Your SlideShare is downloading. ×
 
        2	  	  
                                                           	                                                    HORA	  SAN...
 Señor,	  Padre	  Santo	  que	  en	  Jesucristo,	  tu	  Hijo,	  presente	  realmente	  en	  la	  Eucaristía,	  nos	   das	...
 Este	   don	   gratuito	   debe	   ser	   reavivado	   en	   cada	   uno	   de	   nosotros	   y	   la	   Cuaresma	   nos	...
Bendito	  sea	  su	  santo	  nombre.	  Bendito	  sea	  Jesucristo,	  verdadero	  Dios	  y	  verdadero	  hombre.	  	  Bendi...
                                                      HORA	  SANTA	                                                       ...
nuestros	   miedos	   podamos	   sobrellevar	   los	   momentos	   marcados	   por	   el	   dolor	   y	   el	  sufrimiento...
         ¿Estoy	  dispuesto	  a	  renovarme	  consciente	  que	  poseo	  la	  fuerza	  de	  Cristo	  para	           venc...
El	  Señor	  nos	  	  bendiga	  y	  nos	  guarde.	  R.	  /Amén.	  	  Que	  haga	  resplandecer	  su	  rostro	  sobre	  nos...
 	                                                                	                                                       ...
Señor	  Jesús	  tu	  eres	  nuestra	  paz.	  Venimos	  a	  escucharte,	  Tú	  eres	  el	  Hijo,	  el	  amado	  de	  Dios.	...
Los	   discípulos	   se	   sienten	   desanimados	   después	   	   de	   escuchar	   el	   anuncio	   de	   la	  pasión	 ...
5. CONTEMPLACIÓN	  	  LECTOR	  1.	  Juan	  Pablo	  II	  nos	  animaba	  diciendo:	  	  	  “Hemos	   de	   ver	   el	   pas...
Acabada	  la	  bendición,	  el	  mismo	  sacerdote	  o	  diácono	  que	  dio	  la	  bendición,	  u	  otro	  sacerdote	  o	...
                                                            HORA	  SANTA	                                                 ...
(Padrenuestro,	  Avemaría,	  Gloria	  y	  canto)	  	            Oración	  	  Dios	   misericordioso,	   fuente	   inagotab...
         ¿Vivo	  cada	  día	  consciente	  de	  mí	  ser	  bautizado?	  	  LECTOR	  2.	  El	  Papa	  Benedicto	  XVI	  en...
 	         6. BENDICIÓN	            	         OREMOS	  	  El	  Señor	  nos	  	  bendiga	  y	  nos	  guarde.	  R.	  /Amén.	...
                                                                	                                                         ...
               Oración	  	  Señor	  Dios	  nuestro,	  que	  has	  reconciliado	  contigo	  a	  la	  humanidad	  entera	  p...
 ¿Conservo	   la	   mirada	   inocente	   sobre	   las	   cosas	   y	   las	   personas	   y	   mi	   mirada	   se	      ...
y	  nos	  muestre	  su	  misericordia.	  R.	  /Amén.	  	  Que	  vuelva	  su	  mirada	  hacia	  nosotros	  y	  nos	  conced...
                                                                        	                                                 ...
Oración	  Señor,	  Padre	  Santo	  que	  en	  Jesucristo,	  tu	  Hijo,	  presente	  realmente	  en	  la	  Eucaristía,	  no...
 	         3. MEDITACIÓN	  	         ¿Qué	  me	  dice	  el	  texto?	  	  LECTOR	  1.	  El	  día	  que	  fuimos	  bautizado...
6. BENDICIÓN	            	         OREMOS	  	  El	  Señor	  nos	  	  bendiga	  y	  nos	  guarde.	  R.	  /Amén.	  	  Que	  ...
Horas Santas Cuaresma 2011
Horas Santas Cuaresma 2011
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Horas Santas Cuaresma 2011

30,028

Published on

Horas Santas Cuaresma 2011

Published in: Spiritual
4 Comments
7 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total Views
30,028
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
641
Comments
4
Likes
7
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Horas Santas Cuaresma 2011"

  1. 1.  
  2. 2.   2    
  3. 3.     HORA  SANTA     Después  del  miércoles  de  ceniza     “He  venido  como  mensajero  de  la  verdad  y  de  la  esperanza     a  confirmarlos  en  la  fe,  a  dejarles  un  mensaje  paz     y  de  reconciliación  en  Cristo”.   Juan  Pablo  II.       1. EXPOSICIÓN  DEL  SANTÍSIMO     Canto:  En  Jesús  puse  toda  mi  esperanza.  (Ver  anexo)     Estación  (el  presbítero  o  diácono)    Señor  Jesús,  Tú  eres  nuestra  paz,  venimos  a  nutrir  nuestra  fe;    en  este  encuentro  de  amor,   donde   te   contemplamos   en   la   Eucaristía   como   el   Dios   vivo   que   nos  acompaña   en   nuestros   gozos   y   esperanzas,   en   nuestros   dolores   y   miedos.   Al  contemplarte   nos   transformas   desde   nuestro   interior   y   nos   haces   descubrir   que  nuestra  esperanza  es  más  fuerte  que  nuestros  miedos.    (Padrenuestro,  Avemaría,  Gloria  y  canto)    Señor     Jesús,   Tú   eres     nuestra   paz;     Eres   nuestro   consuelo   en   el   sufrimiento,  llénanos   de   tu   amor,     de   tu   fuerza,   de   tu   compasión,   de   tu   perdón.   Queremos  superar   nuestros   miedos   y   abrirte   las   puertas   de   nuestro   corazón,   queremos   ser  mensajeros  de  tu  paz.      (Padrenuestro,  Avemaría,  Gloria  y  canto)    Señor   Jesús,   Tú   eres   nuestra   paz,   Eres   nuestro   compañero   en   el   camino;   Luz  radiante   que   ilumina   nuestra   oscuridad;   Lámpara   que   alumbra   nuestro   camino.  Eres  Tú  quien  das  valor  a  nuestro  espíritu,  para  vivir  con  esperanza,  y  sacudirnos  el  yugo  del  miedo.      (Padrenuestro,  Avemaría,  Gloria  y  canto)     Oración   3    
  4. 4.  Señor,  Padre  Santo  que  en  Jesucristo,  tu  Hijo,  presente  realmente  en  la  Eucaristía,  nos   das   el   testimonio   más   grande   de   la   fidelidad   de   tu   amor   te   pedimos   que   nos  concedas   en   esta   cuaresma,   por   la   oración,   el   ayuno   y   la   limosna,   que   la   escucha  atenta  de  tu  Palabra  ilumine  nuestras  vidas  para  que  no  tengamos  miedo  de  abrir  las   puertas   de     nuestro   corazón   a   Cristo,   y   así;   sepamos   sobrellevar   los   difíciles  momentos   marcados   por   el   dolor   y   el   sufrimiento   y   podamos   perseverar   como  hijos  tuyos  dando  testimonio  de  tu  amor.  Por  nuestro  Señor  Jesucristo,  tu  Hijo,  que  vive  y  reina  contigo    en  la  unidad  del  Espíritu  Santo  y  es  Dios  por  los  siglos  de  los  siglos.  Amén.     Adoración  personal.     1. LECTURA  ORANTE.      Del  profeta  Joel  2,12    «Esto   dice   el   Señor:   “Todavía   es   tiempo   conviértanse     a   mí   de   todo   corazón   con  ayunos,   con   lágrimas   y   con   luto.   Enluten   su   corazón   y   no   sus   vestidos;   Vuelvan   al  Señor   su   Dios,   porque   es   compasivo   y   misericordioso,   lento   a   la   cólera,   rico   en  clemencia;  y  se  conmueve  ante  la  desgracia"»      Palabra  de  Dios.     De  que  trata  el  texto:    LECTOR  1.  El  texto  es  una  invitación  a  todos  sin  excepción  a  la  penitencia.  Dios  es  misericordioso   y   esta   siempre   atento   para   darnos   su   bendición   si   hay   un  arrepentimiento   sincero   y   puro   nacido   del   corazón.   