su  visión  de  las  adversas  circunstancias  externas  e  internas  por  las  que  atravesaba  el  país.  Las  agencias  estratégicas  norteamericanas  estaban  muy  sensibles  a  la  política  exterior  mexicana  y  particularmente  a  la  postura  hacia  Centroamérica.  Constantine  Menges,  responsable  de  América  Latina  en  la  Agencia  Central  de  Inteligencia  (CÍA)  de  Estados  Unidos  al  principio  de  la  nueva  administración  mexicana  1982‐1988,  era  uno  de  los  más  preocupados; por una supuesta alianza profunda del gobierno  Mexicano con los de la Unión Soviética y  de Cuba,2 donde México apoyo  a Nicaragua y El Salvador, según Menges a cambio de  que la URSS y  Cuba mantuvieran controlada  a la izquierda mexicana. Para dar pruebas tangenciales de que México no  avanzaba  al  comunismo,  ni  que  existía  alianza  alguna,  el  nuevo  gobierno  mexicano  escogió  la  vía  del  escrupuloso,  cumplimiento  con  las  instituciones  financieras  internacionales  de  los  compromisos  derivados de la deuda externa. Sin embargo, los esfuerzos y disciplina financiera, eran irrelevantes para  las agencias de seguridad norteamericanas. De ahí las constantes campañas de prensa con pretexto del  combate al narcotráfico, inseguridad turística o corrupción de los funcionarios mexicanos.  Es interesante contrastar la opinión gubernamental dominante con la de la sociedad en torno a la deuda  externa.3  Como  se  puede  apreciar  en  las  cifras  del  cuadro  siguiente,  los  funcionarios  expresaban  la  opinión  menos  desfavorable  (7%  bien  y  77%  mal),  seguidos  por  los  campesinos  (6%  bien  y  56%  mal).  Pero  en  cualquier  caso,  el  contraste  nacional  entre  las  opiniones  a  favor  y  en  contra  (4%  vs.  78%)  demuestra un rechazo abierto de la sociedad a la deuda  En  agosto  de  1983  México  fue  calificado  por  altos  funcionarios  de  los  organismos  financieros  internacionales  como  país  con  un  programa  de  recuperación  ejemplar  que  estaba  siendo  imitado  por  otros países con dificultades financieras. Esta percepción fue ampliamente argumentada y difundida por  revistas y periódicos especializados con gran penetración internacional, quienes señalaban que ningún  país en tiempos modernos había aplicado un ajuste tan radical, rápido, decidido y exitoso como México. 
    • En junio_de_J984, el director ejecutivo del FMI giró un comunicado en el que presenta a México como  un  ejemplo  de  ajuste  para  los  países    deudores  y  de  negociación  para  los  países  acreedores,  que  fue  respaldado por el presidente de la Reserva Federal de Estados Vmdos7 (Crónica Presidencial, 1985:276.)  Hasta entonces la opinión internacional sobre México se había transformado de escéptica y adversa en  propicia y favorable en torno a la recuperación económica  nacional. Esto significaba que el nuevo grupo  gobernante  iba  logrando  recuperar  la  credibilidad  y  la  confianza  de  los  centros  financieros  internacionales. No así la de los centros de seguridad estratégica.  Ante las crecientes inquietudes de adoptar una posición conjunta de fuerza por América Latina frente a  la  comunidad  financiera  internacional,  expresadas  en  las  reuniones  de  Quito  y  Cartagena  de  1984,  la  postura  de  México  de  cumplir    a  toda  costa  seguía  firme.  Se  rechazó  la  posibilidad  de  participar  en  la  conformación  del  denominado  club  de  deudores  y  México  cuestionaba  la  viabilidad  de  todas  aquellas  iniciativas de fuerza, ruptura o confrontación ante los centros financieros internacionales.  El cumplimiento de los compromisos derivó en una serie de impactos en diversas variables económicas y  sociales.  El  déficit  público  fue  financiado  con  crédito  interno,  lo  que  implico  un  circulo  vicioso  que  lo  retroalimento, ya que una gran parte del gasto se destino  al pago de intereses de la deuda interna, al  incrementarse el financiamiento interno del déficit público, se absorbieron recursos  que de otra forma  hubieran sido dirigidos  a las actividades productivas  formándose además un apretamiento financiero,  que  entre  otras  cosas  se  caracterizo  por  una  prácticamente  nula  disponibilidad  de  financiamiento  al  sector privado.  La  caída  de  los  precios    internacionales  del  petróleo  de  1985,  el  crecimiento  de  la  inflación,  la  disminución de la producción industrial y las consecuencias de los sismos de septiembre, a pesar de las  medidas  fiscales,  cambiarías  y  comerciales  de  emergencia  instrumentadas,  no  lograron  relajar  las  crecientes  dificultades  para  cumplir  con  el  exterior.  En  estas  circunstancias  se  dio  el  discurso  presidencial  del  21  de  febrero  de  1986,  que  indicaba  un  viraje  en  la  política  de  cumplir  a  toda  costa.  Desde  mediados  de  1985  empezó  a  notarse  una  variación  en  el  discurso  gubernamental  sobre  este  tema.  Tanto  para  el  gobierno  como  para  la  sociedad,  parecía  evidente  que  la  política  de  contención  económica  iniciada  con  el  Programa  Inmediato  de  Recuperación  Económica  (PIRE)  y  reforzar  con  la  astringencia  crediticia  de  ese  año,  no  podría  continuar  vigente  por  mucho  tiempo  más,  sin  riesgo  de  causar daños a las estructuras de la planta industrial. Los acreedores externos se habían concretado a  cobrar  el  servicio  de  la  deuda  mexicana,  otorgando  concesiones  menores  a  través  de  las  reestructuraciones, pero desde 1984 ei país no había recibido crédito adicional. En esas condiciones la  descapitalización progresiva del país era una tentativa poco alentadora (Excélsior, 2221986:1).  Miguel  de  la  Madrid  se  dirigió  ese  21  de  febrero  de  1986  a  ja  comunidad  nacional  y  a  los  acreedores  externos a través de los medios masivos de comunicación,  para subrayar que su administración ya no  estaba dispuesta a seguir sacrificando los niveles de vida de las clases mayoritarias para exportar, por la  vía  del  servicio  de  la  deuda  externa,  recursos  generados  internamente,  mientras  que  los  flujos  de  financiamiento  externo seguían virtualmente cancelados y los ingresos petroleros se habían reducido a  menos  de  la  mitad.  Dos  meses  después,  al  inaugurar  el  XXI  período  de  sesiones  de  la  CEPAL,  De  la  Madrid declaró que la situación imperante ya no podía continuar: 
    • Hemos llegado al límite de poder sostener la transferencia de capitales al resto del mundo y nuestros  pueblos  nos  exigen  la  superación  de  esta  crisis  que  cada  día  es  menos  tolerante.  .  .  (Por  ello)  México  demanda  urgentemente  la  reestructuración  de  las  relaciones  económicas  mundiales  que  abarque,  conjuntamente  con  la  deuda,  los  problemas  de  finanzas  y  moneda,  flujos  comerciales  y  términos  de  intercambio, apoyo tecnológico y cooperación internacional (Excélsior, 2241986:1.)  El  subsecretario  de  Hacienda  Suárez  Dávila,  advirtió  a  finales  de  abril  que  México  podría  adoptar  posiciones unilaterales en materia de deuda externa, como sería una reducción de intereses al margen  de la aprobación de los acreedores, a fin de colocar los réditos que se pagan, solamente a dos puntos  por  encima  del  promedio  de  la  inflación  internacional.  El  entonces  secretario  de  Hacienda  y  Crédito  Público, Jesús Silva Herzog, también llegó a insinuar la posibilidad de una moratoria unilateral.  En  mayo  en  el  consejo  nacional  extraordinario  del  PRI  y  en  junio  en  Hermosillo,  Sonora,  insistió  De  la  Madrid  en  estos  planteamientos  rompiendo  la  máxima  de  cumplir.  A  mediados  de  junio  de  1985,  la  opinión  pública  nacional  recibió  con  sorpresa  la  noticia  de  la  renuncia  de  Jesús  Silva  Herzog  y  su  sustitución  por  el  basta  entonces  director  general  de  Nafinsa,  Gustavo  Petricioli.  Muchas  conjeturas  provocó  este  cambio,  algunas  ciertamente  contradictorias  entre  sí.  Para  algunos  analistas,  la  renuncia  estuvo motivada por sus radicales declaraciones de los últimos meses, que habían incluido la posibilidad  de moratoria. Para otros, la renuncia era obligada, si realmente se deseaba cambiar hacia una política  más  firme  frente  a  los  acreedores  externos.  Otros  más,  la  ubicaban  en  los  preámbulos  de  la  sucesión  presidencial (£7 Nacional, 2461986.).  La estrategia mexicana para lograr mejores condiciones de pago de la deuda externa rindió sus primeros  frutos  en  julio  de  1986.  A  pesar  de  las  condiciones  favorables  para  México  del  convenio,  los  analistas  independientes  no  dejaron  de  señalar  el  hecho  de  que  otras  importantes  demandas  del  gobierno  mexicano,  como  la  de  modificar  sustancialmente  los  términos  de  pagos,  concesiones  respecto  de  las  tasas de interés y de los plazos, no fueron aceptadas por el FMI.  Las condiciones pactadas con los centros financieros internacionales y el repunte del precio del petróleo,  que  se  inició  en  octubre  de  1986,  generaron  cierta  flexibilidad  en  el  programa  de  ajuste  interno  y  fortaleció el objetivo de diversificar nuestras exportaciones, así como de aumentar la captación nacional  de divisas.    LAS PRESIONES INTERNAS  Tres  tipos  de  presiones  internas  pueden  distinguirse  como  producto  de  la  decisión  de  responder  a  la  crisis  de  1982  con  el  Cumplimiento  escrupuloso  de  los  compromisos  financieros  internacionales  de  México: las presiones de las bases populares obreras y campesinas; las de las organizaciones y partidos  de izquierda, y las de las organizaciones y partidos de derecha.  Por lo que toca a las presiones populares, podemos decir que desde la puesta en práctica del PIRE en  diciembre  de  1982,  los  obreros  externaron  sus  inconformidades  con  la  política  económica  instrumentada  por  el  gobierno  de  Miguel  dé  la  Madrid,  centrándose  particularmente    en  la  política  salarial y e! control de precios. La creciente oposición a ¡as medidas de contención salarial, elevación de 
    • precios y tarifas públicas, reducción y  eliminación de subsidios y liberación de controles de precios de  algunos  productos  de  consumo  generalizado,  había  sido  desarrollada  por  todas  las  organizaciones  obreras del país, tanto independientes como las inscritas en el Congreso del Trabajo.  El  crecimiento  intensivo  y  extensivo  de  las  presiones  de  los  obreros  mexicanos  se  fue  manifestando  desde  finales  de  1982,  mediante  el  incremento  inusitado  de  propuestas  alternativas  a  la  política  económica,  el  número  de  emplazamientos  y  estallamientos  de  huelga,  el  cuestionamiento  del  manejo  económico  gubernamental  ante  la  opinión  pública,  las  diversas  movilizaciones  de  inconformidad,  así  como_eI crecimiento de sus demandas. De hecho, los principales funcionarios gubernamentales habían  reconocido el costo social que la crisis y la política económica estaban causando en la clase trabajadora.  Tanto la CTM, como el CT, formularon programas alterna/tivos de política económica y social y utilizaron  el  emplaza/  miento  a  huelga,  incluso  generalizado,  como  recursos  de  I  fuerza  en  la  defensa  de  sus  reivindicaciones corporativas. Sin embargo, el movimiento obrero organizado desarrolló principalmente  presiones  discursivas  de  reprobación  y  l  oposión  a  los  programas,  medidas  y  políticas  que  en  materia  ^económica  ejercía  el  sector  público.  Ha  cuestionado  también  la  fidelidad  de  los  diagnósticos  y  la  viabilidad de los pronósticos gubernamentales e incluso la capacidad de algunos funcionarios públicos.  El sindicalismo independiente, que había venido organizándose en grandes agrupaciones como la Mesa  de Concertación Sindical es el que ha impulsado el mayor número de huelgas y movilizaciones en contra  de  la  llamada  política  de  austeridad,  es  quien  más  combativamente  ha  luchado  por  el  incremento  de  salarios,  empleo  y  control  de  precios  y  el  que  mayor  oposición  ha  generado  respecto  a  los  diversos  elementos  de  la  política  económica  gubernamental,  v  í  Entre  las  principales  movilizaciones  obreras  registradas  encontramos  en  1983  las  huelgas  de  los    sindicatos    y  universitarios;  el  emplazamiento  a  huelga general de la CTM al que se sumaron algunos sindicatos independientes (mayo); el estallamiento  de la tracción de Uramex del SUTIN y el paro de 176 000 empleados de la SARH (junio); el conflicto en la  Escuela  Normal  Superior  (julio);  el  abandono  de  moderación  en  el  marco  del  pacto  de  solidaridad  del  movimiento obrero (noviembre)." En 1984 las movilizaciones de los maestros chiapanecos y oaxaqueños  (febrero);  las  manifestaciones  de  descontento  en  el  desfile  obrero  (mayo);  las  10  propuestas  del  Congreso  del  Trabajo  para  proteger  el  consumo  básico  popular  y  la  respuesta  presidencial  de  "no  aceptar  presiones"  (junio);  la  requisa  de  Teléfonos  de  México  y  el  enfrentamiento  entre  trabajadores  (septiembre).  En  1985  la  huelga  de  1  300  mineros  (febrero);  los  movimientos  tortuguistas  de  los  empleados  de  Mexicana de Aviación (julio); la huelga de la sección de la Siderúrgica de Lázaro Cárdenas en Michoacán  (agosto); las manifestaciones de descontento por los despidos masivos de empleados públicos (julio); los  conflictos  en  instituciones  educación  superior  en    el  país,  entre  ellos  el  Colmex  y  la  UAM  (agosto);  las  demandas  de  médicos  del  Hospital  General  y  del  Juárez  (octubre).  En  1986.  la  advertencia  de  los  petroleros en él saludo al presidente (enero); la manifestación de 100 000 sindicalistas independientes  (finales  de  enero);  la  huelga  de  Dina  (febrero);  las  manifestaciones  de  más  de  100  000  trabajadores  (marzo  y  julio);  las  críticas  del  CT  y  la CTM  a  la  política  económica  (julio);  las  movilizaciones  obreras  y  estudiantiles convocadas con motivo del conflicto en la UNAM por el CEU /noviembre).  El  movimiento  campesino  también  ha  protagonizado  algunas  presiones  en  el  transcurso  del  actual  sexenio.  A  diferencia  del  movimiento  obrero,  cuyas  luchas  y  movilizaciones  tienen  por  escenario  
