• Like
  • Save
Las etapas poéticas de Miguel Hernández
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Las etapas poéticas de Miguel Hernández

on

  • 7,534 views

 

Statistics

Views

Total Views
7,534
Views on SlideShare
7,272
Embed Views
262

Actions

Likes
1
Downloads
30
Comments
0

3 Embeds 262

http://faustibarberalengua.blogspot.com.es 180
http://faustibarberalengua.blogspot.com 81
http://faustibarberalengua.blogspot.com.ar 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Las etapas poéticas de Miguel Hernández Las etapas poéticas de Miguel Hernández Presentation Transcript

    • ETAPAS EN LA POESÍA DE MIGUEL HERNÁNDEZ
      • Carmen Luisa Martínez Marzal
    • Análisis temático. 1. La naturaleza
      • Relacionada con la invención del lenguaje: la etapa de Perito en lunas.
      • Significado del título: experto en lunas. Lo que da unidad al libro es esta metáfora: se van a describir objetos relacionados con la luna
    • ¿Por qué la elección de este elemento?
    • La Luna:
      • Representa, en sus cuatro fases, el comportamiento de la naturaleza.
      • Es: lo redondo, lo perfecto, lo cíclico tanto en lo humano como en lo divino. Es la base del panteísmo hernandiano.
      • El poeta siente las cosas como vivas y dotadas de intenciones.
    • POEMA XVIII
      • Minera, ¿viva? luna ¿muerta? en ronda,
      • sin cantos; cuando en vilo esté no tanto,
      • cuando se eleve al cubo, viva al canto,
      • y haya una mano que le corresponda.
      • Dentro de esa interior torre redonda,
      • subterráneo quinqué, cañón de canto,
      • el punto, ¿no?, del río, sin acento,
      • reloj parado, pide cuerda, viento.
    • Los poemas no llevan título en las primeras ediciones. ¿A qué se refiere el anterior poema?
      • El pozo
    • Otros poemas de Perito en lunas:
      • III, XXI, XXXI, XXXII.
    • Metáforas extraídas de la naturaleza: evolucionan a través de diferentes etapas:
      • El viento ( fenómeno atmosférico, voz de Dios, voz del pueblo, transformado en símbolo de persecución y peligro).
      • El rayo
      • El árbol
      • La tierra (reivindicación social)
    • Poesía de guerra: el esposo-soldado. Viento del pueblo
      • Vientos del pueblo me llevan, vientos del pueblo me arrastran, me esparcen el corazón y me aventan la garganta.
    • Cancionero y romancero de ausencias.
      • ¿Qué quiere el viento de encono que baja por el barranco y violenta las ventanas mientras te visto de abrazos? Derribarnos, arrastrarnos. Derribadas, arrastradas, las dos sangres se alejaron. ¿Qué sigue queriendo el viento cada vez más enconado? Separarnos.
      • No sólo encontramos estas metáforas. Hay todo un campo semántico referido a la naturaleza y a la agricultura, como símbolos de la pureza, de lo eterno, del dolor… que se da a lo largo de toda su obra y se intercala con otros temas.
      • Léanse los poemas: Aceituneros, El niño yuntero.
    • El niño yuntero (fragmento)
      • Cada nuevo día es más raíz, menos criatura, que escucha bajo sus pies la voz de la sepultura.
      • Y como raíz se hunde en la tierra lentamente para que la tierra inunde de paz y panes su frente.
    • 2. El amor: El rayo que no cesa. Sexualidad no satisfecha.
      • Toda la poesía de Miguel Hernández es una poesía amorosa: hacia la mujer, hacia el hijo, hacia la naturaleza, hacia sus semejantes …
    • Jesucristo RIQUELME señala varios enfoques de ese amor general:
      • A) el despertar sexual.
      • B) el amor-lamento y el amor-ilusión.
      • C) el amor-dolor.
      • D) el amor-alegría, el amor-fraternidad.
      • E) el amor-odio.
      • F) el amor-esperanza.
    • El amor-lamento
      • Influencias de la literatura clásica.
      • Ser onda, oficio, niña, es de tu pelo,
