Your SlideShare is downloading. ×
Estrategia de Sensibilización
Estrategia de Sensibilización
Estrategia de Sensibilización
Estrategia de Sensibilización
Estrategia de Sensibilización
Estrategia de Sensibilización
Estrategia de Sensibilización
Estrategia de Sensibilización
Estrategia de Sensibilización
Estrategia de Sensibilización
Estrategia de Sensibilización
Estrategia de Sensibilización
Estrategia de Sensibilización
Estrategia de Sensibilización
Estrategia de Sensibilización
Estrategia de Sensibilización
Estrategia de Sensibilización
Estrategia de Sensibilización
Estrategia de Sensibilización
Estrategia de Sensibilización
Estrategia de Sensibilización
Estrategia de Sensibilización
Estrategia de Sensibilización
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Estrategia de Sensibilización

961

Published on

Gestión comunitaria para la reducción del riesgo de desastres y respuesta ante el cambio climático en la Arquidiócesis de Tuxtla Gutiérrez y la Diócesis de San Cristóbal de …

Gestión comunitaria para la reducción del riesgo de desastres y respuesta ante el cambio climático en la Arquidiócesis de Tuxtla Gutiérrez y la Diócesis de San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
961
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
6
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. 

Estrategia
de
Sensibilización
Gestión
comunitaria
para
la
reducción
del
riesgo
de
desastres
y
respuesta
ante
el
cambio
climático
en
la
Arquidiócesis
de
Tuxtla
Gutiérrez

y

la

























Diócesis
de
San
Cristóbal
de
Las
Casas,























Chiapas,
México











 
Ceps‐Cáritas
Mexicana
GRCC
/
2011‐15
de
marzo‐2012
México,
D.F.


  • 2. 
 1
Contenido
Introducción
1.
 Problemática
e
impactos
del
cambio
climático
en
la
región
de
Chiapas
1.1
 El
Huracán
Stan
en
el
2005
1.2
 Respuesta

ante
el
huracán
Stan
1.3
 San
Cristóbal
de
Las
Casas
1.4
 Tuxtla
Gutiérrez

2.
 Marco

teológico
pastoral
de
la
problemática
ambiental
2.1
 Un
breve
recorrido
en
los
documentos
de
la
Iglesia
Latinoamericana
2.2

 Visión
2.3

 Principios
y
valores

3.
 Propuestas
de
acciones
3.1
 Objetivos
de
la
estrategia
3.2
 Ejes
estratégicos
3.3
 Estrategia
de
implementación
3.4
 Seguimiento
3.5
 Formación,
acciones
de
respuestas
y
redes
locales
3.5.1 San
Cristóbal
de
Las
Casas

a) Objetivos
específicos
b) Estrategias
de
formación
c) Metas
d) Temas
de
formación

  • 3. 
 2
a. Contenido
 temático
 de
 las
 Jornadas
 de
 Formación
 Ambiental
Comunitaria.
b. Contenido
 temático
 de
 Jornadas
 de
 Formación
 Ambiental
 a
Representantes
Parroquiales.
c. Contenido
 Temático
 de
 Jornadas
 de
 Formación
 Ambiental
 a
Agentes
de
Pastoral
Diocesana.
e) Acciones
de
respuesta

a. Viveros
de
árboles
para
la
reforestación
f) Creación
de
Redes
Locales

3.5.2 Tuxtla
Gutiérrez

a) Objetivos
específicos
b) Estrategia
de
formación
c) Meta
d) Temas
de
formación
a. Contenido
temático
de
las
jornadas
de
Formación
Ambiental
Comunitaria
b. Contenido
temático
de
las
Jornadas
de
Formación
Ambiental
a
Representantes
Parroquiales.
c. Contenido
temático
de
las
Jornadas
de
Formación
Ambiental
a
Agentes
de
Pastoral
Diocesana.
e) Acciones
de
respuesta

a. Construcción
de
estanques
b. Reforestación
en
zonas
degradadas
c. Reforestación
de
árboles
frutales
d. Siembra
de
hortalizas
e. Otras
actividades
comunitarias
f) Creación
de
Redes
Locales
Consideraciones
finales




 

  • 4. 
 3
Introducción
El
cambio
climático
es
considerado
por
muchos
como
el
mayor
problema
a
ser
enfrentado
por
la
 humanidad
 en
 el
 presente
 siglo.
 Es
 un
 reto
 de
 claras
 responsabilidades
 comunes
 que
 son
asumidas
de
manera
diferenciada
por
los
países
del
orbe.
En
la
Arquidiócesis
de
Tuxtla
Gutiérrez
y
Diócesis
de
San
Cristóbal
de
Las
Casas
han
formulado
el
proyecto
de
Gestión
comunitaria
para
la
reducción
del
riesgo
de
desastres
y
respuesta
ante
el
 cambio
 climático
 para
 manifestar
 con
 las
 comunidades
 una
 respuesta
 ante
 el
 cambio
climático.

Con
esta
finalidad
se
formula
la
estrategia
de
sensibilización
que
será
el
conjunto
de
acciones
que
 se
 implementarán
 en
 el
 contexto
 determinado
 de
 la
 Arquidiócesis
 y
 Diócesis
 con
 el
objetivo
de
lograr
el
fin
propuesto,
en
este
caso
la
sensibilización
para
que
las
comunidades
participen
en
acciones
orientadas
a
la
mitigación
y
adaptación
al
cambio
climático.
Para
efectos
del
proyecto
se
entenderá
la
estrategia
de
sensibilización
como
el
documento
que
reúna
ese
conjunto
de
acciones
que
luego
se
implementarán
a
nivel
comunitario.
Este
documento
se
ha
dividido
en
tres
puntos
principales
que
obedecen
a
la
metodología
de
ver,
juzgar
y
actuar
de
manera
que
podamos
responder
a
las
necesidades
de
las
comunidades
vulnerables
ante
el
cambio
climático.

1. Problemática
e
impactos
del
cambio
climático
en
la
región
de
Chiapas
Según
el
Sistema
Nacional
de
Información
Ambiental
y
Recursos
Ambientales
dependiente
de
SEMARNAT1
(Secretaria
de
Medio
Ambiente
y
Recursos
Naturales)
del
Gobierno
Mexicano
dice
que
 en
 el
 caso
 de
 los
 desastres
 relacionados
 con
 la
 degradación
 ambiental
 se
 requiere
 un
tratamiento
específico,
tanto
desde
el
punto
de
vista
conceptual,
como
de
la
evaluación
del
desastre
 desde
 la
 perspectiva
 de
 la
 protección
 ambiental
 y
 el
 desarrollo
 sustentable.

 Las
primeras
 manifestaciones
 de
 los
 procesos
 de
 deterioro
 se
 dejaron
 sentir
 en
 el
 ámbito
 local,
después
se
ampliaron
al
espacio
regional
y
en
la
actualidad
se
extienden
por
todo
el
territorio
nacional.
En
estos
procesos
la
temporalidad
de
sus
efectos
es
un
factor
clave.
Algunos
 de
 estos
 procesos
 como
 la
 deforestación,
 el
 deterioro
 de
 los
 suelos,
 la
 sobre
explotación
 de
 algunas
 pesquerías,
 la
 sequía
 y
 la
 escasez
 del
 agua
 están
 manifestando
 sus
efectos
desastrosos
en
corto
plazo.
Otros,
como
la
capacidad
limitada
de
la
atmósfera
para
absorber
las
emisiones
excesivas
de
carbono
(CO
2),
la
contaminación
del
agua
y
los
vertidos
insustentables
de
residuos
sólidos
en





























































1Cf.http://www.semarnat.gob.mx/temas/ordenamientoecologico/Documents/bitacora_cuenca_valle_mexico/diagnostico_final%2022_marzo_1.pdf

  • 5. 
 4
ríos
y
mares
se
muestran
tenuemente
en
algunas
regiones
y
ciudades
del
país,
pero
sus
efectos
verdaderos
amenazan
con
manifestarse
intensamente
en
el
mediano
y
largo
plazo2.
Las
tendencias
destructivas
para
el
medio
ambiente
han
cobrado
tal
velocidad
en
los
últimos
años,
 que
 no
 sólo
 están
 agotando
 rápidamente
 el
 capital
 natural
 del
 país
 y
 acelerando
 los
procesos
de
contaminación
de
aire
y
agua,
sino
que
también
están
frenando
las
capacidades
productivas
y
se
encuentran
estimulando
el
surgimiento
de
un
conjunto
diverso
de
conflictos
sociales.
1.1
El
Huracán
Stan
en
el
2005
El
 huracán
 Stán
 causó
 inundaciones
 y
 desprendimientos
 en
 los
 países
 centro
 americanos
 de
Belice,
 Costa
 Rica,
 El
 Salvador,
 Guatemala,
 Haití,
 Honduras
 y
 Nicaragua
 además
 del
 sur
 de
México
durante
los
días
3,
4
y
5
de
octubre
de
2005.
Este
huracán
ocasionó
por
lo
menos
1,620
muertes
según
datos
oficiales
(CENAPRED).