No   basta   con   rasgarse   las  vestiduras  externas,  es  necesario  rasgarse  el  corazón  mostrar  actitudes  de  amor  y  misericordia,  pues  El  es  bueno  y  misericordioso.       2. MEDITACIÓN     ¿Qué  me  dice  el  texto?    LECTOR   2.   La   cuaresma   es   una   oportunidad   para   transformar   los   miedos,   las  angustias  las  desilusiones:  ¿cuál  es  mi  proyecto  de  conversión  para  esta  cuaresma?    El   Papa   Benedicto   XVI   en   su   mensaje   de   cuaresma   nos   dice:   “La   Cuaresma,   que   nos  lleva  a  la  celebración  de  la  Santa  Pascua,  es  para  la  Iglesia  un  tiempo  litúrgico  muy  valioso   e   importante.   La   comunidad   eclesial,   asidua   en   la   oración   y   en   la   caridad  operosa,   mientras   mira   hacia   el   encuentro   definitivo   con   su   Esposo   en   la   Pascua  eterna,   intensifica   su   camino   de   purificación   en   el   espíritu,   para   obtener   con   más  abundancia  del  Misterio  de  la  redención  la  vida  nueva  en  Cristo  Señor.    El   Bautismo,   por   tanto,   no   es   un   rito   del   pasado   sino   el   encuentro   con   Cristo   que  conforma   toda   la   existencia   del   bautizado,   le   da   la   vida   divina   y   lo   llama   a   una  conversión   sincera,   iniciada   y   sostenida   por   la   Gracia,   que   lo   lleve   a   alcanzar   la   talla  adulta  de  Cristo.   4    
  5. 5.  Este   don   gratuito   debe   ser   reavivado   en   cada   uno   de   nosotros   y   la   Cuaresma   nos  ofrece   un   recorrido   análogo   al   catecumenado,   que   para   los   cristianos   de   la   Iglesia  antigua,  así  como  para  los  catecúmenos  de  hoy,  es  una  escuela  insustituible  de  fe  y  de  vida   cristiana:   viven   realmente   el   Bautismo   como   un   acto   decisivo   para   toda   su  existencia”.     3. ORACIÓN    ¿Qué  palabras  me  brotan  del  corazón  después  de  contemplar  este  texto  del   profeta  Joel?        Ante  la  presencia  de  Jesús  sacramentado  ¿qué  proyecto  cuaresmal  asumo?      Descubro  ante  Jesús  mis  miedos  que  me  impiden  abrirle  las  puertas  de  mi   corazón   para   que   el   me   da   la   valentía   y   la   audacia   para   mantener   viva   mi   esperanza.     4.  CONTEMPLACIÓN    LECTOR   1.   Recordemos   el   testimonio   del   siervo   de   Dios   Juan   Pablo   II   que   será  beatificado  el  próximo  1º  de  mayo.      Al  encontrarse    con    el  pueblo  de  Cuba  dijo:  “He  venido  como  mensajero  de  la  verdad  y   de   la   esperanza   a   confirmarlos   en   la   fe   a   dejarles   un   mensaje   paz   y   de  reconciliación  en  Cristo”.    LECTOR  2.  A  la  luz  de  este  testimonio,  descubrimos  ante  Jesús  sacramentado  que  hoy  necesitamos  más  que  nunca  ser  valientes  mensajeros  de  la  verdad.    En   los   tiempos   difíciles   que   vive   nuestra   patria     es   necesario   despojarnos   de   la  cobardía  para    reconstruir  la    esperanza,  en  aquellos  que  viven  sin  esperanza.       5. BENDICIÓN.     OREMOS    El  Señor  nos    bendiga  y  nos  guarde.  R.  /Amén.    Que  haga  resplandecer  su  rostro  sobre  nosotros    y  nos  muestre  su  misericordia.  R.  /Amén.    Que  vuelva  su  mirada  hacia  nosotros  y  nos  conceda  su  paz.  R.  /Amén.      (Bendición  con  el  Santísimo  Sacramento)     ACLAMACIONES    Bendito  sea  Dios.   5    
  6. 6. Bendito  sea  su  santo  nombre.  Bendito  sea  Jesucristo,  verdadero  Dios  y  verdadero  hombre.    Bendito  sea  el  nombre  de  Jesús.  Bendito  sea  su  sacratísimo  Corazón.  Bendita  sea  su  preciosísima  Sangre.  Bendito  sea  Jesús  en  el  Santísimo  Sacramento  del  altar.    Bendito  sea  el  Espíritu  Santo  Consolador    Bendita  sea  la  gran  Madre  de  Dios,  María  Santísima.    Bendita  sea  su  santa  e  inmaculada  Concepción.    Bendita  sea  su  gloriosa  Asunción.  Bendito  sea  el  nombre  de  María,  Virgen  y  Madre.  Bendito  sea  San  José,  su  castísimo  esposo.    Bendito  sea  Dios  en  sus  ángeles  y  en  sus  santos.     RESERVA    Acabada  la  bendición,  el  mismo  sacerdote  o  diácono  que  dio  la  bendición,  u  otro  sacerdote  o  diácono,  reserva  el  Sacramento  en  el  sagrario  y  hace  genuflexión,  mientras  el  pueblo,  si  se  juzga  oportuno,  hace  alguna  aclamación,  y  finalmente  el  ministro  se  retira.      Canto  eucarístico.               6    
  7. 7.   HORA  SANTA     Primera  semana  de  Cuaresma      “No  tengan  miedo  de  abrir  las  puertas  de  su  corazón  a  Cristo”.   Juan  Pablo  II.     1. EXPOSICIÓN  DEL  SANTÍSIMO     Canto:  En  Jesús  puse  toda  mi  esperanza  (Ver  anexo)     Estación  (el  presbítero  o  diácono)    Señor  Jesús,  Tú  eres  nuestra  paz,  eres  nuestra  Salvación;    socorre  nuestros  pueblos  con  la  fuerza  de    tu  amor,  nosotros,  pueblo  tuyo  y  ovejas  de  tu  rebaño,  queremos  renovarnos   con   la   fuerza   de   tu   amor.   Transfórmanos,     para   que   con   la   fuerza   de   tu  Palabra  salgamos  victoriosos  frente    a  las  tentaciones  del  maligno  enemigo.      (Padrenuestro,  Avemaría,  Gloria  y  canto)    Señor     Jesús,   Tú   eres     nuestra   paz;     Eres   nuestro   consuelo   en   el   sufrimiento.  Fortalécenos;   haznos   capaces   de   ser   testigos   de   tu   compasión,   de   te   perdón.  Úngenos  con  tu  amor  para  liberarnos  del  dominio  del  mal;  para  no  tener  miedo  y  abrirte  las  puertas  de  nuestro  corazón.      (Padrenuestro,  Avemaría,  Gloria  y  canto)    Señor   Jesús,   Tú   eres   nuestra   paz,   Eres   nuestro   compañero   en   el   camino;   Luz   en  nuestra   oscuridad.   Infunde   en   nuestros   corazones   la   esperanza,   para   sacudirnos   el  yugo  del  miedo  que  nos  paraliza.  Fortalécenos  para  que  en  el  itinerario  cuaresmal  te   contemplemos   como   el   Señor   de   nuestra   vida,   la   misma   vida   que   recibimos  cuando  renacimos  en  el  agua  y  el  Espíritu.    (Padrenuestro,  Avemaría,  Gloria  y  canto)     Oración    Señor,  Padre  Santo  que  en  Jesucristo,  tu  Hijo,  presente  realmente  en  la  Eucaristía,  nos  das  el  testimonio  más  grande  de  la  fidelidad  de  tu  amor,  te  pedimos  que  nos  concedas  en  esta  cuaresma,  que  la  escucha  atenta  de  tu  Palabra  ilumine  nuestras  vidas   para   descubrir   y   vencer   las   tentaciones   del   maligno   enemigo   y   superados   7    
