"Una sola familia humana, alimentos para todos" Honduras

195 views

Published on

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
195
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
12
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

"Una sola familia humana, alimentos para todos" Honduras

  1. 1. Campaña mundial de Cáritas 1
  2. 2. Contemplativos en la acción La pobreza no es consecuencia de un fenómeno natural, sino el resultado de la violencia y de la injusticia. En Israel la pobreza es sentida como un escándalo intolerable, porque Yavé había dado a su pueblo una tierra buena, dotada de muchas riquezas para que no hubiese pobres entre ellos. Entrega de víveres en la comunidad de San Nicolás, Villa de San Antonio, Diócesis de Comayagua, como parte del inicio de la Campaña mundial de Cáritas. Pobre es la persona que carece de lo necesario por estar bajo el peso de la pobreza económica, del hambre, de la enfermedad, el cautiverio o la opresión. Es el oprimido, el explotado, el despojado del fruto de su trabajo y de su ser persona. También significa debilidad, vulnerabilidad, estar encorvado, inclinado, hundido, humillado, agobiado, con el valor, capacidad y vigor disminuidos por el peso de la miseria que puede ser permanente o transitoria. En la tradición bíblica la pobreza es fruto de la injusticia, un fallo de toda la comunidad y una desobediencia a Dios. La pobreza no es consecuencia de las faltas propias, sino fruto de la violencia y el despojo. La pobreza como fenómeno social, fue una realidad que marcó profundamente el pensamiento del pueblo de Israel. La pobreza no debería existir en Israel. Los profetas, instituidos en defensores de los débiles, no se cansan de denunciar todas las formas de opresión: el comercio fraudulento (Os 12, 8; Am 8, 5), el acaparamiento de las tierras (Miq 2, 1-3; Ez 22, 29), la arbitrariedad de la justicia (Am 5, 7), las reducciones a esclavitud (Neh 5, 1-5), las violencias de las clases poderosas (2 Re 23, 30.35), de los funcionarios sin entrañas y hasta de los propios reyes (Jer 22, 13-17): ¡Ay de aquellos que tornan el juicio en ajenjo y echan por tierra la justicia! (Am 5, 7). La medida del mal se ha desbordado, no se respeta el derecho, no se defiende la causa de los pobres (Jer 5, 28). 2
  3. 3. La más dura descripción que hallamos en la Biblia sobre la situación de los pobres la encontramos en el Libro de Job: “los malvados cambian los linderos ajenos, roban los ganados con su pastor. Se llevan el asno del huérfano y toman en prenda el buey de la viuda. Los pobres tienen que apartarse del camino y los miserables tienen que esconderse. Como burros salvajes del desierto salen los pobres a su tarea, madrugan para conseguir algo, y del desierto sacan alimento para sus pequeños; cosechan en campo ajeno y rebuscan en el huerto del rico; pasan la noche desnudos, sin ropa con que taparse del frío, los empapa el aguacero de los montes y, a falta de refugio, se pegan a las rocas. Los malvados arrancan del pecho al huérfano y dan como garantía al niño del pobre. Andan desnudos por falta de ropa; cargan el trigo y pasan hambre; exprimen aceite en el molino, pisan la uva en el lagar, y pasan sed. En la ciudad gimen los moribundos y piden socorro los heridos. Antes del día se levanta el asesino para matar al desvalido y al necesitado”. (24, 2-14). Mujeres de la comunidad de Los Planes, La Esperanza, Intibucá, Diócesis de Santa Rosa de Copán. Pobre es la persona que no logra satisfacer una o varias necesidades básicas (alimentación, vivienda, educación, salud) y también la que no cuenta con los recursos suficientes para satisfacer esas necesidades básicas. La vida del pobre es sin duda una situación de hambre y explotación, de insuficiente atención a su salud y falta de vivienda digna, de acceso difícil a la educación escolar, de bajos salarios y desempleo, de lucha por sus derechos. La campaña mundial de Cáritas: Una solo familia, alimentos para todos, es una oportunidad para que todos y todas nos sintamos responsables de nuestros hermanos que pasan hambre y compartamos con quienes necesitan. 3