En
la
primera
semana
de
octubre
de
2005,
el
huracán
Stan
llegó
a
Chiapas,
Estado
ubicado
en
el
sureste
de
la
República
Mexicana.
Fue
de
tal
magnitud
el
impacto
de
este
fenómeno
natural
que
las
lluvias
no
cesaron
en
varios
días,
hubo
deslaves
en
carreteras,
puentes
derrumbados,
ríos
desbordados
y
miles
de
personas
perdieron
todo:
casa,
cosechas
y
animales.
Su
paso
por
México,
el
ciclón
Stan
ya
degradado
a
tormenta
tropical,
dejó
al
menos
16
muertos
y
más
de
100,000
damnificados,
además
de
unos
seis
puentes
colapsados
por
las
crecidas
de
los
 ríos,
 específicamente
 en
 el
 Estado
 de
 Chiapas.
 El
 desbordamiento
 del
 río
 Coatán
en
Tapachula
arrasó
2,500
viviendas.

1.2
Respuesta

ante
el
huracán
Stan
Tras
la
atención
a
la
emergencia
e
iniciado
el
proceso
de
reconstrucción,
la
Arquidiócesis
de
Tuxtla
 Gutiérrez
 y
 la
 Diócesis
 de
 San
 Cristóbal
 de
 las
 Casas
 dieron
 inicio
 con
 el
 proyecto
 de
Reducción
de
la
Vulnerabilidad
Ambiental
y
Social
en
los
municipios
de
Chicomuselo
y
Monte
Cristo
de
Guerrero,
con
el
financiamiento
de
Cáritas
Española
2007‐2010.
En
 este
 proyecto
 se
 consideraron
 a
 seis
 comunidades
 pilotos
 las
 cuales
 fueron:
 Las
 Flores,
Santo
Domingo
y
Vado
Ancho
en
la
Diócesis
de
San
Cristóbal
de
las
Casas;
Toluca,
Río
Negro
y
Nuevo
Río
Negro
en
la
Arquidiócesis
de
Tuxtla
Gutiérrez.
Se
aplicaron
tres
líneas
estratégicas
las
 cuales
 consistieron
 en
 la
 Incidencia
 Política,
 la
 Reducción
 de
 Riesgo
 y
 el
 Desarrollo
Comunitario
Sustentable.
En
 lo
 referente
 a
 la
 Reducción
 de
 Riesgos,
 las
 seis
 comunidades
 cuentan
 con
 sus
 Planes
Comunitarios
de
Gestión
Integral
de
Riesgos,
Cinco
de
las
comunidades
cuentan
con
albergues
comunitarios
equipados
para
emergencias,
también
cuentan
con
una
organización
comunitaria





























































2
 Cf.
 MORENO
 S.,
 ANA
 ROSA,
 URBINA
 S.,
 Javier,
 Impactos
 sociales
 del
 cambio
 climático
 en
 México,
 INE‐SEMARNAT‐PNUD,
México
D.F.
2008,
73
pp.

  • 6. 
 5
para
 la
 atención
 a
 la
 emergencia
 en
 la
 cual
 se
 distribuyen
 responsabilidades
 y
 tareas.
 Las
comunidades
mencionadas
tienen
ahora
radios
con
frecuencia
VHS
de
uso
comunitario
que
ha
fortalecido
la
comunicación
y,
sobre
todo,
en
el
sistema
de
monitoreo
y
alerta
temprana.

En
 la
 línea
 de
 Desarrollo
 Sustentable
 con
 la
 capacitación
 en
 Ordenamiento
 Ecológico
Comunitario
 se
 ha
 fortalecido
 la
 organización
 comunitaria.
 Como
 resultado
 de
 esto
 se
 han
obtenido
 sus
 planes
 de
 Ordenamiento
 Ecológico
 Comunitario.
 Los
 beneficiarios
 están
capacitados
en
la
construcción
de
letrinas
aboneras
secas
y
fogones
ahorradores,
utilizándolos
en
 los
 espacios
 comunes
 de
 la
 comunidad;
 además,
 han
 recibido
 capacitaciones
 en
 abonos
orgánicos
y
recuperación
de
suelos,
para
ponerlas
en
práctica
en
los
huertos
comunitarios
y
en
las
parcelas
familiares;
se
les
ha
capacitado
en
la
construcción
de
estanques
piscícolas
donde
se
realiza
la
crianza
de
peces
de
la
especie
tilapia.
Durante
el
año
2010
se
lograron
implementar
diferentes
programas
productivos
encaminados
al
 mejoramiento
 de
 la
 nutrición
 de
 las
 familias
 beneficiadas
 por
 el
 proyecto
 y
 a
 la
 vez
 la
comercialización
de
los
productos
obtenidos
a
las
demás
familias.
Por
consiguiente
se
crearon

semilleros‐viveros
 de
 árboles
 tanto
 frutales
 como
 maderables,
 renovación
 de
 cafetales,
estanques
de
piscicultura,
cultivo
de
hongos‐setas,
invernadero
para
hortalizas,
fortalecimiento
en
la
panadería
del
grupo
de
mujeres,
mejora
del
sistema
de
agua
potable,
micro
granjas
(pollas
de
doble
propósito
carne
y
huevo,
pavos
y
cerdos).
La
Arquidiócesis
de
Tuxtla
Gutiérrez
dentro
de
su
proceso
pastoral
se
ha
propuesto
trabajar
mediante
 el
 análisis
 y
 reflexión
 sobre
 la
 situación
 ambiental,
 para
 reforzar
 una
 cultura
 de
reconciliación
hacia
el
cuidado
del
medio
ambiente.
Consideramos
 por
 tanto
 la
 debida
 pertinencia
 la
 continuidad
 de
 respuestas
 ante
 el
 cambio
climático.
 Estas
 comunidades
 tienen
 el
 compromiso
 de
 realizar
 un
 papel
 multiplicador
 para
poder
 compartir
 las
 experiencias
 adquiridas
 con
 anterioridad
 y
 que
 puede
 ayudar
 en
 la
facilitación
de
herramientas
y
conocimientos
en
el
tema
de
Gestión
de
Riesgos.
Así
 mismo
 se
 considera
 necesario
 el
 debido
 seguimiento
 a
 los
 proyectos
 productivos
implementados
 dentro
 de
 la
 Diócesis
 de
 San
 Cristóbal
 de
 las
 Casas
 y
 de
 la
 Arquidiócesis
 de
Tuxtla
Gutiérrez
para
afianzar
el
proceso
organizativo
y
lograr
la
auto‐sustentabilidad.
El
área
de
trabajo
que
corresponde
a
estas
comunidades
continúa
siendo
preferente
debido
a
la
situación
geográfica
en
la
que
se
encuentran
a
márgenes
del
río
Yayahuita,
que
se
desborda
con
 mucha
 facilidad
 año
 con
 año
 y
 es
 uno
 de
 los
 más
 caudalosos
 del
 Estado,
 y
 en
 cerros
atravesados
por
varios
arroyos
que
crecen
en
temporadas
de
lluvias.

1.3
San
Cristóbal
de
Las
Casas
El
 territorio
 del
 municipio
 de
 Chicomuselo,
 catalogado
 como
 de
 alta
 marginación,
 está
constituido
en
un
50
%
de
terrenos
accidentados
dado
que
ocupan
las
estribaciones
de
la
Sierra
Madre
de
Chiapas,
el
resto
lo
integran
terrenos
planos
y
semiplanos
de
la
depresión
central.

  • 7. 
 6
Es
preocupante
el
peligro
que
representan
los
deslizamientos

de
rocas
y
lodo
en
los
terrenos
montañosos
 para
 las
 comunidades
 que
 habitan
 en
 las
 partes
 bajas
 como
 es
 el
 caso
 de
 las
poblaciones
de
la
Sierra,

consideradas
como
de
alto
riesgo.

También,
para
las
comunidades
de
la
zona
planada
que
habitan
en
las
orillas
de
la
“Presa
La
Angostura”
el
desbordamiento
del
agua
representa
amenaza
de
inundaciones
cada
época
de
lluvias,
sobre
todo
en
temporada
de
intensas
precipitaciones.

