Tfg inteligencia emocional
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

Tfg inteligencia emocional

on

  • 3,270 views

Trabajo de fin de grado, inteligencia emocional. del profesor al alumno

Trabajo de fin de grado, inteligencia emocional. del profesor al alumno

Statistics

Views

Total Views
3,270
Views on SlideShare
3,270
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
52
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Tfg inteligencia emocional Document Transcript

  • 1. TRABAJO FIN DE GRADO FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES Y DE LA COMUNICACIÓN Grado Educación Infantil “La inteligencia emocional en el aula: estrategias para una integración global de contenidos” Autora Carolina Frutos López Director Dr. D. Modesto García Jiménez Murcia, 20 de Junio de 2013
  • 2. TRABAJO FIN DE GRADO FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES Y DE LA COMUNICACIÓN Grado Educación Infantil “La inteligencia emocional en el aula: estrategias para una integración global de contenidos” Autora Carolina Frutos López Director Dr. D. Modesto García Jiménez Murcia, 20 de Junio de 2013
  • 3. DEFENSA TRABAJOS FIN DE GRADO ANEXO V DATOS DEL ALUMNO Apellidos: Frutos López DNI: 48491628S Nombre: Carolina Grado: Grado de Educación Infantil Departamento de: Educación Título del trabajo: “La inteligencia emocional en el aula: estrategias para una integración global de contenidos” El Dr. Modesto García Jiménez como Director/Tutor(1) del trabajo reseñado arriba, acredito su idoneidad y otorgo el V.º B.º a su contenido para ir a Tribunal de Trabajo fin de grado. En Murcia a 20de Junio de 2013 Fdo.: ____________________________________ (1) Si el trabajo está dirigido por más de un Director tienen que constar y firmar ambos. Vicerrectorado de Investigación Campus de Los Jerónimos. 30107 Guadalupe (Murcia) Tel. (+34) 968 27 88 22 • Fax (+34) 968 27 85 78 - C. e.: tercerciclo@pdi.ucam.edu
  • 4. “La inteligencia emocional en el aula: estrategias para una integración global de contenidos” INTRODUCCIÓN ¿POR QUÉ LA INTELIGENCIA EMOCIONAL? JUSTIFICACIÓN RECAPITULACIÓN DE LA PROPUESTA. 9 10 14 EMPECEMOS POR EL PRINCIPIO ¿QUÉ SON LAS EMOCIONES? ESBOZO DE UN MARCO TEÓRICO 16 ¿QUÉ ES LA INTELIGENCIA EMOCIONAL? Los componentes de la Inteligencia Emocional descritas por D. Goleman (1997) en su libro Inteligencia Emocional: ¿CÓMO UNIMOS EDUCACIÓN Y EMOCIONES? La empatía: La motivación: La autoestima: Los retos de la educación del siglo XXI se basa en: 18 OBJETIVOS 19 20 25 25 26 26 28 ¿CÓMO LO APLICAMOS AL AULA? DE LA TEORÍA A LA PRÁCTICA. UNA PROPUESTA METODOLÓGICA 30 ACTIVIDADES Actividades para el docente Actividades para el aula La caja de emociones Si tengo un problema, cuento contigo. Sonreír para mejor vivir Identificar sentimientos y emociones en las otras personas Esto se me da bien… Esto no ¿Bailas? Cuando me gritas, me siento mal EVALUACIÓN Actividades para adultos. Actividades para alumnos. REFLEXIÓN Y PREVISIÓN DE RESULTADOS PREVISIÓN DE RESULTADOS 33 33 35 35 36 36 37 37 38 38 38 39 39 40 41 BIBLIOGRAFÍA 43 ANEXOS 45 ANEXO 1: TEST PARA EVALUAR LA INTELIGENCIA EMOCIONAL 45 ANEXO 2: ÍTEMS PARA LA EVALUACIÓN DEL ALUMNADO 47
  • 5. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S INTRODUCCIÓN Me decidí por La inteligencia emocional en el aula porque según lo estudiado en clase para que en un futuro los niños sean creativos, felices, que se planteen metas reales y las consigan, que tengan un buen desarrollo psíquico y emocional, que se formen una imagen real de sus posibilidades, etc., debe empezar porque se quieran y acepten tal y como son, una buena autoestima, componente de la inteligencia emocional. Para que lo anterior pueda ocurrir es necesario que se dote a los alumnos de las herramientas necesarias para que manejen bien las emociones, esto sólo puede ocurrir si el profesor tiene una buena inteligencia emocional y de forma natural la lleva al aula, ya que de otra manera se tratará la inteligencia emocional como una ficha o tarea más sin trascendencia. Mucho hay escrito sobre la inteligencia emocional, pero, a pesar de la intensa bibliografía que abala lo importante que es la inteligencia emocional para desenvolvernos a lo largo de la vida, dicha inteligencia no está regulada en el curriculum, o lo que es lo mismo, aun no se han establecido las directrices para llevarla al aula e ir asentando las bases emocionales desde la infancia. Educando en inteligencia emocional desde muy temprana edad se consigue que las personas sean en un futuro emocionalmente sanas (el concepto que tenemos de nuestras capacidades y nuestro potencial no sólo parte de nuestra forma de ser, también de nuestras experiencias a lo largo de la vida, familia, amigos, colegio etc.) 1. En este trabajo hablaré de: qué es la inteligencia emocional y sus componentes; la necesidad del entrenamiento de la comunidad educativa en las capacidades que forman la inteligencia emocional, para que a posteriori, pueda ser llevada al aula de forma natural y global, de la necesidad de tratar la inteligencia emocional como un todo y no como una asignatura aislada ya que cualquier momento es bueno para tratarla, y de cómo podemos empezar a trabajarla en el aula con diferentes actividades. 1 Inteligencia Emocional 2.0 Travis Bradberry y Jean Greaves 9
  • 6. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S ¿POR QUÉ LA INTELIGENCIA EMOCIONAL? JUSTIFICACIÓN En los 2 años que he estado estudiando magisterio de infantil, en todas las asignaturas nos han hablado de las inteligencias múltiples expuestas por Gardner y nos han enseñado el video de Ken Robinson “Las escuelas matan la creatividad”, es después de ver este video que sentí curiosidad por este tema y empecé a investigar decantándome por la inteligencia emocional. Después de recopilar varios libros y artículos sobre la Inteligencia Emocional y de cómo ésta se puede educar y mejorar, me pareció interesante abordar este tema parta introducir en el aula, partiendo del profesor para llegar al alumno, ya que somos modelos para nuestros alumnos. Antes de profundizar en las bases teóricas que sustentan la educación emocional, quiero hacer una pequeña reflexión de porque abordar este tema desde el profesor al alumno. En mis cinco años de experiencia docente en el primer ciclo de educación infantil (0-3 años), he aprendido que no podemos llevar al aula nada que no conozcamos profundamente o que no hayamos experimentado o investigado antes. Partiendo de esta premisa, no podemos introducir en el aula la inteligencia emocional sin que antes el profesor no sea conocedor de que es y para qué sirve la inteligencia emocional y sobre todo que los componentes que la forman se pueden educar a lo largo de la vida. No nos han enseñado a manejar las emociones de manera efectiva por lo tanto para que se produzca el cambio es necesario empezar a educar en las emociones a toda la comunidad educativa. Poniéndome como ejemplo (yo he aprendido desde una concepción racionalista donde 2+2=4, y no hay nada más), se han de cambiar los esquemas del proceso enseñanza aprendizaje, los docentes tenemos que aprender a ver la educación desde una perspectiva global y a dar la misma importancia a todas las capacidades que poseemos. «Se dice que la escuela ha pasado de ser un lugar para saber, a un lugar para saber pensar y que, en la actualidad se quiere que sea también un lugar para aprender a vivir [...] hay que subrayar el reclamo 10
  • 7. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S que existe actualmente de una escuela que enseñe a poner en juego la mente para desarrollar las capacidades para pensar y para vivir». (Hernández, P. 2002). Es necesario comprender aquello que nos pasa afectivamente porque es vital para poder desenvolvernos equilibradamente en cualquier sociedad. En el siglo XXI hay una nueva forma de ver el funcionamiento de las personas y se está tomando conciencia de forma lenta, aunque progresiva, de la necesidad de incluir en la educación los aspectos emocionales y sociales y que estos sean atendidos por la escuela y la sociedad, cabe mencionar la importancia de que en los centros se incluyan las emociones desde un punto de vista global, integral de la persona, intentando alejarnos de un tratamiento parcial y excesivamente curricular. Dos de los cuatro pilares o retos de la educación futura, indicados por el informe de la Comisión Internacional para la Educación del siglo XXI, conocido como informe Delors de 1997, son aprender a vivir juntos y aprender a ser, este informe ha contribuido de manera decisiva y ha potenciado planteamientos que ya iban en esa línea, pero es a raíz de la aparición de la obra de D. Goleman (1997) Inteligencia emocional cuando se ha divulgado de forma más generalizada la atención a la totalidad de la persona, considerando la importancia de la inteligencia emocional para el desarrollo de dicha totalidad. El nuevo marco educativo atribuye mucha importancia a las capacidades afectivas y sociales del alumnado y a las interacciones que se producen en el proceso educativo persiguiendo la armonización del razonamiento y los sentimientos, con el objeto de conseguir un desarrollo integral de los niños, por ello el anteproyecto de ley LOMCE (2013) comienza diciendo: «Los alumnos son el centro y la razón de ser de la educación. El aprendizaje en la escuela debe ir dirigido a formar personas autónomas, criticas, con pensamiento propio […] Todos y cada uno de los alumnos serán objeto de una atención, en la búsqueda de desarrollo del talento, que convierta la educación en el principal instrumento de movilidad social, ayude a superar barreras económicas y sociales y genere aspiraciones y ambiciones realizables para todos […] Detrás de los 11
