Constitucion
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Constitucion

on

  • 837 views

Interpretacion

Interpretacion

Statistics

Views

Total Views
837
Views on SlideShare
821
Embed Views
16

Actions

Likes
1
Downloads
24
Comments
0

2 Embeds 16

http://cvirtual.bibliotecaep.mil.pe 15
http://181.65.215.187 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Constitucion Constitucion Presentation Transcript

  • INTERPRETACIÓN DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DEL PERÚ DE 1993 POR ENRIQUE BERNALES BALLESTEROS
  • CONSTITUCIÓN POLÍTICA DEL PERÚ (1993) ARTÍCULO INTERPRETACIÓN ENRIQUE BERNALES BALLESTEROS Artículo 1.- La defensa de la persona humana y el respeto de su dignidad son el fin supremo de la sociedad y del Estado. Contiene una declaración general que, en términos jurídicos, se convierte en un principio general del Derecho, es decir, en un medio de interpretación sistemática para el conjunto del texto constitucional, así como sobre otras normas de menor jerarquía. Dos ideas centrales de esta concepción son las siguientes: a) La persona se realiza dentro de la sociedad. Es decir, pertenece a una definición que por su propia naturaleza la hace social. La pura individualidad del ser humano, vale decir, el ser humano aislado de los demás, no existe sino analíticamente, mediante la ubicación conceptual del medio natural en el que existe. b) La persona humana es el valor supremo de la sociedad y del Estado, tanto en lo que se refiere a su defensa, como en el respeto de su dignidad. Es por tanto el referente concreto de la acción del Estado y de la sociedad. No obstante, un manejo más conveniente y completo del concepto hubiera debido incluir la protección, defensa y promoción, conjuntamente con el respeto a la dignidad de la persona humana. Al respecto, se puede sostener que el artículo es un principio de interpretación, que sirve como criterio para iluminar el significado de las demás normas de la Constitución, particularmente los derechos constitucionales, cuando ello es necesario.
  • ARTÍCULO INTERPRETACIÓN ENRIQUE BERNALES BALLESTEROS Artículo 38.- Todos los peruanos tienen el deber de honrar al Perú y de proteger los intereses nacionales, así como de respetar, cumplir y defender la Constitución y el ordenamiento jurídico de la Nación. Es un dispositivo en el que se establecen deberes generales para con la sociedad políticamente organizada, para todos los nacionales. Es una declaración general que, sin embargo, puede ser desagregada en normas legislativas reglamentarias para ciertos asuntos específicos. La primera parte, que manda honrar al Perú y defender los intereses nacionales, es una disposición que tiene que ver con la actitud patriótica que todo país espera de sus nacionales. La pertinencia de esta norma no es sólo normativa sino también, y fundamentalmente, educativa, de la cultura cívica de todo el pueblo. Técnicamente, la parte final que manda respetar, cumplir y defender la Constitución y el ordenamiento jurídico de la Nación, configura el Estado de Derecho, pues cumpliendo estos mandatos es que aquél se realiza.
  • ARTÍCULO INTERPRETACIÓN POR ENRIQUE BERNALES BALLESTEROS Artículo 44.- Son deberes primordiales del Estado: defender la soberanía nacional; garantizar la plena vigencia de los derechos humanos; proteger a la población de las amenazas contra su seguridad; y promover el bienestar general que se fundamenta en la justicia y en el desarrollo integral y equilibrado de la Nación. Asimismo, es deber del Estado establecer y ejecutar la política de fronteras y promover la integración, particularmente latinoamericana, así como el desarrollo y la cohesión de las zonas fronterizas, en concordancia con la política exterior Bajo la denominación «deberes primordiales del Estado» el presente artículo establece las finalidades más importantes a cargo del Estado, en su relación permanente con la Nación. El primer deber que se menciona es el de defender la soberanía nacional. Como hemos dicho, la soberanía tiene tradicionalmente dos sentidos complementarios entre sí: equiparidad soberana de los Estados en la escena internacional, y poder supremo al interior del Estado nacional. Estos son los dos sentidos que tiene este primer deber. Tiene que ver tanto con la protección del Perú frente a las amenazas del exterior, como frente a las amenazas que provengan del interior. Se amenaza la soberanía cuando un Estado extranjero pretende parte de nuestro territorio o su dominación política. Pero también queda amenazada cuando una fuerza organizada y con múltiples ramificaciones, el narcotráfico por ejemplo, pretende ejercer influencia en las decisiones internas para facilitar sus actividades.