    • habitual  los  espacios  urbanos  —y  por  tanto  reciben  una  amplia  cobertura  de  la  prensa—,  las  luchas  campesinas se libran en lugares apartados o incluso en el propio campo, por lo que de su magnitud  y  alcances se conocen  mucho menos  que en el  caso  de los obreros. No obstante,  ciertas  movilizaciones  han trascendido más o menos ampliamente a la opinión pública nacional, entre las que cabe mencionar  las siguientes:  El  conflicto  de  tierras  en  Ocoyoacan,  México  (enero  de  1983);  la  movilización  de  campesinos  chiapanecos de la CÍOAC (octubre de 1983); marchas de campesinos del valle de Toluca y del norte del  estado  de  México  a  la  ciudad  de  México  (febrero  de  1984);  la  caravana  de  solidaridad  nacional  campesina,  con  destino  final  también  en  la  ciudad  de  México  (marzo  de  1984);  la  movilización  de  la  Coordinadora  Nacional  Plan  de  Ayala  (CNPA)  (marzo  de  1984);  el  violento  enfrentamiento  entre  miembros de la CNC y la CIOAC en el municipio de Venustiano Carranza, Chiapas (octubre de 1984); el  desalojo  campesino  de  Tequixquiac,  estado  de  México  (abril  de  1984);  la  reunión  de  contingentes  de  diversas organizaciones campesinas independientes en la ciudad de México (abril de 1984); el conflicto  entre el sindicato de Ruta 100 y campesinos por la posesión de un predio en Acolman, estado de México  (febrero  de  1985);  los  nuevos  enfrentamientos  armados  entre  campesinos  de  la  CNC  y  de  la  CIOAC  (agosto de 1986); la unión del movimiento campesino independiente de la CNPA al movimiento urbano  popular independiente, agrupado en la Conasupo, para realizar una marcha conjunta hacia el Zócalo del  D.F., en ocasión del aniversario del natalicio de Emiliano Zapata. /Las causas de las principales demandas  y  presiones  de  los  campesinos  son  las  alzas  en  los  bienes  de  consumo  básico  y  j  /  el  transporte,  los  precios  de  garantía,  los  apoyos,  estímulos  r  y  subsidios  a  la  producción  agrícola,  la  ineficiencia  y  corrupción de los funcionarios agrarios, los rezagos de los expedientes agrarios, la dotación, tenencia y  restitución de tierras, la sindicalización de jornaleros y la represión en el >^campo.  Por  lo  que    hace  a  las  presiones  de  la  izquierda  cabe  destacar  que  el  presidente  Miguel  de  la  Madrid  continuó la línea de apertura y tolerancia impulsada por sus dos predecesores inmediatos. Nuevamente,  la  legalización  de  las  organizaciones  de  izquierda  e  incluso  la  canalización  de  fondos  oficiales  a  los  partidos registrados, fueron un contrapeso político tanto al malestar generado en la población por las  drásticas medidas de austeridad adoptadas para combatir la crisis, como también, en otro sentido, para  contrarrestar el avance de las corrientes de la derecha.  En el terreno de la economía, los partidos de izquierda sostenían una crítica permanente a la política de  ajuste contenida en el PIRE, aduciendo que en la práctica, semejante política no ha hecho sino depositar  en las clases trabajadoras todo el peso de la crisis y que ha contribuido a empeorar tanto la situación del  empleo  como  la  distribución  del  ingreso,  al  favorecer  exclusivamente  a  los  grandes  monopolios  y  ¿oligopolios.  Los  partidos de izquierda han levantado, entre otras, las   siguientes demandas al régimen de Miguel de  la  Madrid:  impulsar  una  profunda  reforma  fiscal  que  grave  a  las  utilidades  del  capital;  derogación  del  impuesto al  valor agregado; eliminar los subsidios a las empresas privadas; establecer severos controles  a la inversión extranjera; romper con el FMI y declarar la moratoria; establecer el control generalizado  de  cambios;  nacionalizar  las  industrias  alimentaria,  químico  Farmacéutica  y  el  comerció  exterior;  incrementar  las  participaciones  destinadas  a  educación.  Salud,  vivienda  y  demás    renglones  del  gasto  social; 
    • Reformar la estructura institucional y jurídica del gobierno, democratizar el Distrito Federal, a través de  la  elección  popular  del  gobierno  capitalino;  el  saneamiento  del  poder  judicial  y  la  elección  de  los  ministros  y  jueces  que  constituyen  tal  poder;  la  desaparición  del  presidencialismo;  la  creación  de  un  organismo  calificador  de  los  resultados  electorales  que  mantenga  absoluta  independencia  del  poder  ejecutivo;  la  liberación  de  los  presos  políticos  y  la  presentación  de  los  desaparecidos  por  motivos  también  políticos;  respeto  estricto  a  la  democracia  sindical;  el  alto  a  la  política  de  despidos;  la  derogación  de  la  requisa  y  la  facultad  de  declarar  inexistentes  las  huelgas;  la  escala  móvil  de  salarios;  diversas reformas a la Ley Federal del  Trabajo para favorecer a los sindicatos; el salario remunerador y  la semana laboral de 40 horas con pago de 56; ¡a derogación del amparo agrario; la sindicalización  de  los  jornaleros  y  peones  agrícolas;  la  reducción  de  los  Límites  de  la  pequeña  propiedad  agrícola  y  ganadera y la constitución d é ejidos colectivos;  fijación de precios de garantía remuneradores para el  trabajo  de  los  campesinos;  la  canalización  de  créditos  a  ejidatarios,  comuneros  y  campesinos  organizados; una ley inquilinaria; la reducción de las rentas y su congelación definitiva; la realización de  una reforma urbana radical; el otorgamiento de vivienda digna para los trabajadores; la preservación del  medio ambiente y la protección a la ecología.  El  apoyo  de  sus  demandas  los  partidos  políticos  y  organizaciones  de  izquierda  promueven  con  cierta  frecuencia  plantones  frente  a  las  sedes  de  las  autoridades  competentes,  manifestaciones,  mítines,  bloqueos de carreteras y otras formas de movilización popular. En Tas manifestaciones que la izquierda  organiza  periódicamente,  los  partidarios  de  esta  tendencia  suelen  marchar  al  lado  de  sindicatos  independientes, colonos, grupos de estudiantes y a veces también de campesinos.  Los  momentos  de  mayor  presión  de  la  izquierda  son  las  campañas  electorales,  especialmente  municipales.  Destacan  la  de  agosto  de  1983  en  Oaxaca,  cuando  el  PRI  recuperó  el  ayuntamiento  de  Juchitán y la  COCEI instaló un ayuntamiento paralelo que fue finalmente desalojado del recinto oficial  por  la  fuerza  pública.  Tres  años  después,  en  agosto  de  1986,  el  PRI  proclamó  su  triunfo  en  Juchitán  y  nuevamente  la  COCEI  denunció  maniobras  fraudulentas  y  otra  vez  demandó  la  anulación  de  los  comicios.  Después  de  las  elecciones  locales  de  Chihuahua  y  Oaxaca,  celebradas  en  julio  y  agosto  de  1986,  respectivamente, la izquierda dio un nuevo giro en su política de alianzas, al anunciar la integración de  un foro por el sufragio efectivo con los partidos y organizaciones de derecha para defender el respeto al  voto y recorrer el país para denunciar los presuntos fraudes electorales cometidos en ambas entidades.  Los partidos de izquierda próximos al PRI —PPS y PST— impugnaron la decisión del PSUM, PMT y PRT  para  luchar  al  lado  del  PAN  y  el  PDM  en  defensa  del  voto.  Además,  los  partidos  de  izquierda  llevaron  adelante  nuevos  intentos  de  fusión  o  por  lo  menos  de  alianza  electoral.  La  política  de  fusiones  y  de  alianzas entre la izquierda parecía tender a superar su dispersión, que tan adversa había resultado para  las organizaciones individuales en el terreno electoral.  Las relaciones entre el gobierno de Miguel de la Madrid y los intelectuales disidentes en general fueron  estables. No obstante, atravesaron por dos momentos difíciles: el suscitado a raíz de la tipificación en el  código  civil  del  delito  de  daño  moral,  en  diciembre  de  1982  y  el  provocado  por  el  asesinato  del  periodista, Manuel Buendía. Otro motivo de preocupación en el gremio periodístico fue la protesta por 
    • la  inclusión  en  la  ley  de  responsabilidades  de  los  servidores  públicos  del  delito  de  deslealtad,  en  que  podría incurrir un funcionario que circulara información puesta bajo su custodia.  Por  su  lado,  la  comunidad  intelectual  ha  mostrado  un  mayor  grado  de  interés  y  disposición  a  involucrarse  en  la  discusión  de  los  temas  políticos  y  de  los  resultados  electorales  de  los  últimos  años.  Luego  de  las  elecciones  de  1986  en  Chihuahua  y  Oaxaca,  ante  las  reiteradas  denuncias  del  Partido  Acción  Nacional  —apoyadas  por  los  partidos  de  izquierda—  en  el  sentido  de  que  hubo  un  fraude  mayúsculo  para  favorecer  al  PRI,  un  grupo  de  20  connotados  intelectuales  demandaron  públicamente  en las dos ocasiones la anulación de esas elec dones (La Jomada, 247 y 3081986:5 y 4.)  Por lo que hace a ias presiones de las organizaciones y partidos de derecha, debe observarse que a partir  de 1982 se ha centrado fundamentalmente en sistemáticas presiones y cuestionamientos a la dirección  y capacidad política‐económica del gobierno para manejar la crisis; a la representatividad del liderazgo  político nacional; a las formas y procedimientos de la democracia en el sistema político mexicano; y a la  seguridad, paz y libertad que existen en México.  En esta perspectiva, los grupos conservadores mexicanos se homogenizan, articulan y funden dinámica y  orgánicamente  entre  sí  y  establecen  alianzas  tácitas  con  algunos  grupos  norteamericanos,  con  asociaciones  y  agrupaciones  del  sector  privado  y  con  algunas  universidades  y  medios  masivos  de  comunicación. En un marco de desobediencia civil, la derecha ha intensificado su campaña de presión  utilizando  como  móviles  de  convocatoria  la  crisis,  la  corrupción,  el  fraude  y  el  autoritarismo  gubernamentales. También ha sido notable el incremento de la actividad política y partidista de la Iglesia  que participa abierta o veladamente en favor de la derecha en el norte del país y de la izquierda en el  sur y en oposición discreta al sector público.  Desde  1982  han  venido  aumentando  las  impugnaciones  e  inconformidades  alrededor  de  los  procesos  electorales. Las más frecuentes críticas son emitidas por los partidos opositores al PRi y prácticamente  todas radican en acusaciones de alguna modalidad de fraudes en el proceso electoral.  Las impugnaciones cada vez en mayor medida están siendo acompañadas de movilizaciones políticas, en  forma de plantones y manifestaciones frente a edificios públicos, amenazas de desobediencia cívica — particularmente en el pago de impuestos— huelgas de hambre, ocupaciones de palacios municipales y  estatales, así como de carreteras, puentes y avenidas importantes. A su vez, estas movilizaciones, son  eventualmente  el  antecedente  de  violentos  enfrentamientos  entre  partidarios  en  conflicto,  o  entre  éstos  y  las  fuerzas  públicas.  Así  lo  ilustran  algunos  enfrentamientos  municipales  en  los  estados  de  Oaxaca  (agosto  de  1983),  Sinaloa  (septiembre  de  1984),  Chiapas  (febrero  de  1985),  San  Luis  Potosí  (enero de 1986), Puebla (abril de 1986), Chihuahua (julio de 1986) y Durango (agosto de 1986).  El  avance  electoral  que  en  1983  obtuvo  el  PAN,  que  llegó  a  sumar  31  municipios  —entre  los  que  destacaban  algunas  capitales  importantes  como  Chihuahua,  Durango,  Hermosi11o  y  San  Luis  Potosí—  demuestra  que  la  ofensiva  derechista  centró  su  atención  y  recursos  en  plazas  grandes  e  importantes,  principalmente del norte del país, donde encuentra mayor apoyo de' grupos empresariales y la Iglesia.  De hecho, la estrategia del PAN parecía radicar en postular como candidatos a empresarios destacados  regionalmente y que de alguna manera son disidentes del gobierno, los ejemplos más claros de esto lo  encontramos en Puebla, Sonora y Baja California. 