Las
 amenazas
 sobre
 los
 recursos
 naturales
 de
 las
 comunidades
 como
 el
 agua,
 la
 diversidad
biológica
y
los
recursos

minerales
son
promovidas
por
proyectos
de
empresas
transnacionales
concesionadas.

La
situación
de
alta
vulnerabilidad
de
las
comunidades
de
la
cobertura
diocesana
y,
de
manera
específica
 de
 las
 9
 comunidades
 de
 la
 Parroquia
 de
 Chicomuselo,
 a
 las
 que
 se
 orienta
 el
Proyecto
 GRCC,
 es
 la
 base
 para
 analizar
 y
 prevenir
 con
 enfoque
 integral
 las
 causas
 de
 la
problemática
que
enfrentan
durante
las
fuertes
precipitaciones.


1.4

Tuxtla
Gutiérrez
El
cambio
climático
en
esta
región
actuará
reduciendo
la
disponibilidad
del
agua,
afectando
la
salud
 y
 ampliando
 la
 distribución
 de
 vectores;
 asimismo
 los
 hogares
 se
 verán
 afectados
 por
inundaciones
 y
 se
 pondrá
 en
 peligro
 la
 seguridad
 alimentaria,
 entre
 otros
 impactos
 de
 igual
gravedad.


Así
 podemos
 determinar
 algunas
 principales
 amenazas
 que
 frecuentan
 las
 comunidades
 de
Tuxtla
Gutiérrez:
pobreza,
terremotos,
inundaciones,
tormentas,
tala
inmoderada
de
laderas
y
cuencas,
 quema
 intencional
 de
 los
 bosques,
 falta
 de
 tratamiento
 de
 la
 basura
 y
 de
 aguas
negras,
 los
 desechos
 tóxicos
 de
 las
 fábricas
 que
 contaminan
 los
 ríos
 y
 lagunas,
 agotando
 el
agua,
por
consiguiente
deslizamientos
de
laderas
y
sequías.
Todo
esto
pone
en
riesgo
la
salud
y
la
vida
de
las
personas.

En
la
débil
organización
comunitaria
encontramos
escaso
trabajo
comunitario,
baja
integración
al
plan
de
desarrollo
municipal
y
estatal
y
poco
compromiso
solidario.

Vemos
el
incremento
en
el
desempleo
que
viene
a
ser
causa
de
la
migración
de
los
varones
y
por
ende
las
comunidades
se
ven
sustentadas,
en
la
mayoría,
por
mujeres,
niños
y
ancianos.
Además,
se
vive
una
experiencia
de
ruptura
de
la
cultura
ancestral.

Esta
situación
motiva
a
fortalecer
la
capacidad
organizativa
de
las
comunidades
de
las
regiones
más
vulnerables
para
determinar
participativamente
las
formas
de
reacción
ante
las
causas
de
los
desastres,
así
como
elaborar
mapas
de
riesgo
ambiental
a
fin
de
prevenir
consecuencias
desastrosas.

  • 8. 
 7
2. Marco

teológico
pastoral
de
la
problemática
ambiental

Observamos
que
el
desafío
de
los
cambios
climáticos
se
afronta
con
serenidad,
pero
también
de
manera
oportuna,
comenzando
precisamente
a
nivel
local.
Por
ello,
es
justo
que
veamos
el
planteamiento
 de
 esta
 cuestión
 desde
 el
 lado
 teológico
 pastoral,
 donde
 el
 pensamiento
cristiano
se
sitúa,
viendo
que
la
naturaleza
es
fruto
de
la
intervención
de
Dios
y
de
su
infinito
amor.

2.1
Un
breve
recorrido
en
los
documentos
de
la
Iglesia
Latinoamericana
Desde
 la
 I
 Conferencia
 Episcopal
 Latinoamericana
 realizada
 en
 Río
 de
 Janeiro3
 en
 1955,
 
 la
Iglesia
viene
haciendo
un
llamado
a
“preocuparse
en
colaborar
del
mejor
modo
posible
para
la
elevación
de
las
condiciones
de
vida
y
trabajo,
empleando
los
medios
que
en
concreto
parezcan
posibles
y
oportunos”.

Por
eso,
no
podemos
dejar
de
pensar
en
la
situación
inhumana
y
de
pobreza
que
viven
millones
de
 personas,
 expresada
 por
 ejemplo
 en
 mortalidad
 infantil,
 falta
 de
 vivienda
 adecuada,
problemas
 de
 salud,
 salarios
 de
 hambre,
 el
 desempleo,
 el
 subempleo,
 desnutrición,
inestabilidad
laboral,
migraciones
masivas
forzadas
y
desamparadas4.

Esta
 pobreza
 no
 es
 una
 etapa
 casual,
 sino
 el
 producto
 de
 situaciones
 de
 una
 estructura
económica,
social
y
política
individualista,
egoísta
e
injusta
que
se
encuentra
“impregnada
no
de
un
autentico
humanismo,
sino
de
materialismo”5
excluyente.
El
cambio
climático
no
es
discriminatorio,
ni
tiene
en
cuenta
las
fronteras
de
los
estados
que
en
su
caminar
ha
incidido
gravemente
sobre
las
personas
en
la
otra
punta
del
mundo,
afectando
tanto
a
ricos
como
a
pobres,
a
la
población
rural
y
a
la
población
urbana,
en
el
norte
y
en
el
sur.
Sin
embargo,
resulta
evidente
que
la
población
pobre
de
los
países
en
desarrollo
es
y
será
la
más
afectada.
En
el
Documento
de
Puebla
(1979)
aparece
claramente
la
preocupación
por
el
daño
provocado
al
medio
ambiente:






























































3
Carta
Apostólica
"Ad
Ecclesiam
Christi"
del
Papa
Pio
XII
a
los
Obispos
Latinoamericanos,
60.
Iª
Conferencia
General
del
CELAM
Río
de
Janeiro,
Agosto
de
1955,
4
Cfr.
III
Conferencia
General
del
Episcopado
Latinoamericano
"Puebla
—
1979"
5
SS
Juan
Pablo
II,
Discurso
Inaugural
III,
3.
LXXI,
p.
201.

  • 9. 
 8
“Si
no
cambian
las
tendencias
actuales,
se
seguirá
deteriorando
la
relación
del
hombre
con
la
naturaleza
por
la
explotación
irracional
de
sus
recursos
y
la
contaminación
ambiental,
con
el
aumento
de
graves
daños
al
hombre
y
al
equilibrio
ecológico”
(No.
139).
Más
adelante,
en
el
No.
327,
los
obispos
vuelven
a
insistir
en
que
el
dominio,
uso
y
transformación
de
los
bienes
de
la
tierra,
de
la
cultura,
de
la
ciencia
y
de
la
técnica,
se
vayan
realizando
con
un
justo
y
fraternal
señorío
del
hombre
sobre
el
mundo,
teniendo
en
cuenta
el
respeto
de
la
ecología.
En
el
No.
1236
vuelve
sobre
el
tema,
para
exhortar
a
la
preservación
de
los
recursos
naturales
creados
por
 Dios
 para
 todos
 los
 hombres,
 a
 fin
 de
 transmitirlos
 como
 herencia
 enriquecedora
 a
 las
generaciones
futuras.
El
documento
de
Santo
Domingo6
hace
referencia
sobre
la
Conferencia
de
la
ONU,
conocida
como
Cumbre
de
la
Tierra,
en
la
que
se
habla
del
medio
ambiente
y
desarrollo.
Ante
la
crisis
ecológica,
se
propone
el
desarrollo
sostenible
entre
la
relación
de
crecimiento
económico
y
los
límites
ecológicos7.
Es
importante
destacar
que
el
documento
advierte
que
el
desarrollo
tiene
que
 estar
 subordinado
 a
 criterios
 éticos,
 acentuado
 como
 “ética
 ecológica”
 que
 implica
 el
abandono
de
una
moral
utilitarista
e
individualista.
Los
 cristianos
 como
 integrantes
 de
 la
 sociedad,
 no
 estamos
 exentos
 de
 responsabilidad
 en
relación

a
los
modelos
de
desarrollo
que
han
provocado
los
actuales
desastres
ambientales
y
sociales,
por
eso,
la
Iglesia

nos
hace
un
llamado
a:
 Cultivar
una
espiritualidad
que
recupere
el
sentido
de
Dios,
siempre
presente
en
la
naturaleza.
 Valorar
el
dialogo
que
la
crisis
ecológica
ha
creado
y
cuestionar
la
riqueza
y
el
desperdicio.
 Aprender
de
los
pobres
a
vivir
en
sobriedad
y
a
compartir
y
valorar
la
sabiduría
de
 los
 pueblos
 indígenas
 en
 cuanto
 a
 la
 preservación
 de
 la
 naturaleza
 como
ambiente
de
vida
para
todos.






























































6IV
Conferencia
General
del
Episcopado
Latinoamericano

"Santo Domingo — 1992"
7
Cf.
Santo
Domingo,
171.