  • ARTÍCULO INTERPRETACIÓN POR ENRIQUE BERNALES BALLESTEROS Artículo 44.- Son deberes primordiales del Estado: defender la soberanía nacional; garantizar la plena vigencia de los derechos humanos; proteger a la población de las amenazas contra su seguridad; y promover el bienestar general que se fundamenta en la justicia y en el desarrollo integral y equilibrado de la Nación. Asimismo, es deber del Estado establecer y ejecutar la política de fronteras y promover la integración, particularmente latinoamericana, así como el desarrollo y la cohesión de las zonas fronterizas, en concordancia con la política exterior Vinculado a este tema, aunque con perspectivas más amplias, está el segundo párrafo del artículo, que se refiere a la política de fronteras y al desarrollo y la cohesión de las zonas fronterizas en concordancia con la política exterior. Estos aspectos de la política Nacional tienen relevancia porque la política de fronteras, que es aún muy importante en América Latina por su propia configuración histórica, es decisiva para la paz y el progreso de un país. Si el Estado no tiene una política sólida en esta materia, surgirá la amenaza de pretensiones exteriores que harán desviar recursos del desarrollo hacia el peligro de un conflicto armado. Fronteras solucionadas significa, por ello, una mejor posibilidad de paz y progreso. La cohesión de las zonas fronterizas tiene que ver con su pertenencia a la Nación y su carácter de borde, de zona de contacto con otras naciones. Esto tiene muchas dimensiones que incluyen la cultural y educativa, pero también la económica. Sobre esto último, se debe garantizar que las zonas de frontera estén integradas al sistema económico nacional, para evitar que una dependencia significativa del país vecino pueda conducir a un debilitamiento del lazo nacional con ellas. La política exterior del Estado tendrá que contemplar expresamente estos asuntos. La Constitución traza las líneas maestras del «deber ser» del Estado peruano en materia de política de fronteras.
  • ARTÍCULO INTERPRETACIÓN ENRIQUE BERNALES BALLESTEROS Artículo 54.- El territorio del Estado es inalienable e inviolable. Comprende el suelo, el subsuelo, el dominio marítimo, y el espacio aéreo que los cubre. Contemporáneamente, el territorio es uno de los elementos fundamentales del Estado, a tal punto que se dice que no puede haber Estado sin territorio; es decir, que el Estado no se forma hasta que no tiene territorio, y que el Estado que perdió su territorio dejó también de ser Estado. El territorio es el ámbito o espacio material delimitado en el cual el Estado ejerce su soberanía. En él obligan sus leyes, y su pueblo y gobierno no tienen otro poder formalmente comparable en primacía. El espacio no sólo es un elemento formal del Estado. También constituye el ambiente físico en el que su pueblo crece y encuentra su auto identificación. En este sentido, es parte material de la idea de Patria y tiene un valor simbólico importante para el pueblo. Todas estas razones hacen que la Constitución declare que el territorio del Estado sea inalienable e inviolable. Es inalienable porque no se puede disponer de él. Es inviolable porque el Estado peruano no debe tolerar que potencias extranjeras ingresen en él sin autorización debida, bien con sus aparatos de fuerza pública, bien con el ingreso ilegal de sus ciudadanos. Los actos de disposición del territorio serán constitucionalmente nulos y las violaciones que se produzcan deberán ser repelidas de la mejor forma que las circunstancias aconsejen por el gobierno, incluido, claro está, el uso de la fuerza militar.