  • 8. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S talentos de las personas están los valores que los vertebran, las actitudes que los impulsan, las competencias que los materializan y los conocimientos que los construyen. El reto de una sociedad democrática es crear las condiciones para que todos los alumnos puedan adquirir y expresar sus talentos, en definitiva, el compromiso con una educación de calidad como soporte de la igualdad y la justicia social […] una reforma sensata, práctica, que permita desarrollar al máximo el potencial de cada alumno2». Poniéndome de ejemplo (durante mi docencia en el primer ciclo de educación infantil, he realizado diferentes cursos de ampliación o complementación de conocimientos), es necesario incluir en estos cambios la formación continua de profesorado y de toda la comunidad educativa para que dichos cambios se realicen de forma eficaz y al ritmo que la sociedad va cambiando, formando una simbiosis entre sociedad y educación. Por ejemplo, los cambios que la sociedad está sufriendo en tecnología van más rápidos que la adaptación a este cambio de la escuela, la tecnología tiene un gran impacto en la vida cotidiana porque vivimos inmersos en ella, por tanto es necesario que dichos cambios se realicen de forma casi simultánea. En el terreno que nos ocupa, las emociones, la tecnología está provocando obtener las cosas de inmediato, con poco esfuerzo, lo que ha debilitado la capacidad de espera, de posponer los deseos, y promueve cierta intolerancia a la frustración, es en este punto donde se ve la necesidad de introducir la educación emocional en el aula ya que todas las vivencias emocionales y afectivas son el motor de nuestra vida y de nuestras relaciones, por tanto también deberían serlo de la educación. Se ha de enseñar a identificar las emociones para saber manejarlas ya que los sentimientos demasiados intensos pueden provocar interferencias entre la emoción y la razón. El objetivo debe ser lograr un equilibrio entre las dos y para ello es necesaria una formación en inteligencia emocional para los profesores para después poder enseñar esta inteligencia emocional a los 2 Anteproyecto de ley orgánica para la mejora de la calidad educativa 2013 12
  • 9. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S alumnos, como ya he comentado es imposible enseñar aquello que no se conoce, el profesor/a con unas buenas competencias en educación emocional es capaz de crear un clima de aprendizaje óptimo. Se ha comprobado que la inteligencia emocional del profesor es una de las variables que está presente en la creación de un clima de aula emocionalmente saludable, donde se gestionan de forma correcta las emociones y donde se pueden expresar sin miedo a ser juzgados o ridiculizados. Los docentes de hoy tenemos una buena formación como profesionales, a pesar de no haber recibido formación personal y emocional, pero somos personas que necesitamos formarnos en estas capacidades como base de salud y de su bienestar, no solo para conseguir el propio crecimiento personal, sino también la formación y el rendimiento de los alumnos que contribuye a crear un clima positivo en el centro, y todo ello repercute en beneficio propio y del colectivo. «El profesor ideal para este nuevo siglo tendrá que ser capaz de enseñar la aritmética del corazón y la gramática de las relaciones sociales […] Para ser un profesor eficaz es necesario serlo a través de las emociones». (Extremera, N y Fernandez-Berrocal, P. 2002). Lo que intento poner de manifiesto en este trabajo es la necesidad de adaptar la metodología del aula al mundo de las emociones, así ayudaremos a nuestros alumnos a que puedan obtener las herramientas necesarias para manejar sus emociones de una forma saludable, de esta forma conseguiremos personas emocionalmente responsables y favoreceremos el desarrollo en sus diferentes aspectos afectivo-cognitivo y sociales. También pretendo dar mi opinión sobre la necesidad de entrenamiento a la comunidad educativa en las competencias emocionales (hasta ahora no se tenían en cuenta), para favorecer a la creación de ambientes de trabajo óptimos y dotar de aquellas habilidades que nos ayudan a solucionar los problemas que puedan desestabilizar, ya que éstos son derivados de las relaciones sociales que se establecen entre compañeros o con las familias de los alumnos. Con el entrenamiento de la educación emocional se desarrollaran 13
  • 10. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S estrategias que podrán posteriormente ser llevadas al aula, ya que es imposible enseñar aquello que se desconoce. «Los educadores son los principales líderes emocionales de sus alumnos. La capacidad del profesor para captar, comprender y regular las emociones de sus alumnos es el mejor índice del equilibrio emocional de su clase». (Extremera, N y Fernández-Berrocal, P. 2002). Creo sinceramente que la inteligencia emocional ha de partir de los profesores para después llevarla al aula, primero con un entrenamiento de los componentes de la educación emocional y segundo con una formación de forma continuada para profesores y componentes que forman el entorno escolar, conocer nuestras emociones nos hará más libres, porque sabremos manejarlas y nuestras actuaciones no serán tan emocionales, y siendo más libres permitiremos que los demás lo sean también porque crearemos un aula y espacio laboral cálido y confortable, con unas relaciones sociales con la comunidad educativa sanas. RECAPITULACIÓN DE LA PROPUESTA. A lo largo de este trabajo intentaré poner de manifiesto la importancia de incluir en el día a día del aula y de forma global la inteligencia emocional. ¿Por qué? Porque con el entrenamiento de la inteligencia emocional el proceso enseñanza aprendizaje se produce de una manera natural y relajada tanto para el alumno como el profesor. Manejando correctamente las capacidades que componen la inteligencia el profesor será capaz de crear un clima en el aula donde los alumnos se sientan seguros, se sientan valorados, adquieran las herramientas necesarias para aprender a reconocer y manejar sus emociones de forma saludable, un lugar donde no solo adquiera conocimientos si no que aprendan a ser personas y a convivir con los demás. Para que todo lo mencionado tenga lugar en el día a día del aula de una forma natural y espontanea, es necesario que la comunidad educativa este 14
  • 11. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S entrenada en las capacidades que forman la inteligencia emocional. Como a lo largo de este trabajo explico, no podemos llevar al aula aquello que no conocemos o que no hemos experimentado antes, siguiendo este razonamiento, será imposible dotar de herramientas a los alumnos para que controlen sus emociones si la comunidad educativa no está entrenada con las estrategias necesarias para una buena inteligencia emocional, es por ello que en este trabajo describo algunas estrategias que la comunidad educativa puede realizar para empezar a educar las capacidades de la inteligencia emocional. Aun la inteligencia emocional no está incluida en el curriculum y queda en manos del profesor llevarla al aula o no, por esta cuestión pretendo que las actividades expuestas sean sólo un punto de partida para empezar a introducir de forma global la inteligencia emocional en el aula. 15
  • 12. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S EMPECEMOS POR EL PRINCIPIO ¿QUÉ SON LAS EMOCIONES? ESBOZO DE UN MARCO TEÓRICO Antes de empezar a desgranar la inteligencia emocional veo necesario definir que son las emociones ya que serán las herramientas principales con las que vamos a trabajar: las emociones son un conjunto de cambios que se producen en el estado corporal de una persona, inducidos por los terminales de las neuronas situadas en diferentes órganos del cuerpo y que están controlados por determinadas áreas del sistema cerebral, las cuales a su vez responden al pensamiento del sujeto. Me parece necesario empezar con una pincelada sobre el cociente de inteligencia, ya que hasta hace muy poco era el que determinaba la inteligencia de las personas, para después abordar la teoría de que no somos una sola inteligencia y posteriormente abordar el tema de la Inteligencia Emocional. El inventor del concepto cociente de la inteligencia, o índice de inteligencia (CI) es Willian Stern en 1912, califica la inteligencia como: «Aptitud de las personas para desarrollar pensamiento abstractos y razonar, comprender ideas complejas, resolver problemas y superar obstáculos, aprender de la experiencia y adaptarse al ambiente. Se trata, de una concepción basada en la competencia humana para desarrollar pensamientos analítico-racionales». Para establecer el CI se realizaban diversos test con distintos ítems, todos de tipo racional, después se analizaban los datos de cada apartado y se obtenía un número que determinaba si un alumno era más o menos inteligente según un baremo preestablecido, después de años catalogando a los alumnos en función del cociente intelectual que obtenían, empieza a llamar la atención casos de personas con un coeficiente intelectual bajo pero con un gran éxito, por ejemplo en el ámbito laboral. Será H. Gardner (1993) en su libro Inteligencias múltiples el que empiece a tratar el tema de la inteligencia personal hablando de las emociones propias y ajenas. El autor mencionado expuso la teoría de las inteligencias múltiples, donde afirmaba que existen al menos siete clases de inteligencias: lingüística, 16