  4. 4. Nuestra Madre y Señora: nos ha unido como una gran familia Personal de Cáritas Honduras En Honduras la jornada de oración inició el 8 de Diciembre, fiesta de María Inmaculada. Todas las diócesis y comunidades se unieron como una sola voz diciendo: Señor y Padre de la historia. Creador nuestro y de todas las maravillas que nos rodean en el cielo y en la tierra; en el mar y las montañas, en los valles, los ríos y los bosques. Tú que nos haces copartícipes de la creación, no permitas que las obras de nuestras manos sirvan para acaparar y excluir. Sino que sean siempre como las tuyas llenas de amor, generosidad y justicia. Hoy en Honduras son muchas las familias que pasan hambre o están subalimentadas (desnutridas). Son muchas las familias que viven con la incertidumbre que provoca el desempleo o el salario insuficiente e injusto. Muchas son las familias sin tierra a causa de los que acaparan "campo tras campo" hasta excluirlas del sustento diario. Que la injusticia Señor de quienes se apropian de los ríos, del bosque, de la riqueza natural de nuestro territorio no se quede en la impunidad, sino que "con hambre y sed de justicia" corramos presurosos a la defensa de los bienes de la creación y la defensa de la dignidad de los pobres, marginados y excluidos. 4
  5. 5. Que este tiempo de gracia para la solidaridad Señor, nos permita caminar a la justicia social. A la justicia que hace posible el derecho a la alimentación y el derecho al desarrollo integral. Que este tiempo de gracia para la solidaridad Señor, nos permita abrir el corazón y la mano generosa al hermano y hermana que sufre en la precariedad a la que ha sido condenada por la injusticia de una sociedad individualista, consumista e indolente. Que este tiempo de gracia para la solidaridad Señor, nos mueva a ser signo de conversión en el amor fraterno, donde nadie pase hambre, "donde no haya pobres entre nosotros", donde cada día renovemos con verdadero fervor y energía nuestro compromiso por hacer realidad tu Reino entre nosotros -en el pan nuestro de cada día- expresión del pan compartido cada día. Te lo pedimos por tu Hijo amado Jesucristo y por la intercesión de María de Suyapa. Amén. Personal de las nueve Cáritas diocesanas y líderes comunitarios, reunidos en la Diócesis de La Ceiba, se unieron a la ola de oración. El Tercer Mundo es pobre en dinero, en tecnología y armas, pero es rico en humanidad, cultura y espiritualidad. En el mundo de los excluidos existe una voluntad colectiva de sobrevivencia, resistencia y lucha, creadora de nuevas formas de vida, de nuevas estrategias de desarrollo y de una sociedad alternativa, donde quepan todos y donde todos tengan vida. Es necesario, entonces, descubrir esta capacidad creativa de los pobres y oprimidos para reconstruir una sociedad alternativa. 5
  6. 6. Fany (de 7 años) pintando el logo de la Campaña 6
  7. 7. La solidaridad se aprende desde pequeños Ahora el gran reto “El escándalo de millones de personas que sufren hambre no debe paralizarnos, sino impulsarnos a actuar, todos, individuos, familias, comunidades, instituciones, gobiernos, para eliminar esa injusticia. El Evangelio de Jesús nos muestra el camino: confiar en la providencia del Padre y compartir el pan de cada día sin desperdiciarlo. Aliento a Caritas a llevar adelante este compromiso e invito a todos a unirse” (Papa Francisco). 7
  8. 8. Tomar conciencia de la realidad de pobreza del mundo y del país tiene que darnos nuevas claves para entender nuestros problemas y emprender acciones. Hace falta construir una sociedad donde la persona sea el centro, donde se atiendan todas sus necesidades y sea ecológicamente sostenible, donde no haya desigualdades, injusticia e inequidades. Construyámosla juntos: hombres, mujeres, niños, niñas, jóvenes, ancianos. Todos estamos llamados a construir el Reino de Dios Comunidad de Guarizama, Olancho, Diócesis de Juticalpa. 8
  9. 9. Comunidad de Los Patios, Yamaranguila, Intibucá, Diócesis de Santa Rosa de Copán. 9
  10. 10. Agentes de pastoral de la comunidad de Los Planes, La Esperanza, Intibucá 10
  11. 11. Familias necesitadas de la comunidad de San Nicolás, Villa de San Antonio, Diócesis de Comayagua. 11
  12. 12. 12

×