La modalización. comparación entre dos artículos
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

La modalización. comparación entre dos artículos

on

  • 1,430 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,430
Views on SlideShare
1,403
Embed Views
27

Actions

Likes
0
Downloads
17
Comments
0

1 Embed 27

http://faustibarberalengua.blogspot.com 27

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

La modalización. comparación entre dos artículos Document Transcript

  • 1. ESTUDIO DE LA MODALIZACIÓN A TRAVÉS DE DOSARTÍCULOS:“El otro desastre de Fukushima: TEPCO” de Isaac Rosa (Público,3/4/2011)“Secuelas del cataclismo” El País, (4/4/2011). Todo enunciado contiene dos tipos de información. Una es lainformación que se da sobre cualquier esfera de la realidad (dictum).Otra, la información que muestra la actitud del hablante ante elcontenido del enunciado y ante el receptor (modus). Por lo tanto, eltexto se muestra como marcado o no marcado subjetivamente segúnel emisor exprese o no opiniones, juicios o puntos de vista sobre larealidad de la que habla. Así, existe un conjunto de marcas lingüísticas que permiten alemisor modalizar el enunciado: a) Expresa el grado de certeza con que afirma lo dicho. b) Manifiesta el grado de necesidad u obligacióndel hecho o estado de la realidad a que se refiere su enunciado. c) Valora positiva o negativamente esa realidad.PARA ELLO, existen distintos procedimientos lingüísticosmodalizadores, a saber: A. Modalidades oracionales. B. Elementos léxicos valorativos. C. Los verbos modales. D. Las derivaciones. E. Las figuras retóricas. F. Los signos de puntuación. G. Los cambios de registro.TENIENDO EN CUENTA LO DICHO, vamos a comentar losaspectos modalizadores que ofrecen dos artículos recientementepublicados en la prensa nacional, cuyo telón de fondo es el desastre
  • 2. que se vive en Japón y sus consecuencias. Uno de ellos es unacolumna de opinión de escritor ISAAC ROSA; el otro, el editorialdel diario El País. Es evidente que ambos pertenecen a los génerosperiodísticos de opinión pero la diferencia entre ellos estriba en lamayor o menor modalización que puede encontrarse en su discurso.Siguiendo el orden de las características enunciadas más arribavamos a comenzar analizando las modalidades oracionales queaparecen en los dos textos.El artículo de Rosa impone la tercera persona del plural como sujetode sus oraciones personales y transitivas. Se trata de señalar a unosresponsables que tienen nombres y apellidos: los directivos de laempresa TEPCO. De ahí que tengamos oraciones enunciativascomo “retrasaron la decisión de usar agua”, “Tomaron mayoresriesgos”, “se han equivocado en las mediciones de radiactividad”…La aparición del emisor en el texto se observa en el uso del pluralinclusivo “deberíamos reflexionar”, “no digamos ya…”.A las oraciones enunciativas se le suma la utlización de una oracióninterrogativa en estilo directo, reflejo de la tensión vivida y lacontradicción de las autoridades “¿Qué diablos está pasando?”.SIN EMBARGO, el editorial de El País utiliza en gran medidaoraciones impersonales y pasivas reflejas: “No se ha conseguidotodavía controlar…”, “Si se prescindiese de la energía nuclear…”sin duda para marcar una distancia objetiva entre este mensaje tancuestionable y delicado y el emisor. También los tiempos verbalesquedan afectados por este dictamen: se utiliza el futuro de indicativocomo si oráculos de Delfos fueran nuestros periodistas.EN CUANTO a los elementos léxicos valorativos, es indudableque el texto de I. Rosa abunda en ellos, tanto en sustantivos quereflejan la gravedad de la situación como adjetivos: “calamidad”,“futuro incierto”, “desastre (natural, nuclear y empresarial- y queaparece repetida varias veces-), “errores”, “pregunta impotente”,“quiebra”… Ante estos términos negativos, destaca solamente lacalificación de “heroicos” a los trabajadores de la central.El editorial de El País, en cambio, solo dedica un párrafo a delimitarla tragedia. Tras señalar “la gravedad del accidente” rehuye del tono
  • 3. alarmista y opta por la energía nuclear , destacando palabras como“seguridad”, “seguros”, “stándares técnicos” para crear una opiniónno contraria a este tipo de energía.Del artículo de Rosa podríamos además señalar un uso casicoloquial de expresiones como “por si todo lo anterior fuerapoco…”, “para variar”, “y no digamos ya…” (términos que puedenservir también para explicar un cierto cambio de registro).Por lo que respecta a los verbos modales, no hay una excesivaaparición de estos en los dos textos. Cabe destacar el uso en ambosde perífrasis de obligación: “deberíamos reflexionar” (texto 1) y“debería tener” (texto 2).No se aprecia uso de las derivaciones, pero sí que hay en el textode I. Rosa, un uso consciente de figuras retóricas: la reiteración dela palabra “desastre”, la comparación entre la “explosión” nuclear yla que se puede producir en la economía, por ejemplo.Finalmente, no hay un uso atípico en los signos de puntuación. Sólopodemos destacar el uso de los paréntesis para encerrar la preguntaen estilo directo del párrafo 2 del texto de Rosa o su uso en eleditorial al escribir las siglas del Organismo Internacional de laEnergía atómica. Asimismo, la reiterada cita de la empresa –TEPCO- en mayúsculas: nos hace no perder de vista quién es elresponsable último del desastre.