  • ARTÍCULO INTERPRETACIÓN ENRIQUE BERNALES BALLESTEROS Artículo 54.- El territorio del Estado es inalienable e inviolable. Comprende el suelo, el subsuelo, el dominio marítimo, y el espacio aéreo que los cubre. La parte final del primer párrafo indica que el territorio comprende lo siguiente:- El suelo, que desde el punto de vista jurídico puede ser definido como la superficie de la corteza terrestre, con los accidentes geográficos que se encuentren en ella.- El subsuelo, que es el espacio que se encuentra debajo del suelo y se proyecta hacia el centro de la Tierra. Teóricamente, el subsuelo tiene forma cónica o piramidal con el vértice en el núcleo terráqueo. En la práctica, como la posibilidad de acceso y utilización del subsuelo es limitada en distancia recta, no se presenta problema geométrico para definir con precisión su perfil a larga distancia. La importancia principal radica en los recursos existentes en el subsuelo, que pasa así a ser territorio del Estado
  • ARTÍCULO INTERPRETACIÓN ENRIQUE BERNALES BALLESTEROS El dominio marítimo del Estado comprende el mar adyacente a sus costas, así como su lecho y subsuelo, hasta la distancia de doscientas millas marinas medidas desde las líneas de base que establece la ley. En su dominio marítimo, el Estado ejerce soberanía y jurisdicción, sin perjuicio de las libertades de comunicación internacional, de acuerdo con la ley y con los tratados ratificados por el Estado. El segundo párrafo establece la definición de dominio marítimo del Estado. Es importante precisar que habla de dominio marítimo y no de mar territorial porque son dos conceptos distintos. El mar territorial es una franja de mar adyacente a las costas hasta una distancia de tres a doce millas marinas, que es considerado parte del territorio del Estado, como lo es la tierra firme. En él el Estado ejerce plena soberanía y se respetan irrestrictamente sus leyes y decisiones. Estas, por cierto, deben estar sujetas a los acuerdos internacionales de transporte y navegación suscritos por el propio Estado. El dominio marítimo, en cambio, está conformado por un conjunto de derechos especificados en los tratados internacionales, que tienen que ver con el control y aprovechamiento de los recursos naturales existentes en dicha zona marítima. Son derechos que a veces se han llamado de soberanía restringida porque en verdad no se piensa que el Estado ribereño deba ejercitar plenamente su soberanía, sino que debe restringida a lo dicho inmediatamente antes. El dominio marítimo del Estado peruano está fijado en doscientas millas marinas, medidas desde las líneas de base que establece la ley, que están fijadas en base a las líneas de marea. Esto quiere decir que el Perú reconoce para sí, por mandato Constitucional, un mar territorial y una zona de dominio marítimo adyacente al mar territorial, que será la diferencia entre el ancho del mar territorial y las doscientas millas marinas establecidas en este artículo.
  • ARTÍCULO INTERPRETACIÓN ENRIQUE BERNALES BALLESTEROS El Estado ejerce soberanía y jurisdicción sobre el espacio aéreo que cubre su territorio y el mar adyacente hasta el límite de las doscientas millas, sin perjuicio de las libertades de comunicación internacional, de conformidad con la ley y con los tratados ratificados por el Estado. Finalmente, el último párrafo del artículo se refiere al espacio aéreo que cubre tanto el territorio de tierra como el dominio marítimo, sobre los que el Perú ejerce soberanía y jurisdicción. En virtud de este precepto, también se compromete a respetar las libertades de comunicación internacional y se somete a los tratados ratificados
  • ARTÍCULO INTERPRETACIÓN ENRIQUE BERNALES BALLESTEROS Artículo 58 . La iniciativa privada es libre. Se ejerce en una economía social de mercado. Bajo este régimen, el Estado orienta el desarrollo del país, y actúa principalmente en las áreas de promoción de empleo, salud, educación, seguridad, servicios públicos e infraestructura. g. La nacionalización de determinadas actividades estratégicas o poco rentables bajo distintas formas, que van desde la participación del Estado en las industrias, hasta la regulación de su comercialización. En este último aspecto, son muy importantes las reglas norteamericanas sobre autorización política para vender material vinculado a la defensa y producido por empresas privadas con sus propios capitales y a su propio riesgo. Seguridad. Como dijimos al tratar este tema en el comentario al art. 44, la seguridad no sólo se refiere a los aspectos físicos del ser humano, sino a las condiciones mínimas en las cuales pueda desarrollarse cabalmente dentro de la sociedad. El Estado deberá intervenir activamente en ello, inclusive con asignación de recursos.
  • ARTÍCULO INTERPRETACIÓN ENRIQUE BERNALES BALLESTEROS Artículo 118 . Corresponde al Presidente de la República, en relación con la defensa Nacional: El artículo que a continuación comentaremos reúne 24 atribuciones presidenciales. Estas no son las únicas, pues la Constitución de 1993 contiene una serie de prerrogativas presidenciales que la cruzan de manera transversal. El art. 118 es uno de los que más contribuye a definir el modelo de la Carta vigente. Entre las atribuciones concedidas, está la que convierte al Presidente de la República en Jefe del Gobierno, en adición de su condición de Jefe de Estado. La amplitud de atribuciones trasciende, inclusive, el plano jurídico, para convertir al Presidente en la figura política dominante del sistema.
