• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Las Epistolas De Juan 06
 

Las Epistolas De Juan 06

on

  • 767 views

 

Statistics

Views

Total Views
767
Views on SlideShare
767
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
11
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Las Epistolas De Juan 06 Las Epistolas De Juan 06 Presentation Transcript

    • Lección 6 para el 8 de agosto de 2009
      RECHAZAR A LOS ANTICRISTOS
      ANDAR EN LA LUZ:
    • EL ANTICRISTO
    • ¿Cuándo vendrá?
      “Hijitos, ya es el último tiempo; y según vosotros oísteis que el anticristo viene, así ahora han surgido muchos anticristos; por esto conocemos que es el último tiempo”
      1ª de Juan, 2: 18
    • ¿Cuándo vendrá?
      EN EL ÚLTIMO TIEMPO
      Según la Biblia, la expresión “el último tiempo” o “los postreros días” abarca el periodo transcurrido desde la muerte de Jesús hasta su Segunda Venida.
      “Dios… en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo” (Hebreos, 1: 1-2)
      “[Cristo] ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros”(1ª de Pedro, 1: 20)
    • ¿Cuándo vendrá?
      EN EL ÚLTIMO TIEMPO
      Para cada creyente, su tiempo es “el último tiempo” y debe vivirlo predicando y apresurando la Venida de Cristo.
      “Esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán” (2ª de Pedro, 3: 12)
    • ¿Quién es?
      “Hijitos, ya es el último tiempo; y según vosotros oísteis que el anticristo viene, así ahora han surgido muchos anticristos; por esto conocemos que es el último tiempo. Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros”
      1ª de Juan, 2: 18-19
    • anti
      Anti: “Contra” ó “en lugar de”
      ¿Quién es?
      cristoV
      Cristo
      anticristoV
      Anticristo
      Anticristo es todo aquel que se opone o pretende ocupar el lugar de Cristo(o ambas cosas a la vez)
      Según esta definición, el Anticristo por antonomasia es Satanás.
    • ¿Quién es?
      TODO AQUEL QUE SE OPONE O QUIERE OCUPAR EL LUGAR DE CRISTO
      No obstante, Juan está más preocupado por advertir a sus lectores sobre la existencia de muchos anticristos: personas que se oponen a Cristo enseñando falsas doctrinas o tomando el lugar de Cristo (falsos cristos)
      Éstos existían ya en sus tiempos –docetistas, gnósticos –, han existido durante toda la historia de la cristiandad, y siguen existiendo hoy.
    • “En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios;  y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo”
      “¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es anticristo, el que niega al Padre y al Hijo. Todo aquel que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre. El que confiesa al Hijo, tiene también al Padre”
      ¿Qué enseña?
      1ª de Juan, 2: 22-23
      1ª de Juan, 4: 2-3
    • ¿Qué enseña?
      “Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.  Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado,  y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme”
      2ª de Pedro, 2: 1-3
    • “Están aquellos que dicen tener gran luz; que afirman tener comunicación con los espíritus de los muertos, pero niegan la divinidad de Cristo, y al hacerlo, niegan al Padre a quien Cristo representó en la tierra… son más y más los que niegan al Padre y al Hijo, pero la Biblia los describe claramente como anticristos. Muchos cuyos nombres están registrados en las iglesias y que dicen poseer gran piedad, si Cristo apareciera en medio de ellos lo rechazarían. Incluso hay profesos ministros del Evangelio que enseñan herejías, engañan a muchos y llevan a miles por el camino de la apostasía.”
      E.G.W. (The Youth’s Instructor, 27 de septiembre de 1894)
    • “Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas. No os he escrito como si ignoraseis la verdad, sino porque la conocéis, y porque ninguna mentira procede de la verdad… Y esta es la promesa que él nos hizo, la vida eterna. Os he escrito esto sobre los que os engañan. Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él.”
      ¿Cómo reconocerlo?
      1ª de Juan, 2: 20, 21, 25-27
    • ¿Cómo reconocerlo?
    • La UNCIÓN de la que habla Juan es la recepción del Espíritu Santo por parte del creyente.
      Recibiendo la unción del Espíritu Santo.
      “Y Samuel tomó el cuerno del aceite, y lo ungió en medio de sus hermanos; y desde aquel día en adelante el Espíritu de Jehová vino sobre David” (1ª de Samuel, 16: 13)
      ¿Cómo reconocerlo?
      “El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová” (Isaías, 61: 1)
      “Y el que nos confirma con vosotros en Cristo, y el que nos ungió, es Dios,  el cual también nos ha sellado, y nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones”(2ª de Corintios, 1: 21-22)
    • Conociendo la verdad.
      El método principal que Dios ha preparado para conocer la verdad en nuestros días es a través del estudio de su Palabra.
      Si alguien predica una verdad contraria a las Escrituras, aunque diga haber sido inspirado por el Espíritu Santo, es un anticristo.
      El Espíritu Santo no nos revelará nada contrario a lo que ya ha revelado a aquellos que fueron inspirados al escribir la Biblia.
      ¿Cómo reconocerlo?
      “En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa” (Efesios, 1: 13)
    • Siguiendo las enseñanzas recibidas.
      No es suficiente haber sido ungidos un día con el Espíritu Santo y haber recibido en un momento de nuestra vida la verdad.
      Somos invitados a caminar cada día profundizando en la verdad a través de un estudio personal y de una vida consecuente con esa verdad recibida.
      ¿Cómo reconocerlo?
      “Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual, para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios” (Colosenses, 1: 9-10)
    • “Y ahora, hijitos, permaneced en él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza, para que en su venida no nos alejemos de él avergonzados”
      ¿Cómo resistirlo?
      1ª de Juan, 2: 28
    • La única seguridad que tenemos de resistir a los anticristos es vivir en una estrecha relación con Jesús, una entrega diaria de nuestra voluntad a la suya. Permanecer unidos a Él como el pámpano a la vid.
      ¿Cómo resistirlo?
      PERMANECIENDO EN JESÚS
      “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer” (Juan, 15: 5)
    • CUESTIONARIO SOBRE EL ANTICRISTO
    • JESÚS DE NAZARET