  • 10. 
 9
En
la
Conferencia
de
Aparecida8
nuevamente
los
obispos
vuelven
a
hablar
sobre
los
aspectos
ambientales,
tocando
el
tema
del
Cambio
Climático.
“…
 Con
 mucha
 frecuencia
 se
 subordina
 la
 preservación
 de
 la
 naturaleza
 al
 desarrollo
económico,
con
daños
a
la
biodiversidad,
con
el
agotamiento
de
las
reservas
de
agua
y
de
otros
recursos
naturales,
con
la
contaminación
del
aire
y
del
cambio
climático…”
“…
La
región
se
ve
afectada
por
el
recalentamiento
de
la
tierra
y
el
cambio
climático
provocado
principalmente
por
el
estilo
de
vida
no
sostenible
de
los
países
industrializados”
(DA,
66).
Ante
esta
situación
se
plantea
que
“La
mejor
forma
de
respetar
la
naturaleza
es
promover
una
ecología
 humana
 abierta
 a
 la
 trascendencia
 que
 respetando
 a
 la
 persona
 y
 la
 familia,
 los
ambientes
y
las
ciudades,
sigue
la
indicación
paulina
de

recapitular
todas
las
cosas
en
Cristo
y
de
alabar
con
Él
al
Padre
(Cf.
I
Cor.
3,
21‐23).
El
Señor
ha
entregado
el
mundo
para
todos,
para
los
 de
 las
 generaciones
 presentes
 y
 futuras.
 El
 destino
 universal
 de
 los
 bienes
 exige
 la
solidaridad
 con
 la
 generación
 presente
 y
 las
 futuras.
 Ya
 que
 los
 recursos
 son
 cada
 vez
 más
limitados,
su
uso
debe
estar
regulado
según
el
principio
de
justicia
distributiva
respetando
el
desarrollo
sostenible”
(DA
125).
El
problema
del
Medio
Ambiente
se
inserta
en
la
perspectiva
del
problema
fundamental
que
vive
el
hombre
contemporáneo
en
los
inicios
del
siglo
XXI
y
del
Tercer
Milenio:
la
lucha
entre
una
cultura
de
la
vida
y
una
cultura
de
la
muerte
tal
como
lo
expresa
con
claridad
el
Magisterio
de
Juan
Pablo
II,
especialmente
a
partir
de
su
Encíclica
“Evangelium
Vitae”
(1995),
donde
nos
habla
del
valor
y
del
carácter
inviolable
de
la
vida.
En
la
Centesimus
Annus,
el
Papa
Juan
Pablo
II
nos
dice
“Además
de
la
destrucción
irracional
del
ambiente
 natural
 hay
 que
 recordar
 aquí
 la
 más
 grave
 aún
 del
 ambiente
 humano,
 al
 que,
 sin
embargo,
 se
 está
 lejos
 de
 prestar
 la
 necesaria
 atención.
 Mientras
 nos
 preocupamos
justamente,
aunque
mucho
menos
de
lo
necesario,
de
preservar
los
hábitat
naturales
de
las
diversas
especies
animales
amenazadas
de
extinción,
porque
nos
damos
cuenta
de
que
cada
una
de
ellas
aporta
su
propia
contribución
al
equilibrio
general
de
la
tierra,
nos
esforzamos
muy
poco
por
salvaguardar
las
condiciones
morales
de
una
auténtica
ecología
humana”(38).





























































8
V
Conferencia
General
del
Episcopado
Latinoamericano

y
del
Caribe

"Aparecida
—2007"

  • 11. 
 10
Cuando
el
Papa
Juan
Pablo
II
habla
de
“ecología
humana”
se
refiere
a
una
concepción
ética
precisa,
 según
 la
 cual,
 el
 equilibrio
 del
 ecosistema,
 la
 defensa
 y
 la
 salubridad
 del
 ambiente,
exigen
 la
 responsabilidad
 del
 hombre
 en
 la
 utilización
 del
 conocimiento
 científico
 y
 de
 la
tecnología
 como
 instrumentos
 para
 curar
 las
 plagas
 del
 hambre,
 vencer
 las
 enfermedades,
proteger
a
la
humanidad
de
los
desastres
naturales.
Finalmente
 es
 importante
 tomar
 en
 cuenta
 el
 
 mensaje
 de
 Su
 Santidad
 Benedicto
 XVI
 en
 la
celebración
de
la

XLIII
Jornada
Mundial
de
la
Paz,
el
1
de
enero
de
2010,
en
donde
el
tema
fue
“Si
 quieres
 promover
 la
 paz,
 protege
 la
 creación”.
 Señala,
 el
 Papa,
 la
 gran
 importancia
 que
tiene
lo
“creado”,
puesto
que
“la
creación
es
el
comienzo
y
fundamento
de
todas
las
obras
de
Dios”
y
su
salvaguarda
se
ha
hecho
hoy
esencial
para
la
convivencia
pacífica
de
la
humanidad,
por
 lo
 que
 es
 indispensable
 que
 la
 humanidad
 renueve
 y
 refuerce
 «esa
 alianza
 entre
 ser
humano
y
medio
ambiente
que
ha
de
ser
reflejo
del
amor
creador
de
Dios,
del
cual
procedemos
y
 hacia
 el
 cual
 caminamos»
 (2).
 Para
 el
 papa
 “la
 crisis
 ecológica,
 brinda
 una
 oportunidad
histórica
 para
 elaborar
 una
 respuesta
 colectiva
 orientada
 a
 cambiar
 el
 modelo
 de
 desarrollo
global
 siguiendo
 una
 dirección
 más
 respetuosa
 con
 la
 creación
 y
 de
 un
 desarrollo
 humano
integral,
inspirado
en
los
valores
propios
de
la
caridad
en
la
verdad.
Por
tanto,
desearía
que
se
adoptara
un
modelo
de
desarrollo
basado
en
el
papel
central
del
ser
humano,
en
la
promoción
y
 participación
 en
 el
 bien
 común,
 en
 la
 responsabilidad,
 en
 la
 toma
 de
 conciencia
 de
 la
necesidad
de
cambiar
el
estilo
de
vida
y
en
la
prudencia,
virtud
que
indica
lo
que
se
ha
de
hacer
hoy,
en
previsión
de
lo
que
puede
ocurrir
mañana”(21).
En
La
Encíclica
Caritas
in
Veritate,

Benedicto
XVI
recuerda
que
“para
salvaguardar
la
naturaleza
no
 basta
 intervenir
 con
 incentivos
 o
 desincentivos
 económicos,
 y
 ni
 siquiera
 basta
 con
 una
instrucción
 adecuada.
 Éstos
 son
 instrumentos
 importantes,
 pero
 el
 problema
 decisivo
 es
 la
capacidad
 moral
 global
 de
 la
 sociedad.
 Si
 no
 se
 respeta
 el
 derecho
 a
 la
 vida
 y
 a
 la
 muerte
natural,
 si
 se
 hace
 artificial
 la
 concepción,
 la
 gestación
 y
 el
 nacimiento
 del
 hombre,
 si
 se
sacrifican
 embriones
 humanos
 a
 la
 investigación,
 la
 conciencia
 común
 acaba
 perdiendo
 el
concepto
de
ecología
humana
y
con
ello
de
la
ecología
ambiental.
Es
una
contradicción
pedir
a
las
nuevas
generaciones
el
respeto
al
ambiente
natural,
cuando
la
educación
y
las
leyes
no
las
ayudan
a
respetarse
a
sí
mismas.