  8. 8. nuestros   miedos   podamos   sobrellevar   los   momentos   marcados   por   el   dolor   y   el  sufrimiento   y   perseverar   como   hijos   tuyos   dando   testimonio   de   tu   amor.   Por  nuestro  Señor  Jesucristo,  tu  Hijo,  que  vive  y  reina  contigo    en  la  unidad  del  Espíritu  Santo  y  es  Dios  por  los  siglos  de  los  siglos.  Amén.     Adoración  personal.       2. LECTURA  ORANTE.     Del  Evangelio  según  san  Mateo  4,1-­11    «En  aquel  tiempo,  Jesús  fue  conducido  al  desierto  por  el  Espíritu  para  ser  tentado  por  el  demonio.  Y  después  de  ayunar  cuarenta  días  con  sus  cuarenta  noches,  al  fin  sintió  hambre.  El  tentador  se  le  acercó  y  le  dijo:  "Si  eres  Hijo  de  Dios,  di  que  estas  piedras  se  conviertan  en  panes."  Pero  él  le  contestó,  diciendo:  "Está  escrito:  "No  sólo  de  pan  vive  el  hombre,  sino  de  toda  palabra  que  sale  de  la  boca  de  Dios."    Entonces  el  diablo  lo  llevó  a  la  ciudad  santa,  lo  pone  en  la  parte  más  alta  del  templo  y  le   dijo:   "Si   eres   Hijo   de   Dios,   tírate   abajo,   porque   está   escrito:   "Encargará   a   los  ángeles  que  cuiden  de  ti,  y  te  sostendrán  en  sus  manos,  para  que  tu  pie  no  tropiece  con  las  piedras.""  Jesús  le  dijo:  "También  está  escrito:  "No  tentarás  al  Señor,  tu  Dios."    Luego  lo  llevó  el  diablo  a  un  monte  muy  alto  y,  mostrándole  los  reinos  del  mundo  y  su  gloria,  le  dijo:  "Todo  esto  te  daré,  si  te  postras  y  me  adoras."  Entonces  le  dijo  Jesús:  "Vete,   Satanás,   porque   está   escrito:   "Al   Señor,   tu   Dios,   adorarás   y   a   solo   a   él   le  servirás."      Entonces  lo  dejó  el  diablo,  y  se  acercaron  los  ángeles  para  servirle.»    Palabra  del  Señor.     De  que  trata  el  texto:    El   texto   nos   presenta   la   dura   confrontación   de   Jesús   con   el   enemigo,   que   será  constante  a  lo  largo  del  camino  y  al  que  vencerá.  También  se  confrontan  dos  tipos  de   mesianismos;   el   del   poder,   el   prestigio,   el   de   las   soluciones   fáciles   y   rápidas   y   el  mesianismo   del   Siervo   sufriente,   que   carga   con   los   pecados     de   su   pueblo   y   vive  cara  a  Dios  y  en  solidaridad  con  los  pobres  y  excluidos.       3. MEDITACIÓN     ¿Qué  me  dice  el  texto?    LECTOR   1.   El   día   que   fuimos   bautizados     sobre   nuestro   pecho   se   nos   ungió   para  “darnos   la   fuerza   de   Cristo   Salvador”;   así   fuimos   arrancados   de   las   tinieblas   y  fuimos   trasladados   al   reino   de   la   luz.     Para   poder   vencer     el   miedo   y   abrir   las  puertas  a  Cristo,    habrá  que  renovar  esta  fuerza  bautismal  para  vencer  al  tentador.     8    
  9. 9.    ¿Estoy  dispuesto  a  renovarme  consciente  que  poseo  la  fuerza  de  Cristo  para   vencer  los  miedos  provocados  por  la  insidia  del  maligno?    LECTOR  2.  El  Papa  Benedicto  XVI  en  su  mensaje  de  cuaresma  nos  dice:    «El   primer   domingo   del   itinerario   cuaresmal   subraya   nuestra   condición   de   hombre  en  esta  tierra.  La  batalla  victoriosa  contra  las  tentaciones,  que  da  inicio  a  la  misión  de  Jesús,  es  una  invitación  a  tomar  conciencia  de  la  propia  fragilidad  para  acoger  la  Gracia  que  libera  del  pecado  e  infunde  nueva  fuerza  en  Cristo,  camino,  verdad  y  vida.  Es  una  llamada  decidida  a  recordar  que  la  fe  cristiana  implica,  siguiendo  el  ejemplo  de   Jesús   y   en   unión   con   él,   una   lucha   «contra   los   Dominadores   de   este   mundo  tenebroso»  (Ef  6,  12),  en  el  cual  el  diablo  actúa  y  no  se  cansa,  tampoco  hoy,  de  tentar  al   hombre   que   quiere   acercarse   al   Señor:   Cristo   sale   victorioso,   para   abrir   también  nuestro  corazón  a  la  esperanza  y  guiarnos  a  vencer  las  seducciones  del  mal.»     4. ORACIÓN      ¿Qué   palabras   me   brotan   del   corazón     después   de   contemplar   este   texto   del   Evangelio?      Ante  la  presencia  de  Jesús  sacramentado  abre  tu  corazón  a  la  esperanza  y   déjate  guiar  por  Cristo  para    vencer  las  seducciones  del  mal.    Descubro  ante  Jesús  mis  miedos  que  me  impiden  abrirle  las  puertas  de  mi   corazón   para   que   el   me   da   la   valentía   y   la   audacia   para   mantener   viva   mi   esperanza.     5. CONTEMPLACIÓN    LECTOR   1.   Recordemos   el   testimonio   del   siervo   de   Dios   Juan   Pablo   II   que   será  beatificado  el  próximo  1º  de  mayo.      LECTOR   2.   Juan   Pablo   II   al  iniciar   su   la   inauguración   de   su   pontificado   nos   dio   este  mensaje:    “No  tengan  miedo  de  abrir  las  puertas  de  su  corazón  a  Cristo”.      LECTOR   1.   Descubro   ante   Jesús   sacramentado   que   hoy   necesitamos   más   que  nunca  abrir  las  puertas  de  par  en  par;  del  corazón,  de  la  razón  y  de  los   sentimientos  a  Cristo      LECTOR   2.   Soy   consciente   que   el   tentador   trata   de   desalentarnos   para   vencernos,   pero   que   nosotros   tenemos   la   Fuerza   de   Cristo   que   nos   transforma   desde   nuestro   interior   para   que   podamos     continuar   en   nuestra   tarea  de  ser  constructores  de  paz.     6. BENDICIÓN.     OREMOS     9    
  10. 10. El  Señor  nos    bendiga  y  nos  guarde.  R.  /Amén.    Que  haga  resplandecer  su  rostro  sobre  nosotros    y  nos  muestre  su  misericordia.  R.  /Amén.    Que  vuelva  su  mirada  hacia  nosotros  y  nos  conceda  su  paz.  R.  /Amén.    (Bendición  con  el  Santísimo  Sacramento)     ACLAMACIONES    Bendito  sea  Dios.  Bendito  sea  su  santo  nombre.  Bendito  sea  Jesucristo,  verdadero  Dios  y  verdadero  hombre.    Bendito  sea  el  nombre  de  Jesús.  Bendito  sea  su  sacratísimo  Corazón.  Bendita  sea  su  preciosísima  Sangre.  Bendito  sea  Jesús  en  el  Santísimo  Sacramento  del  altar.    Bendito  sea  el  Espíritu  Santo  Consolador    Bendita  sea  la  gran  Madre  de  Dios,  María  Santísima.    Bendita  sea  su  santa  e  inmaculada  Concepción.    Bendita  sea  su  gloriosa  Asunción.  Bendito  sea  el  nombre  de  María,  Virgen  y  Madre.  Bendito  sea  San  José,  su  castísimo  esposo.    Bendito  sea  Dios  en  sus  ángeles  y  en  sus  santos.     RESERVA    Acabada  la  bendición,  el  mismo  sacerdote  o  diácono  que  dio  la  bendición,  u  otro  sacerdote  o  diácono,  reserva  el  Sacramento  en  el  sagrario  y  hace  genuflexión,  mientras  el  pueblo,  si  se  juzga  oportuno,  hace  alguna  aclamación,  y  finalmente  el  ministro  se  retira.      Canto  eucarístico.   10    
  11. 11.       HORA  SANTA     Segunda  semana  de  Cuaresma     “Hemos  de  ver  el  pasado  con  gratitud,     vivir  el  presente  con  responsabilidad     y  proyectarnos  al  futuro  con  esperanza”.   Juan  Pablo  II.     1. EXPOSICIÓN  DEL  SANTÍSIMO     Canto:  En  Jesús  puse  toda  mi  esperanza  (Ver  anexo)     Estación  (el  presbítero  o  diácono)    Señor  Jesús  tu  eres  nuestra  paz;  Tú  voz  nos  da  vida,  tú  Palabra  es  liberadora  y  llena  de  sabiduría.  Cuando  te  escuchamos  se  ilumina  nuestra  mente  y  nuestro  corazón;    nos  devuelves  la  mirada  de  la  inocencia  que  nos  permite  ver  el  mundo  como  tú  lo  vez   y   descubrir   tu   bondad   en   todas   las   creaturas.   Te   bendecimos   al   descubrirte  siempre  presente  en  nuestra  historia,  lo  que  nos  permite  ver  nuestro  pasado  con  gratitud.      (Padre  Nuestro,  Ave  María,  Gloria  y  canto)     11    