  • 13. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S musical, espacial, lógico-matemática, corporal-cinestésica, interpersonal e intrapersonal. A pesar de esta clasificación el concepto de inteligencia emocional no tomó impulso hasta hace muy pocos años con D. Goleman (1997). La publicación y repercusión de su libro Inteligencia Emocional fue lo que hizo que empezara cambiar el concepto de de clasificación de los alumnos. Diversos autores después de Howard Gardner, toman ese concepto revolucionario como hilo conductor para seguir profundizando en las distintas inteligencias, como por ejemplo P. Salovey y J. Mayer (1990) que describen la inteligencia emocional por primera vez como: «Un tipo de inteligencia social que consiste en la aptitud para controlar las emociones propias y de los demás, discriminar entre ellas y emplear esta información para guiar nuestro pensamiento y acciones», hacen una clasificación de diferentes competencias que se pueden educar y mejorar como: «El conocimiento de las emociones propias; es la capacidad de reconocer con mayor o menor precisión y rapidez nuestros sentimientos necesarios para el auto comprensión ». «La capacidad de controlar las emociones; la conciencia de uno mismo es prerrequisito para un segundo aspecto importante de la competencia emocional: la capacidad de controlar nuestros sentimientos, con el objeto de adecuarlos a la situación y al momento correspondiente y no reprimirlas ». «La canalización de los impulsos; la perseverancia, la confianza y un grado realista de optimismo favorecen la adaptación y el éxito ». «El reconocimiento de las emociones ajenas. Como la capacidad de sintonizar con las señales sociales (preferentemente no verbales) y la sensibilidad para captar los estados emocionales de los demás (empatía) que ayudan a comunicarse. La empatía potencia el altruismo y la ética, mientras que su ausencia puede explicar una de las circunstancias que contribuyen a la agresividad y otras desviaciones características de la personalidad antisocial ». «La habilidad para las relaciones interpersonales: esta habilidad es la base en la que se sustenta la popularidad, el liderazgo y la eficiencia interpersonal ». 17
  • 14. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S Las tres primeras habilidades se refieren a la Inteligencia Intrapersonal y las dos últimas a la Inteligencia Interpersonal. Después de las diversas teorías que formulan diferentes autores, ya no interesa tanto el potencial intelectual que uno posee (CI) sino la forma de utilizar la inteligencia, utilizando para ello las estrategias adecuadas para aplicar efectivamente esa inteligencia. «No sólo uno de los retos imprescindibles es el de saber educar más allá de los contenidos conceptuales, sino también el de saber educar en estrategias afectivas que mejoren la dimensión socio afectiva del aprendizaje3». (Beltran, J. 1996). ¿QUÉ ES LA INTELIGENCIA EMOCIONAL? Como ya he comentado no fue D. Goleman (1997) el primero que habló de la inteligencia emocional, sino que fueron P. Salovey y J. Mayer (1990) quienes lo utilizaron para describir las cualidades emocionales que parecen tener importancia para el éxito. H. Gardner (1993) en su libro Inteligencias múltiples: la teoría en la práctica define la Inteligencia Emocional como: «Uso inteligente de las emociones, es decir, de forma intencional hacemos que nuestras emociones trabajen para nosotros, utilizándolas con el fin de que nos ayuden a guiar nuestro comportamiento y a pensar de que manera pueden influir mejorando nuestros resultados». D. Goleman (1997) profundiza en la definición de Inteligencia Emocional refiriéndose a: «La capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos, los sentimientos de los demás, motivarnos y manejar adecuadamente las relaciones que sostenemos con los demás y con nosotros mismos». Sumando todas las definiciones que dan los diferentes autores de la Inteligencia Emocional podemos sintetizar en: 3 Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado, 19(3), (2005), 169-194 18
  • 15. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S Inteligencia emocional es un conjunto de destrezas, actitudes, habilidades y competencias que determinan la conducta de un individuo, sus reacciones, estados mentales, entre otros. Las personas con habilidades emocionales bien desarrolladas también tienen más probabilidades de sentirse satisfechas y ser más eficaces en su día a día. «Si quieres conocer a una persona, no le preguntes lo que piensa sino lo que ama» (San Agustín de Hipona). Para poder gestionar las emociones es necesario conocer los componente que forman la inteligencia emocional, estas capacidades se pueden educar y mejorar, por ello la importancia de conocerlas. Con las herramientas necesarias podemos potenciar aquellas capacidades en las que disponemos de menores destrezas para poner dichas capacidades a nuestro servicio. Los componentes de la Inteligencia Emocional descritas por D. Goleman (1997) en su libro Inteligencia Emocional: La Inteligencia Personal: está compuesta por competencias que determinan el modo en que nos relacionamos con nosotros mismos, a su vez se divide en: La conciencia en uno mismo: es la capacidad de reconocer y entender en uno mismo las propias fortalezas, debilidades, estados de ánimo, emociones e impulsos, así como el efecto que éstos tienen sobre los demás y sobre el trabajo. La autorregulación o control de sí mismo: es la habilidad de controlar nuestras propias emociones e impulsos para adecuarlos a un objetivo; responsabilizarse de los propios actos, pensar antes de actuar y evitar los juicios prematuros. La automotivación: habilidad de estar en un estado de continua búsqueda y persistencia en la consecución de los objetivos, haciendo frente a los problemas y encontrando soluciones. Quienes tienen esta aptitud muestran un gran entusiasmo por su trabajo y por el logro de las metas por encima de la 19
  • 16. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S simple recompensa económica, con un alto grado de iniciativa y compromiso, y con gran capacidad optimista en la consecución de sus objetivos. La Inteligencia Interpersonal: compuesta por otras competencias que determinan el modo en que nos relacionamos con los demás como: La empatía: habilidad para entender las necesidades, sentimientos y problemas de los demás, poniéndose en su lugar, y responder correctamente a sus reacciones emocionales. La empatía no es únicamente la capacidad de ponerse en el lugar del otro, sino que requiere una actitud de saberse y sentirse como el otro pero sin confundirse con él. Es necesario el respeto por los demás y por uno mismo. Habilidades sociales: es el talento en el manejo de las relaciones con los demás, en saber persuadir e influenciar a los demás. Quienes poseen habilidades sociales tienen una gran capacidad para liderar grupos y dirigir cambios, son capaces de trabajar en grupo. ¿CÓMO UNIMOS EDUCACIÓN Y EMOCIONES? Los encargados de educar la mente de los niños en inteligencia emocional son los padres y maestros que han de hacerlo desde los primeros años de vida porque son vitales para la formación de la personalidad, un ejemplo importante la autoestima. «Las lecciones emocionales más importantes se aprenden durante los seis primeros años tanto en casa como en la escuela, siendo el educador un importante modelo en su forma de reaccionar ante cada acontecimiento, para su adecuado desarrollo [...] Cualquier intercambio entre educadores y niños se da en un contexto emocional que facilita o dificulta la actitud y capacidad emocional del niño4». Los componentes de la inteligencia emocional se pueden aprender aprovechando cada momento cotidiano del aula (educación transversal), los 4 “Los programas de desarrollo de la inteligencia emocional”. Ponencia presentada por la psicóloga Mara Cuadrado Gamarra, especialista en la infancia. Esta ponencia tuvo lugar en el V Congreso Interuniversitario de Organización de Instituciones Educativas. Las Organizaciones ante los retos educativos del siglo XXI. Por el departamento de Didáctica y Organización Escolar de la Universidad Complutense y de la Universidad Nacional de Educación a Distancia en Madrid en Diciembre de 1998. 20
  • 17. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S impulsos, las emociones, la afectividad forman parte de toda la actividad tanto individual como colectiva, por ello, es necesario conocer, saber manejar y aprender a expresar las emociones de modo inteligente, enseñando progresivamente a niños a poner nombre a las emociones básicas captando los signos de expresión emocional de los demás e interpretándolos correctamente para saber utilizarlas de manera correcta. Es necesario conocer las emociones en el preciso momento en que se producen, importante también esta habilidad para el ejercicio de las posteriores competencias que harán que los alumnos descubran la realidad y el entorno de estas reacciones (mis emociones provocan reacciones emotivas positivas o negativas; las emociones de los otros también provocan emociones positivas o negativas en mí). En la escuela es donde se detectan con frecuencia el efecto de la falta de control de las emociones, esto se ve reflejado en el rendimiento escolar. Por ejemplo el sentimiento de inseguridad ante una materia da lugar a que el alumno no logre emplear todo su potencial en dicha materia obteniendo un bajo rendimiento académico, por tanto la intervención educativa debe centrarse especialmente en la duración del proceso que interrumpe la acción (en este caso la inseguridad que produce desconcierto, desorientación, indecisión …) y debe contribuir a que el alumno descubra el estado en que se encuentra, para poder ser consciente que es un estado pasajero, y que el alumno no quede paralizado ante este u otro sentimiento. El conocimiento y la interpretación de todas las manifestaciones emocionales que se nos presentan a lo largo del día, nos permite acercarnos a los demás y establecer relaciones positivas o negativas de afecto. El control de la emoción que en ese instante está limitando al alumno (el sentimiento negativo frena la acción), debe conducir a éste a que desvincule la reacción emocional de las consecuencias posteriores, esto hará que el alumno vaya adquiriendo conciencia de la situación, hacer que los alumnos conozcan las emociones es ir encaminándolos a descubrir la realidad y el entorno de estas reacciones, los profesores harán que los alumnos tomen conciencia de las relaciones que se producen y fomentar el conocimiento de las situaciones 21
