La isla   2003 03 14 - listas negras
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

La isla 2003 03 14 - listas negras

on

  • 223 views

 

Statistics

Views

Total Views
223
Views on SlideShare
223
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    La isla   2003 03 14 - listas negras La isla 2003 03 14 - listas negras Document Transcript

    • I opinión Listas negras Curioso viaje al centro el de esta derecha de diseño. estuvo del lado de la dotación presupuestaria, inferior Las costuras del disfraz empiezan a descoserse, des- al fichaje de Zidane, que si comparamos con las stocks- velando la realidad. Los ejercicios de autocontrol fra- options del compañero de pupitre, entonces no hay Carlos Espino Ángulo, casan a la hora de dominar los tics que forman parte color. e/ecu(fVa insular del PSC de Lanzarote La soberbia mandó a hundirse al quinto infierno a un c3rios.esp/no@psc-lanzarote.org de la más genuina personalidad de los centristas de última hora. Prestige que no había de manchar la hoja de servicios El autoritarismo aflora y se pierden los modos y ma- del asturiano más cabezón y soberbio del que haya La soberbia impi- neras, que la educación y el respeto son para exhibir- memoria después de Don Pelayo. Lástima que el quinto de a José María I los entre iguales y al servicio se le trata con cortesía, infierno quedara tan cerca de la costa gallega. Pero lo pero hasta un punto, que para eso ganamos una gue- que no es de recibo es que los de Basta Ya se de Aznar y V de rra. batasunicen y le amarguen a Don Manuel su dorado Botella reconducir Esto de que los cómicos se rebelen y hablen con voz retiro, forzándole a exhibir un talante que recuerda a sus momentos estelares, aquellos en que la calle era la posición espa- propia no se admite ¡Hasta ahí podíamos llegar! ¿Qué dice de libertad de expresión? Eso fuera de lo esce- suya, inquietando a los encargados del marketing de ñola sobre la gue- narios, que si mi dios es uno y trino, usted cuando ese centro cada vez más escorado. rra. La búsqueda menos sea artista, y sólo artista, en el escenario, lo de La soberbia de alta velocidad trata de ver sabotajes en los errores cometidos en el AVE, cuando no culpa de un lugar en los persona lo deja para sus ratos libres, y no le ponga mucho empeño tampoco, que está mal aprovecharse a otras administraciones, todo con tal de no reconocer libros de historia a errores propios. Mientras que a los que más tienen se de la fama para opinar. la sombra del La soberbia fue el primer pecado, y estos se apuntan le bajan los impuestos, prosigue la búsqueda insen- sata del déficit cero, jugando con los controles y la teócrata america- los primeros a soberbios. Comenzó con la boda de la tercera infanta. Sí, esa del Escorial, convertida en seguridad. El incremento en el número de accidentes no le lleva a des- ferroviarios recuerda demasiado a las consecuencias asunto de estado, pero con un toque de intimidad, preciar el sentir como el catalán en que habla su papá. Siguió con un de las políticas de la dama de hierro conservada en decretazo de ida y vuelta, que entremedio acogió una whisky. mayoritario de su huelga tan inexistente como la imperiosa necesidad La soberbia impide a José María 1 de Aznar y V de pueblo. de liberalizar, flexibllizar, optimizar y racionalizar el Botella reconducir la posición española sobre la gue- mercado laboral, que eso es para la derecha centris- rra. La búsqueda de un lugar en los libros de historia a ta, sólo un mercado. la sombra del teócrata americano le lleva a despreciar La soberbia ha dado para más. En pocos meses se el sentir mayoritario de su pueblo. rehace el marco legal de la enseñanza, desde la pre- No hay, por tanto, por qué extrañarse de que Pepa escolar hasta la universitaria. El consenso educativo Luzardo se dedique a confeccionar listas negras, ve- se confunde con un trágala a los rectores, los sindica- tando a Juan Luis Gallardo. Cosas de la soberbia, co- tos, los profesores y las AMPAS. Aquí la humildad sólo sas de la derecha. • (c) Del documento, los autores. Digitalizacin realizada por la ULPGC. Biblioteca Universitaria.