  12. 12. Señor  Jesús  tu  eres  nuestra  paz.  Venimos  a  escucharte,  Tú  eres  el  Hijo,  el  amado  de  Dios.   Cumplir   nuestra   la   misión   que   nos   confías   en   situaciones   de   violencia   y   de  inseguridad   nos   atemoriza.   Nos   vemos   como   Pedro   y   sus   compañeros,  acobardados   cuando   les   anunciaste   tu   Pasión.   Queremos   subir   contigo   a   la  montaña   de   la   Transfiguración   y   contemplar   tu   Gloria   para   confirmarnos   como  discípulos  tuyos,  dispuestos  a  llevar  la  cruz  de  cada  día.      (Padre  Nuestro,  Ave  María,  Gloria  y  canto)    Señor   Jesús   tu   eres   nuestra   paz;   esta   Cuaresma   queremos   redescubrir   nuestro  bautismo   para   sumergirnos   en   tu   amor,   en   el   misterio   de   tu   muerte   y   resurrección  que   nos   impulsa   cada   día   a   liberar   nuestro   corazón   y   proyectar   el   futuro   con  esperanza.    (Padre  Nuestro,  Ave  María,  Gloria  y  canto)     Oración    Señor  Padre  Rico  en  Misericordia  que  nos  mandas  escuchar  a  tu  Hijo  Amado,  nutre  nuestra  fe  con  tu  palabra  y  purifica  nuestras  vidas,  para  que  podamos  alegrarnos  en  la  contemplación  de  tu  gloria.    Ayúdanos  a  entender  que  la  pasión  es  el  camino  de  la  resurrección.  Por  Jesucristo  Nuestro  Señor.   Adoración  personal       2. LECTURA  ORANTE       Del  Evangelio  de  Mateo  17,1-­9    «En  aquel  tiempo,  Jesús  tomó  consigo  a  Pedro,  a  Santiago  y  a  su  hermano  Juan  y  los  hizo  subir  a  solas  con  él  a  un  monte  elevado.  Se  transfiguró  en  su  presencia:  su  rostro  se  puso  resplandeciente    como  el  sol,  y  sus  vestidos  se  volvieron  blancas  como  la  nieve.  De   pronto   aparecieron   entre   ellos     Moisés   y   Elías   conversando   con   Jesús.   Pedro,  entonces,  tomó  la  palabra  y  dijo  a  Jesús:  "Señor,  ¡qué  bueno  sería  quedarnos  aquí!  Si  quieres,  haré  tres  tiendas:  una  para  ti,  otra  para  Moisés  y  otra  para  Elías."  Todavía  estaba   hablando   cuando   una   nube   luminosa   los   cubrió   con   su   sombra,   y   una   voz  desde   la   nube   decía:   "Éste   es   mi   Hijo,   muy   amado,   en   quien   tengo   puestas   mis  complacencias  escúchenlo."  Al  oírlo,  los  discípulos  cayeron  rostro  en  tierra,  llenos  de  espanto.  Jesús  se  acercó  y,  tocándolos,  les  dijo:  "Levántense  y  no  teman."    Al   alzar   los   ojos,   no   vieron   a   nadie   más   que   a   Jesús,   solo.   Cuando   bajaban   de   la  montaña,  Jesús  les  mandó:  "No  lo  cuenten  a  nadie  lo  que  han  visto,  hasta  que  el  hijo  del  hombre  haya  resucitado  de  entre  los  muertos”.»           Palabra  del  Señor     De  que  trata  el  texto:     12    
  13. 13. Los   discípulos   se   sienten   desanimados   después     de   escuchar   el   anuncio   de   la  pasión  de  Jesús  y  conocer  las  consecuencias  de  su  seguimiento.  La  transfiguración  es  una  palabra  de  ánimo,  pues  en  ella  se  manifiesta  la  gloria  de  Jesús  y  se  anticipa  su  victoria  sobre  la  cruz.       3. MEDITACIÓN       ¿Qué  me  dice  el  texto?    LECTOR  1.  Los  acontecimientos  recientes  de  violencia  que  vivimos  en  la  patria  nos  desaniman,  nos  confunden  y  podemos  perder  el  sentido  de  nuestra  vida.      Al   escuchar   las   palabras   de   Juan   Pablo   II   de   proyectarnos   en   el   futuro   con  esperanza;   al   contemplar   este   evangelio   donde   se   anticipa   la   resurrección   de   Jesús  y   se   anuncia   que   el   verdadero   destino   del   hombre   que   es   participar   de   la   gloria   de  Dios  ¿Cómo  esta  mi  esperanza?    LECTOR   2.   Jesús   es     la   fuente   de   nuestra   esperanza,   en   las   oscuridades,  frustraciones   y   crisis,   sólo   el   encuentro   con   Él   es   capaz   de   transformar   nuestros  miedos   e   inseguridades   en   tranquilidad   y   paz.   ¿Acudo   a   constantemente   a   Jesús  para  fortalecer  mi  esperanza  y  superar  mis  miedos?      LECTOR  1.  El  Papa  Benedicto  XVI  en  su  mensaje  de  cuaresma  nos  dice:    «El   Evangelio   de   la   Transfiguración   del   Señor   pone   delante   de   nuestros   ojos   la   gloria  de  Cristo,  que  anticipa  la  resurrección  y  que  anuncia  la  divinización  del  hombre.  La  comunidad   cristiana   toma   conciencia   de   que   es   llevada,   como   los   Apóstoles   Pedro,  Santiago  y  Juan  «aparte,  a  un  monte  alto»,  para  acoger  nuevamente  en  Cristo,  como  hijos   en   el   Hijo,   el   don   de   la   gracia   de   Dios:   «Este   es   mi   Hijo   amado,   en   quien   me  complazco;   escuchadle».   Es   la   invitación   a   alejarse   del   ruido   de   la   vida   diaria   para  sumergirse   en   la   presencia   de   Dios:   él   quiere   transmitirnos,   cada   día,   una   palabra  que  penetra  en  las  profundidades  de  nuestro  espíritu,  donde  discierne  el  bien  y  el  mal  y  fortalece  la  voluntad  de  seguir  al  Señor.»       4. ORACIÓN    LECTOR   2.   ¿Qué   palabras   me   brotan   del   corazón     decirle   a   Dios   después   de  contemplar  este  texto  del  Evangelio  de  Mateo?      El   día   de   nuestro   bautizo   fuimos   transformados   en   una   nueva   creatura   y   nos  revestimos  de  Cristo,  esa  vestidura  blanca  es  el  signo  de  nuestra  nueva  dignidad  de  cristianos.  Este  es  un  buen  momento  para  agradecer  el  haber  sido  transformados  en  Cristo.       13    
  14. 14. 5. CONTEMPLACIÓN    LECTOR  1.  Juan  Pablo  II  nos  animaba  diciendo:      “Hemos   de   ver   el   pasado   con   gratitud,   vivir   el   presente   con   responsabilidad   y  proyectarnos  al  futuro  con  esperanza”.        Después   de   este   acto   de   adoración   ¿qué   actitud   tendré   ante   los   acontecimientos  que  nos  entristecen?    Juan  Pablo  II  también  nos  recordaba  que:  “La  cruz  se  transforma  también  en  símbolo  de  esperanza.  De  instrumento  de  castigo,  se  convierte  en  imagen  de  vida  nueva,  de  un  mundo  nuevo".          ¿Estoy  dispuesto    de  vivir  mi  compromiso  bautismal  de    transformar  la  cruz   de  cada  día  en  signo  de  esperanza?       6. BENDICIÓN     OREMOS    El  Señor  nos    bendiga  y  nos  guarde.  R.  /Amén.    Que  haga  resplandecer  su  rostro  sobre  nosotros    y  nos  muestre  su  misericordia.  R.  /Amén.    Que  vuelva  su  mirada  hacia  nosotros  y  nos  conceda  su  paz.  R.  /Amén.    (Bendición  con  el  Santísimo  Sacramento)     ACLAMACIONES    Bendito  sea  Dios.  Bendito  sea  su  santo  nombre.  Bendito  sea  Jesucristo,  verdadero  Dios  y  verdadero  hombre.    Bendito  sea  el  nombre  de  Jesús.  Bendito  sea  su  sacratísimo  Corazón.  Bendita  sea  su  preciosísima  Sangre.  Bendito  sea  Jesús  en  el  Santísimo  Sacramento  del  altar.    Bendito  sea  el  Espíritu  Santo  Consolador    Bendita  sea  la  gran  Madre  de  Dios,  María  Santísima.    Bendita  sea  su  santa  e  inmaculada  Concepción.    Bendita  sea  su  gloriosa  Asunción.  Bendito  sea  el  nombre  de  María,  Virgen  y  Madre.  Bendito  sea  San  José,  su  castísimo  esposo.    Bendito  sea  Dios  en  sus  ángeles  y  en  sus  santos.     RESERVA     14    
