• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Inerrancia
 

Inerrancia

on

  • 832 views

 

Statistics

Views

Total Views
832
Views on SlideShare
828
Embed Views
4

Actions

Likes
1
Downloads
0
Comments
0

1 Embed 4

http://carolinadechamorro.wordpress.com 4

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Inerrancia Inerrancia Document Transcript

    • Seteca, Curso: Bibliología y Teología PropiaI Trimestre, 2009Oscar Arias D. InerranciaIntroducción:1. Aclaración: La doctrina de la inspiración verbal no pretende enseñar que todas las palabras de la Biblia fueron pronunciadas originalmente por Dios mismo, o por hombres impulsados por la voluntad divina. Todos sabemos que en las Escrituras hay palabras de Satanás y de hombres y mujeres rebeldes, inicuos y opuestos a Dios. Cabe destacar, en el estudio de estos casos, que la inspiración no garantiza que todas las palabras de la Biblia se conforman al carácter y propósito de Dios, sino que todas las palabras que Él quiso incluir en su revelación escrita se encuentra fielmente registradas en los manuscritos originales.2. Afirmación: Si creemos en la inspiración plenaria y verbal de las Escrituras, la inerrancia es una consecuencia lógica. No se puede separa una de la otra. Hay sólo dos alternativas lógicas: o la Biblia es sin error por ser inspirada, o es un libro como cualquier otro.I. Pruebas deductivas de la inerrancia A. El carácter de Dios (Ti. 1:2; Ro: 3:4; Jn. 17:17) Dios es veraz y no puede mentir. Entonces, la palabra de Dios no puede contener errores de ningún tipo. Dios no puede ser verdad y al mismo tiempo equivocarse en su revelación. B. El poder de Dios: ¿Tiene Dios la capacidad de producir una Biblia sin errores? C. La obra del Espíritu Santo. Puesto que la Biblia fue escrita bajo el control del Espíritu Santo, ¿permitió Él errores en su producción? D. La insensatez que sería confiar en una Biblia con errores. Si los profetas, apóstoles y aun el mismo Jesús estuvieron equivocados en poco o en mucho, ¿qué garantía tenemos de que lo que creemos es confiable? Si los escritos de la Biblia se equivocaron en algo ¿cómo sabemos que el resto de lo que dijeron es verdad? ¿Podemos confiar en la promesa de que Cristo regresará algún día? E. El carácter del lenguaje humano. Una comunicación exacta requiere un lenguaje exacto. Aunque el lenguaje es limitado, esto no significa que Dios no pueda valerse del lenguaje del hombre para comunicarle de manera exacta su voluntad. Si desconfiamos y somos escépticos ante la confiabilidad del lenguaje humano como instrumento de comunicación, entonces ponemos en duda nuestras propias afirmaciones de cualquier cosa.II. Pruebas inductivas de la inerrancia A. Mateo 4:4 Note la importancia de toda palabra que sale de la boca de Dios.
    • El Texto Bíblico, Inerrancia, pág. 24 B. Mateo 5:17-19 La jota es la letra más pequeña del alfabeto hebreo ( ), y la tilde es una pequeña marca que distingue ciertas letras del mismo alfabeto ( ). C. Mateo 22:32 “Yo soy el Dios de Abraham.. .Dios no es Dios de muertos, sino de vivos”. Aquí se ve la importancia el tiempo verbal soy en lugar de era. D. Juan 10:34-35 Jesús llama ley a las palabras que se citan en el Salmo 82:6 Se refiere a ciertas palabras en particular, y hace una afirmación sobre las Escrituras en general. E. Gálatas 3:16 Note la importancia del número de una palabra (simiente) en singular y no en plural. Hasta los pequeños e insignificantes detalles gramaticales son importantes. F. 2 Timoteo 3:16 Toda la escritura es inspirada, no parcialmente. Este argumento se puede aplicar también a la inerrancia. Sería muy subjetivo decir que sólo una parte de la Biblia es inspirada o inerrante.III. Problemas en cuanto a la inspiración e inerrancia A. La ausencia de los manuscritos originales. Los judíos, y luego los cristianos, fueron fieles guardianes del Texto Sagrado. Las copias se multiplicaron desde el principio (Dt. 