  • ARTÍCULO INTERPRETACIÓN ENRIQUE BERNALES BALLESTEROS • Cumplir y hacer cumplir la Constitución y los tratados, leyes y demás disposiciones legales. En la perspectiva de nuestro análisis, el Presidente de la República es el eje de todo el sistema político-jurídico y el responsable directo de la preservación del Estado de Derecho. Es, en rigor, el depositario de la legalidad del sistema. Por ello, la Constitución lo obliga a la protección y respeto del sistema jurídico del país, comprometiéndolo a que haga cumplir y cumpla la Constitución y las leyes. Las enormes prerrogativas que tiene el Presidente de la República en la Constitución de 1993 no desvirtúan el criterio aquí enunciado: el Presidente está obligado a cumplir la Constitución.
  • ARTÍCULO INTERPRETACIÓN ENRIQUE BERNALES BALLESTEROS • Velar por el orden interno y la seguridad exterior de la República. El presente inciso guarda concordancia con los arts. 164 y 167 de la Constitución. El art. 167 establece que el Presidente de la República es el Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional, mientras que el art. 164 señala que también dirige el Sistema de Defensa Nacional. El orden interno es el sistema de reglas destinadas a mantener el buen funcionamiento de los servicios públicos, la seguridad y la moralidad de las relaciones entre particulares y entre éstos y el Estado. En el sentido expuesto, el orden interno tiene que ver con el cabal funcionamiento de la legalidad vigente y no es antagónico con el orden público. Más bien podría sostenerse que lo contiene y es más amplio su radio de acción. La atribución del orden interno es una de las más delicadas, puesto que existe infinidad de ejemplos de situaciones y conflictos que al alterarlo provocaron la crisis del gobierno y en muchos casos del sistema democrático mismo. La Carta, en ese sentido, contempla la posibilidad de que se declaren los estados de excepción descritos por el art. 137. En cuanto a la seguridad exterior de la República, la facultad es igualmente delicada, ya que da pie a que se pueda apelar a recursos no solamente de orden político y administrativo, sino inclusive militar.
  • ARTÍCULO INTERPRETACIÓN ENRIQUE BERNALES BALLESTEROS • Presidir el Sistema de Defensa Nacional; y organizar, distribuir y disponer el empleo de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional. • Adoptar las medidas necesarias para la defensa de la República, de la integridad del territorio y de la soberanía del Estado. • Declarar la guerra y firmar la paz, con autorización del Congreso. Las atribuciones consignadas surgen del reconocimiento del Presidente de la República como Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas y Policía Nacional (art.167). El Sistema de Defensa Nacional, a tenor de lo dispuesto por la propia Constitución, es el organismo integral y permanente que garantiza la seguridad de la Nación, y que se desarrolla en los ámbitos interno y externo (art. 163). El art. 164 recoge el texto del inc. 14 bajo comentario, aunque al establecer que «el Presidente de la República dirige el Sistema de Defensa Nacional» va más allá, puesto que el concepto «dirección» implica una actividad constante y de gestión directa. Por otro lado, el mencionado art. 164 agrega que la dirección, preparación y ejercicio de la Defensa Nacional se realizan a través del mencionado Sistema.
  • ARTÍCULO ENRIQUE BERNALES BALLESTEROS Artículo 163 . El Estado garantiza la Seguridad de la Nación mediante el Sistema de Defensa Nacional. La Defensa Nacional es integral y permanente. Se desarrolla en los ámbitos interno y externo. Toda persona, natural o jurídica, está obligada a participar en la Defensa nacional, de conformidad con la ley. La seguridad integral es definida como aquella situación en la que el Estado garantiza su existencia y la integridad de su patrimonio, así como su facultad de actuar con plena autonomía en el campo interno y libre de toda subordinación en el campo externo. Se logra mediante la Defensa Nacional. El objetivo de la Defensa Nacional es la Seguridad Nacional que, como anota Edgardo MERCADO JARRIN, «va más allá de los límites de los que se conoce corrientemente como Defensa Nacional porque no sólo aplica acciones militares, sino que se sustenta y expresa en medidas políticas, económicas y psicosociales» 733. La Seguridad y la Defensa Nacional, como lo sostiene Alfredo QUlSPE CORREA, no se refieren sólo a instituciones netamente castrenses: por el contrario, «la Carta extiende el sistema, como debe ser, a toda persona natural o jurídica, nacional o extranjera»734. El Estado garantiza la seguridad de la Nación en sus ámbitos interno y externo a través del Sistema de Defensa Nacional». Coincidimos con RUBIO cuando sostiene que es posible apreciar una notable diferencia entre el texto constitucional y el de esta ley: «Mientras el primero dice que la seguridad se garantiza mediante el Sistema de Defensa Nacional, el Decreto Legislativo dice que la defensa nacional es una política permanente que involucra a todos los peruanos y a todas las personas jurídicas existentes en el país.