  • 18. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S concretas y la participación de las partes para que puedan ser miembros activos y responsables de su desarrollo personal y colectivo, de los contactos sociales y en ningún momento optara por rechazar las emociones cuando se producen5. Aún la inteligencia emocional no está incluida en el currículo, quedando en manos y criterio del profesor para introducirla en el aula junto a las demás capacidades. Se hace indispensable educar las emociones a toda la comunidad educativa (tanto a profesores como alumnos) para hacerlas conscientes, reconocer su papel y canalizarlas de forma positiva, esto es posible practicando las habilidades emocionales y convirtiéndolas en una respuesta de adaptación natural de la persona. En la escuela, los profesores acogen a los niños en su totalidad, los alumnos no aprenden sólo por la programación de estrategias didácticas, sino porque ellos mismos contienen saberes, si estos saberes están bien asentados, el docente construirá sobre estos saberes otros nuevos. Sabemos por la teoría del aprendizaje significativo que, sólo a partir de las características psicológicas de los alumnos conectaremos con su propio bagaje y podremos hallar la didáctica adecuada (el profesor es el encargado de averiguar cuáles son los conocimientos previos de sus alumnos para establecer un punto de partida). «La educación, y en concreto la educación inclusiva, persigue que la diversidad existente entre los miembros de una clase reciba una educación acorde a sus características personales, psicológicas o sociales, a la vez que incremente las posibilidades de aprendizaje para todos » (Gardner, H. 2000). Cuando le enseñamos a los niños a expresarse, les estamos ayudando a ser responsables de sus propias necesidades emocionales. Tener recursos para manejar emociones nos va a ayudar a: estar preparados para afrontar situaciones y problema con más eficacia, a mejorar la autoimagen, la seguridad y satisfacción personal, a mejorar las expectativas de eficacia y los resultados positivos, también a reducir el riesgo de trastornos 5 Artículo publicado en Aula de Infantil, n. 12, pp. 32-37, marzo-abril 2003. 22
  • 19. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S psicosomáticos y problemas interpersonales (en los profesores el síndrome de burnout o síndrome de estar quemado, e incluso desesperanza profesional aprendida). Los profesionales de la enseñanza son uno de los colectivos que más estrés experimentan, es necesario controlar su estrés tanto como para incrementar su motivación como la de sus alumnos. El estrés mantenido durante un tiempo prolongado puede hacer que cualquier persona se vuelva vulnerable, con sensación de agotamiento, decepción y pérdida de interés por la actividad laboral que se realiza y surge como consecuencia del contacto diario con su trabajo. El síndrome burnout fue definido como: «Un síndrome de agotamiento emocional, despersonalización y bajos sentimientos de realización personal en el trabajo, que ocurre entre profesionales cuyo objeto de trabajo son personas » (Maslach, C y Jackson, S. A. 1986). Este síndrome es consecuencia de la interacción entre diversos factores internos y externos del individuo: En las causas externas se pueden incluir la falta de recursos, la opinión negativa de la sociedad hacia el docente, la presión social, la incomunicación y la falta de cooperación con las familias, los compañeros, las autoridades, la desmotivación y la indisciplina de los alumnos. En los factores internos o personales se pude reseñar el nivel de experiencia, la autoestima, la personalidad, etc.6 Según se puede extraer de lo anterior, la inteligencia emocional puede ser la prevención al síndrome de burnout, no es que vaya a acabar con todos los problemas, pero, sí nos puede ayudar a manejar las situaciones difíciles y estresantes con mayor efectividad y menos desgaste personal y emocional. Los profesores tienden a valorar y potenciar manifestaciones de los alumnos, también a desestimar lo que no nos es habitual, por lo tanto es lógico esperar que los alumnos con bajos niveles de inteligencia emocional presenten mayores niveles de impulsividad y peores habilidades interpersonales y 6 Artículo publicado en Revista de Educación, n. 341. Septiembre-diciembre 2006, pp. 687-703 23
  • 20. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S sociales, todo esto puede favorece el desarrollo de diversos comportamientos antisociales. (Extremera, N y Fernández-Berrocal, P. 2003). Las ventajas que ofrecería una mejoría en la formación psicoeducativa del profesorado resultan evidentes. Implicaría mayor nivel de organización, de motivación, de comunicación humana y de reflexión sobre los objetivos educativos, lo que sería muy favorable para la motivación y satisfacción de los alumnos y del propio profesorado. La formación psicoeducativa sirve para el desarrollo de cualquier disciplina y para una mejor preparación profesional en el servicio a la sociedad7 Si como profesores logramos que los alumnos respeten sus sensaciones y a la vez se les ayuda a que las manifiesten y que respeten lo que digan sus compañeros, se habrá logrado el objetivo de crear un aula llena de relaciones basadas en el respeto mutuo (la empatía y el autocontrol emocional son las competencias que permiten dirigir las emociones propias y descubrir las de los otros). Unos de los requisitos necesarios para fomentar que los alumnos desarrollen su inteligencia emocional, es que el docente desarrolle también su propia inteligencia emocional, el profesor enseña en el día a día del aula su propia personalidad, de acuerdo con esta argumentación, el impulso y desarrollo de la inteligencia emocional en el aula, tanto la del docente como la del alumno, debe producirse de un modo coordinado. El propio proceso de crecimiento potenciará un respeto mutuo de las propias sensaciones, facilitando de este modo la creación de ambientes positivos de aprendizajes, por ejemplo, cuando el alumno se siente seguro con el profesor, se abre y dedica todas sus energías a aprender. La inteligencia emocional del profesor constituye una de las variables que mejor explica la creación de un aula emocionalmente inteligente. Su inteligencia emocional depende de cómo gestiona sus propias emociones, especialmente las de naturaleza negativa. El profesor no debería rechazar sus emociones negativas, sino ser capaz de expresarlas de un modo saludable dentro de la comunidad que 7 Artículo publicado en la revista Aula de Innovación Educativa, n. 111, pp. 35-40, mayo 2002. 24
  • 21. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S construye con sus alumnos y orientar la dinámica de las relaciones hacia la finalidad deseada.8 Se trata de impulsar unas relaciones que acerquen a la comunidad educativa y que las hagan crecer a través del intercambio para conseguir hacer provechoso su trabajo en común. La conversación diaria al llegar a la escuela ofrece un espacio (asamblea), un tiempo y unas personas con las que compartir las novedades, las alegrías, los fracasos, los sueños, los hallazgos etc. «Desarrollar la dimensión afectiva en el aula no va a incrementar más la carga del profesorado, sino que, por el contrario, va a facilitar la tarea de dedicarse a las demás áreas» (Arnold, J. 1999). Es imprescindible conocer el conjunto de habilidades que permiten mantener bajo control las emociones negativas, su frecuencia, intensidad y duración para que no interfieran en la vida de la persona, ser conscientes de ellas cuando sucedan para que una vez encauzadas sean beneficiosas y nos faciliten las conductas deseables en todas las áreas de la vida de la persona. Llegados a este punto veo la necesidad de detallar aquellas capacidades que en estas edades se han de empezar a fomentar: La empatía: es la competencia de la inteligencia emocional que nos permite reconocer el estado de ánimo de los demás y establecer relaciones respetuosas con las personas, es fundamental en las relaciones sociales porque hace que los roces inevitables entre las personas que conviven y trabajan en un mismo ámbito ocasionen el menor desgaste posible. La motivación: es el estado de activación cognitiva y emocional, produce una decisión consciente de actuar, y que da lugar a un período de esfuerzo intelectual y/o físico, sostenido, con el fin de lograr unas metas previamente establecidas combinada por influencias tanto internas (interés por la actividad y el deseo de tener éxito), como externas (la influencia de otras personas) (Williams, M y Burden, R. 1999). 8 “Inteligencia emocional: cómo aplicarla en la práctica docenteI”. Artículo publicado en la Facultad de Psicóloga de la Universidad Autónoma de Madrid. Por Roberto Colom y Manuel Froufe (2001) 25