  15. 15. Acabada  la  bendición,  el  mismo  sacerdote  o  diácono  que  dio  la  bendición,  u  otro  sacerdote  o  diácono,  reserva  el  Sacramento  en  el  sagrario  y  hace  genuflexión,  mientras  el  pueblo,  si  se  juzga  oportuno,  hace  alguna  aclamación,  y  finalmente  el  ministro  se  retira.      Canto  eucarístico.                                     15    
  16. 16.   HORA  SANTA     Tercera  semana  de  Cuaresma      “Queridos  jóvenes…  acojan  el  llamado  a  ser  virtuosos.     Ello  quiere  decir  que  sean  fuertes  por  dentro,     grandes  de  alma,  ricos  en  los  mejores  sentimientos,     valientes  en  la  verdad,  audaces  en  la  libertad,     constantes  en  la  responsabilidad,     generosos  en  el  amor,     invencibles  en  la  esperanza”.     Juan  Pablo  II.     1. EXPOSICIÓN  DEL  SANTÍSIMO     Canto:  Bautízame  con  tu  Espíritu  (Ver  anexo)     Estación  (el  presbítero  o  diácono)    Señor  Jesús,  Tú  eres  nuestra  paz.  Venimos  a  encontrarte  porque  queremos  gustar  y  conocer  el  don  de  Dios,  para  que  ilumine  y  guie  todas  nuestras  acciones,  para  que  transforme  nuestras  vidas  y  de  nuestro  interior  broten  ríos  de  agua  viva.        (Padrenuestro,  Avemaría,  Gloria  y  canto)    Señor    Jesús,  Tú  eres    nuestra  paz.    Eres  el  agua  que  da  vida,  el  agua  que  sacia  de  la  sed   más   profunda,   la   sed   de   Dios.   Hoy,   como   la   Samaritana   te   decimos   “Señor  danos   de   esa   agua;   así   jamás   tendremos   sed”.   Queremos   redescubrir   nuestro  bautismo   y   vencer   las   fuerzas   de   muerte   y   desterrar   de   nuestro   corazón   toda  actitud  de  violencia  y  comprometernos  en  ser  embajadores  de  tu  paz.      (Padrenuestro,  Avemaría,  Gloria  y  canto)    Señor   Jesús,   Tú   eres   nuestra   paz.   Queremos   redescubrir   nuestro   bautismo,  reconocer  que  hemos  nacido  a  la  vida  en  el  Espíritu;  queremos  ser  testigos  de  tu  amor   y   comunicar   a   los   demás   los   frutos   con   los   que   tu   Espíritu   nos   ha   bendecido:  la  caridad,  el  gozo,  y    la  paz.  Señor  Jesús,  con  la  fuerza  del  bautismo  queremos  ser  ciudadanos  responsables,  promotores  de  justicia  y  de  paz.     16    
  17. 17. (Padrenuestro,  Avemaría,  Gloria  y  canto)     Oración    Dios   misericordioso,   fuente   inagotable   de   bondad,   que   nos   has   propuesto   como  remedio   del   pecado   el   ayuno,   la   oración   y   las   obras   de   misericordia,   mira   con  piedad   a   quienes   reconocemos   nuestras   miserias   y   estamos   agobiados   por   la  violencia   reconfórtanos   con   tu   amor,   para   que   podamos   asumir   nuestro  compromiso   de   ser   por   nuestro   bautismo   ciudadanos   responsables   en   la  promoción  de  la  esperanza,  la  justicia  y  la  paz.  Amén.     Adoración  personal.       2. LECTURA  ORANTE      Del  Evangelio  de  San  Juan    4,5-­15    «En  aquel  tiempo,  llegó  Jesús  a  un  pueblo  de  Samaria  llamado  Sicar,  cerca  del  campo  que   dio   Jacob   a   su   hijo   José;   allí   estaba   el   pozo   de   Jacob.   Jesús,   que   venía   del   cansado  del   camino,   estaba   allí   sentado   junto   al   manantial.   Era   alrededor   del   mediodía.  Entonces  llega  una  mujer  de  Samaria  a  sacar  agua,  y  Jesús  le  dice:  "Dame  de  beber."  Sus   discípulos   se   habían   ido   al   pueblo   a   comprar   comida.   La   samaritana   le   dice:  "¿Cómo   tú,   siendo   judío,   me   pides   de   beber   a   mí,   que   soy   samaritana?"   Porque   los  judíos   no   se   tratan   con   los   samaritanos.   Jesús   le   contestó:   "Si   conocieras   el   don   de  Dios   y   quién   es   el   que   te   pide   de   beber,   le   pedirías   tú,   y   él   te   daría   agua   viva."   La  mujer  le  dice:  "Señor,  ni  siquiera  tienes  con  qué  sacar  agua,  y  el  pozo  es  profundo,  ¿de  dónde   sacas   el   agua   viva?;   ¿eres   tú   más   que   nuestro   padre   Jacob,   que   nos   dio   este  pozo,   y   de   él   bebieron   él   y   sus   hijos   y   sus   ganados?"   Jesús   le   contestó:   "El   que   bebe   de  esta   agua   vuelve   a   tener   sed;   pero   el   que   beba   del   agua   que   yo   le   daré   nunca   más  tendrá  sed:  el  agua  que  yo  le  daré  se  convertirá  dentro  de  él  en  un  surtidor  de  agua  que  salta  hasta  la  vida  eterna."  La  mujer  le  dice:  "Señor,  dame  esa  agua:  así  no  tendré  más  sed,  ni  tendré  que  venir  aquí  a  sacarla."  »  Palabra  de  Dios.     De  que  trata  el  texto:    El  texto  es  una  invitación  a  todos  sin  excepción  a  la   conversión.  Bajo  el  intenso  sol  del  medio  día,  después  de  un  largo  y  agotador  camino  Jesús  llega  a  un  pueblo  de  Samaria,   se   sienta   junto   al   pozo     de   Jacob,   se   acerca   una   Samaritana   y   Jesús   le   pide  que   le   de   de   beber,   Jesús   a   través   de   la   necesidades   humanas   revela   el   don   del  “agua  viva”  capaz  de  dar  vida  eterna.     3. MEDITACIÓN     ¿Qué  me  dice  el  texto?    LECTOR  1.  Nosotros  hemos  sido    sumergidos  el  día  de  nuestro  bautismo  en  el  agua  que  da  vida.     17    
  18. 18.    ¿Vivo  cada  día  consciente  de  mí  ser  bautizado?    LECTOR  2.  El  Papa  Benedicto  XVI  en  su  mensaje  de  cuaresma  nos  dice:    La   petición   de   Jesús   a   la   samaritana:   «Dame   de   beber»,   que   se   lee   en   la   liturgia   del  tercer   domingo,   expresa   la   pasión   de   Dios   por   todo   hombre   y   quiere   suscitar   en  nuestro  corazón  el  deseo  del  don  del  «agua  que  brota  para  vida  eterna»:  es  el  don  del  Espíritu  Santo,  que  hace  de  los  cristianos  «adoradores  verdaderos»  capaces  de  orar  al  Padre  «en  espíritu  y  en  verdad».  ¡Sólo  esta  agua  puede  apagar  nuestra  sed  de   bien,   de   verdad   y   de   belleza!   Sólo   esta   agua,   que   nos   da   el   Hijo,   irriga   los  desiertos  del  alma  inquieta  e  insatisfecha,  «hasta  que  descanse  en  Dios»,  según  las  célebres  palabras  de  san  Agustín.     4. ORACIÓN      LECTOR   1.   ¿Qué   palabras   me   brotan   del   corazón     decirle   a   Dios   después   de   contemplar  este  texto  del  Evangelio  de  San  Juan?        LECTOR   2.   Redescubre   la   gracia   de   estar   bautizado   ayudado   con   las   palabras   del   Papa   Benedicto   XVI   en   su   mensaje   para   la   cuaresma:   “El   Bautismo   es   el   encuentro   con   Cristo   que   conforma   toda   la   existencia   del   bautizado,  le  da  la  vida  divina  y  lo  llama  a  una  conversión  sincera,  iniciada  y   sostenida  por  la  Gracia,  que  lo  lleve  a  alcanzar  la  talla  adulta  de  Cristo”.          