    • Las  elecciones  de  diputados  federales  de  julio  de  1985,  en  su  carácter  de  intermedias  en  el  horizonte  sexenal, causaron particular inquietud y reflexión política, ya que se convertían en la prueba de fuerza  del PAN, la izquierda y el PRI, así como en indicadores de la estabilidad del sistema político nacional. Los  más copiosos análisis se referían al ascenso electoral del PAN, la militancia y apoyo de los empresarios  derechistas  a  este  partido,  la  participación  de  la  Iglesia  en  política,  las  intervenciones  de  fuerzas  norteamericanas en favor del PAN, el descenso del PRI y la des‐unificación de la izquierda.  Él proceso de politización empresarial y su incursión en los partidos políticos era vista por algunos como  una  decisión  con  vistas  a  obtener  reconocimiento  como  actor  político,  con  una  presencia  pública  legítima  y  organizada,  así  como  posiciones  específicamente  políticas  que  contribuían  a  garantizar  tos  mecanismos de consulta existentes, a ampliar los canales de participación empresarial en las máxi^ mas  decisiones  y,  en  general,  a  asegurar  el  ingreso  a  nuevos  espacios  político‐ideológicos  que  sirvieran  de  base a la promoción de su hegemonía.  Aun cuando los conservadores mexicanos carecen de un proyecto nacional propio y articulado (Basáñez,  1981:109), tienen, sin embargo, un punto de vista privado sobre el funcionamiento de la sociedad, con  el que defienden abiertamente la libre empresa, actuando así también en defensa de los intereses del  capital.  El  objetivo,  por  ende,  es  tomar  la  dirección  del  proyecto  económico  nacional,  utilizando  entre  otros medios la retracción de la inversión y la fuga de capitales, así como el desprestigio de la capacidad  de dirección del Estado.  Algunos  planteamientos  de  la  derecha  son:  promover  el  incremento  y  ampliación  del  capital  nacional,  como alternativa real para superar la crisis y garantizar la supervivencia de la unidad nacional; eliminar  las  barreras  al  libre  flujo  del  comercio  y  el  capital;  liberalizar  o  privatizar  las  empresas  públicas;  condicionar y delimitar la intervención económica productiva del sector público; excluir y desorganizar  políticamente  a  la  izquierda;  articular  y  contener  las  demandas  de  reivindicación  social  de  los  trabajadores.  Algunos ex banqueros privados habían planteado que el Estado mexicano era incapaz de salir adelante  en el logro del desarrollo nacional. Ante esto, sus ideólogos proponían la diseminación de una ideología  neoliberal para hacer la transformación gradual del sistema político mexicano en un sistema bipartidista  entre PRI y PAN que evitara al aparato estatal funcionar de manera monolítica. En consecuencia! no era  casual la réplica que desarrollaba el sector privado, ya que estaba sustentada en las causas, condiciones  y  efectos  de  las  crisis  de  los  últimos  casi  20  años  y  estructuralmente  respondía  a  la  participación  del  sector  público  en  ciertas  áreas  económico  productivas,  de  servicios  y  asistenciales  en  una  economía  mixta que condicionaba su enriquecimiento            
    • EL PULSO DE LOS SEXENIOS  ‐ MIGUEL BAZAÑEZ  20 AÑOS DE CRISIS DEN MEXICO    4. LA CRISIS DE 1987  La crisis de 1987 —el desplome de la Bolsa Mexicana de Valores a partir del 5 de octubre— es tal vez la  que con mayor claridad ilustra, por una parte, la estrecha vinculación que existe entre la economía y la  política  y,  por  la  otra,  el  papel  fundamental  que  juega  la  percepción,  la  subjetividad,  la  toma  de  conciencia,  en  la  presentación  y  ocurrencia  de  las  crisis  y,  por  lo  tanto,  en  la  transformación  de  la  realidad.  Pero  adicionalmente  y  a  diferencia  de  las  tres  crisis  anteriores,  la  de  1987  deja  ver  que  la  influencia de las percepciones no es ya sólo la de los pocos actores de la dirigencia nacional, sino la que  se dio en círculos más amplios, al menos de los 375 000 jugadores de la Bolsa Mexicana de Valores. Es  decir,  parecería  que  se  presencia  el  estreno  en  el  escenario  político  mexicano  de  un  viejo  y  en  otros  países muy conocido actor: el fenómeno de formación de opinión pública.  En  octubre  de  1987  no  hubo  modificaciones  reales  en  la  economía  o  en  la  sociedad,  a  diferencia  de  febrero o de septiembre de 1986 en donde, por la caída del precio internacional del petróleo o por los  sismos  de  la  ciudad  de  México,  sí  hubo  bases  materiales  de  deterioro  que  hubieran  justificado  la  propuesta  de  existencia  de  una  crisis  severa.  Sin  embargo,  ni  el  desplome  petrolero  ni  los  sismos  se  conceptuaron  como  crisis  porque  en  ningún  momento  fueron  percibidos  como  tales,  sino  más  bien  como  situaciones  anormales  y  de  emergencia  que  movilizaron  amplios  mecanismos  sociales  para  enfrentarlas.  El auge bursátil que se inició en 1983 tuvo un sentido inverso al comportamiento real de la economía, es  decir,  el  índice  de  la  Bolsa  crecía  mientras  la  producción  se  hundía.  La  política  gubernamental  daba  claras señales de aliento al capital y de sujeción y control de los obreros, conformando una percepción  positiva del futuro en los empresarios e inversionistas, motivándolos a arriesgar capital, no en industrias  pero sí en acciones. El auge de la Bolsa se detuvo y revirtió sin más base real que la culminación de un  proceso  sucesorio  presidencial,  salpicado  si  acaso  de  algunas  novedades  importantes,  pero  que  al  multiplicar las señales del desplome se convirtió en un fenómeno de opinión pública y adquirió la fuerza  y  capacidad  de  arrastrar, entonces  sí, variables  reales  e  importantes  de  la  economía:  precio  del  dólar,  tasa  de  interés,  demandas  salariales,  precios  y  tarifas  del  sector  público,  entre  otras,  generando  esta  cuarta crisis.  Así, euforia bursátil y sucesión presidencial son los dos ejes centrales para entender la formación de esta  cuarta  crisis.  Las  reacciones  inmediatas  como  el  pacto  de  solidaridad  económica,  deben  explorarse  provisionalmente para completar el análisis, a reserva de un par de años más adelante y una vez que se  terminen de conformar las pautas de respuestas relevantes, se pueda revisar y profundizar el análisis.  Mientras tanto y para ayudar a clarificar algunos de los rasgos de esta crisis, es importante realizar un  repaso del contexto económico donde se dio el desplome.   
    •   LA EUFORIA BURSÁTIL  La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) inició un ascenso permanente desde 1983, que no se detuvo hasta  el desplome de octubre de 1987. La evolución de su índice general nos da una idea de este avance: en  1982  terminó  en  676  puntos,  con  un  retroceso  de  271  puntos  frente  al  último  día  de  1981.  Como  se  recuerda,  la  Bolsa  había  sufrido  una  abrupta  caída  en  junio  de  1979,  de  la  que  no  había  conseguido  recuperarse a pesar del auge petrolero que determinó la bonanza económica de los dos años siguientes.  Al finalizar 1983 y a pesar de que la economía sufrió en aquel año una drástica contracción al caer el PIB  5.3 puntos, el índice de la BMV se había multiplicado por cuatro, al crecer a 2 451 puntos. En 1984 el  avance  prosiguió,  y  al  finalizar  ese  año  el  índice  alcanzaba  ya  4  038  puntos.  En  1985  saltó  a  11  197  puntos  (177%  de  crecimiento)  y  en  1986  se  disparó  a  47  101  puntos  (320%  de  incremento).  Como  se  observa, había una total falta de correspondencia entre la evolución del sector bursátil y la economía en  general. El crecimiento más notable se registró en los dos años más difíciles para el sector real (1983 y  1986)  y  fue  menor  —aunque  también  importante—  en  los  años  en  que  la  producción  registró  incrementos: 1984 y 1985.  Con  todo,  el  crecimiento  de  1986  quedó  totalmente  opacado  por  lo  que  ocurrió  en  1987,  particularmente en el tercer trimestre de ese año. En el primer semestre de 1987 el índice creció 114  586 puntos. Entre 1983 y junio de 1987 el precio total de las acciones en circulación aumentó 9 541 por  ciento, al pasar de 436 mil millones a 42 billones 26 mil 600 millones de pesos, prácticamente sin que  variara el número de acciones. De 161 668 puntos que el índice había alcanzado al 30 de junio de 1987,  en los tres meses siguientes la cifra creció a 343 544 un aumento de 181 876 puntos, mayor al que la  Bolsa había acumulado en sus 93 años de existencia (Zúñiga, 1988).  En forma paralela al índice de precios creció el número de inversionistas en la BMV; éste pasó de 84 476  en  1983  a  186  023  en  1986  y  a  373  822  en  agosto  de  1987,  para  repartirse  entre  sí  prácticamente  el  mismo número de acciones. Asimismo, las casas de bolsa erigieron sucursales en las mayores ciudades  de provincia cubriendo todas las plazas importantes de Ciudad Juárez a Mérida. Al finalizar septiembre,  la  BMV  se  hallaba  en  el  cénit  de  su  vigor  y  prestigio  y  su  meteórico  crecimiento  provocaba  que  se  le  viera  con  más  entusiasmo  y  optimismo  que  a  los  enormes,  burocráticos  y  poco  rentables  (para  los  inversionistas) bancos nacionalizados. ¿Cómo pudo crecer la RMV tanto en tan poco tiempo? Entre las  razones que explican este auge hay que incluir, en lugar preponderante, al apoyo gubernamental. ^>—  El gobierno intentó recuperar la confianza empresarial perdida con la nacionalización bancaria desde el  mismo  día  de  la  toma  de  posesión  de  Miguel  de  la  Madrid  anunciando  la  reprivatización  del  34%  del  capital  de  los  bancos  nacionalizados  tres  meses  antes.  Meses  después,  se  completó  y  comenzó  a  ejecutar  un  generoso  plan  de  indemnizaciones  para  los  ex  banqueros  expropiados,  decisión  a  la  que  siguió otra quizá más importante: la reprivatización de las empresas propiedad de los bancos, otorgando  preferencias  a los ex  banqueros para  adquirirlas.  Entre  tales empresas figuraban la  casas de bolsa, las  compañías  de  seguros  y  el  resto  de  los  denominados  intermediarios  financieros  no  bancarios.  Sin  embargo, todo esto aún no era suficiente. La fracción financiera de la dirigencia empresarial había sido  despojada de sus medios de acumulación, los bancos. Aun cuando les habían sido devueltas las casas de  bolsa,  éstas  eran  raquíticas  instituciones  incapaces  de  servir  siquiera  como  sucedáneos  a  los  bancos 
    • nacionalizados.  Era  imprescindible  alentar  un  proceso  de  acelerado  crecimiento  que  convirtiera  a  las  pequeñas y casi insignificantes casas de bolsa en poderosos instrumentos de acumulación de capital.  El mecanismo más efectivo que el gobierno federal adoptó para impulsar el crecimiento de las casas de  bolsa fue la colocación a través de ellas de volúmenes crecientes de valores gubernamentales. El Banco  de  México  —institución  clave  en  todo  el  proceso  de  recuperación  de  la  confianza  pérdida  propició  la  triangulación  del  endeudamiento  interno  del  gobierno  federal,  en  favor  de  los  intermediarios  no  bancarios al limitar el acceso gubernamental al que en el pasado fue la tradicional fuente de recursos  internos: el encaje legal. De manera un tanto contradictoria, si se considera que las tasas del encaje legal  son  más  reducidas  que  las  que  se  pagan  en  el  mercado  de  capitales,  el  Banco  de  México  alentó  la  emisión  de  certificados  de  la  Tesorería  y  otros  valores  gubernamentales  de  renta  fija  (pagares,  petrobonos,  etc.)  que  serían  colocados  precisamente  a  través  de  las  casas  de  Bolsa.  Con  este  cambio  fundamental de por medio, empezaron a fluir hacia el mercado de valores volúmenes cada vez mayores  de capitales y también de inversionistas. Empezó así a hablarse de la existencia de una banca paralela.  El  Estado  reforzó  esta  estrategia  de  consolidar  a  los  intermediarios  financieros  no  bancarios  al  promulgar una nueva legislación bancada que, entre otras cosas, prohibía a los bancos poseer casas de  bolsa,  dejando  el  manejo  del  mercado  bursátil  en  manos  exclusivamente  privadas  y  al  limitar  a  un  monto anual prefijado el máximo de financiamiento que el Banco de México podía conceder al gobierno  federal. De esta manera quedaba institucionalizada la intermediación privada del financiamiento interno  del  sector  público,  A  ios  bancos  se  les  prohibió  incluso  el  derecho  de  manejar  por  sí  mismos  la  intermediación de sus sociedades de inversión de renta fija. Al piso de remates de la Bolsa Mexicana de  Valores sólo tendrían acceso las casas de bolsa, cuyos agentes serían los únicos habilitados para comprar  o vender acciones y valores bursátiles.  Al mismo tiempo, la política crediticia dictada por el Banco Central contribuyó a alentar el auge bursátil.  Desde julio de 1985 fue decretado un congelamiento virtualmente total del crédito bancario, que en la  práctica canceló temporalmente la tradicional función de intermediarios entre el ahorro y la inversión  de  los  bancos.  Las  empresas  empezaron  a  ver  al  mercado  bursátil  como  una  alternativa  para  obtener  financiamiento, lo que reforzó el papel de los intermediarios financieros no bancarios. Pero sobre todo,  los  bancos  fueron  sujetos  a  una  política  de  tasas  de  interés  que  objetivamente  favorecía  al  sector  bursátil,  toda  vez  que  las  tasas  bancarias  se  mantenían  considerablemente  por  debajo  de  los  rendimientos  de  los  certificados  de  la  Tesorería,  negociados  en  las  casas  de  bolsa.  De  este  modo,  la  captación  bancaria,  que  había  mostrado  un  moderado  repunte  en  1984  y  parte  de  1985,  comenzó  a  decrecer al final de ese segundo año y se mantuvo desde entonces a la baja.  El  auge  del  mercado  accionario  tuvo  como  punto  de  partida  y  base  de  sostenimiento  al  mercado  de  renta  fija,  particularmente  el  de  los  certificados  de  la  tesorería,  CETES.  Los  atractivos  rendimientos  de  estos  instrumentos,  aunados  a  una  política  cambiaría  que  ofrecía  una  evolución  estable  del  deslizamiento  del  peso  frente  al  dólar,  alentó  el  retorno  de  una  parte  considerable  de  los  capitales  fugados que se volcaron en masa al floreciente mercado bursátil donde provocaron el boom de 1986 y  1987.  El  mercado  de  renta  fija  fue  incapaz  de  absorberlos  y  un  hábil  manejo  de  las  sociedades  de  inversión (cuyas carteras normalmente incluyen una fracción de valores de renta fija con otra de renta 
    • variable) propició el repunte de las acciones de las empresas cotizadas en la Bolsa. Empezó así el disparo  del mercado accionario que no concluiría hasta el mes de octubre de 1987.  Fue  indudable  que  incluso  las  acciones  de  empresas  con  evidentes  problemas  de  producción  y  ventas   por ejemplo, el grupo Pliana en 1986— subieran como si se tratara de valores de corporaciones en pleno  auge. Entre el valor real de las acciones y su valor en Bolsa se abrió una brecha que fue ensanchándose  más  y  más  merced  a  la  afluencia  de  nuevos  contingentes  de  inversionistas  que  llegaban  a  la  Bolsa  a  comprar prácticamente lo que fuera.  Entre los puntales del auge bursátil debe contarse la intensa campaña de publicidad que se encargó de  convencer,  mediante  la  amplia  difusión  de  los  montos  de  las  utilidades,  a  un  flujo  creciente  de  inversionistas.  A  los  medios  formales  de  publicación  se  sumó  el  entusiasmo  de  los  columnistas  financieros de diversos periódicos, que con contadas excepciones alentaban a los lectores a correr hacia  la Bolsa. La razón principal del crecimiento bursátil —la especulación con los precios de las acciones—  era cuidadosamente velada y explicada en términos de las favorables perspectivas de la economía del  país, o bien de la confianza de los inversionistas en la política económica del régimen. Se puede aceptar  que la confianza era en efecto un factor esencial para explicar el auge bursátil, pero no la confianza en  general  como  se  puede  apreciar  en  la  gráfica  siguiente,1  ni  siquiera  la  de  los  inversionistas  que  se  dirigían  al  mercado  bursátil.  Se  trataba  de  la  confianza  de  la  fracción  financiera  de  la  dirigencia  empresarial,  pacientemente  reconstruida  por  el  Estado  después  de  que  volara  en  pedazos  el  1  de  septiembre de 1982.  El  gobierno  propició  el  auge  bursátil,  como  hemos  visto,  y  no  sólo  eso  sino  que  mantuvo  una  desregulación casi completa del mercado, a pesar del notorio crecimiento del mismo como receptor y  administrador del ahorro de muchos mexicanos. Tal desregulación, como se probó después, propició la  ejecución de  la gigantesca maniobra especulativa que precipitó el desplome de octubre y,  también, la  comisión    de  abusos  y  actos  fraudulentos  en  algunas  casas  de  bolsa  contra  los  inversionistas.  Sin  embargo,  todo  ello  se  subordinaba  al  objetivo  de  recomponer  en  los  hechos  la  alianza  en  la  cúspide,  imprescindible para mantener la hegemonía tradicional del Estado mexicano.  1  Para  la  encuesta  de  1983,  véase  nota  3  del  capítulo  3.  La  de  julio  de  1987  es  de  9  032  entrevistas  anónimas  realizada en 70 localidades del país en las 32 entidades federativas conforme a los datos del censo de la población  mayor de 18 años, seleccionados por el método de cuotas, de conformidad con los datos disponibles y proyecciones  del último censo de población.  El desplome bursátil mismo y su secuela inmediata de dolarización, fuga de capitales y devaluación, no  deben  contemplarse  como  la  pérdida  de  la  confianza  recuperada,  sino  más  bien  como  el  costo  de  tal  recuperación.  La  toma  de  utilidades  que  desencadenó  la  caída,  habría  consolidado  en  definitiva  al  capital financiero privado y habría subrayado, a la vez, un punto sin retorno en el camino de restituirle  su viejo poder de decisión sobre los circuitos financieros en México. Cinco años después, el país contaba  nuevamente con una sólida e influyente fracción financiera de la clase dominante, reconciliada por fin  con el gobierno mexicano.     