  • 22. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S Un componente muy importante que mantiene estrechas relaciones con la motivación para iniciar y mantener tareas es la autoestima y el autoconcepto, el profesor ha de intentar crear un autoconepto positivo en el alumno educando en la autoestima. La autoestima: es la percepción evaluativa de uno mismo. Es un acontecimiento dinámico y subjetivo de nuestro cuerpo y nuestra mente, más que algo estático y tangible que pueda observarse y medirse directamente. Según N. Brody y H. Ehrlichman (2000) es el resultado de la combinación de las creencias de las personas sobre sus habilidades y talentos. Los retos de la educación del siglo XXI se basa en: Aprender a conocer y ser, a aprender a aprender para aprovechar las posibilidades que ofrece la educación a lo largo de toda la vida (la UNESCO lo formulará como una de las finalidades de la educación en 1996). Aprender a hacer para capacitar a la persona para afrontar muchas y diversas situaciones. Aprender a convivir, a trabajar en proyectos comunes y a gestionar los conflictos. Aprender a ser y aprender a convivir significa, aprender a aceptarnos, aprender a aceptar que podemos y que podemos aceptar a los demás colaborando en los cambios necesarios para que sean mejores. El conocimiento de uno mismo nos debe llevar a saber escoger aquello que es más acorde a nuestras posibilidades. El punto de partida para nuestro crecimiento emocional es la familia (educación en valores y en la moral, la educación de los sentimientos y el desarrollo de habilidades sociales y el manejo de las emociones) y a medida que vamos creciendo se incluye la escuela, los amigos y las relaciones que se van estableciendo. Todos ellos se convierten en contextos importantes que contribuyen a este crecimiento, teniendo en cuenta lo anterior, los profesores tendrán que tener presente que toda la comunidad educativa tienen su propio motor emocional y la actitud del profesor debe ser de respeto a la dignidad de cada uno. 26
  • 23. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S Los profesores influimos y condicionamos la autoestima que se forman los alumnos en relación a sus capacidades y posibilidades (hacer críticas constructivas y recibirlas, decir no, expresar opiniones contrarias, negociar…). Todo ello es importante para la conexión que se establece entre el maestro y alumno, no podemos dividir la realidad de lo que somos, no podemos colocar la razón en un lado y en el otro las emociones. Somos un todo indisoluble y las emociones afectan la razón con la misma fuerza que la razón afecta las emociones. «La escuela han priorizado hasta finales del siglo XX los aspectos intelectuales y académicos de los alumnos convencidos que los aspectos emocionales y sociales pertenecen al plano privado y, en este sentido, cada individuo es responsable de su desarrollo personal» (Fernández-Berrocal, P y Ramos, N. 2002). «Nuestra tarea como maestros –y como personas que se van educando en la medida en que colaboran a educar a los demás– consiste en facilitar la reflexión sobre la lógica que guía las emociones, que es diferente a la que guía la razón, y que ambas son necesarias. Esta reflexión nos llevará a conocernos mucho mejor y a conocer mucho mejor al otro9». Si fomentamos la actitud crítica, el desarrollo de la autoestima y los demás componentes de la educación emocional junto a la parte racional, no sólo hará a los alumnos más felices, sino también más creativos... durante la estancia en el centro, el alumnado deberá aprender a compartir, a negociar, a renunciar, a solucionar pequeños o grandes conflictos, a explicar con frecuencia lo que le pasa, a escuchar un cúmulo de informaciones y opiniones a menudo distintas a las suyas, y necesitará las herramientas necesarias para manejar de forma eficaz lo todo lo anterior. Estas vivencias permitirán al alumno ir madurando emocional e intelectualmente. 9 Artículo publicado en la revista Aula de Innovación Educativa, n. 111, pp. 35-40, mayo 2002. 27
  • 24. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S OBJETIVOS He partido de los objetivos fijados en la orden ECI donde se establecen las competencias que deben conseguir los estudiantes de grado en educación infantil, y son: • Promover y facilitar los aprendizajes en la primera infancia, desde una perspectiva globalizadora e integradora de las diferentes dimensiones cognitiva, emocional, psicomotora y evolutiva. • Fomentar la convivencia en el aula y fuera de ella y abordar la resolución pacífica de conflictos. • Reflexionar en grupo sobre la aceptación de normas y el respeto a los demás. • Promover la autonomía y la singularidad de cada estudiante como factores de educación de las emociones, los sentimientos y los valores en la primera infancia. • Asumir que el ejercicio de la función docente ha de ir perfeccionándose y adaptándose a los cambios científicos, pedagógicos y sociales a lo largo de la vida y dominar habilidades sociales en el trato y relación con la familia de cada estudiante y con el conjunto de las familias10. Teniendo en cuenta todos los objetivos anteriores, me he propuesto como objetivos para este trabajo: En primer lugar, intentar dar a conocer la importancia de entrenar la inteligencia emocional en toda la comunidad educativa (el buen manejo de las emociones facilita que haya un buen ambiente de trabajo), es importante conocer las diferentes capacidades que forman la inteligencia emocional para poder trabajar en aquellas capacidades en las que no tenemos destrezas, así, se obtendrán las herramientas necesarias para poder ser capaz de valorar, discriminar y regular las emociones en las situaciones que se dan a lo largo del proceso de enseñanza-aprendizaje. 10 ORDEN ECI/3854/2007, de 27 de diciembre, por la que se establecen los requisitos para la verificación de los títulos universitarios oficiales que habiliten para el ejercicio de la profesión de Maestro en Educación Infantil. 28
  • 25. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S En segundo lugar, proponer estrategias metodológicas que sean el punto de partida para introducir la inteligencia emocional en el aula de forma global y no como una signatura aislada. Dichas estrategias irán dirigidas tanto a profesores como alumnos, las cuales, proporcionaran los elementos necesarios para ser conscientes y capaces de poder manejar las emociones de una forma equilibrada. 29
  • 26. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S ¿CÓMO LO APLICAMOS AL AULA? DE LA TEORÍA A LA PRÁCTICA. UNA PROPUESTA METODOLÓGICA La inteligencia emocional aún no está incluida en el currículo quedando en manos y criterio del profesor para introducirla en el aula junto a las demás capacidades, como aún no está institucionalizada se hace difícil llevarla al aula. Se podría incluir en el área de Lenguaje: Comunicación y representación ya que a estas edades no tiene aun desarrollado el aspecto abstracto y la mejor forma de expresión es a través de las representaciones, ya sean con dibujos o palabras hasta que consiguen la maduración para expresarse con la lectoescritura. En la programación debería haber un equilibrio entre las actividades dirigidas por los maestros y aquellas en las que el alumno pueda tener la libertad de escoger la actividad, los materiales, los compañeros de trabajo y hacer actividades de expresión libre, con estas actividades ellos pueden expresar sus emociones, porque cuando dibujan, o pintan, o juegan, o inventan cuentos o canciones, no están desarrollando únicamente capacidades creativas, motrices etc. sino que expresan sentimientos y emociones íntimas y en ocasiones utilizan el lenguaje corporal, oral o el lenguaje plástico para liberar angustias y problemas de los cuales no son plenamente conscientes o no saben resolver (los rincones facilitan esta libertad11(Vidal. C, 1994). Jugando aprenden a vivir, el juego simbólico es una investigación del entorno social y natural, y a realizar casi todos los aprendizajes positivos posibles, estos momentos son de creación personal, de experimentación, de observación, en los que escogerá trabajar en solitario o en pequeño grupo (Abad, J. y Ruiz de Velasco, A. 2011). No podemos cometer el error de considerar la educación de la inteligencia emocional como una asignatura aislada de un día puntual y una hora concreta, sino pensar en la educación emocional de forma global para que 11 Artículo publicado en la Revista Aula de Innovación Educativa nº5 (1992). 30
  • 27. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S podamos integrarla en el aula de igual forma que se hizo con los temas transversales. Si la educación emocional la tratamos como un todo, cualquier momento y cualquier espacio es bueno para trabajarla, desde la asamblea hasta en una actividad matemática donde puede haber un conflicto o una frustración, el problema es tratarla como un todo, por ello es necesario que el profesor tenga todas las capacidades de la educación emocional desarrolladas para tener un buen conocimiento de las misma y ser hábil en todo momento del día para ponerlo en práctica. Basándonos en el aprendizaje significativo (González, F. y Novak, J. 1993), el planteamiento de las actividades estarán encaminadas a favorecer aquellas que nos alejan del alumno estándar y tienen en cuenta al alumno como persona y como persona única. Es necesario que los aprendizajes se produzcan en contextos reales, de la vida cotidiana del alumno, de manera que tengan sentido para él, creando un ambiente que favorezcan la relación emotiva y que impulsen el desarrollo de las competencias de la educación emocional (la motivación, por ejemplo, es una causa decisiva que incide, de forma positiva o negativa, en el proceso de enseñanza-aprendizaje tanto del profesor como del alumno), para que a través de dichas competencias el de alumno acceda a una educación integral y a una vida plena. Tomaremos como referencia las etapas del desarrollo de Piaget para establecer unas actividades acorde con el desarrollo madurativo de los niños, atenderemos a la diversidad de aquellos niños que no están en el mismo nivel madurativo programando actividades en función de sus necesidades. En el primer ciclo de educación infantil 0 a 3 años es cuando las emociones son más naturales, sinceras y espontáneas, no están falseadas por la experiencia ni la vergüenza, y el vínculo afectivo que se crea con los niños es más fuerte, por lo tanto es necesario ayudar a la consecución de una buena autoestima, ya que los profesores influyen y condicionan la autoestima que se forma el escolar en relación con sus capacidades y posibilidades, así se prevendrán conductas antisociales posteriores. 31