  • ARTÍCULO ENRIQUE BERNALES BALLESTEROS Artículo 163 . El Estado garantiza la Seguridad de la Nación mediante el Sistema de Defensa Nacional. La Defensa Nacional es integral y permanente. Se desarrolla en los ámbitos interno y externo. Toda persona, natural o jurídica, está obligada a participar en la Defensa nacional, de conformidad con la ley. Es una concepción predominantemente militar, aunque con contenidos políticos económicos y sociales que involucran a toda la sociedad civil. Por otro lado, la seguridad, tal como ha sido definida en el ámbito castrense, tiene un alto componente de previsión del conflicto armado. No podía ser de otro modo, desde que la guerra y su prevención a través del poderío propio, es el objetivo de todas las Fuerzas Armadas del mundo moderno. En el pasado el objetivo pudo ser distinto, porque no se perseguía la paz mundial como una política sostenida y deseable y, probablemente, también porque la guerra no podía causar tanto daño como el que causa en la actualidad. En la medida que la guerra es integral, la Defensa Nacional dentro de esta concepción tendrá también que ser integral, es decir, abarcar a toda persona, todo tiempo y todo espacio, aunque la intensidad de la Defensa aplicada, depende de la gravedad de las amenazas que puedan existir en un período determinado.
  • ARTÍCULO ENRIQUE BERNALES BALLESTEROS Artículo 163 . El Estado garantiza la Seguridad de la Nación mediante el Sistema de Defensa Nacional. La Defensa Nacional es integral y permanente. Se desarrolla en los ámbitos interno y externo. Toda persona, natural o jurídica, está obligada a participar en la Defensa nacional, de conformidad con la ley. La guerra integral es un fenómeno que aparece en la Segunda Guerra Mundial. Hasta la Primera Guerra, la lucha era fundamentalmente llevada a cabo entre dos ejércitos a lo largo de una línea de confrontación que podía ser trazada en un mapa de la superficie terrestre. Ya la Segunda Guerra Mundial demostró que no bastaban ejércitos valerosos, numerosos y con un armamento razonable. La solidez económica de un Estado; sus recursos de capital para producir material bélico a gran escala reconvirtiendo buena parte de su industria para la guerra, la capacitación de su pueblo y el desarrollo tecnológico, fueron factores esenciales para luchar -y ganar-la última gran guerra. En este contexto, las Fuerzas Armadas no son sino la punta del iceberg para el caso de conflicto. Además, el desarrollo de los armamentos modernos hace que prácticamente ningún país del mundo, salvo tal vez los Estados Unidos de Norteamérica, cuenten en todo momento, y por sí mismos, con todos los recursos bélicos necesarios para afrontar una guerra de mediana extensión.
  • ARTÍCULO ENRIQUE BERNALES BALLESTEROS Artículo 163 . El Estado garantiza la Seguridad de la Nación mediante el Sistema de Defensa Nacional. La Defensa Nacional es integral y permanente. Se desarrolla en los ámbitos interno y externo. Toda persona, natural o jurídica, está obligada a participar en la Defensa nacional, de conformidad con la ley. Si un pueblo debe luchar y no tiene una infraestructura productiva y económica sólida, no tendrá la posibilidad de continuar la guerra por mucho tiempo. Por ello la Defensa Nacional tiene que ser también integral y permanente: compromete y moviliza a todas las personas, todos los bienes, todas las actividades y toda la capacitación y tecnología disponibles en un pueblo a lo largo del tiempo: nunca se ha garantizado plenamente la seguridad como para dejar de ejercitar una política de Defensa. El tiempo en que la humanidad pueda invertir todos sus recursos en desarrollo y al mismo tiempo se sienta segura de que no será atacada por quien sí se preparó para el combate aún no ha llegado.
  • ARTÍCULO ENRIQUE BERNALES BALLESTEROS Artículo 164 . La dirección, la preparación y el ejercicio de la Defensa Nacional se realizan a través de un sistema cuya organización y cuyas funciones determina la ley. El Presidente de la República dirige el Sistema de Defensa Nacional. La ley determina los alcances y procedimientos de la movilización para los efectos de la defensa nacional. La Defensa Nacional es esencialmente una política del Estado. Volvemos a reiterar esta tesis que nos parece central. Pero, además, tiene que ver con todos sus recursos humanos y materiales. Por consiguiente, es un tema de decisión política del más alto nivel p.36. Requiere de leyes que le den un marco institucional y de procedimientos, y - Preparar la Defensa Nacional, es decir, tomar las decisiones que conduzcan a que el país esté debidamente organizado, en posesión de los instrumentos y técnicas requeridos, así como apercibido de sus deberes y derechos, y de las acciones que se prevé tendrá que tomar, en las diversas fases y circunstancias que enfrente la Defensa para lograr la seguridad. En realidad, como la Defensa Nacional es un proceso permanente, su preparación también lo es.