    • LA SUCESIÓN PRESIDENCIAL  Los gobiernos municipales en las capitales estatales ganados por el PAN después de 1982, las elecciones  federales para diputados en 1985 que atrajeron la atención académica2 y sobre todo las elecciones de  1986 en Chihuahua, abrieron un debate sobre las perspectivas de democratización del sistema político  mexicano  que  se  extendió  a  todo  di  período  previo  a  la  nominación  del  candidato  de!  PRI  a  la.  Presidencia  de  la  República.  Ciertas  voces  de  prominentes  priistas  se  alzaron  para  pedir  la  democratización interna, como la del ex presidente del PRI, Porfirio Muñoz Ledo, la del ex gobernador  de  Michoacán,  Cuauhtemoc  Cárdenas,  hijo  de  Lázaro  Cárdenas,  la  del  ex  secretario  general  del  PRI  también y entonces embajador en España, Rodolfo González Guevara. Desde agosto de 1986 se anunció  la  formación  de  una  corriente  democratizadora  que  demandaba  cambios  de  fondo  tanto  en  la  estructura  y  procedimientos  internos  como  una  reorientación  global  de  la  política  gubernamental  en  favor de los intereses populares. Sin embargo, la corriente democratizadora no era la única demandante  de  cambios  profundos  en  el  interior  del  sistema  político.  Diversos  observadores  e  intelectuales  en  algunas revistas y periódicos como Vuelta, Nexos y La Jornada especulaban sobre la conveniencia de que  se  ampliara  un  tanto  el  círculo  donde  se  decidía  el  nombre  de  quien  ocuparía  la  candidatura  priista,  círculo que se presumía sólo incluía entonces al presidente de la República.  Al mismo tiempo, se daba por un hecho que la sucesión, —incluido el proceso electoral— sería diferente  de lo que fue en las anteriores cinco o seis ocasiones, dado el peso determinante que en el mundo de las  relaciones  políticas  ejercía  la  crisis  económica.  No  se  descartaba  la  posibilidad  de  algún  género  de  apertura del sistema para responder al malestar generado por la crisis. Además, la disidencia interna del  PRI  no  dejaba  de  denunciar  los  vicios  y  lastres  que  impedían  una  participación  real  de  las  bases  en  el  proceso de toma de decisiones.  En este contexto tuvieron lugar en septiembre de 1986, las comparecencias ante el Congreso de tres de  los aspirantes que  con  mayor insistencia eran  citados por la prensa nacional: Manuel Bartlett, Alfredo  del Mazo y Carlos Salinas. Un mes después el presidente del PRI en el Distrito Federal, Salazar Toledano  dijo  que  los  precandidatos  eran  cuatro:  los  tres  anteriores  y  Miguel  González  Ayelar,  secretario  de  Educación. El pronunciamiento hecho ante un grupo de mujeres periodistas, tuvo un marcado impacto  en la opinión pública. De hecho rememoraba la lista revelada en 1974 por Rovirosa Wade, secretario de  Recursos Hidráulicos de Echeverría.  2 Veinte investigadores participaron en la elaboración de Las elecciones en México coordinados por González Casanova ese año,  con uso abundante de material histórico y datos empíricos. En otra vertiente, cf. el pronóstico electoral realizado por Basáñez en  Nexos 91, julio de 1985.    En los meses siguientes y por conducto de la dirección nacional del PRI, otros nombres fueron agregados  a la lista de Salazar Toledano: los de Sergio García Ramírez, procurador general de la República, y Ramón  Aguirre, jefe del Departamento del Distrito Federal. Esta media docena de aspirantes llenó por entonces  los  comentarios  de  todos  los  periódicos.  Se  sabía  que  uno  de  ellos  sería  el  próximo  presidente  de  México, aunque nunca dejó de especularse con la posibilidad de un caballo negro, como denominan los  periodistas políticos la posibilidad de un candidato distinto de los seis aspirantes y que podría ser incluso  un miembro ajeno al gabinete. Destacó como tal el ex secretario de Hacienda, Jesús Silva Herzog. 
    • El sistema político fue receptivo a las demandas de cambios en el proceso de sucesión presidencial. A  finales  de  junio  convocó  a  los  seis  distinguidos  priistas  que  con  mayor  insistencia  eran  mencionados  como  probables  candidatos,  a  comparecer  ante  la  dirección  de  su  partido  para  exponer,  en  actos  televisados, su visión sobre los grandes problemas nacionales. Las comparecencias tuvieron lugar en el  mes  de  julio  y  sentaron  un  precedente.  Por  primera  vez,  en  la  etapa  poscardenista,  los  aspirantes  se  atrevían a reconocer su condición de tales ante la opinión pública sin que para ello tuvieran que incurrir  en indisciplinas; al contrario, su propio partido los invitaba a manifestarse como tales. Esto provocó una  sobrestimulación  de  la  opinión  pública,  sobre  todo  de  la  clase  media,  que  se  empezó  a  reflejar  en  abundantes encuestas de opinión.3  La comparecencia de los seis aspirantes provocó comentarios de todo tipo en la prensa nacional, que a  pesar  de  su  diversidad  pueden  clasificarse  en  tres  grupos:  las  consabidas  apologías,  que  intentaban  presentarlas como pruebas irrefutables de la prevalencia de los procedimientos democráticos en el PRI;  los comentarios negativos, que presentaban a las comparecencias como una maniobra legitimadora sin  contenido real y las posiciones intermedias, que aunque  anotaban que no se trataba de un indicador de  democratización  efectiva,  aceptaban  las  comparecencias  como  un  indicio  saludable  de  mayor  disposición a la apertura en la cúpula del poder, que andando el tiempo podría dar pie a cambios más  profundos.  Llegó  así  el  momento  de  la  postulación,  sin  que  hubiera  ocurrido  ningún  acontecimiento  fuera  de  lo  previsto. En los dos meses que antecedieron a la fecha elegida, la dirección nacional del PRI insistió en  que  los  tiempos  fijados  en  su  XIII  Asamblea  Nacional,  celebrada  en  marzo  del  mismo  año,  serían  respetados.  El  4  de  octubre,  día  de  la  nominación,  los  representantes  de  los  tres  sectores  del  partido  atestiguaron el discurso del presidente del mismo Jorge de la Vega en el que dio a conocer el nombre  del precandidato del PRI Carlos Salinas. Por la mañana de ese mismo día hubo un extraño malentendido  que provocó que varios políticos prominentes dieran por hecho erróneamente la postulación de Sergio  García Ramírez. Salvo este incidente que hizo más evidente la intervención presidencial, la primera fase  de  la  sucesión  presidencial  —para  muchos,  la  más  difícil—  concluyó  con  arreglo  a  los  patrones  establecidos.  3 Destacan en particular las de Adip Sabag (Excélsior, 18, 19 y 20 de septiembre de 1986, p. 4, y El Universal, 25 de  marzo y 4 de junio de 1987, p. 1) y las de El Norte (11, 12 y 13 de septiembre de 1987).    LA CUARTA CRISIS: EL DESPLOME DE LA BOLSA  Podemos ubicar el inicio de la crisis de 1987 en el cierre del mercado bursátil decretado a instancias de  las  autoridades  financieras  el  lunes  5  de  octubre.  Los  tradicionales  voceros  periodísticos  del  capital  financiero —Luis E. Mercado y José Pérez Stuart, entre otros— externaron el descontento que la medida  generó entre los intermediarios financieros no bancarios. El Estado se había atrevido a interferir en un  mercado  que  en  teoría  debía  funcionar  con  la  sola  regulación  de  la  ley  de  la  oferta  y  la  demanda.  El  gobierno federal había puesto el pie en una parcela que el mismo se había comprometido a reservar al  capital financiero, a manera de compensación ya de suyo insuficiente por la nacionalización de la banca. 
    • Los intermediarios no bancarios respondieron a la medida intervencionista propiciando una baja en el  mercado  bursátil.  La  baja  —que  originalmente  se  planteaba  a  niveles  moderados—  no  sólo  habría  de  subrayar  el  descontento  de  los  intermediarios  sino  que  cumpliría  la  tarea  de  depurar  la  cartera  de  inversionistas, presionando a los pequeños a marcharse de las casas de bolsa. Sin embargo, al reforzarse  diez  días  después  con  el  desplome  bursátil  de  Wall  Street  y  otras  plazas  de  Occidente  en  la  segunda  quincena  de  octubre,  la  baja  bursátil  mexicana  adquirió  una  dinámica  propia  e  independiente  de  los  cálculos de los intermediarios, que precipitó el índice de cotizaciones a niveles no previstos.4  La  caída  de  las  cotizaciones  bursátiles  espoleó  la  fuga  de  capitales.  Una  fracción  importante  de  los  capitales que habían retornado en los últimos dos años volvió a salir del país, ante la evidencia de que  había concluido la etapa de grandes rendimientos en el mercado de valores mexicano. Existen versiones  distintas y contradictorias del monto que alcanzó la fuga de capitales en la primera quincena de octubre.  Expertos neoyorkinos calcularon la cifra en más de mil millones de dólares, los ejecutivos de finanzas la  situaron en ochenta millones de dólares diarios a lo largo del mes que antecedió a la devaluación (2 400  millones de dólares en total); fuentes vinculadas al Banco de México situaron el monto de la fuga en 3  000 millones de dólares.  José  Ángel  Gurría,  alto  funcionario  de  la  Secretaria  de  Hacienda,  afirmó  que  entre  los  factores  que  precipitaron la salida de divisas destacó la ola de prepagos de empresas endeudadas en el exterior, que  habrían  presionado  excesivamente  sobre  las  reservas  monetarias  al  retirar  importantes  sumas  de  dólares  controlados  para  efectuar  tales  prepagos.  En  realidad,  la  figura  de  los  prepagos  puede  considerarse un eufemismo para designar la especulación con divisas controladas. Existen evidencias de  que  tales  empresas  adquirieron  dólares  controlados  no  para  pagar  anticipadamente  sino  para  negociarlos en las casas de cambio privadas (vinculadas directamente a las casas de bolsa), a costa, en  efecto,  de  las  reservas  del  Banco  de  México  .  La  especulación  con  dólares  controlados  habría  completado el circuito necesario para la fuga de capitales. Las casas de cambio privadas fungieron como  correa de transmisión de la fuga, al comprar tales dólares a cuenta de sus clientes para situarlos en el  extranjero. Así, la Bolsa caía conforme los recursos eran drenados hacia bancos del exterior.  En tales circunstancias, el Banco de México no tuvo más alternativa que retirarse del mercado libre, para  salvaguardar, al menos de ese canal de especulación, sus reservas monetarias. Una primera conclusión  que es preciso derivar de este proceso es que a pesar de la nueva legislación del Banco Central y a pesar  del  carácter  estatizado  de  la  banca,  el  capital  financiero  logró  encontrar  los  mecanismos  apropiados  para reconstituir su capacidad de situar capitales en el extranjero. La rectoría económica del Estado, que  pareció fortalecerse con la nacionalización bancaria, había demostrado sus límites frente a la acción de  los intermediarios financieros privados. Éstos fueron otra vez capaces de organizar la fuga de capitales  en gran escala y provocar otra devaluación monetaria.    4  Para  futuras  investigaciones  resultará  importante  tratar  de  establecer  cuál  puede  haber  sido  el  impacto  de  la  señal  al  mercado  bursátil  internacional,  no  económico  pero  psicológico,  de  la  caída  de  la  Bolsa  Mexicana  de  Valores.   