  • 28. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S Partiremos de lo concreto, de lo que es más vivencial, de aquello que puede dibujarse, manipularse, verse y oírse ya que los niños pequeños tienen dificultades para moverse en el campo de las abstracciones, se tendrá que dar sentido a las reacciones emotivas que vayan surgiendo en estas primeras edades, el profesor pondrá nombre a estas emociones para que vayan empezando a identificarlas, también se debe ayudar a que el niño entiendan que en muchas ocasiones el fracaso no es otra cosa que un error. Un error que puede analizarse para buscar nuevas formas de solucionar los problemas. Hay muchas formas de transmitir valores o emociones: por medio del razonamiento o del arte (en la lectura de un cuento, en los cuenta-cuentos o la visión de una película), o por imitación (juego simbólico), la música es un buen instrumento para interpretar sentimientos, ya que hace más feliz y contribuye al desarrollo integral porque trabaja de forma globalizadora. (Alcalde, J. 2007). En el segundo ciclo de educación infantil 3 a 6 años, las actividades se hacen más fáciles por el desarrollo madurativo de los niños, son capaces de verbalizar los sentimientos, de transmitirlos a través de dibujos más realistas e incluso a escribirlos, también los recursos para trabajar son más amplios, libros, canciones, juegos, películas, troquelados etc. Podemos introducir el intercambio de roles para saber cómo se siente siendo otro, desde el centro se pueden fomentar actividades de convivencia de toda la comunidad educativa (buscar la implicación de la familia, por ejemplo con talleres para padres) y un largo etc. Las habilidades socioemocionales las trabajaremos con trabajos en grupo (pequeños y grandes) y la resolución de conflictos, el profesor será el encargado de ser facilitador de un entorno donde se puedan dar estas relaciones y compensar las desigualdades (compensando aquellos grupos que tengan niños con más o menos desarrollo para intentar homogenizar el grupo). También fomentaremos las habilidades de la vida y bienestar personal como por ejemplo aquellas relacionadas con la vida familiar, social y escolar, habilidades de tiempo libre como por ejemplo placer por leer, escuchar música, pintar etc.(la música es un buen instrumento para sacar nuestras emociones y 32
  • 29. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S sensaciones. Después de escuchar un fragmento de una pieza musical, los alumnos podrán comunicar sus sensaciones y sentimientos que han experimentado). Con todo lo anterior se aumentará la empatía, se conocerá y mejorará las habilidades comunicativas, se incrementará el autocontrol emocional, se superará las situaciones estresantes, se mejorará las relaciones interpersonales, se aumentará la asertividad y evitará conductas agresivas y pasivas, se aprenderá a saber tomar decisiones y resolver problemas en el ámbito psicosocial, a descubrir las capacidades creativas, a conocer las posibilidades de cambio y saber cambiar, a saber expresarse emocionalmente. ACTIVIDADES Como ya he comentado, existe la necesidad de partir del profesor, de desarrollar su inteligencia emocional para que posteriormente se pueda trabajar con los alumnos, no se puede enseñar nada que no se conoce, por ello empezaremos con actividades dirigidas para adultos, para posteriormente pasar a las actividades de aula. Actividades para el docente Antes de nada lo que un profesor ha de interiorizar es que en todo momento ha de evitar juicios negativos o que establezcan sentencias, por ejemplo: Siempre..., Nunca... No se debería etiquetar. Los niños son «esponjas emocionales», en esto hay que prestar atención porque inconscientemente se hace, lo he constatado en las prácticas. El profesor debe ser consciente de sus expresiones faciales y del tono de su voz, puesto que llevan consigo poderosos mensajes emocionales tanto positivos como negativos, tendremos que potenciar los que contengan emociones positivas. El profesor debe provocar emociones en los pequeños y ayudarlos en la construcción de su propia conciencia emocional positiva, logrando así en un futuro personas emocionalmente equilibradas y maduras. Ha de entender que cuando el profesor se siente bien consigo mismo, está más dispuesto a aceptar, tolerar, ser paciente, comprensivo... y a la vez 33
  • 30. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S esto retroalimenta su autoestima. Algo que el profesor no debería olvidar nunca es que las emociones son contagiosas. Desarrollar la inteligencia emocional es un viaje que dura toda la vida porque las capacidades que la componen se pueden educar y mejorar con actividades que sirven para entrenarlas y mejorarlas. 12 Como punto de partida haremos un test que evaluará nuestro coeficiente emocional, esto nos hará darnos cuenta en que capacidad de la inteligencia emocional estamos más necesitados de educar13. Es importantísima la formación continua para el profesor, como hemos comentado, la sociedad está cambiando y la educación se ha de adaptar a los nuevos cambios (las nuevas tecnologías han cambiado el modo de acercar los contenidos y metodologías a los profesores y los conocimientos a los alumnos), la educación emocional también ha de tener una formación continuada, a parte de las actividades propuestas, hay talleres de riso-terapia (un taller podría estructurarse en: Introducción teórica y enfoque de la sesión, calentamiento y desbloqueo, dinámicas y juegos, gimnasia de la risa, interiorización y relajación, evaluación y cierre), talleres para el desarrollo de las habilidades sociales etc. Existe una oferta variada de talleres realizados por profesionales que nos ayudan a conseguir las herramientas necesarias para el desarrollo de las capacidades que conforman la inteligencia emocional. En el aula el profesor puede aprovechar que tiene un sentimiento negativo para enseñar a los niños que ese tipo de estados son normales y que no deben ocultarse: es normal admitir que uno se ha equivocado al reaccionar con ira o agresivamente. Para prevenir que el malestar docente nos controle podemos utilizar diferentes estrategias para manejar el estrés como por ejemplo, la relajación y el control de la respiración. 12 13 Inteligencia Emocional 2.0 Travis Bradberry y Jean Greaves Anexo 1 34
  • 31. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S Actividades para el aula Para empezar se aprovecharan las asambleas o pasar lista para identificar las propias sensaciones: preguntar ¿cómo me siento?, responder comenzando las frases por me siento..., el profesor terminará preguntando ¿puedo ayudarte? Esto sirve para etiquetar a las propias sensaciones, no a los alumnos o compañeros si no a las situaciones. El profesor enseñará un vocabulario amplio de palabras con connotaciones emocionales, enseñará a expresar sus propias emociones y a hablar de ellas abiertamente, a analizar sus propias sensaciones, en lugar de las acciones o los motivos de los demás, a preguntar a los demás cómo se sienten. Las puestas en común (cualquier área) después de hacer una actividad o una sesión de trabajo, como por ejemplo rincones, talleres, psicomotricidad, excursiones, visitas... se pondrán en común lo que hemos aprendido, cómo lo hemos aprendido, con quién lo hemos aprendido y qué estamos sintiendo con lo aprendido. En cualquier momento se nos puede presentar en el aula dos niños que no consiguen entenderse, este es un buen momento para enseñarles habilidades comunicativas y recursos para resolver sus diferencias de forma adecuada. Una vez que se consigue calmar el ambiente y atraer la atención de los niños, pondremos en marcha el recurso educativo de «La caja de emociones». La caja de emociones Cada niño introduce en su caja, una imagen o dibujo con caras de la emoción que sientan y lo que la otra persona le ha hecho sentir. Los que son más mayores pueden introducir frases escritas. Una vez que cada uno ha introducido en su caja de emociones la cara que mejor describe lo que la otra persona le ha hecho sentir, se intercambiarán las cajas y así podrán descubrir lo que ellos han causado con su comportamiento en la otra persona. A través de esta actividad, tienen la oportunidad de reconciliarse y reflexionar sobre lo ocurrido para hacerse cargo de la situación que ha provocado, para que los 35
  • 32. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S alumnos vayan tomando conciencia de la situación, el profesor puede ir guiando con preguntas como: ¿Qué puedo hacer la próxima vez que sienta que voy a explotar? Quizás me tengo que disculpar…Cada uno tiene que ceder en algo, ¿en qué debo ceder yo? Estas reflexiones serán adaptadas por el profesor dependiendo de la edad, los niños que sepan leer serán ellos quienes las pongan en común. Si tengo un problema, cuento contigo. Descubrirán la importancia de la ayuda de los demás en la búsqueda de soluciones. Se trata de inventar una música o de poner esta letra en una música conocida: Si tengo un problema, cuento contigo. Si es solo mío… cuento contigo. Si tienes un problema, cuenta conmigo. Si es de los dos… cuento contigo. ¿Qué problema tienes? Cuenta conmigo. Si es solo tuyo… cuenta conmigo. ¿Qué problema tengo? Cuento contigo. Si es de los dos… cuenta conmigo. Podemos acompañar la canción con percusión corporal o con instrumentos. Es necesario transmitirles la idea de que los problemas no son algo negativo a los que hay que tener miedo y que de ello podemos aprender mucho14 Algunas actividades para desarrollar actitudes de relación interpersonal, como por ejemplo: la mirada, la sonrisa, la escucha, el saludo, el agradecimiento… Sonreír para mejor vivir En el visionado de una película deben fijarse cada vez que un personaje sonríe, a quién lo hace y por qué. El profesor parara en el instante que los cómo te sientes, cómo crees que se siente el otro, cómo te sentirías en su lugar, por qué crees que has hecho esto, qué habrías podido hacer en lugar de esto... puede ayudar a entender las motivaciones que están en la base de los conflictos y empezar a resolverlos. 14 http://actividadesinfantil.com/archives/7658 36