LECTOR   1.   Reafirmamos   que   Cristo   es   el   Señor   de   nuestra   vida,   la   vida   que   Dios  nos  comunicó  cuando  nacimos  del  agua  y  del  Espíritu.     5. CONTEMPLACIÓN    LECTOR  2.  Recordemos  las  palabras  del  siervo  de  Dios  Juan  Pablo  II  al  encontrarse    con    los  jóvenes  en  Cuba:      «“Queridos   jóvenes…   acojan   el   llamado   a   ser   virtuosos.   Ello   quiere   decir   que   sean  fuertes  por  dentro,  grandes  de  alma,  ricos  en  los  mejores  sentimientos,  valientes  en  la  verdad,   audaces   en   la   libertad,   constantes   en   la   responsabilidad,   generosos   en   el  amor,  invencibles  en  la  esperanza”.»    LECTOR   1.   Hoy   necesitamos   más   que   nunca     “tener   los   mismos   sentimientos   de  Cristo”  (cf.  Fil  2)    En  estos  tiempos  difíciles  que  vive  nuestra  patria,  renovados  en  nuestro  bautismo  consolidemos  nuestra  esperanza.  Acojamos  el  llamado  que  nos  hacía  Juan  Pablo  II  «sean  fuertes  por  dentro,  valientes  en  la  verdad,  audaces  en  la  libertad  generosos  en  el  amor.  »    Hoy  a  al  acercarme  al  manantial  de  agua  viva,  ¿estoy  dispuesto  a  dejarme  conducir  por  el  Espíritu  para  anhelar  la  paz  y  ser  invencible  en  la  esperanza?   18    
  19. 19.     6. BENDICIÓN     OREMOS    El  Señor  nos    bendiga  y  nos  guarde.  R.  /Amén.    Que  haga  resplandecer  su  rostro  sobre  nosotros    y  nos  muestre  su  misericordia.  R.  /Amén.    Que  vuelva  su  mirada  hacia  nosotros  y  nos  conceda  su  paz.  R.  /Amén.    (Bendición  con  el  Santísimo  Sacramento)     ACLAMACIONES    Bendito  sea  Dios.  Bendito  sea  su  santo  nombre.  Bendito  sea  Jesucristo,  verdadero  Dios  y  verdadero  hombre.    Bendito  sea  el  nombre  de  Jesús.  Bendito  sea  su  sacratísimo  Corazón.  Bendita  sea  su  preciosísima  Sangre.  Bendito  sea  Jesús  en  el  Santísimo  Sacramento  del  altar.    Bendito  sea  el  Espíritu  Santo  Consolador    Bendita  sea  la  gran  Madre  de  Dios,  María  Santísima.    Bendita  sea  su  santa  e  inmaculada  Concepción.    Bendita  sea  su  gloriosa  Asunción.  Bendito  sea  el  nombre  de  María,  Virgen  y  Madre.  Bendito  sea  San  José,  su  castísimo  esposo.    Bendito  sea  Dios  en  sus  ángeles  y  en  sus  santos.     RESERVA    Acabada  la  bendición,  el  mismo  sacerdote  o  diácono  que  dio  la  bendición,  u  otro  sacerdote  o  diácono,  reserva  el  Sacramento  en  el  sagrario  y  hace  genuflexión,  mientras  el  pueblo,  si  se  juzga  oportuno,  hace  alguna  aclamación,  y  finalmente  el  ministro  se  retira.      Canto  eucarístico.       19    
  20. 20.     HORA  SANTA     Cuarta  semana  de  Cuaresma     “No  tengan  miedo  de  abrir     las  puertas  de  su  corazón  a  Cristo”.   Juan  Pablo  II.       1. EXPOSICIÓN  DEL  SANTÍSIMO     Canto:  El  Señor  es  mi  luz  y  mi  salvación  (Ver  anexo)     Estación  (el  presbítero  o  diácono)    Señor    Jesús,  Tú  eres    nuestra  paz.    El  día  de  nuestro  bautismo  fuimos  iluminados,  para   caminar   siempre   como   hijos   de   la   luz   y   perseverando   en   la   fe   salir   a   tu  encuentro   con   nuestras   lámparas   encendidas   cuando   venga   al   final   de   los   tiempos.  Hoy   venimos   a   encontrarnos   contigo   para   redescubrir   la   fuerza   de   esta   luz   que  transforme   la   oscuridad   de   nuestros   miedos   e   inseguridades   con   nuestras  antorchas  de  paz.      (Padrenuestro,  Avemaría,  Gloria  y  canto)    Señor   Jesús,   Tú   eres   nuestra   paz.   Eres   nuestro   compañero   en   el   camino;   Luz  radiante   que   ilumina   nuestra   oscuridad;   Lámpara   que   alumbra   nuestro   camino.  Eres  Tú  quien  das  valor  a  nuestro  espíritu,  para  vivir  con  esperanza,  y  sacudirnos  el   yugo   del   miedo.   Fortalécenos   para   que   en   el   itinerario   cuaresmal   te  contemplemos  como  el  Señor  de  nuestra  vida,  la  misma  vida  que  recibimos  cuando  renacimos  en  el  agua  y  en  el  Espíritu.    (Padrenuestro,  Avemaría,  Gloria  y  canto)    Señor  Jesús,  Tú  eres  nuestra  paz.  Ilumina  nuestra  mirada  con  el  Misterio  de  la  Cruz,  para  que  reconociendo  nuestras  cegueras  avancemos  por  el  camino  de  conversión  para   que   transformados   por   la   acción   del   Espíritu   Santo   orientemos   nuestra  voluntad   para   superar   nuestro   instinto   de   dominio   y   transformemos   nuestras  relaciones  enfermas  en  relaciones  saludables.    (Padrenuestro,  Avemaría,  Gloria  y  canto)     20    
  21. 21.   Oración    Señor  Dios  nuestro,  que  has  reconciliado  contigo  a  la  humanidad  entera  por  medio  de   tu   Hijo,   concede   a   tus   hijos   por   medio   del   bautismo   preparase   con   fe   viva   y  entrega  generosa  al  servicio  de  la  paz.    Amén.     Adoración  personal.       2. LECTURA  ORANTE    Del  Evangelio  de  Juan  9,1-­11    «En   aquel   tiempo,   Jesús   vio   al   pasar   a   un     ciego   de   nacimiento,   y   sus   discípulos   le  preguntaron:  "Maestro,  ¿quién  pecó,  éste  o  sus  padres,  para  que  naciera  ciego?"  Jesús  contestó:  "Ni  éste  pecó  ni  sus  padres,  sino  para  que  se  manifiesten  en  él  las  obras  de  Dios.  Mientras  es  de  día,  tenemos  que  hacer  las  obras  del  que  me  ha  enviado;  viene  la  noche,  y  nadie  podrá  hacerlas.  Mientras  estoy  en  el  mundo,  yo  soy  la  luz  del  mundo."    Dicho   esto,   escupió   en   tierra,   hizo   barro   con   la   saliva,   se   lo   untó   en   los   ojos   al   ciego   y  le  dijo:  "Ve  a  lavarte  a  la  piscina  de  Siloé  que  significa  Enviado.  Él  fue,  se  lavó,  y  volvió  con  vista.  Y  los  vecinos  y  los  que  antes  solían  verlo  pedir  limosna  preguntaban:  "¿No  es   ése   el   que   se   sentaba   a   pedir?"   Unos   decían:   "Es   el   mismo."   Otros   decían:   "No   es   él,  pero   se   le   parece."   Él   respondía:   "Yo   soy."     Y   le   preguntaban:   "¿Y   cómo   se   te   han  abierto  los  ojos?"  Él  contestó:  "Ese  hombre  que  se  llama  Jesús  hizo  barro,  me  lo  untó  en  los  ojos  y  me  dijo  que  fuese  a  Siloé  y  que  me  lavase.  Entonces  fui,  me  lavé,  y  empecé  a  ver."      Jesús   supo   que   los   fariseos   habían   expulsado   al   ciego  lo  encontró  y  le  dijo:  "¿Crees  tú  en  el  Hijo  del  hombre?"  Él  contestó:  "¿Y  quién  es,  Señor,  para  que  crea  en  él?"  Jesús  les  dijo:  "Lo  estás   viendo:   el   que   te   está   hablando,   ése   es."   Él   dijo:   "Creo,   señor."   Y   se   postró   ante   él.»  Palabra  del  Señor.     De  que  trata  el  texto:    El   texto   nos   presenta   a   un   ciego   de   nacimiento   que   llega   a   sanar   no   solo  físicamente,   sino   que   recibe   también   la   luz   de   la   fe.   Los   fariseos,   en   cambio,   se  rehúsan  abrir  los  ojos  a  la  luz,  teniendo  ojos  no  quieren  ver.       3. MEDITACIÓN     ¿Qué  me  dice  el  texto?    LECTOR   1.   El   día   que   fuimos   bautizados     a   nuestros   padres   se   le   confió   el   cuidado  de   la   luz   es   decir   el   cuidado   de   nuestra   fe.     Hoy   nosotros   somos   responsables   de  esta  luz.     21    