      • nacida ya para el marero oficio;
      • ser graciosa y morena tu ejercicio
      • y tu virtud más ejemplar ser cielo.
      • ¡Niña!, cuando tu pelo va de vuelo,
      • dando del viento claro un negro indicio,
      • enmienda de marfil y de artificio
      • ser de tu capilar borrasca anhelo.
      • No tienes más quehacer que ser hermosa,
      • ni tengo más festejo que mirarte,
      • alrededor girando de tu esfera.
      • Satélite de ti, no hago otra cosa,
      • si no es una labor de recordarte.
      • -¡Date presa de amor, mi carcelera!
      • De "Primeros poemas" 1933
    • El amor-lamento.
      • Para Riquelme:
      • “ La crisis personal que le conduce (a mediados de 1935) a lo pagano, a lo laico y a la queja cívico-social, se propaga a su poesía amorosa”.
      • En este trance escribe El rayo que no cesa.
      • Umbrío por la pena, casi bruno,
      • porque la pena tizna cuando estalla,
      • donde yo no me hallo no se halla
      • hombre más apenado que ninguno.
      • Sobre la pena duermo solo y uno,
      • pena en mi paz y pena en mi batalla,
      • perro que ni me deja ni se calla,
      • siempre a su dueño fiel, pero importuno.
      • Cardos y penas llevo por corona,
      • cardos y penas siembran sus leopardos
      • y no me dejan bueno hueso alguno.
      • No podrá con la pena mi persona
      • rodeada de penas y de cardos:
      • ¡cuánto penar para morirse uno!
    • El amor-alegría; amor-fraternidad. Viento del pueblo. “Canción del esposo soldado”.
      • He poblado tu vientre de amor y sementera,
      • he prolongado el eco de sangre a que respondo
      • y espero sobre el surco como el arado espera:
      • he llegado hasta el fondo.
      • Morena de altas torres, alta luz y ojos altos,
      • esposa de mi piel, gran trago de mi vida,
      • tus pechos locos crecen hasta mí dando saltos
      • de cierva concebida.
      • Ya me parece que eres un cristal delicado,
      • temo que te me rompas al más leve tropiezo,
      • y a reforzar tus venas con mi piel de soldado
      • fuera como el cerezo. (fragmento)
    • Amor-alegría: “Nanas de la cebolla” (escrito en prisión). Cancionero y romancero de ausencias.
      • Alondra de mi casa,
      • ríete mucho.
      • Es tu risa en los ojos
      • la luz del mundo.
      • Ríete tanto
      • que en el alma, al oírte,
      • bata el espacio.
      • Tu risa me hace libre,
      • me pone alas.
      • Soledades me quita,
      • cárcel me arranca.
      • Boca que vuela,
      • corazón que en tus labios
      • relampaguea.
      • Es tu risa la espada
      • más victoriosa,
      • vencedor de las flores
      • y las alondras.
      • Rival del sol.
      • Porvenir de mis huesos
      • y de mi amor.
    • Amor-odio: El hombre acecha (1937-1939)
    • El tren de los heridos (fragmento)
      • El tren lluvioso de la sangre suelta, el frágil tren de los que se desangran, el silencioso, el doloroso, el pálido, el tren callado de los sufrimientos. Silencio. Tren de la palidez mortal que asciende: la palidez reviste las cabezas, el ¡ay! la voz, el corazón, la tierra, el corazón de los que malhirieron. Silencio.
      • Van derramando piernas, brazos, ojos, van arrojando por el tren pedazos. Pasan dejando rastros de amargura, otra vía láctea de estelares miembros. Silencio.
    • Amor-esperanza: Cancionero y romancero de ausencias.
      • Anhelo de vida ante la muerte y la miseria.
      • Afirmación del propio mundo personal contra un contexto histórico de destrucción y violencia.
      • El Cancionero se convierte en un diario de una vida que pasará entre rejas, condenada a la extinción.
      • Sin embargo, es un último canto a la esperanza.
    •  
    • La boca
      • Boca que arrastra mi boca: boca que me has arrastrado: boca que vienes de lejos a iluminarme de rayos.