Los
deberes
que
tenemos
con
el
ambiente
están
relacionados
con
los
que
tenemos
con
la
persona
considerada
en
sí
misma
y
en
su
relación
con
los
otros.
No

  • 12. 
 11
se
pueden
exigir
unos
y
conculcar
otros.
Es
una
grave
antinomia
de
la
mentalidad
y
de
la
praxis
actual,
que
envilece
a
la
persona,
trastorna
el
ambiente
y
daña
a
la
sociedad.”
Algunos
principios
de
la
Doctrina
Social
de
la
Iglesia
sobre
el
cuidado
de
la
creación:
• La
revelación
bíblica
inspira
los
principios
morales
fundamentales
del
designio
de
Dios
sobre
la
relación
entre
el
hombre
y
la
creación.
• La
naturaleza
es
expresión
de
un
proyecto
de
amor
y
de
verdad:
nos
precede,
nos
ha
sido
dada
como
ámbito
de
vida,
nos
habla
del
Creador
y
de
su
amor
a
la
humanidad.
• El
respeto
a
lo
que
ha
sido
creado
tiene
gran
importancia,
puesto
que
la
creación
es
el
comienzo
y
el
fundamento
de
todas
las
obras
de
Dios.
• El
mundo
no
es
producto
de
una
necesidad
cualquiera,
de
un
destino
ciego
o
del
azar;
procede
de
la
voluntad
libre
de
Dios
que
ha
querido
hacer
participar
a
las
criaturas
de
su
ser,
de
su
sabiduría
y
de
su
bondad.
• El
 desarrollo
 humano
 integral
 está
 estrechamente
 relacionado
 con
 los
 deberes
 que
derivan
de
la
relación
del
hombre
con
el
entorno
natural.
• Es
indispensable
que
la
humanidad
renueve
y
refuerce
esa
alianza
entre
ser
humano
y
medio
ambiente
que
ha
de
ser
reflejo
del
amor
creador
de
Dios,
del
cual
procedemos
y
hacia
el
cual
caminamos.
• El
medio
ambiente
es
un
don
de
Dios
para
todos.
Su
uso
representa
para
nosotros
una
responsabilidad
para
con
los
pobres,
las
generaciones
futuras
y
toda
la
humanidad.
• El
ambiente
natural,
obra
del
Creador,
lleva
en
sí
una
gramática
que
indica
la
finalidad
y
criterios
 para
 un
 uso
 inteligente
 de
 los
 bienes
 de
 la
 creación,
 no
 instrumental
 ni
arbitrario.
• El
 hombre
 interpreta
 y
 modela
 el
 ambiente
 natural
 mediante
 la
 cultura,
 la
 cual
 es
orientada
a
su
vez
por
la
libertad
responsable,
atenta
a
los
dictámenes
de
la
ley
moral.
• La
 iglesia
 tiene
 una
 responsabilidad
 respecto
 a
 la
 creación
 y
 la
 debe
 hacer
 valer
 en
público.
No
sólo
debe
defender
la
tierra,
el
agua
y
el
aire
como
dones
de
la
creación
que
pertenecen
 a
 todos;
 debe
 proteger
 sobre
 todo
 al
 hombre
 de
 la
 destrucción
 de
 sí
mismo.
Por
lo
tanto,
las
Diócesis
de
nuestra
región
se
ven
motivadas
a
hablar
sobre
la
solidaridad
con
los
pobres
y
devolver
la
esperanza
a
los
que
la
han
perdido
tal
como
lo
señala
el
Tercer
Sínodo

  • 13. 
 12
Diocesano
de
la
Diócesis
de
San
Cristóbal
de
Las
Casas,
celebrado
desde
su
convocación
el
día
25
de
enero
de
1995,
hasta
su
conclusión
proclamada
el
día
3
de
noviembre
de
1999
“Cristo
se
encarnó
 y
 asumió
 nuestra
 humanidad
 entera
 para
 construir
 el
 Reino
 de
 Dios.
 Así
 también
nosotros
 debemos
 manifestar
 nuestra
 solidaridad
 inculturizándonos,
 compartiendo
 más
 de
cerca
 los
 problemas
 de
 los
 pobres,
 apoyándolos
 y
 animándolos
 con
 los
 recursos
 a
 nuestro
alcance,
sin
hacer
distinción
de
raza,
lengua,
religión
u
organización
política.
Este
compromiso
nos
exige
analizar
y
atacar
de
raíz
el
sufrimiento,
la
pobreza
y
la
marginación
en
que
viven
las
personas
 y
 comunidades
 de
 esta
 región”
 (239).
 Por
 eso,
 prosigue
 el
 documento,
 “como
Diócesis
debemos
ser
solidarios
de
forma
orgánica
para
poder
estar
informados
y
colaborar
con
determinados
ministerios
donde
la
necesidad
lo
requiera
(241).
E
invita
a
“visitar
las
zonas
más
afectadas
por
conflictos
y
catástrofes,
para
ayudar
y
devolver
la
esperanza
a
los
que
han
perdido
el
ánimo”
(242).
Motivados
a
que
la
“solidaridad
deberá
tender
a
superar
situaciones
de
emergencia
y
a
evitar
en
lo
posible
la
dependencia
del
exterior”
(244).
La
Arquidiócesis
de
Tuxtla
Gutiérrez,
en
el
Plan
Diocesano
de
Pastoral
2009‐2019,

quiere
ser
una
Iglesia
de
discípulos
y
misioneros,
atentos
a
las
situaciones,
acontecimientos
y
personas
para
discernir
lo
que
dice
y
pide
Dios
a
través
de
ellos.
El
plan
afirma
que
“los
grandes
cambios
de
 diferentes
 tipos
 (social,
 económico,
 político,
 cultural,
 religioso),
 que
 afectan
 las
 vidas
 en
este
 tiempo,
 nos
 interpelan
 y
 guiados
 por
 el
 Espíritu
 Santo
 estamos
 llamados
 a
 dar
 una
respuesta
pastoral
a
partir
del
Evangelio”
9.
El
Plan
continua
diciéndonos
que
“Creemos
que
la
creación,
a
la
cual
pertenecemos,
es
manifestación
del
amor
providente
de
Dios;
que
nos
ha
sido
entregada,
como
administradores,
para
que
la
cuidemos
y
la
trasformemos
en
fuente
de
vida
digna
para
todos.
Pues
la
misma
naturaleza
es
un
lugar
de
encuentro
con
Dios.
Por
eso
estamos
 llamados,
 como
 discípulos
 y
 misioneros
 a
 contemplarla,
 cuidarla
 y
 utilizarla,
respetando
siempre
el
orden
que
le
dio
el
Creador.
El
destino
universal
de
los
bienes
exige
la
solidaridad
con
la
generación
presente
y
futura”10.
Por
eso,
motiva
a
la
formación
constante,
permanente,
 sistemática
 e
 integral
 para
 poder
 dar
 respuesta
 a
 los
 desafíos
 pastorales11,

impulsa,
en
su
línea
pastoral
número
612,
el
tema
del
cuidado
de
la
creación
con
su
objetivo
estratégico:
 “Reconocer
 y
 agradecer
 el
 don
 de
 la
 creación,
 cuidándola,
 promoviéndola
 y





























































9
Cf.
Plan
Diocesano
de
Pastoral
de
la
Arquidiócesis
de
Tuxtla
Gutiérrez
2009‐2019,
Tuxtla
Gutiérrez
Chiapas
2009,
p.
18.
10
Ibidem,
p.
19.
11
Ibidem,
p.
20.
12
Ibidem,
p.
36.

  • 14. 
 13
defendiéndola
 del
 deterioro
 progresivo
 para
 hacer
 uso
 adecuado
 de
 ella
 y
 alabar
 al
 Dios
Creador”

y
asume
como
línea
de
acción
los
siguientes
puntos:
1.‐
Impulsar
y
fomentar
una
educación
y
espiritualidad
ecológica
1.1
 Elaborando
 catequesis
 que
 promuevan
 el
 cuidado
 del
 medio
 ambiente
 de
 manera
integral,
progresiva
y
sistemática.
1.2
Realizando
campañas
de
concientización
sobre
el
deterioro
ecológico.
1.3
Creando
programas
ambientales
(reforestación,
limpieza
del
ambiente).
1.4
Formando
equipos
de
protección
civil.
2.
Promover
un
uso
adecuado
y
consciente
del
medio
ambiente
2.1.
Impulsando
proyectos
para
la
utilización
de
productos
orgánicos
2.2.
Creando
un
organismo
diocesano
que
coordine
las
actividades
del
cuidado
del
medio
ambiente
2.3.
Aprovechando
para
este
fin
los
medios
de
comunicación.