  22. 22.  ¿Conservo   la   mirada   inocente   sobre   las   cosas   y   las   personas   y   mi   mirada   se   ha  contaminado  con  la  ceguera  del  malicioso?    LECTOR  2.  El  Papa  Benedicto  XVI  en  su  mensaje  de  cuaresma  nos  dice:      «El   domingo   del   ciego   de   nacimiento   presenta   a   Cristo   como   luz   del   mundo.   El  Evangelio  nos  interpela  a  cada  uno  de  nosotros:  «  ¿Tú  crees  en  el  Hijo  del  hombre?».  «Creo,  Señor»,  afirma  con  alegría  el  ciego  de  nacimiento,  dando  voz  a  todo  creyente.  El   milagro   de   la   curación   es   el   signo   de   que   Cristo,   junto   con   la   vista,   quiere   abrir  nuestra  mirada  interior,  para  que  nuestra  fe  sea  cada  vez  más  profunda  y  podamos  reconocer   en   él   a   nuestro   único   Salvador.   Él   ilumina   todas   las   oscuridades   de   la   vida  y  lleva  al  hombre  a  vivir  como  «hijo  de  la  luz».     4. ORACIÓN     LECTOR  1.    ¿Qué  palabras  me  brotan  del  corazón  después  de  contemplar  este  texto  del   Evangelio?      Ante  la  presencia  de  Jesús  sacramentado  proclama  tu  fe  como  la  del  ciego   «Creo  Señor,  pero  aumenta  mi  fe».  Para  que  el  enemigo  no  te  engañe   desanimándote  en  el  trabajo  de  construir  relaciones  saludables  en  la   convivencia  con  las  personas  con  las  que  compartes  la  vida.    Descubro   ante   la   luz   de   Jesús   la   necesidad   de   abrirle   las   puertas   de   mi   corazón   para   que   el   me   da   la   valentía   y   la   audacia   para   mantener   viva   mi   esperanza.     5. CONTEMPLACIÓN    LECTOR  2.  Juan  Pablo  II  al  iniciar  su  la  inauguración  de  su  pontificado  nos  dio  este  mensaje:      “No  tengan  miedo  de  abrir  las  puertas  de  su  corazón  a  Cristo”.      Hoy  necesitamos  más  que  nunca  abrir  nuestras  puertas  de  par  en  par  a  la   luz   de   la   fe   y   colaborar   con   nuestro   esfuerzo   para   que   esta   luz   ilumine   a   toda  la  humanidad.        La  situación  dolorosa  de  violencia  que  vive  México  nos  cansa  y  nos  dispersa,   Jesús   nos   ilumina   con   la   luz   de   la   esperanza   de   que   la   paz   es   posible.   ¿Me   dejo  iluminar  por  esta  luz?     7. BENDICIÓN     OREMOS    El  Señor  nos    bendiga  y  nos  guarde.  R.  /Amén.    Que  haga  resplandecer  su  rostro  sobre  nosotros     22    
  23. 23. y  nos  muestre  su  misericordia.  R.  /Amén.    Que  vuelva  su  mirada  hacia  nosotros  y  nos  conceda  su  paz.  R.  /Amén.    (Bendición  con  el  Santísimo  Sacramento)     ACLAMACIONES    Bendito  sea  Dios.  Bendito  sea  su  santo  nombre.  Bendito  sea  Jesucristo,  verdadero  Dios  y  verdadero  hombre.    Bendito  sea  el  nombre  de  Jesús.  Bendito  sea  su  sacratísimo  Corazón.  Bendita  sea  su  preciosísima  Sangre.  Bendito  sea  Jesús  en  el  Santísimo  Sacramento  del  altar.    Bendito  sea  el  Espíritu  Santo  Consolador    Bendita  sea  la  gran  Madre  de  Dios,  María  Santísima.    Bendita  sea  su  santa  e  inmaculada  Concepción.    Bendita  sea  su  gloriosa  Asunción.  Bendito  sea  el  nombre  de  María,  Virgen  y  Madre.  Bendito  sea  San  José,  su  castísimo  esposo.    Bendito  sea  Dios  en  sus  ángeles  y  en  sus  santos.     RESERVA    Acabada  la  bendición,  el  mismo  sacerdote  o  diácono  que  dio  la  bendición,  u  otro  sacerdote  o  diácono,  reserva  el  Sacramento  en  el  sagrario  y  hace  genuflexión,  mientras  el  pueblo,  si  se  juzga  oportuno,  hace  alguna  aclamación,  y  finalmente  el  ministro  se  retira.      Canto  eucarístico.       23    
  24. 24.       HORA  SANTA     Quinta  semana  de  Cuaresma       “No  tengan  miedo  de  abrir  las  puertas     de  su  corazón  a  Cristo”.   Juan  Pablo  II.       1. EXPOSICIÓN  DEL  SANTÍSIMO     Canto:  Yo  lo  resucitaré  (Ver  anexo)     Estación  (el  presbítero  o  diácono)    Señor   Jesús,   Tú   eres   nuestra   paz.   Nuestra   esperanza   esta   fincada,   más   allá   de  nuestras  posibilidades  humanas,  en  sí  mismas  valiosas,  en  la  firme  voluntad  divina,  de   conducir   la   historia   de   la   humanidad   entera   hacia   la   plenitud   de   la   vida   y   la  salvación.   Nuestra   esperanza   está   puesta   en   ti   Señor,   creemos   que   tú   eres   el  Camino,  la  Verdad  y  el  Vida.      (Padrenuestro,  Avemaría,  Gloria  y  canto)    Señor     Jesús,   Tú   eres     nuestra   paz.     Danos   la   capacidad   de   descubrir   en   nuestra  historia  los  signos  del  Reino  de  Dios  que  se  manifiestan  en  la  vida  de  los  hombres  y  mujeres   que   aman   la   verdad,   que   se   conducen   con   la   justicia   y   que   realizan   sus  acciones  en  el  ardor  de  la  caridad.    (Padrenuestro,  Avemaría,  Gloria  y  canto)    Señor   Jesús,   Tú   eres   nuestra   paz.   Estamos   agradecidos   por   nuestra.   Por   nuestro  bautismo  estamos  comprometidos  con  nuestro  presente  y,  a  pesar  de  los  conflictos  y   dificultades   actuales,  tenemos   esperanza   en   nuestro   futuro.   México   es   un   país   Tú  has   bendecido   abundantemente.   Fortalécenos   para   ser   ciudadanos   responsables  en  la  construcción  de  la  paz  por  el  camino  de  la  reconciliación  y  de  la  justicia.    (Padrenuestro,  Avemaría,  Gloria  y  canto)     24    
  25. 25. Oración  Señor,  Padre  Santo  que  en  Jesucristo,  tu  Hijo,  presente  realmente  en  la  Eucaristía,  nos   das   el   testimonio   más   grande   de   la   fidelidad   de   tu   amor   te   pedimos   que   nos  concedas  en  esta  Cuaresma,  que  la  escucha  atenta  de  tu  Palabra  ilumine  nuestras  vidas   para   que   no   tengamos   miedo   de   abrir   las   puertas   de   nuestro   corazón   a  Cristo,   y   así   podamos   perseverar   como   hijos   tuyos   dando   testimonio   de   tu   amor.  Por   nuestro   Señor   Jesucristo,   tu   Hijo,   que   vive   y   reina   contigo     en   la   unidad   del  Espíritu  Santo  y  es  Dios  por  los  siglos  de  los  siglos.  Amén.     Adoración  personal.       2. LECTURA  ORANTE    Del  Evangelio  de  Juan  11,1-­15.21-­45    «En  aquel  tiempo,  se  encontraba  enfermo  Lázaro,  en  Betania,  el  pueblo  de  María  y  de  su  hermana  Marta.  María  era  la  que  ungió  al  Señor  con  perfume  y  le  enjugó  los  pies  con   su   cabellera;   el   enfermo   era   su   hermano   Lázaro.   Por   eso   las   dos   hermanas  mandaron   decir   a   Jesús:   "Señor,   el   amigo   que   tanto   quieres   está   enfermo."   