      • Alba que das a mis noches un resplandor rojo y blanco. Boca poblada de bocas: pájaro lleno de pájaros. Canción que vuelve las alas hacia arriba y hacia abajo. Muerte reducida a besos, a sed de morir despacio, das a la grama sangrante dos fúlgidos aletazos. El labio de arriba el cielo y la tierra el otro labio.
    • 3. Vida y muerte
      • Ambas se unen al amor para definir un mismo tema: Hernández ama la vida y la muerte no es más que una parte de ella.
      • El hombre, un ser para la muerte. Ideas de Heidegger y de la poesía metafísica de Quevedo.
      • Pero también es muerte-semilla: eros y thanatos se unen para perpetuar la especie.
      • Miguel continúa en sus hijos
    • Las elegías
      • La muerte es un hecho cotidiano en la época y, con la guerra, se hace más presente: es la muerte violenta y sin sentido.
      • Elegía a Ramón Sijé
      • Elegía a Federico García Lorca
    • Elegía a Ramón Sijé
      • En Orihuela, su pueblo y el mío, se me ha muerto como del rayo Ramón Sijé, con quien tanto quería). Yo quiero ser llorando el hortelano de la tierra que ocupas y estercolas, compañero del alma, tan temprano.
      • Alimentando lluvias, caracolas y órganos mi dolor sin instrumento. a las desalentadas amapolas
      • daré tu corazón por alimento. Tanto dolor se agrupa en mi costado, que por doler me duele hasta el aliento.
      • Un manotazo duro, un golpe helado, un hachazo invisible y homicida, un empujón brutal te ha derribado.
      • No hay extensión más grande que mi herida, lloro mi desventura y sus conjuntos y siento más tu muerte que mi vida.
      • Ando sobre rastrojos de difuntos, y sin calor de nadie y sin consuelo voy de mi corazón a mis asuntos.
      • Temprano levantó la muerte el vuelo, temprano madrugó la madrugada, temprano estás rodando por el suelo.
      • No perdono a la muerte enamorada, no perdono a la vida desatenta, no perdono a la tierra ni a la nada.
      • En mis manos levanto una tormenta de piedras, rayos y hachas estridentes sedienta de catástrofes y hambrienta.
      • Quiero escarbar la tierra con los dientes, quiero apartar la tierra parte a parte a dentelladas secas y calientes.
      • Quiero minar la tierra hasta encontrarte y besarte la noble calavera y desamordazarte y regresarte.
      • Volverás a mi huerto y a mi higuera: por los altos andamios de las flores pajareará tu alma colmenera
      • de angelicales ceras y labores. Volverás al arrullo de las rejas de los enamorados labradores.
      • Alegrarás la sombra de mis cejas, y tu sangre se irán a cada lado disputando tu novia y las abejas.
      • Tu corazón, ya terciopelo ajado, llama a un campo de almendras espumosas mi avariciosa voz de enamorado.
      • A las aladas almas de las rosas del almendro de nata te requiero, que tenemos que hablar de muchas cosas, compañero del alma, compañero.
      • 10 de enero de 1936
    • Símbolos utilizados para representar la vida y la muerte:
      • Riquelme enumera varios: los huesos, la lluvia.
      • Van cambiando de significado a través de sus etapas poéticas.
    • Compromiso político
      • Evolución desde el pensamiento católico y conservador al compromiso comunista.
    • Imágenes y símbolos en la poesía de Miguel Hernández
      • 1ª etapa: LUNA
      • 2ª etapa: RAYO, TORO
      • 3ª etapa: VIENTO, TIERRA
      • 4ª etapa: LUZ y SOMBRA.
    • TRADICIÓN Y VANGUARDIA
      • NEOPOPULISMO
      • SURREALISMO
    • Fuentes bibliográficas y documentales:
      • http://www.poesi.as/Miguel_Hernandez.htm
      • http://amediavoz.com/hernandez.htm
      • Fotografías: Annie Leibovitz.
      • RIQUELME, J.: Miguel Hernández. Un espíritu para poetas jóvenes.
      • J.M. SERRAT, Miguel Hernández