2.2 Visión
La
visión
de
esta
estrategia
de
sensibilización
concibe
a
las
comunidades
de
cada
Diócesis
de
México,
 con
 bajos
 niveles
 de
 vulnerabilidad
 y
 organizadas,
 que
 superan
 positivamente
 los
Impactos
 del
 Cambio
 Climático
 y
 crean
 comunidades
 en
 procesos
 de
 transformación
 social,
integral
y
sostenible,
cuyas
familias
mejoran
considerablemente
sus
condiciones
de
vida.
2.3 Principios
y
valores
La
estrategia
se
desarrollará
con
algunos
principios
y
valores
los
cuales
serán
aplicados
durante
el
proceso
de
la
transformación
social
de
las
comunidades,
parroquias,
Arquidiócesis
y
Diócesis.
 Bien
común
 Universalidad
de
los
bienes
de
la
creación
 Dignidad
Humana
 Justicia
Climática
 Participación
 Solidaridad
 Subsidiaridad
 Equidad
 El
uso
inteligente
de
los
bienes
de
la
Creación
 Respeto
y
cuidado
por
la
Creación
Divina
 Reflexión
Cristiana
y
Ética
 Personas
libres
y
corresponsables
con
el
Creador
 Convivencia
con
la
naturaleza


  • 15. 
 14
 Reconciliación
con
la
naturaleza
 Celebración
con
la
naturaleza
 Desentrañar
los
signos
y
lenguajes
de
la
naturaleza
 Asentimiento
a
la
Verdad
de
la
Creación
 Promoción
de
la
Paz
en
la
protección
de
la
Creación.
3. Propuesta
de
acciones

Ante
las
situaciones
de
vulnerabilidad
y
amenazas
que
padecen
las
comunidades
de
la
Diócesis
de
 San
 Cristóbal
 de
 Las
 Casas
 y
 de
 la
 Arquidiócesis
 de
 Tuxtla
 Gutiérrez
 nos
 proponemos
 a
presentar
algunas
respuestas
ante
el
tema
del
cambio
climático
y
acciones
que
favorezcan
la
transformación
social,
integral
y
sustentable,
de
las
comunidades.


2.1. Objetivos
de
la
estrategia

1. Disminuir
 el
 impacto
 del
 cambio
 climático
 en
 las
 comunidades
 y
 familias
 que
 las
Cáritas
 acompañan,
 así
 como
 a
 nivel
 general
 en
 el
 país,
 a
 través
 de
 procesos
 de
fortalecimiento
de
capacidades
y
una
cultura
de
prevención
en
la
Gestión
Integral
del
Riesgo,
que
permitan
reducir
la
vulnerabilidad
y
mejorar
las
condiciones
de
vida,
creando
bases
sustentables
para
la
transformación
social.
2. Promover
procesos
alternativos
de
producción
sostenibles,
que
permitan
mejorar
la
disponibilidad
 y
 acceso
 a
 alimentos
 para
 las
 familias,
 a
 través
 de
 procesos
 de
organización
comunitaria
activa
y
participativa.
3. Desarrollar
 una
 conciencia
 crítica
 ante
 el
 fenómeno
 del
 Cambio
 Climático
 que
genere
procesos
de
Participación
e
Incidencia
Política
en
cuanto
al
manejo
de
los
recursos
naturales,
protección
del
medio
ambiente
y
políticas
públicas
relacionadas
a
la
disminución
de
gases
del
efecto
invernadero.

3.2 Ejes
estratégicos

Los
ejes
que
se
han
definido
para
conformar
esta
estrategia
son
los
siguientes:
1. Gestión
Comunitaria
del
Riesgo
2. Formación
y
Sensibilización
3. Reconciliación
y
Cuidado
de
la
Creación

  • 16. 
 15
3.1 Seguridad
y
Soberanía
Alimentaria
3.2 Economía
Solidaria
y
Consumo
Responsable
3.3 Conservación
y
uso
sostenible
de
los
Recursos
Naturales
4. Participación
e
Incidencia
Política

3.3 Estrategia
de
implementación

La
implementación
de
la
Estrategia
de
sensibilización
estará
vinculada
directamente
con
las
iniciativas
que
se
puedan
establecer
a
nivel
de
cada
Diócesis
especialmente
en
aspectos
de:
 Formación
de
sensibilización
en
las
comunidades
integradas
al
proyecto
GRCC
 Promover
la
sensibilización
en
otras
parroquias
de
la
Diócesis
y/0
Arquidiócesis
 Espacios
de
participación
e
incidencia
política
a
nivel
local
y
nacional
 Coordinación
interinstitucional
con
otros
actores
 Promover
 espacios
 de
 vinculación
 y
 coordinación
 interinstitucional
 y
 alianzas
 que
faciliten
la
integración
de
diversos
sectores
relevantes
en
el
abordaje
y
tratamiento
del
Cambio
Climático
 Formulación
de
acciones
como
respuesta
ante
el
cambio
climático
 Sistematización
de
experiencias
 Socialización
 y
 empoderamiento
 de
 la
 Estrategia
 de
 sensibilización
 por
 parte
 de
 las
comunidades
y
del
personal
diocesano
y
nacional

3.4 Seguimiento

El
seguimiento
de
esta
Estrategia
de
Sensibilización,
en
primera
instancia
se
puede
realizar
desde
el
referente
de
las
Cáritas
Diocesanas
bajo
la
coordinación
del
director
de
la
misma
Cáritas
y
de
los
referentes
de
Cáritas
Nacional.

3.5 Formación
y
acciones
de
respuestas
La
formación
tanto
del
personal
como
de
las
comunidades
sobre
el
tema
del
cambio
climático
es
 esencial
 para
 el
 diseño
 y
 ejecución
 de
 procesos
 y
 proyectos,
 fortalecimiento
 de
 las
comunidades
y
el
logro
de
los
objetivos
planteados.
Aún
más,
se
requiere
una
formación
del
corazón
para
ser
sensibles
a
las
situaciones
que
viven
las
personas
más
vulnerables
y
solidarias
con
ellas
en
la
transformación
social.


  • 17. 
 16
Las
acciones
de
respuesta
son
formas
concretas
para
responder
ante
el
cambio
climático
de
una
manera
proactiva,
participativa,
incluyente
y
sostenible.
3.5.1 San
Cristóbal
de
Las
Casas
Para
 la
 etapa
 de
 formación,
 Cáritas
 de
 San
 Cristóbal
 de
 Las
 Casas
 propone
 los
 siguientes
objetivos
para
sus
comunidades.
a) Objetivos
específicos
‐ Conocer
y
estar
al
tanto
de
los
acontecimientos
naturales,
ambientales
y
sociales
para
la
 transformación
 social
 en
 nuestra
 comunidad
 con
 un
 comportamiento
 consciente,
responsable
y
sostenible
con
el
medio
ambiente.
‐ Fomentar
 la
 información,
 sensibilización,
 participación
 y
 educación
 sobre
 el
 cambio
climático,
 sus
 causas,
 efectos
 y
 posibles
 soluciones
 (medidas
 de
 mitigación
 y
adaptación)
como
motor
generador
de
cambio
de
hábitos
y
actitudes
en
las
familias
participantes.
‐ Identificar
 y
 preparar
 acciones
 concretas
 e
 intervenciones
 específicas
 para
 la
prevención
de
riesgos.
‐ Mejorar
y
encontrar
solución
a
los
problemas
ambientales
y
productivos
que
afectan
nuestra
región
y
comunidad.
‐ Motivar
 
 y
 fortalecer
 la
 sostenibilidad
 con
 los
 recursos
 naturales
 y
 la
 autonomía
alimentaria
mediante
los
saberes
y
tecnologías
locales,
contribuyendo
a
un

proceso
de
cultura
de
prevención
de
riesgos.
b) Estrategias
de
formación
‐ Facilitar
 los
 talleres
 en
 y
 con
 las
 comunidades
 del
 proyecto
 de
 la
 parroquia
 de
Chicomuselo.
‐ Desarrollo
 de
 los
 talleres
 y
 jornadas
 en
 San
 Cristóbal
 de
 Las
 Casas
 dirigidos
 a
representantes
parroquiales
y
agentes
de
pastoral.
‐ Participación
con
perspectiva
de
género
(hombres
y
mujeres)
en
los
talleres
y
jornadas
de
formación
y
sin
preferencia
étnica.
‐ Aprovechar
 los
 eventos
 diocesanos
 (asambleas,
 reuniones,
 encuentros)
 para
 dar
 a
conocer
el
plan
de
formación
ambiental
que
impulsa
Cáritas
de
San
Cristóbal
mediante
el
proyecto
“Gestión
Comunitaria
para
la
Reducción
de
Riesgos
y
Adaptación
al
Cambio
Climático”,
 así
 como
 para
 invitar
 o
 convocar
 a
 reuniones
 o
 jornadas
 dirigidos
 a
representantes
parroquiales
y/o
a
agentes
de
pastoral.
‐ Invitar
a
asesores/as
que
conocen
y
manejan
los
temas
ambientales.
‐ Diseñar
y
elaborar
material

gráfico
de
sensibilización
y
didáctico.
‐ Diseñar,
reproducir
y
distribuir
material
con
contenido
sobre
cambio
climático.