    • Si bien el Banco Central logró salvar una parte de sus reservas, el costo económico, político y social de la  devaluación fue grande. Al retiro del mercado cambiario libre, el Banco de México sumó otra medida — criticada  duramente  por  el  director  de  Bancomer,  Ernesto  Fernández  Hurtado—  de  corte  ortodoxo:  el  incremento a niveles sin precedente de las tasas de interés, con el objetivo expreso de alentar el ahorro  interno.  El  Banco  de  México  se  había  opuesto  reiteradamente  a  la  instauración  de  cualquier  tipo  de  controles cambiados y había hecho de la elevación de las tasas de interés su principal instrumento para  enfrentar la especulación y la fuga de capitales. La elevación de las tasas de interés, de casi 20 puntos en  sólo  tres  semanas,  introduciría  serios  trastornos  a  la  estrategia  económica  planteada  para  1983,  al  provocar  el  disparo  del  servicio  de  la  deuda  pública  interna  y  por  tanto  del  déficit  gubernamental, así  como imprimir un imso de largo alcance a la inflación.  La  devaluación  del  tipo  de  cambio  libre,  concretada  el  18  de  noviembre  con  el  retiro  del  Banco  de  México del mercado libre cambiario, provocó una ola de especulación con los precios que se tradujo en  un repunte de la inflación. A pesar de que no existe una relación directa entre el tipo de cambio libre y  los bienes y servicios producidos internamente, en las cuatro semanas siguientes se desató un proceso  de reetiquetación de mercancías que en algunos casos provocó aumentos de precios hasta del 50%. La  Secretaría de Comercio aplicó sanciones económicas y cierres temporales de comercios que se negaban  a  respetar  precios  vigentes  o  bien  ocultaban  mercancías  —que  no  excluyó  a  grandes  empresas  comerciales como Sears y Aurrerá— que sin embargo no sirvió de mucho ante la magnitud de la oleada  especulativa.  La  reetiquetación  se  convertía,  así,  en  un  factor  que  acercaba  al  país  al  borde  de  la  hiperinflación  y,  sobre  todo,  que  exacerbaba  el  malestar  obrero  ante  la  merma  de  su  salario  real.  Se  hacía aún más urgente contener el desbordamiento de la inflación.  Al  mismo  tiempo,  la  devaluación  del  tipo  de  cambio  libre  hacía  virtualmente  inevitable  la  devaluación  del  tipo  de  cambio  controlado,  a  efecto  de  cerrar  la  brecha  cambiaría  a  favor  del  primero,  que  objetivamente  alentaba  la  especulación  con  dólares  controlados,  tanto  con  los  captados  por  los  exportadores  como  con  los  facilitados  por  el  Banco  de  México  a  las  empresas  endeudadas  para  el  cumplimiento de sus compromisos externos. La devaluación del tipo de cambio controlado era además  demandada  por  los  exportadores  desde  antes  de  la  crisis  de  octubre,  dado  que  el  crecimiento  de  los  precios internos a lo largo del año superaba considerablemente el porcentaje de deslizamiento del peso  frente  al  dólar,  lo  que  hacía  perder  competitividad  a  los  productos  mexicanos  en  el  exterior.  La  devaluación  del  tipo  de  cambio  libre  fue  también,  desde  luego,  ün  factor  que  alentó  más  aún  la  inflación.      EL PACTO DE SOLIDARIDAD ECONÓMICA  El  rápido  crecimiento  de  los  precios  internos  no  sólo  había  afectado  a  la  competitividad  de  las  exportaciones sino también a las finanzas públicas: los precios y tarifas del sector público se rezagaron a  lo largo del año frente a la evolución del índice general de inflación, hecho que a finales de 1987 estaba  incidiendo negativamente en la definición del balance operativo del sector público. A pesar del impulso 
    • adicional a la inflación que el ajuste de los precios y tarifas públicos significarían, éste era indispensable  si se deseaban evitar desequilibrios mayores.  Así pues, eran varios los factores que obligaban a la adopción de un programa antiinflacionario urgente y  radical.  Había  que  responder  a  los  reclamos  obreros,  a  las  exigencias  de  los  exportadores,  a  la  agudización  del  déficit  público  y  al  encarecimiento  del  servicio  de  las  deudas  interna  y  externa  provocado por la devaluación del tipo de cambio controlado y el disparo de las tasas internas de interés,  concretado  para  evitar  la  dolarización  y  la  fuga  de  capitales  en  un  contexto  de  creciente  inflación  interna.  A  todo  ello  respondió  el  gobierno  federal,  dentro  del  marco  de  no  tocar  las  definiciones  financieras  relativas  al  pago  de  la  deuda  externa,  con  la  f  adopción  e  instrumentación  del  así  llamado  Pacto de Solidaridad Económica.  El  Pacto  se  presentó  como  producto  de  la  concertación  en/  tre  el  gobierno  federal  y  los  tres  sectores  principales  de  la  sociedad,  mexicana,  cuya  meta  esencial  sería  lograr  el  abatimiento  de  la  inflación.5  Representaba el fin formal del Programa de Aliento y Crecimiento y de toda intención de recuperar en el  corto  plazo  el  crecimiento  económico.  La  meta  de  abatir  la  inflación  fue  antepuesta  a  cualquier  otro  objeto de orden económico. En el orden práctico, el Pacto —anunciado la noche del 15 de diciembre—  estipulaba  las  siguientes  medidas:  1)  Aumento  salarial  de  emergencia  del  15%  tanto  para  los  salarios  mínimos como para los contractuales. El tradicional aumento de enero para los mínimos sería de 20% y  no  se  haría  extensivo  a  los  contractuales;  2)  incrementos  del  85%  a  los  precios  de  gasolina,  gas  doméstico, teléfonos y electricidad, con el compromiso de no aumentar los precios y tarifas del sector  público durante los meses de enero y febrero y hacerlo a partir de marzo en un porcentaje igual al de la  inflación prevista para cada mes; 3) evolución estable de la paridad pesodólar, que de hecho no cambió  en enero y en febrero lo hizo en márgenes muy moderados, a razón de un deslizamiento diario de tres  pesos,  con  la  perspectiva  de  que  anclar  esta  magnitud  reduciría  las  presiones  inflacionarias,  y  4)  aceleramiento del programa de liberación comercial.     5 Los tres sectores involucrados fueron los empresarios, obreros y campesinos y se sustituyó al sector  popular del PRI por las empresarios  Se creó una comisión de seguimiento y evaluación del Pacto, con la participación de las secretarías de  Comercio, Trabajo y Hacienda y representaciones de los sectores privado obrero y campesino y se inició  un amplio programa de difusión y apoyo publicitario tendiente a convencer a la población en general de  que  su  éxito  era  indispensable  para  asegurar  la  buena  marcha  posterior  de  la  economía.  A  fin  de  contrarrestar  el  malestar  obrero  frente  a  la  evidente  disparidad  entre  el  incremento  del  salario  y  los  aumentos  de  precios  y  tarifas  tanto  públicos  como  privados,  en  los  últimos  días  ael  año  el  gobierno  federal  anunció  una  canasta  de  productos  básicos  cuyos  precios  serían  indexados  —lo  mismo  que  el  salario mínimo— a partir de marzo.  La opinión pública no reaccionó desfavorablemente a las campañas de publicidad del pacto conforme a  una encuesta6 al calificarlo de bien y muy bien un 26%, mal y muy mal un 21%, regular un 46% y 7% sin  opinión. Sin embargo, la percepción de los individuos respecto del comportamiento de los precios y sus  expectativas futuras, no eran muy alentadoras. Un 49% respondió que sintió que los precios en marzo 
    • habían sido mayores que en febrero, mientras que sólo un 18% dijo que habían sido menores. En forma  similar, un 43% opinó que en abril el aumento de los precios sería mayor que en marzo y sólo un 20%  dijo  que  sería  menor.  Es  importante  sin  embargo  tener  presente  que  la  percepción  de  los  precios  por  parte  de  la  opinión  pública  se  restringe  principalmente"  a  los  bienes  de  consumo  más  inmediatos  — alimentación y vestido— mientras que los que integran el indicador de la inflación son muchos más. Por  otra parte, la opinión pública calificó como principales beneficiarios del Pacto al gobierno (46%), a todos  (20%),  a  los  trabajadores  (11%),  a  nadie  (6%),  empresarios  (6%),  Estados  Unidos  (5%)  y  a  quién  sabe  (6%),  mientras  que  señaló  como  principales  perjudicados  por  el  Pacto  a  los  trabajadores  (30%),  todos  (23%), empresarios (14%), nadie (13%), gobierno (6%), Estados Unidos (6%) y quién sabe (8%).        " El perfil de La Jornada, México, 31 de mayo de 1988, p. V.  LA ECONOMÍA REAL  Tomando en consideración que la función de la economía dentro de la sociedad es la de satisfacer las  necesidades  materiales  de  bienes  y  servicios  de  la  población  en  su  conjunto  y  no  sólo  de  la  fracción  financiera, la forma tal vez más exacta, aunque no más sencilla, de medir su desempeño es a través de  identificar el nivel en que logra precisamente satisfacer dichas necesidades: la distribución del ingreso.  Otra  forma  menos  exacta  pero  más  práctica,  es  medir  los  resultados  que  logra  la  economía  en  la  producción: el crecimiento del producto interno bruto (PIB).  En relación con la producción doméstica encontramos que en 1982 el PIB registró un decrecimiento del  0.6%.  Para  1983  la  caída  fue  a  —4.16%,  casi  dos  puntos  más  de  lo  previsto  originalmente  en  el  Plan  Nacional de Desarrollo, que contemplaba un decrecimiento de entre 2 y 4 puntos para ese año. En 1984  el  PIB  experimentó  una  evolución  favorable,  al  crecer  3.57  puntos  porcentuales;  la  recuperación  continuó en 1985 —más exactamente, en el primer semestre— y al finalizar el año el PIB había crecido  2.6 por ciento.  Los desequilibrios que incluso este moderado crecimiento provocó en la balanza de pagos y las finanzas  públicas,  indujeron  a  las  autoridades  económicas  a  promover  una  nueva  desaceleración,  por  lo  que  durante 1986 el PIB cayó a —3.99% en términos reales con relación al año anterior. A lo largo de 1986 se  agudizaron  gradualmente  los  efectos  del  choque  petrolero  afectando  a  la  baja  todos  ios  agregados  rnacroeconómicos.' Para 1987 se logró un ligero repunte al alcanzarse un 1.4% de crecimiento.  Durante el período 19821987, el PIB se redujo a una tasa media anual de 0.9%, por lo que su nivel en  1987 fue, en términos reales, menor en 2.8% al de 1982. La evolución descrita es resultado de dos caídas  importantes del producto en 1983 y 1986, en tanto que los demás años registran aumentos, aunque de  menor proporción. 
