Juan Ramón Jiménez
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Juan Ramón Jiménez

on

  • 450 views

 

Statistics

Views

Total Views
450
Views on SlideShare
450
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Juan Ramón Jiménez Juan Ramón Jiménez Document Transcript

  • JUAN RAMÓN JIMÉNEZY yo me iré. Y se quedarán los pájaros Tomado de «Jardines galantes», en Jardinescantando; lejanos, 1903-1904.y se quedará mi huerto, con su verde árbol,y con su pozo blanco.Todas las tardes, el cielo será azul y plácido;y tocarán, como esta tarde están tocando, CREÍMOS que todo estabalas campanas del campanario. roto, perdido, manchado… —Pero, dentro, sonreíaSe morirán aquellos que me amaron; lo verdadero, esperando—.y el pueblo se hará nuevo cada año;y en el rincón aquel de mi huerto florido y ¡Lágrimas rojas, calientes,encalado, en los cristales helados...!mi espíritu errará nostáljico… —Pero, dentro, sonreía lo verdadero, esperando—.Y yo me iré; y estaré solo, sin hogar, sinárbol Se acababa el día negro,verde, sin pozo blanco, revuelto en frío mojado…sin cielo azul y plácido… —Pero, dentro, sonreíaY se quedarán los pájaros cantando. lo verdadero, esperando—. Tomado de «Corazón en el viento», en Poemas agrestes, 1910-1911. Tomado de «Rosas de setiembre», en Olvidanzas, 1906-1907. Sé que mi Obra es lo mismo Ayer tarde que una pintura en el aire; volvía yo con las nubes que quedará sólo de ella que entraban bajo rosales —si arruinado en noes— (grande ternura redonda) al gran silencio solar, entre los troncos constantes. la ignorancia de la luna. —No, no; ella, un día, será (borrada) existencia inmensa, La soledad era eterna desveladora virtud, y el silencio inacabable. que el vendaval de los tiempos Me detuve como un árbol la borrará toda, como y oí hablar a los árboles. si fuese perfume o música; será como el antesol, El pájaro solo huía imposible norma bella; de tan secreto paraje, sinfín de angustioso afán, solo yo podía estar mina de escelso secreto…— entre las rosas finales. ¡Mortal flor mía inmortal reina del aire de hoy! Yo no quería volver en mí, por miedo de darles Tomado de Belleza, 1917-1923. disgusto de árbol distinto a los árboles iguales. BAJO al jardín. ¡Son mujeres! ¡Espera, espera...! Mi amor Los árboles se olvidaron coje un brazo. ¡Ven! ¿Quién eres? de mi forma de hombre errante, ¡Y miro que es una flor! y, con mi forma olvidada, ¡Por la fuente; sí, son ellas! oía hablar a los árboles. ¡Espera, espera, mujer! … Cojo el agua. ¡Son estrellas, Me retardé hasta la estrella. que no se pueden cojer! En vuelo de luz suave fui saliéndome a la orilla, 1
  • con la luna ya en el aire.Cuando yo ya me salíavi a los árboles mirarme,se daban cuenta de todo,y me apenaba dejarles.Y yo los oía hablar,entre el nublado de nácares,con blando rumor, de mí.Y ¿cómo desengañarles?¿Cómo decirles que no,que yo era sólo el pasante,que no me hablaran a mí?No quería traicionarles.Y ya muy tarde, muy tarde,oí hablarme a los árboles. Tomado de «Romances de Coral Gables», en En el otro costado, 1936-1942.COMO en el ala el infinito vuelo,cual en la flor está la esencia errante,lo mismo que en la llama el caminantefulgor, y en el azul el solo cielo;como en la melodía está el consuelo,y el frescor en el chorro, penetrante,y la riqueza noble en el diamante,así en mi carne está el total anhelo.En ti, soneto, forma, esta ansia puracopia, como en un agua remansada,todas sus inmortales maravillas.La claridad sin fin de su hermosuraes, cual cielo de fuente, ilimitadaen la limitación de tus orillas. Tomado de «Amor», en Sonetos espirituales, 1914-1915. 2