  • ARTÍCULO ENRIQUE BERNALES BALLESTEROS Artículo 164 . La dirección, la preparación y el ejercicio de la Defensa Nacional se realizan a través de un sistema cuya organización y cuyas funciones determina la ley. El Presidente de la República dirige el Sistema de Defensa Nacional. La ley determina los alcances y procedimientos de la movilización para los efectos de la defensa nacional. - Ejercitar la Defensa Nacional, es decir, ejecutar las decisiones que se tomen según se ha visto en los párrafos anteriores. La movilización a la que alude el segundo párrafo del art. 164 es una situación declarada como tal por el poder político, en la cual todos los recursos humanos y materiales pueden ser dispuestos para la Defensa Nacional. En el ámbito humano, por ejemplo, se puede hacer una leva que permita al Estado contar con los servicios de los ciudadanos, y en el ámbito de los recursos materiales, se pueden hacer incautaciones que reconocidas por el Estado con una compensación, servirán para destinar dichos bienes a la defensa; una y otra cosa no son habituales, pero son situaciones que pueden darse en casos calificados en que la Defensa Nacional debe operar extremando su eficiencia.
  • ARTÍCULO ENRIQUE BERNALES BALLESTEROS Artículo 164 . La dirección, la preparación y el ejercicio de la Defensa Nacional se realizan a través de un sistema cuya organización y cuyas funciones determina la ley. El Presidente de la República dirige el Sistema de Defensa Nacional. La ley determina los alcances y procedimientos de la movilización para los efectos de la defensa nacional. La movilización se hace de acuerdo con los mandatos de la Ley de Movilización Nacional, porque al afectar la libertad y propiedad de las personas, tienen que quedar claramente establecidos los márgenes dentro de los cuales puede actuar la autoridad pública. Coincidimos por ello con Marcial RUBIO, quien escribe que la movilización «es el esfuerzo máximo de defensa nacional que hace un pueblo en circunstancias de grave amenaza. Por ello, todos los recursos necesarios se disponen para la defensa».
  • ARTÍCULO ENRIQUE BERNALES BALLESTEROS Artículo 165 . Las Fuerzas Armadas están constituidas por el Ejército, la Marina de Guerra y la Fuerza Aérea. Tienen como finalidad primordial garantizar la independencia, la soberanía y la integridad territorial de la República. Asumen el control del orden interno de conformidad con el artículo 137 de la Constitución. Las Fuerzas Armadas del Perú tienen tres institutos: el Ejército, la Marina de Guerra y la Fuerza Aérea. Todos ellos tienen autonomía orgánica y funcional entre sí, lo que corresponde a sus particularidades de organización y acción bélica. Sin embargo, están sometidos a un sólo comando que es el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, órgano que planifica la parte militar de la Defensa Nacional y que, llegado el caso, asume el mando militar de las instituciones para caso de conflicto armado, tanto externo como intern0740. Cada institución de las Fuerzas Armadas tiene su propia Ley Orgánica y también tiene la suya el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas. La finalidad principal de las Fuerzas Armadas es garantizar la independencia, la soberanía y la integridad territorial de la República741. Marcial RUBIO amplía este concepto: «La independencia debe ser entendida como la protección contra todo intento exterior de imponer su voluntad sobre el Pero. La soberanía como la garantía de que las decisiones del Estado peruano rijan internamente con supremacía y la integridad territorial de la República es la intangibilidad del territorio, que no puede ser ocupado por potencias extranjeras o liberado por fuerzas de ninguna naturaleza»742.
