La antorcha guadalupana 1
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

La antorcha guadalupana 1

on

  • 1,216 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,216
Views on SlideShare
1,216
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
1
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

La antorcha guadalupana 1 Document Transcript

  • 1. LA ANTORCHA GUADALUPANA, EXTRAORDINARIA TRADICIÓN DIGNA DE CONSERVAR
  • 2. INTRODUCCIONDiciembre es el mes más esperado y especial por sus tradicionales festejos. Ennuestra Diócesis de Chilpancingo Chilapa lo es todavía más por todos losingredientes que se han venido conjugando para que, como es costumbre cada año,en cada familia y en cada pueblo crear los festejos guadalupanos más entusiastas enlos que se involucran miles de creyentes. Mientras que llega el día esperado paratodos los mexicanos, las carreras guadalupanas se preparan en su diferentesparroquias, dependiendo de las distancia que recorran salen cada una de susparroquias respectivas para visitar A Nuestra Madre la Virgen de Guadalupe o comomuchos mexicanos la llamamos LA MORENITA DEL TEPEYAC en la Basílica deGuadalupe en la ciudad de México y en ésta participan miles de feligreses de toda laRepública Mexicana.Esta hermosa tradición es albergada fuertemente en el corazón y en la mente de loscatólicos de nuestra Iglesia. Con una profunda raíz histórica se vive con inmensaalegría y latente expectativa en nuestras comunidades parroquiales,causando unagran expectativa y emoción que de cada grupo con su recorrido causa con la llegadade la Antorcha Guadalupana a su lugar de origen de las diferentes diócesis. Por talmotivo es de gran importancia de cada representante el motivar a jóvenes y adultosde ambos sexos de manera física y espiritualmente para ser portadores de estavaliosa insignia, que representa la luz de la fe grandiosa de todo un pueblo y que hade perdurar llameante siempre en nuestros corazones.La antorcha es encendida en la Basílica de Guadalupe en las primeras horas del díaen que han de iniciar son su recorrido a su lugar de origen escuchando la SantaEucaristía presidida por un Sacerdote en la mencionada basílica y al terminar nos danel fuego bendito de la Madre de Dios para conservarlo durante su carrera por relevoshasta su lugar de origen y posteriormente en procesión por las calles de dar a todapersona que lo requiera el fuego traído de Mamita María y entonando hermososcantos y porras por la gran felicidad que se lleva el portar esta llama que enciende anuestros corazones y ser testimonio de nuestra religiosidadLa experiencia del Tepeyac va actualizándose en cada momento de la historia y encada mexicano. Manifestación divina que dignifica por mucho a la mujer y queconvierte al macehual en hijo y a todos nos hermana. Esta fraternidad propició uncrecimiento en hermandad que hoy por hoy debemos hacer valer, de manera queeste germen sembrado en cada corazón por Santa María de Guadalupe, se ha venidodesarrollando poco a poco, haciéndose presente en cada uno de los acontecimientosmás significativos y dramáticos de nuestra historia. Ella pues, y todo su grandiososignificado de fe, representa el magno acontecimiento de nuestra identidad nacional.
  • 3. El 12 de diciembre, desde temprano,ya una tradición muy mexicana, muy nuestra quehay que valorar, que hay que vivir con intensidad, para seguir aprendiendo el mensajeque la virgencita nos da, su Hijo amado, nuestro hermano, pues Él es la Buena Nuevaque alegre nos comunica. Por eso es nuestra Reina, nuestra gran Emperatriz,nuestra dulce y abnegada Madre, que siempre está atenta a nuestra necesidad. Poreso le cantamos, le veneramos con prontitud, por eso le mostramos la antorchaencendida de nuestra fe sincera, que ilumina la esperanza cierta de saber que ellanunca nos fallará.