    • El análisis de las relaciones comerciales de México con el resto del mundo en los años de 1982 a 1987  muestra, entre    SHCP, 1987. p. 72; Banco de México, 1985, p. 65; y 1986, p. 22.  sus  aspectos  más  destacados,  un  crecimiento  promedio  anual  ¿e  {9.6%  en  las  exportaciones  de  productos no petroleros, sobresaliendo notablemente el incremento de 41.1% en el último año. De esta  manera, las exportaciones de mercancías no petroleras se duplicaron durante estos años al pasar de 4  753 millones de dólares en 1982 a 9 724 millones de dólares en 1986.8  El valor de las exportaciones de productos petroleros se redujo entre los años de 1982 y 1986 en 10 200  millones de dólares, al pasar de casi 16 500 millones de dólares en el primer año, a sólo 6 300 millones  de  dólares  en  el  segundo,  siendo  este  último  año  el  que  registró  la  mayor  caída  (8  500  millones  de  dólares).9 El desajuste del mercado internacional de hidrocarburos implicó la disminución en el precio  implícito de venta de los crudos mexicanos, que pasó de 29.24 dólares por barril (d/b) en 1982 a 24.02  (d/b) en 1985 y 11.84 (d/b) en 1986.  De 1983 a 1986 el valor de las importaciones de mercancías (11 112 millones de dólares de promedio  anual)  fue  sustancialmente  menor  al  registrado  en  el  período  19801982  (19  066  millones  de  dólares).  Esta reducción se debió, entre otras causas, al descenso de la actividad económica del país, así como a la  política cambiaría que encareció los productos del exterior e incentivó la sustitución de importaciones.  Las importaciones de mercancías han reflejado fielmente la evolución del PIB, registrando al igual que  éste reducciones en 1983 y 1986 e incrementos en 1984 y 1985. Este comportamiento se observó en el  total  de  importaciones  y  en  sus  tres  agregados  principales:  bienes  de  consumo,  bienes  de  uso  intermedio  y  bienes  de  capital.  Sin  embargo,  en  el  período,  las  reducciones  acumuladas  de  1986  respecto  a  1982  fueron  muy  diferentes:  44.1%,  —8.2%  y  36.6%  para  cada  uno  de  los  rubros  mencionados, respectivamente.  Como resultado de lo anterior, el saldo de la balanza comercial, tradicionalmente deficitario hasta 1981,  fue  superavitario  de  1983  a  1986,  sin  embargo,  la  reducción  de  las  exportaciones  petroleras  propició  que el saldo positivo de la balanza    8 SHCP, 1985, p. 75, y SHCP, 1987, pp. 26 v 28. »Ibid., pp. 75. 26 y 28.  comercial se redujera en cada uno de los años del período pasando de 13 761 millones de dólares en  1983 a 4 599 millones de dólares en 1986.10  La  tasa  de  crecimiento  real  de  la  inversión  pública  entre  1978  y  1981  fue  del  20%  anual,  cifra  que  contrasta con el promedio negativo registrado entre 1982 y 1985, que fue del 10.95%. Por su parte, la  inversión  privada  registró  promedios  negativos  tanto  en  1982  como  en  1983;  para  1984  registró  un  crecimiento real del 8.8%, que aumenta en poco más de 4 puntos porcentuales para 1985 al lograr un 
    • crecimiento del 13.1%. Así, la recuperación de 1985 se debió más bien a la mayor inversión privada, en  tanto que el volumen real de la inversión pública permaneció prácticamente invariado.  En cuanto a los resultados sectoriales de la producción puede señalarse que en el período 19821986, la  situación  afectó  severamente  a  todos  los  renglones  de  las  actividades  productivas,  a  excepción  de  algunos  del  sector  agropecuario,  silvícola  y  pesquero.  Igualmente  afectó  a  los  rubros  de  comercio  y  servicios, con la excepción destacada del de servicios financieros. El resultado global de estos impactos  originó  un  estancamiento  en  la  evolución  de  la  estructura  productiva,  que  en  decenios  anteriores  se  buscaba que evolucionara en favor del sector secundario, como motor básico de la economía, que a la  vez  originara  impulsos  de  crecimiento  en  el  sector  terciario.  Esta  dinámica  se  perdió  en  el  período  19821986,  dando  lugar  a  movimientos  irregulares  y  en  sentido  contrario  a  la  tendencia  antes  mencionada. De todas formas la tendencia de largo plazo medida en términos de la población ocupada  en los tres sectores, no es tan impresionante como lo muestra la gráfica de ocupación de la población,  ya  que  la  industria  ha  sido  incapaz  de  absorber  más  de  una  quinta  parte  de  la  población  económicamente  activa,  mientras  que  la  disminución  en  la  población  ocupada  en  la  agricultura  se  ha  trasladado a los servicios."  El  producto  interno  bruto  industrial  se  redujo  a  una  tasa  media  anual  de  1.2%  entre  1982  y  1986.  Anualmente tuvo un comportamiento similar al de la economía nacional en su    ,0SHCP, 1987, p. 73.  11 Nafinsa. 1981, y Nafinsa, 1986 p. 20.     conjunto:  abrupta  caída  en  1983  (8.1%);  recuperación  importante  entre  1984  y  1985  (4.4%  y  4.8%  respectivamente) y fuerte recaída en 1986 (5.5%). Esta última no sólo contrarrestó el avance logrado en  1984 y 1985, sino que contrajo el PIB industrial a un nivel inferior en 5.0% al de 1982.   En  términos  de  sus  componentes,  este  comportamiento  estuvo  determinado  por  el  de  la  industria  manufacturera, renglón que aporta al igual que el comercio, casi una cuarta parte del PIB, y que redujo  su producto a una tasa media anual de 0.7% en el período. Así en 1983, el PIB de este renglón se redujo  en 7.3% respecto a 1982; en 1984 y 1985 creció al 4.8% y 5.8%, respectivamente; y en 1986, se volvió a  contraer en 5.6%. Con esta última caída, el PIB manufacturero se ubicó 2.9% por debajo de su nivel en  1982. Este comportamiento fue prácticamente general para todas las ramas de manufacturas, aunque  los ritmos de variación reflejan diferencias importantes entre ellas.'3  OCUPACIÓN DE LA POBLACIÓN  70,        
    •    LAS 0PINI0NES       templativa  y  que  normalmente  no  es  percibida  por  quienes  como  nosotros  —lectores,  escritores,  intelectuales, universitarios, empresarios, políticos o burócratas— miembros de la cultura dominante y  de  la  clase  dirigente,  tenemos  poca  oportunidad  de  experimentar  una.  Una  subcultura  que  también  pareciera contradecir los valores dominantes de las clases medias. Bien ha dicho Carlos Monsiváis que  esta democratización desde abajo:    Es  una  de  las  explicaciones  convenientes  para  la  multiplicidad  de  fenómenos  que  van  de  la  toma  de  alcaldías a Rigo Tovar, del "igualitarismo" estudiantil a Juan Gabriel, de las manifestaciones de liberación  homosexual a los cinco millones de discos que el conjunto Acapulco Tropical vendió en sólo un año, de  la vida de las colonias populares al millón y medio de abortos anuales, del abstencionismo electoral a la  vigorización del sindicalismo independiente, del fútbol a la telenovela.  Y la ausencia o la debilidad de organizaciones partidistas le confiere a esta democratización su torpeza,  suespontaneísmo y —ni modo— su vitalidad desesperada. ¿Qué le ven a Rigo Tovar? ¿Qué oyen en Juan  Gabriel?  ¿Por  qué  persisten  en  aficiones  probadamente  vulgares?  ¿Por  qué  se  reproducen  con  tal  vehemencia? La masificación tiene razones que las así llamadas élites no captan.21  El  ascenso  de  esta  subcultura  está  presente  en  el  respeto  por  el  turno  en  las  filas  de  espera  en  las  paradas de autobuses, en las tortillerías, en las taquillas de ios cines, en la participación en deportes de  equipo  como  el  fútbol,  en  el  que  una  ciudad  popular  como  Nezahualcóyotl  con  dos  millones  de  habitantes tiene registrados más de once mil equipos. ¿Estará un río cultural subterráneo corriendo ya  caudalosa y  vertiginosamente en  las mentes de los obreros, campesinos y  marginados  mexicanos? No  debemos  olvidar  que  en  estos  grupos  de  la  base  de  la  pirámide  social  sí  hay  un  potencial  ordenador  social —necesario, pero insuficiente para generalizarlo— del que la clase media carece. Recordemos que  "las  mayorías  mexicanas  no  sufren  crisis  de  identidad  ni  se  definen  negativamente,  en  oposición  a  lo  norteamericano".22    CONCLUSIONES  En  la  introducción  se  dijo  que  esta  investigación  trataba  de  responder  a  cuatro  hipótesis  centrales.  Primera,  que  la  respuesta  a  cada  una  de  las  tres  crisis  de  los  últimos  20  años  ha  creado  la  siguiente,  porque se han atacado principalmente los efectos aparentes y no las causas profundas, produciendo un  encadenamiento  histórico  pernicioso,  particularmente  a  través  de  la  institución  presidencial,  que  ha  profundizado  los  problemas  de  México.  Segunda,  que  no  obstante  lo  anterior,  el  país  ha  mejorado,  ligeramente  y  de  manera  accidentada,  a  partir  de  la  década  de  los  cuarenta,  debido  a  una  relativa 
    • autonomía  en  el  comportamiento  de  los  planos  político,  social  y  económico,  que  neutralizan  y  contrarrestan sus excesos unos a otros. Tercera, que se ha hecho evidente con las crisis que existe una  gran heterogeneidad estructural en la sociedad que le otorga una importante capacidad de resistencia a  las situaciones adversas por la diversidad de percepciones a una misma realidad. Y cuarta, que el plano  superestructural  (las  percepciones,  los  valores,  la  comunicación  masiva,  la  cultura)  es  el  que  vincula,  transmite y propaga los fenómenos que ocurren en los otros tres y, por tanto, las percepciones son tan  importantes como la realidad.  La  primera  hipótesis  parece  comprobarse  al  encontrar  en  México  en  los  últimos  20  años  un  encadenamiento  de  causas  y  efectos,  de  precondiciones  y  sobre  determinaciones,  que  influyen  de  un  sexenio  a  otro,  precisamente  a  través  de  la  fuerza  del  presidencialismo.  El  enorme  poder  político  y  económico que tradicionalmente había tenido la Presidencia de la República frente a una sociedad civil  débil, aunque no equivalía a poder de transformación social, sí había tenido la capacidad de arrastrar los  acontecimientos del país, al menos desde Díaz Ordaz hasta De la Madrid. La centralización presidencial  parecía inhibir y opacar el surgimiento y acción de otras instituciones sociales.  Lo  que  no  parece  comprobarse  es  que  los  problemas  del  país  se  hayan  profundizado.  Como  puede  observarse  en  la  segunda  parte  —las  cifras—  el  comportamiento  global  de  México  muestra  un  estancamiento desde la mitad de los sesenta, donde puede situarse el inicio de la transición. Queda la  impresión de que las sociedades avanzan a pesar de sus gobiernos y en las ocasiones que surgen muy  malos o muy buenos dirigentes su avance se retrasa o acelera, pero no más.  El  estrechamiento  de  la  mitad  de  los  sesenta,  originado  en  las  inequidades  económicas  y  el  autoritarismo político para una cada vez más robusta clase media, parece haber producido el conflicto  estudiantil  de  1968,  como  una  expresión  de  rebeldía  y  protesta,  alentada  por  un  estado  mundial  de  ánimo. La represión de Tlatelolco el 2 de octubre de 1968, constituye la primera crisis bajo análisis que,  al generar un efecto deslegitimador del Estado a los ojos de una parte de la clase media, determinó el  hilo conductor del sexenio echeverriista: regañar a esas clases medias, particularmente a través de los  jóvenes.  Echeverría adoptó el lenguaje de los estudiantes, incorporó a muchos jóvenes a su gobierno, ayudó a los  intelectuales  y  las  universidades  y  avanzó  paulatinamente  en  su  propósito  relegitimador.  No  hubo  en  realidad modificaciones en el fondo, puesto que los beneficios del desarrollo siguieron canalizándose a  la cúspide de la pirámide social, pero sí los hubo en cuanto a las formas, que se descuidaron para dar  paso a un enfrentamiento al parecer estéril, pero perturbador.  Los  estadunidenses  se  molestaron  con  el  lenguaje  y  acciones  tercermundistas  de  Echeverría.  Tal  vez  también creyeron ver avanzar el comunismo internacional en México y se sintieron obligados a tratar de  detenerlo.  La  incomprensión  del  gobierno  de  Nixon  al  sistema  político  mexicano  se  hizo  así  muy  evidente  en  el  gobierno  echeverriista.  No  hubo  conflicto  en  la  primera  mitad  del  sexenio,  a  pesar  del  aliento  norteamericano,  por  el  papel  central  que  jugó  Eugenio  Garza  Sada  desde  Monterrey,  quien  entendía las reglas y coadyuvó a mantener la calma de los empresarios más jóvenes e inquietos.  Fue  necesaria  la  muerte  de  Garza  Sada  para  que  pudiera  articularse  una  creciente  desconfianza  de  la  cúspide  empresarial  en  el  gobierno,  que  habría  de  culminar  en  un  segundo  momento  de  crisis:  la 
    • devaluación del 31 de agosto de 1976. Ahí se constituye el hilo conductor del sexenio petrolero: reganar  la confianza de los empresarios. López Portillo cautivó y reanimó al país con la magia presidencial en su  discurso de toma de posesión.  Este hilo conductor explica la Alianza para la Producción, la solución somos todos y la enorme confianza  que para mitad de su administración había logrado a través de la reactivación petrolera. Pero la fiesta de  la  abundancia  no  llegó  muy  lejos.  La  desfavorable  combinación  de  una  economía  sobrecalentada  con  una  abrupta  mini  caída  de  dos  dólares  en  los  precios  internacionales  del  petróleo,  precipitó  los  acontecimientos del fin de ese sexenio, que no se expresó en enfrentamiento, sino en aceleración de la  fuga de divisas ya de suyo importante y que no logra frenarse ni con la devaluación ni con el control de  cambios  y  se  arribó  finalmente  a  la  nacionalización  de  la  banca,  la  tercera  crisis  bajo  análisis  en  esta  investigación.  Para  este  estudio  es  secundario  explorar  qué  consideraciones  llevaron  a  la  decisión  que  constituyó  el  tercer momento de crisis —la nacionalización de la banca— el primero de septiembre de 1982. Para la  fracción  hegemónica  del  nuevo  grupo  gobernante  a  tres  meses  de  tornar  el  poder,  la  nacionalización  constituyó una ruptura abrupta, inesperada e injustificada, que podría desencadenar perjuicios mayores  para el país que los que estaba tratando de evitar. Entraron en juego consideraciones sobre la seguridad  estratégica  continental  y  la  reafirmación  a  los  centros  internacionales  financieros  de  la  voluntad  de  cumplir  escrupulosamente  los  compromisos  de  México.  Esta  voluntad  presidencial  de  Miguel  de  la  Madrid  constituye  el  hilo  rector  que  explica  los  acontecimientos  de  los  últimos  años  y  corroboran  la  línea  de  encadenamiento  causal  de  los  acontecimientos  en  los  últimos  20  años  a  través  precisamente  como se mencionó de la voluntad presidencial.  Miguel  de  la  Madrid  propuso  un  Programa  Inmediato  de  Reordenación  Económica  (PIRE);  inició  una  intensa  actividad  para  reestructurar  la  deuda  mexicana;  reforzó  lazos  con  la  banca  extranjera  y  promovió el ingreso al GATT y la inversión extranjera, así como la orientación de la planta y el esfuerzo  productivo nacional a las exportaciones; propició la liberación paulatina de los precios; la eliminación de  subsidios;  la  venta  de  empresas  del  Estado;  el  control  de  salarios  y  la  reducción  del  déficit  fiscal.  En  suma, cumplió escrupulosamente las condiciones exigidas por nuestros acreedores y avanzó congruente  y  sólidamente  en  el  propósito  rector  de  su  administración.  Pero  ese  cometido  sexenal  tuvo  también  como los dos anteriores de Echeverría y López Portillo, un precio alto que pagar. El delamadridista fue el  descontento de los estratos medios y populares por las dificultades económicas internas que impuso el  cumplimiento de los compromisos con el exterior.  Recapitulando, Echeverría se propuso y logró regañar a las clases medias, pero el precio que pagó fue la  desconfianza de la cúspide empresarial. López Portillo se propuso y logró la confianza empresarial, pero  la  volvió  a  perder.  Y  adicionada,  según  algunos,  de  la  desconfianza  de  las  agencias  de  seguridad  estratégica internacionales por la nacionalización bancaria, aunque hubiera ganado respaldo popular. De  la Madrid se propuso y logró cumplir con la comunidad internacional y el precio que le tocó pagar fue el  escepticismo de las masas.  El próximo sexenio, siguiendo esta lógica, debería regañar a las masas, pero entraría en conflicto con las  clases  medias,  por  lo  menos.  Lo  que  no  es  tan  claro  es  que  existan  entonces  las  condiciones  para  suponer  que  el  sistema  de  alianzas  siga  operando  como  en  ios  últimos  60  años,  ni  que  los  consensos 