  • ARTÍCULO ENRIQUE BERNALES BALLESTEROS Artículo 165 . Las Fuerzas Armadas están constituidas por el Ejército, la Marina de Guerra y la Fuerza Aérea. Tienen como finalidad primordial garantizar la independencia, la soberanía y la integridad territorial de la República. Asumen el control del orden interno de conformidad con el artículo 137 de la Constitución. Como puede verse, son todas finalidades volcadas a prevenir y resolver los conflictos externos del país, esto es, las amenazas y confrontaciones que existan con otros Estados o con otras organizaciones del exterior que pudieran entrar en conflicto con el Perú. Marcial RUBIO agrega con acierto que otra de las funciones primordiales de las Fuerzas Armadas es su participación en el desarrollo económico y social del país743. Ello está expresamente descrito por el art. 171 del texto constitucional, y la doctrina moderna sobre el tema asume este postulado. El artículo que comentamos establece, además, que las Fuerzas Armadas asumen el control del orden interno en estado de emergencia, cuando el Presidente de la República así lo dispone; y lo asumen plenamente en caso de decretarse el estado de sitio. De hecho, durante los años de violencia terrorista, las Fuerzas Armadas a través del Comando Conjunto y de sus Jefes Político-Militares, ejercitaron el control del orden interno en todas las zonas declaradas en emergencia.
  • ARTÍCULO INTERPRETACIÓN ENRIQUE BERNALES BALLESTEROS Artículo 166 . La Policía Nacional tiene por finalidad fundamental garantizar, mantener y restablecer el orden interno. Presta protección y ayuda a las personas y a la comunidad. Garantiza el cumplimiento de las leyes y la seguridad del patrimonio público y del privado. Previene, investiga y combate la delincuencia. Vigila y controla las fronteras. La Policía Nacional es diseñada como un cuerpo unitario en la Constitución de 1993, decisión ya anunciada en modificaciones de la Constitución anterior que unificaron los cuerpos policiales que existían anteriormente. Se establece que su finalidad fundamental es garantizar, mantener y restablecer el orden interno, concepto éste en tomo al cual ha girado la definición de la Policía en el Perú durante los últimos años. No hay acuerdo sobre la definición precisa del orden interno y el debate ha florecido en el Perú a medida que diversos especialistas se han ocupado del tema. La Constitución emplea el concepto en el inc. 4 del art. 118, al señalar que es atribución del Presidente de la República «velar por el orden interno y la seguridad exterior de la República». La mención significa que dentro del Estado el orden interno es una función del Poder Ejecutivo. La siguiente referencia constitucional se da en el inc. 1 del art. 137: «En estado de emergencia las Fuerzas Armadas asumen el control del orden interno si así lo dispone el Presidente de la República». Por su parte, el arto 165 ratifica la situación singular y de excepción en que las Fuerzas Armadas asumen el control del orden interno. Finalmente, es recién en el arto 166 que el concepto es ampliado y precisado en sus contenidos, al tiempo que se encarga a la Policía Nacional el garantizarlo, mantenerlo y restablecerlo.
  • ARTÍCULO INTERPRETACIÓN ENRIQUE BERNALES BALLESTEROS Artículo 166 . La Policía Nacional tiene por finalidad fundamental garantizar, mantener y restablecer el orden interno. Presta protección y ayuda a las personas y a la comunidad. Garantiza el cumplimiento de las leyes y la seguridad del patrimonio público y del privado. Previene, investiga y combate la delincuencia. Vigila y controla las fronteras. El orden interno puede ser definido como aquella situación interna de paz y posibilidad de progreso para el conjunto y para los individuos, en la cual se cumplen el orden jurídico y la organización democrática con un espíritu de justicia y equidad. Pero esta idea general debe precisarse, señalando que el orden interno se estructura como un sistema de reglas destinadas a mantener el buen funcionamiento de los servicios públicos, la seguridad y la normatividad ético-jurídica de las relaciones entre particulares y entre éstos y el Estado. En el sentido expuesto, el orden interno tiene que ver con el cabal funcionamiento de la legalidad vigente. Esto interesa a todos, porque su conservación expresa la paz social, mientras que su resquebrajamiento puede afectar a la estructura del Estado y a toda la Nación 744. El orden interno es así un fenómeno de naturaleza político- social que tiene relación directa desde luego con el Derecho, en la medida que un margen más o menos amplio del orden de la sociedad está regulado por normas jurídicas. Pero no se agota en él porque otro margen del orden de la sociedad tiene que ver con consideraciones no jurídicas: estados de ánimo colectivos, fenómenos económicos, opiniones generalizadas, etc. La casuística nacional e internacional es abundante en situaciones no jurídicas que afectaron el orden interno de la sociedad745.