  • 18. 
 17
c) Metas
‐ 8
talleres
comunitarios
de
sensibilización
para
la
elaboración
de
planes
de
respuesta
al
cambio
climático.
‐ 8
reuniones‐taller
con
representantes
comunitarios
para
definición
de
planes.
‐ 2
jornadas
de
formación
con
representantes
parroquiales
para
la
gestión
de
riesgo.
‐ 1
 encuentro
 de
 representantes
 parroquiales
 de
 la
 diócesis
 para
 definir
 acciones
 de
mitigación.
‐ 3
talleres
de
formación
ambiental.
d) Temas
de
formación

a. Contenido
temático
de
las
Jornadas
de
Formación
Ambiental
Comunitaria
I. La
Vulnerabilidad
y
las
Capacidades
Organizativas
Comunitarias
II. Los
fenómenos
naturales
y
nuestras
capacidades
de
prevención
III. Manejo
 responsable
 del
 recurso
 forestal
 con
 sentido
 sostenible
 como
 una
respuesta
al
cambio
climático
IV. Conservación
campesina
del
maíz
criollo
en
el
contexto
de
autonomía
alimentaria
V. Construyendo
nuestro
Plan
Local
de
Gestión
de
Riesgos
VI. Nuestra
Respuesta
como
comunidad
b. Contenido
temático
de
Jornadas
de
Formación
Ambiental
a
Representantes
Parroquiales
I. Los
Acontecimientos
Naturales,
Ambientales
y
Sociales
que
afectan
nuestra
región
y
comunidad
II. El
Cambio
Climático,
sus
causas,
efectos
y
posibles
soluciones
III. La
Sostenibilidad
y
La
Autonomía
Alimentaria
mediante
los
Saberes
y
Tecnologías
Locales
c. Contenido
 temático
 de
 Jornadas
 de
 Formación
 Ambiental
 a
 Agentes
 de
 Pastoral
Diocesana
I. El
Cambio
Climático
II. Plan
de
acción
diocesano
e) Acciones
de
respuestas

 Viveros
de
árboles
para
la
reforestación
Como
 acciones
 de
 respuesta
 al
 cambio
 climático
 se
 dará
 proceso
 a
 la
 reforestación
 en
 los
espacios
 despoblados,
 acordando
 con
 las
 mismas
 comunidades
 según
 la
 técnica
 a
 seguir,
recolectar
 semillas
 y
 plántulas
 nativas
 de
 árboles
 para
 evitar
 problemas
 de
 adaptación
 de
especies
 de
 árboles
 de
 otras
 regiones.
 Para
 tal
 efecto,
 por
 parte
 del
 proyecto
 GRCC
 se

  • 19. 
 18
entregará
a
las
familias
bolsas
de
polietileno
para
establecer
almácigos
locales
a
fin
de
poder
atender
 la
 germinación
 y
 desarrollo
 de
 las
 plantas
 en
 tanto
 llega
 la
 próxima
 temporada
 de
lluvias
para
su
trasplantación.
Para
su
seguimiento
se
atenderá
con
sistema
de
agua
entubada
para
el
riego
de
los
almácigos,
captando
agua
en
tinacos
de
plástico
de
2500
litros
y
100
metros
de
manguera
de
0.5
pulgadas.

f) Creación
de
redes
locales
Para
la
implementación
de
las
redes
locales
se
invitarán
a
otras
comunidades
a
participar
en
la
formación
 de
 tal
 manera
 que
 se
 socialice
 el
 contenido
 de
 la
 misma;
 apoyarnos
 con
 algunas
instituciones
para
la
impartición
de
los
temas
y
en
el
proceso
de
trabajo
en
conjunto.
3.5.2 Tuxtla
Gutiérrez
Para
la
etapa
de
formación,
Cáritas
de
Tuxtla
Gutiérrez
propone
los
siguientes
objetivos
para
sus
comunidades.
a) Objetivos
específicos
‐ Compartir
y
elaborar
conocimientos
teóricos
y
herramientas
prácticas
para
incorporar
la
 reducción
 
 del
 riesgo
 de
 desastres
 y
 la
 adaptación
 como
 parte
 integral
 de
 los
procesos
de
desarrollo
local.
‐ Fortalecer
los
conocimientos
de
los
participantes
en
cambio
climáticos
y
reducción
de
riesgos
por
desastres
naturales.
‐ Promover
el
intercambio
de
experiencias
y
la
identificación
de
buenas
prácticas.
b) Estrategia
de
formación
‐ Se
capacitaran
a
2
representantes
de
cada
comunidad
quienes
replicarán
lo
aprendido
y
se
realizarán
reuniones
en
cada
comunidad
involucrada
en
el
proyecto.
c) Meta

‐ Se
 darán
 talleres
 de
 formación
 a
 nivel
 comunitario,
 parroquial,
 y
 tres
 talleres
diocesanos.
d) Temas
de
formación

 Contenido
temático
de
las
jornadas
de
formación
a
nivel
comunitario
Tema
1.‐
 Guía
de
trabajo
para
la
elaboración
de
los
mapas
de
riesgos
comunales.
Tema
2.‐
 EDAN
(Evaluación
de
Daños
y
Análisis
de
Necesidades).
Tema
3.‐
 El
suelo.
Tema
4.‐
 El
bosque.
Tema
5.‐
 El
agua.
Tema
6.‐
 Control
y
manejo
de
la
basura.

  • 20. 
 19
Tema
7.‐
 Bolsas
de
plásticos.
Tema
8.‐
 Vivir
en
riesgo,
dormir
seguro
(Video).
Tema
9.‐
 El
llamado
de
la
tierra
(Video).
Tema
10.‐
 Calentamiento
Global
(video).
Tema
11.‐
 Presentación
en
Power
Point
de
Cambio
climático.
Tema
12.‐
 Elaboración
de
plan
local
de
emergencia
comunitario.
Tema
13.‐
 Que
hacer
en
caso
de
lluvias
Tema
14.‐

 Catequesis
del
medio
ambiente.
Tema
15.‐
 Manejo
integrado
de
plagas.
Tema
16.‐
 Crisis
climática.
Tema
17.‐
 Fenómenos
naturales
(Movimientos
de
terrenos,
erosión
de
suelos,
huracán,
incendios,
inundaciones,
sismos,
peligro
volcánico).

 Contenido
temático
de
las
jornadas
de
formación
a
nivel
parroquial
Tema
1.‐
 Guía
de
trabajo
para
la
elaboración
de
los
mapas
de
riesgos
comunales.
Tema
2.‐
 Ante
la
emergencia
solidaridad.
Guía
metodológica
de
apoyo.
Tema
3.‐
 Funciones
generales
de
protección
civil.
Tema
4.‐
 Cambio
climático.
Tema
5.‐
 Fenómenos
naturales
(Movimientos
de
terrenos,
erosión
de
suelos,
huracán,
incendios,
inundaciones,
sismos,
peligro
volcánico).
Tema
6.‐
 Modelo
Autogestivo
solidario,
como
respuesta
a
la
gestión
del
riesgo
y
cambio
climático.

Tema
7.‐
 Herramientas
locales
para
la
reducción
de
riesgos
de
desastres
Tema
8.‐
 Catequesis
del
medio
ambiente.

Tema
9.‐
 Plan
Diocesano
de
Pastoral
2010‐2019
Arquidiócesis
de
Tuxtla
Gutiérrez.

 Contenido
temático
de
las
jornadas
de
formación
a
nivel
diocesano
Tema
1.‐
 Guía
de
trabajo
para
la
elaboración
de
los
mapas
de
riesgos
comunales.
Tema
2.‐
 Ante
la
emergencia
solidaridad.
Guía
metodológica
de
apoyo.
Tema
3.‐
 Funciones
generales
de
protección
civil.
Tema
4.‐
 Fenómenos
perturbadores
(Socio‐organizativos,
geológicos,
hidrometeoro
lógicos,
químico‐tecnológicos,
sanitarios‐ecológicos.
Tema
5.‐
 SIAT
(Sistema
de
Alerta
Temprana).
Tema
6.‐
 Uso
de
tecnologías
en
el
sistema
de
alertamiento
Tema
7.‐
 Manejo
integral
de
riesgos
de
desastres
(Ciclo
de
los
desastres)

Tema
8.‐
 Herramientas
locales
para
la
reducción
de
riesgos
de
desastres
Tema
9.‐
 Modelo
Autogestivo
solidario,
como
respuesta
a
la
gestión
del
riesgo
y
cambio
climático.