  • 33. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S Con la empatía somos capaces de ponernos en el lugar de la otra persona, de ser receptivos y acogerla, tanto desde el punto de vista afectivo como racional. A través de la empatía podemos compartir los sentimientos, las emociones, los proyectos, las experiencias... del otro ser humano. Nos podemos poner en «su piel». Identificar sentimientos y emociones en las otras personas Haremos entre todos y todas, una lista de sentimientos, redactados en forma de adjetivos (contento, triste, comunicativo, serio, etc.) y los anotaremos en la pizarra. Cada niño escogerá cinco de ellos y, en una revista, buscará imágenes de caras que expresen estos sentimientos. Recortarán y pegarán las imágenes en una hoja y escribirá debajo el adjetivo que les corresponde. Después se puede hacer un mural colectivo con todas ellas. Esto se me da bien… Esto no En esta actividad aprenderán a valorar las cualidades y los recursos de cada uno, así como las limitaciones con realismo. Los niños/as estarán sentados formando un círculo y se les pedirá a cada uno que complete la siguiente frase: Soy… y se me da bien… Por ejemplo: leer, dibujar, cantar, montar en bicicleta, etc. Por cada respuesta cogen un redondel de cartulina de colores de un recipiente que hay en el centro y la escriben, si pueden. Si no, el maestro/a lo hará por ellos. Cuando todos hayan dado varias respuestas se continuará con otra frase: Soy… y todavía no se me da bien… Por cada respuesta se coge un redondel de cartulina blanca. Después con el nombre y/o la foto de cada niño en el centro se pegan alrededor los redondeles de cartulina. Se comentará que cada uno aprende las cosas de una manera y en un momento diferente. Todos los días se aprende algo, y deben darse cuenta de lo que ya saben y de lo que todavía pueden aprender. Si algún alumno/a reconoce pocas cosas que se le dan bien, o las cartulinas blancas superan a las de colores, se le animará a buscar sus habilidades y recursos15. 15 http://actividadesinfantil.com/archives/7658 37
  • 34. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S ¿Bailas? Tomaran la iniciativa en la elección de compañeros de juego. El profesor o profesora dividirá la clase en dos grupos de igual número de niños/as. Si resultan impares, ella lo hará con el que se quede solo. Un grupo se sentará en el suelo. Serán los elegidos. El otro grupo estará de pie. Cuando el profesor/a le indique, cada uno de los que eligen deberá tomar la iniciativa, ir hacia algún niño y preguntarle: ¿Quieres bailar conmigo? El elegido podrá decir sí o no. Cuando todos tengan su pareja bailarán por la sala juntos. Después, se cambiarán los papeles. Comentar después todos los problemas que han surgido durante la actividad: si sabían a quién elegir, si cuando han llegado ya habían elegido, si les hubiera gustado que les eligiera otro, etc. Lo importante es hacer ver a los niños que muchas veces tenemos que tomar la iniciativa si queremos entrar a formar parte de un grupo o jugar con otros niños/as16. Cuando me gritas, me siento mal Entrenará a los niños/as en la comunicación en primera persona (mensajes YO) para responder a situaciones conflictivas. Desarrollo: El profesor/a irá exponiendo situaciones habituales del entorno escolar, y los niños deberán estructurar su mensaje siguiendo los siguientes pasos: Definir la situación que provoca el conflicto, Expresar el sentimiento en primera persona: Yo, a mí… Proponer el cambio deseado. EVALUACIÓN La evaluación forma parte del proceso de enseñanza−aprendizaje es por ello que se podrán ir introduciendo aspectos concretos para ir adaptándose al momento en el que se sitúa el aprendizaje de los alumnos. Aquí haremos también dos evaluaciones, una para las actividades de los adultos y otra para las actividades de los alumnos. 16 http://actividadesinfantil.com/archives/7658 38
  • 35. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S Actividades para adultos. Para evaluar la inteligencia emocional de los adultos utilizaremos los test (anexo 1). Antes de empezar con cualquier actividad, los miembros adultos de la comunidad educativa realizaran los test para saber el punto de partida en el que se encuentran, estos test nos indican en que capacidades de la inteligencia emocional se debe trabajar más. Después de conocer el punto de partida trabajaremos aquellas capacidades donde hemos sacado poca puntuación (eso quiere decir que tenemos que educar esas capacidades sin descuidar también las otras), después volveremos a hacer el test y compararemos las puntuaciones. Actividades para alumnos. La evaluación para los alumnos será por observación directa, continua y sistemática, a principio de curso se hará una evaluación inicial a través de un cuento donde se refleje la mayor parte de capacidades de la inteligencia emocional, después de la lectura se irán formulando una serie de preguntas relacionadas con la trama del cuento, el profesor irá anotando las respuestas y reacciones de los alumnos. Una vez que sabemos de dónde partimos, será el día a día del aula (con sus interacciones y posibles conflictos) el que nos irá marcando las pautas de las actividades a realizar, es decir, a parte de las actividades programadas por el profesor para trabajar aquellas capacidades que quiera educar, dependiendo de las situaciones que se den en el aula, el profesor trabajará en función de lo acontecido en él para reforzar o educar aquello que considere necesario. Para realizar el control se pueden utilizar una lista de control. Algunos ítems en forma de ejemplo los encontramos en el anexo 2. 39
  • 36. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S REFLEXIÓN Y PREVISIÓN DE RESULTADOS Como he ido mencionado a los largo de este trabajo, los maestros somos modelos para los alumnos, por ello hemos de ser conscientes que el estado de ánimo de los adultos, más concretamente del maestro, influye en los alumnos y que éste depende de nosotros (si sabemos manejar las emociones, sobre todo las negativas), podemos aprender a desarrollar las diferentes capacidades que componen la inteligencia emocional, para después trabajar con los alumnos. Al profesorado nos falta formación y herramientas en el campo de los sentimientos y las emociones, por tanto cuantos más recursos emocionales tengamos (para ello es necesario la formación en este campo), más aumentará la tolerancia a la frustración y en consecuencia más salud mental. Los aspectos emocionales están íntimamente vinculados con el rendimiento académico y el bienestar personal tanto del alumnado como del profesorado, los profesores hemos de aprender a expresar adecuadamente nuestros sentimientos en la relación que establecemos con nuestros alumnos, a utilizar la metodología de planificación en función de metas y de resolución de problemas, a poner en práctica estrategias de automotivación, a controlar los estados de ánimo negativos nuestros y de los alumnos, a gestionar adecuadamente las emociones, a manifestar empatía y la capacidad de escucha, a desarrollar conductas asertivas manejando adecuadamente los conflictos que se produzcan en el aula, a educar con inteligencia emocional, es decir, como profesionales de la educación debemos ser capaz de: identificar nuestros sentimientos y emociones, controlar nuestras expresiones, no reprimirlas sino ofrecer modelos adecuados de expresión, sobre todo cuando se trata de emociones negativas que suelen ser más difíciles de comunicar de una forma respetuosa, (por ejemplo, si un día nos sentimos tristes, podemos trasladar nuestras sensaciones en la asamblea con vocabulario adaptado a sus edades). Creo necesario partir del profesor para después pasar al aula, si el profesor no tiene bien desarrolladas las capacidades que forman la inteligencia emocional e intenta llevar al aula la inteligencia emocional, podrá hacerlo, pero 40