    • tradicionales  respondan  a  las  nuevas  circunstancias.  No  debe  olvidarse,  primero,  que  el  consenso  económico  voló  en  pedazos  con  el  Banco  de  México  al  cambiarse  su  constitución  legal  de  sociedad  anónima a organismo público descentralizado en noviembre de 1982 y excluir a los socios privados que  formaban su consejo de administración desde su creación en 1925. Segundo, que el consenso ideológico  naufraga con la UNAM, como lo ilustra el informe del rector al consejo universitario.1 Y, tercero, que el  consenso  político  tradicional  se  desteje  con  el  Partido  de  la  Revolución  Institucionalizada,  como  lo  ha  sugerido  Garrido  en  su  investigación  que  lleva  precisamente  ese  título,  así  como  lo  expresa  el  movimiento encabezado por Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo, Corriente Democratizadora,  que se propagó con una gran velocidad a partir de agosto de 1986. Parece que se desdibujan tanto el  acuerdo como las partes que debieran suscribirlo.  Se planteó en la segunda hipótesis que no obstante el encadenamiento pernicioso de 1968, 1976, 1982  y 1987, el país había mejorado ligeramente a partir de la década de los cuarenta. Después de revisar los  resultados  del  ejercicio  de  medición  que  se  desarrolla  en  la  segunda  parte,  es  posible  afirmar  que  el  mejoramiento se da en forma sostenida entre 1940 y 1968, año este último en que se alcanza el valor  más alto del período, pero de ahí en adelante hay un estancamiento que sólo se rebasa temporalmente  de 1983 a 1985, incluso con un valor superior al de 1968.  La  tercera  hipótesis  afirma  que  se  ha  hecho  evidente  con  las  últimas  tres  crisis  que  existe  una  gran  heterogeneidad  estructural,  que  le  da  a  la  sociedad  una  capacidad  de  resistencia  a  las  situaciones  adversas, por la diversidad de percepciones a una misma realidad.  Luego  de  comparar  los  resultados  regionales  para  las  ocho  Variables  consideradas,  fue  posible  reconocer  diferencias  ideológicas  y  políticas  entre  las  tres  regiones  bajo  análisis.  El  norte  es,  en  conjunto, algo más derechista que el centro y el sur. El sur se revela un poco más izquierdista y también  más afín al régimen. El respaldo al gobierno y al PRI y el consenso frente a determinadas conquistas y  tradiciones históricas, como el derecho de huelga o la no participación de los militares en la política, son  definitivamente menores en el norte. El apoyo a la intervención de los militares y el clero en la política  es mayor en el sur que en el centro.  En la pirámide social subyace una sensible heterogeneidad política e ideológica que es preciso añadir a  la heterogeneidad regional antes comentada. Los resultados del análisis arrojaron la conclusión de que  el consenso social actual es marcadamente inferior en los estratos populares que en los medios y desde  luego que en la cúspide. Es razonable suponer que tal hecho pudiera deberse al impacto relativamente  mayor de las últimas crisis de la difícil situación económica que se ha mantenido constante por lo menos  desde  1982.  Los  obreros,  campesinos  y  marginados  han  visto  descender  sus  niveles  de  vida  en  porcentajes sin lugar a dudas mayores que los estratos medios y altos. La difícil situación económica que  para un profesionista pudo significar una disminución en sus índices de consumo, o para un empresario  una merma en sus utilidades, para núcleos importantes de obreros ha representado el desempleo con  su secuela de marginación y de inseguridad económica y social, aunque ha expandido el universo de las  economías informales.  La  identificación  de  claras  diferencias  políticas  y  socioculturales  entre  las  regiones  y  los  estratos  considerados, permitía inferir que el cruce de ambas series arrojaría resultados significativos. En efecto,  el cruce reveló notables variaciones en las apreciaciones de cada estrato con sus homólogos de las otras 
    • regiones. También demostró que las  diferencias entre los distintos estratos no son uniformes en  cada  una de las regiones, tendiendo en ocasiones a atenuarse y en otras a polarizarse.  En  síntesis,  el  desarrollo  de  la  tercera  parte  confirma  también  la  hipótesis  planteada.  Las  claras  diferencias entre los nueve estratos de población y entre las tres regiones del país, permite afirmar que  el  impacto  de  las  crisis  se  propagó  a  velocidades  distintas,  alcanzó  profundidades  muy  diferentes  y  se  extendió en magnitudes también muy variadas, tanto de la sociedad como de la geografía del país.  Se puede afirmar que los estratos populares estuvieron ausentes como autores y actores de las crisis,  mas no como receptores, de manera que hay una mayor concentración de la percepción y participación  en la cúspide de la pirámide social, con excepción de 1968 que descendió hasta los estratos medios. En  los tres casos también, al menos de inicio, los autores y actores han estado concentrados en el centro  del país y específicamente en el Distrito Federal, ante la gran ausencia espectadora del resto del país.  Por otra parte, en países con sociedades relativamente más homogéneas que la mexicana y donde los  impactos de la crisis y los procesos de comunicación colectiva se propagan con mayor rapidez, parecería  menor la capacidad de resistencia y mayor la vulnerabilidad ante situaciones adversas.  La  cuarta  hipótesis  está  íntimamente  ligada  a  la  anterior  y  propone  que  el  plano  superestructural  (las  percepciones, los valores, la comunicación, la cultura) es el que vincula, matiza, transmite y propaga los  fenómenos  que  ocurren  en  los  otros  tres  y,  por  tanto,  las  percepciones  son  tan  importantes  como  la  realidad.  El  capítulo  de  la  influencia  de  la  cultura  parte  de  la  propuesta  de  sociedades  combativas  y  contemplativas,  para  explorar  tres  raíces  religioso‐culturales  profundas  del  comportamiento  individual  en la economía, la sociedad y la política —trabajo, prójimo y crítica, respectivamente— y arriba así a tres  cuestiones  importantes  hoy  en  México,  por  razones  no  siempre  coincidentes  entre  todos  los  participantes del debate: corrupción, capitalismo y democracia.  Se ilustran los dos grandes troncos culturales cuando se busca la explicación causal y la comprensión del  sentido del estilo de vida latinoamericano, su doble código de conducta y su predominio hacia valores  de  liderazgo  público.  Al  rechazar  el  etnocentrismo  anglosajón  y  la  exclusividad  que  atribuye  a  su  capitalismo y a su democracia como únicos modos de existencia ligados a la racionalización económica,  se  está  apuntando  a  la  conveniencia  de  estar  conscientes  de  las  profundas  diferencias  entre  ambas  tradiciones  y  de  la  necesidad  de  ser  más  cautos  en  la  prescripción  y  adopción  de  prácticas"  tal  vez  válidas  en  otros  países,  pero  que  pueden  por  ello  perder  eficacia  y  aplicabilidad,  se  refieran  a  la  sociedad, a la economía o la política.  Por  ello  los  rasgos  culturales  que  derivan  del  concepto  de  prójimo  —impuntualidad,  mentiras,  deshonestidades—  tienen  una  connotación  benevolente  de  intercambio,  de  relacionamiento  y  de  regateo,  a  los  que  la  tradición  latina  concede  distinta  importancia  que  los  anglosajones.  Las  clases  medias  resumen  su  imitación  anglosajona,  en  el  repudio  al  síndrome  corrupción,  importante  por  el  deseo creciente de participación que subyace en la identificación de ese símbolo que las aglutina.  En  forma  similar,  las  prácticas  económicas  que  derivan  del  concepto  contemplativo  de  trabajo,  han  llevado a la construcción de un sistema que está muy lejos de parecerse 
    • —sin que esto sea una argumentación a que debiera de ser lo— al que existe en los lugares de donde  llegan  las  teorías  cursos,  códigos,  manuales,  diagnósticos,  prescripciones,  sugerencias  y  recomendaciones.  Lo  mismo  sucede,  dado  el  rechazo  tradicional  latino  a  la  crítica,  con  nuestra  democracia ahora convertida en estandarte partidista de izquierdas y derechas. Pero pensar y hacer la  democracia  es  un  ejercicio  que  rebasa  los  planteamientos  de  la  prensa  doctrinal  o  de  la  estrategia  militante.  Sin  embargo,  autores  y  actores  sociales  y  políticos vienen  progresivamente  coincidiendo  en  torno  a  la  necesidad  de  ampliar  y  profundizar  la  democracia  mexicana.  Y  no  necesariamente  en  defensa  de  principios,  sino  por  razones  prácticas:  el  pensamiento  creativo  desde  la  base  de  la  pirámide  puede  enriquecer  y  destrabar  situaciones  que  para  la  cúspide  son  ajenas.  Ésta  es  una  interpelación  nueva,  urbana e industrial, que está presente en las condiciones actuales del país. La interpelación democrática  es  distinta  a  las  cuatro  tradicionales,  rurales  y  provincianas  —tierra,  sindicalismo,  educación  y  no  reelección—  que  se  originaron  en  la  Revolución.  Este  impulso  social  real  es  el  que  está  debajo  de  fenómenos como Corriente Democratizadora.  En México, los dirigentes reales del sector privado —no los presidentes de cámaras y organismos— han  abandonado el pacto tradicional porque han envejecido, o fueron eliminados de la competencia como el  Grupo  Monterrey,  o  fueron  desplazados  por  la  nacionalización  de  la  banca  y  están  en  contra.  Las  coaliciones  populares  amplias  que  refuercen  el  liderazgo  institucional  del  gobierno  sobre  toda  la  sociedad  en  forma  armónica,  parecen  estar  en  desuso.  Los  grandes  pensadores  que  amalgamen  corrientes  de  construcción  nacional,  desaparecieron  por  varios  años  con  muy  contadas  excepciones,  pero empiezan ya a despuntar unas cuantas mentes lúcidas con algunas propuestas. Así, pues, la cúspide  económica, política e intelectual de antaño, vino perdiendo progresivamente su cohesión, coherencia y  proyecto  desde  1968  y  dos  actores  sociales  con  perspectivas  diferentes  reclaman  la  ampliación  de  su  orden: clases medias y clases populares.  REFLEXIONES FINALES  Se ve promisorio el futuro de México porque el agotamiento de la dirigencia nacional que se inició en  1968 y que se fue profundizando en el curso de estos casi 20 años, parece llegar a su fin. Durante esta  transición se debilitó la dirigencia, se debilitó el clausulado del proyecto y se debilitó la cohesión de la  sociedad.  El  encadenamiento  histórico  de  los  últimos  20  años  parece  explicarse  también  por  la  ausencia  de  impulsos  globales  externos  poderosos  en  un  ciclo  más  largo.  En  1891  el  régimen  de  Porfirio  Díaz  reprimió un extenso movimiento estudiantil que aportó los jóvenes que en el curso de los siguientes 20  años  maduraron  sus  inquietudes  y  al  combinarse  con  las  condiciones  del  país  culminaron  en  la  Revolución de 1910. Ésta, a su vez, coincidió con la primera guerra mundial extendiéndose el conflicto  interno hasta 1917, para producir así ese amplio proceso revolucionario que marcaría la estructuración  del Estado mexicano.  Parecería  que  el  impulso  histórico  que  constituyó  la  Revolución  de  1910  y  la  primera  guerra  mundial  duró hasta la década de los treinta, permitiendo así que los acontecimientos domésticos se orientaran y  avanzaran precisamente conforme a ese rumbo mundial. Una segunda oleada poderosa se produjo en la 