Tema
10.‐
 Cambio
climático
y
emergencia.
Tema
11.‐
 Instituto
de
protección
civil
para
el
manejo
integral
de
riesgos
de
desastres.
Tema
12.‐
 Plan
estatal
de
desarrollo
Chiapas
solidario
2007‐2012.
Tema
13.‐
 Objetivos
del
desarrollo
del
milenio
(la
protección
civil
como
eje
transversal.
Tema
14.‐
 Taller
para
diseñar
estrategia
para
construir
la
paz

  • 21. 
 20
Tema
15.‐
 Nuestra
experiencia
informe
contingencia
Tabasco
2007
(Caritas
de
Tabasco,
México)
Tema
16.‐
 Catequesis
del
medio
ambiente.
(En
la
semana
social).
Tema
17.‐
 Plan
Diocesano
de
Pastoral
2010‐2019
Arquidiócesis
de
Tuxtla
Gutiérrez.

e) Acciones
de
respuestas

 Construcción
de
estanques
Se
 construirán
 2
 estanques
 piscícolas
 para
 la
 cría
 y
 engorda
 de
 peces,
 con
 la
 finalidad
 de
mejorar
la
dieta
alimenticia
en
las
comunidades
más
vulnerables
por
los
fenómenos
naturales,
uno
 en
 la
 comunidad
 de
 Río
 Negro
 de
 la
 parroquia
 del
 Señor
 del
 Calvario,
 municipio
 de
Montecristo
de
Guerrero
y
el
otro
estanque
en
la
comunidad
de
San
Miguel
de
la
parroquia
de
Nuestra
Señora
de
la
Candelaria.
Esta
actividad
ayudará
a
buscar
alternativas
de
alimentación
para
 las
 comunidades
 debido
 a
 las
 carencias
 de
 alimentos
 por
 consecuencia
 del
 cambio
climático.

Se
motivará
a
la
Secretaría
de
Pesca
del
Estado
de
Chiapas
a
donar
2,
000
crías
de
la
especie
tilapia
como
inicio
de
este
proceso.
 Reforestación
en
zonas
degradadas
Para
contrarrestar
el
efecto
del
cambio
climático
con
el
proyecto
plan
zonal
de
vulnerabilidad
ambiental,
 se
 reforestó
 con
 60,000
 arbolitos
 de
 pinos
 en
 cuencas
 de
 los
 ríos
 y
 áreas
degradadas
 en
 las
 comunidades
 de
 Toluca
 y
 Rio
 Negro.
 Estas
 comunidades
 seguirán
 dando
seguimiento
en
el
cuidado
de
los
mismos.
 Reforestación
de
árboles
frutales
Se
reforestarán
los
solares
o
traspatios
de
las
familias
beneficiadas
por
el
proyecto
con
plantas
frutales
tales
como
aguate
jass,
limón
persa,
mandarina,
durazno,
pera
y
manzana,
las
cuales
contribuirán
a
mejorar
la
dieta
alimenticia
de
las
familias.
Para
lograr
la
siembra
se
impartirán
asesorías
y
técnicas
de
cultivo,
utilizando
abonos
orgánicos.
 Siembra
de
hortalizas
Se
 sembrarán
 hortalizas
 (rábano,
 cilantro,
 acelga,
 ejote,
 cebolla
 blanca,
 calabacitas)
 en
 las
comunidades
de
Toluca,
Río
Negro,
Nuevo
Río
Negro
y
El
Caracol.
Las
siembras
se
realizarán
en
los
 traspatios
 de
 las
 familias
 participantes
 en
 el
 proyecto.
 Esta
 actividad
 ayudará
 a
 buscar
alternativas
 de
 alimentación
 para
 las
 comunidades
 debido
 a
 las
 carencias
 de
 alimentos
 por
consecuencia
del
cambio
climático.

 Otras
actividades
comunitarias
El
 saneamiento
 ambiental
 tiene
 como
 objetivo
 alcanzar
 niveles
 crecientes
 de
 salubridad
ambiental,
comprende
el
manejo
sanitario
del
agua
potable
el
comportamiento
higiénico
que

  • 22. 
 21
reduce
los
riesgos
para
la
salud
y
previene
la
contaminación.
Tiene
por
finalidad
la
promoción
y
el
mejoramiento
de
condiciones
de
vida
urbana
y
rural.
Es
por
ello
que
las
comunidades
del
proyecto
GRCC
se
organizarán
para
realizar
la
limpieza
de
su
comunidad,
recogiendo
toda
la
basura
inorgánica
(bolsas
de
plásticos,
botellas
de
plásticos
etc.)
una
vez
al
mes.
Esta
actividad
se
realizará
en
coordinación
con
el
programa
oportunidades
de
la
secretaria
de
salud.
f) Creación
de
Redes
Locales
Para
la
implementación
de
las
redes
locales
se
invitarán
a
otras
comunidades
a
participar
en
la
formación
 de
 tal
 manera
 que
 se
 socialice
 el
 contenido
 de
 la
 misma;
 apoyarnos
 con
 algunas
instituciones
para
la
impartición
de
los
temas
y
en
el
proceso
de
trabajo
en
conjunto.

Consideraciones
finales
Con
 mucha
 esperanza
 ofrecemos
 esta
 estrategia
 de
 sensibilización,
 conscientes
 de
 que
 la
Iglesia
de
México,
como
pueblo
de
Dios
en
su
infinita
sabiduría,
se
da
cuenta
que
la
Tierra
está
sufriendo,
que
la
Creación
de
Dios
está
siendo
maltratada
por
el
mismo
hombre
y
que

necesita
dar
una
respuesta
solidaria
y
responsable
a
nivel
comunitario.
Todas
las
informaciones
fueron
recabadas
y
analizadas
por
los
referentes
del
proyecto
de
la
Cáritas
de
San
Cristóbal
de
Las
Casas,
Cáritas
de
Tuxtla
Gutiérrez
y
Cáritas
Mexicana.
El
material
que
ofrecemos
ha
sido
diseñado
para
ponerla
en
marcha
en
las
comunidades
y
parroquias
de
la
Arquidiócesis
y
Diócesis
bajo
el
proyecto
de
Gestión
Comunitaria
para
la
reducción
del
riesgo
de
desastres
 y
 respuesta
 ante
 el
 cambio
 climático.
 Sin
 embargo,
 es
 importante
 mencionar
 la
posibilidad
 de
 socializarla
 con
 las
 comunidades
 que
 la
 necesiten
 y
 se
 amplíe
 con
 nuevas
experiencias.
No
 podemos
 dejar
 de
 mencionar
 que
 al
 utilizar
 la
 metodología
 de
 ver,
 juzgar
 y
 actuar
contemplamos
también
el
aspecto
de
evaluar
y
celebrar.
Por
tal
motivo,
llevar
esta
estrategia
a
las
 comunidades
 vulnerables
 y
 amenazadas
 ante
 el
 cambio
 climático,
 con
 un
 fin
 integral
 y
sustentable,
es
bueno
recabar
la
evaluación
final
del
proyecto
y
agradecer
a
Quien
hizo
todas
las
cosas
y
a
Quien
por
tal
motivo
fueron
creadas
(Col
1,16)
y
las
recapitula
en
sí
(Ef
1,10)
a
través
de
la
práctica
de
Acción
de
Gracias
(1
Ts
5,18‐19)

motivados
por
el
Espíritu
de
Dios.
Concluimos
con
las
palabras
de
Monseñor
Gustavo
Rodríguez
Vega,
Presidente
de
CEPS‐Cáritas
Mexicana:
 “Háganlo
 y
 serán
 recordados
 no
 sólo
 por
 el
 mundo
 actual,
 sino
 también
 por
nuestros
 hijos
 y
 por
 los
 hijos
 de
 nuestros
 hijos,
 como
 los
 hacedores
 de
 políticas
 que
 con

  • 23. 
 22
responsabilidad
 encararon
 uno
 de
 los
 mayores
 desafíos
 que
 la
 humanidad
 ha
 enfrentado,
evitando
la
mayor
tragedia
para
la
Tierra
y
los
seres
humanos
que
la
habitamos”13.





























































13
Comunidad
parroquial.
Animadora
del
cuidado
de
la
creación.
CEPS‐Cáritas
Mexicana,
México
D.F.,
2011,
p.
131.
Discurso
de
Monseñor
Gustavo
Rodríguez
Vega,
Presidente
de
CEPS‐Cáritas
Mexicana
en
la
COP16,
Cancún,
México,
10
de
diciembre
de
2010.


×