  • ARTÍCULO INTERPRETACIÓN ENRIQUE BERNALES BALLESTEROS Artículo 166 . La Policía Nacional tiene por finalidad fundamental garantizar, mantener y restablecer el orden interno. Presta protección y ayuda a las personas y a la comunidad. Garantiza el cumplimiento de las leyes y la seguridad del patrimonio público y del privado. Previene, investiga y combate la delincuencia. Vigila y controla las fronteras. Hay que tener en cuenta que velar por el orden interno es una función esencialmente política, encomendada al Poder Ejecutivo en el inc. 3 del art. 118. No se trata por consiguiente de un asunto de naturaleza técnico-jurídica, pues en tal caso, correspondería tal función al Ministerio Público que se encarga de defender la legalidad y los intereses públicos tutelados por el Derecho, según el arto 159 de la Constitución. Es en el contexto de la concepción político-social del orden interno, que se toman una serie de medidas y que actúan diversos organismos del Estado. Uno de ellos, de importancia privilegiada porque se le encarga especialmente el orden interno, es la Policía Nacional, conducida también por el Poder Ejecutivo y, particularmente, por el Presidente de la República que es su Jefe Supremo (art. 167 de la Constitución). La Policía Nacional encuentra su ubicación dentro del Estado a órdenes del Poder Ejecutivo y más específicamente del Presidente de la República, colaborando como una institución fundamental al mantenimiento del orden interno.
  • ARTÍCULO INTERPRETACIÓN ENRIQUE BERNALES BALLESTEROS Artículo 166 . La Policía Nacional tiene por finalidad fundamental garantizar, mantener y restablecer el orden interno. Presta protección y ayuda a las personas y a la comunidad. Garantiza el cumplimiento de las leyes y la seguridad del patrimonio público y del privado. Previene, investiga y combate la delincuencia. Vigila y controla las fronteras. En adición al orden interno, el artículo que comentamos dice que la Policía Nacional «presta protección y ayuda a las personas y a la Comunidad. Garantiza el cumplimiento de las leyes y la seguridad del patrimonio público y del privado. Previene, investiga y combate la delincuencia. Vigila y controla las fronteras». Se trata en realidad de desagregaciones sin mayor orden ni concierto del conjunto de actividades que supone el garantizar, mantener y restablecer el orden interno. Inclusive, es una enumeración incompleta porque, por ejemplo, no toma en cuenta un aspecto esencial de la participación de la Policía en el orden interno que es la función de patrullaje, esencialmente coercitiva y por lo tanto no violenta, pero que es a veces mucho más eficiente previniendo el desorden, que la intervención violenta y coactiva para restablecerlo. Tampoco se expresa adecuadamente el concepto aparecido en los últimos tiempos y que, en nuestro criterio, tiene una importancia muy grande para la vida social: el de seguridad ciudadana. La seguridad es y será un factor cada vez más importante en la vida moderna.
  • ARTÍCULO INTERPRETACIÓN ENRIQUE BERNALES BALLESTEROS Artículo 171 . Las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional participan en el desarrollo económico y social del país, y en la defensa civil de acuerdo a ley. Las finalidades fundamentales de las Fuerzas Armadas se hallan establecidas en el arto 165 y las de la Policía Nacional en el 166 de la Constitución. Sin embargo, como instituciones organizadas y eficientes en el cumplimiento de sus tareas, se les suele encargar estas dos tareas adicionales de colaboración con la sociedad. Ellas son: - Participación en el desarrollo económico y social del país, colaborando desde la construcción de infraestructura (los ingenieros militares que construyen carreteras por ejemplo), hasta la organización de la población y su capacitación en lugares alejados (zonas de frontera o zona de selva, por ejemplo). Las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, por sus propias funciones, tienen personal en zonas sumamente alejadas del territorio donde no llegan otras reparticiones del Estado. Allí, su concurso suele ser indispensable para las tareas más elementales que el Estado debe cumplir.
  • ARTÍCULO INTERPRETACIÓN ENRIQUE BERNALES BALLESTEROS Artículo 171 . Las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional participan en el desarrollo económico y social del país, y en la defensa civil de acuerdo a ley. - Participan en la Defensa Civil, que es un sistema destinado a prevenir y responder ante las emergencias civiles que se presentan en la sociedad, desde accidentes ocasionales, hasta grandes catástrofes producidas por fenómenos naturales. Si bien el principio básico de «Todos somos Defensa Civil», desarrollado por Defensa Civil en el Perú es correcto, la disciplina y la cobertura nacional de las instituciones castrenses y policiales son instrumentos valiosísimos para dar impulso y complementar el esfuerzo que hagan las personas y sus organizaciones en pro de esta actividad. Sin embargo, debe precisarse que Defensa Civil no debe ser entendida como una estructura castrense. Ello es así porque no forma parte de las Fuerzas Armadas; representa básicamente una organización de carácter civil.