  • 37. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S creo que las actividades estarán incompletas, que puede que queden como meras actividades de relleno, o fichas sin sentido significativo ya que no hay continuidad entre las actividades y el día a día del aula. PREVISIÓN DE RESULTADOS El tema tratado en este trabajo es muy complejo (todo lo que atañe a las emociones es difícil de medir o identificar), por lo tanto esperar un cambio inmediato es imposible porque es necesario tener un buen control de las emociones para poder desenvolvernos de una forma saludable en cualquier situación. A lo largo de este trabajo llevo sosteniendo la necesidad de partir del profesor para después pasar al aula, para ello es necesario el entrenamiento del profesor en las distintas capacidades que componen la inteligencia emocional (potenciando aquellas capacidades en las que tenemos menos destrezas), si todo ello se realiza, se conseguirá un equilibrio entre la razón y la emoción. ¿Cómo se consigue? Con tiempo y entrenamiento. En el momento que se consigue una buena inteligencia emocional, se es capaz de entender y conocer las emociones, las propias y las de los demás, por lo tanto se es capaz de controlar las reacciones, tomar decisiones y un largo etc. Si se consigue trasladar al aula la inteligencia emocional como base para un buen aprendizaje en general, el profesor será capaz de crear un espacio donde el alumno se sentirá seguro y confiado para desarrollar todo su potencial, es decir, sentará las bases en estas edades para ayudar a que los alumnos en el futuro no tenga tanta falta de interés, problemas de integración, la poca o nada tolerancia a la frustración o problemas de violencia por ejemplo. El alumno que desde la infancia es educado en la inteligencia emocional va progresivamente adquiriendo un crecimiento emocional y social que mejoran las actitudes y aptitudes para las relaciones consigo mismo y con los demás (auto-aceptación, autoestima, creatividad, relaciones sociales sanas…). Por lo tanto los resultados serán apreciados a largo plazo mediante la observación de las decisiones que el alumno va tomando en las distintas situaciones. 41
  • 38. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S Con el entrenamiento de la inteligencia emocional en toda la comunidad educativa, propiciará un clima de trabajo óptimo para la colaboración mutua, es decir, en educación cada vez es más necesario el trabajo colaborativo, y en cualquier relación social se dan todo tipos de situaciones, cuando se saben controlar las emociones y se nos presentan situaciones estresantes entre compañeros o cualquier problema del día a día, se es capaz de tomar decisiones, o de trabajar en grupo sin que las emociones nublen las decisiones a tomar, las emociones no hay que ignorarlas o reprimirlas, sino que hay que gestionarlas correctamente (las habilidades sociales facilitan las relaciones saludables entre toda la comunidad educativa, ayudan a la colaboración entre compañeros)17. 17 Inteligencia Emocional 2.0 Travis Bradberry y Jean Greaves 42
  • 39. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S BIBLIOGRAFÍA Alcalde, J. (2007). Música y comunicación. Madrid. Fragua. Abad, J y Ruiz de Velasco, A. (2011). El Juego Simbólico. Barcelona. Grao. Arnold, J. (1999). La dimensión afectiva en el aprendizaje de idiomas. Madrid. Cambridge University Press. Belandia, R, Canelles, J, Carpena, A, Darder, P y otros. (2012). La salud física y emocional del profesorado, Reflexiones y recursos. Barcelona. Grao. Beltrán, J. (1998). Claves psicológicas para la motivación y el rendimiento académico. Malaga. Aljibe. Bradberry, T y Greaves, J. (2012). Inteligencia Emocional 2.0. Barcelona. Random House Mondadori, S. A. Brody, N. y Ehrlichman, H. (2000). Psicología de la personalidad, Madrid. McGraw-Hill. Ciel, V. (1992). “Rincones de actividad en la escuela infantil (0 a 6 años)”.Revista Electrónica Aula de Innovación Educativa nº5. Carvajo, D. (2007). Emociones y Educación. Barcelona. Grao. Colom, R y Froufe, M. (2001). “Inteligencia emocional: cómo aplicarla en la práctica docente”. Artículo publicado en la Facultad de Psicóloga de la Universidad Autónoma de Madrid. Cuadrado, M. (2005). “Los Programas de Desarrollo de la Inteligencia Emocional”. Madrid. Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado, nº19(3). Informe Delors La educación encierra un tesoro (1998). Informe a la UNESCO de la Comisión Internacional para la educación del siglo XXI. Extremera, N. y Fernández-Berrocal, P. (2002). La inteligencia emocional en el aula como factor protector de conductas problema: violencia, impulsividad y desajuste emocional. Málaga. EOS. Extremera, N. y Fernández-Berrocal, P. (2003). La inteligencia emocional en el contexto educativo: Hallazgos científicos de sus efectos en el aula. Málaga. l EOS. Extremera, N. Fernández-Berrocal, P. y A. Durán (2003). Inteligencia emocional y burnout en profesores. Málaga. EOS. 43
  • 40. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S Extremera, N.y Fernández-Berrocal, P. (2004). El papel de la inteligencia emocional en alumnado: evidencias empíricas. Málaga. EOS. Fernández-Berrocal, P. y N. Ramos, N. (2002). Corazones Inteligentes. Barcelona. Kairós Fernández-Berrocal, P. y Ramos, N. (2004). Desarrolla tu Inteligencia emocional. Barcelona. Kairós. Gardner, H (1993).Inteligencias múltiples: la teoría en la práctica. Barcelona. Paidos. Gardner, H (2000). La educación de la mente y el conocimiento de las disciplinas, Barcelona. Paidos Goleman, D. (1997). La Inteligencia Emocional. Barcelona. Kairós. Goleman, D. (2.000). El Espíritu Creativo. Barcelona. Kairós. González, F y Novak, J. (1993). Aprendizaje significativo: Técnicas y aplicaciones. Madrid. Cincel. Hernández, P. (2002). Los Moldes de la Mente. Más allá de la Inteligencia Emocional. Tenerife. Tafor. Salovey, P. y Mayer, J.D. (1997). ¿Qué es la inteligencia emocional? New York. Simmons, S. (1.998). Como medir la inteligencia emocional. Madrid. EDAF. Vidal, C. (1994).”Aspectos a tener en cuenta en la evaluación del sistema educativo”. Revista Electrónica Aula de Innovación Educativa nº 27. Williams, M. y Burden, R. (1999). Psicología para profesores de idiomas: enfoque del constructivismo social. Madrid. Edinumen. William, S. (1912). Psicología General. Barcelona. Paidos. Legislación: ORDEN ECI/3854/2007, de 27 de diciembre, por la que se establecen los requisitos para la verificación de los títulos universitarios oficiales que habiliten para el ejercicio de la profesión de Maestro en Educación Infantil. LOMCE versión 3 14/02/2013. Anteproyecto de ley orgánica para la mejora de la calidad educativa. 44
  • 41. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S ANEXOS ANEXO 1: TEST PARA EVALUAR LA INTELIGENCIA EMOCIONAL Fecha:___________Nombre: PRIMERA PARTE En cada frase debes valorar, en una escala del 1 al 7, la capacidad descrita. Antes de responder, intenta pensar en situaciones reales en las que has tenido que utilizar dicha capacidad. Capacidad en grado bajo 1 2 Capacidad en grado alto 3 4 5 6 1. Identificar los cambios del estímulo fisiológico 2. Relajarnos en situación de presión 3. Actuar de modo productivo cuando estamos enfadados 4. Actuar de modo productivo en situaciones de ansiedad 5. Tranquilizarnos rápido cuando estamos enfadados 6. Asociar diferentes indicios físicos con emociones diversas 7. Usar el diálogo interior para controlar estados emocionales 8. Comunicar sentimientos de modo eficaz 9. Pensar en sentimientos negativos sin angustiarnos 10. Mantener la calma cuando somos el blanco del enfado de otros 11. Saber cuándo tenemos pensamientos negativos 12. Saber cuándo nuestro “discurso interior” es positivo. 13. Saber cuándo empezamos a enfadarnos 14. Saber cómo interpretamos los acontecimientos 15. Conocer qué sentimientos utilizamos actualmente 16. Comunicar con precisión lo que experimentamos 17. Identificar la información que influye sobre nuestras interpretaciones 18. Identificar nuestros cambios de humor 19. Saber cuándo estamos a la defensiva 45 7
  • 42. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S 20. Calcular el impacto que nuestro comportamiento tiene sobre los demás 21. Saber cuándo no nos comunicamos con sentido 22. Ponernos en marcha cuándo lo necesitamos 23. Recuperarnos rápido después de un contratiempo 24. Completar tareas a largo plazo dentro del tiempo previsto 25. Producir energía positiva cuando realizamos un trabajo poco interesante 26. Abandonar o cambiar hábitos inútiles 27 Desarrollar pautas de conductas nuevas y más productivas 28. Cumplir con lo que decidimos 29. Resolver conflictos 30. Desarrollar el consenso con los demás 31. Mediar en los conflictos de los demás 32. Utilizar técnicas de comunicación interpersonal eficaces 33. Expresar los sentimientos de un grupo 34. Influir sobre los demás de forma directa o indirecta 35. Fomentar la confianza en los demás 36. Montar grupos de apoyo 37. Hacer que los demás se sientan bien 38. Proporcionar apoyo y consejo a los demás cuando sea necesario 39. Reflejar con precisión los sentimientos de las personas 40. Reconocer la angustia en los demás 41. Ayudar a los demás a controlar sus emociones 42. Mostrar comprensión hacia los demás. 43. Entablar conversaciones íntimas con los demás 44. Ayudar a un grupo a controlar sus emociones 46
  • 43. NOMBRE APELLIDOS: CAROLINA FRUTOS LÓPEZ DNI: 48491628-S ANEXO 2: ÍTEMS PARA LA EVALUACIÓN DEL ALUMNADO Qué tipo de relaciones establece con el profesor y con los compañeros. En la asamblea expresa y justifica lo que le produce las actividades que el profesor ha preparado para la jornada. Expone sus razones y escucha las de los demás, da también opinión sobre las razones de sus compañeros. Está atento/a a las necesidades de los demás. Intenta hacer felices a sus compañeros. Disfruta de las actividades propuestas y expresa sus necesidades. Pide las cosas por favor. Colabora y participa en la toma de decisiones sobre las cosas importantes que se hacen en clase. Asume con alegría el trabajo que se decide entre todos. Valora el trabajo de los demás, e intenta que sus valoraciones sean positivas. Pone al servicio de los demás sus capacidades. Manifiesta confianza y seguridad en los juegos, las intervenciones orales, dramatizaciones... Comparte sus cosas, sus ideas y sentimientos. Se emociona ante cualquier manifestación de arte. Acepta los pequeños fracasos. Se atiende a razones aunque vayan en contra de sus intereses. Cuida los materiales propios y ajenos. Acepta las normas existentes y aquellas que se acuerdan entre todos. Tiene iniciativas. No se enfada cuando pierde. Se relaciona con diferentes compañeros/as, consuela, anima y ayuda. Valora los resultados de las tareas en las que todos colaboramos. 47