17:18-20). Las versiones o traducciones indican que el texto se ha preservado. Las variantes en los manuscritos existentes no afectan la sustancia del texto. Los estudios históricos y lingüísticos, y los descubrimientos arqueológicos han confirmado en muchísimos casos el Texto Sagrado. Si se compara la evidencia que tenemos para la Biblia (gran número de manuscritos antiguos) con la que existe para otras grandes obras literarias de la antigüedad, concluimos que la Biblia se halla en gran ventaja. B. La limitación de la inspiración divina a los manuscritos originales. ¿Por qué no inspiró el Espíritu Santo a los copistas y traductores? El trabajo de los escritores originales es mucho más difícil que el de los copistas o traductores. Los escritores sagrados (hagiógrafos) tenían que plasmar por escrito una revelación, los copistas solamente tuvieron que transmitir lo que ya estaba escrito. Además, si Dios hubiera inspirado también a los traductores, ¿Cuál versión en Castellano (por ejemplo) sería la “inspirada”? Dios no ha reescrito el texto bíblico, pero sí lo ha preservado a través de los siglos, de tal modo que podemos decir con certeza que en nuestras manos tenemos la Palabra que Él reveló a los escritores originales. El hecho de que hubo un original divinamente inspirado sirve de garantía a las versiones de la actualidad. Las variantes entre los manuscritos antiguos resultan ser de poco peso.
    • El Texto Bíblico, Inerrancia, pág. 25 C. Los aparentes errores científicos de la Biblia. 1. Los diferentes campos de acción de la ciencia y la Biblia (a) El método científico sirve para determinar la veracidad de ciertas realidades, pero no todas las realidades. También hay que señalar que los científicos se reservan el derecho de emitir juicios sobre la Biblia, sin permitir que ella hable por sí misma. Sin embargo, no permiten al teólogo que emita juicios científicos debido a su notoria incapacidad en esa área. 23 A veces basta que alguna persona sea experto en cierta rama de la ciencia para que se le dé autoridad en asuntos religiosos. En este sentido el teólogo está en desventaja porque a él no se le permite hacer una apología de su fe sin que conozca todos los campos del saber humano. Es importante dejar bien claro que es necesario conocer la Biblia antes de emitir juicios científicos en contra de ella. (b) Antes de emitir un juicio sobre la veracidad bíblica en lo científico, es necesario conocer lo que la ciencia dice sobre determinado asunto. Por ejemplo: la teoría de la evolución sigue siendo solamente una teoría para los hombres de la ciencia. (c) Debe reconocerse que la realidad se compone no sólo de lo natural, sino también de lo sobrenatural. La Biblia se relaciona con ambos elementos de la realidad. En cambio, la ciencia sólo con una de ellas. (d) Hasta la fecha no se ha señalado un supuesto error bíblico que haya menoscabado la confianza del pueblo de Dios en la veracidad de las Escrituras. (e) En realidad, los supuestos errores científicos de la Biblia, se aplican básicamente a los llamados errores históricos. 2. Aparentes contradicciones en el Texto. (a) Mateo 27:9 (b) Mateo 2:23Conclusión:1. Es cierto, y sería insensatez, negar que hay cosas que en la Biblia no podemos entender a cabalidad. Hay dificultades que no podemos resolver completamente. Una opción fácil sería unirnos al clamor popular de que la Biblia tiene errores. De hecho muchos lo están haciendo.2. Si hay problemas en el cristianismo, los que existen en cualquier sustituto que se ofrezca para la fe cristiana son aún mayores e incalculables. Las dificultades en las doctrinas de la Biblia son reales, pero son insignificantes cuando se las compara con los tremendos problemas que se le plantean a los que no aceptan la doctrina bíblica de la inspiración.2423 Gracias a Dios tenemos cada vez más cristianos que son también científicos en todas las ramas.24 E. J. Young, The Word is Truh, págs. 59-60.