Jesús,   al  oírlo,  dijo:  "Esta  enfermedad  no  acabará  en  la  muerte,  sino  que  servirá  para  la  gloria  de  Dios,  para  que  el  Hijo  de  Dios  sea  glorificado  por  ella."  Jesús  amaba  a  Marta,  a  su  hermana  y  a  Lázaro.  Cuando  se  enteró  de  que  estaba  enfermo,  se  quedó  todavía  dos  días  en  donde  estaba.  Sólo  entonces  dice  a  sus  discípulos:  "Vamos  otra  vez  a  Judea."    Cuando  Jesús  llegó,  Lázaro  llevaba  ya  cuatro  días  enterrado.  Betania  distaba  poco  de  Jerusalén:  unos  tres  kilómetros;  y  muchos  judíos  habían  ido  a  ver  a  Marta  y  a  María,  para   darles   el   pésame   por   su   hermano.   Cuando   Marta   se   enteró   de   que   llegaba   Jesús,  salió  a  su  encuentro,  mientras  María  se  quedaba  en  casa.  Y  dijo  Marta  a  Jesús:  "Señor,  si  hubieras  estado  aquí  no  habría  muerto  mi  hermano.  Pero  aún  ahora  sé  que  todo  lo  que   pidas   a   Dios,   Dios   te   lo   concederá."   Jesús   le   dijo:   "Tu   hermano   resucitará."   Marta  respondió:   "Sé   que   resucitará   en   la   resurrección   del   último   día."   Jesús   le   dice:   "Yo   soy  la   resurrección   y   la   vida:   el   que   cree   en   mí,   aunque   haya   muerto,   vivirá;   y   el   que   está  vivo  y  cree  en  mí,  no  morirá  para  siempre.  ¿Crees  esto?"  Ella  le  contestó:  "Sí,  Señor:  yo  creo  que  tú  eres  el  Mesías,  el  Hijo  de  Dios,  el  que  tenía  que  venir  al  mundo."    Dice  Jesús:  "Quitad  la  losa."  Marta,  la  hermana  del  muerto,  le  dice:  "Señor,  ya  huele  mal,   porque   lleva   cuatro   días."   Jesús   le   dice:   "¿No   te   he   dicho   que   si   crees   verás   la  gloria   de   Dios?"   Entonces   quitaron   la   losa.   Jesús,   levantando   los   ojos   a   lo   alto,   dijo:  "Padre,  te  doy  gracias  porque  me  has  escuchado;  yo  sé  que  tú  me  escuchas  siempre;  pero   lo   digo   por   la   gente   que   me   rodea,   para   que   crean   que   tú   me   has   enviado."   Y  dicho  esto,  gritó  con  voz  potente:  "Lázaro,  sal  de  ahí."  El  muerto  salió,  los  pies  y  las  manos   atados   con   vendas,   y   la   cara   envuelta   en   un   sudario.   Jesús   les   dijo:   "Desatadlo  y  dejadlo  andar."  Y  muchos  judíos  que  habían  venido  a  casa  de  María,  al  ver  lo  que  había  hecho  Jesús,  creyeron  en  él.»    Palabra  del  Señor.     De  que  trata  el  texto:    El  texto  nos  presenta  que  Jesús  es  la  resurrección  y  la  vida,  el  evangelista  Juan  no  solo  comunica  un  milagro,  sino  que  nos  transmite  la  palabra  reveladora  de  Jesús:  “Yo  soy  la  resurrección  y  la  vida”.     25    
  26. 26.     3. MEDITACIÓN     ¿Qué  me  dice  el  texto?    LECTOR  1.  El  día  que  fuimos  bautizados    obtuvimos  con  abundancia  del  Misterio  de  la  redención  la  vida  nueva  en  Cristo  el  Señor,  El  nos  transmitió  su  misma  vida,  es   por   el   bautismo   que   participamos   de   la   muerte   y   resurrección   de   Cristo   allí  comenzó   la   aventura   gozosa   de   nuestro   discipulado.   Hoy   ante   Jesús,   como  discípulos  nos  preguntamos  qué  tanto  hemos  colaborado  para  que  nuestro  pueblo  tenga  vida  digna.    LECTOR  2.  El  Papa  Benedicto  XVI  en  su  mensaje  de  cuaresma  nos  dice:    «Cuando,   en   el   quinto   domingo,   se   proclama   la   resurrección   de   Lázaro,   nos  encontramos  frente  al  misterio  último  de  nuestra  existencia:  «Yo  soy  la  resurrección  y   la   vida...   ¿Crees   esto?».   Para   la   comunidad   cristiana   es   el   momento   de   volver   a  poner   con   sinceridad,   junto   con   Marta,   toda   la   esperanza   en   Jesús   de   Nazaret:   «Sí,  Señor,  yo  creo  que  tú  eres  el  Cristo,  el  Hijo  de  Dios,  el  que  iba  a  venir  al  mundo»  (v.  27).   La   comunión   con   Cristo   en   esta   vida   nos   prepara   a   cruzar   la   frontera   de   la  muerte,   para   vivir   sin   fin   en   él.   La   fe   en   la   resurrección   de   los   muertos   y   la   esperanza  en  la  vida  eterna  abren  nuestra  mirada  al  sentido  último  de  nuestra  existencia:  Dios  ha   creado   al   hombre   para   la   resurrección   y   para   la   vida,   y   esta   verdad   da   la  dimensión  auténtica  y  definitiva  a  la  historia  de  los  hombres,  a  su  existencia  personal  y  a  su  vida  social,  a  la  cultura,  a  la  política,  a  la  economía.  Privado  de  la  luz  de  la  fe  todo  el  universo  acaba  encerrado  dentro  de  un  sepulcro  sin  futuro,  sin  esperanza.»     4. ORACIÓN     LECTOR  1.    ¿Qué   palabras   me   brotan   del   corazón     después   de   contemplar   este   texto   del   Evangelio?      Ante   la   presencia   de   Jesús   sacramentado   abre   tu   corazón   a   la   esperanza   y   déjate  guiar  por  Cristo  para     que  en  medio  de  los  signos  de  muerte  que  nos   rodean,  proclamemos  nuestra  certeza  de  que  Dios  nos  llama  a  la  Vida.    Descubro   ante   Jesús   los   miedos   que   me   impiden   abrirle   las   puertas   de   mi   corazón  y  le  pido  fortaleza  para  mantener  viva  mi  esperanza.     5. CONTEMPLACIÓN    En   el   itinerario   cuaresmal   hemos   tenido   la   oportunidad   de   recibir   del   Señor   la  fortaleza   para   superar   nuestros   miedos   y   abrir   nuestras   puertas   a   Cristo,   El   es  nuestra   paz.   Por   nuestro   bautismo   somos   discípulos   suyos,   mensajeros   y  constructores   de   la   paz.   Intensifiquemos   este   recorrido   para   celebrar   nuestra  pascua.     26    
  27. 27. 6. BENDICIÓN     OREMOS    El  Señor  nos    bendiga  y  nos  guarde.  R.  /Amén.    Que  haga  resplandecer  su  rostro  sobre  nosotros    y  nos  muestre  su  misericordia.  R.  /Amén.    Que  vuelva  su  mirada  hacia  nosotros  y  nos  conceda  su  paz.  R.  /Amén.    (Bendición  con  el  Santísimo  Sacramento)     ACLAMACIONES    Bendito  sea  Dios.  Bendito  sea  su  santo  nombre.  Bendito  sea  Jesucristo,  verdadero  Dios  y  verdadero  hombre.    Bendito  sea  el  nombre  de  Jesús.  Bendito  sea  su  sacratísimo  Corazón.  Bendita  sea  su  preciosísima  Sangre.  Bendito  sea  Jesús  en  el  Santísimo  Sacramento  del  altar.    Bendito  sea  el  Espíritu  Santo  Consolador    Bendita  sea  la  gran  Madre  de  Dios,  María  Santísima.    Bendita  sea  su  santa  e  inmaculada  Concepción.    Bendita  sea  su  gloriosa  Asunción.  Bendito  sea  el  nombre  de  María,  Virgen  y  Madre.  Bendito  sea  San  José,  su  castísimo  esposo.    Bendito  sea  Dios  en  sus  ángeles  y  en  sus  santos.     RESERVA    Acabada  la  bendición,  el  mismo  sacerdote  o  diácono  que  dio  la  bendición,  u  otro  sacerdote  o  diácono,  reserva  el  Sacramento  en  el  sagrario  y  hace  genuflexión,  mientras  el  pueblo,  si  se  juzga  oportuno,  hace  alguna  aclamación,  y  finalmente  el  ministro  se  retira.      Canto  eucarístico.       27    

×