    • década de los cuarenta con la segunda guerra mundial y sus efectos parecieron perdurar hasta la década  de los sesenta para cuando se estaba requiriendo ya un tercer impulso que no llegó. Parecería haber una  cadencia en la historia y sus ciclos largos.  El tercer impulso, oleada mundial, histórica, poderosa, que ayudara a dar rumbo a los acontecimientos  internos, no se presentó ni en los setenta ni en los ochenta. Así, la pérdida del rumbo externo se asoció  al agotamiento biológico de la dirigencia nacional, produciendo que en las últimas dos décadas el país  atravesara por un período de transición, donde el debilitamiento de la dirigencia y consecuentemente  del  pacto  social,  se  sumaba  a  la  exacerbación  de  las  contradicciones,  conforme  maduraba  la  sociedad  civil  y  se  derrumbaba  la  falsa  conciencia  resquebrajada  por  1968.  En  este  sentido  el  movimiento  estudiantil tiene dos aportaciones para el país: por una parte, haber actuado como concientizador de la  naturaleza contradictoria del Estado mexicano y, por la otra, como catalizador para la formación de una  generación fundamental.2  La  súbita  producción  de  ideas  y  profusión  de  estudios  sobre  la  transición  o  las  crisis  en  sus  múltiples  acepciones,  se  vincula  al  concepto  de  generación  de  Ortega  y  Gasset.3  Así,  parece  surgir  una  nueva  generación  a  finales  de  los  años  sesenta,  marcada  por  el  inicio  de  una  fase  de  transición  que  está  asumiendo el papel dirigente al aproximarse a los 45 años de edad. Encuentra sus principios rectores en  el fin del auge económico de la posguerra y en ciertos movimientos sociales que llamaron la atención dé  los  países  occidentales,  especialmente  la  revuelta  estudiantil  francesa  y,  en  el  caso  mexicano,  el  movimiento  de  1968.  Así,  las  décadas  de  los  sesenta  y  ochenta  han  presentado  un  comportamiento  errático de la política y la economía que insinúan esa transición.  La  generación  de  intelectuales  —concretamente,  de  científicos  sociales—  que  empezó  a  contribuir  al  desarrollo  de  la  teoría  en  los  años  setenta,  ha  encontrado  en  el  tema  de  la  transición  el  tópico  más  recurrido de cuantos ocupan su atención. Si la transición define a nuestra época, había que emprender  su  estudio  a  fondo.  No  es  difícil  demostrar  que  la  crisis  o  las  crisis,  según  el  caso,  han  sido  el  hilo  conductor de los trabajos de toda una generación de científicos sociales. El conjunto de autores que han  enfocado sus análisis en esta dirección así lo demuestra.  Así,  al  cierre  de  los  ochenta  luchan  en  México  dos  tendencias  históricas  fundamentales:  las  inercias  tradicionales  del  Estado  autoritario  corporativo  y  la  nueva  sociedad  modernizante,  cuestionadora,  democratizadora.  Sin  embargo,  el  futuro  aunque  con  riesgos  se  puede  ver  con  optimismo  porque  después de casi 20 años de conflictos internos en la dirigencia nacional y de debilitamiento de sus lazos  internos de unión y de los de ella  con la base de la  pirámide social, se hace  cada vez más  evidente la  necesidad de restablecer el pacto social y fortalecer la cohesión. En este marco, la rearticulación de los  signatarios y la concertación del clausulado del nuevo pacto, adquiere relevancia.       Rodcric Camp, "Generaciones políticas en México", Vuelta, núm. 119, octubre de 1986, p. 30.  ' "Entre toilas las generaciones que en un momento dado existen, generaciones contemporáneas mas no coetáneas, sobresalen  dos en particular: la de los hombres jóvenes de  30 a 45 años aproximadamente, que luchan por construir un nuevo perfil del 
    • mundo y la generación que se ha entronizado en la dirección del propio mundo y ha impreso en éste su visión de las cosas: los  hombres que oscilan entre los 45 y los 60 años. Antes de los 30, en general, los hombres son aún proyectos en ciernes, sin haber  abrazado  aún  o  comprometido  con  una  causa.  Después  de  los  60  años,  los  hombres  sólo  esporádicamente  intervienen  en  la  historia." En ionio a (¡titileo: Esquema Je Ui.s crisis.  Para  reconocer  el  proceso  anterior,  es  importante  atender  tanto  al  proceso  de  renovación  de  las  tres  vertientes de la dirigencia nacional —es decir, la dirigencia  política, económica e intelectual— como a  los vínculos que las cohesionan. Mientras que la dirigencia ideológica tiene una velocidad de renovación  relativamente  alta,  por  el  carácter  más  o  menos  abierto  para  la  integración  de  sus  componentes,  la  dirigencia  económica,  por  el  contrario,  tiene  una  velocidad  de  renovación  relativamente  lenta,  por  el  carácter hereditario de transmisión de la propiedad de las empresas, es decir, del poder económico. La  velocidad de renovación de la dirigencia política, en cambio, se mantiene en un nivel medio, porque no  es  totalmente  abierta  ni  totalmente  hereditaria:  el  nombre  y  prestigio  familiar  son  una  ayuda  en  el  escalamiento político, pero no son definitorios.  Por  otra  parte,  mientras  que  la  pirámide  empresarial  tiene  corno  vínculo  de  cohesión  el  interés  económico  y  la  pirámide  política  el  interés  de  escalamiento,  el  vínculo  de  cohesión  de  la  pirámide  intelectual, es la afinidad de las ideas. Es importante la diferencia entre los tres cohesionadores porque  los  económicos  y  políticos  son  más  concretos  y  tangibles  que  los  ideológicos,  pero  en  contrapartida  estos últimos tienen un alcance y penetración mayor que los otros. Así, cohesionadores y velocidad de  renovación, aunados al impacto de 1968, al embarnecimiento de la clase media, al fortalecimiento de la  sociedad civil y a la velocidad de comunicación de hoy en día, vienen produciendo la formación de una  nueva pirámide invisible a la inercia tradicional que es el ejército ideológico.  Este ejército se constituye de tres instancias: primera, un pequeño estado mayor de un par de docenas  de lúcidos intelectuales mexicanos, en su mayoría de generaciones posteriores a la estudiantil de 1968;  segunda,  una  oficialidad  intermedia  que  la  forman  los  investigadores  académicos,  los  profesores  universitarios, los asesores en las dependencias oficiales, los responsables de las unidades de estudios  económicos  en  las  empresas  y  que  pueden  ascender  en  términos  estimados  a  100  mil  personas;  y  tercera,  la  infantería  ideológica  constituida  principalmente  por  los  más  jóvenes  —alumnos,  analistas,  auxiliares—  que  interactúan  con  la  oficialidad  mencionada  y  que  en  términos  estimados  pudiera  ascender a más de un millón de personas.  Esta  pirámide  tiene  también  una  diferenciación  en  la  estructura  de  edades  que  vincula  a  los  mayores  con los jóvenes y así la acción de esta pirámide ideológica penetra en las pirámides política y económica  en un sentido de abajo hacia arriba que está por lo tanto invadiendo desde la formación educativa a los  futuros dirigentes de la economía y de la política mexicana. La fuerza del estado mayor ideológico radica  en su capacidad y lucidez para leer la realidad social, formularla en planteamientos claros y fácilmente  comunicables y posteriormente ser reforzada con credibilidad, prestigio y autoridad moral, mismas que  la dirigencia económica y la política pierden a favor de la dirigencia ideológica.  En  adición  a  lo  anterior  y  en  beneficio  de  esta  pirámide  intelectual,  parece  que  en  este  momento  en  México el gran conector de los acontecimientos que ocurren en los planos social, económico y político,  es  precisamente  el  hecho  superestructural,  el  hecho  cultural,  es  decir  la  toma  de  conciencia,  la  percepción que los individuos tienen de su realidad, filtrada a través de los valores en cualquiera de los 
    • otros  tres  planos.  Esto  trae  nuevamente  a  la  escena  del  análisis  la  importancia  de  la  cultura  para  el  entendimiento de la realidad y percepciones. Por ello el marco cultural en el que se ve la percepción de  la economía, de la política y de la sociedad, van a influir poderosamente en el comportamiento de los in  > dividuos y por tanto de los tres planos.  Una tendencia que seguramente atraerá la atención de académicos y empíricos será la reconstrucción  del  consenso  que  después  de  50  años  empezó  a  romperse  en  1968.  El  consenso  que  convoque  a  las  distintas  capas  de  la sociedad  mexicana  del  último  cuarto  del  siglo.  No  parece  que  será  tarea  para  un  solo hombre ni para un solo equipo, ni tal vez para un solo partido. Se ve más bien como tarea de una  generación,  que  de  realizarse  en  lo  que  resta  de  este  siglo,  corresponderá  a  aquellos  estudiantes  de  1968 que ahora, 20 años después, empiezan a arribar al poder social, económico y político de México.  Hay signos favorables a esa posibilidad generacional, como son la apertura política de los últimos tres  presidentes,  la  ebullición  participadora  de  la  sociedad  civil  que  se  expresa  en  múltiples  formas,  entre  ellas  la  corriente  democratizadora,  la  renovación  del  liderazgo  en  la  CTM  la  próxima  década,  las  movilizaciones  electorales  ciudadanas  para  presidencias  municipales  y  algunas  gubernaturas,  entre  muchas otras.  De  emprenderse  esa  tarea  habrá  que  revisar,  en  el  ámbito  de  la  cultura,  cómo  pueden  construirse  y  difundirse  nuevos  conceptos  de  prójimo,  trabajo  y  crítica;  cómo  pueden  esos  nuevos  conceptos  reforzarse en el derecho, la religión, la educación, los medios, el discurso, la moral y la ética; si hay que  restablecer las relaciones con la iglesia, fundar una nueva religión o nacionalizar la actual; si revolucionar  o expropiar la educación y los medios de comunicación o entregarlos a Televisa o a la iglesia; si romper o  reforzar el discurso político; si revisar desde sus oimientos el derecho o mantenerlo en la tradición y la  costumbre.  En  la  economía  habrá  que  revisar  si  entregar  a  los  estados  y  municipios  con  sus  nuevas  funciones,  también  sus  fuentes  fiscales  de  recaudación  o  reforzar  aún  más  su  dependencia  financiera  de  la  federación; si se prosigue con una reforma fiscal profunda, impuestos patrimoniales y cualquier figura  posible o conveniente, o si se impiden a toda costa; si se fijan rangos sociales de ingresos en relación con  edad,  preparación  y  año  de  trabajo,  pudiera  decirse,  salario  máximo,  de  una  a  veinticinco  veces  el  salario mínimo, o si continúa con la creciente inequidad social; si el esfuerzo productivo debe orientarse,  primero, a ganar mercados exteriores en la competencia internacional o, por el contrario a satisfacer la  demanda interna y aprovechar los recursos naturales renovables del país.  En  la  política  habrá  que  revisar  si  reducir  a  cuatro  o  aumentar  a  treinta  las  Secretarías  de  Estado;  si  reducir a tres o aumentar a quince los partidos políticos; si modificar los calendarios electorales de los  estados  para  hacer  gobernadores  más  fuertes  y  secretarios  más  débiles  o  viceversa;  si  se  aceptarán  gobernadores de partidos minoritarios, cuándo o nunca; si se deberán reforzar o se romperán y cómo  las  posiciones  sectoriales  partidistas;  si  se  hace  efectiva  a  toda  costa  la  exigencia  de  respeto  al  voto.  Estas revisiones y muchas otras más son tarea por realizar, aún no clara. Lo que sí es claro es que los  intereses  creados  y  la  correlación  de  las  fuerzas  no  se  modifican  fácilmente  con  palabras,  ideas,  argumentos, ni discursos, por más sólidos y convincentes que puedan parecer. 
    • Una  cuestión  parece  quedar  clara.  El  proyecto  global,  cultural,  de  nación  que  las  generaciones  de  principios de siglo cimentaron, responde cada vez menos a las circunstancias actuales. De hecho tal vez  el  efecto  más  claro  de  la  transición  es  que  el  gobierno  no  porta  ya  un  proyecto  suficientemente  coherente, propositivo, lúcido, integrador. ¿Se concretará el potencial transformador de los agregadores  y comunicadores de opinión; de los que vinculan las condiciones objetivas a las subjetivas; de los que  dan coherencia y significado a estructura y superestructura; de los que pueden proponer los elementos  de un proyecto nacional; de los intelectuales orgánicos?.  Bien lo dijo Octavio Paz:  Hoy estamos ante el peligro de otro estallido, más terrible y mortífero que el de 1968. En cuanto a la  fractura,  el  movimiento  juvenil  mostró  que  nuestra  sociedad  no  era  un  todo  homogéneo  y  que  el  sistema  político  mexicano  no  correspondía  ya  a  la  realidad  social  y  cultural  de  nuestro  país.  México  había crecido y se había diversificado; el régimen le quedaba chico a la nación y la rigidez del sistema la  ahogaba. (La Jornada, 10 de agosto de 1988).     APÉNDICE 1    CÁLCULOS DEL CAPÍTULO 8  Las  siguientes  52  tablas  presentan  los  cálculos  para  construir  los  índices  compuestos  a  partir  de  los  pesos que resultan anualmente para cada uno de los 52 indicadores. La primera columna muestra el año  de que se trata. La segunda, el valor que corresponde a dicho año y es el mismo que se presenta en cada  una de las gráficas en cada capítulo. La tercera, el porcentaje que el valor de la columna 2 representa,  como  variación  dentro  del  rango  asignado  al  indicador,  mismo  que  puede  consultarse  en  el  cuadro  "Pesos  y  rangos  de  los  indicadores"  del  capítulo  8.  La  cuarta  columna,  es  el  resultado  de  aplicar  el  porcentaje  de  la  columna  3  al  peso  correspondiente  al  indicador,  mismo  que  puede  consultarse  en  el  cuadro "Pesos y rangos de los indicadores" del capítulo 8.  Los pesos de los indicadores fueron obtenidos de un análisis factorial multivariado. La asignación de los  rangos  partió  de  una  observación  caso  por  caso  según  su  comportamiento  histórico  y  las  reflexiones  correspondientes se expresan en el texto del documento. Por ejemplo, el indicador 1 "Origen Popular"  tiene un rango positivo ( +) de 0 a 75. Lo anterior significa que una proporción de dirigentes de origen  popular  entre  0  y  75%,  tiene  un  impacto  positivo  en  la  pluralidad  del  liderazgo,  tópico  al  que  ese  indicador  pertenece,  equivalente  al  valor  que  para  cada  año  corresponda.  Veamos  el  caso  en  detalle.  Para 1940 (columna 1) el valor de este indicador fue de 36 (columna 2). El porcentaje de la columna 3  resulta de dividir 36 entre 75, que es igual a 48. En la columna 4 se aplica el 48% al peso del indicador de  1.94 y da como resultado 0.93.  Para  otros  casos  donde  el  sentido  es  negativo  (—)  y  el  rango  no  parte  de  "0"  como  es  el  que  arriba  revisamos,  debe  introducirse  una  pequeña  variación.  Veamos  el  indicador  número  4  "Estudios  universitarios" que tiene en el cuadro "Pesos y rangos de los indicadores" del capítulo 8 un rango de 25 a 
    • 75 con sentido negativo (—) y un peso de 0.85. Para 1940 (columna 1) el valor de este indicador fue de  68 (columna 2). El porcentaje de la columna 3 resulta de los siguientes cálculos. El peso negativo indica  que debe obtenerse la cifra complementaria del valor del rango máximo, es decir de 68 a 75, o sea 7. El  7 debe dividirse entre el valor neto del rango o sea 50 (7225 = 50), lo que da como resultado 14. En la  columna 4 se aplica el 14% al peso del indicador de 0.85 y da como resultado 0.12.    En síntesis, durante el sexenio de López Portillo, el hilo conductor de las decisiones fue la economía, lo  cual es entendible dado que la estabilidad política y la legitimidad había sido el legado principal dejado  por Echeverría, mientras que el desequilibrio económico estaba requiriendo atención urgente. La actitud  conciliatoria  del  nuevo  régimen  y  las  condiciones  impuestas  por  el  Fondo  Monetario  Internacional  pueden  haber  llevado  a  Monterrey  a  considerar  que,  independientemente  de  no  haber  ganado  el  liderazgo político, ellos debían tener una participación fundamental en las decisiones importantes. Y en  verdad, la primera mitad del sexenio lopez‐portillista (19761980) parecía dominado porj un discurso pro  empresarial.